El apando

Comentarios: victor_m@cimat.mx El Apando surge de la novela homónima de José Revueltas, que escribió mientras estaba preso en la carcel de Lecumberri, en 1968, acusado de ser el "autor intelectual" de los disturbios estudiantiles de ese año. Con guión del propio Revueltas y José Agustín, Felipe Cazals (nacido en Francia, en 1937, pero registrado en Zapopan Jalisco) dirige esta cinta que nos da un acercamiento a la vida de los presos en la antigua cárcel de Lecumberri. Extorsiones, chantajes, corrupción, aislamiento, son los ingredientes del drama de Cazals, que se refleja sobre todo en tres personajes convictos. Albino (Salvador Sánchez) y Polonio (Manuel Ojeda) son dos adictos que pretenden formar un negocio de venta de droga en el penal, utilizando para ello a El Carajo (Jose Carlos Ruíz) y sobre todo, a la madre de este, a la que le piden se introduzca la droga en su cuerpo para burlar la vigilancia del reclusorio en las visitas de los familiares a los presos. Luego de ponerse en evidencia cometiendo un ilícito, son recluidos en "el apando", la cárcel de castigo. Las protestas por su liberación desencadenan hechos de violencia dentro de la cárcel. La película es impactacte, los personajes llegan a ser extremos, acentuándose todo en un clima totalmente hostil. Cazals menciona en una entrevista respecto al guión de la película: "Revueltas es un gran escritor. Además la adaptación de José Agustín me gusta mucho. Yo sostengo [señala enfático Cazals] a este respecto una teoría: después de haber sido encarcelado muchas veces, Revueltas se dio cuenta de que no siendo nadie, allá adentro comenzaba a existir; y al mismo tiempo, Agustín, creyendo existir, allá adentro se dio cuenta que no era nadie; el resultado es que en la adaptación Agustín marca ese horror, esa sensación difícilmente adjetivable del que está perdido y todavía, a los no se cuántos años, el tipo te sigue transmitiendo el terror negro de no tener nada, de estar igualmente al garete que los 3500 presos que están allí adentro y, además los dos (Revueltas y Agustín) coinciden en una visión que yo comparto a fondo: que la única realidad posible, en esas circunstancias, es esa; al menos de que cambie todo." El cine de Cazals es de gran importancia dentro de la filmografía mexicana. En los años en que la crisis del cine mexicano se acentuaba de manera profunda (de la inversión estatal a las producciones privadas de películas mediocres), directores como Cazals, Ripstein o Hermosillo, fueron el único aliciente en el panorama fílmico de entonces. Si bien Cazals ha transitado por las producciones personales y por encargo, El Apando es sin duda, una película de autor, en la misma tradición de Canoa, Los Motivos de Luz o Las Poquianchis, películas que capturan las tragedias mexicanas en su parte más visceral (algunas de nota roja) y sirven al mismo tiempo de análisis y denuncia. El Apando (México, 1975) Dirigida por Felipe Cazals Guión de José Revueltas y José Agustín, sobre la novela homónima de José Revueltas Con: Salvador Sánchez (Albino), Jose Carlos Ruíz (el Carajo), Manuel

Ojeda (Polonio), María Rojo (Meche), Delia Casanova (la Chata), Luz Cortázar (mader del Carajo).

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful