You are on page 1of 14

I. OPPENHEIMER: CHILE SE APURÓ DEMASIADO II. EL CONFLICTO UNIVERSITARIO EN CHILE: LOS DOCE PUNTOS III.

PROTESTAS EN CHILE: CINCO PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL DIFÍCIL CONFLICTO IV. JOVENES QUE NO TRABAJAN NI ESTUDIAN (LOS NINIs EN LATINOAMÉRICA) V. EN PERÚ, ALERTA TEMPRANA A FUTUROS CONFLICTOS I.OPPENHEIMER: CHILE SE APURÓ DEMASIADO ANDRÉS OPPENHEIMER AOPPENHEIMER@ELNUEVOHERALD.COM SANTIAGO DE CHILE — Las protestas estudiantiles que paralizaron a Chile esta semana han sido vistas en gran parte del mundo como un síntoma del fracaso del sistema universitario abierto a la iniciativa privada que rige en el país. Sin embargo, son en parte el resultado del éxito del sistema, y en parte consecuencia de sus excesos. Antes de examinar que cosas se hicieron mal en Chile, recordemos que este país tiene uno de los mejores sistemas educativos de América Latina. En el último test internacional PISA de estudiantes de 15 años, en las disciplinas de matemática, ciencia y comprensión de textos, Chile obtuvo el primer lugar en Latinoamérica, muy por delante de México, Brasil y Argentina. Con respecto a la educación superior, Chile ha ampliado su cobertura educativa más que la mayoría de sus vecinos: el número de estudiantes universitarios en Chile ha aumentado desde 200,000 hace dos décadas a casi

un millón en la actualidad. Casi el 50 por ciento de los estudiantes chilenos en edad universitaria están en la universidad, un porcentaje mayor al de la mayoría de los países de la región. Y más importante aún, el 70 por ciento de los estudiantes universitarios chilenos de hoy son hijos de personas que nunca asistieron a la universidad. Pero la conclusión que saqué tras entrevistar a los líderes del movimiento estudiantil, académicos y funcionarios del gobierno en días recientes, la fenomenal expansión del sistema universitario chileno se realizó demasiado rápido, con escasa planificación y sin suficiente regulación. Chile permitió que las universidades privadas compitieran libremente con las universidades estatales, pero no implementó la condición de que todas las universidades privadas se adhirieran a altos estándares académicos, y eso condujo a la creación tanto de universidades privadas de primer nivel como de universidades mediocres. Como la mayoría de los estudiantes de clase trabajadora que accedieron a las universidades no podían afrontar el pago de sus cursos, Chile adoptó un sistema usado en Australia, que permite que los estudiantes empiecen a pagar por su educación una vez que se gradúen y consigan un empleo. Teóricamente, todo sonaba espléndido, pero los planificadores no tomaron en cuenta que, a diferencia de lo que ocurre en Estados Unidos o en China, donde las familias tienen el hábito de ahorrar para la educación universitaria de sus hijos desde que estos son pequeños, en Chile nunca existió una cultura familiar de ahorro para la educación.

Con la explosión de estudiantes de los últimos años, los nuevos graduados se encontraron con deudas de hasta $40,000 e incapaces de pagar sus préstamos estudiantiles. Y como sus padres habían funcionado como garantes de sus préstamos, toda la familia se encontró con deudas enormes, lo que ayuda a explicar el amplio respaldo de muchos adultos al movimiento estudiantil. Lo que es peor, a diferencia de lo que ocurre en Australia, donde a los graduados se les exige pagar un cierto porcentaje de sus salarios cuando consiguen un empleo, en Chile tienen que pagar una suma fija, independientemente de sus ingresos. Los estudiantes universitarios de hoy —muchos de los cuales participaron en las protestas de los estudiantes de secundaria del 2006— se dieron cuenta que estarían estrangulados financieramente en cuanto se graduaran. Así que decidieron salir a la calle — esta vez con el apoyo de los profesores y los sindicatos — para exigir una educación universitaria gratuita. ―Por supuesto que tienen razón cuando exigen una educación más asequible‖, me dijo el ministro de Educación Felipe Bulnes en una entrevista, agregando que el estado no podría pagar una educación totalmente gratuita, especialmente para los sectores más ricos. ―La clave es determinar qué es posible y qué es imposible, y la velocidad con la que podemos avanzar‖. Hasta ahora el gobierno del presidente conservador Sebastián Piñera ha ofrecido inyectar más fondos gubernamentales a la educación superior, bajar las tasas de interés de los préstamos estudiantiles y ofrecer becas a los estudiantes más pobres. Pero los líderes

estudiantiles, alentados por el apoyo popular, exigen más. Camila Vallejo, la dirigente estudiantil de 23 años que ha fascinado a este país con su belleza y su carisma, me dijo en otra entrevista que la federación estudiantil también está exigiendo que el gobierno prohíba la existencia de universidades con fines de lucro. Vallejo, que es militante del partido comunista, agrego que su movimiento quiere ―cambios estructurales‖ que acaben con ―el modelo educativo neoliberal‖. Mi opinión: en el apuro por unirse al Primer Mundo y copiar los sistemas universitarios de Estados Unidos, Gran Bretana, China e India, — los países con las mejores universidades del mundo— Chile se apresuró demasiado. Un poco de gradualismo hubiera sido mejor. Los estudiantes tienen razón al exigir que el gobierno haga algo para resolver la situación financiera de los graduados, y que haya mayor regulación del sector. Sin embargo, estos excesos pueden corregirse sin copiar los desastrosos sistemas universitarios estatistas de varios países de la región. Si los excesos del libre mercado educativo se resuelven, Chile saldrá de este trauma convertido en un país mejor. Fuente: http://www.elnuevoherald.com/2011/08/24/1010363_p2 /oppenheimer-chile-se-apurodemasiado.html#ixzz1cEMfh9EF II.EL CONFLICTO UNIVERSITARIO EN CHILE: LOS DOCE PUNTOS Una reunión para abrir la interlocución directa entre el presidente de Chile, Sebastián Piñera Echenique, los

líderes del Congreso, y la representación estudiantil centralizada en la Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH), fue programada para el martes 30 de agosto. La tarde del lunes 29 el ministro de Educación, Felipe Bulnes confirmó, sin dar detalles sobre los participantes y la agenda, que la reunión se celebraría en el Palacio de la Moneda. Sin embargo, el martes el vocero de la Presidencia, Andrés Chadwick, informó su cancelación. No se explicaron los motivos, pero sí la expectativa de reprogramar la reunión a la brevedad. Cuando esta colaboración se publique es posible que el panorama esté más claro, aunque no cabría descartar que continúe la escaramuza de fijar condiciones a un diálogo que, hasta el momento, parecería la única vía de solución disponible para solventar el conflicto universitario vigente en Chile desde hace tres meses. El pasado domingo, según informó el ministro Bulnes al diario La Tercera, ocurrió un ―reservado encuentro entre el titular de Educación y representantes de la CONFECH (…) para analizar el formato y la agenda que tendría la mesa de trabajo‖. Los representantes universitarios, por su parte, señalaron que la interlocución que sostendría con el titular del Ejecutivo, tendría como principal finalidad lograr que la presidencia se pronuncie en torno al pliego de doce demandas que sintetizan la expresión del movimiento estudiantil. Los doce puntos del movimiento estudiantil El pliego de la CONFECH articula las demandas de los estudiantes de educación media (los pingüinos), las de los universitarios y un conjunto de planteamiento, de mayor amplitud, que competen a la reorganización del sistema educativo chileno. Por razones de espacio, a continuación se presenta sólo una síntesis de la docena de puntos enunciados:

1. La educación garantizada constitucionalmente como derecho social, entendiéndola como plataforma de construcción del conocimiento al servicio del desarrollo social, cultural, donde se apunte a una Educación pública gratuita y de calidad al servicio del país. 2. Garantizar aportes basales de libre disposición a las Universidades del Consejo de Rectores, con énfasis en las universidades estatales regionales. 3. Eliminación de la banca privada en el financiamiento de la Educación. Terminar con el endeudamiento de las familias y también el de las instituciones públicas más precarizadas. Terminar con el Crédito con Aval del Estado. 4. Fin efectivo al lucro en todo el sistema de educación chilena, tanto básica, media como educación superior. 5. Generar nuevos formas de acceso para la Educación Superior, garantizando el acceso, permanencia y promoción de los estudiantes provenientes de los sectores más vulnerables de nuestra sociedad, y en especial a los estudiantes con necesidades educativas especiales. 6. Garantizar que las Instituciones Educacionales provean de educación de calidad, entendida ésta de manera holística e integral y no como el reduccionismo de los indicadores administrativos, tal como el SIMCE y la PSU. Debe haber un esfuerzo especial en asegurar la calidad en la educación pública, en pos del desarrollo local y nacional. 7. Eliminar todas las trabas legales que prohíben la organización y participación de los distintos estamentos inmersos en el sistema educativo. 8. Creación de una red técnica estatal en todos sus niveles, con una articulación entre los distintos niveles. 9. Creación de una carrera docente, logrando mayor estabilidad laboral mejorando su situación contractual.

También generando un ambiente escolar propicio para las situaciones de aprendizaje y de enseñanza, de formación continua y preparación de la enseñanza. 10. Desmunicipalización efectiva de la Educación Básica y Secundaria, creando un nuevo sistema de Educación Pública que dependa finalmente del Ministerio de Educación, de carácter descentralizado. Todos los establecimientos educacionales dependerán administrativa y financieramente de este nuevo sistema de Educación Pública. 11. Término del financiamiento compartido, que ha generado una segregación intolerable para una sociedad que aspira a un desarrollo igualitario. 12. Garantizar Derechos educativos y lingüísticos de los pueblos originarios presentes en el convenio 169 OIT y en la ley 19.253. Además, el reconocimiento jurídico de los hogares estudiantiles mapuche. Los estudiantes proponen que el presidente se pronuncie sobre cada uno de los puntos anteriores. Según señalan, esa es la condición del movimiento para iniciar una ruta de negociación. Campus Milenio 429, 1 de septiembre de 2011 Fuente: http://rodriguez.blogsome.com/campus-429/ III.PROTESTAS EN CHILE: CINCO PREGUNTAS Y RESPUESTAS SOBRE EL DIFÍCIL CONFLICTO Son cinco meses de manifestaciones de los estudiantes exigiendo una ―educación gratuita y de calidad‖. ¿Resolverá el problema el gobierno? DANIEL MEZA Redacción Online MOSQUEIRA (@daniel_mz)

El ejemplo más próximo que tenemos para admitir que las cifras macroeconómicas no lo son todo en la vida es el chileno. El vecino país goza de más de US$10 mil de PBI per cápita (el mayor de Latinoamérica), no sufre de la crisis económica de las grandes potencias y hasta es, hasta cierto punto, ―el modelo a seguir‖ del vecindario. No obstante, la república sureña está más que agitada: el gobierno de Sebastián Piñera es incapaz de calmar, en cinco meses, las urgentes demandas educativas que los estudiantes exigen en las calles de ese país. En cambio, los sondeos revelan que es cada vez mayor el apoyo a las manifestaciones y cada vez menor la popularidad del mandatario. A estas alturas, ya casi se pierde un año escolar entero. ¿Qué ocurre? si todavía no lo sabe, échele un ojo a esta resumida explicación: 1. ¿Por qué se originan las protestas estudiantiles en Chile? Si bien se trata de las protestas más masivas en Chile desde el regreso a la democracia (hace tres décadas) no son nuevas. En 2006, Michelle Bachelet enfrentó la ―La revolución de los pingüinos‖. Los demandas, tanto en el 2006 como ahora, fueron el Estado brinde una educación pública gratuita y de calidad, y que se prohíba el lucro en la educación privada. Si bien, los escasos recursos públicos destinados a educación fueron el detonante que dio inicio a las protestas estudiantiles hace ya cinco meses, esta es la situación de fondo que mortifica al estudiante: el 25% del sistema educativo es financiado por el Estado. El 75% restante depende de los aportes de los alumnos. Solo hay educación gratuita en primaria. En secundaria, colegios estatales y universidades–públicas y privadasse exigen jugosos pagos. ―En Chile, las universidades estatales solo tienen el 20% de aporte estatal. El resto viene por el costo que asumen

los estudiantes y por la venta de servicios, como si de empresas privadas se tratara‖, indicó el economista y catedrático chileno Hugo Fazio en una entrevista televisiva. 2. ¿En qué medida interviene la sombra de Pinochet en el sistema educativo chileno? ―Nunca hubo un retorno a la democracia. Augusto Pinochet* murió, sin embargo el modelo que instauró sigue más vigente que nunca‖, ha sostenido varias veces la dirigente Confederación de Estudiantes de Chile (CONFECH) Camila Vallejo. En 1981, el ex presidente reformó el sistema universitario, eliminando la educación terciaria gratuita. Desde entonces, los alumnos que quieren ir a la universidad pero no tienen el dinero suficiente, deben pedir créditos estatales (universidad pública) o bancarios (instituto privado). Antes de irse, el ex dictador además promulgó la Ley Orgánica Constitucional de Enseñanza (LOCE), que minimizó el rol del Estado en la educación al de un simple regulador, delegando la enseñanza al sector privado. Así nacieron colegios y universidades empresa. ―Estudiábamos gratis. Hubo un retroceso extraordinariamente grande‖, Fazio. ―Es imposible solventar estos créditos en la universidad con lo que gana un trabajador promedio en Chile‖, añade. ―La educación se resuelve a corto plazo, pero en el futuro queda una carga insoportable‖. 3. ¿Cómo se manifestó el negocio educativo en Chile en los últimos años? El historiador chileno Mario Garcés Durán dijo, en entrevista con la BBC, que en los últimos 30 años se crearon masivamente escuelas privadas o subvencionadas (público privadas), que hoy en día tienen al 60% de los alumnos colegiales. Las escuelas públicas pasaron a las municipalidades, hecho que (según estudios) deterioró la calidad de la educación brindada.

En el nivel superior, surgieron una treintena de universidades privadas, hoy el 60% del sector. Estas nuevas ‗alma maters‘ (de matrículas entre los 300 y 1200 dólares), acogieron a estudiantes de escuelas municipales por tener las notas más bajas en la Prueba de Selección Universitaria (PSU) que rinden todos los aspirantes a universitarios, generando más desigualdad social, además del endeudamiento que un 70% egresados tiene que pagar desde su primer empleo. 4. ¿La educación es un problema aislado o responde a una crisis mayor? El mayor problema de Chile es la desigualdad. El éxito económico del país es indiscutible en los últimos tiempos: entre 1990 y 2009 la pobreza disminuyó de 39% a 15%, el PBI pasó de 28 mil millones a 164 mil millones de dólares y el país creció anualmente un 5% en la última década, según datos del Banco Mundial y de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). No obstante, tiene la desigualdad más alta entre los países de este grupo. ―Las tasas de empleo en el 10% de los hogares más pobres siguen siendo inaceptablemente bajas: solo el 30% está empleado, en comparación con el 70% de empleo entre el 10% de los hogares más ricos‖, describió en abril José Ángel Gurría, secretario general de la OCDE. Un estudio de 2006 del Centro de Economía Aplicada de la U. de Chile, citado en un artículo de la CNN, explica que los padres pagan tres veces más en colegios particulares que lo que el Estado invierte en los subvencionados (educación gratuita, pero de menos calidad). Esto, irremediablemente, resulta en desigualdad: también en la universidad, los ricos y pobres se instruyen por separado. 5. ¿Cómo reaccioná el gobierno de Piñera ante la demanda estudiantil?

―Nada es gratis en esta vida, alguien tiene que pagar‖, afirmó recientemente el mandatario, dejando clara su postura con respecto a las demandas estudiantiles. Camila Vallejos ve la posición del gobierno muy dogmática e ideologizada: ―El tema del lucro es un dogma que no quiere ceder claramente en este gobierno. Esto va muy asociado a entender la educación como un bien de consumo, una inversión individual, por lo que se genera ganancia‖, sostiene la lideresa de la Confech. Ella afirma, y los expertos no la desmienten, que el dinero del cobre podría solventar tranquilamente sus demandas. Pero, ―el cobre no pertenece a los chilenos, cuando deberíamos aprovecharlos en la educación‖. Cinco meses después de un tira y afloja incesante, los estudiantes han aceptado dialogar a partir de hoy con el gobierno con una serie de garantías sobre sus demandas. El regreso a las actividades académicas dependerá de la voluntad que Piñera, Felipe Bulnes (el ministro de Educación) y compañía tengan para responder efectivamente, por lo menos las peticiones más realistas y alcanzables de los estudiantes en el corto plazo. ¿Lo lograrán? En cuanto a nuestro país, hay mucho sobre qué pensar: ¿Qué hacemos con aquellas universidades poco serias y cuyo fin parece únicamente el lucro? ¿Y con los gobiernos que les dieron carta libre para hacer de las suyas? Fuente: http://elcomercio.pe/mundo/1309607/noticiaprotestas-chile-cinco-preguntas-respuestas-sobre-dificilconflicto IV. LOS JOVENES NI-NIs EN LATINOAMÉRICA

Los jóvenes que no estudian ni trabajan son más mujeres (54%) que hombres (46%) en América Latina. Según estudio, los jóvenes latinos que no estudian ni trabajan son más mujeres (54%) que hombres (46%). Perú se ubica en el puesto 14 (18%) y República Dominicana ostenta el primer lugar con 34%. De acuerdo al Latinobarómetro 2011, el 21% de los jóvenes de América Latina no trabajan ni estudian, a ellos la investigación los denomina generación "Ni-ni". Este porcentaje se distribuye en 17% en los países de Sudamérica y México y en 27% en Centroamérica. Mientras en Uruguay y Bolivia es 12% y 13%, respectivamente, ubicándose en el último lugar, República Dominicana con 34%. En tanto, en nuestro país llega a 18% al igual que Brasil, Ecuador y Guatemala, por encima de Paraguay y Argentina (13%), pero por debajo de Chile (21%), Venezuela (22%) y Colombia (23%). Según el estudio, los jóvenes que no estudian ni trabajan son más mujeres (54%) que hombres (46%). Respecto a la clase social, se observa que a medida que ésta baja, el nivel de "Ni-ni" aumenta. En la clase media alta el 6% no estudia ni trabaja, en la clase media esto crece a 31%. El porcentaje más alto lo encontramos en la clase media baja, con 61%. El 74% de la generación ―ni-ni‖ viene de hogares con educación básica. En cuanto a la situación económica de las familias

encontramos que el 54% de éstas tienen dificultades para llegar a fin de mes, mientras 46% no la tienen. Los jóvenes "Ni-ni" se encuentran más en el campo que en la ciudad (23% versus 17%). Fuente: RPP VI.EN PERÚ, CONFLICTOS ALERTA TEMPRANA A FUTUROS

Movilización del 3 de Noviembre Ley Universitaria con Participación Estudiantil La Asociación de Centros de Estudiantes de la UNI, por medio de la CIEL (Coordinadora Inter-universitaria de Estudiantes de Lima y Callao), que congrega a distintas universidades como la UNI, San Marcos, Católica, Villarreal, Agraria, La Cantuta, Bellas Artes y Callao, te invita a formar parte de la Movilización del Jueves 3 de noviembre desde las 11:00 horas en la Plaza 2 de Mayo hasta el Congreso de la República por una Ley Universitaria con participación estudiantil en su gestión y resolución. Necesitamos participar de la nueva ley que se elabora en el parlamento ya que las actuales propuestas legislativas no son la "revolución educativa" que el actual gobierno prometió en elecciones y además no toma en cuenta las necesidades de investigación, democratización y fiscalización de la universidad. Es por eso que no nos conformamos con criticarlo si no también con proponer que se construya una universidad democrática, gratuita, sin corrupción, de calidad y en verdadero servicio al pueblo peruano.

Saludos cordiales. ACUNI Asociación de Centros de Estudiantes Universidad Nacional de Ingeniería Video Convocatoria: https://www.facebook.com/photo.php?v=253686934678 573 Facebook: facebook.com/acuni.uni