Redención y victoria

"I think my best work is still ahead of me - I think all that I have been through in the last several years have only made me a better, more interesting actor" Mickey Rourke

MICKEY ROURKE

lo largo de la historia de la cinematografía, han surgido personalidades dotadas de una habilidad fuera de lo común, capaces de lo mejor... pero también de lo peor. En ocasiones, esas grandes capacidades artísticas iban acompañadas por una vida cuanto menos frenética, tan salvaje como el magnetismo que irradiaban en cada uno de sus trabajos. Mickey Rourke tiene el privilegio de formar parte de este "selecto" grupo de actores, que bien podría presidir el inmortal Marlon Brando, cuyo inconformismo (no pocas veces acompañado de grandes dosis de excentricidad) ha estado a punto de arruinarles no sólo su carrera profesional, sino su propia existencia.

A

Por Lorenzo AYUSO

embargo, cuando parecía que este actor de mirada profunda y cigarrillo eterno formaba parte ya del pasado cinematográfico, llegó el inefable Robert Rodríguez que, con un puñado de cómics debajo del brazo, le ofreció una nueva oportunidad en "Sin City: ciudad del pecado". Tras salir del reputado Actor's Studio, cuna de actores de la talla como Robert De Niro o Harvey Keitel, a finales de la década de los setenta, el joven Mickey, que había adoptado este pseudónimo como nombre artístico en honor a su deportista favorito (el jugador de béisbol Mickey Mantle) debuta con un papelito en la tercera película de Steven Spielberg, una comedia bélica titulada "1941" ("1941", 1979). Después de algunos trabajos para televisión, su rostro se hace popular gracias a Francis Ford Coppola y a su "Ley de la calle" ("Rumble Fish", 1983). En los años siguientes, se revela como un actor realmente atractivo y versátil, merced a la variopinta gama de personajes que ofrece en sus siguientes films. No sería excesivo proclamar que los ochenta fueron suyos: hacía el cine que quería, y además lo hacía muy bien. Aunque sin duda las nueve semanas y media que vivía apasionadamente con Kim Basinger sean lo más recordado de aquellos años gloriosos de Rourke, no deben olvidarse sus magníficas interpre-

Y es que Phillip André Rourke Jr. (así es cómo lo llamaron sus padres cuando vino al mundo) ha vivido etapas en su vida totalmente contrapuestas: pasó de ser todo un icono del cine de los ochenta, habida cuenta de títulos memorables como "El corazón del ángel" ("Angel Heart", Alan Parker, 1987) o la archiconocida "Nueve semanas y media" ("9 and a Half Weeks", Adrian Lyne, 1986), a caer en lo que parecía un pozo sin fondo aparente, sumergido en la serie B más casposa y condenado por una industria de Hollywood que nunca acabó de ver con buenos ojos a este intérprete inconformista y pasional. Sin

Sin embargo, las cosas cambian. Después de todos estos éxitos acumulados en los ochenta, el futuro se presenta prometedor para Rourke. Sin embargo, una mala elección en sus papeles le lleva a protagonizar bodrios infumables como "Orquídea Salvaje" ("White Orchid", Zalman King, 1990), film erótico festivo que intentaba sin éxito repetir la jugada de "Nueve semanas y media" o films por debajo de su calidad como "Dos duros Sin embargo, cuando sobre ruedas" ("Harley todo parecía perdido, ya Davidson and the a comienzos del nuevo Marlboro Man, Simon siglo, el tejano Robert Wincer, 1991), una Rodríguez se decidió a comedieta de acción con relanzar la carrera de altas dosis de testosteroMickey, cuyas últimas na coprotagonizada por apariciones en el cine un Don Johnson tam("El juramento" de Sean bién en decadencia; el Penn, "Spun" de Jonas propio Mickey llegó a Aerklund o "Animal reconocer con el tiempo Factory" de Steve que sólo hizo esta pelícuBuscemi) habían sido la por el dinero. Además, bastante satisfactorias. en 1991 anuncia su El director tejano le dio intención de convertirse Frank Miller habla sobre un rol secundario en la en púgil profesional, su Mickey Rourke y “Sin película "El mexicano" sueño de la infancia. El ("Once Upon A Time In actor había boxeado City” Mexico", 2003), con la durante su juventud en "Cuando Robert (Rodríguez) me habló de su que se cerraba la trilogía competiciones amateur iniciada en 1991 con "El con notables resultados, idea de que Mickey Rourke interpretara a mariachi". Dos años y quería conseguir ahora Marv, como yo no había visto absolutamendespués, le regaló su una hazaña similar de te ninguno de sus últimos trabajos, lo redención definitiva con manera profesional. Bajo único en lo que podía pensar era en ese el séptimo arte. Su briel apodo de "El tipo delgaducho de "Fuego en el cuerpo". llante interpretación de Marielito", se paseó por Entonces Robert dijo, 'tú hazme caso, queMarv en la caligráfica los rings pugilísticos con daremos con el, y le echas un vistazo. Así adaptación de las esplénmás pena que gloria conocí a Mickey. Entró con un estruendo didas novelas gráficas de durante la primera en la habitación, prácticamente se llevó la mitad de la década, con Frank Miller, es decir, jamba de la puerta mientras entraba, nos presencia en Oviedo en "Sin City", colocó a sentamos y hablamos durante media hora, noviembre de 1992 Rourke en primera línea y la única nota que pude tomar fue, 'He incluida, en la que ofrede actualidad. El actor 3 conocido a Mickey Rourke. Es Marv'." ció un pobre espectáculo seguía poseyendo el junto a Poli Díaz (en mismo poder de atracplena caída libre hacia el ción de antaño, como infierno de las drogas). Además, una vez acabado su demostraba su interpretación, y se aseguraba una periplo como boxeador, las secuelas que esta activi- segunda oportunidad en el cine que esta vez no iba dad había dejado en su cara tuvieron que ser repa- a desaprovechar. Premios como el de la Asociación radas mediante una mala cirugía estética que no de Críticos de Chicago o de la Academia de Cine de hizo sino afear su rostro. Requirió al menos cuatro Irlanda así lo atestiguan. Incluso hubo voces que se operaciones quirúrgicas para reconstruir su cartíla- molestaron al no oír el nombre de Rourke entre los go nasal, que quedó totalmente destrozado, así como nominados al Oscar al Mejor Actor Secundario en la una operación para arreglarle un pómulo roto. El Edición de 2006. mismo Rourke relata su forzada metamorfosis: "Un día me miré en un espejo y me dije '¡Mierda!. Tenía No importa, pues el premio más importante ya lo demasiado blindaje. Era algo espeluznante. Y claro, ha ganado: el reencuentro con la gloria pasada. Y cuando me dejaba ver por algún restaurante, la gente no piensa dejarla escapar.

taciones de "El corazón del ángel", en la que mantenía un espléndido duelo actoral con Robert DeNiro, "El borracho" ("Barfly", Barbet Schröeder, 1987), "Johnny el guapo" ("Johnny Handsome", Walter Hill, 1989) o "Réquiem por los que van a morir" ("A Prayer For the Dying", 1987, Mike Hodges).

En 1995, su actividad en el cine era mínima. Estaba arruinado. Además, su actitud contraria a Hollywood y unas declaraciones en las que apoyaba al I.R.A. (recordemos que tiene ascendencia irlandesa) terminaron hundiéndolo en producciones de calidad ínfima y subproductos destinados al mercado del vídeo (llegó a protagonizar una mediocre e innecesaria secuela de "Nueve semanas y media" en 1997), que en ocasiones alternaba con alguna intervención en cintas de amigos de profesión, como por ejemplo "Legítima defensa" ("Rainmaker", 1997) de su descubridor Francis Ford Coppola.

enseguida murmuraba: '¡Oh, Dios mío! ¿qué es lo que va a ocurrir aquí"2

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: 1. http://www.thegate.ca/interviews/m-rourke.php 2. http://www.elmundo.es/suplementos/magazine/2005/294/1116017243.html 3. MILLER, Frank y RODRÍGUEZ, Robert: "FRANK MILLER'S SIN CITY: EL LIBRO DE LA PELÍCULA", 2005, pág. 56