You are on page 1of 1

LOS ADOLESCENTES CON UNA MALA CONDICIÓN FÍSICA NO CONTROLAN SU APETITO, TIENEN MAYOR GRASA CORPORAL Y UN MAYOR RIESGO

DE PADECER UNA ENFERMEDAD CARDIOVASCULAR CUANDO SEAN ADULTOS
Esta es una de las conclusiones a la que llegaron los investigadores del Estudio HELENA (realizado con adolescentes europeos) y del Estudio AFINOS (realizado con adolescentes españoles). Los investigadores del Estudio HELENA han analizado en jóvenes de entre 12 y 17 años la influencia de los niveles de actividad y de condición física sobre la sensibilidad a la insulina y los niveles de leptina, dos hormonas involucradas en el desarrollo de la diabetes, el control del apetito y el gasto energético. Los resultados obtenidos han constatado que una elevada actividad física y un alto nivel de condición física en los jóvenes están relacionados con un menor porcentaje de grasa en niños y adolescentes. Por otro lado el Estudio AFINO muestra que los jóvenes que dedican más tiempo a conductas sedentarias (muchas horas sentados frente al televisor, consolas u ordenador, desplazarse en coche, no hacer actividad física, etc.) tienen cifras más altas de presión arterial, triglicéridos y glucosa, así como mayor riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en edad adulta, del mismo modo que también tienen mayor nivel de acumulación de tejido graso, general y abdominal. Ambos estudios consideran que la clave está en:

Más deporte, menos sedentarismo
La práctica del deporte es una de las claves para reducir los hábitos sedentarios de los jóvenes, y con ello se favorece a que controlen mejor su apetito, reduzcan su grasa corporal y el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular en edad adulta, y sobre todo: que sean más

felices y mejores personas.

“¡ADELANTE! ¡LA ACTIVIDAD FÍSICA ES DIVERSIÓN Y SALUD!"