I,A VII)A DE LA IGLESIA HASTA EL AÑO 3I3

A los trcinta años del nacimiento de la iglesi4, la persecución por judíos fue reemplazada po¡ 14 péfggqqgiQn del Imperio ¡r;rr lc rlc los Itorn:uro. Esta persecución qgmg¡14!.94- el a!e_É4_UEe_!.,lgrón; rlt'r1r;rrcció y volvió a aparQg-e_! a interv¿los por períodos de variable rluurt:iírn hasta el año 313. En esc año el emperador Constantino rh't rt'lír la übertad de religión en el imperio. Durante esos dos r,r¡ikrs y medio de pruebas, la iglesia experimentó muchos cambios. Al¡irrrros de estos fueron causados por la persecnción, otros por el r rct:inlicnto de la iglesia, o por controversias doctrinales, o por ¡lrlcrt:ncias de opinión entre las secciones oriental y occidental de l¡r illcsia. Por cuanto hemos de considerar estos asuntos en los r,i¡irrir:ntcs capítulos, será conveniente que primero echemos una rr¡i¡:rtlu a la vida de la iglesia durante ese período. ¿Cómo era su lornra de gobierno? ¿Con qué fidelidad seguía las enseñanzas del Nut'vo Testamento? ¿Cómo mantenía el cumplimiento de las altas rlcrrurndas del evangelio en la vida de sus miembros? Si logramos corrr¡rrcnder algunos de estos aspectos de la vida de la iglesia, tenrlrcrnos una mejor idea de lo que se quiere decir cuando nos referi¡r¡os :l "la iglesia" en sus dife¡entes conexiones, internas y externas.
l¡rbicrno ('rurntlo la iglesia comenzó en Jerusalén se gobernaba por un concilio ttc apóstoles, quienes la guiaban en el poder y la sabiduría del lispfritu Santo. Esta es la clase de gobierno con que la iglesia se rlcslrrolló. No había ancianos, diáconos, ni obispos; no había nlrrodos, distritos, parroquiás, juntas, consejos, asambleas, ni dele grrrl<rs. La éstructura de gobierno y administración se desarrolló ncgúrn se iban presentando las necesidades./,Un buen ejemplo de t'slo cs el nombramiento de los siete hermanos para hacerse cargo rlt: lls necesidades de las viudas helenistas (griegas))que se describe cn el capítulo 6 de los Hechos. Fueron seleccionados por la iglesia, nornbrados y ordenados por.los apóstoles para llenar una necesirlrrl cspccífica.
(

I.

IiL ANCIANO

Micntras tanto, y muy tempra$o en la historia de la iglesia, apare1iír cl cargo de anciano. el cual ha permanecido hastahoy. Podrfa r¡rriz.ír llarnírsclo cl puesto básico en la iglesia. Otros cargos o servit'ios, cr)nlo por cjcmplo cl de obispo, se derivaron o se desar¡olla11)n cn concxi(rn con cl cargo cle anciano. La primera referencia a
39

40/ Iltstot{tA

t)1.,

t.A t(it.t StA

il / t..\ \/ilr,\ l)lr t.A l(;l.l,slA llASlA

l'1. AN().1

1.1

los ancianos en Hechos (ll:30) tiene que verconelauxilioenviado a los hermanos necesitados de Jerusalén por mano de Bernabé y Saulo, el cual fue entregado a los ancianos allí. En Hechos 14:23 se menciona que Pablo y Bernabé habían nombrado ancianos en Ias iglesias que Pablo estableció en su primer viaje misionero. Hay varias referencias a los ancianos en la iglesia en otros capítulos hacia el final del libro de los Hechos. Entre ellos es de nofarse el capítulo 15, el cual describe la reunión del concilio de Jerusalén que trató sobre la relación de los gentiles con la ley mosaica. ¿cómo surgió este cargo? No hay ninguna indicación en cuanto 'a su origen en el Nuevo Testamento. En la primera referencia a ancianos en Hechos ll:29,30 se da por sentada su existencia como algo bien conocido. Es posible que las reuniones de ad_o_ración que los creyentes en Jerusalén comenzaron a celebrar de5pués _dg!qntecostgq_qrguieran el molde de la sinagoga juclía. e":a_siqagoga ,t 4nciano, quien seguía a los gobernadores en autoridad, ocupiba un lugar prominente. Puede ser también que los miemb{qs dilqgyq¡ edad en la comunidad cristiana fueran áutomáticamenG consioerados como líderes, y que luego el cargo de anciano se establecieia por elección o por nombramiento. Es con referencia a las iglesias gentiles fucra de palestina que leemos acerca de los obispos y diáconos. Al comienzo oet sigto áos el cargo de obispo, como veremos, se hizo muy importantel Hasta ese entonces, en el contexto neotestamentario, los obispos son llamados ancianos y los ancianos reciben también el nombre de obispos; el cargo es uno solo. Pablo dirige su carta a toda la congre. gación en Filipos "con los obispos y diáconos',. En I Timoreo 3:l-13 tenemos los requisitos que deben llenar los obispos y los diáconos; pero no dice nada de los ancianos. Esto resultárfa muy extraño si los ancianos constituyeran otra división entre los líderes de la iglesia. Más extraño aun cuando en Ia misma carta leemos: "Ios ancianos que gobiernen bien, sean tenidos por dignos de doble honor" (5: l7). La identidad de los ancianoi y obispos es todavía más clara en Tito l:5-9, donde dice: "por ésta calsa te dejé en creta ... establecieses ancianos en cada ciudad.... porque es necesario que el obispo sea irreprensible..." En cada iglesia, por lo tanto, los ancianos u obispos actuaban en grupo, quiáá ayudados por los diáconos, para administrar los asuntos de igl_eEia. e

Nr'rro¡ cn lif cso, Mu¡ittcsi:t, '['ntllcrs, y [rillrdclfia; a Policarpo, obispo ,1,' lirrrilrur, y:t lrt iglcsil cn Roma. En toctas cstas cartas, exccpto , n l,r t'rrvirrtlu lt I{otna, donclc no había obispo, Policarpo cxhortaa lrr,, r rr'!t'ntcs a quc obcdczcan y scan lealcs al ob!¡¿o 19q41. En es-o-g rlf .r'r t'r t'lrrgo dc obispo cra el de anciano líder en una congfegación ,, ,'l lítlcr clc todas las iglesias en la ciudad. Esta última era la
t,,,',rr

rirrl dc Ignacio en Antioquía y de Policarpo en Smirna, y |,tr{,,i ('n lrfcso, Magnesia, Tralles, y Filadelfia. Esos obispos eran ll.rrrr,rtlos obispos monárquicos ("monarquía" significa "gobierno l,r,r rrn irrdividuo"). Esta posiciÓn tuvo un desarrollo notable, co-

¡rr, \,('r('nlos más adelante. |;r'r nrz.ones qg9_ e!-eya¡oqe!-qfiqio--4 -o-bispo monárquico, en ,lrl, r('n('ir al cargo de anciano,-so! le,! $igg!e4tes: .rt ('uunclo una comunidad es gobe¡nada por una comisión, junt,r, ,r t'onscjo, siempre hay la tendencia a que uno del grupo se l¡.rn.,lolnrc en el líder. Esto era muy cierto especialmente en la r¡,lr",r.r ¡rrinritiva debido a sus circunstancias en lo que respecta a la ¡rrlrr¡rnislrución de las congtegaciones, a la persecución sufrida, y a l,r', lrt'r t'iíls que continuamente aparecían. l,t l:rr lo qq-e--s-q refiere a -la adginiStfag!ótl, existía la necesidad rl. r r'nlr:rlizar la autoridad de la iglesia. Al crecer la iglesia rápidarrr, nlt' rn varias regiones, era necesario que la disciplina y la ense' n,ur/:r ('sluvieran bien controladas. Además, había pobres a quienes rr\ nrl;¡r y clebía mantenerse correspondencia entre las iglesias, tant,r ( r'r( iurírs como distantes. Todos estos factores provocaron la ¡rt,,rr( ri)r'r cle líderes centrales en cada ciudad o región importante. r ) l',1 lumento de l-a.pe,¡,sg-cr-rcié¡¡ l-1!zo-n999q4dg que la iglesia Irnrt'r:r lftlcres que pudieran hablar y actuar por ella y sus miem1,r,., t'n loclo momento. Era esencial para que la iglesia sobreviviera -,¡rr,' lrrrbicra líderes que la guiaran con sus consejos sabios y su r ¡r'nr¡rlo tlc paciencia y valor. r | | t .l :rparición de herej ías en la iglesia requería la presencia de lt,l, rt's con autoridad para definir y sostener la doctrina de la r¡,1,',¡;¡, y a la vez tomar la palabra en las disputas doctrinales. El ,,1,r'.1)o nronárquico no era un dictador. El estaba en constante ,,r¡¡l;¡1'11¡ con los ancianos y los diáconos y con la iglesia en su t,,t.rlrrlrrtl rlcntro de su ciudad o región. Como tal, él era el repre'., rrl;urlc (luc expresaba y sostenía la vida y fe común de la iglesia.

2.

ELOBISPO
clar,q_

La primera indicación

I
{q
una di!g¡_e_qc_!1e¡!¡r a4ciAlros y ¿e Ignuito,-ó_¡irpqd.r_4¡l¡oquá

I;I,0IIISPO METROPOLITANO

obispor _la tenem_os eq,las ciiiái en siria, escritas-áire4éoor_oet año lts. gafláiloosein camino hacia Roma como prisionero, para moriicomo r.rultrdo áe iu testimonio y actividad dirigente, escribió cartas a ras iglesias de Asia

(rlil haccr notar el desarrollo del episcopado monárquico, ,r¡n{luc t'llo nos llcvarfa más allá del segundo siglo, que es hasta ,l,r¡rtlt' nos ocuparnos cn cstc capítulo. Con el tiempo, el qllgpq d9 l,r qllcsirr ctl unA cittdatl capital dc una provincia romana vino a ser r ot¡¡,¡111'¡¡¡111) coll)() llt cltbcza dc totla la iglcsia cn csa provincia. Se
i,, rÍrr

42

/ IIts',tOl{tA

t)r.l l_A t(;t.t,.stA

il / | \ \'ll),,\ t)l, l.A l(;l lSlA llAS'lA lrl. AN().ll.l
sig_

tq!4

nifica "ciudad madre"). En cinco ciudaáes del imperio cl obispo metropolitano vino a ser conocido como el patriarca (del griego patriarches primer padre). Las cinco ciudades fueron Roma, constantinopla, Alejandría, Antioquía, y, después del año 451, Jerusa_ lén- El patriarca de Roma era la cabezi de la iglesia en ia parte occidental del imperio y vino a ser conocido como el papa (padre en latín). A partir de la Reforma, grandes sectores áe -la iglesia
occidental no han reconocido la autoridad del papa, pero él retiene el título.

a_9l_altptA "r.n9lryp.ql¡lqp (del griego ntetrópolis c¡uc

Irt, t, tr )il l)('l'illlln(rlltt:s;

rlr',

!

clttllt t¡lto tcnfa srts prtlpias rcsponsabiliclaiurloritl:rtl, y jLrrrtos lbnltaban cl gobiorno cstablc dc la iglcsia.

Itr¡t lrirr:r

|

| ( )s r'Ar)r{LS APOSTOLICOS (PADRES DE LA IGLESIA)

I Lr, r;r f inrrs dcl primer siglo y durante la primera .rl,.rr('( i('l'olt cn la iglesia varios escritos cristianos

4.

LOSDIACONOS

Qeldp_r géry_g ¡e_og_ginó e9!e_*1g1q1gtp-Uq_U9_!9 r4be. Muy bien pu9dr._he"b"e*r*!Ulg,-49-por-ta-_Lécelld¿üqg9,LeAtíantosancianosde
q"eJ en la administraciol ¿e tól ásuntos rnateriares ¿s ia -ayu"dedos iglesia. Enlqdp_ qg¡'q_!-e- sabg.qqe e,stg caryo--no_comenzó con el nombra¡¡1e¡¡lg _!q lol siete mencionados en élóapituto O ¿qtfe: cnqs. Es cierto que el trabajo que se les encomendó era una función adecuada para diáconos, pero a ellos, sin embargo, no se les llamó diáconos. No hay ninguna indicación de que .oñtínuurun la- ocupación de proveer para los pobres en la coigregación. Dos "n de ellos, Esteban y Feüpe, aparecen como figuras impórtantes en los He_chos en la predicación del evangelio. En Hechos itrg uFelipe se le llama evangelista. Es así que no existen razones para creer que el cargo de diácono comenzó con los siete. E¡ tremlos de l_o! Pad¡es {pgstoligos lgq di{qq¡o_$ q_cupaban el tprsqr lueellU qt__-o-Utp9,s,_ y ancian ós- Íd¿ioqu" -eeg- C _l "Ios diáconos debeneobedecer al obispo como si fueraAciiU, la gracia o favor de Dios y a la junta de ancianos óomo a la ley de Jesu"cristo". Aun más tarde, los diáconos servían especialmente como ayudantes de los obispos.

5.

POSICIONES O CARGOS TEMPORARIOS Y PERMANENTES

Jqr apóstoles, obi¡po¡, ancianos, y diáconos, había tam_ y mujlreq cgn dgnés gspeciales que^ejerqían influencia en la comünioáo criitian4. Eqtoq é.an los p¡-o*t-etÍ6., m.aestros. pastore,s, y- evan gelistas. Generalm ent e no es tab3a arog!4fu¡ _qql u11q igle_t-lg en particulai, pero, como los ápbsto_ res, Lervran a tas dlstintas congregaciones. EtW(al cual nos referiremos en la próxima sécción) daba una liitáffinsa de reglas para reconocer y ayudar a los profetas y maestros viajantes. Al ¡norir estos (lo mismo que en el caso de los apóstolesi. no eran rggm!]az4dos. Los creyentes que tenían dones especiales quedaron cada vez más bajo la autoridad del obispo y rcaiizaban sólamente un servicio local. Los cargos de obispo, anciano, y diácono se
Q!én en Ia iglesia primitiva homb¡es

A.parte

Ir

mitad del segundo muy importantes. l,rr', ;rulorcs sc conocen con el nombre de los-Padfg!épg$glicgs | 1,,'. l'rrrl r-cs clc la Iglesia). Se les dio este nombre porque la iglesia los , ,,¡¡',¡111'¡';¡[11r colllo discípulos de los apóstoles. Los padres en cuestr,,n y cl lugar y fecha de sus escritos- son los siguientes: elg | | |,, | | (' t c Ro_rn¿. (p $), Iruggig.€A#jgsgÍgjlJ.*.1.lJ ), Ppliggtpg ,1,' li:;rrrirna (117-118), Bemabé. p"fq_b¡b!"e-qleLt-p-.de-..-A-le-ian-d¡ía (l l(l), llcr¡¡ps de Roma (lOQ), y Papras de Hierápolis en_fggla r l ,lo ). lintre los escritos de estos padres -qe encugltr¿Lull manual de rrr,.lrrrcción cristiana titulado "Las enseñanzas de los doce apósto' l',,", rf r(jor conocido como el Didaihe (o enseRanza) escrito quizá .rr Siliu alrededor del año 100. rr ) l-as cartas de Clemente y Policarpo son en cierto modo simil,rt's. Ambas fueron dirigidas a iglesias donde había dificultades. llrr t',nrpo en la iglesia de Corinto se habfa rebelado contra los ¡rn( irnos y los había depuesto. Clemente escribió desde Roma ro¡'.irrtlolcs que repusiera4 a los ancianos en suf cargos y abogando I'.r' kr unidad en la iglesia. En Filipo habfa celos y discordia en la rlrl,'sil, y Policarpo les escribió desde Esmirna para ayudar a restalrlt'cr:r la unidad de los hermanos. b) El tema central de las cartas de Ignacio es la _unidad de la rlrlt'sia y la autoridad del-o!!spo. Algunos ejemplos de sus consejos r.,'rr: "Presten atención al obispo y alajunta de ancianos y diáco. nrs." "No hagan nada sin el obispo..." "Todos ustedes deben seI'rrir al obispo como Jesucristo siguió al Padre..." "Que ninguno lr;r,rr nada que tenga que ver con la iglesia sin el obispo..." c) El pgl.!_p_t de Hermas es el más extenso de los escritos aquí rnt'rrcionAdos. Consiste en visiones, mandamientos celestiales, y nruchas parábolas de la vida cristiana. Su tema principal es el arre¡rcntimiento que conduce al bautismo. En el bautismo todos los ¡recados pasados son perdonados. Después del bautismo es posible ;rlrcpentirse del pecado y ser perdonado sólo una vez más. Probal)lcmente se refería a pecados mayores, lo que hoy en día la Iglesia ('ltólico-romana llama "pecado mortal". En relación con este to rrur hay en el libro un énfasis constante sobre la vida santa. d) La carta de Bernabé trata sobre lo que él entiende es el Antiguo Testamento. Lo convierte en su totalidad en un libro cristiano al interpretarlo figurativamente. Un ejemplo de esto lo
I

44 / rrrs |oRtA r)li t.A l(;r.LslA

{1/ tA Vil)A

l)1,:

I.A l(;l.l slA llAs'lA l,ll. AN().1

ll
lisltl
t:s

o profet?TT n o,ñid gt ero : " Cual qüieñ qüt?i6ñ;Gip i¡tu, 'Dadme dinero', o algo parecido, no le escuchéis, pero si ós dice que deis a otros que están necesitados, que ninguno le juzgue.', O El último, y también de menor importancia, es papias. Todo lo que queda de sus escritos son algunos fragmentos inconexos, trece en total, que pueden llenar ocho páginas aproximadamente de un libro corriente. El valor de estos fragmentos es mayormente histórico. El segundo en extensión sin embargo tiene un interés especial porque arroja luz sobre las ideas que los primeros cristianos tenían sobre el reino venidero de Cristo: ..Vienen los dfas cuando las viñas arrojarán diez mil retoños cada una, y diez mil ramas en cada retoño, y diez mil ramitas en cada rama, y diez mil racimos en cada ramita, y diez mil uvas en cada racimo, y cada uva al ser exprimida rendirá veinticinco jarras de vino."
fal
s

las dos partes de la pezuña) agradan a Dios (es decir son limpios). e) El Didache, como se ha dicho, es. un manual de enseñanza cristiana oue trata de treq asuntos. E_l_gqmefp est!4 dift_r_e.q-qi_4_qntre el camino de la vida r¡ el camino dg lq_¡¡rgqrte. Describe con cierta amplitud el camino de la vida al éstablecer la forma en que los cristianos debe¡ían vivir. Esto lo hace gráficamente por medio de ilustraciones difíciles de olvidar: "No extendáis vuestras manos para recibir, y luego las cerréis cuando debéis dar.,' El camino de la mqgrte se conoce por la mala conducta de aquellos que andan en é1.¿ I.uego l\ay_algu¡as ilstrucciones !-arq la. gCsra-cjón cristiana. y finalm ente indicagiones int eresánf r_eJn

tenemos en su interpretación de la enscñanza del Antiguo Tcstamento concerniente a la diferencia entre los animales limpios e inmundos. Los animales que rumian y tienen pezuña hendida son limpios, dice el Antiguo Testamento. Son limpios porque rumian su alimento y tienen pezuña dividida. ¿Por qué? Bernabé explica que aquellos que piensan continuamente en la Palabra de Dios y en cosas santas (es decir "rumian") y que viven en este mundo pero al mismo tiempo miran con expectación hacia la nueva vida (ei decir

¡rrl:r rkr l¡',rutcio o los rotturnos. Lcs rucgil quo Iro lt:tgart nad;,t ptra I'rrvcrrir t¡rrc ól sca arrojaclo a los lconcs cuanclo llcgr-re a Roma. ('u¡rl(l() cs arrojaclo al circo y los leones no quieren atacarlo él los f rrcr¿¡r rr llaccrlo. "Que nada visible o invisible me impida alcanzar lir ¡rrt'st:ncia de Jesucristo. El fuego y lactuz y luchas con las fieras, Irrrlr;os t¡ue crujen, los miembros destrozados, la destrucción de lrrrlo rrri cuerpo, tormentos del maligno... que vengan sobre mí, r orr f rrf t¡ue pueda alcanzar la presencia de Cristo." Esta actitud de ltu\'('ttt'con ansia el martirio, de glorificar el sufrimiento, y lo que cr¡f crrtlían que significaba el alcanzat la presencia de Cristo, fue rrrhr¡rllrrlo por muchos cristianos durante las persecuciones que lr u r lie ron más tarde. f r) l,as enseñanzas de Hermas en El Pastor sobre el bautismo. ('o¡no hcmos visto, el bautismo limpia todos los pecados pasados y . ¡rrrcdc lrab_qr solamente un affep I' l c c r i t eri o no. hal l a. p ot giejt_o. $idepj.lgwt-o*.9n e-l*Nu era*Te s t ar
r

rl

(

ln

J!tr;iu

ttbrb(Mi¿.r.

lltuy cvitlcnlc ctl h

;

éft¿ó_ffiffi

2.

EVALUACION

u

uno lee estos documentos tanto con aprecio como con intranquilidaO.ToOollnqeqi@unprofund*o-.a*g_theg-ie_*C"rute¿una-alta estima por la unidád]e lá'igleiia v du"óoiñunion.-famffiveun

!@oruutqmeste pünio

de üfta lñescritos A;Tü-PáeéfTd*t6iñól"onrtiruv.n una lectura edificante, y nos ayudan a discernir cuán profundos eran los recursos espirituales de la iglesia primitiva. Por ot ro-_ I g4_g, .qlgglg!-_{ g !4¡ g ns eñ anz as n o s. plg_gg}l^p AU, y entre .. ellas las que siguen son las más prominentes:

ltrt'r¡lo. Por el contrario, en el Nuevo Testamento el bautismo rel¡rr'ri('nta la renovaciÓn del corazón, un nuevo nacimiento, lo que Irirt'c ¡rosible que resistamos el pecado o que nos arrepintamos r u;nltlo lo hemos cometido. Como resultado de esta enseñanza de |l.t',las, va rehusaban baulirrrrsc hag-la muy tarde en l Q'.b-eq1g_qUgnd-q"ygq5.l"aban-e,gqy ft'cfro de mqerle. El eiemplo más notable de esta práctica fue el l¡¡rrrl ismo tardío del emperador Cqnstantino. cl U -sbtu. La opinión de llt'¡nlas sobre el bautismo emanaba de la creencia de que los pecarkrs cometidos antes del bautismo eran debidos a la ignorancia. Por hr llnto, podían ser perdonados. Desde ese momento el creyente lnrfl que conservar su salvación obedeciendo la ley de Dios. TAdqs l,,r Pu_4$s Apostólicos asi li:r de lp- ley y _!4-_Ugglas_gb$!. A la luz de las enseñanzas de llt'nnas sobre el bautismo, a menudo los Padres dan la impresión rlc qül t .g!-peftgq: ls--qgs ('risto-ha hecho por ngsotros limpiándonos de los pecados cometirkrs antes del bautismo, y lg qqg-p tlt,l bautislgq. Esto estaba muy lejos de la enseñanza de Pablo robre la justificación por fe en la obra salvadora de Cristo. La r;:rlvación por el favor inmerecido de Dios que Pablo predicaba, ¡ricrde su énfasis en las expresiones de los Padres Apostólicos. !¡3 ,lr.r l+t_ solamente por cl amor inmerecido de Dios se encuentra en la carta de Pablo a 'l'ito (3:47):
Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro Salvador, y

46

/ IUS'lOluA Dtr LA r(;t.tislA
clc justicia que nosotros hubiéramos hecho, sino por su misericordia, por el lavamiento de la regeneración y por la renovación en el Espíritu santo, el cual derramó en nosotros abundantemente por Jesucristo nuestro Salvador, paÍa que justificados por su gracia viniésemos a ser herederos conforme a la esperanzá de h

tt ll.A vll)^ l)l:t.A
('r¡rrducl¿r

l(;t.l''t;lA ltAS'tA l.t. AN().lll

su amor para con los hombres, nos balvó, no por obras

I.

IJI,CIIISTIANO ENSUCOMUNIDAD

vida eterna.

9_q

.t¡

üieratura sacra. Se llama alggorización. Esta palalr4 se- dqriva del griego "allggotia'1, gue signific4 -el gso de una imaggl_l o figUta para descrigr un asunto totalmenté oiréiente. H ü¡ó;diopiáoo de aiegoiias puede ser efectivo para enseñar. Hermas usó mucho este método. En visión que él describe, vio a varios hombres jóvenes que -una usaban piedras para construir una torre sobre el agua. La torre, nos dice, es la iglesia; losjóvenes son ángeles; las piedias son creyentes; y el agua es el agua del bautismo. Aquí la persona que-usa la ilustración nos dice lo que significa, tál como, por ejemplo, el señor Jesús lo hizo en la paúbola del sembra¿oi. sin e*baigo, usada cuando un escritor u orador indiciel @l sig[ifi@da d" eqs¿lqq@ar¡qcapcnsó dar gse significado. a sus p . Esto es precisamente lo qué Bernabé hace en la mayor parte de su carta. El escritor del Aniiguo Testamento nunca pensó ni imaginó el significado que Bemabé iba a {qle a "rumiar" y ala "pezuña hendida',. De elta guisa Bernabé hizo decir al Antiguo Testamento muchas cosas que nunca pasaron por la mente de Moisés y los profetas que habraron en norirbre de Dios.Bernabéteníala,*int9l1ci9!d.,.W-Íe.*C:gt_qr.-p.qt_o_&_-tqryra en que to tu?o.¡tg__qs*-p?ra ser imitada. Aquí también conviene escuchar I Pa6tól3Eócña coñ diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad" (II Tm. 2:15). Al hacer estas crítigas. _? los Pa dre s Ap-o_q! gl!9o_L_._e-l_lgg9$¡¡q. ftr cor¿ai. aleb.-que-pbn facmoáEEEEaT Ellos estaban al comienzo de la historia de la iglesia, cuando el pensamiento teológico estaba aún en embrión. No se hallaban dondé estamos colocadó nosotros hoy con la ayuda de diecinueve siglos de reflexión acerca de la Palabra de Dios. cabe preguntarnoi si nosotros, que notamos los defectos indicados, hubiéramos pensado y escrito con más fidelidad escritural. si tenemos esto en cuenla, podemos notar con humildad y con ventaja las importantes diferencias entre el Nuevo Testamento y los Padres Apostólicos.

practi

d).Befnabé usó una forma*& qo¡np¡gnde1-le J¡b[A que

$_Uy_y_ gran-d e_gé¡{i

Iedrys-Apqstólicos
d

a.

era

l,os cristianos vivían dentro del Imperio Romano más o menos en l:r nrisrna forma que los cristianos de hoy en día. Trabajaban en ¡inrrr.jas, oficinas, barcos, y toda clase de oficios y empleos. Tomalrrrr ¡rarte en las actividades de la comunidad, excepto en aquellas r¡rrtr consideraban contrarias a su religión. Esto aparece muy claro crr lu carta escrita a un cierto Diogneto por un cristiano desconocirkr, ¡rrobablemente entre los años 150 y 180. En ella se describe en ntr:r forma hermosa la unidad y las diferencias de los cristianos con h sociedad en la cual vivían. l)orque los cristianos no se distinguen dglggpto dg]3lqn4ardag tlcntro de su país y sus costumbres. Porque no viven en ciudades ru¡rarte, no usan un lenguaje distinto, ni practican costumbre*s raras. Si bien ellos ... siguen las costumbres locales en el vestir y courer y el resto de su vida, la forma en que viven es maravillosa y digamos ex!raña.... Toman parte en todo como ciudadanos, y Io soportan todo como extranjeros... se casan como los demás, tienen hijos, pero no un lecho común... permanecen en la tierra, pero son ciudadanos del cielo....

Tcrtuliano, el teólogo de Africa del norte, que vivió entre 150 y 225, nos da una idea más amplia de cómo los cristianos diferían de strs vecinos no cristianos. En su Apología (es decir, defensa) del nrodo de vida de los cristianos, describe un gllo_dg_gdoració!. En rrl mismo se reciben donaciones de dineryr, dice, pero este se da de lcuerdo con la posib@ hay obligación, todo es voluntario. Luego prosigue:

ni en borracheras o comilonas, sino en sostener y enterrar a los pobres; en suplir las necesidades de los niños y niñas que no tienen medios de vida ni padres, y de ancianos confinados a sus casas; también de aquellos que han sufrido naufragio; y si hay algunos en las minas, o desterrados en las islas, o encerrados en prisiones únicamente por su fidelidad a la causa de la Iglesia de Dios, los tales son ayudados por los cristianos. Son los actos de amor tan noble los que mayormente llevan a muchos a poner una marca sobre no. sotros. "Mirad -dicen- como se aman entre sf." fApología, capítulo XXXIXI
Estas donaciones ... no se gastan en fiestas,

2.

LOS CRISTIANOS Y LA VIDA PUBLICA

No era siempre fácil, sin embargo, ser un cristiano en el imperio.

¡+ó

/ urJ I ut(lA urt l.A t(¡

En muchos aspectos los cristianos no podían rcalmente tomar parte en las actividades de su tiempo. Tenían buenas razones pam abstenerse, pero sus vecinos no lo comprendían. Los cristianos no tgmaban parte ni asistían a los espectáculos y diversiones públicas debido a _que estos a menudo eran inmorales. Mucho,s qe Lregaban a servir e_n_ el ejército. Se preguntaban si era correcto que un cristiano tomara parte en la guerra, y creían que no podían ofrecer sacrificios al emperador como era necesario que 1o hicieran los sol dados. Por la misma ruzón LoS_*c_rujianqr_¡g__p-o d&!_gggp¡!3¡r plgqlss_ ffr rl€gb&I4_o. A menudo no qu_q{94 e_4_yiqr a sus niños a las escuelas p-ú!tic-¡1r_dgb-idg_agUe_la,s__lec_ciones incluían la enseñanzg_dile, felieúg_pqg4a. Andando éf iiémpó, como v-eremos, estas actitudes les atrajeron persecución. un ejemplo de las dificultades que los cristianos tenían que confrontar dentro del imperio puede hallarse en la forma en que un personaje tan influyente como Tertuliano condenaba el servicio militar:
Debemos primeramente preguntarnos si la guerra es en realidad posible para el cristiano.... ¿Habrá de tomar parte en la batalla el hijo de paz, cuando ni aun es correcto para él llevar ajuicio a otro ante la ley?... ¿Habrá de hacer guardia ante los templos a los cuales ha renunciado...? Luego ¿cuántas otras ofensas puede cometer al llevar a cabo sus tareas en el campamento...?

rrlrirurto, sitr cnrlllrrgo, cr¿t ltrrty cortrúll y r:ra cottlrl csta lilrnll tlc ¡rrlrrllcrio quc la iglcsia protcgfa el nratrinronio. til clivorcio cn el inr¡rrrrio cra fácil dc obtener, y con rcspecto a esto la iglesia tamlrttlrr ldoptó una actitud muy estricta. Muchos crelan que el homlrrr: o rnujer cuyo cónyuge fallecía no debía casarse otra vez. Es en vi:rlrr dc esto que donde nuestra Biblia, versión 1960, dice en I 'f inrotco 3:2,12 y Tito 1:6 que los obispos y diáconos deben ser "rrurritlo de una sola mujer", una de las versiones inglesas (Revised r,l¡rrrtlard Version) dice: "casado solamente una vez". liste énfasis sobre la monogamia y la continencia antes de! g,plrinronio elevó la posición de la mujer en la sociedad. El mund_o l r I gu o en general ten f a W cgqpepjg*ngy..=b¿i9_.,{-e_[g muj eI._En rrrnliúrn plano ha resultado el evangelio una fuerza t4q Lod_qto_sa y hlrt:radora como en la del matrimonio y el_hgg4¡. Policarpo escrilriír a los filipenses que las esposas debían
r
r
i

vivir en la fe que se les habla dado, en amory pureza, dedicántlose a sus maridos con toda sinceridad y amando a todos por igual con perfecta castidad, y educando a sus hijos en el temor tlc Dios. IIay un aspecto de gran importancia social en el cual el cristiay no actuó con tanta rapidez: la esclavitud. No lury ninguna protesta clara contra ella en el Nuevo Testamento, y ¡ror mucho tiempo se aceptó como parte de la estructura social. Sin embargo, la posición del esclavo dentro del Imperio Romano a rrrrrnudo difería notablemente de la de esclavos en otras regiones rkrl mundo. Muchos de los maestros de niños y otros estudiantes nuryores eran esclavos griegos instruidos. El esclavo podía ocupar rrna posición de confianza en la familia, en el comercio, y en el ¡'.obierno. El esclavo cristiano era considerado como un igual en la t'onrunión de la iglesia. La caúa de Pablo a Filemón indica el alto t:oncepto en que se podfa tener a un esclavo. No obstante, había t¡rmbién entre los cristianos abusos derivados del hecho de que un scr humano fuera propiedad de otro. Los sínodos y los concilios rlc la iglesia advertían contra el tratamiento injusto de los esclavos.
rrisrno fue remiso

Al convertirse un soldado pagano, Tertuliano escribe, debe "abandonar inmediatamente" el servicio militar; si no lo hace, ofenderá a Dios. Lo mismo se aplica a las posiciones oficiales en el gobierno en general:
Deben rehusarse estos puestos para no caer en actos de pecado, o sufrir el martirio para librarnos de ellos.

Es bien sabido que a fines del siglo dos había muchos cristianos, hombres jóvenes, en los ejércitos romanos. Probablemente había funcionarios cristianos en los muchos departamentos y oficinas de gobierno. No obstante, existía una actitud bien definida de separación en estos aspectos que caractenzabaala comunidad cristiana en su totalidad.

y que actuaban tan estrictamente como Tertuliano.

No debe creerse que todos los cristianos tenían esta convicción

4. LA DISCIPLINA EN LA IGLESIA
l.a conducta de los cristianos primitivos era, sin {uda algq¡ar¡ggnrlmente estricta- El Nuevo Testamento pone énfasis sobre la vida slnta. Los Padres Apostólicos enseñaban q! etglge]tg*como una nueva ley que debla ser obedecida. La fe cristiana se expresó en el lrnperio Romano más por medio de la gu_reza de vidg que por la Era particularmente en el asunto de la pureza, religiosa y moral que lo_-$4¡ig¡!_ig4-o¡ diferiq¡ dg los paganos.

3.

MATRIMONIO Y ESCLAVITUD

En ninguna esfera era la diferencia tan grande entre cristianq$ y tp*-plg!94q_p9f le_lgrje -glggamiá. Esto no eia dífícii y; q;e en el mundo greccromano la poligamia no era frecuente. El conpaganos com-o...9n el matrimonio. El matrimonio estaba fuertemen-

corrg-@.

50

/ IIrSl'orUA

DU LA IGLtiStA

1t / t.A vlr)A l)li LA ¡(;l.l:tilA ll^s'l'A

l':1,

nÑtl

.ltt

La iglesia estaba tan convencida en este punto que exigfa el cumplimiento de las normas morales con todo su poder. Por lo tanto, aque"ll-o¡.,qUg-gUgb_Rl&bqq"l_eil9y9q jllebleqd4seranseverame¡te disgpllna{qs. Hermás ensenaUá que sOto po¿tiuno-trrepentirse una vez después del bautismo. Quizás esto tiene alguna relacién con Hebreos 10:.26,27: "Porque si pecáremos voluntariamente después de haber recibido el conocimiento de la verdad, ya no queda sacrificio por el pecado, sino una horrenda esperanza de juicio..." (véase también Hb. 6:48). Además, Juan habfa enseñado que era posible vivir sin pecar: "Cualquiera que pennanece en é1, no peca; cualquiera que peca, no le ha visto, ni le ha conocido" (I Jn. 3:6). Al mismo tiempo, Juan escribe: "Si decimos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y la verdad no está en nosotros" (I. Jn. l:8). A través de los años, la e-U-,SñAnza_deJgús de- qug^'{-e_b_e_¡g-o-s-p-g¡donar setenta veces siete, y la enseñ¿nza de Jua¡fl J+ -t:A;A¡oió-rmado la actitud 6ásicá de h iglesia. pero ests-no-ela así todavía en la iglesia p4n{¡ya. La penitencia (del latín po.gytgt l'g?-s_tigo") tenía que probar la realidad del dglor que se sentía por haber pecado, antes de que el pecador pudiera recibir el perdón. Por consigqiente, se inventaron duras penalidades con el doble propósito de que el pecador se humillara y asl pudiera salvarse, y de que la pureza de vida en la iglesia fuera mantenida. La principal forma de discipüna era la confesión pública, o, como la palabra griega que se usaba a este respecto lo indicaba, ..la confesión total". Tertgl¡an-q prescribe enfáticamente dicha disciplina en su breve traüa;ffiüre el arrepentimiento". En el mismo acepta totalmente la enseñanza de Hermas de que sólo existe un arrepentimiento para aquellos que han sido bautizados. Este segundo arrepentimiento se lleva a cabo así:

rrrr pr0[tctua scrio c¡ la iglcsia y cotttribuyÓ grattdclllcntc a un r t"ilrir (luc tlurÓ Illttcltos aitOS. 't'rrl cra la iglcsia del siglo dos. Era un cuerpo de creyentes que y ¡rilrclicaba una profunda lealtad hacia su señor en fe conducta. ir¡s ¡riclnbros vivían una vida que estaba unida a la comunidad pirt,,:¡r¿t dentro de la cual habitaban pero que era distint¿ cuando irrs ¡rrfcticas, leyes, y costumbres de aquella eran contrarias a su fe ,.ristiana. Lá iglesia necesitaba toda la fuerza de su fe, organizar.iirrr, y coraje moral para peÍnanecer fiel a cristo en las persecucioncs que trataron de destruirla.

I'ITEGUNTAS PARA REPASO

l.
2.

en la igle¿Qué sabemos sobre el origen del cargo de anciano se interpreta en el Nuevo Testamento la relación sia? ¿Cómo cntre-el anciano y el obispo? ¿En qué se transformó más tarde csta relación?
diácono? ¿Qué sabemos sobre el origen del cargo de

.1. ¿Quiénes eran los obispos monárquicos y metropolitanos? ¿CG ñ.ró se originaron? ¿Qué ciudad llegó con el tiempo a tener el obispo más influyente en la iglesia?
4. Menciónese

5.

En cuanto al vestido y el alimento, el penitente debe yacer en saco y ceniza, cubriendo su cuerpo con luto.... Además, no debe ingerir alimento o bebida sino lo más simple ... incünarse a los pies de los presbíteros [anciano / obispol, y arrodillarse ante los amados de Dios, ["Arrepentimiento", capítulo IX.]
Estos añadidos extremos a los requerimientos del Nuevo Testamento continuaron en efecto por mucho tiempo. Hubo protestas, especialmente por parte de los miembros más cultos y de posición acomodada, pero Tertuliano contestó: "¿Es mejor ser condenado en secreto que ser perdonado en priblico?" A partir, más o menos, del año 100 este modo de hacer penitencia era común en la iglesia. Sin duda era parte del adiestramiento que hizo a la iglesia fuerte ante la persecución. Sin embargo, veremos que el arrepentimiento por negar a Cristo como consecuencia de la persecución vino a ser

el nombre de tres Padres Apostólicos y sus respectivos escritos. ¿Cuáles eran las principales características de los escritos de los Padres Apostólicos? parte en la vida ¿Por qué eran los cristianos reacios a tomar ptrbticat ¿Qué papel desempeñó Tertuliano en fortalecer esta
posición?

6. Compare las actitudes de los cristianos primitivos hacia el matrimonio y la esclavitud desde el punto de vista cristiano. 7. Compare

la disciplina de su propia iglesia o denominación con

la de la iglesia primitiva.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful