EL COMIENZO DE LA IGLESIA

p9-1¡tgc_eq!és.

Fue en jalestina, la histórica tierra de Israel, dp$g_b- lglesia del uevo I estam ento._gp.q{_e_cl-q- p-91 . p¡_i1¡.¡gra vez en la historia. Es dffiha.-Si ¿eci-mól-qüe ra igrésia comenzó e4 g_gry:g9.stes, n_o-_lotlqry_o_s _eri óueñta tp_údu de Jesúí-si decinios quJtá ig-Giia cómenié coñ erloebemos recoroar el hecho de que el ministerio de Jesús surgió de la vida del judafsmo- p¡¡¡rejoJr p-qr l.o_"-!49!o, -{-g-cjr _qqq.l4._lgl*eai-4"sgtellé"d_e tavida y o!9._4e ¡g ,!e{_or y q}_9 se tran_sform_ó*9q¡t_t.qlliea¡¡jverqat d1
N

sc lcvantó victorioso. "Todo aquel que cree en é1, aunque esté ntuerrto, vivirá, y todo aquel que vive y cree en é1, no morirá cf crrnamente" (Jn. Il:.25,26). Por consiguiente, Pablo predicó con f¡ltrrrl poder "a Jesucristo y a este crucificado" (I Co. 2:2) y "de Jersús, y de la resurrección" (He. 17: l8).

isl¡rq¡fslo

3.

EL MISTERIO DE CRISTO

El ministerio de Jesús

I.

ELMENSAJE

sobre todo y a su prójimo como a sí mismos (Mt. 22:34-4D: El amor es el cumplimiento de la ley. cuando la desobediencia trae aparejada la falta de amor, el arrepentimiento restablece el equili. brio entre el hombre y Dios y entre el hombre y su prójimó. El Sermón del Monte ilustra de muchas maneras cómo-la relación vertical (el hombre con Dios) y la relación horizontal (los hombres entre sí) pueden ser mantenidas y reforzadas. El evangelio es la buena noticia de que Dios perdona a los que se arrepienten, y los recibe como a hijos. Al mismo tiempo, la predicacion de Jeiús no era un mensaje completamente nuevo. surgió del Antiguo Testamento y continuó a un nivel más profundo (Mt. 5:17-20).
preveía el conflicto inevitable entre su mensaje espiritual y el de la obediencia externa que presentaban por los fariseos. Jesús se preparó para morir y así lo anticipó a sus discípulos (Mr. 10:32-34). En la fiesta de la pascua, probablemente a los 33 años, sufrió la crucifixión. Su muerte, sin embargo, no fue simplemente la muerte de un mártir. Fue una muerte salvadora, llena de vida para aquellos que ven en ella la absoluta y total obediencia a la ley de Dios. En eite sacrificio Jesús dio su vida para redimir a muchos. Después de su muerte
28

El mensaje de Jesús era sencillo. El predicaba que el reino de Dios estaba cerca y que los hombres podían entrar én él por medio del arrepentimiento y la fe en el evangelio (Mr. l: l4-15). El arrepentimiento que Jesús requería era por la desobediencia a h léy de Dios. Esta ley estipulaba que los hombres debían amar a Dios por

l)trsrlc su nacimiento lo humano y lo divino estaban unidos en é1. Sin cmbargo, esta unión era tan natural que ninguna de las dos nrturalezas en ningún momento parecía algo agregado o casual en rcl¡rción a la otra. El nació y creció como otros niños. Creció en ¡¡rbiclurfa y en estatura, y en gracia para con Dios y los hombres (1,c. 2:52). El pasó hambre, fue tentado, se cansó, tuvo conocil¡¡icntos limitados; podfa indignarse y enojarse, era sociable y com¡rnsivo, oraba, y al final fue crucificado y muerto. Al mismo tiempo, expresó pretensiones y llevó a cabo actos rol¡¡mcnte atribuibles a Dios. "Nadie -dlio- conoce al Hüo excelF Io ol Padre, y nadie conoce al Padre excepto el Hiio, y cualquiera a r¡rricn el Hüo lo quiera revelar" (Mt. 1l:27). Antes de que AbraIru¡n existiera, él existfa (Jn.8:58); perdonó pecados, lo que es prcrrogativa divina (Mr. 2:7); recibió adoración (Jn. 20:28); dio el lispfritu Santo a sus discípulos (Jn. 19:23). El es el Cristo en quien Irrs csperanzas mesiánicas se cumplen (Jn. 4:25,26). La iglesia ha visto un profundo misterio en estos dos aspectos de ln vicla de su Señor, pero nunca ha visto nada extraño o que no f\¡cra natural en ellos. La iglesia cree en Jesús el Hijo encarnado de l)los, y lo predica a los hombres. "El secreto de nuestra religión es nl¡¡o muy gpnde: Cristo se manifestó en su condición de hombre, lrlunfó en su condición de espíritu y fue visto por los ángeles, fue nrrunciado a las naciones, creído en el mundo, y recibido en gloria

(lTm.3:16

VP).

Itcntccostés

2. LO QUE SIGNIFICA A medida que Jesús llevaba a cabo su ministerio

do csta expectativa era el hecho de que el Dios que redime es tlrnbién el Dios que creó todas las cosas. Si bien el hombre se ha Irlrnado pecador, el Creador no abandona su obra; y es por eso que él la restaura por medio de la redención. La elección del pueblo de lsrucl para un servicio especial tiene el propósito de que todas las
cs sean salvas. _A tfAyÉg " d_gl A$igllo_T_g.s_tgtn g¡!_q, _!¡11Aebe nmnticnc en contacto con las otras naciones. Palestina misma era unr cncrucijatla cntrc los-grandéi imperios ¿e iü-tiempo. En su ruinistcrio Jcsús prcdijo cl cxtcndimicnto dcl cvangclio, pero él no plirnc:(l un progr¿ullr clc cvangclisnto a¡rtcs cle su mucrtc. Estc fue
nn c i o n

Antiguo-_Igqlrulltg había hablado vez tras ve4_del carácter rur¡iyg¡sg!*ggg_le¡j4Q gl_plreblo {e.Dio!. El fundamento más firme

lil

sinagoga.

dado después de su resurrección: "Toda potestad me es clacla en el cielo y en la tierra. Por tanto, id, y haced discfpulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del padre, y del Hiio, y del Espíritu santo; enseñándoles que guarden todas íai cosas q-ue os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo" (Mt. 28:13-20). Este mandamiento, sin émbargo, no debe separarse de la venida del Espíritu santo en pentecostés. El mandamiento de testificar no era zuficiente para cr-rur testigos. Debía también existir la convicción y el poder para testificar. Este fue dado a la iglesia en pentecostés. En esa ocaiión cristo volvió a la iglesia por medio del Espíritu Santo para impartirle su poder y estar con ella hasta el fin del mundo (He. l:6-g). En pentecostés se produjeron cambios fundamentales en el carácter y la estructura del pueblo de Dios: a) La iqlg$ia universal del Nuevo Testamento reemplazó a la coneregación est expresada en el ternplo y la

lirlrrurb:r una comunidad aprcciablc. Vivfa una vida de compañerisrrro, udr)riloión, y ayuda mutua, recibiendo diariamente nuevos rr¡ir'¡nlrros (He. 2:43-47). Su predicación era sencilla: el arrgpentir r c n t o cl,e pe_c^g-$-9-q,,_ lu_ _lnUg¡tg__y -r9$gg9glg1¡4g_q4$q, c on San ('rrfrrsls sobre lg-$purrggg.i,0n,J 4-baul!!smg (He. 2:29-42). Esta ¡rloclurnación se veía acompañada de señales y milagros y del porlcr tlcl Espíritu Santo. En consecuencia, habla muchas conversiones, incluso entre los sacerdotes.
r i

I.

CITISTIANOS HEBREOS Y GRIECOS

Mrry prorrto despues ¿e esle comienrc prometedor se reglglran en I lt.c:hos la "lglesia. El fue el pecado de Ananfas v Safira (He. 5: l-1 I ); el segundo ¡rrinrcro cl dcscontento de los griegos con sus bcrnsaaag-¡gblga! (He.

@q1_+¡Sgle*99gtruié¡-de

i

muchas maneras. Este cambio en la actitud y estructura del pueblo de Dios no se rcaliz ó t ot alm ent e eri _el"_4le_dg-p9g!999!._tÉp. _1.. !"upl&!qp-o u lu

_ b) El pueblo de Dios dejó de ser un pueblo nagion_q! y se transformó_enunacp![unidad jnlglgAcionely_U¡_iyglq3l" c) El predicador reemplazó al sacerdoié; pntp¡tq reemplazó al "t aftar, vlel testimoniq 4e]a iglssia del sacrificio oe cristo reeirnplazó al sacrificio ceremonial de animales. La era Jerusalén. Ellos guardaban - ley,capital religiosa de los judíos La iglesia la el sábado, y la circuncisión. no tiene u-na ciudad capital, ni templo, ni sacerdote, ni altar, ni tierra santa. La iglesia pertenece a todas las naciones y en ellas tiene su campo de acción; donde está la iglesia allí está su señor presente, y adóra a Dios de

este cambio básico. No habían pasado treinta años desde ese momento y el evangelio ya se había establecido en siria, Asia Menor, Grecia, e ltaüa. Tenía seguidores aun dentro de la casa de césar en la misma capital del imperio.

No obstante, la predicación en otras lenguas en pentecostés y la üsta de naciones mencionadas en er capíturo 2 dJHechos indican

esto. Algunos miembros de la iglesia nunca lo llegarón a entender.

Aun el apóstol Pedro tuvo gran aificültad partilegil á entender

uq4 qomunión universal

Cristianismo palestino
nrinc-ip, r.o- yeqos a la iglesia c9m e_ .Uq -gn¡p e_d9*c_fey_p¡!9-q_e4 ¡_eruleléq. En la fiesta judía de pentecostés, siéte sunanai dóiñ¿; de la crucifixión de Jesús, muchos fueron bautizados como resultado de la predicación de Pedro. Desde su comienzo, pues, la iglesia

$

jrrrlíos procedentes de la . Es preciso notar el significado de las palabras "hebreos" y "grie 1',os". El nombre "hebreos" se usa a lo sumo en otros dos lugares rlcl Nuevo Testamento en referencia a los judíos. En los tres casos sirve para recalcar el carácterjudío cien por ciento de losjudíos en cucstión. Un búrep" era aquel que en todos los aspectos observab¡ la ley mosaica y vivfa de acuerdo con las tradiciones de los padteq. Los "gri.egg-s" eran judíoq proce{enl_e¡ de la dispenión, más abiertos a las ideap g4eg4¡.lgllgjeg|o,-!p-d-!q"c¡_epql9,i9 9tl-q9--l-qS_glp_e9p y los hebr.eo_s-.-e-{,? una diferencia entre los jud-í.o^p*c;!glQggp, con un fuerte trasfondo palestino y tos jg,S-t_qs_g¡¡SliAgA$ conectados con la dispersión. Posiblemente los hgb¡-e-oq rechgzaban tener comunión alrededor de la mesa con los griegos debido a que estos no observaban el ceremonial en todos sus detalles. laqb!én es posible que existieran diferencias _cgllurales q¡e- l_os a.p1$aba+ Lo cierto es que todo csto páréce trátérpioducido ¿ediguáióádéñ la oist¡bución de los aümentos a las viudas griegas pobres, lo que resintió la comunión de los dos grupos. En la colo_njgjUd_íaenega (u_q_q-Elie4q!) muy pronto se desarrolló una muy fuerte oposición contra la iglesia. Esto es evidente por el relato del apedreamiento de Esteban. Todos sus acusadores pertenecían a la dispersión: cireneos, alejandrinos, cilicianos, y asiáti. cos. Todos ellos, que pertenecían a la sinagoga de !q!_!ibg!g$ posiblemente eran miembros de una congregación de-j[!fts que habían vuelto a Palestina de la cautividad, trafdos por los romanos (He. 6:8,9). Aunque parezca extraño, los judÍos griegos más bien

rlc la comunidad cristiana envolviendo a muchos. La queia de los ¡iricgos. c-o_ntra los hebreos era un caso muy distinto; indicaba un tlcsacuerdo muy Írarcado dentro de la misma iglesia. S"SjfAIqba de jpdi91 de Palestina y lqt gnq!1349! r rr a {!sLutg_ enjre- los
r

r,'l-A).

rgiO

-cnstranqq

di

que los judíos hcbreos, fueron los primeros pcrscguitrorcs trc la rglplla. No parecía ser una casualidad qu" suu-lo,'uilr¡"oo ¿. fu^o.en Cilicia, guardara las ropas de loi qu. up.árü-T a Esteban' Aparentemente r-os jg-droqgrlegag, estaban t"¿r ázu*tos a ra iglesia que los judíos de PáleatñtFór lu misma iurdn p.ouatro mente sentían más hostitidad contra ¡_"1 ¡-U_d¡pS g{¡ilá*ilrirtiuno, que e_stg4_ ¡óqE"_t-.,or adr¡Laa;¡; n eiaó müf bié;;;édil;il; provocado su ataque contra Eslgban, quien purrriu,ri eiiia.r. ¿et ¡ . -:-: --- -- 'r.- - -. g{llpo $¡ego cristiano en Jerusaién] - siguió a la muerte de Esteban no iglesia p-a{gre hqberse extendido m¿s att¿ de Jerusarér. a rcu se los molestó. Lara1óy de esto puede ser el hechoáréüno .."n La persecución de ia que

ápJ;;#;

del grupo herénico (griego) v que rúiau-¿e ectre{do-üi-ia traoición palestina. por otro lado, tá peñeiució;;" pá;;a. huü;ffi; de larga duración.

2.

LAPROCLAMACION FUERA DE JERUSALEN

La salida de muchos creyentes de Jerusalén trajo como consecuencia el esparcimiento der evangerio. Felipe ru" á su,nuriu J pr.¿i.u, allí. Esto hizo que ra iglesia en Jerusalén enviara p;á;;t l.Juun u Samaria para inspeccionar la obra Oe retpe. " E" ;i-";;ino de vuelta a. Jerusalén predicaron en muchos pueblos de ros samaritanos' Felipe fue enviad-o a Gaza, en el sur áe parestina, puü rn.o"trarse con un oficial de ra corte de la reina d. Eii"ú;.'drü'.ru u' pros.élito judry, el cual ahora se conyierte y se iuutiru tu:o .f ministerio de Feüpe (He. g). Pedro se fue a ia costa para predicar en Jope y cesarea. su visita a estas ciudades abre sus ojoJ al significadó tát"i J.i .*ito ¿. pentecostés' o sea' que tanto los geñtiles como ros judíos podÍan ser seguidores de cristo y miembios de ra igr.riu iÉ..-'iorá+qü. como resultado bautiza.á un hombre que no era judÍo, un centurión del ejército romano. poi este hec-ho cornerio, rí ¡grrria o, Jerusalén le pidió cüentas fffe. if : f _f Si, p.ro aceptó con gozo el Tfgrt: de Pedro, re.conociendo que ,itambién a los óv¡¡r¡r ha ¡ve gentiles dado Dios arrepentimiento para vida!" fUr. ii,l8j. que _ -1r."üdgnte l1 u!.s,ue_.d¡ Jg¡usaien ,jqrqf_a_una s_upp¡astón estricta sobre 14. prq{qa!_ig¡ áét evángelio ruéra qé rJrur;lffi Vr:r* mos en la próxima sección cémo eniiáron gr-uüt#;tioquía u cuando oyeron que allÍ había echado rafces ll:22-24). unos trece o catorce años más tarde "r .uung.lio (He. convinieron en el bien conocido concilio llevado a cabo.. tidoi gentiles no debíqg¡tar *¡.i""rl ra ley mosaica (H..'T;i. concediéron lá ¿"ompleil tibsrtaJ"áLi ,uung.lio a los gentiles pero ellos mismos no la usaron. El resultado oJesia u"tit,iJ-pror,o ,, hizo evidente.

Í.*Jer"quéiJi;**-

l)lr('l.lNA(llON l)li LA I(;l.trslA I'ALl:S'l INA A ¡rt'slrr tlc la prcdicación clc Fclipc, Pctlro, Juan, y otros, cl cvan¡1r'lro rro ¡rrogrcsaba cn Palcstina. Parccfa quc la razón de esto fuera r'l l¡r't:lro tlc que la iglcsia en Palcstina sc hizo una iglesia estrictarrrcrrlc llcbrea. Aparentemente el elemento griego no volvió a Jerur;;rlf'rr rlcspués que la primera persecución había cesado. El carácter lrt'lr¡co cle la iglesia en Jerusalén era tan fuerte que más tarde en rur;r ocasión aun Pedro temfa comer con los cristianos gentiles e{r Arrliot¡uía cuando algunos hermanos de la iglesia en Jerusalén virll('ron de visita (Ga. 2:11-14). Qogr_o_lglU[Ado no se des,4,rrol!ó rrrrrlirir.r fervor .t41s-lglgro. No era posible que la iglesia fuera cristiarr;r y .iudía al mismo tiempo. Los eventos en Palestina entre los ¡rtlrs (r2 y 70 mostraron cuán cierto era esto. Casi terminaron con c:it' r:ristianis¡4o a medias de la iglesia hebrea. l,,r naciOñ-¡Eññunca había olvidado la gloria y el reino de f )rrvirl, ni la independencia que había disfrutado entre los años 142 y (,9 a.c. cuando quedó bajo el dominio romano. pgspu"gs .d9! 60 los judíos pla4g4.1on. gp4_revuelta- contra los romanos. ^t). Mrrchos líderes judíos aconsejaron en contra, pero no fueron oklos. Los judío-s cristianos tuvieron que escoger entrg -respaldar o lr() csa rebelión. Finalmente optaron-por ir en gontra de la revuelf ;r. Alrededor de esa época, Santiago, el hermano del Señor y líder rlt: la iglesia en Jerusalén, fue muerto. En el año 66 los cristianos rlt'citlieron dejar Jerusalén. Emigraron a Pelá, una ciudad gentil ál otro lado del Jordán, do-n{g pg¡qq4leg,¡erg4 _hat_t4_después de la t'rr fda de Jerusalén{ Nuncá máJfüeroñiónsiderados como verdaderos judíos) Alrededor cíói a¡ct_84 los"tídéiís jüdibs en P-aiestina .'.rrnuniá1on a todas lgs sinagogas en todos los lugares que todos krs judíos cristian--os débián séi eióluidoi de sus asambleás. Por lo l:rnto, un cristiano judÍo ya no podía pernanecer cri_stiano y a la vcz retener su conexión con la comunidad jUdía. Muy_p¡g{q_]4 c s ia, cu y ps ra íc gs estpbaq ef "Antigqq -T eSlemSnt s-9-Ul1q-!4¡ye-en tlor era judío, cuyos apóstoles fundadores eran todos jpd&g, y t:uyo übro sagrado había sido escrito por judíos, qg_tlA"lqfo¡qnó gn una comunidad dg -gentiles. Aun los judíos cristianos helenistas comenzaron a encontrarse extraños en la comunidad que había surgido de la vida y obra del Mesfas judío. El triste curso del cristianismo palestino no debe permitir que ccrremos nuestros ojos a su tremenda significación en la historia de la iglesia universal. El comienzo del cristianismo está unido en lbrmainseparable a la iglesiajgglg. Los primerós anos en tálida de la iglésiá fueron anosT6Tfiññ6 jU-dÍos. La primera predicación tlel evángéiio entre los gentiles sé iTectuó por medio-de testigos jüdíos. B+!lo, el padre de las misiones gentiles, era un judío y tcnla-a la_jglg-s-iq en-Jerusalén como su autoridad eclesiástica y
i¡iI

I

totalmente gentfl de nuestroJdías nuncá deberÍa olvidar la gran deuda que tiene hacia la iglesia totarmenie l;;i";i;;;al es su madre espiritual.
La iglesia fuera de palestina

poqlble la participación.total de los gentileiéf ro ui¿C ¿. La iglesia en el mundo ha surgido oé u iglesia d. iud.;.

espiritual-más alta. Fue un concilio ilc la igle.s_iaiu_clfq cl t¡*o hizo
igtcsia. ia igresia

ü

jgurn que guardó las ropas de ros herenitas qug Pl -ape{rearon judío de li dispersión lramado saulo. e#ijr. a -E-steban-erlun ciudad .de Tarso, en la provinclia romanu J, ciri.i;'.;'el Asia Menor (hov Turquía). -E-rá,uae¡ruslo-fau$aq v, ." iu ápá.a en que Esteban fue apedrea¿", ó."uáuG¡t-*G un estudiante en la escuela 4el .srap-u aet t¡-q__G¡mali e l en J erui 4a n. S aul o ;; _;¡iiüüi li eya.ry.elte_y_particularmenté de los judíos oe ta "* oispeiiion o rr.renistas que lo creían- En la perse.uóión que siguió i ru -u.rtr¿. Esteban, "saulo asolaba ra igresia, y entranoo casa por casa, arrastrab¿ a hombres y Tu{.te!: y tos éntregaba en ru.¿..ri;iH.. g:3). Alerln tiempo más.tarde, ..ráspirando iún u*.nuru, y ,nu.rt..on_ tra los discípulos del Señor", piOiO u_lCr_AUlqgdAdguUdjéque lo 'enviaran a Damasco para petséguir alri a los creyentes. Fue en el camino a Damasco que ef señór Jesús glorifi.uáo r"-up*eció, y saulo se convirtió en un convencido discípuro de cristo asf como antes había sido su enemigo acérrimo (He. ^9: l_3i i.

I.

LAMISIONPAULINA

Asf comenzó la vida cristiana y la carrera misionera de aquer hombre Saulo, mejor conocido como pablo, que vino u,.i.ióáor, ¿" Ia misión a los sentiles y el autor de casi un cuarto del Nuevo Testamento. Los"treintu ánor;-r;;gq;.t"n g qu conversión fueron $e la 1r_avoliy.eottengig paraia vid"a de la ieié!iá.-Elrióurro ¿. esos años, Pabro hizo lás trés siguientes contribuciones de gran valor:

a) Durante los tres rargos viajes misioneros que hizo, prantó er evangelio.en Asia Menor, Maceáonia, y Grecia. Éni.. iu'r^igrrr¡u, que fund-g-E*f""g!g y- cg¡4to se destacán por su posición estrategica y pol el largo que pab.lo trabajoen ellás.p_qqr_¡l-.o, puruliempo H{:l*gU:.Pg_bJg l. go_nvirtió hasta el tno-.'tJ.¡_S- ó=ñpr"n9.r9-su-L.rrmer viafle-misronero (36-4g A.D.). con ruti.ép.ion ¿, algunas breves referencias e¡ Hechos y en algunas de sus.-uiiur, nq tenemos ninguna info_rmación acerci de estos ..años silenciosos,,. PosibG-menftlót ocyt6 tracienoó trauu;t .uang.tístico siria. Hechos ls:23,41y Gáratas r:21ñacen re-ferencia en cilicia y a-creyentes e igJesias en esas regionés que podrían ser et resultado de ra obra de Pablo en esos dÍás- una in..itioutnbre similar está asociada con

silirricnte durante l3_pe¡gecución_ dp NeÉq e_g e\ 67. Mientras se lr¡rllrrba bajo arre¡to en Roma, enlqe-e! 60 y el63, se le permitió vivir cn su propia casa. Como resultado de su carta a los romanos, rfc su largo cautiverio allí, y finalmente de su martirio en Roma, sin rluda Pablo afectó el desar¡ollo del cristianismo en Roma. b) La predicación del evangelio comenzó, como hemos dicho, rkrntro de una atmósfe¡a totalmente judía. Los primeros cristianos lircron judíos y continuaron viviendo y adorando como judíos. L4 r r i n cip al diferencia el_tre loilU dÍgS- ctis!&n o q y losju df oslrad&b rnlcs era qge 4q¡rellos creían en el Mesías que habf4 venido, que lurbía sido crucificado y se habia levantado de entr,e,-los mgertos; rnicntras que lpS._ot-fos creían en un Mesías que todavfa estaba por vcnir. Los judíos cristianos continuaron observando la adoración en el templo, la circuncisión, el sábado, y todos los otros asuntos tle la ley,mo¡aica. Cuando el evangelio alcanzí a loq,genti!-e¡lqs c ri stian os lU_{Í qs esp eraban que l.os cre1, 91t-es _ge4tiles_rgqibier¿n la circuncisión antes de ser bautizados. En otras palabras, demandaban que los gentiles se hicieran judíos primero antes de ser cristianos. Pablo nunca aceptó este punto de vista; él mantenía que los creyentes gentiles podÍan ser bautizados como gentiles. Lo acertado de la posición de Pablo se comprobó al final de su primer viaje misionero. Al dar cuenta a la iglesia de Antioquía de la conversión de los gentiles, algunos cristianos vinieron desde Je. rusalén proclamando que "si no os circuncidáis conforme al rito de Moisés, no podéis ser salvos" (He. 15:l). Este fue un punto muy importante con el que se vio confrontada la iglesia. Pablo llevó el asunto al concilio de apóstoles y ancianos en Jerusalén. Luego de un largo debate, el conciüo estuvo de acuerdo con Pablo, pero pidió a los gentiles que no ofendieran a los cristianos judíos con su conducta respecto a ciertas costumbres judías (He. 15: 12-21). La"dec_iqió_l del consejo o qqnedio fue u_¡a g14ll,v_ig!9na para el evangelio. Pg¡g ¡o.fue unA v-i-q!o¡a- qqg di.e-ra fin a la di¡puta. El desacuerdo entre los creyentes jgdíoq y las ig_lesias gentiles continuQ hp_qla dgsp_UéS_de_!4 dgstrucóión de Jérusáten por l.os rgmatgq en el año 70. Pablo, pues, no alcanzb a ver el triunfo total de su teología misionera. A través de su ministerio fue combatido por los judíos y por los cristianos judíos. Su carla a los gálatas muestra el peligro en que se encontraba su obra (Ga. l:6-9). Avecesparecía estar solo en esta lucha. No obstante, persistió hasta el fin. Unos pocos años después de su muerte, el desmoronamiento de la cristiandad judía en Palestina y el continuo progreso del evangelio
¡

krs úrltirnt-rs atlos dc Pablo. Sabcnros rluc ul tcnninar su tcrccr viajc rrrisioncro, cn cl allo 57, Pablo fuc arrcstaclo c_¡r Jcruqalén y llevado ;r l(onr¿r como prisioncro eq q! ,a_ño 60. En el 63 se le dio la hlrrrrtacl. Luego fUC affeStadS qt_fa y_e?_tl_91_66 y rngg{o al año

ciendo frente a nuevos enemigos. c) No menos importante es la contribución de pablo a la iglesia universal por medio de sus cartas. En un sentido general, las mismas tratan de la fe de Ia iglesia y la vida d,e la iglesia. por'.fe" queremos significar -la enseñanza respecto a h sálvación, y por "vida" la conducta de aquellos que reciben esta salvació n. La carta de Pablo a los romanos se ocupa de la enseñanza en los capítulos I al l l, y de la conducta en los capftulos 12 al 16. La prim-era carta de Pablo a los corintios, por otro lado, está dedicada-mayormente a la conducta, aunque trata al mismo tiempo importanies temas como Ia resurrección y la unidad de la iglesia. Las cartas de Pablo tienen mucho que decir acerca del señor resucitado y exaltado. sin embargo, el ejemplo de Jesús con su vida santa en un mundo pecador no se menci,ona mucho. por esta nzón conviene siempre leer los escritos de pablo a la luz de los evangelios. Las enseñ¿nzas de Jesús y su ejemplo tal cual aparecen e-n l_os elangelios, y el significado de la vida, müerte, y resuriección de Jesús tal como los presenta en sus cartas pabió, deberán ser objeto siempre de un énfasis paralelo en la iglesia.

la iglesia continuó hacia adelante ganando nuevas victorias y

fuera de Palestina disiparon la amenaza juclía. Dcsclo cso lnorncnto
ha-

r",{' ('nlonc(:s cra Allisinia dcl Nrlrtc. I)c:rcttcrrlo crxt la tradición I rn¡rrr'¡rlirrs c:s cl jovcn mcncionrdo nt¿fs arritra. llrry rnf s información accrca dc la cxtcnsión clc la fe cristiana en ¡ lr'rf rrs rcgioncs al norte y al noroeste cle Palestina. Ya en Hechos 4 Ir'r,ln()s tlc crcycntes en Damasco, capital de Siria. A unos 450 I'rlilrrctros del norte de Damasco estaba Edessa. Era la capital de rrrr ¡rcr¡trcño pafs, Osroeme, situado sobre el cambiante borde entre hri irrr¡rcrios romano y persa. TenÍa contactos comerciales con Arr¡¡r'nir.r al norte y con Siria al sur. El cristianismo entró allí en la ¡rr irrrt'r'a parte del siglo segundo, probablemente desde Antioquía o l);rrrr:rsco, por cuanto Edessa, como ellos, hablaba el idioma siriat
| ).

r':,1¡rlxr

A unos 450 kilómetros al este de Edessa, al otro lado del Tigris, Arbela, una antigua ciudad de Asiria. Allí hubo convertidos

¡¡rrlt's rlcl año 100. Desde estos dos centros el cristianismo se exten-

las regiones de alrededor, especialmente en Armenia. Más ¡rrlr'lunte tendremos ocasión de ver cuán diferente fue la historia de r':;l:ts comunidades cristianas, aun antes del advenimiento de los
rrrrrsulmanes,

rlrír

r

en comparación con el cristianismo en el imperio

l(onlano.
se había establecido en ('rrrtago, ciudad que habría de jugar un papel preponderante en la historia de la iglesia. También habfa entrado en las Galias (que es ;rlrora [-r.angi¿) especialmente en las ciudaOes Ae Lyonl Viena

2.

EGIPTO, ETIOPIA, SIRIA, Y PERSIA

Nuevo Testamento, o sólo se menciona al pasar, el trech"o esLrno, conocido que el crecimiento de la iglesia en Europa. Esto se debe a que la otra extensión se produjo en regiones qué luego quedaron casi todas bajo el control musulmán. Estas áieas ..t-utun en los pais_es que hoy se conocen como Egipto, Siria, Iraq, y Armenia. Ng se q4[c1r{ndo _e! eyelselió trqsO a !s¡p6:'sr pilái.u¿o. ^ Apolos, a quien encontramolén rtectros tgT;¡uien Éabl,o menciona en el primer capítulo de I corintios, era unludío de Alejandría. Pero no se nos dice dónde llegó a ser discípúlo. un informe nos.t.elor indica gue lre- Marcos quien primero prédico el evangelio en Egipto y estableció la iglesia én Aléjandr ía. Lo que sf .ub.*o, es que en el curso del segundo siglo Alejandrfa ilegó a ser un centro importante de la iglesia cristiana. Tal como en Egip!g,, el origen de la iglesia en Etiopía (Abisinia) es también desconocido. La tradición dice que un joven cautivo de Tiro (hoy Líbano) la fyndQ- Lo que sí párece cierto es que, en alguna época durante el siglo cuario, Atanasio, obispo oe Átejandría, nombró a Frumentius como obispo de Axum'en ro que en

El relato de la iglesia primitiva presentado por Lucas en los Hechos **b*:ggtp$ól _de gge todo el movimiento del cristianismo se dg€g r_Ef¡gpd át*oelle. Estó nó'es del [odo'e*.t, iiru" ;;i.;: sión también en otras direcciones. pero como no se registra en el

.I. (;ALIA Y AFRICA DEL NORTE Al pr_tn_qi"p¡q._d9!-_g¡glg--@ el cristianismo

lrrancia). A uredr4des_-ds_l.qig!o_{pq ,e! c_g$bliSn-o_"Le*hsb,ía _qsp'ar-citlo sobre ur,r árg4-qqr.g.fqr¡p4la q¡¡4_espg-ci9."d_e*Lrlaneulo, desde el cstc al*oeste. Su lÍmite al norte se extendía desde Arbela a Lyon y h línea al sur desde Jerusalén, pasando por Alejandría, hasta Cartago. Con la e-rwpsió-r,1,_{e España, @!!a del norte, y Bretaña,- el cristianismo qp_hgbfe.disS¡fü¡gdo a través de todo el imperio uno_s cicn años de¡pu,ég de la muerte {e Jg,s¡¿¡.
(

PREGT.JNTAS PARA REPASO

l. 2. 3.

¿Qué dos aspectos de Cristo hacen de él un misterio para todos los que creen en él? Explique. ¿Qué cambios profundos causó pentecostés en la vida adoración del pueblo de Dios? Descríbase la diferencia entre los creyentes hebreos nistas en la iglesia palestina.

y

la

y

hele-

38 / HISTORIA DE LA IGLESIA

4. 5. 6. 7.

palestina?
iglesia?

¿Qué efectos de largo alcance tuvo esta diferencia en la iglesia

¿Cuál fue el papel de Pablo en el esfuerzo misionero de la
¿Cuáles son las dos razones principales por las que la expansión de la iglesia primitiva hacia el este recibió menos atención

que la expansión hacia el oeste? Consúltense mapas contemporáneos e indfquese en qué pafses

los siguientes centros cristianos se encuentran hoy en dfa: Alejandría, Antioqufa, Arbela, Arlés, Cartago, Constantinopla, Damasco, Efeso, Edessa, Lyon, Hira, Milán, Nisibus, Ro.
ma, Tarso, Tesalónica. ¿Cuántas de estas ciudades están todavfa en áreas cristianas? ¿Puede usted, por su conocimiento general, explicar la pérdi, da de muchos centros cristianos primitivos?

8.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful