Las Postulaciones

Otra típica, monótona e interminable tarde. La lluvia se dejaba caer sobre la ciudad, mientras miraba por la ventana imaginándola en las formas que dibujaban las gotas de agua mientras bajaban por el cristal. Esme, Carlisle, Jasper y Alice estaban de caza y no regresarían en un par de días. Alice se dedicaba por completo a vigilar nuestro futuro y el de Bella, buscando siempre alguna amenaza. Me había prometido que nada pasaría ese fin de semana y que podíamos estar tranquilos hasta su regreso. Me sentía confiado sobre sus visiones, como nunca lo había estado antes. Sabía ahora, que en ella siempre podría confiar. Desde nuestra aventura en Italia estábamos más unidos que nunca. Jasper también había cambiado. Al parecer el profundo temor de perder a Alice había obrado en el un gran cambio interior, y yo estaba complacido que por fin ocurriera. Podría sentirme tranquilo cuando Bella pasara por nuestra casa. No era que pasara mucho tiempo por aquí. La ultima vez que ella puso un pie en casa de mis padre fue aquella madrugada cuando resolvieron todo el famoso asunto de su transformación y todo por culpa de su supuesto amigo. El castigo impuesto por su padre solo me afectaba en gran medida a mi. Alice era libre de ir y venir de casa de Bella cuantas veces quisiera. Pero de todas maneras mi hermana también quería que terminara pronto el castigo impuesto por su padre.

En esos momentos Emmett se encontraba frente al televisor disfrutando de un juego de Béisbol y alegremente no paraba de aplaudir cada vez que su equipo favorito anotaba una carrera. Rosalie estaba demasiado ocupada para que sus grito la molestaran. Peinaba por décima vez en lo transcurrido del día sus largos cabellos, muy complacida por el brillo que este tenía. Por mi parte aquella no era mas que otra tarde aburrida. Charlie había intensificado el castigo anterior que ya pesaba sobre la cabeza de Bella y ahora solo se me permitían visitas de siete de la tarde a nueve y media. Claro que nos veíamos a diario en el instituto pero simplemente no era suficiente. Estábamos resignados, ambos por igual, a cumplir el castigo impuesto sin decir palabra alguna de disgusto. Solo el ir al correo esta mañana había roto el esquema del día. Los plazos para las postulaciones a las universidades ya estaban por vencer y aun no teníamos claro donde estudiaría Bella. Ella se negaba a tomar enserio mis palabras y argumentaba que no debíamos dedicar tanto tiempo y esfuerzo a algo que jamás se concretaría. Seguía tercamente empecinada en que su transformación fuera después de la graduación, pero no me daría por vencido tan fácilmente. Hoy debía retirar mas formularios del correo y enviar otros a diferentes lugares. No seria difícil ingresar a cualquier universidad que yo quisiera, con mis altas calificaciones aquello de las postulaciones era solo un tramite para mi y hoy había recibido respuesta Universidad del Sudeste de Alaska. “Agradecemos el aporte que tan generosamente envió. 1

Aunque aun no nos conformamos con que se negara a que la nueva biblioteca llevara su nombre. Le pedimos que si cambia de parecer nos lo haga saber”. Pero supongo que a Bella no le gustaría pasar las tardes estudiando en la Biblioteca Cullen. Sin duda que habría sido extraños, aun para mi. “Con respecto a la Señorita Swan, se ha hecho también una excepción con los plazos, pero sepa usted que esta es la única y primera vez que nuestra distinguida casa de estudio hace este tipo de excepciones. Además le recordamos que dicha excepción no guarda relación alguna con su generoso aporte. Solo queremos que dicho asunto este completamente claro para evitar malos entendidos. Una vez aclarado esto no nos queda nada mas que darle la bienvenida” Y aunque no estaba conforme con la decisión de estudiar el Alaska, supongo que esa opción era mejor que ninguna. Habían muchas cosas que tenía en pro y en contra la alejada y distante Universidad, y sabia que el estudiar ahí era como aceptar su sentencia. Pero yo tenía otros planes en mente. Además tenía otro problema entre manos. Dos veces por día y siempre sin tener señal, hacíamos un registro minucioso de todos los alrededores. Siempre pendientes de algún indicio , de algún rastro que nos indicara la presencia de Victoria. Nuestro exhaustivo reconocimiento nos llevaba muy cerca de la línea del tratado. Estábamos plenamente consientes de no acercarnos demasiado, lo hacíamos solo un poco, solo para cerciorarnos que Victoria no hubiera pasado por ahí. Pero al percibir el hedor de los licantropos retrocedíamos lentamente. No era prudente forzar la situación más de la cuenta. Las cosas habían quedado muy claras la última vez. Creí que tal vez, la traición por parte de Jacob Black haría mella en su relación, pero solo había sido un tonto al pensar algo así. Me irritaba de sobre manera que Bella no comprendiera que su amigo se había convertido en una criatura peligrosa. No podía comprender como ella quería estar cerca de esas criaturas hediondas e inestables. Medí a Jacob Black como mi oponente en todo los sentidos imaginables. Mis capacidades físicas estaban muy por encima de el, en un enfrentamiento yo saldría airoso sin dudarlo. También lo medí como mi contrincante por los afectos de Bella, pero despache rápidamente esas entupidas ideas. Solo un ser sobrenatural llenaba su corazón y ese era yo. Pero aun sabiendo todo eso, aun estando completamente consiente que yo estaba sobre él, en todo sentido, aun así, no podía evitar sentir… celos.

Cada vez que Bella se perdía en sus secretos pensamientos, presentía, sabía que era en él en quien pensaba, era a él a quien extrañaba. Entonces luchaba internamente contra la rabia, contra la impotencia. Luego, al salir por su ventana corría con todas mis fuerzas hasta volverme casi invisible, pendiéndome en el bosque. 2

Corría tratando de dejar atrás todos los impulsos, todas la ganas de cruzar la línea e ir por él a la reservación, abrir su pecho y tratar de descubrir donde se encontraba aquel hilo invisible que los mantenía unidos. Pero claro que no me permitía ser dominado por esos sentimientos, yo era un ser pensante, racional. Un ser completamente capas de soportar que otro hombre o licántropo en esta oportunidad, encontrara atractiva a mi prometida. Porque después de todo eso era lo que realmente importaba, Bella era “Mi Prometida” Todas esas cosas me mantenía ocupado mientras no estaba junto a ella. Divagando, planeando, soñando con el futuro. Pero no era suficiente, nunca lo era. Contaba las horas, los segundos para estar junto a Bella nuevamente. —“Bien…”—. Gritó de pronto Emmett. Dejé de mirar por el ventanal para dedicar mi atención. Su equipo había ganado y estaba ahora de buen humor. —Supongo que ahora puedes dedicarme un poco de atención—. Decía Rosalie desde lo alto de las escaleras. —Heee. Si. Si cariño. En un momento, solo quiero cambiar de canal. Trasmitirán… —. —Si. Claro. Solo que después no vengas a pedirme que te consienta un momento—. Le contestó molesta ahora mi hermana. —¿Que dices mujer? A mi nadie me consiente—. Le respondió nervioso poniéndose de pie. Ella le miró entrecerrando los ojos y se dio media vuelta para marcharse ahora muy enfadada. —Esta loca hermano, loca. Te juro que hay veces…—. —¡Te estoy escuchando!— Gritó Rosalie desde su dormitorio. Ahogué la risa sabiendo que eso solo lograría incrementar la rabia de Rosalie y la vergüenza de mi pobre hermano. —Solo déjalo—. Le dije tratando de sonar seriamente. —Solo déjalo así—. Emmett era sin duda uno de los vampiros mas fuertes que había conocido. Pero en su interior era un hombre enamorado, tan enamorado como yo. Y aunque no entendía como podía estarlo de Rosalie, comprendía la naturaleza de sus sentimientos. Pasión, dependencia, entrega, devoción... Deseo. Fundidos en una solo sentir. Lo sabia muy bien, eran el espejo de los míos hacia Bella. Ahora estaba nuevamente triste, lo estaría hasta volver junto a ella. Busqué en la profundidad del bosque, parado frente a la ventana con los brazos cruzados sobre mi pecho. “Maureen Gardiner, Geoífrey”… Como una campanada en mi cabeza aquellas palabras me sacaron de mis lamentaciones.

3

—¡Espera!— Le pedí a Emmett mientras prestaba atención. Emmett dejó de pasar los canales y se quedó mudo, paralizado con la mano alzada y el control remoto apuntando hacia el televisor, sin comprender mi reacción. Corrí hacia él, tomando casi bruscamente el control de sus manos. Rápidamente pasé los canales hasta encontrar lo que estaba buscando. “El Departamento de personas extraviadas en un comunicado de prensa informó que hasta el momento se han reportado 20 desapariciones en lo que lleva transcurrido el mes. Una cifra jamás vista antes. Aunque no existe rastro alguno de los desaparecidos, la policía sigue llevando a cabo todas las diligencias. Pero por la falta de pistas y las extrañas condiciones en las cuales se desarrollaron tales desapariciones, hace aun mas difícil la labor. Y en otras informaciones, crece el conflicto en el Medio Ori…” —¡Rayos¡—. Dejé escapar y apagué el televisor. —Mmmm Edward?—. Dijo Emmett mientras me alejaba. —¿Que?— —Si no te molesta, quisiera poder ver la televisión—. —Hoh. Si, claro. Toma—. Y le entregué el control remoto. —Por favor, chico. Mírate, pareces un fantasma más que un vampiro. ¿No crees que Seattle esta muy lejos como para preocuparse? —Si. Tienes razón, creo que aun no hay nada de que preocuparse. No mientras no se acerque—. —Tranquilo, una ciudad grande es el paraíso para un neófito, creo que no querrá moverse en un largo periodo. —Tienes razón, es solo que donde quiera que mire no puedo evitar ver las garras de Victoria. —Alice verá cuando se acerque, ella o cualquier otro—. —Te lo agradezco Emmett de verdad. Ahora será mejor que me marche de una buena vez a casa de Bella—. —Ok. Salúdale de mi parte y no te preocupes por nada, esta noche nosotros nos haremos cargo. Salí de casa con la sensación de que algo no estaba bien. Más ansioso que nunca por llegar pronto a casa de Bella.

Carlisle me había hecho notar aquellas extrañas desapariciones y las muertes en Seattle de un tiempo a esta parte. Ahora era mas que claro que se trataba de un neófito suelto en la ciudad. Al principio no era algo para alarmarse, pero cada vez que aparecía otra victima o cada vez que desaparecía una nueva persona, me sentía mas intranquilo. 4

Perfectamente podía tratarse de un loco, de un enfermo que andaba por ahí. Pero todos mis sentidos me decían que Victoria tenía algo que ver, que con ella suelta era mejor no pasar nada por alto. Conduje rumbo a su casa siempre con la sensación en mi cabeza y al llegar ahí, me estacione detrás del coche patrulla. Aun faltaban algunos minutos para que comenzara la hora oficial de las visitas ¿Pero que podía hacer, donde más podía estar? Y aunque la lluvia caía fuertemente, podía escuchar claramente sus palabras, como si estuviera ahí, junto a ellos. Si cerraba mis ojos podía imaginar toda la escena. Bella sentada junto a su padre hablando de… hablando de.... Haaah. Mi tema favorito. “La Universidad“. Ella también había recibido noticias desde Alaska, tendría que poner mi mejor cara de asombro cuando me contara. —Así que... —. Dijo su padre mientras ordenaba las ideas en su cabeza, arrepintiéndose al último minuto —Así que, ¿qué?—. Preguntó ahora curiosa Bella. Ya era hora de visitar formalmente a mi prometida. Bajé del coche y caminé humanamente hacia su casa mientras su padre se animaba a preguntar sobre mis planes para el próximo año. —¿Y bien? — Dijo Charlie presionando su respuesta. Golpee su puerta interrumpiendo aquel interrogatorio. —¡Entra!—. Gritó Bella mientras su padre lanzaba con un coloquial “Lárgate” El Jefe Swan seguía muy molesto y desilusionado de su hija por haberme recibido después de todo lo ocurrido. Sin mencionar el asunto de las motocicletas. También me culpaba de ello y yo no lo rebatía. Sin duda que yo era el culpable, prácticamente la había lanzado a las garras de los peludos, hediondos y desagradables licántropos de la reservación. Su padre ahora mantenía siempre una idea fija en su mente. Pensaba que Jacob Black era el mejor partido para su hija. Y tal vez, en otras circunstancias, yo mismo habría estado de acuerdo con aquella idea. Pero muchas cosas habían sucedido este último año. Sin duda que ahora Bella estaba más segura a mi lado que al lado de un temperamental chucho. Fue el alocado correr de Bella hacia la puerta lo que borró el recuerdo de mi último encuentro con su joven amigo. De golpe abrió la puerta y ahí estaba, delante de mi, la única razón por la cual existía. La fuente de toda mi alegría, mi luz personal. Mi única y total razón de cordura. Mi Bella, mi vida. Demasiadas horas habían transcurrido desde que había saltado por su ventana aquella mañana de sábado. Su padre se había quedado en casa, obligándome a separarme de ella. 5

aun sabiendo que no era un hombre propiamente tal. Pero también despertaba en mi otro instinto. La impaciente voz mental de su padre en mi cabeza se evaporó de golpe mientras disfrutaba el placer que me producía su fragancia. Mi sed se había transformado en un dolor gratamente asumido y controlado. No existe nada mas afrodisíaco o perturbador que el comprobar que el deseo por el ser amado es correspondido. Le pregunte mientras acariciaba su mejilla. Para mi también lo ha sido— Mañana sería lo mismo y el siguiente también. Sentí la corriente eléctrica unos segundos antes que Bella tomara mi mano entre las suyas. el abrigo de los cielos cubiertos. para mi. Atraje su mano hasta mi rostro. —Como ha sido tu tarde—. Salvo. tratando de recuperar el control sobre mi mismo. Siempre podía soñar mientras me perdía en sus ojos. ¿Qué más podría querer un hombre? ¿Existe en el mundo alguna felicidad que sea mayor que saber. era increíble comprobar que casi a cien años de haber nacido me sintiera aun como todo un hombre. Bella casi sobre mi. 6 . quemando casi hasta mi resistencia. En esas oportunidades sentía como las llamas quemaban mi boca. claro esta en algunas ocasiones en que se mezclaba con la pasión y el deseo. uno casi tan poderoso. Así hasta que por fin estuviéramos juntos sin necesidad de separarnos jamás. mis venas y mi cuerpo completo. Veía entonces la frustración en su rostro. como si el tiempo transcurrido fuera mayor. Como si hubieran pasado años en vez de solo horas y sin duda así lo había sentido. Me recordaban que teníamos un futuro. Dijo entregándome una segadora sonrisa.En silencio nos miramos. veía como correspondía a mi deseo. embriagando todos mis sentidos. Era tan placentero su contacto. la sed por su sangre. Entonces me alejaba rápidamente de ella. mientras cerraba mis ojos. Nuestros ojos se encontraron y vi brillar en ellos la felicidad. Me vi reflejado en sus pupilas. llenos de sueños. grandes como espejos. —Demasiado lenta— —Si. Sabía perfectamente como se sentía en ese momento. aquello era mas que suficiente para ser completamente feliz. Era maravilloso descubrir todas aquellas reacciones de mi cuerpo. con los ojos anhelantes y casi suplicantes. Bella no sentía vergüenza de aquellas sensaciones y eso no hacia las cosas mas llevaderas para mi. mientras me sentía fascinado y sorprendido al mismo tiempo. recorriendo mi cuerpo de golpe. Despertando inconscientemente y sin poder evitarlo. su aliento contra mi cuello. jadeando. mi lengua. para mi también era reconfortante estar nuevamente junto a ella. En ellos siempre veía un bosque sin fin. juntos por siempre. el comprobar día a día que eres capas de hacer feliz a la mujer que amas? Creo que no. sus manos entre las mías quemando mi piel. esperanzas e ilusiones. —Eh —.

—Todavía nos quedan algunas fechas abiertas. muchacho. “Espero que sea en una muy. Bella y yo estábamos hablando del próximo año. Le dije justo cuando llegó a la puerta. como siempre. ¿No es el dinero una herramienta para ayudar a nuestros seres amados? Esa era la razón por la cual no sentía culpa o remordimiento al entregar aquellas “Donaciones”. Me encontraba en esa tarea cuando ella dejó sobre la encimera la vieja copia de Cumbres borrascosas. en esta ocasión Maquiavelo tenía toda la razón… “El fin justifica los Medios” y para mi el que Bella fuera aceptada en una buena y prestigiosa universidad justificaba todos los medios. pero aún estoy valorando mis opciones—. No quería presumir sobre ese asunto. —He recibido unas cuantas cartas de aceptación. lo evitaba cada vez que le era posible. —¿Dónde te han aceptado? —. No me hacia mucha gracia el tener a mi futuro suegro con tal predisposición. Cuado estaba a punto de preguntar sobre las motivaciones que tenia para leerlo nuevamente su padre me dirigió la palabra. Estaba seguro que ya lo sabía de memoria pero ella continuaba leyendo una y otra vez.. Preguntó cruzándose de brazos. Dejó escapar un gemido de angustia. Bella retiró algunos platos y el periódico de la mesa y me dispuse a organizar los formularios para que ella pudiera completarlos. —Syracuse. Le dije respondiendo a sus silenciosas preguntas.. al menos no quería presumir demasiado. un tanto incrédulo ante mis palabras.. No pude evitar reír al ver la expresión de horror que le producían mis palabras. Harvard. Contesté. pero ya tendría tiempo para ganarme su confianza nuevamente. Pero antes de hacer eso tenia otra batalla que lidiar el día de hoy. me saludo de mala gana mientras me mandaba a volar en su mente. —Buenas tardes.. Era muy extraño que lo hiciera. mas huraño y molesto que nunca. Podía leer las preguntas en su mente como si estuvieran escritas en su frente. —Hablando de solicitudes de universidades. ¿Has decidido ya dónde vas a continuar los estudios?—. Le dije a Bella mientras le enseñaba el sobre. y hay ciertos lugares que estarían encantados de hacer excepciones—. —He traído otro juego de formularios —. El día de hoy había traído una buena cantidad de ellos y seguramente no podría contar mucho tiempo con la buena disposición de Bella por mucho tiempo. —Todavía no—. Dartmouth.Fueron las pisadas de su padre las que me obligaron oportunamente a volver a la realidad.. pero muy lejana de aquí” Pensaba su padre.. Charlie —. Le dije mientras le obligaba a entrar a la casa hasta llegar a la cocina seguidos en todo momento por su padre.—. Él. —¿Vamos? —. debía completar los que para mi eran mas importantes primero. 7 . creo que comprendía muy bien que aquellas excepciones estaban directamente ligadas a una cuantiosa suma de dinero.

.. —Vaya. Su padre suspiró mientras me dejaba ver un recuerdo todo el asunto de la supuesta libertad. Lamentablemente aquella palabra estaba ligada a otra muy desagradable para mi… Jacob Black. Si no hubiera estado observando en todo momento a Charlie. —Humpf—. Ya. ese era el precio que debía pagar para disfrutar de dicha libertad. Jacob Black era la condición que su padre imponía.. Fue entonces cuando Bella comentó muy alegremente que ella también había sido aceptada en la Universidad. Dijo su padre molesto por mi intromisión. La sola idea de imaginar a Carlisle sermoneándome era completamente absurda y sin dejar de ser cortes. pero no estaba en mis planes entrar a ellas. pero que muy bien—. Sin inmutarme ante su descortesía. Dijo su padre muy sorprendido.— . no sin antes recordarle a su hija que debía marcharme a las nueve y media. Como si pudiera olvidar que solo me quedaba menos de dos horas para estar con ella.—. realmente no la tendrás en cuenta cuando puedes acceder a estas estupendas universidades. Quiero decir que tu padre no querrá que tú.. Pregunté animado... Aun sin voltearme completamente.” Pensó su padre mientras nos observaba estupefacto. —Estupendo —. pero la Universidad de Alaska. “¡Por favor!…. papá. le aclaré que mi padre estaba de acuerdo con todas las decisiones que yo tomara. comenté que Alice estaría encantada con la noticia. Charlie rectificó el nuevo horario aclarando que dicho horario se mantenía en los días de clases. —¿Bella ya no está castigada? —.. pero era solo la excusa para pasar tiempo con Bella. pero yo era feliz con esa gran amistad. —Esto. Dijo Bella en ese momento. ante lo cual la felicite en medio de una gran sonrisa. no sin Bella a mi lado y hasta el momento solo una cumplía con ese pequeño requerimiento. “¡Esto debe ser una maldita broma!“. —¿recuerdas la conversación que acabamos de tener sobre mi libertad.. con ese cariño que se había forjado entre ambas. 8 . Se limitó a murmurar para luego dar media vuelta y agregar que iría a ver el partido. —Con una condición —.?—.Algunas de las mejores universidades del país habían respondido a mis solicitudes. Desde hace un par de días que quería salir de compras a la ciudad. —¿Y a ti qué más te da?— Agregó bruscamente. Sin duda el tener o compañía para salir de comprar no era un impedimento para ella. pude ver en el rostro de Bella la emoción ante este echo y le guiñé un ojo en un disimulado movimiento. Fue lo único que logró decir.. Conocía a cierta persona que estaría muy feliz con esa nueva noticia. no le hizo mucha gracia a su padre el que yo también hubiera sido aceptado en la Universidad del Sudeste de Alaska. —¿Harvard? ¿Dartmouth?—. eso está muy bien. hubiera creído que se estaba ahogando en ese preciso momento. Como era de esperar. Era una gran y sorprendente… coincidencia.

sobre todo ahora con todas aquellas muertes y desapariciones. Tal vez. Además con la suerte que tenía Bella sería muy probable que además de caerle un rayo se topara de frente con lo que estaba causando las muertes. Estaba completamente de acuerdo con su padre. la policía seguía teniendo solos sospechas. Estiré mi brazo para tomar el periódico que Bella había dejado sobre la encimera para leer los detalles del articulo que tenía un gran encabezado. Lo único que él buscaba era el mantener a salvo a su hija. En todas la muertes aparecía el mismo Modus Operandi. Dije interrumpiendo a Bella. su instinto de padre le advertía que podría ser peligroso ir al ciudad. Se espera que mañana se tenga un tenga un extenso reporte y una medida de soluciones para encontrar al o a los responsables de todos esas trágicas muertes“.. LA POLICÍA TEME LA IMPLICACIÓN DE BANDAS CRIMINALES Como Jefe de la Policía local.. Queda descartada la venganza o el agobio por deudas económicas. Preguntó Bella mientras me concentraba para encontrar alguna respuesta coherente en la mente de su padre… y sin dificultad alguna pude comprender sobre que se trataba todo el asunto.—Y estoy seguro de que a Bella le encantará un poco de ambiente urbano —. ¿vale?—. Charlie estaba mejor enterado de los pormenores de los asesinatos en Seattle.. Charlie —. —Pero ¿qué. —¡Papá! Pero ¿qué problema hay?—. el había descartado hace mucho tiempo atrás las suposiciones de que se trataría de una banda. maltrato o problemas dentro del matrimonio“. “Referentes a las desapariciones se han descartados los principales motivos por los cuales las personas tienden voluntariamente a desaparecer. —En realidad. sino a Portland. Desde luego que no—.. y le entregué los formularios para que 9 . Dijo su padre repentinamente muy molesto. —De acuerdo—. —Quiero que te mantengas lejos de Seattle. Agregó Charlie para luego salir de la cocina. No la llevaría a Seattle de ningún modo. “El Alcalde de la ciudad ha llamado a reunión extraordinaria para el día de hoy a todos los altos mandos de la policía. SE ELEVA EL NÚMERO DE VÍCTIMAS MORTALES. —¡No!—. Para un día que voy a estar en Seattle no me. Mi familia y yo estábamos muy consientes de todos esos hechos.? — Comenzó a decir Bella cuando su padre ya estaba instalado frente al televisor. —Papá. no me refería a Seattle. Le ordenó. Dije sin mirarle mientras leía la noticia y nada nuevo encontré en el papel. hay más probabilidades de que me caiga encima un rayo. pero le pedí que esperara un momento. un encabezado digno de temer para cualquier humano. —De acuerdo. Dije sonriéndole a ella.

es más. el peligro podría estar afuera. Pensé en las posibilidades que existían de que todo lo escrito en el periódico fuera verdad. 10 . “Los familiares están en contra de la teoría que en primera instancia había entregado la policía alegando que los desaparecidos en cuestión. disfrutaban de un buen momento en sus vidas tanto laboral como familiarmente". no se descarta una guerra entre grupos rivales y las muertes solo serian el lamentable resultado de aquellas rencillas“. Pero no estaba dispuesta a cooperar en el asunto. voltee apartando mis ojos del espeso bosque. pero solo inspiró profundamente. La región estaba colindante a la Reserva Nacional Adirondack. —Esto no es serio. —Creo que New Hampshire podría gustarte. Sin dejar de leer le entregue las solicitudes. “ La biblioteca Cullen” —¿Por qué estamos teniendo otra vez esta discusión?—. ¿Porque era tan testaruda. le cobraría hasta los interés si ella así lo quería. resignada pero no aun convencida. Bella resopló molesta arrastrando los papeles hacia un lado sobre la mesa. Emmett me había contado de sus aventuras en el parque tras la huella de un oso grizzly. —¿Entrará eso también como parte del préstamo? ¿La nueva ala Cullen de la biblioteca? —. ella no pensaba de la misma manera. alejándome de mis pensamientos. Todos mis sentidos me decían debía estar alerta. Agregó molesta. Le sonreí tratando de convencerle. Dejaría que me devolviera el dinero si eso le hacía sentirse mejor. ¿Qué daño le podría provocar unos simples e inofensivos documentos? Bella siguió discutiendo. Hay un montón de cursos complementarios para mí por la noche y los bosques están apropiadamente cerca para un excursionista entusiasta. Cuantas posibilites de eso habría?.comenzara a completarlos mientras terminaba de leer el artículo. ¿Dartmouth?—. Edward. Ahogue la risa que me dio al recordar la nueva biblioteca que se estaba construyendo en estos momentos en Alaska. pero creo que se había demorado un poco más de lo que tenía previsto el darse cuenta del origen del formulario. “Se especula que al parecer se trataría obrar de varias pandillas las encargadas de sembrar el terror en la ciudad. si tenia un poco de suerte habría completado las que me interesaban sin que se diera cuenta. era demasiado inteligente como para creer que la aceptarían en la universidad de Dartmouth sin el pago de algún tipo de incentivo. y llenos de fauna salvaje—. No había tomado el tiempo. detrás de cada árbol en el espeso bosque se que apreciaba por la ventana de su cocina. porque no podía llenar los formularios y ya?.

—Las tendré luego—. —No hay prisa. Dije mientras mi brazo cruzaba la mesa para acariciar su rostro. un montón de dinero. Era más que obvio que este día no lograríamos llegar a algún acuerdo en cuanto a la universidad y por ende a la continuidad de su tan poco ponderada humanidad. Le recordé que el momento aun no estaba decidido. De que servia todo el dinero que tenia si no podía darle absolutamente nada a mi prometida? No podía creer que otra vez estuviéramos discutiendo sobre ese asunto. Agregó cruzándose de brazos. ¿Acaso no comprendía que solo quería lo mejor para ella. Dijo sorprendida al descubrir que me había adelantado a sus actos. No 11 . pero ambos sabemos que no voy a estar en condiciones de ir a la facultad el próximo otoño. todavía le quedaban demasiadas experiencias humanas por vivir. Pero Bella veía peligro donde no lo había. —Estoy de acuerdo en guardar las formas por el bien de Charlie. espantar todos los atroces recuerdos que seguramente nublaban su entendimiento y la impulsaban a tomar la decisión de convertirse en una eterna condenada por miedo a encontrar la muerte en manos de lo Vulturis. Bella—. Yo podía imitar perfectamente su letra y además ella ya había escrito casi la totalidad de los datos requeridos. —No empieces—. Podría disfrutar un semestre o dos. que era una coartada tan buena como cualquier otra. Entrecerró los ojos y en un susurro me reprochó que con mis actos me estaba pasando de la raya.Solo por precaución. Dijo Bella interrumpiéndome. no había necesidad que apresurar las cosas. Ni de estar en ningún lugar cerca de la gente—. Quería entrar en su mente. —No voy a escribir ninguna solicitud más—. Pero de pronto la furia en su rostro de desvaneció y el dolor ocupó su lugar.. Pensaba que era un asunto demasiado peligroso como para tomarlo a la ligera. —No hay una segunda oportunidad para ser humano. Se limitó a suspirar para luego pedirme que fuera razonable sobre la fecha. tomé rápidamente los documentos de la mesa guardándolos a salvo en el bolsillo de mi chaqueta. Pero después sería demasiado tarde. Era tan divertido verle. —Bella—. tan pequeña. Al escuchar mis despreocupadas palabras me miró con cara de pocos amigos. La habían aceptado en la Universidad de Alaska y creía que podía pagar la matricula del primer semestre. que no había necesidad que tirar. —¿Qué estás haciendo? —. Bella estiró los brazos dispuesta a tomar los papeles que yo guardaba ahora como un tesoro. Traté de defender mi posición. según ella. tan indefensa y con cara de furia.

12 . ¿Acaso estaba tan impaciente por ser una acecina. Tú no dejarás que me comporte así. Sentí como un puñal invisible entraba por mi dura y halada piel y partía en dos mi dormido corazón. seguramente hoy tendría pesadillas. Viviremos en la Antártida—. Apreté mis dientes ahogando el gruñido que trataba de emerger por mi pecho. Sediento de sangre. La existencia de monstruos no deja de tener consecuencias monstruosas—.dejaré que nadie te haga daño. —¿Es un. Tiró el periódico con un golpe de su mano. no tenía idea de lo que estaba diciendo. Bella—.. No podemos ni siquiera prestar atención a la situación hasta que no se nos acerque más a casa. Respondió en un susurro entregándome una pequeña y fingida sonrisa. sin entender que tenía que ver la noticia con nuestra discusión. tal como habíamos planeado—. tal y como lo fuimos todos—. —A mí no me sucederá lo mismo. Miró el periódico y luego a mi con incredulidad. Resople por la nariz al recordar el espantoso sabor a la sangre de pingüinos. —Esta información indica que un vampiro recién transformado anda suelto en Seattle. Le aseguré. siempre de noche. vampiro quien ha hecho esto?—. —Quiero darme prisa —. Esto pasa siempre. No sabía lo que pedía. Y al parecer nadie se estaba haciendo cargo de ese nuevo vampiro. Le comenté seriamente. En una mueca le aseguré que la mayoría de las horrendas noticias que llenaban los periódicos eran provocadas por vampiros. los pocos cadáveres que se habían logrado recuperar. también ella quería matar indiscriminadamente a hombres y mujeres inocentes cuando fuera victima de la sed eterna que rige la vida del vampiro? Puse el periódico sobre la mesa apenas teniendo cuidado de no partir la mesa de un golpe. Me miró sorprendida. le había afectado mis crudos comentarios. Todas se habían producido de manera insólita. no es nuestro problema. —Los monstruos no son cosa de risa. Para los de nuestra especie era fácil reconocer las señales que pasaban desapercibidas por los ojos humanos. —Yo también deseo ser un monstruo—. entonces. salvaje y descontrolado. mostrándole en encabezado de la pagina principal.. —Bien. Dijo Bella después de un momento. —Hemos estado vigilando la situación desde hace unas semanas—. pero siempre estaría a su lado para velar su sueño. Todo indicaba que las desapariciones así como las muertes eran obra de un neófito. —Alaska. Había terminado de leer el articulo y creo por fin comprendió que ser un monstruo no era cosa de bromas. Puedes tomarte todo el tiempo que quieras—. Respondió a mi comentario con un risa nerviosa. la falta de cualquier otra evidencia. Agregó ahora un poco mas tranquila.

—No debería haberlo sugerido—. Y además sin causa ya que ella no había hecho nada malo. Debía hacerme cargo de mis acciones. Estiré mi mano.. ¿Que era una condición de su padre? ¿El estar al lado de una bestia sin control. —Era mi mejor amigo. es una de las condiciones de Charlie. lejos de eso estaba. Se lo debo. Por supuesto que me desagrada la idea—. Es sólo que. Sé que no es lo mismo. de pronto sentí como se ampliaba el pequeño espacio que nos separaba. —Charlie dice que Jacob lo está pasando mal. Bella el tratado se rompería si alguno de nosotros atravesáramos sus tierras. Además con mis brillantes palabras lo único que lograba era atormentar a Bella. Su corazón se detuvo mientras expiraba violentamente. es por mi culpa—.. cualquier cosa en vez de pingüinos. Maldito debía ser el día en que se me cruzó por la cabeza la genial idea de irme de su lado. Los osos polares eran muy fieros y además podríamos variar la dieta. Grrrr ¿Porque teníamos siempre que estar discutiendo por causa de 13 . casa uno sentado a un lado de la mesa. podía ver cuanto dolor le causaba. Pero Bella no respondió a mis entusiastas palabras. alejándonos mas y mas a casa minuto. Comentó débilmente mientras contemplaba sus manos que se habían transformado en puños. —Lo sé. esa era la condición? —Ya sabes que está fuera de discusión que andes con un licántropo sin protección. Que diferente es pensar algo. bueno. al igual que en esta... No entendía su reacción. olvídate de los lobos. Su voz era débil. prefería saber de una vez y así dejar de pensar en ello una y otra vez. Pero mi dolor no era nada en comparación al que le había provocado y ahora veía que sufría. entonces. —No te preocupes—. Le dije manteniendo la compostura. No quería herirle. borrando aquella desagradable sensación. —También abundan los lobos—. sin duda que esa acción pesaría en mi cabeza por todo el resto de mi existencia. La idea me pareció genial.—. ¿Qué había de malo en querer cenar unos cuantos lob…? ¡Rayos…! —Vaya.. algún sitio con osos en abundancia—. ¡Maldito Jacob Black!… Pero nuevamente maldecía a la persona equivocada. —Perdona mi falta de consideración—. Agregué arrepentido de mis palabras. Y de todos modos.—Sólo que nos vendría mejor algo mucho más lejano que Juneau. Tome cuidadosamente su barbilla. obligándolo suavemente a levantar su rostro y poder contemplar sus ojos. ¿Quieres que empecemos una guerra?—. estaba pensando justo en Jacob antes de que vinieras—. Edward. si la idea te repugna—. Pero prefería escucharlo.. Edward. siempre lo había echo durante mi corta vida humana. suponer algo a comprobarlo. —He de hacer las cosas mejor. —Lo siento. Siempre querría escuchar lo que pensaba aun cuando ello me hiriera. De verdad—. No debería haber reaccionado de ese modo. Se siente muy dolido y. El silencio reinó entre nosotros. nuevamente recurriendo a mis décadas de autocontrol..

sentado frente a ella sin poder mirarle a los ojos. ¿Cumbres borrascosas? Debía componer las cosas. Agregue medio en broma. no queria discutiendo sobre cualquier otro asunto. que enamorarte de algo tan. me cuesta entender que te guste—. ¿por qué lo lees una y otra vez?—. Estaba molesta.. si alguno de ellos poseyera alguna cualidad que lo redimiese. sino de odio—. sin embargo ahí estaba. medio en serio. —Qué es lo que tiene que te interesa tanto?—. No habia necesidad de ser tan intransijente. extrañaba su contacto. Bella también estaba de mejor humor. Deje de acariciar su rostro. sus personajes tenían escasos valores éticos. Ya casi podía ver de nuevo el brillo en sus ojos. No es una historia de amor. Aclaré las ideas en mi mente. la habia anelado con todo mi ser. traición. Nunca había entendido el por que Bella disfrutaba de esa lectura. todo el libro era mentira tras mentira.. mirando…. Vi como nuevamente sus ojos brillaban para mi mientras me respondía. creía que yo tenia un problema con los clásicos. y mas calmado ahora le comente que me parecia genial que su padre levantara el castigo ya que realmente necesitaba ir pronto a una librería. Que el amor entre ambos fuera aun mas fuerte que la misma muerte. el que amor entre los protagonistas fuera mas fuerte que todas sus faltas. en serio. —Quizás es porque no me impresiona la antigüedad de las cosas — Le dije sonriente. Tal vez lograra distraerla o tan solo calmarla. pero su expresión era vigilante. —No me puedo creer que te estés leyendo otra vez Cumbres borrascosas. ya nos encontrábamos perdida e 14 . Habia pasado un día terrible. Ahora no buscaba distraerla. —Memoria fotográfica o no. Me contestó de educadamente. mas creíble de todas formas. Estiré nuevamente mi brazo hacia ella.esos…perros? —¡Claro que no!—. Motivos poderosos sin duda pero aun no me convencía la idea de que pudiera surgir el amor verdadero entre un ser malvado como lo era Heathcliff y Catherine que era el egoísmo personificado. lo necesitaba tanto como el saber que le hacía leerlo sin parar. —No comprendo cómo se ha terminado poniendo a Heathcliff y Cathy a la altura de parejas como Romeo y Julieta o Elizabeth Bennet y Darcy. Entonces si ella no queria comenzar la guerra no habia necesidad alguna de seguir discutiendo el tema o cualquier otro que tuviera que ver sus supuestos amigos de la recervacion. Es mas. mirando los muros de su cocina. maligno—. cautelosa. Pero ¿es que no te lo sabes de memoria ya?—. Espero que tú tengas más sentido común que eso. sinceramente anhelaba saber que era lo que disfrutaba de esa historia. Si. —No todos tenemos memoria fotográfica —. —Pero de verdad. pero creo que ya no tanto. No estaba segura pero tal vez se trataba del concepto de lo inevitable. —Sin duda que sería una historia mejor. Pero yo sabia que era tarde para esa advertencia.

creo que me he apañado bastante bien—. incluso muerta—. la gente que está cerca de ellos termina herida. Yo al ser capas de leer sus pensamientos. ella siempre lograba hacerlo mejor que yo y me alegraba que pensara de esa manera. Era tan difícil para mi el tener que negarle algo. Yo había estado aquí la última vez. Su ojos parecian perdidos en recuerdos lejanos. Esperé que refutara mis palabras pero no lo hizo. el leve temblor en su voz. Y ella no se daba por vencida. Reí en silencio. creía que su amigos no eran peligrosos. Fue antes de que llegaran Alice y Jasper. si pudiéramos embotellar tu mala 15 . no Heathcliff—. Y Bella se equivocaba al pensar que no los conocía. Cerré mis ojos evitando su mirada suplicante y así poder contestar que no. Me habló de cómo solía pasar los días en la reservación y que nunca le había ocurrido nada. la oportunidad de asentarnos y encontrar bajo los cielos siempre cubiertos del Estado de Washington. lo hacia rotundamente. la intransigencia de sus pensamientos. Algunas otras veces. Los sobrepasábamos en número. pero eso no los hubiera frenado a la hora de luchar si no hubiera sido por Carlisle. Pero sin necesidad de leer la mentira en sus ojos me pude dar cuenta de ella. Como creía que pasaría por alto aquellos signos? —Los licántropos son inestables. que la mutación genética responsable de la transformación desaparecía al dejar esta vida. Claro que eso es lo que habíamos pensado con mi padre… hasta ahora. Lo volátil de sus temperamentos y sabía también que era muy fácil gatillar en ellos la transformación de la cual son esclavos. Catherine es realmente el origen de todo el problema. ¿Te das cuenta de que tu atracción insaciable por todo lo letal ha sido lo suficientemente fuerte como para hacer retornar de la extinción a una manada de cánidos mutantes? Desde luego. Abrí mis ojos para ver su rostro. pero aun así. Al morir este pensamos que linaje moria con el. —pero incluso sin necesidad de la advertencia. Fue entonces cuando nos topamos por primera vez con ellos. la vida casi normal con la cual todos los miembros de mi familia soñamos. —Necesito ver a Jacob—. Algunas veces. el sudor de las palmas de sus manos… todo.irremediablemente enamorados. Agregó Bella y le prometí que estaría en guardia. Se las compuso para convencer a Ephraim Black de que la coexistencia era posible y por ese motivo hicimos el pacto—. sabia mejor que nadie las motivaciones de su naturaleza. Un ser peligroso aun para las personas que ama. los rápidos y repentinos latidos de su corazón. mientras continuaba acariciando su rostro. lo que fuera. Los sentimientos de Jacob Black eran sinceros. buscando en ella. y yo espero que seas lo suficientemente listo para mantenerte lejos de alguien tan egoísta. —Pero tu mala suerte parece que se acrecienta cada vez más. era verdad. Hace 70 años habíamos viajado a esta región. —Nos acabábamos de establecer cerca de Hoquiam. no podía evitar ser lo que era. me odié nuevamente al pensar en todas las oportunidad que tal vez se habiha visto expuesta al peligro. Todo me decía que lo hacia. Con ello solo confirmó mis palabras. —Bien. posando su mano sobre la mía. Suspiró después de eso.

encontraría su teoría sumamente interesante. aunque no cambia nada —. rodeando la pequeña mesa. mientras asechaba a Bella la que encendiera la mecha de las transformaciones. es decir. —¿Y eso es lo que piensan?—. por eso nos odiaban aun sabiendo que no éramos peligrosos para ellos. Al parecer su amigo estaba sufriendo y me dolía comprobar que con esto lo hacia ella también. —Teoría —. de ninguna manera. —No puedo dejar de ayudarle ahora. Abrí los brazos para recibirla. estos eventos se habrían producido mucho antes… Tal vez… Si. volvéis ahora y aparecen de nuevo. Dijo sin levantar el rostro hacia el mió negándome sus ojos. desmenuzando su hipótesis. Nosotros jamás puesto un pie mas allá de la línea del tratado. pensando. de todas maneras seria mejor hablarlo con Carlisle y además eso no cambiaba nada. A menos que… Amenos que fuera la presencia de Victoria en la reservación. nos culpaban de sus males. Habían pasado casi tres años desde que volvimos a Forks. De pronto. feliz de comprobar que no estaba molesta ni resentida con migo. Que descaro. Al parecer su amigo le había comentado que la presencia de mi familia había provocado que las mutaciones comenzaran nuevamente y que además yo debía estar informado. ¿no te das cuenta?—. pero nosotros no. sólo escúchame un minuto—.fortuna. ¿No te das cuenta de que es más que una coincidencia?—. —Pero yo no les he hecho regresar. Seguramente a mi padre le encantaría oír esa idea. Solo un momento permanecimos así. sorprendido por sus palabras. Agregue bromeando solo un poco sobre el asunto. —Por favor. Claro eso podría ser…. Pero no comprendía a que se refería. tendríamos entre manos un arma de destrucción masiva—. atiende a los hechos. tenía la extraña teoría que nosotros éramos los causantes de que los licántropos regresaran. ¿Pero no había dicho Bella que la aparición de nuevos lobos había comenzado cuando nosotros ya nos habíamos marchado?. —Edward. simplemente porque no es humano todo el tiempo—. Lo de su mala suerte lo creía firmemente. Le dije dejando de lado las especulaciones. de ser culpa nuestra. que no se trataba de un capricho. o por lo menos los miembros de mi familia. Bella se levantó y caminó hacia mi. de ser así. justo cuando me necesita. Le miré detenidamente. La acuné en mis brazos preguntándome por que se había tardado tanto en darme su contacto. el uno contra el otro hasta que habló. Podría ser cierto que los vampiros eran los causantes. Ella creía. la situación continuaba como estaba. 16 . Vinisteis hace setenta años y aparecieron los licántropos. Suavemente me explico que para ella era muy importante. Respondió al parecer nuevamente molesta. —Interesante. no todo me parecía tan desfachatado.

Me habló del tiempo es que estuvimos separados, de cómo él le había ayudado en ese tiempo tan oscuro de nuestras vidas. Dijo que el había estado a su lado cuando ella se habia convertido en algo no del todo humano y que no podía hacerme una idea de cómo habia sido para ella. Alice me había mostrado la visión de Bella destruida y la sola rememoración de dichas imágenes calaban profundamente en mi mente. Mi cuerpo respondió al recuerdo, tensándome involuntariamente, mis puños fuertemente apretados impedían que rompiera a gritar maldiciendo mi existencia. Estaba consiente de que esa era solo una pequeña fracción de su dolor y estaba consiente que nunca sabría a ciencia cierta cuanto la había lastimado. —Si Jacob no me hubiera ayudado...—. Dijo Bella continuando su hiriente relato. — No estoy segura de qué hubieras encontrado cuando volviste. Le debo mucho más de lo que crees, Edward—. Cerré mis ojos, deseando ser capas de llorar aunque fuera una maldita vez en esta existencia. El dolor fluia dentro de mi cuerpo, inundando por completo mis sentidos, buscando desesperadamente la forma de salir. Pero al llegar a mis ojos volvía su camino hacia mi cerebro nuevamente y así una y otra y otra vez sin piedad. Nunca me perdonaría por haberle abandonado, ni aunque viviera cien mil años. Sabía todo lo que le debía a Bella por hacerla pasar todo ese sufrimiento. Y el que ella justificara mi comportamiento no lo hacia mas llevadero o menos terrible para mi. —Y estoy segura de que habría funcionado con alguien menos chiflado que yo. Además, ahora estás aquí y eso es lo único que importa—. Tenia muy claro que debería pagar por mis actos, el que nos encontráramos hoy teniendo esta absurda conversación se debía a eso mismo. —Si no me hubiera ido no tendrías necesidad de arriesgar tu vida para consolar a un perro—. Y no sabía como expresar mis palabras para que no sonaran tan crudas… y creo que tal vez podrían sonar hasta crueles y egoístas. Sin duda que el pensar de esa manera lo era pero, ya sabía muy bien lo que se sentía perderla, o por lo menos durante demasiadas horas si lo había sentido y no toleraría que se expusiera a ninguna clase de peligro. —Tienes que confiar en mí en este asunto. Estaré bien—. Me aseguró demasiado confiada de sus palabras y eso solo hacia que el dolor incrementara. Le pedí que fuera consiente, que si no lo hacia por ella que pensara en mi, que tratara de hacerlo por mi. Debía hacer un esfuerzo por mantenerse a salvo. —Yo hago todo lo que puedo, pero apreciaría un poco de ayuda—. —Me lo tomaré en serio —. Me respondió suavemente aunque no demasiado enserio. ¿No podía comprender que era todo para mi? ¿Como podía hacerme pasar por todo eso?. Es que no se daba cuenta de cuan importante era ella para mi. No sabia acaso de cuanto la amaba? ¿Y si lo hacia, por que no podía dejar de lado todo lo peligroso y mortal, entre ellos su amigo licántropo? Le abrace fuertemente deseando que mi amor fuera suficiente para ella. Deseando que las viejas deudas se evaporan por arte de magia. Sentí su aliento acercándose a mi cuello y cerré mis ojos mientras sus labios besaban mi fría 17

piel. —Lo que sí sé es cuánto te quiero yo —. Pero no existía forma humana de medida que se pudiera utilizar para cuantificar mi amor por ella, era como comparar un árbol con todo un bosque, con toda una selva aunque ella pensara que era imposible. Bese su cabeza y su exquisito aroma arrancó un suspiro de mi pecho. —Nada de hombres lobo—. Le dije zanjando el asunto. Pero el día de hoy no lograríamos llegar a un acuerdo. Bella no dejaría de presionar sobre el asunto, ella sentía que debía ver a su amigo y yo tendría que deterla. No me costaría demasiado hacerlo. —Bueno, eso ya lo veremos. Todavía es mi amigo. Pero eso no cambiaba nada y de verdad que lo sentía. No quería que fuera infeliz, pero era por su seguridad. No dejaría que expusiera su vida ni por todas las amistades de su vida. Era demasiado importante para mi. Solo me quedaba esperar que por hoy dejáramos a un lado todo este desagradable asunto. Aun nos quedaba por delante el interminable domingo, me concentraría en pasar lo que quedaba de fin de semana sin mayores problemas.

18

La Visión De Alice

La graduación prácticamente estaba a la vuelta de la esquina. Esa mañana de lunes todas los temas de conversación giraban en torno a ese echo. Antaño me había parecido tribal, casi absurdo. Hoy por el contrario era casi pavoroso. No había nada que pudiera hacer para detener el avance implacable del tiempo. No podía hacer nada para que cambiara su dedición. La vida se le estaba acabando y simplemente no le importaba. A menudo me permitía "soñar" con mi vida junto a Bella, como iguales, juntos para siempre. Una parte de mi, el lado más egoísta de mi ser, quería que sucediera. Anhelaba que llegase la fecha prevista. Pero dentro de mi se llevaba a cabo una terrible e implacable lucha. Deseo y conciencia. Sabia que era lo correcto, era consiente de la atrocidad que cometería en contra de mi amada Bella, lo sabia pero no podía evitar desear que ocurriera pronto. Pero no me rendiría. ¿Se pude respirar mas aliviado aun sin tener la necesidad respirar realmente? Así era como me sentía cuando le entregué las cartas y las ultimas solicitudes a Carlisle para que las enviara por Correo Express esa mañana . —Aun no te das por vencido cierto?— Había dicho mi padre. No. No lo haría. Lucharía hasta que cesara el último de sus latidos y el tiempo prácticamente se terminaba. Solo quedaban un par de semanas para la graduación. Era tal la expectación que hasta Alice compartía la emoción de todos ellos. Jamás habíamos tenido tantas experiencias humanas como hasta ahora, para nosotros también era sorprendente. La única persona que debía estar verdaderamente emocionada con todo eso no lo estaba. Bella me había hecho prometer que ese año no le tendería "Una emboscada" y no iriamos al baile. Dijo que esa experiencia ya la había vivido. La mas desilusionada había sido Alice. Ya tenía planeado los atuendo que todos usaríamos ese año. No me sorprendió encontrarla esa tarde en la cafetería. Mis padres habían regresado la noche anterior, mientras que ella y Jasper habían vuelto esta mañana. "—Gracias por esperarme—". Me reclamó en su mente. Imperseptiblemente le dije que lo sentía, mientras nos acercábamos a la mesa donde se encontraba sentada junto a los amigos humanos de Bella. —¿Habéis enviado ya vuestras tarjetas?—. Dijo Ángela cuando nos sentamos. Estaba eufórica y completamente sobrepasada con todo el asunto de las invitaciones. Su familia era numerosa y debía enviar una a todos ellos. Por su parte Bella no tenía esa responsabilidad ya que solo tenía a sus padres. 19

Bella haciendo uso se devuelta libertad se ofreció amablemente a prestarle ayuda. Seguro que su padre estaría muy complacido de que su hija variara un poco de compañía. Yo también lo estaba, cualquier compañía humana era mejor que la del peludo de Jacob Black. —Eres un encanto. Me pasaré por tu casa cuando quieras—. Contestó Ángela ante el ofrecimiento. —La verdad es que preferiría pasarme por la tuya si te va bien. Estoy harta de estar en la mía. Charlie me levantó el castigo anoche—. Sus amigos estaban sorprendidos, todos sabían lo molesto que estaba su padre y pensaban que el castigo duraría para toda su vida, aunque Bella creía que duraría solo hasta que terminará el instituto. La mas encantada con la noticia era mi hermana. Por fin dejaría de quejarse por el encierro de mi prometida. —¿Y qué podríamos hacer? —. Dijo Alice pensando en voz alta. "Mmm un fin de semana en New York?, creo que podríamos ver la Semana de la Moda…. O tal vez Millan……" —Sea lo que sea lo que estés pensando, Alice, dudo que pueda disfrutar de tanta libertad—. Le contesto intuitivamente Bella. Pero el concepto de libertad es ilimitado cuando se tiene todo el tiempo y los recursos para disfrutarlo. Para Alice se era libre o no, así de fácil. —Estoy segura de que aun así hay límites, como por ejemplo, las fronteras de los Estados Unidos—. Dijo Bella adivinando los planes de mi hermana. Sus amigos rieron por el intercambio de palabras entre ellas, sin duda habría sido una situación hipotética muy divertida si no se tratara de Alice. El desaire le arrancó una mueca producto de la frustración y el enojo. —Y entonces, ¿qué vamos a hacer esta noche? —. Volvió a insistir mi hermana. Pero la respuesta de Bella le dejó muy en claro que durante los siguientes días no harían nada muy osado. Debido mayormente a que no podía salir entre semana. —Entonces, lo celebraremos este fin de semana —. Le contestó mi hermana, dejando correr pero no dándose por vencida. —Seguro —. Le tranquilizó Bella. Sabia perfectamente que las ideas de Alice le causaban pánico. No le gustaba ser el centro de atención y eso era lo que sucedía en ese preciso momento. Mi hermana y Ángela planeaban alegremente la mejor forma de celebrar la libertad de Bella. Por mi parte, extrañaría el tenerle solo para mi. Después del tiempo que habíamos estado separados, necesitaba esa intimidad, esa cercanía. Pero su padre tenía toda la razón en querer que existiera equilibrio en su vida, ahora más que nunca. Repentinamente Bella se quedó en silencio, ausente a todas las ideas descabelladas de mi hermana, conocía demasiado bien esa mirada. 20

Odiaba negarle cualquier cosa, odiaba que lo extrañara tanto. ¿Por que mi amor no podía ser suficiente para ella como lo era para mi? Sentía odio por la necesidad de estar con él, por aquel sentimiento. Si no fuera por él, Bella sería completamente feliz. Si no fuera por él…. Ni siquiera podía pensarlo. Me golpee mentalmente por ser tan entupido. Odiaba estar en deuda con un sucio licántropo, odiaba sentirme amarrado, impotente. Apreté fuertemente los puños bajo la mesa. "¡Maldito Jacob Black… !" Y fue la visión de Alice que calmó por completo mi furia. Una silueta corriendo en el bosque. Un débil rayo de luz filtrando entre el follaje. El ruido casi imperceptible de sus pisadas al correr, retumbando en mi cerebro mientras asistía a la visión de mi hermana. El tiempo se congela cuando el ser sale de las sombras y cruza un pequeño claro. La tenue luz iluminando la figura por un breve y casi insignificante segundo. Un segundo que no lo fue para mi. Ví con claridad su cabellera brillando como una llama encendida… Victoria. Vuelve, viene por Bella. ¿Pero cuando? Traté de buscar la respuesta en la mente de mi hermana pero los humanos se habían dado cuenta de que algo no esta bien con ella. Ángela sacudía su mano frente a su rostro. El cuerpo de Bella se tensó al comprender que sucedía. "¡Controla el pánico!". Me dije a mi mismo. "Aun no sucede. Aun no esta aquí. Controla la angustia…. interpreta tu papel". Dejé escapar la más relajada, inmutable y casi cínica de mis risas mientras estiraba mi pierna para darle un pequeño golpe a mi hermana. Ella reaccionó de inmediato. —¿Qué, te has echado un siestecita, Alice? —. Le dije simulando burlarme. —Lo siento, supongo que me he adormilado—. Contestó ella consiente, manteniendo las apariencias. "Tranquilo, tranquilo. Edward por favor, aun no sucede, estaremos preparados. Esto es lo que estábamos esperando"—. Dijo Alice tratando de contenerme. Ella tenía razón. No lograría nada con tomar a Bella y salir corriendo delante de todos. Seguí su consejo, lo inmediato ahora era Bella, mantenerla al margen. Entonces Ben agregó que echarse una siestecita era mejor que soportar dos horas más de clases. Alice siguió los temas de conversación. Por un momentos nuestros ojos se encontraron. "Este fin de semana Edward, es te fin de semana". ¡Rayos….! Por lo menos tenía algo de tiempo para planear que hacer. 21

mi inglés era fluido. No quería mentirle… pero no podría evitarlo. Dijo desconcertado por mi repentino interés. No quería mentirle. Sabía muy bien que se había dado cuenta. Bella era demasiado perspicaz e intuitiva para engañarla pero debía intentarlo. Sin duda que yo era una rata asquerosa. Newton sabía aun menos que yo sobre coches. Pero no pronuncio palabra alguna relacionada al episodio del almuerzo y eso me desconcertaba... Necesitaba que alguien entendido le diera una mano ya que el taller era demasiado costoso para él. De esta manera me las arregle para no estar solos un minutó. sabía que algo había sucedido pero aun así mantuvo su silencio. Caminamos hacia el estacionamiento hablando de su coche. El otro día mi madre me trajo al intitulo ya que no quiso encender. Al terminar la clase decidí que había intercambiar ideas sobre gramática con Ángela y caminamos junto a ella hasta la próxima clase. Mi idea inicial era pasar la tarde ayudandolo en su coche y asi lograr escapar aunque fuera por unas pocas horas. Sugerí mientras Newton nerviosamente seguía el hilo de la platica. gracias —. Le contesté sintiéndome como un verdadero idiota. Pero no tenía que ver el futuro para saber que en cuanto nos encontráramos solos preguntaría sobre la visión de mi hermana. He tenido algunos problemas—. —Heee ¿Como? ¿Mi coche? Si. Contestó él cuando logró sobreponerse a la impresión que le provocó mi tan desinteresado ofrecimiento. ya me sentía como basura al exponerla nuevamente al peligro para además tener que mentirle. "!Rayos¡" —Cuando quieras—. Estaba realmente muy desesperado. si.. Decidí que la mejor manera de enfrentar la situación sería postergar el momento de su interrogatorio hasta tener claro que medidas tomaría. En realidad mis trabajos estaban todos al día. Nadie mas que ella había visto lo sucedido realmente. Yo no era un gran conocedor se coches. —Eh. Sería algo difícil de lograr Bella no lo dejaría correr. 22 . Pude ver en sus ojos que estaba lista para comenzar su interrogatorio y no descansaría hasta que lograra arrancar de mis labios lo que realmente estaba sucediendo. —Pero me tengo que ir a trabajar. en realidad era Rosalie la encargada de los coches de la familia pero debía intentarlo. evitando así sus preguntas.Estaba consiente que Bella no dejaría pasar el reciente incidente. Prefería pasar la tarde tratando de ayudar a Newton que enfrentar las preguntas de Bella…. Después del almuerzo me las arregle para llegar a la clase de inglés acompañado de Ben mientras hablábamos de deberes pendientes. Evité estar a solas con ella y así darle oportunidad de presionarme para que le diera una respuesta. Al llegar a casa nuevamente intenté ver que podía ser pero tenía que trabajar así que lo único que hice fue cambiarle la batería— —¿Y no serán quizá los cables?—. En ese momento de desesperación tuve que tragarme mi repulsión para hablar con el insulso y patético de Mike Newton. Es fácil ser políglota cuando se tienen ochenta años para aprender lenguas.. A lo mejor algún otro día—. Había escuchado que tenía problemas mecánicos. Mentí sobre mis conocimientos de mecánica. —Hay veces que no arranca. Al terminar las clases prácticamente se me habían terminado las escusas para no hablar con ella. Podía sentir la mirada de Bella clavada en mi cada vez que le dedicaba mi atención a sus amigos. ¿Pero que más podría hacer? Ni siquiera yo estaba seguro de que haría.

—De todas formas."¿Que bicho le ha picado a Cullen?" Pensó el chico mientras se marchaba. Cierto. Resoplé por la nariz. ¿Pero como se le podía ocurrir que yo quería quedar bien con Newton. Lo único que veo es que no le dirás nada. mientras me hablaba silenciosamente. no dejando tiempo para que Bella pudiera decir palabra alguna. Estacioné el coche el coche en el lugar de siempre cuando llegamos a su casa. no has tomado aun una decisión. 23 . Pero pronto estaríamos solos y no podría escapar de sus preguntas. Te ayudaremos en lo sea. Dejé a Alice muy cerca de casa. auque fuera solo por una tarde. requiere más finura—. Ella siguió hablando llenando el espacio. —Luego nos vemos —. Entre Black y él estaban volviéndome loco. ¿Que lograría con anunciar que su verdugo vendría por ella? —¿De qué va todo esto? —. supongo que podrás apañarte con el coche de Mike. Dijo Bella. ¿Como había pensado en cambiar su compañía por la de Newton?. Pero si de algo te sirve puedes decir que solo estaba pendiente de Jasper. Dijo en voz para luego formular una pregunta en su mente. Era temprano y su padre aun no llegaba. "Aun no se que vas a hacer. no estoy de acuerdo". cuando abrí para ella la puerta del copiloto. ella ya se encontraba en el interior esperando por nosotros. sería una mala idea—. Continuó hablando mi pequeña hermanita. Para mi total sorpresa no dijo palabra alguna pero sentí como se tensaba su cuerpo contra el mío y aun así no dijo nada. Le dije cuando apagué el motor. Sin mirarle le dije que solo quería ayudar al chico. Alice intervino en ese momento para recordarme que mis conocimientos sobre mecánica no eran tan buenos como para ofrecer ayuda a alguien y que sería mejor que Rosalie le diera un vistazo si lo que buscaba era quedar bien con él. en la universidad. "—¿Quieres que hable con los demás y les informe lo sucedido?—" Moví mi cabeza casi imperceptiblemente y Alice se alejó corriendo entre los árboles. tal vez no sería muy buena idea. La sola idea de no estar junto ella me parecía casi aberrante. Es simplemente enfermizo Edward. Espero que tu conciencia este tranquila por querer ocultarle todo el asunto. maldiciendo. en que universo podría pasar algo así? El aun seguía viendo a Bella como objeto de sus fantasías. —Esta noche no tienes muchos deberes —. total. teniendo en cuenta que se supone que está al otro lado del país. lo único que te viene grande es la puesta a punto de un buen coche deportivo italiano. Recorrimos en silencio la corta distancia hasta mi coche. Estaba preparado para enfrentar a Bella cuando nos quedamos solos. "Sorprendente… No se como le haz hecho para escaparte de ella toda la tarde pero felicitaciones. —Bueno. tu sabes que no estas solo". Alice se aprovechó del pánico para recordarme que le había prometido un Porsche amarillo igual al que había tomado prestado en Italia y que no estaba segura de querer esperar hasta Navidad para tenerlo. La voz de Alice sonaba en mi mente mientras caminábamos.

Mi boca se inundó de ponzoña mientras mi cuerpo era presa de la excitación. Contestó ella. Tan suaves. Una de mis manos acaricio su espalda mientras le apretaba un poco más contra mi cuerpo. nunca más lo vería como el ladrón que me roba su compañía.—Aja —. ¿no? —. Al comprender mis intenciones Bella sensualmente lamió mi labio inferior con la punta de su lengua y pude sentir su cuerpo casi completamente contra el mió. ¿Podría ver mi hermana el final fuera cual fuera? Pero no podía arriesgarme. sin lograr articular palabra alguna. Contemple sus labios y sentí el incontrolable deseo de recorrerlos con la punta de mi lengua. Sabía perfectamente en que momento debía separarme de ella. aguantando la respiración. Aparte mi rostro hacia un costado. cálidos. Traté de reír. No estaba seguro de cómo reaccionaría su padre si al llegar me encontrara otra vez en su casa pero Bella aseguró que no habría problema alguno. solo mis brazos cayeron hacia mis costados. Le dije suavemente. podía ver como se desvanecía la línea de mi autocontrol. ¿Pero que pasaría si decidiera hacer exactamente eso…. nada? ¿Que pasaría si tan solo me sentara a esperar a Victoria? A ella no le costaría mucho trabajo reconocer mi olor. casi mía sin poder tomarla. Al llegar a su dormitorio me recosté en su cama. ronca. Alice había dicho que aun no podía ver nada. prisionero aun de sus brazos. Su falta de conciencia debería molestarme. Bella se estremeció en mis brazos y le ordené a mi cuerpo que se desprendiera de ella. como si fuera el mismo monstruo que vive en el fondo de mi ser el que reía y no yo. sabría que le espero. a dejarme llevar solo un segundo más. pero como hacerlo si me miraba con ojos 24 . —Parece que estás algo nerviosa hoy. muy cerca reclinado sobre ella. no cuando casi me permitía soñar con un futuro junto a ella. Dijo inconscientemente. Compartiendo nuestros y nuestras noches. Que cerca había estado de perder el control. Cada ves que nuestros labios se encontraban desatan en mi una serie de reacciones en cadena. Con un moviendo casi desesperado le atraje hacia mi. pero no voy a hacerlo—. Su aliento quemó mi garganta mientras mi lengua saltaba nerviosamente al hacer contacto con la suya. había trazado una línea clara e indeleble en mi mente con el fin de controlar mi sed y mi deseo. pero no pude hacer nada. no podía exponer a Bella y mucho menos usarla como carnada. aun sabiendo que ese segundo podría ser el ultimo. Levantó sus ojos hacia mi mientras su boca se movía silenciosamente. —Se supone que tendría que arrepentirme. Escuche el golpeteo nervioso de sus dedos contra el teclado de su computador. Bella — Dije en un suspiro mientras tomaba control sobre mis sensaciones. Pero una y otra vez me veía tentado a dar un paso más. Me quedé ahí paralizado por la pasión. Le había seguido por meses. Me deje mover por el deseo y en un segundo estuve a su lado. pero también lo hacia por su sangre. Que terrible era tenerle ahí. Ya nunca más tendría que odiar el amanecer. Bella enredó sus brazos en mi cuello mientras su lengua se habría paso hacia mi boca. —Ay. No ahora. Ella y yo siendo uno por siempre. borrando por completo la distancia que nos separaba. traté de ocultar mi perturbación pero mi risa sonó seca. Todo mi ser clamaba por ella.

—¿Qué fue lo que le hiciste? —. Mi padre seguramente estaría de acuerdo con ella. ya podía escucharlo decir que eso era lo mas sensato que se podía hacer. sus beso. tratando de reconocerlo. Si Bella se enterará sobre Victoria querría acelerar su transformación y no podía permitirle algo así. No existía lugar mas acogedor sobre la faz de la tierra. Sentado a los pies de su ventana. Esa no era la solución. Pregunté horrorizado mientras me acercaba al armario. No debía ser esclavo de mis emociones. anhelaba su contacto. Ni la dependencia de su padre o el cariño casi protector que sentía por su madre. Sacudí mi cabeza. Traté de no pensar demasiado en sus besos y en sus caricias. 25 . Quería que me tentará. solo a un paso de mi. anhela todo lo que aun teníamos por descubrir. sobre su mecedora. no podía estarlo. Ella renunciaba a todo por nuestro amor. Había descartado la idea se huir con ella. debía protegerla. Recorrí con la mirada su pequeño dormitorio. fue el mismo tiempo que te tomó a Bella seguir mi mirada y descubrir que captaba mi atención. Decidí que lo mejor era pensar en cosas menos… estimulantes. —Mándale recuerdos de mi parte a Renée—. No le tomaría mucho tiempo a Victoria volver a encontrarla y no siempre podría estar junto a ella. —Sin problema—. de rodillas junto a su cama. Volví a recostarme sobre su cama. lo conocía como la palma de mi blanca y fría mano. No me tomó mucho tiempo comprender de que se trataba. aun después de todo esto. Ella los amaba pero no era suficiente como para hacerle recapacitar. —Quizá sea mejor que vaya a sentarme a la cama—. No. —Si lo crees necesario. Aun así.. aun sabiendo que podía fácilmente romper mi tan delicado autocontrol no lo estaba. La esperanza de forzar a Bella a mantener su humanidad por amor sus padres se había esfumado hace tiempo atrás. Parecía que había sido ayer cuando había entrado por primera vez por su ventana. no debía dejar alguna ventana para que Victoria pudiera alcanzarla. Era como un sueño estar sentado en su cama mientras ella esta ahí. oculto en su armario… Fue entonces donde algo llamó mi atención. debía encontrar la manera de mantenerle a salvo aunque fuera solo hasta el momento en que su vida terminara y renaciera para mi. Nuevamente me golpeé mentalmente. no tenía derecho. mi refugio. para siempre. Sonreí y me desprendí de sus brazos. renunciaba a todo por mi. desde donde no le hubiera observado. Le pedí cuando comenzó a navegar buscando su corro electrónico. Un objeto familiar… Me puse de pié y caminé hacia el.suplicantes. El monstruo volvía lentamente a dormir. No debía permitir que mi imaginación me llevara tan lejos. no existía un solo lugar dentro de el. Ahora era mi turno de demostrarle que la amaba por sobre todas las cosas. Contemplé su dormitorio. con la boca entre abierta. tarde o temprano tendría que separarme de Bella aunque fuera solo para alimentarme. Bella nunca dejaría de tentar a su suerte. con su aliento golpeándome el rostro y en sus labios una promesa placentera.. después tendría tiempo para pensar en asuntos mas agradables. Me reí silenciosamente al recordar mis intenciones de traer aceite para la siguientes vez ya que su ventana crujía. debía mantener la mente alerta.

tal vez de esa forma lograría alejarla de la ciudad. Pero me concentré en lo que realmente importaba en ese momento. Lentamente me puse de pie y caminé hacia ella nuevamente moviendo mi cabeza.. —Quizá haya sido una buena idea que no hayas podido salir de casa en todo este tiempo. La solución que tanto había estado buscando estaba ahí. me incliné para tomar la caja donde este se encontraba pero ahora era otro regalo el que llamaba mi atención. tan simple. Agregué mientras me abanicaba con el vale para boletos de avión que le habían regalados mis padre para que fuera de viaje a Florida a visitar a su madre. Le dije mientras le ofrecía el vale. Emmett se había tomado muchas molestias en escoger el regalo perfecto para Bella su cumpleaños pasado. Agregó mientras se encogía de hombros. Mantuve a raya mis emociones y continué con mi tarea sicológica. —No es que disfrutaras mucho de tus regalos el año pasado—. aguardando el momento adecuado y oportuno para salir nuevamente del polvo y el olvido. El solo pensar en ello me causaba un dolor casi físico. — ¿por qué no celebramos de este modo tu libertad?— Por un momento su rostro estuvo blanco como el del más viejo de los vampiros. —Bueno. Lo miró un momento pero no mostró interés en tomarlo y me contestó indiferentemente que ni siquiera se había acordado de ellos. si el mío fuera capaz de hacerlo. —Si tú lo dices. Dijo Bella a mis espaldas. pero ese no era motivo para torturarlo. —¡Lo asesinaste!—.. Pero Bella no estaba interesada en tener o no stereo para su coche. —¿Te das cuenta de que están a punto de caducar? —.. ahora solo tenía que convencerla para viajar este fin de semana. No le hice daño a conciencia—. Discretamente tomé el papel. Comprendía el agitado latir su corazón. porque no quieres que vayamos al baile de graduación. todavía queda algo de tiempo. Bella no contestó a mis palabras pero sus latidos se dispararon. esperando por mi. 26 . también lo haría aceleradamente al recordar. Ella dejó escapar un suspiro resignada. Nunca habíamos vuelto a hablar sobre ese asunto y por lo general ninguno de los dos hacíamos alusión a lo sucedido en esos días. pero no era por ella por quien lo haría. Lo haría por mis hermano y creo que por mi también. Ya que te han liberado y no tenemos planes para este fin de semana. Era tan obvio. me molestaba de sobremanera todo lo referente a su viejo monovolumen. Le reproche falsamente. oculto todos estos meses en su armario.En su defensa. —Ya sabes lo mal que se me dan los cacharros. tratando de no mostrar mi repentina alegría. seguramente heriría sus sentimientos si el viera algún día lo que había pasado con su presente. — Debía jugar sucio. solo pudo agregar que había tenido problemas para extraer el aparato del salpicadero. entonces comprendí que había llegado el momento para hacer mi movida y tratar de cambiar el rumbo del destino.. He de reemplazarlo por otro antes de que se den cuenta—. Pero no dejé que su falta de interés tirara mis planes por la borda. Una vez adentro.

—No importa. —No hay nada de qué hablar—. Ya hablaremos del asunto más tarde—. —¿Y bien?—. Y moviendo su cabeza dijo que era mejor viajar en otra ocasión. —Exactamente—. el tema se daba por terminado… solo por ahora. ¿sabes?—. —Tú no has sido la única que ha pasado todo este tiempo atrapada en esta casa.—¿Yendo a Florida?—. Rodó los ojos en una mueca. Conté hasta cinco calmando mi mal genio. simplemente el mundo exterior y todo lo que tenía para ofrecer no significaba nada. No serviría de nada mostrarme impaciente. Bella mantenía su postura y agregó que debíamos tomarnos el mundo exterior de a poco y sugirió que la mejor forma de empezar a saborear su libertad era yendo a Port Angeles a ver una película. Seguí insistiendo. —Ella tiene la custodia—. Me encogí de hombros. Pero no tenía salida. Le dije sonriendo ahora sin poder evitarlo. Le dije más tranquilo pero Bella no hacia las cosas más fáciles para mi cambiante humor. Bella tomó unos minutos para pensar en mis palabras. Por fin dejó escapar un suspiro y dijo que no podríamos viajar el fin de semana. Pero lejos estaba de hacer algo como eso. Logre decir suavemente. Solo fue en ese momento en que Bella preguntó lo que había temido todo el día. seguramente pensaba que exageraba. Ella simplemente no quería tener otra pelea con su padre. Odiaba mentirle. hablaba completamente enserio. no había nada en el que me apeteciera sin ella. Talvez un día sería libre de confesar todos mis engaños y podría pedir su perdón. Creo que no. —¿Nos vamos a ver a Renée o no?—. —Este fin de semana me parece perfecto —. Pero para que ese día llegara tenía que convencerla. Se cruzó de brazos y entrecerró los ojos mientras me decía que podía irme donde yo quisiera. tenia permitido moverse dentro del territorio de Los Estados Unidos. según sus mismas palabras. 27 . Es difícil dimensionar la pasión y el amor que se siente después de tantas décadas de soledad. Le recordé que. unos minutos que fueron eternos. —Nadie tiene mi custodia. Agregué retando a su orgullo. Estaba segura que su padre no le permitiría jamás realizar un viaje a Florida. Agregó muy segura de su decisión. Si fuera obligado a pasar el resto de mi existencia encerrado en su cuarto. ¿Porque siempre se esforzaba en hacer todo lo contrario a lo que debía hacer? ¿Algún día me ayudaría a mantenerle con vida? No. Ella no respondió y me dedicó una suspicaz mirada como si mis intenciones estuvieran escritas en mi frente. Inevitablemente un gruñido salió entre mis labios producto de la frustración. Bella debía subir a ese avión. según ella era demasiado pronto. pero él no podía oponerse a que Bella visitara a su madre. aceptaría dichoso la condena. Y tal como lo supuse sus ojos brillaron desafiantes. odiaba engañarla. Ella no comprendía que no se trataba de una exageración. Ya soy adulta—. pero no ir estaba fuera de mis planes.

—¿Sí?—. Bella era como un bomba de tiempo y lo único que hacia falta era oprimir los botones adecuados y su individualidad era uno de ellos. sería fácil para ella perder el control. Inspiré llenando mis pulmones de su ardiente aroma y bese su frente. —No era consciente de que te hubieras dado cuenta —. como su fuera yo capaz de reflejar alguna emoción en el. Tenemos mucha tarea. No es nada. Que ella creía que se encontraba cerca de su antigua familia y que al parecer eran pensamientos o anhelos inconscientes. Su padre por otro lado. Decidí apostar todas mis cartas a esa jugada. Bella temía enfrentarse a él. Utilizando mi tan efectivo tono inocente de voz. Debía aprovechar esta oportunidad. Algún día lo comprenderás". Dije que solo había visto a Jasper en un lugar extraño. Me sentí angustiado por la falta repentina de sus ojos. apoyando mi frente en la suya por un momento y ahí estaba otra vez el deseo casi incontrolable de acercarme un poco más. le pregunté si Bella le había comentado sobre los pasajes que le obsequiaron mis padres para que visitara a su madre. el mentiroso y despreciable. —Oh. Le mentí fria y calculadoramente. Perdóname. Incliné mi rostro sobre el de ella. Le mentí. de estrecharla un poco más. es decir yo tengo mucha tarea. —De cualquier modo. —Bella—. Al verme entrar en la cocina su padre suspiró y caminó hacia la sala. "Perdóname Bella. tomé su rostro cuidadosamente entre mis manos leyendo la tristeza que repentinamente se había dibujado en el. Pero estaba seguro que no era porque le temiera a él específicamente. —Charlie—. como de costumbre me había disculpado por no acompañarlos. Le llamé. —Es verdad. Acaso sabía que le mentía? —¿Qué va mal?—. Después de hacer los deberes había ayudado a Bella a preparar el extraño mejunje que comían en ese momento. Caminé hacia ella. tiene poca importancia—. —Será mejor que bajemos ahora Me senté frente al televisor mientras Bella y su padre cenaban. Interpreté el papel cínico. Le mentí sin pudor.—. Era la única salida. Si su padre le retará en cualquier sentido ella respondería. ¿Y par qué no me lo has dicho antes?—. En eses momento Bella dejó caer el plato que tenía en las manos. Bella se dispuso a lavar los platos y me uní a ella para ayudarla y además terminar de una vez el asunto del viaje. Dije aun dueño de mis acciones.—¿Qué fue lo que Alice vio esta mañana?—. para ti los cálculos son fáciles—. Su padre había llegado de un humor excelente y había prescindido de mostrarse hostil aquella noche. Esperé a que terminara la cena. —No. se había 28 . Aquel papel que lamentablemente se me daba tan bien. Clavó su mirada en mi rostro. Su padre le contaba sobre una reunión en la reservación con sus amigos. será mejor que bajemos—. —Eso la tiene preocupada. sin vergüenza. creo que solo no quería herirle. Agregué.

como si aquel simple acto le significara un gran esfuerzo. el fin justifica los medios.quedado rígido y su rostro comenzó lentamente a volverse rojo. ni siquiera había pensado en ello. seguí mirando a su padre mientras ya era victima del soponcio antes anunciado. Preguntó su padre. No voltee. Le contestó. pero esta vez cayo en el fregadero. —Aja —. Después de unos segundos dijo que probablemente sería una buena idea que Bella viajara a ver a su madre y que a Renne le encantaría la visita. —Ah. Había previsto alguna reacción como esa. —Creo haberte oído decir que están a punto de caducar. 29 . Ella contestó que se había olvidado de ellos y creo que después de todo lo que había pasado era comprensible que lo hubiera hecho. Tal como lo pensaba. Su rostro estaba ahora completamente rojo desde el cuello hasta su cabeza y respiraba ruidosamente. Ella se agachó para recoger el plato sin mirar a la cara a su padre. —Ya—. sabia muy bien que me clavaba sus ojos iracundos mientras su padre reflexionaba sobre el asunto. —¿Bella? —. Edward—. Pero su padre no pensó lo mismo. Pero el fin justifica los medios. Nuevamente ella dejó caer un plato. —¡De eso ni hablar! —. Murmuró ella mientras se volteaba nuevamente hacia el fregadero para seguir lavando los trastos. Preguntó dirigiéndose a su hija ahora. Y seguramente nunca lo diría. Continuo su padre mientras desmenuzaba en su mente mis palabras. No fue necesario que volteara a ver a Bella. Vociferó separando cada palabra. —Sin embargo. —¿Cuántos billetes le regalaron tus padres?— Había llegado la hora de lanzar la bomba y sin darme mayor importancia le dije que era uno para Bella y otro para mi. —¿Hay alguna razón por la que hayas sacado el tema ahora?—. Le preguntó perplejo. casi a punto de darle un soponcio. me sorprende que no me dijeras nada de esto—. —aunque ella no ha dicho nada del tema—. Ruidosamente su Prominentia laryngea subió y bajó mientras tragaba saliva para luego mirarme con los ojos entrecerrados y decirme que ella nunca lo había mencionado. Simulando sorpresa y consternación pregunte sobre respuesta. Me encogí de hombros y le comenté que estaba a punto de caducar y que mi madre seguramente se sentiría ofendida si no utilizaba su regalo. encontraba inverosímil que a alguien se le pudiera olvidar una cosa así. como si ella hubiera cometido algún tipo de crimen. es verdad—. si. La mente de su padre seguía desmenuzando mis palabras. Su corazón se había detenido unos segundo al escuchar mis palabras y ahora latía rápidamente.

Charlie trató de ordenar las palabras que se agolpaban en su mente pero le fue imposible. —Si tú lo quieres así. Pero su padre solo empeoró las cosas al querer castigarla injustamente nuevamente y solo porque el así lo quería. Él no contesto. De esta manera la calma volvió a reinar en la pequeña cocina. Y en resumidas cuentas no se trataba si ella viajaba con ellas o con el maldito de Jacob Black. Bella también estaba arrepentida. aclarando a su iracundo padre que no era un viaje hacia la perdición si no que solo era para ver a su madre que tenía tanta autoridad sobre ella que él. —Creo que preferirás que no le mencione esto —.—Acabas de decir que sería una gran idea que fuera a ver a su madre—. El me ignoró completamente mientras se dirigía a Bella amenazante y autoritariamente. fría. La mirada entonces de Bella fue reveladora.. 30 . Muchos años había vivido solo. Muy por el contrario. Le habló sobre la forma en la cual había enfrentado su anterior castigo. —¡No te vas a ir a ninguna parte con él. pero en su mente estaba arrepentido. Agregó Bella. señorita! —. Bella—. Ella lese enfrentó valientemente. inspiró hondo y suavizo el tono de su voz. No me siento orgulloso de mis actos ni de las consecuencias de estos. El rostro rojo de su padre cambió repentinamente a blanco por la sutil amenaza de su hija. pensando en las consecuencias que ello podría arrastrar. decidida. a lo cual su padre solo respondió con un mueca. Reaccionaron movidos por la intransigencia . Le advirtió. —Tú ya sabes que yo sé que tengo todo el derecho de ver a mamá este fin de semana—. pero que esta vez solo se trataba de prejuicios y que ella no estaba dispuesta a pagar por ellos. Bella había tomado control sobre esta. lo que él no soportaba era que viajara junto a mi… y solos. De haber existido otra salida no habría dudado un segundo en tomarla. —Dime con franqueza si tendrías alguna objeción al plan si me fuera con Alice o Ángela—. Ella le aclaró que no había motivos para que el estuviera enfadado. ¿Deseas que me mude esta noche o me vas a dar algunos días para que pueda llevarme todas mis cosas?—. siento una inmensurable vergüenza al ser el culpable de haber provocado la discordia en casa de Bella y al recordar las palabras cargadas de rabia que se dirigieron el uno al otro. La discusión continuo unos momentos más. —Ni se te ocurra —. —¿O es que cuestionas la capacidad de mamá para cuidar de mí? —. sin embargo no había nada que yo o cualquier otro pudiera hacer. recordándole que ya no era una niña y que ya no estaba castigada. En ese preciso momento Bella giró para enfrentar a su padre. no quería que su hija se marchara. — Esta situación no me hace nada feliz.. ella apelando a su mayoría de edad y Charlie dijo que mientras viviera en su casa cumpliría con sus normas.

Creo que no. pero era mejor no discutir con ella y después de haberme despedido de su padre. Yo simplemente le comenté a su padre un hecho puntual. Hablas de eso en sueños. quiero tener contigo unas palabritas a solas—. —Lo cierto es Bella. Bella se volteó para mirarme por primera vez desde el comienzo de la discusión y se veía hermosa con el rostro rojo y los ojos brillantes de rabia. Cambia a su viejo padre por este pedazo de hombre" Pensó su padre mientras balbuceaba. Su rostro cambió en ese momento.— Claro que ella pensaba que más que intervenido. Y además parece que con preocupación—. De pronto la palabra a "solas" me resultaba demasiado tentadora. Y aunque si todo lo que yo decía fuera cierto. en ningún momento estuvo en peligro alguno. 31 . obviamente sin obtener respuesta. Y ella no podía evitar hacerlo. Continué. "Ingrata. Entonces. Pero nadie le había dicho que lo hiciera y me lanzó una mirada furiosa cuando le aclaré ese punto. jamás se lo diría a su padre. ¿vale?—. Me burlé de su dramatismo.Bella impulsada valientemente por haber ganado la batalla dijo que ya había cumplido con todos sus deberes escolares como domésticos y que saldría por un momento pero que volvería a la hora pactada para los días de semana. cuando estuvimos en el Bella dijo: —¿De qué va esto? —. aunque de todos modos estaremos en un radio de poco más de tres kilómetros. muchacha ingrata. le había arrojado directamente a los tiburones. " Victoria viene a Forks este fin de semana Bella y creo que es mejor que no estés aquí cuando ello suceda" No. Contestó. —Sí. —¿Eso he hecho?—. —Ya te dije que no me apetecía enfrentarme a Charlie—. que te comportas de una forma muy cobarde con Charlie—. jamás y de esto estaba completamente seguro. —No estoy segura. Lógicamente su padre quiso saber donde se dirigía tan resueltamente. ellos habían sobre reaccionado. al mismo tiempo en que salía de la cocina. Ver a su madre después de todo era una muy buena idea y moví mi cabeza afirmativamente. sobre todo por el aspecto que ella tenía ahora. sobre todo cuando su padre actuaba de la manera en que lo hacen todos los padres… supongo. Lancé inescrupulosamente. si ella verdaderamente sintiera la necesidad. así que he intervenido por tu bien. mientras no daba crédito a lo que escuchaban sus oídos. Con tal de evitarle un mal rato a él haría a un lado ese o cualquier otro sentimiento. —Sé que quieres ir a ver a tu madre. la añoranza de su madre. nos dirigimos a mi coche. Bella. la ternura invadió sus facciones. —. —¿Vamos a salir? — Pregunté entusiasmado con la idea.

Mientras se abalanzaba sobre ella. Voltee mis ojos en una mueca por su sobre exagerada reacción. ella no quería pelear también conmigo. Creo que con eso. Tal y como esperaba mi familia casi completa nos esperaba al llegar a casa. Dije indignado. Dijo mi madre. toda mi familia estaría encantada. Solo pensar en la idea de Bella comportándose como una adolescente común y corriente era sumamente ridícula. Le saludo mi padre en medió de una sonrisa mientras me reconfortaba en su mente. Entonces sus dientes se cerraron sonoramente y apretó los puños mientras su corazón latía violentamente en su pecho. —Nada en absoluto—. —Bienvenida cariño—. Edward. Suspiré arrepentido por mis entupidas palabras.—Debe de ser que me sobrepasan mis instintos naturales de adolescente—. Y era esta supuesta alma la que estaba dispuesto a sacrificar por ella. Traté de mantener la mascara tranquila y relajada sobre mi rostro. no peleó como lo había hecho hace unos momentos con su padre. sacándome de mis ensoñaciones. por que estuviera a salvo. —¿Tiene que ver esta necesidad urgente de ir a Florida con la fiesta de este fin de semana en casa de Billy?—." Pensó mi hermana mientras aun abrazaba a Bella. —¡Bella! Exclamó Alice—. Pregunte suave y cariñosamente después de unos minutos. talvez tan antigua como la mía. —Bueno. Sin pensarlo demasiado propuso ir a mi casa. no era justo hacer las cosas aun más difíciles para ella. Mi madre estaría encantada. —Bella—. pero creo que no pude reaccionar frente a la sorpresa que me provocó sus palabras. Su alma era antigua. parecía difícil de creer que no unas horas atrás se hubiera separado de ella. no irías a esa fiesta—. Dijo de pronto. también todos estarían encantados. mis palabras. —No me importa si estás aquí o en cualquier otra parte del mundo. 32 . "—Eso aun no se los he contado. Y mi madre lo estaría aun mas cuando supiera lo que haríamos este fin de semana…. de todos modos. "—Ya lo se todo. Victoria merodearía la casa y una fiesta en la reservación era de pronto la mejor manera de mantenerlo a salvo. ¿y qué quieres hacer esta noche? —. Mi Bella. lejos de Forks cuando Victoria volviera. Por otro lado podía estar tranquilo con respecto a su padre. Pero aun así no dijo nada. ella no era una ser humano común corriente y mucho menos una adolescente. Alice seguro que ya los habría puesto a todos al corriente. lo demás esta listo—" Caminamos hacia la entrada donde aun permanecían mis padres y Emmett. De eso no había la menor duda. solo Rosalie no estaba cuando nos bajamos del coche. eres terrible—. hace mucho que no veía a mi madre y ahora le parecía una maravillosa oportunidad para hacerlo. Le había molestado. Reí entre dientes mientras le afirmaba que eso no era culpa mía. si es que aun tenía una. mi tono de voz le habían molestado.

Después nos organizaremos con los pormenores ¿Les parece?—. Dijo mi padre en voz alta. —No estoy seguro…¿Qué nos propones?—. —No lo creí cuando Alice nos dijo que venían en camino—. Le contesté entre eseptico y temeroso de su respuestaDecidimos salir a celebrar su nueva y merecida libertad. Todos comprendieron el verdadero significado de nuestro viaje a Florida. Sabía que con eso trataban de mantener mi propia tranquilidad. Al ingresar en el. Dijo a todos Bella. eso quiere decir que nos dejaras toda la acción a nosotros? Por fin un verdadero reto—" Me preguntó animadamente mi hermano en su mente. Salimos de casa tomados de las manos. Pero ahora me sentía mejor. —Podemos ayudarlos a organizar el viaje. —Nosotros también Bella. "—Wow.—Hey. Claro que ella lo sabía. sentada frente al televisor. Tomé la mano de Bella y le di un leve apretón. la gente volteó a vernos un pequeño momento. Preguntó Alice a nuestras espaldas. Me resagué en la entrada para intercambiar miradas con mi padre. Después se disculpó y subió a su dormitorio. ella levantó sus ojos hacia mi y le sonreí animadamente. Ella se animó nuevamente y nos sentamos con el restó de mi familia. Mi padre tomó a Esme de la mano se alejaron hacia el segundo piso. tan solo por hacer algo humano esta vez. estoy seguro que debes llegar temprano a casa—. se puso de pie y saludo a mi prometida con una sonrisa sincera en los labios. — Ahora es mejor que se diviertan. Agregó Emmett. no quería que el mal genio de mi hermana estropeara la velada. —Gracias Carlisle—. 33 . "—Todo saldrá bien Edward. Le respondió Esme mientras le pasaba el brazo por los hombros y la conducía hacia la sala.—" Me entristecía saber que mi padre esperaba siempre lo mejor de mi. ¿Que pensaría de mi si le contara todo lo que había hecho esa tarde? Pestañeé en señal de respuesta. Conduje hasta el pueblo y nos sentamos en un pequeño café. no era usual en nuestra familia visitar los negocios locales. nosotros también— . Estaban tranquilos. dejen todo en nuestras manos. ¿Y que quieren hacer?—. que sorpresa —. —Estoy tan feliz de volver a verlos—. —He…. tenía un par de días para organizar todo. —Me parece una grandiosa idea—. Contestamos al mismo tiempo. juntos todo saldrá bien. Caminamos detrás de ellas y al entrar Rosalie estaba ahí.

pero estaba calmado. Dije tratando de no reir. Pero no podría separarme de Bella. intrigada por mi comportamiento supongo. Alice en su mente trataba de ver mis posibles movimientos. su padre la esperaba y tenía unas preguntas muy incomodas que hacerle. —Te veré luego —. Reté a Alice a un corto juego y digo "corto" por que por lo general solo duraban unos minutos. Besé su coronilla y le aseguré que volvería cuando su padre estuviera dormido. tal vez yo debería estar aquí y enfrentarla. solo un café de pueblo. Pero mi familia me esperaba y debía hablar con ellos.El lugar era simple. ya no estaba molesto por la pelea anterior. Hubiera dado cualquier cosa por estar ahí cuando eso sucediera. 34 . Escuche los pensamientos de su padre cuando apague el motor. Lo único entretenido en el realmente eran los tableros de ajedrez dispuestos para que los pocos clientes hicieran uso de ellos. roncando. Esperaba por ella. Imaginé toda la escena y contuve las ganas de reír con todas mis fuerzas. no nuevamente. como campanillas armónicas llenando por completo el espacio. El solo pensarlo me causaba dolor físico. Pregunto mi hermana al bajar. En el visor se leía "Alice llamando" y en cuanto pulsé la tecla para contestar escuche como mi hermana gritaba en el auricular. Ahora tenía otros asuntos en mente. Me encontraba a mitad de camino cuando mi móvil comenzó a vibrar en mi bolsillo. nada pensado para turistas realmente. astuta. En silencio nos sentamos y nuevamente solo necesité un par de movimientos para que mi hermana se diera por vencida. —¿Nos vemos después?—. Pero podía estar tranquila. Preguntó ella tristemente. Cuando ella entró en la casa pensé un momento en quedarme y escuchar en que orden su padre dejaba salir todas las ideas que tenía en su mente y si es que realmente lograba articular tan solo alguna de las palabras que tenía pensado utilizar. Aunque fuera por un fin de semana. cristalina. Se sentía intranquilo. Me advirtió Bella asegurando que si lo hacia solo empeoraría mas las cosas. mientras que yo leía en su mente la respuesta a mis supuestos movimientos. habría hecho cualquier cosa por ver su expresión. Moví mi cabeza afirmativamente y ella cerró la puerta. Dejé de lado lo placentero de la noche y me dirigí a casa. Luego fue el turno de Bella y Jasper pero él era un buen estratega y ganó fácilmente. Me miró con recelo. Nos retiramos poco después y llevamos a mis hermanos a casa. Tal vez Alice debería viajar con ella. —Será mejor que no entres —. —Tiene la mente relativamente en calma —. Jasper se despidió con un sonrisa y conduje nuevamente hacia casa de Bella. ¿Comprenderían que me iría para alejar a Bella del peligro? ¿Serían suficientes mis razones para alejarme mientras el peligro golpeaba nuestra puerta? Victoria era inteligente. Volví a imaginar la cara que pondría cuando comprendiera mi actuar y esta vez no pude contener la risa. Bella estaba feliz la idea de ver a su madre hacía que sus ojos brillaran y su risa se escuchaba clara. Tal vez nadie la conocía mejor que yo.

por lo menos esta noche. en medio de semana…. Esto era demasiado. solo que ella manejaba y de pronto se perdía…. Introdujo la llave en el contacto y giró de ella. Dejé la puerta abierta y las llaves en el contacto. Nada. Había llegado el momento. pero ya era muy tarde para eso. Fue ahí cuando se volvió lentamente al percatarse que no se encontraba sola. no sabía nada. Si pensaba hacerlo o si lo había hecho me tenía sin cuidado. Arrojé el aparato al asiento trasero y me bajé del coche. Examiné los alrededores buscando con todos mis sentidos alguna mirada curiosa o algún pensamientos. Cerró de golpe y corrió hacia su coche mirando una y otra vez por encina de su hombro. pero esta vez era Carlisle. No sabía si iba o venía. Había llegado a tiempo ella aun se encontraba en casa y me aseguraría que ahí se quedará. no sabía la hora. corrí impulsado por la rabia y la desesperación. Sin pensarlo demasiado abrí el capó se su viejo coche y extraje los cables de la batería. sin importar lo que sucediera. Lo intentó una vez más pero nada cambió. Además podía correr más rápido que cualquier coche.Tan solo había dejado de verla por completo. Mi gruñido retumbó dentro de la cabina justo cuando Bella aparecía por la puerta principal. Tuve la entúpida esperanza que su padre se negara ante tal idea. Conocía el significado de esa llamada. Estaba seguro que con eso sería suficiente pero para cerciorarme me monté en el interior esperando por mi hermosa novia fugitiva. Presté atención a los ruidos provenientes del interior de su casa justo cuando escuche el alocado bajar de las escaleras. Sabía muy bien para que lo hacia. Entonces comencé a jugar con los cables.. 35 . —¿Te importa si voy a ver a Jake esta noche? —. le vio camino a la reservación. Y así lo hice. corrí por el bosque. como si alguien o algo corriera tras ella. Aun corriendo estiró sus manos y siguió el contorno del coche hasta llegar a la puerta del piloto. Solo hace algunos minutos que me había separado de ella. Nada… Perfecto.Frené violentamente sin dar crédito a lo que oía. era pasarse de la raya. Lo primero era verificar si la visión de Alice se había realizado y al acercarme a su casa vi estacionado su monovulumen justo donde debía estar. si por el contrarío ya lo había hecho… iría por ella. Él me pediría que no hiciera nada entupido. Si planeaba hacerlo la detendría. ya la decisión estaba tomada. sin siquiera percatarse que me encontraba ahí. pero muy entusiasta le autorizo y además le dijo que tardara lo que ella quisiera… De noche. haciéndolos girar entre mis dedos. Le dijo a su padre que al parecer aun permanecía sentado frente al televisor. El móvil vibró nuevamente. Silencio. Alice había visto a Bella en la carretera. seguro que mi hermana ya estaba al tanto de esto y no tardaría uno de mis hermanos en ir por el. Pensé que me vería en cuanto la abriera pero se sentó junto a mi.

No me sentía mejor. pero no dijo nada. —Supongo que no tenías por qué saberlo. Le dije recordando las palabras de Carlisle mientras jugaba con mi nuevo juguete.— Esperé alguna reacción. Para Alice era sumamente desesperante. La angustia subió por mi pecho. ella también desaparecía. Agregué suavemente.. Una noche. Amigo … Jacob Black. así de simple sin aviso o sin motivo y solo existía una explicación para ello. En el momento en que cambian de una forma a otra. mas bien furiosa. La teoría de Carlisle es que esto sucede porque sus vidas están muy gobernadas por sus transformaciones. si es que quisiera conducir al instituto en vez de viajar conmigo como era costumbre. conteniendo el impulso de tomarla por los hombros y sacarle alguna palabra. —Me llamó Alice —. Suavemente hablé tratando de mantener la calma.Entonces lanzó un grito el cual se ahogó casi de inmediato al darse cuenta que ella yo el que estaba junto a ella. también Alice me daba una mano en la ardua tarea que era el mantenerla a salvo.. en realidad. —Cierra la ventana si no quieres que entre esta noche. Lo entenderé —. Apretó furiosamente sus labios mientras sacaba las llaves y abría la puerta para salir. — Ya sabes. máxime si se considera que yo no tengo problema alguno en leerles la mente a los hombres lobo. Son tan completamente impredecibles que hacen cambiar todo lo que les rodea. El futuro no les puede afectar. —Ignoramos por qué sucede esto. pocos días después de volver. Le dije mientras miraba los cables en mi mano. Al menos los de los Black. Le conté de lo nerviosa que se había puesto cuando no pudo ver su futuro. Tal vez sea alguna defensa natural innata —. Son más una reacción involuntaria que una decisión. algún berrinche. 36 . ni existen siquiera. Esa no era la palabra adecuada. Pero se mantuvo en silencio y solo el sordo sonido de la puerta al cerrarse violentamente rompió el silencio. la que fuera.¿Se te había olvidado? —. Mi hermana simplemente le había visto desaparecer. ni por un minuto me sentí mejor mientras ella se alejaba de mi. Le había contado sobre la teoría de nuestra directa responsabilidad sobre las transformaciones de los Quileutes. Le aseguré que encontraría su coche arreglado por la mañana. ¿ansioso? —. Cada vez que Bella decidía mezclar su futuro con su …. molesta. habíamos discutido con mi padre el motivo de esta extraña situación. pero creo que puedes entender por qué eso me hace sentirme un poco.. pero aun así era las suave que me atrevía a usar en ese preciso momento. De un portazo cerró también la puerta de su casa. era como si repentinamente quedara ciega. El creía que todo aquello era muy posible ya que nuestra llegada coincidía con la transformación del que llaman Sam Uley —Esto no parece del todo creíble. Agarré mi cabeza con mis manos mientras sentía que mi pecho se partía en dos. Ella no podía visualizar a los licantropos. quería dejar claro que no solo yo era el que velaba por ella.. algún grito. No.

en su pecho y en su sexo… Nunca fue tan mía y nunca estuve tan lejos de poder tenerla como lo estaba ahora. !Maldición¡ Isabella Swan sería mi perdición. Ella se pegó completamente a mi cuerpo mientras unas de mis piernas se introducía entre las suyas. su dormitorio no fue la excepción y mucho menos la ventana que cerró de golpe haciendo que vibraran los cristales. ¿Así que ese era el precio que debía pagar por mantenerla con vida. en que por fin comprendiera. por evitar que jugara con la muerte. 37 . resignado y lenta y silenciosamente salí de su coche. no quería tener que estropearlo también. Su corazón latía en su boca. Se encontraba sentada en su cama cuando ingresé a su dormitorio y se incorporó al verme. Temí por un momento que aceptará la propuesta de su padre y quisiera marcharse en la patrulla de policía. A este punto los portazos eran cada vez más ruidosos. El que no me dejará entrar no significaba que no pudiera permanecer oculto en las sombras o tal vez sentado sobre el tejado vigilando su sueño. pero si era necesario lo haría. La emoción inundo mis sentidos y solo me tomó unos segundos trepar por su ventana.Desde su casa llegaron las preguntas de su padre y la respuesta que ella le entregó. lo pagaría hoy y lo pagaría mañana y el día siguiente a ese también. Sin poder controlarme me abalance sobre ella y la besé ardientemente en los labios. Bajé la vista. Di la última mirada hacia su ventana. Afortunadamente Bella no aceptó y subió ruidosamente las escaleras. Pues si ese era lo pagaría. Llegaría un punto en que ella comprendería. no sin antes decirle que mañana lo intentaría otra vez. Entonces escuche como suspiraba profundamente y le vi acercarse nuevamente a la ventana para abrirla completamente. por evitar que estuviera junto a él?.

—Disculpa mi comportamiento ahí afuera. —Edward… Te amo. También te amo y no sabes lo mucho que te deseo en este mismo momento. ¿No crees que hace demasiado frío para tener la ventaba abierta?—. —Pero hija. Dije acercándome nuevamente hacia ella. Estaba dispuesto a ir hasta La Push por ti. Necesidad de estar junto a él. Pero mi amor es más grande que mi deseo por ti—. aun a costa de mi propia existencia?. tu mente. Fueron las pisadas de su padre subiendo las escaleras lo que obligó a separarme de ella. tu cuerpo frío. —¿Es necesario que trates mal a mi pobre coche?—. Dijo él mientras me adentraba en el bosque. —Para ser sincero… si. Bella me miró con los ojos llenos de espanto. Llegué a casa demasiado rápido. obligándole suavemente a alejarse de mi. ¿No entiendes Isabella Swan que estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por mantenerte a salvo. pero por favor entiende mi posición. No me hace feliz negarte algo. —Además tengo que ir a casa. Y eso es lo que estoy protegiendo en este mismo momento Bella. lo siento. Le sostuve por los hombros. ¿Acaso no me amas lo suficiente?—. Amo tu ser. —Si. Mis labios buscaron la hendidura detrás de su oído y de pronto era ella la que jadeaba ruidosamente. Me cuesta entender esta…. de sobre exponerte al peligro. Puse uno se mis dedos sobre sus labios impidiendo que terminara la frase o que pronunciara nuevamente ese maldito nombre. ¿Es realmente tan difícil de entender?—. —No… Bella… De… tente—. —Será mejor que me marche. — Y para ti es tan difícil comprender que…—. Le dije tristemente. no sea que a mi hermana se le ocurra arrendar un avión privado para llevarnos a Florida—. ahí viene tu padre a darte las buenas noches—. ¿Sientes mi corazón. sientes como late por ti?—. Le dije de muy buen humor. Sonreí y salté por su ventana solo un segundo antes que su padre abriera la puerta. Lo escucho fuerte y claro.De Padre a Hijo Alce mi rostro al cielo mientras Bella besaba mi cuello. Extrañamente 38 . Mi coche estaba estacionado frente a la casa y Alice se encontraba sentada sobre el capó de este. Dije abriendo mis ojos mientras jadeaba incontrolablemente.

Tal vez por el hecho de evitar la huida de Bella. no leas mi mente. no leas mi mente”—. ¿Pero que más puedo hacer? Además creo que seguirá intentando ir a la reservación—. —¡Esta bien. Debería entender. Carlisle y Jasper prácticamente tuvieron que retener por la fuerza a Emmett que quería correr a tu lado para destrozar un par de licántropos. sobre todo por todo el cariños que sientes por ella. acaso no harías todo lo que fuera necesario para ello?. —Lo se. —No entiendo hasta cuando te empeñaras a tratar de doblar la mano al destino. Pensaba ella tercamente. ¡Rayos. rayos!. Dijo mi padre mientras 39 . no leas mi mente. —Cuando llegue el momento en que ella lo intente…o si en algún momento lograra . parece que entre más te esfuerzas en hacerlo. —Creo saber de que se trata—. —Ok. Además no se para que tienes un teléfono móvil si cada vez que sucede algo lo tiras por ahí. me gustaría intercambiar algunas ideas contigo—. Un gruñido subió por mi garganta y retumbó en el bosque contiguo.—.así me encontraba. He sido una tonta—. tal y como lo haz hecho hasta el momento—. Como consecuencia a ello mi familia completa salió a verificar con sus propios ojos lo que sucedía. de eso no hay duda alguna—. pero creo que también habría luchado por hacerlo. Suspiré resignadamente. tu sobre todo!. no leas mi mente. Yo estaré pendiente de ella pero solo con una condición. Me permitió ver en su recuerdo toda la escena de Emmett tratando de salir corriendo para ir en mi ayuda y el caso omiso que hacía a las palabras de Alice mientras ella le aseguraba que todo estaba bien y que yo estaba a salvo en casa de Bella. más complicaciones acarrean tus actos—. —“¡Rayos Edward…. Otra vez—. Esa… era… la condición. —Creo que debemos hablar Edward—. no leas mi mente. —“Y no leas mi mente. Hizo una mueca y sacó su pequeña lengua. —Y seguiré luchando Alice.. esta bien!—. Dijo Carlisle al ver la expresión de mi hermana. Muchas veces se había puesto en mi lugar. Se que me he comportado como un estúpido. —Soy mucho menos fuerte que tu. ¡Maldición!. Alice se mordió los labios mientras hacia una mueca de dolor en el rostro y en su mente.. sintiendo pena por las tribulaciones a las cuales me veía constantemente sometido. —De todas maneras. seguiré intentando doblar la mano al destino como tu dices. —¿Cual es la condición?—. Contrólate!. —¡No es justo que me digas esto. — Maldijo Alice en su mente. —Pero es solo por que he temido por ti…. ¿Acaso no aprenderás nunca?—. ¿Si en tus manos tuvieras la oportunidad de brindarle otra vida a Jasper. —Lindo susto que nos haz dado.

¿no sería justo para ella el dejarle elegir?—. tanto como Esme. ¿Cómo. uno al lado del otro como hace años. sobre todos las de Rosalie que no paraba de insultarme. ¿Crees acaso que ella tenga algún sentimiento por este chico Black? Y si fuera así. —Siempre sentiré el amor de un padre por ti Edward. —¿Que me estas pidiendo Carlisle?—. —No… Si…. —Sígueme—. Pero creo que ellos podrían decir lo mismo de nosotros. lo haría. Agregó mientras se lanzaba entre los árboles. tratando de silenciar las voces de mi familia en mi cabeza. En silencio esperé que continuara. Su amor por ti es tan grande cómo el tuyo. Eventualmente ella saldría lastimada—. aun cuando formes tu propia familia— Vi en su mente el significado de sus palabras. —Es más que eso. —¿Es eso lo que preocupa?. Temo muchas cosas en estos momentos. han hablado de mi a mis espaldas?— 40 . ¿El que me marche?— —No específicamente. Y claro que le dejaría elegir Carlisle. —Hoy Emmtt estaba dispuesto a pelear con los licántropos y con ello habría arrastrado a toda la familia.se alejaba de la casa. Pero elegirlo a el es elegir la muerte segura. los abrí para ver la comprensible mirada de mi padre. Te niegas a convertirla. Temo la separación. —No es necesario que hagas esto Carlisle. Es ridículo pensar que tu eres el único que haría algo así por ella—. Le seguí. Sin embargo aquí estas. tu también piensas igual que Alice. Corrimos por el bosque. Dejo de correr y me detuve solo unos metros más adelante. El que sienta algo por él es solo una de ellas. ¿Que es lo que temes hijo? No te entiendo en estos momentos. haz vencido cada uno de tus instintos para mantenerle a salvo. Pero temo más perder a alguno de ustedes para siempre—. —Lo que estoy diciendo es que deberías pensar que en estos momentos es que la transformación de Bella es la única manera de mantenerle a salvo—. Le dije alejándome de él. Estoy seguro que a sus ojos somos iguales de peligrosos. Estoy esperando que encuentres la solución para los problemas que enfrentas para defender la humanidad de Bella. cuando el trataba de animar mi existencia solitaria. Continué. hace décadas de que deje de ser un niño—. No lo se Carlisle—. Cerré los ojos y sentí el contacto de sus manos en mis hombros. Que han hecho. —Es muy posible. te es imposible vivir sin ella pero te niegas a dejarle su libertad. Esos sucios animales no son capases de controlarse.

Alice dice que Victoria se acerca y ya sabes que esta es solo la segunda vez que lo intentará no será la ultima. dominado por mis sentimientos. Sabía que él tenía razón. Todo esta bien Edward. Le dije fieramente. Había expuesto a mi hermano a mi familia. —Lo siento—. Es solo que no quiero perderte otra—. lo se. Mi padre tenía razón esa debía ser la última vez que actuara de esa manera. Lo único que quiero saber es si podré contar contigo o debo marcharme ahora—. —Ahora cuentame de que trata este asunto del viaje—. Uno. es lo único que pido—. —Lo se hijo. estoy luchando—. Todo saldrá bien. De ahora en adelante las decisiones se tomarán entre todos. Las palabras se atoraron en mi garganta mientras él me abrazaba fuertemente. Dijo mientras me soltaba y comenzábamos nuestro retorno a casa. tres. Es solo de ella. —Estoy luchando Carlisle. No estuvo bien que salieras corriendo para ir a la reservación y exponerte y con eso a toda la familia. Logré decir. ¿Cuantos años piensas exponerla. Nuevamente había actuado como un tonto. estas muy equivocado. —Padre… —. —Los que ella quiera. cinco?— —Los que ella quiera Carlisle—. ni de nadie. Es por esto que no he querido decir palabra alguna en casa. Peor que un sucio licántropo. No es tu decisión ni mía.—Si eso crees. no la forzaré y mucho menos por un vampira psicópata. —No estoy aquí para eso Edward? ¿Como puedes dudar? Estoy aquí para pedirte de una vez por todas que confíes en tu familia. Dije apretando los puños demasiado molesto con migo mismo. 41 . Creo que este esto solo te compete a ti y tu debes decidir sin que nadie mas interfiera.

Unas 24 horas de distancia nunca estaban de más. Me sentía nervioso. desesperado. En un intento inútil. de mis brazos. de mi cuidado. las astutas maniobras. —¡Si!. no lejos de mi. Le esperarían y no le dejarían escapar. Pensó Rosalie. inquieto y aunque Alice aseguró que no se presentaría hasta el fin de semana y que no había ni la más mínima y remota posibilidad de encontrarnos con ella en Seattle. Ya veté. No dejaría a Bella. atenta solo a monitorear el futuro de Victoria. —Todo saldrá bien—. sentí la necesidad de adelantar el viaje. Ahora todo dependía de mi familia. dirigiéndolos hacia el Océano Atlántico. Debían poner fin a esta estúpida situación. confundido. El sol se había ocultado hace un par de horas y agradecí la diferencia horaria. Aun cuando toda mi familia pensará que hacia mal en ello. Edward?—. Agregó alegremente Emmett. Dijo Esme al partir esa mañana.Jacksonville Había aprendido a no sobrestimar a Victoria. "—No es justo que te marches—". Solo para estar seguros. Ampliando la distancia entre Bella y Victoria. "—No es justo que te marches y nos dejes con este problema—". 42 . un problema a la vez—". de mis ojos. Huyendo de sus garras. Dije en un susurro soltando mi agarre. sabía que hacia mal. Dijo ella. —Perdón—. Sabía que ella tenía razón. —Todo esta bien—. a ver cada una de sus decisiones y movimientos. Volamos hacía el Este. —¿Todo esta bien? ¿Rosalie. Alice coordinaría las maniobras. Pero también sabía que la especialidad de Victoria eran los trucos. Tal vez todo dependía de mi. Pensé mientras Bella dormitaba a mi lado. Apreté un poco más su cuerpo contra mi costado. contemplándonos un momento. cruzando el país. pero me era imposible separarme de Bella. hasta que dejó escapar un suave y sugerente quejido. —Todo esta bien Carlisle—. con su cabeza descansando en mi pecho. ¿Pero que sucedería la próxima vez? ¿Cómo lograría mantenerle a salvo? "—Un problema a la vez. —¿Te he herido?—. —No te preocupes por nada cariño—. Nuevamente me sentí inquieto. Mis músculos se tensaron mientras sentía remordimiento por mi partida. Habíamos volado al encuentro de la noche. ¡Acabaremos con esa loca!—. Mi padre intervino. Nunca más lo haría. No debía volver a escapar.

Si… Claro. absorbiendo directamente el exquisito aroma que inundaba por completo el reducido y encapsulado avión.—Solo me haz impedido respirar un momento. llenando mis pulmones. veía mis ojos color ámbar. ¿Cómo estas querido? ¿Fue muy molesto el viaje." Me permití inhalar una vez. — Recuerdas a Edward … ¿Verdad?— —He…. con un montón de gente. no te preocupes cielo tu cuarto ya esta listo— En la entrada de la casa había un gran roble. Recordaba claro en su memoria que mis ojos eran oscuros. mi última prioridad era el alimentarme. ¡Maldición¡…" Dejé escapar un suspiro y Renée se volteó a verme. —Ya veo que estas más cansado de lo que pensaba. —Estamos bien Renée—. La casa de Renée era tal y como la había imaginado ya que la descripción que le había dado a Bella. Bella me contó que sigues un estricto régimen alimenticio. Gritó su madre al vernos y corrió hacia nosotros. Aférrame a tu pecho solo un poco más—. Solté su mano por primera vez en el día y Bella corrió también a su encuentro. aquella tarde en el hospital… "Mmm. —¿Mamá?—. Contestó alzando sus ojos que habían adquirido un exquisito brillo. Ahora es mejor que nos marchemos para que descansen—. "Ok… estamos en el avión. Incluyendo la escala en Chicago. Seguir uno como el tuyo no me vendría nada de mal—. !Claro que lo recuerdo¡. —En realidad es mi madre la que lo diseño para nosotros. Le conteste mientras mi prometida nos miraba nerviosamente.Como si yo fuera digno de merecerla. Edward. —¡Bella!—. — Si. Me incliné un poco hasta que mi labios tocaron su frente. le pediré que te llame para que te de algunos consejos. Es solo que… Que… No. tienen apetito?—. —No tienes remedio—. En ese tiempo. 43 . Le dije sonriendo. ¡Pero no me sueltes por favor!. — Bella se encuentra más cansada y hambrienta que yo—. un árbol de tal tamaño debía ser tal vez tan antiguo como yo. ¿Te parece?— —Estupendo. A diferencia de Charlie. completamente fasinanado. Deshicieron su abrazo después de casi un minuto y al voltear a verme tenían ambas los ojos llenos de lagrimas por la emoción. El llegar a nuestro destino nos tomo siete horas y quience minutos. Su madre parpadeó unas cuantas veces mientras me miraba asombrada. ella no guardaba rencor hacia mi. estupendo. Por el contrario en su mente solo había gratitud…. Le llamó Bella al ver que esta seguía contemplándome sin decir palabra. Será mejor que… solo…. No olvidenlo. cuando estábamos dando caza a James. Hoy sin embargo.

estamos bien. pero esta vez no te necesitaremos a si que disfruta tu fin de semana—. separados estratégicamente por un corredor y el dormitorio principal justo en medio. Esperó en silencio al otro lado de teléfono. estaba muy cerca. Concéntrate en Victoria—. solo a unos minutos tal y como Renée lo había descrito. Comprendí que debía ser Phil. Le dije sarcásticamente. Veo que mañana será un día muy soleado. Sería un increíble jugador—" Pensó este al verme. —Es verdad…. —En unos cuantos minutos la cena estará lista. —Lamentablemente no tiene baño propio pero puedes usar el que esta al fondo el pasillo—. podemos hablar tranquilos—. —Tranquilo hermanito. digna de estudiar. He salido cuando vi que me llamabas. Tenía una extraña forma de ver las cosas. —Muchas gracias por las reconfortantes palabras—. —. —Soy Phil y tu debes ser Edward—. Phil saludó con un gran abrazo a Bella. ¿Lo están pasando bien? Sabes que me hubiera encantado ir con ustedes. Dijo su madre. —Y Alice…. tranquilo. —Bienvenidos—. Caminó hacía nosotros y estiró su mano para saludarme uno par de metros antes. habría sido tan divertido. mándame un mensaje en cuanto todo termine y yo te llamaré cuando pueda ¿Ok?—. Aunque en su mente Renée era mucho más infantil que él. no te preocupes. —Ok. descansa mientras tanto—. eso ya esta cubierto. Él también le quería tal vez tanto como el mismo Charlie. —Esta bien. —No estoy menospreciando sus capacidades.. —Recuerda que no ha sido un viaje de placer—. —Muchas gracias Renée. Sólo tengan cuidado ok?—. Cuando se fue presté atención a los ruidos de la casa concentrándome en los provenientes del cuarto de Bella y al escuchar que charlaba con su madre saqué el móvil de mi bolsillo y marqué el número de Alice. —No hay problema. "—!Rayos¡ Que porte tiene este chico y que buen brazo. 44 . —Muchas gracias por invitarme—. —Si lo sé es que no he podido evitarlo. Nos acomodaron en nuestros dormitorios. tendrás que arreglartelas todo el día para estar en dentro de casa—. Veo…. Crees que podrá contra todos nosotros? Disculpa que destruya tus sueños. Eran en resumidas cuentas un par de personas muy buenas y la diferencia de edad era casi imperceptible. era interesante. —Por favor. Estaré atento mañana. Lo intentaré—. Dijo un hombre desde el porche de la casa. —Te pedí que no estuvieras pendiente de nosotros. Respondí. tengan cuidado—. sin bruma matutina.Al descender del coche pude sentir el agradable aroma del mar en el aire. es sólo que…. muy parecido al de su madre. además las grandes tiendas cierran muy tarde—. Pondremos fin a esta locura—.

Comenzó entonces la rutina para dormir. Pasaron solo un par de minutos y escuche los pasos de Bella. —¿Te sentarás a mi lado?—. Abrí la puerta justo antes que ella diera un golpe a esta. Le contesté mientras Bella ocultaba una sonrisa tras su vaso con gaseosa. Ayudé a Bella a levantar los platos cuando terminó la cena. Al darse cuenta. Tal vez fue el mutuo silencio que se instaló entre nosotros o con la masoquista separación voluntaria de nuestros cuerpos. el plato de Bella tenía un par de espárragos más y el mío un par menos. muy divertida para ser sincero. cada uno a sus dormitorios.—Esta bien. No me había preparado mentalmente para estar tan cerca de ella sin poder actuar como lo 45 . acariciar su rostro. Y dicho esto cortó la llamada. el sonido del agua corriendo mientras cepillaban sus dientes. Dijo Renée. para tenerle en mis brazos. en una pequeña pero agradable y silenciosa caricia. el ir de venir. La cena fue amena. extrovertida. Creo que si. Solo había una persona en la casa que podría estar tomando una ducha a esa hora… Bella. Puedo decirle a Renée que no sueles comer nada tan tarde o algo así—. me miró por unos segundo mordiéndose los labios al comprender que tendría que comer por dos ese fin de semana. Me sentí aliviado cuando Phil se puso de pie y se excusó por irse a la cama. se despidió explicando que tendría que trabajar al día siguiente. Era la falta casi total de contacto que tenía mis músculos agarrotados y anhelaba que llegase pronto la hora en que todos se fueran a dormir para pasar la noche junto a ella. esta bien lo tendremos. En solo una milésima de segundo. de los ruidos. un vaso. Tendría el cabello mojado cuando fuera a su dormitorio. ¿Por que?— —Por nada. Le dije sonriendo. Su madre era una mujer muy divertida. Son mis preferidos—. —Hola. Cerré los ojos cuando escuche el agua de la ducha corriendo. pero espero que hoy tengas mucho apetito—. —¿Te han gustado los espárragos?—. Ahora déjame tranquila que quiero estar atenta—. ¿Puedo pasar?—. Si. Bella me vigilaba por el rabillo del ojo cuando me llevé a la boca el tenedor con la extraña cosa verde que estaba en mi plato. su cuerpo y besarle hasta que el sol se perfilara en el horizonte marino. prestando atención a cada uno de los movimientos. Pregunte. Mientras tanto me recosté sobre la cama con las manos detrás de la cabeza. En cierta forma me sentía aliviado de que el día humano llegará a su fin. Nuestras manos se rozaban cada vez que ella me entregaba un cubierto. o simplemente nuestros intentos por ocultar nuestra necesidad mutua que incrementó la curiosidad de su madre por nuestra relación. —Si. Los abrazos y las buenas noches para todos. a cada una de nuestras miradas. —Ho. jugaría con el entre mis dedos mientras le abrazaba y tarareaba su nana para hacerla dormir. Lo mastiqué un par de veces y lo tragué rápidamente. Tal vez fue por mi deseo contenido. Creo que fue un poco de todo aquello lo que gatillo que Renée estuviera atenta a cada uno de nuestros movimientos. Sonreí ante su ridícula pregunta e hice un gesto con la mano para que entrara. —He venido por ti para la cena y estoy preocupada por el asunto.

—Y yo estoy contenta de tenerte aquí—. donde mi nombre no salio de sus pensamientos inconscientes. De todas formas sólo tenía que soportar un día más y pronto estaríamos nuevamente en casa y sería nuevamente toda mía. Todo mi ser la anhelaba inmensurablemente. Y yo no podría soportar las largas horas de la noche en otro lugar que no fuera ahí junto a ella. Lentamente los ruidos fueron disminuyendo en intensidad y en frecuencia hasta que después de un par de horas toda la casa estuvo en completo silencio. —Debes disfrutar el día de mañana con tu madre—. —Pensé que nunca se dormirian—. donde tal vez no había espacio para mi esa noche. —No.hacíamos siempre. Y verdaderamente nunca vi que nuestro interactuar fuera diferente al resto de las parejas o que en el hubiera algo extraño hasta que nos vi bajo el peculiar punto de vista de su madre. Sabía que mis labios buscarían más que sus labios. Y lo pude sentir. olvidando que mi cuerpo era duro y frío como una piedra. Como me fue posible me separé de ella. No podía empezar algo que estaba seguro que no podría detener. No podré dormir sin ti—. —No quiero hacerlo. Cuando aun era prudente e inteligente de mi parte hacerlo. pero Bella tomó mi mano y me detuve antes de alcanzar el picaporte. Logré decir antes que ella se abalanzara sobre mi y comenzara a besarme apasionadamente. —Será mejor que te duermas—. pude ver que sería lo mas increíble e intenso que habría sentido en toda mi existencia. Me recosté en su cama y ella abrazó mi cuerpo como si fuera la más blanda de las almohadas. ella me esperaba sentada sobre su cama. Y fue tan intenso que no pude hacer nada mas que alejarme antes de empezar. de tenernos—. Solo el sonido del mar se colaba por la ventana abierta llenando el silencio de la noche. están contentos de tenernos aquí—. Giré lentamente la manilla se su puerta. —Si. Dijo ella tristemente. Pude ver todo claramente en mi mente. —De tenernos. Me corrigió —Es verdad. Simplemente no podía permitir que eso sucediera. Sabía que en cuanto comenzara a besarla sería imposible para mi detenerme. Dijo Bella en un susurro acercándose un poco más a mi. Traté de no arrastrar los pies mientras me dirigía hacia la puerta nuevamente. quiero que me beses otra vez—. —Entonces creo que será mejor que esta noches duermas sola—. Le dije besando su frente. Contestó casi infantilmente. Un sueño tranquilo. 46 . Me dormiré pero por favor no te vallas. lo sentí mucho antes que nuestros labios siquiera se rozaran. No mucho después se hundió en un profundo sueño. —Bella…—. que mi cuerpo reaccionaría a sus caricias hasta fundir mis defensas y mi autocontrol. aun y cuando era lo único que deseaba en ese momento y que seguramente querría por siempre. Sabía que mis manos no pararían en sus hombros. están muy contentos de tenerte en su casa—. incontrolablemente. Entonces llegó el momento de hacer la usual visita al dormitorio de mi prometida.

tiempo. Esperar que ellas volvieran. le era suficiente. Con la primera claridad del alba abandoné su dormitorio. de todas maneras por más que quisiera el tiempo no avanzaría con mayor rápidez. Me sentía cansazo de luchar contra mis deseos y mi naturaleza pero al mismo tiempo tranquilo conmigo mismo. de brisa marina. Esa mañana Bella y su madre durmieron hasta el medio día. Solo un poco más. de sus proyectos y sus jugadores estrella.Pronto amanecería y solo me quedaría esperar la llamada de mi familia. que terminara la tarde. Agradeció internamente que me quedara en casa dándoles un poco de privacidad. Tenía claro que amaba sobre todas cosas del mundo a su hija y eso. Ya llegaría el día en que ella fuera para mi como yo era suyo. preguntas que no podía formular estando yo presente. Era un buen hombre. Se repitió el ritual de la cena. La mente de su madre ahora estaba más serena. fuera cual fuera. feliz de ser más fuerte que nada. De esta forma transcurrió la tarde… secretamente esperando hasta que por fin llegó la noche. Decidí que era inútil comportarme como un idiota. más tranquila. Seguramente a Bella no le haría gracias comer tanto por la mañana. esperar un poco más. Una hora transcurrió y luego otra lentamente hasta que volvieron. Cuando escuche que ya habían terminado me levanté para hacer acto de presencia en la mesa. un vida llena de luz. tenía la secreta esperanza que Bella se sintiera atraída por la cálida ciudad y se mudara indefinidamente con ella. casi arrastrándose milésima a milésima. de sueños y esperanzas. haciendo insoportable la espera. Tiempo. Y por una parte estaba feliz. 47 . Verdaderamente no tenía trabajo alguno que terminar. Phil por el cotrarío se había levantado muy temprano y ya se habia marchado muchas horas atras. por ahora. mientras tanto aguardaría con templanza y decisión el futuro. Convincentemente dije que me era imposible acompañarlas ya que debía entregar un trabajo pendiente para el instituto. lo único que podía hacer era esperar. una llamada que esperaba poner fin a sólo uno de los tantos problemas que acarreaba mi negación de perder la humanidad de Bella. amaba a Renée y en esos momentos estaba muy feliz con su vida y de lo que había conseguido por sus propios meritos. fuerte para amarla completa y eternamente. Phil nos habló de su día y de cómo le estaba yendo mucho mejor de lo que había planeado. Muchas preguntas rondaban la mente de su madre. tiempo. Eran sin duda unas buenas personas. Cuando Renée fue por mi para desayunar me tendí en la cama y fingí dormir profundamente. Ya no buscaba explicaciones sobre la naturaleza de nuestra relación o sobre nuestros sentimientos. Renée estaba muy emocionada por mostrarnos cuanto pudiera ese día. vencedor y sobre todas las cosas más capas que nunca de soportar la tentación que representaba Bella para mi. Estaba seguro que nunca sería tan difícil para mi como lo había sido el día anterior. Tiempo que era mi enemigo y la manecilla del reloj se empecinaba en avanzar lentamente. esperar el llamado de Alice. Desconocía que palabras habría pronunciado Bella para tranquilizarle pero veía que habían dado resultado. Imaginé la vida de Bella en esta hermosa y soleada ciudad.

Separé mis labios de los suyos y se inclinó un poco más sobre mi. cantaré para ti—. Dije recorriendo su brazo con un caricia. Agregó tercamene. —Tal vez el calor me esta volviendo loca. —Esta bien mi pequeña consentida. rodeada de sus iguales. —¿No estas cansada? ¿No ha sido divertido tu día junto a tu madre?— —A sido fantastico. esperar que todos durmieran y cuando esto por fin sucedió fui libre de ir junto a Bella nuevamente. Había logrado pararme justo en medio de la balanza donde penden mis deseos y prioridades. No me dejaría llevar por el aroma. —Dormiré en el avión—. Esta vez fue más fácil estar junto a ella y a la vez igual de tormentoso. alargando el contacto. que todos cepillaran sus dientes. por el sonido de su corazón. Mis labios abrazaron los suyos y su mano tomo posición en mi nuca. —No se a que te refieres—. mi piel esta reseca y eso que sólo hemos pasado un día aquí—. ¿Cantarías mi mana para poder dormir?—. —No sabía que te sentías obligada a hacerlo—. eso es todo—. Pero no había nada que ya se pudiera hacer al respecto. Una vida normal. Le dije sonriendo. —Gracias por obligarme a venir—. Bella no moriría esta noche en manos de Victoria y mucho menos en las mías. pero el calor es agotador. Con mi mano libre peiné hacia atrás sus suaves cabellos. Guardamos la última de las copas y nos despedimos también. no lo se. 48 . En sus brazos yo era la oveja. —Gracias—. —No es eso. El sol molesta mis ojos. Es como si la neblina se hubiera metido bajo mi piel. Esperar a que todos se despidieran. ni seres sobrenaturales. por el deseo en su respiración. no te importará darme un beso de buenas noches—. —¿Tu que crees?—. Le dije sonriente. Dijo Bella sorprendiéndome y le mire desconcertado. es solo que de no haber sido por ti simplemente nunca me habría atrevido a enfrentar a Charlie—. Creo que tienes razón. Acaricié su rostro sosteniéndolo suave pero firmemente con una de mis manos. Le dijo su madre cuando terminó de lavar los platos. —Duerme amor. —Buenas noches hija—. Y sentí que sólo eso podría darle. un vida sin pesadillas. que todos se metieran a la cama. es mejor que me duerma. su destino había sido estar frente a mi para chocar con ella inevitablemente. Esperar. Mañana será una largo día—. esperar. —Se lo que quieres y me siento feliz de poder ayudarte a tenerlo. extraño el clima de Forks. —Entonces si sabes lo que quiero. Nunca creí llegar a decir esto pero. —Yo veo muy hermosa y suave tu piel—.Un vida donde no tendría que correr para salvar su vida. Respondió a mi caricia alzando su rostro hacia el mío entreabriendo sus labios dejando salir el delicioso aroma proveniente de su garganta. acariciándola. Ahora lo único que debía hacer era mantener esa humanidad el mayor tiempo posible. sentimientos iguales en intensidad y en necesidad de ser satisfechos.

no sería conveniente despertar a todos cuando Alice llamara. Además comprendimos el por que no pude ver nada. —Todo a salido mal. todo. desorientada. El viento soplaba en mis oídos con el romper de cada ola. me estas matando!—. Salté por la ventana y comencé a caminar guiado por el ruido del mar. —Cuentame—. Esperé en silencio. Cuando me fue imposible seguir haciendolo. El resto esperaría mi señal y nos lanzaríamos sobre ella…—.— —¡Por favor. Vibró entonces el teléfono en mi bolsillo. La noche siguó avanzando y no tenía noticias de mi familia. Luego no se lo que ha pasado. acunada por la notas musicales que suavemente tarareé para ella. Sueños. ella cruzaba la línea y los Licántropos tampoco podían. sueños. Mientras corríamos tras Victoria vimos un pequeño grupo de Licántropos que también hacia lo propio a su lado de la línea y pocos minutos después se les unieron toda una jauría de ellos.Así Bella se durmió. Marqué entonces el numero de mi hermana. —¡Rayos! Alice. ¿Charlie?… No. también se les escabullía de las garras una y otra vez. Jasper corrió tras ella y Emmett se le unió unos segundos después. —Esta bien. No podía ver nada relacionado a nuestro futuro. esta bien. como si fueran un cardumen de peses o algo por el estilo. Dije saltandome los buenos modos. Nunca había visto tantos juntos. Emmett y Rosalie le cerrarían el paso en caso que quisiera huir nuevamente. esta bien. Todos se movían como un mismo individuo. todo. le vi acercarse y al parecer ella alcanzó a sentir nuestra presencia y corrió por el bosque hasta llegar a la línea del tratado y fue lo último que pude ver. Caminé por la orilla del negro mar. —¿Cómo. Deseé más que nunca ser humano otra vez para correr descalzo junto a ella tomados de las manos. era impresionante. es que aun no entiendo como…. 49 . aguardando que continuara con el relato. Cada vez que estábamos cerca. todo. Le hemos seguido de cerca hasta que nos fue imposible seguir adelante.— —¿Que ha pasado entonces?— —Bueno nos adelantamos… Cada uno apostado en una parte del bosque cerca de la casa de Bella. No he podido ver. Ella llegaría desde el Este y todo estaba a nuestro favor. Bueno al principio si. Me sentía ciega. no te quedes callada—. se ha marchado temprano rumbo a la reservación. solo esperaba un llamado. No necesité ver el visor. Tratamos de atraparla cada vez que estaba a nuestro alcance pero era imposible. pero Victoria… No lo se… Jasper dijo que zigzagueaba sobre la línea como si ella estuviera dibujada en el suelo. bajo el sol y Bella llevando un precioso bañador. pero después todo se borró cuando los Quileutes se mezclaron en el asunto. —Ok. como eran los mas rápidos pronto le dieron alcance y la habrían atrapado. que los Quileutes…? Un momento… ¿Pero que quieres decir con que todo ha salido mal? ¡Charlie! ¿Que ha pasado con él?— —Cómo?. parecía que ese fin de semana no hacia más que soñar y desgraciadamente no todos eran sueños agradables para mi.

Todos están bien?— Dije angustiado por todos ellos. —¡Dimelo!—. En ese momento Emmett se adelantó a Victoria y creyendo que preveería sus movimientos se lanzó sobre ella… y de verdad que habría sido una muy buena maniobra…. el cual obviamente se molestó y por poco comienza la guerra ahí mismo. Pronto se presentaron otros licántropos mostrándonos su dientes y todo eso.. —Victoría logró escapar—. Y entonces Emmett dio un gran salto hacia delante. Estuvo a centímetros de alcanzarla y nadie logró percatarse que del otro lado había un Licántropo con exactamente la misma idea que Emmett en ese momento…. Pero el licántropo estaba verdaderamente molesto e intentó atacar a nuestro hermano y no le importaba el tener cruzar para hacerlo. No podía creer lo que estaba escuchando. Lanzó un zarpazo que por poco le da en pleno rostro a Emmett. ¿Emmett. un hombre verdaderamente enorme. 50 . por suerte logró esquivar el ataque y de un salto volvió a nuestro lado de la línea. —Emmett no pudo hacer nada y cayó en picada sobre este Licántropo. —¿Pero que ha sucedido Alice?.. Una vez más había cometido una tremenda estupidez. —Edward… —. Debí estar ahí. Entonces Rosalie saltó justo en medio de los dos. Dije tratando de no gritar. Jasper calmó los ánimos y Carlisle pidió habar con el líder de la manada y unos segundo después se presentó el que aparentemente era su líder. debí ayudar a mi familia. —¿Pero y Victoria?—.Victoria lanzaba grandes risas cada vez que cualquiera de los dos grupos fallaban en su intento y eso solo incrementó la furia y la desesperación. pero como te decía. protegiendo a Emmett como nunca le había visto antes. Victoria fue más rápida o mas astuta o tal vez ambas cosas. —¿Que ha pasado con Victoria?—. Todos estabamos sumamente alterados. tal vez más grande que Emmett—.

o por lo menos por un par de años. luego la universidad… nuestro matrimonio…. —No estés triste—. el ruido. Ella me miró unos momentos pero mantuvo el silencio. Solo había una cosa que no transaría nunca y esa era su humanidad. había motivos de sobra para estar triste sobre todo por los acontecimientos próximos. de nuevas experiencias. pequeños fragmentos en un comienzo para 51 . Sin duda que no se daría por vencida. contra mis deseos. pensando. siempre habría una ventana. Iniciaríamos nuestra nueva vida. Victoria estaría muy asustada como para volver. Sueños de hombre enamorado. las miles de voces haciendo eco en mi mente y poco a poco todo se fue pintando de verde. Pero tendríamos tiempo suficiente. pero creo que comprendía muy bien que si se empeñaba en mantener su decisión tal vez esta fuera la última vez que le viera. La graduación sería en un par de días. tal vez ya no estaríamos en Forks. que podría ver a su madre cuantas veces quisiera. Click clock. atrás el gris de la ciudad. Aunque debo admitir que me encantaría alterar el orden de los últimos ítem a discutir. oculto en los días. Y cuando volviera. tiempo para soñar. sueños. viviendo en la oscuridad pero feliz de estar a su lado por todos los años que ella quisiera. yo nunca lo haría de estar en su lugar. esta vez alejados de mi familia. Yo estaría a su lado. llena de nuevas sensaciones. Atrás quedó Seattle. Las interminables horas de vuelo quedaron atrás y nos encaminamos en la carretera rumbo a nuestro hogar. eso me permitió divagar. Comenzaríamos nuestra propia historia llena de vivencias humanas para Bella. Tiempo para que Bella viviera. Sueños. sueños.Al Descubierto El viaje de regreso fue silencioso. lucharía sin tregua contra mis necesidades. Me contuve se preguntar el motivo de su silencio. Le dije cariñosamente. soñando con los ojos abiertos. Aun estaban un tanto inflamados a causa de las lagrimas derramadas por la separación de su madre. Acarició mi brazo en señal de respuesta y volvió a mirar por la ventanilla. click clock… el reloj no paraba en su inclemente paso. Creo que una jauría de licántropos y todo un aquelarre serían motivos suficiente como para espantar a cualquiera. Quería decirle que no había motivo para estar triste. a la realidad. Contemple a Bella que miraba por la ventanilla del avión. No me sentía estúpido al creer que las cosas podría cambiar. esperanzas sin fin. Traté de pensar que no todo estaba perdido. A cada segundo a cada hora estábamos más cerca. Ya sabría yo como enfrentar mis propios demonios.

Su madre poseía un mente singular. Le contesté haciendo un esfuerzo por no rechinar los dientes. —¡Bienvenida a casa. —Hora de despertarse—. Preguntó Bella al bajar del coche. señal inequívoca que pronto llegaríamos. Claro que aquello solo se logra cuando algo le llama profundamente la atención. Le pregunté. Le dije suavemente. nerviosismo. No comprendí el significado de sus palabras y le miré fijamente mientras trataba de comprender a que se refería. Baje del coche y caminé humanamente hasta la puerta del copiloto mientras me concentraba en la mente difusa de su padre. —No. cosas que el resto simplemente pasaba por alto. Bella Durmiente—. —Te ha echado de menos. El cielo lentamente fue cubierto por nubes. Bella le comentó sus impresiones sobre la cuidad y me sumergí en la mente de su padre tratando 52 . Al parecer algo había sucedido esa mañana. me miró con los ojos brillantes y me incline levemente sobre ella para besar su frente. —Llevas mucho tiempo callada—. que mis tontas esperanzas. me encuentro bien—. sacándola de su ensueño. Y ahí estaba la causa de esa esperanzada alegría. hasta la entrada y su padre nos dio la bienvenida…literalmente. algo que le hacia muy feliz. —¿Te has mareado en el avión?—. perceptiva que Charlie en muchos sentidos. Apague el motor y estacioné detrás del coche de su padre.. Reí por su comentario tan acertado.— Cargué su bolso de viaje. —Charlie no se va a poner difícil—. Contrastaban en ella la perspicacia e intuición con un marcado toque infantil. —Hemos llegado a casa. Mis dedos se deslizaron por su mejilla acariciando su cálido y suave rostro. Árboles de diferentes alturas y formas. Me estaba poniendo nerviosa—. tal y como lo habíamos hecho nosotros ese fin de semana. Había pensado que la despida le había entristecido pero dijo que se sentía más aliviada que triste. había en él un rastro de impaciencia. Abrí la puerta tratando de relajar mi cuerpo que se había vuelto repentinamente rígido. Entonces la curiosidad por el extraño mutismo de Bella fue más grande que mis ensoñaciones.luego transformase en una gran maza de árboles de todas las especies y tonalidades.. a pesar de sus protestas. —Renée es bastante más. Esto le permitía ver las cosas de una forma diferente. Dijo eufóricamente. hija! ¿Qué tal te ha ido por Jacksonville?—. sin duda muy interesante. —¿Pinta mal la cosa?—. Su padre esperaba por nosotros.

¡¡Maldito Jacob Black!! Entonces el teléfono sonó y su padre apostó que era él nuevamente.. ocultando mi rabia. no sabía realmente como tratarme. —Esto.. Y entonces le dijo: —¿Podrías llamar a Jacob lo primero de todo?— El chico llevaba llamando cada cinco minutos desde esa mañana. El corazón de Bella comenzó a latir rápidamente y aunque estaba de cara a la pared no era difícil adivinar la expresión en su rostro. —Le he prometido que haría que le llamaras antes de que te pusieras a deshacer la maleta—. Pensé que solo una cosa podría querer con tanta urgencia Jacob Black y esa era contarle todo lo que había sucedido ese fin de semana. Charlie estaba intrigado y entusiasmado con la idea de que por fin estuviera en contacto con Bella nuevamente. No lo estaba ahora y nunca lo estaría nuevamente. vale. Se les puede enseñar unos cuantos trucos pero nada más que eso. Le seguí resignadamente. De todas maneras no era probable que le contará nada esa noche. —Impresionante —. —¿Te lo has pasado bien?—.. —Sí —. Le preguntó un tanto incrédula y su padre le prometió que así era. Estaba realmente feliz de que volviera. Por su parte él no dejaba de lanzarme miradas nerviosas. luchaba por dejar de tratarme como un patán pero supongo que nunca podría perdonarme completamente por lo que le había hecho a su hija. No junto a mi. sobre todo a sus habilidades culinarias. que él deseaba hablar con ella con toda su alma. —¿Jacob desea hablar conmigo?—. No lograría nada con eso. supongo que no lo hacía. Agregó para luego abrazar a su hija nuevamente. Bella se encaminó rápidamente hacia la cocina para contestar el supuesto llamado de Jacob. Aun guardaba la esperanza de deshacerse de mi. Me alegro de que te divirtieras—. los perros nunca han sido muy inteligentes después de todo. Me concentré en mantenerme sereno. sólo me ha dicho que es importante—. 53 . Albergaba esperanzas de tenerle como hijo político. Le contesté. solo asustarla. Dijo luchando en contra de la costumbre de ser gratuitamente grosero. deseando que él dejara de entrometerse en nuestros asunto. hum. ¿Acaso no comprendía que ella era mi? ¿Que era a mi a quien amaba? No. —No ha querido decirme de qué iba la cosa. Susurró Bella mientras aun le tenía abrazada y él rió de buena gana diciendo que le había extrañado.de ver algo más. Ella jamás estuvo en peligro realmente. —Renée ha sido muy hospitalaria—.

Además me alegró el tono que utilizó Bella para demandar las razones por la cuales él atosigaba a su padre.. —Sí. lo entiendo.. por mi presencia? ¿Que le habría dicho si yo no me encontrará ahí casi junto a ella? Solo eran estúpidos celos. Sabía que si me acercaba un poco más sería fácil escuchar la voz del maldito perro al otro lado de la línea pero no estaba bien que la espiara de esa forma. Sigue—. Pero sin poder evitarlo mis pies se adelantaron y terminé por escuchar claramente la voz de Jacob.. pero no podía hacer nada para evitarlo.Nunca terminaría de comprender como podía estar tan fuertemente unida a esa pestilente criatura. —Necesito hablar contigo—. 54 . Me apoyé en el marco de la puerta. Entonces fue ella quien dudó ahora. —¿Vas a ir a clase mañana?—. Sólo. —Claro que iré.. evitando que un gruñido subiera por mi garganta. Jake. Preguntó el chico después de un corto momento. prestando atención al lenguaje corporal de Bella. —¿Y de qué quieres hablar. Yo.. quería oír tu voz—.. Se veía nerviosa. —Supongo que de nada especial. —. Bella le había dicho que acababa de llegar. —Seguro. Me alegra tanto que me hayas llamado. pero eso ya lo tengo claro. Él sabría que yo estaría ahi. —Porque llevo en casa exactamente cuatro segundos y tu llamada interrumpió el momento en que Charlie me estaba diciendo que habías telefoneado—. Jake?—. —Ni idea.. ¿Lo hacia por mi. Amenos que él pensara que así era. Por que no asistiría al instituto? Estábamos en los finales. Pero algo me decía que había otro tras fondo en el llamado. Sólo era curiosidad—. ¿Por qué se interesaba por ese común acto.. ¿por qué no iba a hacerlo?—. solo faltaría si se encontrara incapacitada de hacerlo y ese no era el caso. intrigada tal vez por las insistentes llamados. No estaba bien de mi parte el espiar la conversación de Bella de esa forma. no me permitiría tener esos sentimientos y menos a causa de un chucho. Respiré hondo. La pregunta casi inofensiva tensó mi cuerpo por completo. Preguntó Bella pero escuche como dudaba antes de contestarle. Le contestó Bella un tanto enfadada y eso me tranquilizo..

¿Era con ella con quien realmente quería hablar? —He de irme—. el tratado se lo impedía. ¿Que tenía que ver esto con la asistencia de Bella el día de mañana? ¿De eso se trataba? Bella permanecía enmudecida y le sacudí levemente por los hombros. tal vez logrará ver el trasfondo del extraño llamado. Ella giró lentamente hacia mi. ¿Que era lo que Jacob quería? De todas formas solo había una respuesta lógica. con el auricular en las manos sin poder dar crédito al tono de escucha. todo.—.. Bella se quedó ahí. Me pregunto de qué va esto—. Dijo Bella escépticamente. Pregunte con desconfianza en voz baja. Extrajo un paquete del refrigerador y a medió camino se quedó inmóvil. —No lo sé. Pero ella no contestó y solo negó con la cabeza. Seguramente quería echar por tierra todo lo elaborado ese fin de semana. Podía ver que su cerebro ya comenzaba a buscar alguna explicación al actuar de su supuesto amigo. ¿Que era lo que había comprendido?. Su expresión era desconcertada. Solo una vez había vuelto y eso fue en calidad de portavoz de la manada. —¿Va todo bien? —. —Te llamaré pronto. Permaneció así sin decir nada. Su pulso estaba acelerado producto del miedo o de lo que fuera que sentía en ese momento. —¿Qué?—. Me acerque a la encimera sin perderla de vista por un minuto.. Le dije tratando de sonreír un poco. Y él cortó el teléfono. Que él no le hubiera contado en ese momento no significaba que no lo haría en el futuro. Tomé a Bella en mis brazos y le sujeté fuertemente envolviéndola casi completamente mientras mis labios tocaban su oído y le preguntaba que era lo que iba mal. Agregó de pronto al otro lado de la línea. Lo atrapé antes de que se estrellara contra el piso y lo tiré sobre la encimera. Contestó levemente. Luego se movió por la cocina de aquí para allá preparándose para comenzar a elaborar la cena para su padre. ¿vale?— —Pero Jake. 55 . —Tú tienes más probabilidades de acertar en esto que yo —. Ella le conocía mejor. —Aja —. entonces de su dedos se escurrió el paquete como si se tratara de una sustancia liquida. ¿Esperaría a que me marchara? Sin duda que no se presentaría en la ciudad. Debía saber lo que estaba pensando.

—¿Bella? —.. Mi felicidad. Me recliné nuevamente contra la encimera haciendo todo lo posible por controlar el odio que sentía en ese momento. mi futuro dependía complemente de mis enemigos. Debía hablar con mi familia. se fugitivos por siempre y nunca más volver. Alice dijo que Carlisle habló con el macho Alfa…Sam. creo que simplemente estaba haciendo una comprobación. Jasper controló los ánimos de todos y logró manejar la situación. Esa noche me retiré antes de la cena. siempre inmiscuyéndose en nuestros asuntos y me fue imposible controlar el gruñido de mi pecho. De ese modo no se romperá el tratado. —Si no quieres hacer la cena. Maldito perro. Y nunca más podremos regresar—. Le apreté un poco más a mi cuerpo. Susurró suavemente—. a eso se refería—. Me encontraba tan absorto en mis pensamientos que me había sorprendido. Antes. Quería asegurarse de que sigo siendo humana. —Rosalie ha usado todas las fragancias que tenia en 56 . Pero Bella respondió que no habría problema. de mis vigilantes. —Tendremos que irnos—. —No había sido mi intención aterrizar sobre un chucho hediondo pero por lo menos amortiguó el buen golpe que me hubiera dado—. no sin antes prometerle que volvería en un par de horas. gracias a él todos estaban ilesos. —Ejem —. Lo único que se había herido ese fin de semana había sido el orgullo de mi querido hermano. Tendríamos que marcharnos. Besé sus labios unos segundos mientras su corazón dejaba de latir y fui rumbo a casa. Bella pegó un pequeño salto en mis brazos. puedo llamar y pedir una pizza —. —Creo.. Dijo su padre desde la puerta de la cocina. —Ya lo sé—. Sugirió su padre. sin intenciones de volver en un muy largo tiempo. que la estaba preparando. Entonces se desconocía el paradero de Victoria aunque seguramente ya se encontraba a kilómetros y kilómetros de distancia. Dijo cuando le pregunte sobre el asunto. Continuó bromeando. —He apestado un día completo—. Carlisle les recordó nuestro estilo de vida y ambos coincidieron que el único vampiro peligroso en ese momento era Victoria y ella se encontraba ahora en la reservación. Emmett y Jasper solicitaron permiso para cruzar y darle caza pero los muy estúpidos se negaron. Tratando de evitar que estallara la batalla. luego del altercado de Emmett y el Licántropo. Dije ansiosamente. Odio por Jacob Black y por todos lo Licántropos que no dejaban de entrometerse en nuestros asuntos. No le había escuchado acercarse.

Emmett le contempló perplejo lleno de orgullo y de deseo. Sacudí la cabeza tratando de borrar ese último recuerdo. Le dije ocultando una avergonzada sonrisa. —Es verdad. 57 . Rosalie por el contrario lo vio venir pero ella se encontraba detrás de mi hermano. ¿Esta bien?—. —A sido interesante—. Ha sido un verdadero fastidio. Emmett corría delante de ella. Es solo que te ama. —Nada. la desesperación de Rosalie. Que podría mostrarme. Pero si logro defenderle cuando el licántropo se mostró amenazador. ella salto de pronto sin que Emmett alcanzara a cambiar el curso de su salto.el baño pero el olor no se iba. Emmett decía la verdad. Haaa—. —¿Qué a pasado? …. Preguntó Rosalie. quiero ver exactamente lo que ha pasado—. a sido lo mas emocionante que he vivido en muchos años…. Volvió a preguntar esta vez un poco molesta por nuestro silencio y al ver la estúpida sonrisa que tenia Emmett en ese momento. La inconciencia de mi hermano. —Soy un vampiro Rosalie. sin poder hacer nada. Dijo mi hermana en un doble sentido que me hizo bajar los ojos. yo quería mostrarle—. —Mmmmm. ¿Donde esta la diversión en eso? — —Yo te mostraré la diversión—. Vi en su mente la alegría de la caza transformarse en un angustiante deseo protector hacia mi hermano. —No lo he podido evitar—. Cerré mis ojos mientras sus mentes me entregan la misma escena desde diferentes perspectivas. Agregó mi hermano. Agregó exigentemente. —Esta bien. Dijo suspirando. un vampiro que persigue venados. Nada más horroroso para mi que asistir a los lujuriosos pensamientos de mis hermanos. Compruébalo tu mismo—. — ¡¿Qué te ha mostrado?!—. Odiaba asistir a esas muestras de cariño. Se quejó Emmett en ese momento. Si tan solo hubieras estado aquí Edward.—.— Dije pero parecieron no escucharme realmente… o verme siquiera y me encaminé hacía la casa de Bella. estuvo solo a medio de metro de alcanzar a Victoria. Será mejor que me marche. Dijo Rosalie mientras me mostraba su desesperado recuerdo. —Nada como una buena casería—. nada. —No es junto Rosalie. —Me alegra que te diviertas en mi ausencia. —¿A sí? Pues si lo hace deberá tener más cuidado la próxima vez. —¿Qué?… —. Pero creo que Rosalie no lo ha pasado tan bien como tu—. darme la media vuelta y comenzar a alejarme de ellos. Victoria lo hacia solo unos metros delante de él. eso es todo—.

Tendría olor a flores. Tendríamos la eternidad por delante y la recorreríamos tomados de la mano. Podría conducir sin rumbo definido ¿Pero como le explicaría mi actuar?. Así de eso se trataba todo. Le apretaría contra mi cuerpo sin temor de hacerle daño y sin temor a romper sus huesos con mis ardientes caricias. sentada sobre su cama. Retiraría los cabellos que caían levemente sobre su rostro. Faltaba unos minutos para llegar al instituto y Jacob nos esperaba ahí. esta vez sin correr. Tal vez lograría que se quedará en el coche… Pero no lo haría. mis labios no buscarían su cuello. 58 . Respondió mientras entrábamos en el estacionamiento. Asuntos mas complicados… más fétidos. algún día no habría diferencia entre el día y la noche para nosotros. sin temor a mi deseo. Debía estar con ella. La noche se fue rápidamente mientras contemplaba su rostro y pronto fue un nuevo día. Dándole tiempo a mi cuerpo y a mi mente para calmar sus instintos. a frutos de bosque y madera. Correrían por el bosque alejándose de todos y de todo. Pero contrarío a lo que Bella creía. dispuesto a cumplir todos y cada uno de sus deseos. el que algun humano sospechara más de la cuenta. le besaría y …. —Eso depende—. Muchas cosas podían pasar. Llegar a su lado en esas condiciones era sin dudas una verdadera estupidez y no me permitiría hacerlo. El no poder controlarme. Por la mañana volverían aun más enamorados que nunca. ¿confiarás en mí? —. Me entregaría a ella y sería por siempre su esclavo. seria libre. Bella estaría en su dormitorio. Pero de todas manera lo intenté. pero tenerle… nunca. Mi respiración se había acelerado y ahora jadeaba ruidosamente. Además no me mostraría como un cobarde.Sabía muy bien como terminaría todo eso. mi cuerpo no se pegaría al suyo… ¡¡Rayos!! Era sin duda el ser mas miserable sobre la faz de la tierra. Temía muchas cosas. Y eso era todo lo que haría. Algún día yo también correría de la mano con Bella de esa manera. Además habían otras cosas mas importantes en esos momentos que atender. —Si te pido que hagas algo. comprendí que era a mi a quien él esperaba. Creo que no lo haría. Y no era al él a quien yo temía de todos modos. sin duda que no lo era. No era un buena idea ir a su casa en esas condiciones pero no haría nada que pudiera hacer. mis manos no recorrerían insaciablemente su cuerpo. Podría seguir de largo y no entrar en el instituto. Le pregunté aferrando fuertemente el volante entre mis manos. ¿Mañana también me esperaría? Podría eludirle entonces? No. Escuché la voz mental en mi mente un poco antes de sentir su olor en el aire. no sin antes darle una buena excusa o alguna explicación llena de detalles y aristas. Resignado retomé nuevamente mi camino hacia su casa. con las piernas cruzadas y el cabello mojado por el baño que seguramente había tomado. caminando humanamente. Me detuve en el medio de bosque. esperando por mi.

acabemos con esto de una vez—. Contesté tontamente esperanzado que debía permanecer en el coche hasta que volviera por ella. Agregó obstinadamente. Cuando Jacob preguntó si asistiría a clases. Cual era la finalidad de su maldita visita? Venia nuevamente como mensajero de la manada. —Oh—. Maldito perro hediondo pensé yo en la mía.—Ya me temía que dirías eso—. Apreté los dientes resignadamente. Había sido verdaderamente estúpido de mi parte el pedirle que se mantuviera segura en el coche … ¿En que estaba pensando cuando le propuse la idea? —Bien. —Pero. quería un lugar seguro y concurrido para hablar. lo único que quería era confirmar mi presencia junto a ella. Dije suavemente. maldito!! 59 . Sostenía la mano de Bella firmemente y al detenerme unos un par de metros delante de él. en dirección hacia donde él se encontraba. consiente que era y seriamos observados y escuchados por un creciente número de humanos. Pero detrás de todo eso. —No me voy a quedar en el coche —. —“Asqueroso chupa sangre”— Lanzó el chico en su mente. Caminamos hacia él consiente de la atención que acaparaba en ese monto. no debía volver a ocurrir y no volvería a ser pasado por alto por la manada de La Push. detrás de mascará de vocero existía el deseo latente y palpable de ver a mi Bella nuevamente. Ahora sería imposible convencerla que lo hiciera pero creo que nunca estuve ni remotamente cerca de lograrlo. Edward?— Preguntó sin apartar la mirada de mi rostro. —Anoche te precipitaste en llegar a una conclusión equivocada —. Un incidente como el vivido el sábado pasado. —¿Qué deseas que haga. Salio de su boca. interpuse mi cuerpo entre ambos. Giré hacia ella para observar su reacción pero seguía mirando al frente. De eso estaba tan seguro como que la noche precede al día. Claro que no lo haría. Como todos los dias me estacioné en mi sitio habitual y seguí la voz mental de Jacob Black hasta el lugar donde se encontraba. ¿por qué?— Dijo Bella entonces y sus ojos se desviaron de mi rostro y fue entonces que comprendió el motivo de mi reacción. Deberíamos marcharnos para siempre o enfrentarnos. protegiéndola completamente. ¡¡Maldito sea. La próxima vez sería visto como un abierta provocación y el tratado se daría por violado y terminado.

—¿Qué tiene de malo hablar ahora?— Su último comentario no hizo más que confirmar su falta total de inteligencia. —No tengo sanguijuelas en mi agenda—. Me enfoqué nuevamente en tranquilizarme…. no delante de él. no era el lugar adecuado para pedir disculpas. Entonces pude sentir los ojos de Bella sobre mi exigiendo saber lo que verdaderamente sucedía. Preguntó en cuanto desvié mi delatora mirada. aquel era todo mío. Se disculpó sarcásticamente haciendo una mueca de repulsión. Preguntó casi indignadamente.Me enfoqué en calmar mis arrebatados impulsos y me contuve de romperle el cuello de una vez por todas. Hablé bajo. De nada servía dejarme llevar por mis sentimientos. un tal Paul. Aquella no era una visita de cortesía. ¿acaso temes que se ponga de nuestra parte?— Amablemente le pedí que parara pero había duda que con él las buenas maneras no fusionaban y preguntó el por que debería hacerlo. Le recordé que ya conocía el motivo de su visita. Traté de bajarle el perfil al incidente declarando que el sitio del incidente no pertenecía a 60 . —¿No se ló has dicho a ella? —. modular lentamente cada palabra que salía de su inmunda boca. —Este no es el sitio apropiado. ¿Podríamos discutirlo luego?— —Vale. Agregó coloquialmente. no delante de todos. ¿Qué era lo que verdaderamente ganaba con todo eso? Sin duda que el corazón de Bella no. a eso debería tenerle repulsión. —¿De qué estás hablando?—. vale—. pero al parecer mis ideas no le parecían adecuadas. Pero no podía decir nada. sin duda que era el mas idóneo en esos casos. Sin inmutarme seguí mirando fijamente a Jacob y en su rostro se insinuaba una mueca idiota de triunfo cuando Bella le preguntó sobre el asunto. Miré a nuestro alrededor. tratando que la propia Bella pudiera escuchar mis reveladoras palabras. Y sin duda que prefería ser sanguijuela que tener pulgas. contándole el enfrentamiento que había protagonizado mi hermano con el otro licántropo. Él no era bienvenido en ese lugar. —¿Avisados? —. —Podrías habernos llamado — Dije fría y secamente. el grupo de estudiantes se había incrementado impresionantemente y a cada segundo se unía uno más al grupo de curiosos humanos anhelantes de alguna distracción y nada mejor que una riña matutina para alegrar sus insípidas vidas. comparando mi hogar con un cripta y diciendo que pasaría por ella cuando terminaran las clases. Sugerí que la casa de Bella era también un buen sitio para hablar. Repulsivo era lamer sus propios genitales. Jacob. Entonces le vi. que el mensaje estaba entregado y que podíamos darnos por advertidos. Pero mis intentos fueron inútiles y ella leyó la duda y la preocupación en mis ojos. —¿Qué?.

se sintió ofendido y su cuerpo comenzó a temblar producto de la irá que sentía en ese momento. Solo la minúscula posibilidad de una guerra y la visita de una trastornada vampira. Todas mis horas de sufrimiento.. “Eres una rata asquerosa.. la intranquilidad que demostraba con su cuerpo temblando contra el mío. Tolo lo que importaba en ese momento era el detestable licántropo que estaba en nuestras tierras. Traté de tranquilizarle. todo el trabajo tirada por la borda. Luego me volví hacía el inmundo perro que tenia delante y le dije: 61 . no pasa nada—. El ritmo acelerado por el miedo que sentía cuando solo pensaba en ello. Y de pronto sentí como el cuerpo de Bella comenzaba a sacudirse levemente hasta transformarse casi en espasmos. deseando a mi compañera y exponiendo todos mis actos delante de ella y de todo el que pudiera escuchar. No debía inquietarse. Toda la incertidumbre. el miedo. todo. Y ahora era yo el que inspiraba ruidosamente tratando de controlar mis instintos vampiricos y así evitar saltar sobre mi declarado enemigo. Agregó en su mente. nada importante para darle tanta importancia. Agregué mientras acariciaba su rostro reconfortándole. como no comprendía lo que estaba justo delante de sus ojos? Y como era obvio sus palabras solo lograron alterar a mi prometida.—. —Nunca dejaré que se te acerque. nada ocurrió de todas formas. Dijo ella angustiosamente. solo perturbarla una y otra vez. ¿Crees que de esa forma te amará? ¿Ocultándole el peligro al cual la expones?” ¿Como se atrevía a juzgarme? ¿Que había hecho él por ella? Nada. no me importaba mostrar mis afilados dientes al hablar y sobre todas las cosas no me importaba el arcaico tratado. La mueca burlona de Jacob desapareció completamente y la incredulidad ocupo su lugar. ¿a que no? ¿Ese es el modo en que la mantienes apartada? Por eso ella no sabe. no lo puedo creer”. ¿Cómo Bella no podía verlo. Angustiosamente quiso saber que había sucedido y si ese tal Paul estaba bien. Dije dejando la educación a un lado. Lo había descubierto.ninguno de los dos bandos realmente pero a él no le pareció que eso fuera cierto. Era tan fácil perder el control sobre ellos mismos. Además como había dicho Carlisle “Lo importante es que nadie salio lastimado”. Se atrevió a exigir. Eso no lo había pensado ese insensible ser que se paraba delante de nosotros jurando que era mejor que yo. —Vete ya —. —¿Por qué no se lo has dicho?—. “Condenado Vampiro del demonio. —No le has contado nada en absoluto. Traté de tranquilizarle asegurándole que no pasaba nada. no existía motivo para estar tan preocupada. Ya no importaba si todo el instituto nos miraba en ese preciso momento. que junto a el tenia un futuro. —Ella ha vuelto a por mí—. la desesperación.

la falta total de color. un olor que hubiera reconocido al otro lado del estado. Pero la tortura no terminó ahí y un segundo después Jacob me mostraba otro recuerdo. pero su expresión me decía otra cosa. chucho?— —¿No crees que Bella tiene derecho a saberlo? —. Sentí la necesidad de sentarla en mi regazo y acunarla entre mis brazos. la respiración acelerada. El lobo rastreaba a Bella. —¿Realmente crees que herirla es mejor que protegerla?—. Dijo desafiantemente argumentando que era su vida. Dije en un susurro evitando que los espectadores lograran escuchar.—¿Contesta esto a tu pregunta. Se encontraba en el suelo. todo indicaba que era el recuerdo de un animal. nada ni nadie. “¿A que le temes sanguijuela?” —¿Por qué debe tener miedo si nunca ha estado en peligro?—. —Y lo ha pasado bastante peor—. Y eso incluía a fétidos perros sobre desarrollados. Olfateaba el aire. de un lobo. Todo indicaba que tal recuerdo se había generado estando transformado. ahora era el de un humano que se inclinaba sobre Bella. la proximidad de su cuerpo contra el suelo cubierto de hojas. cubría ssu cabeza con los brazos y sus rodillas permanecían pegadas a su pecho. en su cuerpo. Vi la agonía en su rostro. como un flash llegó a mi otro recuerdo. Supuse que tiritaba de frío. la lagrimas se colaban por las comisuras de sus ojos. —Mejor asustada que ignorante—. Pude ver. no muy lejos la silueta de Bella. ¿De esa manera le amaba? ¿Esa era su infantil forma de percibir y de demostrar amor? ¿De esa forma le protegería? ¿Acaso no podía ver el miedo que sentía Bella en ese momento?. Pero aseguró que Bella era fuerte. El recuerdo de Jacob era vivido. un olor por el cual estaba dispuesto a matar para mantenerle a salvo. los helechos. En un segundo. Una suave llovizna caía sobre el bosque. 62 . prometerle que nunca dejaría que nada le lastimara. Era el mismo lugar pero esta vez ya no era el recuerdo de un lobo. Sus ojos brillaron llenos de odio y comprendí el significado de sus palabras. me decía que lo hacia de dolor. Sentí como mis piernas flaqueaban. un dolor que yo había provocado. como si mi cuerpo fuera de una sustancia blanda en vez de piedra. aun más fuerte de lo que yo creía. Retiré las lagrimas que comenzaban a caer por sus mejillas con la punta de mis dedos y encaré al estúpido animal. Era un olor conocido para mi. Mantenía fuertemente los ojos apretados pero era fácil ver que lloraba. El licántropo le llamó por su nombre y ella alzó la vista hacia él.

Expresó Jacob en medio de una carcajada. mucho más espantosa. Preguntó este. la verdad era mucho. su mirada permanecía perdida. Preguntó Bella a mi lado y recurriendo a toda mi fuerza sobre humana le aseguré que me encontraba bien. Bella aferrando su pecho fuertemente. Inevitable Todo había salido mal esos días. mirando hacia el frente. de luz o de energía vital. Jacob Black me había entregado algo que me acompañaría por el resto de mis días. eso es todo—. A eso se refería mi hermana al decir que le mataría.Sus pupilas apenas respondían a la luz provenientes de la linterna. Exigió Bella angustiosamente. lo apretaba como tratando de mantenerlo unido. —¿Qué le estás haciendo? —. Yo era el causante de todo ese sufrimiento era justo que pagara por el. sus ojos estaban hundidos en su rostro y aunque caminaba y respiraba en ella no existía una pizca de vida. Pero no había nada que pudiera hacer. mirado hacia la oscuridad. —Qué divertido—. que no era nada. —¿Te han herido?—. Jacob se deleitó en más de un sentido. —¡Para ya! Sea lo que sea que estés haciendo—. verdaderamente lo había hecho. era solo un recipiente vacío. —Sólo que Jacob tiene muy buena memoria. Agregué Entonces Jacob invocó otra secuencia en su mente. Esta vez le ví aun más pálida que nunca. Alzaba su rostro mientras la lluvia le golpeaba y ella parecía no sentirlo o no impórtale realmente. pero ella no respondió. Y lo hice con cada músculo de mi cuerpo. mi cuerpo se retorcía y mis ojos clamaban por llorar. Era siempre la misma imagen vista de diferentes ángulos y en diferentes contextos. Una mueca de dolor reinaba en su rostro mientras repetía una y otra vez esa acción. no solo me regaló los recuerdos más dolorosos de toda mi existencia si no que también plantó nuevamente el miedo en Bella. Cuando quieras te doy un poco más maldito miserable" Terminó diciendo en su mente. La visión de Alice solo había sido un triste eco de la verdad. Lo que sucedió después fue aun más doloroso que lo anterior. Asistir a mi dolor le reconfortaba enormemente. "Eso es solo una parte. Sentí su dolor como si fuera mío. el rostro marchado por la angustia pareciendo más muerta que viva. 63 . El respondió a la suplica y dejó de tortúrame. comenzando por ese lunes negro. con cada neurona de mi cerebro que captó detalle a detalle todo lo que vivió y sufrió mi amada Bella.

Creía que un poco de agitación en la vida la hacía más divertida. ¡Si lo único que yo hacía era tratar que ella viviera! Como se atrevía a dudarlo. Dijo él ignorándome completamente. El se sintió motivado por dubitativo tono de voz que había utilizado ella. Agregó insidiosamente. ya sabes. —De cualquier modo. La conservaba esperando que algún día Bella volviera por ella. —¿A que no tienes permiso para divertirte?— Clavé en él mis ojos. Claro que aun la conservaría. al menos por mi parte. ¿a que sí? —. la conservaré hasta que quieras que te la devuelva—... 64 . como si no viviera junto a mi. —Quizá podríamos apañarnos. Jacob estaba en lo correcto en leer esos sentimientos y Bella con su silencio no hacia más que confirmarlo. la duda. no sé. Bella le mandó callar pero el rió ante sus palabras. —Jake. —Todavía tengo tu moto en mi garaje—. “Cuando vuelvas a casa por ella” Pensó mientras sonreía levemente. Respondió a las preguntas de Bella argumentando que no le correspondía a él venderla ya que no le pertenecía. Ven a visitarme algún día—. la indecisión. mis dientes se cerraron de golpe pero contraje levemente mis labios amenazantemente. yo.—. Bella. Vi en sus pensamientos como solía contemplarla horas y horas. —Es un poco sobreprotector.Todo el alumnado se encontraba reunido a una prudente distancia para ellos y el director se acercaba a poner un poco de orden. no quiero que te veas implicada—.. Le pedí cuando me recuperé de las terribles imágenes que Jacob guardaba en su memoria. Dijo el torpemente. Comenzó a decir Bella pero el resto se perdió en los secretos de sus mente. acerca de no volver a vernos como amigos—. —Déjame adivinar—. Añadió. era solo objeto material que le recordaba a ella. —Creo que lo he estado haciendo mal hasta ahora. Aun cuando se suponía que ya debería haberla vendido o por lo menos eso le había prometido a Charlie. Jake—. Jacob se atrevió a invitarle a la reservación a “Disfrutar la vida” según él. —Esto. Borró de su mente todo lo que le rodeaba y por unos segundo todo lo que existía para él era solamente ella. — Vete a clase de Lengua. eso era lo único que él esperaba..

Pero permitir que estuviera junto a el era como pararla frente a un tren sin frenos. En su mente se disolvieron los recuerdo borrados por la rabia y el rechazo.. Greene llegara a nosotros. Bella le pidió que se marchara justo antes que el Sr. —¿Es usted un estudiante del centro?—. No era necesario que leyera su mente. —¡He dicho que ya! —.. 65 . Y luego se detuvo sin poder continuar. Y aunque me había exigido a mi mismo que le dejaría libre si ella así lo quería. El silencio que se produjo entonces le hizo comprender a Jacob Black que no tenía oportunidad alguna. hiriéndola o haciendo algo mucho peor. no importa. Advirtió con voz amenazante. ¿verdad? Supongo que sobreviviré o lo que sea. Pero su dolor era más fuerte que la imagen de licántropo duro que quería proyectar y una mueca de dolor se dibujó en su semblante. pero en ese momento solo pude cerrar en torno a ella mis brazos firmemente. —Después de todo. sabia la pena que la azotaba en ese momento. le pidió que hiciera desalojo del instituto so pena de llamar a las autoridades si era necesario.—Te echo de menos todos los días. Las cosas no son lo mismo sin ti—. —Excelente—. —¿Qué ocurre aquí? ¿Algún problema?— Le tranquilice explicándole que nada sucedía en realidad y que ya nos dirigíamos a nuestras clases. —Jake. por ser el egoísta ser que era. Entonces el corazón de Bella comenzó a bombear rápidamente y su cuerpo se inclinó casi imperceptiblemente hacia delante. pero igualmente intensos. sentían cariños diferentes. Dijo tratando de fingir indeferencia. Bella. Dijo complacido no sin antes dar una determinada mirada sobre Jacob. —Castigaré a todo el que me encuentre aquí mirando cuando me dé la vuelta—. Entonces todos comenzaron a huir del estacionamiento dirigiéndose a sus respectivas clases. Fue entonces que llegó el director dividiendo en dos la multitud de curiosos alumnos que se congregaban a nuestro alrededor. yo sólo. solo sería cuestión de tiempo antes que el la arrollara de una u otra forma. Se extrañaban de maneras diferentes.—. Agregó reconociendo en él un posible problema. —Creo que no conozco a su amigo —. El lenguaje corporal que denotaba falta total de respeto hacia su autoridad no hizo más que confirmar su obvia pregunta. Y cuando Jacob ratificó su teoría. no era necesario que le mirara directamente a los ojos. —Lo sé—. El director se sorprendió al vernos implicados en tremendo escándalo matutino y solicitó amablemente que se le explicara la situación. —Ya lo sé y lo siento— Contestó tristemente. Me asquee de mi mismo. ¿A quién le hacen falta amigos?—.

Pero de un momento a otro me miró un tanto desconcertada y me fue imposible leer en su rostro 66 . imitando de esa forma un saludo militar. Luego se subió a su motocicleta y se retiró velozmente. El padre de Bella incluido en la función. Tomé el papel que aun estaba en sus manos y le aseguré que por ningún motivo hubiera permitido que se marchara sin mi y mucho menos tan lejos.¡Fantástico! Esa sería la magnifica forma de comenzar la mañana. por supuesto. Después de leerla vi una mueca de desaprobación en su rostro y luego de borrar obsesivamente las palabras que había escrito volvió a interrogarme silenciosamente. Dijo Jacob cuadrando los hombros y levantando su mano hasta tocar un costado de su frente con la punta de los dedos. Una vez en nuestros puestos ella arrancó ruidosamente una hoja de su libreta y comenzó a escribir mi interrogatorio. Estiré mi mano para tomar el papel y explicarle que todo se había desarrollado muy lejos de su casa pero ella me ignoró y continuó escribiendo un poco más abajo. Florida fue una mala idea—. —Pero le haré llegar la advertencia—. Exigió saber lo sucedido y traté de ser lo mas sincero que me permitían los pasados acontecimientos haciendo hincapié en que su seguridad jamás se vio comprometida. Y seguramente también me culparía de arrastrar a Bella. —No puedes saber qué pasa por la mente de Victoria. Me sentí un poco más aliviado cuando el tono de nuestra platica escrita dio un vuelco y comenzamos a bromear sobre su mala suerte. Creo que Jacob imaginaba lo mismo que yo en ese momento ya que se mofaba amplia y abiertamente de las palabras del director. Luego de aclarado ese pequeño malentendido nos dirigimos a clases. Además no era muy difícil de adivinar que lado tomaría él. Como era de esperarse éramos la comidilla de todo el instituto. barajando diferentes hipótesis pero siempre atinaban al motivo principal… Bella. —¡Sí. —No es amigo mío. no sin antes confirmar que ella se encontraba en condiciones de hacerlo. Claro que al señor Greene no le gustó la escena ni mucho menos el actuar de Jacob y se volteó para indicarme que “ mi amigo” no era bienvenido en el recinto educacional. Y eso sería de una u otra manera. Le aclaré. Además el factor de mala suerte era un factor importante en mi decisión. El mío no. señor Greene—. sencillamente porque no estabas aquí. señor!—. La clase ya había comenzado al ingresar al salón y todos levantaron la miradas de los libros al abrir la puerta. El señor Berty los dedicó una severa mirada al escabullirnos a nuestros puestos. Muchos especulaban sobre el incidente. Ahora estaba preocupada por su padre y moví mi cabeza negando de plano sus miedos.

Solo había una forma de que Bella se convierta en una Vampira de forma inmediata. Toda mi familia ayudó esa vez a convencerle que todo estaba bien y que. Decía la voz de Emmett en los alrededores. aprensivo al pensar en dejarla. “La próxima vez me lo contarás“. Si tan solo él comprendiera que solo había conseguido angustiarla hasta el punto de pedirle a mi padre que la transformara inmediatamente. —¡Será mejor que bajes o nos iremos sin ti!—.el significado de esa mirada. En un susurro pregunté que sucedía pero ella dudó un momento para luego volver a escribir nuevamente y esta vez solo eran seis pequeñas palabras pero que me comprometían profundamente. No podía evitar sentirme extraño. Pero en su rostro aun podía leer el miedo que le habían producido las revelaciones de Jacob. Me sentí liviano al contarle todo lo sucedido. Alice te contactará si algo cambia—. pero al parecer la idea no le agradaba mucho y por una parte me sentía aliviado pero por otra sumamente ofendido. como había dicho mi padre. En menos de quince minutos todo lo que había planeado en una semana quedó en el suelo. sin duda que había sido lo correcto. Pensaba que por el bien de su padre debíamos apegarnos al plan original. —Baja de una vez. Como todas las noche le observé dormir hasta temprano en la madrugada. ella me llamaría si alguna complicación se presentara. que no debía preocuparse con siete vampiros para protegerle además Alice estaría pendiente de algún cambio significativo. Me incliné sobre su escritorio y escribí una nota recordándole lo que había dicho la noche 67 . Pero quería contemplarla solo un poco más. Mis hermanos habían programado salir de cacería ese fin de semana. Y aunque Alice pensara que yo era un exagerado no me arrepentí de haberla llevado a Jacksonville. ¿Qué estas esperando?—. —Todo estará bien Edward. Después de consultar con Alice decidí que era completamente seguro dejar sola a Bella por un par de días y accedí ir con ellos. Pensó amenazante esta vez. no era justo negarle algo que le traería algo de tranquilidad. Entones dejé escapar un suspiro resignado y moví mi cabeza de forma afirmativa. Jasper tenía razón. no existía motivo alguno para estresarse o para pensar que en algún momento estaría en verdadero peligro. Lo que para mi era mucho mejor que nada en ese momento. Agradecí que Carlisle fuera un ser racional y se negara ante su petición argumentando que todo estaría bien.

“Volveré tan pronto que no tendrás tiempo de echarme de menos. todo con el fin de no alejarme demasiado de Bella. estaría contando los minutos hasta volver a verla. No quería cargar con esa permanente angustia a todos lados cuando no estaba junto a ella. Di un último vistazo antes de saltar por la ventana. Hace mucho tiempo que no salía de cacería. nervioso. debía tener su libertad. —Déjalo ya Emmett —. Sin embargo volvía a mi una y otra vez. me sentía intranquilo. Ingresamos como turistas comunes y corrientes sin despertar sospecha alguna. Pero yo sabía muy bien que esa libertad estaba ligada a los licántropos o más bien a uno en particular… Por eso le había pedido a Alice que le vigilara constantemente. donde pudiera leerla cuado despertará y en esas pequeñas palabras le confiaba mi corazón. solo tres hermanos disfrutando de la vida salvaje. Dijo Jasper y comenzó a quitarme toda la carga que llevaba en mi cabeza. Cuida de mi corazón… lo he dejado contigo“. tal vez después de todo el correr tras un gran gato calmaría mi ansiedad. Por ella cualquier sacrificio valía la pena. se cansó de tratar de calmarme a la tercera vez. por eso cargaba mi celular. La dejé junto a ella.anterior. quería correr tras un puma como me había alentado Bella a hacerlo. Instalamos las carpas y toda la fachada humana correspondiente. por mi tranquilidad mental. luego se dio por vencido. me conformaba con cazar pequeñas presas en las cercanías de la ciudad. Sabía que no debía. Tal vez Emmett tuviera un poco de suerte y cogiera un oso antes que comenzaran a invernar. pronto llegaría la nieve y todo el lugar estaba repleto de animales preparándose para el invierno. Pregunto Emmett. sentado en la parte trasera del Jeep de mi hermano mientras trataba de no preocuparme demasiado. Decidimos viajar hasta el National Park Mt Baker. Quería disfrutar. un parque era aun más antiguo que yo. 68 . pero simplemente no podía. Ante nosotros se habría un parque sin fin. Pero ella insistió en que debía ir y ahí estaba yo. ella tenía derecho. Sacudí la cabeza y traté de relajarme. Pero no era voluntario lo que experimentaba. Opté por cargar mi teléfono celular. aun cuando mis hermanos se rieron de mi. Nos adentramos en el corazón del bosque. Carlisle tenía razón. —No tienes remedio— Agregó derrotado. —¿Y que piensas hacer con el móvil?—.

¿Qué ella estaría bien? Era posible. De todas formas no eran sus presas favoritas. —Presta atención Edward—. Dijo mi hermana sermoneándome. Me moví tan rápido como me lo permitió mi cuerpo. correr raudo como el viento huracanado. cuando lograra hacer eso. se preocuparían. me exigiría un poco más hasta borrar la distancia que me separaba de ella. para el toda la sangre animal tenia el mismo repulsivo sabor. —Voy en camino—. sabía muy bien que debía sentirme así. 69 . simplemente el precio que estaba pagando era demasiado alto. Me aleje de mis hermanos siguiendo el rastro de mi presa favorita. Y cuando llegara ahí. Solo había una persona que podría llamarme. Era plenamente consiente que todo a mi alrededor no era más que un montón de siluetas difusas dejadas atrás a mi paso. De un gran salto subía un árbol para contemplar y seguir a mi presa desde las alturas. Prefería alimentarme lejos de él para no asistir a lucha interna cuando se alimentaba. sin tener indicios de mis hermanos en el camino. Aseguré. ¿Qué podía decirme? ¿Qué no me volviera loco? Demasiado tarde. quería correr tan rápido que mi cuerpo chocara de golpe con la barrera del sonido. Pero no pensaba esperarles. haciendo mi mejor esfuerzo. —Espera por favor no…. hermoso. Y corté la llamada. haría que Alice les llamará y le explicara las cosas. Corrí hacia el campamento. —¡Ahora no Alice!—. Pero aun así no era suficiente. El también estaba de cacería y se movía sigilosamente entre los arbustos en busca de su alimento. No podía irme sin decir nada. ¿Y todo estaba sucediendo por un puma o cualquier otro animal que tratará de saciar mi hambre? No valía la pena.—. Quería ser más veloz. pero tal vez no y para mi era suficiente.A Jasper le daba lo mismo un oso. Tampoco quería arrastrar a Emmett o que Jasper tratara de calmar mi desesperación. —Que no se te…—. ¿Qué no fuera a la reservación? Para eso también era demasiado tarde. Me disponía a enfrentarle cuando mi celular comenzó a vibrar en el bolsillo de mi pantalón. Era un gran animal. un alce o un puma. Le ordené a mi cuerpo moverse rápidamente pero tenía la sensación de que mis piernas simplemente no lo hacían. No había nada que se interpusiera entre mis manos y el cuello de ese miserable licántropo. —Edward— Dijo la nerviosa voz de mi hermana —Ha desaparecido otra vez—.

no ser capas de parar lo inevitable. Seguramente no estaría sola pero ni siquiera todo ellos serian capases de retenerme. ¿Pero como no hacerlo? Ella era mi vida. siempre con la sensación de llegar demasiado tarde para enfrentármele y recuperar lo que por derecho era mío. Pero eso lo estábamos a punto de descubrir. El camino se hizo eterno. Me sorprendió un poco. evitando cualquier intento de su parte. dejando atrás su rastro. Tal vez… seguramente si no me mostrará tan intransigente… Si no fuera tan intransigente. Mi padre tenía razón. No podía depositar su seguridad en las sucias manos de un licántropo. Los segundos de Jacob Black estaban contados. nunca sería tan veloz como me gustaría serlo en ese momento.Pero sabía bien que aunque quisiera. no me detendría. Pero pensar de esa forma era… era simplemente ridículo. Pero también reconocí el aroma tan peculiar de mi hermana. Sabía que tratarían de detenerme pero no estaba dispuesto a hacerlo. aseguraba que no era peligroso. Por sus sueños de llevar una vida junta a Bella. Por la forma en que le miraba. Sentía celos de todas las cosas que desconocía. Yo sentía celos de Jacob Black. Y esa era la verdad más absoluta. No comprendía como habíamos llegado a esa estúpida situación. de todos los recuerdos que se grabaron en ella indeleblemente. me había alejado para estar junto a él? Un gran cedro pagó mis arrebatados pensamientos. No pararía. Los mismos recuerdos y emociones que le impedían estar lejos de él. no era a ella a quien esperaba encontrar en esos momento. Sólo por ser quien era. Por los ridículos suspiros que emitía cuando pensaba en ella. el cual se tambaleó y cayó en medio de un estruendo. mi motivo de existir. ¿Como podía pensar aquellas tonterías? Esto era sin duda también culpa mía. 70 . Bella cegada por cualquier tipo de sentimiento que sintiera por él. Y menos en él. Me alejé de ella. Temiendo a cada paso que daba. De todas las experiencias vividas. Reconocí nuestro terreno cuando ingresé al Olympia National Park. ¿En que momento habíamos perdido la confianza? ¿En que momento había decidido que yo simplemente no le importaba? ¿Era por eso que había insistido tanto en que me marchara de caza con mis hermanos? ¿Me había engañado.

—¿Así? ¡Pues inténtalo!— Comencé entonces a moverme a derecha e izquierda. 71 . Era inútil. tratando de esquivar el cuerpo de mi hermana. ¿Tu sabes cierto?—. posiblemente eso explicaría el por que repentinamente tengo una visión de Bella. Le ordené. no podía eludir su bloqueo. —Vamos. aun y cuando esta en estos momentos junto a un licántropo—. —¿Y la próxima?—. pero fuera donde fuera. —Ok… Veo que no solo decidiste enfrentarte a todos los Quileutes y a la manada de Licántropos si no que también a los de tu propia especie y que además somos tu familia. Vi en su mente a Bella sobre la arena y su cuerpo se agitaba producto del dolor. —Lo siento Edward pero no te dejaré pasar—. —No podrás conmigo Edward. —¿Pero que significa esto?— —Aun no lo se—. —Perdón… Pensé que estabas agradecido de que siempre lo hiciera y que de paso salvara tu trasero—. tratando de escapar de ese pequeño duendecillo molesto. —Lo siento no puedo hacer nada al respecto. Muy bien Edward. —Y tu no tienes que entrometerte en mis asuntos siempre—. Bella seguía en la reservación junto a él. —Veo que crees en ello firmemente. ahí delante de mi siempre estaba ella. —¡Apártate!—. —¿Como que aun no lo sabes?—. —No seas ridícula Alice. Podré hacerlo fácilmente—. Y mientras perdía mi tiempo ahí en medio del bosque. —Entonces apártate—. no tienes que ser tan melodramático siempre—. —¡No habrá una próxima vez!—. Bueno de todas formas ya lo sabia. simplemente no lo comprendo—. no te dejaré—.Corrí con mis sentidos alertas hasta que me topé con ella de frente. —Solo si te interpones en mi camino—. —No esta vez—. ¡Bravo!. Dije molesto.

Logré escaparme de ella. su hora aun no había llegado. Sin titubear crucé la línea. —Sabes bien que no seria fácil. tal vez no. No estaban muy lejos. ¿Por qué siempre debía ser tan insoportable. Le dije sin apartar los ojos del licántropo que a toda marcha se abalanzaba sobre mi. Grité Cuando les ví y sin detenerme golpee a Jacob con mi cuerpo y fue a parar barios metros lejos de nosotros. Tomé sus patas traseras y azoté su cabeza en el suelo. no corrieron la misma suerte que Jacob. paralizada. Pero pronto no habría secretos que contar. Dijo Bella al comprender lo que sucedía. —!No¡—. aléjate de ella!—. —Será muy fácil para mi hacerlo—. Hablaban de nosotros. nunca en el poblado realmente. Jacob saltó por el aire tratando de alcanzar mi cuello. Uno tras otro los fui eliminando. aun no se bien como. a un lado y al otro. el viento jugando con el cabello de Bella mientras le miraba y compartía nuestros secretos con él. Odiaba cuando ella tenía razón. Nunca había estado ahí. Jacob comenzó a convulsionar y se transformaba en licántropo. Quizás ella quiso que pasara y me dirigí a la reservación. Me concentré en la voz mental de Jacob. todos sus movimientos estaban claros en mi mente. Me lancé hacia él sólo unos metros por debajo. la visión de mi propio futuro llegó a mi mente. Le azoté otra vez y sus costillas emitieron el mismo ruido. decide de una vez—. Pude escuchar sus huesos de la espina dorsal romperse por el fuerte impacto. Vi a Bella con las manos en garganta ahogándose con sus propios gritos. sin sentir culpa por todo lo que atrás quedaba y todo lo que ello implicaba. Tal vez lo logres. Podía escuchar las olas. Pero jamás me lastimarías—. muda. A si que eso hacían cuando estaban juntos. —Sabias que esto pasaría. —Has cometido un grave error chupasangre—. Pensé un momento en sus palabras y como un latigazo. Sólo transcurrido un par de minutos llegó el resto de la manada alertados por mi presencia. —¡No¡ Jacob… Edward… —Decide Bella. La vi a través de sus ojos. ¿Que esperabas que hiciera?—. Pero no maté al chico. —¡Maldito. permitiendo que guiará mis pasos.—¡No me obligues a lastimarte!—. les rompí el cuello en cuanto me fue posible. 72 . Pero no podría conmigo. Le grité fieramente.

¡Como si en algún momento hubiera sido posible para ti hacerlo!—. Un par de horas. Caminé humanamente hasta ellos. Todos están muertos y tu lo hiciste. destrocé. una solución que ya había decidido al momento de desprenderme de mi hermana. Desgarré. —¡Déjame.Ningún diente tocó mi piel. sólo un par de horas me alejé de ti y esto es lo que haces. Y por primera vez. Bella luchó contra mi agarre jalando de su brazo y dándome golpes que caían como caricias en mi rostro y en todo lugar que pudo. no me toques!. ¿Ahora que harás? ¿Matarás a todos los humanos que se aproximan también?—. Nos perseguirían por todos lados. con mis dientes arranqué todo lo que estaba al alcance de mi manos. —¿Por. Propiné un puntapié al chico para que recuperara la conciencia. por la impresión que le daba toda la muerte a nuestro alrededor. Tomé fuertemente la mano de Bella. —¡El monstruo eres tu!. ¡Déjame!—. Aterrada por mi. Ahora tus amigos y toda tu raza pagará por ti. Una acto que sin mi habilidad habría sido imposible para cualquier vampiro común y corriente. yo solo había acabado con toda una manada de licántropos. Huyes como fugitiva para estar con esta criatura insignificante. El rostro de ella estaba desfigurado por el terror. —Sabias bien que ella era mía. Y así debería ser. obligándole a separarse de Jacob. nunca dejarían de cazarnos. Me incliné sobre ella y le sostuve por el brazo. Te advertí mucho tiempo atrás. el cual movía sus ojos de un lado hacía otro trastornado por el dolor. Que?— Preguntó entre sollozos Bella. Jacob emitía sordos aullidos de dolor físicos y lloraba también la muerte de sus hermanos. No probaría algo que me asqueaba de grado sumo. pero no escuchaste. Los autoridades humanas nos perseguirían y los vulturís también. ¿Que estas haciendo? Edward. ninguna garra rompió mis ropas. 73 . Y ahora todos estaban muertos. Pero ni siquiera una gota de su sucia sangre pasó por mi garganta. por la sangre en mi cuerpo que me bañaba de pies a cabeza. Pero yo no era un vampiro común y corriente.. debería acabar con todos ellos ahora. Solo había una salida entonces. Mira a tu alrededor Edward. sin dejar de mirarlo a los ojos. Bella estaba junto a él tratando de reconfórtalo. con este monstruo—. en todos estos años agradecí el don con el cual había despertado en esta nueva existencia. —¿Por que? ¿Por que? ¿De verdad crees que es necesario explicarte por que? ¡Por ti! ¡Todo ha sido por ti! ¿No podías estar lejos de él? ¿No podías permanecer en Forks a salvo esperando por mi?. Pero lo más importante de todo es que ahora presenciaras lo que tanto pretendías evitar.

Le pregunté aun confundido. por mi furia desmedida. —Comprendo…. —¡Pero yo no soy capas de hacer eso. estúpidos y desatados impulsos. no podría!—. por mi demencia. —Claro que si y lo sabes. gritando. —Después de colgar el móvil—. si ahora. Respondió. Por eso mi hermana había logrado verle. Mareado. el cual evitó mi caída. —¿Cuándo has visto esa visión?—. que te pasa?—. Dije sacudiendo mi cabeza. Y comprendí que todo tenía sentido. acabaría con todos. —¡Eso… No puede pasar!—. —¡No quiero ser como tu!. Yo y sólo yo sería el responsable. Todos por mi culpa. —Bueno yo he tenido tiempo de pensar en ella y creo saber a que se debe—. podrá ser si hoy. —Alice…— Logré decir. gimiendo. Entiendo ahora tu extraña visión—. Todos estarian muertos. yo… en mi descontrol mataría a todos los licántropos. no necesita la confirmación de una visión detallada por parte de mi hermana. Solo esa era la respuesta logica a la extraña vision de mi hermana. por mis estúpidos celos. —¿Que. era tan fácil verlo. ¡Detente… no… no… NO!—. desconcertado trastabillé y fui a dar contra un árbol. Eres un monstruo. yo sólo veo lo que resultará de todo eso y créeme que sucederá. Jacob emitió su último suspiro con sus ojos de perro llenos de lagrimas en un profundo dolor. —Eso no es importante tu estabas…— 74 . —!No!— Gritó Bella. calida y suave piel. sigues tu camino—.Entonces lentamente acerqué su brazo a mi boca y enterré mis dientes en su fina. Entonces todo era claro. Agregó llorando. Por mis inconscientes. Son tus intenciones.

—¡Pero el no quiere ser su amigo!. sólo importa lo que ella quiere y lo que ella quiere es estar contigo. a su madre. Dijo que ya sabias que hacer. Puedes quedarte aquí o en casa … o … o . a la vida normal solo por estar junto a ti por siempre—. ¿No vendrá a tratar de detenerme?— —No. Mi padre en toda su infinita sabiduría me entregaba una oportunidad. esperar por ella. Me entregaba los medios para decidir por mi mismo lo que estaba correcto. Quiere morir a su vida. pero creo que tu si. el ha creído lo mismo que tu? ¿Por que no esta aquí ahora?. Me conocía sólo como un padre conoce a un hijo. Manejé pasando por el pueblo. a visitar un viejo amigo. a una vida normal. Me miró con cierta tristeza pero accedió diciendo que de todos modos no había de que preocuparse. Él sabía que yo haría lo correcto. bajando hasta el camino que conduce a La Push 75 . Se que ya no tardará en volver. Que sólo habrían dos opciones para ti. Agradecí que Alice dejara el coche lejos de casa. unos kilómetros antes de llegar a la ciudad—. eso es todo—. No lo hará. —Todo esta bien Edward. Por más que le pedí que lo hiciera. a tener hijos. que era tu decisión hacerlo o no. a su padre. a sus amigos. —Se que le esperaras.. Déjame solo—. La verdad es que no se a que se refería. Sólo ha ido de visita. a tener nietos. No era digno de mi familia. nuevamente me enseñaba el camino.—¿Le has contado esto a nuestro padre? ¿ Le has contado tu teoría. De todas formas me ha pedido que te esperara—. No era digno del amor que sentía por ella. Pero que deberías elegir una de ella de una vez por todas. No tenia el valor de ver a mi padre a la cara. Asqueado por mi mismo me agache ocultando mi cara entre mis piernas. Esperó mi respuesta pero después de unos minutos se dio por vencida y desapareció levando apenas unas cuantas hojas a su paso. Dejaré tu coche en la carretera.— —Pero eso no importa. No era digno de vivir. No tienes que hacerlo. —Por favor Alice vete. al sol.

Si en el futuro conociera a otro hombre que llegara a ser remotamente cercano a ella. pero esta vez no era contra él o contra ella. Yo no sería un eterno condenado. emociones que no me correspondía experimentar. Mi padre tenía toda la razón. Esto significaba el amor para mi? A esto me llevaría?. Él no la mataría al estrecharla en sus brazos. aun cuando fuera un licántropo. Era un títere en sus manos que podía destrozar con su inconsciencia. Sentiría lo mismo por cualquier otro que estuviera tan cerca de ella. recientemente convertido en licántropo. rabia. Todas emociones tan humanas. 76 . El respondería. impotencia. Si sentía celos. mi hermana me mostraban el camino. eso era lo que despertaba mis celos más profundos.Y a medida que me acercaba sentía nuevamente rabia. Sufría por su falta de conciencia hacia ella y hacia mi. Eso había hecho el amor en mi. mi padre. Y eso era exactamente lo que odiaba de él. tal vez ella ni siquiera tendría que rogar como lo hacía junto a mi. No temería entregarse ni dejar que ella le amara completamente como un hombre ama a una mujer. por ser quien era. No debía permitir que nuestro conflicto eterno eclipsara mi amor. Debía encontrar la fuerza. No dejaría que despertara un ser dormido dentro de mi hace tantas décadas atrás. Él no temería por su vida cuando se despertara el deseo como lo haría yo. con domicilio permanente en La Push. Seria cualquier otro. sentiría lo mismo por el. sentía celos. Mi rabia era por mi. pero así lo hacia. me había humanizado al punto de sentir dolor físico al estar lejos de ella. nunca. No debería permitir que Jacob Black sacara lo peor de mi. había estado a punto de convertirme en un monstruo. Pero tenía opción. en un asesino. No le negaría sus besos ni sus brazos. con su insensatez. Ni porque estaban ahora juntos. No era a Jacob Black. Pero en vez de ser más humano por ella. Jacob seguía siendo más humano que yo.

Cerré los ojos para poder verle a través de su mente y comprendí por que el chico se mostrara tan sorprendido de verle. 77 . Alguna respuesta satisfactoria…. Logre decir. Bella parecía un cordero asustado tratando de huir de un león. En gran medida se debía a que el sol aun dejaba caer sus rayos sobre la carretera y a pesar que en ese momento no habían pensamientos consientes a nuestro alrededor. tomarle por los hombros y exigirle una respuesta coherente. No era necesario estar junto a ella para ver los signos de su nerviosismo. Al llegar estaba preparado para soportar la lastimosa mirada de mi madre. —Entonces voy a casa—. Seguí de largo sin despegar mis ojos de ella hasta que escuché la voz de Ben. pero ella se adelantó a mis palabras y aseguró que todo estaría bien por lo que quedaba de tarde. Paró el coche y rápidamente. sentía tanta desilusión en mi pecho en ese momento que necesitaba acelerar hasta cruzarme delante de su coche.Autocontrol Necesitaría todo mi autocontrol para plantarme delante de ella sin montar una escena. Al llegar al pueblo condujo hasta la casa de Ángela Wever y recordé el compromiso que había adquirido con ella. siempre sobrevalorándome. de nada serviría postergarlo. No ahora que lo peor había pasado. Era completamente absurdo tratar de ocultarme de mi familia. Me limité a conducir dejando solo un espacio pequeño entre nuestros coches. ella estaría a salvo. Sería tan fácil hacerlo. —Alice—. siempre confiando. los insultos de Rosalie y hasta los erróneos pensamientos de mi padre referentes a mi. Por lo menos hasta que hablara seriamente con ella. la tensa postura de su cuello me lo confirmaba. Ella esta a salvo y entera por lo que pude asumir. sin mirarme siquiera ingresó al jardín y escuche como llamaba insistentemente a la puerta. de todas formas debía volver en algún momento. Extraje el móvil de mi bolsillo y marqué el número de mi hermana. Hacía bien en temer mi reacción. Desistí de espiarle al ver su rostro relajarse cuando Ángela le saludo cariñosamente. temiendo en cualquier momento que desapareciera justo delante de mis ojos. Pero no lo hice. Pero no era a el único al que los nervios le pasaban la cuenta. No había motivo para seguir dando vueltas como un loco por la ciudad. me conocía demasiado bien como para suponer que dejaría correr tan fácilmente su aventura en la reservación. evitando en todo momento el reflejo de mis ojos en el espejo retrovisor. no podía darme el lujo de exponerme innecesariamente.

por siempre padre. tus hermanos vienen en camino. hacerlo era creer en una mentira. Me dije a mi mismo. —Pero estas aquí. Era creer en milagros y en cosas de santería. No podría seguir existiendo con la culpa. —De no haber estado mi Alice en el bosque…— —Yo se que de no haber estado Alice ahí. todo esta bien—. tu habrías sido capas de detenerte por tus propios medios.Pero yo no era capaz ni de pararme derecho en su presencia. hablando de eso. había logrado terminar con el perfecto día de toda mi familia. ¡Rayos!. ese sentimiento tan humano. Todo esta igual—. tan… irracional. —No lo estés padre… por favor. tal vez. ¿Comprendes lo que eso significa? Seriamos perseguidos por los nuestro y por los humanos. Y me dí cuenta que los celos. ¡Por siempre!—. No soy el hijo que tu crees que soy Carlisle. —Entonces si es asi… Estoy complacido de que todo saliera bien—. Hoy estuve a punto de terminar con toda la tribu Quileute. Sentía que todo mi interior se derrumbaba cuando creía tan ciegamente en mi. Dijo mi padre al verme pensativo. Agregó mi padre. había obrado en mi de manera autodestructiva. Tenía oportunidad de hacerlo. No era digno de Bella. No cuando lo único que quería era romper. Porque el fin de ellos habría sido mi propio fin. 78 . Te engañas y no haces que las cosas sean más simples para mi. bien hecho“. desgarrar y exterminar con todo aquel que se interpusiera entre nosotros. no era digno de tener todo ese amor a mi alrededor. ¿Como soportar su mirada sincera si había estado tan cerca de terminar con todo lo que él ha defendido toda su existencia? No era digno de mi padre. Y hoy no se ha derramado una sola gota de sangre… Y…. —Todo esta bien Carlisle. Pero podía elegir. con la muerte de todos ellos sobre mi consiencia. —¿Todo esta bien Edward?—. Has demostrado que tu fuerza de voluntad es inamovible e increblantable. “Bien hecho. ¿Como puedes dudar de ti aun? Cada día te vuelves más fuerte mi querido hijo—. —Aparte de eso nada a cambiado. Se han preocupado y ya están de regreso—. Le mentí.

es sólo que no creo que tengas razones para hacerlo. por que respira. —¿Me estas diciendo que sientes celos?—. Eso es estúpido y lo sabes. cada día era más y más dificil para mi. Pero los humanos luchan día a día contra esas emociones. en todo sentido de la palabra. Dijo mirándome fijamente a los ojos. lo superan. Dije demasiado molesto para moderar el tomo con el cual me dirigía a mi padre. Me preguntó Apreté mis puños. yo necesitaba un “diagnostico“ Estaba realmente enfermo. Encuentran la forma ser mejores. Pero por otro lado es normal que tengas esas sensaciones tan humanas. lo único que deseo en este momento es romperle el cuello a Jacob Black o a cualquier otro que se atreviese si quiera a ponerla en peligro. Le odio por no temer ser hombre para ella. Por eso le odio. Agregó tratando de sonar despreocupado. Además ¿Te das cuenta que la graduación ya casi esta aquí? No creo que debas preocuparte más sobre eso—. Carlisle había acertado. ¡¿Estas conforme. la forma en que suspira por ella?. Me sentí de pronto aun más tonto que de costumbre. Hay algunos que se dejan llevar por ellas. estas conforme ahora!?—. dejando atrás mi vergüenza y permití que las palabras salieran disparadas de mi boca. Por la sangre caliente que corre por su cuerpo. —Estoy de acuerdo contigo Carlisle pero en realidad no se lo que siento por él realmente. de redimirse. —No me malinterpretes hijo. sobre todo tu que estás en contacto con esa parte ya tan olvidada para todos nosotros. Esperaba ver sorpresa en sus ojos. Le odio por ser más humano que yo. Ahora más que nunca se cuanto le debo. —¿Que quieres que te diga? ¿Que le odio por querer estar con ella? ¿Que detesto la forma en la mira. Encuentran la forma de ser más fuertes. pero me desconcertó ver la tranquilidad con la cual elegía las palabras para hablarme ahora más como doctor que como padre. desilusión o cualquier cosa que confirmara mi reprochable actuar. Sin duda que era un verdadero idiota. ¿Eso quieres que te diga? Pues asi es. No había podido manejar un par de horas alejado de ella y yo pretendía que viviera unos cuantos años más. —¿Y esos impulsos que tienes contra ese chico son por…?—. si es que lo haces. 79 . es verdad. por que sueña y seguramente sueña con ella. ¿Que siento deseos de romperle la cabeza cuando recuerda la intimidad que había entre ellos?. —Por favor Carlisle.Era ridiculo que pensara de esa manera. pero otros. Y con eso los arrastraría a todos a la perdición—. le odio por eso y por muchas cosas más.

ese es el Edward que quiero ver. Las palabras de mi padre golpeaban fuertemente mi mente.—. tu madre desde entonces.. por egoísmo. Es por eso que creo en ti. no al loco que corre por el bosque como un desquiciado— 80 . Dije incapaz de seguir mirándole a la cara y voltee rumbo al bosque. Logré articular. pero son una ínfima parte de lo que yo siento por Bella. pero el estar juntos también te resulta casi insoportable. no querrías saber que es lo que siente realmente. Yo no era el ser que mi padre quería. —Muy bien hijo. Yo no he sido lo suficientemente fuerte para dejarla ir. Preguntó entonces mi padre. no puedo evitar sentirme como lo hago y mucho menos hacer lo que hago. Por el momento la idea del encierro sonaba más que tentadora. Pero actué movido por la soledad. Tu en cambio sufres inmensurablemente cuando estas sin ella.Pero no puedo evitar sentirme intranquilo cuando están juntos. Claro que puedes terminar de una vez con toda esta charada. Lo he visto en tus ojos. —¿Que ir por ella?—. es por eso que todos lo hacemos—. no podía comprender como él seguía tratando de cubrir el lodo con una blanca sabana. Aun creo que puedo forzar su mano un par de años más—. —¿Y luego que?. ¿Pero acaso tu no harías lo mismo si se tratara de Esme?— —Tu eres mil veces más fuerte que yo. Y sea cual sea tu decisión nosotros siempre estaremos a tu dado hijo. Le he salvado de la muerte humana y ella ha sido mi compañera. ¿Y si ella escogiera cualquier camino que le llevase lejos de ti? ¿La encerrarás también?—. —Será mejor que pienses en ello Edward. Tengo que… Tengo que ir. jamás podría ser tan fuerte como lo era él. Se que él tiene sentimientos muy fuertes hacia ella. ¿Y si es así. —Si lo se padre y te lo agradezco.? ¿La encerrarás bajo cinco llaves hasta la graduación? ¿Y si cuando llegué ese momento que pasará si ella se opone?. Y hasta cierpo punto creo que Bella no comparte ese tipo de sentimientos por el. pase lo que pase. Jamás podría ser como él. Mis pies se clavaron al suelo sin poder seguir caminando. El nunca podrá sentir sentimientos tan intensos y tan profundos como los que siento yo por ella. sabes muy bien que he postergado el día solo por ti—. —Yo… realmente… no he … pensado en algo como eso—. —No puedo seguir hablando Carlisle. No puedes evitar que sienta sea lo que sea por ese chico. Pero aun sabiendo todo esto. piénsalo detenidamente—.

Pero con Jacob era diferente. El destino se ensañaba en mi contra. nada lo estaría si ella no lograba ver lo que realmente pasaría si continuaba actuando de esa manera y molesto nuevamente ingresé por su ventana al mismo tiempo que su padre le preguntaba por su día y por primera ves en todo nuestro tiempo no presté atención a sus palabras. Había esperado tanto por ella. No entendía como mi padre había logrado convencerme que no era un monstruo. Después de un tiempo había desistido de sus tontos sueños y por lo general ya casi no pensaba en ella. que no me importaba que se comportara como una niña malcriada. Aun estaba nerviosa y sentí deseos de consolarla y asegurarle que todo estaba bien. algo que fuera más allá que una simple y segura amistad? ¿Sería tan fuerte para dejarle escoger. ve por tu Bella—. sin dejar de observarle en todo momento. Que lo único que importaba era que ella estaba bien. Había logrado superar cada uno de los problemas que se me presentaban por delante para que ahora llegase uno en cuatro patas. oculto en todo momento. a él no podía tocarle un solo pelo de su cola sin desatar la guerra. Bella no estaba ahi. me moví raudamente por el borde del bosque. De una cosa estaba seguro. Pero no pude evitar que las dudas entraran nuevamente en mi. Sin duda que todo sería mucho más fácil si él fuera un siempre humano. ¿Y si él tenía razón? ¿Que pasaría si Bella sentiera verdaderamente algo por Jacob. de eso no había duda. Lo primero que pude escuchar fue el ritmo acelerado de su corazón a pesar de su lento andar al subir las escaleras. o en que momento lo había hecho. era objeto de su burla y de sus malas maniobras. podía escuchar su coche.Me voltee para leer en su rostro lo que su mente gritaba en la mía. No era justo pasar por todo eso. Dejé el coche en casa. para dejarle libre si no fuera yo el único que habitara en su corazón? No podía prometer algo como eso. Comencé a prestar atención a la voz mental de Ángela desde antes de llegar al pueblo. sabia perfectamente como había sido. Le seguí hasta su casa. seria fácil alejarlo como lo había hecho con el insípido de Newton. Pero dejar salir las palabras había sido casi liberador para mi. quería moverme por el bosque. mis sentimientos hacia Jacob no habían cambiado. Pero nada estaba bien. apretándolos suavemente. 81 . Caminó humanamente hacía mi y posó sus manos sobre mis hombros. era el único capas de hacer esa cantidad de ruido al ser puesto en marcha. No podría confesar algo como eso a otra persona que no fuera mi padre. —Tu puedes hijo. Necesitaba ordenar las ideas en mi mente. Seguía pensando que era un maldito.

Comenté a media voz. delante de mi y lamentablemente tan lejos. Soltó entonces un ahogado grito y abrí mis ojos encontrando su cuerpo rígido por el miedo que le provocaban mis palabras. Dijo Bella secamente. Pero ahí estaba. tratando de encontrar la templanza para enfrentar esa situación de la forma más adecuada y sin abrirlos le dije: —Bella. le amaba sobre todas las cosas. Dije tratando de no sonar demasiado patético. de eso estaba seguro. —Hola —. Imaginé la invisible pared que nos obligaba a permanecer cada especie en su lugar disolviéndose y la idea de ser libre para posar sobre el mis manos. Sabía muy bien que no sería la última vez que lo hiciera. era capas de soñar y eso era lo que pasaba en ese momento.. Entonces lo único que podía tratar de hacer. Yo. Debía ser un sueño. Todas mis angustias habían sido solo una sombra ese día. Deseaba borrar el espacio que me separaban de ella y decirle lo mucho que le había extrañado y entre suplicas pedirle que nunca más hiciera algo tan tonto como lo que había hecho hoy. Contestó después de un momento que pareció ser mas largo de lo que realmente fue. Mi dolor no había sido nada. Bueno. sobres sus caprichos. —¡Jamás debes romper las reglas!—. que viera lo que realmente sucedía y para ello debía permanecer frío. Agregó. Pero de nada serviría que lo prometiera. En silencio. Ahora ella estaba delante de mi y lo único que quería era tenerle en mis brazos. Cerré mis ojos. —No empieces —. Entonces agregó que ese sería un buen pretexto para comenzar la guerra y que ellos estarían encantados de hacerlo. casi a una nota de gritar completamente.Y cuando ingresó en su dormitorio me sentí perdido.. Estaba soñando. ¿te haces la menor idea de lo cerca que he estado de cruzar hoy la línea y romper el tratado para ir a por ti? ¿Sabes lo que eso significa?—. Le amaba sobre todas sus irresponsabilidades. inmóvil como una estatua. sobre mi mismo. Exclamó nerviosamente. otra vez volvía a ser demasiado tentadora. por obra de algún conjuro o cualquier cosa parecida. lógico. Agregó tratando de suavizar las cosas mientras se encogía de hombros despreocupadamente. era que comprendiera. —Quizá no sean los únicos que disfrutarían con el enfrentamiento—. sigo viva —. —¡No puedes hacerlo! —. Dejé de lado mis sangrientos pensamientos cuando me recordó que debíamos respetar nuestros 82 . La sola idea de perderla arrasaron con todas las palabras que estaba dispuesto ha decir. —No he sufrido ningún daño —. —Esto. Ella no podía pretender que aceptara esa explicación como justificativo a sus actos.

Ella creía que Jacob no era peligroso y que no existía motivos para que me preocupara. —Si él te hubiera hecho daño. Confesó con su rostro pegado en mi pecho. Dijo entre dientes seguramente. demasiado cerca sin poder alcanzarla. Estaba tan feliz de tenerle nuevamente. no podía ser consiente de los sentimientos que despertaba. Mis puños se cerraron inconscientemente mientras mi mandíbula hacia sonoramente lo mismo. No tenía la fuerza necesaria para estar de esa manera junto a ella. sin poder besar sus labios cuando sintiera hambre de ellos. Y aunque trataba de permanecer molesto con ella pero simplemente no lograba hacerlo. —Siento haberte preocupado —. —Tú no eres precisamente la persona más adecuada para juzgar lo que es o no pernicioso—. —«Preocupado» es quedarse corto—.— —¡Vale ya! —Dijo Bella interrumpiéndome. Temí que solo fuera una ilucion y esperpe con el corazon recogido.compromisos adquiridos. vencido y completamente entregado a ella nuevamente. por lo menos lo eran para mi. Nuestro amor era prueba de eso. Sentía entonces que la distancia entre nosotros se transformaba lentamente en vacío negro y absoluto. Pero ella insistía ciegamente asegurando que su amigo no era peligro y que no había nada por que preocuparse. la razón de mi felicidad. Pero los tiempos en los cuales se adquirió tal tratado eran tiempos muy diferentes a estos que vivíamos ahora. enredé mis brazos en su cintura. Dije suavemente. Todos ellos sentimientos difíciles de manejar para cualquier criatura. Pensó que su aventura no seria descubierta ya que la caza me tomaría más tiempo del que había 83 .. anhelo. Yo también lo sentía. Ella era mi luz. —Bella —. El día había sido demasiado largo. deseo. disfrutando aquel exquisito contacto. Era la fuente de calor que había derretido mi frío corazón y no dejaría que nada le sucediera.. Pero Bella no lograba verse a si misma como realmente era. Y era esa falta total de conciencia lo que le impedía ver lo que era o no peligroso para ella. —Se suponía que no ibas a enterarte —. Entonces todo aquello que nos separaba se disolvió de pronto cuando vi su cuerpo moverse lentamente hacia el mio. Demasiado lejos. Sus palabras protectoras hacia su amigo sólo hacian mella en mi cuerpo y en mi mente. Sentí de pronto mi garganta desagradablemente seca y el veneno comenzó a llenar mi boca al pensar nuevamente en lo fácil que sería terminar con ese pequeño e insignificante ser para mi. Derrotado. Sin poder acariciar su rostro cuando mis manos quisieran. Pasión. Le dije haciendo una mueca.

—Regresé cuando Alice te vio desaparecer — Aclaré. Contestó. Pero la sola idea de dejarla. Pero no permitiría que ocurriera algo como eso nuevamente.. —Yo tampoco—. Contestó tercamente.. Pero entonces alzó sus ojos hacia mi y descubrió mis ojos demasiados oscuros aun.— Agregué tratando de proseguir pero fue ella quien interrumpió mis palabras ahora.. La arruga en su frente se hizo más profunda.. simplemente no volvería a suceder.. —¿A qué te refieres? —. Pregunté sin entender sus palabras. hacia que me sintiera ansioso. las dos cosas eran completamente diferentes y era absurdo el querer compararlas. Le dije interrumpiendo sus palabras que carecían de total sentido para mi en ese momento.—.—. Me daba cuenta que de esa manera podríamos estar toda la noche si de ella dependiera. claro que puedo. pero no estaba dispuesto a hacer eso nuevamente. No le gustaba la idea de que volviera a marcharme para cazar. ¿Verdaderamente pensaba que podía cazar tranquilo si ella se empeñaba en correr a La Push cada vez que yo me alejaba del pueblo? —y no puedes esperar de mí que te deje. 84 . —¡Eso es verdad! La próxima vez no vas a reaccionar de forma exagerada. Dijo de pronto.estado fuera. Le contesté simplemente.—. pero no era lo mismo. Entonces Bella dijo que comprendía mis ausencias aunque ellas no fueran de su agrado. —Tampoco yo—. Yo tratando que comprendiera la verdad sobre su amigo y su incapacidad para interactuar con algún ser humano sin que este saliera lastimado y ella defendiendolo eternamente. sé que ella no puede verme con Jacob. es decir. Le aclaré.. señal inequívoca que dicha cacería no se había llevado a cabo. pero tú deberías haber sabido. yo no volvería a comportarme tan impulsivamente por que no habría una próxima vez. En eso ella tenía razón. Habían pasado solo dos semanas desde mi última cacería y podía estar otra más sin hacerlo. —Puedo esperar—. —Eso es ridículo. —No estoy negociando. Dijo obstinadamente refutando mis palabras. Entonces en su frente se dibujó una encantadora arruga cuando frunció el ceño en signo de desaprobación. Bella—.. Eso es exactamente lo que espero. —¿De verdad que todo esto es por mi seguridad? —. sobre todo por que yo en ningún momento arriesgaba mi vida.. —Oh. sí. —Pero no lo sé —. Me sentí frustrado y molesto ante sus empecinadas palabras.

Sabía muy bien lo que él sentía pero de Bella no podía sacar nada realmente cierto. ¿Y de todas manera a que se debía esa pregunta? ¿Por que. negaría hasta el final los sentimientos que me martirizaban —De acuerdo —. Si Ángela se convirtiera en una bruja.. —No te lo tomes a broma—. Pero dejó muy en claro que ella se mantendría al margen cuando se tratase de nuestras viejas rencillas No estaría en el medio de nuestras disputas territoriales ni en nada referente a nuestras enemistad. Esa no era su guerra. No me preocupa más que tu seguridad—. era justo que se mantuviera al margen de todo. —¿Debería tenerlos?— Conteste desconfiado.. ¿Como se le ocurrían ese tipo de cosas? —Suiza —. —Soy Suiza. Dijo que en esta guerra ella sería un país neutral.—Tú no estás. prácticamente saltaba entre mis dientes por revelarle lo que sentía. no exactamente el amor de mi vida. Pero en ese momento hacer una broma era lo ultimo que sentía ganas de hacer. Dulce. Pero no lo haría. ella también formaría parte del grupo... Seguí mirándole a sus ojos.. —Esto es sólo por ti. pero ahora ya estaba más tranquilo y comencé a notar algo que había pasado por alto. alguna de esas tonterías del tipo «los vampiros y los licántropos son siempre enemigos». Dije queriendo retomar el asunto de su fuga.— Era sin duda la comparación más extraña que había escuchado en todos mis años de no vida.. —. yo debería sentir celos de Jacob Black? A menos que verdaderamente entre ellos existiera más que su promocionada amistad. todo era como siempre. Jacob es familia mía. —Bella.. ¿a que sí?—. porque espero poder quererte por mucho más tiempo que eso. Temí entonces que la respuesta estuviera escrita en mi frente. mi confesión no serviría de nada. Y ante eso nada podía decir. El amor de mi existencia. Sentí que mi lengua quemaba. Si esto es fruto de la testosterona. me conoces lo bastante bien para no tener celos. Inhale cuidadosamente para confirmar de que se trataba.. —¿O hay algo más? No sé.. fresco 85 . Dijo convencida de mis palabras. Pódía reconocer el exquisito aroma que emanaba de ella. La situación no tenia nada de divertida.. según ella. Me niego a verme afectada por disputas territoriales entre criaturas míticas. Repitió enfáticamente. Continuó alzando el rostro hacía mi para poder leer mi reacción. Pero era sorprendentemente acertada. Quiero decir... Me da igual quién es un vampiro y quién un hombre lobo.—. Tú eres. Bueno.

—Creo que se me ha pegado un poco el aroma a Jacob—.mi aroma preferido. —¿Qué pasa ahora?— —Bueno. —. No te marches. Yo tampoco quería marcharme y asentí con la cabeza sonriendo levemente. No era mi intención hacer que se sintiera mal pero al reconocer el olor se hacía cada vez más presente sobre ella. Le dije un tanto apenado. no quería volver a pelear y le dije que la dejaría sola para que tomara un baño. Me pidió con ojos suplicantes. Te prometo que no tardaré. pero en el fondo de todo eso había un aroma extraño y desagradable. no te ofendas. por favor quédate—. Ahogue un gruñido. —No. 86 ... Y al reconocerlo resoplé expulsando la pestilencia. algo que molestaba mi nariz. pero hueles como un perro.

Los humanos dicen que el perro es el mejor amigo del hombre. Como todos habíamos tenido que abandonar la última cacería. tarde o temprano debería alejarme para poder alimentarme. luego de dejar a Bella en la tienda de los Newton tomé la carretera que conducía a Port Angeles. Disponía de sólo unos días para encontrar el soborno adecuado. El olor de su sangre y las reacciones de su cuerpo. debía darle un poco de espacio si quería que siguiera manteniendo intacta su humanidad. pero no era lo mismo cuando el perro tenía intenciones románticas. Pero era mejor no tentar a la suerte ni a mi tan escaso autocontrol y de esa forma logré dejar atrás ese horrendo día. No podría rechazar mi solicitud a si como yo no podría contar con el elemento sorpresa. Debería tomar todas las medidas que estuvieran a mi alcance para evitar que repitiera algo tan arriesgado nuevamente. reserva que se encuentra al norte de California. sólo era yo el más peligroso de todos. pero los reportes informaban que el culpable era sólo un puma. una menos en la cuenta regresiva. Nada mejor que un puma salvaje para entretener a un grupo de vampiros aburridos. ella me 87 . hambriento como me encontraba. imparable. Sin dar tregua otra semana comenzaba. Me sentía embriagado por ese bombardeo de sensaciones reprimidas. La idea era muy tentadora. Carlisle comentó que en el Lassan Nacional Park. sabía muy bien que haría cuando me encontrara lejos de ella. avasallador. él y mis hermanos decidieron viajar para terminar con el problema. Sabía que era cuestión de tiempo para que eso sucediera. estando cerca de ella. En primera instancia creyó que podría tratarse de algún neófito demasiado hambriento. Sin embargo no podía. Llego la noche y luego un nuevo día. Un tormento peor que el otro. ¿Hasta cuando podría aguantar? Esperaba que el suficiente. mi tercera semana de ayuno se estaba haciendo muy pesada y agotadora. El tiempo seguía su marcha. algunos turistas habían sido atacados por un animal salvaje. Una tarde lluviosa. Besé su cuello inspirando profundamente al mismo tiempo que Bella se estremecía levemente. igual de poderosos. inclemente. Estaba decidido a controlar mi ansiedad. Absolutamente incoherente para mi o para cualquiera que pudiera verlo realmente. De todas maneras no debía seguir siendo la sombra de Bella. Conocía la persona adecuada para un trabajo como ese y también conocía la motivación adecuada para convencerla de hacer un trabajo tan poco ético como ese. ni tenia intención de separarme de Bella. No debí hacerlo. Estaba seguro que Alice no despreciaría la tan convincente manera con la cual pedía su ayuda. pero me sentía aprensivo cada vez que pensaba en Bella junto a ese chucho que tenía por mejor amigo. igual de fuertes.Anticipación Era exquisito sentir nuevamente su aroma limpio emanando de su cuerpo. Pero era ridículo para mi el pensar que la única manera de hacerlo era permitiéndole convivir con el peligro directamente. era demasiado tentador para mi.

Solo debía cuidar a Bella el próximo fin de semana —¿A que refieres con “cuidar”?—. Sería algo así como una pijamada…. No debía dejarla sola por ningún motivo. —Por favor Alice. La tarea de Alice era simple. La lluvia había amainado cuando llegamos a Raddall auto Mall en Port Angeles y luego de desembolsar una suculenta motivación nos aseguraron que un par de días tendrían disponible para nosotros el despampanante modelo que tanto había fascinado a mi pequeña hermana en Italia. de todos modos no tenia planes para este fin de semana—. es… desesperante—. Eso es fácil de arregl……— 88 . Si.esperaba a las afueras de la ciudad. Le dije haciendo una mueca de dolor. creo que le hace falta un poco de brillo a su pelo. no soy tan interesada. De todas maneras me comprenderas cuando lo manejes. pero espero por el bien de todos nosotros que te controles la próxima vez—. La verdad es que a mi también me pone nerviosa el que Bella desaparezca de mi radar. no quiero volver a hablar sobre lo mismo—. Entonces dime que es exactamente lo que tienes en mente—. Ella daba pequeños saltitos mientras caminábamos hacia el coche. —Pensé que serias fácil de convencer pero la verdad es que no esperaba que lo fuera tanto—. Me dijo cuando se montó en el coche. podremos ver películas. no señor. —Es completamente inescrupuloso de tu parte tramar algo como eso… Pero has comprado mi moral a si que no perdamos más tiempo—. —Tienes razón. será nuestra primer pijamada. —¿Estas loco? No podría decir que no. —¿Sabes? Estoy pensando que sería mejor que Bella se quedara con nosotras este fin de semana. de todas maneras se lo debía por todo lo que ella había hecho por mi. Y esa respuesta era muy fácil en realidad. —Es un poco extremo de tu parte pero acepto. —Si. Pero no creas que lo haré sólo por el extraordinario regalo que estas pensando en comprarme. —Y que me lo digas—. Bella debía estar constantemente bajo su mirada vigilante. Ya sabes que estaremos solas en casa y creo que a ella lo pasaría muy bien. que emoción. no debí pedirle nada a cambio. que genial idea. Me complacía que fuera feliz. Preguntó un tanto recelosa. le daré unos masajes capilares. sobre todo uno en especifico. Alice se encargaría de acompañarla a todas partes y cuando Bella se encontrará trabajando también debería estar vigilante en los alrededores por si los lobos subían a la cuidad.

Será mejor que no me acompañes. Loco y enamorado. tenía una hermosura antigua. ¿Como reaccionaría ante tanta atención?. —¿Me dejaría ayudarte con la ropa de cama?— Preguntó mi hermana cuando la dejé en casa. pero no me importó que el hombre fingiera que así era. Gritó de pronto Alice. traída desde el extranjero. Le había dado la excusa perfecta para desatar su lado consumista. No muy bien. no le obligaría a dormir en el suelo con un saco de dormir. Bajé del coche para recordarle que debíamos volver pronto y al pasar frente a una tienda de antigüedades vi algo que llamó mi atención. para mi eran simples perdidas de tiempo. Me sentí motivado repentinamente. Necesitaba una cama si pretendía que ella pasará el fin de semana en casa. Debía estar completamente loco. Por un momento pude imaginar a Bella recostada en esa cama King size y la idea de que ella estuviera en mi dormitorio era completamente perturbadora. algo que en esos días era muy difícil de encontrar. eso era seguro. —Esta bien.Y así Alice se volvió prácticamente loca pensando en una y otra actividad que podría hacer ese fin de semana. Me dijo antes de entrar a una tienda. como lo hacen los niños en las pijamadas. quiero que se vea como nueva cuando vuelvas—. sabía reconocer muy bien cuando tenía delante de mi una. Seguro que demoraría todo lo que nos quedaba de tarde comprando cosas extrañas. Pude ver en su mente que no mentía al decir que se trataba de una pieza única. Estaba seguro que tendría que recurrir a la fuerza bruta para sacarla de la tienda. Por un momento sentí verdadero miedo por mi querida Bella. para nosotros. demasiado intimo entre una pareja y yo estaba haciendo eso mismo. Era una pieza muy hermosa. 89 . —¿Para!—. Sonreí ante esa posibilidad. pero nada muy ostentoso por favor—. En realidad la cama en si misma no era una antigüedad. Y aunque sólo durmiera en ella un par de noches para mi significaría mucho. —Tengo que comprar algunas cosas para la pijamada. En realidad fue un descanso que dejara de hablar de cremas y lociones. todas mis fantasías siempre tenían lugar en su habitación y ahora estaba divagando con una enorme cama matrimonial. Di las indicaciones para que la llevaran a casa de mis padres y fui de una vez por Alice. Comprando una cama para Bella. adquirirla sería un acto sumamente humando. Sabía que Bella no necesitaba nada de eso para oler como lo hacia y que su piel era la más suave.

—No te preocupes. Se encontraban demasiado hambrientos e irritables. deja todo en mis manos—. A nadie le hacia gracia que Bella corriera por la reservación al lado de los licántropos. supe que no había motivos para preocuparme. Y aunque eso podría perfectamente interpretarse como una amenaza viniendo de ella. ellos sentían que de una u otra manera en esta oportunidad estaba haciendo lo correcto. Nadie dijo nada. Carlisle decidió a adelantar la expedición por las constantes suplicas de mis hermanos. 90 . Nadie rió de mis planes ni de mis artimañas. Accedí yo también al cambio de planes pero les pedí un par de días para dejar todo listo para Bella.

dudando a cada minuto si volver o no era la decisión más adecuada. lo podía sentir en el aire. el camino hasta California fue lento. Tampoco creo que le hiciera mucha gracia que la secuestran en un improvisado Spa. muy por el contrario… Esa madruga. El miedo en sus ojos lo confirmaba. demasiado consiente de que esta vez ella sería la presa. Lentamente mi necesidad de sangre disminuía. en uno bien grande—” . Creí que lo mejor sería no despedirme. tal vez. “—La próxima vez. pero de todos modos de nada sirvió. calentándolo de adentro hacia a fuera. masajes relajantes y otros miles de tormentos que había preparado Alice. Aunque no cesaba. Inútilmente trató de huir pero al ver que le cerraba el paso se plantó delante de mi enseñándome sus afilados colmillos y alzando una garra en señal de lucha. los osos pardos enfadados te van a parecer oseznos domados en comparación con lo que te espera en casa— Pero a pesar de sus palabras estaba eufórico por llegar a casa de una vez. 91 . el golpeteo de su pequeño corazón. un espécimen que le superaba en fuerza y en tamaño. “—Estás metido en un lío. sometida a los tormentos de la manicure. Sentí la sangre corriendo por mi cuerpo. El premio estaba muy cerca. lo haría aun con los ojos cerrados. La hembra estaba delante de mi. Logré abstraerme completamente por unas horas de lo que podría haber sucedido esos días de ausencia en Forks. solo dormía por unas cuantas semanas o hasta que volviera a estar nuevamente frente a Bella. Su respiración agitada. un poco más atrás. eso le daría menos oportunidades para planear algo arriesgado o inconsciente. en todos los sentidos posibles de la palabra.Deseo Las aletas de mi nariz vibraban producto de la excitación. No era consiente de mis hermanos ni de mi padre que se encontraban. No podría decir que fue algo fácil de lograr. Todo mi cuerpo se encontraba sumido en un ardiente deseo por sangre. cuando me separé de Bella. Decía con voz irritada. Seguramente se habría molestado cuando vio a mi hermana esperando por ella en mi lugar. Nos alimentamos de ella y después dimos casa a su compañero. el olor a su sangre. Todo terminó rápido para ella yo no era un asesino despiadado. Era muy fácil para mi encontrarle. Y fue al escuchar su amenazante mensaje que comprobé lo molesta que estaba. Por ahora sería mas fácil luchar contra la tentación que significaba para mi.

Maldito Jacob Black. si no cuando fue muy tarde para hacer algo y te juro que de no haber sido por los humanos que estaba ahí…. —¿Quieres decir que él fue por Bella al instituto?—. era mas astuto de lo que imaginaba. No lo pude ver. Dijo con ansiedad en sus ojos. Había estado tan absorto contemplando el vehiculo que no fui consiente de que Alice permanecía de pie junto a la puerta con las manos nerviosamente entrelazadas. —Si… Creo que si. Apretaba firmemente el volante cada vez que debía cruzar por un poblado. Ser tolerante sería demasiado duro. o por lo menos no lo había planeado—. Manteniendo a mi enemigo cerca de mi. Aunque fuera solo por un par de semanas o el tiempo que lograra ganar para ella. Y aunque pareciera imposible la distancia fue acortándose a cada kilómetro que dejé atrás. Tendría que dar un paso al costado. Por mucho que quisiera. Y lo único que pude hacer fue ver como se alejaba montada en la motocicleta de ese apestoso chiquillo—. Pensé en llamarte pero no quise arruinar otra vez el fin de semana para todos. —Ella esta durmiendo. Odiaba manejar humanamente cuando sentía una inhumana necesidad de llegar junto a ella. o por lo menos esta físicamente a salvo—.. Sería un sacrificio que tendría que afrontar. que lo necesitase en ese momento. Insistí en manejar. Pero simplemente ya no podía hacer eso.Levantamos el campamento que habíamos armado como fachada humana y emprendimos el camino. pero siempre con la frente en alto. de mis sentidos. frente a una vieja motocicleta. por favor no hagas un escándalo—. debía dar para lograr un fin mayor. —Todo fue tan rápido. en cada puesto de vigilancia con el cual nos cruzábamos. con suerte llegaríamos pasada la medianoche. habíamos llegado al Instituto. Debía permitirle elegir si lo que quería era ella viviera. no lo haré—. Pero estoy segura que ella no sabía nada. Ya sabes que no puedo verle. Nunca más volvería a dudar de su buen juicio. Era la única solución. —No te preocupes Alice. —No sabes cuanto lo siento. La carretera pasaba monótona aun a la gran velocidad a la cual nos desplazábamos. Apreté mis puños con todas mis fuerzas. Perplejo me quedé sentado comprendiendo que solo había un explicación para que se encontrara estacionada ahi. uno dolor que tragar. hasta que al fin estacioné frente a la casa de mis padres. Además no ha pasado nada. bajo la vigilancia de mis ojos. en cada ciudad. —¿Que quieres decir con eso?— 92 . debía permitirle vivir.

Sintiendo pena por mi. contemplándome. De nada a servido todo lo que planee para mantenerle a salvo. Rosalie le propinó un golpe en el hombro y él le miró asombrado. —¿Y no ha dicho nada más?— Le pregunté a mi hermana dejando sus recuerdos a un lado y buscando en voz la respuesta que no me daba su mente. esperando que en cualquier momento estallara en maldiciones. tiritando. Creo que es mejor que no se preocupen más por todo este asunto de Bella y el chico Black— —¿En realidad piensas eso?—. 93 . ¿O me equivoco? —. Completamente mojada. —¿Pero crees que esté a salvo?—. —No estoy seguro Alice. Todos afirmaron con la cabeza y dirigieron a mi nuevamente sus miradas. —Yo podría evitarlo—. Le preguntó Carlisle tranquilamente. Creo que es mejor mantenernos al margen de esta amistad entre Bella y los licántropos. Comentó incrédulamente Emmett. —Estoy seguro que en realidad no quieres hacer eso. —Quiero verlo—. —Por mi esta bien.—No tenía buen aspecto cuando volvió esa tarde—. Pero en su rostro se dibujaba una mueca de dolor y no era por el frio. mientras ingresaba a la cochera con la motocicleta a un lado. el coche es tuyo. Pero ya sabía que hacer. A ella le dolía el alma. ahora solo debía controlarme. Preguntó Alice muy preocupada. Todos. Creo que por más medidas que tomara en el futuro ella volvería a escapar sin que ninguno de nosotros pudiera hacer algo para evitarlo—. No ha sido culpa de tu hermana—. Y no te preocupes. —Si fuera por mi ahora mismo deberíamos ir a darles una buena lección a esos chuchos—. Entonces fui consiente que toda mi flamilla estaba reunida a nuestro alrededor. —No—. Dijo Rosalie seriamente. Nada parece lograr alejarla de ellos. Demandé. Me siento impotente ante esta situación. Ha sido un regalo. aun más pálida que de costumbre aun para ella. —Lamento volver a preocuparlos. Dijo a nuestras espaldas Esme. creo que nadie de nuestra familia quiere eso realmente. —Tomó un baño y se durmió. disculpa por pedirte algo a cambio. Tal vez la psicología inversa funcione—. se que no he manejado todo este asunto de la mejor manera pero créanme que de ahora en adelante trataré de hacer las cosas bien. Vi a Bella en su recuerdo.

Si me concentraba podía escuchar su corazón latiendo casi imperceptiblemente. Me hinqué juntó a ella. en todos mis años de existencia fui tan feliz de volver a casa pero me desconcertó lo que vi al ingresar silenciosamente a mi dormitorio. Pero al abrirlos nuevamente vi que la cama estaba inmaculada. creo que debemos aceptar lo que él dice—. como siempre él apoyaba mis decisiones aun y cuando le sonaran extrañas o difíciles de comprender. disfrutando cada cuchillo que desgarraba mi garganta. de eso no hay duda pero esto ya no debe molestarlos—. Su actuar no tenía sentido… Nuevamente con sus actos me dejaba perplejo. tranquila. pero creo que debemos dejar que Bella tome sus propias decisiones. Todos comprendieron sus intenciones y mis hermanos comenzaron a narrar lo ocurrido. —No seas ridículo hijo. Y aunque no quise seguir escuchando me enteré de su platica la noche anterior. “—Hay Edward—“. Cerré mis ojos fascinado por aquel embriagador efluvio y por ese placentero dolor. Por ahora todo estaba bien.—Estoy seguro de eso. Pero no podía revelar ahí delante de todos mis verdaderos temores. Bella no dormía ahi. Yo pagaré por todas ella. Inspiré profundamente. No había tenido tiempo de preguntarle a mi hermana si le había gustado o no la cama. lo hacía sobre mi sillón y lo hacía profundamente. —¿Y como les fue en su fin de semana?—. Jamás. Me resultaba casi incomprensible que mi hermana se abriera de esa manera con Bella. Para luego seguir con sus pensamientos. “—De verdad que eres un idiota—”. Latiendo para mi. dándome una verdadera bienvenida. De nada serviría devanarme los sesos tratando de encontrar una respuesta lógica. ni una sola arruga se veía sobre ella. Su respiración era acompasada. Continuó Esme hablando desde su corazón. — Ella también es importante para nosotros y queremos que este a salvo—. con Bella 94 . o por lo menos no en ese momento. pero al parecer la respuesta era clara. —Si Edward cree que es lo mejor. Era extraño sentirlo así en aquel lugar de mis eternas soledades. Agradecí las palabras de mi padre. Preguntó mi madre desviando el tema fuera de mi persona. Bella había regresado y estaba ahí. Jamás lo ha hecho—. Pensó Rosalie. —Veo que tienen muy buen aspecto—. Lo primero que pude notar al cerrar tras de mi la puerta fue su olor que me llegó de golpe. Volvi a la realidad. Sin duda que debió de ser increíble poder verlo. Traté de comprender el por que de su comportamiento. a solo unos cuantos metros. Ni yo mismo era capas de hacerlo claramente.

Era muy difícil concentrarme en otra cosa que no fuera en su cuerpo en esos momentos. Le había extrañado aun más que nunca esos días que me parecieron interminables. rodeándola. —Lo siento —. Pude ver la sorpresa que le provocó despertar en un lugar diferente del cual se había dormido.siempre sería lo contrario a lo normal. pero aun así logré despejar mi mente y mantener mis prioridades. En ese momento lo único que verdaderamente importaba era que estaba junto a mi. despertando cada terminal nerviosa de mi cuerpo. Su silencio quemaba tanto como su aroma. Suavemente la alcé entre mis brazos. hubiera logrado ver la forma de librarse de sus carceleras. era suficiente para ambos. Siguió su recorrido besando mi mentón hasta encontrar mis labios. a lo predecible. Bella se quejó sensualmente y entreabrió los ojos levemente. sin tocar su piel. Rodó hacia mi en la enorme cama y permaneció de costado. Se acercó a mi y le recibí con los brazos abiertos. Dije suavemente en un susurro. contemplándola en la oscuridad profunda de la noche donde las nubes cubrían por completo la luz de la luna. Ella era mía y yo suyo por siempre. Estiré mi brazo para rozar apenas su frente. Que importaba mis preferencia alimenticia. evitando despertarla con el gélido contacto de mi dura piel. El placer me inundó por completo cuando sus labios se posaron sobre mi cuello. 95 . Estaba feliz de estar nuevamente en casa. Debía estar molesta. de todas maneras el sabor variaba solo levemente. Le sostuve sin dificultad con una mano mientras tiraba del dorado cubrecama para depositarla suavemente justo en el medio de la cama. Estar junto a ella era volver a la vida. Esperé una lluvia de acusaciones y de reproches por detenerla contra su voluntad pero sólo tensó su cuerpo y no pronunció palabra alguna. que importaba que aun tomando todas las medidas para que se mantuviera a salvo mientras yo no estaba. levantó los brazos desperezándose y volvió a cerrarlos apretándolos fuertemente esta vez. —No pretendía despertarte—. Estar lejos de ella me causaba reacciones psicosomáticas. manteniendo su cuerpo lejos del mío. generaba en mi dolores físicos verdaderamente agudos. Me incliné sobre ella. abrazándola. Pero cuando comenzó a buscarme con los brazos extendidos hacia mi sentí que todo lo que debía mantenernos molestos no importaba en ese momento. temiendo en todo momento que despertara. no había duda de eso. Todo mi cuerpo dolía cuando ella me faltaba. Pero que importaban sus reacciones incomprensibles. Me recosté yo también pero alejado de ella. añorando su contacto. debí suponer que eso pasaría. luchando con el deseo se hacerlo. hermosa con el cabello alborotado que le caía parcialmente sobre el rostro. no necesitábamos nada más. El sólo pensar que ella se encontraba en cualquier clase de peligro estando yo tan lejos. No me importaba comer venados por el resto de mis días si con eso lograba permanecer cerca de ella todo el tiempo que me fuera posible. inspirando el olor que emanaba de ella. viva.

aniquilaba todo mi autocontrol y aquel juego de palabras no hacia más que incrementar mi excitación. Agregó bromeando mientras me besaba nuevamente con los ojos cerrados. Podía imaginarme guiando su pierna para que la enroscara contra mi cadera. Y en ese momento latía frenéticamente. levantando levemente su camiseta para pasar mi dedo sobre su ombligo pero no me detuve ahí más que unos segundos. —Dame un minuto a que me prepare —. —Lo que tú digas—. de su pecho contra el mío. Mis manos desencierro por el borde de su cuerpo acariciando suave pero groseramente cada parte que encontraba. y ¿con qué me encuentro? Debería haber hacerte rabiar más a menudo—. Bella rompía todas mis barreras. mi mano siguió descubriendo su fisonomía. me deje llevar por el ritmo de su corazón contra mi cuerpo. había estudiado cada uno de sus diferentes ritmos e intensidades. de su respiración en mi oído mientras besaba su cuello. separándome de ellos solo por esos cortos momentos. Le conocía demasiado bien. Acaricié también su pierna en mi descendiente reconocimiento. jamás había escuchado algo tan relajante y a la vez tan perturbador. Era el sonido más perfecto que existía sobre la tierra. Era tan fácil dejar volar mi imaginación cuando estaba cerca de ella. —Eso es estupendo—. No había parte de su ser quisiera poseer por completo. Podía imaginar el contacto de su cadera contra la mía. Fascinado por la sensación placentera que su contacto producía en mi. —Esperaré todo lo que quieras —. Ella dejo escapar un sensual sonido al mismo tiempo que su brazos en enroscaban en mi cuello y se pegaba un poco más a mi. Por lo general siempre lograba controlarme.—Venía preparado para soportar una ira que empequeñecería a la de los osos pardos. hasta llegar a la rodilla y seguir mi recorrido deteniéndome en su pantorrilla donde cerré mi mano. deteniéndome en su pecho y besando su también su ombligo. —Me alegra que hayas vuelto—. — Quizá por la mañana—. Susurro Bella sacándome de mis poco prudentes pensamientos. la deseaba como nunca antes lo había hecho. 96 . Le respondí siguiendo su sensual juego. midiendo la redondez de sus formas. Dije contra sus labios. Tiritó entre mis brazos mientras mi mano bajaba por sus costillas y también vibré yo al sentirlo. Besé la comisura de su boca y luego seguí el borde de su mandíbula queriendo descender hasta las profundidades de su cuerpo. Acaricié su vientre y su cintura al llegar hasta ella. —Bienvenido a casa —. Encontré la curva de su cadera y me permití ir más allá descendiendo por su muslo. pero la angustia y la separación habían aniquilado mi tan precario autocontrol.

Pero cada vez que descubría un poco más. Y lo pude sentir. Y fue tan intenso que no pude hacer nada mas que alejarme antes de empezar. Las palmas de sus manos calentaban mi pecho mientras sostenía su rostro hacia arriba dejando al descubierto su cuello y besándolo golosamente. Sin darle tiempo para contestar rodé sosteniendo a Bella contra mi cuerpo hasta que ella quedó sobre mi.Era increíble para mi estar ahí en mi cuarto. Sabía lo que era correcto pero aun faltaba algo que quería hacer. otra sensación que experimentar. nunca me había permitido llegar tan lejos junto a ella. tan solitaria como yo mismo. Pero Bella dijo que era innecesaria para luego seguir el borde de mis labios con la punta de su lengua. Sus piernas cayeron a lado y lado de las mías y pude sentir su peso como una caricia sensual y estimulante. Pregunté otra vez. —¿Qué le pasa a la cama? —. Que todo era solo una forma de demostrarles las virtudes y ventajas que tenía una cama tan grande cómo en la que nos encontrábamos en esos momentos. Besé su clavícula subiendo por su cuello. Pregunté mientras besaba suavemente su cuello. cada vez que probaba el limite de mis fuerzas me era más difícil retroceder. teniendo el 97 . Pero no ayudaba mucho que Bella respirará agitadamente. ahora más dueño de mi mismo que nunca. pero me sentía feliz y lo mas importante es que me sentía capas de detenerme si me lo proponía. Cuando era prudente e inteligente de mi parte hacerlo. Sabía que debía detenerme. Ahora sin embargo estaba ahí con ella. —No es por atraer tu cólera antes de tiempo —. Dejé de lados mis estupidos y candentes sueños. Me concentré en el sonido de mi familia que llegaba desde la sala y si yo podía escucharlos era claro que ellos también a nosotros. cuantas noches contemple la luna solitaria. controlando el resultado de mi excitación que ya comenzaba a notarse en mi cuerpo. —. recostados en la suave cama que había elegido para ella pero que por alguna extraña razón Bella despreciaba. esta vez lentamente como si su figura fuera del cristal mas delicado hasta que su espalda descansó sobre la cama y mi cuerpo quedó sobre ella. Giré sobre mi cuerpo otra vez. pude ver que sería lo más increíble e intenso que sentiría en toda mi existencia. Pude ver todo claramente en mi mente. Era una amazona cabalgando mi cuerpo. pero ¿te importaría decirme qué tiene de malo esta cama para que la rechaces?—. Que fácil le resultaba tentarme hasta olvidar todo lo que era impórtante. Seguí diciéndome que todo estaba bien. —Me parece estupenda—. que era posible para mi detenerme cuando yo quisiera.

mismo cuidado para que no soportara mi peso. Y aunque el contacto entre nosotros no era más que un pequeño roce, sentí como emanaban de ellas grandes olas de fuego con cada golpeteo desbocado de su corazón.

Refuté sus palabras, en mi sofá no podríamos hacer algo tan agradable como lo que estábamos haciendo. Acerqué entonces boca a la suya y con la punta de lengua recorrí yo sus labios. La respiración de Bella cambió de ritmo vertiginosamente y comenzó a jadear en mi boca. Ese era mi punto de retroceso, no debía permitirme avanzar más allá. Y aunque mi cuerpo estaba embriagado de ella, tuve la lucidez necesaria para saber que hacerlo sólo traería mas que complicaciones. Reí nerviosamente tragando el veneno que llenaba mi boca. —¿Has cambiado de idea? —. Preguntó Bella entre pequeños y sonoros jadeos. No quería frústrala, no quería que compartiera mi carga. Había sido un verdadero idiota. ¿Por que rayos no podía controlar mi sed de ella?. ¿Por que le daba ilusiones, por que encendía su fuego? No era justo para ella y tampoco lo era para mi. “Idiota, idiota, idiota vampiro lujurioso y descontrolado. Controla tu cuerpo, piensa en….. Piensa en…. En… En Esme, si!!, piensa en Esme y… y .. en Rosalie. Piensa en cualquier figura femenina que no sea la de Bella”. Me dije tratando de calmar mi cuerpo. Edward Cullen era el estupido más grande sobre la faz de la tierra y de eso no había duda. A donde quería llegar, si en realidad no podía llegar a ningún lado. Giré nuevamente desprendiéndome de ella hasta quedar recostados frente a frente y con suspiro dejé salir de mi el último rastro de excitación de mi cuerpo. —No seas ridícula, Bella —. Contesté hipócritamente, agradeciendo que fuera la más negra de las noches para que no pudiera leer la mentira escrita en mi cara. —Sólo intentaba ilustrarte acerca de los beneficios de una cama que tan poco parece gustarte. No te dejes llevar—.

¿Pero que más podía hacer? ¿Decirle lo mucho que la deseaba en ese mismo momento. Que lo que en realidad quería era dejarme llevar por la pasión y el desenfreno que me ella me provocaba? No. No podía hacer eso. Bella dijo que era demasiado tarde para evitar que se formara sugerentes ideas. Pero también dijo que le encantaba la cama. Algo era algo, por lo menos no todo estaba perdido. —Bien —. Le respondí mientras besaba su frente. A mi también me gustaba. 98

Aunque ella pensaba que era innecesaria, sobre todo por que no pensábamos llegar hasta el final. Y si pasara seria exactamente eso para ella, seria su final. Nuevamente todo era culpa mía. Sabía que no debía darle falsas esperanzas, pero había sido tan difícil resistirme. Había caído en la tentación de su piel. Una vez más maldije mi falta de control y suspiré resignado. —Por enésima vez, Bella, es demasiado arriesgado—. —Me gusta el peligro —. Eso estaba claro para mi, sobre todo con su vieja motocicleta estacionada en el garaje. Como si andar con una pandilla de licántropos no fuera suficientemente arriesgado. También corría por la carretera montada en cacharro digno de un museo. —Yo diré qué es peligroso: Un día de estos voy a sufrir una combustión espontánea y la culpa vas a tenerla sólo tú—. Comentó antes que de que pudiera decir algo sobre sus palabras.

Verdaderamente era aficionada al peligro. Pero yo era peor que una vieja motocicleta, yo era el peligro personificado para ella. Estiré mis brazos, alejándola. No quería que estuviera cerca de mi si le hacia sentir de esa manera. Yo nunca le decía lo mucho que me costaba estar cerca de ella mientras todo mi cuerpo anhelaba tomarla y hacerla mía. Nunca rehuida de su brazos o de sus besos aunque eso fuera una verdadera tortura para mi. —¿Qué haces? —. Se quejó Bella mientras trataba de sujetar mis cuerpo y le respondí que sólo la protegía de la nombrada combustión. —Si no puedes soportarlo...—. —Sabré manejarlo —. Respondió antes que pudiera terminar mi frase. Dejé caer mis brazos y ella volvió a ocupar su lugar junto a mi. La culpa no era de Bella, yo le daba falsas esperanzas cuando sabía perfectamente que no debía hacerlo. —Lamento haberte dado la impresión equivocada. No pretendo hacerte desdichada. Eso no está bien— Pero Bella seguía sin poder ver lo potencialmente peligroso que era para ella, ahí, recostado junto a ella. Compartiendo esa intimidad casi marital. —En realidad, esto está fenomenal—. 99

Ella tenia razón, si era fenomenal y eso era lo que lo hacía demasiado difícil de manejar. Respiré hondo y recurrí a toda mi fuerza para lograr control sobre mi mismo. —¿No estás cansada?—. Dije desviando el tema a uno más seguro. — Debería dejarte para que duermas—. Lógicamente respondió que no lo estaba y que no le importaba si le volvía a dar la impresión equivocada. Y eso era una muy mala idea. Ella no era la única que podría dejarse llevar, esa noche más que nunca. —Sí lo soy— Se quejó como una niña malcriada. Reí por su comparación. Bella no tenía ni la más mínima idea de toda la energía que debía invertir en mantener a raya mi deseo. —Tampoco ayuda mucho que estés tan ávida de socavar mi autocontrol—. Dije seriamente. Pero ella no pediría perdón por hacerlo. Gemí internamente. Debía llevarla a temas más cotidianos y seguros. —¿Puedo disculparme yo?—. Dije rápidamente. —¿Por qué?—. Le recordé que estaba enojada conmigo, por lo menos esa impresión daba el mensaje en mi móvil. — ¿No te acuerdas?—. —Ah, eso—. Me disculpé lo mejor que pude. Estaba arrepentido, me había equivocado. Pero me sentía más tranquilo cuando sabia que ella estaba a salvo junto a mi familia, en mi casa. Me permití apretarla solo un poco más contra mi cuerpo. Ahí entre mis brazos siempre estaría segura y era la única manera de estar tranquilo. Estar sin ella alteraba mi estado de animo, me ponía ansioso, nervioso hasta paranoico. —No creo que vuelva a irme tan lejos. No merece la pena—. Por ella seria capaz de alimentarme solo de ardillas si era necesario. —¿No localizaste a ningún puma?—. —De hecho, sí, pero aun así, la ansiedad no compensa. Lamento que Alice te haya retenido como rehén. Fue una mala idea—. Volví a disculparme. Ella coincidió con mis palabras y prometí que nunca volvería ha hacer algo como eso otra vez. Bella aceptó mis disculpas pero decía que las fiestas de pijamas tenían sus ventajas y se acurrucó un poco más contra mi. 100

—Tú puedes raptarme siempre que quieras—. —Um eso era demasiado tentador, tanto que me arrancó un suspiro pensando en todo lo que podríamos hacer aquí, encerrados los dos, con esta enorme cama a nuestra disposición. —Quizá te tome la palabra—. Le contesté hundiendo mi nariz en su cabello e inhalando su fragancia. “¡Basta, basta!” . Me ordené. Yo no tenía remedio. —Entonces, ¿ahora me toca a mí?— —¿A tí? —. Pregunté confuso.

Me aclaró que era su turno para disculparse pero yo no creía que hubiera un motivo por el cual ella debiera hacerlo. Y cuando preguntó si no estaba molestó le dije que no. El único que no dejaba de cometer errores era yo. —¿No has hablado con Alice al venir a casa? — Y dejó ver su preocupación por mi hermana y su flamante presente, temía que se lo quitara. En cierta medida me ofendió con su comentario. Primero que todo por que era un regalo y segundo por que Alice no tenia la culpa de nada y no era justo quitarle algo que le debía hace tanto tiempo. —¿No quieres saber qué hice? —. Seguro que estaba asombrada por mi aparente y muy bien fingida falta de preocupación pero quería que viera que había cambiado. Y la única forma que me creyera seria demostrándole que lo había hecho. —Siempre me interesa todo cuanto haces, pero no tienes por que contármelo a menos que lo desees—. Comenté al mismo tiempo en que me encogía despreocupadamente de hombros. Entonces dijo lo que yo ya sabía. Su nueva huida a La Push, su escapada del Instituto. A todas ellas respondí pausada y tranquilamente. Bella estaba desconcertada al punto de acariciar mi rostro tratando de leer algún signo de molestia en mis facciones. No comprendía de donde salía tanta tolerancia de mi parte y luego de suspirar le explique el motivo de mi conducta. —He decidido que tienes razón. Antes, mi problema tenía más que ver con mi... prejuicio contra los licántropos que con cualquier otra cosa. Voy a intentar ser más razonable y confiar en tu sensatez. Si tú dices que es seguro, entonces te creeré—. Aunque esa decisión quemara como el fuego sobre mi piel, la asumiría. Pero lo más importante de todo era que no permitiría que su amistad con Jacob se interpusiera entre nosotros. Bella estaba esta asombrada y apoyo su cabeza contra mi pecho suspirando. Aunque dudaba que volviera a bajar a la reservación nuevamente. 101

No quería inmiscuirme, había decidido darle su espacio, pero necesitaba saber lo que había sucedido esa tarde. ¿Acaso no era mi deber velar por ella en todos los sentidos? —Bueno, ¿tenías planes para volver pronto a La Push?—. Le pregunté soslayadamente. El silencio y la súbita rigidez de su cuerpo me demostró que se sentía incomoda con mi pregunta. —Es sólo para que yo pueda hacer mis propios planes. No quiero que te sientas obligada a anticipar tu regreso porque estoy aquí sentado, esperándote—. Contestó que no, que no tenía previsto volver y me apresuré a decir que no debía dejar de ir por mi culpa. Pero no era por mi que no volvería, Bella creía que ya no era bienvenida en ese lugar. Bromee sobre el motivo por el cual ya no lo era . —¿Has atropellado a algún gato? Me llamaba la atención que ella pensara que no era bienvenida. Sentía tanta curiosidad al respecto que no pude ocultarla. —No —. Contestó claramente, pero las demás palabras salieron rápidas, como si las ideas se atropellaran en su mente. —: Pensé que Jacob había comprendido... No creí que le sorprendiera —. En silencio traté de comprender. —El no esperaba que sucediera... tan pronto—. A si que nuevamente Jacob Black se inmiscuía en nuestras decisiones. —Dijo que prefería verme muerta —. Terminó de decir con la voz quebrada por la pena. Ese… sucio… animal. ¿Como se atrevía?… Como se atrevía a herirle de esa manera. Sentí que el monstruo dentro de mi emergió sediento de sangre Quileute nuevamente dejándome ver las mil y una formas de dar muerte a ese maldito perro hediondo. Entonces recordé que entre mis brazos se encontraba Bella y me obligué a calmarme, empujando hasta el fondo de mi ser, a las penumbra al ser sediento de sangre que habitaba en mi. El se regocijaba y luchaba contra mis fuerzas. Apreté un poco más mis brazos sobre el delicado cuerpo de Bella, presionándola suavemente contra mi pecho. —Cuánto lo siento—. Bella se creía que me alegraría con lo sucedido pero como podría alegrarme que alguien y sobre todo él le hiriera. Algo como eso no pasaría nunca. Bella suspiró entre mis brazos y pude sentir como se relajaba pero yo no podía hacerlo. Seguía imaginando las sangrientas formas de aniquilarlo. Podría estar todo lo que quedaba de noche pensando en la forma más dolosa de acabar con su vida. —¿Qué ocurre? — Inquirió Bella. Y le mentí, pero ella pudo verlo aun sin verme realmente. Me alentó a decirle pero no podía confesar mis sangrientos pensamientos 102

no debía darle la oportunidad de hacerlo. Bella estiró su cuerpo tratando de llegar a mis labios pero mi boca estaba inundada de ponsoña producto de la rabia. Le sostuve firme pero suavemente contra mi pecho mientras tragaba el veneno y me tranquilizaba para hacer frente a mi tan poco sensata prometida. quiero saberlo—. —No. Deja a mi cargo el tema de la responsabilidad durante unos minutos. unas horas—. por haberte dicho eso. o mejor. Me respondió. Su voz estaba cargada de un sensual y convincente tono como el de las sirenas en el mar profundo. Pero yo podría fallar. —Aun así. Bella—. Pero Bella deseaba preguntarme una cosa más. Rompería sus huesos.Ella se enfadaría. Y de saber de que se trataba le habría permitido besarme una vez más. —Es estupendo que tengas tanto dominio de ti mismo—. Aplastaría su cabeza. y lo digo en serio. Quiero hacerlo—. —Podría matarle. —Si tu fuerza de voluntad va a flaquear. seria tan fácil hacerlo. —Buenas noches. 103 . se me ocurre otro objetivo mejor —. No debía dejar que me convenciera. Fue la risa apagada y triste de Bella lo que disolvió mis sangrientos pensamientos. podría decir que fue locura temporal. —¿He de ser siempre yo el único sensato?—. Le respondí tajantemente. Desgarraría su cuello.

Lobos. Zorros. A sus ojos eran suaves. Definitivamente no estaba preparado para algo como eso y recordé aquel tiempo en Alaska. Le escuche un par de segundos antes de que entrara por la puerta. Caribus. Eleazar y su compañera Carmen. pensó que tal vez yo podría ser un compañero para ella. Aquella tarde me encontraba solo. Era uno de los primeros días de invierno. al parecer las tres hermanas se habían puesto de acuerdo para ver con quien perdía mi tan incomprendida virginidad.Remembranzas (Completo) Rosalie no sólo le había contado su historia humana y la forma en la cual nació a nuestra vida. y tú —. sobre todo para Emmett que disfrutaría de su pasatiempo favorito: Despertarlos. Nunca podría verla de otra manera. etc.. ¿Por que no sólo me dejaban tranquilo? 104 . Pronto el sol permanecería oculto por casi seis meses y vivir cerca de un Parque Nacional que mide aproximadamente 24. Y ella se regocijaba de las licenciosas palabras que ellos le dedicaban.. También le comento sobre nuestros días en Denali. No comprendía su fijación por ellos. Irina y Kate en esos años. Contesté incomodo. Esa estadía había sido particularmente molesta. No estaba preparado para algo como eso.585 mk2 era ideal para mi familia. apetecida y deseada por los hombres que quedaban fascinados por su apariencia. cálidos. Era amplia. todos habían decidido salir de casa mientras que yo trataba de sacarme una tonada de la cabeza y anotaba las partituras que se agolpaban en mi mente. No tenía ganas de enfrentar sus tontos intentos de conquistarme. por mucho que ella insistiera. sí?—. Y no podía dejar de sentir cierta lastima por los pobres animales. hermosos con todas sus imperfecciones. que ciego había estado. protegida por grandes y gruesas paredes. tan blanca como la misma nieve que la rodeaba. Tanya era sin duda una vampira muy hermosa. Cabras silvestres. Solo se necesitaba una pequeña caminata para encontrarse cara a cara con Osos Grizzly. Tanya. Desde la primera vez que nos encontramos. Irina y Kate vivían en la gran casa que todos habíamos construido en medio de las blancas colinas nevadas. —Mencionó algo sobre un grupo de vampiresas. Alces. Pero Tanya era familia para mi. sobre todo con la abundante y diversa vida silvestre que existía en la zona. Al parecer mi hermana se había abierto mucho más de la cuenta. Claro que la mayoría permanecía hibernado pero ese no era un problema. compartían también su secreto gusto por los placeres humanos. —¿Ah.

"Yo no soy una dama" Terminó de decir en su mente. los días y las noches dejarían de ser una pesada carga. no estoy de humor para tus juegos hoy—. Yo soy el que tiene problemas—. Así no se comporta un caballero. tratando de evitar su rostro que se abalanzaba sobre el mío. uno entre muchos. mi pecho. Y caminó hacia mi dispuesta a besarme. Mi espalda tocó la pared y me detuve pensando en el posible daño estructural que podría sufrir la casa. pero a los pocos minutos estaba parada delante de mi puerta y sin siquiera golpear abrió de ella. Y no lo estaría ni mañana. Yo solo era un juego para ella. Se paró delante de mi. Giré con ella entre mis brazos. yo lo solucionaré. Detuve su impetuosa mano sintiendo un extraño calor que subía por mi rostro. —No te preocupes… Sea cual sea. bloqueando la salida del dormitorio. Pero no encontraría el amor en Denali. no es culpa tuya. nunca alguien me había acariciado de esa manera. Le dije molesto sin soltar su mano. —Me harías el favor de no intentar besarme— —¿Y por que no? ¿Acaso no soy lo suficientemente bonita para ti?—. —Yo te enseñaré que mis juegos son bastantes agradables—. déjalo en mis manos.Me escabullí hasta mi habitación. Preguntó haciendo un hermoso puchero. —Disculpa Tanya. tratando de evitarle. eres hermosa. no ahí con Tanya o con sus hermanas. hasta llegar a la pretina de mi cinturón. Nunca me había permitido pensar en lo que podría ser mi existencia con una compañera a mi lado tal y como lo hacia el resto de mi familia. Amar y ser amado sería sin duda lo más increíble que podría sucederme. Se acercó un poco más a mi y su mano descendió por mi rostro acariciando mi cuello. ni nunca si ella seguía tratando de ganar la apuesta que tenía con sus hermanas. Pero no importa… —. Te prometo que te gustará—. de verdad que no estoy de humor—. 105 . Nunca antes había permitido que se acercara tanto a mi. —No seas ridícula. —No estoy para juegos—. ni pasado. —Yo vengo por ti y tu me cierras la puerta. Le dije cortes pero apáticamente. sin embargo yo no era un títere con el cual se podía jugar y tomar a voluntad. —Tanya por favor. No quería tener algún altercado con ella por algo tan estupido. Con su mano acarició mi rostro y por un momento mi cuerpo disfrutó aquel contacto. Y vi que verdaderamente sufría frente a esa posibilidad.

aunque seas un ser tan extraño. —Eres exquisito y no creas que me daré por vencida tan facil—. pero debo rechazar tan generoso ofresimiento—. pero. o sea. burlona. si manifestó alguna preferencia hacia ti —. Dijo de pronto Bella y fui consiente de mi involuntario silencio. supongo que cualquier hombre se sentiría honrado de tener la atención de tres bellas vampiras como ustedes. sacó su lengua y lamió lentamente de abajo hacia arriba una sola vez mi boca para luego separarse tan rápido como se había acercado. —¿Quién fue? —. Y sobre todo por que no había nada que valiera la pena contar de todas maneras. —Si. pero no será contigo o con cualquiera de tus hermanas. — Ella me aseguró que no habías demostrado preferencia por ninguna. —¿O hubo más de una?—. lamento no poder ayudarles en eso—. Pensé en la posibilidad de contarle todo lo ocurrido pero no quería que Tanya fuera el fantasma que era Jacob Black para mi. ¿Acaso eran celos los que notaba en su tono de voz?. —Es la primera vez que me mandan a volar. Rápidamente estuvo otra vez delante de mi y se inclinó hasta que sus labios se posaron sobre los mios. No quería que compartiera mi pena y mi sufrimiento. Y debo agregar que me fascinas Edward—. ahora era más que una simple apuesta para ella. Deben buscar otro entretenimiento este invierno. aun entre nosotros mismos que somos extraños por naturaleza. Inquirió ahora molesta. pero pensamos que sería más fácil si sabias que todas estamos dispuestas para ti—. —Y se los agradezco infinitamente. pero creo que jamás lo volverán hacer de la forma tan cortés que lo has hecho tu. Sus hermanas simplemente dejaron de intentarlo después de ese día. ya sabes. nada en absoluto. Debo decir que me encantas. alguna vez tendrá que pasar—. Eso era fácil de ver. —No te preocupes —. Tanya dio por terminada la apuesta considerándome un caso perdido pero en su interior jamás lo haría realmente.—Por que no sólo te dejas llevar. me preguntaba si alguna de ellas lo hizo. Esa fue la primera y la última vez que se aproximó a mi de esa manera. ¿Debería hablar de esa insignificancia con ella? Aquello no significaba nada para mi. —No era mi intención causarte algún dolor o que te sintieras menos hermosa—. Su risa sonó hiriente. —Supongo que no nos hemos esforzado lo suficiente en ocultar nuestras intenciones. Para ser la primera vez debo decir que mi ego ha salido casi ileso—. me había transformado en algo personal. Se alejó de mi con clara frustración. nada había 106 . —Mmm.

Había valido la espera de mi cuerpo y mi alma. No quería que Emmett me echara en la cara el amante perfecto que era. Pero Bella seguía insistiendo. Agregue tratando de convencerle. ¿por qué no me dices nada?— Pero solamente no había nada que decir. vi la expresión de terror en su rostro y sus manos comenzaron a sudar.. Intentó alejarse de mi con la firme intención de salir de la cama e ir a hablar con Alice. —Cálmate. sabía que un día tendría a alguien con quien compartir todas esas experiencias. Solo de ella habían sido mis primeros beso y de ella también serian los últimos. —Alice me lo dirá. Bella —. su corazón se aceleró vertiginosamente.—. —. 107 . Tan intensos eran sus encuentros que debían alejarse de todo y de todos para estar juntos. No existía nada que preguntar y con eso sólo ganaría que mis hermanos de burlaran de mi delante de ella. creo que Alice ha salido. por supuesto. Estaba seguro que en cualquier momento sería victima de un ataque de ansiedad.sucedido. es extraordinariamente guapa—.. Dije como último recurso tratando de persuadirla. quería detalles.. una vampira como el resto de nosotros. Voy a preguntárselo ahora mismo—. Yo tan sólo había esperado. Cerré en torno suyo mis brazos. Bella pensaba que era algo realmente malo. Estaba seguro que no se rendiría sin tener alguna respuesta y le confesé que Tanya había demostrado interés en mi y que como todo un caballero había rechazado sus intenciones. —No seas ridícula. convirtiéndolos en una jaula de hierro. ni con ella ni con nadie más. —Fin de la historía—. Diferente era con Jasper que podía influenciar a Alice a niveles más allá de la razón. Lo estaba sacando todo de quicio. ojos dorados por la dieta. Me encontraba dormido.. Me encogí de hombros por sus palabras. —¿Lo soy? Entonces. —Dime una cosa. ¿qué aspecto tiene?— La describí tal y como era. De todas maneras todo se lo había enseñado Rosalie asi que en realidad no era ninguna proeza de su parte. hibernando en mis soledades hasta que Bella entró en mi vida. —Es tarde —.y. Le pedí mientras besaba la punta de su nariz. nada había pasado. —Además. De piel clara.

Debía estar pensando en mis palabras. —Eso significa que ella es rubia—. Me respondió. —Las prefiero morenas—. Bella mía. Al llegar ahí le besé sumamente y comencé a subir de nuevo. Respondí sin dejar de lado mi tarea. —Duerme. besándolo hasta que por fin dijo: —Supongo que entonces está bien —. ella no era la excepción. esta vez separando mis labios y rozando su suave piel. —Um —. largo hasta la mitad de la espalda. Me concentré otra vez en su cuello y volvía a descender acariciando. solo ella habitaría en mi corazón por siempre. Duerme. Su cuerpo estaba relajado ahora y me dediqué a jugar con mis labios otra vez recorriendo el largo de su cuello. Solo en sus ojos me veía reflejado. Agregué. su cabello era de un color rubio rojizo. —No es mi tipo para nada—. Acerqué mis labios a su oído exhalando suavemente mi aliento como una caricia. Es sorprendentemente agradable—. Su respiración se hizo mas regular y acompasada hasta que calló profundamente dormida. —Aunque. mi único amor—. Que tengas dulces sueños. Tú eres la única que me ha llegado al corazón.Todos nosotros éramos hermosos a los ojos humanos. Era un gatito furioso tratando de parecer una pantera. Siempre seré tuyo. —Eres aún más adorable cuando te pones celosa. Tarareé su nana suavemente. esperando alguna respuesta de su parte. consiente del efecto que tendría sobre ella. deseando que esa noche durara por siempre. sin embargó no obtuve reacción alguna de parte de ella. por siempre. solo en sus brazos encontraba el calor que mi cuerpo necesitaba. Enroscó sus brazos a mi alrededor y se acurrucó contra mi pecho. En efecto. —¿Qué? —. para mi solo había una persona que encarnaba la belleza en todo el significado de la palabra. desmenuzándolas una por una. Solo sería ella. Dije apartándome de su cuello. Solo sus besos quemaban mi resistencia y prendía mi fuego. 108 . Bella era exquisita en todos los sentido de la palabras. —Es tarde —. Acaricié su sedoso cabello deseando que el sol no se perfilara en el horizonte. Bella permanecío en silencio con los ojos abiertos contemplando la oscuridad de la noche. Descendí hasta su clavícula rozándole solo con mi labio inferior. Pero yo no era un humano y a mis ojos Tanya no era más que otro miembro de mi familia. Llegué nuevamente al borde de su mandíbula y apreté su piel con mis labios. ¿sabes qué?—.

—De que forma—. te deja ver el paraíso en un pestañeo y luego todo se termina. Le contesté para luego besar suavemente sus labios. —¿Es verdad todo lo que haz dicho anoche?— Me preguntó Emmett que había salido junto conmigo a despedir a Bella. —Claro que si—. sabía que solo serían unas horas. Cuando estas triste se arrastra delante de ti. Me dijo antes de subir a coche. —¿A si de simple? —No te equivoques. llegó la mañana demasiado pronto. —Te estaré esperando—. Avanza lento como un animal herido. Antes que el coche tomará la curva que lleva a la carreta volteó para entregarme sus ojos por un segundo. —Supongo que así debe ser. Habría sido capas de correr tras ella solo para borrar la tristeza que la separación le provocaba pero me conformé con pensar que ponto estaríamos juntos nuevamente. Te entrega un pedazo de cielo que pronto lo arrebata. Yo no se que haría si alguien llegase y se fijara de esa forma en Rosalie—. no es simple para mi—.El visitante (Completo) Y el tiempo pasa aunque no lo quieras. Me quedé ahí. Cuando eres feliz vuela. Alice le llevaría a su casa. —¿Y por que se has cambiado de opinión? „Por que tienes siempre que ser tan extraño?— —Quiero que sea feliz—. cuando aun le observaba dormir entre mis brazos. E inevitablemente llegó la hora de separarnos. —Te veré pronto—. sin misericordia. se mofa de tu sufrimiento. Dijo ella apareciendo por la puerta. 109 . Esa noche no fue la excepción. de tus pesares. parado en el camino viendo como se alejaba. A si es el tiempo. egoísta y traicionero. porque supuestamente yo aun estaba de excursión. pero aun así no podía evitar sentirme como me sentía. que pronto estaría nuevamente con ella.

Mi pie aun no tocaba el suelo cuando el extraño olor llegó hasta mi nariz. Justo entonces escuché el motor de mi auto acercándose por la carretera.— —No. No se por que siempre tienes que complicar las cosas—. pero Bella te ama ridículo. Se quejó mi hermano —Si. “—Allá va un loco enamorado—” Pensó Alice mientras me alejaba. Le interrumpió Rosalie. no lo es cuando Emmett sale corriendo tras de ti cada vez que se te cruza un cable—. Por el contrario. Ingresó por mis fosas nasales y al instante mi cuerpo completo se tensó producto del familiar y al mismo tiempo desconocido aroma … Era un vampiro Solo existían dos enemigos a los cuales podíamos temer. —Yo tampoco pero lo intentaré si es necesario—. —Sabes bien a que me refiero. —Ven conmigo. No presté atención a sus románticos pensamientos. ese aroma me resultaba completamente extraño. si lo haces—. no creo que seas capas de hacer algo como eso—. —Eso es asqueroso.!—.—Bueno de la forma en que parece fijarse ese muchacho… Jacob—.— —Tienes razón. —¡Yo no salgo corriendo…. —Eren un tonto verdaderamente—. —Yo creía que todos se fijaban en mi de esa manera—. 110 . Dijo Rosalie dando media vuelta y llevándose a Emmett de la mano. Emmett hizo un gesto de asco y escupió al suelo. —Por favor les pido que no se entrometan. no era Victoria. pero ese no era el olor de ella. —No podrías tratar de relajarte?— —Es fácil decirlo para ti. Abrazaré y besaré en la mejilla a Jacob si con eso Bella es feliz—. Corrí al encuentro de mi hermana reprochando su tardanza. tengo algo que enseñarte—. pronto yo también tendría un poco más de romanticismo por ese día. Y eso solo podía significar otra cosa que era peor que la primera.

Alejé mi rostro para poder contemplarla. Conté sus pasos y parecieron pasar en cámara lenta. —. sola…. —Ha sido uno de los nuestros—. sin soltarla. Controlé el impulso de tirar la puerta. —Concédeme dos segundos —. papá—. Fuera quien fuera ya no estaba ahí pero no podía relajarme. ?—. —Te juro que ningún licántropo. El olor se concentraba ahí . Comenzó a decir en forma de disculpa. Posé mi mejilla contra la suya e intenté que mi voz no sonara como un rugido mientras le hablaba al oído. Escuchando sobre todo los ruidos provenientes desde el interior de la casa.Bajé del coche. Entonces por fin Bella abrió de ella y le tomó sólo unos minutos comprender mi estado. Ni siquiera era capas de pensar en ello.. —Voy. otra vez el maldito tiempo me jugaba una mala pasada. Por lo menos todo sonaba normalmente. Dijo la voz pausada de su padre.. —Llaman a la puerta —. Pocé mi dedo índice en sus labios y la pedí en voz baja que no se moviera. Me cercioré que el lugar permaneciera seguro antes de ingresar. Si le hubiera dejado ahí. Su corazón de golpe había dejado de bombear y su rostro pasó del pálido al blanco cadavérico a un ritmo acelerado —¿Victoria? —. Si ella no hubiera estado en mi casa…. Tan rápido como subí volví a bajar las escaleras. Le dije fingiendo tranquilidad. —Alguien ha estado aquí —. manteniéndola segura entre mis brazos.. prestando atención a todo lo que me rodeaba.. no te vayas a herniar. —¿Edward? ¿Qué pa. 111 . no era uno de ellos. más fuerte y presente que en cualquier otra parte de la casa. No ahora que necesitaba mi claridad mental más que nunca. controlé mi mano hasta que pude dar tres pequeños golpes. Dijo con dificultad. Me moví rápidamente ingresando en su casa recorriendo toda la planta baja y luego subí hasta su dormitorio siguiendo la estela que el ser había dejado. Le detuve. Le rodee con mis brazos manteniéndola apretada contra mi pecho conduciéndola hacia la cocina. impaciente traté de no jadear mientras apretaba fuertemente mis puños evitando romper el marco de la puerta. Continué dejándole ver que cuando decía “Nuestros” no me refería a uno de mi familia..

En un minuto estaremos ahí—. Nos quedamos en silencio por la intromisión. No permitiría que le alcanzaran. —Mientras Charlie dormía. Preguntó Bella. Que no le hiriera en una primera instancia no aseguraba que no lo hiciera si volvía. —Buscarme—. Saqué mi móvil y marque velozmente el número de mi hermano. —Emmett.. Por ese motivo creo que deben de ser ellos. Yo me marcho para hablar con Alice y no es conveniente que Charlie se quedé solo—. —Uno de los Vulturis —. Le dije tomándola de la mano y encaminándome hacia la salida. —Vamonos —. El aroma. aquel lo conocía de memoria. —Pero. No tengo tiempo para explicarlo ahora pero necesito tu ayuda. Fuera quien fuera el intruso tal vez podría volver. aunque muy marcado. ella y su padre están en peligro. medidas que tomar… Pero lo primero era poner a Bella fuera de peligro. O más bien otra persona. Debía hablar con mi familia. Alguien a irrumpido en casa de Bella. por lo que debían perseguir otro fin—. le reconocería aun mezclado con otros. —No te preocupes le pediré a Jasper que me ayude y revisaremos el bosque para ver si encontramos algo extraño. Mi cuerpo respondió a su palabras. Fuera quien fuera le buscaban y solo providencialmente. Vi en el rostro de su padre el recelo pero cambió sus pensamientos al pensar que tal vez. ¿y Charlie?—. a mis pensamientos. —¿Cuándo?—. Dejarlo ahí no era buen plan. tal vez en la madrugada muy cerca del amanecer. Inquirió su padre mientras comenzaba a ingresar a la cocina. estaríamos teniendo una pelea.. Al parecer no había transcurrido mucho tiempo desde que el visítate se habría marchado. y quienquiera que sea no le ha tocado..Pero no era su aroma. Había tanto que hacer. por solo unas horas no le habían encontrado. Continuó Bella segura que era uno de ellos. Dicho esto cortó el llamado 112 . el pensar que ella o su padre heridos a manos de lo vulturis o de cualquier otro era como salido de las horrendas de las pesadillas. no era fuerte. —¿Qué estáis cuchicheando vosotros dos ahí dentro? —. Animado por esa impresión se marchó nuevamente. como dicen los humanos. Y eso parecía ser lo más probable.

—¿Cómo es eso posible? —. y tal vez nunca sabríamos que tan cerca había estado de ser victima del extraño vampiro. esperándola—. Bella no aprobaba mis palabras hacia mi hermana pero ella no comprendía. Al pasar delante de la sala nuestras miradas se encontraron por un momento. Me respondió fríamente casi sin inmutarse en lo absoluto y con ello solo logró molestarme aun más. pero no tenían tiempo ni la disposición de contarle el por que me llevaba a su hija de casa. vio que estaba dispuesto a enfrentarla y exigirle explicaciones en una visión. Había estado en la habitación de Bella. —Su don no es una ciencia exacta. era simplemente imposible que no lo hubiera hecho.Apreté nuevamente a Bella contra mi costado y le tranquilice informándole que mis hermanos cuidarían de su padre. 113 . sobre todo por le encomendé la tarea de vigilar cada uno de los cambios de su futuro. Intervino mi padre defendiendo también a mi hermana. —Quizá aún esté ahí. ¿Pero si pudo verme venir por que no vio al extraño en casa de Bella? —No tengo la menor idea. Demandé exigentemente a mi hermana sin medir el tono de mis palabras que se abrían paso entre mis dientes que permanecían igual que mis puños. Alice. Exclamé indignado. Me encontraba indignado y no podía dejar se sentirme ofendido y traicionado. recorrió toda la casa y volvió al dormitorio pacientemente asechando en la oscuridad y si lo había hecho una vez era seguro que volvería a hacerlo y no contaba con nada o con nadie ya que la única persona en la cual había confiado ciegamente estaba parada frente a mi sin señal alguna de arrepentimiento o de cualquier otro sentimiento de culpa. —Quizá—. No había tiempo que perder. E indignado llegué a casa donde todos nos esperaban. Y arranqué pisando a fondo el acelerador. —¿Adonde vamos?—. —¿Crees que ha podido ver algo?—. Edward—. De pronto me di cuenta que toda mi tranquilidad descansaba en la habilidad de mi hermana. Debería haber sido capaz de ver algo. Ella me esperaba. solo había una verdad absoluta. Bramé irritado. No comprendía por que no me había advertido. No vi nada—. —Eso lo habría visto—. —Vamos a hablar con Alice —. tal vez había esperado toda la noche ahí. —¿Qué sucede?—. Preguntó Bella cuando me senté junto a ella en el coche. Pero no me importaba quien tratará de mediar por mi hermana.

—No lo sé —. para mi esa era la única respuesta lógica.. esperando que del cielo llegase la iluminación para comprender el actuar de mi hermana. No lograba comprender o dilucidar la extraña situación por la cual estábamos pasando. su mano no permanecería presa entre la mía. y por qué no toda la calle? Edward. Demasiado tarde me entregaba ese discurso que de nada servia. Me pedía suavemente. Aparentemente eso que vatisinaba ya había sucedido. Exclamé casi enajenado. Dijo Alice reconociendo su ignorancia. —Si estabas vigilando lo que ocurre en Italia.. no me hubiera propuesto mantenerle en casa aun en contra de su voluntad ella…. Me llamaba hacia la cordura.¿Como osaba decir algo como eso? ¿Acaso pensaba tomarme el pelo? —¿De veras? ¿Estás segura?— Le demandé alzando mis brazos. el regreso de Victoria y todos y cada uno de los pasos de Bella —. a salvo nuevamente de quien o de quienes le perseguían… una vez más. y la casa. hacia la sensatez. 114 . Edward —. Entonces escuché la voz de Bella llegando desde el fondo de mi conciencia. Replicó Alice impávidamente.?—. Con cada respuesta. Mi mente estaba nublada por la cólera. Me era imposible relajar mis puños o mi mandíbula. Lo habría visto—. Voltee mi rostro hacia ella aun siendo presa de la ira. Solo ellos podrían haberle perdonado la vida. Bella… Tal vez ya no estaría ahí junto a mi. se crearán fisuras si intento abarcarlo todo—. enseguida se me va escapar algo. La suerte esta vez había jugado a nuestro favor. —¿Quién más habría dejado vivo a Charlie?—. Me sentía ciego frente a nuestros enemigos que esperaban por nosotros entre las tinieblas. sin ser capaz de ocultar el monstruo que habita en mi interior. No escucharía su corazón latiendo aceleradamente producto del miedo como lo hacia ahora. ¿por qué no les has visto enviar. Y estaba seguro de conocer la identidad de quienes asechaban a mi amada pero aun así no comprendía como o que métodos habían utilizado para burlar la profética vigilancia de Alice. —¿quieres añadir otra cosa? ¿Quieres que vele por Charlie? ¿O también he de atender la habitación de Bella. —Para ya. —Ya me tienes vigilando las decisiones de los Vulturis. Sentía que en cualquier momento perdería mi tan precario autocontrol. Con cada palabra de ella se borraba un poco mas el limite de mi transigencia. —Dudo que sean ellos. con cada palabra mi hermana no hacia más que aumentar mi cólera. Pero no importaba que lo hiciera. —¡Muy útil!—. lo único que importaba es que estaba ahí… viva. —No había nada que ver porque ella jamás ha estado en peligro—. si no hubiera salido de casa ese fin de semana.

Lo siento —. ella la recibió amorosamente y le acogió en sus brazos. Acotó mi pequeña hermana. Pero eso no era posible. —Quizá sea una idea de Cayo —. Crucé la sala llevando a Bella junto a mi. Le senté junto a mi madre en el sofá. Tanto amor sentía Esme por mi Bella. Les respondí pero los pensamientos de Alice me interrumpieron. —O de Jane —.—. —Ok. Posiblemente el enviado no actuara por orden de Aro. —Tienes razón..— —. —¿Crees que se trata de alguien actuando por cuenta propia? ¿Por qué?—. —Quizá sea un enviado de los Vulturis. Posiblemente ellos sepan que estamos pendientes de sus actos.Sentí asco por mi mismo. No era justo comportarme de esa manera con mi hermana y mucho menos permitir que Bella me viera de esa forma. Sentí como todos se relajaban al escuchar mis palabras.. necesitaba ser capaz de ver aquello que se ocultaba de mi entendimiento. Ella también compartía mi sentir.. Contestó Alice.. —Ambos disponen de recursos para enviar a un desconocido. El aroma me resultaba completamente desconocido. examinemos esto desde un punto de vista lógico.. No era justo que desquitara en ella mi frustración. ¿Cuáles son las alternativas?—. Preguntó mi padre. Declaró ella en voz alta. alguien a quien no conocemos. Bella. Después de todo no era lógico tomarse tantas molestias sólo para comprobar la condición de Bella. —Aro aún no le ha pedido a nadie que la busque. Juntos debíamos barajar las posibles hipótesis. sentí asco por el ser que se reflejaba en sus grandes ojos. Respiré hondo aclarando mi mente. y la motivación —.. Inspiré profundamente al mismo tiempo que cerraba los ojos y relajaba cada músculo de mi cuerpo. Necesitaba estar más lucido que nunca. Agregué confuso. no seria extraño que cayo o el mismo Marco enviaran a un emisario a comprobar si Bella seguía siendo humana o no. Eso sí lo veré. 115 . Lo estoy esperando—. —¿Puede ser Victoria? —. no debía culpar a nadie. Volteé para observarle mientras le preguntaba si ella esperaba alguna orden oficial de parte de Aro. Como era de esperar ambas me perdonaron y Alice aseguró que comprendía mi actuar. También pedí perdón a mi hermana.

—Se marchó hace varias horas. frustrado. confundido. —Quizá nos equivoquemos y se trate de una simple coincidencia. Estaba molesto. 116 . —. Esos perros habrían sido útiles por una vez—. Ella pensaba que no tenia sentido nuestras ideas. prueba de ello era que Charlie estaba vivo. Le contestó mi padre. —Quizá conozcas el olor—. Carlisle lo examinó un momento. pero después de un pequeño momento se atrevió a continuar. carece de sentido —. En ese momento escuche a mi Emmett maldiciendo. no habían encontrado nada en el los alrededores del pueblo. Intervino Esme entregándonos su apreciación de los hechos. Le dijo a mi padre mientras le daba una rama de helecho impregnado en del aroma extraño. —Es una opción —. Desaparecía en un arcén donde le esperaba un coche—. —Habría sido estupendo que se hubiera dirigido al oeste. Dijo Emmett cuando ingresó a la sala. —Ninguno de nosotros le identificamos. Pero Bella pensaba que todo esto tenia la intención de verificar si ella permanecía aun como humana. Exclamé. Comenzó a decir Esme y todos le miramos extrañados por sus palabras.. ¿No se pudo preguntar qué nos arrastraba hasta allí?—. Rosalie que había permanecido intranquila esperando frente a la ventana desde el momento en que se marcharon se relajó dejando escapar un sonoro suspiro. de todas maneras Alice podría ver si algún Vulturi se acercara. Seguro que ellos podrían haber detenido al intruso si hubiera cruzado la frontera… De algo debe servir una manada de licántropos. Lo vi en la mente de mi madre y ella le consoló por mi afirmándole que todo estaría bien mientras acariciaba su cabello. con ellas no hacia mas que angustiar a Bella que seguramente pensaba en Jacob y nuevamente mis puños estaban contraídos producto de la rabia. —¡Qué mala suerte!—. Continuó Jasper..—Aun así. demasiadas —. Mi padre tampoco entendía cual era el propósito que perseguía el o la extraña visita. Quien fuera no tenia intención de herir a Bella ni a su padre. Bella reaccionó al escuchar el nombre de su padre. —El rastro conducía al este y luego al sur. sólo un leve rastro del olor que sentí en casa de Bella. pero toma —. Mi padre me reclamó mentalmente por mis palabras. Pero también para mi padre era desconocido el efluvio. El lugar está impregnado por nuestras fragancias. —No pretendo decir que sea casualidad el hecho de que un forastero elija visitar la casa de Bella al azar. Por mi parte me sentía igual que mi hermano. El aroma no le recordaba a nadie. pero sí que tal vez sea solamente un curioso. No había nada a que nos llevase a comprender esa extraña situación. Emmett respondió a sus palabras.

Todos venían curiosamente a ver por si mismo al extraño clan de los ojos ámbar que solo se alimentaba de animales. la culpa será mía y sólo mía—. Nuestra familia es muy grande. Y seguramente en nuestra ausencia habían sido muchos más. Pregunto entonces Bella interrumpiendo nuestras cavilaciones. —Piensa en Charlie —. —No... No era la primera vez que algún extraño se presentaba en la región. —La mayoría de nosotros no siempre actúa de forma directa. casi como si supiera lo que yo iba a ver. —¿No basta la posibilidad de que alguien me esté buscando? No deberíamos esperar a la graduación—. Bella. pero Charlie no ha resultado herido. No tiene por qué ser un enemigo—. —Ni mucho menos.. Nos enteraremos si llegas a estar en verdadero peligro—. ¿por qué no se limitó a venir aquí? — —Tú lo harías —. él también se convierte en un objetivo. Intervino mi madre asegurando que nada le pasaría a su padre. Rebatió Alice haciendo una mueca. sólo eso—. El visitante se esforzó en no establecer contacto. Mi instinto me decía que esa no era la respuesta. él o ella podría asustarse. Wow….—En tal caso. Solo faltaba la más pequeña de las cosas para que ella volviera a tener obsesivas ideas sobre su transformación. Si algo le ocurre. Éramos toda una leyenda entre los nuestros. estaba seguro que podría mantenerle a salvo hasta que la graduación llegase.. Pero Bella se mostraba escéptica y fue el turno de Alice para tratar de calmarla. —¿Qué habría sucedido si mi huésped de la pasada noche hubiera tenido sed? En cuanto estoy cerca de mi padre. Y aunque mi padre queria aferrarse a ella con todas sus fuerzas el resto de mi familia se sentía igual que yo. Salté impulsado por un resorte invisible ante la absurda idea. —¿Importa quién sea en realidad? —. Pero algo me decía que esa era una idea demasiado fácil para ser cierta. Bromeó mi madre cariñosamente. Pero Bella no dejaría correr tan fácilmente el asunto y continuo argumentando que no hacia mas que pensar en su padre y que por eso creía que debía ser transformada de una vez por todas. Sin embargo Esme creía que el desconocido tendría otros motivos para evitar la comunicación con nosotros. si sólo era un fisgón. Bella—. 117 . —No lo veo así —. — Debemos proceder con más cuidado. Dijo mi padre uniéndose a mis esfuerzos. —Imagina lo mucho que le afectaría tu desaparición—. —La sincronización fue demasiado precisa..—. La cosa no pinta tan mal.

Le dije sarcasticamente. —No vas a estar sola ni un segundo —. Mi familia me entregó su mental apoyo mientras salíamos por la puerta rumbo a casa de Charlie. No debía dejar nada al azar y no me podía permitir tener algún descuido.—Todo va a acabar bien —. aunque sólo sea por hacer algo—. de eso no había duda. 118 . ´ La acompañé hasta la puerta de su casa y luego de dar una rápida mirada para comprobar que todo estaba en orden me marche fingiendo tener algunas cosas pendientes en el pueblo y me dediqué a recorrer los alrededores para comprobar lo que mis hermanos habían dicho. No merecía todo lo que tenia. Pero seguía sin reconocer el aroma. me pregunto se lo hubiera mantenido de saber que pudo ser el la cena la noche anterior. Emmett. Seguramente la herida que Jacob le había infringido tardaría un tiempo en sanar. Era ridiculo que pensara siquiera en ello. —tendrán que matarme ellos mismos. no merecía el apoyo incondicional se mi familia. claro que solo un tiempo. Jasper. había sabido por donde entrar para no forzar alguna entrada. le perdonaría. —¡Qué graciosa. Le respondió Bella fríamente.. tarde o temprano y tal vez mas temprano que tarde. el olor a los pies de esta me lo indicaba claramente. Pensaba que mis hermanos se aburrían haciendo el trabajo de niñeras. Profirió su padre al verme. El corazón de Bella era grande y generoso. Prometió mi hermana. Pensaba que era ridículo hacerlo. Al volver Bella estaba dando de cenar a su padre que extrañamente se encontraba de un humor excelente. tenia tanto en que pensar. El vampiro había ingresado por la ventana de su dormitorio. ¿Acaso le era tan difícil ver que lo unico que todos nosotros haciamos era mantenerle a salvo? Le dejé ver que sentía frente a sus palabras. Conduje humanamente hasta su casa.—.. algún desliz. Y ella dejó escapar un suspiro. Entonces apreté solo un poco más su mano entre las mías para asegurarle yo también que no había nada por que preocuparse y sobre todo para demostrarle que nada de lo digiera esa noche haría que cambiáramos lo planes que delimitaban su vida humana. Alice. Le dejé saber cuando aun estábamos en la carretera. —Jacob ha vuelto a llamar —. — Siempre habrá alguien cerca. Bella!—. El olor no rodeaba la casa. —¿De verdad?—.

Luego de unos segundos estuvo de vuelta con un para de toallas azules. pero debía aparentar que me marchaba. —¿Antes que me resfríe? Eso es imposible y lo sabes—. —Eres un genio—. —No creo que quieras pasar la noche con la ropa mojada junto a Bella. No tendría paz hasta volver a tenerle a menos de medio metro de mi cuerpo. —Si eso te hace sentir mejor—. Exclamó cuando me vio. Seguro que no le hará mucha gracia que le mojes la cama—. Le dije mientras le alborotaba el cabello.El final del día El reloj marcó la hora de mi retirada. Estaba entusiasmado con toda esta confusa situación. —Te he traído algo de ropa seca—. te hará compañía mientras esperas—. —Sécate antes que…—. —¿A que te refieres si no estoy mojado?—. No tenia la intención de alejarme de ella. —Pero lo estarás tontito cuando entres por su ventana en unos…. Dijo en medio de una gran sonrisa. —Tienes razón pero de todas maneras deja que traiga una toalla—. debía llevar mi coche a casa. —Por todos los cielos Edward—. nervioso. Treinta minutos después trepé por la ventana de Bella completamente empapado. Me disponía a encender el coche cuando la puerta del copiloto se abrió y medio segundo después estaba sentada junto a mi hermanita completamente mojada. Tomé la mochila y salí rápidamente del coche para que ella fuera a casa. Bella me miró nerviosa un momento antes de acercarse a mi. 30 minutos más—. cerca del territorio Quileute. Dijo mientras comenzaba de soltar los botones de mi camisa. Me despedí sintiéndome intranquilo. —Deja que te ayude con eso—. Se encontraba a unos cuantos kilómetros. Y Alice acertó una vez más. Afuera llovía copiosamente y comprendí que Alice pretendía llevarse mi coche mientras yo hacia la ronda. Respondí confuso. Busqué la voz mental de mi hermano y la localicé sin dificultad. 119 . Debajo de mis pies se había formado un pequeño charco de agua que estilaba por mi cuerpo. —Emmett esta por los alrededores.

no era la forma en que me había imaginado nuestra primera vez. Sabia que mis manos no pararían en sus hombros. Aseguré mientras cerraba mis ojos demasiado turbado por las sensaciones en mi cuerpo. —No seas absurdo—. —No quiero hacerte sentir mal. —Tienes razón. marido y mujer por siempre. aquí. que mi cuerpo reaccionaría a sus caricias hasta fundir mis defensas y mi autocontrol. Sabía que en cuanto comenzara a besarla nuevamente.. mi cuerpo estaba completamente rígido. Le tomé en mis brazos. Expresé con la voz repentinamente ronca por el deseo.— Entonces se alejó de mi dándome la espalda. mis brazos caían a cada lado de mi cuerpo mientras respiraba la fragancia que emitía su cabello. momento que aproveche para cambiar mis ropas tan rápidamente que ella no tuvo tiempo de darse cuenta. Simplemente no podía permitir que eso sucediera. Como me fue posible me separé de ella jadeante. Entonces sentí el golpe eléctrico de su calor. Sabia que mis labios buscarían más que sus labios. Agregó mientras el último botón cedía y levantó su rostro hacia el mío al mismo tiempo que sus manos hacían contacto con mi piel desnuda. —Bella esto no esta bien. sería imposible para mi detenerme. Ya demasiado estrés tienes en estos momentos. ya demasiado tienes que soportar con mi cuerpo frió para además tener que soportar tambien mis ropas mojadas—. Todo mi ser la anhelaba inmensurablemente. —D. Uno por uno los fue liberando de abajo hacia arriba. Odiaba negarle cualquier cosa que ella quisiera pero yo no podía tomarla ahí. Deslizó lentamente mi camisa hasta que esta cayó al suelo. inevitablemente busque sus labios y le besé lento y suave en un comienzo pero más candentes a medida que me dejaba arrastrar con el deseo. No podía empezar algo que estaba seguro que no podría detener. Era necesario que me alejara un momento para poder pensar con claridad. —No es necesario que lo hagas—. —No sufras mi Bella. le llevé a su cama y le acuné tiernamente. aun y cuando era lo único que deseaba en ese momento y que seguramente querría por siempre. Ahora menos que nunca con el peligro acechando por ti. Dijo avergonzada. Yo necesito… necesito mi claridad y tu no necesitas buscar tu muerte ahora. Quería que la recordara por el resto de nuestra existencia y quería que fuéramos iguales. incontrolablemente. culpa—. —Bella… esta no es una buena idea—. 120 .. Inevitablemente mis brazos se cerraron en tormo a su figura.is. —Pretendo abrazarte antes de dormir y prefiero que estés secó si no es mucho pedir—.Evitó mi mirada como si la simple tarea necesitase de toda su atención y concentración. conmigo—. no quiero que sufras.

—Esta bien—. Agradecí la efusiva ayuda que me prestó esa noche realizando la guardia. Por lo menos él se divertía. carecía de total sentido para mi. Respondió besando mi cuello. ¿Podría ser posible un extraño se acercara a su casa impulsado por la curiosidad que despertaba nuestro olor? ¿Y si ha sido porque no fue al Instituto? “—¡Sin novedad en el frente!—” Anunciaba Emmett sacándome de mis cavilaciones. —Esperaré. Era simplemente irresistible. La estreché un poco más a Bella en mis brazos hasta que se durmió mientras tarareaba su nana para ella. Fuera quien fuera solo quedaba esperar que no volviera a sentirse interesado nuevamente y si así lo hacia debería dejarle claro que no era bienvenido en estos lugares. Mientras tanto duerme mi amor. Sin embargo no había otra explicación. Esa noche una y otra vez repasé la teoría de Esme en mi mente. Su corazón se detuvo cuando nuestros labios se encontraron y pensé que de todas sus reacciones humanas aquella sería la que más extrañaría. Habían sido demasiadas emociones por ese día. Entonces me acerqué a la ventana tratando de verle. 121 .Nuestro tiempo llegará te lo prometo. pero bésame otra vez y luego te prometo que dormiré—. duerme mi vida—.

Supe mucho antes que ella que le perdonaría. Esperaba desde hace unas semanas noticias sobre alguna de la universidades. No te enfades conmigo. Caminó hacia el teléfono y le vi marcar el que número que seguramente correspondería a Jacob Black. Dijo después de tomar su desayuno. El día parecía ser muy prometedor. Pero se vistió rápidamente y se marchó. Se apresuró él a decir. pero todas mis expectativas estaban centradas en una sola… —Voy a perdonar a Jacob —. pero eso no es excusa. —¿Jacob?—. listo para esconderme en su closet si era necesario. Esperé atento. —Estaba seguro de que lo harías —. Contestó la voz monocorde del chico. Me comporté como un necio. pero de todas formas terminé escuchando su conversación. Es lo más estúpido que he dicho en mi vida. Contesté sonriente. —Gracias. Sobre todo por que era sábado.Sólo por ella Su padre se despertó temprano aquella mañana. Bella. pero sobre su corazón era otro asunto completamente distinto. Estaba enfadado. Nunca comprendería de manera exacta y segura el como funcionaba su mente. a hacer todo lo que quieras. Preguntó Bella al no reconocerle. Bella había comentado antes de dormir que saldría de pesca todo el día. —¿Diga? —. No había universidad prestigiosa que no hubiera recibido algún tipo de soborno económico de mi parte. era día de correo. —No estoy enfadada. 122 . como de costumbre. Le di un poco de privacidad… la mayor que mis capacidades permitían. —¡Bella. Seguramente temía que Bella cortara al reconocerle. Te perdono—. No puedo creer me que cometiera semejante estupidez—. y lo siento mucho. oh. ¿vale? Por favor. Estoy dispuesto a una vida de servidumbre. —Guardarle rencor a alguien no figura entre tus muchos tálenlos—. —Te juro que no quería decir eso. una vuelta al correo local. Le respondió Bella. Tendría que pedirle a algunos de mis hermanos que se quedaran con ella mientras yo daba. Debía acostumbrarme a la presencia de su amigo en su vida. a cambio de tu perdón. cuánto lo siento! —.

tal vez en esta oportunidad las capacidades animales de Jacob podría ser de alguna utilidad. —¿Cómo?—. Hay. Entonces escuche como él se reía un tanto nervioso. La idea de depositar su seguridad en sus manos era completamente contradictoria a todo lo que se suponía que era coherente para mi. No pasaba más allá de un simple cariño. Aunque sería más fácil si él no fuera un verdadero estorbo. un tanto aliviado. Bella dudó si contarle o no lo sucedido. —Baja a verme. Respondió. ¿Pero que otra opción tenia? Además el compartir su vida con un licántropo me resultaba un tanto difícil de “digerir”. Entonces Bella giró dándome la espalda. tengo otro problema más preocupante que un exasperante licántropo adolescente—. ¿Acaso no sabía que yo era todo un caballero? Aun y cuando él no lo mereciera. Agregó Bella tratando de sonar relajada pero fue demasiado obvia y él terminó descubriendo que algo ocurría. de eso no había duda. no—.. Estoy acostumbrada—. Él le quería. Sabía que debía dejar de lado mis aprensiones. Pero simplemente no podía ver de que modo un licántropo podía ser de utilidad en su vida y mucho menos toda una manada… A menos que… Bella giró nuevamente hacia mi sin dejar de examinar mi rostro que permanecía inmutable bajo la mascará de la tranquilidad. pero lo aceptaría. Quiero compensarte—. Estiré mi mano hacia hecha en señal que me entregase el auricular pero Bella dudó un momento. —Como tú quieras. Bueno.. ¿verdad? —. —Ahora mismo.—No te preocupes por eso. Dijo nerviosamente. Le pidió Jacob. si pudiera confiar en él como lo hacia Bella. —A él no le caigo muy bien. qué idea tan brillante—. ¿Pero que pensaba Bella que yo haría por teléfono? ¿… morderlo? Entonces suspiré. Nada en comparación con el amor inmensurable que yo sentía hacia ella. No me importa lo que quieras hacer—. pero sus sentimientos por ella no eran más grandes que eso. —Ese no es el problema. en este momento. Me acerqué un poco más hacia ella con la mano extendida para que me entregase de una vez el 123 . —Vaya. Podemos hacer salto de acantilado —. Expresó adivinando solo en parte la verdad. —Te mantendré a salvo. Jacob le llamó preocupado por el súbito silencio pero ella seguía dudando de mis intenciones al querer hablar con su amigo.

—Es una sugerencia interesante y estamos bien predispuestos a negociar si Sam se hace responsable—. Agregó desafiante. Después de todo Jacob no era tan tonto como yo había supuesto. —Ahora estamos limitados a movernos sólo dentro de las fronteras de La Push. Pero dime que puedo hacer por ti…—. —Alguien ha estado aquí. o más bien que necesitaba algo de él. No es nada personal…—.auricular. —Ya veo… Por eso quieres hablar conmigo ¿No? ¿Que podría querer una sanguijuela como tu?—. no te das cuenta que algo le podría haber sucedido? —He ahí el quid de la cuestión. —¿Te importaría conversar con Edward? —. No creo que sea para saber como estoy. —Hola. pero si lo quieres saber estoy fenomenal y sobre todo ahora que Bella me ha perdonado. —Te refieres a otro vampiro?… Pero como se te ha ocurrido dejarla sola mientras tu te vas de casería. Y nada…. Respondió luego de un momento. —¿Me estas hablando enserio? Mira que no estoy de humor para chistes de sanguijuelas cuando 124 . Dije sinceramente. Tal vez aquella era una muy buena idea después de todo. a que debo esta desagradable sorpresa. —De acuerdo —. Jacob. —Esta si que es una sorpresa. Agregó sarcasticamente. Tal vez de algo podrían servir después de todo sus amigos licántropos. —Quizás estés en lo cierto… —. —Esto promete ser interesante—. encontrar alguna pista que nosotros hubiéramos pasado por alto. No voy a perder de vista a Bella hasta que no me haya ocupado de esto. Ellos podrían. Para mi es personal ahora. Le preguntó a Jacob con una mueca de desconfianza en el rostro y en la voz. Si no estuviera limitado iría ahora mismo a ver si logro encontrar algo y de pasada patearte el trasero para que nunca más volvieras. Esto iba más allá sobre los problemas personales que pudiéramos tener el uno contra el otro. alguien cuyo olor desconozco —. tal vez. Había logrado descubrir que quería algo. Entonces Bella me entregó el teléfono con una mueca de desconfianza y de advertencia. Él se quedó mudo por un momento seguramente tan extrañado y sorprendido como se encontraba Bella. Jacob —. —Quiere hablar contigo—. —¿Se ha encontrado tu manada con algo nuevo? —. pero si yo pudiera ir y ver de que se trata… —. nunca debieron volver… —. Le saludé tratando de olvidarme que era con él con quien hablaba. —Claro que es personal si se trata de Bella.

jamás dejaré que algo le pasé. me gustaría tener la ocasión de rastrear la pista personalmente. —De hecho. está bien. —. Quisiera poder hablar con Bella si no es mucho pedir—. Pero seguramente habría uno o tal vez dos a los cuales no les haría mucha gracia la situación. Y sin despedirme le entregué el auricular a Bella. —Sólo me tomará unos diez minutos el llegar ahí—.. —¿Te parece demasiado pronto?—. Lo hago por ella. Que pensaría mi familia cuando les contará que estaba planeando una tregua con los Quileutes? Tendría el apoyo de Carlisle. —. —Pues claro —. Seguramente eso le parecía bastante rápido. De todos modos. pero jamás haría o dejaría que algo malo le pasara a Bella. Tu piénsatelo un momento. Le contesté cortésmente. —Ok. o que desconfíes de mi. Mientras tanto déjame ir a ver por si encuentro algún rastro que ustedes no hubieran visto—. no lo hago por ti. —No me agradezcas nada..? —. con toda la objetividad.. Le respondí pensando un poco en sus palabras. Además ustedes también podrían venir y ver si encuentran algo que nosotros hubiéramos pasado por alto—. Por lo menos permite que se quede cuando no estés si eso te hace sentir un poco mejor—. Si es así hablaré de inmediato con San.Bella esta en peligro. Tienes mi palabra de honor. 125 . —¿Como? ¿Y dejarla sola? ¿Y si esa cosa vuelve? Ya sabia que los ustedes no eran muy inteligentes pero no creí que fuera para tanto.. —Y si no tienes otra cosa más que decirme…. Dijo jactándose de su velocidad. Diez minutos. él estaba a favor de todo tipo de alianzas. había planeado ir solo y dejarla con los demás—. —Eso no es ninguna mala idea. —No. ¿O es que dudas de la capacidad que tiene mi manada? Comprendo que desconfíes de nosotros. pero no estoy del todo seguro—. —Gracias—. de la que sea capaz—. ¿Cuándo. —Voy a considerarlo con objetividad —. ¡Entiende de una buena vez que el lugar más seguro para Bella es aquí en la reservación junto a nosotros!.

Pero no podía exponer aquella “Tregua” momentánea. Jacob Black también sintió mi aroma y mi presencia. Creía que todo era sumamente infantil de nuestra parte. podía escuchar el golpeteo de sus cuatro patas contra la tierra húmeda del bosque. —Todo esta liso—. No podía decirle eso. Entonces una idea cruzó por mi mente. Pero no era su seguridad lo que ella temía en ese momento. Me acerqué a Bella y le abrace con fuerza. hundiendo mi rostro en la parte superior de su cabeza y luego exhalé mi aliento sobre ella bañándola por completo con mi efluvio. Le aseguré mientras esperaba que Jacob se acercará un poco más. Y no olvides que te estarán observando—. Le dije alejándome de ella cuando escuche a Jacob aproximándose y no pude evitar reírme de buena gana cuando él se acercara a ella más de lo permitido. Mi actitud despertó la curiosidad de Bella que no. —No es que sienta ningún tipo de antagonismo hacia él. ¿Jacob no vendría en busca de un rastro? Pues entonces encontraría el mío por doquier. Me limité sólo a sonreír y luego correr hacia los árboles. Trataba de creer que todo estaría bien. obviamente no entendía mi forma de actuar. Me anunció en su mente. No permitiría que el olvidara que yo era dueño de su corazón. Pero Bella era mía y no le dejaría olvidar eso ni por un solo segundo. pero nosotros no hemos encontrado nada. Venía corriendo. Bella. ¿Pero como explicarle que prácticamente la había marcado como mía? No. es que de este modo resulta más sencillo para los dos —. Sería muy fácil para mi perder el control si él se acercaba demasiado a ella. ya podía ver lo molesto que estaría Emmett cuando se enterase que había cruzado solo. Corrí hacia la línea que nos separa de los Quileutes. Advirtió amenazante Me dije a mi mismo que esta bien dejarla junto a él. —Podrás cruzar y ver si encuentras alguna rastro extraño. —Regresaré pronto —. Y le comprendía. 126 .Confirmaciones Capítulo 14 Bella se oponía a que Jacob subiera al pueblo mientras nosotros permaneciéramos en el. Me incliné. —Yo permaneceré cerca y tú estarás a salvo—. rodeando su espalda e impregnando mi aroma en todo su cuerpo. Seguí mi camino hasta que Jasper se reunió junto a mi.

no sin antes decirme que Alice estaba esperando por mi en casa. del malestar que les provocaba nuestro olor.—Alice me envió—. —Pero algo me dice que aun quedan piezas por descubrirse. Bella—. Jasper se despidió. Dijo mientras yo disminuía la velocidad y permitirle que se reuniera junto a mi. Entonces Jacob fue consiente de mi presencia. Le decía en ese momento ella a su amigo. Jake—. Aparentemente tenia para mi una sorpresa que Jasper ocultó de manera eficiente. Toda la tarea no nos había tomado mas que unos diez minutos y yo seguí en dirección al pueblo. faltaban algunos metros para llegar a casa de Bella y agudice mi oído buscando sus voces y al parece llega justo en un buen momento… —Sólo huelo mal para ti. —Muchas gracias. Con recelo pero sin titubear crucé la fronteras de nuestras tierras. La hora de la visitas había concluido. tantos años sin hacerlo. —Aun no se que pensar sobre todo esto—. Ninguno de nosotros tenía tanta experiencia en combate como la tenia él. yo había recibido uno igual hace algún tiempo atrás. Sabia bien de que se trataba. Era extaño encontrarnos a ese lado de la linea despues de tantos. No los veía pero sabia que estaba ahí. En otros tiempo él solo había sido capaz de destruir aquelarres completo… Pero esa era otra historia.— —No nos queda más que esperar—. Contemplé el gran sobre con remitente de la prestigiosa universidad. Tenerle al lado en caso de un posible enfrentamiento era sin duda todo un privilegio. Anunció Jasper cuando volvimos sobre nuestros paso y estuvimos otra vez lejos de los licántropos. 127 . Le había estado esperando por semanas. Sentía el resoplar de sus hocicos mientras enterraban el hocico en la tierra producto. atentos a nuestros actos tal y como había anunciado Jacob. una historia demasiado tenebrosa e impactantes aun para los de nuestra especie. Podía ver que seria una lucha encarnizada. Ahora solo quedaba convencer a Bella que aquello era lo mejor para ella. —De todas manera creo que te vendría bien una mano—. pero debía salir vencedor. Me detuve en el bosque. —Mira a tu alrededor. Dejé de lado todo aquello que me distraía y nos dedicamos por completo a nuestra tarea pero no encontramos rastro alguno que nos indicara que algún vampiro hubiera cruzado hacia territorio Quileute. seguramente. No dejaría que ella ganara esa batalla. pero creo que todo estará bajo control—. Sentía la conciencia colectiva de los licántropos observándonos desde distintos puntos. teniendo presente que aun me faltaba realizar una tarea ese día.

Entonces anunció que saldría por la puerta trasera y le escuche moverse en esa dirección pero se detuvo . su juventud le hacía ser soberbio y temerario ante el peligro pero aun así de avergonzaba nombrar lo que realmente era… “Un cachorro licántropo“.. Estará Emily y podrás ver a Kim. Escudriño el bosque hacia la dirección en donde yo me encontraba. —Adiós.?—. —Mira. Le fastidia bastante que te enterases antes que él—. “ —Ahora todo vuelve a estar como estaba. las cosas están un poco tensas ahora. Nombres que desconocía. Y me reproche a mi mismo. 128 . “—¿Has tenido suerte?—”. —¡Ha llegado la hora de que el hombre lobo se largue! —. Oye. con unos. —Espera un minuto. —Está esperando a que me vaya.. Estamos claros?… —”.—. nombres sin rostro para mi pero no para ella. Respondió ella ante la suplica de Jacob. —¿Acaso ahora también es tu guardián? Ya sabes.—. por parte de gente controladora y abusiva y.. —¡Ya vale! —. Que ella sintiera que su respuesta estaba condicionada a mi aprobación no hizo más que disgustarlo al punto de emitir un pequeño gruñido que a mi apreciación sólo fue un débil ronroneo. Puedo oírle ahí fuera—. olvidando el lazo que seguramente había forjado en mi ausencia. Me sorprendí y no pude evitar sentirme culpable una vez más. Bella. Un segundo después le vi aparecer por la puerta trasera.. Bella jamás debería volver a temer de mi. —Oh—. Asegúrate de pedir permiso—. Y yo había pretendido que los extirpara de su vida. no aceptó la invitación y seguramente lo hacia por mi. —Venga ya.—¿Te vas ya?—. ¿tú crees que alguien se va a atrever con nosotros seis. Aun así. Comenzó a decir él.. Yo había sido el responsable de que tantos nombres Quileutes fueran parte de su vida. Pero yo estaba consiente que la ampliación limítrofe era solo temporal.. Por otra parte Bella vociferaba absurdas palabras dedicadas todas a Jacob que se habia detenido ante el bosque. Pensó mientras avanzaba hacia un costado evitando cruzarse en mi camino. —Preguntaré —.. Le detuvo Bella evidentemente molesta. vi esa historia en las noticias de la semana pasada sobre relaciones con adolescentes. Y seguro que Quil también quiere verte. ¿podrías venir a La Push esta noche? Tenemos un picnic nocturno junto a las hogueras. por miedo a mi reacción..

Reconoció aun entre mis brazos. Dije demasiado feliz de ver que me había extrañado tal vez tanto como lo había hecho yo. no me he peleado con Jacob. Lentamente ingresé a la cocina donde ella permanecía. Terminó de decir antes de transformarse ahí.“—… pero si necesitas algo… es decir si ella necesita algo no dudes en hacérmelo saber—”. —Sé buen chico—. Si todo aquello no era más que una hábil táctica para distraerme debía recocerle que lo estaba logrando. Agregué apuntando con mi mentón el cuchillo que a pesar de no estar ensangrentado emitía el molesto olor. Me instó Bella. sobre todo cuando tenía cosas mucho mas importantes y trascendentes que atender. Dijo Bella para luego alejarse de mi y correr hacia el fregadero. Entonces decidí que ya era suficiente de hablar de él. Me habría gustado ver que fue lo que había hecho olvidar aquel detalle pero no era en comparación al espectáculo que había imaginado en mi mente. —Me estaba preguntando por qué le habrías apuñalado —. Consulte precavidamente. Pero nada había escuchado los pocos minutos que involuntariamente había oído su platica y eso solo incrementaba mi curiosidad y mi recelo. agrio y sobre todo. delante de mi en un gran lobo y salir corriendo a toda la velocidad que le fue posible. ¿Por qué?—. Era sangre y de licántropo. —¡Maldita sea! Creí que lo había limpiado todo—. el aroma era inconfundible aunque demasiado acido. Entonces me moví tan rápido que sólo me tomó una milésima de segundo ingresar por la puerta y de esta manera volver a estar junto a ella pero algo me detuvo. salado. 129 . ¿Que podría haber sucedido para Jacob hubiera salido lastimado? ¿Y como se las habría ingeniado Bella para herirle? Podía ver a Bella sosteniendo el cuchillo amenazantemente mientras la ira brillaba en sus ojos. Prolijamente lavaba el utensilio con lejía mientras decía que le había apuñalado. era sangre de Jacob Black. —Hola. —¿Os habéis peleado? —. —Se le olvidó que sostenía un cuchillo en la mano—. Bella al escuchar mi voz se volteó y volteó y pronunció mi nombre efusivamente antes de saltar hacia mis brazos. tranquila —. Entones la risa brotó de mi pecho al tiempo que mis brazos se cerraban sobre su figura. Lamentablemente había llegado tarde para el espectáculo. Al menos no mucho. —No.

—Un año de facultad no te va a matar—. —Estoy seguro de que te han aceptado. —Pues en Dartmouth sí parecen pensar que eres su tipo—. Tiene la misma pinta que el mío—. si mi argumento de ir a la universidad por su propio bien no funcionaba debía recurrir a aquellos que ella no quería defraudar. Ella sólo debía pensarlo un poco. Tal vez hasta le gustara después de todo. ¿Pero que tenía que ver otro coche en todo este asunto?. No puedo permitírmelo y no admitiré que pierdas un montón de dinero sólo para que yo aparente ir a Dartmouth el año próximo..—. todavía queda esa cuestión menor de la matrícula. Esto llamó la atención de ella y se acercó de inmediato para ver el sobre misterioso.Extraje el sobre que llevaba en el bolsillo de mi chaqueta y lo deposité sobre la encimera. Además mi carro estaba en perfectas condiciones no recitaba otro y de todas formas si lo hubiera querido lo habría comprado de todas formas. ¿Sospechaba acaso de todos los malabares que había hecho para que fuera aceptada? Sospechaba sin duda pero jamás aceptaría los cargos que seguramente quería imputar en mi contra. me hayan aceptado o no. pero ¿qué es lo que has hecho?—. Por que no podía ver las cosas desde otro punto de vista? ¿Por que estaba ávida por permanecer por siempre en el infierno? —No necesito otro coche. —¿Dartmouth? ¿Esto es una broma?—. y tú no tienes que aparentar nada—. —Yo no soy del tipo de gente que buscan en Dartmouth. Recordé entonces en que lugar se situaba ella misma en la escala de sus prioridades. Tomó el sobre en sus manos. —Santo cielo. Lo necesitas para comprarte otro deportivo—. —¿Hay algo bueno?—. Anuncie con tono misterioso. negaría hasta el fin.. ¡¿Que?!. Sin embargo. Negaría. y tampoco soy lo bastante estúpida como para creerme eso—. —Imagínate qué contentos se van a poner Charlie y Renée. Sus ojos flamearon por un momento como lo habían hecho en mi imaginación cuando le vi levantar el cuchillo contra su amigo pero respiró hondo cerrando los ojos y enmudeció por un momento para luego decir: —Es muy generoso por su parte . —He recogido tu correo—. Su mirada se perdió un momento pero fuera lo que fuera que pensara en ese momento no fue lo 130 . —Envié tu formulario. —Eso creo—. Edward. Dije inocentemente. Le aclaré. eso es todo—. Dije sin expresar la emoción que sentía. Expresó sorprendida. examinándolo detenidamente antes de leer el remitente.

Quería que se entregara a mi en plena libertad de sus acciones. como si la misma muerte le esperara impaciente a la vuelta de la esquina. El pensamiento de sus padres envejeciendo con cada década que quedaba atrás estaba presente en sus constantes pensamientos hasta que al cabo de un tiempo no les quedó la menor duda que estos ya habían muerto. he sido demasiado duro—. Edward.suficientemente necesario para que cambiara de parecer. —Después de unas cuantas décadas toda la gente que conoces habrá muerto. Siempre supe que mis padres estaban muertos y creo que fue más fácil que lo aceptara. Le dejé ir y ella se encaminó hacia ella. Problema resuello —. no sin antes vivir algunas experiencias humanas y por sobre todas las cosas no coaccionada por terceros que nublaran su visión y sus deseos. —Lo siento. ¿Podría ella verdaderamente soportar el dolor de ver morir a sus padres. Sin embargo Rosalie y Emmett sufrieron en innumerables oportunidades al pasar de los años. Agregué completamente arrepentido. Aun sabiendo la respuesta le pedí que considerara retrasar su decisión. No era de esta forma que quería que ella naciera a su nueva existencia. a sus amigos y a todos aquellos a los que esta atada sentimentalmente sólo por estar conmigo? ¿Al pasar de los años crecería en ella el odio hacia mi por haberla privado de su compañía… y de humanidad? 131 . y no me preocupa ni este verano ni el próximo otoño—. que pensara en ella cuando toda esa extraña situación se resolviera y como esperaba ella respondió negándose tajantemente. no por miedo.´ Mi mente no pudo evitar divagar en torno a nuestras palabras. —Siempre tan terca—. todo este secreto y darles una decepción es también algo parecido al dolor—. sincero—. Es más que comprensible que Charlie no espere una visita como muy pronto hasta Navidades. Tienes todo el tiempo del mundo—. Ya sabes. —Es toda la coartada que necesito. Traté de permanecer inmutable. Dije siguiendo el hilo de mis pensamientos. Le aseguré mientras le abrazaba fuertemente. Y estoy segura de que encontraré alguna excusa para ese momento. Sentí como su cuerpo se estremecía debido a mis estúpidas y desmedidas palabras. —Mañana voy a enviar el contenido de mi cuenta corriente a Alaska—. que me resignara. —Nadie te va a hacer daño. Todos mis seres amados habían fallecido antes que yo al convertirme en vampiro. Solo un momento después el ruido de proveniente de su lavadora hizo que se separara de mi. —Pero sin embargo. —Sólo me planteo sobrevivir a mi graduación. Ella respondió. —Es más fácil de lo que crees—. Prosiguió demasiado segura. —Sí—. Agregó haciendo caso omiso de mis palabras.

Hice casó omiso a la mirada que me dio al recordar todo aquello de la famosa pijamada. como por ejemplo ella se ocupaba de las ropas y todas aquellas relacionadas a su imagen. sin embargo era Alice quien se encargaba de otras cosas. Fue difícil para Rosalie en un comienzo pero Esme le guió con amor y le enseño todo lo que necesitaba saber. Le escuché decir. jamás se usaba la misma ropa por segunda vez. gracias a mi hermana por haberme ayudado. —Sí. Seguramente Alice le enseñaría la más fundamental de sus costumbres relacionada con la ropa. el hacer la colada. Cuando llegó a casa esa costumbre se amplio al resto de la familia… —¿Alice limpió tu habitación?—. ¿Entonces por que Bella decía que ella las había tomado? ¿Para que querría mi hermana sus ropas? Estaba seguro no haber sentido su olor en casa. mis calcetines y no sé dónde los ha puesto—. Dijo mientras cerraba la tapa de la lavadora. Esme sintió que la ayuda que le prestaba era mal percibida. ¿Alice haciendo la limpieza? Escuchar esas dos palabras juntas en la misma oración era sin duda la cosa más extraña que había escuchado en mi vida.—Maldito cachivache viejo —. supongo que eso fue lo que hizo cuando vino a recoger mi almohada y mi pijama para tomarme como rehén . Fue muy diferente cuando llegó Rosalie. Era él quien se ocupaba de ella. el tener cualquier tipo de servidumbre era demasiado arriesgado para nosotros. Recogió todo lo que estaba tirado por alrededor. Cuando llegó Emmett ella ya era una vampira independiente y todo gracias ella. mis camisetas. Rosalie siempre había sido servida y sentía que era una obligación el atenderle. —Esto me recuerda algo —. Le pregunté incrédulo. el que cumplía todas sus necesidades. hacer la limpieza y sobre todo el hacer la colada no era su fuerte. Salvo por algunas prendas que cada uno tenia como “sus preferidas”. todas las demás eran desechadas al ser usadas. Carlisle y yo estábamos acostumbrados a resolver todos aquellos menesteres que requerían atención. Fue por eso que me sorprendí al escuchar las palabras de Bella. Desde que se unió a Carlisle Esme siempre se empeñó en ocuparse de todas aquellas tareas relacionadas a los deberes domésticos. Sabia que gracias a eso estaba tal vez viva. —¿Podrías preguntarle a Alice qué hizo con mis cosas cuando limpió mi habitación? No las encuentro por ninguna parte—. es más. Esa era una de las cosas que seguramente no extrañaría. Si de algo estaba seguro era de que mi hermana jamás haría algo como eso. Con el pasar del tiempo ella logró convencernos o más bien nos fue acostumbrando paulatinamente a dejarle todos aquellos detalles. en casa jamás se lavaba la ropa que usábamos. desde ponerse sus enaguas hasta trenzarse sola el cabello. Alice tenia un sin fin de cualidades pero hacer la limpieza no era una de ella. claro. Para comenzar era Jasper el organizado y metódico. Alice se unió a nosotros y con ella llegaron nuevas costumbres. si hubiera cualquier prenda de ella yo estaba 132 . pero al poco andar Esme le dejó muy en claro que ya no era la muñeca de porcelana que había sido y que en esta existencia ella debía velar por si misma.

yo. ¡Oh!—. tal vez ellos pudieran tener alguna idea que yo no lograba ver. Sin duda que su aroma era fácil de reconocer para cualquiera… Entonces vi como la densa niebla comenzaba a difuminarse y me permitía ver. Dijo en un susurro Bella dándose cuenta del peligro. eso era demasiado complejo y sobre todo muy elaborado.seguro que lo sentiría. —No lo sé—.. Y lo haría aunque en ello se me fuera la existencia. Maldición. —Cuando volví de la falsa fiesta de pijamas. —Carlisle... Le dije siendo sincero. —Sí.. Comencé a decir pero él me interrumpió. entre mis brazos. me interpondría. —. —Pero.. Pero fuera quien fuera yo sabría descubrirle. ¿por qué?—... o dormías con ellas?—. eran prendas que… que… —Llevaban tu olor. —Ya sé que lo harás —. se habla de 133 . Lo haré—. evidencias. Edward?—. Las prendas. —Mi visitante —.. junto a mi.. cualquiera de nosotros lo haría. las cosas están descontroladas en Seattle. ¿Qué pasa. sentía que aun faltaban pruebas por ver. Debía hablar con Carlisle y Alice. Había tanto que no podía ver. que se llevaron. te juro que lo averiguaré. —Edward estábamos viendo la televisión. todo era demasiado borroso. Pregunté ordenando las piezas faltantes en mi mente. Le rodee con mis brazos apretándola solo un poco contra mi cuerpo. —Dudo que Alice cogiera tus ropas ni tu almohada. Eso no pintaba nada bien. Ahí siempre estaría segura. demasiado atrayente para cualquiera aunque para ellos solo era una ínfima parte de lo que era para mi. No permitía que nadie pusiera sus garras sobre ella. de uso diario. Bella. —Estaba reuniendo rastros. era un olor demasiado particular. Preguntó ella. Todas eran prendas intimas. ¿para probar que te había encontrado?—. mi mente se encontraba nublada. secretos por dilucidar. —¿Cuándo te diste cuenta de las cosas que faltaban? —. le detendría antes siquiera que lograra acercarse a ella. quien le había ordenado que le encontrara? —¿Por qué? —. ¿De que se trataba todo eso? ¿Por que un vampiro tendría que tomarse todo ese trabajo? ¿Para quien estaba trabajando. tocabas.. como si Carlisle hubiera adivinado que le necesitaba . Respondió al tiempo en que escondía su rostro en mi pecho frío. ¿eran cosas que te ponías. Entonces mi móvil vibró en mi bolsillo y al ver el numero vi que era él quien llamaba. Pero yo no tenia las respuesta...

Ya resolveremos esto más tarde— . Dijo y no esperé que terminará la oración. en este momento no podría pensar en algo me tiene sumamente preocupado la situación de Seattle. prendas importantes. pero será buena idea que vaya?—.. mojado por la suave lluvia que comenzaba a caer. no pensé que las cosas llegaran tan lejos. sentía que sobre nosotros se cernía una negra nube que todo lo cubría y no permitía ver.. que llevan su olor. Parecía que todo se juntaba de pronto. —No dejes que vaya solo. —No estoy seguro de lo que pueda significar eso. Las extravió el mismo día que recibió la visita del vampiro desconocido. —Quizá debería ir. Talvez las ha extraviado en otro lugar.. —¿Lo tiró Charlie?—. Bella no estaba segura. 134 . Intenté decir pero Carlisle sabía que me costaba separarme de Bella. Al parecer Emmett tenía resuelto ir de inmediato a la ciudad para ver de que se trataba todo aquello pero estamos seguro de que se trata de un neófito enloquecido. su fragancia. no debía alterarla más de lo que estaba. —¿Dónde está el periódico? —. Al menos dile a Alice que mantenga un ojo en el tema. —A lo mejor no—. Medio segundo después volví a la cocina junto a Bella y me dispuse a leer el informe periodístico. —¿Tu que crees?—.ellos en todos los noticiarios y en el periódico—. ¿Tu que opinas?—. —En el periódico se hace un recuento de todos lo sucedido. Es por esto que él quiere ir. pero mi actitud no hizo más que despertar su curiosidad. Me preguntó intranquilo. que fuera solo definitivamente no era una buena idea. Escucha Bella se ha percatado que faltan algunas prendas. ya sabes cómo se las gasta. Le expliqué que sólo quería ver algo. Emmett no sabría controlarse si encontraba algo fuera de lugar. Pregunté. Debía ver con mis propios ojos que era lo que tenia tan intranquilo a Carlisle. Creo que deberíamos hacer algo pero no se que sería mejor—.—. pero ahora tenía cosas más importantes que atender inmediatamente. Corrí hasta el patio donde almacenaban los periódicos para ser reciclados. estaba el periódico del día. Yo no había tenido tiempo de ver noticiario alguno ese día y mucho menos leer el periódico. La policía no tiene nuevas pistas». —Quizá. Ahí en la cima de la pila de diarios viejos. decía el encabezado.. —. Uno por uno fui leyendo los titulares hasta que le encontré… «La epidemia de asesinatos continúa. —Lo comprobaré.

—Ésta es la clase de cosas de la que ellos se hacen cargo de forma rutinaria.. Quizá si lográramos hablar con esos jovencitos. —Necesitamos saber más antes de adoptar ninguna decisión.. —Están del todo descontrolados—. —Está empeorando —. Pero me sentía atado al no saber que hacer. Supongo que podría ser posible. Pero no era entre humanos que encontrarían al culpable… —Carlisle lleva razón—. muy pronto. El neófito no estaba solo. Si las cosas seguían a ese ritmo los Vulturis no tardarían en aparecer y sus deseos de morir se cumplirían. explicarles las reglas.Las cifras de la gente muerta y desaparecida se había incrementado de manera vertiginosa y la policía seguía inútilmente buscando al o a los culpables de semejantes atrocidades. Tal vez fueran tres… o quizás más. No sería el primero ni el ultimo que no logrará superar el trauma que provoca despertarse en esta existencia. y no había llegado a ponerse ni la mitad de candente. unos cuantos años. Quizá les apetezca venir a echarte una ojeada si están tan cerca—. a menos que encontremos alguna manera de calmar la situación. Sabía que sería demasiado difícil. a lo mejor se podría resolver esto de forma pacífica —. También se podría deber a que hubiera enloquecido. Entre más grande fuera el grupo más difícil sería hacerles entender. —Esto no puede ser trabajo de un solo vampiro neonato. Dijo Bella preocupada. Pero todo eso era demasiado para un solo vampiro. Le explique en que consistía realmente la tarea de los Vulturis. Nadie les ha explicado las reglas. Y eso era algo que debíamos evitar a como diera lugar. —¿Qué podemos hacer?—. habrían limpiado un lío como éste en Atlanta. Sé que hace poco. ¿Quién los está creando?—.. sin prestar atención a que Bella pudiera escucharme o no. así que. por más descontrolado y sediento que se encontrara. No. Aunque no sabía muy bien a que se debía tal descuido. ¿Qué está pasando? Es como si nunca hubieran oído hablar de los Vulturis. —¿Los Vulturis? —. La verdad es que preferiría que no se dejaran caer ahora por Seattle. No conviene dar un paso si no es 135 . Le respondí. Preguntó. Murmuré completamente sumergido en la lectura.. La situación estaba fuera de control. Y una vez que ellos estuvieran ahí no habría nada que les impidiera visitarnos. No quería que lo estuviera pero por otro lado había prometido nunca más mentirle. pero no sabíamos de cuantos en estábamos hablando. Era posible dominar a un neófito y justamente entre los nuestros teníamos a todo un experto en ello. tal vez fuera demasiado joven y se encontrara solo. Tampoco se podía descartar el que simplemente tuviera ganas de morir. Intervendrán pronto. de aquellos inmortales que amenazan con exponernos a todos. —Esperaremos hasta que Alice se forme una idea de lo que pasa. No fui consiente de las palabras que dije o de las que sólo pensé pero fueran cuales fueran lograron despertar la curiosidad de Bella que se acercó a mi para leer sobre mi hombro. El neófito era muy descuidado….

a pesar de todo. —¿Jasper? ¿Por qué?—. —Eso parece. Una vez más éramos perseguido por verdugos invisibles empecinados en acabar con la poca tranquilidad que teníamos. De todas las historias de mi familia. no a menos que fuera estrictamente necesario y al parecer todo indicaba que tarde o temprano tendría que hacerlo. Uno por uno les iría enfrentando y ahora era el turno de uno peludo y hediondo. Lamentablemente los acontecimientos dictaban que la hora había llegado. Dijo Bella entre dientes. —… que hay algo que quieres preguntarme—. Le aseguréme tratando de que comprendiera que le amaba por sobre todas las cosas y sin embargo. no es nuestra responsabilidad. —¿Qué quieres decir con lo de «un experto»?—. a pesar de mis esfuerzos y de toda la energía que ocupaba tratando de hacerlo. sumergido en mi propio purgatorio personal. aun así no podía dejar de ponerla en peligro debido a todas las emociones y sensaciones que experimentaba junto a ella…Como si no fuera sufriente peligro con el que teníamos esperando por nuestras cabezas. Contestó ella. ¿Sería posible que no le interesara en lo más mínimo el asistir o no? —O quizá no —. —Para mí —. —Tenía la sensación de que habías prometido pedirme permiso para ir a cierta fiesta de lobos esta noche—. Seguramente aun estaría sentado en la cafetería del instituto mirando las grietas del techo. —¿Me has escuchado a escondidas?—. —Jasper es una especie de experto en vampiros recientes—. Una vida vacía y sin valor sería exactamente lo que yo tendría si ella no hubiera llegado para mi. Sin duda no era una que me gustaría que ella conociera. Después de todo. ¿a que sí?—. Agregué espantando los fantasmas que nublaban mi mente. supongo… —. sí?—. Le contesté. —¿Ah. —Y ahora. ¿O era simplemente su manera de no herirme?. solo le bastaba conocer la suya. De eso no había duda alguna. Pero es bueno que tengamos a Jasper. —Tendrías que preguntárselo a él. Servirá de gran ayuda si estamos tratando con neófitos—. —Qué desastre —. —Quizá—. ¿Nunca se te ha ocurrido pensar que tu vida sería más sencilla si no te hubieras enamorado de mí?—. pero no ahí y sobre todo no era yo el indicado para hacerlo.absolutamente necesario. —Nos cae de todo por todos lados. Hay toda una historia detrás—. 136 . Pero también diji que tal vez sería una existencia vacía y sin valor.

veía el anhelo. Me imaginaba que ya tenías bastante con toda esta tensión—. aun en su infinita fragilidad pretendía hacerlo. Y de eso más le valía estar completamente seguro. —Y Jacob tiene razón. —Pero ya sabes que Charlie dirá que sí—. Fue lo único que obtuve por respuesta sin saber si era sarcasmo o verdaderamente le impresionaban mis palabras. se negaba a si misma que deseaba ir y todo eso. las ganas de asistir y sin embargo no lo confesaba. Claro que estaba seguro que no le parecía tan buena idea si el supiera que candidato ideal para su hija era un enorme lobo en realidad. Bella se quedó en silencio. No te preocupes—. Bella. no iba pedírtelo de todos modos. Y a eso sólo me refería a una mera formalidad ya que estaba complemente seguro que cual sería su respuesta. Lo decía de verdad. no por estar con él. Su expresión era enigmática. una manada de hombres lobo deben ser capaces de proteger a alguien una noche. aunque quizá deberías preguntarle a Charlie—. Y no quería que su mente se dedicara a tales debates existenciales. Ella se preocupaba por mi. Pero si fuera por eso yo no era mejor que él como partido ideal. ¿Como había podido estar celoso de Jacob Black? Él no era nada más para ella que un simple amigo lo podía ver ahora y de pronto me sentía como un verdadero idiota. todo ese sacrificio lo hacia por mi. Veía que mentía. contemplándome mientras sostenía su rostro entre mis dedos.! —Sólo un poquito…al final—. Confesé. Tomé su barbilla suavemente entre mis dedos acariciándole suavemente con el dedo indicie mientras le delicadamente le obligaba a levantar la mirada para que pudiera leer en mis ojos que le hablaba sinceramente y sobre todo para poder leer en ellos lo que su mente hermética me negaba. —¿Quieres ir?—. —Bella—. yo no voy a preocuparme por ellos—. —No tienes que pedirme permiso. —Tengo más idea que cualquier otra persona sobre cuál podría ser su respuesta. al menos en esto. No soy tu padre. eso es cierto—. sabia bien que se debatía entre lo que quería y lo que sentía que debía hacer… por mi. —Te prometí ser razonable y confiar en tu juicio. Yo debía hacerle las cosas más fáciles. la vida de todos ellos dependía de poder 137 . Y ahí estaba la respuesta que yo buscaba. —No es nada del otro mundo. —Guau —. Contestó Bella en sincronía con mis pensamientos. aunque ese alguien seas tú—. Proseguí al cabo de unos segundos. Si.¿Rayos…. Si tú te fías de los licántropos. Le pregunte. —Pues bien. No por él. y doy gracias al cielo por eso.

Me separé de ella mirando por la ventana ¿Que era lo que había estado apunto de hacer?. No quiero saberlo—. —Hoo—. Me dejé llevar por ese ritmo embriagante e hipnótico para mi. que me dejes acercarte a la frontera. —Bésame otra vez—. Me pidió Bella. “—Perdón…—”. muy razonable—. Y otra.—. —Eso no es de mucho consuelo. Dijo con tono avergonzado. Lo único. de modo que puedas decirme cuándo puedo ir a recogerte—. Ahora tengo que irme. Abrí los ojos sacado oportunamente de mi ardiente estado por mi hermano. él te cuidará mientras vuelvo por ti para llevarte. —Emmett esta ahí afuera. créeme que el esta más avergonzado que tu—. fuera en el umbral de bosque esperando por mi. Había visto algo de lo cual me arrepentía?. espera.. 138 .. llevarte un móvil. Sin duda que debía estar más pendiente y controlado. Me incliné sobre sus labios para besarla suavemente mientras trataba de controlar mis desesperados deseos de fundirla en mi cuerpo y tenerla por siempre junto a mi. —Espero que no te importe tomar algunas precauciones—. No tardaron sus dedos en enredarse en mi cabello mientras su corazón se largaba a latir cada vez más rápido y fuera de control. no me extrañes demasiado volveré de inmediato por ti—. pero ese era mi problema no de ella. dijo que tu debías ir a casa—”. en este ultimo tiempo me había dejado llevar demasiado lejos. Agregó ella avergonzada también. —¿Y desde cuando esta ahí…? No. De pronto sentí como sus piernas se entrelazaban sobre mis caderas y me abrazaba con todo su cuerpo. Estaba ahí. —¿Estás seguro?—. Bella no debía pagar por mi total dependencia hacia ella. —Claro. ¿Por que Alice le había enviado. Le respondí. Solté su rostro y le tomé por la cintura levantándola fácilmente hasta que se encontró a mi altura. —Una. ¿Lo sabes no?. —Lo siento. no. entonces pude escuchar como era yo el que jadeaba ruidosamente mientras descendía por su cuello para besarlo golosamente. “—Alice me ha pedido que viniera... Eso era excelente. alejándola de todos y de todo lo que le pudiera dañar. Dijo Bella mientras se arreglaba el cabello. ¿Esta bien?—.. —Eso suena. Comencé a decir pero luche por la aprensión que subía por mi pecho y la repentina angustia que me provocaba el siquiera pensar en separarme de ella. tengo que ir a casa—. Logré proseguir. —Por favor—. —No te preocupes. Entonces sentí como mi hermano Emmett se aclaraba la garganta. Preguntó aun indecisa.— —Si lo se pero no te preocupes.cumplir la promesa.

139 .Y dicho esto me incliné otra vez para besarle ahora rápidamente y salir por la puerta de la cocina.

Intenté decirle pero ella volvió antes de terminar la frase. Espero que no te moleste—.Resignación Capítulo 15 —¿Te gusta? —. Dije un tanto perplejo. —¡Es tuya!—. Además mira que linda se verá Bella con esto—. Ahí. —Alice estoy un poco apura…—. Me preguntó Alice —¿Y esto?—. nueva y hermosa motocicleta plateada. claro que no. Entonces ella se rió en mi cara. junto a mi hermana se encontraba una flamante. pero ya sabes como se pone con los regalos—. Le respondí. —Y es por eso que me he tomé la libertad de comprar para ella algo también. —La he pedido cuando Bella llegó con la suya hace unos días atrás. —No. yo la he elegido. tu has pagado por ella—. —Pero estoy segura que aprobaras esto—. —No seas ridículo. Se me ocurrió que tal vez te gustaría correr junto a ella—. Y todo hubiera sido más fácil de entender si Alice no hubiera evitado recordar o pensar en cualquier cosa relacionada a ello o si yo no hubiera estado tan preocupado con el asunto del extraño vampiro. Bella montada en su motocicleta con el pelo al viento asomándose por debajo del casco que sostenía Alice en una mano y una cazadora de cuerro en la otra. —Jamás se me habría ocurrido comprar una motocicleta… Pero debo reconocer que es muy hermosa—. no me molesta en absoluto. yo no he pagado por ella—. En mi mente imaginé por un momento toda la escena. —Ok—. Dicen que se siente muy bien cuando el viento te golpea el cuerpo. —Yo sólo la he ordenado. seguro que Emmett esta haciendo un gran trabajo. 140 . —No seas tan molesto Edward. —Claro que si. Pero para los humanos es un poco incomodo la sensación si no estas equipado como corresponde—. Le respondí asimilando que era el dueño de un vehiculo que no necesitaba. Se dio la media vuelta y desapareció en dirección a la casa. Exclamó dando un salto. Prosiguió. Entonces me mostró otra vez el recuerdo de Bella llegando a casa. —Claro que no—. —Es… muy generoso se tu parte—. —¿A no?—.

Le dije tratando de desviar el tema. También Jasper estaba fascinado por la nueva adquisición. Me respondió. Tal vez otro día—. —Si. no me percaté de que la situación pudiera ser tan peligrosa—. —Me sorprende enormemente que Emmett no te digiera nada sobre esto.La prenda se ajustaba su figura mientras recorríamos la solitaria carretera. De todas maneras nadie ha salido lastimado… bueno. que pensaría de mi cuando le contará que Bella se marchaba por algunas interminables horas a departir con los Quileutes? Pensaría que era un traidor sin lugar a dudas. Disculpa mi intromisión pero no estoy arrepentida. —Claro y ahí radica el peligro en si. La tarea de vigilancia le había distraído y sin animo volvía a la monotonía. La única motivación de llegar pronto era el verle pero cuando pensaba que pronto debería dejarla. Aparqué mi coche en el lugar acostumbrado y preste atención a los ruidos provenientes de los alrededores. Aun tu no la usas. Pero estaba resignada a que se arruinara la sorpresa—. tal vez sólo un poco Emmett—. En mi mente ya había acariciado la idea de compartir aquel pasatiempo que parecía gustarle demasiado. nuevamente podía sentir aquel frió que experimenté cuando me alejé por tanto tiempo de ella. Sin más tiempo que perder. Muchas gracias. no me sentiría cómodo. —Creo que pensaba en otra cosa en ese momento—. Pobre Emmett. aquello sólo debía importarle a Bella y 141 . —Te gustaría dar un paseo en ella—. a que si—. No admitiría que nadie se pronunciara sobre ese asunto. Emmett corría a casa. —Seguro que te ha gustado. Dijo mi hermana mientras me devolvía mi reflejo en su mente. Le pregunté. se que en el futuro lo agradecerás—. Su risa atrajo la curiosidad de Jasper que aun estaba absorto contemplando la motocicleta. —Lo estoy ahora. Y dicho esto mi hermana se largó a reír. De que efectivamente no estabas conciente. Pestañeé en un intento por borrar la expresión estúpida de mi rostro. tienes razón. —No estoy seguro. Me había gustado. Pero yo sabia que en realidad le hubiera gustado mucho hacerlo. —No lo agradezco en el futuro—. Respondí efusivamente. Pero estaba resignado. todo lo que ella había comprado me había gustado y mucho. Le pedí que no te contara y sobre todo que tratara de no pensar en ella. No he querido molestarte pero vi que las cosas se ponían mas peligrosas de lo común y he decidido darte una mano. tomé de una vez el coche y fui por Bella.

—Sabes. mirándome justo como lo había hecho la primera vez. Nos despedimos de su padre y nos encaminamos hacia mi coche. Una nueva mueca de desaprobación se dibujó en su rostro. —Si lo se. Le decía su padre mientras Bella retiraba la mesa. Será mejor que te marches de una vez. creo que ya no lo encuentro ni siquiera molesto—. Pensé por un momento que había cambiado de opinión sobre ir esa noche y debo reconocer que por un momento me sentí dichoso de saber que una vez más era yo él único que habitaba en su corazón. con ese exquisito brillo en los ojos. Levanté nuestras manos entrelazadas y las llevé hasta mi pecho. Es más. Extendí mi mano hacia ella y sin dejar de mirarme recorrió la mitad restante del camino para unir nuestras manos. demasiado complacido por la actividad que su hija había elegido. —Sabes que no lo hace por mal—. El muchacho había estado de acuerdo en cumplir mis condiciones y esperaría por ella a las seis en la frontera que dividía nuestros dos territorios. Bella abrió la puerta como siempre. seguro que Jacob ya te esta esperando. —¡Basta ya Edward!—. Mi mano libre buscó su cintura y borre por completo la distancia que nos hacia ser dos cuerpos y nos unimos como si fuéramos uno en un beso suave pero cargado de sentimientos. Y no me molesta. Me respondió juguetonamente. —Ahora estoy completo—. Su padre estaba cenando en la cocina. Le respondí inclinando mi cabeza hasta que nuestras frentes también estuvieron juntas. —Bienvenido otra vez—. Pero no fue eso lo que realmente sucedió.a nadie más… Y lamentablemente eso me dejaba fuera a mi también. Me dijo. —No te preocupes por los trastos—. demasiado interesado en el contenido de su plato más que de su hija que se encontraba en la entrada de su casa. después de pensarlo un poco he decidido devolver mi motocicleta a su verdadero 142 . además de hablar con su padre también le había telefoneado a Jacob anunciándole que asistiría esa noche. —Mmm… Déjame adivinar su respuesta…—. Le pedí disculpas y entramos en su casa dispuesto a soportar los comentarios de su padre. Al parecer en mi ausencia Bella había adelantado algunas cosas. Era tan bueno estar otra vez junto a ella. —¿Quieres que yo hable con él?—. o por lo menos eso hacia cuando vi que Bella se rezagaba intencionalmente. Le pregunté antes de entrar. —Muchas gracias pero he creído mejor hacerlo cuando tu no estabas—.

pensé que podría ir contigo. —Si eso es lo que tu quieres… —.. y me pregunté si alguna vez querrías volver a montar en moto—. —Nada —. Le había pedido a todos que no estuvieran presentes para evitar que Bella se sintiera cohibida e intimidada por el regalo. siempre y cuando no tuvieran que ver en lo que a su humanidad se refería. —Pero si es tuya—. ella no lo dejaría correr tan fácilmente. Le dije evitando mencionar la participación de Alice en todo el asunto. Inevitablemente vio mi flamante nueva adquisición. Creo que le pertenece más a Jacob que ha mi—. Le contesté escondiendo la decepción que sentí en ese momento. —Como parecía ser algo que te hacía disfrutar. Ocultando mi decepción me encogí de hombros tratando de pasar desapercibido. Había sido un verdadero tonto. Le respondí sin comprender muy bien sus palabras. Cuando descendió de su carro vio frente a frente mi motocicleta estacionada justo al lado de la suya. en ese tema siempre tendría algo que decir. Bella se volteó para contemplar una vez más el vehiculo. Era absurdo tratar de permanecer indiferente. Debí llamar a mis hermanos y pedir que la escondieran. pero todo había sido inútil. Pero en todo lo demás me quedaría estrictamente al margen y me atendría a mi palabra. Me dijo con la mirada perdida. si tú quisieras—. Traté de permanecer inexpresivo. —Bien. No intentaría que cambiara su decisión.. me había prometido no interferir en sus decisiones. —Bueno eso verdad solo técnicamente. con las manos en los bolsillos y evitando en todo momento los ojos de Bella. Se refugió en el silencio de su mente para luego proseguir tristemente. 143 . no sería justo que yo sacara provecho económico de su trabajo—.dueño—. no sabía si ibas a perdonar a tu amigo o él a ti. —¿Entonces? Que me quieres decir?—. Perpleja y sin dejar de mirarla caminó hacia ella y me preguntó: —¿Qué es eso?—. desinteresado por el asunto. Bella había decidido que esa era la mejor oportunidad de devolver la motocicleta y debíamos ir por ella antes de dejarla en la frontera. — Lo he pensado y creo que lo mejor… creo que lo más justo es que Jacob la tenga. Él ha trabajado tanto en ella que no podría venderla. Procuré resignarme mientras conducía de vuelta a la casa de mis padres. —Pues nada no es exactamente lo que parece—. Le mentí.

—No te vas a divertir nada—.—No creo que pueda seguirte el ritmo —. Entonces una vez más… como siempre me perdí en ellos. tratando de convertir la triste expresión de su labios en una sonrisa. 144 . —Seré yo quien me mantenga al tuyo. Puedo intentarlo. Respondió mirándome a los ojos. el compararnos era comparar a la noche y el día. —Esto es algo que tiene que ver con Jacob. —Edward. Dije manteniendo mis emociones bajo control. Le aseguré al ver que su expresión no cambiaba. Ahora lo veo—.—. supongo. ¿Que era lo que realmente quería decir? Comprendí entonces que ella me comparaba y no sólo hacia eso. yo no le hago ir más lento. Pero que era lo que la llevaba a hacer algo asi? Él y yo éramos demasiado diferentes. Su pregunta entonces fue aun más intrigante y desconcertante que nunca. —Claro que sí. ¿Cambiaria mi percepción si él fuera humano? No. Levanté mi mano y con la yema de mi dedo jugué sobre la comisura de sus labios. si pensaras que voy demasiado rápido o que pierdo el control de la moto o algo por el estilo.. en ese momento sólo veía acentuados en él los defectos. ya sabes. O tal vez… Tal vez tuviera que ver con la falta de esas ventajas. ¿Cual era el verdadero trasfondo de ella? Quizás fuera uno que iba más allá de mis capacidades sobre-naturales…. Maldita la hora que a Alice se le había ocurrido comprar la famosa motocicleta. me comparaba con él. al menos no mucho. Bella—. Y seguramente Jacob era una criatura que poseía virtudes y defectos. no lo haría! De eso estaba más que seguro. bueno. Tan sólo pensar en ello era ridículo y sobre todo por que Bella estaba al tanto de ello. Vi como bajaba la mirada y sentí la ansiedad de no saber que le hacia sentirse de esa manera. Pensé en sus palabras un momento. Observó mi rostro cuidadosamente. Principalmente por que yo sabría cuando una situación fuera demasiado peligrosa para ella y nunca permitiría que su vida se viera amenazada en un tonto accidente de transito. Entonces se mordió sensualmente el labio inferior mientras sus ojos volvían a perderse. siempre que vayamos juntos—. pero yo. ¿Que clase de pregunta era esa?.. —Es sólo que. ¿qué harías?—.

Mmm. —Quizá ha llegado la hora de que descubra una nueva forma de viajar. Pero no era necesario que lo hiciera.. Tomé su rostro entre mis manos y cerré sus labios con un fugaz beso evitando que continuara. Eso había estado muy bien. —Edward. Le pedí que no se preocupara por la motocicleta. debía medir mi fuerza como si toda su estructura fuera del más fino 145 . Era tan grato acertar algunas veces a sus reacciones. yo. Solté su rostro por unos momentos y me dispuse a buscar los accesorios que permanecían escondidos a un costado de la motocicleta.—. el viajar de esa manera para mi no significaba. ¿Que temía? ¿Temía no ser lo suficiente para mi o que yo fuera demasiado para ella? No debía serlo. En ese mismo momento sentía que estaba a punto de enfrentarme a un animal salvaje. Tan estupenda como para que no te hagas daño —. Yo le amaba tal y como ella era. ¿Como reaccionaría al ver sus regalo? Decidí entonces que debía enfrentar lo peor primero. —Te he dicho que no te preocupes. Debía tener mucho cuidado. de todas maneras después de todo no había sido una muy buena idea el comprarla pero ya que aquí estaba se la obsequiaría a Jasper. Ella era mi Bella y lo sería por siempre. —Voy a tener un aspecto estúpido—. Desvió la vista y sus ojos se posaron otra vez en el vehiculo con la duda y la tristeza dibujada en su rostro. Pero fuera como fuera estaba agradecido de que se mostrara tan sensata sobre el asunto. Me acerqué a ella nuevamente y tomé su cabeza delicadamente entre mis manos. Expulsó sin pensarlo. Supliqué entregándole la más “Deslumbrante” de mis sonrisas mientras le mostraba el casco. Comenzó a disculparse. Pedí deseando que impulsivamente accediera. Alice ya tiene su Porsche—.No podía creer que por ella Bella estuviera comparándome. —Lo que quieras —. pero ¿harías algo por mí?—. no después de ver lo mucho que el tema le había perturbado. inclusive para ella. Seguramente era la visita a La Push lo que la tenia de tan buen animo y disposición. no debía ser nada más de lo que ya era. —Qué va.. Después de todo. incluso tal vez prefiriendo a Jacob por ser sólo un poco más humano que yo. Los observó por un pequeño momento entrecerrando los ojos. vas a estar estupenda. —¿Por favor? —.

—Hay cosas entre mis manos en este momento sin las cuales no puedo vivir—. corriendo a toda velocidad y yo parado en medio de esta esperándole. Todos aquellos implementos que estaba usando eran demasiados sugestivos para mi.. Nerviosamente reí esperando su reacción. La verdad es que. de acuerdo. Acomodó su cabello que le caia bajo el casco. Y eso era simplemente imposible. Una vez terminada mi tarea me alejé un paso hacia atrás para poder contemplarle mejor en todo su esplendor. —Vale. Tome la cazadora que colgaba de mi brazo y la sacudí desplegándola en el aire para que ella la contemplara. una fuerza indebida y podría exprimir su cráneo. ¿Y cuál es la otra cosa? —. Extendí la prenda hacia ella mientras Bella emitía un resignado suspiro. no podía parar de imaginarme escenarios donde ella los usaba y siempre lucia de la misma manera… 146 . —No. ¿a que estoy horrible?—. Preguntó. —Es una cazadora de motorista. —. Solo bastaría un error en mis cálculos. Sus brazos se deslizaron por las mangas y una vez terminado la voltee para subirle la cremallera. dejando al descubierto su curvilínea figura. aunque no me hago del todo a la idea—. no después del casco. —Me gustaría que las cuidaras—. Busque en mi mente alguna palabra que no sonara demasiado reveladora o vulgar para describir las emociones que estaba sintiendo en ese momento. Continué. —Sé honesto. Después de todo no podía ser tan mala su reacción. Correría entonces tras ella hasta darle fácilmente alcance y dando un salto tomaría yo el control de la motocicleta mientras ella enrosca su cuerpo contra el mío. —¿Tan mal? —. lo ajustó a su cabeza y se volteó para que le ayudara a ponerse la chaqueta. Ella no se detendría y seguía de largo sin siquiera voltearse. El cuero de la chaqueta se ajustaba a ella como una segunda piel y el casco le daba un aspecto salvaje y peligrosa. Expulsé aire y me concentré.de los cristales.. Bella. Tengo entendido que el azote del aire en la carretera es bastante incómodo. Ya casi podía ver a Bella sola por la carretera. Era posible que se viera horrible? Di otro paso hacia atrás esta vez fingiendo necesitar una segunda vista para entregarle mi respuesta. A medida que se iba cerrando la suave prenda se ajusta cada vez más a su cuerpo. no. Era tal y como yo lo había imaginado.

aunque el cuero parecía una segunda piel. pero no está mal. Una vez más. pero no era suficiente para calmarme. —Muy sexy. —Eres tonta. —Vale—. Seguramente esa imagen me perseguiría por mucho tiempo. he de admitirlo. De todas maneras no tenía sentido el dilatar la situación. Y comprobé que aquel atuendo sería una verdadera maldición para mi. era frío en comparación a su calida piel y el casco ocultaba su rostro haciéndolo inalcanzable para poder besarle. Llevas razón. 147 . queda bien—.—Estás. No era conveniente que siguiera besándola. Atado por la promesa de permitir que viviera su vida y ahora estaba a punto de pagar el precio. —Lo estás diciendo de un modo que me lo voy a tener que poner más veces. Manejaba tratando de alejar de mi mente que manejaba hacia un lugar en donde mi presencia estaba prohibida. El corazón de Bella se detuvo por un momento y apreté los puños entra el volante deseando en todo momento que fuera el cuello de Jacob Black. Metí la motocicleta en el maletero de mi coche y nos dirigimos hacia el lugar en donde Jacob nos esperaba. dentro de muy poco estaría lejos de la protección de mis brazos y eso me hacia sentir demasiado ansioso. Mi deseo por ella se incrementaba más y más mientras mis manos recorrían su espalda de arriba hacia abajo. pero fue al doblar la curva que se encuentra justo a medio camino entre el pueblo y la reservación que le vimos. cuidadosamente le ayudé a deshacerse de el para poder besar sus labios. Lastimosa pero plenamente consiente que era lo correcto me separé de ella. Lo era ahora.. Concluí rendido. Ayudó un poco que Bella distendiera un poco el viaje haciendo referencia a los viajes que hacia con su padre. sólo por su seguridad. La verdad era que Bella. no con el aspecto que hoy tenía. Aunque.. Y le escuche mucho antes de llegar. en realidad—. Supongo que es parte de tu encanto. sexy—. Pero no dejaría que el olvidara que yo era su pareja. Rendido una vez mas su encanto le abrace cuidadosamente contra mi pecho. Un lugar donde yo no debía ir. Y verdaderamente no era una buena idea tener aquella imagen en mi cabeza cada vez que estuviera junto a ella. este casco tiene sus desventajas—. lo seria mañana… lo seria por siempre. Estaba atado por el amor. Era un tanto extraño abrazarle mientras llevaba ese atuendo.

resignación. Bajé del coche humanamente y le ayudé a Bella a bajar también. Y ella aseguro que así era y claro que así era. No era eso lo que quería escuchar. — ¡Cómo me gusta esa cazadora!—. —Llámame cuando quieras regresar a casa y vendré—. se retorcía al ver a Bella entre mis brazos con una mezcla de rabia y de asco a la vez. —No tardaré mucho —. Le dije mientras se alejaba de mi y me deleitaba una vez más con su apariencia. Respondió como una promesa. Seguramente esa imagen seria difícil de borrar de su mente. Mi actuar molestó a Jacob quien esperó impacientemente a que terminara. que presenciaba toda la escena. 148 . retrasándome intencionalmente. Jacob también había hecho lo propio y reclinado contra un viejo escarabajo.Él maldecía que lleváramos 10 minutos de retrazo pero su corazón largó a latir descontrolado cuando nos vio acercarnos y no era por mi. Era inconcebible para él que nos besáramos y que lo hiciéramos con tal ardor. Le dije luego de apagar el motor. Sonaría mucho mejor “No volveré nunca más” Esa sería una buena promesa pero no tenia sentido pedir imposibles. Le contemplé por un momento para asegurarme que tuviera todo bajo control pero al cruzar ya nada podía hacer por ella. —¿Lo tienes todo? — Pregunté. Tomé su rostro entre mis manos y busqué sus labios. Saqué entonces la motocicleta del maletero de mi Volvo y luego el resto de las cosas. Le besé ardientemente demostrándole lo mucho que le amaba y lo mucho que le extrañaría. Me incliné sobre ella para besarle de despedida pero ella volteó el rostro y yo dejaría que ella se llevase ese frio recuerdo de mi. seguramente cuando hablara con él podría sentir mi presencia en todo momento. adentrándose en territorio Quileute. se encontraba a unos prudentes doce metros de la línea. Mi andar era pausado. —Adiós —. Agregué tratando de parecer tranquilo y relajado. Resignación. de eso estaba malditamente seguro. Y así fue como Bella me dio la espalda y se encaminó hacia él arrastrando consigo la pesada maquina contra su frágil cuerpo. Me molesto aun más que nunca el sonido de su voz al querer saber que hacia Bella con la motocicleta ahí y subí a mi coche mientras Jacob trotaba como un maldito perro hacia ella. Le besé llenando si boca de mi aliento. Jacob. Paré a un costado del camino cuando faltaban exactamente trece metros antes de llegar a la línea invisible que nos separaba. Quería que mi beso le acompañara toda la velada y supe que asi seria cuando comenzó a jadear contra mis labios. Reí entonces contra los labios de Bella por la reacción de su amigo.

Mi cuerpo tiritó mientras trataba de poner en marcha el vehiculo y salir de ahí lo antes posible. Me permití una última mirada. Junto a Bella se alejaba toda mi tranquilidad y calma. ¿Podría soportar las horas hasta que ella volviera? ¿Que me impediría regresar y reclamar lo que era mio? 149 . Pero fue peor de lo que había pensado. Sin volver a mirar por el espejo retrovisor me alejé antes de algo que seguramente después lamentaría. Mi mano se cerro sobre la manilla de la puerta como una garra deformándola por la presión aplicada. Estaba entonces más seguro que nunca que el cielo y el infierno existían y en ese momento yo estaba pagando cada uno de mis pecados.No podía seguir siendo testigo de todo eso. Toda la escena era sacada de una de las peores de mis pesadillas. Mi corazón sangraba tristesa y lamentos. sólo una última vez. De pronto el espacio dentro del coche se hizo repentinamente pequeño y me sentí claustrofóbico. me encontraba en mi propio infierno personal. Pisé firme el acelerador y el motor rugió por el esfuerzo de la maquina. justo en ese momento Jacob la tenía entre sus brazos y le abrazaba alzándola en el aire.

Seguí adelante mientras los neumáticos quemaban el asfalto de la carretera mientras todo en mi interior me decía que diera media vuelta y fuera por ella. No era lo que ella merecía. 150 . Mi corazón también era un viejo cacharro oxidado hasta que ella llegó a mi vida. Pensaba que junto a él nada podía pasarle. Puede un corazón frío congelar todo un pecho? Puede la soledad ser tan miserable y mortal cuando no se tiene la compañía del ser amado? Si. Llegué a casa donde su viejo monovolumen esperaba por ella tal y cual lo hacia yo mismo. Pero el jamás podría protegerle como yo. “—¿Pero que demonios…?—. No podía comprender el por que Bella sentía cierto cariño por aquel viejo y desgastado cacharro que sin duda le daba más problemas que nada. era alguien que trataba de ser mejor y por eso debía permanecer congelado hasta estar una vez más completo. el también parecía esperar por ella. Soledad. Mi mano buscó el móvil que permanecía en mi bolsillo. Pero era tan difícil hacerlo. si podía. La voz mental de Jacob seguía retumbando en mi mente. Entonces me detuve por un momento frente al el y posiblemente en aquel momento habría sido fácil el compararnos y encontrar similitudes. como si hablara directamente en mis oídos. Muchos meses había sentido aquella sensación. Bajé de mi coche y me arrastré hasta el viejo monovolunen. demasiado joven para ver en el peligro que se encontraba cada vez que forzaba mi tolerancia. ¡¡Maldición!! ¡¿Por que me había impuesto ser razonable?! ¿Acaso no era más fácil se egoísta e intransigente? Si. Yo también era un ser deslavado por dentro antes de conocerle. era lo mejor… pero era lo mejor para mi y sólo para mi. Creía que su vestimenta era ridícula e innecesaria. Era estúpido permanecer ahí siendo un alma en pena. Él no era más que un absurdo e inconsciente licántropo. Ahora sin embargo era otro. Sin embargo hoy la volvía a sentir como si fuera la vez primera. amarga y tortuosa soledad. pero supongo que era inútil luchar contra la corriente. Había pensado al ver a Bella. soledad.La Espera Capítulo 16 No miré atrás. era tan difícil que dolía en el intento. tendría que esperar que el tiempo jugara con mi mente una vez más.

en es momento…— —¡Le caeremos encima y acabaremos con él de una buena vez por todas… !Si!—. mi vida. seguro que seria muy divertido verte hacerlo—. Rosalie esta en casa cubriendo la retaguardia y yo estoy aquí vigilando no se que. —Yo tampoco se que o a quien estamos esperando. Gritó él olvidando por un momento su tarea. Jasper y Carlisle están recorriendo los alrededores. sentada junto a él sin lugar a dudas. mi Bella. Corrí entonces un poco más mientras sentía el viento en mi rostro. tampoco lo haría permacer en casa esperando. Le respondí. No había nada que yo quisiera hacer en eses mismo momento. esperar y esperar. —No. —¿Estas tratando de estamparte contra un árbol? Por que si es así me gustaría verlo. el suave contacto de su dedos sobre mi piel… Todo y cada uno de mis actos me llevaban inevitablemente a pensar en ella. Esme y Alice están vigilando el pueblo y la casa de los Swan. 151 . mi amor. Permanecer estático no daría resultado. Al parecer ya no pasaría desapercibido escondido ahí en la copa del árbol. De un salto trepé a un gran abeto siguiendo el sonido de la voz de mi impertinente hermano. Era una agonía. Ella estaba ahí junto a ellos. Agregó saltando a tierra. Deseando siempre no tener que hacerlo. ¿Se habría reído al saber que esperaba por ella? Lo habría hecho sin duda si permanecía ahí sentado esperando que sonara mi teléfono celular. yo era feliz retorciéndome como una lombriz por el dolor. —Vamos—. Dijo de pronto la voz de Emmett. sufría. —¿Que esperas?— Me preguntó al ver que yo no me movía. Cerré los ojos recordando las caricias. La vida silvestre que permanencia en los alrededores se estremeció por su grito de alegría.Me aleje de ahí. Siendo feliz… y realmente eso era lo único que importaba… su felicidad. esperar. solo esperar. Una vez más aferré el pequeño móvil en mi mano y comencé a correr entre los árboles tratando de eludir lo ineludible. pero estoy seguro que pronto se mostrará ante nosotros y entonces. la verdad es que no. Con demasiado esfuerzo brinqué yo también del árbol. —Supongo que no tienes nada mejor que hacer a esta hora—. —!Corriendo con los ojos cerrados!! Eso si que es nuevo—. Riendo y compartiendo… siendo feliz. No tenía intención de dejarme distraer por un momento.

Sin importar los que tengan siempre habrá lugar para otro más y en eso no hay que meterse por nada del mundo. Y sabía muy bien que era capaz de hacerlo si se lo proponía. Para matar el tiempo decidimos correr tras un grupo de venados pero me alimente de ninguno. —Primero que todo y ya que estamos hablando de Rosalie. Segundo. Pobre Esme. ese día quedó destruida por completo la mesa del siglo XV que tanto adoraba. No era esa pequeña criatura a quien quería clavarle mis afilados dientes. Solo tu y yo. No te metas. Carlisle no cree que sea prudente hacerlo y yo estoy de acuerdo con él. puedes estar seguro que todos lo haremos. ¿Que te parece?. Le dije a mi hermano sin dejar de correr. —Tal vez tengas razón sobre lo de Rosalie. Entonces Emmett corrió y yo me lancé sobre sus pasos. —Claro que no es asunto mío. —¿A si?—. A mi también la espera me mataba y parecía que eso era lo único que hacia últimamente. ¿Acaso no sabe que no importa el número de zapatos que tenga una mujer?. Preguntó sarcásticamente. Preguntó sorprendido. Sabía que no quería molestarme. Dijo pensándolo un momento. no es asunto tuyo. Con mi fuerza y tu habilidad estoy seguro que podríamos acabar con quien quiera que esté haciendo ese desorden—. —Mmm—. esa noche no terminé con vida alguna. —Creo que es una buena oportunidad de ir a Seattle. Incitó otra vez mi hermano mientras volvía sobre sus paso con la intención de llevarme a rastras si era necesario. —Gracias—. Recordar todo aquello logró arrancarme una sonrisa de mis labios y me sorprendí a mi mismo al ver que podía hacerlo al estar lejos de ella. no quiero ni imaginar que haría si se enterase que nos fuimos de justicieros a Seattle.— Agregó recordando la primera y la última vez que le prohibió algo a Rosalie. —Tal vez tengas razón pero esta noche estoy ocupado y no pretendo dejar el pueblo por nada del mundo—. ya llegará el momento en que podremos actuar y ahí. Pero creo que lo tenia merecido mi hermano. Dijo después de un segundo. —¡Vamos!—. tampoco quiero enfadar a Carlisle pero esta espera me esta matando. 152 . —No te comprendo pero si me quieres agradecer verdaderamente será mejor que me acompañes de una vez a la ciudad—.Mis pies se pegaron al suelo sin poder moverme. aquel sólo era un intento inútil por entretenerme… ¡Como si eso fuera posible!. —¿Gracias de que?—. se muy bien que a las mujeres hay que darles su espacio y sobre todo no hay que prohibirles nada….

—¿Donde esta Bella?… Si algo malo le ha sucedi. Dijo ahora seriamente. pero me encontraba muy lejos de la reservación. calmate!—. tan estupida como mi reaccion. Yo suponía que eras sólo un poquito controlador pero nunca pensé que fuera para tanto—. —Ya te dije. Pregunté a Jacob. —¡Responde de una vez!—. —¿Estas bien Bella?—. Traté de seguir su voz mental a través del espacio que nos separaba en ese momento. sabíamos lo peligrosos que eran. sobre todo para los humanos. y yo estaba más que consiente de la falta de autocontrol de su especie. era una perdida de tiempo preguntar pero haciendo acopio de toda mi dignidad pregunté aun sabiendo cual sería la respuesta: —¿Quien habla?—. —Wow… Calmate. Preguntó Emmett mientras me alejaba de el rápidamente. Dije sin medir la efusividad de mis palabras. Comencé a correr olvidando a mi hermano completamente. Gritaba en mi mente mientras corría hacia la casa de mis padres sin despegar el teléfono de mi oído. ahí esta tibia no tienes que preocuparte—. —¡Yo decidiré sobre que puedo no o preocuparme!—. esta placidamente dormida en mi coche.. Le exigí casi demencialmente. —Heee… Es… Jacob Black—. Pero nadie contestó.Sentí el móvil vibrar y un microsegundo después lo sostenía en mi mano y reconocí de inmediato el número. —Yo suponía que eras un poco… ¿Como decirlo educadamente?… Mmmm… “¿Controlador?” Si. sólo se ha quedado dormida y no he querido despertarla eso es todo—. Escuché entonces una especie de risa contenida al otro lado del teléfono. esa persona no podía ser Bella.—. Recobré mi compostura. Entonces Jacob Black dejó escapar otra risa entre sus dientes. ¿Y si no era ella. —Debe ser terrible ser como tu—. —Ella esta bien. era inútil. 153 . —¡Bella!—. quien podría ser?… Era estupida mi pregunta. —¿Donde esta ahora?—. Que ella estuviera ahí no significaba que nuestra opinión sobre su raza cambiara en algo. —¿Donde vas? —. Respondió riendo por ultima vez.. esa es la palabra. —¡Loco! ¡Vampiro desquiciado! ¡Ve por ella hermano!—. era tan estupida que podía escuchar la risa de Jacob Black.

pero sentía que no tenia sentido el hacerlo. Tenía la intención de tardarme sólo unos minutos en llegar hasta ella y no veinte como me tardaría si usaba el suyo. que el monstruo que habitaba en mi jugara con ellas un momento. subiendo por el camino 154 . Entonces me aferré al asiento de mi coche luchando por no salir disparado hacia ellos y de paso romperle el cuello a Jacob Black. Estaban más cerca y pude ver también las luces acercándose. Pero no podía exponerme de esa forma. Vi el camino a través de sus ojos y vi también la cabeza de Bella recostada sobre su hombro. pero no podía arriesgarme y mucho menos arriesgar a mi familia. Y dicho esto colgó el llamado. Cerré mis ojos dejando que mis oídos y mi mente les buscara. Estaba conciente que llegaría más rápido si me bajaba y empujaba el carro con mis propias manos. ahora las carreteras eran casi carreteras fantasmas. de esta manera estaba condenado a amar? Una vez más me concentré en la voz mental de Jacob y esta vez sin mayor esfuerzo le alcancé. —De todas maneras no te he llamado para discutir. En cinco minutos estaré esperando en el mismo lugar donde la deje—.—No son los humanos quienes deben temernos y no es a ellos a quienes cazamos—. ¿Eso era el amor. en la playa. luche por no aplicar toda la fuerza que mi cuerpo me pedía mientras trataba de pisar suavemente el acelerador. Por que no podía mantener todas las emociones juntas y encapsuladas en mi interior? Quería atarlas todas y empujarlas al fondo de mi ser. Tardé demasiado en llegar y sin embargo cuando llegué ahí no había rastro de ellos. —Cinco minutos. Respondió entre los dientes. entonces reconocí el sonido del motor de coche de Jabob Black subiendo por el camino y sólo un segundo después pude escuchar su mente. La luz del automóvil se abría camino entre la oscuridad que les rodeaba. permanecían casi desiertas. en este momento me gustaría aprovechar el poco tiempo que me queda para disfrutar otro poco de la compañía de Bella… claro esta sólo hasta que tu vengas por ella lo cual será en?…— En ese momento salté el riachuelo que separaba nuestra casa del resto del bosque y sopesé un momento el tiempo que me tomaría arrastrar el viejo coche de Bella hasta la reservación y opté por viajar en el mío. el ruido del motor se alzaba sobre el retumbar de las olas que rompían cerca. evidentemente molesto por mis palabras. Luché contra mi pié. Un gruñido subió por mi pecho pero inale y exale calmadamente Y de todas formas tarde demasiado en llegar. quería que mi mente estuviera libre de sangrientos deseos. Apagué el motor y recosté mi cabeza sobre el volante. Mucho tiempo había pasado desde el apogeo de la industria maderera en la región. —Ahí estaremos entonces—. Nadie solía utilizarlas demasiado.

Por lo menos mi sufrimiento no había sido en vano. Jacob Black deseaba no llegar con la misma fuerza que yo deseaba que lo hicieran. Y nuevamente yo tragaría el veneno que inundaría mi boca y extendería la mejor y relajadas de mis sonrisas. Entonces se inclinó por un segundo y si no hubiera captado todos sus pensamientos habría jurado que mientras lo hacia la idea de besarla cruzó su mente. con la mascara del autocontrol dejaría que se fuera. Y alzando la barbilla hacia la dirección donde yo me encontraba le dijo. — ¿Qué hora es? Maldita sea. —Aún no es medianoche. vamos. 155 . Se alejó sólo unos centímetros de ella para observar su rostro y vi como se despertaba. Acarició el cabello de Bela mientras le observaba como si de ello dependiera su vida. cielos—. Entonces buscó su oído y hablándole suavemente de dijo: —Eh. Aquel despertar que tan sólo a mi me pertenecía ahora también era de él. Respondió Bella aun confundida. si es que tenía. Bella. te está esperando—. juntos hasta ella quisiera otra vez alejarse de mi. ¡Maldito perro! Podría matarlo sólo por eso. regresa—.lentamente. intencionalmente lento. Y yo tendría que aceptarlo. —Mira. unos veintitrés para ser exactos y escuche y vi con total claridad lo que sucedía dentro del pequeño automóvil. Bella buscó entre su ropa el móvil que permanecía en la mano de su amigo y este le pidió que se calmara. con mi rostro inmutable. En su mente emergían todas las sonrisas que se habían dibujado en el rostro de Bella aquella noche. por que estaba seguro que siempre seria con él. —¿Medianoche? —. ¿dónde he guardado ese estúpido móvil?—. Sólo el estar consiente de mi presencia hizo que abandonara la idea. Ya le he llamado yo—. Su voz salía entrecortadamente confundida y un tanto asustada. Pero ya todo terminaba y aunque él no quisiera llegarían de todas maneras y ella y yo volveríamos a estar juntos. no dividiría su corazón en dos aun cuando eso me costara… me costara el alma. por lo menos ella había sido feliz. Y me mataba que yo no estuviera incluido en esa felicidad. Bella parpadeó un par de veces mientras observa a su alrededor confundida notoriamente pero sin levantar el rostro del hombro de Jacob y después de todo un minuto exclamó: —Ay. Sólo unos segundos después el coche se detuvo a unos cuantos metros. El recordó sus estúpidos movimientos mientras trataba de localizar el móvil en uno de los bolsillos de Bella. contra mis deseos de tomar su vida. no le exigía a Bella elegir. que se alejase de mi para ir con él. Jacob abrió levemente la ventanilla y alzo la cabeza olfateando la brisa que se colaba y fue conciente complemente de mi presencia. Una vez más luche contra mis instintos.

me refiero—. El rió de sus incomprensibles palabras y luego de esto continuó. una vida con futuro? Y eso era verdad. —Supuse que podría pasar un rato más contigo si jugaba bien mis cartas—. ¿Que ahí tendría una vida normal. Bella respondió a su palabras y su voz sonó afligida cuando le pidió que no lo hiciera. inconscientemente. Su mente elaboró una sonrisa al recordar mi reacción al recibir su llamado y me maldije por mostrarme tan… vulnerable. Guau. La despedida se estaba alargando demasiado. no es tan paciente. El tenerte aquí. pero le manipulaba. Ella prometió que lo haría mientras baja por fin del coche. Le dijo Jacob mientras Bella descendía. Su cuerpo se estremeció levemente al enfrentarse al cambio de temperatura. Ha sido. Tendría todo eso y tal vez más. —No te preocupes por nada. Bella miró hacia donde yo me encontraba y entonces di unos pasos hacia ella deseando siempre ya que estuviera junto a mi. Mi corazón de descongeló por el deseo de tenerle otra vez entre mis brazos y poder sentir su calor junto a mi cuerpo. cada palabra le manipulaba. —Te lo agradezco de verdad. algo sobre una vaca y de cómo Bella se lo había perdido. Dijo él mirándome también. ¿vale?—. ¿Que supuestamente la amaba? ¿Que no se fuera. a cada respiración que él daba. —Vete ya.El no dejaba de mirarle lo que en esta oportunidad me favorecía ya que a través de sus ojos pude ver como se mostraba ansiosa también ella por llegar junto a mi. Y sobre ello no había duda alguna. en el fondo de todo yo sabia que eso era verdad. nadando en torno a cada palabra. Palabras sin sentido para mi pero que seguramente guardaban un secreto. la noche era fría y en el aire se podía oler la lluvia próxima. Estaré vigilándote toda la noche—. ¿Que más querida decirle?. El maldito sólo trataba de ganar tiempo. —Vaya.. —Duerme bien. Le preguntó. que descansara un poco. pero vuelve pronto. ha sido algo realmente especial—. Ha sido. —Sí. un secreto que yo no alcanzaba a ver. Esas esperanzas flotaban en su mente como un cardume de peses. —Gracias. me alegro de que te haya gustado. esto sorprendió a Bella. Respondió ella claramente emocionada. que eso pasaría realmente. Jake —... Si ella eligiera estar junto a él... estupendo para mí. Pero mientras ella no lo pidiera yo seguiría ahí como una sombra junto a ella… para siempre. Bella—. y también por haberme invitado esta noche. no vi el recuerdo en su mente. Asegurándole que estaría bien. Con casa respiración de su cuerpo. ¿a que no? —. Vi como se apresuró a bajar del coche y también vi como él le detuvo por unos segundo para entregarle el móvil depositándolo en la palma de su mano. 156 . Jacob agregó algo que no alcancé a entender. —¿Has llamado a Edward en mi lugar?—.

Bella no me necesitaba para protegerla o para vivir. Reí por mis tontos temores. — ¿Estas cansada? Puedo llevarte en brazos—. vale —. ¿Te lo has pasado bien?—. demasiado intranquilo. —¡Bella! —. Una vez más Bella se despidió de él y Jacob Black sin poder hacer otra cosa para retenerle se despidió de ella también. No esperé a que ella se alejara de la línea para ir por ella. Siento llegar tan tarde. tratando de disculparse pero le detuve explicándole que ya estaba al tanto de todo.. Un terremoto. me moví tan rápido como pude y le esperé junto al borde. demasiadas cosas podían pasar mientras ella corría humanamente hacia mi. El único dependiente en esta historia era yo. Sin contestarle abrí para ella la puerta del copiloto y la tomé en mis brazos para sentarla y atarle el cinturón de seguridad justo en el momento en que Jacob Black se retiraba pensando en lo malditamente afortunado que era. un rayo. nuevamente estaba vivo y todo gracias a ella. Demasiado ansioso. —Ya me lo contaras. Tal y como había previsto Bella durmió todo el camino de regreso hasta su casa donde Esme permanecía oculta entre la sombra de los árboles. —Voy a llevarte a casa para acostarte. Me erguí y cerré suavemente la puerta para subirme de una vez por toda a mi coche y largarme de ese lugar. Le dije al ver que sufría por el frío pero ella aseguró que estaba bien. El sueño en su voz era evidente. —Hola. Ella ya había vivido muchos meses sin mi y ahí estaba.— Comenzó a decir. Respondió el recordando lo agotado que estaba pero estaba seguro que eso no le detendría. Demasiadas cosas podían aun apartarnos. cosas que yo no podía controlar y que en un parpadeo humano nos podían suceder. En el fondo sabia que era imposible que eso sucediera pero no podia pensar en mil cosas podían pasar. entera.. pero después de que hayas dormido—. Solo bastaría unos cuantos segundos en el interior del coche para que ella volviera a dormir tal y como lo hacen los niños pequeños. además no quería que estuviera expuesta ni un segundo más al frío de la noche. —Me habría gustado que hubieras venido. nuevamente era feliz. Dijo de pronto iluminada. que su amigo me había llamado. Me quedé dormida y.—Vale. 157 . viva. No encuentro palabras para explicarlo. Pude decir cuando por fin llegó a mi lado. como si fuera una niña llegada de un sorprendente y mágico e increíble viaje. —Si ha sido sorprendente Edward—. El padre de Jake nos contó las viejas leyendas y fue algo… algo mágico—. —No me acordaré de todo —. Su palpitar estaba acelerado por el trote y retumbaba en mis oídos llenando mi cabeza. Dijo respondiendo a mis palabras entonces bostezó cerrando los ojos casi abatida por el cansancio.

creo que nunca dejará de serlo—. El también corría en la noche. —¿Está Jacob ahí fuera? —. —Pero eso no amortigua mi dolor Esme. reclinada contra un árbol y al verme caminó hacia mi dispuesta a darme todo el consuelo que sólo una madre puede dar. Bella tiritaba de frío. Contesté —Y Esme va de camino a casa—. Bella dejó escapar un suspiro. Le dije besando su frente. Mientras corria pude sentir el lejano golpetear de un par de patas contra el suelo húmedo. —Creo que estar sin ella dolerá por siempre—. No existe acto más lleno de amor que sacrificar nuestra propia felicidad por la del ser amado—. Pero ella hoy a elegido estar lejos de ti y tu se lo haz permitido. en la espesura del bosque. en alguna parte—. Pero con el tiempo los dolores pasan—. se muy bien a que te refieres. No debes estar preocupado. En un acto completamente inútil de mi parte le abracé olvidando por un segundo la carencia absoluta de calor en mi cuerpo. estaba cerca y me lancé por la carretera. Ve con ella hijo. tiritando de frío. Será mejor que te metas de una vez a la cama y descanses—. Todo esta bien—.—Volveré pronto—. no lo hace en lo absoluto—. —¿Como lo haz pasado tu Edward? ¿Ha sido menos tortuoso esta vez estar lejos de ella? —No. ve con ella que te espera ahí con la ventana abierta—. —Tranquilo. Busqué entonces la voz de mi madre. —Por siempre es una palabra que sólo seres como nosotros comprendemos. Bella—. bajé del coche y corrí por el bosque tras Esme. era una insensata al esperarme ahí junto a la ventana. 158 . ya todo ha terminado por esta noche. Me dijo al llegar junto a ella. No necesitaba recurrir a mi habilidad para saber de quien se trataba. Sólo al salir del pueblo me detuve. Respondí sin poder evitar reírme. —Cuanto lo siento. —Sólo tú tienes frío. —Lo prometo—. creía que la noche era demasiado helada como para que alguien estuviera a la intemperie en la mitad de la noche y volvió a estremecerse entre mis brazos. —Ya es suficiente de preocupaciones por esta noche. creía que todas nuestras medidas de vigilancia eran absurdas. Preguntó entre dientes. Le pedí a mi madre que se llevara mi coche mientras comenzaban a caer finas gotas de lluvia y dando tres saltos me colé por la ventana de Bella que permanecía abierta para mi como lo había dicho mi madre. —Sí. —Ha sido una noche tranquila querido. Esme estaba muy cerca de casa de Bella.

Le extrañarían sin duda. Acaricié su frente tratando de calmarla y al parecer dio resultado. Dijo bostezando otra vez. Le arropé y me acosté junto a ella. sin embargo había un instinto que no podía olvidar. Sus personajes eran fríos. Debía luchar contra aquellos impulsos. duerme mi vida—. Seguí entonces dedicado a mis pensamientos… Esa noche nadie notaria si alguien o algo decidiera terminar con su vida y seria fácil hacerlo. Se estrellaban contra el para luego desplazarse lentamente. un instinto que seguía viviendo en mi. nadie nunca le encontraría y entonces yo seria libre de su presencia. con sus tibios brazos enredados en mi cuerpo contemplé las negras nubes y la lluvia que golpeaba el cristal de su ventana. —¿Me besarás antes de dormir?—. Mi existencia se había reventado en el incidente y ya no era ni la sombra del ser que había sido y jamás. Besé su frente y sus ojos para que los cerrara. aunque viviera mil años después de ese primer día volvería a ser lo mismo para mi. casi lastimosamente hasta que se perdían tras el marco de madera. pero nadie podría decir que su desaparición no era algo extraño dentro de su raza. sus parpados cerrados de movían de lado a lado rápidamente. Sus hojas permanecían abiertas de tantas veces que habían sido leídas y releídas. Preguntó mientras pasaba uno de sus brazos sobre mi pecho. Y era ese instinto el que me rogaba que saltara por la ventana y cazara al ser que se movía en la profundidad de la noche amenazando mi felicidad. —Duerme Bella. Escondería su cuerpo. Le dije y luego tararee su nana hasta que se durmió no mucho tiempo después. Bella giró en su cama algo inquieta. Pensé en la extraña fascinación que los personajes ejercían sobre Bella. Ella me impedía que volviera a ser el ser detestable que había sido durante tantos años. Por Bella debía hacerlo aunque realmente no me conformara a hacerlo.—No estoy cansada—. Recostado junto a ella. era casi idéntico al que ella sentía por mi y por un momento sopesé la revelación que surgía ante mis ojos. Perplejo tomé la copia entre mis manos y sin pensarlo demasiado comencé a leer fragmentos al azar y me detuve en el capítulo XIV y entonces un párrafo capto por completo mi atención y ahí 159 . Era la copia de “Cumbres borrascosas”. Vi entonces que estaba sobre su mesa de noche un viejo y desgastado libro. un sueño rondaba su inconciente y al parecer no era uno muy placentero. demasiados malvados…. Yo era como aquellas gotas y me había estrellado contra Bella. Demasiados parecidos a mi. Besé la punta de su nariz y sus labios suavemente. de su obsesión por Bella y ya nadie más se interpondría entre nosotros. Me senté entonces suavemente apoyando mis codos en mis piernas para luego descansar mi cabeza en mis manos.

—Lo has dejado aquí olvidado —. apenas hubiera dejado de mostrarle afecto. cuanto más tiempo paso contigo. Temí por un momento que yo le hubiera despertado pero sólo se trataba de una pesadilla. en ese desencuaderno libro encontré la respuesta para soportar y aplacar las tribulaciones que atacaban mi corazón. sólo me detenía el dolor que le infringiría a Bella si lo hiciera. para ser digno. jamás hubiera osado alzar mi mano contra él. De haber estado él en mi lugar y yo en el suyo. Esa noche. Tal vez si me contaba de que se trataba ella se sentiría mas tranquila pero dejo que estaba cazada y que lo haría a la mañana siguiente si es que lograba recordar. mas dormida que despierta. No volví a leer aquella noche. Yo no quería ser arrastrado por el odio hacia Jacob Black. esa noche por primera vez sentí simpatía y logré comprender la verdadera naturaleza de los sentimientos de sus protagonistas. Entonces Bella articuló una extraña palabra que no comprendí y su cuerpo de estremeció casi violentamente para luego girar hacia mi para abrasarme nuevamente. no quería sucumbir. idénticos en sentimientos. Podía y lo haría. Preguntó con voz cansada. a diferencia de Heathcliff. 160 . —Decia Heathcliff— “Ya ves lo diferentes que son nuestros sentimientos. esa era la única razón por la cual no rompía el frágil cuello de Jacob Black de una vez por todas. mejor comprendo las emociones humanas. Solo disfruté del exquisito contacto de la piel de bella sobre la mía meditando en lo descubierto casi accidentalmente. si podía redimirme. Ahora que. Y al bajar la vista para verle a los ojos descubrí que había vuelto a dormir profundamente. Susurré un tanto avergonzado. encontré la respuesta para evitar ser un asesino desalmado. —Creo que tal vez tengas razón sobre el libro y sus personajes…—. —¿Qué estás leyendo? —. Yo. sólo mi infinito amor por ella le salvarían la vida. Le respondí que leía Cumbres Borrascosas.en esa pequeña habitación. —Creía que no te gustaba ese libro—. pero es así. Mírame con toda la incredulidad que quieras. Y comprendí que eso era lo que realmente me detenía. —Además. Dijo casi sumida otra vez en la inconciencia. me hubiera dejado descuartizar antes que tocar un pelo de su cabeza“ Éramos idénticos en dolor. ser débil. Y agradecí encontrar ahí la solución. Jamás le hubiera arrojado de su compañía mientras ella le recibiera con satisfacción. ¡le habría arrancado el corazón y bebido su sangre! Pero hasta ese momento. —Aja —. la fuerza necesaria para luchar. después de casi setenta años de haber leído la novela de Emily Brontë. Él era sin duda el ser con la mayor suerte que yo había conocido. si podía ser digno. encontré el por que no daría esa noche… ni otra dar caza a Jacob Black… “Sólo me contiene el temor de la pena que ello pudiera causarle“. Estoy descubriendo que simpatizo con Heathcliff de un modo que antes no creí posible—.

que increíble seria hacerlo. jadeando. Todos estamos 161 . un segundo más para calmarme. No quería verme forzado a separarme de ella. No seria bueno que perdieras los últimos días de clases junto antes de los exámenes—. en mis entrañas. Una y otra vez mis manos recorrieron su figura. demasiado hambriento de ella. juntos. entre mis piernas. Si yo fuera tu no contaría que con que se graduara de la universidad—.Tiempo Capítulo 17 Aun sentía el sabor de su boca en la mía. que feliz. por fin había encontrado una razón que me llenara por completo y que me mantuviera en paz conmigo mismo. —Será mejor que me marche o llegaremos tarde al Instituto. Le dije poniéndome en pie volviendo a ser dueño de mis emociones. Seria sin lugar a dudas el mayor evento realizado en el pueblo en más de cien años. Quería seguir así. —No digas eso. su largo cuello. Le había extrañado tanto la noche anterior que me dejé llevar por el deseo infinito que siempre sentía por ella. todo esta igual. Luche contra el. en mi bajo vientre. Ya nada volvería a ser tan difícil o eso esperaba. —Si Bella es tan testaruda como se que es—. una caricia más y me prometía que luego me separaría de Bella . Aun podía sentir sus dedos sobre mi piel como si las caricias hubieran quedado grabadas con fuego. Pero no podía hacerlo y tampoco podía seguir. Mientras yo sufría los mil tormentos Bella había estado a salvo en la reservación y lo más importante de todo es que ella lo había disfrutado. no he visto nada nuevo. El deseo hormigueaba en mi cuerpo. pero que exquisito era ser sometido a esa tortura. besándole sin parar como si fuera la primera vez que me permitía realmente hacerlo. Jadeante de deseo alejé mi boca de la suya. Pero será mejor que lo pienses. Yo por mi parte ahora estaba más tranquilo y resignado. convencidos por Alice. su pequeña cintura mientras su cuerpo se contorneaba y se pegaba un poco más a mi. seria rendirme ante mi mismo. habían pasado la noche hablando y planeando una gran fiesta para celebrar la graduación. quería ser victima de ella. —Esa será la única oportunidad de vivir una fiesta de graduación. Corría pensando en lo sucedido anoche. sería sucumbir…Y que dichoso. Un beso más. Al llegar a casa mi familia en pleno se encontraba reunida. Pero estaba cien por ciento seguro que una vez que esas palabras salieran de mi boca seria imposible detenerme. El ardor de su sangre quemaba mi boca. —No. Pregunté sobresaltado. Y unos minutos después salté por su ventana para ir a casa y cambiar mis ropas antes de ir al instituto. Quería decirle que la deseaba. acaso haz visto algo nuevo y no me quieres decir?—. Dijo Alice. el contorno de sus caderas. Apoyé mi frente en la suya. querida decirle que sufría al no poder fundirme en ella. Y temí un momento al escuchar lo que tenia planeado mi hermana. Una y otra vez mis labios bebieron el suave néctar de su boca que al bajar por mi garganta quemaba como si fuera lava de las profundidades mismas de la tierra. al parecer. Quería sufrir.

—Tal vez sea un buena idea después de todo—. Alice y yo nos despedimos. —Debes decirle a Bella—. gracias. Demasiadas cosas y detalles pensados sólo en un segundo. —Si. —¿No es así Rose?— Le preguntó pasando su brazo por los hombros de mi hermana y apretándola contra su costado. Dijo Jasper entre avergonzado y triste. —. —¡¡Sii!— Gritó Alice abrazando a Jasper. Será una fiesta espectacular—. Y evité mirar a Jasper. —No nos haría mal un poco de movimiento—. Rosalie rió de buena gana recordando la última vez que habían bailado juntos. tan rápido. —Creo que seria muy bueno. —Todos estaremos atentos—. puedes contar conmigo—. No estaba dispuesto a hacerlo y todos entendieron el doble sentido de mis palabras.muy contentos con la idea de la fiesta y espero que tu también lo apruebes pero quiero que sepas que se hará con o sin tu aprobación—. Confirmó Rosalie también. —Gracias. —Será una fiesta increíble. Dijo Emmett. —Así es. Agregó Esme. todos hemos estado muy nerviosos estas últimas semanas y nos haría bien divertirnos—. todos lo disfrutaremos ya lo veras—. Les pido que todos sean cuidadosos—. No me gustaría exponer a Bella innecesariamente esta vez. Alice tomó su mano y le contempló con los ojos y la mente llena de amor y devoción. —Creo que no nos afectará. pero tengo una sola condición—. Ver las ideas en su mente me causó una especie de mareo. Entonces tomó a Rosalie entre sus brazos y le dio una vuelta. Mi familia entendía mi preocupación y una vez más estaban dispuestos a tenderme una mano. —¿Pero y el bajo perfil que debemos mantener?—. todos lo haremos—. debes hacerlo. Si todos están de acuerd…. tantos colores. Entonces todos se paralizaron en su lugares y lentamente voltearon a verme. Decia Emmett completamente convencido por Alice. tantas formas…. —Gracias—. Traté de decir pero mi molestosa hermana me interrumpió. —Esta bien. Miré al resto de mi familia y Carlisle me sostuvo la mirada. Les dije un poco más tranquilo. por el contrario. —Wow… Espera un poco. no nos estropees la fiesta—. 162 . —Pero Edward…— —No. —No te preocupes. creo que nos hará ver un poco más… humanos—.

¿eh?—. Una vez ahí los tres nos dirigimos rápidamente al instituto. —¿Y por qué no me lo dices en cristiano? —. “—¿Estas seguro que quieres que yo le diga?—. Mi molesta hermana no detuvo ahí sus odiosos comentarios. Una y otra vez le vi organizar todo en su mente. Dijo Alice imitando a las charlatanas cuando fingen adivinar el futuro. 163 . que ella no sintiera que seria el centro de la fiesta. estaba conciente que de nada le serviría discutir. Preguntó Bella confundida. debía desviar la atención de Bella. vamos a tener una fiesta de graduación—. —Y Edward ha dicho que te lo debía decir. —Es Edward el que quiere que lo haga. —Nada del otro mundo ni que deba preocuparte lo más mínimo. de nada le serviría oponerse. sin contratiempos.. Ella ya sabia lo testarudo que los vampiros solían ser. Preguntó rápidamente en su mente. Traté de pararla ya que me estaba mareando con tanto brinco pero era muy rápida aun moviéndose humanamente.. pero he visto que te iba a dar un ataque si intentaba hacer una fiesta sorpresa —.—. Dijo un tanto malhumorada. —. ¿Como reaccionaría Bella al saber de sus intenciones? —He visto. —¿No sería mejor que lo hicieras tu y que utilizaras todos tus encantos para convencerla?—” Traté de propinarle un golpe con mi codo pero ella lo vio venir y esquivó el que hubiera podido ser un certero llamado al orden. Era simplemente insoportable.. Pero con cada palabra solo lograba confundir y asustar un poco más a Bella. Ella suspiró profundamente resignada. Entonces Alice le miró a los ojos y sin saber muy bien que decir agregó… —Tú. todos nosotros. si aceleraba un poco con suerte llegaríamos justo a tiempo. Alice también lo vio venir y dando un pequeño giro continuó. Sin rabietas. Y yo sabia que aquella no era una buena manera de hacerlo. pero no será nada. Estuvo de acuerdo en ir y prometió que odiaría cada minuto que permaneciera en la fiesta. —…bueno.Ella manejaría el coche de Bella y me seguiría hasta su casa. no pasó un solo segundo sin pensar en otra cosa que no fuera en los arreglos y preparativos para la próxima fiesta. —No te comportes como una niña.. Continuó justo cuando escapaba bajo uno de mis brazos para ir a refugiarse a espaldas de Bella. pero intuyo que te encontrarás en más dificultades si soy yo quien te da la sorpresa—. Alice se debatía internamente. Alice estaba tan contenta que prácticamente caminaba dando saltos de ahí para acá. Durante todo el día Alice había dedicado a evitar el tema aun y cuando yo le había pedido que lo hiciera de una vez. Y cuando nos dirigíamos a nuestro carro se animó a hacerlo. Pero fue al salir de clases que incité a mi hermana para que hablara de una vez con Bella. te lo prometo—. El día escolar pasó rápido. —Vale —. Eso estaba muy bien. Comenzó a decir.

—¿Cómo algo tan pequeño puede ser tan insoportable?—. —¡Pero si no lo tengo!—. Ahora estaré preocupada mucho más tiempo—. Aclaró Alice. ¿Acaso ella no estaba tan emocionada como ellos?. Bella respondió a la aparente casual pregunta con el mismo tono despreocupado que no denotaba ninguna expectación por el acontecimiento tan humanamente esperado para todo el resto del ovejuno grupo de estudiantes. no sin antes hacer una mueca de frustración y al no ver algún cambio aparente en el rostro de Bella. quien frunció el ceño al mismo tiempo que buscaba la respuesta en el rostro de Bella y hablándole lentamente preguntó: —¿Tú sabes qué día es hoy?—. Aun para Bella esa fecha debería significar algo. —Sorprendente —. solo hasta que Bella se decidiera. Lo vio venir hace una semana atrás y había estado impaciente y fue muy iluso de mi parte pedir que pretendiera no saber nada. ya lo sé. obligándole a dar media vuelta y enfrentar un gran anuncio amarillo en el cual se recordaba la fecha de la próxima graduación. Sabia que Bella sentía una verdadera fobia por aquellos eventos sociales y sobre todo le 164 . —¿No podrías haber esperado unas cuantas semanas para decírmelo? . pero lo tendrás—.. Preguntó asombrada. —¡No puede ser! Pero ¿cómo es posible?—. —Oh. — Debo decir que encanta mi regalo.. —¿Estamos a cuatro? ¿A cuatro de junio? ¿Estás segura?—. tal vez casi tan blanca como la nuestra. Estamos a día cuatro—. Pero eso era otro talento natural de mi hermana. Realmente no era “Su” regalo ya que Alice nos había visto a los dos disfrutando del concierto. ¿Que quería decir? La misma pregunta se formulo mi hermana. Agregó. —Sí. ¿Verdaderamente ella no era consiente del tiempo?. sobre todo con el verdadero significado que tenia de trasfondo. ¿Unas cuantas semanas? ¿Mucho más tiempo?. lunes. su piel se volvió mas pálida de lo normal. Dije en voz alta. Su expresión se perdió de pronto mientras mirada hacia el frente sin ver nada realmente.— Y a propósito—. Su respiración de detuvo por un momento mientras inhalaba. Entonces su rostro cambió de pronto. aun con la nueva información. Le tomó por el codo. —¿Lunes?—. No debías haberte molestado—. Dijo Bella aun más confundida con el nuevo comentario de Alice. La ansiedad se dio paso entre aquellas pequeñas palabras.

muy diferentes. Todo el camino Bella había mantenido el mismo estado. Alice también se percató que algo no estaba bien pero simplemente decidió ignorarlo. aunque me mintiera a mi mismo ese día llegaría y ahora solo faltaban siete días. lo estuvo cuando decidió poner a Bella en mi camino. Apreté mis manos en el volante. Hablar con ella sería una perdida de tiempo. Pero si lo había estado. el estrecho espacio que nos brindaba el interior del automóvil no me permitiría tomarla entre mis brazos para reconfortar su cuerpo si era necesario. La fiesta se haría aunque tuviera que llevar a Bella amarrada y siguió hablando sin parar sobre detalles y pormenores que para ella. Solo había algo que me negaba a aceptar y eso era que Bella me negase el brillo de sus ojos y el sonido de su voz. Como si la suerte hubiera estado de mi lado alguna vez en mi existencia. “—Esta vez lo haremos a mi modo auque a Bella le de un ataque escénico. Era algo que recordaría por todo el resto de su vida humana y el resto de su existencia a mi lado… Si es que yo permitía que llegase ese día. pero yo deseaba que disfrutara y toda mi familia también lo quería. casi catatónica. silencio y solo silencio. eran sin duda de una importancia trascendental. la homenajeada se encontraba sumida en un mutismo desconcertante. aunque me negase a chequear el calendario. Alice desataría toda su imaginación y no escatimaría esfuerzos ni dinero para hacer de esa fiesta “La Fiesta” y fuera recordada en los años venideros. quería borrar con un movimiento de mi mano todo lo que perturbara su mente en ese momento pero me contuve de hacerlo. No respondió a las palabras de Alice cuando esta descendió del coche en el lugar acostumbrado. Le miré antes de arrancar nuevamente pero sus ojos continuaban perdidos. No daría pié atrás. “—Ni pienses que esta vez dejaré que me impongas restricciones Edward—”. 165 . ¿Ok?—”. lamentablemente Bella no podría decir lo mismo ya que el día en que me topé con ella habían comenzadoo sus problemas. “—Buena suerte con eso—” Dijo mi hermana en mi mente antes de cerrar la puerta. ese había sido mi golpe de suerte. Le miré por el espejo retrovisor pero ella volteó para mirar por la ventanilla mientras volvía ha hablaba. Colores. mucho tiempo había pasado desde que había decidido asumir y aceptar el destino.molestaba ser el centro de atención. sin decir nada realmente importante. sacudirla suavemente. Quería tomarla por los hombros. Dijo Alice en mi mente mientras daba un respiro a sus locas planificaciones. Pero ya no maldecía a la suerte. texturas eran sus temas favoritos y lo serian por el resto de la semana. aterrados con la proximidad del día. Ella y yo. Si. Conduje con la angustia tensando cada músculo de mi cuerpo hasta que por fin nos detuvimos frente a su casa. Y mientras tanto. Alice anhelaba que llegase el día que yo tanto temía… Pero ese día llegaría aunque yo no quisiera. Pero era lógico que nuestros motivos eran diferentes.

de todo y de todos. contando cada vez que pestañeaba. No podía. —La fecha me ha pillado con la guardia baja—. Contestó en un susurro. No. cada movimiento imperceptible que hacían sus labios.. tampoco temía por su vida o por la de alguien más. pero gracias por recordármelo—. contando cada uno se sus latidos. —.. Pregunté desconcertado. ni cómo. Dije tratando ocultar mi angustia. además él me había dado su palabra y todos… No. carente de toda vida. tiritando como si estuviera rezando… No comprendía el motivo real de su comportamiento. —No. El miedo a figurar no podía ser el responsable de que ella se encontrara en ese estado. era aterrador contemplarla en ese estado. Una vez adentro me senté en su sofá junto a ella mientras su mirada permanecía perdida. no debía.. No era suficiente el amor que ella sentía por mi.Tome su brazo después de abrir la puerta. pero estaba seguro que no era el paisaje que se apreciaba por su ventana lo que la tenia tan abstraída. No tenia motivos para temer. —Entonces. —Eso es todo—. Bella por fin temía convertirse en vampiro y todo lo que implicaría que eso sucediera. Dijo al ver que esperaba alguna respuesta satisfactoria pero no pudo continuar. —Habla de una vez. Yo le protegería siempre. ¿todo esto no es por la fiesta?—. era como si… su cuerpo… fuera solo una cáscara. El color había huido de su rostro. tenia otros amores quizás aun mas importantes 166 . como si fuera un recipiente vacío. Ese impulso de protección me lanzó a rescatarla de ella misma y alzando mi mano para tocar su rostro le dije casi exigente: —¿Quieres hacer el favor de decirme lo que estás pensando antes de que me vuelva loco? —. Respondió luego de elaborar una mueca de disgusto. se volteó entonces levemente y mis ojos pudieron contemplar la totalidad de su rostro y vi el estado en el cual se encontraba. Pestañeó rápidamente como si hubiera despertado de un trance. mirando siempre al frente. unos círculos negros se habían dibujado alrededor de sus ojos y sus labios estaban blancos… Era como sí estuviera…. A menos que… A menos que ese no fuera el verdadero motivo. Carecían de total sentido para mi y solo consiguieron preocuparme aun más de lo que ya me encontraba. Mantuvo ese estado de mutismo y yo de expectación. Bella no estaba preocupada por una estrambótica fiesta. El silencio continuó mientras caminábamos hacia su casa sin siquiera reaccionar a las finas gotas de lluvia que comenzaban a caer. Ella no podía pensar eso. ¿Que era lo que temía Bella? ¿Temía que todo terminara como en la última fiesta? ¿Temía por todos los humanos en una casa llena de vampiros? Bella conocía a mi familia. eso era absurdo. yo siempre estaría para ella. Bella—. Como si hubiera muerto.. Jasper estaba reformado. Sus palabras tuvieron un efecto contrarío a lo que yo esperaba. —No estoy segura de qué hacer ni de qué le voy a decir a Charlie ni qué.

—No estás preparada —.. debía evitar su eterna condenación. Le hable sobre nuestra lucha interna por reconciliarnos con nosotros mismos al ser esclavos de nuestros instintos. —Esas son razones de más para esperar—. nadie era un mejor ejemplo de lo perdido que ella. ¿No tenia sentido? ¡¿Que no tenia sentido?!. la familia. Perdería todo. el futuro. Tomé firmemente su rostro entre mis manos y me concentre en controlar los gritos que luchaban por salir de mi boca. No permitiría que Bella pasara por lo mismo. los amigos. Era fácil ver que así era. Acaso no comprendía que lo único que haría seria perder. Jane. Perdería a todos los que ella quería. ella se arrepentiría por el resto de su existencia. —No debes estar de ninguna manera—. Pero por sobre todas las cosas. Ninguno de nosotros tuvo ninguna oportunidad. Por que le era tan fácil ver lo que estaba frente a sus ojos.. de escogerme libremente sin sentirse obligada. 167 . Victoria y quienquiera que fuera el ser que había estado asechándola no eran motivos suficientes para dejar el sol. quería despertarla. —Yo ya he efectuado mi elección—. pero no podía evitar sentirme feliz y triste a la vez. Ella debía tener la oportunidad de escoger. Y las razones que tenia Bella no eran suficientes para abandonar lo que era bueno y seguro para ella. —Bella. Cayo. no dejaría que sufriera aquella tortura eternamente. El amor a su padre y a su madre era lo único que yo sabia que la ataría a la vida humana.—. que viera lo que estaba por hacer. Mi lado egoísta la quería a mi lado por siempre. No eran suficientes para dejar la vida. Aseguré. Hablé de mi hermana Rosalie. —Tú crees que has de pasar por todo esto porque pende una espada sobre tu cabeza—. Ya has visto lo que ocurrió. Quería gritarle. ser una de nosotros significaría perderse a si misma por siempre. El convertirse seria para ella una verdadera maldición. Dijo con el dolor marcado en cada silaba. Edward!—. en cada letra.que el que sentía por mi. Si Bella lograba que Carlisle le transformara en unos días. de nuestra sed constante. —¡Eso no tiene sentido. que abriera de una vez los ojos y me viera realmente. Yo debía evitarlo. —Sí lo estoy … Debo estarlo—.

No lo permitiría. pero no lo era en realidad y no dejaría en sus manos el destino del alma de Bella. —Carlisle me lo prometió. cuando no existiese nada ni nadie que le obligara a pensar en su transformación como única salida. como padre e hijo pero mucho antes también vivimos como hermanos. —No dejaré que Carlisle lo haga.Que sentido tenía hacerlo?. pero ella ya lo hacia y seguí observando su hermoso rostro prestando atención a cada movimiento silencioso de su cuerpo. ¿Que pasaría cuando la amenaza terminara? Ya tendríamos tiempo para ocuparnos de ellos que amenazan su vida. Me enfrentaría a él si era necesario. Le quería como a un padre. Dije para luego besar su frente. Yo sabría protegerla y cuando todo hubiera pasado. no hasta que estés preparada. —No hay de qué preocuparse—. Me sentí intrigado por su lenguaje corporal pero la pregunta era trivial. no lo dejaría en las manos de nadie. El suave y delicado subir y bajar de sus pecho cada vez que inhalaba y exhalaba. 168 . Ella tenia miedo. pero no por miedo. venga —. —Lo que quieras—. nos ocuparíamos de todos los problemas. —Si aún lo deseas. El concierto de Tacoma—. Le quería como a un padre y por mucho tiempo le había visto como uno. Y por sobre todas las cosas. Vio en mis ojos la resolución inamovible de mis palabras. Cada palpitar de su corazón haciendo eco en mi cuerpo hasta que por fin se tranquilizó. Me miró a los ojos con una extraña expresión en el rostro y luego se mordió el labio inferior al mismo tiempo que bajaba la mirada. Respondió. Una risa nerviosa salió de sus labios. —¿Puedo preguntarte algo?—. No permitiré que nada te fuerce a hacerlo—. Pero aun si hubiera vacilado estaba seguro que Bella hubiera aceptado en silencio tal y como lo hacia en ese momento. no mientras te sientas amenazada—. Me lo decían sus ojos abiertos como dos ventanas a su alma y yo no quería que lo estuviera. —Según Alice. Dijo entonces. muchos años llevábamos viviendo de esa manera. Carlisle no podría pasar sobre mi resolución. tan solo quería saber que le regalaría a Alice para la próxima graduación. Después de la graduación—. —Nada salvo una sentencia inminente—. —Venga. Habría aceptado aunque solo hubiera dicho un simple “NO”. Le pedí que confiara en mi. entonces solo ahí ella seria libre de decidir si se convertiría o no en vampiro. —¡Eso era!. parece como si fueses a comprar entradas para un concierto para nosotros dos— .

El don de Alice era infalible y Bella hace una semana exactamente había visto en el periódico el anuncio del próximo evento. Le agradecí de antemano por su futuro obsequio, era un gran idea sin duda ya que Alice estaba muy emocionada. —Espero que no estén agotadas—. Y eso era muy probable pero de todas formas la intención era lo que contaba y Alice lo aceptaría. Suspiró entonces y en una primera instancia pensé que podría sentirse presionada ahora que sabia el regalo que esperaba mi hermana pero recordé su expresión y sus nervios. Algo rondaba la cabeza de Bella, algo que la tenia intranquila. —Había algo más que querías preguntarme —. Ella se sorprendió, no esperaba que me diera cuenta de lo que le sucedía pero yo había logrado leer en su rostro lo que me era negado en su mente. Tenia un montón de practica leyendo todas sus expresiones. —Pregúntame—. Le incité. Se inclinó sobre mi pecho y cerré mis brazos en torno a su cuerpo. Sabía que lo hacia para ocultar su rostro de mis ojos, pero no me importaba. Anhelaba siempre tenerle así, cerca, calentando mi cuerpo. —Tú no quieres que yo sea vampiro—. No estaba preparado para una pregunta como esa, pero no dudé en mi respuesta. Yo no quería que Bella fuera una criatura maldita y temida, una vampira sedienta. La única sed que quería que ella sintiera era la sed por vivir y tal vez, solo tal vez, sed de mi, de mi amor. —No, no quiero —. Contesté. —Pero ésa no es la cuestión —. Quería que comprendiera, que por una vez pudiera ver las cosas como yo lo hacia. Dijo que le preocupaba saber como yo me sentiría respecto a eso, pero no comprendí cual era el verdadero significado de su palabras. Después de uno segundos y al ver que esperaba alguna respuesta pidió que le hablara con la verdad sin tener encuestas sus sentimientos pero dude un momento. ¿Qué sentido tenía su pregunta? Y decidí acceder solo si ella me explicaba el por que de su pregunta. Pero le habría hablado con la verdad aun y cuando ella se negase a responderme. Se lo debía. Ordené las ideas en mi mente, tratando de encontrar en ellas la luz que sus ojos tanto necesitaban. ¿Podría ser este mi último intento por salvarle? No, no lo sería pero tal vez, si hablaba con elocuencia, si le miraba a los ojo y le robaba con cada célula de mi cuerpo, tal vez y solo tal vez ella por fin comprendiera. —Podrías hacerlo mucho mejor, Bella. Ya sé que tú crees que tengo alma, pero yo no estoy del 169

todo convencido, y arriesgar la tuya... Para mí, permitir eso, dejar que te conviertas lo que yo era, simplemente para no perderte nunca, era el acto más egoísta que pudiera imaginar. —En lo que a mí se refiere, es lo que más deseo en el mundo, pero deseo mucho más para ti. Rendirme a eso me hace sentirme como un criminal. Es la cosa más egoísta que haré nunca, incluso si vivo para siempre. Es más, si hubiera alguna forma de convertirme en humano para estar contigo, no importa su precio, lo pagaría feliz—. Esperé en silencio aguantando la respiración, esperé alguna respuesta, alguna reacción a mis sinceras y vehementes palabras pero nada sucedió. Solo después de unos momentos sus labios se fueron estirando lentamente hasta formar una sonrisa. ¿Por que sonreía? Una vez ella tenia una reacción completamente contraria a la normal. Pero enseguida me quedó claro el motivo de su sonrisa. Bella creía… Ella temía que una vez convertida en un vampiro… Que una vez que fuera diferente ya no fuera tan atractiva para mi. Pensaba que ya no sería suave, cálida y no olería igual. Y le preocupa que una vez trasformada yo perdiera mi interés en ella. Solté de pronto la respiración que había mantenido retenida, tratando de no romper a carcajadas. ¿De todas las cosas que implicaban la transformación, lo único que a ella le preocupa era que no me volviera a… gustar? ¿Era posible? —¿Lo que te preocupa es que no me gustaras luego? —. Pregunte aun incrédulo y fue la expresión en su rostro quien me confirmó que así era. Para ella el soportar la agonía durante tres días no eran motivos de preocupaciones. Para ella el despertar con una sed mortal y desesperante no eran mas que trivialidades. —Bella, para ser una persona bastante intuitiva, a veces puedes resultar de un obtuso... Ella no era consiente. Para mi sería volver a respirar después de varios minutos sin hacerlo. Sería el vaso de agua luego de atravesar el desierto. Sería descansar por fin después de todo el tiempo que había luchado contra mi mismo. Sería el relajo de mi cuerpo y de mi mente. Bella no se daba cuenta lo fácil que sería para mi estar junto a ella ya que no tendría que concentrarme todo el tiempo para no matarle con las mas suave de mis caricias. Cuando Bella fuera como yo le sentiría por fin tal y como ella era. Para mi no dejaría de ser suave y calida. Pero por sobre todas las cosas su aroma no seria nunca más el motivo de mi agonía constante. —Desde luego, habrá cosas que echaré de menos. Ésta, por ejemplo... Le miré a los ojos intensamente y mis dedos recorrieron su mejilla. Solo bastó ese insignificante acto para que rostro se tornara exquisitamente rosado y no pude evitar sonreír aun y cuando el veneno llenaba mi boca. El latido de su corazón era otra característica humana que extrañaría en ella. Era sin dudas el sonido mas maravilloso que yo hubiera percibido jamás. 170

Un sonido que tranquilizaba, que me acompañaba en las noche mientras vigilaba su sueño. Era la mejor brújula de su mente, cambiando de ritmo cuando estaba asustada o cuando simplemente se emocionaba mientras le besaba. Entonces sabia cuando parar, cuando debía separarme de ella. —Lo considero el sonido más maravilloso del mundo—. Me limité a decir. —Estoy tan sintonizado con él, que juraría que puedo oírlo desde kilómetros de distancia. Pero nada de eso importa—. Pero cuando el cambio llegase para ella yo no sería más prisionero de mi mismo, nunca más tendría que estrujar mi corazón y recular. Esto —. Dije tomando su rostro entre mis manos. —Tú. Eso es lo que yo quiero. Siempre serás mi Bella, sólo que un poquito más duradera—. Miró a mis ojos en silencio, tal vez asimilaba mis palabras, luego dejó escapar un suspiro y cerro su ojos como si hubiera sucumbido al agotamiento. Existiríamos entonces por siempre, ella y yo unidos para siempre, viviendo nuestro Amor Eterno. Solo una interrogante me perturba. —Y ahora, ¿me contestarás una pregunta tú a mí?—. Pregunté. —¿La verdad completa, sin tener en cuenta mis sentimientos?—. Sin pensarlo accedió de inmediato y entonces dije: —¿Tu no quieres ser mi esposa?—. Esperaba algún tipo de reacción a mis palabras pero no la secuencia síntomas que se desencadenaron en su cuerpo. El latir de su corazón se detuvo por un largo segundo, luego su ritmo cardiaco se disparó de pronto a una velocidad verdaderamente increíble para alguien en estado inactivo. Un escalofrió sacudió levemente su cuerpo y sus pupilas de dilataron. Era como… Tan parecido a… Tan parecido a una presa que esta a punto de cumplir su papel en la cadena alimenticia. Esperé alguna palabra de su parte, sin dejar de monitorear su corazón. —Eso no es una pregunta —. Logró decir luego de un minuto Sentí un extraño dolor en el centro de mi pecho. ¿Como podía ser posible? Respuestas sicosomáticas para dolores que solo experimentaban los humanos, dolores que solo un vampiro enamorado de una humana podía sufrir. No me fue posible seguir mirándole a los ojos, me sentía avergonzado ante el evidente rechazo. ¿Pero en realidad me estaba rechazando?. Tomé su manos entre las mías mientras seguía formulando mis preguntas. —Me preocupa cómo te sientes al respecto—. Pero ella se negaba a contestar. 171

Pedí lastimosamente que contestara mi pregunta, no era justo que jugara conmigo de esa forma. Necesitaba saber. Lo necesitaba tanto como necesitaba la sangre para subsistir. Necesita saber que se uniría a mi para siempre, que seria mía como yo seria suyo. —¿La verdad? —. Ho. Bella. Miénteme si quieres decir que no. Miénteme si no quieres ser mi esposa. Dime que no solo quieres ser una inmortal, que también es a mi a quien querrás por siempre. Miénteme con una promesa, miénteme con el futuro. Engáñame si quieres pero no me entregues una negación por respuesta.

A quien quería engañar. Solo a mi mismo sin duda. Yo sabría afrontar su negación, acataría sus deseos aun y cuando ellos fueran mi propia muerte. ¿Pero por que no quería ser mi esposa? ¿No comprendía lo mucho que eso para mi importaba? —Claro—. Dije falsamente sintiendo como todo mi interior se hacia repentinamente pequeño. —Podré soportarla, sea lo que sea—. Agregué. Inspiro profundamente. —Te vas a reír de mí—. Levanté hacia ella mis ojos sin poder dar crédito a sus palabras. ¿Acaso era un tema para reír? ¿No había captado el tono y las solemnidad de mis palabras? ¿En lo mucho que todo eso significaba para mi? —¿Reírme? No puedo imaginar por qué—. —Verás —. Dijo en un murmullo. Entonces su rostro fue cambiando de color a una velocidad increíble. Podía leer en el cada sentimiento cada estado de su mente. Miedo, vergüenza. Pero sus palabras emergieron con un leve tono de rabia, mas hacia ella misma que para mi. Por una extraña razón Bella continuaba pensando que su respuesta podría parecerme jocosa o divertida, pero al contrario. ¿Qué quería decir cuando decia que le daba “Vergüenza” —No te sigo—. Dije luego de un segundo. Bella había vuelto a esconder su rostro apoyándolo en mi pecho y no lograba descifrar sus palabras, me miró entonces nuevamente, luego de un momento y su rostro volvió a cambiar de color. Verdaderamente sentía vergüenza.

172

—No quiero ser una de esas chicas, Edward—. Agregó intensamente. — ¡De esas que se casan justo al acabar el instituto, como una paleta de pueblo que se queda alucinada por su novio! ¿Sabes lo que van a pensar los demás? ¿Te das cuenta de en qué siglo estamos? ¡La gente ya no se casa a los dieciocho! ¡Al menos no la gente lista, responsable y madura! ¡No quiero ser una chica de esas! Yo no soy así... —. Entonces Bella no pudo continuar. Sus palabras habían salido prácticamente disparadas de su boca pero no por ello estaba cargadas con menos intensidad. Entonces de eso se trababa todo. No quería solo ser una inmortal libre el resto de su existencia. No me rechaza. ¡Ella no me rechazaba…! ¡A mi! Lo que ella tenia era el juicio publico, el ser recordada como la típica chica de preparatoria que se casó con su novio de preparatoria. No podía creer que solo de eso se tratase. —¿Es que te parece poco?—. Contestó ella. —¿No es que estés más entusiasmada por ser... inmortal que por mí?—. Pregunté esperanzado. Entonces una risa nerviosa, casi histérica sacudió su cuerpo. ¿Por que reía? ¿Se reía de mi? ¿Como podía reír de esa forma cuando no hace mucho me pedía que yo no lo hiciera?´ ¿Y por que no respondía a mi pregunta? ¿Por cuanto tiempo más dilataría mi expectación, mi angustia, mi sufrir? En silencio aguarde sin perder nunca mi secreta esperanza. —¡Edward! —. Logró decir cuando la risa cesó levemente. —¡Anda! ¡Yo siempre... pensé... que tú eras mucho más... listo que yo!—. Mi viejo corazón dio un salto y por un momento sentí como si repentinamente volviera a latir. Sabia que era imposible pero no me importaba analizarlo. No quería encontrar las respuestas científicas a lo que estaba sintiendo. Bella era y seria mía por siempre, por todo los años, por las décadas y por los siglos venideros. Sería mi esposa aunque ahora se mostrara no muy convencida de ello. Yo borraría sus miedos. Cuando estuviéramos juntos nada importaría, ni las lenguas malhabladas, ni los prejuicios humanos. Le abracé contra mi pecho mientras la risa fluía libremente también a través de mi. Que absurdo había sido. No me importaba mi egoísmo y por ese pequeño momento no me sentí culpable. Me sentí libre, sin culpas, sintiéndome absoluta y completamente feliz. —Edward —. Agregó de pronto Bella con un marcado tono de seriedad. —No tengo ningún interés en vivir para siempre si no es contigo. No querría ni siquiera vivir un día más si no es contigo—.

173

Le miré a los ojos esperando que mis palabras lograran traspasar sus prejuicios. nada tenia que ver conmigo. pero si yo hubiera encontrado. de mis sueños que solo se limitaban a ser un condecorado soldado. matrimonio y eternidad no son conceptos mutuamente exclusivos ni inclusivos. El único amor que yo había experimentado era el amor por mi madre y nunca sentí ni busque el afecto de una mujer que no fuera el de ella. —Ya ves. Y ya que por el momento estamos viviendo en mi mundo. Eso no era la realidad. en mis tiempos.Era un verdadero alivio saber que su decisión aunque ella insistía en que eso no cambiaba en nada su forma de pensar sobre el matrimonio. aunque sea un poquito. Hablé recordando mis días mortales… De mis ansias. solo si tu hubiera encontrado a ti no tengo ninguna duda de lo que hubiera hecho. Bella—. desde mi lado?—. Había eludido olímpicamente mi pregunta pero yo no me daría por vencido tan fácilmente. Entonces me perdí en sus brillantes ojos un momento. con existir junto a mi. me era mas fácil comprender su punto de vista sobre el asunto pero también quería que ella pudiera ver el mío. No. en otros tiempo. Su mirada se perdió en la mía por un largo segundo y luego sacudió su cabeza enérgicamente como si hubiera despertado de un trance. — Si te hubiera encontrado a ti. no sé si sabes lo que quiero decir—. Así que. que en mi mente. pero algo no estaba bien. Pero era solo sobre ello. no sobre este tema. Sonreí agradecido que mi condición impidiera que me sonrojara. incluso aunque la palabra no tuviera entonces las mismas connotaciones que ahora—. ¿por qué deben afectar 174 .. quizá sea mejor que vayamos con los tiempos. Edward —. —Respira. Agregó inmediatamente con la voz temblorosa. —¿No lo ves. —. Yo era de esos chicos. Era absurdo pensar que cualquier mujer me habría llenado por completo de eso estaba seguro. Dije alegremente al ver que no lo hacia. De esos que cuando descubrían que una mujer reunía todos los requisitos que yo estaba buscando no habría dudado un solo segundo en ponerme de rodillas e intentado por todos los medios posibles conseguir su mano. —Pero por otro lado pronto habrás dejado atrás estos tiempos. Y era estupendo saberlo de todos modos. yo siempre he sido un chico «de esos»—. —No pensaba en otra cosa que en esa imagen idealizada de la gloria de la guerra que nos vendían entonces los eventuales reclutadores. Pensando en todo momento en como habría sido si la vida nos hubiera unido en otras circunstancias. Proseguí. algo faltaba.. —Iba a decir que si hubiera encontrado a alguien. Bella. —. —Te hubiera querido para toda la eternidad. Yo nunca habría encontrado a una mujer como ella. —La cosa es. pero eso no sería cierto—.

La noche llegó. el futuro no estaba tallado en piedra.. Avanzaría sin que yo pudiera detenerle. Pero mientras pudiera me dedicaría a proteger al ser mas importante que hubiera existido jamás en mi vida… en mi existencia. 175 . como todas noches a velar el apacible sueño de Bella que dormía placidamente solo a unos pocos centímetros de mi. pero debía tener en cuenta las dos posturas sobre un mismo tema. Ella no debía decir inmediatamente. Mi condición seguía siendo que se casa primero conmigo. —Chan cha cha chan. preparó la cena para su padre. al fin y al cabo. Pregunto entonces. —¿Así que tu condición. Solo tendrían pasar unas cuantas décadas y todos serian nada mas que un borroso recuerdo para ella.tanto en tu decisión lo que.. No volvimos a hablar sobre el tema. Yo comprendía su punto de vista. son sólo las costumbres transitorias de una cultura local?—.. pero si ella quería que fuera yo quien la transformara ella debía ser mi esposa primero y luego de eso… Cualquier cosa podría pasar. Tarareó Bella entre dientes. Y me dediqué. —¿No crees?—.? Y así era.—.. chan cha cha chan. el tiempo con su paso inclemente no se detendría. Me reí de buena gana. como siempre. Bella se dedicó a terminar algunos pendientes y luego. —¿Te refieres a Roma?—.

cada pequeño y refinado detalle. permanecería en los alrededores hasta que yo volviera y a toda velocidad me adentré en el bosque. —Creo que tu hermana tiene derecho a utilizar su tiempo . —¿¡Pero cual!?—. No habría necesidad de buscarla en mi dormitorio para cerciorarme que aun permanecía ahí. —Tienes la mente en otras cosas. —Creo que mis poderes me están abandonando. Decia Alice acongojada. Esme escapaba de la fina llovizna oculta entre los árboles cercanos. Le contestó Carlisle tranquilamente. Nos sentamos como siempre. creo que puedes descartar esa teoría Alice. Una casa de llena de vampiros era un lugar seguro. Ojala sucediera lo mismo con las visiones de Alice. Algo estamos haciendo mal—. —No comprendo lo que esta sucediendo. esa noche debíamos discutir asuntos importantes. Agregó Emmett mientras se ponía de pie. De ahí que los vampiros más antiguos sean más poderosos. —Deberías tratar de concentrarte un poco más—.Jasper Capítulo 18 Había saltado por la ventana de Bella cuando la noche aun era oscura. Lo único que disminuye con el tiempo en nuestra existencia es la fuerza de los neófitos. —Con el tiempo los poderes de un vampiro tienden a intensificarse. Le estas dando demasiada importancia a cosas que no la tienen—. —Creo… — Dijo Alice con la vista clavada en la mesa. alrededor de gran mesa del comedor. —¡Es inútil. Mientras corría pensé nuevamente en la idea que me había obsesionado durante la noche. pero ya no podíamos fiarnos de el para actuar. Todos estamos preocupados por el asunto de Seattle pero no le podemos pedir más de lo que esta dando—. pero ella misma sentía que no podía confiar en su poder. —La mejor manera de solucionar este asunto es actuar—. La imagen de la joya volvía a mi mente. —Edward—. no logro ver absolutamente nada!—. —Debemos ir a Seattle de inmediato y terminar con este asunto. Intervino Carlisle. 176 . Insistí insensible. tus poderes han sido más estables y fuertes que nunca antes. recordando cada detalle. Alice. pero sabia que estaría en el mismo lugar en el cual permanecía guardada. No existe otra solución—. —No creo haber escuchado jamás algo parecido—. Me respondió Jasper. incluso más que un confiable banco. Inquirió ella. el problema tiene otra raíz—. No le había vuelto a ver desde nuestra llegada a Forks. —O tal vez es algo que no estamos haciendo—. —¡La fiesta de Bella no es algo sin importancia!—. Jasper pasó uno de sus brazos en torno a su cintura para consolarla.

—Serian tan amables de llevar sus pensamientos a otro lugar— 177 . ¡Maldita sea! ¿Que me esta pasando?—. ni en donde se ocultan—. eso es. Repetía Jasper mientras volvía a consolar a Alice. Dijo Carlisle pensativo. Le preguntó Rosalie. —No ha sido mi intención angustiarte. Todo esta en blanco. eso de realizar la fiesta te distraerá un momento—. —¡Por favor!—. Creo que tal vez sólo estas cansada y pensándolo mejor. Se alejó de su silla y comenzó a caminar hacia la puerta. no lo se!. deben disculparme. —Eso será muy simple yo puedo ir ahora mismo y hacer un reconocimiento de la zona—. Digamos que nos marchamos ahora. Dijo Carlisle. —Pero Carlisle debemos tomar una decisión—. Se que la resolución de Emmett es fuerte y que irá si ustedes lo dejan pero no logro ver absolutamente nada. tratando de buscar las respuestas que no acudían a ella. —Si ya no hay nada más que hacer—. Serviría de algo?—. —Si. Es sólo que no me gusta sentirme tan desorientado—. —Creo que saldré un momento a estirar las piernas—. El tenia razón. —¡No lo se. además estoy seguro que Esme también tendrá cosas que decir—. —Entonces pensemos en otra cosa…. —No te sucede nada. de nada serviría actuar a ciegas. ¿Que sucedería si nos vamos con Bella donde nadie nos pueda encontrar. —¿Alice?—. Expresé molesto.Podríamos hacerlo sin llamar la atención—. —Tienes razón. me siento inútil y temo no poder ver nada nunca más—. —Que ni se ocurra dar otro paso en dirección a esa puerta—. Les interrumpí. —Esta bien. esta misma noche. —¿Tienes pensado alguna actividad en particular?—. —No podemos tomar una decisión como esa de la noche a la mañana. no puedo verlo!. —Creo que esta noche no lograremos nada—. Dijo entonces Emmett. Preguntó Carlisle.— Les dije devanándome los sesos. —¿Que pasaría si Emmett fuera ahora a Seattle?— Cerró sus ojos. —Perdóname—. —Pero no sabemos cuantos son. a mi tampoco me gusta. No tengo las respuesta que tu necesitas—. Agregó Alice débilmente. nada malo hay en ti—. —Pensemos en irnos. esta bien—. Le dijo Rosalie desafiante. —¡Ya te dije que no lo se. sabia que Carlisle siempre querría lo mejor para todos. Le dije nuevamente a mi hermana.

Trataba con todas mis fuerzas de bloquearlos pero aun así me enteraba. 178 . Le contesté. Dejé la joya en su caja. ¿Te molestaría darme una mano?—. encontré la pequeña caja donde guardaba las pocas joyas de mi madre en el mismo lugar donde la había dejado y la contemple largamente mientras trataba de recordar su rostro. Tengo demasiadas cosas que hacer—. adornaría el delicado dedo anular de Bella. sosteniendo dos retazos de tela a la altura de los ojos y preguntó: —¿Cual te gusta más?—. —No mucho—. tomados fuertemente de la mano. cada uno dedicado a sus asuntos y yo me dirigí hacia mi dormitorio. Dije y ella movió su cabeza negando lentamente. Respondió Emmett mientras me cerraba un ojo y salía por la puerta de la cocina seguido silenciosamente por Rosalie que no podía levantar la mirada de vergüenza. Llegó entonces la claridad del alba y pronto comenzaría un nuevo día. ¿A ti cual te gusta más?—. me había ilusionado aun más de lo que me atrevía a reconocer y ahora soñaba con otros tiempo. me esperaba en la salida principal.—Perdón—. La pequeña figura de Alice me bloqueaba el paso. No puedo estar atrasada por que no iré. —Alice estoy atrasado para ir al Instituto y creo que tu también—. Estaba seguro que mi opinión no tendría valor alguno y si era así. —No. —Mmm…—. —Veo que no me dejaras libre—. pero es que no puedo decidir entre una o la otra y estoy sometiendo a votación que manteles usar. pensé en la alegría que sentirían si hubieran podido conocer a Bella y por un momento vi la imagen completa. Pero la verdad es que esto es muy relajante para mi. sin dejar de mover los pequeños cuadrados de tela. Dijo estirando su brazos hacia mi. Bella llevando un gran vestido blanco. —Creo… que tu elección será la correcta—. pronto la joya cumpliría el propósito por el cual había sido confeccionada. Tal y como lo había pensado. Mi familia se dispersó dentro y fuera de la casa. Mi madre y mi padre siendo testigos de nuestro amor. —¡Edward! Por favor!. cambié mis ropas y baje las escaleras ansioso por ver a mi futura novia. Pensé entonces con ellos. —El de la derecha—. —Se muy bien cuales son tus preferencias y tus gustos. Tomé el pequeño anillo en mi mano. Siempre era un fastidio para mi cuando ellos se ponían así de cariñosos. pero ahora no se que hacer. de demasiados años. entonces por que me retenía? —¿Importa realmente lo que piense?—. pronto brillaría nuevamente después mucho. Pero algo se interpuso en mi camino. Si quería salir pronto de ahí no tendría más salida que cooperar. Yo esperaría de pie junto al altar vestido con mi traje de gala del ejercito mientras las medallas ganadas en combate colgaban de mi pecho.

Respondió bajando sus brazos molesta. no del todo. tendría que haber llamado—. Debíamos evitar la visita inminente de los Vulturis. Me moví cerca de ella y le bese en la frente. algo que debía estar y no lo estaba. Me respondió extendiendo hacia mi el periódico que hace unos pocos segundos atrás atrapaban su completa atención. los humanos se sentían sobrepasados por los acontecimientos y trataban de explicar los extraños acontecimientos. Me recosté junto al marco de la puerta contemplando la escena. por mas que se esforzaba no lograba ver que nos deparaba el futuro. pero sé que se está poniendo cada vez peor—. —¿Bella?—. Ahora debo irme y trata de descanzar—. Me dedicaron solapadas miradas al mismo tiempo que intercambiaban comentarios sobre mi fisonomía. Pero no era mi inconciente actuar lo que le había asustado. Nunca dejábamos de generar la misma reacción en los ignorantes humanos. Mi familia y yo tendríamos que actuar antes que la cosas siguieran empeorando. ¿Cuánto tiempo podría permanecer en ese estado? Pero algo no estaba bien. —Todavía no he leído las noticias de hoy. Lamentablemente Alice no podía guiarnos en esta oportunidad. 179 . Caminé humanamente hasta la entrada y sin reparo abrí la puerta suavemente. —Pues ese también es mi preferido—. —¿Te he sobresaltado? Lo siento. —¿A ti cual te gusta más?— —No es gracioso—. Bajé de mi coche frente a casa de Bella mientras un par de humanas transitaban bajando la calle.—Ni siquiera lo haz visto bien—. Lo que vi me resultó francamente desconcertante. Corrí junto a ella tomando sus manos entre las mías. Tendríamos que hacer algo y debíamos actuar enseguida. al punto de no ser consiente que yo me encontraba ahí. Al sonido de mi voz volvió el fundamental palpitar. Tomé el periódico entre mis manos y leí rápidamente todo el articulo. Bella estaba de pie de espaldas a mi. —Tu ya sabes cual es el que a mi me gusta más—. —Se que harás un bello trabajo. Algo importante. Debíamos movernos a ciegas. cuando situaran sus ojos en la región nada evitaría una visita inminente. era fundamental no darles aquella oportunidad. al parecer sostenía el periódico entre sus manos y permanecía completamente absorta en la lectura de este. Pregunté después de un minuto al sentir que su corazón no latía. al mismo tiempo que Bella giraba en un salto vi que sus manos temblaban. —¿Has visto esto? —. Algo faltaba en el ambiente. pero no necesité verlo para saber que era lo que perturbaba de tal manera a Bella. Todos estábamos concientes que anhelaban volver a reunirse con nosotros.

Alice no lograba distraer su mente del la crisis sensorial que estaba atravesando. necesitábamos la ayuda de un especialista en neófitos y afortunadamente contábamos con uno. Bella? —. Le respondí. Sólo quedaban pocos días para los exámenes finales y era muy poco probable que los maestros entregaran nuevas materias. —No—. mejor ejemplo de ello eran los mismo Aro y Jane. Seguramente Carlisle no querría tomar ninguna decisión si es que alguno de nosotros no estaba presente. —Alice cree que esta perdiendo su don—.—¿Qué dice Alice?—. ¿Qué? ¿Escaqueándote. Los ojos de Bella se abrieron repentinamente como platos al mismo tiempo que pregunta si eso era posible. Le hablé de la incapacidad de mi hermana y de sus temores relacionados a sus poderes. —¿Tienes muchas ganas hoy de ir a clase?—. Estamos esperando que Alice vea algo para actuar. Edward. —Ése es el problema —. sentada en el último de los escalones. Le respondí. —Hola. Después de todo actuar como Emmett sería la única salida. Le dije recordando la pasada reunión. Ése es el motivo por el que no nos ve. Dijo despreocupadamente pero hablándole sólo a Bella. 180 . —Entonces. Dijo Bella con la voz temblorosa. incluso su hobby favorito no eran suficiente para distraerla de su repentina y extraña falta de visión. —Realmente nadie había realizado algún estudio sobre nuestra especie y le hablé de las teorías de Carlisle. —¿Qué vamos a hacer?—. pero de algo estaba completamente seguro. Al llegar la mitad de mi familia se encontraba reunida en la sala viendo la televisión. Bella aceptó de buena gana mi idea. Yo también sabia que había motivos para tener. intentaba sin éxito ver algo que nos ayudara. Le pregunté. Quizá debamos actuar a ciegas—. ¿qué es lo que va mal?— —Creo que la profecía que se cumple por sí misma. —¿Quién sabe?—. —Vamos a hablar con Jasper—. —Hemos sido los dos —. Inquirió en ese momento Bella siguiendo el hilo de mis pensamientos. y ella no visualiza nada porque no lo haremos en realidad hasta que ella vea algo. Emmett y Rosalie ya estaban de vuelta y agradecí que esta vez no se tardaran días enteros en volver a casa. El movernos a ciega no serviría de nada.

“—Si es que realmente estaban muertos—. ¡Él tenía la razón! ¿Como no lo habíamos visto si estaba ahí. Los hechos eran innegables. Decía Rosalie desde el segundo piso en un susurro perceptible sólo para nosotros. En ese momento Esme se lamentaba profundamente por todos los humanos que estaban siendo exterminados en Seattle. Rosalie tenía una visión muy pesimista pero tarde o temprano tendríamos que ir. Exclamé buscando los ojos de Jasper. —No quiero que los Vulturis deban aparecer por aquí—. Pensó Jasper en es momento. delante de nuestros ojos?. Ella creía que no estaba bien dejarlos morir de ese modo tan atroz. Carlisle suspiró y extendió su mano para tomarlo al mismo tiempo que decia que durante toda la mañana dos especialistas se habían dedicado a debatir esa posibilidad en el noticiario. no completamente. Agregó Emmett. Creo que gran mayoría aun “existe” y creo que los están preparando—” —Oh —. Eso cambiaba todo. Decia mientras bajaba las escaleras y se reunía junto a nosotros.—Ya. 181 . Quizá se pierda algo—. Mientras tanto mi familia ya se sentía intrigada por el intercambio mental de Jasper y mi monologo así que me serené . Lo único que lograran es que nos maten. —Me muero de aburrimiento—. no somos los Vulturis—. Sabíamos que los crímenes eran cometidos por neófitos pero no había pensado en aquello que creía Jasper. —Ella siempre tan pesimista —. lleno de entusiasmo… como era usual en él. estaba ahí delante de todos. —Esto me preocupa—. intervino Emmett. No había duda que no podíamos permitir que esa situación continuara. Agregó Emmett sin dejar de reír. todo parece indicar que no lo están… No todos por lo menos. —Pensé que había quedado claro que no intentarías tal cosa. Y verdaderamente podría ser posible. —Pues vamos ya —. Emmett. Le ignoré y caminé hacia Carlisle mientras le entregaba el periódico. Nunca nos hemos visto envueltos en este tipo de cosas. si los vulturis nos encuentran ahí que creen que harán? . Comenté. ¿Podría ser?. Seguramente no necesitaba leerlo para enterarse de lo sucedido ya que en la televisión se comentaba sobre lo mismo pero de todas formas le pregunté: —¿Has visto que ahora están hablando de un asesino en serie? —. pero ella es la primera vez que ella va al instituto. tu no iras a Seattle—. No es asunto nuestro. Moví mi cabeza afirmativamente. Verdaderamente tener sus arrancadas con Rosalie lo ponía de un humor desesperante. Por lo menos no aun. no ahora que Bella podría recapacitar sobre mantener su condición humana. —A mi juicio. Que ellos llegasen sólo aceleraría las cosas y eso nos concedería mucho menos tiempo para actuar.

Le dije a Jasper ya que sin duda él era el indicado para hacerlo. Le dijo a Bella entonces aun sabiendo que eso era así. el tono preciso. Ahora el turno de Bella había llegado. debía. Pronto. se develaría otro secreto del mundo vampírico en el cual ella se había adentrado. había despertado en él un sincero sentimiento de admiración. al igual que yo. —¿Cuánto es lo que sabes sobre mí. ¿Quien podría estar creando un ejercito de neófitos?. Ahora todos esperaban sus palabras y él no sabia por donde comenzar. —Todos estamos confusos —. Agregó Emmett. Jasper siempre era el observador. pero aun sabiendo que eso era fundamental. impaciente como siempre. 182 . siempre concentrado en su lucha interna. —Pareces confusa —. ¡Maldita sea!. “—¿Acaso Bella no sabe nada sobre mi?—” Inquirió sorprendido Jasper . Bella debía saber. No. en su mente primero y luego de sus propios labios cuando se sintió seguro en muestra familia. Él. hablándome sólo en su mente. Seguramente ella no sabía lo agradecido que estaba Jasper. para estar preparada y nosotros también. Inquirió a Jasper ahora. —No —. ¿No podía protegerla también de esto?. siempre me sentía extraño cuando hablaba de mi familia. ¿Acaso era realmente necesario que ella conociera toda la historia?. pero ahora era imperante. —Podrías darte el lujo de ser un poco más paciente —le contestó Jasper—. —¿De qué habla? —. sólo quería que estuviera al tanto. Levanté la mirada y sus ojos me confirmaron lo que había en el tono de su “Voz”… Incredulidad. pero supongo que debería escucharla ahora—. Preguntó Alice que se había acercado movida por la curiosidad. me debatía internamente. nunca el observado. Le preguntó sin dejar de mirarla. asombro. que comprendiera. Hace muchos años había escuchado la historia de Jasper. él sintió el peso de ser observado atentamente. Bella? —. Y sin duda que habría evitado sacar a la luz la historia de Jasper.Estoy seguro de que entiendes por qué no le he contado esa historia. Se sorprendió al escuchar que no era mucha la información que Bella tenía de él. Dije respondiendo a su silenciosa pregunta. Ahora es uno de nosotros—. Sabia muy bien las consecuencias que tendrían sus palabras y por eso no quería causar en Bella un temor mayor. Vi el rostro de Bella notoriamente sorprendido. Por razones obvias yo nunca había abordado ese tema con ella. además la valentía que Bella había demostrado en Italia. —..—Creo que es mejor que se lo expliques a los demás —. Ella también debe entenderlo. —¿Cuál podría ser el propósito de todo esto? —. siempre retirado. Nada más podía quedar en tinieblas. hoy en cambio luchaba por encontrar las palabras. —¿En qué estás pensando?—. Había sido un hombre que poseía voz de mando.

contempló la marca de su propia mano para luego volver a mirar la piel de mi hermano. —Tengo un montón de cicatrices como la tuya. El velo de nuestra condición seria por fin descubierta ante sus ojos y aunque era verdad que mi familia y yo formábamos un grupo completamente diferente a la norma. pero cuando logró ver.” Me aseguró mentalmente al mismo tiempo que abría el puño de su jérsey para dejar al descubierto una de las marcas de su cuerpo y las exponía a la luz de una lámpara cercana. Él hablo sobre lo diferente que había sido su nacimiento y su crianza como neófito comparada con la nuestra. ¿qué fue lo que te pasó?—. Las cicatrices que tenían su cuerpo eran tantas que sólo dedicando mucha atención era posible distinguir donde comenzaba y terminaba cada media luna. Bella le contempló por un momento sin comprender muy bien lo que estaba delante de sus ojos. Sólo un vampiro era capaz de dejar ese tipo de cicatrices pero en todos mis años de vida jamás había visto uno que tuviera tantas como él. claro. Bella podría con esa información. Tienes toda la razón. Con la yema de sus dedos dibujo el contorno de una de ellas mientras se sumergía en lo más profundo de sus recuerdo. que éramos una excepción a la regla. Contesto él sin inmutarse. debía hacerlo. pero Alice ya me conocía al momento de encontrarnos. Debía calmarme. de eso estaba seguro. tal vez yo habría hecho lo mismo. Como era de esperar. Lentamente Jasper subió la manga de su jersey. ella era fuerte. Jasper logró despertar la curiosidad de Bella que no dudó un momento en preguntar por que le había sucedido algo como eso mientras sus ojos pasaban del rostro de este a su brazo que permanecía levemente descubierto. Seguramente Bella ya estaba asustada y dudé un momento en seguir con esa conversación. tienes una cicatriz exactamente igual que la mía—. Más fuerte de lo que yo creía. Lo mismo había sucedido con Emmett y nos podría haber matado del susto cuando le vimos esa lejana mañana hace ya tantos años. en el fondo. —Jasper. Sorprendida le pregunto: —Jasper. pero no te preocupes. guiados y movidos por el mismo deseo… La sangre.“—Claro. Bella—. los recuerdos que tendría que evocar. —Lo mismo que te ocurrió a ti en la mano —. lograrían abrir la mente de Bella. apto para Bella—. haré mi relato apto para humanos… o más bien. La palabras que tendría que formular Jasper. Esperé la reacción de Bella y al darse cuenta de lo que realmente estaba viendo se sobresaltó. Te entiendo. Rió de mala gana al recordar el dolor que le había causado cada una de ellas. dejando al descubierto su marcado antebrazo. Dijo ella para contemplar la cicatriz que el encuentro con James le había dejado. 183 . nuestra naturaleza era sin duda la misma.

la sombra que pendía sobre nuestras cabezas era la misma que hace tantos años había aniquilado a esos primeros aquelarres. La fecha exacta de esos acontecimientos estaba perdida en la memoria de Jasper y por lo tanto para mi también. Siguió él ilustrando. en otras circunstancias le habría alejado.—Antes de que te cuente mi historia. —. pero no se sintió conforme con su victoria y avanzó hacia Monterrey teniendo ahí también un éxito rotundo. a los pestañeos nerviosos de sus ojos y así determinar cuando debía concluir el relato. sobre la secreta y conveniente proximidad invisible que mantienen con los seres humanos. le habría protegido pero no hoy. no ahora. y no por siglos—. a cada lapsos en su respiración cuando fuera más larga de lo normal. Sobre todo por las consecuencias que sus actos arrastraron. de sus luchas por poseer ciudades y así poder alimentarse libremente. para quienes vivimos de este modo—. De esta manera comenzaba Jasper el relato de su vida haciendo una leve introducción sobre los espacios que suelen ocupar la mayoría de los vampiros. Imagina un punto rojo simbolizando cada vida humana. Pero Jasper omitió detalles violentos y viscerales pasando por alto los tres días que agonizó al nacer a esta nueva existencia. Preguntó Bella. Pero entre todos uno sobresalió y su nombre era recordado hasta hoy. donde el ciclo vital de los que nunca envejecen se cuenta por semanas. masacrar dos aquelarres y de esta forma tomar control sobre la zona de Houston. Podía ver. —¿Recuerdas el mapa con los puntos rojos?. pero también podía sentir como todo el cuerpo de Bella se estremecía levemente con las palabras de Jasper. Sin embargo no tiene importancia ya que sólo fue cuestión de tiempo hasta que un vampiro más avezado que otros se diera cuenta de las ventajas que conllevaba el vivir en una gran zona poblada de humanos y de esta forma alimentarse hasta que su sed estuviera saciada.por ejemplo. Mi familia se había retirado cada uno a sus distracciones. ya habían escuchado esa historia y ahora sólo Alice. Cuanto mayor es el número de puntos rojos. —¿Pero por que? —. Preguntó Bella refiriéndose a las luchas por poseer determinadas ciudades. es decir. Bella y yo seguíamos cada palabra de Jasper. a pesar de ser un vampiro joven e inexperto. Con todos mis sentidos seguiría vigilante a cada palpitar fuera de tomo. debes entender que hay lugares en nuestro mundo. Habló sobre los clanes sureños. El resumen fue extenso pero necesario. —¿Y cómo lo consiguió? —. en otros tiempos. 184 . Él logró. más sencillo será alimentarse sin llamar la atención. Bella. Y era inevitable que otros le imitaran haciendo gala cada uno de diferentes técnicas para lograrlo. del mapa del hemisferio occidental. Luchan por controlar las áreas donde se acumulan más puntos rojos—. Y ahí estaba la respuesta a todas nuestras interrogantes. —Hazte una idea—.

ella se ha controlado desde su comienzo y se enorgullece de ser la única que no ha probado sangre humana en todos sus años de existencia. Dijo Jasper con una mezcla de terror y respeto en su voz—. aplicando castigo capital a todos los implicados en la masiva conversión sistemática de nuevos vampiros con el fin servir como guerreros.. Claro que esporádicamente los noticiaros eran sacudidos por muertes y desapariciones sospechosas. aniquilando todo a su paso. —Pero quedaban los demás.exterminados todos en la lucha. Benito debía estar creando continuamente otros nuevos conforme aumentaban los enfrentamientos entre ellos y también porque los aquelarres derrotaos solían diezmar al menos la mitad de sus fuerzas antes de sucumbir—. no por suerte o por misericordia sino como mensajeros. Todos sabíamos lo fuertes que eran en su primer año. 185 . La fuerza y el salvajismo que caracterizan a los neófitos los hacían armas destructivas muy eficientes pero eso no significaba que tenerlos aseguraba una batalla. Pensé mientras Jasper entregaba una descripción detallada de lo que un neófito era. Los Vulturis volvían y exterminaban a los faltos de juicio. Inquirió Bella. —Fueron esos quienes te convirtieron —. Debemos a los Vulturis nuestra actual forma de vida—. narrando al la lucha en el sur y el resultado desastroso de esta hasta que los Vulturis aparecieron. — Pero diez o quince neófitos juntos son una pesadilla. cuando los Vulturis regresaron a Italia las reyertas continuaron. Emmett en cambio siempre fue muy fuerte y con él era mucho más difícil razonar. descuartizando y lanzando a las llamas los cuerpos. aun Emmett que había sido el último sabia lo que podía esperar de ellos. tendríamos una oportunidad. para que la lección y la amenaza se mantuviera en el tiempo. Corría 1861 cuando Jasper se unió al ejercito confederado. Sin piedad. Sólo algunos logran sobrevivir. Benito había creado el primer ejercito de Vampiros neófitos y hoy esa amenaza corría tras nuestros pasos. Esme había sido una neófita tranquila y su educación fue extremadamente fácil. Por su parte. los precavidos. El relato siguió su curso. Tendíamos esperanzas. Pero al paso del tiempo. Los solapados pero no menos ambiciosos. sólo tenia diecisiete años. pero jamás con un grupo. sólo que esta vez a una menor escala. Si en el futuro cercano fuera inevitable el enfrentamiento. Y en algunas oportunidades su sed fue más grande que la voluntad. ejecutaron a cada aquelarre que violó esa regla. Continuó Jasper. —Bastó para que la fiebre de la conquista sureña no se extendiera y el resto del mundo permaneció a salvo. Así. Se vuelven unos contra otros con tanta rapidez como contra el enemigo. los más inteligentes—. de su sed. al contrario de Rosalie que siempre estuvo consiente de su fuerza. —A un neófito se le puede enseñar a que se controle razonando con él—. En innumerables oportunidades nos habíamos encontrado con uno o con dos.. casi no le había dado trabajo a Carlisle que encontró en ella un eco de su propia conciencia.

Y ese recuerdo es el momento en el cual fuimos transformados.Su vida humana había transcurrido en Houston. —Además por otra parte. que bueno. al noroeste del Golfo de México ofrecía a los barcos de La Unión Confederada un puerto idóneo para el embarque y desembarque de sus tropas y no estaba dispuestos a rendirse. Jasper estaba frente del ejercito que llevó a cabo esa tarea. Sus voces eran dulces y armónicas que resoplaban en sus oídos como campaniñas. Su carrera militar también fue efímera. eran las mujeres mas bellas que él hubiese visto en toda su vida. su belleza sin igual que lograba apreciarse a pesar del tenue resplandor de la luna le dejaron casi sin palabras. Lo que vío cuando echó pie le dejó helado. estaba en poder de La Union confederada y el ejecito de los Estados Unidos había implementado un bloqueo desde julio de ese mismo año. Al estar situada en el sureste del estado de Texas. las décadas y los siglos que trascurran. lo cual daba mayores oportunidades. fue más una escaramuza que una batalla propiamente dicha. fui el mayor más joven de Texas. y eso sin que se supiera mi verdadera edad—. —Había anochecido cuando alcanzamos la ciudad. Me demoré lo suficiente para asegurarme de que todo el grupo quedaba a salvo. aunque dicha aptitud era mucho mas que un simple carisma que se vio potenciado al nacer a esta nueva vida. Las tres vampiras sintieron interés por él. Sus términos no fueron aceptados por La Unión haciendo hincapié en que la responsabilidad de destruir la cuidad matando a mujeres. No había tiempo para descansar—. debía trasladarlos a Houston lo antes posible y al llegar la noche ya habían logrado su objetivo. Logró ascender de manera vertiginosa aun sobre hombres con mas edad y experiencia que él. luego por la fragancia de su 186 . en realidad. Dio por hecho que se trataba de rezagadas y se dispuso a darles ayuda. La Marina de los Estados Unidos exigió la rendición incondicional so pena de comenzar el bombardeo. eran tiempos de guerra. Se encontraba exhausto por el largo y agotador día de trabajo pero su sentido del deber era mas grande que la fatiga de su cuerpo. pero por alguna razón sólo un recuerdo es latente y presente sin importar los años. Los recuerdos humanos terminan por disolverse en la memoria del tiempo infinito cuando se es un ser atemporal. En la primera batalla de Galveston. el ejército confederado era nuevo y se organizaba como podía. me procuré una montura de refresco en cuanto concluí mi cometido y galopé de vuelta a Galveston. No se detuvo a pensar en lo extraño de la situación. Adjudicaba su rápido ascenso al supuesto carisma que su padre le atribuía. —Todas ellas parecían lo bastante jóvenes para ser consideradas muchachas—. En esa fecha Galveston. a pie y sin escolta militar ni de ninguna otra clase. pues no habría olvidado a esas tres beldades si las hubiera visto antes—. De esta manera se negoció una tregua y Los Confederados pudieron evacuar sus hogares. por lo menos no en ese momento. Primero por su apariencia. La palidez de su piel. Texas y no dudó un momento en mentir sobre su edad con el fin de cumplir sus sueños. aunque un poco mas extensa que la mía. —Sabía que no eran miembros extraviados de mi grupo. Continuó Jasper. niños y extranjeros recaería en sus manos. En ese tiempo Jasper fingía tener sobre los veinte años. Cuando le faltaban sólo un par de kilómetros para llegar a la ciudad divisó un pequeño grupo formado por tres mujeres que viajaban solas.

Jasper fue incapaz de moverse a pesar de que todo su ser le gritaba que escara. Maria buscó su cuello y lo besó concienzudamente y fue ahí cuando sucedió. Trato de luchar pero su agarre era demasiado poderoso. Lo último que recuerda de esa trágica noche es a María inclinándose sobre él para lamer la sangre de su pecho. Tengo un buen presentimiento en lo que a ti se refiere—. Jasper vio como ellas desaparecían ante sus ojo cuando se movieron rápidamente. María posó su mano delicadamente en su nuca pero él podía sentir la fuerza con la cual le aferraba. Nettie y Lucy y no llevaban juntas mucho tiempo. algo que le hacia actuar sin tomar en cuenta lo que estaba bien o no. decidió conservarle. Jasper . Ella retiró su boca dejando escapar una excitada risa que no hizo más que provocar aun más a Jasper. señorita —. jamás había sentido un agarre tan fuerte y mucho menos proveniente de una mujer. Un segundo antes ella pasaba su lengua por su cuello y al siguiente sintió como lo desgarraba para beber su sangre. pero fue su “Carisma” que ellas percibieron como el don de ser persuasivo lo que generó que esa noche no les sirviera sólo de alimento. ella quería que él sobreviviera. era todo un caballero pero había algo en ella. Sus labios buscaron los suyos besándolo suavemente en un comienzo pero los sentidos de Jasper le arrastraron salvajemente. Jasper volteó entonces para observar a Maria y le vio contemplarle con curiosidad. Un escalofrió recorrió su espalda. Él jamás se había comportado de esa manera. él presentía que estaba en peligro pero su cuerpo no reaccionaba a la razón de sus sentidos. que de eso dependía su vida. —A los pocos días me iniciaron en mi nueva vida—. Jasper cayó al suelo mientras el veneno comenzaba a esparcirse por su torrente sanguíneo y el sentía el dolor que pronto se convertiría en un tormento. — Se llamaban María. María. pero de pronto se sintió inseguro. de veras. ni ninguna de esas “Tonterías” sobrenaturales. No era necesario que Bella estuviera al tanto de esos detalles. Un momento después Maria lamía la herida evitando que siguiera sangrando. A la orden de Maria las otras vampiras se marcharon dejándolos a solas. Agregó Jasper consiente de mi estado. que debía tomar su caballo y salir de ahí como fuera. en una agonía sin fin. Contestó sin poder ir en contra de sus buenas costumbres sureñas. —¿Cómo te llamas. Mi cuerpo se tensó ante ese recuerdo. —Espero que sobrevivas. La líder del grupo. El instinto de Jasper le decía que algo estaba mal. Avanzó los escasos pasos que los separaban hasta quedar frente a él. Toda su conciencia fu arrastrada por los labios dulces y fríos de Maria. Él era un ser racional y jamás en toda su vida presto atención a supersticiones. soldado? —Preguntó María. Sintió la calidez de su sangre bajando por su espalda y por su pecho. a escasos centímetros e inclinó su cabeza como si fuera a besarle. —Mayor Jasper Whitlock. María había reunido a las 187 .sangre. ni magia.

Alguien no les estaba dando toda la información. Esto hacia que él se esforzase siempre en ganar su atención. Todos eran varones ya que ella sólo quería soldados. Reconoció . sabedora de que la fuerza descomunal de los neófitos declinaba tras el primer año a contar desde la conversión y pretendía actuar mientras aún conserváramos esa energía—. yo adoraba el suelo que pisaba—. Alguien estaba creando y manipulando a los nuevos vampiros. en ese entonces. —Me recompensaba a menudo. Ella juzgaba bien a los hombres y no tardó en ponerme al frente de los demás. mucho peor. lo llevaba lejos de los otros. y luego nos prestaba más atención y entrenamiento del que antes se le hubiera ocurrido a nadie. Las bajas descendieron drásticamente y nuestro número subió hasta rondar la veintena.otras dos. lo cual encajaba a la perfección con mi naturaleza.. María deseaba vengarse y recuperar sus territorios mientras que las otras dos estaban ansiosas de aumentar lo que podríamos llamar sus “apriscos“. Pero tener a diez hombres juntos era complicado y diez neófitos era mucho. más fuerte y aunque María se molestaba por tener que reemplazar a todos los que eliminaba Jasper ella estaba complacida por su gran hallazgo. —No sabía que existía otra forma de vida. Con el tiempo y al ver lo talentoso que era. Sólo dos explicaciones podía haber. María comenzó a encariñarse sinceramente con él y fue otorgándole mayor responsabilidad dentro del grupo. Estaban reuniendo una tropa. 188 . Nos adiestró en el combate y nos enseñó a pasar desapercibidos para los humanos. Nos recompensaba cuando lo hacíamos bien. pero lo hacían con más cuidado del habitual.—. incluso las vampiras fueron afectadas por su poder. la formación adecuada. ¿Pero quien o para que podrían estar formando un ejercito? ¿Y que tenía que ver con Bella y con nosotros todo ese asunto? Quien fuera no temía la reacción de los Vulturis. Con ayuda de Jasper se transformaron en un grupo organizado que era capaz de trabajar en armonía.. lejos de todos y le dedicaba noches enteras donde le permitía alimentarse a destajo y saciar su sed para luego entregarle su cuerpo y saciar otras necesidades que él mantenía. por lo cual gané en fortaleza. Maria lo dominaba y Jasper llegó a pensar. como si me hubiera ascendido. Jasper se convirtió el sexto miembro del grupo de Maria pero a las pocas semanas el numero de integrantes creció en un sesenta y seis por ciento. Pronto él se vio involucrado en peleas dentro del grupo pero siempre fue más rápido. Ella quería una fuerza de combate superior. las tres eran supervivientes de una derrota reciente. —En cierto modo. aunque eso parecía absurdo. Al otro día ella dedicaba toda su atención a otro neófito.— Era un número considerable. Ella nos dijo que así era como funcionaban las cosas y nosotros la creímos—. Y Jasper era un neófito ejemplar. que vampiro no podría temerles?. Lo mismo podía estar pasando en Seattle. —Pero María tenía prisa. No sabia de ellos o simplemente no le importaba.. que le amaba. Fue idea de María. María siempre le recompensaba.. sobre todo después de lo vivido tiempo atrás con los Vulturis pero los nuevos neófitos de Maria no eran como los otros. con potencial. por lo que buscaba hombres específicos.

Se suponía que Peter me ayudaba a deshacerme de ellos. Más de un año duró la lucha donde el grupo de vampiras también sufrió perdidas.. Jasper se había convertido en prácticamente su compañero. Acarició entonces el contorno de algunas de las cicatrices de su brazo mientras volvía a hablar de los combates y lo feroces que habían sido. —Ganamos tantas batallas como perdimos. otra neófita de la cual estaba enamorado. Se desvaneció la idea de la conquista y quedó más bien la de la venganza y las rencillas. eran eliminados sin compasión alguna y el encargado de esa tarea no era otro que Jasper. que fue la que prevaleció al final. Décadas pasaron delante de sus ojos. pero su grupo fue diezmado. perros de lucha sin valor ni propósito más que el de servir a sus fines de conquista. La cosa se calmó un poco. que Alice y yo habíamos despertado su interés. llegó el momento de efectuar una nueva purga. era. supongo que ésa es la palabra adecuada. Aquella vez intentó convencerme de que algunos de ellos tenían potencial. Nettie y Lucy se volvieron contra María. otros vinieron desde el sur para expulsarla—. aunque las guerras no cesaron. Siempre se nos hacía la noche muy larga. tendríamos que actuar antes que fuera demasiado tarde. sí. Jasper sobrevivió. pero me negué porque María me había dado órdenes de que me librara de todos—. —El éxito la volvió avariciosa y no transcurrió mucho tiempo antes de que María fijara los ojos en otras ciudades. sin embargo Peter lucharía por mantener con vida a Charlotte. Ella y yo fuimos capaces de conservar Monterrey. pero algo cambió en él cuando nació una amistad entre Jasper y un neófito llamado Peter. era imperante que eso no sucediera. Al final. Sin prestar demasiada atención en sus palabras escuche como él se situó al mando del nuevo ejercito de neófitos mientras atacaban Monterrey y dando un ataque certero y silencioso se apoderaron de la ciudad. Ellos no podían llegar a Forks. Jasper también al ser visto en los recuerdos de mi hermana. Los separábamos individualmente. —Me caía bien. venía a ser algo así como su canguro. Entonces. Era un trabajo a tiempo completo. Ese primer año extendió su control hasta Texas y el norte de México. «civilizado». yo por sobre todos sabía de lo que eran capaces. María volvió a formar un grupo de nuevos vampiros que no superaban la docena. El relato de Jasper había proseguido. Cuando cumplían el año de vida y antes que sus fuerzas disminuyeran.. de violencia y de esa guisa pasaron los años. Yo estaba hastiado de aquello mucho antes de que todo cambiara—. 189 . Era necesario reemplazar a los neófitos cada vez que superaban el momento de máximo rendimiento. para él y ella los neófitos eran sólo la artillería. Vio que su amigo estaba dispuesto a enfrentarse a él aun y cuando no tuviera oportunidad alguna. Esa noche Jasper descubrió el verdadero significado del amor. Aro utilizaría a Bella para tenerme y mi familia sería arrastrada al protegernos. —Mi vida continuó por el mismo sendero.Habíamos estado muy cerca de morir. Estaba a cargo de los neófitos. sumido en una espiral de violencia sin fin. Le disgustaba la lucha a pesar de que se le daba bien. sabia que Aro sentía celos de mi familia. pues fueron muchos quienes perdieron a sus compañeros y eso no es algo que se perdone entre nosotros—.

sintiendo en carne propia mientras les mataba. él no quería matarla y la opción de irse era mucho mejor.—Los sentimientos de Peter cambiaron y se descubrieron cuando ella apareció. pero cada vez que me abalanzaba sobre otra víctima humana tenía un atisbo de aquella otra vida—. El tiempo que había existido era tan largo cómo el que Carlisle y yo habíamos convivido como hermanos. —Aunque el vínculo entre nosotros no fuera ni por asomo tan fuerte. pero me pregunto si alguna vez has comprendido cómo me afectan los sentimientos que circulan por una habitación. El estilo de vida que había estado llevando hasta ese entonces comenzó a pasarle la cuenta. Me disgustaba la idea de matarle. Y fue su amigo quien se dio cuenta lo que sucedía ya que su estado empeoraba después de cada caza. Pensó en las posibilidades de que eso fuera cierto. Peter regresó a hurtadillas cinco años después. El recuerdo era mucho más fuerte que la sed. Fueron los mismos sentimientos que me habían alertado sobre la traición de Nettie y Lucy. Ya no encontraba alegría en las luchas y mucho menos en tener bajo su cargo el entrenamientos de otros. fue difícil acostumbrarse a ese nuevo estilo de vida. Se entregó a la vida nómada con Peter y Charlotte durante algunos años. Bella. —Comencé a notar un cambio en sus emociones cuando estaba cerca de mí—. y eligió un buen día para llegar—. era un mundo pacifico pero aun así la tristeza que cargaba en su ser no desaparecía. Sólo bastaron pocas palabras para que Jasper no dudara en abandonar a Maria. él era para sus presas lo mismo que ellas habían sido para él aquella lejana noche cuando fue por última vez el Mayor Jasper Whitlock. La reacción de sus victimas hacia eco en su memoria ya que él era capaz de saber y sentir cada una de las reacciones de su presa. Me marché sin mirar atrás—. ella jamás se sentía abatida y la culpa no formaba parte de su estilo de vida y no entendía por que él no podía ser como ella. era un mundo nuevo para él. Viví en un mundo sediento de venganza y el odio fue mi continuo compañero durante mi primer siglo de vida.. Fue Peter quien le habló de una nueva vida. en su mente no existía rastros de humanidad después de tanto tiempo viviendo dedicado completamente a la matanza y la carnicería. las relaciones son tenues y se rompen con facilidad. Cuando se vive para la sangre y el combate. No entendía por que se sentía tan abatido y desmotivado. En su cuerpo. María se enfadó mucho conmigo por aquello. de una vida libre de luchas. sin lugar a dudas. —A veces era miedo. Pude haberlos perseguido. viviendo. Y de todo un sin fin de opciones con las que él jamás hubiera podido soñar. Continuó Jasper. —Yo era una pesadilla. un monstruo de la peor especie. Él le ordenó a gritos que se fuera y salió disparado detrás de ella que habia huido al ver lo que estaba por suceder. malicia. Cada vez que sus presas quedaban paralizadas por su hermosura. María no entendía el cambio que se habría producido en él.. Jasper recordaba a María y a sus compañeras. que el hambre. pero aún sentía el pánico y el temor de mi presa. —Has sentido cómo he manipulado las emociones de quienes me rodean. Peter regresó cuando me estaba preparando para destruir a mi única aliada y el núcleo de toda mi existencia—. Todo eso disminuyó cuando abandoné a María. pero no lo hice. otras. 190 .

para él no existía otra explicación. Dijo Alice quien el recuerdo le devolvió su buen humor y le entregó a Jasper una sonrisa. Claro que ahora era mas fácil pero no podía bajar la guardia. se sintió incapaz de estar en presencia de sus amigos y vagó lejos de ellos. Pensé que no ibas a aparecer jamás—. Todo cambió el día que se encontró con Alice. 191 . Sabía que llamaría la atención si me quedaba bajo la lluvia. En innumerables oportunidades vi como eran capaces de ver estado en el cual se encuentran con solo una mirada. por supuesto —. Y desde entonces ambos han sido inseparables. Dijo Jasper haciendo alusión a las palabras de Alice quien se había movido hasta estar junto a nosotros otra vez. Tenía los ojos lo bastante oscuros como para que nadie me descubriera. —Me has hecho esperar mucho tiempo —. Me esperaba. Eran civilizados pero no compartían el pesar de Jasper que no soportaba seguir matando. el único inmune era Carlisle. Aquella era una tarea que aun seguía en proceso. incluso a seres humanos aunque debía seguir haciéndolo. —Tú me tendiste la mano y yo la tomé sin detenerme a buscarle un significado a mis actos. —Estaba en el exterior cuando comenzó la tormenta y era de día. decidió que mejor sería temprano que tarde. Pero ella le sonreía y las emociones que emanaban de su ser eran completamente desconocidas para él. y respondiste: «Lo siento. pero eso significaba también que tenía sed. dejó atrás los recuerdos tormentosos y sangrientos y pasó a ese día en Filadelfia. Jasper languideció sin poder evitarlo. pero sentí esperanza por primera vez en casi un siglo—. —Ella estaba sentada en un taburete de la barra. Agregó Jasper riendo entre dientes. De inmediato supo lo que ella era y desconcertado pensó que le atacaría. Su cuerpo estaba acostumbrado a saciar sus necesidades de manera inmediata. lo cual me preocupaba un poco—. debió autodiciplinar su mente y su cuerpo. Como si pudieran leer sus mentes. por lo que me escondí en una cafetería semivacía. Agregó Jasper mientras alzaba las manos para tomar las de Alice. después de un siglo de existencia viviendo de esa forma. E impaciente como ella es. luchaba hasta que le era imposible seguir postergando su necesidad pero al final siempre debía ceder. —Sólo estaba aliviada. —Y tú agachaste la cabeza. Sus pensamientos cambiaron. Incluso el resto de mi familia no podía hacerlo.Empezó a resultar insoportable—. Luchaba contra su sed. Él no sabía que había otra opción. como buen caballero sureño. señorita» — . Jasper llegó al tiempo feliz de su vida. una práctica con la que aún no me encuentro cómodo del todo. Alice había visto hace mucho tiempo que Jasper se uniría a ella. —Se bajó de un salto en cuanto entré y vino directamente hacia mí—.

con Alice llegó la felicidad a mi existencia—“ Declaró Jasper en su mente. Hice una mueca y seguí relatando nuestro primer encuentro. —Emmett y yo nos habíamos alejado para cazar y de pronto aparece Jasper. al final feliz con Alice—. —Alice me habló de sus visiones acerca de la familia de Carlisie. —. la vida de Jasper había cambiado. —Cuando llegué a casa. Dije interrumpiendo a Jasper en su relato. me sorprende que lo hayan dejado llegar tan lejos—. ¿por qué no me lo dijiste?— —Creí que había interpretado incorrectamente las señales—. Ambos. Alice y Jasper. cubierto de cicatrices de combate. llevando detrás a este monstruito —. En eso tenía razón. Preguntó Carlisle que volvía a estar pendiente de nuestra 192 . Había sido todo un guerrero pero cuando hablaba de mi hermana se ponía meloso. ya que nadie reclama nada.. puedes seguir contando la historia. —¿Qué podemos hacer? —. Pero no había otra explicación. —Ella marca la diferencia. todas mis cosas estaban en el garaje—. aquellos sólo eran recuerdos. Y por ese breve momento me sentí libre. —Casi nos da algo del susto —. pero ella me insufló optimismo y fuimos a su encuentro—.Intercambiaron sonrisas por un momento y luego Jasper se volteó para seguir el relato. —De hecho. —Una tropa. —Lo sabía todo y quería averiguar en qué habitación podía instalarse—. — Susurro Alice que había comprendido el motivo por el cual Jasper estaba contando su historia. Agregó mientras su cara comenzaba a tornarse delicadamente sonrosada. Dijo entonces Bella. Y sigo disfrutando de la situación—. Los nómadas cruzan las tierras y nadie lucha por ellas ni las defiende—. Adelante. Aticé un leve golpe con el codo a Alice para luego narrar como nos saludaba a cada uno por nuestros nombres. ¿Que había de hermoso en el relato de Jasper? —Me refiero a la última parte. rieron al recordar ese día. En Seattle se estaba organizando un ejercito de neófitos que posiblemente no superaba los veinte. Le contestó Jasper. Dijo él a modo de defensa. Le miramos sorprendidos. —¿Y por qué? ¿Quién iba a crear un ejército en Seattle? En el norte no hay precedentes ni se estila la vendetta. La situación sólo empeoraría y los Vulturis aparecerían sin que pudiéramos evitarlo. La perspectiva de la conquista tampoco tiene sentido. Apenas di crédito a que existiera esa posibilidad. “—Ok. En su defensa mi hermana agregó que mi habitación contaba con la mejor vista y que por eso había decidido quedarse con ella—. él lo había visto antes. Reímos. pero hoy necesitábamos de esos recuerdos para sobrevivir. —Es una historia preciosa —.. por primera vez en toda mañana reímos dejando todos los malos recuerdos atrás. Se han terminado los malos recuerdos.

no lo saben. —Ellos no vienen a por nosotros —. pero sí he atisbado esos extraños fogonazos. Inquirió Jasper incrédulo ..conversación. Pero ahora yo tenía casi todas la piezas de ese acertijo. Sabía que ella no podría ver hasta que se tomara alguna decisión. No bastan para poderlos interpretar. nunca es nada concreto.. —¿Qué ocurre? —.. —Los neófitos no están arrasando Anchorage. Le recordé. Fuera quien fuera se ocultaba de Alice jugando con los limites de su presencia. Eso nos va a limitar en cierto modo. —Indecisión. todavía no—. Alice se planteaba esa misma interrogante y le respondí.— —A menos que no quieran ensuciarse las manos. No comprendía como Alice lograba soportar esas visiones sin sentido. Quizá podamos atraerlos para que salgan de allí—.. —No lo sé. Aseguró Alice para luego detenerse a pensar mientras trataba con todas sus fuerzas de ver algo. destruirlos y debíamos hacerlo pronto. Dije esta vez mirando a cada uno.. aunque no va a ser fácil en una ciudad. El responsable de los neófitos debía conocernos. Dejé de merodear su mente frustrado en extremo. conocía de que era capaz. Replicó Esme tratando de negar lo innegable.. pero nosotros debemos hacerlo. —. Contestó ella. —¿Crees que están indecisos? —. ¿Podría ser posible que ella lograse ver algo concreto en esas extrañas sucesión de borrosas imágenes? —.. —Me parece que deberíamos sopesar la posibilidad de que seamos el objetivo—.. Parece como si alguien les hiciera cambiar de opinión y los llevara de un curso de acción a otro muy deprisa para que yo no pueda obtener una visión adecuada—. no—. Pregunte nervioso y curioso. —Os puedo enseñar cómo hacerlo.—. Y Jasper sabía que sólo había una salida. —El grupo de Tanya también está cerca —. No sería necesario que nosotros tratásemos de alejarlos de la ciudad y eso era simplemente por que el objetivo era mi familia. —¿A nadie se le ha ocurrido pensar que la única posible amenaza para la creación de un ejército en esta zona somos. Respondió ella..— 193 . eliminarlos. —No obtengo una imagen nítida cuando intento ver qué ocurre. ¿De qué te has acordado?—. Los jóvenes no se preocupan de mantener la discreción. Me apresuré a decir. y a ellos no. conocía los poderes de Alice.. Les dije a todos. El puñado de imágenes era desconcertante. —Pero me habría enterado si hubieran decidido venir. o al menos. antes que los Vulturis de involucraran. nosotros?—. Esme—. —Destellos —. —Aro te conoce mejor que tú misma—. ¿Pero quien podría saber que hacer para escapar de ella? Y sólo un nombre lleno mi mente.

Son los celos y el miedo. Me sorprendió un poco la idea de Rosalie.—Tal vez se trate de un favor —. —. —Esto iría en contra de todo aquello por lo que luchan—.. siento que la subsistencia de nuestra familia esta en juego. vayamos. la omnisciencia total. Procuró no pensar en ello. Y también hay algo sobre ti. Sentí los ojos de Bella clavos en mi. pero no lo consiguió ocultar del todo. alguien al que le han ofrecido una segunda oportunidad: no le destruyen a cambio de hacerse cargo de un pequeño problema. —. quería que Alice y yo formáramos parte de su guardia. —Los Vulturis jamás rompen las reglas—. ya que los demás pensamientos eran más fuertes cuando estuve con ellos—. Agregó. nunca quebrantarían sus propias reglas. esta amenaza es. Seria fácil culparnos por cometer algún crimen que avalara su actuar ante los otros vampiros. sobre tu familia. Se había mostrado desinteresada durante todo el relato pero los motivos para tomar en cuenta sus palabras eran muy fuertes..—. después del suyo. Vendrán—. No me creo que estén involucrados los Vulturis.. “ —Siento que no tenemos otra salida. Él no comprendía. siempre los había visto como salvadores. —Quizá sea alguien del sur. No podríamos salir libres de esa situación pero eso no impediría que lucháramos. pero sí posees cosas de su agrado. Juraría que es obra de un primerizo.. Además. alguien que ha tenido problemas con las reglas. estaba según él. demasiados entregados a su misión de protectores de nuestras leyes. cometerían una doble traición y nadie lo sabría. Dije discordante. Ya habría tiempo para calmar su miedo. Me llamó Carlisle en su mente. —¿Por qué? —. pero yo había creído que le iba a costar mucho más tiempo concebir ese plan para lograr lo que tanto ansia. Y en eso era en lo único en lo cual estábamos de acuerdo. próspera y en aumento.. nunca quebrantaría una y mucho menos harían algo como eso. Este. Eso explicaría la pasividad de los Vulturis—... —Además. tipo.. Preguntó Carlisle entonces. la imagen que él tenia de ellos era igual de altruista que la de Carlisle.. pero me negué a contemplarla.. no quiero que salga lastimada al no 194 . Dijo Rosalie interesada ahora también. cada uno a su lado.. Carlisle creía que los Vulturis jamás harían algo como eso. Dijo él. “—Edward—“.. no quiero exponer a Esme a una lucha. —¿Qué estamos esperando?—.Me sorprende que haya salido tan pronto a la luz. Vociferó Emmett.— —La hay —. Creía que Carlisle tenia razón. Carlisle. El presente y el futuro. La idea de erradicar una posible competencia estaba ahí. como restauradores del orden cuando el caos amenazaba con descubrir nuestra existencia. No quiero perderlos. Jasper intervino. pero lo estarán. — El poder de la idea le embriaga. —No hay razón para que ellos. No tienes más que él. No tienen ni idea de lo que se traen entre manos. ¿Cuándo sucedería eso? ¿Cuanto tiempo teníamos? ¿Podríamos evitarlo? —En ese caso. Aro nos quería. nuestro aquelarre es el mayor de cuantos han conocido jamás. El silencio se dejó caer luego de las palabras de Jasper. todo esto es demasiado chapucero. Pero yo pensaba que el poder absoluto corrompe absolutamente y ellos sólo tendrían que limpiar sus huellas después.

maldito sea Laurent.estar preparados. —¿Crees que el aquelarre de Tanya estaría dispuesto. impasible. Respondió Carlisle pensando que sería demasiado egoísta al arrastrar a otros en nuestros problemas. Susurré alejándome de la mente de mi padre.—. El tono de marcado se alargó un eterno segundo hasta que por fin contestó. Asentí moviendo levemente mi cabeza. que era un egoísta. Manipuló la tan característica calma de Carlisle para infringirle la necesidad de urgencia. Jasper —... Dijo Jasper reaccionando como un resorte. —Vamos a necesitar que nos enseñes a destruirles. que se pudra en el más profundo abismo del infierno al que pertenece. no le gustaba el resultado. Tomé a Bella de la mano y le guié hasta el sofá donde nos sentamos. Si Jasper esta en lo cierto debemos saber como enfrentarnos aunque si él tiene razón sobre el número de neófitos no creo que sea de mucha ayuda. —Espero que todos estén bien—. toda su existencia había evitado las confrontaciones buscando siempre una salida diplomática.. Quería tomar el teléfono entre mis manos y decirle que Laurent no valía nada. Dijo resignado pensando en Alice. Me concentré en la mente de mi padre. En sus ojos no existía más que amor. —Maldito. que éramos nosotros. por sus hijos. Continuó él.? Otros cinco vampiros maduros supondrían una diferencia enorme y sería una gran ventaja contar con Kate y Eleazar a nuestro lado. Con su ayuda. Irina esta dolida por la perdida de Laurent. —Jasper —. esta vez sólo había una solución y esa era pelear. Rosalie y sobre todo en Esme. Él también había sacado la cuenta y al igual que Carlisle. amor por todos nosotros y ví también lo mucho que le dolía tomar esa decisión. pero estaba vez sólo había una forma de salir con vida. Era duro para Carlisle que aun trataba de encontrar otra salida a nuestra desventaja numérica. 195 . —Bueno te estoy llamando por que estoy seguro que están al tanto de lo que esta sucediendo en Seattle en estas últimas semanas…— —Si estas llamando para pedir nuestra ayuda creo que haz perdido tu tiempo Carlisle. pero su voz no era la de siempre. Carlisle respondió al estimulo y tomó el teléfono para luego dirigirse hacia las amplias ventanas mientras marcaba los número que le comunicarían. Sin embargo tenemos que darles una oportunidad. Sonaba monocorde.. Justamente hace un par de días hemos estado hablando sobre ese tema. —Se lo pediremos —. debemos darles una oportunidad—”. pero al no tener respuesta decidió exponer inmediatamente el problema. deben poder defenderse. Expresó entonces Carlisle resignado. amor por su familia. —Necesitaremos ayuda—. Contestó Carlisle que también se había percatado del tomo de su voz. Es verdad que sólo un año vivió con nosotras pero ella llegó a amarle profundamente—. incluso sería fácil—. Dijo ella seguramente al ver el número de este en el visor de su teléfono móvil. —Tenemos prisa—. —Hola Tanya—. un ser repugnante que no dudó en abandonar a sus amigos cuando se vio en problemas. Jasper vio su vacilación y le tendió un móvil.

—Esta bien. 196 . Que no quede uno solo. Tanya debía estar loca. Además te recuerdo que Laurent trató de matar a Bella y que los licántropos no hicieron más que protegerla como lo harían con cualquier otro humano—. No puedo creer que estén molestos con nosotros por todo ese asunto. no se conforma con haberlo perdido. —Pero no puedo creer que los estés defendiendo. No había otra explicación para que le propusiera eso a Carlisle. De un golpe sonoro cerro el móvil. haremos cuanto esté en nuestras manos. pero Irina es mi hermana y Laurent también lo era. Solos—. —Sabemos también que todo ese asunto esta relaciona con esa humana de la cual Edward esta encaprichado y que fue a causa de ella que Laurent volvió a Forks. Era verdad. defraudado.. Respondió él evitando alzar la voz. —Queremos exterminar a esos malolientes perros. Ni ellos lo han quebrantado ni nosotros vamos a romperlo—. —Por supuesto. Pero no podemos hacerlo sin que tu estés de acuerdo. No esperaba una reacción como esa. —¿Quieres decir que los prefieres a ellos?. lo que tu quieras—. Si quieren nuestra ayuda tendrán que ayudarnos ustedes también—. Tanya tenia toda la razón… estábamos solos. Irina no puede perdonar. — —Lo siento Carlisle. —Eso es ridículo Tanya. Carlisle. no de la forma en que todo sucedió—. Tendrán que arreglárselas sin nosotros—. Entonces no cuentes con nuestra ayuda— —Lamento oír eso. —Eso está fuera de cuestión —. tratando de que este acto lograra tranquilizarme y volví a la mente de Carlisle que escuchaba a Tanya que continuaba hablando. —Tenemos un trato. a todos ellos. Ustedes son como nuestra familia.. Emmett no comprendía la escena que había presenciado y se lo expliqué. Se sentía abatido..Maldito por querer lastimar a Bella cuando se encontraba desprotegida…. pero aquello le estaba costando trabajo. —Tal vez tengas razón pero nosotros hemos logrado vivir en armonía—. ¡Ellos son nuestros enemigos!—. es en tus tierras que ellos viven. No se movió. Si no hubiera sido por los licántropos… Expulsé el aire de mis pulmones.. te ofrezco lo siguiente. Somos prácticamente familia. Esa es nuestra única condición—. necesitaba digerir las palabras de Tanya. —Por su puesto.

no con los números en nuestra contra. —. pero no en número. —¡No! —. Quería decirle que nada nos sucedería. Sus ojos gritaban lo que su rostro quería ocultar. Le pedí que se tranquilizara. Triunfaríamos. Les ganamos por la mano en habilidad. Exclamó Bella. Bajé mis ojos para contemplar su rostro..—El vínculo de Irina con nuestro amigo Laurent era más fuerte de lo que pensábamos.. Nunca dejaría de sentirme en deuda con los licántropos. pero ¿a qué precio?—. que todos estaríamos a salvo pero no podía prometer eso. —Pretende vengarse. Me pidió valientemente. Quiere aplastar a toda la manada. sí. no había motivos para que se preocupara. Laurent había recibido lo que merecía. Ella les guarda bastante ojeriza a los lobos por haberle matado para salvar a Bella. Me detuve. Carlisle jamás aceptaría la descabellada petición y lamentablemente yo tampoco. Mis brazos rodearon su cuerpo y la estreché contra el mio. Él también quería protegerla. Las intenciones de Irina causarían en Bella gran dolor. —Son demasiados incluso para un solo enfrentamiento. no quería que se sintiera responsable por la negación del clan de Tanya. —Sigue —. La tomé en mis brazos y la senté en mis piernas como si fuera una niña pequeña que necesitaba ser consolada. ni mas ni menos. Trató de ser frío en sus pensamientos pero sus sentimientos por mi hermana eran demasiados fuertes. te prometo que todo saldrá bien—. —Esto pinta mal —. 197 . Agregó Jasper. —Todo saldrá bien Bella. Ella quiere. Bella comprendió sus palabras y su corazón volvió a dejar de latir. Nos prestarían su ayuda a cambio de nuestro permiso—.

Cerré mis ojos apartando el recuerdo de la desagradable voz en mi cabeza. “—¡La amo.La ofensa Capítulo 19 “—¡La amo! La amo y más te vale que te hagas a la idea de que lucharé por ella. sólo un par de horas. —Seguramente el asunto de la graduación le tiene preocupado—. bebiendo. en compañía de ese chucho en vez de estar en casa. Bella prefería estar en La Pusch. Ahora no era suficiente con que me sintiera angustiado en extremo e intranquilo. Presté atención a los sonidos del bosque. Estaba seguro que Bella no correspondería a sus sentimientos y que Jacob sólo perdería su tiempo pero. ¿Lo entendiste? —” Había gritado Jacob en mi mente cuando dejé a Bella en la línea que dividía nuestras tierras. No creas que la tendrás tan fácil maldito chupasangre. pero en mi mente todo eso me parecía ridículo y sin sentido. Todos nos sentimos impacientes sobre ese tema—. sin embargo ella prefirió ir de visita a la reservación. —Déjalo ya Rosalie—. Rosalie y yo salíamos de cacería. Tampoco había dejado que mi mente vagara en tormo a su transformación y a los cambios físicos que ello implicaría. Estaba plenamente consiente y seguro que eran infundados pero no podía evitar sentir lo que sentía. Continuó hablando Rosalie. Aunque estaba tentado a seguir los planes de Bella por el solo hecho de que le diera una merecida lección a Emmett. que se disolvieran en el viento y entonces corrí un poco más. Sabía muy bien que sería hermosa. —Entonces será mejor que les informes que tendrán que seguir esperando—. la amo y hoy ella lo sabrá!—” Sus palabras retumbaban en mi mente al punto no ser consiente de nada más. por lo menos ella había accedido ha realizar ese pequeño favor para mi. se sumaba a mis males los celos. aunque pareciese imposible de imaginar. Corrí deseando que el sonido quedara atrás. Intervino Carlisle. sorbiendo frenéticamente su sangre. seria 198 . segura con mis hermanos mientras Carlisle. —Pues como sea. No nos tomaría mucho tiempo. aun así sabiendo eso no podía evitar sentirme intranquilo. Simplemente no podía imaginar su pequeño cuerpo enfrentado a la mole de músculos que era mi hermano. Mi presa pagó las consecuencias y demasiado pronto terminé con su vida. —Parece que hoy estamos un poco alterados—. incluso. que él fuera el animal que pronto se desangraría en mi boca. anhelando que él fuera la presa que rastreaba. Era la única manera de desquitar la ira que sentía en ese momento. —Creo que los chicos ya están haciendo sus apuestas—. No podía evitar sentirme como me sentía.

Podría esperar… algo. Bella llamaría. Un posible ejército de neófitos y la probable visita de los Vulturis no eran nada comparados con la proximidad de la graduación y la inminente transformación de Bella… ¡ Y Como si no tuviera demasiados problemas en mi mente. de ponerlo en su lugar de una vez por todas. fingiendo que estaba bien que Bella compartiera con salvajes licántropos lejos de mi protección y cuidado. Tendré que hacerlo—. pedirle a Alice que tratara de verle. Tal vez debí quedarme en casa. Y entonces su cuerpo sería fuerte como el mió y yo sería libre. estaban por sobre todas las cosas y por sobre todos mis deseos. O también podría tomarlo por la cabeza y…. Aclaré. Entonces mi móvil vibró en mi bolsillo. ahí sobre el asiento del copiloto estaba el teléfono móvil de Bella. De forma inconciente tomé el camino hacia la reservación. ahora también Jacob Black se sumaba a la lista!. de donde fuera ella llamaría y entonces yo iría por ella. Lo que no imaginé entonces fue que mis palabras se cumplieran tan prontamente. no quería ser egoísta. —Ya di mi palabra Edward. aun no se sentía bien. Dijo Carlisle repentinamente preocupado. no había motivo para preocuparse. podría buscar la voz de Jacob y ver…. de actuar. La vida y el alma de Bella estaban primero. jamás podría hacer algo que le hiciera sufrir. No podía quedarme en casa fingiendo que todo estaba bien. pero no podía evitarlo. Sufrir solo y en silencio era mejor que ser observado y compadecido. “¡Rayos!” Pero todo estaba bien. 199 . cualquier cosa. Subía a mi coche pero algo llamó mi atención. entonces yo sería libre de moverme. libre de amarla con todo mi cuerpo con todo mi ser por siempre… No quería pensar en ello. no mientras con ello hiriera a mi Bella. tal vez podría aguardar por ella. En mi interior tenía la sensación que algo no estaba bien. No estaba bien que me sintiera de esa forma. Comprendí que algo iba mal cuando las horas transcurrieron y no tuve noticias de Bella. —Sólo si ella quiere—. Pero la paciencia de un vampiro era infinita y yo sabía que cometería un error. eso aun no esta definido—. No podría. Pero ese problema sería el más fácil de solucionar… Sólo tendría que…. pero no quería importunarla. Estaba solo y eso era mejor.mucho más hermosa. No. Les respondí grabando las palabras en mi fuero interno. —Que Bella se gradúe no significa nada. recordándome a mi mismo más que a los demás. No podía deshacerme de él o por lo menos no por el momento. —Sólo si ella quiere—. convenciéndome. Jacob Black estaba adherido a la vida de Bella como una de sus tantas garrapatas y por ende a la mía también.

Pregunté tratando de no alzar mi voz. —Me besó —. ¿Te ha llevado Jacob a casa? —. —Quiero que Carlisle me examine la mano. —¿Qué ocurre? —. no el que yo esperaba. Eso tenía arreglo. tontamente aliviado. —Esperaba que contestaras eso—. Bella había pronunciado las palabras que justamente quería oír. no me importaba estropear el coche. antes que vibrara otra vez contesté: —¿Bella?. Lo que tanto le había advertido había sucedido. Debía mantener la calma. Lo siento. Pregunté intrigado. Lo único que me importaba era que ese apestoso animal se había atrevido a besar a Bella. la llamada provenía de casa de Bella. Contestó en un extraño tono de voz. —. no obstante era fácil advertir que su estado sólo era momentáneo. Había ocurrido. Llegué al pueblo y no bajé la velocidad. Carlisle comprendería. debía hacerlo. Pregunté impaciente y ella contestó. —¿Puedes venir a buscarme. —¿Qué te ha hecho? —. seguí sin inmutarme al escuchar los gritos que profirieron los peatones mientras cruzaba con luz roja el semáforo. Entonces. —Desearía haberle causado algún daño —. es más estaba estupendo. Pero no estaba preparado para su respuesta a mis torpes palabras. Fuera lo que fuera sin embargo debía ser grave. Lo que fuera era suficientemente grave para que ella se sintiera molesta al punto de querer dañar a su amigo y por mi estaba bien. —No le hice ni pizca. ¡A… MI… BELLA! Le arrancaría la cabeza. — Dejaste aquí el móvil. Sopesé la posibilidad de que Charlie me llamara pero eso era absurdo. Creo que me la he roto—. Seguí adelante sin importarme los ojos curiosos y sorprendidos de los transeúntes. Sólo me importaba que esa sería la última vez que Jacob Black viera la luz del día. seguramente existía una buena explicación y cuando Bella dijo que le había dado a Jacob un golpe no pude evitar sentirme complacido. 200 . se la arrancaría y luego la arrojaría en lo profundo del bosque donde nadie la podría encontrar nunca jamás. Me sentí aliviado. PPregunté cauteloso. Eso seria lo más simple de solucionar. —Sí —.En una fracción de segundo vi el visor. Pisé el acelerador. Comprendí entonces que lo sucedido no era un incidente común y corriente. Agregó en medio de un suspiro. odiar no estaba en su naturaleza. por favor? — Tomé la carretera que llevaba al pueblo. Aunque no me hacía gracia que ella saliera lastimada por ello. —¿Qué ha ocurrido? —. yo también quería estar con ella de inmediato pero no era el tono adecuado.

por mi familia y aunque estaba seguro que me sentiría plenamente satisfecho una vez que le hubiera dado muerte. era superficial afortunadamente. Esto al igual que mi dolor eran sólo míos. Yo había estado de acuerdo con esas visitas sin sentido. Ahí estaba ella. Después de todo tal vez no tendría que defraudar a mi padre. Míos para tragar y digerir… Por ella. Él no debía estar ahí. mi ira no tendría satisfacción.—“ Me recordé. cada célula. “—Inhala…. No con Jacob en la ciudad. —Quizá deberías elegir rivales de tu propio tamaño —. —Estoy orgulloso de ti. ¡Grrrr! Gruñó mi pecho. Estaba tentando a su suerte y yo sentía deseo de tirar por la borda mi palabra. —Déjame ver —. Debes de haber pegado con mucha fuerza—. pero muy en el fondo que yo también me arrepentiría si lo hiciera. —Me parece que tienes razón en lo de la fractura—. —Sí—. —¡Grrrrr! —. —¡Grrrr! —. yo sabia en el fondo…. Sin embargo me había subido al coche y me había marchado aun y cuando cada hueso de mi cuerpo. Ni Carlisle. Volví a gruñir. Y una última bocanada antes de que mis dedos se concentraran en golpear suavemente la madera llamando a la puerta. —Quizá —. No había duda. Gruñí por última vez. Muy. Yo le llevé. esperándome. ¿Me conocía tanto así? ¿Acaso era yo tan fácil de predecir? ¿Sabía él que no le heriría no mientras Bella sintiera afecto por su persona? ¡Maldito chucho!. 201 . violando el tratado. —Voy a doblar la esquina — Le informé para luego colgar. delante de mí con una mueca de dolor dibujada en su cara. ni el resto de mi familia tendría que pagar por mis errores. yo escuché lo que él pretendía. Pedí tomando su mano entre las mías para examinarla. ¡Maldita sea!… Le debía una gratitud infinita. Sólo le debía gratitud…. Eso estaba muy bien. Respondió Bella. Exhala…. cada neurona de mi cerebro me gritaba que no lo hiciera.—¿Sigue ahí ese perro? —. Habló Bella justo al otro lado de la puerta mientras la abría. Vi hinchazón y un leve hematoma. “—Inhala… Exhala… —“ Me dije mientras bajaba del coche y me encaminaba hasta la entrada. No obstante era igualmente doloroso para ella. no mientras nosotros viviéramos en Forks y él lo sabía y aun así estaba ahí. nuevamente era mi culpa. Era mi culpa. Pisé el freno sin disminuir la velocidad derrapando frente a la casa de Bella. El sonido retumbó en el interior de mi coche llenándolo por completo. Decía su padre en el interior de la casa. Pregunté.

—Basta. ¿Como era posible que permaneciera tranquilo junto al hombre que había besado a su hija a la fuerza y que además le había provocado una fractura?. Al igual que con Bella. Cuanto le envidiaba en ese momento. papá? Voy a tomarlo prestado un minuto—. se regodeaba en su estúpida felicidad por haberle robado un beso a mi Bella. Charlie era muy capaz de hacerlo. Unos segundos después era Jacob Black quien se encontraba delante de mí. vamos —. Dijo el padre de Bella mientras el sillón sonaba bajo su peso al ponerse en pie. Bella—. cuando creía que él reaccionaría de una manera especifica. Agregó el Jefe Swan mientras se unía a nosotros y me miraba a los ojos con expresión ansiosa. ¿entendido? —. Yo podría solucionar ese pequeño problema. Hace mucho tiempo que me negaba a adentrarme en los fragmentados pensamientos de su padre.—Le di con todas mis fuerzas. —Vamos. Además la mano de Bella se inflamaba más y más a cada momento. sabia bien que él no dudaría en llevar a su propia hija a la comisaría local. —Puedo ponerme la placa si eso consigue hacer que mi petición sea más oficial—. Gruñó mi fuero interno. Jake? —. pero ahora no era necesario que tratara de leerlos. pero no parece haber bastado—. —Vamos a ver a Carlisle para que le eche un vistazo a tu mano antes de que acabes en el calabozo —. Le respondió su preocupado y sobre protector padre. Él estaba satisfecho. Quise enseñarle mis dientes pero me contuve… con dificultad pero me contuve. ¿Que harás ahora? —” Preguntaba el maldito perro en mi mente. Respondí haciendo acopio de toda mi fuerza de voluntad. Y me sorprendió su actitud. 202 . Bella sugirió a su padre que le arrestara ya que ella había golpeado a Jacob —¿Quieres presentar cargos. Jacob respondió que no presentaría cargos con una sonrisa burlona. hacía o decía algo completamente diferente. Tanta injusticia ya me tenía cansado. debíamos salir de ahí. —Jacob —. Incliné un poco mi cabeza para besar su mano suavemente. Estaba tan cerca de mí que ya podía ver su gran cabeza volando por los aires… —Eso no va a ser necesario —. Le llamé desde el umbral de la puerta tranquila y contenidamente. —¿En qué lugar de tu cuarto tienes el bate de béisbol. —No quiero ninguna pelea. Preguntó su padre. “—Aquí estoy. “—Grrr…—“. ¿Acaso era capaz de aguantar eso y más con el único fin de no ver a Bella junto a mi? ¡Pues tendría que aguantar de decepción!. Agregó Bella libre de mostrar sus sentimientos.

y no importa de quién sea la culpa. no sabría nunca que le golpeó. —Um —. —Eso disgustaría a Bella—. —No te preocupes. chucho? —. De eso no había duda. Susurró Bella detrás de mi. Giré levemente hacía ella dedicándole una leve sonrisa para tranquilizarla al tiempo que acariciaba su rostro.Pasé mi brazo por su cintura y nos encaminamos ha mi coche. vas a tener que correr el resto de tus días a tres patas. “Aun tengo asuntos pendientes”—. enseguida vuelvo. Seguí adelante ignorando su molesta presencia mientras llevaba a Bella hasta la puerta del copiloto y la acomodaba en el interior. No obstante ya habría tiempo para definir eso. ahora quedaban cosas más importantes por aclarar. —¿Y qué pasa si es ella quien quiere besarme? —. no sería yo quien comenzara la lucha. tan fácil moverme sin que él se percatara. Pero no era una criatura rencorosa por naturaleza. Aseguré firmemente. —Dame un minuto. —No voy a matarte ahora—. Él no contestó. ¿Lo has entendido. —¿Qué haces? ¿Estás loco? —. Cerré la puerta suavemente y enfrenté al perro haciendo acopio de todo mi autocontrol interponiendo mi cuerpo entre él y Bella. Volví entonces enfrentar a Jacob y le dije: —Pero si alguna vez Bella vuelve con el menor daño. Dije mirándole a los ojos. 203 . Decía a Jacob Black que venía tras nosotros. estaba nuevamente preocupado. Charlie — Respondió este tranquilizándole. —Y te romperé la mandíbula si vuelves a besarla —. ¿Acaso yo estaba jugando? —¿Quién va a regresar? —. Sería tan fácil dar la media vuelta. da lo mismo que ella se tropiece y caiga o que del cielo surja un meteorito y le acierte en la cabeza. Estábamos a medió camino cuando escuche la voz del Jefe Swan. Él no lograría molestarme. Bella no regresaría. —Mañana te preocuparía —. su respuesta se limitó a una idiota mueca. entonces yo sería libre de actuar. Preguntó insolentemente Jacob haciendo que Bella lanzara un rezongo en señal de molestia. Refunfuñó Bella a mis espaldas. él tendría que intentar hacer el primer movimiento. Le recordé. Sonreí en mi fuero interno. sabía que su indisposición se iría con el malestar de su mano y si hería al Jacob ese dolor estaría con ella por siempre y él viviría entre ambos como una sombra para toda la eternidad. alegré de ver que ella se sentía un poco como yo.

de mujer. Dije recordando que tenía aun algo pendiente con él. una vida de adolescente. Podría dejarme si ella quisiera. Le amaba infinitamente. Sólo cuando Bella digiera que ya no me amaba. Replicó molesto. —Sí. pero eso sucedería cuando escucharas las palabras saliendo de su boca. sin embargo ella siempre cargaría con esa pena. 204 . es tu cara—. Bella sabía que él lo estaba deseando y yo también lo hacía. Seguramente la necesitaría. —Bien—. de experimentar lo que todas las mujeres quieren y necesitan. no cuando cualquiera y mucho menos ese chucho insolente se lanzara sobre ella alentado por señales fantasmas. Contesté resignado. entonces días habrían terminado. Deberías saberlo. La vivencias humanas que yo quería que ella experimentara tenían mucho que ver con llevar una vida normal. Respondió él irritado. —Una cosa más —. Bella debía ser libre de sentir. pero… tú sabrás. si es eso lo que quiere. Esa era la verdadera razón. ¿Verdaderamente pensaba que tendría oportunidad contra mi? Él no tenía ni la menor idea. No doy nada por sentado y pelearé con doble intensidad que tú—. —Ella es mía. —Quizá convendría que esperaras a que ella lo dijera en vez de confiar en tu interpretación del lenguaje corporal. No quería que al pasar de los años Bella comprendiera lo que había perdido por mí.—En tal caso—. el amor de Emmet le llenaba pero no eran suficientes. “—Si tanto te interesan mis pensamientos pues te diré esto: No me daré por vencido hasta tener a Bella. —Bueno. Le desee. no objetaré nada—. Ya no quedaría nada que me atara a esta existencia. nadie dice que me quedaré parado mientras lo haces—” Pensó y yo contaba con ello. Veía el dolor de Rosalie a diario. y no dije que fuera a jugar limpio—. el amor se convierte fácilmente en odio cuando tienes la eternidad para ver lo que no puedes tener. no antes. “—Y en ese caso creo que no serás tu sanguijuela—. con cada una de sus necesidades que yo no podía satisfacer. ¿y por qué no te encargas de su mano en vez de estar hurgando en mi cabeza? —. yo no me rendiría y Jacob tampoco. no es bueno vencer a alguien que no da pelea—. ella sería libre de elegir. de eso no había duda. era feliz junto a él. lo que gritaba mi conciencia. Haré lo que sea con tal de que ella no sea como tu—“. “—Podrías intentarlo. Me había propuesto a no atarla a mí. —Mucha suerte—. —Yo también voy a luchar por ella. —. Exclamé seguro. —. tal vez gane el mejor hombre—.

tal vez sea un cachorrito. todo esto con una sonrisa estúpida en el rostro. Vulturis. —Eso suena bien. Repliqué “—Si. por lo menos no completamente. pero él tampoco era humano. pero por lo menos yo creceré algún día ¿Y tu puedes decir lo mismo? —“ Agregó silenciosamente mientras gesticulaba una mueca. “—¡No te olvides que los estaremos observando! —” Volvió él a gritar en mi mente mientras nos alejábamos. No tenía que recordarlo.Habló en mi mente nuevamente. de Jacob. 205 . Definitivamente debía estar pagando todos mis pecados. Luego lo dejó para inclinarse hacia un costado evitando la pared que formaba con mi cuerpo entre él y Bella. cachorrito—. era conciente de ello. Subimos al coche. neófitos y sobre todo… de la graduación. Él quería o esperaba que su mano mejorara pronto y que lamentaba lo que había sucedido. Era conciente de los licántropos.

Entonces me pareció divertida la experiencia. Hablaba Esme tratando de calmar mi atribulada mente. solo habrías complicado aun mas las cosas—. Dijo Jasper interrumpiendo mis lamentaciones. estaban todos demasiado ocupados. Le reclamé. Dije más para mis adentro que para ellos. ¿Cuan rápido puede cambiar la existencia en cosa de segundos? 206 . Sentía que si ganaba un día a la vez no tendría problemas conseguir un par de años. En ese momento era completamente feliz. venían por nosotros. sólo que ahora ya sabemos a que nos enfrentamos. Podía ver nítidamente como el círculo se cerraba sobre nosotros. No estoy seguro si alguien se dio cuenta de mi estado—. —Alice tiene razón.Tontas Ilusiones capítulo 20 —¿¡Por que no me lo dijiste Alice!? —. Entonces ahí pensando en su prometedor futuro había sido feliz. ¿Cuando puede cambiar la existencia en cosa de segundos? Sólo hace un par de horas atrás viajaba en la parte posterior del coche patrulla de su padre rumbo al Instituto para nuestra ceremonia de graduación. —¿Cual habría sido la diferencia? —. a pesar de lo que creyera su padre que me miraba con una sonrisa burlona. —Nadie pudo Edward. No sabia que hacer. ¿Pero mi familia…? ¿Que sería de ellos? ¿Acaso podía entregados al destino que yo había labrado para ellos? ¿Me perdonaría algún día? ¿Lo haría Bella? —Aun tenemos una oportunidad. El plazo se había cumplido y Bella se mantenía indecisa sobre el asunto de conservar o no su humanidad y yo apostaba todas mis cartas a eso. Debía huir. —Necesito… tengo que…—. esta noticia no cambian en nada nuestros planes. Nadie ha reparado en ti. ahora es nuestro el elemento sorpresa—. —¿Como no fui capaz de verlo…?—. nunca había viajado en uno y según la escueta mente de su padre “Solo hacían falta unas buenas esposas” para completar el cuadro. Intervino Carlisle. Todo mi instinto me gritaba que huyera. Debemos seguir. —A duras penas he logrado controlarme. Ahí habría sido otra cosa—. Ahora que si te lo hubiéramos dicho antes…. —No te preocupes. me arrebatarían a Bella por siempre. completamente feliz. no te mortifiques—.

no capté ese tono demasiado controlado se su voz. Demasiado sumido en mi propia felicidad. Estaba de espaldas a las grandes ventanas que daban al frontis del local. Agregó Jasper nuevamente. No. —¡Si!—. pero supongo que no me permití ver que algo iba mal. Corrí como nunca lo hice antes en esta existencia hasta llegar al Lodge. Viajé en la mente de todos los comensales que se encontraban reunidos para celebrar la ocasión. restaurante en el cual Bella y Charlie habían quedado. por Bella. sin comer. no lo vi. Quería. Fui libre de sus miradas y sus pensamientos ya que todos voltearon a verle. Por un momento vi en la tensión de su cuello la intención de voltear para mirar por la ventana. no fui capaz de hacerlo. veía un solo signo de desesperación. Ya quiero ver cual de ellos será capas de acercarse a nuestra Bella. ¡Déjenlos que vengan. sin reír. pero no sucedió y mantuvo la vista al frente. no dudaría en hacerlo. —Que lo intenten y ya verán con quienes se encuentran en el camino—. —¡Por todos los cielos Edward! Debes controlarte!—. —Estoy tratando de pensar fríamente pero tu angustia me descontrola. No vi el brillo extraño de sus ojos. del palpitar nervioso y errático de su corazón. sería imposible no estarlo. Ahora en cambio ni siquiera estaba seguro que saliéramos vivos de toda esa historia. por mí. Si al mirar. de eso no había duda y seguramente asustada. Ahí fue cuando le vi. ¿Cuan rápido puede dar un vuelco el corazón de un viejo vampiro que muere de amor? ¿Es posible pasar del frío que sólo se siente en el más profundo y oscuro abismo al fuego abrazador que nos da la esperanza? Quería hincharme con sus palabras.Ya me resultaba extraño que Alice se mostrara tan extraña. no aguanto más estar en constante espera. Tampoco fui capaz de ver la verdad. Tampoco pude ver el verdadero nerviosismo de Bella. ¡Dejen que lo intenten! — Tales palabras y la vehemencia con la cual fueron proferidas arrancaron de todos los presentes una risa que luego fue subiendo de tono hasta transformarse en alegres carcajadas. Estaba triste. necesitaba hacerlo. sin hablar. Por todo cuanto amaba en esa extensa existencia. Me dije a mi mismo que si lo hacia entraría sin dudarlo e iría por ella. Vi en sus ojos y en sus mentes el sincero convencimiento de que seria efectivo todo eso. Ridículamente creía que todo se debía a la vendita fiesta. Exclamó Emmett. ¿Cuan rápido puede cambiar nuestra existencia en cosa de segundos?. —Eso mismo— Agregó Alice a mi lado. en el regocijo de saber que Bella tendría un futuro…. déjenlos que vengan!. Corrí. ¿Que podremos hacer si no crees en que tenemos una salida? — Había perdido completamente la conciencia sobre mi familia y entonces vi como todos me lanzaban lamentables miradas. ¿Como nadie podía ver lo incomoda que estaba? 207 . —Ya era hora que sucediera. por ellos.

Preguntó en medio de un suspiro. silencio. frío y oscuridad. 208 . nada. “ Mi sangre fría” —Lamento haber perdido el control antes—. Terminé de agregar. de seres míticos de fantasías.Pero nadie podía ver ya que nadie sabía lo que realmente sucedía. Es estupendo. Borré rápidamente el pequeño espacio que nos separaba y la estreché en mis brazos para besarle. Tranquilos en sus existencias libres de monstruos. —Es culpa mía. monitoreando cada gesto de su rostro y signo de su cuerpo. —No muy bien—. Que tonto había sido... oculto entre el follaje esperé por ella. Tendría que haber esperado para contártelo—. ¿Cuanto me había cambiado su amor? ¿Cuanto le debía? No era nada sin ella y sin ella no existía nada. jadeante por un momento se volteó mirando hacia donde yo me encontraba. Alcé una de mis manos. sintiendo mi frío interno más intenso que nunca. Sus ojos encontraron los míos y sentí que mi corazón estaba completo otra vez. —¿Cómo estás? —. ¿Y que pasaría si no existiera un futuro en el cual resguardarle? Todos aquellos momentos arruinados. pensando siempre en el futuro?. ellos sólo eran simplemente humanos. ¿Cuantas veces le aparté de mí. Al salir ella. acaricié su rostro y esperé hasta que nuestros ojos se encontraron nuevamente. de sombras y cazadores que una y otra vez estiraban sus garras hacia ella. de asegurar que su vida siguiera el curso natural. Hasta que por fin se pusieron de pie para ir a casa. Aunque ella no debía preocuparse por eso. Sin embargo no era necesario leer en ellos para saber lo atemorizada que estaba. hasta conforme y resignada una vez terminada la ceremonia de graduación. Se había mostrado tranquila. sin embargo ahora volvía a recuperar …. “—Pero. Confesé. ¿no lo ves? —. Pero no era culpa de Bella. perdidos para siempre. Por poco había perdido en control algunas horas antes. yo estaba ahí para protegerle aunque en ello se me fuera la “vida”. Yo había robado la ignorancia de Bella para siempre. ignorancia que le permitiría vivir libremente sin miedos. Había dicho ella. Nadie quiere hacer daño a Esme ni a Alice ni a Carlisle—“ Para Bella era más importante la seguridad de un montón de vampiros que a la propia. pero muy pronto Bella se apartó de mi. —Nadie viene a por vosotros. Ahí. vivir como todos los demás. Besos y caricias tiradas a la basura sólo por mis reglas. Y ahora sólo un camino nos dejaba el destino y lo atravesaríamos juntos. La desesperación fluyó por mi cuerpo convirtiéndose en fuego quemando mi boca mientras sentía el suave contacto de sus labios contra los míos. mis limitaciones auto impartidas. Era yo y solamente yo el encargado de protegerle. libre de miedos. Sólo desolación.

Le besé con los labios abiertos. frágil en extremo pero había soportado estoicamente una y otra vez las innumerables vicisitudes que vivía desde que nuestras vidas de cruzaron. Advirtió Bella. silenciosamente me pedían? Ahora sentía simplemente no había tiempo. Peligros. duro y frío cuerpo me brindaba. Era cierto que le había negado lo que ella tanto me pedía. Me escabullí entre las sombras sin darle tiempo de discutir. Y era esa necesidad de protegerle lo que mi impulsaría a luchar por ella con toda la fuerza y la determinación que este firme. débil. Debía dejar que su padre le llevara a casa de los míos. —Tienes muchas cosas en la cabeza—. limitaciones. algo que debería haber sido capaz de ver. negaciones… Sólo eso podía darle. —Charlie viene hacia aquí—.Era algo que yo debía saber. Ella. pero era un intento por proteger su alma inmortal y tal vez. pero yo le seguiría aun y cuando ella pensara que no era necesario. 209 . sólo tal vez la mía. —¿Y tú no? —. ¿Cuantas veces desee hacer exactamente lo contrario? ¿Cuanto he anhelado entregarme a ella completamente como sus ojos. queriendo retener su esencia y de ese modo protegerla para siempre. Nuestro beso fue efímero. Sin esperar su respuesta me incliné sobre sus labios nuevamente. aspirando de su ser todo su aliento. sólo eso era capaz de ofrecerle.

Todos ilusionados. Ser pesimista era un lujo que no podía dar. Sin duda que todos estarían expectantes e ilusionados por ver al fin. defendiéndolo. nada estaba perdido… aun. todos… menos una persona… y no era nada menos que la homenajeada. sin dudas la fiesta más producida que se hubiera brindado nunca en el pequeño. guardando la esperanza de que algún día Bella recobrara su buen juicio y pudiera ver que yo no valía nada… y todo. llegué frente a la casa y esperé por ellos. nunca tendría suficiente tiempo para decirle “Te amo” “Te necesito”. La sola de idea de que aquel “incidente” se volviera a repetir hacia que viera todo repentinamente rojo y lo único que quería era darle una buena lección a ese perro sucio y mal oliente. cuantos te amo? Nunca serian suficientes y el tiempo tal vez ya estaba contado para nosotros. “Perdóname. cuantas lunas desfilaron por mis ojos. cuantas caricias. ¿Cuantos besos. ¿Cuanto tiempo nos quedaba…Cuanto? El coche se estacionó por fin frente a la casa y yo salí momentáneamente de mis pesimistas divagaciones. aunque ante sus ojos yo aun no era digno de ella.La Alianza Capítulo 21 “Pégale en las tripas la próxima vez” Había sido el sabio consejo que le entregaba el jefe de policía a su hija adolescente cuando la llevaba a casa de mis padres. concentrarme. muchos más de los que me había sido posible soportar. A lo lejos vi el resplandor proveniente del camino hábilmente iluminado por mi hermana para indicar a todos los invitados la forma de llegar a nuestra casa. perdóname” Palabras como “Para siempre” o “Eternamente” siempre habían estado fuertemente presentes en mi mente… pero ahora todo me parecía efímero. la única por la cual nos habíamos atrevido a abrir nuestras puertas para los humanos. “Esperar” ¿Cuanto tiempo había esperado por ella? ¿Cuantas noche. donde se desarrollaría. él seguía prefiriendo a Jacob Black. Sólo ahora estaba completo. Aun no había nada seguro. viejo y olvidado Forks. por el solo hecho de alejarme… hace ya tanto tiempo atrás. Me permití entonces correr a toda mi capacidad. Pero gracias a esas palabras volvía a ver al Jefe Swan como un hombre justo y preocupado por su hija. ¿Cuanto tiempo nos quedaba? ¿Cuantas noches como esta?. 210 . ella y sólo ella tenía el poder de hacerme sentir de esa forma. por admirar el interior de nuestra misteriosa residencia. Para ellos era la primera vez que se acercaban siquiera. debía enfocarme. No teníamos suficiente. cuantos amaneceres solitarios? Demasiados.

las fiestas eran tan espantosas para él como lo eran para su hija y por nada del mundo asistiría a esa en particular donde se encontraría irremediablemente obligado a compartir conmigo. de su contacto. Respondía él. Bella nunca estaría lista para ser el centro de atención. —No voy a dejar que te suceda nada—. ¿Por que no me sorprendían sus palabras? ¿Por que insistía en preocuparse por nosotros. Pero para Bella su seguridad era lo último en su escala de prioridades. ella era mi único motivo para existir. La velada era prometedora. lo dejó muy en claro mientras acariciaba leve y suavemente mis labios con su mano libre del cabestrillo. ¿Tendría yo derecho a un último beso? No. entre mis brazos. de su calor. Pero me alejé de ella cuando sentí la caricia que hacían sus manos en mi pecho para alejarme. o por lo menos trataría que lo fuera para ella. —Absolutamente seguro—.El futuro no estaba gravado en piedra. —Vamos a quitarnos de encima esta estúpida fiesta —. Yo no debía permitir que existiera la ocasión para ese último beso. Bella le dio las gracias y se despidió. La integridad de Bella debía ser mi prioridad numero uno. El futuro no “Está” gravado en piedra. Le prometí. mientras permanecía en el interior de coche. Tomé suavemente su rostro entre mis mano y delicadamente lo alcé esperando que sus ojos se encontraran con los míos. anhelante de ella. cuando nuestros cuerpos eran más firmes y fuertes que el más resistente de los materiales? Tomé aire… como si lo necesitase… y traté de sonreír. hija—. —Que te diviertas. No había sido una pregunta muy inteligente de mi parte. —¿Lista para la celebración? —pregunté tratando de utilizar la más tranquilizadoras de mis voces. 211 . frente a mi. —¿Seguro que no quieres entrar? — Preguntó Bella a su padre. No habría nunca un último beso para nosotros. Salí entonces de las sombras justo cuando Bella comenzaba a ascender por las escaleras del porche y me acerqué velozmente. Dijo mientras ocultaba su mirada de mis ojos. Su padre se alejo riendo de buena gana. sin embargo pareciera que no dio resultado ya que ella soltó un gemido como respuesta. Todo el amor que yo sentía por la vida se encontraba ahí. Se volteó y al llegar junto a ella la tomé entre mis brazos y mis labios volvieron a tomar posesión de lo que les pertenecía por derecho. Le llamé. Mis labios fríos abrazaron su tibia boca y le besé desesperadamente como si fuera nuestro ultimo beso. soldada a mi cuerpo y ahí debía permanecer por siempre… por siempre. —¿Bella? —.

Sus pulsaciones volvieron rápidamente al mismo tiempo que movía su cabeza de lado a lado levemente. reteniéndola contra mi cuerpo. 212 . Y justamente en ese momento me llamó Alice que se encontraba junto al equipo musical Mi hermana necesitaba mi consejo sobre que música era la más adecuada para la ocasión. La mire… nuevamente. sujetándola por la cintura. —«Treinta monjes y un abad no pueden hacer beber a un asno contra su voluntad»—. o languide carezze. —Increíble—. Bella… Bella.Avanzamos juntos. Alice no había escatimado en gastos en preparar la mega fiesta para celebrar la graduación de mi futura novia. Soltó al fin. En medio de un suspiro Bella nos agradeció y luego nos dijo: —¿De verdad creen que va a venir alguien? —. —Me parece que no voy vestida con la elegancia apropiada para la ocasión—. sosteniéndola contra mi costado. Agregó entonces Alice sin dejar de hacer tu tarea. ¿Cuándo vería lo hermosa. —Más que eso —. Pero no era el lugar adecuado para intentar “Educar” a nadie y mucho menos musicalmente. Abrí la puerta y entonces pude sentir su cuerpo volverse rígido como una piedra. Mentr'io fremente Le belle forme disciogliea dai veli! Svanì per sempre il sogno mio d'amore…” ¿Como se puede apreciar y sentir la pasión retenida en tan pequeños versos cuando lo que se busca es sólo diversión y no sentimiento? Sin embargo tendría que encontrar la oportunidad de compartir con Bella esa y tantas otras piezas musicales que para mi tanto significaban. —¿Deberíamos poner melodías conocidas y agradables o educar los oídos de los invitados con la buena música? —. Le sugerí. —No te salgas de la agradable—. Le aseguré. Agregó llena de inseguridad Bella junto a mí. Dije como pobre escusa. Era verdaderamente increíble lo que se podía hacer con unos cuantos miles de dólares. mientras su corazón se detenía por unos segundos. —Alice es así—. “Oh! dolci baci. como si no tuviera retenida su imagen en mi mente. —Estás perfecta —. lo perfecta que ella era? Jamás conocí a nadie que tuviera tan merecido su nombre. Enseguida comenzó a deshacerse de toda la música inadecuada. Sin duda que las obras de Puccini no serian apreciados en esta oportunidad por muy espectacular que “E lucevan le stelle” fuera.

Cuantos sentimientos. Pero ella no lo estaba y los leves estremecimientos que Bella experimentaba eran un terrible recordatorio de que debía mantenerme firme como una roca. —No hay nada más que decir o pensar. Les había dicho una vez que todos estuvieron presentes. Pronto ya no estaríamos solos. Decía Rosalie. Será difícil para todos. Cuanta fuerza tenía que emplear para no apretarla un poco más y romper todos sus huesos. Ahora sólo tenemos que actuar—. cuantas historias compartidas. El murmullo que provenía del camino se hacia más y más intenso. —Tal vez tangas razón Rosalie.. pero estamos solos. sostenía sus manos entre las mías. —¿Pero amor?. no puedo negarlo sobre todo para mi. Era prácticamente un suplicio. querían ver que había tras el velo de misterio que caía sobre los huraños Cullen. Rosalie.Y la verdad era que nadie faltaría esa noche. Todos los humanos querían satisfacer su curiosidad. —Creo que deberíamos pensar un poco más sobre este plan—. Agregaba a su vez Jasper que tampoco le agradaba la idea de dirigir alguna campaña militar teniendo tal diferencia numérica. Sacudí de mi cabeza aquella distracción que en esos momentos sólo lograban nublar mi lucidez. Aunque la confirmación no fuera de todo el agrado de Bella los invitados llegarían y no faltaba mucho para que lo hicieran. Esme tomó su mano firmemente y se miraron un segundo a los ojos. Sin embargo tengo la firme convicción que si nos mantenemos juntos sabremos salir airosos de todo esto. el tiempo apremiaba y nosotros estábamos listos para recibirles. un delicioso suplicio. Jasper y Alice llegaron poco después y nos reunimos en la sala donde Alice daba los últimos toques al decorado. pero prefiero mil veces ver caer a esos pobres y extraviados neófitos en Seattle que a uno de ustedes—. necesitaba todas mis fuerzas para mantener la angustia bajo control. cuantos años juntos. Dijo Carlisle manteniendo en pie el plan de ataque. 213 . pero de todas formas ellos nos superaban ampliamente y eso era una desventaja que nadie podía negar. Encontramos a Emmett en la cocina mientras afanosamente preparaba las bebidas para nuestros invitados y luego a Carlisle en su despacho.. al igual que ellos. Yo. —Así parece—. Pero antes de que eso sucediera quería poner al corriente de nuestros planes a Bella y nos dirigimos en busca del resto de mi familia. ¿Que dices? — Le respondía Emmett haciendo una mueca de disgusto. Los noticiarios no hablaban sobre nuevos desaparecidos. Me habría sonrosado de haber podido y púdicamente desvié la vista para contemplar yo también al ser que era dueño de mis afectos. Esme. —Debe existir alguna otra solución—. Cuanto amor había en esa fugaz mirada. — “Es a mi a quien ellos buscan” —.

—Jess. Como eran tan reservados hemos perdido hace mucho tiempo la ilusión de verla. Le saludé inclinando un poco la cabeza. no hacían más que acrecentar nuestro aspecto tenebroso y temido. Bella se sentía bien ante criaturas espeluznantes. No dejaría que se olvidará que estaba en mi casa. Entonces sus ojos pasaron de los ojos de Bella a los míos. Claro que la intención de mi hermano nunca fue asustarle. Esa noche no éramos los más hermosos de admirar. su coraje era increíble. tratando de controlar el nervioso palpitar de su corazón. Dijo él casi balbuceando. los humanos ya estaban aquí y un momento después el sonido del timbre confirmó lo que nosotros ya sabíamos. Uno tras otro los invitados fueron ingresando. Un leve color sonrosado había subido hasta su rostro. él también los apreciaba. posiblemente debido al nerviosismo o al miedo. otra vez el tiempo nos alcanzaba. Cada uno sin saber que esperar. Él era consiente de todos aquellos pequeños detalles y como yo. “¡Enclenque maldito!” Pensé y me contuve para no correr frente a él y darle un golpe. sin embargo ante los planes de mi familia. nerviosos. tímidos. Una sensación de intranquilidad reinaba en las mentes de todos los humanos presentes. Creyendo ilusamente poseer más aptitudes físicas que Bella. Mike.Su voz no tembló entonces. Que absurdos y ridículos me parecían aquellos pensamientos. —Hee… Es un placer Bella—. pero tendía que hacerlo. pero todos quedaron deslumbrados al ingresar en la estancia. Sus ojos brillaban de forma enigmática. Terminó de decirle Jessica. Sólo Bella era inmune a ella. Alice se había encargado de la decoración y las luces. Que bueno que han podido venir—. No necesitaba verla a través de sus ojos para saber lo encantadora y deslumbrante que estaba. Muchas gracias por invitarme. expectantes y curiosos a la vez. debía dejarle circular. debía dejarle que se mezclara 214 . Aunque estaba seguro que eso no sucedería. pero no pude evitar reírme ante lo acontecido. Las sombras provenientes de la iluminación tan diestramente dispuesta. Los esfuerzos de mi hermana se vieron recompensados al ver a Newton tiritando de espanto al ver a Emmett sonriéndole al otro lado de la mesa donde se encontraban los comestibles. Mientra ella hablaba. experimentaba verdadero horror y no lo podía ocultarlo. en señal de saludo formal. —¿Estas loca Bella? No nos habríamos perdido esto por nada del mundo. Era hora del show. Más de una odió verdaderamente a la criatura que permanecía aferrada a mi mano. eres la mejor—. Entonces me separé de Bella lentamente. Bella soltó mi mano y se adelantó a recibirles. más de una deseó ocupar su lugar. mirándola con ojos devoradores. el chico Newton no dejaba de ver a Bella. No todos los días uno puede conocer la mansión de los Cullen.

Algunos voltearon a verle. Me resguarde en una esquina. Nos movimos así. Mi cuerpo se tensó instantáneamente al ver en su mente la visión que tanto habíamos esperado. Le vi circular entre los diferentes grupos. Yo. ¿Por que Alice se había empecinado en dar esa fiesta? ¿Por que justo en ese momento debía ver. completamente mía. por que no pudo ser el día anterior …. la voz de Alice que me llamaba desesperadamente. más fuerte que cualquier otra cosa. O algunas horas después? ¿Por que la vida no me permitía tener siquiera unos segundos de felicidad? ¿Por que? 215 . sonriendo animadamente nos mezclamos entre los concurrentes y nos topamos de frente con Jessica… La insoportable chica no dejaba de gritar tratando de que su voz sonara sobre la música que llenaba el lugar. una que nunca podría olvidar y yo debía comportarme… y lo haría. por Alice o por mi. Eso no podía suceder. tal vez la experiencia no le resultara del todo desagradable. — Ahora vuelvo—. pude percibir que sus aprensiones habían cedido completamente. teniéndola contra mi costado. reclamándola casi salvajemente. Ahora Bella disfrutaba y era aquella autentica felicidad que le hacia proyectar una luz interior. Susurré en su oído.con los vivos. Y me alejé entre la concurrencia. su gran noche. Yo era feliz al ver que ella distendía sus labios en verdadera sonrisa. a los elogios que dedicaban. Caminé hacia ella y le tomé por la cintura. Les habría gruñido si pudiera. no muy lejos de ella. respondiendo a las palabras de admiración. no estaba actuando por nosotros. Traté de seguir en mi papel humano. simplemente no podía. Entonces no pude permanecer alejando de ella por más tiempo. Pero era su noche. cuantos deseos podía provocar inconscientemente y no eran solo los míos… ¡Malditos chicos estúpidos!. Ella volteó sus ojos hacia mi y de esa manera continuamos disfrutando de la noche. ¿No sabían que ella era mi novia? Le apretaba entonces un poco más contra mi. atraídos por aquel sonido cautivante. Ahí. la casa estaba llena de espectadores. Mi mano que sostenía la cintura de Bella cayó pesada como el hierro a un costado de mi cuerpo. confiaba en que tal vez pudiera tomarle algo de gusto a aquellas experiencias. deslumbrando a todos con su sonrisa. No los culpaba. con el sonido de su risa que aun era posible escuchar sobre la música contagiosa que sonaba en ese momento. mezclándonos. —Quédate aquí —. apretaba los dientes al escuchar los suspiros y los pensamientos desenfrenados que más de un secreto pretendiente expresaba internamente. Entonces escuché en mi cabeza. les habría arrancado a cada uno de ellos la cabeza… Si pudiera. inclusive habría podido decir que estaba sinceramente disfrutando de su fiesta y debo reconocer que yo también lo hacia. sonriendo. ya no estaba fingiendo. Debía alcanzar a mi hermana. Bella era sin duda las chica mas hermosa de la fiesta… y era mía. uno junto al otro.

Ya no tendremos de viajar a Seattle. saltando de árbol en árbol. vi el deleite en su rostro al percibir el apetitoso aroma. 216 . —¿Cuando Alice. pero otro detalle llamó mi atención…. Le dí la espalda a mi hermana y controlando todos los músculos de mi cuerpo comencé a alejarme. Pensé por un segundo que era algún animal destripado y sangrante. Bella era su objetivo. — Bajo las ordenes de quien se mueven? Ella no contestó. Seguramente Bella le había invitado antes de aquel incidente. —Alice…—. tan jóvenes como él ahora le acompañaban. cuando? —. Edward… Ellos… vienen—. la visión seguía repitiéndose en su mente. pero algo me detuvo. Alice? ¿Qué? ¿Qué has visto? —. Debía hablar con Carlisle. Me sumergí en su mente. Decía en ese momento la voz de Bella. Su mirada permanecía perdida en el futuro. El neófito levantó su mano hasta su rostro e inspiró profundamente la prenda de vestir. dos licántropos. algunos trepados en las copas de los árboles viajaban sin tocar el suelo. aquello no era un ser vivo.Encontré a mi hermana frente a la puerta de la cocina y le obligué a retroceder hasta que nos hundimos en la oscuridad que el lugar nos entregaba. Giré y le vi junto a mi hermana quería correr junto a ella. Un neófito avanzaba a la cabeza del grupo y nadie hacia intento alguno por adelantarle. Vi el movimiento de sus pulmones. acercándose hacia nuestra casa y él no estaba solo. Sentí entonces la presencia de Jacob Black. Sucedería… La decisión ya estaba tomada y no había nada que nosotros pudiéramos hacer en Seattle para evitarlo. Le pregunté. Era entonces todo verdad. ¿Que debía hacer? ¿Correr tendría algún sentido? ¿Que pasaría si nos alejábamos? ¿Se detendrían los neófitos cuando ya no estuviéramos aquí o arrasarían con el pueblo hasta convertirlo en un pueblo fantasma? ¿Quien protegía a Charlie? ¿Bella querría dejarlo? No. —Edward. tratando de ver la visión que seguía desarrollándose. sólo él poseía la cabeza suficientemente fría para saber que decisión era la mas acertada. parecía que la noche no paraba de darme malas sorpresas. estrecharla entre mis brazos. por supuesto que no. ellos venían por Bella. Un gran número de neófitos se movía disperso por el bosque. otros lo hacían por tierra. sin embargo al prestar atención a la visión de mi hermana pude ver que en realidad aquel color rojo no se debía a sangre alguna. era… era la blusa extraviada de Bella. prometerle una vez más que todo estaría bien. que le protegía siempre. —¿Qué pasa. incidente que aun le obligaba a llevar el brazo en cabestrillo.

—¿Acaso no podemos hablar cuando toda esta gente este fuera de casa? —. ¿Alice donde esta? — —En este momento… Ella… ha ido por Jasper y luego vendrán aquí—. Decía Rosalie alterada por la presencia de los humanos. —Estará bien Edward. —Nos hemos encontrado con Alice y nos dijo que bebíamos informarnos de algo—. —Nuestros planes tendrán que cambiar. estará ahí con sus pestilentes amigos. —¿Estas seguro de eso? — Pregunto Carlisle cuando le hablé de la visión de Alice. Le respondí. —Asi es—. nada le pasaría en nuestra casa. estoy seguro que ellos también tratan de pasar desapercibidos—. Rosalie y Emmett. —¿Cuando partimos? ¿Esta misma noche? —. —Donde esta Bella—. —Alice ha tenido la visión que tanto estábamos esperando—. pero ahora. no ahora que lo único que sentía era rabia. Ya no iremos a Seattle—. —Eso espero Carlisle—. es mejor esperar a que todos estemos reunidos antes de pensar en cualquier medida de contención—. no esta noche. Ya sabes que con ellos aquí no puedo ver nada 217 . —Eso esta bien. Son de Bella supongo—. Los ojos se Bella se clavaron en mi rostro y contuve la respiración. Le dije. —¡Wohoo! —. desesperanza.No tenia ánimo para pararme frente a él. Dijo eufórico Emmett. —Créeme que míos no lo son—. —Eso supongo. —Entonces ha sido muy correcto de tu parte evitar toparte con ellos—. han llegado nuevos invitados. Entonces mientras ella me miraba me sumergí en la oscuridad que ofrecía el pequeño espacio bajo la escalera y rodeándola subí rápidamente. aunque no me gusta la idea de dejarla sola con ellos—. —Alice—. Todos me miraron sorprendidos y confundidos a la vez y en ese momento Jasper y Alice ingresaron en el despacho…Solos… Sin Bella. —Pero… Dime una cosa. —Edward. He visto la visión en su mente—. que angustiante era verle desesperada. Ella estaría bien. En ese momento entraron en el escritorio de mi padre Esme. que podía hacer era alejarme. —Y por lo que me dice mi nariz. sin ser visto por nadie justo antes que sonara el timbre y anunciara que los chuchos habían llegado. Lo mejor. para Bella. para todos los presentes. era mejor salir de ahí.

Dijo Rosalie impaciente. —Olvídalo—. Mi mente se abrió a las voces humanas provenientes del primer piso. no dejaré que te enfrentes a ese Jacob Black y estropees todo—. —He invertido mucho tiempo en esta fiesta. ¿A donde vas en ese estado hijo? ¿Acaso no sabes que estamos dando una fiesta en este momento? —. —. a pesar de ser tan jóvenes. —Yo voy por ella—. pero que la cosa no pintaba bien—. —Bella… Alice. Le dije pensando que ir por ella era mucho. Mi pecho vibró inevitablemente con un gruñido. al igual que nosotros. Los neófitos vienen hacia Forks—. estoy seguro que esos licántropos. Mis dientes volvieron a castañear y los apreté fuertemente mientras luchaba contra el agarre de los brazos de Emmett al tiempo en que Jasper trataba de controlar mi furia. si algo resultaba de eso ya no sería culpa mía. —¿Estas seguro de eso? —. —Asi es. tu no estas en condiciones de hacerlo—. No fui conciente de mi rostro pero algo se debió leer en el ya que cuando quise adelantarme hacia la puerta sentí que dos brazos me sujetaban fuertemente y Carlisle bloqueaba la salida. Me dijo que había tenido la visión que tanto había estado esperando. —Tranquilo hijo. 218 .. —Tranquilo Edward. Terminó de decir Carlisle. Yo no tenía pensado enfrentarme a él. querrán pasar desapercibidos—. —Además no creo que se quieran meter con aquella pequeña diablilla—. Pero la voz mental de mi hermana hizo que mi lengua se paralizara y cerré la mandíbula de un chasquido. Agregó Emmett. sólo iría por Bella y nada más. —En cualquier caso Jasper controlará cualquier situación.y como no la veo supongo que esta con ellos—. Exclamó Alice. Pero Alice ya se había marchado sin dejarme terminar. —¿Alice no te ha dicho nada? —. —No podemos empezar sin ella—. Viajé a su mente y les vi. Decía Esme en ese momento. —Absolut…— Comencé a decir.— Logré responder. —Algo. —Yo no pensa…. Fueron las únicas palabras que lograron salir entre mis apretados dientes. —¿Y de que se trata todo esto? — Preguntaba Jasper. —Será mejor que yo vea lo que sucede— Dijo Jasper bañándome por última vez con su poder tranquilizador.

Tres hombre lobos amenazantes sobre mi hermana. —La decisión está tomada—. ¿os acordáis? —. Había hecho bien mi padre al impedirme bajar. Jasper hacia lo propio con Jacob y los otros licántropos casi temblaban de miedo al pensar en el resto de los “chupasangres”. hasta que de pronto Alice dijo: —Está bien. Y eso fue suficiente para que ella comprendiera de que se trataba. La idea se volvió más fuerte en la mente de mi hermana. Nadie dijo nada a las palabras de Bella.Era indignante. Jacob Black exigía saber que era lo que estaba sucediendo. Su rostro se volvió 219 . Ella no podía hacer eso. ¿Acaso no se me estaba permitido defender siquiera la honra de mi casa? Pero Jasper ya estaba ahí y ante su presencia los licántropos habían abandonado la actitud amenazante para con Alice y Bella. Con gusto y regocijo vi el temor en los ojos de Jacob y debo reconocer que aunque muchas veces le recriminé a Jasper su falta de fuerza de voluntad. —Esto es una fiesta. después de esa noche no lo volvería a hacer. tiene razón—. Dijo ella pero aquellas palabras no tranquilizaron a Jasper quien mantuvo su actitud. sobre mi novia y yo preso entre los brazos de hierro de mi hermano. En realidad. De haber estado yo en su lugar. —¿Os vais a Seattle? —. Pero ella no podía estar pensándolo seriamente. ¡Como si nosotros tuviéramos que entregarle información sobre nuestros asuntos!. —No—. Decía entonces Bella con la voz casi histérica. —¿Qué has visto. Preguntó Bella. él también lo hacia y quería saber de que se trataba. no sin consultarnos antes. Jasper. Jacob mantenía los ojos fijos en Alice. ¿Verdaderamente pensaba podía resultar algo como eso? Pero sin pensarlo demasiado ella lo hizo. Alice? —. Aparentemente Bella no le había entregado mucha información ya que ella misma desconocía la visión de mi hermana pero si presentía que algo no estaba bien. Por unos segundos la atmosfera se mantuvo cargada y peligrosa hasta que Bella preguntó. habló entonces libremente frente a los licántropos y le contó a Bella su visión. ya tendría en mi poder el brazo de Jacob Black con el cual sólo segundos atrás le cerraba el paso a mi hermana y a mi novia.

—Es que ustedes no saben lo que esta pasando ahí abajo—. —¿Con qué fin? —. dame una mano con Edward. Será una lucha igualada—. Quizá se vayan sin hacer daño a nadie si encuentran lo que vienen a buscar—. Le dijo mi hermano a mi padre. Le aclaró mi hermana. —Contamos con algunas ventajas. lo que molestó a Jasper. En ese momento Bella ya había comprendido que los neófitos vendrían a Forks y Alice se lo confirmaba. —Carlisle. pero con la voz cargada de ansiedad y miedo. —En tal caso. —¿Los superan en número? ¿Son demasiados para ustedes? —. Le respondió Alice. Es cuanto sabemos—. A Jasper la idea de confiar en ellos no le parecía muy adecuada. No somos bastantes para proteger el pueblo—. Protestó mi hermana. Me concentré nuevamente en las voces mentales de mis hermanos. —Uno de ellos lleva tu blusa roja—. Inquirió groseramente Jacob. —Vienen a por Bella. Alice o Jasper ya nos habrían llamado de no ser así—. —Ella está bien. No es como si nos las viéramos con un rastreador. Dijo Bella débilmente. —¡Bella! —. 220 . —Lo sé —. Ella sabía que no importaba donde les esperáramos. —Bella me necesita—. vale? —. siempre serían muchos más que nosotros y no podríamos evitar que alguno se acercara al pueblo. —¡No! —. pero tampoco podía permanecer mudo en ese momento. pero él aun no comprendía por que los neófitos tenían interés en visitarnos. La pequeña mente de Jacob no tardó en comprender que algo no estaba bien y exigió saber de que se trataba todo. he de salir a su encuentro. mira que por poco y se me escapa. Ellos seguirían viniendo primero aquí—. —No podemos dejarles llegar tan lejos. —Eso no serviría de nada. perro. Tiré con todas mis fuerzas tratando de huir de los brazos de Emmett pero me sostuvo aun más firmemente. Bella sin dudas pensaba que era mejor que se alejara de nosotros. Alice le explico lo que sucedería. Traté de explicarles.repentinamente más blanco de lo normal y temí que se desmayara.

él veía. pero. —Increíble—. —Es un problema. Él no pensaba oponer resistencia alguna a dicho acuerdo.. el podía ver que lejos de presentar un contratiempo para nosotros era sin duda una ayuda que no pensaba desperdiciar.—No —. —Yo no iría tan lejos. —Los licántropos nos ayudaran a detener a los neófitos—. —¡Eso no puede ser! —. Aunque seguía pensando que aquel trabajo de acabar con los vampiros malos era trabajo de licántropos únicamente y que no seria fácil lograr dicha sincronía. luego ella le advirtió que no tendría visiones si ellos intervenían. —¿Que sucede Edward? —. Exclamé en voz alta. Dijo Jacob. lo asumo—. Otros sentimientos también estaban presentes. eso incluía aliarse a nosotros. Aunque la idea de luchar codo a codo junto a mi no le resultaba totalmente desagradable. así que no nos vamos a poner tiquismiquis—. Jacob Black haría cualquier cosa con tal de enfrentarse a un par de vampiros. Ya podía él ver que dentro del calor de la batalla se confundía por error y terminaba lanzándome un buen golpe. ahora él tenía la certeza que saldríamos victoriosos. Agregó Emmett igualmente sorprendido. pero necesitamos la ayuda. Aquel sentimiento nunca podría ser tan fuerte como el mío. — No va a ser igualada—. Una maquina mata vampiros. Exclamó mi hermana al comprender que ellos estaban dispuestos a trabajar junto a nosotros. Un deseo de proteger a Bella de cualquier amenaza flotaba en su mente. —¡Dinos de una vez por todas lo que esta sucediendo! —. Pero bajo de todos aquellos sentimientos individuales había en el fondo de él un verdadero compromiso hacia su gente y una entrega total a lo que él era. Mi familia que había permanecido en silencio me miró confundida y nerviosa a la vez.. —Alice acaba… Los licántropos. —¡Excelente! —. —Si tendremos una oportunidad después de todo—. 221 . —Debemos coordinarnos —. —. igualmente grosero pero a la vez pagado de si mismo. Agregó nuevamente Jacob. sin embargo ahí estaba. Exclamó Rosalie sin poder creer mis palabras. ganar esta lucha era sólo algo posible. Antes de eso. Exigió molesta nuevamente Rosalie. Por un momento se miraron fijamente sonriéndose el uno al otro como unos tontos. tal y como están las cosas. Una sonrisa se dibujó en el rostro de Carlisle. Preguntó mi padre. —¿¡Como!? —.

Les necesitábamos como yo necesitaba a Bella y sólo el amor que yo sentía por ella permitiría que se llevase a cabo tal alianza. 222 .Ví yo también cuanta verdad había en su silenciosa meditación. Sólo el amor permitiría la alianza.

Dijo Bella suavemente tratando de fingir calma. el destino así lo requería. más de un año. Tal vez todo fuera una prueba más. comparándonos. Le recordé que estaba cansada pero cuando se le metía una idea en su cabeza era imposible hacerle entender las razones mas obvias. él… le llevaría. Se había empecinado en acudir a la cita pactada con los hombres lobos a esas horas de la madrugada y no dudó en decir que apelaría a Jacob Black para ir. Había jurado a Jacob Black arrancarle una pata si volvía a besarle sin su consentimiento… Pero ahora obligadamente estarían juntos. si quería que saliésemos airosos.Entrenamiento Capítulo 22 —Esta noche vas a llevarme contigo —. Para ella la noche también había sido interminable y seguramente estaba agotada hasta el desfallecimiento. así lo imponía y con valentía responderíamos al llamado. de eso ya. Pero la idea de estar tan cerca de los hombres lobo o de Jacob Black era de por si arriesgada. tarde o temprano tendría que hacerlo. metida en su cama. 223 . seduciéndola lentamente. ganándose otra vez su confianza. continuaría su juego. su temor incrementaba. No habíamos vuelto a ese lugar desde aquella fatídica tarde en la cual nos topamos inevitablemente con el clan de James. cuantos peligros y angustias habíamos enfrentado desde entonces. que compartieran con nosotros significaba que inevitablemente también lo haría con ella y yo no siempre podría estar cerca de Bella. aun y cuando se encontrara exhausta. debía hacerlo si quería que funcionara. Jacob había presionado a Jasper para que se encontrasen esa misma noche en el claro donde solíamos jugar béisbol. me tendría que alejar. Por eso se había obstinado en asistir ella también aquella noche. Pero la verdad era que Bella también estaba intranquila con la decisión de aliarnos con los Quileutes. yo sabía que así sería. por un motivo o por otro. Esa oscura noche. acercándola. Cuantos sucesos. su cariño nublado desde el incidente en La Push. yo no quería que ella se encontrase en el medio si algo no salía bien esa noche. que ellos estuvieran. y Bella le perdonaría. Era la única forma. La cuenta regresiva ya había comenzado. Bella nos tendría ahí. ese perro llegaría corriendo a pocos minutos que ella le llamase e inconcientemente y sin pensar en su seguridad. Estaba seguro que tenía por todos nosotros y ahora que sus amigos se unían a nuestra lucha. volveríamos ahí. ¿Y que pasaría cuando eso sucediese? Jacob Black volvería al ataque. uno frente al otro. sueños y vivencias que compensaban todo lo malo. ¿Podría entregarme yo también al júbilo expresado por mi padre sólo algunas pocas horas atrás? Tendría que hacerlo. Era un golpe bajo. tenia que creer y sobre todo. ¿Podría soportar la cercanía exasperante de Jacob Black? Debía hacerlo. sin embargo se negaba a quedarse en su casa. lo amargo. tenía que soportar. tibia. descansando. Pero también teníamos alegrías.

Bella temía por todos nosotros. acurrucándose contra mi costado. Sonreí a su intento de jalar mi cuerpo y me dejé conducir como el muñeco que era entre sus brazos mientras me empujaba sobre la cama. Salté por su ventana y aguardé mientras ella subía con su padre. vi como ingresa. yo también debía estarlo. mis celos no serían los causantes de nuestra “muerte”. Sentía el loco palpitar de su corazón. debía tratar que entendiera. aunque estaba seguro que no temía por ella. 224 . Colgó el jersey regalado por mi hermana aquella mañana y se acercó a mí para tomarme de la mano mientras me decía: —Ven aquí—. Hubiera preferido que usase su adorable pijama. —Esto va a salir bien. por sus amigos. Carlisle jamás haría algo que nos expusiera. era imprescindible que lo hiciera. ayudado por Bella. Dije tratando de convencerme a mi mismo también. y si él estaba confiado y seguro. no ahora. que viera lo fácil que sería ahora que los Quileutes estaban dispuestos a unírsenos y compartir de esa forma nuestro destino. —Te veo arriba —. Dijo entonces Bella. aun perturbado por mis oscuras ensoñaciones. cuando fuera como yo. Corrió hacia la entrada y sin poder decir palabra alguna. dejaría mi aprensión de lado. Era mi tarea infundirle valor. Estaría atado de pies y manos. Le envolví levemente con el cubrecama. años. pero en lugar de eso llevaba unos vaqueros y una blusa de franela. Aguardé sentado en su vieja mecedora mientras se cambiaba. teníamos mucho camino que recorrer Bella y yo. estos angustiosos días serían sólo el difuso recuerdo de su mente humana. Lo hacia por mi familia. lo presiento—. Debía explicarle. evitando así el contacto con mi frío cuerpo y luego la sujeté entre mis brazos tratando de tranquilizarla.Entonces él le hablaría del amor que supuestamente siente por ella y no habría nada que yo pudiese hacer para evitarlo. Debía ser capaz de dejar de lado todo lo que impedía ver lo beneficioso de toda la situación. él era el único que podía apreciar la situación con la “sangre fría” por a si decirlo. también temía por mi pero estaba seguro que también lo hacia por él. por su padre. aun no estaba listo para ver que había después de esta vida para nosotros. Sin darme cuenta nos encontrábamos fuera de su casa. tal vez mi familia tenía razones suficientes para estar confiados. —Relájate. Me deslicé suavemente sobre ella y luego Bella se recostó a mi lado. No debía ser yo quien impidiera el éxito. Jacob Black era una condena que debía soportar. que luego de esperarle había terminado por dormirse. Bella. décadas y siglos de felicidad estaban destinados para nosotros y más temprano que tarde. Me quedé ahí parado. cuado fuera una de nosotros. Después de todo. Subía lentamente la escalera. Estaba seguro que mis intentos por convencerle serían inútiles pero debía reconocer que yo nada hacia para que ella se sintiera más segura y tranquila. Le pedí. Entonces Bella volvió. por favor—.

cuando fue evidente que ella no se dormiría opte por lo más sensato y conveniente para nosotros… Lo más sensato y conveniente para mí. La idea de luchar contra algún neófito no me molestaba ni atemorizaba. también quería protegerla de malos sueños y ella estaba a punto que caer rendida por el sueño. O por lo menos eso quería creer. La sorpresa sería mucho mayor cuando vieran al grupo de lobos. Su ritmo cardiaco y la tensión de su cuerpo no diminuyeron en absoluto y luego de varios minutos. yo sabría de ante mano sus movimientos y eso me brindaba una ventaja considerable. Para mi tranquilidad eso no sucedió. Murmuró sarcástica pero tristemente. va a ser coser y cantar —. Bella. habían sido demasiadas emociones. ella no podría permanecer sola. ya no van a ser rival para el resto de nosotros. Para ellos no era más que una sombra. Sabía que él sólo quería lo mejor para todo y no habían segundas intenciones en sus palabras. Una vez que estén divididos y sorprendidos. Tararee para ella su nana esperando que la melodía la guiara hacia el sueño reparador. ella tendría que estar conmigo… siempre en cada momento. Le pregunté. Aun que la idea de irme y dejarla sola en medio de la noche no me parecía una buena decisión. pero nadie lo haría contra perros gigantes. todos tenían razón menos Bella al estar tan intranquila y yo no quería que se durmiera con esa carga en su cerebro. Le pedí que no se preocupara más por el asunto. esto va a ser fácil—. Su elocuente mirada me confirmó lo que yo tanto esperaba. No sería necesario que participáramos todos —. podría quedarse fuera. aunque yo siempre tendría la ventaja. No era muy difícil imaginar la sorpresa de los neófitos al vernos dispuestos y preparados para la lucha. era de esperarse que sintieran asombro y miedo frente a nuestros enemigos naturales. —Escúchame. no serviría de nada que su mente se afligiera innecesariamente. Seguramente les habían advertido sobre nosotros. algo de acción me vendría bien. Yo jamás expondría a Bella y entonces sólo de algo estuve seguro. —He visto cómo actúan en grupo.Carlisle tenía razones de sobra para estar tan confiado. él les había visto en acción. Dije tratando de que mis palabras sonaran suaves y se grabaran en su subconsciente. sería la primera vez que me midiera realmente contra alguien. —Claro. Pero mi temor no era por mí. siempre podría escurrirse alguno al pueblo. pero no podría llevarla. incluso. Estaba seguro que una vez que la melodía siguiera su curso Bella no tardaría un caer rendida en un profundo sueño. aun y cuando fuera la primera vez para ellos que vieran uno. según recuerda Jasper—. —¿Estás segura de que no prefieres quedarte a dormir? —. una 225 . Había decidido pasar por alto la idea de Jasper. dejarla aunque fuera un segundo con el pueblo rodeado de vampiros. fuera cual fuera. Bella necesitaba recuperarse de la dura jornada. Afuera las criaturas nocturnas del bosque vivían su silenciosa vida sin preocuparse demasiado cuando pasaba trotando suavemente cerca de ellos. —La técnica de caza de los lobos funcionará limpiamente. mi temor era alejarme de ella. Alguno. no agotada como se encontraba. le tomé entre mis brazos para saltar por la ventana y sumergirnos en la oscuridad de la noche que no era tal para mí de todos modos. Suspiré aliviado más que molesto o resignado. Durante nuestro viaje a Jacksonville.

Correr para mi siempre era tranquilizador. Pregunté. sentían que ya nada era igual si Bella no estaba presente. Ella quería vengar la muerte de James y no pararía nunca de intentarlo. o por lo menos sería lo que no lograba leer en sus ojos. los Vulturis adoran sus reglas y. además. ¿Pero podría ser capas de urdir todo esto? ¿Que podía ver Bella que yo pasaba por alto? —¿Qué te hace pensar eso? —. Dijo que habían pasado tres cosas malas desde mi retorno a Forks. Esperan por mi para comenzar y al sentir que ambos nos aproximábamos. pero una verdadera familia al final de cuentas. habrían hecho un trabajo más fino. Bella siempre seria un completo misterio para mí. En otra oportunidad. Había vuelto una vez. Al contrarío. su espíritu competitivo vería por fin algo de “Acción”. sólo un poco después de su última visita. Creo que la única persona que no disfrutaría con todo esto sería Bella que caminaba silenciosamente a mi lado. nadie se sorprendió. Los neófitos en Seattle. Fueron los meses más triste y más idiotamente malgastados de toda mi existencia. de eso ya mucho tiempo. Ya había pensado en ella cuando comenzaron las muertes en Seattle. Victoria… Otra vez Victoria. relajante y lo era aun más si sentía el cuerpo de Bella quemándome la espalda con sus brazos y piernas abrazando mi cuerpo. nosotros. —Porque estoy de acuerdo con Jasper. en otras circuncías habría sido un paseo agradable. ¿Recuerdas cuando rastreaste a Victoria el año pasado? —. sobre todo Emmett. que el viento acariciara mi rostro y jugara con mi cabello eran sólo un ingrediente más de la receta perfecta para un momento feliz…. ellos. no hace mucho.leve brisa. —¿Qué piensas? — Ella creía que todos los acontecimientos estaban vinculados entre si. ¿Que más le podía pedir un viejo vampiro como yo a la vida? Claro… Lo único que podría desear era que el momento durara para siempre. extraña sin lugar a dudas a los ojos humanos. Preguntó entonces de pronto. Todos estaban de un humor verdaderamente increíble. Saber lo que ella pensaba había sido sin lugar a dudas lo más anhelado por mí en algún momento. pero no entendía que se refería. el visitante que había irrumpido en su dormitorio y la que ella consideraba como la primera de todas: El regreso de Victoria. todos juntos como una verdadera. sumergida sin lugar a dudas en sus preocupaciones. Alice se había encargado de ponerla al tanto de todas mis andanzas mientras estuvimos 226 . que todos los incidentes últimamente sucedidos estaban relacionados. —¿Sabes lo que pienso? —. Reí entonces y le contesté que no. Y como podría olvidar algo así. de todos modos. Tomé su mano y caminamos tranquilamente hacia ellos. Pero la vida no concede ese tipo de deseos a seres como yo y lamentablemente pronto pude percibir las voces de mi familia a medida que nos acercábamos al lugar convenido. El rastreo verdaderamente no se me daba muy bien y había sido engañado como un niño. Ahora por el contrarío era algo que tenia superado.

según sus mismas palabras. —Pero ella no sabe realmente cómo hacerlo de modo correcto. Pero no. Le hablé de mis apreciaciones sobre todo el problema y de cómo para mi los únicos responsables eran los Vulturis. tal vez ni siquiera participaría en la lucha. La única prueba tangible que habíamos podido apreciar había sido el extraño aroma en el cuarto de Bella. —Um. Por eso tampoco se expondría frente a los Vulturis si ellos se presentasen y seguramente pensaría en aniquilar a todos los neófitos que sobreviviesen a la batalla para que no pudiesen testificar contra ella. su capacidad para adaptase y lograr sobrevivir. Ella tenía razón. —¿La seguiste hasta allí? —.— Me corrigió Bella. ¿Y que pasaría si Bella tuviera razón?.separados y fue ella quien le comentó que yo había viajado a Seattle. un aroma ajeno a todos nosotros. La naturaleza de Victoria. el clan de Denali nos conocía muy bien. Pero no podía dejar pasar por algo su teoría sobre todo porque tenía muchos puntos a favor. — Pero ¿acaso no la conocen bastante bien Tanya. si Laurent había vuelto a Forks.. Sólo alguien que nos conociera realmente bien sabría como moverse sin que Alice le viera y ese no podía ser otro que Aro. no teníamos pruebas de ello. —¿Y no ha podido trabar nuevas amistades? Piensa en ello. Yo seguía pensando que los Vulturis eran los únicos responsables de todo aquello. manteniéndose en la retaguardia. sobre todo cuando todo aquello era un talento natural para ella. Eso no podía ser posible. si es Victoria quien se encuentra detrás del asunto de Seattle. ¿Podría haber esperado en Seattle todo este tiempo Victoria? Bella pensaba que así era.. ¿Victoria… La mente maestra detrás de esta trampa?. —Aro es quien mejor lo sabe. por eso los neófitos están fuera de control—. en ese momento donde se le ocurrió a Victoria la idea de formar un ejercito de nuevos vampiros y de esa forma llevar a cabo su venganza. Um. Irina y el resto de vuestros amigos de Denali? —. pero aquel aroma no era de victoria. Ella no se arriesgaría. Es posible —. —Sí. Me recordó los meses que había vivido con ellas. había escaneado su mente por completo y no existía nadie más que pudiera conocerle tan bien como para poder evitarle. los está creando—. está haciendo un montón de nuevos amigos. oculta. —. posiblemente esperando. uno que sea bastante consiente y manejable por ella como para ordenarle mantener con vida al padre de Bella… 227 . era verdaderamente fácil para mi verlo. ¿por qué no le iba a contar cuanto sabía? —. Aunque era muy probable que Victoria tuviese un amiguito.. lo había hecho a petición de Victoria. Él sabía muy bien como funcionaba la presencia de mi hermana. Y también pudo ser posible que Victoria pidiera a Laurent averiguar detalles sobre mi familia. —Y si mantuvo con Victoria una relación en términos lo bastante cordiales como para hacerle favores. un neófito más preparado y mayor que los demás. Pensaba que tal vez fue en es lugar..

de actuar. No me podía permitir el lujo de bajar al guardia aun y cuando los otros lo hicieran. si era Victoria quien nos acechaba. señales que solamente ella pudo ver. todo. Pero si Victoria era la culpable no le daría otra oportunidad de engañarnos… —Esta vez acabaré con ella personalmente—. junto a mí. Dejé aun lado mis pensamientos por un momento y me volví hacia ella tratando de sonreír. aunque en eso se me fuera la … Vida. La hipótesis de Bella había removido la leve calma que experimentada en ese momento y volvía a recuperar el estado de alerta. tal vez tanto como yo en ese momento. —No hay duda de que es perfectamente posible. Nos comportaríamos como unos verdaderos vampiros. Sentí mi cuerpo más frió que nunca. me había dejado llevar por mis meditaciones. Si Bella tenia razón. no debía. Respondió ella. lo dejaríamos todo por ella. cuando llegase la oportunidad. Es impresionante—. jamás había estado tan determinado a dar mi vida por alguien así como lo haría por Bella. Bella se sentía inquiera. Le aseguré mientras seguía contemplando en bosque. debía permanecer atento a las sombras que se movían no muy lejos de nosotros…amenazantes. como si le estuviese mirando en ese preciso momento. Escaneé el lugar rápidamente. —¿Qué le pasa a Alice? —. Atrás quedaría décadas vividas pacíficamente. Sentí entonces sus dedos cerrándose contra los míos. pero hemos de estar preparados para cualquier contingencia hasta estar seguros. quien fuera tendría que pasar sobre mi cadáver para llegar hasta Bella. sólo temía una cosa y esa era perderla para siempre. mi determinación no tenía que ver con que fuera ella. Con la ayuda de Carlisle siempre nos habíamos apartado de nuestro lado más inhumano. Pero no era sólo eso. sentía a Victoria muy cerca de ella. mi vida no era importante y no tenia miedo de enfrentar el incierto destino. Le aseguré deseando que no llegase jamás la ocasión en que su vida corriera riesgo alguno. esta vez necesitaríamos de el más que nunca. no debía soñar con triunfos ganados antes de la batalla. yo. Había pasado por alto señales muy inquietantes. —Quizá sea una simple reacción refleja a este lugar—. ella estaba ahí. Yo no lo permitiría. Me maldije otra vez por ser un idiota. ahora esa carga era sólo mía para soportar. Victoria jamás lograría aproximarse tanto a Bella. no le permitiría estar tan cerca de mi amada. seres capaces de arrancar una cabeza. Por una primera vez tendríamos la necesidad de movernos. Del resto yo me ocuparía cuando llegase su tiempo.Lamenté compartir con ella esas últimas palabras. no debía angustiar a Bella innecesariamente. Preguntó Bella cuando nos encontramos un poco más cerca de mi 228 . Hoy estás de lo más perspicaz. un miembro de un golpe y yo no dudaría en hacerlo por ella. El recuerdo de hace un año estaba muy presente en su memoria. podría ser cualquier otro. por mi Bella. —Jamás te tocará—. de ser nada más que nosotros mismos.

si. yo los invité. aunque eso no quería decir que confiaran en nosotros del todo… —Estarán aquí dentro de minuto y medio. ¿Escuchaste? Además. todo eso debido a su imposibilidad de poder ver el futuro. pero voy a tener que oficiar de traductor. algo no concordaba. Llegamos entonces junto al resto de mi familia y fue Emmet en primero en saludarlos. algo no estaba bien. Dije respondiendo a la pregunta de Bella. Eso era lo único que me faltaba aquella noche. Yo sabía que no hablaba en serio… sobre reírse. ya que no confían en nosotros lo bastante como para usar su forma humana—. Reí entre dientes tratando de evitar que mi hermana se percatara pero fue inútil. —¿Cuándo llegan nuestros invitados? —. Ja… —“. Pero esto lo hago solamente por Bella. era obvio que para ellos resultaba duro también acercarse a nosotros y él estaba agradecido de que realizasen ese sacrificio. Ja. Era de esperar que Jacob llegase moviéndole la cola a Bella. Si. Le respondí a mi padre. si. Se había percatado del estado anímico de mi hermana. “—Ja. “ —Y no entiendo por que esto te parece gracioso Edward. Pensó que podría soportarlo pero entre decirlo y hacerlo había una gran diferencia. su hedor ya se podía sentir en el aire. entonces le pedí a mi hermano que no le diera ideas descabelladas a mi novia. Ahora que el futuro de ellos y el nuestro estaba ligado inevitablemente Alice ya no nos podía ver. Algunos de ellos no estaba muy contentos con la idea propuesta por Jacob pero ellos sentían que el deber hacia su pueblo era mayor que sus prejuicios hacia nosotros. 229 . entonces seré yo la que ría—“. Él al igual que el resto de mi familia estaba expectante por la llegada de la manada. Mi padre nos saludó a su vez. Rió sarcásticamente Alice en su mente. tu te ríes ahora pero ya veremos si te ríes cuando Jacob Black este por aquí moviéndole la cola a Bella. Es mi culpa. No era difícil de calcular. Era verdaderamente increíble sumergirse en esa presencia colectita. eso ya lo tenía asumido. primero a mí y luego a Bella. —¿Te va a dejar participar en las prácticas? —. Estaba conciente de ello cuando invitó a Jacob y al resto de la manada. Me preguntó Carlisle. pero era algo que yo había decidido soportar. Pero a pesar de todo. se movían rápidamente por el bosque pero de todas formas me concentré un momento. Esa «ceguera» le produce malestar—. Carlisle comprendió de inmediato. —No puede ver nada ahora que los licántropos están de camino. Le dijo entonces a ella. sin lugar a dudas su lenguaje corporal era muy elocuente y era imposible no ver que se encontraba molesta y contrariada. Entonces mi hermana sacó su pequeña lengua y yo volví a reír.familia.

los Quileutes honrarían el tratado pactado por sus antepasados. Emmett y yo éramos la línea de defensa de mi familia. Quería estar junto a ellos pero mi lugar era junto a Bella. Miré otra vez a mi hermana que permanecía con la vista clavada en mi. con ellos. Al centro estaba aquel que se llamaba Sam y era él el líder. entonces comprendí porque la conciencia colectiva de la manada me resultaba tan… concurrida. mi única y gran responsabilidad. obedecía como si fueran alguna extensión de su propio cuerpo y les gobernase completamente. me encontraba dividido. —Preparaos. moví mis ojos hacia la oscuridad esperando que ella también lo hiciera y entonces les vimos. Y después de unos segundos me dije a mi mismo que quedarme junto a ella era sin duda la decisión mas acertada. ciega completamente a lo que estaba a punto de suceder. Volteé buscando a Carlisle y al resto de mi familia. —¿A qué te refieres? —. sólo confiar en que ellos no serían los primeros en atacarnos de otra manera no podríamos evitar un enfrentamiento. Los diez lobos pronto saldrían del bosque y entrarían en el claro. Mi lugar estaba al frente. Pero esa noche era diferente. Eso no significaba que los demás fueran incapaces de defenderse. Pero eso no sucedería. Moví mi cabeza confirmando sus palabras y ella tragó saliva ruidosamente. estarán a la que salta—. frente a nosotros. Preguntó Bella sorprendida. Esa era mi tarea ahora. —¿Habían visto algo así? —. Él les había ordenado detenerse y el resto. Susurró Bella junto a mí. en la espesura se detuvo lentamente y cautelosamente la manada de lobos sub-desarrollados. estando listos de esa forma para el ataqué. los lobos habían llegado. Quise tranquilizar a Bella pero ya no teníamos tiempo. Profirió Emmett. no debíamos darles motivos para dudar de nuestras intenciones. Era verdaderamente fascinante. Se encontraban aun muy lejos y ocultos todavía para que ella lograra verles y no comprendía nuestras reacciones. Bajé la mirada hacia ella y vi la preocupación dibujada en su rostro. o como recordaba. Todos nos sentimos sorprendidos. Suficientes. —Maldita sea —. Ahí.—¿Vienen como lobos? —. Ellos llegaban pero estaban nerviosos. Les pedí. muy por el contrario. Preguntó Alice desconcertada. ahora frente a nosotros se encontraban diez grandes e imponentes lobos. 230 . si así lo querían. —¿Qué pasa? —. —Silencio —. Me incliné un poco para decirle lo que estaba sucediendo pero seguramente en unos segundos ella también podría apreciarlo por sus propios ojos. como para atreverse a enfrentarnos. Jasper. Seguramente le parecía amenazante que ellos se presentasen como lobos. La manada había crecido ya no eran seis individuos como creíamos. Pero no había nada que nosotros pudiéramos hacer.

Estoy seguro de que podréis aplicar esos conocimientos a vuestro propio estilo de caza—. cómo derrotarlos. Carlisle era el patriarca de nuestra familia. sabíamos que no teníamos otra salida. deber y responsabilidad recibir a nuestros invitados. esa noche ellos se limitarían a observarnos y a prestar atención a cuanto dijieramos. La postura de la manada era muy simple. 231 . Aparentemente era lo único que les permitía su autodominio. Algunos lobos se impresionaron al ver a mi hermano que era señalado en es momento por mi padre. no buscaban estrechar lazos de amistad. Dijo que eran veinte y que esperábamos que ellos se ocupasen de diez y que del resto nosotros nos encargaríamos. Para ellos también era difícil estar ahí esa noche. pero sólo eso. No era su intención abandonar la forma en la cual se encontramos en ese momento. cosa que también había hecho Jacob escuetamente. aunque nos era desagradable la idea. Yo sabía a que atenerme. pero no teníamos otra forma de enseñarles a ellos también como atacar a nuestros enemigos. Debíamos aliarnos. Seguramente era una situación verdaderamente incomoda pero a la vez fascinante y en ese momento un solo pensamiento reinaba en todas ellas y ese era el desprecio total hacia los de mi especie. Les habló de los neófitos. Todas las mentes parecían pertenecer a una sola y en cada una de ellas estaba abierta a los otros miembros de la manada. pero verlo y vivirlo eran dos cosas muy. ellos o cualquiera de nosotros jamás nos habíamos enfrentado a un neófito. Respondió Carlisle. Él quería saber si eran diferentes a nosotros. —El nos va a enseñar cómo luchar. era su derecho. estaba plenamente conciente de que les necesitábamos. —Es más que suficiente —. muy diferentes y sólo había una manera de evitar que cualquier miembro de mi familia saliera lastimado. como se movían. dejando sólo un poco atrás a Jasper y Emmett tratando de inspirar la mayor confianza posible. —Gracias—. no les fue difícil a ellos escuchar las palabras de mi padre.Ninguno de nosotros de movió o dijo palabra alguna. Él les contó sobre la experiencia de Jasper. No obstante. Era una manada joven y aunque sabíamos que habían acabado con Laurent. Luego Sam quiso confirmar la información proporcionada por Jacob y preguntó sobre la naturaleza de lo atacantes. al igual que yo. Dijo dirigiéndose a los lobos que permanecían a unos veinticinco metros de nosotros. cosa que mi padre ratificó. Continuó mi padre. pero no por ello mi hermano se sentía mas tranquilo. Jacob Black también les había dado detalles sobre los neófitos y de lo eran capaces de hacer. Avanzó lentamente hasta el frente del grupo. que un vampiro les hubiese enfrentado y además sobrevivido era digno de admirar. La idea de revelar nuestras debilidades y fortalezas a los Quileutes molestaba a mi hermano de sobremanera. sus debilidades y fortalezas. —Bienvenidos —. ellos al igual que nosotros no podían dejar de lado su naturaleza. muy por el contrarío. Dije en voz alta trasmitiendo las palabras de Sam y luego de traspasar su agradecimiento el macho alfa continuó. Jasper. había asistido vividamente a los recuerdos de Jasper.

habían encontrado muy emocionante acabar con Laurente y perseguir a Victoria. él quería que ella viera que no sólo nosotros podíamos protegerle. Siempre era agradable dejarse llevar un momento. era una entretención. También había en ellos un sentimiento de orgullo que no podían o no querían ocultar. Para algunos lobos. matar a diez era un sueño hecho realidad y no dudarían en ocuparse de un par más. sabían muy bien que eran una gran manada y Jacob Black estaba más que contento de estar ahí esa noche. Dijo él en su mente. pero ninguno fue capas de emitir protesta alguna. supongo que no tenemos mas salida que confiar—“. Las dos cosas básicas que jamás debéis olvidar son: —. Dijo Sam en mi mente y se lo comuniqué a mi padre. “—. —Gracias por la información. nuestro olor les molestaba tanto como a nosotros el de ellos. Los lobos no pudieron evitar mostrar su entusiasmo. —En cuanto vayáis a por ellos de costado y en continuo movimiento. Estaremos atentos—.—. veinte vampiros para matar era para ellos increíble. esperaba ansioso mi turno de practicar. —Ya veremos cómo se da la cosa—. Contestó Carlisle. como si el entusiasmo de Emmett me hubiera contagiado de una u otra forma. Entonces fue el turno de la parte práctica del entrenamiento. pero muy mala idea—“. “— ¿Esta tropa de perros es confiable? —“. por así decirlo. estirar los músculos. me sentía casi eufórico. —Estamos dispuestos a encargarnos de más de los que nos corresponden si fuera necesario—. Me preguntó desconfiado e intranquilo mientras se movía lentamente y se alejaba un poco de nosotros. “—Bueno—“. van a quedar demasiado confusos para dar una réplica efectiva. Entonces se detuvo. dio media vuelta sin titubear. Esme se molestaba.aunque su número posiblemente disminuiría. las primeras impresiones y él como líder consideraba que por ahora actuábamos de buena fe y éramos prácticamente inofensivos para ellos… Por ahora. Estaba expectante. llegó la hora de la práctica. Jasper estaba tan incomodo como los lobos pero de todas formas de adelantó unos pasos. dando así la espalda a los licántropos y dirigiéndose a nosotros dijo: —Carlisle tiene razón. todo debido a que Emmett se 232 . van luchar como niños. a la voz de Sam todos callaban y obedecían. Respondió Sam al terminar. para ellos no era un trabajo. Las indicaciones eran en apariencia verdaderamente simples: No dejar que nos atrapasen y no tratar de atacarlos de frente. Había pasado la parte más dura. No teníamos muchas oportunidades de hacerlo. él quería que Bella viera lo grandes que eran. Dio la orden a los lobos de descansar y todos resoplaron por la nariz a modo de protesta. Dijo para concluir la parte teórica. Contestó resignado. para los más nuevos les resultaba muy desagradable tenernos tan cerca. Volteó un poco su cabeza buscando mis ojos y moví mi cabeza tratando de tranquilizar a mi hermano. “—Sigo pensando que todo esto es una muy. Luego. como si se dirigiese hacia nuestros invitados.

Su júbilo hizo eco en mi mente. —Procuraré no romper nada—. —Los neófitos tampoco van a intentar ninguna sutileza. no obstante sentía el mismo regocijo al observar a cada uno realizar las intrincadas maniobras. Dijo el interpelado. Emmett. Agregó Jasper y sin esperar un sólo segundo el aludido se abalanzó sobre él. —Con ello quiero decir que él confía en su fuerza—. —Otra vez —. Jasper sabía muy bien que ella sentía gran preocupación por mi pequeña hermana y Esme. Él disponía terminar de una vez con la aprensión de Bella que sentía por Alice. La derrota nunca era bien digerida por Emmett habría sido lo mismo si sólo nos encontrásemos nosotros.dejaba llevar demasiado y siempre terminaba rompiendo algo. —Sé que te preocupas por ella. En ese momento Jasper solicitó la ayuda de Emmett para hacer una demostración ya que su ataque sería muy parecido al de un neófito. Este. Todo terminó cuando Jasper logró vencer la defensa de Emmett al atraparle por la espalda y simular morderle la garganta. yo también quería participar. 233 . Pero no quería que mi hermano acaparara toda la diversión. aunque la idea no le parecía tan divertida a Bella como a mí. sólo su orgullo había salido herido de todos modos. Intenta atraparme—. ¿Estaba mal sentirnos tan dichosos? Ninguno de nosotros podía evitarlo. Jasper trató de expirar que él al igual que los neófitos actuarían de forma directa.. Sólo le fueron necesarios dos grandes pasos para llegar frente a él. Resoplaba y gruñía cuando no lograba su objetivo. Emmett embestía una y otra vez como un gran animal furioso. Emmett y Jasper se desplegaron horizontalmente de norte a sur respectivamente ofreciendo un verdadero espectáculos a nuestros invitados. al ver su derrota se maldijo y refunfuño. Exigió. Podía ver cada movimiento. —Aguarda un minuto —. —Vale. Pensó un lobo al otro lado del campo.. Dijo Jasper luego que yo reclamara mi turno. era veloz pero no tanto como Jasper. No hacia diferencia alguna que los lobos estuviesen registrando cada detalle de la practica. pero no por eso dejaba de sonreír. sin embargo no pudo alcanzarle. Procuran matar por la vía rápida—. cada intención de mis hermanos en sus mentes. “—Le llegó su hora a la pequeña chupasangre—“. Aquella noche Jasper se disponía a borrar sus miedos mostrándoles de lo ellas también eran capaces de hacer. segundos antes que las llevasen a cabo. deseo mostrarte por qué no es necesario—. Alice acudió junto a Jasper y comenzó el espectáculo.

volvía a la carga con más fuerza esforzándose. Reí por lo bajo. 234 . “—Nunca hay que medir al oponente por su tamaño—“. Agregué en voz alta. “—Sobre todo si son vampiros. que en mi podía confiar y había llegado el momento en que ella viera lo que también era capas de hacer. Para luego besar su garganta. Esa noche no sólo fue una demostración de cómo aniquilar neófitos. cada movimiento. Sus reflejos respondían aun más rápido que los de Jasper lo hacían. El cuerpo de Bella se tensó instantáneamente al oír mis palabras. ella no debía temer por mí. Alice contuvo la risa y cerró los ojos para evitar ser distraída por él y se dejó guiar sólo por sus sentidos. exigiéndose más velocidad pero sus intentos era inútiles Alice era más perceptiva. Apreté un poco su mano antes de marcharme. —Les vendrá muy bien aprender un poco de respeto —. El desempeño de mi hermana les había sorprendido. Las mandíbulas de los lobos cayeron sin poder dar crédito a sus ojos. No podía verle pero si podía olerle. Jasper saltaba. “—A callar—“ Replicó la voz mental de Sam que llamó de inmediato al orden. Jasper se agazapó frente a Alice. El movimiento tomó completamente desprevenido a Jasper quien no tuvo otra opción que aceptar su derrota no sin antes agregar que mi hermana era “Un pequeño monstruito”. Así. más intuitiva pero sobre todo. Habló Alice en mi mente y me alejé. Pero dejando eso a un lado. dispuesto a saltar sobre ella en cualquier momento. Un sólo movimiento de bastó para vencer a Jasper. sentir su cuerpo antes que este siquiera la tocara. Murmuré junto a Bella. también fue una forma de mostrarles a los Quileutes de lo queramos capaces de hacer. era una buena lección que nunca deberían olvidar. ¡Recuérdenlo!”—. además de todo lo anterior. “—Ve tranquilo hermanito. por mas pequeños o indefensos que aparenten ser. Ellos no tenían ni la menor idea de lo que mi hermana era capaz de hacer. Una y otra vez le esquivó. uno a uno desfilamos frente a los ojos expectantes de nuestros invitados. Jasper jamás trataría de herirme verdaderamente y sobre todo por que yo no le daría la oportunidad de hacerlo. acosándola desde lo bajo. tenernos algo de respeto no les vendría nada de mal después de todo. yo cuidaré a nuestra Bella—“. también amedrentar o en el caso de mi hermana… distraer. Bella no debía temer jamás por Alice. Su técnica no sólo era sorprender. tal vez aquel despliegue de habilidades también sirviera para que Bella comprendiera de una vez que en nosotros. —Mi turno—. caía al suelo. Dijo Sam a la manada.Algunas risas resonaron al unísono. más rápida que él. Alice había trepado a la espalda de Jasper y entonces le dijo amorosamente: —Te pillé —.

incluso yo. Mi hermano se volteó por primera vez hacia la dirección donde se encontraba la manada y entonces le dijo: —Mañana seguiremos con la instrucción. él esperaba poder acercarse a 235 . Les había sido imposible individualizarnos al estar tan cerca los unos de los otros mientras practicábamos. Carlisle haría cualquier cosa con tal de contar con su ayuda. Le aseguré. —No faltaría más —. La idea era tan desagradable para ellos como para nosotros. pronto llegaría el alba y Bella debía descansar. algunos gruñían mientras de desperezaban. había sido el único lobo que no había gruñido con la idea de Sam. Agregó Sam. Terminé de decir luego de comunicarles las palabras de Sam. observando cada leve movimiento. El más contento de todos era Jacob Black. Me dije a mi mismo y dejando salir un hondo suspiro me alejé de Bella para ir a hacia mi familia. cada golpe. Sin embargo ya era hora de terminar. La respuesta de Sam no se hizo esperar. No fui conciente de la hora hasta que sentí el cuerpo de Bella apoyándose contra el mío. —Sí—. el corazón de Bella había dado un brinco al escuchar mis palabras pero no podía correr hacia ella. todos estaban complacidos inclusive Jasper. Para llevar a cabo tal reconocimiento tendrían que acercase peligrosamente a nosotros.cada salto. nos diferencia de los “malos”. cada técnica fue observada. incluso dejar que lo olfateasen. Diferenciarnos por nuestros efluvios les ayudaría a la hora de la batalla. Poco a poco la negrura se desvanecía y dejaría de brindarnos su cobijo. “Resignación. Compartí con mi familia. —Estamos a punto de acabar —. Sam encabezando el grupo. “—Pero antes de marcharnos hay algo que quisiéramos hacer—“. otros se quejaban pero ninguno se atrevió a cuestionar la orden del macho alfa. Había sobrepasado el límite de sus fuerzas y ya no podía disimular su agotamiento. Por favor. La noche estaba llegando a su fin. La manada sentía que era imprescindible que ellos se familiarizasen con nuestros aromas. —. Y lo decía de forma literal. analizada y grabada en la retina de los lobos y aunque estaba consiente que Bella no captaba más que un cincuenta por ciento de nuestra habilidad esperaba que lo que viera le fuera suficiente para sentirse tranquila sobre nuestra seguridad y la suya. —Les sería más fácil si nos quedáramos quietos—. Comenzaron a avanzar hacia nosotros. no ahora que los lobos venían en camino. los invitamos a volver y observar—. había permanecido callado durante toda la jornada. Pero había sido una jornada provechosa. Respondió mi padre. resignación”. Ellos también se movían con cautela. —Lo que necesitéis—. aquí estaremos—. aproximándose lentamente sin perdernos de vista. Debíamos evitar los movimientos bruscos que pudieran asustarlos o molestarlos.

¿Le había reconocido? Posiblemente. "—¿Que esta haciendo Jacob?—". Jacob quería acercarse a Bella. iba más allá de lo obvio. No sentí que hacía mal al inmiscuirme en sus cabezas. tanto que no le había contado a Bella. Ella también les pudo ver. Bella permanecía con los ojos fijos en Jacob. Pero no se limitaba solamente a la diferencia de sexo. Decidí adentrarme en ese confundo mundo de la conciencia compartida y encontré cosas realmente sorprendente. su cuerpo rígido. Uno a uno fuimos olisqueados por Sam. Soltó de pronto una franca y traslucida risa en respuesta a las monerías que él le dedicaba. Aquello me confundía un poco. Todos teníamos secretos. debía emparejar la balanza. incluso los perros. estaba amaneciendo y ellos ya no estaban al resguardo de las sombras. Bella no me había contado nada sobre eso. muy lejos. Estaba en un error al pensar que eran un grupo de tontos adolescentes. No sólo había chicos adolescentes sino que ahora contaban con verdaderos niños en sus filas y no sólo eso. ¿No había sido su antepasado el líder con el cual habíamos realizado el tratado? ¿ No era él descendiente directo del jefe de la manada? Por ende. La tarea no tardaba más de uno cuantos minutos y en todo momento contuvo sus impresiones acerca de nuestro olor.nosotros. Jasper. quería formar una pared con mi cuerpo que se interpusiera entre los lobos y ella pero no podía hacerlo. Cada uno fue olfateado por Sam y cuando fue el turno de Emmett este pensó. no. ellos estaban aprendiendo todo cuanto nos hacia débiles ante ellos que yo recolectase información relacionada a la manada era algo que necesitaba hacer. se había percatado de la atención de Bella lo que no hizo más que alentar a Jacob quien dejó la fila en la cual permanecía y se dirigió hacia ella. todo lo indicaba. pero nosotros no éramos la verdadera razón. la situación era verdaderamente incomoda. sin siquiera considerar la posibilidad de que yo pudiera tomarle por el cuello y lanzarlo muy. acaso Jacob se lo ocultaba a ella. estaban muy cerca. Era impresionante como mi hermano lograba ver todo desde una perspectiva tan relajada incluso en los momentos más incómodos. Dejé de pensar en ellos. avanzando más y más. en vez de miedo como me habría gustado. pero no podía evitar pensarlo y no podía ocultar de mí el sentimiento de franca repulsión. al ciclo natural por el cual pasa la mujer en el mes. El segundo lobo era ni más ni menos que Jacob Black. Mucho pudor existía a su alrededor. la mirada expectante. Entonces Sam llegó frente a nosotros. Pensaron sorprendidos los otros lobos. fascinación. Había tanto que Jacob Black trataba de ocultar. Carlisle. en su rostro sólo había admiración. 236 . En su rostro se podía ver asombro y ansiedad. La incomodidad de Jasper fue aparente. también había una hembra. Fue toda una revelación para mi. “— Ahora si que puedo decir que lo he vivido todo—“. eso era quedarse corto. más era algo que consideraba necesario. frente a mi padre y a mis hermanos que se encontraban a la cabeza de la familia. Quería sostenerla de la mano. existía todo un culebron detrás de ella. Sam habría querido decir algo pero al igual que todos permanecía atónito. “—Jamás pensé que un día un lobo me olisquearía por doquier—” Pensó divertido Emmett. no era él mismo derecho a ser líder de la manada también? ¿Por que se conformaba con se el segundo?. Él pasó trotando junto a mi.

Jasper trataba de disolver la bruma que amenazaba con destruir la maldita alianza. amor era dejar pasar aquello que nos hiere. debía retroceder pero no lo hacia. Amor era renunciar. “—Rayos—“. Jacob Black era un ser egoísta y se amparaba de la situación para cometer sus bajezas. ¿Por que a mi me negaba lo que al el le permitía? Además no sabía que quería ver en realidad.“—Que nadie se mueva—“. Enseguida sentimos la ola de tranquilidad que nos baño por completo. Es por ella—“. permanecía ahí con los ojos brillantes y la fascinación en el rostro. Los lobos se prepararon para saltar sobre nosotros al menor movimiento. entonces amparado por todo eso sacó su asquerosa lengua y la pasó por el rostro de Bella. “—Desgraciadamente ya conozco el aroma de todos ellos—“. ¿En que diablos había pensado cuando acepté todo eso? “—Es por ella Edward. Jacob era el segundo mando. Preguntó Bella dudando de lo que veían sus ojos. bruto! —. que nos lastima. tal vez tuvieran una pelea anteriormente pero son amigos. sabía que me tragaría mi furia y mi orgullo roto. Sam podía ordenarle. Dijo Alice. Y esa figura no era otra cosa que un lobo. Me incitaba mi padre que también había comprendido de quien se trataba. Volvió a decir Alice. habría preferido verla gritar horrorizada pero no así. se sentía protegido por su manada y por mi familia. Calma—“. Exclamaba a su vez Emmett. acariciando por doquier el pelaje del perro. "—Tranquilo Edward—". no embelezada. él no hará nada y nosotros tampoco. Respondió el aludido y siguió moviéndose hacia Bella. No era algo que necesitase que me recordaran. era un lobo. Ordeno entonces Sam. "—Ya sabes que son amigos. —¿Jacob? —. con colmillos y dientes afilados. sabía perfectamente que era su amigo. era un animal salvaje. en ese momento no era humano. Él sabía que yo no haría nada estupido. Bella debía gritar. recuérdalo—". todo por el 237 . Jacob. sin embargo Jacob podía elegir obedecerle o no. no era Jacob. Pero ahora no era su amigo. Una doble puntada se clavó en mi pecho al ver en su muñeca una pulcera con una queña figura colgando de ella. recuérdalo. Bella extendió en ese momento su mano hacía delante con la clara intención de acariciarle. "—Tenemos un trabajo que hacer— “. un maldito lobo. “—Calma Edward. no radiante. Jacob estaba disfrutando al máximo aquella muestra de afecto. no así. Se limitó este a decirle. Estaba completamente desilusionado. —¡Eh. con garras. “—Umm… Supongo que eso no cuenta como un beso ¿Verdad? —“ Era mentira que sentía amor por ella.

con mi voluntad y con mi amor propio. una competencia por ver quien se quedaba con la chica. Apreté mis puños mientras Jasper trabajaba más y más duro sobre todos nosotros pero en especial sobre mí. El actuar de Sam era muy parecido al de mi padre. Estaba molesto. Pensaba que era demasiado y solo pedía un poco de consideración. no podía hacer nada para evitarlo. Más fuerte. yo no estaba para juegos ridículos. no en ese momento. que criatura era mejor. Es una verdadera vergüenza—“. le perdonaba inclusive tener que compartir su cariño con un perro. Era… infantil. Jacob se alejó un poco escapando del golpe que Bella trataba de propinarle riendo descaradamente. la vida de Bella estaba en juego. que eran inestables? “—Es una verdadera vergüenza. “—¡Retroceded todos! —“ Les ordenó. lo empujé hasta el fondo de mi ser. No aprobaba el actuar de Bella. Mucho había estado en juego. Y él sólo pensaba en hacer estupideces que lograsen acabar con mi paciencia? No participaría en eses juego. no dejaría que nadie viera mi orgullo pisoteado. más veloz. La indiferencia sería mi mejor aliada. Jacob Black no tendría el gusto de verme humillado. superior. Jasper también estaba molesto. En ese momento sentía un nudo en la garganta. No dejaría pasar algo como eso.bien amado. Amaba a Bella. ¿Por que Bella actuaba de esa forma? ¿No sabía en la posición tan complicada que nos encontrábamos? ¿Como podía exponerse así? ¿No le habíamos dicho en más de una oportunidad que los lobos eran peligrosos. 238 . Yo no era nada sin ella y todo le perdonaba. Quería arrancar una por una las patas de ese inmundo perro. Quería agarrar su lengua y estrangularlo con ella. pero no ganaría realmente. Yo no quería su falsa tranquilidad. no podía disponer ni controlar sus sentimientos pero si podía controlar los míos y no debía permitir que nadie viera el dolor que sentía. Aquí nosotros obligados a rebajarnos y que hace ella? Juega con el perro. lobo contra vampiro. le amaba con todo mí ser. sentía que el sacrificio valía la pena. la de Bella y la de todos nosotros. “—Lentamente—“. Por mucho que odiase la situación. no debía tomarle por la cola y lanzarlo contra los árboles. con mi mente. no debía permitir que me molestase. todo esto no era mas que una maldita competencia para él. Se quejaba Rosalie. con mi cuerpo consagrado a ella. Él era capaz de hacer todo con tal de proteger su pueblo y se encargaría de llamar al orden a Jacob cuando fuese oportuno pero no ahí. Si ocurría cualquier baja en cualquiera de los lados no sería posible defender Forks y La Push entonces todo estaría perdido. No era amor lo que su mente infantil creía que sentía por ella. más inteligente. Fingiría. idiota. La manada estaba nerviosa. ¿Que ganaría con eso? Seguramente me sentiría increíblemente bien. que odiase el vínculo sentimental que existía entre ambos.

239 . —Efectivamente—. ¿No me dirás que ahora eres inmune a los lobos que puedes ver nuevamente el futuro? —. ¿Acaso aun dudaba de mi autocontrol? Caminé hacia Bella e ignorando al perro le dije: —¿Estás lista? —. ¿Era mucho pedir que Jacob falleciera de causas naturales en vez de estar ahí dando vueltas alrededor de Bella como lo había previsto Alice. Se quejó Jasper. Agrego Alice a mi lado. Dije sarcásticamente. Perdería la oportunidad de salvar a Bella. Esme tomó de la mano y a Carlisle comenzaron a caminar. me observo detenidamente a medida que se alejaban.perdería y perdería mucho. Pensó Carlisle. —Buena idea. no debía”. —Yo sabía que no haría nada—. “No debía. —Estoy segura que esos lobos rezagados están esperando a Jacob y no debemos preocuparnos por ellos—. Pero si veo cuanto amas a Bella y eso es suficiente—. estaremos bien—. Entonces Jacob me habló silenciosamente. si lo hacia la perdería para siempre. “—Gracias hijo—“. Carlisle y el resto de mi familia se relajaron a su vez. a mi familia y estaba seguro que perdería mucho más. —Esta vez si que me haz hecho trabajar—. La relajada actitud de Jacob y me fría postura le indicó que todo estaba controlado y que ningún enfrentamiento se llevaría a cabo aquella madrugada. —Es mejor que se adelanten. Sam. yo te acompaño—. —Es mejor que nos marchemos—. Si no hubiera podido leer su mente habría pensado que efectivamente había podido ver el futuro ya que ese preciso momento Jacob movía su cola junto a Bella. —Por favor—. Acaso alguna vez la vida dejaría de darme pruebas tan difíciles de soportar. Dijo Jasper. —¿Podríamos dejarnos de tonterías? Ya quiero llegar a casa y darme un buen baño para sacarme este inmundo olor a perro de encima—. Se quejó Rosalie. —Les esperaremos—. Respondió Emmett y juntos se alejaron también. Repetí en mi mente recurriendo a todo mi autocontrol y dejando que el poder de Jasper trabajase sobre mí. no debía. no puedo. Aseguré. pero en realidas yo sabía que esperaría por mi sólo por precausion. ¿Me vería Bella con los mismos ojos si es que yo acababa con su amigo? Estaba seguro que no. Exigía detalles sobre la seguridad de Bella. y se alejó no sin antes pensar que Jacob no pasaría sobre la manada. Dijo Esme. Les dije. —¿Así?. nos observo. La manda. —No.

¿No estarás pensando en dejarla sola? Por que si es así te advierto que yo no lo haré. no suyo. expuesta y además en un lugar donde ninguno de nosotros tuviera acceso. Y dejarla en la reservación tampoco era una buena idea. Además nosotros arreglaremos que su padre se quede en La Push. Yo no dejaría la vida de Bella en las sucias patas de Jacob. Ignoré sus mentales palabras. “—¿Como que no tienes todos los detalles claros?—“. Refunfuño. Dijo ella. —Sólo estamos discutiendo sobre estrategias—. Yo me encargaría que Bella estuviera a salvo. sería como agitar un pañuelo rojo frente a un toro. No podía dejarla tan lejos. Pero él no debía preocuparse de todo aquello. Muchas cosas aun estaban por resolverse. tiene derecho a saber—“. volvería de inmediato. “—Veo que nunca dejaras de ocultarle cosas. No se marchaba. Jacob no dejaba de tentar su suerte. “—Ya veremos. Si tu quieres puedes ir a luchar junto a tu familia. Comprendió que no le contaría nada a Bella y se alejó corriendo. no la dejaré sola. Muchas cosas podían suceder en la batalla. Victoria conocía demasiado bien toda la zona y el rastro de Bella sería muy fácil de seguir para ella. pero yo no la dejaré. no podía exponer a que Bella estuviera ahí. no necesitaba tener más preocupaciones. ahí estarán seguros—“. Mi respuesta no le gusto en lo mas mínimo. Agregó amenazante cuando se alejó. —Es más complicado que todo eso—.¿Si la dejaría sola? ¿Si sería seguro hacerlo? ¿Donde estaría cuando llegasen los neófitos? ¿Quien y donde le cuidaría?. 240 . ese era mi deber. “—No puedo creer que le mientas así como si nada—“. No era ir y dejar a Bella en cualquier sitio. Bella ya sabía suficiente. ya veremos—. Quien era él para criticarme? Habían muchas cosas que Jacob ocultaba de Bella. Contesté que aun no habíamos averiguado todos los detalles. Contesté automáticamente. —No le mentirás en mi presencia—“. pero volvería en su forma humana y entonces él le contaría. ella puede ir también. —¿De qué estáis hablando? —. ¿Cuando comprenderás que ella es mas fuerte de lo parece y que es su vida la que esta en juego. por el contrario.

sobre todo cuando pasaban un par de horas en que no la sentía. Dijo nuevamente Bella.. No dejaría que Bella se expusiera. Debía enfocarme en las que eran correctas. Volvió a llamar. Pero sobre todo debía enfocarme en los acontecimientos que estaban prontos a suceder. La noche anterios había aceptado a que Jacob la llevara hasta un lugar seguro donde se quedaría bajo el cuidado de un par de licántropos. La tarde siguió avanzando mientras los rayos del sol trataban de filtrarse entre las tupidas nubes hasta que volvió a decir: —¿Edward? —. acercar mi rostro al suyo y besar sus labios y despertarla con un beso lleno de incontrolable pasión. nunca dejaba de experimentar aquella excitante y reconfortante sensación que me producía sentir el contacto de su piel sobre la mía. a apreciar su fisonomía desde un rincón de su dormitorio. En más de una oportunidad desee despertarla pero nuevamente volvía a sumirse en un profundo sueño. 241 . pero esta vez parecía que no soñaba. Las horas de su descanso eran eternas. Aunque al ver su mal dormir me preguntaba si tal vez no fuera mejor excluirle de tanta violencia. Yo prefería que así fuera ya que esa misma noche las prácticas continuarían y seguramente ella querría volver a estar presente. Pero estaba segura que no accedería. luchando contra el impulso de llegar junto a ella. Su mano se movió palpando la superficie de su cama hasta encontrar la mía. Pregunté para estar cien por ciento seguro. ansioso por sentir aquel delicioso calor abrazador que me producía el más pequeño de los roces contra su piel. Yo siempre estaba anhelante.Petición Capítulo 23 —Edward —. debía también protegerla de ella misma. —La tercera esposa—. en las que quería que fueran. Vi entonces que ella y no dormía. seguramente ella prefería la de Jasper y servir de carnada para los neófitos pero algo como eso jamás sucedería. ya podía ver que ella no se quedaría tranquila esperando que todo terminara. Desconocía el significado de esas tres palabras pero algo me indicaba que debía estar atento a todo lo que Bella pudiera imaginar. —¿Ahora sí estás despierta de verdad? —. —Nnn. No podía darme el lujo de pensar demasiado en las cosas que podrían ser. No…— Volvió a decir. temía que las palabras de Jasper le dieran extrañas e inútiles ideas. Estaba parado en la delgada línea que dividía la muerte y la vida de Bella. La jornada anterior fue en extremo agotadora para ella y había dormido casi todo el día teniendo intranquilos sueños. La idea no le había parecido muy buena. Dijo entonces intrigándome completamente. Cada noche me sentaba a contemplarla. Era la cuarta vez que me llamaba en lo transcurrido de ese día.

quería hacerlo como era debido. no esta gravado en piedra me repetí otra vez. Podía vivir una vida casi normal después de todo. Pero quería hacerlo bien. el destino no estaba gravado en piedra. cuando todo terminara. de eso no había duda. que debería haberse quedado durmiendo mientras mi familia y yo nos reuníamos otra vez con los licántropos esa noche. —¡Buf! Vaya pinta que tengo—. Sin duda que habían sido muchas. —Sí. Por lo menos trataría yo de no estarlo. En ese momento Bella se llevó una tostada a la boca y entonces vi otra vez el regalo que le 242 . sólo ella y yo viviendo nuestras vidas. por eso les pediría a todos que se marcharan de caza. no debía querer tan intensamente que ella fuera parte de mi familia siendo una más de nosotros. Siempre habría una salida. —Puede que me acostumbre a la idea—. Volví a recordarle que había sido una noche muy larga para ella. Aun lo podíamos lograr. la platica con Alice me había tranquilizado un poco y ahora me podía dedicar a cosas más agradables… Por el momento. les pediría un poco de intimidad para que ninguno de los dos se sintiera cohibido. sin vampiras sicópatas. sin Vulturis. Alejé aquellos lúgubres pensamientos. —¿Tienes hambre? ¿Quieres desayunar en la cama? —. según sus propias palabras. siempre. Pero Bella rechazó mi ofrecimiento ya que sentía que necesitaba moverse un poco. cuando nada ni nadie siguiera nuestros pasos. sin lobos gigantes. Bajamos juntos tomados de la mano. Por eso pediría su mano. avergonzado o nervioso. Exclamó al ver su reflejo en la tostadora luego de introducir en ella unas rebanadas de pan. de forma que mis verdaderos padres se sintieran orgullosos de mí. ¿Cuantas veces Esme y mi familia me habían dicho esas mismas palabras? Sonreí a esa idea. ¿Pero como no estarlo al momento de pedirle al amor a tu existencia que comparta la eternidad contigo? Era mucho lo que yo pedía. claro. de ponerse en pie. ¿Cuantas veces solía decirme lo mismo? Muchas. nada debía interferir en el plan trazado para ella. Confirmó con un delicioso suspiro. Bella podía vivir un par de años siendo humana aun. para mi pesar. Respondí demasiado entusiasmado. pero tal vez eran las únicas palabras que me reconfortaban cuando veía mas y mas cerca la oscuridad nublando mi juicio. Comenté que no había sido un día de placido sueño para ella y se sorprendió al escuchar que había dormido todo el día. Tienes que empezar a aceptar el hecho de que ahora formo parte de la familia—. Y perdérmelo todo. pero había sido una jornada realmente larga para bella y se había ganado un día entero en cama. Pregunté. Deseaba no ser egoísta. Renunciar a su humanidad siempre sería un precio demasiado alto tan solo para estar junto a mi. Mas no debía dejarme llevar demasiado. grandes sacrificios tendría Bella que hacer.—Aja —. siendo igual a nosotros.

Agregó ella con la misma inexpresividad. pero yo sabia que era algo más que eso. Y Bella se encogió de hombros inexpresivamente como si no hubiese pensado en ello. —¿Puedo? —. era Jacob. En apariencia era algo simple. Dije acariciando su muñeca. —Sabes que me gustan los objetos hechos a mano—. veía que sería la silenciosa presencia de Jacob… siempre. Respondió Bella un tanto desconfiada.había dado su amigo tan sólo la noche anterior. Después de todo. Por que a él le había permitido hacerle un regalo mientras que a mi o a mi familia nos negaba ese placer en todo momento? Había tanto que yo quería regalarle entonces y tanto que quería darle aun. tanto le volvería a deber. en todo momento. sólo se preocupa de los demás. —Tú me has hecho regalos —. 243 . de una u otra forma la vida se encargaba que yo siempre estuviera en deuda con él. Pero pagarle el almuerzo no era aceptados para mi como verdaderos regalos. Jacob Black… Tanto le debía. —Supongo que no—. se preocupaba de… él. —Es porque no quieres herir sus sentimientos. no realmente. Le pregunté señalando la pulsera que colgaba de su muñeca. ¿Podría ser? —¿Y qué pasa con los objetos usados? ¿Puedes aceptarlos? —. Pero ¿Que motivaba a Bella a ser tan condescendiente con él. Sostuve el pequeño y delicado lobo que colgaba de su nueva pulsera en la palma de mi mano. —Este brazalete. Algo más digno y más acorde con su personalidad pero sobre todo con su próximo estatus de futura novia y prometida. o por lo menos era una personificación de si mismo. Respondió. —Claro—. Era él. Le pregunté esperanzado. —¿A qué te refieres? Si su repudio era sólo a los objetos nuevos había unas cuantas reliquias que yo podría obséquiale. una simple artesanía. —¿Piensas llevarlo puesto mucho tiempo? —. —. Pero yo si lo hacia. seguramente Bella había recibido ese objeto solo por no herir los sentimientos de su amigo. —Así que Jacob Black puede hacerte regalos—. Tal vez… Umm. Sería él quien llevaría a Bella a una zona segura antes que llegasen los neófitos. Dije sin ánimo de acusarle. ¿No era toda una injusticia? Pero Bella no era injusta. Agregó al final. no debía ser tan mesquino. Podía ver que aquel objeto atraería mi atención y la de Bella siempre. Esa era la única explicación que podía existir. Por el contrario. ¿Le estaba diciendo que era suyo? ¿Cuanto se demoraría esa insignificante figura en hacerse polvo entre mis dedos? ¿Cuanto se demorarían los huesos de Jacob en hacer lo mismo? No. aquella figura que aun poseía el casi imperceptible aroma a pino mezclado con brisa marina. un lobo tallado en madera. Era una figura de madera. ¿no? —...

—Entonces ¿no crees que sería justo que yo también tuviera una pequeña representación? —. Dije inocentemente recordando la joya que conservaba desde hace décadas guardada junto a las pocas joyas que habían pertenecido a mi familia. No habían falsos propósitos, ni artilugios, solamente el mero deseo de estar presente también ahí cuando ella mirase el lobo de madera. —¿Una representación? —. Le dije que sería un amuleto, algo que le hiciera pensar en mi cuando lo viera aunque ella aseguró que lo hacia sin necesidad de tener algo material para hacerlo. Entonces le pregunté: —Si yo te diera algo, ¿lo llevarías? —. —¿Algo usado? —. —Sí—. Le aseguré. — Algo que yo haya llevado puesto una temporada —. Ahí junto a las pocas joyas que conservaba, había una que perteneció, en su tiempo, a mi madre. Era una joya de incalculable valor sentimental para mi. Había sido el primer obsequio que le dió mi padre como representación de su amor. Aquel diamante, sería también mi representación. Asombrosamente Bella respondió que podría darle lo que yo quisiera, siempre y cuando fuera usado, obviamente. Me sorprendió su respuesta tan decidida, ¿Hablaba con la misma persona que se había negado tantas veces a recibir un simple obsequio?. ¿Esa fobia hacia los presentes, se aplicaba sólo a mí? Y no pude evitar mostrarle mi malestar frete a su nueva y repentina actitud. Era realmente toda una injusticia. ¿Acaso todo el mundo podía darle obsequios? —Me habría encantado hacerte un regalo de graduación, pero no lo hice, porque sabía que te molestaría más que si te lo hacía cualquier otra persona. Es injusto. ¿Cómo me explicas eso? —. —Es fácil —. Dijo ella encogiéndose se hombros como si fuera demasiado obvio. Dijo que no había nadie más importante en el mundo para ella que yo. Que el regalo era yo mismo y que era mucho más de lo que ella merecía. —Cualquier cosa que me des desequilibra aún más la balanza entre nosotros—. Agregó. ¿Que… yo… era su regalo? ¿Acaso hablaba enserio? ¿No comprendía que yo le debía todo? ¿Que era la luz de mis días y mis noches, que era lo único que me mantenía vivo y humano? ¿No sabía que sin ella yo no era nada, que con su respiración bañaba mi duro corazón?. ¿Que sus palabra, que su risa era el bálsamo que suavizaba todas las asperezas de mi mente?. ¿Acaso no sabía cuando la amaba y que le debía todo? Ella no veía lo preciada, lo valiosa que era para mi, no veía o no quería hacerlo. Olvidaba también que sólo pesar y dificultades había traído yo a su vida, olvidaba todo, pasaba por algo mis múltiples defectos. ¿Me vería algún día tal y cual era? ¿Se defraudaría si lo hiciera? Entonces le dije que era ridículo, Bella me sobre estimaba, sin duda que yo no valía tanto como ella creía. Sin embargo no respondió, dio un mordisco a su tostada y comió con calma. Fue entonces cuando mi móvil sonó. “Alice llamando”, informaba la pantalla. 244

—¿Qué pasa, Alice? —. Pregunté. —Es Bella… No estoy segura, algo pasará, no estoy muy segura. Posiblemente algo trama y creo que no es nada bueno para ella. —Yo también lo creo —. Respondí contemplando intranquilo a Bella. Alice no hacia más que confirmar mis sospechas. —Ha estado hablando en sueños—. Como tenía, las palabras de Jasper habían despertado en ella un inútil instinto kamikaze. —No reconozco el lugar, no sabría decir exactamente en que lugar del bosque ella se encuentra en mi visión, sólo veo que esta perdida, dando tumbos por todos lados. Creo que lo único que no necesitamos es que Bella se perdierda y se alejase sola y desprotegida—. Sabia bien a que se refería Alice, si Bella lo hacia, si trataba de alcanzar el prado sería muy posible que los neófitos la encontrasen. Resoplé pensando en que ahora, tendría que buscar alguna forma de mantenerle segura y sobre todo tranquila… Y volvía a resoplar una vez más ya que sabía muy bien que eso sería casi imposible de lograr. El loco golpetear del pulso de Bella era más que suficiente para confirmar las palabras de mi hermana. Traté de leer alguna expresión en su rostro y mientras lo hacía la sangré subió por su rostro hasta pintarlo levemente de rosado. Su conciencia le estaba delatando. —Sea como sea—. Agregó Alice. — estoy segura que ella no se quedará quieta y hasta siento pena por los lobos que tendrán que quedarse haciendo de canguro, seguramente les hará pasar un mal rato—. Eso era muy posible, teniendo en cuenta lo obstinada que era Bella cuando una idea se le metía en la cabeza. —Te llamo si logro ver otra cosa—. Terminó de decir Alice y dio por terminada la llamada. “Gracias Jasper”. Pensé. “Muchas gracias de verdad” Pero comprendía muy bien las intenciones de Jasper, él también, pensaba en lo mejor para la familia, quería lo mejor para Alice después de todo. Él, al igual que yo, protegía a lo más valioso que tenía. No podía culparlo por ello. Era Bella quien no tenía escusa para hacer, fuera lo que fuera que pretendía hacer. Nadie corría peligro, sólo ella si pretendía comportarse de forma tan irresponsable con ella misma. —¿Hay algo de lo que quieras hablar conmigo? —. Pregunté sin poder ocultar mi molestia. Ella no contestó, no de inmediato. Se quedó ahí, viéndome y luego de un par de minutos lo admitió. Le gustaba la idea de Jasper y que duro sonaba aquello proveniente de sus propios labios. Un gruñido fue mi única respuesta a sus palabras. No importaba que ella quisiera ayudar, no importaba que se sintiera impotente hasta lo que se avecinaba. Ella no tenía derecho a poner su vida en peligro, sobre todo por que no seria de ninguna ayuda hacerlo. 245

Que Jasper pensara que si lo era no me importaba en lo más mínimo. —Él es el experto—. Dijo Bella. Le miré conteniendo mi ira. No permitiría que se expusiera de esa manera o de ningún otra, no importaba quien creyese que hacerlo fuera de alguna utilidad. —No puedes impedírmelo. No pienso esconderme en el bosque mientras todos se arriesgan por mi—. Contestó ella a mi lenguaje corporal. Era casi jocoso imaginar que ella podría llegar por sus propios medios al sitio de la batalla. En otras circunstancias posiblemente me habría reído de sus intenciones tan poco realistas. Alice no le veía en el claro, por su puesto que se perdería. Su sentido de la orientación no era como para fiarse de el. Bella no sería capaz de encontrarnos. Daria tumbos por el espeso bosque hasta perderse completamente. —Eso es porque Alice no ha tenido en cuenta a Seth Clearwater. Y en todo caso, de haberlo hecho, no habría podido ver nada en absoluto, pero parece que Seth quiere estar allí tanto como yo. No será muy difícil convencerle para que me enseñe el camino—. Se suponía que el cachorro tenía que quedarse en el lugar convenido. Ese era el acuerdo, Jacob le levaría debido a que su olor era suficientemente pestilente como para neutralizar el efluvio de Bella y ella permanecería oculta, alejada de todo, ese era el plan. Y Bella tenía razón, Alice recibía solo una fracción de la visión. No solo en eso tenía razón, Seth seguramente sentía la misma ansiedad que el resto de la manada por participar en la batalla, convencerle seria muy fácil para ella, si así lo quería. Sentía que luchaba contra todo el mundo, Quileutes, neófitos, Vulturis y quien sabía que más había ahí afuera esperando por nosotros, lo único que no necesitaba era su testarudez… Ahora menos que nunca. ¿Que actitud debía tomar? ¿Como abordar su falta de conciencia? Por que ella estaba tan segura y resuelta? Por que una sonrisa desafiante jugaba sobre sus labios? ¿Me estaba probando? Por un momento sentí que la frustración se apoderaba de mí, pero respiré hondo. Debía reconocer que el plan de Bella tenía mucho a su favor. Habría funcionado… Si ella no lo hubiera revelado, posiblemente habría funcionado. Para contra restar sus planes tendría que acudir al macho Alfa, acudiría a Sam. —Le pediré que le dé a Seth ciertas instrucciones. Aunque no quiera, él no puede negarse a acatar ese tipo de órdenes—. —¿Y por qué tendría que darle esas instrucciones? ¿Y si le digo a Sam que me conviene ir al claro? Apuesto a que prefiere hacerme un favor a mí que a ti—. Apreté mis dientes. Bella no podía hacerme ese tipo de jugarreta. Era obvio que Sam pensaría igual que Jasper, ella se lo pediría y él aceptaría, de eso no había duda alguna. Volví a respirar hondo, Bella estaba probando mis límites aquella tarde. Pero había más de una forma de ganar en ese asunto. Y si ella no dudaba en hacer de todo para exponerse, pues yo no dudaría en hacer lo impensable. 246

—Tal vez tengas razón, pero seguro que Jacob está más que dispuesto a dar esas mismas instrucciones—. Yo también podía hacer jugarretas. En la guerra y en amor, en la guerra y en amor. Todo medio era aceptado si se trataba de mantener la integridad de Bella. Y ese todo incluía a Jacob Black. —¿Jacob? —. Inquirió sorprendida. Ella no lo sabía, pero estaba seguro que comprendía que la palabra de Jacob, como la de Sam, debía ser obedecida. Bella quedó atónita un momento. Al parecer Jacob nunca le había hablado de su posición dentro de la manada y no pasó mucho hasta comprender que si aquello era cierto yo tendría la razón. Jacob tampoco le querría presente mientras destrozábamos a nuestros enemigos. Era ridículo que lo único que le hiciera desistir de su descabellada idea fuera Jacob, pero dio resultado. Leí en su rostro la desilusión al ver sus ideas derrumbadas. ¿Como podía molestarme con ella? Sobre todo cuando lucía tan adorable, con sus mejillas sonrosadas y los ojos brillantes por la rabia al verse acorralada. Y comprendí que efectivamente ella no estaba enterada del lugar que ocupaba su amigo dentro de la manada, su sorpresa era verdadera. Quedó desarmada. Que Jacob tuviera tal poder entre sus pares le privaba de seguir contando con la ayuda de cualquier licántropo para llevar a cabo su plan. Bella no quería ser un fastidio, no quería molestarme o a alguien más, ella verdaderamente creía que su presencia seria de utilidad y ella quería hacerlo aun y cuando expusiera su propia vida. ¿Cómo podía disgustarme con ella?... Hacerlo era… imposible. Sentí el deseo pulsando en mi interior nuevamente, enfrentarme a el era inútil. Me resultaba más fácil encarar sin ayuda alguna a un ejército de nuevos vampiros antes de poder mirarle a los ojos sin sentir el anhelo de sus labios sobre los míos. Quería atraerla hacia mi cuerpo, posar mis manos en su cintura, atraerla un poco, sólo un poco más hasta fundirme en ella… Ahí estábamos, Bella confesando sus suicidas planes y yo plantado frente a ella deslumbrado, embobado en extremo. —Anoche me asomé a la mente de la manada—. Dije de pronto cambiando a un tema más seguro para ambos. No quería volver a discutir pero tampoco quería entregarme a cuantificar la enorme pasión que sentía por ella. Debía distraernos. Fue fácil cambiar de tema, suprimir mis emociones era más seguro que dejarme llevar por ellas. Le hablé de la manada, de lo fascinante que era la conciencia colectiva, de la compleja dinámica en la cual convivía una gran cantidad de seres, cada uno luchando inútilmente por mantener su individualidad. Ella adivinó mis intenciones y me lanzó una colérica mirada, seguía empecinada, no se daría por vencida tan fácilmente, pero yo tenía todo el tiempo del mundo y además, sólo necesitaba las palabras adecuadas para atraer su atención. —Jacob te ha ocultado un montón de secretos —. Dije esperando que se interesara por este nuevo tema, sin embargo continuó mirándome fijamente sin siquiera hacer gesto alguno. —Por 247

ejemplo, ¿te fijaste anoche en el pequeño lobo gris? —. Agregué, pero aun no era suficiente. Bella asintió inexpresivamente. —Se toman muy en serio todas sus leyendas—. Continué tirando el anzuelo un poco más lejos, recordando el descubrimiento de la noche pasada. — Pero resulta que hay cosas que no aparecen en ellas y para las que no están preparados—. Entonces Bella suspiró rendida y no pude evitar lanzar una carcajada al ver que mi plan había dado resultado. Había logrado despertar su curiosidad y no me importaba entregarme al cotilleo si eso mantenía la mente de Bella alejada de ideas suicidas. —Está bien. ¿A qué te refieres? —. Le hablé sobre la disposición que recibían el cambio cuando les llegaba. Nunca nadie dudó, nunca ninguno de ellos cuestionó siquiera que sólo los nietos directos del lobo original, tenían la capacidad y el poder de transformarse. —¿Así que alguien que no es descendiente directo de ese lobo se ha transformado? —. —No—. Respondí sin dejar de mirarla a los ojos, lo que estaba a punto de contarle le sorprendería indudablemente. —Ella es descendiente directa, hasta ahí va bien—. Los ojos de Bella reflejaron su enorme sorpresa. —¡¿Ella?! —. Leah Clearwater también era ahora una licántropa, una mujer loba y ella, al igual que toda la manada, conocía a Bella. Como no hacerlo si no habían secretos posibles dentro de la manada. Los pensamientos de Jacob eran los pensamientos de la manada. Y ellos conocían muy bien a Bella, le habían visto desde múltiples ángulos, desde los innumerables recuerdos de su peludo amigo. —¿Cómo? ¿Desde cuándo? ¿Por qué no me lo ha dicho Jacob? —. Exclamó Bella. Pero habían cosas que su amigo no podía compartir con nadie, incluso con ella, hacerlo estaba prohibido. Quienes formaban parte de su manada, el numero real de individuos. Una orden de Sam era una orden que todos debían cumplir, incluso aunque no quisieran. Bella estaba sorprendida, le costaba creer en mis palabras, que sabía que yo no le mentiría. Permaneció en silenció un momento asimilando mis palabras y luego de un momento susurró. —Pobre Leah —. ¡¿Pobre Leah?! Estaba muy lejos de ser la expresión más adecuada sobre ese asunto. Ella, al igual que todos estaba resignada a ser lo que era. Era verdad que tenía sus vergonzosos inconvenientes ser una loba dentro de una manada compuesta en su totalidad de machos, pero ella había encontrado la manera de desquitarse, sobre todo de Sam. Había ahí una vieja y destrozada historia de amor que llegó drásticamente a su fin al encontrar Sam su pareja. 248

Jacob o Quil. los juramentos que el le profirió. en todos mis años de existencia había visto algo parecido a la imprimación. pero nunca. Casi tan fuerte como lo que yo siento por ti—. el día siguiente. 249 . O mejor debería decir «su Sam». entonces la mayoría intentaba cooperar con la armonía colectiva y hacer las cosas más llevaderas para todos. Le conté lo sucedido con su madre y su posible vinculo sanguíneo con Sam.Era increíble ver el poder que la imprimación ejercía sobre todos ellos. me sentía verdaderamente perplejo. No. Bella estaba al tanto de eso? Jacob le había dicho antes de tratar de hacerle la corte a mi prometida. Me limité a contestarle a Bella. Jacob se imprimaría. Pero no era culpa de Sam o de cualquier otro. Es una especie de magia. —Pobre Leah —dijo de nuevo Bella. Bella tenía razón. Era toda una sorpresa para mi descubrir que esas criaturas salvajes y descontroladas eran capaces de llegar a sentir un vinculo tan grande con alguien. Siendo yo vampiro había visto cosas increíbles. “Hey Bella. Jacob tarde o temprano se imprimaría y cuando eso sucediera se olvidaría de Bella para siempre. Ese era el supuesto amor que él sentía por ella. Preguntó sorprendida. —Pero ¿a qué te refieres con “malévolo”? — Leah no solo les recordaba lo sufrido por Sam. pero ella también se imprimaría algún día y estaba seguro que hasta entonces continuaría recordándoles su sufrimiento cuando Sam se imprimó de otra. ella tenía razones de sobra. Pero tan solo bastaba con que uno de ellos fuera intencionalmente malvado para que todos sufrieran por igual. Me recuerda a El sueño de una noche de verano y al caos que desatan los hechizos de amor de las hadas. Por que Jacob Black no se podía imprimar de una vez por todas? De esa forma dejaría de merodear cerca de Bella de una vez por todas. —¿Qué pasa con Embry? —. a Embry—. Agregué. Por que eso pasaría. casi podía entender su actitud. Bien lo sabía Leah. —Les está haciendo la vida imposible a los demás. Podría ser ese mismo día. te voy a confesar que estoy enamorado de ti pero sólo hasta que me imprima ya que cuando eso pase ya ni sabré que tu existes”. Ella no comprendió mis palabras y le dije lo duro que para ellos el compartir cada uno de sus pensamientos. En realidad. Se preguntan constantemente cual de ellos tiene un hermanastro. —Resulta imposible describir la forma en que Sam está ligado a su Emily. él no tenía otra opción. Casi… Ellos ni ninguna otra criatura sobre la faz de la tierra podría llegar a sentir alguna vez lo que un vampiro siente por su compañera… O lo que yo siento por Bella. No estoy seguro de que merezca tu compasión—. ella también sacaba a flote cosas en las cuales ellos preferían no pensar. —Ella tiene razones de sobra —. ya lo creo que no. —Por ejemplo. no importaba cuando sucediera realmente.

Le respondí de igual manera. Casi tanto como tú cuando intentas cambiar de tema—. —No puedo —. no era algo transable ni mucho menos negociable. Volvió a decir sin levantar los ojos. Jacob nunca se ha atrevido a preguntarle a Billy sobre el asunto—. Le prefería enojada. no estaba seguro que poder compartido con Bella. no podré soportarlo—. pero ahí está la duda. pero a pesar de eso. —Mira. —Sí. Bella no debía temer por nosotros. cada uno por separado y cada uno compartido toda esa información. Y si me vuelves a dejar. ellos no eran un peligro para mi ni para ninguno de nosotros. 250 . captando toda la información que ingresa por los sentidos. sin embargo no dejaría de intentarlo. la manada resulta fascinante. Pero mi dolor no era nada en comparación con el sufrido por Bella. ya que su viejo nunca fue un buen padre. cada ruido. Pude sentir su dolor reflejado sobre mi pecho. Edward—. y pronto habrá acabado todo—. Nunca permitiría que eso sucediera. Sostuvo mi mirada un momento. Edward —. —Sabes que no es así. cada recuerdo…. No estaré lejos. sola. Le había roto el corazón por su bien y nunca podría enmendar mi error.—Todos quieren pensar que es Sam. no puedo vivir con eso—. La mente de la manada era fascinante. Soltó sin más ni más mirándome a los ojos. su expresión fue cambiando lentamente hasta que vi la desilusión en su rostro y entonces bajó su mirada. furiosa si quería. —Tengo que ir a ese claro. yo le había abandonado. cada sensación. Ni mil años serian suficientes para compensar mis estúpidos actos. —No soporto la idea de no saber si volverás o no. no cabizbaja ni taciturna privándome de la luz de sus ojos. —¡Guau! ¿Cómo has averiguado tanto en una sola noche? —. había tanto que leer. no ganaba. Cerré la distancia que nos separaba. Susurró Luego de un momento y con la mirada baja. Y entonces era oficial. ¿Volvíamos a la lucha? Tal vez podría contarle algunos por menores indiscretos sobre Leah y su transformación y las desventajas de ser mujer… o hembra. pero de todas formas le había dejado. —No —. a merced de nuestros enemigos. La evocación de ese tiempo hizo que sintiera de pronto el frío glaciar que experimenté cuando me separé de ella. volvíamos a la lucha. Pero no estaba bien yo mismo me había sentido incomodo al leer aquello. la cuestión es ésta: ya me he vuelto loca una vez. —. Ella nunca volvería a estar sola. Mmm. era increíble. Si Bella se mostraba desconsolada era yo quien perdía. Bella. no permitiría que ella llevase a cabo su loco plan. Por muy pronto que se acabe. pero no así. Sé cuáles son mis límites. cada olor. era algo completamente hipnótico. eso estaba fuera de discusión. estúpidamente pensando que era lo mejor para su vida. Yo perdía. yo siempre estaría para ella. Le dije suavemente. Cada mente pensando por separado. Cada pensamiento. nunca más estaríamos separados. Nada me pasaría en el claro. la envolví con mis brazos y acaricié su bello rostro.. nunca podría borrar todo el dolor que yo le había causado. sabía muy bien como luchar contra los neófitos.

que no participara en la batalla?. una de dos:— Continuó. 251 . —Así que. pero sobre todo Jasper y Rosalie no me perdonarían dejarles en un momento como el que estábamos prontos a vivir. No estaba preparado para ello. —Sí . La idea de dejarles no se había cruzado por mi mente. ¿Cuál de las dos opciones es la correcta? —. en cuyo caso será mejor que yo esté allí para ayudar. —¿A nadie le va a pasar nada? —A nadie —. —Si es tan fácil —. Me da igual. ¿Cual de las dos era la correcta? En cual quería yo creer? —¿Me estás pidiendo que deje que luchen sin mi ayuda? —. Continuó. o que me dejes ir. ¡Rayos! Por que diablos Bella tenía que ser tan intuitiva. siempre que estemos juntos—. No había razón para ella tuviera tanto miedo y estaba seguro que para mi familia también lo sería… O por lo menos quería pensar que eso sucederé —¿Seguro? —. Dijo recordando mis palabras de la noche anterior. —. Inquirió. ¿Me sentía tan seguro? Posiblemente no tanto ya que no logré traspasarle mi confianza. Le aseguré. ¿Bella me estaba pidiendo que dejara a mi familia. no estaba preparado. Si lo estaba para seguir enumerando las razones para que cooperara y se quedara tranquila. Respondí entregándome en bandeja. —Sí—. Eso. Era increíble lo confiado que sonaba sobre todo aquello. que viera lo realmente sencillo que sería la batalla para mi. ¿Podría ser que después de tanto repetirle esas palabras salían ahora fluidamente de mi boca?. ¿por qué no puedes quedarte fuera tú? —. La diferencia numérica ya era desfavorable para nosotros. Fui ciego. Carlisle. —Seguro—. En ese momento no fui conciente de lo que estaba por suceder. —Está bien. contándole lo que Alice había compartido con nosotros sobre los neófitos y lo fácil que seria manejarles que lo vi venir. Mi familia: Alice. —¿Así que no hay ninguna razón para que yo esté en ese claro? —.Quería que Bella comprendiera. alejada en un lugar seguro alejada de todo peligro que no supe como responder. Emmett. —¿Hablabas en serio? —. Bella continuaba desconfiando. Esta tan concentrado tratando de calmar sus miedos. o bien va a ser tan fácil que se las pueden arreglar sin ti. en mi familia y en nuestras capacidades. —O es más peligroso de lo que quieres reconocerme. pero sólo por que así lo quise. Me dijiste que era tan fácil que alguien podía quedarse fuera —. En ese momento sentí un rayo partiéndome por la mitad. Contesté. no necesitan uno menos. Esme. Posiblemente no lo fui ya que siempre esperé que ella confiara plenamente en mi.

con quien debía estar si eso pasaba? La respuesta era muy fácil.Algo me indicaba que no seria tan fácil. aquellos ojos que eran capaces de reflejarme como el ser que debía ser para ella. algo podía salir mal. algo en mi interior me indicaba que no debía bajar la guardia. Tomé su rostro entre mis manos y le obligué a levantar la mirada. Juntos para siempre quise agregar yo. nunca más le dejaría. “Siempre que estemos juntos” Había dicho ella. ¿Y si así fuera. mi familia tendría que comprender 252 . pero Bella me había entregado las dos opciones que podía soportar y yo elegía estar con ella. por más que yo quisiera creer en las proféticas palabras de mi hermana. Ya nunca más tendría días sin sus calidos ojos. Saqué mi móvil y marqué el número de Alice. Ya podía escuchar los reclamos de Rosalie martillando mi cabeza y la desaprobación de Jasper. la respuesta siempre seria ella. todo estaba demasiado orquestado en nuestra contra.

En cambio para Bella si lo soy—. —No seas injusto con tu hermano. —Es tan típico de Bella y es tan típico de ti que hagas todo lo que ella quiere—. Entendían que no podía abandonar a Bella prácticamente a su suerte. comprendía el enorme esfuerzo que hacía cuando pedía que no luchara. Estoy segura que no nos hubieras servido de mucho con tu mente en otro lugar. además te perderás toda la acción. unos niños prácticamente…. Él sólo trata de ver el lado bueno de todo esto. —Creo que Emmett tiene razón en algo. No fue difícil para mí tomar aquella decisión. Había pensado Jasper. Se me había olvidado que lo hacemos por eso—. Estoy seguro que les haré mucha falta…— Y dicho esto Emmett hizo una mueca de contrariedad. ¿ Te das cuenta que es la primera lucha verdadera que hemos tenido? ¿Cómo puedes quedarte fuera? Este chico si que esta mal de la cabeza— —Claro. Ella pudo ver mi decisión en cuanto la tomé. no volvería a cometer dos veces la misma idiotez. —Wow… Nos divertiremos de lo lindo Rose—. bajo el cuidado de dos lobos recién transformado.Capítulo 24 Bella. mi novia No participar en la batalla contra los neófitos había sido lo que Bella me había pedido. Clavé mis ojos en ella. dejándola sola. Sin pensarlo tomé el móvil y llamé a Alice. no soy indispensable para ustedes. Si es que hay algún lado bueno en todo esto—. Le aclaré en voz alta lo que atrajo la atención de mi familia hacia mí. decisión que a nadie sorprendió. Podrás cuidar de ella. “—Lo único que no necesitamos es que uno deserte de nuestras filas—“. Esme me comprendía. Había respondido mi hermana. Ya la había abandonado una vez pese a que ella me pidió que no lo hiciera. —No estoy desertando—. ella también creía que 253 . Agregó Carlisle. Había gritado Emmett. —Será mejor así querido. pero ella no puede quedarse en la retaguardia. Que ocultase su mirada sólo podía significar que se sintiera culpable por pedirlo siquiera. sin mirarme a los ojos me lo había pedido. Muy caro había pagado por esa estúpida acción. la diversión. —No estoy diciendo que no quiera estar ahí. —¿Puedes venir un rato para hacer de “canguro" con Bella? —. ella informó a mi familia mi decisión. Le respondí. sabía que esa palabra no era una de sus favoritas pero no la dejaría sola mientras corría a casa para hablar con Jasper. no le volvería a abandonar. Por eso no pude oponerme cuando ella. Si algo le llega a pasar… —. O por lo menos lo comprendía la mayoría de mi familia. —A mi no me harás falta.

Fue la respuesta de Rosalie mientras cruzaba sus brazos sobre su pecho y me reclama tal y cual yo había previsto. —¿La gracia de salir “Vivos”? —. Tú ya haz elegido llevar una mucho más pesada sobre tus hombros—” Agregó Carlisle con su voz mental. Respondí. —No lo necesitamos amorcito. —No puedo vivir sin ella—. será todo un reto para ti. por que no podía Bella que era sólo una frágil humana? —Edward hará lo que él crea que es conveniente. Ella me necesitaba a su lado y ahí estaría para ella. —Genial. él ya sabe que hacer. —No seas exagerado—. “— Solo procura tenerlo en mente mañana por la noche. tomándola por la cintura para luego besarle el cuello. —Algo podría salir mal…. —Claro. Le respondí como simple defensa. ¿No me dirás que le tienes miedo a unos cuantos vampiritos? — Le preguntó Emmett acercándose a ella. 254 . capaz de dejar a Alice al cuidado de unos jóvenes lobos mientras se pelea una batalla por su vida? Crees tu que te exigiríamos estar junto a nosotros en vez de estar con ella? ¿Rosalie. “—Ve tranquilo hijo mío. o para cualquiera de nosotros—. ¿Por que mi hermana no podía ver que ella y Bella compartían el mismo sentimiento?.era muy fácil que algo saliera mal. ¿Acaso cualquiera de nosotros podría hacer lo contrario? ¿Serias tu Jasper. cuando nosotros no estemos en casa—“ “Mañana por la noche” Recordé mientras salía de casa y comenzaba a correr por el bosque en dirección hacia donde mi corazón estaba. lo harías tú en su lugar? Si Esme fuera igual de vulnerable y ella me pidiese que no le abandonara yo no lo haría y estoy seguro que todos los presentes en esta sala harían lo mismo. —Magnifico—. ¿ Y si sentía aquella ansiedad a pesar de ser una criatura con la fuerza y la resistencia de 100 hombres. Rosalie temía por mi familia pero era por Emmett por quien más lo hacia. Contraatacó el aludido. Dijo Jasper —Es una verdadera irresponsabilidad de tu parte Edward. pero para mi era más que suficiente. —Exacto—. Dejemos a Edward que haga lo que él crea que es lo mejor ya que no ha venido aquí a pedir nuestra autorización. Le respondió Jasper sarcásticamente. No lo puedo creer—. No podemos obligarle a permanecer junto a nosotros si el siente que Bella lo necesita. él hará lo correcto—. —¿Que gracia tiene si Edward se nos adelanta todo el tiempo?. Cualquier cosa—. no debemos ser una carga para ti. ahora si que esto se pone interesante—. Dijo Rosalie aun más enojada. —¡Si! — Exclamó Emmett lleno de alegría.

aparentemente se sentía más tranquila. —Eso suena bien —. El crepúsculo había quedado atrás cuando llegamos a casa de mis padres. Respondió casi jadeando. Le ordené a cada uno de mis músculos que se relajaran. Le dije. mía y de nadie más. Dejándose llevar también. su corazón latiendo contra mi pecho. abrí la puerta del copiloto y le tomé entre mis brazos. Necesito estar a solas contigo. mi compañera. mi novia. aunque todos estaban concientes que nunca podríamos estar suficientemente preparados para luchar contra los neófitos. Bella logró hacer que sus amigos no estuvieran en el pueblo. nuestra dieta jamás competiría contra la de ellos. Sólo contigo—.Al día siguiente volví a casa. Me senté a su lado disfrutando del silencio de su compañía. sin embargo lo logré. No quería que mis nervios me traicionaran. No insistí en tomar el volante. 255 . nosotros siempre estaríamos en desventaja numérica y proteica. la suave caricia de sus brazos alrededor de mi cuello. eso era suficiente para mi… por ahora. aquella sería una noche solemne. si era posible. yo debía. ¿En que estaba pensando? ¿Acaso las cosas no eran ya suficientemente complicadas? Yo era mucho más fuerte que eso. sus labios acariciando los míos. Era mi Bella. no estaba en mis planes discutir por algo tan superficial como lo era la velocidad de su coche. sentía como nuestros cuerpos eran atraídos por un invisible fuerza. mi paz interior. su aliento entrando en mi boca. era necesario que cazaran para alcanzar la plenitud de su fuerza corpórea. Necesitaba hacer las cosas bien. estar tranquilo y controlarme. quería. Le había pedido que nos olvidásemos de todo y todos. esta vez con Bella a mi lado. necesitaba poder decirle cuanto quería que fuera mi compañera en su vida humana y… y en la otra… cuando llegase ese día. sobre todo ahora que estábamos tan cerca. entregándose. había esperado ese momento y había imaginado tantas veces en mi mente de cómo sería. Así. el padre de Bella estaría seguro en la reserva donde el padre de Jacob le mantendría ocupado. como siempre. por sobre todas las cosas mantenerme firme. —Parece que nunca tenemos tiempo para nosotros. Mi familia se había marchado. necesitaba encontrar mi centro. ansioso me baje del coche en cuanto apagó el motor. que permaneciera en su memoria por siempre. mía. devoradores luego. que agradecí el silencio momentáneo. quería que esa noche fuese memorable. —Bienvenida a casa —. Que bien se sentía tenerle así contra mi cuerpo. suaves en un principio. le besé. Entonces hambriento de ella. Por ese simple gesto le habría tomado nuevamente entre mis brazos ahí junto a la escalera. Ayudaba a ello que todo estuviera ya dispuesto. Pero no había nada que yo o cualquiera de ellos pudiera hacer. Separé nuestros labios y apreté mis dientes mientras le alejaba de mí. Dije fascinado completamente mientras le dejaba suavemente en el suelo. éramos las criaturas que éramos y quería dejar de lado todos aquellos cuestionamientos y preocupación por lo menos por algunas horas. dentro de lo que podía estarlo. no fue un tarea fácil. siendo mía como siempre lo había sido. sin dejar de besarle avanzamos hacia la casa.

pensé entonces que nada mejor para representarme que ese diamante.Me abrazó con todo su cuerpo pero esta vez no me permití soñar despierto con lo exquisito que sería besarla nuevamente. Dije en cambio. de pie en el umbral de mi puerta y corrí en busca de la joya. Me detuve conciente de lo peligroso de la situación. ¿te acuerdas? —. Su actitud reticente no me sorprendió. —Un objeto usado. —¿Subo a cogerlo? —. seguro y seductor tono de voz logró generar un escalofrío que recorrió mi espalda. que frágil era a pesar de ser uno de los materiales mas resistentes conocidos por el hombre. —¿Qué? —. frío. era yo sin duda un caso sin igual. Supongo que lo dije—. por alguna razón ya me esperaba una respuesta como esa. —Tengo algo para ti —. “He ahí un vampiro temeroso de una humana”. Que peligrosa era Bella para mí. Vamos—. Avanzó hacia el centro de la habitación donde se encontraba la gran cama…. El brillo de sus ojos. —Ah. sin siquiera levantar la vista para mirarme a los ojos. Me tomó sólo una fracción de segundo el tomarle entre mis brazos y llegar con ella ante la puerta de mi dormitorio. Se sentó en un bordé de esta y luego retrocedió lentamente subiendo una pierna y luego la otra hasta que se encontró en el centro mismo de la cama. aquel sonido no pasaría desapercibido para un grupo de vampiros y no estaba de humor esa noche para soportar los comentarios de mis hermanos. Al pensar en lo ridículo de la situación no pude evitar soltar unas cuantas carcajadas. Tomé la delicada pieza cuidadosamente y la deposité en la palma de mi mano. ya. —Está en mi habitación—. pero fuera lo que fuera estaba feliz de que mi familia no estuviera en casa. su dulce. si quería que esa noche todo saliera de forma perfecta debía calmar mi entusiasmo y tomar las cosas con mesura. Pregunté esperando que recordara sus palabras. abrazó sus rodillas y levantando la mirada al fin me dijo: —¿Y bien?. su acelerado corazón me decía que era todo lo contrario. sin embargo me ignoró completamente. Dijiste que podías aceptar regalos de ese tipo. 256 . Bella se acordaba perfectamente de sus palabras al igual que yo. Respondió luego de tomar mi mano entre las suya. Antes de que ella pudiera pestañear volví a su lado. —Claro. Enséñamelo—. Donde se encontraba su gran cama después de todo. resistente y mi piel reflejaba la luz al igual que el. luego de lo cual subí también junto a ella que pese a todos los esfuerzos que hacia por mostrarse calmada y relajada. en muchos aspectos era como yo. duro. Le dejé ahí. Estaba jugando con mis reacciones y lo más peligro de todo era que ella no tenía miedo. ¿Nerviosismo? ¿Expectación? No estaba seguro. el único que tal vez tendría que tenerlo era yo. Anuncié un tanto expectante. era sin lugar a dudas el mejor y más adecuado regalo que yo podía hacerle.

Tomé su muñeca prestando atención en la pulsera de la cual colgaba la figura del lobo de madera y al otro extremo de donde este se encontraba colgué el diamante que pertenecido a mi madre. le pertenecía ahora y siempre. así que. de igual a igual. sensaciones humanas que me hacían sentir vivo… Y celos. Agregó. Por que no todo podía ser así de simple con ella. Frustración. Todas esas sensaciones se despertaban en mi cuando veía a Bella cerca de Jacob. Le aclaré al llegar a su lado. En vez de decir “Tiene un gran significativo para mi Bella. Traté de recordar la reacción de mi madre al momento de recibir el obsequio de manos de mi padre pero aquel recuerdo estaba demasiado lejos. Le aclaré que era de mi madre pero no quise atar su decisión a mis sentimentalismos. celos también. Entonces fingí indiferencia. tal vez como nunca antes lo fui. frustraciones nuevas. parecía perpleja. no quería que ella se sintiera forzada o comprometida a aceptarlo. celos que siente un hombre al disputar el cariño del ser amado con otro hombre. Precioso. pero yo me aseguraría que no fuera el último si ella sentía fascinación por ese tipo de objetos. Duro y frío. No quería que existieran malos entendidos. como ves. Le dije que mi corazón era idéntico a ese que colgaba ahora de su muñeca. —Heredé de ella un puñado de baratijas como ésta. celos de hombre a hombre. ¿Le gustaba? ¿Lo aprobaba? Estaba seguro que era su primer diamante. pero carente de vida. Ya les he regalado unas cuantas a Esme y a Alice. Ahora que me permitía ser más humano que nunca podía apreciar de una forma nueva las emociones y sentimientos que Bella despertaba en mí. ya sea por mi corta edad al momento de aquellos sucesos o simplemente habían desaparecido tras el velo de los recuerdos de mi humanidad. me había costado demasiado lograr que aceptara. quería que fuera libre de expresar su parecer. sin vida. deseos. no un vampiro contra otro vampiro o un vampiro contra un hombre lobo. Aun así. sin embargo. Bella lo observó con atención. Luego de unos minutos Bella continuaba en silencio. Ella me agradecía por darle el diamante y mi corazón mas era yo el agradecido. anhelos. Y a la luz del sol se ve el arco iris—. aun así. Entonces contempló la joya un momento más bajo la luz de la lámpara y me dio las gracias por los dos. Ella levantó los ojos buscando los míos. cuando ella acariciaba su pelaje mientras este permanecía en su forma lobuna.—Es un objeto usado —. no. cuando él le miraba a esos ojos que eran los espejos de mi alma mientras yo servia de interprete entre la manada y mi 257 . se me ha ocurrido que podría ser un buen símbolo. —No te viene mal como práctica —. —Olvidas que se te parece en algo mucho más importante… Es precioso—. no tiene tanta importancia. Emociones. perteneció a la única mujer que ame antes de amarte a ti” No. Si yo quería que ella permaneciera humana unos cuantos años más debía ser yo también más humano que nunca. silencioso. Le dije en tono de broma y sonreí feliz. alegría. observando la joya. había aceptado mi regalo sin chistar.

—¿Qué quieres negociar? —. “Cuidado” Me decía una voz en mi cabeza “Cuidado” —Lo intentaré. el único cautivo era yo. Al parecer Bella pretendía hablar sobre… sobre. Sin embargo aquello no era algo que yo pudiese llamar “Ridículo”. No obstante. soñando con sucesos que aun no llegaban. ahora no nos quedaba más que prepararnos para lo que pronto sucedería. — Le respondí cauteloso. ¿Que más podía hacer? Sólo alejarme. ¿En que estaba pensando ella en ese momento? —¿Podemos hablar de una cosa? —. Dijo de pronto. —Esto. tantos pensamientos en tan pocos segundos. Para ella podría ser ridícula. —Escucha a qué velocidad te late el corazón. otra vez divagando. Llamó mi atención la formalidad de su vocabulario. Bella prometió no romper ninguna regla. mas no para mí.. ahí. Entonces cerré mis ojos apoyando mi cabeza contra la suya escuchando el irregular latido de su corazón. más bien era un requerimiento y no era negociable. — Verás. ¿Qué tenía de malo? —Me preguntaba si. Jamás en todo el tiempo que llevábamos juntos le había escuchado expresarse de esa forma.. Lo cual me otorga el derecho a arrancarte a ti ciertos compromisos—.. contestó que se encontraba perfectamente y le invité a continuar. al aceptar cobrarme tu vida en contra de mi propio criterio. no era tiempo de nadie más. He pensado que me gustaría aplicar ese mismo principio a una situación diferente—. Parece un colibrí batiendo las alas. Interpelé. Ella no era mi prisionera. Le pregunté intrigado. la “Ridícula” condición de nuestro matrimonio si es que quería que yo la convirtiese. Y ahí esta yo. —De entrada. la otra noche me impresionó la facilidad con que fuimos capaces de llegar a un acuerdo... Dijo nerviosamente. Aparentemente el “Asunto” sólo nos involucraba a nosotros dos. Mas no tendría que pasar una sola noche más cerca de él. si se trata de una cuestión negociable—. por el contrarío para mi no era una condición..familia. —. 258 . en la noche éramos solo ella y yo. No era tiempo de negros pensamientos. te agradecería que empezaras abriendo un poco tu mente—. ¿Te encuentras bien? —. Sin duda que debía tratarse de un asunto sumamente serio. —Ya he cedido en lo más importante. según ella. Además su frecuencia cardiaca había sufrido un incremento significativo al punto inquietarme. Mmm. dejándome llevar por ensoñaciones. Le respondí enfáticamente. Vi como se inclinaba levemente contra mi cuerpo Le rodee con mis brazos atrayéndola hasta que su cuerpo quedó pegado al mío. Además.

Respondió Bella. Y con ello la condenaba eternamente a estar a mi lado. transformación. una vez más traté. si lo intentaba un poco más Bella terminaría viendo que era lo mejor para ella pero nuevamente se mostró inamovible sobre ese tema y apretando los labios negó silenciosamente moviendo la cabeza. hasta Carlisle. —Ese trato ya está cerrado. Así que no debería haber problema con lo de Dartmouth—. Por supuesto que se ocurrían unas cuantas pero le comenté sólo la más importante para mí. Si era constante. había algo que Bella quisiera hacer antes de transformarse. como mucho dos. ¿Que podía ser tan embarazoso? ¿Algo que yo no pudiera darle? ¿A eso se debía su actitud? ¿Bella quería algo que estaba más allá de mi alcance? Eso era ridículo. la expresión en su rostro lo gritaba. Tomé su mano entre las mías y acaricié sus dedos mientras meditaba en ello.—.Por ahora y esa era tiempo. —Primero. ¿Detalles? Si lo que quería era aplazar la fecha.. en realidad estaba más que bien. —Puestos a ser absurdos. ¿Pero que podría ser. sin embargo nunca dejaría de probar. Alice. — Por ejemplo. algo que le costaba expresar. Algo le preocupaba. Había aceptado a cometer el acto más infame que yo pudiera realizar.. ¿De que quería hablar? ¿Qué intentaba negociar? Debía ser algo delicado. —¿Es que hay más? —. era fácil preveer su reacción. 259 . seria cualquier otro quien lo hiciera. pero ella sabía muy bien cuales eran. absolutamente todo. —. Traté de convencerla. pues por mi estaba bien. yo le pedía tiempo. yo no escatimaría gastos para complacerla.Definitivamente no era negociable. A menos que no fuera eso… —¿A qué detalles te refieres. Emmett. Ante su actitud intenté bromear sobre la situación pero al parecer no era el mejor momento para sacar a colación su viejo y deslavado coche.. Nada de tiempo... Yo no la convertiría sin que antes fuera mi esposa y eso era sólo la primera de mis condiciones. ¿se te ocurre algo más? —. Nunca dejaría de luchar por los latidos de su corazón. No esperaba mucho en realidad. —Sólo sería un año. Continué. Bella intentó aclarar mis condiciones. Ahí sí que no hay trato—. Pero había cedido. Expresó ella sorprendida. todo lo mío sería legalmente suyo. Le contesté sopesando la situación. privándola de una vida llena de felicidades humanas. Lo que quiero es arreglar algunos detalles—. —No. —No —. Tal vez. estaba conciente que si no era yo. exactamente? —.. Quise saber ahora verdaderamente intrigado. aclaremos cuáles son tus condiciones—. de intentar alargar su vida. lo intentaría hasta el último momento. Ya no habrían excusas para que rechazara mi ayuda económica y después de todo yo no la estaría ayudando. Si ella se convirtiera en mi esposa entonces. después de todo. —el dinero para tus estudios. —Bueno —. Ahora no estamos discutiendo mi. técnicamente ella estaría haciendo uso de lo que corresponde por derecho.

. ¿Movida por vergüenza. Cuanto odiaba no poder acceder a sus pensamientos más íntimos. Y yo le conocía muy bien como para saber que entre más le presionase menos accesibles serian esos pensamientos para mí. Bella no se daría cuenta. Dijo y entonces volvió a bajar la mirada. conteniéndola. —Me da miedo estar tan preocupada por contener mis impulsos violentos que no vuelva a ser yo misma. no me gusta el suspenso—. Bella sabía lo mucho que me angustiaba cuando los ocultaba de mi y aun así de todas maneras lo hacía y lo hacia intencionalmente. —... Pregunté sorprendido ¿Que estaba pensando Bella? Y continuó en silencio con la mirada baja lo que hacía que mi curiosidad aumentara desesperadamente a cada segundo. Traté de tranquilizarla. Tanto le había recalcado los inconvenientes de ser un monstruo sediento de sangre que después de todo algo había entendido. —Edward —. Y no estaría sola. —No me había dado cuenta de que quisieras algo más. Dijo que le preocupaba lo que pasara después. —Siento una enorme curiosidad por saber de qué se trata—. —Y también me da. A si que de eso se trataba todo. 260 . Pero ella sólo se mordió el labio. el tiempo pasaría rápido. —Hay algo que me gustaría hacer antes de dejar de ser humana—. miraba hacia abajo. Esa fase no duraba eternamente. aparte de transformarte en un monstruo como yo—. —. Mas ella no debía temer.. que no temiera nunca compartirlos conmigo fueran cuales fueran. No me gustaba el sentimiento. por temor? Era completamente injusto. Ocultó sus ojos de mí. aquel fuego no le quemaría por mucho tiempo.. la sensación que producía en mí el saber que había algo que ella deseaba y que no era capas de compartir conmigo. Si.. ¿Que era un año dentro de la eternidad después de todo?. Entonces vi la sangre fluyendo hacia sus mejillas tiñéndolas levemente de sonrosado. apoyándola. yo estaría con ella. —¿Te estás ruborizando? —. —Bella. hacia que me sintiera impaciente. En un principio no entendí muy bien a que se refería pero era algo delicado. Ella creía que a mi familia y a mi lo único que nos preocupaba era que ella pudiese exterminar a los habitantes del pueblo. aumentaba de grado sumo mi curiosidad. Alcanzaba a ver su perfil. lo leía en sus ojos cuando se atrevió a levantarlos. Lo hizo con vacilación pero lo hizo. Bella. Me sentía inútil. Le había pedido que no lo hiciera. Continuó insegura. Comencé a decir a modo de reproche pero entonces ella habló.Entre más analizaba la situación y su comportamiento. Le dije. efectivamente había algo que ella quería y lo peor de todo era que temía expresarlo. —Por favor. miraba mis manos o tal vez la suya entre las mías. me da miedo no volver a desearte como te deseo ahora—.

No podía darme el lujo de pensar en ello siquiera.¡Por fin!. oculto en sus palabras. Casi violentamente comenzó a desabrochar los botones de su blusa. Había algo más ahí. rozando mis hombros. luego sobre la cama. yo nunca le negaría nada. no tendría reparo alguno. No podía creer lo que estaba escuchando. —Y yo te digo que no—. Menos hoy. Me congelé en el acto y comprendí. Respondí y Bella levantó sus ojos hacia mí. El silencio se sintió entre nosotros. Claro que lo prometía. ni le pondría travas. Si quería ver el mundo con sus ojos mortales. Tomé sus muñecas entre mis manos y le inmovilice. entonces Bella me recordó que yo se lo había prometido. No debía temer. Le contradije. Sus manos tratando de desabrochar los botones de mi camisa. 261 . Todo. —Dime lo que quieres. lo sentía. Bella no era así. Estaba a punto de arruinarse nuestra noche por completo. todo. todo lo que se relacionara a mantener su alma inmaculada estaba estrictamente fuera de negociación. menos en esas condiciones. ¿A eso se refería al decir que me quería a mí? Era… Ridículo. Expresé infundiéndole valor. Su actuar. Ella no debía temer. —Lo que quieras —. Desvió nuevamente su mirada de la mía. Haría todo para que viviese todo lo que quisiera. Yo me sentía molesto. frente a mi se puso de rodillas. —¿Me lo prometes? —. Dijo rabiosamente. Trate de reconfórtala con una sonrisa. No escatimaría en gastos. Sus manos bajando por mi nuca. ver aquella determinación. Le pedí que fuera razonable. Eso no podía suceder. Abroché los botones que me había soltado mientras me miraba perpleja al mismo tiempo hacia rechinar sus dientes. Era perturbador ver un brillo salvaje en sus ojos. Ella al fin se había dado cuenta que habían experiencias dignas de explorar. y me besó. Tanta ilusión y la vez tanto temor había en ellos. Yo le daría todo. así sería. —Sí —. Sin embargo aquello estaba fuera de discusión. —Te quiero a ti —. —Pues yo digo que sí vamos a discutirlo —. y lo tendrás—. la dificultad con la cual… Estaba tan absorto tratando de dilucidad este verdadero misterio que no fui conciente de sus actos. Mi adorable Bella. Demasiado tarde me dí cuenta. todo. Yo era y siempre sería suyo. ella no se comportaba de esa forma. ¿Por qué estaba haciendo esto? —Tú querías saber —.

—. Bella estaba en su derecho. Yo no quería frustrarla. Ella no tenía derecho a presionar de esa forma. a pedir imposibles. Odiaba tener que brusco o parecer desalmado pero no tenía otra opción. pero había algo más. —No —. Dije zanjando la discusión por completo mi decisión era inamovible. Mentía. mas ella sólo contesto que nada pasaba. ¿En que momento se había desvanecido la magia y nos habíamos sumergido en esta pelea sin sentido? Yo no cedería y estaba seguro que ella tampoco. En un acto completamente irracional de mi parte sujeté sus dos brazos asiéndolos por arriba de su cabeza con una de mis manos y con la que quedó libre tapé su boca. pero me sentí sobrepasado. pero ya era demasiado pesado para mí tener que soportar el deseo que sentía por ella para que de pronto me lanzara el suyo en pleno rostro.. casarnos. Algo llamó mi atención entonces. No pude seguir escuchando sus reproches. ¿Dónde estaba la impertinente de mi hermana cuando se le necesitaba? Ella habría sabido distraer la tensa situación. Necesitaba que Bella se calmara. Comenzó a escupir envenenadas palabras. por que estaba ansiosa de condenarse. estaba conciente que no era ella quien hablaba. Respondí en el mismo tono de voz. era tan injusto para ambos. Bella estaba calmada por completo. si ella lo sabía entonces por que sus ojos comenzaban a ponerse cristalinos? ¿Era una lágrima eso que asomaba? 262 . lo leí en su rostro. Bella estaba ruborizada. Pero estábamos solos y sumidos en una lucha ridícula. ¿Por que se empeñaba. no tenía derecho a ser intransigente. que solamente intentaba protegerla. sus hormonas estaban causando todo este embrollo.. ¿Y si era así. en perder la vida?. Ante mi negación su ira disminuyó lentamente. Con cada inhalación su corazón aminoraba sus frenéticos latidos y se tranquilizaba. Suspiré resignado mientras retiraba mi mano de su boca y le pregunte que le pasaba. poco a poco vi como la ira se desvanecía. Su violenta respiración quemaba la palma de mi mano mientras su pecho subía y bajaba al ritmo de su acelerada respiración. Era una mujer inteligente. había vuelto a bajar la mirada y su rostro se teñía nuevamente de rojo. Era absurdo. que no podía darle? —Creí que se trataba de un deseo vagamente realista—. ¿Estaba avergonzada nuevamente? Debería estarlo sin duda. Acaso no era yo quien le impulsaba a vivir experiencias humanas? Apreté mis dientes.Jamás se me pasó por la cabeza que algo como esto pudiera suceder. pero yo no tengo derecho ni siquiera a discutir lo que. por ejemplo. —De modo que tú puedes pedir cualquier estupidez que te apetezca. me habría dado tiempo para que Bella se calmara completamente. en el fondo sabía que era por su seguridad. La sangre bajó de su rostro y fue recuperando su color habitual. Traté yo también de calmarme. ahora esta más seguro que nunca. pero esta vez no era rabia. completamente absurdo tener que llegar a esos extremos. lo vi en la forma en la cual ocultaba sus ojos de mí. ¿Por qué me pedía lo único en el mundo que yo no quería.

Mike Newton. Era necesario que le digiera todos los nombres de mis contrincantes? Estaba seguro que ella conocía muy bien algunos de esos nombres. Pregunté incrédulo. Lógicamente ella no creyó mis palabras. Eres demasiado deseable para tu propia seguridad—. —Sabes por qué tengo que decirte que no —.. No había presionado. ¿No veía lo aterradoramente exquisita que era? —Todo el mundo te desea. todos maniobrando para colocarse en primera posición. le había tomado firmemente mas no fuertemente. —No —. luego enumeró las condiciones que yo anteponía para su transformación sin poder evitar hacer un gesto de repulsión al hacer alusión a nuestro matrimonio y continuo con otras que en realidad nada significaban para mí. No le… No le herí fisicamen…te… —¿He herido tus sentimientos? —.. El resto de la nomina seguramente le sorprendería. estaba seguro de eso. no había herido sus brazos o su boca. Era irrisorio que lo creyera y sin querer lancé una sonora risotada. Ella dudó de mí y a continuación le aclaré que no debía dudar. Eric Yorkie en su momento. ¡Rayos! Rayos! Rayos! ¡Pero que idiota. —Y también sabes que te deseo. Dijo apenas. no. Sin esperar un sólo segundo más le tomé entre mis brazos acunándola y acariciar su rostro con la yema de mis dedos. Sé que hay una cola inmensa de candidatos detrás de mí. muy a mi pesar eso no era así. tiempo. eran simples sugerencias realmente. Si yo no estuviera tan determinado… Si yo no le amara de la forma en la cual lo hacia… —¿Quién es el tonto ahora? —. Tyler Crowley. a la espera de que yo cometa un error. no te importaría que mi vehículo fuera un poco más rápido. Expresó a modo de respuesta. no podía dejar de lado al molesto e insistente de Jacob Black. Universidad. era imposible que no se diera cuenta. No había duda. pensaba que sólo quería distraerle. ¿No me creía? ¿Tenia que darle más pruebas? ¿Cuantas veces había estado yo a punto de cruzar la línea de lo seguro para ella? ¿Cuantas veces el deseo me había golpeado como grandes olas bañando mi cuerpo por completo con tan sólo rozar su piel? Ella no estaba al tanto de lo perturbadora que podía llegar a ser y no era solamente yo quien era afectado por sus encantos. que estúpido! ¿Como podía ser tan estúpido? Claro que lo había hecho. Le asegure rozando su frente con mis labios. ¿Se me olvida algo? Es 263 . era absurdo que desconfiara. Ese día Bella se encontraba verdaderamente hipersensible empero me arrepentí de reír de esa manera y recobré la compostura. era un hecho. ¿Pero por que? ¿Había sido un poco brusco pero no como para herirla. dinero. eran sólo el principio de la larga lista y claro. Que ella dudase de esa forma de si misma era un tema delicado. —Además.¡No!. ¿Como podía estar tan ciega? Por alguna extraña razón Bella creía que mi negación se debía a que ella había hecho algo mal.

—Se te pasará—. —Pero eso será lo que más voy a desear siempre. Si de algo podía estar seguro era de que jamás le apetecería beber sangre de perro. he dicho exigencia—. Estaba conciente de que todo esfuerzo por hacerla entrar en razón sería inútil. Y su inteligencia se igualaba a su intuición—. Respondió Bella. sopesaría el esfuerzo y la fuerza de voluntad de la cual tuve que hacer acopio para que siguiera respirando. ¡Sangre. mi pequeña y solitaria exigencia es. por lo menos no el primer año. su esencia se mantendría intacta. seguro que tienes mejor gusto—. no estaba en condiciones de pagar algo como aquello. ¿Había dicho exigencia?. —Aunque seas una renacida. tan seductor y avasallante que cualquier otro se habría rendido de inmediato ante el. para mi la única exigencia era la primera en su lista. por encima de cualquier otro deseo. ya nada será igual. Yo lo sabía. ¿verdad?.—. —Eso es fácil de decir sólo por que han pasado más de ochenta años para ti. así que seré distinta—. a menos que recibiera algo a cambio. Sus palabras estaban muy lejos de la realidad.. Era demasiado frágil. quedó muy claro luego que digiera que casarse sería como una condena para ella y que no pensaba aceptar.una lista considerable—. Y suponía que ese “Algo” significaba poner punto final a su virginidad y de paso la mía también. era demasiado peligroso. el resto no eran más que peticiones. una neófita. Era un llamado tan claro. ¡Yo no seré la misma persona! Ni siquiera estoy segura de quién seré para entonces—. Agregó. —Ahí está el problema. Cuando sea menos frágil. Dijo ella.. ¿Lo era? No me había detenido a considerarlo siquiera. Bella tenía que ser paciente. Para mi eran cosas sin importancia. Le prometí. Aunque aparentemente no lo era. siempre tendré sed. —. era un vampiro enamorado y el único canto que quería oír era el de su corazón latiendo fuerte y claro por la mayor cantidad de años que me fuera posible. Pero hoy no me rendiría. o chupar la sangre de Jacob o de Ángela si tengo ocasión. —Sí. El precio era muy alto. Los mismos buenos sentimientos. sabía que con el tiempo volvería a ser ella misma. pero en el tiempo aquella sensación se mantendría. la diferencia estaría en que su tolerancia al dolor se haría más resistente. todos lo sabíamos y ella. ¿Qué podía hacer? Negarlo? Decirle que sería simple de sobre llevar? No lo sería. 264 . —Si cambio lo bastante como para querer matar a Charlie. ¿Exigencia?. ¿cómo voy a seguir siendo la misma? —. Pero en lo puramente físico. En todos mis años de vida jamás sentí o pude ser testigo de otra sangre que cantase tan fuerte como lo hacia la de Bella para mi. continuaría siendo mi Bella. Que ella siguiese con vida era la prueba de ello. sangre y más sangre! —. Pero yo no era cualquier vampiro. Aquella sensación será como un dolor lacerante y desgarrador. viviendo. Tenía que ser una broma. llenará cada uno de sus sentidos y no dejará lugar para nada más. Yo estoy hablando de algo físico—. hoy no cedería. Que equivocada estaba. Era una chica inteligente. Mas estaba seguro que llegaría un punto en el cual ella por fin comprendería. ella continuaría siendo la misma. —A cambio. sin ser de los nuestros lo sabía también.

cada sentido pero luché y le recordé que era peligroso. —Obviamente. —Más que la comida o el agua o el oxígeno. llenando cada célula. si me entregaba a la pasión que sentía por ella no sería capaz de detenerme.—Porque ahora mismo lo que más deseo eres tú—. La sostuve frente a sus ojos un segundo y luego empuñé mi mano aplicando sólo una pequeña fracción de mi fuerza. sacudí mi mente. Arrancarla fue fácil. Ya sé cuánta fuerza tienes. era la luz de mis días y no estaba dispuesto a apagar su vida por un simple experimento. 265 . creía que yo.. que podría matarle. ¿Acaso pensaba que yo correría un riesgo así de grande con ella? No pretendía probar cuales eran mis limites con ella. hacerlo era una locura. Aquel acto no obtuvo el resultado deseado para mí ya que me lanzó una furibunda mirada. Comprendí entonces que quería decir. —No me refería a eso.. pero no me fiaría de algo que yo no conocía. Había probado su sangre hace mucho tiempo atrás pero aun recordaba su sabor. —Tienes tanta idea de lo que estás diciendo como yo—. El horror de creerla muerta había arrebatado de mi ser todo deseó de beber su sangre. no hace falta que destroces los muebles—. en mi mente. Traté de respirar hondo para hacer caso omiso a esta sensación pero al hacerlo su olor se coló hacía mi interior y de pronto la sentía completamente en todo mi cuerpo. nunca debía dar nada por sentado con ella. —. aunque ella creía que yo no sería capaz. Traté de explicarle que tal vez las cosas no funcionasen de esa forma pero sólo conseguí que ella se burlase de mí. al igual que el mío. ansiaba calmar el apetito que sentía el uno por el otro. haciendo acopio de todo mi amor. Es más importante que eso: se trata de que no quieres hacerme daño. Bella apostaba todo a mi insuficiente fuerza de voluntad. el renunciar a desear su cuerpo era otro asunto y cuando se posee una fuerza descomunal es estúpido dejarse llevar si se quiere mantener a salvo al ser amado. Dejé de acariciar su rostro y retiré mi mano para coger una de las muchas flores de hierro que formaban el intrincado adorno que formaba parte del dosel de la cama. aquello fue suficiente para que quedase reducida a cenizas y volví a abrir mi mano para que ella la observase. la tomé como si fuese una flor verdadera que era arrancada de su fino tallo. Molesto lancé las cenizas que permanecían en mi mano y esperé que me contestase. de algo que no estaba seguro que poder o no controlar. Además no era mi conejillo de indias. Fueron las palabras adecuadas. había quedado claro. sobre todo si es delicado e indefenso como lo era Bella para mi. No cedería ante sus peticiones. Claro que la tenía. siempre lo intentaría. pero mi cuerpo. Continuó. sabría como refrenar cualquier impulso por herirla. Si yo me dejaba llevar.. en mi ser. Rotó levemente su cabeza para besar la palma de mano y sentí como la piel me quemaba al entrar en contacto con sus tersos labios. Y de eso podía estar segura. Mi mente tiene una lista de prioridades ordenada de forma algo más racional. Su cuerpo… Su cuerpo. Por eso creo que no serías capaz—. ¿A que se refería entonces? Una vez más no le comprendía y eso me frustraba de sobremanera. no me refiero a que no pudieras herirme si lo desearas. Hacía mal en creer eso..

Entonces le vi.. Terminó de decir. a cambio sólo me pedía que yo... haciendo acopio de toda mi sobrenatural fuerza de voluntad intentase no matarle mientras nos entregábamos el uno al otro. no pasa nada. Si no funciona. Ahora volvía a rogar. ¿Podría hacerlo? ¿Era tan fuerte como para entregarme a ella y mantener el control en todo momento? ¿Podría mantenerla viva? Aun no sabía muy bien. Sus ojos brillaban y supe que su mente trabajaba a mil revoluciones por minuto pensando en como rebatir mis palabras. Por favor. —. Hasta puedes comprarme un coche más potente. aquel rostro. —Por favor —. Sus labios eran una invitación a dejarme llevar. Me casaré contigo. Me dejé llevar. me decían “ Ven. Imploró de pronto y una mueca de desesperación se dibujo en su rostro. Podía escuchar su sangre viajando violentamente por su torrente sanguíneo. cada diminuto bello erizarse mientras contemplaba la línea de su mandíbula. Me preparé entonces para una nueva discusión. —Es lo único que quiero. le tomé entre mis brazos y le hablé al oído mientras se estremecía por completo. esta vez por algo completamente diferente. —. Las palabras salieron disparadas de su boca. no sabía que haría todo por ella? ¿Entonces por que me pedía justo lo que no podía darle?. Únicamente intentarlo. La evocación de aquel recuerdo caló hondo en mi pecho. aquella angustia.. ¿vale? A cambio te daré lo que quieras. terminó por borrar todo. aun dudaba o por lo menos lo hacia hasta que Bella dobló su cuerpo y se aferró a mi cuello buscando mis labios. desechas. 266 . no te niegues —. la había visto no hace mucho. si eso te hace feliz. Ella me daba todo. fundirnos para siempre Sentí mi piel incendiándose con cada roce con cada toque de su piel. quería dejarme llevar. vale. quería ser de ella completamente de ella. ¿Acaso no sabía que le adoraba. Hay tantas cosas que he querido darte. Aquella mirada.. derretidas por tu calor.Nos contemplamos un momento. Sólo te pido que lo intentemos. —. Intenté pensar pero sin darme cuenta mis labios ya recorrían su cuello mientras su corazón acelerado hasta el momento rompía a latir aun más aprisa.. —Esta sensación es insoportable. Dejaré que me pagues la matrícula en Dartmouth y no me quejaré cuando les sobornes para que me admitan.. el mismo dolor. Lo recordaba muy bien. Aquella reacción frenética.. Y ella volvió a suplicar sensualmente y mis defensas cayeron al suelo. yo también tengo hambre de ti” Estaba agotado de luchar contra el sentimiento.. Fundirme en ella. podía ver cada poro. ¿Tienes idea de lo doloroso que me resulta negarme cuando me lo suplicas de esta forma? —. Y tú decides pedirme precisamente esto. —Entonces. Volvió a decir suavemente y yo no sabía como decirle no nuevamente. Ella había corrido un riesgo mortal por mí y yo no podía siquiera… —Por favor.. Por favor. ven. Pero sólo. Su rostro cubierto por una mueca de dolor cuando me rogaba que abriese mis ojos y viera que ella estaba viva. el mismo brillo en sus ojos. —No tienes que darme ninguna garantía. absolutamente todo lo que yo antes tanto le había pedido. Pero no había nada que ella pudiese decir que me hiciese cambiar de idea.

¿Por que no todo podía ser así de simple? En cosa de segundos mi pecho quedó al descubierto y cerré los ojos entregándome a la suave caricia de su mano sobre mi cuerpo. si bajaba la guardia tan sólo un segundo Bella no sobreviviría para ver otro amanecer. mas no debía permitir que siguiera adelante. una parte de mi quería por sobre todas las cosas pasar por alto toda lógica. de pronto una negativa me parecía tan lejana. sin embargo no podía. atraerle a mi cuerpo un poco más. yo no podría contenerme. Separó sus labios de los míos. había olvidado que debía respirar. el primero había sido sin duda dejarme llevar. “Canta para mi y dame fuerzas hasta poder amarte para siempre”. yo no era más que un muñeco en sus manos. Quería estar junto a ella. pero esa noche no era la propicia para averiguarlo. No obstante. que creciera dentro de mí con cada roce con cada caricia despertando mi sexo.No quería ser débil. Mi boca devoraba la suya y sentía fuego líquido quemándome de pies a cabeza mientras mi deseo hacia eco en su cuerpo. No debía cometer un tercero. Había logrado desplazar el ardiente deseo y en su lugar reinaba el amor puro. llenando cada uno de los rincones de mi cuerpo. no había sido victima de un frenesí que dominase cada uno de mis sentidos. ¿Hasta que punto sería dueño de mi actos? No estaba seguro. y que Bella tratase de desprenderse de su blusa no hacía diferencia alguna. me llamaba al orden. Le besé como nunca me atreví. Lo había intentado y ella estaba viva… Aun. clamaba que antepusiera la lógica al deseo. Deje que el placer me llenase. Pero era tan difícil. Desabrochó los botones de mi camisa. Era una sensación indescriptible. quería perderme en ella. Pero era difícil mantenerme centrado. 267 . pero mi parte racional. Atreverme. tan ridícula. sentía un nudo en el estomago que me impedía moverme del lugar en el cual me encontraba. pero sentía mis piernas débiles. sosteniendo aun sus brazos sobre su cabeza el dije suavemente al oído: —Bella. ¿te importaría dejar de desnudarte? —. Mientras bajaba por su cuello me concentré en el alocado palpitar de su corazón. Si me dejaba llevar. alimentando nuestra pasión como si fuera un gran fuego en el cual podíamos perdernos por completo y entonces tuve la certeza. Entonces. quería luchar con todas mis fuerzas. después de todo me complacía comprobar que podía parar cuando así lo estimase prudente. Buscó otra vez mi boca y respondí. Me había pedido que lo intentase y yo lo había hecho. era increíble lo segura y confiada que se mostraba. Segundo error. ¿Era capaz de hacerlo? No podía darme el lujo de vacilar. No podía hacer otra cosa más que abrazarle un poco más fuerte. Sin esperar que llegase más lejos tomé sus puños entre mis manos y le detuve inmovilizándola en el acto. Por favor. sin temores. entregarme y entonces le besé. me alegraba saber que mi amor por ella se mantenía por sobre todo los demás sentimientos y necesidades que mi cuerpo pudiese llegar a percibir. me negué en un principio pero luego recordé que debía respirar. Sin duda que en otras circunstancias me habría entregado a aquel erótico juego pero esta vez yo no jugaba. explorando la suave humedad que irradiaba calor intenso. Me contenté con saborear aquel momento lleno de gloria teniendo en cuenta y presente que esa noche ella no perdería la pureza de su alma. desinteresado y devoto que yo sentía por ella. “Canta tu hermosa canción” Le pedí silenciosamente. entregarse era placentero. nuestras lenguas entraron en contacto sin titubeos. Le atraje un poco más hacia mí.

Dijo cuando volvió a llenar sus pulmones de oxigeno. Por una vez pensé que esta noche era yo quien tenía el control. —. Expresó a duras penas. era yo quien había puesto la ultima condición y Bella aceptaría. Además había otro motivo por el cual debía calmarme. Tú primero—.. Ahora dependía de ella tomarlo o dejarlo. Me lanzó una incrédula mirada y luego resopló por la nariz sin poder creer mis palabras. ¿recuerdas? —. sobre todo con lo relacionado a nuestro futuro noviazgo. y de repente.estás comprometida —. muy por el contrarío. Yo… por decirlo de alguna forma. Por lo tanto. era yo quien le besaba.. inspirando profundamente el aroma que exudaba su piel. sin embargo. —.. Ya no había duda alguna.. Dije completando la frase. No dejaría que las hormonas de Bella dominasen otra vez mis torpes actos. era oficialmente mi novia. —Creo que no es buena idea —. pero ya nada podía hacer. Había llegado la hora de hablar sinceramente y retomar el control de la situación. —Dame una razón convincente para que yo comprenda por qué esta noche no es tan buena como cualquier otra—. Aun mantenía su terca actitud y no me sorprendía. pero la situación no era para reírse. casi como si quisiese devorar su boca pero ahora era diferente. 268 . no había nacido ayer. Cuando estuviéramos casados sin duda que lo intentaría con mayor fuerza y convicción que hoy. pero si cedo a tus deseos esta noche. Me habría alegrado que ella intentase en la misma medida mostrarse tan cooperadora como yo.—¿Quieres hacerlo tú? —. le besé otra vez y otra vez para derribar sus dudas y tapujos sobre el tema. Y sin esperar respuesta de su parte la tomé entre mis brazos nuevamente y le bese más apasionadamente que hace unos minutos atrás. Y al decir esto reí silenciosamente junto a su oído. solamente que “esta noche no”. Pero esa noche no llegaríamos más lejos y tranquilamente acaricié su rostro rozándolo simplemente con mis labios. Sopesó un momento mis palabras mientras su frecuencia cardiaca y su respiración disminuían. —El compromiso. era por fin mi novia.. Bella decía aceptar a todo lo propuesto por mi y era un buen anzuelo pero que pasaría luego. Sólo me separé de ella cuando fue imperante que volviese a respirar.. Ese era exactamente el trato. —¿Cuál de nosotros dos se resiste más a dar al otro lo que quiere? Acabas de prometer que te casarás conmigo. que pasaría después? Bella trató de oponerse pero le tranquilicé diciendo que no estaba diciendo que no. —¿Tengo que casarme antes contigo? —. —Pero ¿se puede saber qué ha pasado?. ¿quién me garantiza que por la mañana no saldrás corriendo a los brazos de Carlisle? Está claro que yo soy mucho menos reacio a darte a ti lo que deseas.

cosas sin importancia y sin sentido. no digas eso en voz alta—. Abracé sus labios con los míos otra vez disfrutando su alucinante sabor. a los comentarios. pero no sentía vergüenza alguna. Y sellé su boca con un nuevo beso. Se quejó casi ofendida. Pregunté presionando un poco más la situación. 269 . Me estaba comportando de forma verdaderamente indecente. que temía otras cosas. Era sin duda un espécimen para analizar. era mi novia y creo que podía dejar de lado los viejos convencionalismos. Era yo un viejo vampiro tratando de mantener la virginidad de mi amada en vez de ser un vampiro despiadado tomando lo que tanto deseaba. Ahora era distinto. —¿Vas a romper tu promesa? —. No era necesario que digiera lo que yo ya sabía. sumamente contento. Te lo prometo. He dicho que me casaría contigo. Sabía que si lo estaba. ¿Que si estaba contento? ¿Como podía dudar de eso? Me encontraba. en ese momento. Temía al que dirán. pero no por lo de casarnos—. —¿La vas a romper? —. nuestra relación no tenia nada de convencional o de normal siquiera. —¡No! . Separamos nuestros labios y contestó: —Un poco. Estaba tan feliz que no me importó que prácticamente me gruñera y volví a preguntar juguetonamente. No había duda que la situación era delirante. Dije riendo suavemente riendo en su oído. bajé por sus brazos hasta llegar a sus manos y las besé también. ahora estaba seguro que si existía el cielo posiblemente tendría que ser muy parecido a esto y seguí besándola sin temor. ¿Ya estás contento? —. nos privamos tantas veces el uno al otro. No voy a romperla. Mientras besaba una de ellas Bella me dijo: —Escucha. Volvía a ser esta una situación completamente irrisoria. ella no era una mujer común y corriente. Aunque ella tuvo razón en una cosa. Mis labios recorrieron su rostro luego su cuello. vibrando en su boca. temí tantas veces dejarme llevar. ¿Pero que importaban los comentarios? Cuando estuviéramos juntos ante Dios y ante los hombres ya no importaría nada salvo nosotros… para siempre. Eran tan pequeñas. sin embargo tenían el tamaño perfecto para sostener mi corazón y entre ellas estaría seguro y tibio por todo la eternidad. Habíamos llegado demasiado lejos ya para dejar que se retractara. acaricié sus hombros. —¿No tienes la sensación de que todo está al revés?. Sentía su corazón latiendo en su lengua. Es lo convencional—. Si quieres. Pero eso no tenía la menor gracia para mí. Era increíble ver lo fácil que ahora era poder besarla. Me lancé otra vez sobre sus labios y lentamente introduje la punta de mi lengua en su boca. —¿Es que tú no estás contenta? —. Te lo juro. te firmo un contrato con mi propia sangre—. que no temía al matrimonio. no lo era. Me alejé de ella para poder observarla mejor.—¡Eh! Por favor. Tú deberías querer casarte y yo no. Edward. Agregué insistentemente. y lo haré. suavemente hasta hacer contacto con la suya. Y sin esperar su respuesta le besé otra vez. que inteligente era mi hermosa novia.

Le prometí que eso no sucedería. Había sido siempre mi mayor lucha y ahora ella bromeaba al respecto. ¿verdad? —. ¿Necesitaba más pruebas de eso? Entonces quiso saber cual era el problema. —Me haces sentir como el malo de la película. No había motivo para acelerar las cosas. —¿No confías en mí? —. 270 . pero en todas las religiones. Dijo de pronto Bella y lanzó una carcajada. —. y la oportunidad de ir al cielo.. que yo siempre ganaba. Preguntó sorprendida Y de hecho si lo hacia.Aparentemente. Volví a decir. tenemos esta cama tan grande y tan cómoda. Ok. niña boba —. Y me lo estás poniendo muy difícil—. Estaba en su derecho de pensar así. Comenzó a decir. —Estamos completamente solos: ¿cuántas veces ocurre eso? Además. pensaba que yo le conocía demasiado bien y que debido a eso no había razón para esperar. pero ella debía comprender y le pedí que cooperara. —¿Acaso tienes tú la intención de faltar a tu palabra? —. —Hay algo más —. Le pregunté. pero no había lugar para la palabra ridículo en este asunto. no —. que lo intentaríamos. Tal vez le parecieres que así era y también sabía que lo habíamos discutido muchas veces anteriormente. Pero sólo cubría mis apuestas y la decisión ya estaba tomada. Si lo que quería era seguir presionando pues era mejor que abandonase esa idea. Me ví a mi mismo retorciéndome dichos bigotes mientras Bella yacía recostada sobre un diván llevando un hermoso vestido blanco. o lo que haya después de esta vida? —. inclusive podría tener razón. en todas las culturas se repetían las mismas normas para acceder al cielo.. —Dos —. —¿Cuántas personas en esta habitación tienen alma.. ¿Por que siempre se empeñaba en ponerme a prueba? —No. no ahora que estábamos oficialmente comprometidos. ni un sólo día antes. —Esta noche. —De todas las cosas ridículas que. —Estoy intentando proteger la tuya. Creía que yo tan sólo intentaba proteger mi virginidad. Respondió inmediatamente sin titubear. también quería proteger su alma inmortal. que se retuerce el bigote mientras trata de arrebatarle la virginidad a la pobre protagonista—. ¿Era acaso tan difícil de entender? No era sólo su seguridad física lo que me preocupaba. Era yo el demonio de la noche queriendo poseer lo único eterno y divino que ella poseía. Le respondí. Dijo luego de un segundo. que al final de cuentas yo ganaría. —. pero que lo haríamos después que se casara conmigo. Oculté mi rostro sombrío y besé su clavícula. lo que quería decir era que no pensaba engañarme. —De eso se trata..

no podíamos modificar el pasado. No una o dos veces. violadores. Pero la verdad absoluta era que una vida era una vida y yo había acabado con muchas y ella no. no es tarde —. —¿Una? —. si lo era. De lo contrario. Había matado. pero sus mentiras no podían contarse como tales. intentando seducir por todos los medios a un vampiro. —No. 271 . —Espero que te equivoques. era feliz cuando no pensaba demasiado en que Bella le mintiera o no. Y la verdad sobre eso era que su padre era feliz engañándose a si mismo. no sería yo quien le arrebatase algo tan preciado como eso y no terminaría tampoco con lo único puro que yo aun poseía. Además. —¿No puedo dejar al menos una regla sin romper? —. No era algo con lo cual se pudiera reír pero eso hice. creía que lo que te preocupaba era mi castidad—. De nada importaba que fueran asesinos. Si resultaba demasiado tarde para mi. La respuesta era muy simple. ahora lo único que nos quedaba era el futuro y no cometería más errores. así debía permanecer. Aunque para mí ya era tarde. Le pregunté. lo había hecho muchas. —Pero ¿qué bien ajeno has codiciado tú?. Su alma era inmaculada. muchas veces disfrutándolo. Respondió. pederastas. tengo una solución muy fácil: no vamos a morirnos nunca. prefería mil veces arder en el infierno antes de impedir a Bella la oportunidad de ingresar en el cielo —No puedes pretender que entre en un sitio donde tú no vayas a estar. ¿de acuerdo? —. De todas formas. Efectivamente lo era. Aunque Bella pensaba que si hacia una diferencia aquel detalle. Lo tienes todo—. —Yo miento constantemente—. Esa es mi definición del infierno. Sus palabras lograron disipar la negra nube que cubría mi corazón. Dijo tratando de hacerme sentir bien. si antes los ojos de Dios yo no era digno de entrar en su reino. Ella estaba al tanto de mis robos. Charlie debe de estar a punto de echar la puerta abajo con una pistola cargada en la mano—. de nada servía lamentarse por las decisiones ya tomadas. Yo le había codiciado a ella. sólo por si ello fuera cierto. de su humanidad. Si. Ahora estaba atascada ahí conmigo. de mis mentiras y le aclaré que también codicié bienes ajenos y lo que solamente me quedaba como única virtud era mi castidad. Me preguntó incrédula. Bromee por no poder llorar. ¿Y que mal hacía al creer en ello? Además no estaba mal tomar todas las medidas pertinentes. le había codiciado y sin tener ningún de derecho a hacerlo le tomé alejándola para siempre de una vida normal de un futuro. de eso yo estaba seguro.—¿No te basta con las normas vampíricas? ¿Es que tienes que preocuparte también de las humanas? —. —Tienes derecho a codiciar lo que ya es tuyo. si a Sus Ojos. Le había deseado. era tan mala haciéndolo que nadie se las creía.

Estaba seguro que me amaba y las excusas no eran más que eso. tarde o temprano terminaría por deslizar la sortija por su dedo. Hay una capilla que tiene una ventanilla por la que te casan sin que te bajes del coche. nuevamente de mejor animo. 272 . Las demás. la verdad. ella tenía razón. esta vez no había segundas intenciones. Sus excusas eran demasiado superficiales. había sólo una cosa que yo quería acelerar y eso era nuestro matrimonio. tus impacientes hormonas humanas son mi más poderoso aliado en este sentido.. —Supongo que no querrás aún el anillo de compromiso—. simples excusas. gracias a ella. No tenía que ponerme sentimental. Y aunque posiblemente tenía razón. —De acuerdo—. Estaba tan indignada. ahora me encontraba. ¿Por qué no se me había ocurrido? —. después de todo.—Suena bastante sencillo. todos los padres lo hacían. —Así que te niegas a dormir conmigo hasta que no estemos casados—. No tienes que decírselo a nadie ni cambiar tus planes. —¿Otro motivo? —. no podía creer que mi condición fuera casarnos. —Supones bien—. Pregunté sin saber muy bien a que se refería esta vez y luego me explicó que tal vez eso aceleraría las cosas. Era increíble como su mente desmenuzaba cada una de mis palabras. Dije poniendo el tema solapadamente sobre la mesa y aunque sabía de antemano cual sería su reacción necesitaba tirar la carnada. Ahora bien. ¿Le temía a lo que pensaran sus padres? Era un proceso natural de la vida humana. y que quede claro que me perteneces a mí y a nadie más—. Creí entonces que todo estaba claro pero volvió a presionar creyendo nuevamente que había otro motivo detrás de mis palabras. ¡O en Renée! ¿Te imaginas lo que van a decir Ángela o Jessica? ¡Arg! Ya estoy viendo sus cotilleos—. Le dije aunque ella afirmaba que ya lo era y que eso no podía ser más oficial pero eso aun estaba por verse y sonreí pensando en lo que faltaba. ¿Por qué no vamos a Las Vegas? Puedes ponerte unos vaqueros. sobre todo por que dentro de poco dejaría de verlos para siempre. Contestó y por un momento su rostro perdió todo rastro de color pero en vez de sentirme herido me largué a reír de buena gana. pero quitando ese pequeño detalle. A menos que ella temiera… A menos que todo se debiera a… —No hace falta que sea un bodorrio—. Estaba completamente seguro que lo único capaz de atemorizar realmente a Bella era ser el centro de toda atención. Le respondí sonriendo. Solamente ese tenía que ser el motivo. ellos se repondrían. el resto podían esperar por siempre. había algo más en ese miedo y esa reserva. —No necesito tanta fanfarria.. paciencia tenía de sobra. —Cuando pienso en Charlie. —Pero. no terminaban de convencerme. mi única condición para que hiciéramos el amor era que estuviéramos casados. No entendía por que le importaba tanto lo que digieran. sobre todo teniendo en cuenta que yo nunca podría dormir con ella. Agregó luego de unos minutos pero dormir era un término que yo no utilizaría en este caso. Lo único que quiero es hacerlo oficial.

¿Como fue posible que lograse negarle algo? Era verdaderamente la criatura más peligrosa que yo hubiera conocido en mi “vida”. le había abrazado y ahora en silencio esperaba que la abriese. veía como sus manos tiritaban levemente y fui conciente del esfuerzo que estaba haciendo en ese momento. Agregó 273 . —Enséñame el maldito anillo. Pidió Bella luego de un momento. Y sin tener ganas o fuerzas para volver a discutir con ella me levanté de la cama y fui por la sortija. Traté de no dejar mis sentimientos a flor de piel. pero me negué a hacerlo. miénteme—.. No había vuelto a formular palabra alguna. lo sabía ahora. sin embargo era la forma más adecuada y al ver que no palidecía con la afirmación decidí mostrar todas mis cartas de una vez por todas y sin esperar más le pregunté si quería verlo. era demasiado patético y no había nada más miserable que un novio rogando para que su prometida aceptase su sortija. ¿puedo verlo? —. —No pasa nada —. pero no esperé nunca una reacción tan dramática como esa. —. Bella estaba sorprendida. tan sorprendida como yo.. significaba no sólo el amor que yo sentía por ella si no que también el amor que sintieron mis padres el uno por el otro. Tragué el amargo trago del rechazo tratando de mantener una actitud relajada y desinteresada mientras me decía a mi mismo que no importaba. Edward—. Traté de no temblar cuando dejé la pequeña caja sobre su rodilla. yo sabía ser paciente. ¿Lograba leer en el la desilusión que me había causado? Pposiblemente había fallado en mi intento por ocultarla y ante mi silencio agregó: — Por favor. Y así era. esperaba que nerviosamente tratase de escaparse de la situación. lo estaba viviendo en carne propia. que se perdía una batalla mas no la guerra. —¡No! —. Respondí. Dije de pronto para animarla. Yo quería que ella quisiese ver el anillo no que fuera una obligación y además no era un simple y maldito anillo. mucho para mí. Exclamó Bella automáticamente con una expresión de verdadero terror en el rostro. —¿No te habrás gastado mucho dinero? — Preguntó. Yo sentía un amor tan o más grande que ese por Bella y todo mi amor estaba reflejado en esa pequeña sortija. ¿Como podía negarle algo si me lo pedía de esa forma? No comprendía como aun mantenía mi castidad. Dijo luego de suspirar resignada. Significaba mucho. —Por favor. Era increíble ver como podía yo hablar de forma tan ligera sobre un asunto tan importante para mí. échale un vistazo —.Quedó perpleja un momento por mis palabras y luego aun incrédula agregó: —Hablas como si ya tuvieras un anillo—. Lentamente la tomó entre sus dedos y la sostuvo en el aire contemplándola. —Adelante. —Si lo has hecho. —Tengo el anillo listo para ponértelo al menor signo de debilidad—. Esperé un titubeo de su parte. fiel que se profirieron hasta el ultimo día de sus días. yo podía esperar. un amor sincero. Su corazón volvía a latir rápidamente aunque su rostro estaba pálido como el papel nuevamente. en cambio no apartaba los ojos de mi rostro.

Y entonces lo abrió. posiblemente esperaba otro tipo de sortija. yo estaba tan feliz que quería tomarla en mis brazos apretarla. Tiffany‟s… ¿Por que no se me ocurrió antes? —Me gustan las cosas pasadas de moda —. ¿Por que se comportaba de esa forma? Claro que le había gustado. ¿Verdaderamente le gustaba o lo hacia sólo por no herir aun más mis sentimientos? —Es precioso —. Era hermosa. Yo. no voy a soldártelo al dedo—. Expresé casi eufóricamente muy a mi pesar luego de contemplar la joya en su dedo. pero era Bella quien repentinamente parecía brillar ante mis ojos. Puedo comprarte otro más moderno. pronto lo abriría movida por mi presión a hacerlo. —Te queda perfecto —.acariciando la negra y suave tela que recubría la caja. pero ya no servia de nada lamentarse. Posiblemente le quedaría un poco grande aunque no recordaba muy bien las manos de mi madre. Lamentablemente no podía hacerlo… le heriría. —Es el mismo anillo que mi padre le dio a mi madre—. 274 . —Eso está bien: así me ahorro un paseo a la joyería—. Alcé su mano hacia arriba para poder ver el contraste de los diamantes sobre su blanca piel. la caja estaba en sus manos. —Está tan pasado de moda como yo. Añadió luego de alzar los hombros en desdeñosa actitud. —Bella. Que tonto había sido al esperar que le gustase algo tan viejo. Dije antes que lo abriese. únicamente para ver si le quedaba bien. pero era muy posible que quedase grande. En completo silencio lo contempló un momento. los diamantes daban reflejos multicolores que rebotaban sobre su piel…. Pero era difícil hacerlo. seguramente el diseño de joyas experimentó un salto enorme desde los días en que mi padre compró la joya. luego podría quitárselo. —No me he gastado nada. Ella accedió y vi como su mano se acercaba a coger la sortija. Aquello sorprendió a Bella. —A cualquiera le gustaría—. ¿Qué te parece uno de Tiffany's? —. al igual que ella. Y le dije que mi intención era solamente ver si le quedaba o no. —Te gusta. la postura de su cuerpo se relajó mientras acariciaba los pequeños diamantes que llenaban el gran óvalo y luego dijo que era muy bonito. ¿verdad? —. horrorizado le detuve y tomé su mano entre las mías tomando rápidamente el anillo de su caja lo deslicé en su dedo. No quería que se llevase una desilusión. claro esta. Confidencié. el anillo también lo era. Contestó desganadamente adoptando otra vez su actitud indiferente. ¿Tan obvio era? Traté de sonar despreocupado cuando le respondí. Y claro. Se trata de otro objeto usado—. Agregué recobrando otra vez la compostura y fingiendo indiferencia. Preguntó perspicazmente mientras movía sus dedos en el aire. sabía jugar a la indiferencia y ese era el mejor camino para que cooperara pero al escuchar mis palabras cerró su mano izquierda de golpe. llenarla de besos. mucho más de lo que estaba dispuesta a demostrar y una carcajada alegre salió de mi boca para luego incitarla a probar la sortija en su dedo. ¿Por que rayos siempre tenia que hacer mal las cosas? —Supongo que es demasiado anticuado —. Eso era.

Le respondí. ¿Quieres casarte conmigo? —. Confesé.—Claro. le pedí que no estropeara el momento. me arrodillé frente a ella y mirando a sus ojos dije: —Isabella Swan. puse su mano.. 275 . Prometo amarte para siempre. sobre mi pecho donde alguna vez latió mi corazón para luego besarla lenta. Estaba casi trastornado por la emoción que incluso mis pensamientos estaban alborotados. pero no se burlaba y dijo que me creía. —Pórtate bien —. Dije a media voz. parados uno frente al otro le tome por los hombros y le dije que yo quería hacer las cosas como Dios mandaba y le pedí que recordara que ya había dicho que si. era una ocasión solemne y no quería que nada la arruinara y sin esperar más. Una vez en el suelo. Bella reía ahora. Quiso corregir pero ya era tarde. ¿Cuanta alegría puede contener esa pequeña palabras? —Gracias —. —Oh. —Lo que quieras—. me gusta. Entonces sentí que ya no tenía fuerzas para seguir con la apática fachada. Le pregunté. de abrazarla fuertemente. excepto eso —. Yo sabía que ella sabía y ella sabía que sabía que ella sabía…. llenarla de besos pero antes… pero antes… —¿Te importa que haga una cosa? —. Luego tomé su mano entre las mías y bese la yema de sus dedos y luego la sortija de mi madre que ahora era suya y lo sería por siempre. mis esfuerzos por ocultarlo eran absurdos. —Lo que quieras. ¿Lo que quiera? Seguramente se retractaría. Me miró a los ojos también y luego de un segundo ella contestó: —Sí—. Sin hacer caso a sus palabras tomé su mano y nos levantamos de la cama. —Sí. no —. Te sienta muy bien—. Respondió automáticamente. sentía en el pecho una alegría tan grande que si no la dejaba salir por mi boca posiblemente mi pecho estallaría en mil pedazos. Me incorporé lentamente sin desprender mis ojos de los suyos. En ese momento si yo hubiera podido llorar de alegría lo habría hecho. quería darle las gracias. sin duda que ella sabía lo mucho que me gustaba y entonces decidí no fingir más. Me miró entonces clavando sus grandes ojos en los míos y lo que vi reflejados en ellos era un hombre feliz. suave y delicadamente. todos los días de mi vida. Había sólo una forma de hacer esto correctamente y me alegraba que después de tantos años esa costumbre se mantuviera. No sabes cuánto—. Se quejo mientras bajaba mi rodilla derecha. Ahora era libre de reír yo también. que aun sostenía entre las mías.

dando vueltas a la carpa. ahora me hacen esto. Supongo que todo fue mi culpa. una cama tibia. Ahora nevaba de manera inclemente y la insignificante carpa donde nos encontrábamos no ofrecía ningún refugio para ella. Pero todo era por culpa de aquel que permanecía fuera. Continuaba quejándose al llegar a casa. ahora se encontraba nervioso como yo. ella necesitaba la seguridad de cuatro paredes. indeciso como yo. No hay justicia en esta vida! “—. Va a nevar en las montañas —.Necesidades capítulo 25 Esta era una de las razones por las cuales me había negado a que mi hermana atendiese otros “asuntos” en vez de preocuparse de los que realmente importaban en esos momentos. pero se había negado una y otra vez a dejar nuestra posición. no ponderé sus palabras. “—No lo puedo creer…. Logró articular Bella que era victima una vez más de mi estupidez absoluta. por más que se lo pidiese. ¿Las Vegas?. todo por vincularnos con esos asquerosos sacos de pulgas. Le contesté. Calculé que aun le faltaban unos cinco minutos para llegar a casa y ya me lanzaba al rostro nuestros planes de matrimonio. dispuesta a regañarnos. a hacer una escena pero mi dura mirada la convenció de no hacerlo. —Las dos —. Es decir. una taza de chocolate caliente. ¿Era mucho pedir que se mantuviera alejada de nuestras decisiones?. En cambio agregó: — Creo que deberías meter ropa de abrigo en la maleta. Como puedes hacerme esto Edward —“. —“. no preví. De nada servía que me agazapara en una esquina. “Va a nevar en las montañas” no significaba nada para mi y ahí fallé. pero parece que la tormenta que se avecina será aún más intensa en toda esa zona. que me mantuviera lo más distante de ella que pudiera. muy mal. “—¡ Las Vegas!. No te lo perdonaré nunca ¿Te queda claro? ¡Nunca!. Era ridículo pensar que mi pequeña y molesta hermana se mantendría al margen de la decisión de Bella. —¿Qu-ué hooora es? —. Estábamos en la víspera de un sangriento enfrentamiento y sólo le preocupaba que nos casáramos de manera tan… indigna. Abrió su boca. una manta térmica. Además de todos los problemas que tengo que soportar. 276 . Alice había llegado molesta. fallé nuevamente y esta vez de manera casi fatal…. no les basta con que yo tenga que andar casi a ciegas por la vida?. —“Todo esto esta mal. ya que esta tarde sales con ese perro. si no que además me hacen esto de Las Vegas?. Era tan típico de ella. resentida. Lo que Bella necesitaba en ese momento era un calentador. preocupado y preocupado tanto como yo. preocupada incluso en esas condiciones de que su rastro se perdiera bajo la nieve que no paraba de caer. Fueron los primeros pensamientos de Alice que pude escuchar. Decía ella indignada. Cuando comenzó a nevar Bella le había pedido que bajase de la montaña mas él se había negado a hacerlo. con cada ráfaga de viento se sacudía violentamente y cada vez que lo hacía el cuerpo de Bella lo hacia también. Edward no puedo ver dónde estás exactamente.

negó con la cabeza en señal que no había nada que se pudiese hacer. “—No lo se… Llévala a algún lado. En otras circunstancias habría sido verdaderamente impresionante ver y comprobar el gran alcance que tenía aquella vinculación mental. de ellas dos dependía también la vida de los Quileutes. ¿Cuanto más podría soportar? “—¿Y entonces? —“.Instintivamente me mantenía alejado de ella. la vida de Bella era para mi mucho más importante que Forks o que toda la raza Quileute. —¿Qué puedo hacer yo? —. Como reacción a mis palabras. No quería estropear los planes. A pesar del frío inclemente ella aun quería continuar con lo planeado y estaba seguro que no sería ese estúpido chucho quien le convenciese de lo contrario. ellos llegarían y no importaba si a la mañana siguiente estábamos o no en el claro. además tenía que aguantar las amenazas de la manada también. llevarla a un lugar seguro. Le dije. Fríamente Sam había analizado la situación. Comencé a decir mas Bella me detuvo. pero ella se negaba a dejar la montaña. Respondió Bella molesta. —Sólo está preocupado por ti—. clamaban y aullaban por mi cabeza. Sabía muy bien que no sobreviviría a esa noche si nos quedábamos ahí y tenía que llevarla lejos. Su cuerpo está preparado para capear esto—. seguramente entendía.. —Quizá. él calmaba a los lobos exaltados cuando era necesario. tarde o temprano se congelase. “—Que estas esperando chupasangre. “—¿Por que rayos no te mueves y haces algo? —“. Me increpaba Jacob Black. ahora. En un principio la idea había sido mantenerme en contacto con la manada. no vez que se congelará?—“. Toda la mente colectiva estaba al corriente de lo que sucedía sobre la montaña.. Y lo que sucediera después de eso dependería de las dos teorías que manejábamos hasta ese entonces. Exclamó Jacob dando un impaciente aullido. los más jóvenes sobre todo. Todo habría sido mucho más fácil. podía ver el posible peligro que significaba mover a Bella de su ubicación actual ya que los neófitos llegarían sin importar de en donde nosotros nos encontráramos. —Él se encuentra bien. ¿Que pensaba que estaba haciendo yo? ¿Acaso pensaba que estaba disfrutando de todo esto? No sólo tenía que aguantarlo a él y sus lamentos. Dije en voz alta. Si no los deteníamos arrasarían con todos y todo a su paso en su búsqueda de Bella. Volvió a preguntar Jacob en su mente lobuna como si yo no estuviera pensando en ello. de esa forma sería más fácil estar al corriente de los últimos detalles y coordinar las acciones para la jornada siguiente. —Vwete dee aquí —. Sam sin embargo se mantenía al margen de todo pensamiento agresivo hacia mí. a su casa por ejemplo—“. Pero Bella se negaría una vez más. Bella. pero en ese momento algunos de ellos. “—¡Maldición! —“. 277 . como si ese insignificare gesto pudiera evitar que ella. era sólo una preocupación más. pensando que era a ella a quien yo me había dirigido. Pero yo era egoísta. —.

sobre cada una de mis decisiones. en ese momento. Le dije mientras él cerraba la cremallera y entraba de una vez. cualquier cosa!. Me contestó ahora humanamente. —Esto no me gusta nada —. simplemente era la peor idea que había escuchado en toda mi larga vida y me aseguré de decirlo fuerte y claro para que él lo escuchase. un San Bernardo era un animal útil en muchos aspectos. —Mejor que cualquier cosa que se te haya ocurrido a ti.. —Grrrrrr… —. irónico y molesto a la vez. Pero no importaba cuanto ruido provocara el viento. Su dolor hizo eco en mi y mi desesperación. ¿Por qué no vas por ahí a buscarte un sitio más caliente o lo que sea? —. esconderla. la voz de Jacob retumbaba clara y fuerte en mi mente. “—No puedo creer que te sientes a ver como se congela lentamente. provocando que el cuerpo de Bella se sacudiera al ritmo de implacables espasmos. —¿Qué quieres que haga?. eso apenas serviría de algo. Intentó decir ella y pude ver que hasta el simple acto de hablar se le estaba dificultando. una gran y pestilente molestia.. Tendría que correr el riesgo de llevarla lejos de ahí. no dejaría nada al azar. ¡Haz algo inútil chupasangre o hazte a un lado y deja que me encargue de ella! — “. tal vez pueda servirle de algo—. Instintivamente de mi pecho emergió un sonoro gruñido que fue acompañado por el ulular de Jacob mientras el viento.—E-e-e-e-e—. —«¿Por qué no vas por ahí a buscarte un sitio más caliente?» —. Le respondí. “— ¡Hay que hacer algo.” Debía ser una broma. Necesitaba pensar. Entonces ingresó a la carpa y por más cuidadoso que fue el viento se coló junto con él dentro de esta. No.. “—¿¡Acaso no vez que se estaba congelando viva!? —“. era inconmensurable. seguro —. ¿¡Entonces. Lo único que no necesitábamos era que el perro entrara y saliera de la tienda a cada momento. ¿Podría dejarla sola tan lejos de mi.. necesitaba tomar control sobre la situación. en cambio. él. Ya estaba demostrado que la ley de Murphy pesaba sobre mi. nada a la suerte. De pronto la visión de La Push ya no me parecía tan mala idea. ¡Yo necesitaba estar a su lado!. Volvió a proferir Jacob quejándose de manera aun más intensa que la anterior. al cuidado de mis enemigos. Repitió él. —Estoy bbbieenn —. —¿Qué te crees que soy? ¿Un san bernardo? —. Entonces vi el cambio. tratando inútilmente de defender su obstinación. 278 . Mira tal vez no sea mucho pero aquí esta el anorak que dejó colgado en el árbol. que podía hacer!? ¿¡Que podía yo hacer!?. que estuvieras a salvo en otro sitio. con una intensidad inusitada arremetía sin piedad contra la carpa. el corazón de Bella comenzaba a disminuir lentamente su ritmo cardiaco mostrando de esta forma los primeros signos de la hipotermia. Agregó Bella. Agregué mientras mi nariz era atacada por el pestilente hedor proveniente de su persona. — Limítate a darle el abrigo y sal de aquí—. expuesta a que posiblemente los neófitos encontraran su rastro? ¡No!. ¿Que la saque con la que está cayendo? No sé en qué puedes ser tú útil. era sólo una molestia. Lo primero que pude sentir fue la desvinculación de su mente con la manada y sentí el crujir de su cuerpo al pasar de lobo a hombre.

más fuerte que él. pero no le proporcionaría la escusa perfecta para deshacerse de el tan fácilmente. sin previo aviso. Contestó él. Terminó de decirme en su mente. Sin embargo no era tan malo. Pero no era así. No me gustó en lo absoluto como sonaron esas palabras y mucho menos me gustó la idea asociada a ellas. Bella trató de intervenir pero volvió a estremecerse presa del frío. No llevaba la sortija. Respondí. Intentó decir nuevamente Bella pero el frío que sentía era tan intenso que había perdido la capacidad de articular. en mi sueño yo habría sido libre de arrancarle toda la extremidad.—Qqquuqqquu—. ¡No podía estar hablando en serio!. ¿Inconcientemente había omitido que era un diamante? Recordaba perfectamente haber tenido la intención de aclarar aquel minúsculo detalle. Entonces Jacob. Seguramente quería saber que estaba haciendo Jacob. —Jjjjaakkee. —Pues quítaselas tú a ella —. 279 . “—Quita tu mano o te la arranco de un mordisco—“. Tenía que ser una maldita broma. no sólo estaba compartiendo un reducido espacio con mi enemigo natural. pero no. si no fuera conciente de mi incapacidad absoluta de soñar habría pensado que todo eso no era más que un mal sueño. Después de todo yo simplemente había excluido cierta información. yo pude sentir el calor irradiando de su cuerpo. ¿Se habría mostrado tan “cooperadora” al decirle lo que era realmente? Posiblemente no. no sabía aun lo que me esperaba. —Te voy a tener sudando en un pispas—. pero otros asuntos habían terminado por captar mi total atención. —Quítame las manos de encima —. Bufó con la mandíbula apretada mientras su cuerpo te tensaba y se preparaba para la lucha. Que Bella se negara a usar la sortija que otrora perteneciera a mi madre no cambiaba en nada la situación. Pero de nada servía pensar en eso. Todo era tan irreal en ese momento. que en ese momento ella tenía demasiado frío como para entrar en calor por sus propios medios. aun incluso ahí. con su cuerpo a cuarenta y tres grados era un maldito calentador con patas. no sabía lo larga y agónica que la noche sería. —Dijiste que ella necesitaba un lugar más caliente y aquí estoy yo —. ttteee vas a cccoonnggelar —. no le había mentido. Pero pude sentir que tenía razón. Rugí y aprisioné su hombro como respuesta natural a tal falta. después de todo aun llevaba en la muñeca el obsequio que le había regalado al comienzo de la velada. En ese momento sentía verdadero odio por Jacob Black. la noche ya había quedado atrás y ahora Bella estaba casi congelada y Jacob pretendía meterse en su saco de dormir. se acomodó junto a Bella. si no que también él pretendía compartir a mi futura esposa… Mi futura esposa. que tonto fui. Que iluso. entonces él contestó que el anorak era para mañana. mas él sabía que eso era imposible. lejos de él. no lo era. al otro lado de la carpa. ¿Debía sentirme intimidado por aquel simple acto y por esas amenazas vacías? Era mucho más rápido. sin importancia en realidad. pero durante el corto momento que adornó su mano me sentí el ser más feliz sobre la faz de la tierra. Intentó decir nuevamente Bella.

tenía que dejar todos mis sentimientos egoístas a un lado. lo necesita“—. Rebatió él y sin esperar otra palabra terminó lo que había empezado. mientras le abrazaba ávidamente. es a su calor. Debía elegir. Pensaba el muy sucio en ese momento. Me dije a mi mismo. En ese momento yo estaba hambriento de sangre lobuna. la dureza de la masa que formaza cada uno de mis órganos. dentro de poco Bella estaría congelada. —Intenta relajarte—. Mientras tanto Jacob se quejaba de lo helada que Bella estaba. Ella trató de oponerse. Bella —. Repetí mil veces en mi mente mientras trataba de calmar todos los instintos de mi naturaleza salvaje y asesina. —“. Odiaba mi cuerpo frío. —Hazme un sitio. El corazón de Jacob latía fuertemente. mientras que frente a mi Bella se apegaba un poco más a él.. compartiendo aquel intimo espacio. “—Está fría como un cubo de hielo. ¿Es que quieres dejar de tener diez dedos? —. Pidió luego. Mi gruñido frenó la fantasía que nacía en el minúsculo cerebro de Jacob.“—¿Cuanto más crees que soportará?—“. Y para entonces el odio que sentía ya no lo sentía por Jacob. te calentarías mucho antes si te quitaras la ropa—. tenía que escoger entre su vida y su muerte. Volví a agazaparme en el rincón de la carpa no sin antes darle una advertencia. no le agradaba la idea. él era la única oportunidad que ella tenía y rendido le solté. Yo tenía que elegir. Él tenía razón. voy a ser extremadamente cauteloso. Apreté mis puños. pero que bien se siente.. Sabía que él tenía razón. no obstante su situación podía cambiar en cualquier minuto. mi carencia de sangre caliente. Me dijo en su mente y luego agregó en voz alta: —Estoy seguro de que ella te agradecerá esto cuando los dedos se le pongan negros y se le caigan —. ella lo necesita. Ya me imagino como sería si…. lo necesita. Inútilmente me había rebanado los sesos tratando de encontrar alguna salida… pero no la había. esa era la única razón por la cual no le lanzaba montaña abajo. Aunque claro. músculos y cada parte de todo mi ser. es a su calor. “—No es a él. no había otra salida. no daba crédito a lo que estaba viviendo. Dijo a modo de disculpa. —Te caldearás en un minuto. esta vez dirigiéndose a Bella. —Cuestión de mera 280 . sólo estaba él. —No seas estúpida. Un segundo después estaba junto a ella. tragué el veneno que llenaba mi boca. ahora me odiaba a mi mismo. no lo que era bueno o cómodo para mi. —Era sólo un hecho constatable—. “—No te preocupes. Le sugirió cerrando los ojos. Respondió mentalmente mientras una risa idiota se colaba entre sus dientes. siendo ella siempre la heroína de sus tontos sueños adolescentes. ¿Cuantas noches había soñado con esto? Supongo que muchas. es la única solución—”.— “. había entendido cuales eran las intensiones de Jacob y al igual que a mi. Es la única solución. Volví a recordarme. espacio que me pertenecía. En ese momento Bella le necesitaba. “—Ella lo necesita. como si estarlo estuviera en sus manos o si lo estuviera por elección propia.

a pasar por sobre ellos y transfórmalos. no importaba que sus labios mantuvieran un leve color azulado. todo mi ser gritaba que ella era mía. Le aclaré tratando de ocultar mi malestar. Bella estaba recuperando la temperatura normal de su cuerpo. pero los celos eran un sentimiento nuevo para mi. Por que así era. yo podía ver en el color se su piel que así era. “—Ella necesita su calor no a él—“. Le advirtió Bella. Esto pesaba en sobre él como lo hacía sobre mi el no poder darle a Bella calor alguno. tan cerca como yo lejos estaba en ese momento. En cambio ahí estaba él. por que?! —Ca-calla ya. yo debía serlo también. ¿Qué habría sido si no se encontrase él aquí? Yo no habría esperado mucho más. Cuanto Bella necesitaba y cuanto no podía yo darle. Le susurró Bella preocupada por mis sentimientos pero esto no le importaba a su amigo. si tan sólo de algo yo sirviera. estaba habituado a someterlos. Nnnnadie nnnnecesssita to-todos los de-dedddos—. nos habríamos marchado y con nosotros toda oportunidad de detener a nuestros enemigos. que siempre lo había sido 281 . Tantas preguntas. un voyerista espiando la intimidad de una feliz pareja.supervivencia. tantas posibles situaciones que habría tenido que afrontar si él no estuviese ahí devolviéndole lo que ella tanto necesitaba. pude entonces sentirme ante esto levemente reconfortado y frente a aquella aseveración asentí. nada más—. —Claro que lo estoy —. —No tienes la más ligera idea de cuánto desearía hacer lo que estás haciendo por ella. ¿Me habría perdonado? ¿Habría comprendido que nada era más importante para mí que ella? ¿Habríamos podido compartir la eternidad con ese peso sobre su conciencia?. Sin embargo el tono de su voz cambió significativamente al agregar: —Al menos sabes que ella querría que fueras tú—. Ella estaba de pronto tan lejos de mi. Y mi mente. pereciendo solamente un espectador. dispuesto y capaz de entregarle todo lo que tenía y lo que no también. lo podía ver. Respondió trivialmente. un sentimiento que sólo había conocido con ella. chucho—. Si tan sólo yo no fuera lo que era. “—Es sólo a su calor—” ¿Por que no podía ser yo a quien ella se aferraba? ¡¿Por qué. a él sólo le importaba tenerla ahí. podía escuchar la tranquilidad en su respiración acompasada que así era. Estaba acostumbrado a dominar mis más oscuros sentimientos. no era necesario escuchar la claridad y la firmeza en la respuesta que ella le entregaba. Volví a repetirme para tranquilizarme. Nunca en toda mi vida me había sentido tan impotente como en ese entonces. La noche era tan fría. muy cerca suyo. Fue por esto que suspiré resignado cuando Jacob se ofreció “desinteresadamente” a devolverles el color sonrosado —Compórtate —. mi corazón. Respondió él. vida y muerte. por que eso éramos a fin de cuentas. mi piel. tan lejos como lo estaba la vida de la muerte. Ja-jakee. ¿Celos? Tenía todos los motivos para estar celoso o que creía Jacob? Que mi cuerpo fuera duro y frío no significaba que mi corazón también lo fuera. cuando decidí que si quería que ella viviera una vida humana. tan negra. —Así son las cosas en la vida —. a pesar de mi incapacidad de percibir estas condiciones así me parecía en ese momento. —Únicamente está celoso—. no era necesario que Jacob le preguntara si se sentía mejor o no. —No te preocupes por el chupasangres —.

Una vez más apreté mis puños tan fuertemente hasta que pude sentir como se incrustaban en las palmas de mis manos. había inspeccionado todo el camino y no había encontrado nada que le indicase que no estaba solo. —¿No crees que deberías intentar controlar tus pensamientos? —. entonces le dije: — ¡Si no te importa. mandaba a unos cuantos a dormir. Él era de verdad un gran y apestoso idiota pero me limité a guardar silencio. Sentía que en cualquier momento mis puños saldrían disparados hacia el rostro de Jacob y que terminaría arrancándole la cabeza de una vez por todas. subyugándolo. Bella se uniría a mi. él sólo lo llevaba largo. —Seth está aquí —. Le informé a Jacob tratando de no despertar a Bella pero él no tuvo la misma consideración.. a otros a vigilar y al resto les recordaba las lecciones entregadas por mi hermano. Le dije. ahora más tranquilo. instintivamente manteníamos silencio. intenso. No tenían contacto con Jacob y eso los tenía intranquilos. sentí como emergía de mi pecho un rugido. pero estaba seguro que no pasarían más que estos y entonces ella sería mi perpetua compañera. muy por el contrario. Logré dominar mi impulso. ¿Y como podía encontrar Seth el rastro de Bella? La pestilencia de Jacob era en efecto muy poderosa. Seth había seguido sin problema alguno el rastro de Jacob. No importaba que ahora pareciera suya.! —. por un momento él también había temido por la perdida de la falsa pista hacia el claro. Pero sobre una cosa. Veía todo esto gracias a la mente de Seth que bajo un árbol permanecía agazapado papeando la fuerte nevada… hasta que… La escena no era muy diferente. 282 .y que lo sería por toda la eternidad. Respondió sorprendido al mismo tiempo que su fantasía de desvanecía. Intervino Bella adormilada. yo mismo estaba siendo atacado por ella en ese momento. —¿Qué? —. por mi latía y por mi también estaba dispuesta a que dejase de hacerlo. Sam también estaba conforme con esa información. lo llevaba largo tan sólo por que creía que a Bella le gustaba de esta forma. si tenía suerte tal vez esperaría un año o dos. Me hacía feliz pensar que mi olor era para él tan desagradable como lo era la suya para mí. claro que para que eso fuera posible ella estaba con mucha menos ropa que la que llevaba verdaderamente en ese momento. Seth llegó corriendo. En ese preciso momento Jacob se imaginaba devolviéndole el calor corporal a Bella de una forma mucho más “eficiente”. esperando que llegase el sueño reparador para Bella. un tanto preocupado. entonces hicimos silenció y yo me dediqué a navegar en la mentes lupinas.. —¡Por favor! —. mi voz. Los minutos pasaron en las misma condiciones. en cambió contestó: —Perfecto. mi instinto. no se debía a vanidad de Jacob. aun aguantando todas las incomodidades que esto acarraba para él. Le había preguntado sobre su pelaje. esta vez Jacob llevaba toda la razón. por que era más largo que el de sus compañeros y la respuesta era muy absurda en realidad. sus greñas largas habían sido de suma utilidad esa noche. Ahora ya puedes estar al tanto de lo que pasa mientras yo cuido a tu novia por ti—. sólo alguien faltaba y ese era yo. Una vez más tragué el veneno que llenaba mi boca y empujé el rugido hasta el fondo de mi cuerpo. feroz. según él. él y la manada. La noche continuó su curso mientras la tormenta seguía golpeando la carpa sin compasión. Entonces mientras imaginaba como me deshacía de él. no importaba que él la sostuviera apagada a su cuerpo yo vivía en su corazón. —Déjalo ya —.

cada noche era a mí a quien ella llamaba. era imposible no escucharlas. —Sí. por el contrario. Dijo él muy satisfecho. Le confesé. Aquí se está la mar de a gusto—. Jacob cerró sus ojos dispuesto a dormir. tantas interrogantes. “—¿Me pregunto que pasaría si pudieras ver también lo que pasa en la mente de Bella?. creo que lo haré. de eso estaba seguro. También estoy celoso de eso—. Quería saber sobre mis 283 . —Duérmete. entonces conciente de mi presencia. —Siempre puedes curiosear a ver qué pasa—. Dije ahora yo irónicamente. La mente de Jacob tenía tantas preguntas. Jacob. —Pero ¿serías sincero? —. El único consuelo que me quedaba era que en algún punto él tendría que dormir y entonces. supongo que tampoco puedes soñar. Agregó en su mente. se despertaba intranquilo. La idea no me intimidó y accedí. “Y ya sabes lo que suele decirse: Todos los sueños pueden hacerse realidad” —. sobre todo en ese momento en particular. Déjame echar una miradita dentro de la tuya esta noche. cosa que en cambio yo no podía o al menos sin matarla. —Igualar las apuestas hace que el juego adquiera más interés. Teniendo en cuenta. sobre nuestro amor. Perdía su tiempo al pensar. todas las cosas que él podía hacer. pero sus fantasías retumbaban en mi mente de una forma casi ensordecedora. según Jacob. al soñar en que Bella algún día pudiera cambiar de idea sobre nosotros. Contesté. me habría gustado aunque fuese por un momento poder saber en que pensaba ella. En realidad no era muy difícil saber con que soñaba Bella. tal vez y solo tal vez yo podría tener un poco de tranquilidad. que es a mi a quien ella ama?” —. Estás empezando a ponerme de los nervios—. tú ves dentro de mi cabeza. Podría si tuviera mi habilidad. eso sería justo —. pero cada vez que lo intentaba comenzaba nuevamente a fantasear. Le advertí. —Intentaré bajarlas de tono —. ¿no?. Cuestionó Jacob. Seguro que en este momento esta soñando conmigo—“. “—Seguro que también estas celoso de esto. Respondió irónicamente. —Ya me lo imaginaba yo —. —Bien. ¿No es así? Si no puedes dormir. Jacob podía soñar con eso si quería y que lo hiciera no significaba que algún día eso sucediera. de que yo pueda soñar con ella. “—¿Si pudieras leer sus sentimientos podrías reconocer y aceptar.Pero mis reproches no le afectaron demasiado. pensaba que el problema era mío por meterme en su cabeza. —Ojalá pudiera —. si así fuera. es decir que ni en sueños puedes estar con Bella como lo estoy yo“ —Sí. Pensó de pronto Jacob. prácticamente me las estaba gritando mentalmente. pero Jacob tenía razón.

ventajas como la de saber que ella está enamorada de ti—. pero lo hacía sólo por que se lo había negado. y aunque algunas veces me vuelve loco. —Pero Bella también me quiere a mí. y debía reconocer también que ella lo hacía con más frecuencia de la que a mi me gustaría. cuando no la acompañaba.sentimientos. No sabía él que todo lo hacía por ella. —A Bella le preocupa que seas infeliz. .—Puedo pensar en muchas cosas a la vez. —Tu mente está llena de preguntas. —Sí y no —. prefiero que 284 . Él estaba seguro que mis celos eran mucho mas grandes de lo que yo demostraba. todo por la falta de reacciones relacionadas a los celos. los motivos por los cuales hacía todo esto. eso ayudaba. A ella le gusta más así. Ella era tan fácil de leer. Exclamó mentalmeten. “—¡Wow! —“. —¿Piensas en esto todo el tiempo? ¿No te resulta difícil concentrarte cuando ella no está? —. Respondí. hasta llegó a dudar de mis sentimientos. yo creo que Bella piensa mucho en mí—“. Mas él creía que aprovecharse de eso era algo lógico. otra vez. que ella no le amaba y que nunca lo haría y en su lugar tan sólo pude responder: —No puedo decirte si llevas razón—. no ver lo que yo estaba viendo y de esta forma no sentir la impotencia que yo sentía en ese momento pero simplemente no podía. me gustaba pensar que sólo lo hacía debido al cariño fraternal que sentía por él y nada más y Jacob estaba conciente de eso. —Sí y no. de fugarse para hacerlo. “—¿Me pregunto entonces como te las arreglas con los celos? Por que después de todo seamos realistas. Le reproché. era infinitamente peor cuando estaba lejos de ella. de no hacerlo ella jamás lo habría hecho. Pregunté. que para cualquier otra persona habría sido mucho más fácil alejarse. Aunque creo que si Bella verdaderamente le amase daría signos claros de eso. que me motivaba a luchar en contra de mi naturaleza. ya lo sabes… Aunque no lo sabe—. Y si. Su primera interrogante fue referente a los celos. —¿Y eso te molesta? ¿Te gustaría ser capaz de saber también lo que ella piensa? —. ¿Podría ser posible? ¿Cómo saberlo verdaderamente? Nunca me había dado muestras de ello… o si? ¿Podría estar tan cegado. yo suponía que era cierto. —Mi mente no funciona exactamente igual que la tuya— Le aclaré sin animo de ofenderlo realmente ya que había decidido ser lo más sincero que pudiera. Si. tan convencido de que me amaba que nunca me había permitido ver las señales? Ella tenía necesidad de verle. algo así como: “Él fin justifica los medios” Y su fin era demostrar que era mejor que yo. ¿Cuáles quieres que conteste? —. ¿Podría ser verdad? ¿Mi orgullo me había cegado? Entonces no pude decirle que eso no era cierto. Yo no cuento con tus ventajas. Eso significa que puedo pensar siempre en ti y en si es contigo con quien está cuando parece tranquila y pensativa—. Y no es que tú no lo sepas. Jacob no sabía que toda esa situación carecía de gracia y sentido para mí. Pero era por otros motivos. ni tampoco que no lo uses de forma deliberada—. de estar con él al punto de huir. —Debo usar cuanto tenga a mano. cuando estaba con él por ejemplo y no podía verla.

pero sólo en una pequeña fracción. pero lo que realmente me importaba era que ella se hiciera daño mientras intentaba escaparse para verlo. Terminé de decir y luego Jacob suspiró resignado.. incomoda pero necesaria. había tenido cien años de practica y eran exactamente los años que había esperado por ella.. más o menos. Lógicamente que yo. No era muy difícil adivinar en que punto decidí hacerlo. Instintivamente abrazó el cuerpo de Bella protegiéndola del frió. y. al igual que todos en algún punto de la vida.. eso yo ya lo sabía. pero suponía que en ese momento agradecía su presencia. —Ya le he dicho a ella todo esto. al negarle algo que ella quería. —En general no me es difícil ejercer este tipo de control. los sentimientos poco civilizados que siento por ti con bastante facilidad. nada era más importante para mí. Algunas veces ella cree ver en mi interior. ¿vale? —. yo sufría enormemente también. pero no puedo estar seguro de eso—. en su caso no ayudaba mucho. Tal vez podía parecerle raro que le agradeciera por poner sus sucias patas sobre mi novia. Era una tregua verdaderamente incómoda en realidad. —Después de que acepté que. Jacob me habló silenciosamente. Cuando se ama es lógico querer el bien del ser amado. Y era verdad. mientras el viento arremetía violentamente la carpa. Dijo. —Yo no conozco el futuro —. La mayoría de las veces soy capaz de sofocar.Bella sea feliz—. Mi respuesta pareció no satisfacerlo. tan despiadado. Me limité sólo decir. tan segura al menos como ella puede estar. “—Yo también quiero que ella sea feliz. estaba segura contigo. carcomiendo desde adentro sin tregua pero tragaba este trago amargo y los dejaba a un lado por el bien de Bella. que este no sufra. que sea feliz. no obstante eso era en parte verdad. Luego. tan fuerte. pero no me cree—. no hacía de ello una consigna. —Bueno. El tiempo estaba a mi favor. Me di cuenta del daño que le hacía al verse obligada a elegir entre estar conmigo y el verlo y al hacerlo. Los celos me volvían prácticamente loco. nunca pensé que algún día pudiera llegar a sentir este sentimiento. sin tener ningún resultado favorable. Yo no conocía el futuro. después de todo. —Si quieres decir que tanto como a mí me encantaría matarte. con todas mis 285 . sin embargo yo no era tan espedido como él. pero quiero que viva y espero que sea a mi lado—“. Jacob suponía bien sobre mis celos. Había luchado tanto por que las visiones de mi hermana no se cumplieran. tenía mis momentos de dudas al respecto.. o más bien no completamente. por miedo a que si ella se veía obligada a elegir seguramente lo escogería a él. —Tienes más paciencia que yo—. —Gracias —. seguía pensando que mi decisión era tomada por mezquindad de mi parte. yo también estoy contento de que ella se haya calentado. —Tú te crees que lo sabes todo —. ¿en qué momento decidiste jugarte el punto del buen chico lleno de paciencia? —. Le dije. Respondió y posiblemente tuviera razón. me pareció mejor dejar de llevarla al límite—.

—¿Qué harías si ella cambiara de idea? —. Para él todo era competencia.. sin embargo. lo haría hasta el último latido de su corazón cesara. Recordaba perfectamente bien cuando voltee para parle una última mirada mientras se adentraba sin rumbo en el bosque. —Sí.. —¿Intentarías matarme? —.. Agregó al final cuando logró contener la risa. En cambió dije: —Pensé que Bella me olvidaría y que sería como si no me hubiera cruzado con ella jamás. —En dos ocasiones había pensado que le había perdido. Luego de un momento y más tranquilo preguntó: —¿Y cómo sería?. siendo igual a mí y había hecho de todo para impedirlo y nada se había logrado. pero sabía que a la larga no vencería. Casi lo conseguí.. —¿De verdad crees que buscaría hacerle daño de esa manera? —. fue casi… insoportable—. No obstante hice acopió de toda mi serenidad y continué hablando. ¿Cómo fue cuando pensaste que la habías perdido para siempre? ¿Cómo te las. Era muy difícil para mí recordar o hablar de esos sucesos.. ¿Cómo podría relatarle la terrible sucesión de los segundos. cuando creí que sería lo suficientemente fuerte para dejarla. amor que no era mas que una sombra comparada con el mío. que era ese amor el que me había impedido herirlo anteriormente ya que él era su amigo. Luego estaba su amor por Bella. siendo iguales. apañaste? —. habría sido capaz de marcharme otra vez—. Era el sueño de todo lobo. ego. Él no comprendía. él jamás comprendería. Y si la encontraba razonablemente feliz. el tormentoso ritmo de las horas pasando lentamente mientras que con cada metro que recorría me alejaba inevitablemente de ella para siempre? No... no entendía que mi amor por Bella era inmenso.. me refiero a lo de perderla. supremacía.te resulta una idea fascinante—. Me limité a contra preguntar.fuerzas había tratado de doblarle la mano al destino y nada bueno había sucedido en cada oportunidad. aunque sólo fuera para saber cómo estaba. pero algunas veces. Pensó unos momentos y después suspiró rendido. “La sola idea de que tu y yo nos midiéramos…” —.. La primera vez. Terminé de decir mientras él ahogaba una risa idiota.. Volvió a preguntar un tanto divertido con la idea. Durante unos seis meses fui capaz de estar lejos sin romper mi promesa de no interferir en su vida. su transformación era inminente pero aun seguía mantenido las esperanzas de que eso no sucediera. Seguiría apelando a su sentido común. —Exactamente —.. recordaba la angustia que eso producía. en ese caso. por mucho que la idea fuera tentadora yo nunca podría hacerlo. Luchaba contra la idea. 286 . No quería recordar su voz gritando mi nombre mientras yo me alejaba para volver a su casa y eliminar todo objeto que evocara mi presencia. si ella hipotéticamente le escogiera como compañero de vida tampoco le dañaría ya que al hacerlo también le heriría a ella y yo nunca podría hacer eso. Me gustaría pensar que. tienes razón. era la misma que estaba sintiendo en ese momento al revivir esos tiempos. Me preguntó Jacob y eso tampoco lo sabía. enfrentarse a un vampiro y Jacob no era la diferencia.. Ya sé que tienes la razón. O al menos eso era lo que me decía a mí mismo. Ella había visto a Bella. junto a ella. Me limité a decirle. tenía que regresar. nunca.

—Jacob. —¿Y aquella otra vez. mientras la vida volvía lentamente a su rostro y con ella tal vez un poco de felicidad. así que me habría quedado. ¿no? La manera en que nos percibes a nosotros no te permitirá verla sólo como «Bella» y nada más. pero tampoco dejaré de intentarlo. Ella se siente fatal por sentirse así. cuando pensaste que había muerto? ¿Qué sentiste? —. Yo lo habría aceptado aunque con ella se marchara también mi corazón. supongo que por mi capacidad para leer su mente yo le conocía perfectamente. supe que había sólo cuatro posibilidades—. —Sí —. comprendí que existían solamente cuatro alternativas: La primera habría sido la mejor para Bella y esa era que ella jamás hubiera sentido esta amor tan fuerte que sentía por mi. por siempre. No. Deseabas que continuara siendo humana—. pero no sabía nada sobre mi o sobre los de mi especie. Y claro. pero lleva razón. de esta forma habría sido mas fácil. de todos modos—. creo que no existía palabra alguna que describa exactamente la sensación que se experimenta al perder al ser amado. Desde el momento en que comprendí que las palabras de mi hermana eran ciertas y que yo verdaderamente le amaba. —Posiblemente tú te sentirás igual dentro de poco. La llamada de Rosalie. una leve fracción de lo que yo experimente en ese entonces. lo que le seguiré haciendo si me marcho. su tiempo junto a ella mientras no era más que un zombie con la mirada y la sonrisa perdida. 287 . Bella y yo seríamos uno. —Pero tú te fuiste porque no querías que ella se convirtiera en una chupasangres. yo le debía mucho a Jacob. El odio que sentía Jacob por mi no le permitía verme como era realmente. Lo recordaba perfectamente bien. De nada le serviría ceñirla de la forma en la cual lo hacía en ese momento. cuando ella fuera mi compañera eterna. —Pero ella no era feliz. le debía su vida y por ende la mía también.. la llamada a casa de Bella y la voz de Jacob informándome que su padre estaba en un funeral… Pero nunca dijo que estaba en el funeral de Bella. cuando la hora llegara. Jacob también recordó aquellos tiempos. Me recuerda lo que le hice cuando me marché. sólo había dicho que era un funeral y yo había mal interpretado sus mezquinas palabras. Contesté resentido. pero eso es lo que ella será—. siguiendo el rastro de Victoria mientras el tiempo pasaba y las estaciones se sucedían inevitablemente… En aquel momento me concentré en seguir contestando la pregunta de Jacob de la forma menos hiriente para mí que me fuera posible. Hace un rato tú te estabas preguntando qué era lo que me motivaba. vi el tiempo sobre ella. Yo nunca podré compensarle por aquello..Me vi entonces nuevamente recorriendo los caminos. desde el momento en que me di cuenta de que la amaba. no podía. Luego vi sus cambios a través de sus ojos. Posiblemente Jacob sentiría dentro de poco. este es el modo en que me ha convencido para quedarme con ella mañana. y por qué ella se sentía tan innecesariamente culpable. Si. mi negación. era demasiado doloroso. dejarme. —Eso no es lo que te he preguntado—. que se alejase de mi.

—No funcionó y casi nos mata a ambos en el camino—.—Tú piensas que yo soy como..... para que ella encontrara algun motivo que le diera motivos para querer seguir viviendo su vida humana. el día llegaría aunque le costase aceptar la idea. —. —Quizá hubiera funcionado. —Pero veo cuánto la amas. sólo le informaba de algo seguro. que había muchas posibilidades de que la hubieras encontrado razonablemente feliz. dura y fría... Ella lo desea intensamente o cree hacerlo. Dijo él.. Me aterrorizaba pensar que ni siquiera tendría esos sesenta años si me quedaba cerca de Bella siendo ella humana—. se hubiera curado antes. que yo no tenía de que preocuparme. es un cambio permanente. Era egoísta que Bella malgastara su existencia con alguien como yo pero era la única forma que yo podía soportar y estaba conciente de que cuando ella muriera yo también sabría encontrar la forma de hacerlo. sería Bella.. esperaba que me diera unos cuantos años. y maduraría. Jacob sabía que así era. en compañía de Charlie y Renée... yo ya tenía un plan en marcha—. No lo puedo negar y por esto mismo creo que no debes abandonar tan fácilmente la primera opción—. que ella era fuerte. Yo aun me sentía optimista. —Sesenta o setenta años seguramente me parecerían muy pocos años. una piedra viviente. Ella cree que eres muy altruista. Bella más pronto que tarde sería como yo. —Estoy convencido de que ella hubiera estado bien.. esperando para golpearnos. No hay forma de volver atrás. Era un plan muy bien pensado—. Tiene pánico a hacerse mayor y su cumpleaños es en septiembre. pero cuando eso sucede. digo. Y ella podría seguir siendo humana. pienso. De nada que a él le gustase la primera alternativa.. como cuando Bella entró en mi vida. —Tendré suerte si consigo alargarlo unos cuantos meses más. Pero entonces se demostró lo peligroso que era para ella vivir tan cerca de mi mundo. —. Había decidido quedarme a su lado durante toda su vida humana. a tu manera. que podría sanar. Entonces escogí la tercera posibilidad y con ella cometí el mayor error de toda mi existencia.. La segunda alternativa era la que yo había escogido al principio cuando descubrí que era demasiado débil como para estar lejos de ella.. O bien pendía sobre nosotros. Reí ante la idea. tendría niños y. Jacob malinterpretó mis palabras e ilusionado habló de lo bueno que él era para ella. 288 . Tú la quieres tanto como para ver las ventajas de este plan... si no hubiera saltado el acantilado o si tu te hubieras demorado otros seis meses antes de volver a comprobar como estaba… Bueno. Y es verdad. Salí de su vida esperanzado en que se viera forzada a aceptar la alternativa número uno. pero ella era muy terca. Somos lo que somos y es muy raro que experimentemos ningún cambio real. No le estaba pidiendo permiso. Y de esta forma llegamos a la última alternativa. ¿Cuantas veces había pensado en eso? Sabía que en muchos sentido él sería el más apropiado para estar con ella que cualquier otro ser humano. —De hecho. pero ¿lo eres de veras? ¿Puedes llegar a considerar la idea de que yo sea mejor para Bella que tú? —. que tenía esa capacidad. Parecía que iba mal todo lo que podía ir mal.

razón por la que estoy en deuda contigo por el resto de mi vida. sea lo que sea que venga antes.. Él sabía que yo tenía razón. te concedo eso—. Gracias por permitirme entrar en tu mente—. Ser franco era lo menos que podía hacer para que de una u otra forma tratase de pagar el gran favor que me estaba haciendo en ese momento. Pregunto incrédulo. —Quizá. —En el sentido de que nunca le mostraría lo duro que eso sería para mí. al igual que todos los de la manada. aunque su corazón quisiera creer que ese día nunca llegaría. en realidad. Yo había sido sincero al darle las gracias por estar en su vida… esa noche.—Bella necesita alguien a quien cuidar y tú eres lo bastante fuerte para protegerla de sí misma y de cualquiera que intentara hacerle daño. yo mismo había apostado todo a un imposible en innumerables oportunidades. mas todo había sido en vano ya que ella no podía ver a Jacob.. 289 . si no fuera por el hecho de que somos enemigos naturales y que pretendes robarme la razón de mi existencia. Traté de no reír muy alto. Jacob se olvidaba que un día él. has sido mucho más sincero de lo que tenía derecho a esperar. es decir.. Dije sinceramente. se olvidaría de Bella para siempre sin importar cuanto amor profiriera hoy por ella. Luego de un momento recordé las extrañas palabras que Bella había pronunciado mientras dormía. Dejó de pensar en ello para agregar: —Bueno. Estos lobos podían ser unas criaturas muy divertidas cuando querían serlo.. De esta forma un posible futuro a su lado era completamente incierto. —La dejaría marchar—. si no fueras un asqueroso vampiro que planea quitarle la vida a la chica que amo. pero me mantendría vigilante—. Ya lo has hecho. para siempre. no había dudado en recurrir a la visiones de mi hermana. Bueno. a su compañera y nada más sería importante para él.. —. ninguno de ellos escaparía a la imprimación. ni siquiera entonces—. En mi desesperación por encontrar el futuro mas seguro para Bella. su mente estaba plenamente conciente que así era. esperaría por siempre a que ese día llegase y yo le sustituiría gustosamente. Sin embargo había aprendido que nada en esta existencia era seguro. —Y me moriría de ganas de que eso sucediera—. ¿Verdaderamente guardaba esperazas al respecto? De cierto modo su persistencia era digna de admirar. —¿Y si al final decidiera que me quiere a mí?. Y entonces ahí estaría yo. llegaría un día en que él también conocería a su pareja. No intentaría obligar a Bella a escoger la primera alternativa. que no quisiese pensar en ellos no significaba que no sucediese a su tiempo. —Ya sabes. no. —¿Sin más? ¿Simplemente así? —. como Sam y Emily. Jacob. es una posibilidad muy remota. Edward. Me quedaría a su lado hasta que ella decidiese lo contrario. sí. De acuerdo. creo que me caerías muy bien—. Pero lo certero era que yo no volvería a cometer los mismos errores..

Disfruta del momento—. —¿Qué pasa con eso? —. —¿No te gusta ver a las sanguijuelas en el papel de chicos malos? —. Respondí pasando del miedo a la furia. Ahora todo estaba claro para mi. —Pues ya sabes. ¡Claro! —. ella quería… quería emular a la tercera esposa. Las imágenes mentales daban saltos vertiginosos mientras las escenas se sucedían rápidamente. Luego de un largo minuto Jacob lo comprendió. Jacob leyó en mi rostro que algo no andaba bien. Jacob—. —Claro. Jasper también tenía culpa de ello. sacrificarse. que no debía dejarlo pasar tan fácilmente —¿Acaso necesitas preguntar? —. Malinterpreto. Horrorizado vi el sacrificio que hacía por su pueblo y por su esposo. —. Le dije luego de un momento. —¿Hasta las primeras luces? ¿O mejor esperamos hasta que termine la lucha? —. ahora compendia su intención de querer estar en claro durante la batalla. 290 . —Hubiera preferido que tus mayores se hubieran callado esa historia para ellos mismos. —¿Qué? —. Pero eso me tenía sin el menor cuidado. Rápidamente la mente de Jacob viajó hasta aquella noche en la cual narraron aquella leyenda Quileute reunidos frente a una gran fogata y así fue como comprendí a que se refería Bella. Preguntó Jacob sacándome de mis pensamientos. Si. Le recordé que mi habilidad consistía simplemente en leer los pensamientos mientras estos se desarrollaban. Algo acerca de una tercera esposa. Ahora estaba seguro de que en cuando la dejase sola. tu hermano de armas le dio esa misma idea tanto como la propia historia—. Jacob. contaba como los lobos habían dado muerte a un vampiro y de cómo luego de esto su compañera llegó buscando venganza. —Ése es otro buen motivo para que mañana no me separe de ella.—¿Puedo preguntarte algo? —. Algo me decía que era algo importante. pero nadie había querido hacer daño después de todo. —Es sobre una historia que Bella no tenía interés alguno en contarme el otro día. aunque fuese un segundo ella intentaría llegar al claro a como diera lugar. Le dije a Jacob. La historia era simple. Estaba seguro que no podría soportar a Jacob durante tanto tiempo y él pensó lo mismo también y acordamos que la tregua duraría hasta el amanecer.. sin embargo se detuvo justo cuando llegaban a la parte donde salía a escena la famosa tercera esposa. volver locos a los neófitos con su sangre y de esta forma darnos la ventaja. Entonces y ahora—. —Que duermas bien. Tiene una gran inventiva cuando desea algo—. —Ya sabes que lo son. La culpa era de Bella por ser tan terca. —¿No adivinas con qué personaje podría sentirse identificada Bella? —.. —¿Y cuánto durará esta pequeña tregua? —.

Lentamente. —Podrías dejarme. ya sabes. Mi paciencia no es tan grande como para eso—. Podía ver lo mucho que se estaba divirtiendo con toda la situación. dejarnos una cierta intimidad—. —Lo siento—. Le aclaré. ¿no? —. no hacía falta que se riera de mi.. —Podrías intentarlo. Nos quedamos en silencio y Jacob cerró los ojos. —No me tientes mucho.. Jacob Black haría de esa noche un verdadero tormento. —¿Quieres que te ayude a dormir. al igual que yo. 291 . Una vez más controlé el sonido que subía por mi garganta y trataba de controlar mi voz. Le ofrecí mostrando mis dientes. demasiado hiriente. Sería interesante ver quién saldría peor parado. mientras la tormenta seguía su curso los pensamientos de Jacob fueron dando forma a nuevas fantasías… Bella despertando en sus brazos pidiéndole que le calentase mientras se frotaba contra su cuerpo… Demasiado vivido. Contestó dando un salto. —No quería decir eso de forma tan literal—. no tenía problemas para ver. estaba la carpa estaba a oscuras pero estaba seguro que él. lobo.Jacob me parecía gracioso pero lo único que quería en ese momento era que llegase el día y que él se largara de una vez. Jacob? —.

El tono libidinoso de estos quedaron atrás e imágenes cotidianas repletas de intimidad llenaron sus inconscientes pensamientos. lo empujaría… otra vez. Una vez más quise saltar sobre su cuerpo y desgarrarlo completamente.—” Gruñí mentalmente esta vez. Imágenes de atardeceres tomados de las manos. llena de vida. —Guarda silencio—. tan placentero disfrutar de su monstruosa naturaleza… Pero no. no la culpo de eso. sentía la necesidad de dejarme ir. “—Grrr…. esta batalla la ganaría siendo lo mejor que podría ser para Bella. Piensa en sus palabras mientras yo sueño con ella—. esta batalla no la ganaría por la fuerza. Entonces sentí envidia… una vez más. Dijo ella suave pero claramente. por mucho que sintiera el peso de los años ella no le culpaba por haberla transformado. —¿¡Ya vez!? ¡Yo sabía que tenía la razón. pero yo se que en su corazón hay amor para mí. tal vez esté muy escondido. —Si. Y bueno. no sólo de su posibilidad de soñar sino que también de su posibilidad de poder brindarle un futuro lleno de… lleno de vida en resumidas cuentas. Ella tan solo odiaba la maldita suerte que le había tocado. una vez más.La Elección Capítulo 26 (Primera parte) Tararear la nana de Bella había sido la única forma de sofocar las desagradables fantasías de Jacob. nuevamente diría que no. si. Está ahí. de niños idénticos a él corriendo por la playa tras una Bella unos cuantos años mayor. —Bella necesita descansar y será mejor que tú también lo hagas de una vez por todas—. —“Mi Jacob”—. los de mi raza somos irresistibles—. era un verdadero oasis dentro de la tormenta escuchar su dulce voz llamándome desde la inconsciencia. Apreté fuertemente mis puños y mis ojos. Cada vez que esto sucedía Jacob resoplaba por la nariz. tal vez sea pequeño. ¿Llegaría el día en que ella. Sería tan dulce. como tantas otras. 292 . al igual que Rosalie. le pondría los grilletes y lo expulsaría hasta el fondo más oscuro de mi ser. Sólo fueron esas dos cortas palabras. Como cada noche. sin embargo siendo la misma. era tan delicioso poder sentir su malestar… Hasta que llegó mi turno y probé yo también aquel trago amargo. mas bastó para que él se regocijara. quería dejar que el ser oscuro y sangriento que vivía en mí tomara el control de mis actos. No sirvió de nada que Jacob se durmiera. es decir. El amanecer me pareció tan lejano entonces. sintiera el peso de la eternidad al comprender que nunca sería capaz de albergar vida dentro de su cuerpo? ¿Entonces me odiaría por eso? Rosalie no odiaba a Carlisle. Respondió. tratando inútilmente de bloquear la furia y sus pensamientos. eventualmente sus sueños volvieron a girar en torno a Bella y de cómo sería su vida junto a ella. Le dije. No. si. ella pronunció mi nombre.

¿Pero cómo podía hacerlo!? Sus peludos y fétidos brazos…. Jasper formulaba una y otra vez posibles planes B y hasta un C si así era necesario. Yo debí poder brindarle aquello que ella tanto necesitaba. su instinto maternal gritaba más fuerte que cualquier otro sentimiento. Emmet al igual que yo contaba cada segundo que faltaba para el amanecer. Él se sentía responsable por cada uno de ellos y no quería pensar en que pasaría si perdíamos a alguno de ellos. Aunque sabía muy bien que ellas eran perfectamente capaces de defenderse a sí mismas y a los chicos si así fuera necesario. (lo había sido en más de un aspecto). De esta forma pasó la noche tormentosa. aunque teníamos motivos muy diferentes para hacerlo. Dejé que mi mente volara fuera de la tienda. sin necesidad de recurrir a seres indeseables para protegerla de cualquier amenaza. Debía enfocarme en el camino que habíamos escogido recorrer. no era tiempo de hacer el papel de tonto masoquista una vez más.Pero todo era diferente con Bella. pudiendo adivinar los pensamientos de Jasper hacia lo mismo. por siempre. No negaban que algo pudiera salir mal. trayendo las débiles luces matutinas. Estaba utilizando todas mis fuerzas para no saltar sobre él. Negándome en todo momento de apartar la vista de ella mientras dormía profunda y plácidamente entre los protectores brazos de Jacob. para no tomarlo por el cuello y romperlo como si fuera una pequeña e insignificante rama seca…. ¿Cuándo sacudiría sus pulgas Jacob fuera de la carpa? Estaba completamente seguro que sus insoportables ronquidos terminarían derribando todo mi. No esperábamos visita hasta la mañana siguiente. Yo sentía tanta rabia. Bella comenzó a despertar. o a la batalla para ser más exactos. su respiración golpeando su cabello… ¿Como podía seguir contemplando aquello? Entonces. lentamente primero. sin embargo. ¿Por qué ser la criatura que era? ¿Por qué no podía ser lo que ella necesitase o mereciese? 293 . mas todos estaban consientes de nuestra fuerza y la de los Quileutes. ¿Acaso había dimensionado la inmensa realidad? Sacudí mis dudas. Esme por su parte dejaba de lado la preocupación por los pulgosos y sus pensamientos pasaban de Alice a Rosalie. sin embargo había fallado. precario autocontrol. siempre la mantenía alejada de todo peligro y ella a su vez. para toda la eternidad. el sol se abrió paso a través de las escasas nubes que recordaban la tormenta nocturna hasta que dominó por completo el cielo. buscando los pensamientos de mi familia que permanecía alerta. con el correr de los minutos. Llegaría el día en que Bella se uniría a mí y seriamos iguales. supongo que cada uno tenía sus propios motivos para estar ansioso. pero Alice siempre se veía a su lado si algo salía mal. Luego volvió y se sacudió ruidosamente. En cada uno de ellos Alice permanecía muy lejos. Carlisle estaba preocupado. Luego. dentro de ellos reinaba la expectación y tranquilidad absoluta. en ese momento. juntos. ella estaba consciente de todo lo que perdía. Pero a pesar de todo eso. sino que también por los lobos que se habían unido a nosotros. Y el amanecer llegó. no había podido cumplir con esa simple pero fundamental labor y ahora estaba pagando por la ineptitud de mi naturaleza lo más desesperante de todo aquello era que no había nada que yo pudiera hacer. todos esos sentimientos se desvanecieron y una tristeza inconmensurable me llenó por completo. tanto odio pero en cuanto vi que ella comenzaba a moverse. Su cuerpo muy cerca. El pequeño Seth Clearwater se desperezó y se perdió por unos segundos entre los árboles. no sólo por nosotros. Estaba haciendo todo lo que me era posible y no sabía cuánto más podría soportar.

Para entonces yo me había agazapado delante de Bella. tomé a Jacob por la pretina de su pantalón y lo lancé hacia el otro extremo de la tienda donde cayó contra uno de los palos de esta. —Sí. Todo mi cuerpo quería moverse. comprender lo que había sucedido. Al ver el frágil cuerpo de Bella atrapado bajo él. tal vez. De haberme detenido a pensar en las consecuencias que mis actos podrían traer. Pero entre más lo intentaba mas fuerte Jacob la abrazaba. mas Bella prefería que sólo le ayudase a salir del saco. —¿Se está caliente ahí fuera? —. Le pregunte finalmente. protegiéndola de esta forma con mi cuerpo. La situación se estaba volviendo verdaderamente insoportable. Dudo que hoy necesitemos la estufa—. Le contesté mientras veía los esfuerzos que realizaba Bella para deshacerse del abrazo inconsciente de Jacob. Inmediatamente. me obligué a permanecer sentado en el rincón de la carpa mientras ella intentaba alcanzar la cremallera del saco de dormir. tal vez podría haber actuado de otra manera. todo se tiñó de rojo y ya no fui dueño de mi cuerpo. dispuesto a saltar sobre él al menor indicio de su transformación. —¿Y si me ayudas? —. Yo sabía muy bien cómo controlar mis sentimientos. Dijo mientras trataba de moverse. Ella estaba segura que le daría un golpe de calor y posiblemente así fuera. Me preguntó entonces. Respiré una y otra vez. en ese entonces. tratando de dominar mis impulsos. en consideración al enorme favor que Jacob me había hecho la noche anterior yo podría haber actuado con un poco màs de deferencia hacia èl…. Pero no fue así. Se me ocurrían mil formas de hacerlo y en cada una de ella había sangre Quileute involucrada. pero no lo hice. “Quieres que le arranque los brazos…” Estuve tentado a decir. cuando su piel hizo contacto con la helada superficie. impulsivamente se agitó y rodó hacia adelante en un intento de apartarse del frio. tomarla entre mis brazos y lazar de una patada a Jacob fuera de la carpa. Sonreí entonces. pero… —¿Quieres que le aparte los brazos? —. yo podría haber previsto algo tan obvio como eso. pero al hacerlo todo su cuerpo cayó sobre Bella. vencí el dolor. y con gusto lo haría. no era necesario que yo me acercase a ellos para sentir el calor que irradiaba Jacob Black y después de todo no era algo tan agradable de soportar cuando no se estaba muriendo de frío.Controlé la angustia. “¡Maldito! ¿Qué demonios te crees sabandija asquerosa?” Me espetó mentalmetne mientras era todo gruñidos. no permitiría que ella viese cuánto dolor me causaba la situación. Con un certero y limpio movimiento bajé la cremallera del saco de dormir y al instante todo su cuerpo fue víctima de la fuerza de gravedad y rodó hacía atrás cayendo de espaldas sobre el aparentemente frio suelo de la tienda. pero mi tolerancia perruna había quedado deshecha la noche anterior y no me encontraba capacitado para soportar un segundo más a Jacob Black. En menos de un parpadear humano. Yo. no era justo para ella. 294 . o en menos de lo que le habría tomado a Bella el hacer una inspiración… si es que en ese momento hubiese sido capaz de hacerla. Tardó el mismo tiempo que le tomaba el llegar al suelo.

—Ven—. ¿Disculparme…? Si tan solo… ¡Rayos! ¿Acaso no bastaba con la noche de los mil demonios que había pasado? ¡No. una palabra de disgusto por parte de Bella hacia Jacob. Yo había esperado una reprimenda.Se incorporó rápidamente y me hizo frente. El leve movimiento del cuerpo de Bella me hizo volver a fijar la vista en ella. esperando que el otro diera el primer paso hacia adelante. el único reprendido fui yo y además ella me pidió que me disculpara. Me respondió ella. 295 . Respondió él pagado de sí mismo. —¡Alto ahora mismo¡— Dijo ella. maldiciéndome en su mente una y otra vez al mismo tiempo que convulsionaba frenéticamente tratando de controlar los espasmos que precedían su transformación. Desvié la vista de ellos para mirar a Jacob y le dije secamente: —Mis excusas. No sé bien cuanto tiempo permanecimos así. Los ojos de Bella seguían mirándome seriamente y sabía que no lo dejaría correr tan fácilmente. perro. Tampoco fui consiente en un comienzo de los gruñidos que llegaban desde fuera de la tienda. La voz de Bella fue como un bálsamo sobre nuestras encolerizadas mentes y Jacob comenzó a calmarse casi inmediatamente. Al instante la tomé por la cintura para alejarla de él ipso facto. nada más y nada menos que disculpándole con un maldito perro Quileute… y que además resultaba ser él. maldición…”. Le vi estremecerse. Tomé el anorak que estaba en el suelo y envolví con el a Bella. en medio de nosotros. Le dije luego que ella se abrazara a si misma debido al frio. “¡Te voy a sacar la cabeza y la voy a enterrar en esta montaña. disfrutando el placer que le proporcionaba mi disculpa. ¿Cómo era posible que ella se preocupara por él? Hace apenas unos minutos atrás había sido aplastada por él y ahora Bella le preguntaba si se encontraba bien! Eso era realmente inconcebible. —¿Jacob? ¿Te has hecho daño? —. tenía que comenzar el día. —No ha pasado nada —. uno frente al otro. sin saber que hacer realmente. ¡Ella tenía que estar bromeando!¡Él la estaba aplastando! —¡Porque le tiraste al suelo! Ni lo hizo a propósito ni me ha hecho daño—. sòlo el contacto de su cálida mano sobre mi pecho me hizo darme cuenta de lo peligrosamente cerca que ella estaba de un casi descontrolado Jacob. ni de la voz de Bella hasta que ella estuvo frente a mí. ¿Jacob?. no bastaba! Ahora y como si fuera poco. donde nadie pueda encontrarla¡” “¡Jacob!. sin embargo no por eso dejó de amenazarme al mismo tiempo que me mostraba sus dientes de leche. Le preguntó entonces Bella. Se quejaba Seth en un aullido mientras corría de un lado a otro frente a la tienda. —¡Claro que no! — Respondió él ofendido. pero eso no fue así.

Dijo este.—Es de Jacob —. tan sólo que no había dormido mucho. Y lamentablemente para él el resto sólo lo tendía soñando. pero por él no había que preocuparse. Y yo encontré en sus palabras algo de consuelo. Sin embargo yo sabía. podía ver que para él esa noche si pasaría a ser una de las mejores noches de su vida. Preguntó Jacob gozando con la idea. Al instante Jacob respondió. Pero aquella no había sido la peor de mi vida. yo prefiero el saco de dormir. Yo adoraba que Bella hablara en sueño ya él sólo le molestaba. —Pero ¿entra al menos entre las diez peores? —. después de todo se quejaba? Pero aclaró. cuadró los hombros rígido por el coraje y de un salto se puso en pie argumentando que la tienda era muy pequeña para nosotros tres. luego de desperezarse y sacudir sus pulgas. Sueña con eso—. abrió los ojos dejando de fingir que dormitaba. Que mezquinos. que falsos eran sus sentimientos hacía ella. esa ocuparía el puesto 10° o tal vez el 9°. —Entonces. ¿Se estaba quejando el muy maldito? ¿Esa había sido idea suya. no figuraría entre las diez mejores si hubiera podido ocupar tu lugar. que no había dicho que hubiese sido una mala noche. —Pensé que Bella no iba a callarse nunca—. —Ahora bien. 296 . Le respondí. Dijo ella. Dijo él. Le dije escupiendo en su cara la realidad. —Si no os importa. mientras que para mí no era necesario el soñar con ello. de todos modos Jacob tenía su propio abrigo de pieles… con pulgas y tiña incluidas. Me preguntó sarcásticamente. y ahora. Y yo no podía estar más de acuerdo con eso. No pasará a la historia por ser la noche en que mejor he dormido. Y él tenía razón. ¿tú no has pasado una buena noche? —. No me apetece levantarme aún. —¿Sabes qué? Creo que hay demasiada gente aquí dentro—. Bella era mi realidad y mías eran y serian todas sus noches. desde luego—. —Me alegro de que lo hayas disfrutado tanto —. Tendría que conformarse toda su vida con soñar simplemente. posiblemente si hiciera un ranking con las 10 peores noches de mi existencia.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful