Daniel Medvedov

¡Luz!

Viena 2011 / Madrid 2015

Luz es como fuente de agua, como manantial escondido, donde sólo los monos llegan a
abrevarse. Cada mono tiene su fuente, y no la comparte sino con su clan.
Bueno, resulta que para buscar el agua de la preciada fuente, - que en Africa está muy
escondida, - agarran a un mono y lo atan del tronco de un árbol.
Lo "alimentan" durante días con un bollo de sal marina, que el pobre mono lame, y lame,
creyendo que es comida. Luego, lo sueltan, y el mono sale disparado, y se dirige
rápidamente a un manantial que sólo el conoce, con la cuerda de morenos corriendo
detrás de el.
Por lo general, los monos son muy sigilosos con lo que conocen de las aguas de los
manantiales, pero éste, - debido a la sed loca que le embarga, - se olvida y deja de lado
todas las precauciones.
Al llegar por fin a ella, luego de una larga carrera , se abreva con locura, y los negros
saben también así, donde está escondido el elíxis del desierto.
¿Sabes como he buscado yo la fuente? ¿No te conté la historia del mono?
Ese mono soy yo, pues me han tenido por aquí, y por allá - atado de manos y pies,
dándome sal cada día, y ahora voy corriendo a buscar el agua, - ¡con los negros detrás de
mi!
Cuando uno busca una cosa que está escondida, hasta donde ella está, ha de llegar . . . Y
cuando la halla, el también está escondido como ella . . .
Palabras de mi amigo San Juan de la Cruz.

2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful