Masanobu Fukuoka.

De la "agricultura natural" al "reverdecer"
por Toni Marin

Sesenta años cerca de la naturaleza le han dado el saber para entender quienes somos, lo que debemos de ser y lo que tenemos que hacer en el futuro para ser. Al alma de este hombre humilde (vive con lo puesto), honesto, comprometido hasta el límite, campesino, poeta, filósofo, intelectual que encandila a masas de gente, revolucionario y desde luego sabio. Con sus libros y sus palabras nos hace pensar sobre nuestra manera de vivir y nos indica el camino y cómo llegar a el. Su método revolucionario de agricultura natural, su invento de las "nendo dango" (bolitas de arcilla en japonés) para convertir desiertos en bosques, sus libros, todo lo que dice y su filosofía de la vida lo convierten sin duda en un personaje excepcional. Su filosofía de la vida. ¿Le ha hecho feliz?. Si no hubiera hecho caso a mi filosofía hace años que estaría muerto. Solo hay una cosa que existe: que todo es uno. También descubrí que no hay nada que exista en este mundo, esta es la idea que he seguido. He intentado entrar cada vez más en los detalles de lo más profundo de la NADA. La única gran idea que tuve a los 25 años es que todo es lo mismo. En general su pensamiento está con la NADA, MU, HACER NADA. De acuerdo con este pensamiento, incluso la educación es inútil. El conocimiento en sí mismo es algo que separa las cosas, Fukuoca dice "si utilizas este pensamiento para separar el rojo del negro, has aprendido a separar el rojo del negro, pero nada sobre el rojo o el negro". ¿Como se explica que una persona de sus años tenga esta vitalidad? Todo el secreto es que no me preocupo en absoluto por mi salud. Quizás sea el hecho que hace 60 años decidí hacerme estúpido y hacer estupideces. ¿Cree que su filosofía trasciende? (Sonríe, ríe) Demasiado simbólico, no siento que sea así, soy un hombre muy sencillo, muy normal. Mi gran hallazgo ha sido descubrir que soy estúpido. Por esto no me siento ofendido cuando alguien dice algo raro de mi, pero tampoco me siento maravilloso cuando me halagan. Pienso que no tengo talento para

hacer una organización. Por otro lado nunca he visto una organización funcionando bien, necesitan dinero e infraestructuras para funcionar. Para reverdecer sólo es necesario semillas y arcilla. ¿Qué le ha parecido el paisaje mediterráneo, desde Grecia, Italia y España (Mallorca)? Incluso comparado con los paisajes africanos estos paisajes son desiertos rocosos, que serán muy difíciles de reverdecer. A las verduras parece que les falta el sabor delicado, creo que este sabor delicado que les falta es como si la naturaleza fuera muy simple y los nutrientes también son muy simples. Parece que esto le pasa a toda la naturaleza. A la naturaleza le falta vitalidad, y esta falta de vitalidad se transmite a la comida y a travé s de la comida a las personas. No veo variedades en los campos. ¿Qué le parece este paisaje de lleno de oliveras? Me parece que es el árbol que más puede aguantar en este clima. Un árbol ideal para el desierto. Esto es un desierto. Puedes pensar que esto (lo que vemos desde aquí) es la naturaleza. aquí en unos 10 mts. solo hay cinco tipos de frutales diferentes. Con 30 tipos de frutales y que cada uno de ellos tenga 5 a 6 variedades podriamos tenes 150 tipos de fruta. Hace 2.000 años se talaron árboles para hacer barcos. Comenzó la erosión y el avance del desierto. Vino el desierto en España. La moderna agricultura y la erosión es la causa de que este proceso continue. Ha desaparecido la cultura y uso del bosque. El hambre del mundo, la violencia social y étnica. Estas cosas ocurren porque se ha acelerado la destrucción de la naturaleza, si se pierde un 3% más de la naturaleza, el mundo se destruirá. Ha abierto el libro (tiene en las manos un libro de casas de Mallorca o del mediterráneo, recoge hasta talayots), señala que esto es lo que el mundo puede llegar a ser. Sacrificar la naturaleza para el desarrollo de la civilización. La civilización y la cultura van en declive y terminaremos en este desierto de piedra y tierra. Este sitio debió ser un bosque con árboles de 100 mts. ahora solo nos queda el agua contenida en las piedras y esta es nuestra íltima oportunidad. ¿Como solucionar el hambre? El error básico es cuando el ser humano piensa que es él que produce la comida. Por eso utiliza productos químicos. Las cosas que se hacen para controlar el agua, presas, diques, son un error. Parar el flujo del río, ensucia el agua. El agua al fluir con las piedras es mucho mejor, el agua se purifica.. El ser humano piensa que el problema se soluciona haciendo presas, pero no hace nada para solucionar la falta de agua, el agua la producen la cantidad de hojas que hay en el suelo. Este sitio está desierto no por falta de agua, sino por falta de vegetación. En España en Egipto, Libia, sacan el agua del fondo de la tierra y empeoran el problema, intentando subir el agua del fondo de la tierra. Destruyendo líquenes y hojas empeoramos la posibilidad del obtener agua. Sacamos el agua del mar para producir riqueza. Con este método creen que están controlando el agua. El trabajo que ese proceso incluye realmente destruye la naturaleza. El hombre quema madera, carbón, uranio, el hombre

cree que está creando más y más energía, pero está haciendo lo contrario. La energía no sirve para nada. ¿Qué piensa de las semillas hibridas? No. No utilizo híbridos, lo he intentado explicar durante 40 años. Los japoneses no lo entienden porque sólo entienden una parte del problema, no el todo. Cuando hablo del todo se convierte en grande. Cuando hablo de algo concreto se vuelve pequeño. 60 años buscando una buena solución, un buén método, no lo he encontrado. Me he vuelto un poco pesimista, ahora intento explicar mis pensamientos con poemas. Si siembras semillas y le añades fertilizante desde un punto de vista puede estar bien. Visto desde todas las partes poner fertilizante puede ser un error. Se puede decir que hoy en día en la raza humana para los que creen en la ciencia esta se ha convertido en una religión. Hace 60 años llegé al concepto del no hacer. La única palabra en mi cabeza ha sido MU. Todas las cosas que tienen valor realmente no existen. El conocimiento humano no tiene ningún valor, no tiene valor la separación de los colores, de algo que existe, que no existe. ¿Cómo imagina un libro para niños? La única esperanza de esta situación son los niños y quizás sean los únicos supervivientes. El problema está en los profesores, pues ellos pueden crear malentendidos a los niños. En una charla con estudiantes en la Univ. de Kioto, una charla de dos horas, se convirtieron en una de 8 h. El tema principal de la conversación fue que creemos que el profesor de escuela media es menos que uno de universidad. Esto es una equivocación y me llevó 20 h. explicar esto y el porqué los seres humanos son m‡s estúpidos que los perros. El ser humano cree que tiene la habilidad de saber conocer, eso no es cierto. El ser humano tiene dos ojos, los perros dos ojos, nosotros tendemos a pensar que vemos las mismas cosas. Los perros y los gatos ven una cosa a través de los ojos, y no hacen discriminación entre si es buena o mala, hombre-mujer. Los gatos no ven, es propio de los humanos. El ser humano cree que ha conseguido atrapar el color azul. El ser humano mira la montaña, el valle y ve cada uno de una forma separada. Piensa que conoce a cada uno por separado. Los gatos y perros ven estos elementos, pero no separados. El Ser humano ha dividido la naturaleza en 4 partes, los perros las ven como una unidad. El ser humano cree que conoce la naturaleza, lo único que han hecho es dividirla. El hombre ha cortado la naturaleza en 4 partes, piensa que realmente la conoce, pero no es verdad. Los perros y los gatos conocen la naturaleza verdadera, los hombres la dividen partes. Es como si tienes un vaso y lo rompes en 4 trozos. El ser humano coge un trozo y piensan que es la totalidad y además piensas que son más inteligentes que los perros y gatos que ven la totalidad. Cree que conoce un punto, la línea, en realidad no conoce ni el punto ni la línea. Hay unas palabras de Sócrates: solo sé que no sé nada. Los seres humanos ni siquiera se conocen as’ mismos, lo único que sabemos es que el ser humano es distinto a los perros y a los gatos, y tienden a pensar que lo conocen todo. ¿Cuál cree que es la razón de que sólo estudiemos lo puntual?

El problema se resuelve mirando el todo. La razón del problema es que utilizamos un conocimiento científico y este es el problema. ¿Cómo podemos dejar de ver las cosas desde un punto de vista científico? Cuando el hombre se aleja de la naturaleza no puede sentir el corazón de la naturaleza. Cuando pensamos en recobrar la naturaleza de forma científica eso es imposible. La razón por la que hemos destruido la naturaleza es porque lo que hacemos por la naturaleza lo hacemos en nuestro propio beneficio. ¿Qué piensa de los científicos? Solo piensan en hacer dinero. Utilizando el fondo de una mina a 3.000 mts. Los científicos del instituto Fukuba están investigando con la antimateria y estudios sobre superconductores. En la piscina aceleran las partículas y observan como se comportan. ¿Dónde nos llevarán estos experimentos? ¿Porqué buscamos cosas que ya sabemos que existen? ¿Porqué buscamos cosas que ya sabemos que no existen? ¿Estos estudios pueden tener algún valor? No se puede llamar progreso a lo que no sabemos como puede acabar. Podría llegar a resultados que una fuerza superior a la bomba atómica. Si somos capaces de acabar con estos experimentos habría dinero para salvar África dos o tres veces. La investigación de la antimateria se puede convertir en la cosa más peligrosa que jamás haya existido. Es tan peligroso porque es solo antinatural. Hoy en d’a se pueden crear ratas más grandes que gatos. Os imagináis un ratón persiguiendo a un gato. ¿Es precioso o monstruoso? Ese momento se está acercando. La montaña en el río y las hierbas en el árbol están destrozadas Aquí no existe dios ni Buda. Los humanos están partiendo la naturaleza en trocitos. ¿Cuando tiempo le queda al ser humano si este no reacciona? En Japón la TV ha recurrido a científicos de todo el mundo para discutir el tema y lo que han dicho es que quedan 10 años de vida. Yo le doy unos 25-30 años de vida. Las cosas han llegado a un límite. En todas las cuestiones sobre la naturaleza estamos en un punto crítico. Yo pienso que si perdemos un 3% de vegetación la humanidad estará en peligro. Si perdemos ese 3% perderemos la alegría de la vida. ¿Porque perderemos la alegría de la vida? En Japón cuando florece el cerezo la gente va al campo alegre, a ver la flor del cerezo, se sienta bajo los árboles y hacen fiesta. Son felices. Bebiendo sake y mirando las flores. Cuando florecen las plantas producen una oxigenación y esto produce aire puro. Si hay mucho aire puro nos ponemos contentos y

bebemos sake. Si perdemos el 3% de la naturaleza es igual a perder aire puro y perderemos el sentimiento de bailar y beber sake y la gente se enfriará. Yo creo que la mejor manera de recuperar la alegría es tirar bolitas de arcilla. Estoy diciendo que tiréis los libros y que dejéis de pensar. Puedes anotar lo que quieras para esta entrevista pero en el último párrafo hay que poner "Esta entrevista no vale para nada". Tenemos que sembrar bolitas de arcilla con rapidez porque no hay tiempo. Depende de vosotros, para que esto sea un punto de partida para la reforestación de todo el planeta o se quede solo en poner verde esta isla. No dejéis que esta isla se convierta en el último para’so. Aquí hay que hacer un paraíso para demostrar al resto del mundo con un reforestación de verdad. ¿El "nendo dango", es un experimento? No puedo decir que sea un invento, es una imitación de la naturaleza. Cuando tiramos nendo dango, sembramos como Dios. Cuando hacemos nendo dango hay que sentir que somos Dios. Cuando se hacen los nendo dango estamos metiendo alma en la bolita de arcilla. ¿Que tipo de semillas debemos sembrar y cuales no? Ya no se trata de introducir o no introducir especies no autóctonas, se trata de "supervivencia". Tengo un plan para hacer una olimpiada verde, una campaña de repoblación forestal por el Mediterráneo. España , sobre todo padece un problema grave de desertización ¿Como podemos llegar a la conciencia de la gente ante el problema que la naturaleza se muere? Vosotros tenéis que inventaros las palabras, yo soy incapaz de transmitir este pensamiento en pocas palabras. Aquí la tierra tiene poca agua, por lo que hay que bailar y tocar el tambor para atraer el agua. ¿Cual és su último proyecto? ¿qué es lo que está haciendo últimamente? En Grecia, con un grupo, estamos llevando a cabo un proyecto de reverdecer una extensa zona de 10.000 hectáreas desérticas con la ayuda de 500 voluntarios y esparciendo por doquier bolitas de arcilla. Se utilizaron 70 toneladas de arcilla y 12 toneladas de semillas, 5 toneladas de algodón y 3 toneladas de papel de periódicos. Todo el mundo ha colaborado, por esto no es necesario dinero, no organización. Yo les decía a los jóvenes: tenéis que sembrar las bolitas con alma para que crezcan mejor. Cuando sembráis "nendo dango" sois como Dios.

EL RADICALISMO DEL CULTIVO NATURAL (en torno a Masanobu Fukuoka) por Juan M. Madrigal M. Masanobu Fukuoka es un peculiar japonés que tiene más de 50 años cultivando la tierra como una forma de vida sabia y espiritual. Es una venerada persona de 87 años que se dedica a vivir la forma más radical de agricultura orgánica: lo que el llama "el cultivo natural". Esto lo ha llevado a ser muy conocido y apreciado en EUA, Asia y Europa. Fukuoka nació en 1913 en un pueblito campesino de la isla Shikoku, en el sur del Japón. Fue entrenado en Microbiología y especializado como fitopatólogo. Trabajó como Inspector Agrícola de Aduanas, realizando ensayos de laboratorio en relación ala importación y exportación de vegetales. Allí conoció profundamente al Método Científico y su filosofía implícita. Durante la segunda Guerra Mundial trabajó como supervisor de agricultura científica con la tarea de incrementar la producción de alimentos. A los 25 años de edad, entró en una profunda crisis existencial que lo llevó a cuestionar radicalmente el sentido de su vida, de la humanidad y del planeta. Descubrió que "la gente en su mayoría ya no es completamente humana y que la Naturaleza en gran parte ya no es completamente natural". Así, regresó a su pueblo natal, se dedicó a tratar de trabajar con la naturaleza, a prueba y error en su pequeña granja, hasta que logró un huerto natural que es al mismo tiempo un bosque, una hortaliza y un jardín, en donde conviven cerezos, duraznos, ciruelos, mirtos, acacias, verduras, arroz, plantas de olor, medicinales, y flores; y todo esto... sin labranza, no fertilizantes, no pesticidas, sin escarbar y sin podar. Esto constituye precisamente lo que Fukuoka llama Los Cinco Principios del Cultivo Natural. Wendell Berry, estudioso de Fukuoka, señala que éste último nos deja bien claro que "Cuando cambiamos la manera de cultivar nuestro alimento entonces cambiamos nuestra comida, a la sociedad y nuestros valores", y que en este cambio tenemos la responsabilidad de tomar nuestro propio consejo y ponerlo en práctica antes de ofrecerlo a otra gente. Para Fukuoka la ética, la espiritualidad y el cultivo de alimentos, deben ser indisolubles. Entender el papel del deseo insaciable en el drama personal y del mundo es clave. De allí que Fukuoka nos recuerda que "Cuando se entiende que uno pierde la alegría y la felicidad en el esfuerzo por poseerlas entonces la esencia del cultivo natural será realizada". Si esto nos parece muy idealista y utópico, nos sorprenderá lo existencial de Masanobu y su camino: "Estar aquí, cuidando un pedazo de Tierra, en plena posesión de la libertad y plenitud de cada

día". Considera que el curar la tierra y el purificar al espíritu humano son un mismo proceso. La paradoja del conocimiento y actividad humana La búsqueda del patrón de la naturaleza. del descubrimiento del modo en que ella se desenvuelve, condujo a Fukuoka a la conclusión de que el conocimiento humano convencional y el del cientificismo es como el actuar de un tonto que hurga en libros de día y de noche, afectando sus ojos hasta la miopía más aguda y lo curioso de todo esto es que por lo que hurgaba con tanto afán era ¡ el llegar a inventar un artefacto para curar precisamente la miopía !! y aún se siente orgulloso de su invento. Para Fukuoka el conocimiento científico y la hiperactividad humana, al acumularse, ha resultado en perder la sabiduría de una vida simple, plenamente conciente de cada instante y por otra parte se ha creado un mundo terriblemente complejo, materialista, peligroso, soberbio, pues en última instancia el mundo es impredecible. Cuando el ser humano apareció sobre la faz de la Tierra, ésta y su matriz (el universo) ya tenían millones de años en movimiento. Hay que detenerse, observar profundamente y hacer entonces lo vital y simple. Necesitamos ver al mundo con una mirada fresca y directa. Los Cinco Principios del Cultivo Natural Estos principios nos ayudan a cooperar con la naturaleza en vez de manipularla. El primero es el no labranza, es decir, no arar ó voltear al suelo ¿Cuándo hemos visto que la naturaleza haga surcos? La tierra se cultiva a si misma por medio de la penetración de las raíces de ciertas plantas. por la actividad de microorganismos y lombrices. El segundo principio es no fertilizantes químico-sintéticos o incluso composta preparada. Si a la tierra no se le explota el suelo tiende a mantener naturalmente su fertilidad en armonía con el ciclo plantas-animales. Como fertilizante Fukuoka utiliza el cultivo de trébol blanco, alfalfa, verza y paja con un poco de gallinaza aplicados directamente sobre el suelo. Si la naturaleza no se perturba, la fertilidad se incrementa ¿quién fertiliza los árboles gigantes que encontramos a veces en el bosque? La composta es buena pero no hay necesidad de hacerla. El tercer principio es no desyerbe por labranza o herbicidas. Las "malas yerbas" no existen, lo que hay es un mal uso de las plantas pues las hierbas juegan un papel importante en la fertilidad y balance de la comunidad biológica. Las hierbas deben ser controladas, no

eliminadas. Fukuoka las controla con acolchado de paja y cobertura de trébol interplantado con los cultivos. El cuarto principio es no dependencia en pesticidas químicosintéticos, pues estos matan indiscriminadamente la riqueza biológica del suelo, aire y flora. Los insectos existen naturalmente en todo cultivo y se convierten en plaga debido a los artificiosos monocultivos y debilidad de plantas cultivadas en un suelo artificial sin humus. El quinto principio es no poda. El dejar desde el principio que un árbol siga su forma natural es lo mejor pues hará las podas innecesarias. Por lo general los árboles que requieren poda es debido a que las plantas madre fueron podadas en el vivero o sus raíces fueron dañadas. Los anteriores principios nos permiten entender por que Fukuoka llama a su método un camino hacia la agricultura del "no hacer". La agricultura convencional es un trabajo cada vez más complejo y extenuante debido a la influencia de la tecnología, intereses mercadotécnicos y confusión ideológica y de valores espirituales. (...) Las Bolitas de barro con semilla Debido a que Fukuoka cultiva entre las hierbas silvestres, para evitar que los pájaros y ratones se lleven sus semillas, Las envuelve en bolitas de barro. Esta ingeniosa técnica puede hacerse de dos maneras: La primera forma consiste en separar las semillas en un recipiente plano o canasta y sacudirlos hacia adelante y atrás, en un movimiento circular. Fino barro en polvo es echado sobre el las y se les agrega poco a poco una delgada aspersión de agua. Esta forma una bolita de 1.5cm de diámetro. El otro método para hacer las bolitas es el remojar las semillas por varias horas en agua. Las semillas son removidas y amasadas con barro húmedo, ya sea con las manos o pies. Entonces el barro es pasado a través de malla de gallinero con el fin de separarlo en terrones pequeños. Los terrones se dejan secar por uno o dos días hasta que se pueden enrollar entre las palmas de las manos para hacer las bolitas. Idealmente cada bolita contiene una sola semilla. La lluvia o riego hará germinar las semillas que contienen su sustrato, alimento y protección en las bolitas de tierra. De esta manera Fukuoka siembra al boleo granos y vegetales entre otras plantas, hierbas o árboles, como si frueran silvestres. La huerta de Fukuoka consiste en media hectárea de cultivo de arroz y cinco hectáreas para naranjas y mandarinas, flores, plantas

medicinales y de olor, y sanas verduras crecen entre los árboles, hierbas silvestres y frutales. Fukuoka vive básicamente de la venta de sus frutas y verduras orgánicas. El describe a los alimentos producidos a base de agroquímicos sintéticos como "manufacturas"industriales los cuales son una "confección química acuosa de nitrógeno, fósforo y potasio" a base de saborizantes, colorantes, texturizantes y conservadores artificiales. La forma de producir los alimentos determina, en ultima instancia, a la "fabrica social", es decir, al estilo de vida, sentido y destino del planeta y a la experiencia humana. . .
¿Como hacer nendo dango?
Este sistema consiste en embadurnar semillas en una capa de arcilla, hacer bolas de arcilla de un grosor determinado dependiendo del tamaño de cada semilla. El fin es el de protegerla una vez depositada en el terreno y evitar que sea alimento de pájaros, roedores y otros animales. Las semillas están así protegidas a la espera de la época lluviosa, en ese momento la arcilla absorbe el agua y la semilla la utiliza para poder germinar. Este sistema es mucho más eficiente, según Fukuoka, que los métodos tradicionales de reforestación (aproximadamente hay un 2% de éxitos de germinación con el método de pildorización frente al 0,2% de otros sistemas) Un sistema sencillo pero que requiere especialización a la hora de realizar las bolitas de arcilla o "nendo dango". Método de pildorización: Hay que hacer la selección de las semillas, para ello hay que hacer una selección de 100 semillas. Tenemos que sembrar 100 variedades como mínimo para poder ofrecerle a la naturaleza la posibilidad de crear su propio equilibrio. Según Fukuoka un paisaje de rocas y pinos es un paisaje desequilibrado y a un paso de la desertificación total. No se puede llamar bosque a un desierto, y el desierto no es sólo dunas. La mezcla de semillas está compuesta por: 50 variedades de frutales y forestales 30 variedades de hortalizas 10 variedades de cereales 10 plantas para mejorar el suelo (leguminosas) Se hace la mezcla de semillas y se mezcla con arcilla cribada y agua, el resultado final o sea que germinen las semillas dependen de muchos factores: la elección de la arcilla, la climatología, etc. Después de amasar la mezcla se hacen las bolitas de arcilla una a una. Este es un proceso lento pero que cumple una labor social importante al reunir a un numeroso grupo alrededor de un mismo fin: se charla, se ríe y se hacen bolitas. Una vez se secan a la sombra las bolitas son esparcidas por el suelo.

Agricultura Ecológica y Filosofía Oriental: El Método de Masanobu Fukuoka ( por Xabier Lois Abalo Martínez)
Enviado el martes, 15 de enero de 2008 12:03 Masanobu Fukuoka empezó su carrera como microbiólogo de los suelos aunque muy pronto le decepcionó el método científico. Guiado por su intuición y bajo la influencia de la filosofía Tao, percibió que la mayoría de los trabajos agrícolas eran innecesarios, destructivos y penosos para las personas por lo que ideó un método que no agotase los recursos (sostenibles). Basa su filosofía natural en el principio de “no intervención” (“no hacer nada” o lo mínimo). Replantea de esta forma la agricultura cambiando la noción de qué se puede exigir a la naturaleza (Tierra-suelo) por el qué podemos recibir de ella de forma natural. En resumen, dejar hacer a la naturaleza.

Masanobu Fukuoka en su granja de Japón

Poco después de leer las ideas de este agricultor japonés y de creer haber encontrado una fácil solución a la complicada síntesis de todos aquellos múltiples conocimientos que como biólogo tenía del ecosistema, me encontré hablando con un paisano en una aldea de la Galicia verde, de esas en las que aún crecen grandes "carballos" (robles) debajo de los cuales la tierra es mullida, aireada y rica en nutrientes, como eso que idealmente perseguimos en la agricultura... De hecho por aquí, cuando alguien quiere buena tierra para sus plantas acude a una "carballeira" y recoge el mantillo, muy rico en vida. El hombre me contaba que tenía una viña en la cual no había hecho más que echar los productos y hacer el laboreo que le habían recomendado los técnicos, a pesar de lo cual de año en año iba a peor... Hasta que la abandonó... dejaba crecer la hierba y una vez al año rozaba todo y dejaba esa hierba tirada en el suelo... Como reverdece muchacho !!! Con su falta de actividad, había recuperado la vida del suelo, que genera más riqueza que toda acción destinada a suplantar los ciclos naturales. Estaba convencido de que había que volver a las viejas costumbres, que ahora llamaban agricultura ecológica... cuando le expliqué la visión natural que tenía del asunto se emocionó y empezó a contarme más casos de su destreza para no hacer nada y sacar buen producto. Me habló de una finca en la cual todos los años plantaba "millo" (maiz), con una producción, en relación a sus vecinos, muy elevada. Y el resto del año, nada, abandonada !!! Empezamos a comentarla y la cobertura que crecía luego de la cosecha estaba dominada por leguminosas: le expliqué la fijación del nitrógeno atmosférico (por su simbiosis con Rhizobium) y siguió contándome más anécdotas...

El papel del trébol blanco en el cultivo de arroz

Tenía otra finca afectada por las plantaciones de eucalipto de los alrededores, en los montes con este árbol foráneo la tierra se va perdiendo por erosión (el eucalipto demanda mucho agua con lo que seca demasiado la tierra, segregan además eucaliptol, sustancia que tiene una acción herbicida con lo que el mantillo vegetal se ve muy alterado). Me comentó que el agua de erosión arrastraba la superficie del campo y que la única alternativa que había encontrado había sido plantar hierba para que aguantase el terreno, pero que llegada cierta época se moría toda... cuando las lluvias eran más intensas... Le comenté que podía deberse al nivel freático y le propuse que dejase crecer la hierba que natural y espontáneamente porque estaría adaptada a esas condiciones y presumiblemente sobreviviría a ese descenso del nivel freático mucho mejor que variedades de hierba cultivada... Quedó satisfecho. Un tipo que casi no sabía expresarse, con unos conocimientos científicos nulos, estaba aplicando técnicas de agricultura natural porque así lo sentía y entendía... Esos días me encontré de todo... mucha gente me habló muy mal de los productos fitosanitarios. Recuerdo una mujer que me contó que desde unos años hasta ese momento se había introducido una planta invasora que agujereaba las patatas y cuya simiente era imposible de eliminar manualmente por lo que tan solo le quedaba usar un producto muy específico que elaboraba una empresa estadounidense para combatir a la misma. Como puede suponerse el Método Fukuoka se basa en suelos vivos donde se completen todos los ciclos de la materia y todas las interacciones posibles entre los componentes del sistema (conocidos o no). El agricultor no se ocupa de las partes sino del todo. Las plantas crecen porque ese es su cometido. Los ingenieros agrónomos de Japón se topan

con que en los campos trabajados por este campesino las producciones son mayores que en cultivos industriales; a pesar de que en estas últimas el gasto energético en combustibles, construcción de aperos y maquinaria es mucho mayor que el gasto energético del agricultor y sus manos, pero lo único que se les ocurre es considerarlo una excepción o querer patentar sus semillas, sin aprender nada del ejemplo.

Masanobu Fukuoka sembrando arroz, cebada, etc.y sosechando después

Principios de trabajo
• No arar: esto mantiene la estructura y composición del suelo con sus características óptimas de humedad, vida (organismos y microorganismos) y nutrientes. • No usar abonos ni fertilizantes: mediante la interacción de los diferentes elementos botánicos, animales y minerales del suelo y los alrededores, la fertilidad del terreno de cultivo se regenera como en cualquier ecosistema no domesticado. • No eliminar malas hierbas ni usar herbicidas: éstos alteran el balance de nutrientes y destruyen los microorganismos del suelo, justificándose exclusivamente en monocultivos. Fukuoka propone una interacción de plantas que enriquece y controla la biodiversidad del suelo. • No usar pesticidas: también van en detrimento de la riqueza natural del suelo. La presencia de insectos dañinos puede equilibrarse en un cultivo por la presencia de sus depredadores y antagonistas. Existen muchas plantas que repelen distintas especies de insectos (la mosca de la cebolla es espantada por la zanahoria y la mosca de la zanahoria por la cebolla). • No podar: dejar a las plantas seguir su curso natural. Fukuoka cree que la planta busca la luz de la forma más eficiente y equilibrada, de ahí su rechazo a la poda. Las podas pueden darte más fruto pero, ¿en qué condiciones? Calidad del fruto, estado fisiológico del árbol, recursos del suelo, etc. Además argumenta que las grandes producciones no son regulares y alternan en los años sucesivos años menores producciones de cosechas. Sistema de trabajo Su sistema se basa en respetar, e incluso potenciar, los ciclos naturales, de manera que éstos aseguran una mejor calidad del crecimiento de las plantas. Mediante sencillas intervenciones en el momento adecuado, permite reducir considerablemente el tiempo de trabajo. Estas intervenciones se basan en la interacción de biosfera y suelo, con sus procesos naturales, para conseguir que la fuerza propia de la Naturaleza potencie

los resultados en condiciones óptimas de salud y vitalidad. Fukuoka ha encontrado en la naturaleza la inspiración para la regeneración del suelo, y así, lo primero es plantar vegetación que enriquezca y estructure el suelo (leguminosas arbóreas). Cuando han pasado unos años corta los árboles y los entierra en zanjas por todo el terreno, y empieza de nuevo otra plantación para volver a enterrarla. De este modo, en unas decenas de años se completa un ciclo que en la naturaleza tarda cientos de años en conseguir: la creación de suelos en los bosques. Busca diseñar primero condiciones óptimas para el trabajo sin ayudantes suplementarios (máquinas, químicos), y con la mínima intervención sobre el desarrollo natural de los cultivos (respeto por las estaciones, no podar). El huerto es una combinación de especies arbóreas y hortalizas que va plantando según van saliendo los parientes naturales en el entorno. Y el problema de plagas se reduce pues en su agricultura se intenta mantener al máximo el ambiente natural, y por lo tanto se conservan los depredadores naturales a las plagas: desde arañas hasta aguiluchos (temor de los topillos)... que no mueren al no usar fitosanitarios.

Cultivo de arroz siguiendo el método Fukuoka

Una "técnica" fascinante consiste en la transición cebada-arroz. En una misma parcela siembra arroz en otoño, trébol blanco y cereal de invierno, cubriéndolos con una espesa capa de paja de arroz. El centeno o la cebada y el trébol brotan inmediatamente, pero las semillas de arroz están incluidas en unas bolas de arcilla ( Nendo dango). La cebada crece con fuerza sobre el trébol. El centeno y la cebada se siegan en mayo y se esparce la paja sobre el campo para que se sequen durante una semana o diez días. Los campos se mantienen inundados durante un corto periodo de tiempo durante las lluvias monzónicas de junio para debilitar el trébol y otras hierbas (Fukuoka no usa el término “malas hierbas”), y dar así al arroz la oportunidad de brotar a través de la capa vegetal que cubre el suelo. En el campo anegado el arroz nace con fuerza, ya brotado, haciendo descender el nivel del

agua. El arroz crece y cuando recoge el grano vuelve a dejar la paja sobre el campo. No ha arado, ni abonado en la forma convencional, ni desherbado, etc. Si se analiza el sistema en profundidad, tanto la influencia en el medio, como el ahorro energético y su demostrada mayor producción (quieren patentar su arroz, aunque está adaptado a esa agricultura y no funcionaría con otro tipo de cultivo) son innegables. Bolas de arcilla (Nendo dango) Para mejorar la producción de la Naturaleza con la menor intervención posible ideó un sistema que permite sustituir el arado, así como los espantapájaros y otros métodos. Dentro de unas bolas de barro de unos 2 o 3 cm donde van incluidas las semillas del cultivo que se desea cosechar, junto a otras plantas (principalmente trébol blanco) que germinan antes, creando una capa fina que protege el suelo de la luz y reduce la competición con otras especies vegetales. Las bolas se deshacen con la primera lluvia intensa, liberando las semillas comienzan a brotar, hasta entonces protegidas de los animales y el clima.

Cultivo de arroz por métodos convencionales

En lugar de arar o desherbar el campo, lo recubre con restos de las plantas cultivadas en la cosecha anterior, de forma que se crea un compostaje natural, que conserva la humedad y los nutrientes, impidiendo simultáneamente la proliferación de hierbas no deseadas. En las bolas de arcilla puede incluirse una parte de abono natural (estiércol u otros), una porción de pimienta de cayena ayuda a disuadir a los animales que se puedan comer las semillas. Pueden incluirse diversas combinaciones, según sea el cultivo de cereales, hortalizas, frutales, zona boscosa, etc. de modo que pueden tener muchos más usos que el de producción de alimentos agrícolas: reforestación, reverdecimiento, regeneración de suelos.

Asegura que su método sirve para reforestaciones y reverdecer zonas desecadas: mediante árboles capaces de extraer hacia arriba la humedad del subsuelo ha sido capaz de cultivar en zonas desecadas de Somalia. Afirma que es posible reverdecer casi cualquier lugar de la Tierra con este método. El culmen de su filosofía es ser hortelano como el pájaro que esparce las semillas que luego la naturaleza escogerá para hacer crecer.

No hay té más sabroso que el humildemente preparado luego de una jornada de trabajo

Xabier Lois Abalo Martínez

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful