El pequeño saltamontes

"Si no puedes ser el poeta, sé el poema"

DAVID CARRADI NE

a figura de David Carradine (1936, Hollywood, California) quedará perennemente vinculada a una de las series de televisión más exitosas de la historia, "Kung Fu". El personaje de Kwai Chang Caine supuso para este actor de mirada canalla uno de las cimas de su extensísima trayectoria profesional, aunque a también acabó por convertirse en un hándicap profesional del que parecía imposible despegarse, hasta que llegó para rescatarlo el 'repo-man' por excelencia, Quentin Tarantino.

L

David Carradine

Por Lorenzo AYUSO

Conociendo a los Carradine.

David Carradine, o mejor dicho, John Arthur Carradine (nombre de nacimiento del actor) pertenece a una de las sagas de actores más reputadas en el mundo del cine. No en vano, es el primogénito de John Carradine (1906-1988), uno de los secundarios de oro de la época dorada de Hollywood. En su haber profesional, se cuentan títulos tan memorables y recordados como "La diligencia" ("Stagecoach", John Ford, 1939), "Corazones indomables" ("Drums Along the Mohawk", John Ford, 1939) o "Las uvas de la ira" ("Grapes of Warth", John Ford, 1940), y galardones tan importantes como el de Mejor Actor, ex aequo con Vincent Price, Peter Cushing y Christopher Lee, por "La casa de

Sólo con ver semejante árbol de familia, parece obvio que el joven David Carradine acabara dedicándose a la actuación. Sin embargo, en un principio sus miras profesionales se dirigían hacia la música. Y es que estudió Teoría y Composición Musical en la Universidad de San Francisco. Fue mientras componía la música de las obras que preparaba el Departamento de Teatro de su universidad cuando el

las sombras del pasado" ("The House of Long Shadows", 1983, Pete Walter). Además de David, el resto de vástagos de John Carradine también han hecho carrera en la profesión: Keith Carradine (1949, San Mateo, California), actor que alcanzó la popularidad en los setenta gracias a títulos como "Nashville" (Robert Altman, 1975) o "Los duelistas" ("The Duellist", Ridley Scott, 1977); Robert Carradine (1954, Hollywood, California), en cuya filmografía destacan las colaboraciones con John Carpenter ("2013: Rescate en Los Ángeles" o "Fantasmas de Marte"), además de su participación en el producto destinado al público adolescente "Lizzy McGuire"; y Michael Bowen (1953, Texas), secundario habitual de los filmes de Tarantino. También su hija Kansas Carradine (1978), y sus sobrinas, Ever Carradine (1974, Los Ángeles, California) y Martha Plimpton (1970, New York) continuan con la profesión familiar.

gusanillo de la interpretación atrajo su atención. De esta manera, se enroló en una compañía itinerante teatral, con la que profundizó en la obra de uno de los grandes de la literatura clásica, William Shakespeare y en la que se formó como intérprete. Tras pasar una temporada en el ejército, se marchó a probar suerte como actor a la Gran Manzana, Nueva York. Allí encontró la fama y respeto como actor en los circuitos teatrales de Broadway tras intervenir en numerosas obras. Con tan valiosa carta de presentación, regresó a su ciudad natal, con la intención de ganarse un sitio en la meca del cine. Tras intervenir en diversas series de televisión a principios de los sesenta, obtiene su primer papel en el cine en el western "5000 dólares vivo o muerto" ("Taggart", R. G. Springsteen, 1964).

Durante los años posteriores, cimentó un El estigma de sólido currículum "Kung Fu". como secundario en La serie había aupado cintas del oeste como a lo más alto a David "Un paraíso a golpe de Carradine, pero lo revólver" ("Heaven cierto es que ese mítiWith a Gun", Lee co personaje que H.Katzin, 1969), con interpretó fue una Glenn Ford o "Un losa durante las décahombre impone la das siguientes. A parley" ("The Good Guys tir de los ochenta, and the Bad Guys", vivió un largo encasiBurt Kennedy, 1969). llamiento en papeles Además, tenía el honor prototípicos que repede haber intervenido tían la misma fórmuen el primer largomela empleada en "Kung traje en Hollywood de Fu", aunque sin Martin Scorsese, "El alcanzar nunca la tren de Bertha" de dicha ("Boxcar Bertha", David Carradine en pleno duelo de espadas en “Kill Bill: Volumen 2” calidad serie. En definitiva, se 1972), en el que coincidía con su pareja de entonces, Barbara Hershey. hundió en los subproductos de acción y en la serie Era ya una cara conocida, aunque no una estrella. B más casposa. Su intervención en cintas que incluSu todavía incipiente carrera necesitaba un éxito ían en su título palabras tan expeditivas como "morpara pasar a tener esa distinción. Ya lo había inten- tal", "justiciero", "eliminador" y similares fue la constado sin suerte en la segunda mitad de los sesenta, tante de los años venideros. A saber: "Fuerza cuando protagonizó "Shane" (1966), una serie poli- Futura" ("Future Force", David A. Prior, 1990), ciaco de corto recorrido. Sin embargo, la televisión le "Project Eliminator" (H. Kaye Dyal, 1990), "Kárate proporcionaría una nueva oportunidad. En 1972, Cop" (Alan Roberts, 1991). Incluso ha llegado a proBruce Lee había ideado una serie de artes marcia- tagonizar varios filmes de idéntico título ("Martial les para una cadena de televisión, con la intención Law", Steve Cohen, 1990, y "Martial Law", Anthony de ser su protagonista; no obstante, a los producto- Hickox, 1998). Además, sus cacareados enfrentares no les convenció esta idea, a causa de motivos mientos con la estrella de acción de serie Z y héroe raciales (por temor a que el público estadounidense por excelencia de la era Reagan Chuck Norris no aceptara como héroe a un actor asiático; algo durante el rodaje de "McQuade, lobo solitario" curioso, pues años atrás, Lee ya había protagoniza- ("Long Wolf McQuade, Steve Carver, 1983), así como

Golpe (de kárate) de suerte.

La serie fue un auténtico éxito y convirtió a David Carradine en una estrella a nivel mundial. La audiencia de medio mundo no quitaba ojo a las aventuras de Kwai Chang Caine, también conocido como el pequeño saltamontes, un monje shaolin en su viaje por el oeste americano. La popularidad del programa y de su actor principal se prolongó durante los tres años de vida de la serie, de 1972 a 1975, momento en el que David decidió centrarse por completo en su faceta cinematográfica. Todo parecía indicar que la carrera posterior del actor lo elevaría al estrellato hollywoodiense, pero no fue así.

do "El avispón verde" en la televisión), por lo que ofrecieron el papel a otro actor. Ese actor, claro está, fue David Carradine, y la serie, "Kung Fu". El resto es historia.

Primero, pequeño saltamontes; ahora, encantador de serpientes.

con los directores de las películas en las que intervenía conforman la etapa menos brillante y más oscura de su carrera.

Resultaba desesperanzador ver como un actor que se había formado con los grandes maestros del teatro, con Shakespeare a la cabeza, y que había trabajado con directores de la talla de Ingmar Bergman ("El huevo de la serpiente", 1979), Walter Hill ("Forajidos de leyenda", 1980, junto a sus hermanos y junto a otras parejas de hermanos actores, James y Stacy Keach y Randy y Dennis Quaid) o Martin Scorsese hubiera acabado haciendo cosas como "Los chicos del maíz 5: los campos del terror" ("Children of the Corn V: Fields of Terror", Ethan Wiley, 1998). Estaba claro que su carrera necesitaba ayuda para salir de tan profundo bache antes de que caer en el olvido absoluto. Es entonces cuando aparece en escena el inimitable Quentin Tarantino. El director de Michigan estaba en la fase de preproducción de su cuarta (y quinta) película, "Kill Bill", con los nombres en el reparto de Uma Thurman como La Novia y de Warren Beatty como el Bill del título. Sin embargo, a medida que Tarantino y Beatty preparaban este personaje, surgía el nombre de David Carradine a escena, como inspiración para el cineasta, lo cual acabó por hartar al actor de "Esplendor en la hierba". Asó lo explica, con sus propias palabras, Carradine: "Warren Beatty es un excelente actor y director, un hombre guapo, pero nunca ha hecho una película de acción. La cinta, en realidad, es sobre mujeres poderosas, así que Bill también debía serlo. Y Quentin trataba de enseñarle el

concepto poniéndome como ejemplo. Así que Beatty se cansó y le dijo: "¿Por qué no contratas directamente a David?"1. Finalmente, el papel de Bill fue a parar a las manos de David Carradine, que se encargó de componer un personaje tan siniestro como humano. Su sublime interpretación en las dos partes de "Kill Bill" puso su nombre en primera línea de actualidad, regresaron los halagos y las buenas críticas de antaño, y el prestigio perdido le fue devuelto. Resultado: una meritoria nominación al Globo de Oro al Mejor Actor Secundario en 2005, un galardón al que no optaba desde los setenta por ¿lo adivinan? "Kung Fu". Un dato curioso que surge al repasar la extensa filmografía de David Carradine es que antes de rodar "Kung Fu", no tenía conocimiento alguno de las artes marciales; sin embargo, a raíz de la serie, se convirtió en un auténtico sabio de las artes marciales y la filosofía oriental. Incluso escribió un libro sobre estos temas, "The Spirit of Shaolin". Pero además de su faceta interpretativa, ha tocado todos los palos artísticos, escultura, pintura, y como no, la música. Ha compuesto más de sesenta temas de música folk y ha compuesto varias bandas sonoras. Por si esto fuera poco, también probó suerte como director y guionista durante los setenta, con varias películas claramente influenciadas por el movimiento hippie que se gestaba en esa época: "You & Me" (1975), "Mata Hari" (1978) y "Americana" (1983).

Polivalencia.

Quentin Tarantino habla sobre David Carradine

Todo esto y mucho más conforman la carrera de este actor nato, que aún sigue y seguirá dando guerra a golpe de filosofía oriental y letales golpes de kung fu. Porque, no lo olvidemos, siempre será el pequeño saltamontes.

Las palabras acerca de Carradine que pronuncia el verborreico Tarantino no dejan lugar a dudas sobre la admiración que siente por el actor protagonista de “Kill Bill”: “La gente de mi edad creció viendo la serie de televisión “Kung Fu”; fue una de esas series que se una vez dan cada tres años y se convierten en un fenómeno cultural popular. Los actores de esas series por un tiempo son casi como estrellas de rock. David Carradine era toda una estrella estrella de rock”, recuerda el director, que prosigue: “Lo guay es que para toda una generación que no conoce “Kung Fu”, ni “La carrera de la muerte en el año 2000”, ni “Forajidos de leyenda”, no será David Carradine, sino Bill. Para mí siempre será Kwai Chang Caine, y para ellos siempre será Bill.” 2 Si Quentin Tarantino se deshace en elogios para David Carradine, este no va a ser menos, y le regala uno de los más valiosos piropos que se han podido escuchar: “He interpretado 11 obras de Shakespeare, y ese tío escribe bastante bien también, pero para mí, Quentin es el mejor”.2

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS: 1. http://www.elmundo.es/metropoli/2004/07/20/cine/1090345528.html 2. MIRAMAX TELEVISION “The Making of Kill Bill Volume 2”, EE UU 2004