You are on page 1of 19

A todos los que desean ser libres (4)

Independencia Financiera
RAMTHA
La vida y la ilusión
¿Qué son las escuelas de sabiduría? Estáis en una. ¿Qué es lo que no se
puede plasmar en papel y se debe esconder? Nada. La superstición es como un
jinete sin rostro; no existe.
Cuando no comprendáis algo, sospechad de ello. Lo sabéis todo, y lo sabéis
por medio de la emoción. La emoción es lo que enciende el fuego y permite que
llegue el conocimiento.
Vosotros sois los libros escondidos; los habéis escondido en la ilusión
fantástica.
Sé que si seguisteis las instrucciones que di para el proceso, al principio os
sentasteis allá y sólo jugasteis con vuestro sueño. Luego, cuando os dije que ese
sueño se manifestaría según el grado de aceptación que le otorgarais, pedisteis
otra oportunidad. ¿Por qué? Porque algo hizo efecto y dijo: "Solamente recibiré lo
que engendré y con gozo y con profunda liberación, yo siento".
Así que regresasteis y empezasteis a sentir un poco más. Entendiendo que
operáis de ese modo, debí haber dicho que actuarais como si acabarais de ganar
un millón de dólares.
Pero yo entiendo el dinero; vosotros no. ¡No es vuestro dinero! Y alguien va a
pedir que se le cancele el préstamo. Pero si invertís la actitud, empezáis a notar la
diferencia.
He hablado y os he entregado una enseñanza profunda sobre el secreto de
toda vida, si lo podéis aceptar.
Afuera está lloviendo, soñadores, pero sé que si podéis razonar un momento
veréis que es la actitud con la que aceptáis lo que diferencia la vida de la ilusión.
Y cuando eso esté bien claro, recibiréis ricos dones para que continuéis en
vuestro sendero del gozo.
Manifestad todos vuestros sueños con un entendimiento increíblemente sabio y
prudente que va mucho más allá de la baja mente del hombre común.
¿El pastel?
La manifestación es sólo una pequeñísima parte de él.

Cumpliendo el destino
Antes de continuar, es necesario que entendáis el destino.
Si la emoción lo creó -y por la ley lo hará- ¿cuál es el siguiente paso requerido
para que el destino se adapte a la emoción del sueño?
¡Tenéis que ser hacedores; hacedores. Hacedores! Si os sentáis allá con la
cabeza inclinada y las manos abiertas, el destino pasará de largo.
Tenéis que levantaros y caminar hacia el destino.
Ser genios no tiene nada que ver con aceptar el sueño. Mientras esté adentro,
no es el genio, es la limitación. El genio aparece cuando el sueño se manifiesta y
lo aceptáis o abrazáis en el plano físico. Vais a tener que hacer eso hasta que
hayáis realizado todos vuestros sueños, hasta que un día, os podáis sentar
usando nada más que una sencilla túnica y ya no deseéis nada más de este
plano, excepto bañaros con el calor de la luz matutina.
Os podréis sentar en el trono de Cristo solamente cuando hayáis concluido
todos vuestros sueños.
Mi reino no es de este mundo, porque lo poseo todo. Y vosotros os podéis
sentar allá y repetir esas palabras todo el día, pero como ya habéis tenido el
sueño de ropas de oro, éste tendrá que llegar antes que todo.
¿Qué hay al final de este sendero de iluminación? Llegar a ser Dios/Hombre,
que Dios pueda ver su rostro por primera vez, y que pueda presenciar su viaje
increíble, que se llama El mismo.
Vuestro reino no será de este mundo, sino del mundo interior: poseerlo todo y
ya no ser desenfrenados. Por eso es por lo que necesitáis vuestros sueños, pero
no podéis tenerlos, no podéis sentaros y bañaros con la luz y no dejar huellas
como lo hace un Cristo, hasta que hayáis caminado hacia vuestro destino. Podéis
haber reído a carcajadas y llorado ríos de alivio en gozosa libertad y os podéis
haber sentido inmaculadamente limpios adentro, como una nueva prenda, pero
tenéis que recorrer todo el camino.
El siguiente pedazo del pastel consiste en caminar hacia el destino que habéis
creado para que podáis sentir, palpar, oler y llevar puesto el sueño, porque el alma
ya está vestida de ese sueño.
Y luego debéis continuar con el siguiente sueño, y después el siguiente, y el
siguiente.
Los hacedores son los genios. ¿Qué hace a un genio? ¡La aplicación del sueño!
Podríais sentaros a recitar elocuentes filosofías y tener ideas brillantes, pero
vuestro auditorio se irá cuando sus tripas empiecen a sonar; ya no os escucharán.
Se irán, comerán y pensarán que sois unos estúpidos. No impresionaréis a nadie,
porque, ¡qué pena! os verán solamente como unos estúpidos.
Hacer es vivir. Si os sentáis dentro de vuestras cuevas y pensáis que Dios os
debe algo porque habéis llegado a saber todo esto, el sol nunca brillará dentro de
vuestra cueva. Permanecerá oscura y húmeda, y vuestros huesos artríticos
dolerán.
¡La vida es un regalo al que hay que despertar! Es la realidad. El genio se logra
haciendo. Las puertas se manifestarán, pero tenéis que entrar por ellas.
¿Pensáis que caerán ladrillos de oro desde el cielo?
¡Tontos!
¿Pensáis que sólo con abrir la boca el maná caerá y os llenará? ¡Despertad!
Soñadores, es sólo cuando os levantéis de la cama, abráis la ventana, saquéis
la cabeza y abráis la boca cuando la lluvia podrá saciar vuestra sed. Está lloviendo
afuera.

La vida es un regalo al que hay que despertar. Es la realidad.


Cuando despertéis, ya no escucharéis los ardientes cascos de la muerte.
Entonces lo que escucharéis será nomás el viento que susurra a través de las
desnudas ramas de la primavera que empiezan a brotar. Es la vida. VIDA. La vida
os dice: "Estoy viviendo de nuevo. Resucité del invierno. Estoy aquí otra vez".
¡Despertad! Id y abrazad un árbol. La primavera llegó. Estáis vivos. Despertad
de la pobreza. Levantaos y salid por la puerta, sentaos en la pradera y dejad que
el polen cubra vuestro rostro de abundancia. Está sucediendo. Las semillas son
los sueños que soplan en el viento. Ellas mismas se injertarán en el fértil útero de
la grandiosa madre tierra, y se levantarán y florecerán. Ellas se levantan y hacen.
Vosotros soñadores que yacéis en medio del sueño y sólo soñáis con perseguir la
cola como el gato en medio de malas relaciones amorosas, en ser infelices, en ser
las víctimas de vuestra propia creación; vuestro sueño consiste en ser la víctima.
Todo el tiempo os sumís en los profundos abismos de la tristeza y allí os revolcáis.
Recorréis las esquinas de vuestra propia caja de sueños de infelicidad.
¡Despertad! ¡Salid! Hay una banda marchando. ¡Unios a ella! Yacéis en vuestro
camastro, con todos esos sueños, de los que queréis escapar. Esos sueños os
persiguen y obsesionan en cada esquina.
¡Vosotros, los espirituales! ¡Hipócritas! Vosotros, los que pensáis que poseéis a
Dios, la verdad, el sendero y la luz, ¡despertad! No sois más que hipócritas, y
moriréis frustrados. Sois los que no tienen Dios. Despertad y observad cómo llega
el alba. Os dirá todo lo que queríais saber.
No tengáis miedo de gritar en el viento, o de abrazar a un niño y escuchar su
corazón latir en vuestro pecho.
No tengáis miedo de recoger flores en la pradera y pasar un rato disfrutando su
fragante perfume.
No tengáis miedo de contemplar con asombro la media noche de color púrpura
y la espléndida luna descolorida. Y seguid con suma atención el recorrido del
humo gris, a medida que se mueve frente a Ia luna y echa sombras moteadas
sobre el cielo de media noche.
Eso es la vida; es Dios. ¿Qué amuleto que poseáis puede igualar el esplendor
del crepúsculo? ¿Cuál es la voz que escucháis? ¿Quiénes son vuestros
maestros? ¿Qué os pueden decir que no lo sepa el silencio? Vosotros sois Dios.
¡Despertad! Hipócritas, entidades espirituales; no existe tal cosa. Es un sueño.
Decir: "Quiero ser espiritual" es realmente afirmar: "Soy un fracaso; deseo ser
espiritual". Significa que no lo poseéis.
YO SOY. YO SOY. YO SOY. No hay duda.
Razonemos sobre esto: Si os esforzáis por ser buenos, significa que sois
malos. Si os esforzáis por ser "la entidad metafísica" que va más allá de la ira del
dogma, quiere decir que sois el dogma. Nunca vais a salir de él y seguiréis
caminando en vuestra Nueva Era. Nunca llegará. El futuro nunca llega, porque
estáis soñando con algo que espera en el futuro, lo que quiere decir que no es
ahora. ¿Veis?
No hay tal cosa como la Nueva Era. El mañana nunca llega si abrigáis
esperanzas, porque si eso hacéis, quiere decir que no lo poseéis. Estáis dormidos
y nunca habéis vivido. ¡Despertad! El sol brilla. Las rocas están bajando de la
montaña.
¿La voz de quién escucháis en el desierto? ¡La vuestra!
YO SOY. El centro del YO SOY es eterno por siempre y para siempre. La
atrevida, humilde y gentil luz de una entidad pura está adentro; es lo que yace
debajo de todos los sueños: de todos.
Vosotros sois Dios, soñando con un hombre que es limitado. Y sobre el
camastro del soñador nada evoluciona. Desde mis días no habéis evolucionado.
¿Y vuestra era tecnológica? En mis días yo la conocí. Sois muy similares a como
éramos en mis días.
¿Y quién os proporcionó el conocimiento tecnológico? Un genio atrevido que
tuvo el sueño y caminó hacia su destino.
Observad vuestra fuente de luz. Vuestra luz ya no sale al quemar aceite de
ballena; habéis atrapado la magia de lo invisible - "el electrum". ¿Quién pensó en
eso? No vosotros, sino el soñador que abrazó con emoción y caminó hacia su
destino. Todavía estáis dormidos en vuestra era dinámica. No habéis evolucionado
desde mis días. Vuestras cabezas no han crecido para dar cabida a una actividad
cerebral mayor. Pero no es necesario, después de todo usáis solamente un tercio
de vuestro cerebro.
Estáis dormidos en el camastro.
¡Despertad! Se acerca la primavera; está evolucionando.
i Despertad! El organismo viviente de vuestra tierra está evolucionando y
vosotros permanecéis dormidos.
Un verdadero Dios que camina en forma humana no se inclina ante los pies de
otro, ni le pide consejo a otro. Un verdadero Dios es la luz resplandeciente del
carisma y del genio. Un verdadero Dios está lleno de gentileza, humilde fortaleza,
una extraordinaria mente para saber, y vive impecablemente. El Dios que camina
en la forma de hombre.
Estad atentos, soñadores. Hay ángeles caminando afuera de vuestra ventana.
Están danzando en la lluvia. Un hijo de Dios genuinamente embelesado es Dios. Y
su saber interior permanece intacto, está enterado de todas las cosas con
exactitud. Sus instintos están tan afinados como los del salmón. Nunca está triste;
dejó la tristeza en el sueño que era propiedad del sueño.
Despertar es un gozo. El pastel consiste en hacer, crear. Y en cualquier
momento se puede terminar, abrazar otro sueño, y caminar hacia otro destino.
El cambio es evolución. Sabéis que estáis logrando algo cuando vuestra actitud
empieza a cambiar; sabéis que estáis despertando. Cuando despertéis, sabréis lo
que he dicho aquí y lo que no he dicho.
Manifestar un sueño de independencia es cambiar la actitud. Vuestras
emociones son reales.
La verdad está adentro.
La concepción del ayer es una ilusión.
Vuestros sueños se manifestarán, y un día sencillamente soñaréis YO SOY, lo
abrazaréis y seréis parte integral de vuestras vidas.
¿Se preocupa el lirio del campo por su belleza? ¿Se preocupan las hierbas por
su nutrición? Difícilmente. Viven una y otra vez, muchas veces y las semillas de la
última vida las lleva el viento a través de colinas y valles hasta una nueva y bella
pradera para tener una nueva experiencia.
Queréis ser felices. ¿Pensáis que el dinero os dará la felicidad.
No, porque el dinero es el paseo de alguien más.
Desead la felicidad en vuestros años y ella se encargará de todo lo demás. Si
sois entidades nobles, amables, impecables, sin el engaño y la desdicha del ayer,
el gozo hará que todas las cosas se cumplan.
Sois genios, pero la mayoría de vosotros está aturdida por lo que lee. No tenéis
la inteligencia, vuestra espalda es débil y, además, podéis inventar un millón de
excusas para no hacer esto y las podéis crear también.
Podría decir: "Sentaos y pensad en todas las razones por las que no sois
genios" y os quedaríais sentados ahí hasta la mañana. ¿Y qué indica eso?
Muestra cuán grueso es el sueño que opaca a todos los otros.
Sois entidades perezosas y letárgicas que esperan que otro les haga todo.
Nunca despertaréis; nunca viviréis. No os gusta escuchar eso, os duele. Entonces
regresad a dormir.
Pero estáis equipados con todo; sabed eso. No vinisteis a esta vida carentes de
algo que sea necesario para recorrer todo el camino.
¿Y qué tal de los que piensan que lo que arreglaría sus vidas sería otro ser
humano que los haga sentir amados? Necesitan de alguien para hacerlos sentir
especiales. ¿Sabéis por qué deseáis con vehemencia una relación? ¿Sabéis por
qué pasáis de una relación a otra? Porque dais vueltas y vueltas en una caja de
frustración, y creéis que una relación es la respuesta y que si podéis encontrar a
alguien que os acaricie, entonces el dormir en la noche ya no es tan estresante.
Todo el lío de buscar una relación es en realidad genio frustrado. Cuando
despertéis y os convirtáis en el hacedor y toméis el resto del pastel, la energía que
está frustrada en los órganos sexuales cambia de rumbo, la pituitaria se abre y el
cerebro empieza a florecer y toda esa energía camina hacia su destino. Estáis
haciendo, estáis creando. ¿No sabéis que la energía que está en lo que llamáis el
chakra de la raíz es el genio en bruto? ¡ Y vuestra naturaleza es encontrar a
alguien para que la descargue! ¡Derramáis vuestra vida en el suelo!
El celibato no es algo forzado; espera allá. Es el puente que os conduce del
sueño a la realidad. Cuando sois célibes, la energía cambia hacia un flujo natural
de creatividad. Buscáis relaciones como locos Para poder sentiros bien al ir a la
cama. Cuando despertéis del sueño en el que vivís, puede que os deis cuenta de
que caminaréis solos hacia vuestro destino, porque lo habéis creado de ese modo
para alcanzar esa meta.
Cuando abandonáis este plano no os casáis, no hacéis el amor en una nube.
Sois energía de luz pura. El Dios que despierta convierte la energía del elemento
humano dentro de vosotros en el genio creador y se convierte en ese genio.
¿Cómo? Por medio de vuestros sueños; abrazadlos y esperad a que se
manifiesten en frente de vosotros. Caminad hacia ellos, salidles al encuentro.
Cread, complaceos en ello; abrid vuestro cerebro, más allá del fuego en aras del
conocimiento y entonces, oh, humanos, Dios caminará en vuestra forma. Réquiem
por el sueño. Réquiem por el sueño.

Vuestra realidad es la caja


y la fantasía es el resto del pastel.

Sé que hay algunos de vosotros que estáis, digamos, disgustados por lo que
dije. Eso es porque este mensaje sacude muchas cajas, y vuestras cajas
representan vuestro modo de vida. Os fascina sentiros infelices e inseguros y la
caja os proporciona la seguridad que necesitáis. He enfadado a muchos con esta
verdad. Pero si respondéis con emoción, sé que habéis escuchado bien.
Sé que para muchos de vosotros la única motivación son los órganos sexuales
y sobrevivir. Sí queréis las cosas buenas de la vida, pero si eso implica hacer un
esfuerzo o si lo podéis obtener de otro modo, cualquier día tomaréis el camino
más fácil.
Sois los ladrones de vuestro propio tesoro. Pero eso nada tiene de malo; está
bien quedarse dormido; no habéis pecado. Aún sois amados. Recordad esta
pequeña enseñanza: Vuestra caja es la realidad y lo que llamáis fantasía es el
resto del pastel.
¿Qué es lo que bloquea vuestro sendero? Si esa es vuestra pregunta, no tenéis
un sendero. Más bien que arrojar vuestras perlas a los cerdos, saltamontes,
recordad lo que acabo de decir. Escribidlo si es necesario, y colocadlo donde lo
podáis ver.
Si queréis salir de la caja, volteadla. Que la caja sea la ilusión y el pastel la
realidad, solamente en actitud. Desde el Señor Dios de Vuestro Ser, que así sea.
Si sólo una pizca del pastel produjo un chasquido de los labios, vulgares
sonidos con la nariz y os dejó con ganas, bueno, esa puede ser la motivación que
os impele a levantaros, salir y caminar hacia vuestro destino. Si tenéis esa
motivación, o por lo menos una partícula de ella, continuaréis saboreándolo.
Si vuestro deseo es permanecer en la caja, entonces carecéis de un sendero; lo
único que tenéis es una cama para dormir.
De modo que si lo probáis, no sentís absolutamente nada y vuestra motivación
vacila, regresad a dormir. Ahí es donde queréis estar.
Pero voy a hacer un trato con los que desean seguir adelante. Un día cuando
estéis sentados afuera de los portales, estudiando a todo el mundo, por decirlo
así, y ninguno de los transeúntes tenga algo que no podáis poseer
emocionalmente, empezaréis a no dejar huellas, y yo os veré en la luz. Que así
sea.
Ahora bien, os recomiendo que vayáis a festejar, a absorber este nuevo pedazo
de pastel y a pensar sobre vuestra actitud. Reflexionad sobre la posibilidad de
transmutarla, porque, cuando lo hagáis, podréis llevar esa actitud más allá de la
muerte, hasta el infinito. ¡Entonces sabréis que todo esto es real!
Después de que le hayáis agregado combustible al cuerpo y nuevos
pensamientos a la mente, tomad otra vez el libro y veremos qué podemos hacer
con otro de esos sueños emocionales.
Y si pertenecéis al grupo de los que se quedarán dormidos, y lo sabéis, de
todos modos continuad con la lectura. Aun en vuestro sueño recordaréis esto. Al
leer y absorber, aun cuando no entendáis parte de esto y debatáis con el resto,
obtendréis suficientes pedazos para empezar un proceso. Al considerar este
material, habréis reunido grandiosas opciones y una gran verdad. Habéis usado la
razón pura para obtener deliciosas oportunidades emocionales. Vais a mover
montañas. Y, tal vez, por primera vez, habéis logrado un temblor momentáneo de
esperanza en cuanto al enigmático Reino de los Cielos.
Seguro, durante largo tiempo habéis oído que sois Dios y que el Reino de los
Cielos está dentro de vosotros. El motivo por el cual eso no ha tenido tanta
importancia es que aquellos que lo aceptaron ya no están aquí. Solamente
vosotros, el resto, estáis aquí.
Y la próxima vez que vayáis a la cama o a vuestro destino, el entendimiento de
una verdad emocional que trasciende las palabras se acelerará.

Y cuando comprendáis
la independencia financiera,
la obtendréis.

¡Mucho más de lo que soñasteis! Pero la diferencia es que, cuando os llegue la


hora de dejar este plano, lo que habéis acumulado de estos sueños se irá con
vosotros a prepararos una mansión, en otro tiempo y en otro lugar, donde todas
las cosas están en armonía.
Así que, no solamente vais a cumplir todos vuestros sueños y dejarlos atrás
como un mudo legado de vuestra existencia, sino que los poseeréis cuando os
marchéis.

Ay del rico que se aferra a sus joyas y desea


que lo entierren con ellas,
porque parte desnudo hacia la luz.

Ahora, id y comed. Y cuando lo hagáis, bendecid la comida. Bendecid vuestros


cuerpos y pensad sobre lo que habéis aprendido con emoción. Pensad en todas
las fibras que os ha tocado, porque el impacto de la emoción de una verdad
abrazada es vuestro por siempre.

"Es como si un Dios con un trillón


de ojos despertara de una larga siesta.
Y a medida que se levanta,
lo primero que ve es El mismo... en un espejo.
Y a medida que vosotros despertáis,
también despiertan muchos, muchos otros".

El truco de la luz
SOIS DIOS QUE SUEÑA QUE ES HOMBRE
Vosotros nacéis del pensamiento a partir del cual existen todas las cosas. Sois
hermosos.
El color de vuestra piel es como una paleta. Algunos tenéis la piel de caoba
pulida, un bello y rico color. Algunos sois amarillos, aun más pálidos que un
narciso. Algunos sois rosados, con un rubor adentro. Sois hermosos; no existen
diferencias entre vosotros. Sois todos parte de la luz y sois exquisitamente bellos.
Hay ojos que tienen todos los tonos del color castaño, otros son verdes como
tallos de caña, felinos y místicos. Hay azules en diferentes tonos del cielo a
diferentes horas del día; danzan, parpadean y arden con vida. Algunos ojos que he
visto son grises, como el agua de una almeja.
Algunos tenéis cabellos como de cobre pulido, color de pizarra, amarillo suave
como el sol, ébano. Algunos son como cimas de montañas cubiertas de nieve. En
algunos de vosotros es gris pardusco, en otros brillante y radiante.
Bellos cuerpos; sois homo erectus, homo sapiens. Venís en todas la formas:
grandes, pequeños, anchos, enclenques, tiesos, delgados, robustos, pero poseéis
el mismo esqueleto: hermoso.
Dios que sueña que es hombre.
Cuando observo que la intensidad de vuestras luces varía, no quiere decir que
unos tienen más o menos luz que otros, sino que sois todos diferentes, creativos,
bellos. Pero yo os veo a todos iguales, como Dios, aunque cada uno es único en
su género.
Cuando miro dentro de vuestros ojos y veo vuestro cabello, observo eso que va
más allá del sueño en la realidad llamada "magnífico despliegue del drama
humano, desarrollándose, despertando, convirtiéndose otra vez en esa luz".
Cuando lleguéis a ser la luz, la podréis ver en otros. Ninguno es más pálido
que el otro. Sois hermosos, así es.
Extraordinario será cuando vosotros, maravillosas entidades que buscáis la
libertad, podáis mirar a todo el mundo y no considerar a ninguno menos que otro.
Cuán maravilloso será cuando podáis mirar a vuestros semejantes y no envidiéis
ni sintáis celos, pues eso es lo que ha formado esas profundidades de vacío
insondables dentro de vosotros. Cuando vuestra actitud cambie, empezaréis a ver
las cosas desde otro ángulo.
¿Sabéis que cuando envidiáis, cuando estáis vacíos, es precisamente aquello
que no poseéis lo que os mortifica? Cuando lo poseéis, reina la paz.
No hay ningún poder que acompañe al sueño humano, no importa cuánto
dinero o control haya de por medio; incluso si el mundo es el tablero de ajedrez en
el que realizáis vuestros juegos. Los que juegan el juego de dinero y control
caminan en el sueño humano donde hay algo que no se puede conquistar: el
amor.
Cuando amáis, os retiráis del juego. Pero primero, antes de entregar un amor
de esa clase, debéis ser el rey que come el pastel porque sabéis que lo merecéis,
porque es vuestro pastel. Y después de eso, podéis amar al mundo entero.
Amor. Esa es una de esas palabras que suenan como "gran cosa, eso no es
nada nuevo". ¿Pero lo habéis ensayado últimamente?
¡Difícilmente!
Es la corteza del pastel.
Cuando todos empiecen a tomar su lugar en el juego final, imaginad a aquellas
entidades cuyo método de juego ha sido el del dinero y del poder. Los mansos que
poseen el amor no serán afectados, pues no se les puede manipular, controlar o
hipnotizar. Su paz procede del manantial del alma, en la cual yace la riqueza de
las cosas nobles: del honor, el amor, la impecabilidad, la verdad, el perdón y la
gentileza del espíritu. ¿Sabéis cuánto daño os hacéis a vosotros mismos cuando
juzgáis a otro? Hacéis más grueso el sueño. ¿Realmente vale la pena juzgar?
En el manantial aprendéis a amar, tanto que un día, mientras contempláis el
amanecer, un guerrero se os acercará y ¡mirad! lleva un espadón con una
empuñadura alrededor de la cual diez hombres pueden colocar sus manos y, con
sangre en el ojo, os dirá: "He venido a destruirte" y vosotros expresaréis tanto
amor que lo miraréis a los ojos y responderéis: "Si te satisface, hazlo".
Ahora, esto puede parecer muy tirado de los cabellos. ¿Cómo podríais estar
allá sentados y permitir que alguien haga eso? Algo fenomenal sucede cuando no
se le da energía a una cosa, sólo entrega total, no una capitulación superficial,
sino la entrega completa que exige estar en un lugar donde podáis decir: "Cuando
cortas mi cuerpo en pedazos, sólo liberas mi alma".
No se da energía; no hay fricción; no hay guerra; no hay rabia; no hay
remordimiento; no hay lamento; no hay juicio.
Y el gran soldado suelta su espada que estruendosamente cae sobre el suelo y
se queda allá reflejando sus hojas de luz hacia el cielo, y el conquistador empieza
a llorar, porque no hubo conquista. No logró nada; no encontró a una entidad
suplicando que le perdonara la vida; sólo había verdad. Y se sienta a llorar mil
días a causa del misterio.
Con el tiempo, será el hombre que se sienta en la carretera y contempla el
amanecer.
El amor es parte de la manifestación.
Amor es interesarse lo suficiente por la posibilidad del enigma del Dios que es
la realidad a la que se le invierte la actitud hacia el proceso interior que le da
crédito y valor a vuestra existencia. La fe no tiene nada que ver aquí.
Cuando os amáis a vosotros mismos con la fuerza suficiente para despertar de
vuestros sueños, de vuestro cautiverio, o de vuestro sueño de ser víctimas, ser
criticados, ridiculizados y perseguidos, eso significa que estáis empezando a amar
lo que sois.
Amarse a sí mismo es ser egoísta, pero si no es así, no podéis amar a otro. Es
una hipocresía flagrante carecer de amor propio y profesarlo por otro. Es una
hipocresía vivir por otros y no por vosotros mismos, porque sin amaros a vosotros
mismos, el amor que profesáis por otros se vuelve frágil y se lo lleva el viento.
Aprendéis a amaros a vosotros mismos. Empezáis a admirar lo que sois, a
respetar vuestro genio y vuestro coraje. Y comenzáis a admirar el despliegue, si
queréis, del esfuerzo y el deseo ¡Si os veis como seres admirables, honestos con
vuestras emociones, de modo que vuestras palabras corresponden a vuestros
sentimientos, encontrareis que sois criaturas adorables! Y no lo olvidéis:
Solamente podéis ver en otros lo que veis en vosotros mismos.
Y ahí es donde comienza el amor. Eso es lo que significa amor incondicional.
¿ Comprendéis ahora esa parte del proceso ?
Si alguien dice que os desprecia, podéis amarlo a pesar de todo. El puede tener
su verdad y vosotros podéis tener la vuestra
Es muy raro encontrar alguien que sepa que el legado de Dios yace adentro y
aun más raro encontrar a alguien que ame lo que esta adentro. Y, no obstante,
estos conceptos son sinónimos y concuerdan entre sí
Cada manifestación que realicéis, cada sueño de cuya carga os liberáis, os
lleva más cerca del amor. El solo acto de abordar las posibilidades del yo es amor.
El amor no es la lujuria de los órganos sexuales; no es el reflejo de rostros
pintados y espejos. No es el color de la ropa ni del cabello, ni de los ojos. ¡Nunca
estáis satisfechos con ninguno de ellos!
Amor es lo que está adentro, lo que sois, vuestra esencia. Y mientras más
sueños realicéis y más pastel comáis, mucho más llegareis a amaros a vosotros
mismos, hasta que ese amor se extienda hasta un saber interior amplio que lo
abarca todo, de modo que si ese guerrero os hubiera partido en dos, podríais estar
en paz con él y con su palabra.
El amor nunca muere, Maestros. Para aquellos sin Dios es algo esquivo, pero
para los vivientes nunca muere, es continuo, continuo Yo sé que lo que parece
normal es una ilusión. Es cosa normal envidiar, ser maliciosos. Es normal ser
malos y falibles.

¡Maestros: normal es la droga que


os mantiene dormidos!

¿No sabéis que los grandes anormales ya no caminan sobre este plano?
Os escucho hablar. Os observo luchando por que las palabras hagan juego con
la emoción interior , tratando de ser veraces de cabo a rabo. Veo que muchos lo
tomáis con seriedad. Y hay otros que se muerden los labios y muestran dientes
blancos, brillantes y carnívoros, y tienen que morderse la lengua para abstenerse
de ser normales.
Todo debería rodar suavemente, como la bruma de la mañana.
"Desde el Señor Dios de mi Ser, este día invoco al Padre hacia todo lo que es
vida, todo lo que es genio, todo lo que soy yo".
Y en el mismo aliento que pronuncia esas palabras, emitís el amor y todas sus
posibilidades. ¡Es magia! Es la corteza del pastel. Con este conocimiento, vendrán
cosas maravillosas. En muchos campos, la libertad será una realidad, y muchos
de vosotros iréis al viento, por siempre y para siempre. Pero tenéis que apreciar
ser lo suficiente como para creer que sois dignos de esto.
Tenéis que amar el sueño con tanta intensidad como lo parís, lo que quiere
decir que tenéis que amar al Creador. No hay nadie allá afuera de vuestra
ventana, cerca del lugar donde dormís, por el cual valga la pena entregarlo todo,
porque parece ser lo normal. Yo os veo en todo lo que sois, en todos los matices
que sois, y en las diferentes etapas del sueño. Y os amo íntegramente, porque he
hallado que sois dignos de esto, porque yo fui un humano, tuve el sueño y
desperté de él, aunque eso no les gustó a muchos de los que me rodeaban.
Aquel puñado sin rostro que controla vuestra economía, vuestra bolsa que
llamáis de valores, vuestras revoluciones y las leyes que os esclavizan, los
hombres que desean poseer a todos los reyes y a los hombres de los reyes, no
poseen la naturaleza. Ella es el rebelde más grande de todos. El hombre no la
puede controlar, porque ella está evolucionando.
Cuando paséis por este proceso, sueño después de sueño, concentrándoos en
vuestras necesidades, aseguraos de que, al salir de la caja, dejéis la puerta
abierta para otras posibilidades. Hacedlo con un gran entendimiento y un gran
amor, de modo que a través de ese flujo de amor, en el proceso natural de
evolución, permanezcáis en armonía con la naturaleza.
¿Qué es la naturaleza? Es Dios; si permanecéis alineados con la naturaleza en
este proceso, permaneceréis por fuera de aquello que tiende un lazo, aquello que
ata y ata; obtendréis esa gran independencia que deseáis.
Y deberíais ver eso antes de abandonar este plano, antes de deslizaros hasta
el portón a observar. Debéis percataros de ese conocimiento impecable con el
cual estáis alineados, pues es vital, rico, fogoso, móvil e indomable. La vida.
Entonces el juego no os afectará. No os equivoquéis. No os vais a sentar sobre las
ramas de un gran árbol a no hacer nada. Tendréis que moveros paso a paso con
vuestro destino, marchando con él, conscientes del destino con fina agudeza.
Tendréis que estar en conocimiento y en emoción.
Ahora, unas palabras para aquellos que solamente os acercáis un poquito a la
puerta, apenas hasta el cerrojo. Y escuchan y no oyen nada allá, ningún jinete que
galopa, ningún viento, nada. Entonces llega el miedo, así que le subís el volumen
al estéreo y el ruido os hace sentir mejor. Regresáis a la puerta y sabéis que
habéis olvidado algo. ¿Qué era? Pero por supuesto, el pasado: "No me puedo ir
hasta que empaque todos mis problemas".
Sed muy muy cuidadosos con vuestros problemas, mirad cómo los empacáis;
sin arrugas. Ellos tienen prioridad sobre todo lo demás. ¡Bueno, vuestro pasado es
sumamente importante para vosotros!
Y cuando empacáis todas las maletas y regresáis a la puerta, os dais cuenta de
que hay demasiadas. No podéis atravesar esa puerta a menos que lo llevéis todo
con vosotros, mas todo no cabe por esa puerta.

Dejando atrás el ayer


Así que os sentáis y pensáis en ello.
"No puedo dejar esto atrás. He invertido toda mi vida en ello. ¿Qué va a pensar
la gente de mí, si...?"
"¿Qué les voy a decir ahora que ya no tengo pesares?" "¡Los tuve por mucho
tiempo y eso me dio buenos resultados!"
"¿Y qué va a pensar la gente cuando me vea alocado, feliz y extravagante? "
"Debo tener algo que sea real".
"Ay, Dios mío, ¿y todas mis vidas pasadas?" "¡Casi no tengo maletas para
todas ellas!" "¡Y eso que todavía me faltan los baúles para empacar todo lo que la
gente ha dicho sobre mí!"
"Sí, no podría existir sin un poco de evidencia sustentadora" -El pasado es algo
en lo cual estáis estancados, en vuestro sueño; es lo que os mantiene dentro de
una caja. Y no podéis cambiar vuestro pasado. Sólo habrá un ahora. Tenéis miedo
de echarlo al olvido, miedo de ser amorosos y compasivos.
Tenéis miedo de un nuevo día, radiante de salud, sin más problemas.
Muchas personas no pasan por la puerta porque se han sobrecargado.
¿Cómo encaja esto con vuestra primera manifestación?
¿Por qué tenéis que salir a comprar un sombrero nuevo para sentiros felices?
No obstante, después de llevarlo puesto una vez, os cansáis de él. ¿Cuántos
sombreros más vais a necesitar para comprender que simplemente no sois
felices?
La manifestación de vuestro primer sueño que abrazasteis se da en forma
colectiva como destino frente a vosotros. ¿Qué sucede cuando vais a verlo en
frente de vosotros y entendéis que tenéis que abrir la puerta para encontrarlo?
Sabéis que está allá afuera. No lo podéis oír, pero está allá. Y no podéis atravesar
esa puerta porque no podéis olvidar el pasado.
En otras palabras, no podéis perdonaros a vosotros mismos, no por el ayer,
sino por vivir en él. Entonces, ¿qué le sucede a la manifestación? Bueno, está allá
afuera.
Ahora, aparece una entidad que anhela encontrar algo qué hacer y camina
derecho, hacia adelante. Ya sabéis, no es uno de esos tipos espirituales; es un
hacedor. Salta por esa puerta y ahí está esa manifestación esperando allá; es
como una manzana roja ruborosa, esperando que alguien la arranque del árbol. Y,
por supuesto, él la arranca. "Es mía". ¡Y sale corriendo y la hace patentar! Lo leéis
en el periódico.
Y vosotros estáis sentados allá, vuestra cabeza le da vueltas a este sueño, y
viene el crujir de dientes y la maldición, convirtiendo en azul el interior de vuestra
caja. Sentís remordimiento, despecho, odio y amargura. Y sólo sabéis que ese
tipo os la robó.
Permitidme que os diga lo que sucede: Ese destino fue creado por vosotros.
¿De dónde creéis que salen las ideas nuevas? Las ideas brillantes proceden de
alguien que muy lejos las creó con emoción. La idea brillante no fue
necesariamente creada por el poseedor, sino que fue recogida por el buscador.
Ella se asoma por allá, lista para que aparezca alguien que la está buscando. La
arrancan del árbol, de la conciencia recogen la idea, porque la están buscando.
Eso es lo que quieren; ese es su sueño.
Como veis, lo creasteis, pero no podéis ir más allá de la seguridad de vuestros
propios ayeres. No pudisteis salir de la zona de confort de vuestras propias
miserias, dificultades emocionales, dogmas y todo lo demás, para poder llegar a
vuestra propia manifestación.
Entonces, ¿quién es el genio? Bueno, lo leéis en el periódico, por supuesto, y
reconocen que este hombre que arrancó vuestra manifestación del éter es un
genio, y que hizo una contribución importante a la humanidad. ¡Sus acciones en la
bolsa han subido, se escarba los dientes y se aparta del pastel!
Las ideas brillantes se originan en algún ser emocional que abrazó su concepto
con emoción, salió y se convirtió en él en conciencia. El que en su sueño busca
una idea brillante la encuentra. No la crea; simplemente la encuentra; y en medio
de su emoción se escarba los dientes. ¿Veis? Le da palmaditas en el estómago.
Os digo esto porque cuando estamos hablando del genio y del que no puede
atravesar la puerta, estamos hablando de alguien que no tiene amor por sí mismo,
de alguien que ha aprendido a ser algo emocional, pero que no prosigue su
objetivo. Y cada sueño que abracéis y que era una limitación se realizará, pero os
tenéis que levantar e ir a buscarlo. Tenéis que atravesar la puerta, y si eso implica
dejar atrás el ayer, es necesario hacerlo.
¿No sabéis que un Cristo no tiene pasado? Es sólo el Cristo.
No es un rasgo de la evolución ni de la naturaleza el mirar atrás y suspirar por
huesos viejos. El hombre se esfuerza por preservarlos. ¿Dónde reside vuestro
estado mental? A la naturaleza no le importa; ella sigue su curso. La naturaleza
funciona con base en la misma verdad que os estoy enseñando.
Allá afuera abunda el sueño, porque hay grandiosos sueños esperando que los
abracen. Pero también hay mucha pereza. Para atravesar esa puerta tenéis que
empacar muchas maletas repletas del ayer y, en realidad, las maletas no son más
que una excusa para no pasar por la puerta. Ya sea que vayáis por todo el pastel
o no, hicisteis una contribución a alguien allá cuando abrazasteis vuestro primer
sueño. Lleva vuestro nombre; sois su creador.
Pero si no lo reclamáis, alguien más lo hará. Todas las grandes ideas se
originan en un creador emocional que las soñó.
¿Cuántas historias habéis oído de alguien que dijo: "Sí, hace años yo pensé en
eso"? Hmmmm. Os hizo rascar la cabeza y preguntar: "¿De veras?" Cuestionáis
por qué, si tuvo la idea, no hizo algo con ella.
Vuestros sueños son de ese modo y también vuestra libertad. Es asunto de
proseguir su objetivo. ¿Comprendéis lo que digo?
Voy a repetir lo que dije en cuanto el genio, porque sé que algunos ya lo han
empañado.

El genio consiste en la habilidad para tener


el sueño y luego hacer algo con él.

El solo caminar hacia adelante abre el cuerpo emocional que permite la


apertura de la mente emocional, que es el cerebro y, a su vez, le siguen el
pensamiento y la acción. Acción y reacción. El sueño hecho realidad, manifestado
y poseído, se llama genio. Y luego vuestra conciencia empieza a abrir espacio
para más y la energía comienza a alimentaros.
¿Habéis oído del Maestro da Vinci? El fue un genio, ¿verdad? Todo lo que
abrazaba con emoción, lo colocaba sobre papel.
Ahora, se le conoce como un genio, pero en realidad fue un soñador, porque no
fue hasta mucho más tarde en vuestro fluir de tiempo cuando lo que él dibujó se
convirtió en la brillante idea de otro. El estaba muy adelantado a su tiempo. Pero
realmente se quedó en una caja. ¿Comprendéis? ¿Qué tal si hubiera seguido
hacia adelante y hubiese creado lo que concibió? ¿Por qué no fue un poco más
hacia adelante con sus conceptos subacuáticos? Pudo haberlo hecho.
¿Cuán diferente hubiera sido vuestro mundo si da Vinci hubiese atravesado la
puerta que estaba frente a él y hubiera abrazado cada uno de sus sueños? Muy
diferente, queridos maestros, muy diferente. Pero más bien, su mayor logro es una
mujer monótona y afligida. Hizo un autorretrato, así como él era, simplemente un
monótono soñador que sonríe a medias.
¿Entendisteis el punto?
¿Qué es lo que se necesita? ¿Qué hace la diferencia?
Amor. Se necesita amor. Eso es lo que os da las agallas para atravesar la
puerta. Es amor lo que abre la puerta, lo que deja las maletas atrás. Es el amor lo
que ve las cosas como oportunidades. Y es el amor lo que os saca del estado que
os mantiene dormidos.
Si sentís, entonces habéis aprendido, porque hay algo que no se hace en el
sueño: no se olvida lo emocional. Eso es todo vuestro peso muerto.
¿Comprendéis?
Hay algo muy frustrante que yo le digo a mi hija cuando ella está pasando por la
amargura de todas las cosas. Yo le digo que no hay tal cosa como un problema.
No existe a menos que lo queráis ahí. Y, por supuesto, si podéis crearlo, la
respuesta yace dentro del problema.
Absolutamente todo lo que creáis lo podéis deshacer. Todo. Incluso la nada se
puede deshacer.
Si poseéis todo esto emocionalmente, grandiosos son los días que vienen,
porque los encontraréis gozosos, no espantosos.
"Aprended a ver. Cuando realmente podáis ver,
os hallaréis mirando directamente
a los ojos de Dios.
Y si os frustráis,
podéis hacer lo que hicisteis conmigo ", dijo Chris,
mientras sus labios formaban una sonrisa solapada.
"¿Y qué fue?"
"Hartarse de buscar y decidirse a encontrar.
Muchos de los que están atascados en la ilusión,
sentimentalmente han glorificado
la búsqueda de la Verdad;
han llegado a aferrarse a la búsqueda de la Verdad,
más bien que a encontrar la Verdad.
Irónicamente, están como el boxeador en una esquina
en la que ni siquiera aceptan orientaciones de alguien
que realmente ya ha llegado a ese destino ".

El truco de la luz
No hay palabras
Es muy complicado tratar de explicar con palabras esta verdad acerca de Dios,
acerca de los sentimientos y la manifestación. Es arduo comunicarse con
entidades sensitivas que sólo oyen porque son intelectuales.
Nunca habéis entendido a Dios, porque no sabíais sentir. Y en el pasado,
habéis tomado mis palabras, las memorizasteis, las entallasteis y las saboreasteis
hasta que se convirtieron en una verdad intelectualizada.
Las destilasteis solamente hasta el punto "Vosotros sois Dios".
Y habéis usado esa verdad para justificar vuestro mal comportamiento y
dualidad.
Sirvió para un propósito.
Pero comunicar lo que está adentro, eso es poder puro, poder absoluto.
Permanece quieto en su propio tiempo.
No existe el tiempo cuando vais adentro
y abrazáis la emoción. Solamente es; es el SER.
Para eso no tengo palabras.

Hasta ahora nadie lo ha escuchado; no lo podían entender. ¿Sentir? ¿Qué es


eso?
Y dicen: "Pero yo te amo, Ram".
Y yo les digo que soy digno de ser amado. ¿Por qué? Porque si podían
encontrar compasión en mi ser, eso quería decir que todavía estaban vivos. Me
quedé para encontrar la magia que invertiría ese sentimiento y os lo enviaría mil
veces, de modo que lo que habéis sentido por mí, pudierais empezar a sentirlo
dentro de vosotros.
Y os envié los mensajeros y más palabras, y vosotros las cortabais y las
pegabais según vuestra habilidad para escuchar.
Pero al utilizar este proceso, al hacer contacto con vuestra propia emoción y
soltar vuestro propio poder, estáis encontrando vuestra propia verdad.
¿No sabéis que esas son las mismas palabras que nunca pude encontrar?
Hay que usar vuestras palabras para encontrar vuestra verdad.
Y si habéis ganado eso de esta información, entonces gracias a Dios. Aferraos
a ella por siempre y no permitáis que nadie os la arrebate.
Vais a ver a Dios en esta existencia. Que así sea.

Abrazando el sueño de Dios.


Bueno, es hora de hacer algo grande.
Deseo que abracéis y manifestéis a través de la emoción.
Deseo que creéis un drama, un gran drama. Y en el momento de ir adentro,
para crear el drama, quiero que estéis conscientes de que estáis sintiendo el
sueño de Dios.
En otras palabras, abrazad con emoción y poder para que todo lo que abracéis
sea la verdad viviente. ¿Entendéis?
Dejadme decir esto otra vez, de otra forma. Abrazad y cread un drama, una
fantasía, una escena bella, salvaje, deliciosa que os dé lo que sea que queráis,
como si tuvierais el toque de Midas, pero que ese toque sea mágico.
En este proceso, deseo que viváis y contempléis todo lo que deseáis y lo veáis
sucediendo en el momento. ¡Así es como se hace posible!
. Aquí estamos tratando con el sueño que
retiene todo lo demás y lo deja atrás.
Se llama actitud.

Vuestra escena actual dice: "Esto es real. Aquello es fantasía".


Lo que este sueño hará, si lo poseéis, es invertir eso, de modo que vais a decir:
"Ya veo: Aquello es real y esto es fantasía. ¡Yo lo tuve al revés todo el tiempo!"

El proceso: Instrucciones físicas


Poneos cómodos. Sentaos sobre la tierra o el suelo. Aflojad vuestra ropa.
Tomad responsabilidad por vuestra vida. Si estáis haciendo esto en un grupo con
fines de demostración, esta vez, si vuestro vecino rueda por el suelo, rodad con él.
Si está riendo, reíd con él, no de él, con él. Si ella le hace cosquillas a vuestra
fantasía y deja salir un torrente de regocijo maravilloso, permitídselo.
¡Eso se llama emoción! ¡Es alegre! Es dulce y refrescante y acelera el sueño.

Recordad: Sois hermanos entre vosotros.


Estáis conectados por medio
de la mente de Dios.
Estad en paz con todos los que os rodean. Cuando sintáis esa conexión,
caminaréis en paz. Preparaos. Quitaos todos los adornos.
Recordad: vuestros metales conservan
la frecuencia del ayer.

Para llegar a la alineación con el ahora, vuestro cuerpo debe estar desnudo de
metal.
Y los que ya estáis saciados, estáis perdonados.
Aflojad vuestra cincha. Quitaos los zapatos.
No empecéis este proceso hasta que estéis cómodos. Si estáis en un grupo y
no podéis hallar comodidad en ese medio ambiente, escuchad y aprended de los
que os rodean. Podéis hacer esto solos cuando estéis en casa sin necesidad de
una demostración. Respirad. Cerrad los ojos.

Oración de manifestación

DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER


AL PADRE INTERIOR
TODO LO QUE TU ERES
SALGO DE VIAJE
A ESTE HORA LLEGO A CASA.
A ESTA HORA
SACA A LA LUZ EL PODER
EL SABER INTERIOR
LA MANIFESTACION.
DESDE EL SEÑOR DIOS DE MI SER
HACIA EL PADRE INTERIOR
ES LEY.
¡QUE ASI SEA!

Dad las gracias al Padre interior por lo que es la verdad, lo que es real, lo que
es ilimitado. Porque en Dios, todas las cosas son posibles. Agradecer por todo eso
le da reconocimiento al Señor Dios de Vuestro Ser, a vosotros, cualquiera que sea
vuestro nombre.

"No olvides ver, no simplemente mirar.


Porque nada es como parece.
Este callejón no es más que una carretera
hacia el cielo, y tú eres sólo otro sueño ".

El truco de la luz

Que todos vuestros deseos se conviertan en realidad


Jeshua ben Joseph dijo, cuando estuvo cuarenta días en el desierto: "Apártate
de mí, Satanás". Se estaba dirigiendo a su ego falso. Durante ese proceso en el
desierto, él abrazó todas las ciudades del mundo; las poseyó, una por una.
Cuando terminaba con una, seguía con la otra, y la otra. Se retiró del
desfallecimiento de ellas y, cuando terminó, salió hambriento y sediento, y derecho
para una boda.
La verdad es que el Hombre Maravilloso se convirtió en tal por medio de
eliminar todos sus sueños. ¿Y qué son los sueños? ¡Tentaciones suprimidas! Y no
lo hizo con menos vigor, drama y sincera emoción de los que vosotros deberíais
estar usando ahora.
Deseo que sepáis que en mi tiempo yo me senté sobre una roca durante siete
años contemplando el mundo que me rodeaba. Cuando el viento me molestaba
sobre mi rostro y soplaba mi manto alrededor de todo mi calificado cuerpo, tuve
que poseerlo; tuve que hacerlo. Me tomó muchos años averiguar cómo ser el
viento. Sólo entonces, dentro de mí, llegué a comprender lo que era el viento: libre
y salvaje, poderoso, soplaba; destapaba jóvenes rodillas, hacía que los niños
rieran, convertía hojas de color esmeralda en plata y empujaba lo que se
estancaba en las charcas.
Yo fui el viento debajo de las grandes alas de aves de caza.
Y a través de ese mismo drama de convertirme, extendí mi conciencia de modo
que mi mente se dobló en dos al llegar a ser el viento.
No había manera de volver atrás, porque no tenía alternativa.
La ley estaba en vigor.
No tenéis que hacer nada distinto de lo que ha hecho cualquier otro gran
Maestro. Y, a propósito, muchos se quedaron como grandes Maestros. Muy pocos
continuaron para ser el Cristo en fronteras más grandiosas, en realidades más
fabulosas. Algunos se quedaron simplemente como magos. Nada más.
Así que con vuestro vigor, entusiasmo y deseo apremiante de ser una parte,
habéis creado una conciencia única.
Se llama vuestra realidad.

Y, verdaderamente, si abrís la puerta de par en par


y salís a encontrar vuestro destino,
un día llegaréis a ser
lo que yo he llegado a ser.

Y encontraréis otra vez a todos los que han merecido vuestro máximo respeto y
amor.
Pero tenéis que salir a encontrarlos.
Nunca os avergoncéis de vuestras emociones, ni de vuestro gozo.
Y nunca, nunca os avergoncéis de vuestras lágrimas que de una manera tan
dulce revelan vuestra limitación. Estad agradecidos por ellas.
Agradecedle a Dios que estáis vivos.
Estáis sintiendo la inteligencia.
Entonces, ¿de qué modo regresa todo esto a la independencia financiera? Por
medio del conocimiento. Habéis aprendido sobre el oro y los dólares de papel. Los
Hombres Grises son sus dueños. Vosotros no.
Por medio de este entendimiento y la razón, saldréis de la visión intolerante y
llegaréis a la esfera ilimitada.
Sentid deseo de lo que queréis; vividlo; sedlo; saboreadlo; oledlo. ¡Es una
realidad!
Nunca deseéis tener dinero para pasar tiempo con Dios. Con toda vuestra
mente y todo vuestro ser, desead ser Dios. El resto es incidental.
Sed amables con vosotros mismos. Si estáis ansiosos de salir corriendo a
invertir en algo que os hará ricos de la noche a la mañana, invertid en vosotros
mismos permitiéndoos tiempo para volver a tomar estos preciosos momentos.
Permitios tiempo para ser emocionales, para vivir el sueño, para comer el pastel.
Es vuestro. Ved cómo la manifestación se realiza.
Caminad hacia adelante en vuestro destino. Poseedlo, sueño tras sueño, tras
sueño.
Y un día, entidad, ya no habrá más qué poseer, porque seréis todas las cosas.
Ese es el secreto de cada entidad que llegó a ser Dios y despertó del sueño de
ser hombre.
Voy a dar una bendición para este proceso de manifestación y el deseo de
saber y sentir que habéis mostrado.
Desde el Señor Dios de mi Ser, a todos los que han gritado,
a todos los que han proclamado,
a todos los que han reído como un trueno ondulante.
Desde el Padre dentro de mí,
hacia el Padre interior al que todas las cosas responden,
que vuestros deseos se conviertan en realidad
para la gloria de Dios, el Padre,
y para toda la eternidad y todo el tiempo que viene.

Y que seáis la luz que descubre


las sombras del mundo.

¡Estaré con vosotros en los días que vienen! Y todos los que estáis en el
sendero, veréis que en realidad no hay ningún bloqueo. A medida que vuestro
deseo de conocimiento aumente, yo estaré ahí; en el viento. Y en el pensamiento.
Y en la fantasía.

FIN

* * *