You are on page 1of 5

UNIVERSIDAD EL BOSQUE – Doctorado en Bioética Seminario: Seminario de Investigación en Bioética Profesores: Jaime Escobar Triana, Constanza Ovalle Gómez

, Chantal Aristizabal Tobler Estudiante: José Ignacio Castañeda Fandiño Bogotá Octubre de 2011

Relatoría sobre la revisión del texto “La Mente Moral” Capítulo III “Gramáticas de la violencia”, de Marc D. Hauser1 En qué medida el acto de matar puede tener una justificación moral.
Existe una clara diferencia entre matar y dejar morir, la cual se fundamenta en una noción arraigada en nuestros principios morales. Es así como podemos considerar que un acto que conlleva de manera activa el privar de la vida a un ser humano implica una violación de principio que debe ser analizada a la luz de un contexto social o cultural muy particular. “Esta distinción está en la base de muchas decisiones biomédicas y bioéticas, especialmente la eutanasia y el aborto” 2. De aquí nace el interés por determinar en qué medida nuestros juicios morales pueden estar determinados por “una idea general de bondad (ética de la virtud)” 3, o por una diferenciación que hacemos entre consecuencias buenas y malas (utilitarismo o consecuencialismo) o por una noción de contexto en la cual se definen ciertos principios que determinan lo correcto o lo incorrecto (principios deontológicos o no consecuencialismo). Estas consideraciones deben tener en cuenta también un contexto sicológico particular que determina de manera subjetiva ciertas actitudes del individuo y condiciona de manera involuntaria las nociones que aplica. Marc Hauser trae a colación cuatro ejemplos hipotéticos que permiten evaluar de manera específica las actitudes morales de diversos individuos enfrentados a decisiones cruciales. En los cuatro ejemplos presentados la decisión se centra en determinar si es lícito matar a una persona con el objetivo de salvar a cinco, planteando diferentes variantes de la situación, lo cual hace que el enfoque moral se oriente hacia soluciones contrapuestas, a partir de las cuales se pueden implicar elementos de juicio concretos que determinen factores de sentido moral común a diferentes entornos sociales o culturales propios de los individuos sometidos a prueba. En primera instancia tenemos el caso de Diana, la cual se enfrenta al dilema de accionar una palanca que desvíe un tranvía desbocado, que se dirige originalmente hacia cinco transeúntes ubicados sobre la vía férrea, hacia un transeúnte que se encuentra caminando sobre una derivación de esta. Aquí el dilema se centra en dejar que las cosas sucedan sin intervención alguna por parte de Diana, lo cual ocasionaría la muerte de cinco personas de
1

Marc D. Hauser (Cambridge, 1959), es un biólogo evolucionista norteamericano licenciado en ciencias por la Universidad Bucknell y doctorado por la Universidad de California, actualmente es profesor en la Universidad Harvard en los departamentos de Psicología, Organísmica y Biología Evolucionista y Antropología Biológica. También es codirector del programa sobre la Mente, el Cerebro y el Comportamiento y director del laboratorio de Neurociencia Cognitiva de los Primates. Ha escrito más de doscientos trabajos de investigación y cinco libros, entre ellos: La evolución de la comunicación (1996); Mentes salvajes: ¿Qué piensan los animales? (2000) y La Mente moral (2006). 2 HAUSER, Marc D. Capítulo III: Gramáticas de la violencia. En: La Mente Moral. Madrid: Ediciones Paidós Ibérica, S.A. 2006, p. 147. 3 Ibid., p. 147.

1

o accionar la palanca de desviación. 2 . este se diferencia en que dicha vía alterna retorna a la vía principal pudiendo ocasionar la muerte de los transeúntes si no es detenido de alguna manera. sin embargo. se incorpora un aspecto que presenta una violación del principio kantiano de no usar a los demás como un medio para lograr un fin. En este caso. aunque la situación es similar a la del caso de Diana. implica una consideración diferente. Aunque en este caso el dilema. En este caso el hombre frente al obstáculo no es quien frena al tranvía con su peso. y que es posible desviar al tranvía por una vía alterna accionando una palanca. Dicha persona inevitablemente moriría arrollada pero la acción lograría salva a los cinco transeúntes. sí hay algo que puede detener al tranvía. en la vía alterna. El problema radica en que de manera fortuita frente al peso existe una persona despreocupada que moriría al desviarse el tranvía por esa derivación. su cuerpo no detendría al tranvía y los cinco transeúntes morirían. Los dos casos anteriores presentan unas diferencias de implicación moral substancialmente significativas que dan a entender un parámetro intuitivo particular de nuestras nociones morales. En el tercer ejemplo se plantea la situación de Pepe. sin embargo. El segundo ejemplo presenta una variante con respecto al primero al considerar que Paco se encuentra sobre la vía férrea y puede evitar la muerte de los transeúntes arrojando intencionalmente a una persona gorda que detenga con su peso y volumen al tranvía descarriado. sin que se le cause daño a un transeúnte desprevenido que se encuentra en la otra vía. Aquí el daño causado sobre él es una consecuencia indirecta de la acción de Oscar. el cual inevitablemente morirá a causa de la acción de Pepe pero tendrá como resultado salvar a los cinco transeúntes. en el cual el accionar una palanca salva a cinco y ocasiona la muerte de uno. implica una acción personalizada directa. Si él no estuviese en la vía. ya que él no piensa en ocasionar intencionalmente con el objetivo de lograr un fin. para ahondar en los elementos estructurales de nuestra conciencia moral es necesario plantear ciertas variantes en los ejemplos que puedan hacer mucho más evidentes sus rasgos característicos. Por tal razón.manera directa. pero muere al ser arrollado. Aquí. Particularmente. Se trata de un hombre gordo que pasea por allí. y por otra. en la vía alterna se encuentra un peso que puede detener al tranvía salvando a los cinco transeúntes. logrando como consecuencia la muerte del transeúnte desprevenido y la salvación de los cinco que se encuentran en la vía principal. el hombre ubicado en la vía alterna es usado como un medio para lograr un fin. es igual al anterior. desde un punto de vista utilitarista. Hasta aquí un caso muy similar al de Diana. Un caso final presenta Oscar en una situación similar a la de Pepe. Desde un punto de vista utilitarista no hay discusión sobre la decisión que debería tomar Diana: ella debe accionar la palanca para salvar a los cinco. Por una parte se presenta una violación del principio kantiano que establece que no es lícito tomar a un ser humano como medio para lograr un fin. a diferencia del de Diana. a diferencia de la acción de Diana la cual es básicamente impersonal. quien se encuentra al lado de la vía férrea dándose cuenta de que el tranvía puede arrollar a los cinco transeúntes si no hace nada.

En tal caso se observaría una situación parecida a variaciones lingüísticas concentradas de manera geográfica y temporal. En este tipo de análisis se observó que las conclusiones extraídas no dependían de variables tales como sexo. reserva para sí sus propios principios operativos.. p. Lo particular fue observar que mientras algunos individuos se mostraban sorprendidos de haber considerado lícito actuar de cierta manera algunos otros mencionaron haber actuado visceralmente. En este contexto podríamos considerar que la analogía lingüística que se utiliza para analizar el sentido moral de los individuos es útil para hacer predicciones estimables dentro de unos parámetros establecidos que podrían llegar a no ser universales. edad o nacionalidad así como tampoco de que estuvieran condicionadas por normas directamente deontológicas o utilitaristas. en el individuo. p. p. De la misma manera. que establece unas pautas que definen la forma como los individuos juzgan sus acciones de tal manera que ciertos “actos que de otra forma estaban prohibidos pueden justificarse si el daño que causan no es intencionado y sus efectos buenos previsibles y deseados superan a sus efectos malos previsibles” 6. A partir de los estudios de Mikhail se pueden mencionar algunas justificaciones presentadas por los sujetos en las que se hace evidente que existe un gran diferencia entre lo que la gente dice que es moralmente lícito y la justificación o explicación que dan de sus juicios. La mente humana tiende a emitir juicios cuando están involucrados dilemas morales. 3 . 159. 6 Ibid. El ser humano posee una serie de conceptos intuitivos que pueden provenir del entorno o ser condicionados por aspectos subjetivos d orden psicológico.. La segunda conclusión establece que “El principio de doble efecto es un principio moral y legal tradicional” 5.. Después de haber sido realizado el experimento por diferentes investigadores. el filósofo y jurista John Mikhail obtuvo algunas conclusiones fundamentales. 159. por intuición o por instinto. sin embargo. Ibid. Una observación interesante hecha por Hauser a partir de los estudios realizados es que los individuos tienden a condicionar sus respuestas en función del ejercicio de responder a los diferentes dilemas propuestos. se encuentran una serie de nociones morales intuitivas que han tomado forma y se han constituido en parte integral de nuestra psicología de manera inconsciente. 159. con lo cual se puede observar cierta debilidad en la forma como los individuos justifican sus juicios. La primera considera que “el principio de la prohibición de la agresión intencionada prohíbe el contacto corporal no autorizado y no privilegiado que entraña daño físico” 4. Para tal fin se hace necesario realizar el experimento consultando a personas de muy diversa procedencia. Es decir.Este tipo de consideraciones morales permite evaluar en qué medida podrían existir elementos comunes a culturas diferentes. los mismos dilemas resueltos ponen en activación una serie de procesos de análisis en cierta forma inconscientes que hacen que los 4 5 Ibid.

167. 4 . Mientras el Sur fue colonizado por ganaderos irlandeses e irlandeses. lo que se hace evidente en los niveles de machismo exacerbado detectados en estas regiones. “En el Sur. p. 10 Ibid. De hecho.. el Norte fue colonizado por agricultores holandeses y alemanes. 9 Ibid.. p. Uno de ellos y quizá el de mayores implicaciones sociales es el relacionado con las pautas de comportamiento que inciden en la violencia. También se hace evidente que parece haber “personas que. 7 8 Ibid. los norteños tienden a ser más tolerantes ante los insultos que los sureños. algo que se evidenció claramente en los experimentos realizados por Nisbett y Cohen. otros contextos u otras perspectivas o posibles efectos.. p. Tomando en cuenta estos aspectos es posible abordar un análisis enfocado en muy diversos ámbitos de comportamiento humano. por razones desconocidas. 167. la gente no solo es más proclive a responder agresivamente al insulto sino que esperan que otros respondan violentamente a él” 10. Un ejemplo interesante de analizar se da en la colonización del Norte y el Sur de los Estados Unidos.. Tales diferencias de origen marcaron pautas de comportamiento claramente identificables en la población sureña y norteña derivada de aquellos antiguos colonos.individuos participantes en el proceso de evaluación tomen conciencia de ciertas perspectivas que hubiesen podido pasar desapercibidas si no se hubiesen planteado los dilemas anteriores. Ibid. tienen más probabilidades de juzgar ciertas acciones como licitas o ilícitas” 9. 167. Lo anterior permite concluir que “nuestra experiencia en estos dilemas influye en nuestros juicios” 7. 171. en el Norte se desarrollo un interés por la industria y por valorar a los individuos en función de su capacidad de trabajo. La pregunta que surge aquí es ¿en qué forma podemos vincular pautas de comportamiento violento con sistemas de valores arraigados en un individuo? ¿Existen estructuras comportamentales que avalen o propicien acciones violentas de manera regular? Existen en este punto diferentes posiciones que hablan ya sea de un evento completamente fortuito dado a un conjunto de variables prácticamente imposible definir o como eventos derivados de un entorno social o cultural que al ser analizado en detalle puede brindar pautas para entender el fenómeno a gran escala. a la vez que “el impacto sobre nuestro juicio no se traslada a nuestras justificaciones ni a nuestra capacidad de acceder a los principios subyacentes” 8. Esto indica un particular modo de evolución de los conceptos al entrar en juego otras situaciones. Mientras en el Sur se desarrollaba una llamada cultura de honor que propendía por la defensa de la dignidad de los individuos fundamentada en la violencia y la toma de la justicia por propia mano. p. La cultura de honor sureña dio origen a unas pautas de comportamiento que terminaron forman parte de la idiosincrasia del los hombres del Sur.

Allí las mujeres son sometidas de manera sistemática y completamente justificada por sus tradiciones a vejámenes de trato que en muchos casos conducen a la muerte y que constituyen métodos aceptados para limpiar o salvaguardar el honor al ser algún marido deshonrado por el comportamiento indebido de su esposa. Sin embargo. p. “Los sujetos han aprendido desde pequeños que causar daño a otra persona contra su voluntad supone un grave fractura del comportamiento moral. Las mujeres son tratadas como objetos sobre los cuales son tenidos derechos de posesión y pueden ser vendidos. p. 11 12 Ibid.. Existen muchos factores que pueden condicionar dicha autoridad y uno de ellos particularmente importante es el nivel cultural.. Este tipo de conducta solo puede ser solventado al incorporar una pauta que rompa el esquema haciendo evidente lo absurdo del principio aceptado.Estas pautas de violencia han sido estudiadas de manera muy detallada a partir de experimentos muy diversos como el de Stanley Milgram en el cual se inducía a un grupo de personas sometidas a la autoridad de un individuo para que castigaran de manera violenta a otras personas por no realizar cierta labor.. 178. Este experimento demostró que las pautas de conducta violentas pueden ser detonadas en los individuos de manera muy simple y que pueden continuar después que dicho detonante ya no exista. El elemento clave que trastorna en ese experimento las conductas morales de los personajes es el de la autoridad. 5 . La violencia surge como un resultado de obediencia a una norma establecida bajo ciertas conductas aceptadas.. “El nivel cultural puede modificar el interés en seguir la norma de la autoridad o la obediencia de los miembros de una cultura. Ibid. quedará implantada una norma de violencia”14. 178. Los personajes del experimento de Miligram continuaban aplicando castigos aun cuando no se les instigara a ello. Los experimentos de Milgram también mostraron que la obediencia a la autoridad es universal. 177. p. cerca de la mitad de los sujetos renuncian a ese bagaje al seguir las instrucciones de una autoridad” 11. tanto si es así como si no. 178. alterados o eliminados sin ningún tipo de reparo. pero la capacidad de mandar y obedecer es una habilidad desarrollada por la mente y compartida con nuestros parientes primates y otras muchas especies” 13. pero el grado en que la autoridad gobierna varía de una cultura a otra” 12. Este ejemplo describe claramente la situación en la cual una costumbre plenamente aceptada por medio de una larga tradición alcanza un estatus de norma de comportamiento que induce de manera sistemática a la violencia. p. 13 Ibid. 14 Ibid. En la última parte del texto se plantea la situación de violencia sufrida por las mujeres en comunidades donde la religión musulmana es preponderante. “Si la gente cree que todos los miembros de su cultura combaten el insulto con la agresión.