You are on page 1of 12

DAVID MONTALVO

Un café con
tu conciencia
GRACIAS a Dios por darme la vida y ponerme los medios
para ponerla al servicio de los hombres.

“¡Detente! Comienza a descubrir las cosas


maravillosas que la vida tiene preparadas
para ti. Disfruta la aventura de volar, de
soñar, de disfrutar plenamente, que estás
vivo, y que no necesitas nada más, para
ser feliz. Es uno de los momentos claves en
tu vida, ¿estás listo para afrontarlo? Éxito
en tu desafío”.

Genios y locos

¿Sabías que a Marconi lo metieron en un manicomio?

Cuando Guglielmo Marconi, la persona que inventó el radio,


anunció que había descubierto una forma de enviar mensajes
a través del aire, sin la ayuda de cables ni ningún otro medio
físico de comunicación, sus amigos le tomaron por loco y le
ingresaron en un manicomio para que le "curaran".

Hoy en día, las ondas de radio cuyo principio descubrió


Marconi son algo totalmente común en nuestras vidas. La
radio, la TV, e incluso las conexiones vía satélite que utiliza
Internet para que tú puedas leer este artículo, son algo
totalmente cotidiano en nuestras vidas. Hay muchas personas
que no comprenden en su totalidad, la forma en que la
televisión, la radio y los satélites funcionan gracias a las
Ondas de Radio, pero aunque esas personas no lo
comprendan, el hecho innegable, es que están ahí, que
existen, que son una parte de nuestra vida, y sólo un loco se
atrevería a negarlo.

Cuántos personas no conocemos, que por haber sido


tachados de “locos”, se dejaron caer y no continuaron los
grandes sueños que tenían en mente. Pero a la vez, cuántos
“locos” conocemos por la historia o en persona, que se
convirtieron en genios o extraordinarios héroes que le dieron
una vuelta al mundo con sus ideas.

Pero esto no es ajeno a nuestras vidas, sino que sucede a


diario, inclusive nos pasa a nosotros mismos. Cuando le
dices a tus amigos, familiares o conocidos que quieres hacer
algo por los demás, que quieres dar tu vida a Dios y ponerla
al servicio de los hombres, te tachan de “loco”, “utópico” o
“soñador”. Se te quedan viendo algo extraño e igual, algunos
hasta se dan media vuelta y se van.

A veces los que menos crees, son los que más te empiezan a
desviar tus objetivos, diciéndote cosas como: “nunca vas a
cambiar el mundo”, “eso déjalo a los gobernantes o a los que
no tienen nada que hacer”, “ponte a estudiar y olvídate de
esos asuntos”, “la sociedad sigue igual, tú no puedes hacer
nada”.

Esas mismas frases, pero con lenguaje de su tiempo, se las


dijeron a Jesús en la cara. Pero no sólo lo tacharon de loco,
farsante o falso profeta. Se burlaron de él, le latigaron, le
escupieron y hasta lo pusieron en una cruz, como el más
cruel de los ladrones de la época. ¿Eso te detendría a ti a que
siguieras con tu misión?. Pues a Él no le detuvo y gracias a
su lucha incansable y al gran amor que nos tiene, hoy
podemos recordarlo día con día, alrededor del mundo, como
el hombre más extraordinario que ha pisado este planeta. Era
un loco para muchos, y hoy millones de personas, lo
reconocen y le siguen.

No hay mejor ejemplo, que la resurrección de Cristo. En


donde venció a la muerte y nos demostró, que una persona
que sigue sus ideales, recibirá su recompensa, tarde que
temprano.

Pero la situación está en ser perseverantes y no desfallecer.


Hay una línea muy delgada entre un genio y un loco. El
punto está en que un “loco” se queda en sus ideas y un genio
emprende la acción, sin miedos y con el corazón en la mano.

¿Tú en cual grupo estás?. De los “locos” apasionados por


Jesús o de los que con miedo a lo que pueda opinar la
sociedad, prefieren estar del otro lado, criticando, inmóviles,
con una vida mediocre.

No tengas miedo a ser diferente, único, especial.


Simplemente un ser extraordinario. La gente podrá opinar
muchas cosas, pero qué mejor que ser “loco” por alguien tan
especial como Dios, que ser “cuerdo”, ordinario, sin
iniciativa, sin vida. No te guíes nunca por lo que opina la
gente, porque te podrás ir desviando del camino, sin que te
des cuenta. Toma la mano del Señor, confía en ÉL, en sus
planes, se coherente, mantén limpia tu conciencia y nunca,
nunca, nunca, dejes de luchar por lo que sueñas. Te tendrán
preparada una gran recompensa.

Carta de Navidad
Por un adolescente

Hola, desde hace tiempo quería saludarte, tengo ganas de


expresar lo que siento y a veces me siento tan solo y tan
incomprendido por el mundo pero me da gusto que te hayas
tomado unos cuantos minutos para escucharme un momento.

Sé que es difícil entender a los adolescentes, tenemos tantas


ideas y sueños en nuestra cabeza que a veces no sabemos ni
por donde ponerlas, pero tú también has vivido esta aventura
y a lo mejor recordando algunas experiencias me podrás
comprender un poco. Es Noche Buena y las hojas de los
árboles van cayendo poco a poco, las pueden oír desde la
ventana, en momentos me olvido del tiempo y me dedico a
escribir esta carta y a reflexionar sobre mi vida.

Ya han pasado tantos años desde que los conocí, el tiempo se


va volando ¿no creen?, hemos vivido experiencias juntos que
no cambiaría por nada, hemos gozado y disfrutado de las
mieles del triunfo pero también me han apoyado en los
momentos más tristes. Quisiera en esta noche, en este
pequeño espacio, hacer una reverencia a ustedes padres que
conviven actualmente con un hijo o hija adolescente, otra a
los que están pasando por ello, una más a los que ya
cumplieron con ese encargo y otra para los que en unos
cuantos años lo podrán vivir más de cerca.
Me pidieron que esta reflexión fuera algo corta, para aquello
de los desesperados y no se preocupen, me esforzaré en así
hacerlo, aunque hay tantas cosas que decirles papás, pero las
quiero resumir esta noche en dos palabras: Gracias y
adelante.

Reconozco que es difícil tratar con alguien como yo, porque


en esta edad es cuando chocan intereses y gustos, las
personalidades ya no son paralelas y la muestra del afecto y
cariño se hace diferente causando un poco de incertidumbre
pero aunque no lo crean, a pesar de la edad el corazón no
cambia y menos hacia los padres como ustedes.

Primero que nada, preséntense ante el Jefe, ante ese amigo


que nunca falla, Dios es su mejor compañero, si papás, yo se
que han tenido muchos problemas y que tal vez puedan
pensar que Él no los ha escuchado, pero si supieran, ha
estado más cerca de ustedes, pero a veces somos tan egoístas
que en nuestros triunfos nos sentimos los principales actores
y en los fracasos Él es el que tiene la culpa, pero como cada
año, tienen la oportunidad de volverle a decir con humildad,
aquí estoy Jesús, dame paciencia y sabiduría para poder
resolver mis problemas.

¿Saben papás? La han hecho muy bien de Santa Claus todos


estos años, gracias por todo su esfuerzo y sobre todo por su
gran inteligencia para poder elegir los escondites perfectos,
han creado una gran ilusión en nuestras vidas, y les digo
¿qué es lo que más importa? Gracias porque siempre me
dijeron que era el Niño Jesús el que daba los regalos, gracias
porque me acercaron a Dios, tal vez ahorita en esta época
difícil de mi adolescencia, no sabría que camino tomar si no
es que ustedes padres, supieron orientarme.

Queridos papás, si pudieran comprender tantito otros padres


del mundo, que no necesitamos miles de regalos materiales,
que no necesitamos dinero, un carro nuevo o ropa de marca,
lo único que queremos es su palabra, su atención y sobre
todo su afecto, aunque a veces nosotros no se lo
demostremos, estamos jóvenes papás, pronto aprenderemos,
lo único que les pido es un poco de su tiempo.

Pero bueno, antes de concluir mi mensaje, quisiera que


pusieran su corazón junto al del Niño Jesús, ¿se acuerdan
papás, que ustedes me enseñaron eso?, bueno, ahora es mi
turno en esta Noche Buena, que mejor momento para cerrar
los ojos del alma un momento y observar aquella carita de
ángel que después sería destrozada por los soldados
romanos, observen el rostro de Jesucristo que les dice: No se
den por vencidos, adelante.

Gracias papás, soy un hijo adolescente, y aunque algunos ya


pasaron por eso o están a punto de pasar quiero decirles a
todos, gracias, muchas gracias y adelante. Algunos más
jóvenes que otros, pero siguen siendo padres, y ese reto no lo
toma cualquiera.

Dios es el Escritor. La vida es la obra. El mundo el teatro. Y


nosotros los actores. Con nuestra libertad, decidimos qué
clase de papel representaremos, si uno mediocre o uno que
se merezca una ovación de pie, o incluso si queremos o no
actuar. Dios nos pone el libreto, la obra y el escenario, pero
depende de nosotros hacer una representación digna de
premiación.

Espero que en esta Navidad reflexionen sobre su papel de


padres de familia, yo se que mis palabras todavía son muy
jóvenes, pero por el simple hecho de ser un hijo tengo el
deseo de pedirle a mis padres lo que siento.
Hoy es el día en que vuestros hijos les piden a gritos: Papá,
mamá, enséñame a vivir. Y el momento para hacerlo es hoy,
porque a lo mejor, después va a ser demasiado tarde.

Feliz Navidad y próspero año nuevo les desea,

Su hijo adolescente
Déjate encender

Es extraño, pero mientras más conocemos a Dios, más


crecen nuestras ganas de seguirlo haciendo. Es como un mar,
describía una santa, que entre más te metes al fondo, vas
encontrando nuevos peces, piedras, plantas, cosas
insospechadas que nunca habías visto. Sólo por el hecho de
“ir más a fondo”. Dios no tiene profundidad, entre más lo
vayamos conociendo, más nos sorprenderemos de lo que nos
tiene preparados, de su amor infinito.

Este fin de semana lo pasé lejos del ajetreo continuo de la


ciudad, fuera de cualquier ruido, amigos, Internet, televisión,
proyecto o cualquier otra distracción que pudiera tener.
Quise alejarme un poco para tener un poco más de quietud
interior y exterior. No había ruido, pero estaban las palabras
del Maestro. No estaban mis amigos, pero estaba con el
Mejor Amigo. No había Internet o televisión, pero tenía la
mejor conexión, el mejor “chat”, las mejores películas sobre
mi vida que pasaban por mi mente. No me encontraba
trabajando en las “cosas del Señor”, en proyectos o trabajos,
pero era momento de encontrarme con el “Señor de las
cosas”. Decirle mis planes para que riera un poco, escuchar
los de Él y tomar estos últimos como los que necesitaba para
mi vida.

En el lugar donde estaba, con la ayuda de medios concretos


como eran las pláticas, la orientación moral, la oración, las
lecturas sobre diversos temas muy interesantes y sobre todo,
la reflexión personal y el diálogo cara a cara con Jesucristo,
no tuve más remedio que darle vuelta en mi cabeza a una
serie de ideas que los resumiría en una sola: “Dejarse
encender”.

En un mundo que está muriendo por la falta de Cristo, que se


está apagando y extinguiendo, que vive muchas veces en
completa oscuridad, si no hay grandes antorchas que lo
iluminen, ¿qué será de nosotros en unos cuantos años?.
¿Pero quién está llamado a ser antorcha, luz viva?. Tú papá,
tu mamá, el director de tu colegio, el de la tienda de la
esquina, el cartero, el policía, el viejito que pide limosna e
inclusive “TÚ”. Así es, todos y cada uno de los seres
humanos que tengan conciencia en este planeta Tierra, están
llamados a ser faros de luz en medio de la tormenta.

Pero “nadie da lo que no tiene”, por lo tanto, ¿cómo


queremos ser luz, si ni siquiera la tenemos?. Joven del siglo
XXI, a ti que te gustan los retos fuertes, peligrosos,
aventureros, te propongo uno, muy sencillo de decir pero
difícil de vivir. “Déjate encender”.

¿Parece fácil, no?. Tan fácil o difícil como lo quieras hacer.


Déjate encender por la luz que nunca se apaga, que nunca se
extingue, por esa vela infinita que ilumina al mundo entero
con el sólo hecho de soltar unas cuantas chispas. Déjate
prender por la luz de Dios.

Y, ¿cómo es eso?, ¿tienes que ponerte con una vela a ver a


qué horas se aparece Dios a encendértela?. No exactamente.
Déjate encender por aquel Maestro que llamó a sus 12
discípulos, de una forma personal hace 2000 años y que hoy
lo hace contigo. Déjate encender, conociéndole cada día más
pero sobre todo, aceptando sus designios y sus planes, no
con resignación, sino con amor y valentía. Déjate encender
como una vela suave y ligera, que no pone impedimentos.
No olvides que si estás buscando a Dios ahora es porque Él
ya te había buscando a ti antes. Damos un paso y el avanza
1000 más. Déjate encender en cada día de tu vida, desde el
momento de levantarte hasta que anochece, como un acto de
entrega y fidelidad a Él. Déjate encender cuando sea fácil y
llevadero y cuando cueste un mar de dolores y sacrificios.
“Amor con amor se paga”. Si Él nos amó hasta el extremo
que murió por nosotros en la cruz, ¿por qué limitarnos a vivir
una vida mediocre?.

Esa luz que tendrás todos los días, no es “gratis”, Dios te la


regala claro está, pero el costo fue la vida de su Hijo,
Jesucristo. Él te pide tu perseverancia final para llegar hasta
el final de tu vida con las manos vacías por haber entregado
todo lo que tenías. Tienes que conservar esa luz para que no
se extinga ni se acabe poco a poco. Le tienes que poner
atención, es tu fe, es tu esperanza. Cuídala como lo más
preciado que tienes. No permitas que nadie te la arrebate, al
contrario, mejor ofrécela con gusto y anímate a encender las
velas de los demás, que se encuentran apagados,
confundidos y hasta tristes.

Tu misión en esta vida es trascender, más allá de la historia.


Conoce la luz, recíbela con amor, cuídala y entrégala a los
demás. Podrás transformar vidas con el hecho de que les
hables de Dios un poco. El mundo de hoy lo está pidiendo a
gritos, hay una sed tremenda de Dios. Pero si no eres tú,
¿quién lo hará? Si no es ahora, ¿cuándo será?. Es el
momento, es el año, es el mes, es el día preciso para dejarse
encender por la Gran Luz y con la nuestra ayudar a que otros
también se acerquen a Él.

Sólo aquel que toma una decisión definitiva por Jesucristo,


tendrá luz en su vida, y podrá darle un sentido auténtico y
real a su existencia. “Opta por Él, empápate de Él, conócele
día con día y pídele que te ayude para ser luz que ilumine a
cuanta gente pase por tu camino”.

SI TE GUSTO ESTE MATERIAL, Y DESEAS ADQUIRIR MI


LIBRO COMPLETO, SOLO TIENES QUE SOLICITARME
MAS INFORMACION A:

montalvodavid@hotmail.com

RECUERDA ESCRIBIR O LEER UN LIBRO ES SEÑAL DE CULTURA.


SI TU ERES UNA PERSONA CON LA PASIÓN, AFICION Y
ENTRETENIMIENTO DE ESCRIBIR, ENTONCES ERES UN ESCRITOR
PROFESIONAL EN POTENCIA, APROVECHA TUS DONES, ESCRIBE
O TERMINA TU ESCRITO QUE TANTO DESEAS DAR A CONOCER AL
MUNDO, CUANDO LO LOGRES, NOSOTROS TE AYUDAREMOS EN
EL SIGUIENTE PASO DE PERFECCIONAR, EDITAR Y PUBLICAR TU
OBRA, SOLO VISITA..

WWW.FORMACIONDIGITAL.TK

ALLI APRENDERAS COMO PUBLICAR Y TAMBIEN PODRAS


OBTENER MAS DE 600,000 LIBROS Y CURSOS DIGITALES, ASI
COMO PUBLICAR TUS ESCRITOS COMPLETAMENTE GRATIS.

REGALE ESTE ARCHIVO A SUS AMISTADES, SI USTED ME MANDA


A MI CORREO ELECTRÓNICO: OMAR70471@HOTMAIL.COM UNA
COPIA COMPROBANDO QUE LE MANDO ESTE ARCHIVO A 10
PERSONAS POR INTERNET, ENTONCES LE MANDARE DE REGALO
EL LIBRO COMPLETO “LECCIONES DE VIDA”.