Steve Jobs y las siete reglas del éxito

#1 Haz aquello que ames.
Jobs dijo una vez: “La gente con pasión puede cambiar el mundo para hacerlo mejor”. En otra oportunidad dijo también que cuando era joven consiguió un empleo como mozo, solamente mientras averiguaba qué actividad le despertaba realmente pasión. En suma, para Steve la pasión lo era todo.

#2 Deja tu huella en el universo.
Jobs creía mucho en la visión. Alguna vez, el recién desaparecido magnate le dijo al presidente de Pepsi, John Sculley: “¿Vas a pasar tu vida vendiendo agua azucarada o quieres cambiar al mundo?”. Esto, porque para Steve Jobs la amplitud de miras, la visión de largo trazo, era fundamental para que un proyecto resultara exitoso.

#3 Haz conexiones.
Alguna vez el fundador de Apple habló de la “creatividad para conectar las cosas”. Esto quiere decir que, con el paso del tiempo, las personas que han acumulado muchas experiencias son capaces de ver lo que otros no. Por ejemplo, Jobs tomó clases de caligrafía aun cuando en ese momento no le reportaban ninguna utilidad práctica. Este conocimiento sería fundamental para determinar el despegue de Macintosh. Steve nunca se encerró en una burbuja. Viajó por muchos lugares y aprendió cosas tan dispares como diseño y hospitalidad. La clave fue justamente saber conectar las ideas que había recogido de distintos campos.

#4 Decirle no a mil cosas.
Jobs decía sentirse tan orgulloso de las cosas que hizo en Apple, como de las que no hizo. Cuando regresó a la empresa en 1997, se contaba con 350 productos. En dos años, Steve redujo la lista a diez. De esta manera, se le daba más atención a cada creación.

#5 Generar una experiencia inimaginablemente distinta.
Jobs se propuso brindarle siempre a su cliente una experiencia singular e innovadora. Buscaba, por ejemplo, que las tiendas de Apple enriquecieran la vida de los visitantes y además, produjera una conexión entre el cliente y la marca.

#6 Maestro del mensaje.
Usted puede tener la idea más grande del mundo, pero si no puede comunicarla, no trascenderá. Jobs fue el más grande narrador del mundo corporativo. En lugar de simplemente ofrecer una presentación -como lo hace la mayoría de la gente- informaba, educaba, entretenía e inspiraba. Todo, en una presentación.

#7 Vender sueños, no productos.
Jobs lograba capturar la imaginación de sus clientes, simplemente porque era capaz de entenderlos. Y sabía bien que los productos de Apple no capturarían esa imaginación, si resultaban complicados. Por ello el iPad tiene sólo un botón. Porque de esta manera el cliente no tenía que preocuparse del producto, sino ocuparse de ellos mismos, de sus deseos y ambiciones.
Fuente en español: e-consulta Fuente en inglés: Entrepreneur.com

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful