BREVE SEMBLANZA SOBRE EL GR DE MM

por:

‫טטרמורפוס‬

CEMVET
CENTRO MASÓNICO VENEZOLANO DE ESTUDIOS TRADICIONALES

A LGDG ADU
MASONERÍA AZUL O DE SAN JUAN INSTRUCCIÓN MONITORIAL

BREVE SEMBLANZA SOBRE EL GRDE MM
La Masonería es, ante todo, una Organización INICIÁTICA, es decir, una institución TRADICIONAL (del latín Traditio: “transmisión”) capaz de comunicar una INFLUENCIA ESPIRITUAL que debe conducir al ser que la recibe de la OBSCURIDAD del Mundo Profano a la LUZ. Esta “luz”, pese a su denominación, no tiene evidentemente nada que ver con la luz perceptible por la vista; ésta última sencillamente sirve de “soporte” físico para la transmisión de la VERDADERA LUZ. Acá es importante recordar (por obvio que ello resulte), que tampoco se trata de “luces” en el sentido enciclopédico de la “ilustración” del siglo XVIII, a la manera de: “moral y luces…” esas pretendidas “luces” son completamente risibles frente a la verdadera GNOSIS, al auténtico DESARROLLO ESPIRITUAL, la finalidad última de toda Iniciación: LA LIBERACIÓN. Dicha LIBERACIÓN debe efectuarse sin embargo progresivamente y por GRADOS. Como todo desarrollo, conlleva ETAPAS que están marcadas por nuevas TRANSMISIONES. Dichos GRADOS constituyen entonces una JERARQUÍA que debe, ante todo, ser de CONOCIMIENTO, y, por supuesto, de CONOCIMIENTO MASÓNICO, es decir, INICIÁTICO, no de “cultura” profana… El profano que había devenido AP por vía de su vinculación a la Cadena de la Tradición (Shelsheleth-ha-Qabalâh) se transmuta luego, por vía de su TRABAJO INDIVIDUAL y con ayuda del soporte colectivo del Trabajo RITUAL en el Templo, en un COMP, palabra que significa literalmente “el que comparte el pan”. Ambas etapas o grados y el que les sigue y unifica, se encuentran relacionadas con las tres fases de la “Gran Obra Hermética”, es decir, LA ALQUIMIA, siendo estas: NIGREDO, ALBEDO y RUBEDO, en correspondencia con los colores negro, blanco y rojo respectivamente, que son también los de los GÛNAS de la Tradición Hindú, es decir, las tendencias o potencias contenidas en la SUBSTANCIA PRIMORDIAL, Mullâ-Prakriti, la “Magna Mater”, la “Virgen Negra” o la “Viuda”… Ni que decir tiene, que esta ALQUIMIA no tiene la más mínima relación con las operaciones burdas y simplemente materiales a las que dieron origen por simple INCOMPRENSIÓN del elevado SIMBOLISMO que se ocultaba tras el “trabajo de los metales”. Los “Metales” tampoco tienen nada que ver con pretendidos “prejuicios” morales, racionales, u otros. Tanto PLANETAS como METALES, (equivalentes además

unos a otros), se refieren a CAPACIDADES del Alma Humana que se encuentran en estado de mera POTENCIALIDAD en el caso del profano, y que empiezan a desarrollarse efectivamente, como consecuencia de la TRANSMISIÓN que provee la INICIACIÓN. Quizás valga la pena señalar incidentalmente que los “metales” pertenecen a la TIERRA, simbolizada en la Masonería por la ESCUADRA, mientras que los PLANETAS pertenecen al CIELO, representado por el COMPÁS, lo cual no deja de tener relación con lo que venimos planteando y que da sentido a la expresión “pasar de la escuadra al compás”… Es en ese mismo sentido, existen textos de la más excelsa ALQUIMIA ESPIRITUAL que han sido torpemente confundidos con manuales de “química vulgar” y tratados de ASTROLOGÍA SAGRADA que son rebajados al nivel de simples guías para artes “adivinatorias”. Todo esto no es más que PROFANACIÓN, en el más crudo sentido de esa palabra. El Iniciado masón SABE desde ANTES de entrar al Templo, que los metales vulgares deben quedar fuera, que no tienen cabida en la VERDADERA Logia…en la CAVERNA DEL ALMA, en el HORNO ALQUÍMICO…es a eso justamente a lo que se refieren las preguntas: “PROFANO: ¿QUÉ VEIS?, ¿QUÉ SENTÍS?”, los gestos que acompañan estas palabras son elocuentes, se trata de buscar en la CAVERNA del corazón, que la ESPADA del Verbo Eterno nos señala por mano del Experto y que representa a nuestro VERDADERO YO, para encontrar en su interior la LUZ INTELIGIBLE que nuestros ojos vendados NO PERCIBEN... El NIGREDO u “Obra en Negro”, caracteriza esta fase del desarrollo espiritual, consistente en limpiar de impurezas el “material” de la Obra a fin de quedarse sólo con lo imprescindible para continuar el trabajo, se trata pues de una PURIFICACIÓN, es ese el verdadero sentido del “tallado de la piedra bruta”. Una vez que se obtiene la piedra tallada, el ap pasa a ser COMP y como tal, percibe en el CENTRO de su individualidad, ya libre de las escorias de la mente imperfecta, la LUMINOSA ESTRELLA de su Ser Verdadero, se trata pues, durante este segundo grado, de una verdadera ALBIFICACIÓN u “Obra en Blanco” que completa y perfecciona la “Obra en Negro” del Gr de Ap al identificar al ser con su verdadera esencia PSÍQUICA libre de las imperfecciones de los “metales inferiores” o de las “virutas” del tallado manual de la piedra, un ASCENSO gobernado por la tendencia Sátvica… Y así el Iniciado llega a un punto crucial de su desarrollo Espiritual en el cual se le exigirá de nuevo un paso por la MUERTE, esta vez, de la MUERTE PSÍQUICA que le conducirá al contacto DIRECTO o la FUSIÓN con la Realidad ESPIRITUAL frente a la cual no le quedará otra reacción que exclamar con asombro y veneración: “OH! SEÑOR. DIOS MÍO!” al REUNIFICAR en sí mismo las potencias contenidas en la SUSTANCIA (la Reina), con las de la ESENCIA (El Rey), en una auténtica HIEROGAMIA en la cual abandona la trama y la urdimbre de MAYA, la ILUSIÓN, como quien se despoja de un vestido antiguo e inservible, -la “piel se desprende de los huesos”-, porque esa vestidura MORTAL es ahora INSERVIBLE para quien ha vencido a la muerte y ha retornado al estado de INOCENCIA llamado  en Griego y simbolizado por la planta que representa para los masones el ÁRBOL DE LA VIDA, lo que significa que tal estado no es

otra cosa que el RETORNO al Paraíso Terrenal, que es posible si se RE-ENCUENTRA la “PALABRA PERDIDA” que otorga la RESURRECCIÓN, la victoria definitiva sobre el mundo de la DUALIDAD y la ILUSIÓN. Esta REUNIFICACIÓN es llamada RUBEDO u “Obra en Rojo” en el lenguaje alquímico. Si alguien tiene dudas acerca de lo que aquí afirmamos, no debe más que observar cuáles son los COLORES propios del Mandil de un MM (R.E.A.A.), para comprobar SIN POSIBILIDAD DE DISCUSIÓN, que en efecto son los colores correspondientes a las tres etapas de la GRAN OBRA HERMÉTICA…así como también lo son de los ESCALONES que conducen al ORIENTE en una cámara masónica correctamente decorada para el Gr de Ap… La “palabra perdida” (y reencontrada) de los MM, es sin embargo apenas una PALABRA SUSTITUTA, lo que quiere decir que el camino aún no ha terminado, y que el “ascenso por los Cielos” del que hablan El Corán, La Divina Comedia de Dante, El Libro de Henok, El Apocalipsis, etc. aún no ha concluido… Es menester pues PERFECCIONAR el conocimiento obtenido, a través de nuevas vinculaciones y de nuevos SÍMBOLOS que como PUENTES nos permitan el paso hacia más elevados estados, hasta alcanzar el Estado Supremo que se identifica con el Principio mismo del que proviene toda Vida y toda manifestación y que la Iniciación Occidental denomina simplemente: EL GADU, e incluso, más allá, superando cualquier estado, o modalidad manifestada por elevada que ésta pueda ser, la FUSIÓN CON LA FUENTE MISMA DE TODA EXISTENCIA, con el “cero metafísico”, con el “Gran Silencio”… LA IDENTIDAD SUPREMA. Ex – Corde, OSCLLSSPP y TTQNSMM SFU

‫טטרמורפוס‬
GES y PM ARH Orde Manoah, ADAR II 14, 5771 AM

CEMVET
CENTRO MASÓNICO VENEZOLANO DE ESTUDIOS TRADICIONALES Twitter: @CEMVETCARACAS CEMVET.CARACAS@gmail.com Facebook Page: http://www.facebook.com/pages/CEMVET/194937080592631?sk=info

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful