2

universidad externado de colombia

La transgresión olvidada, resignificación del trabajo sexual durante la colonia.
Prostitución en Cartagena de Indias entre 1760 y 1810.

Joaquín Andrés Palacio Gómez 27/05/2011

El presente trabajo se enmarca en el seminario estructuralista de III semestre de la facultad de Ciencias Sociales y desde el programa de Historia de la

Universidad Externado, en perspectiva desde el estructuralismo histórico. De forma tal que el proceso de elaboración y presentación final estará a cargo de los docentes Leonor Hernández y Álvaro Toledo.

2

Tabla de contenido

La transgresión olvidada, resignificación del trabajo sexual durante la colonia.

4

Cartagena de Indias, la ciudad puerto.

5

Control, normas y religión.

6

Posición de la mujer en el sistema colonial.

8

Prostitución y transgresión.

9

Anexos.

14

2

La transgresión olvidada, resignificación del trabajo sexual durante la colonia.

La fuerte normatividad sobre el cuerpo, impuesta durante el periodo Colonial fue impulsada y reforzada por la dominante moral propiciada por la Iglesia Católica. Esta llevó a fuertes controles sobre todas las relaciones e interacciones de carácter sexual presentes en el Virreinato de la Nueva Granada. En las siguientes páginas es mi deseo presentar cómo la prostitución1 es una forma de transgresión de la estructura establecida sobre la población. Nos enfocáremos en la ciudad de Cartagena de Indias, gran baluarte comercial y político sobre el cual giraron varias de las dinámicas de la Nueva Granada, esto en el periodo de 1760 a 1810. Momentos en los cuales se gestan cambios en estos territorios que permitirán la transición de colonia a repúblicas independientes. El presente trabajo se estructurara con la intención de cumplir con tres objetivos los cuales son: describir las dinámicas de la prostitución en el espacio tiempo delimitados, ilustrar la normativa que recae sobre las dinámicas sexuales y del cuerpo y finalmente explicar cómo la prostitución se puede entender como una transgresión al orden y estructura colonial. Todo esto con el fin de analizar el periodo colonial desde la óptica del control sexual y transformar la visión con la cual la prostitución ha sido considera incluso hoy. Es claro que para comprender y exponer los objetivos anteriores es necesario abordar una serie de factores que nos llevarán a entender y justificar nuestro fin último, de manera que el lector posea un contexto que le permita comprender la prostitución. Abordaremos factores tales como la geografía de la ciudad; las condiciones políticas, económicas y culturales; la mentalidad y el rol asignado a la mujer. Sobresale pues nuestra intención de enriquecer el estudio histórico con trabajos que aborden fenómenos antes olvidados o relegados, mas también debemos enmarcar estos trabajos en una mirada general y rigurosa que asegure una contribución a la comprensión del periodo y de la estructura social.

Cartagena de Indias, la ciudad puerto.

1

amancebamiento y el lenocinio), términos con los que se conoció la prostitución o formas de esta aunque también nos remite a dinámicas más profundas

2

La ciudad de Cartagena de Indias estaba consagrada como el puerto más importante de entrada al sur del continente Americano, particularmente para el virreinato de la Nueva Granada. Por este puerto, central para la Corona Española, entraban y salían una gran cantidad de productos de distinta variedad, desde esclavos hasta el oro extraído del continente, este factor convirtió a la ciudad en un gran centro económico durante la colonia. El hecho de ser un centro económico significó la presencia de importantes instituciones del Virreinato. Este carácter comercial brindó a la ciudad una alta multiculturalidad con una población afro, nativa, ibérica, fuese de otros actores de igual complejidad. Permitiendo que en este espacio se diesen dinámicas heterogenias, más los ideales imperantes impusieron un

control sobre estos que atravesó todos estos aspectos, pero profundizaremos en esto más adelante. A continuación expondremos las dinámicas de la ciudad que permitieron estas complejas interacciones en la dinámica colonial. “Cartagena de Indias, situada en diez grados, veinte y cinco y tres cuartos minutos de latitud, y en trecientos y un grado diez y nueve y tres cuartos de longitud contada del meridiano de Tenerife en Canarias2” esta precisas coordenadas son especificadas en las crónicas y reportes de Jorge Juan y Antonio de Ulloa, en una misión enviada por la Corona Española, a cargo de la casa Real de los Borbón, con el fin de controlar y supervisar el estado de las propiedades de la corona (las colonias americanas). Esta ubicación nos resulta particularmente apta debido al marco temporal a trabajar. Continúa el relato con una descripción de la ciudad y su puerto, donde es resaltada la bahía mencionada como una de las mejores descubiertas en “esos parajes3”. Según este relato se nos informa que el clima del sector es propio para el surgimiento del puerto esto debido a la poca agitación de las aguas, a pesar de la fuerza de vendavales y las ráfagas más propias del verano. Se advierte sin embargo de los inconvenientes del puerto consecuencia de los bajos de la entrada, donde algunas embarcaciones se varaban por el poco cuerpo de agua. En seguida se menciona la parte fortificada de la ciudad, que protegía la ciudad de los constantes intentos de invasión y ataque por parte de las armadas británicas. Son recurrentes en la
2

ULLOA. Antonio y Jorge Juan. Noticias secretas de América, sobre el estado naval y político de los reynos del Perú y provincias de Quito, costas de Nueva Granada y Chile. Tomo I. Biblioteca banco popular. 1983. Bogotá, Colombia. Edición facsimilar. 3 Refiriéndose a la costa atlántica de la Nueva Granada, ya que la geografía de esta zona es reconocida por los acantilados y lo rocosa de su constitución.

2

historia de la ciudad

los intentos de sitiarla y sabemos que estos sitios afectaban

severamente la ciudad en la totalidad de los aspectos. El poseer una ubicación estratégica, para el comercio y el control de las colonias, creo la necesidad de protegerla de las invasiones y ataques, desarrollando una arquitectura y diseño sobre esta que conllevo a una ciudad avanzada en los campos urbanísticos, militares y políticos, esto se ve reflejado en las fortificaciones que aun hoy adornan la ciudad. Esto genero por otra parte el control por parte de las autoridades, así como la imposición que afecta directamente la percepción de sus habitantes.

Control, normas y religión.

Ser centro económico supuso que sobre la ciudad girase gran parte del sistema político y religioso; piezas centrales del aparato de control de la Corona, esto es constatado por los principios básicos de la conquista: ampliar los límites de la corona y evangelizar a las poblaciones que desconocían la santa religión4. No es de extrañarnos pues que la Iglesia fuera un eje central de la vida cotidiana de los súbditos de las indias y menos en una ciudad como Cartagena. El sistema legislativo como podemos ver en la legislación de Indias, las leyes de burgos y de toros. Se encuentra conformado por varios factores más resaltaremos dos, aunque estos no deben ser separados ya que su interrelación es innegable. Estos son las instituciones políticas (la Corona, el Virreinato, el Real Consejo de las Indias y las Audiencias) y por otra parte encontramos el Eclesiástico, fundamentalmente en cabeza de la Iglesia Católica. Es preciso aclarar con respecto a nuestro primer órgano que aunque muchas de las normas que rigieron en la península ibérica también rigieron sobre las colonias, esto no es general pues debido a las propias condiciones de la periferia, inclusive para distintos territorios del imperio, rigieron normas específicas generalmente establecidas por las instituciones antes mencionadas5.

4

GOMEZ, Hoyos. Rafael. Las leyes de indias y el derecho eclesiástico en la América española e islas filipinas. Ediciones universidad católica bolivariana. Medellín, Colombia. 1945. 5 GOMEZ, Hoyos. Rafael. Las leyes de indias y el derecho eclesiástico en la América española e islas filipinas. OP CITE.

2

Por otra parte la iglesia ejercía control desde la religión y la moral infundida a los fieles, permitiendo instalar las doctrinas cristianas en la mayoría de la población. De forma tal que la colonización permitió implantar la religión, Lo que Braudel denomino el seno de la “reina de las estructuras” la civilización en cuanto a mentalidades6. Proceso que está lleno de sincretismo debido al choque o interacción de estructuras mentales, en tanto muchos sujetos poseían estructuras mentales de las culturas a las que pertenecían o que perduraron sobre estos. Son decisivas estas formas de legislación debido a la influencia que se había desarrollado en torno a la moral católica sobre los cuerpos, producto de la estructura occidental europea traída a los territorios conquistados, esto es explicado en “La moral sexual en occidente. evolución de las actitudes y comportamientos7” de Jean-Louis Flandrin, texto en el cual se plantea como la sexualidad se encontraba totalmente regida por un sistema, básicamente presente en las instituciones producto de la moral e infundido primordialmente de forma pedagógica. Y que se ve expresada en las dos instituciones con poder legislativo y

normativo de gran relevancia que regían sobre la Nueva Granada.

Posición de la mujer en el sistema colonial. El papel de la mujer durante este periodo está determinado por las concepciones generadas por la visión cristiana, a su vez influida por las teorías del cuerpo griegas en la cual la mujer es inferior, por considerarse un ser húmedo, de forma tal que la mujer siempre fue oprimida y relegada a la voluntad de los hombres, ideas aprehendidas por los sujetos y trasmitidas por varios medios entre estos la crianza. Relegada al hogar y lo que podríamos denominar la esfera de la vida privada. La marginación de la mujer se da con la intención de que sea esta quien preserve los valores y demás elementos de la moral cristiana sobre los hijos, de forma que cumple un papel fundamental al momento de reproducir los sujetos y las relaciones de producción entre estos, insertándolos en la cultura y al modelo que deben seguir.

6

BRAUDEL, Fernand. Las civilizaciones actuales, estudio de historia económica y social. Editorial tecno. 1989, Madrid. 7 FLANDRIN. Jean-Louis, La moral sexual en occidente, evolución de las actitudes y comportamientos. Ediciones Juan Garnica. Barcelona, España. 1984.

2

Mas es rol sexual que desempañaba la mujer, aspecto que nos llama la atención, es ilustrado por Pablo Rodríguez este papel por medio de “servidumbre sexual8” explicándonos como la mujer se configura como el objeto de deseo primordial de los hombres de forma tal que es la mujer quien debe brindar placer, sin que esta tenga derecho a sentirlo, este esto se encuentra regulado por la moral cristiana que genera culpa sobre el sujeto femenino. Durante mucho tiempo no surgió la prostitución en la Nueva Granada debido al fácil acceso carnal del amo a sus esclavas, situación que cambiara con las fuertes regulaciones hacia la familia. A principios del siglo XVII con la estabilización de poblaciones y el crecimiento de estas en los aspectos sociales económicos y en consecuencia políticos, surgió poco a poco la necesidad de ofrecer un mercado sexual que satisficiera a los forasteros9. Iniciando la prostitución venal como una forma de explotación de las esclavas por parte del amo con la finalidad de mantener fuentes de ingresos desde distintas perspectivas.

Prostitución y transgresión . Los planteamientos anteriormente mostrados tienen por intención otorgar un marco contextual en el cuan el lector ubique la tesis a desarrollar en las siguientes páginas, así como determinar las premisas a las cuales acudiremos para comprobar nuestros planteamientos. Nos basaremos en el caso de doña Magdalena Mangones11, quien poseía una casa donde se cometía lenocinio, con el fin de ejemplificar las formas y dinámicas en torno a la prostitución. Una primera lectura de nuestro caso nos permite observar los fuertes castigos o represalias en contra de quienes ejercieron la prostitución, de forma tal que al ser descubierto este lugar son detenidas la señora Magdalena Mangones y su hija Michela Frapaga quien era cómplice de las acciones desarrolladas por su madre. Y son sometidas a encierro en
8

10

RODRIGUEZ, Pablo. MARTINEZ, Aída. Placer, dinero y pecado historia de la prostitución en Colombia. Aguilar editores. Bogotá D.C. 2002. I.S.B.N 958-704-018-.capitulo 2 “la servidumbre sexual” pág. 67-91. 9 RODRIGUEZ, Pablo. MARTINEZ, Aída. Placer, dinero y pecado historia de la prostitución en Colombia. OP CITE. 10 En el desarrollo del trabajo se considerará sobre este término, y las razones por las cuales la prostitución es observable como una transgresión. 11 Archivo General de la Nación, juicios criminales, 185, folios 371-378, 1805, Cartagena: juicio seguido a doña Magdalena Mangones por tener una casa de lenocinio. Anexo al trabajo.

2

distintas celdas, esto con el fin de incomunicarlas, sus criadas y esclavas, quienes ejercían el trabajo el acceso carnal venal, son custodiadas por las autoridades. Las acciones desarrolladas por estas mujeres fueron cometidas en una planta baja de una residencia en la ciudad de Cartagena, el descubrimiento de este lugar por parte de las autoridades se da gracias al denuncio de vecinos de esta residencia, en consecuencia de los constantes escándalos sucedidos en esta ubicación12. Este primer fragmento nos permite ver como se ejercía de forma clandestina la prostitución, así como el uso de las esclavas y criadas para brindar servicios sexuales sobre los distintos usuarios que demandaban este servicio. Más debemos entender que estas mujeres no solo actuaban en consecuencia de su condición de dependencia hacia sus amos, ya que cualquier denuncia por parte de estas sería suficiente para ser liberada de su condición. Las relaciones por tal, no se limitan a interacciones entre amos y esclavos, se debió tejer una relación de parentesco entre estos individuos, que pudieron tomar como eje el factor común de opresión existente hacia la mujer, esto entre muchas otras posibilidades. Las acciones clandestinas no sólo deben ser entendidas como una forma de protección de las actividades ejercidas, pues nos permite analizar un rechazo generalizado del contexto en el cual se ubicaban estas mujeres. Esto se ve materializado en las acciones de denuncia las cuales exponen de manifiesto la repulsión hacia estas actividades, consecuencia del pensamiento implantado en la población desde la perspectiva moral, la cual concebía como “pecado” (acción transgresora de las enseñanzas de la iglesia) el placer sexual experimentado por los sujetos, particularmente el de los cuerpos femeninos. Un contexto que oprime y rechaza la acción de los sujetos nos permite evidenciar el funcionamiento de los sistemas de opresión. Interiorizado por los individuos pertenecientes a la sociedad colonial y la estructura mental de estos, en el cual las cuestiones morales derivadas de la religión son imperativos normativos. Elementos que desembocan en las dinámicas para acceder a un cuerpo y el placer derivado del acceso a este, de manera que se debe ocultar de la mirada de la sociedad en lugares en los cuales no exista un control tan pronunciado, esta acción nos indica ya un deseo de salir de la estructura regente, lo cual puede ser explicado por la inconformidad hacia esta.

12

Archivo General de la Nación, juicios criminales, 185, folios 371-378, 1805, Cartagena: juicio seguido a doña Magdalena Mangones por tener una casa de lenocinio. Anexo al trabajo. Legajo 134 verso.

2

Más adelante el desarrollo del juicio nos indica como es el deseo de las autoridades de la ciudad el de “desterrar” a las criadas y las esclavas de la ciudad. Por otra parte doña Magdalena debe cubrir los gastos del juicio seguido hacia su persona con las distintas remisiones hacia otras instancias, donde se dará un veredicto final, una reposición

monetaria o el pago de una multa y tentativamente se habla de una acción de escarmiento en plaza pública hacia doña Magdalena y su hija. Estas acciones son sumamente llamativas pues nos hablan de los castigos empleados hacia las mujeres por ejercer la prostitución por tal de la normatividad regente13. Detengámonos por un momento en el hecho del destierro, este castigo ejercido hacia los sujetos considerados como enemigos del estado tiene una gran trayectoria en el mundo occidental. Y podemos considerar que es causada por un grave delito cometido hacia la sociedad, de forma tal que se debe alejar al individuo de esta para que no la contamine o dañe. Por qué sería entonces ejercida sobre criadas y esclavas, mujeres que ocupan el lugar más bajo del sistema colonial. La respuesta a esto se encuentra en la calidad misma de los delitos cometidos y la calidad con que estos son considerados, se parte de los juicios morales que imponen en la mujer un nivel de sumisión y dependencia de un ente masculino. El hecho de depender de otra mujer marca de por sí un hito que sólo puede ser tolerado por la existencia de prejuicios raciales, pero ejercer lenocinio solo puede generar la conciencia que estas mujeres han renunciado a los valores cristianos y se han “entregado al demonio”. En otras palabras estas acciones eran consideradas como una renuncia al orden social establecido y ya que son elementos de bajo nivel el sistema puede desprenderse de estas sin repercusiones a su integridad, y esta acción permitirá que se siente un precedente hacia otros sujetos que debido a su inconformidad con la estructuración intenten vulnerar esta. Ahora enfocándonos en los castigos contra quien podríamos denominar “celestinas”, Doña Magdalena y su hija Michaela. La acción de pagar una multa es un castigó recurrente en quienes violan las normas en consecuencia no nos detendremos en el análisis de este, pues

13

Archivo General de la Nación, juicios criminales, 185, folios 371-378, 1805, Cartagena: juicio seguido a doña Magdalena Mangones por tener una casa de lenocinio. Anexo al trabajo. Legajos del 371 al 374 por verso y recto del documento.

2

además es altamente llamativo la intención de someterlas a escarmiento en la plaza pública. Con este fin exploremos que se encuentra detrás de esta acción. El hecho de exposición en la esfera pública se debe a la importancia de marcar a los individuos de las represalias a las que podrían ser expuestos en caso de que llegaran a cometer cualquier acto contra la sociedad colonial. Estamos hablando por tal de una forma de control con base en la represión, pero es un acto que afecta el control ideológico sobre los demás individuos. Este “escarmiento” se refiere a la materialización del rechazo a las conductas desarrolladas por el individuo por parte de los demás. En una acción que podríamos describir como el acontecimiento, que es producto de las estructuras de permanecía subyacente a los sujetos. Un análisis más profundo de este momento nos revela una dinámica de gran interés, el hecho de que la falta cometida partiese del cuerpo, pues el acto de prostitución es el acceso a un cuerpo, significa que la represalia también sea sobre el cuerpo de estas mujeres. Comúnmente las acciones ejecutadas hacia las mujeres transgresoras del sistema eran: la marcación con hierro caliente, latigazos, o el padecer el abucheo de la plaza a la cual se autorizaba a arrojar elementos hacia estas. Castigos que nos permiten hablar de maltrato en varios niveles tales como físicos, psicológicos y los más relevantes para este trabajo simbólicos. Es importante denotar como se piensa en un castigo, en la esfera pública que permita la permanencia de las acciones sexuales en una esfera privada. Con la intención de concluir el texto, se plasmara a continuación las formas en que la prostituta transgredía la estructura colonial. Para este fin nos referiremos a los ámbitos públicos y privados, pues sobre estos dos se erosiona la gran estructura mental que se encuentra sobre la totalidad de individuos formantes de la sociedad Cartagenera durante la Colonia. Enunciaremos pues las violaciones del ámbito privado, iniciamos pues con un recorrido sobre los sujetos, como se observa en el parágrafo “control, normas y religión” existe un sistema que atraviesa a la totalidad de sus miembros. Entonces como es posible que sujetos de este puedan ejercer acciones como la prostitución cuando se ha interiorizado una fuerte consideración hacia esta. Entramos en la capacidad del individuo de reflexionar sobre sus acciones, y aunque esta se encuentre inmersa en una realidad o condición social que

2

conlleve a estas labores, la decisión del sujeto de continuar con estas nos revela no solo una ruptura en el ámbito moral sino también una ruptura con el orden perteneciente. Como ya hemos reflexionado este aspecto moral cubre las verdaderas relaciones ejercidas tras la prostitución, conllevan a la decisión de romper con una función social establecida y ejercer una nueva faceta social. Esto representa una erosión a las estructuras mentales en tanto el individuo otorga nuevos significados a sus relaciones en el espacio social, en base

a sus consideraciones. Pero por otra también se trata de una estructura que se reencausa en pro de su permanencia. Pasemos al ámbito público, donde también podemos observar esta dialéctica de cambio y permanencia. Podemos hablar que el castigo es por excelencia la acción que busca mantener el orden establecido, he aquí la importancia de las acciones simbólicas ejecutadas. Es el escándalo generado en la casa donde se ejercía la prostitución el evento en el cual se rompe con la armonía impuesta por el sistema, consecuencia de interacciones propias establecidas en este espacio. Se deben denunciar estas acciones porque vulneran la integridad del sujeto que es portador del orden social. Mas el hecho de que se presente la acción transgresora permite que haya cambios en las consideraciones de los sujetos, bien sea que se reafirmen los valores culturales o que se revaloren estos. Esta reflexión sobre los fundamentos de la estructura permitirá su continuidad, las consecuencias y la forma como se manipulan estas permitirá trasmitir un control en la forma que debe perdurar por parte de los detenedores del poder. Finalmente deseo terminar con una consideración, referente al papel femenino quien es el que se ve expuesto a un castigo y represalia ya que como el caso nos muestra en ningún momento son sancionados los usuarios que consumían el servicio sexual.

Anexos.
A continuación se anexa copia del caso trabajado y localizado en el Archivo General de la Nación Juicios criminales, 185, folios 371-378, 1805, Cartagena: juicio seguido a doña Magdalena Mangones por tener una casa de lenocinio.

2

2

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful