You are on page 1of 70

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.

Página | 1

MUJERES

EN

MOVIMIENTO
Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas

Martínez Julio Martínez
Trabajador Social, Educador y Pos Grado en Antropología Social

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.

EL SUEÑO ALCANZADO Y A LA VEZ INALCANZABLE.
Página | 2

Hola mi nombre es SUYAPA FLORES tengo 54 años en estos momentos mi vida se encuentra solo llena de recuerdos, resido en san miguel me dedico a vender dulces, tratando de olvidar aquel sueño que hasta fecha es difícil hoy tener que revivirlo. Bueno todo comenzó cuando tenía 12 años empezó a trabajar con una familia ayudándole a realizar sus que haceres pues solo vivía con mi papá y decidí trabajar a esa edad convirtiéndose aquella familia en lo único que me quedaba después de la muerte de mi papá, con ellos crecí era todo lo que tenía por lo tanto llegue a tomarles aprecio. Pues como todos saben el país entro en momentos de guerra lo cual hizo que ellos emigraran hacia estados unidos, eso sucedió cuando yo tenía 22 años, quedándome de nuevo sola y con la única posibilidad de seguirlos hacia donde ellos estaban es que en ese tiempo era más fácil irse hoy no es así pero al fi de tanto un año después logre recoger el dinero para irme y reunirme con aquella familia a la que tanto aprecio le había tomado contacte con un llamado coyote para ver cuando era posible la salida. Nos pusimos de acuerdo y emprendí el viaje sin saber que ese viaje me marcaria hasta este día bueno el se porto bien aun principio pero lo único que quería era ganarse mi confianza y lo hizo es que tenía 23 años pero en mente todavía trataba con una niña, el me llevo hasta México y estando ahí se desapareció mi sorpresa fue que unos hombres llegaron y me robaron todo lo que llevaba claro hasta ese momento no se me ocurrió que él me había engañado pues me quede nuevamente sola esto sin contar que se pasa hambre y fríos por que no se come como tiene que ser. Bueno camine sin sentido pues ya estaba en terreno fronterizo con estados unidos y de la nada tenía a mi lado al mentado coyote y me pregunto por qué no tomaba ordenes porque me descuide y yo le dije tu me abandonaste pues yo estaba desconcertada no sabía que pensar le conté que me habían robado todo y él me dijo y hoy como me pagaras yo le dije que no sabia

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Y me comenzó a hacer una serie de preguntas y yo como tonta se las contestaba cada una de ellas bien mandada, entre ellas estaba esta pregunta ¿vas en busca de tu marido? Pues ingenuamente le conteste que no no tengo marido y no lo he tenido como respondió estar virgen y yo le conteste si y ahí comienza lo peor de toda mi vida. Página | 3 Pues él su profesión era vender a las muchachas vírgenes a un prostíbulo, donde las vírgenes las compraban bien pues así fue me vendió a la mejor postora, pues si ella me vendió y así fue mi primera relación con un hombre fue así y así pase un año prostituyéndome porque en el día me vigilaban no podía salir y de noche me encadenaban para que no escapara saben creo aquel sueño se convirtió en una pesadilla, que no terminaba fue doloroso que solo por noches que dormía podía dejar de sentirme repudiada por cuando cada uno de los hombres que me tomaban me daban asco es mas hasta yo misma me sentía así mi autoestima estaba por el suelo saben me escape pues siempre hay alguien que se compadece de uno y si le puse coraje logre llegar pero ya no llevaba propósitos saben esa familia me había olvidado y yo arriesgue mi vida por ellos y hasta un punto que no se qué hacía en estados unidos ya mi vida no tenía sentido. Pues el lugar donde estuve secuestrada fue Tamaulipas, yo ya en estados unidos no sabía qué hacer saben lo triste del caso que no dure mucho tiempo como sin nadie que me apoyara ni a donde ir me descontrole verme en un país tan grande con muchas oportunidades y yo estando ahí sin dinero, aguantándome las ganas de comer algo y no tener nada pues así fue de la mala alimentación que cargaba me desmaye y solo sé que amanecí en unas tipo caréceles donde ya me habían prestado atención poco después me repatriaron y volví de donde quizá no tuve que haberme ido saben el trauma fue grande que llegue hasta cierto punto a odiar a los hombres y esto es el fruto de que hoy no haya superado esa terrible tragedia por seguir una familia que no era la mía desgracie mi vida y renuncie a tener una vida con limitaciones como hoy lo vivo pero con la felicidad que nunca tendré así es no tuve familia sola me he quedado a mis 54 años ya fuese abuela pero me lastimaron tanto que hoy revivir esa historia es difícil solo me queda el consuelo que un día moriré como vine sola esta es mi triste historia que si les sirve pueden hacer con ella como quieran es mas puede ser publicada creo eso ya no me afectara en lo mínimo.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
“El viaje mas inolvidable de mi vida” La mayoría de las personas que dejan sus países lo hacen para darle una mejor vida a sus familias, por la violencia que se vive día a día y la inseguridad en nuestros, países hay muchas razones, pero yo no tenia ninguna razón para dejar mi país "El Salvador”, Página | 4 pero mis padres tenían otros planes para mi y querían un mejor futuro para mis hermanas y para mi. Mi vida en El Salvador era casi perfecta, bueno es lo que para mi era, rodeada de mi familia, amigos y muchas personas buenas e importantes para mi. Mis días en la escuela son inolvidables junto a mis amigos/as esos momentos los recuerdo como si fue ayer. En mis planes nunca estuvo dejar atrás mi país, mi familia y amigos, fue muy triste pero no estuvo en mis manos esa decisión. Mi papa ya tenia tres años en Los Estados Unidos y un día tomo la decisión de que nosotras emprendiéramos el viaje hacia Los Estados Unidos, yo tenia 14 anos de edad estaba en el octavo grado recuerdo que estaba en los preparativos de mi fiesta de 15 años, yo estaba muy entusiasmada con los preparativos de mi fiesta ya tenia todo listo ya tenia mi vestido, las invitaciones, etc. cuando recibímos una llamada de mi papa...el me propuso el viaje hacia Los Estados Unidos, me negué, esa propuesta me parecía absurda y sin razón, llorando le suplique que no quería viajar, el solo pensar en ese camino me daba mucho miedo. Mi papa al principio entendió como yo me sentía, pero mis hermanas si querían viajar ellas siempre soñaron con estar en Los Estados Unidos, mi papa al ver que yo no quería viajar dejo de insistir y yo seguí con los preparativos de mi fiesta

Una semana después mi papa volvió a llamar y volvió a insistirme con lo mismo pero yo le dije que no viajaría porque no quería dejar mi familia, amigos y mis estudios, pero mi papa ya estaba decidido a que viajáramos yo le llore y le dije muchas veces que no quería irme pero el no me quiso escuchar recuerdo que me dijo que yo era menor de edad y que tenia que hacer lo que el y mi mama decidieran. Mi mama entendía que yo no quería irme

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Pero al ver a mis hermanas tan entusiasmadas se animo a realizar ese viaje. Recuerdo que esa tarde yo me la pase llorando porque me negaba a dejar todo atrás Faltaban dos semanas para que yo cumpliera mis 15 anos estaba todo listo pero yo estaba muy triste y deprimida que hubo un momento que pensé no realizar esa fiesta, Página | 5 me sentía muy enojada con mi papa.

Un día llorando tome las invitaciones y pensé destruirlas ya no quería fiesta, no quería nada, pero me puse a pensar mejor las cosas y deje las invitaciones en su lugar y el día siguiente comencé a repartirlas siempre teniendo la esperanza de convencer a mi papa que no realizáramos ese viaje absurdo. Siempre que mi papa llamaba yo trataba de convencerlo a veces me decía que si y a veces que no viajaríamos, pero mi papa al ver la insistencia de mis hermanas en viajar tomo la decisión de pedir un préstamo para que viajáramos sin decirme a mi nada, el pensaba decírmelo después de mi fiesta pero no fue así.

Así pasaron los días por fin el día Primero de Noviembre cumplí mis 15 años, yo deseaba que fueran mis 18 años para que mi papa no me obligara a viajar ese día mi papa me llamo para felicitarme ese día estaba yo muy feliz y le dije todo lo que pensaba hacer en mi fiesta le describí como era mi vestido y mis zapatos y todo lo demás, el solo me escucho pero no tubo el valor de decirme lo que había decidido hasta dos días después. Recuerdo que fue un día Viernes 3 de Noviembre dos días antes de mi fiesta mi papa me llamo y me dijo que todo estaba listo para viajar el día Lunes el día después de mi fiesta yo me puse a llora y le dije "no papa por favor no me lleve yo no quiero irme déjeme con mi abuela", pero el me contesto que todo estaba listo que ya lo había decidido recuerdo que yo tire el teléfono y me tire a mi cama a llorar yo no quería dejar todo atrás.

Bueno finalmente llego el día Domingo 5 de Noviembre el día de mi fiesta que se suponía fuera uno de los días mas felices de mi vida pero para mi no lo fue asi desde que yo era pequeña soñaba con ese día

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Recuerdo cuando salí y vi a mis amigas/os y a mi familia junta faltaron muchas personas importantes en mi vida que no asistieron y yo deseaba que estuvieran conmigo en ese día, sentí una tristeza muy grande en mi corazón al saber que ese era mi ultimo día con ellos y que el siguiente día los dejaría atrás, en mi fiesta trate de Página | 6 fingir una cara feliz una alegría que realmente que no sentía. El momento mas difícil y duro fue cuando la fiesta llego a su final recuerdo que reuní a mis amigas mas cercanas y me despedí de ellas mis amigas lloraron junto a mi fue muy duro para mi.

Para mi esa fiesta fue una fiesta de despedida y recuerdo que les dije a mis amigas señalando la mesa del pastel aquí debería decir "mi despedida" no debe decir "mis 15 anos" en ese momento las abrase fuerte y les dije "nunca las olvidare" tristes una por una se fue despidiendo luego me despedí de mi familia fue tan duro para mi dejar a mis tías a mis abuelas a mis primos y primas bueno a todos.

Esa noche junto a mis hermanas y primas abrí mis regalos lamentando tener que dejarlos atrás igual que a todos hubieron muchas personas de las cuales no me despedí pero todo fue tan de repente y tan difícil para mi pero aun ahora después de tanto tiempo siempre los recuerdo.

Esa noche no pude dormir no quería que amaneciera nunca y deseaba con todo mi corazón quedarme en mi país y tener 18 años y que todo fuera una pesadilla pero no fue así.

Repartí todas mis cosas entre mis primas y mi tía y viendo el reloj deseando detener el tiempo. Finalmente llego el día Lunes 6 de Noviembre del 2006 el día mas amargo, triste, duro y difícil para decir adiós a todos los seres queridos que se encontraban en mi casa esperando ese momento tan triste finalmente a las 3.30pm llegaba el momento de la despedida el momento del adiós abrazando a mi abuela, mi tía, mis primas/os y al amor de mi infancia que también me dolió mucho dejarlo con mucha tristeza los abrase fuerte y me subí a la pick up viendo triste lo que dejaba atrás Las 4 mi mama mis dos hermanas y yo dejamos todo atrás

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Esa noche del 6 de Noviembre la pasamos en un hotel en la ciudad de Santa Ana ahí conocimos a un muchacho que nos acompaño en todo el camino el también dejaba muchas cosas atrás incluyendo a su hija de 4 años. Esa noche fuimos a la plaza a comer tortas yo no tenia nada de hambre y solo le pegue unas mordidas al pan y lo deje, lo Página | 7 que yo quería en ese momento era regresarme. Desde que salí de mi casa me fui en la parte trasera del pick up y llorando iba viendo todo lo que dejaba atrás y en mi mente me despedía de cada lugar en la ciudad de San Martin esa ciudad que me vio crecer y en la cual dejaba lo que mas quería, mi familia y amigos. La mañana siguiente Martes 7 de Noviembre deje mi país "El Salvador" y llegamos a Guatemala nunca había estado ahí y la verdad es un país lindo pero no se compara con El Salvador que deje atrás, pasar por Guatemala no fue difícil lo difícil comenzó al querer ingresar a México. por Guatemala viajamos casi todo el tiempo es autobús casi no disfrutamos del paisaje pues teníamos que actuar como si fuéramos Guatemaltecas para nosotros era mejor no hablar porque rápido nos distinguían el asentó salvadoreño estar en Guatemala no representaba mucho problema. Nos dirigíamos a la frontera de Guatemala con México viajamos en autobús todo el día. Esa noche unos policías se subieron y comenzaron a pedir identificaciones nosotros nos bajamos diciendo que necesitábamos ir al baño y entramos a una gasolinera y dejamos que el autobús se fuera el coyote nos dijo que esperaríamos el siguiente esa noche viajamos toda la noche sin comer nada después de unos días llegamos a la frontera Guatemala y México, tuvimos que cruzar un rio en una valsa yo tenia mucho miedo de caerme. Finalmente al otro lado ya estábamos casi en México el coyote comenzó a negociar con un hombre que tenia una pick up para que nos llevara a su casa ese lugar fue horrible para llegar a la casa del coyote pasamos por un pantano el pick up casi daba vuelta en el lodo y el sol nos estaba quemando

Cuando nos subimos al pick up me dio mucho miedo porque iban unos hombres que nos miraban muy raro a mis hermanas y a mi le di gracias a Dios de no haber viajado sola y que el muchacho de Santa Ana fuera con nosotras, nos dirigíamos a un lugar

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
donde hay muchos emigrantes tratando de cruzar al otro lado por medio del tren llamado "La bestia" ya que muchos han muerto por tratar de abordarlo en movimiento para lograr el sueño Americano

Al pasar las horas esos hombres que viajaban con nosotros comenzaron a contar sus Página | 8 historias ya que no era la primera vez que pasaban por ahí ellos iban solos a su suerte sin coyote ni nadie que los guiara. Un muchacho hondureño de unos 17 años se acerco a mi en el pick up y se puso a contarme cosas que el había pasado y que había visto en ese camino esa era su quinta vez tratando de cruzar una historia que me conto y me conmovió fue de una mujer embarazada que se cayo del tren y cayo boca arriba en una piedra y su criatura salió de sus entrañas y murieron al instante sin que nadie pudiera hacer algo para salvarlos y me dijo que teníamos suerte de llevar un guía y de no abordar ese tren entre otras historias fue la que me impacto mas y le pedí a Dios nunca ver morir a alguien finalmente llegamos a ese lugar y ese muchacho se despidió deseándonos suerte yo hice lo mismo ya que el se enfrentaría a un camino mas peligroso que el nuestro ya que yo no abordaría ese tren, cuando entramos a la casa del coyote lo primero que hicimos fue darnos un baño y comer, ya que teníamos casi un día sin probar nada mas que agua, la señora que nos cuido fue muy amable y nos presto ropa para que laváramos la que llevábamos puesta.

Ahí pasamos casi una semana y es increíble la cantidad de personas emigrantes que llegan a ese lugar tratando de llegar a Los Estados Unidos. En ese camino las mujeres corren mas peligro ya que las agrupan con muchos hombres y muchas de ellas son violadas y algunas hasta asesinadas, gracias a Dios en esa casa solo estábamos nosotras y los únicos hombres eran el coyote el muchacho de Santa Ana

Ese lugar era muy apartado y solitario solo se escuchaba el tren pasar, en las demás casas los hombres se emborrachaban le di gracias a Dios no estar en una de esas casas, esa noche recuerdo que comimos frijoles, queso y tortillas hechas a mano, esa misma noche mirando las estrellas me encomendé a Dios porque el camino para pasar por

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
México no seria fácil, también llore viendo unas fotografías que lleve conmigo siempre y recordando tantos momentos lindos que viví en El Salvador.

Esos 3 días que pase encerrada en ese lugar me la pasaba viendo como gente iba y venia me pareció increíble ver cientos de personas llegando a ese lugar en el cual Página | 9 muchos de ellos se quedarían con el sueño de llegar a su destino y ayudar a sus familias en sus países a los 3 días finalmente dejamos esa casa agradeciéndole a la señora por su hospitalidad, esa tarde salimos rumbo a México, caminamos mas de una hora y llegamos a la casa de otro hombre ahí pasamos la noche, esa noche solo comimos pan dulce y tomamos café, cerca de las tres de la madrugada nos levantaron rápido casi corriendo y abordamos una camioneta que nos llevo a una parada de autobuses ahí nos despedimos de Guatemala.

Cuando pasamos ya a México comenzó lo difícil el coyote nos dijo que evitáramos hablar en los autobuses o en la calle entre nosotros mismos porque los Mexicanos tienen un asentó en su habla muy distinto al nuestro.

Viajamos día y noche en autobús eso era estresante y sin comer nada. El coyote nos decía que cuando se subieran policías o retenes nos hiciéramos los dormidos porque en ciertos lugares se subían a pedir identificaciones pasamos varias veces por eso, también nos dijo que nunca dijéramos con quien íbamos y si nos preguntaban de donde éramos dijéramos que éramos de México el nos decía el nombre de un pueblo para que lo dijéramos y dijéramos que íbamos viajando a visitar a unos familiares en otra ciudad de México, yo me ponía muy nerviosa pero todo salía bien. Siempre que viajábamos en autobús deseaba que algo saliera mal y nos regresaran para El Salvador

Pasamos por varias ciudades de México. Llegamos a la ciudad de México conocido como D.F.(Distrito Federal),esa es una ciudad grandísima y muy movida se miran mas taxis que autos, llegamos a un hotel y descansamos porque habíamos viajado en autobús muchas horas, el coyote nos dejo solas y fue con el muchacho de Santa Ana a comprar algo de comida, la comida es muy diferente comenzando con las tortillas son muy delgadas en esos momentos deseaba que fueran tortillas hechas a mano pero el

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
hambre era tanta que no nos importo, también comimos algo llamado 'clacoyos' eran como pastelitos rellenos de frijoles o requesón a mi no me gustaron pero a mi mama si entre ella y el coyote se los comieron casi todos también nos llevo pollo asado fue lo único que nos gusto de todo lo que comimos en México porque toda la comida tiene Página | 10 otro sabor muy distinto. A la mañana siguiente salimos y abordamos un taxi y llegamos a una estación de autobuses ahí nos asaltaron por primera vez los propios guardias de seguridad ellos cuando nos vieron nos iban siguiendo y se comunicaban por medio de sus radios cuando menos lo esperamos ya estábamos rodeados ellos nos llevaron a una parte de la estación y nos preguntaron de donde éramos y con quien íbamos nos pusimos muy nerviosos y uno de ellos nos dijo que les pasáramos algo de dinero y nos dejarían ir nosotros le dijimos que no llevábamos dinero y nos toparon a la pared y abrieron las piernas y comenzaron a registrarnos el que me registro a mi se quiso pasar y tocarme demás pero yo le quite las manos y seria le dije que no llevaba dinero nos hicieron quitarnos los zapatos para ver si no llevábamos dinero ahí ,el coyote si llevaba dinero y se lo quitaron todo, ellos nos dijeron que los siguiéramos y los seguimos pero los desgraciados después de quitarnos todo el dinero nos llevaban para detenernos por tratar de llegar a Los Estados Unidos, vimos una puerta y el coyote dijo "cuando les diga corran ustedes corren “así fue el nos dijo corran y salimos corriendo hacia la puerta empujando a varias personas.

Salimos de la estación corriendo y los guardias nos seguían y llegamos a un mercado cerca de ahí y nos escondimos hasta que se fueron yo me sentía como en una película. En ese momento abordamos otro taxi y nos dijimos a una ciudad llamada Texcoco ya que los planes cambiaron por lo que nos acababa de pasar.

El taxista sospecho que queríamos cruzar al otro lado y nos amenazo y nos dijo que si no le pagábamos mas dinero el nos llevaría a la policiales coyote no tenia mas dinero le dijimos que nos acababan de asaltar pero no le importo el dijo que quería su dinero, el coyote hizo un trato con el y fuimos a un banco y le dio una cantidad de dinero y nos dejo bajarnos del taxi rápidamente buscamos un hotel mis hermanas y yo estábamos

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
asustadas porque en un día nos asaltaron dos veces. El siguiente día 17 de Noviembre la pasamos encerrados otra vez el coyote hizo algunas llamadas y nos dijo que no era seguro salir porque habían retenes en el camino y que esperaríamos uno o dos días mas para salir de ese hotel, el coyote llamo Página | 11 a mi papa para pedirle mas dinero y mi papa pidió hablar con nosotras yo no quise hablar con el, mas tarde salió el coyote por comida nos llevo 'clacoyos' otra vez al ver que no nos gustaban a mis hermanas y a mi fue por una pizza la única que comimos en todo ese largo camino.

El día 19 de Noviembre salimos de ese hotel hacia mucho frio en México. Ese día íbamos en el autobús y unos policías pararon el autobús y dijeron a todos los hombres que se bajaran el coyote nos dijo a mi mama ,a mis hermanas y a mi que nos hiciéramos las dormidas y que no nos bajáramos por nada luego un policía se subió y comenzó a pedir identificaciones todas las mujeres que estábamos en el autobús el policía se acerco a mi y me golpeo el brazo para que despertara al ver que no despertaba siguió golpeándome al ver que no me movía golpeo a mi hermana que venia a mi lado después a mi mama hasta que nos obligaron a bajarnos. Estando nosotras abajo los policías subieron a los hombres y le dijo al conductor que se fuera

Los policías nos subieron a su camioneta ellos iban muy tranquilos comiendo sandia y nos dieron un pedazo nosotros lo aceptamos porque teníamos hambre y sed, nosotros pensamos que hasta ahí habíamos llegado y nos regresarían para El Salvador pero no fue así los policías nos llevaron a un lugar muy apartado no había ninguna casa cerca parecía un desierto tenia miedo que nos hicieran algo yo en un momento pensé lo peor en medio de la nada nos bajaron de la camioneta tenia miedo que nos fueran a violar o asesinar pero ellos solo querían dinero esa era la tercera vez que nos asaltaban después que nos quitaron el dinero uno de ellos nos vio a mis hermanas y a mi y nos dijo que nos deseaba suerte y que ojala pasáramos al otro lado y nos casáramos con un gringo luego se fueron y nos dejaron ahí tirados en medio de la nada caminamos mucho hasta llegar a un pequeño pueblo hacia mucha calor el sol nos quemaba y no habíamos comido nada mas que el pedazo de sandia que nos dieron los

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
policías llegamos ahí y comimos unos tacos y esperamos el siguiente autobús ahí mismo estaban los policías pero gracias a Dios no pararon ese autobús pasamos toda la noche viajando.

La gente comenzó a bajarse poco a poco hasta que solo quedamos nosotros seis en el Página | 12 autobús íbamos solo mi mama mis dos hermanas el muchacho el coyote y yo. El coyote fue y hablo con el conductor y le dio una cantidad de dinero para que parara antes de llegar al reten de migración, así fue antes de llegar al reten el conductor se detuvo y dijo que hasta ahí nos dejaba, nosotros nos bajamos rápidamente y comenzamos a caminar rodeando el reten a las dos horas de caminar una avioneta se encontraba sobrevolando el área y nos escondíamos y nos tirábamos al suelo esperando que se ocultara el sol estaba súper caliente y nos quemaba ya no

aguantábamos pero seguimos caminando y por fin rodeamos el reten después de horas de caminar, ahí nos encontramos con animales muertos. El coyote nos dijo que nos acostáramos en el suelo bajo unos arboles mientras esperábamos a alguien que iría por nosotros

Después de unas horas esperando a la orilla de la carretera acostados llego una camioneta el coyote dijo que la abordáramos nos dirigíamos a la casa de ese señor, cuando llegamos nos bañamos y comimos. Ya estábamos cerca de la frontera de México y Los Estados Unidos en un lugar llamado Laredo.

En esa casa nos quedamos como dos días pasados los dos días el coyote le pidió al señor que nos llevara a otro lugar donde se encontraban mas personas listas para cruzar la frontera. Cuando llegamos ahí el coyote se despidió de nosotros y nos dijo que ahí terminaba el camino para el pero que quedábamos en buenas manos nos presento a otro coyote que en México se les conoce como polleros el era de Guatemala ahí pasamos tres días encerrados junto con varias personas los polleros llamaron a mi papa para decirle que ya estábamos en la frontera mi papa pidió hablar con mi mama y asegurarse que estuviéramos bien los polleros le dijeron a mi papa que depositara la mitad de el dinero en dos cuentas y que cuando estuviéramos al otro lado pagara la otra mitad mi papa lo hiso al día siguiente ellos recogieron el dinero y comenzaron a

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
planear y a organizar todo. El día 27 de Noviembre a las 5 pm 12 personas salimos de esa casa incluyendo una niña de 5 años la mitad éramos Salvadoreños y la otra eran Hondureños. Llegamos a la orilla de un rio las mujeres nos quitamos los pantalones y nos pusimos Página | 13 unos shores los hombres cruzaron en calzoncillos el pollero se puso a la niña en los hombros y comenzamos a cruzar el rio el agua corría un poco fuerte y tuve miedo el agua me llegaba a la cintura todos íbamos en fila caminando en el rio tenia miedo por mis hermanas la mas menor tenia 12 anos y la otra 13 años pero gracias a Dios cruzamos sin problema al llegar a la orilla nos pusimos la ropa seca y comenzamos a caminar a la niña le toco caminar un poco con nosotros ya que mas adelante una muchacha la esperaba para pasarla por la Aduana con papeles falsos ella la paso como hija suya y uso la partida de nacimiento de su hija que es Americana

Caminamos hasta que anocheció, en la noche acostados en el suelo a la orilla de la carretera esperábamos una señal cuando el pollero vio la señal nos mando de dos en dos corriendo hacia una camioneta parqueada al otro lado de la carretera, todos íbamos en la parte trasera uno arriba del otro, viajamos como treinta minutos, de pronto la camioneta se detuvo y todos bajamos rápidamente, la niña de 5 años se fue en la camioneta rumbo a la Aduana donde pasaría como hija de la muchacha. Cuando nos bajamos de la camioneta no sentía mi pie una señora estuvo sobre mi pierna todo ese camino cuando nos bajamos teníamos que correr, la camioneta se fue rápidamente yo no podía correr el pollero me gritaba que corriera a lo lejos se miraban las luces de un auto yo me arrastre y me tire al suelo entre mi mama y el muchacho me llevaron hasta que sentí mi pie y logre caminar, la noche era fría ya no tenia idea que horas eran en ese momento, todos comenzamos a caminar en fila las mujeres adelante de los hombres. Caminamos toda la noche y la madrugada descansábamos diez minutos cada hora pero nadie podía dormir, se escuchaban cascabeles, y a huidos de lobos o perros no lo se, cada uno llevábamos una botella con agua y solo una mochila de comida para todos en la madrugada ya la mayoría no llevaba agua los desviamos a un lugar que apestaba a rebaño ahí llevaban a las reses a tomar agua, ahí llenamos las botellas de

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
con esa agua sucia, luego nos incorporamos nuevamente al camino, lo mas difícil fue saltar los cercos que encontrábamos en el camino algunos los pasábamos arrastrados en el suelo porque eran muy altos y nos podían ver. Era de madrugada y mis hermanas y yo íbamos muy cansadas, íbamos pasando por un lugar lleno de espinas y Página | 14 una atravesó mi zapato y penetro en mi pie era una espina muy grande el pollero detuvo la fila con cuidado me sacaron la espina ahí descansamos diez minutos, después de eso comenzamos a caminar nuevamente a mi me dolía mi pie pero aun así seguí caminando hasta que llego el momento que no me dolía ya no sentía el dolor de antes.

Caminamos toda la madrugada y ya comenzaba a amanecer en el día descansamos mas que en la noche, recuerdo pasar por un lugar lleno de cactus ahí habían muchas espinas y se nos prendieron por todo el cuerpo, ya era quizás medio día y todos estábamos muy cansados ya casi arrastrábamos los pies ahí escondidos en el monte comenzamos a comer lo, que comimos fue una tortilla con queso y un huevo duro y tomamos agua sucia, ahí descansamos cerca de una hora, después de descansar seguimos nuestro camino cansados y con sueño, ese camino fue muy duro. Finalmente llegamos a un rancho ya en San Antonio Texas, después de caminar día y noche finalmente el 28 de Noviembre del 2006 llegamos a Los Estado Unidos, una camioneta nos llevo a un tráiler ahí pasamos la noche, cuando me quite los zapatos tenia ampollas en mis pies y espinas por todo el cuerpo teníamos mucha hambre después de comer dormimos, a la mañana siguiente los polleros llamaron a mi papa para avisarle que ya estábamos en Los Estados Unidos. Esa tarde nos despedimos del muchacho de Santa Ana ya que el se dirigía a Carolina del Norte y nosotras a California, esa tarde nos llevaron a un apartamento ahí nos bañamos y esperamos a un amigo de mi papa esa noche llego el señor a recogernos y en el parqueo de una tienda el señor entrego la otra mitad de el dinero nosotros nos subimos a su auto y comenzamos el viaje hacia California para reunirnos con mi papa.

después de unos dias de viaje finalmente llegamos junto a mi papa, cuando lo vi lo

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
primero que hice fue abrazarlo ya tenia tres años de no verlo aunque en el fondo seguía enojada con el.

A los 6 meses en este país comencé a trabajar limpiando pisos trabaje y estudie hasta Página | 15 que cumplí 17 anos de edad y me dedique solamente a estudiar. Lo mas difícil en este país fue el idioma y entrar a la escuela recuerdo que mi primer día de clases casi llore porque no entendía nada de lo que me decían y sentía que se burlaban de mi, yo ya no quería ir a la escuela pero no falte ningún día el primer año fue muy difícil pero lo supere con mucho esfuerzo fui aprendiendo el idioma con mucha dificultad aunque no lo hablo perfectamente entiendo mucho de lo que me dicen Para un emigrante ilegal es difícil perder a un familiar y estar tan lejos en Abril del 2009 mi abuela falleció es difícil perder a un ser querido y lo único que puedes hacer es llorarlo a la distancia y mandar unos cuantos dólares para el entierro de ese ser querido. Aquí me eh encontrado con gente racista y que me a tratado de hacer sentir menos por ser una emigrante ilegal pero yo no soy una criminal para bajar la cabeza, cuando me encuentro con esas personas les demuestro que los emigrantes en este país somos importantes para la economía de este país.

Han pasado los años y aun no logro acostumbrarme ,el clima es totalmente diferente, la cultura es otra pero trato de vivir día a día en este país tan distinto al mío sin perder la esperanza de algún día regresar.

este año el 26 de Mayo del 2011 me gradué de la High School conocido como Bachiller en nuestro país, Ahora entiendo lo que mi papa quería para mis hermanas y para mi el quería darnos una mejor vida y una mejor educación, aun me duele todo lo que deje atrás y extraño a todos mis amigos/as y a mi familia. Aquí tengo un mejor futuro y muchas oportunidades, desearía que todos mis amigos y familiares estuvieran aquí y fueran testigos de mis logros, ahora que termine mi bachillerato continuare con mis estudios Universitarios aquí muchos empleadores les dan la oportunidad de estudiar y trabajar y así terminar sus carreras Universitarias.

No tengo una vida de lujos como todos creen pero vivo mejor vivo dignamente todo lo que tenemos lo hemos logrado con mucho esfuerzo.

Ahora me pongo a reír de todo el camino que pase, no lo quisiera volver a pasar otra

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
vez nunca en mi vida. Han pasado casi cinco años y entre mas años pasan mas extraño mi país, mi "El Salvador"

LO QUE SE SUFRE POR EL SUEÑO AMERICANO

Página | 16

Así comenzó mi aventura hacia los Estados Unidos de Norte América.

Salí un domingo a las 6:00 de la mañana, llegue a la terminal de occidente, en donde me estaba esperando el autobús que me llevaría hacia Guatemala.

Llegue a las 3:00 de la parte a dicho país donde me hospede en un hotel, estando ahí me hice de amigos, en donde estuvimos 3 días en hotel, luego mis amigos y yo contactamos un coyote que nos llevaría a los Estados Unidos.

Salimos en la noche, luego nos subieron a un camión que nos llevaría a un rio que es fronterizo con México en donde nos encontramos con diferentes personas de otros países. Cruzamos el rio pero cuando íbamos por la mitad del rio los que iban adelante nos dijeron regresen adelante esta migración en la orilla del rio, y nos tuvimos que regresar para intentar pasar otro día. Al segundo día volvimos nuevamente a intentar cruzar y logramos pasar el rio sin problemas donde nos estaba esperando un tráiler que nos llevaría al estado de Puebla en México.

Antes de salir el coyote nos dio unas pastillas para no hacer nuestras necesidades junto con una botella de agua y una manzana, eso fue lo único que comimos durante 30 horas.

Entramos al tráiler, nos sentamos pero no íbamos cómodos, los sentados abríamos las piernas para poder sentar otra persona en medio de las piernas, íbamos adentro del tráiler 150 personas como dije anteriormente el viaje duro 30 horas porque el

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
motorista del tráiler no conocía y se perdió, dentro del tráiler nadie tenía que pararse porque si nos parábamos nos íbamos a sofocar del calor y no podríamos respirar bien, la gente ya estaba desesperada al ver que no llegábamos a ningún lugar, pero al final llegamos a puebla ciudad de México.
Página | 17

Estuvimos dos días ahí luego salimos en otro camión para abordar otro tráiler el que nos llevaría al Estado de Reinosa que es fronterizo con Estados Unidos. En ese tráiler fue más peligroso porque atravesaría todo México y en donde hay más casetas de revisión. El tráiler tenía dos compartimientos uno arriba que llevaba abono, pero le habían puesto tarimas resistentes al peso de los sacos de abono, abajo íbamos nosotros un poco mas cómodos, pero con miedo pasamos por una caseta donde los agentes de México les decían que el tráiler se estaba quemando para que salieran, pero como los coyotes ya nos habían dicho que nos iban a gritar de todo para que saliéramos. Pero al final llegamos a Reinosa frontera con Estados Unidos.

Llegamos a una casa donde luego nos llevarían al rio Bravo, llegamos al rio, nos pasaron en unos neumáticos, estando al otro lado, los agarro migración, nos llevaron a la cárcel en donde estuve dos días, luego nos soltaron y nos llevaron a una estación de bus donde aborde un microbús que me llevaría a los Ángeles California, y así termino mi aventura. Esta es mi historia el motivo un poco las ganas y la curiosidad y luego el ver lo que se gana que es muy poco en nuestra tierra salvadoreña también cosas muy personales pero pues mi travesía fue muy rápida. Hay que dejar claro que a mi se me facilito un poco ya que yo era una persona soltera y sin hijos que me ataran a este país tan hermoso que es El Salvador. Me sacaron visa para viajar a México salí a las cuatro de la mañana en un microbús que llevaba varios indocumentados al igual que yo en busca del sueño americano, el microbús nos llevo hasta la ciudad de Guatemala ahí llegamos cerca de las ocho de la noche y al siguiente día alas seis de la mañana tome el avión de Guatemala para México llegue a las ocho de la mañana, estuve hasta las ocho de la noche en un hotel junto con otras cuatro personas porque según la visa nosotros

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
éramos turistas luego de viajamos en carro como dos horas asta Querétaro luego uno por uno no llevaban de una área de descanso de los tráiler para uno de esos tráiler y allí nos metieron a cuatro éramos tres mujeres y un hombre pero hay de esas personas que quieren abusar de ti pero cuando tu les dices que les vas a poner el dedo Página | 18 con los propios les da miedo, pero no es todos los casos se cumple, en el nuestro fue la excepción, ya que todas o la mayoría de mujeres son violadas no por uno si no por varios sujetos, bueno de ahí llegamos a Laredo México que es la frontera con los Estados Unidos de América luego nos llevaron a una casa en una colonia y estuvimos una semana esperando a otros que cruzarían con nosotros pues ellos si nos trataron bien teníamos comida cama como si estuviéramos en nuestra casa luego el sábado a las ocho de la mañana nos llevaron a la orilla del rio grande para cruzarnos en un neumáticos. Pero solo una amiga y mi un señor de unos 55 años pero con todo respeto se tiro al rio sin nada de ropa y el nos dijo q nos pasáramos con un short corto y que lleváramos nuestra ropa y así nos cruzo agarrándonos del neumático hasta el otro lado nos vestimos y corrimos como dos cuadras ya estábamos en Nuevo Laredo ya al otro lado llegamos a un restaurante de comida rápida y ahí llego alguien a recogernos para una estación de buses pero en la mera línea nos quisieron cruzar con visa falsa americana y ellos tienen maquinas que detectan si son reales o no y nos cacharon, estuve como 3 días presa pero hay unos que te tratan como perros te dan la comida tirada y te encuentras personas de migración que son buenas personas, luego mandan a corte a todos los que tienen presos pero cuando tu eres de El Salvador te dan un permiso que si tienes suerte te la da para 8 meses luego cuando te comunicas con alguien de tu familia te llevan a una estación de buses para tu destino cuando pasas por la línea de nuevo los de migración te piden el permiso y te desean feliz viaje y así es la travesía que tenemos por venirlos. Ya en los Estados Unidos si tu tienes a donde llegar y te dan estadía lo que te falta por hacer es encontrar un trabajo, lo primero que dificulta es el idioma y luego el tipo de trabajo que no importa la educación que tu tengas solo te ofrecen de mesera, de lavar baños y de cuidar niños, ni modo yo me coloque en uno de cuidar niños y

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
afortunadamente al año de estar trabajando conocí al que hasta ahora es mi esposo Carlos, con el tenemos un lindo bebe de 3 años y así la vamos pasando, lo que mas extraño es la rica comida y las pupusas que aquí se encuentran pero no saben igual. Aquí en el Norte lo único bueno son las comodidades económicas que te presta este Página | 19 país, pero en cuanto al calor humano aquí todos son muy fríos, de la casa al trabajo y viceversa. Además es una cultura totalmente diferente a la nuestra, empezando por la forma de vestir hasta la forma de convivir, créeme que cuando yo hago o recibo una llamada de mis familiares o amigos quisiera que fueran eternas, extraño mucho a mis seres queridos. Otra de las cosas que en El Salvador uno va y viene para donde uno se le de la gana en cambio aquí hay que andar con mucha cautela ya que si te topas con la migra corres el riesgo de que te deporten, y yo que ya tengo mi familia me separarían de ella sin que yo pueda regresar para acá. Bueno la chica que conocí en el camino es hasta la fecha mi amiga ya que ella venia cerca de donde yo me quede a vivir, y conservamos una muy bonita amistad, pero también luego se vino mi hermana menor Xiomara y entre las dos ya la vida es un poco menos solitaria que al principio, bueno se puede decir que pasamos mas o menos ya que alquilamos un apartamento y tenemos carrito ya que aquí no es un lujo tener carro sino que una necesidad para transportarse al trabajo. A las personas que se quisieran venir yo les recomiendo que lo piensen muy bien porque yo conozco un montón de historias en la que el cruce de fronteras les ha sido muy pero muy difícil y ya estando aquí no han encontrado trabajo y se han tenido y los han hecho regresar a la fuerza quedando mas endeudados de cómo estaban antes de emprender el viaje al tan mal llamado sueño americano.

Esta es mi historia y doy autorización para que se utilizada para fines educativos por mi amigo y compañero Elmer Prado. f…Sonia Lopez.

HISTORIA DE UN MIGRANTE SALVADOREÑO

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Bueno tome la decisión de venirme porque mi abuela estaba enferma y ella me quería a aquí en San Francisco y luego por mi futuro también. Bueno mi camino empezó en tecunhuman el 5 de marzo el mismo día que salí de El Salvador me vine sola, primero Página | 20 viaje en autobús y aquí me iban a estar esperando, luego de allí llegue a Tuxtla Guerrero de ahí me mandaron en autobús hasta Chiapas y luego en autobús hasta México D F después me llevaron a un hotel, ahí estuve 3 días luego me mandaron de auto-bus en auto-bus hasta llegar a Altar Zonora para llegar a Altar Zonora es un día y medio en auto bus... Estuve en un hotel yo sola porque viaje sola hasta allá pase tres días en el hotel esperando que me recogieran para empezar a caminar y luego me llevaron a un lugar donde avían muchas personas que viajaban también, éramos 56 personas, 5 mujeres y 51 hombres de varios países y salimos del desierto 49 personas 46 hombres y 3 tres mujeres.

Luego nos fueron a dejar a la entrada del desierto, el primer día nos quedamos en la línea de México y Estados Unidos.

Había un montón de ranchitos armados y mucha gente esperando para empezar a caminar y llegamos nosotros, yo no conocía a nadie y empecé a molestar a los guías ja ja ja pero a todo esto estaba asiendo un frio del demonio q quizás nunca lo vas a sentir, amanecimos hechos una bola los 5 guías y yo, y me hice amiga de ellos y con ellos me quede mientras los demás los separaban escondidos en grupos, yo como siempre ya sabes cómo molesto así q no se me fue difícil llevarme con ellos, pero no sabes, en las noches salían los coyotes y empezaban a aullar y se oía como si nos tenia rodeados pero nunca se acercaron a nosotros, y en la línea de México y Estados Unidos estuvimos 8 días esperando para entrar y se nos iba acabando la comida que teníamos, y nos mandaron comida los de México y ya aguantamos mas, traíamos unas mochilas con atún, frijoles, cocteles de fruta, sueros, gatorade, una soda, 8manzanas, 8naranjas y si uno quería comprar, compraba y llevaba comida para el camino, pero eso era todo lo que llevábamos, a los 8 días entramos a empezar a caminar. Ah! Pero en la línea de México y Estados Unidos pasaban los soldados de México y ellos nos cuidaban pues ellos patrullaban por los que trafican drogas y a veces se quedaban ahí

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
cerca para checarnos. Bueno entramos a caminar y nos pusieron una meta de camino que el primer día teníamos q caminar de una montana a otra pero no te imaginas que lejísimo estaba, bueno empezamos a caminar y caminar rápido, caminamos como tres horas y descansamos como 10 minutos y a caminar de nuevo caminamos tres horas Página | 21 mas y descanso de nuevo y a caminar de nuevo como al os 30 minutos de empezar a caminar una muchacha venia con su tío y ella ya no aguantaba y se tubo que quedar porque los guías dijeron que no se podían arriesgar solo por ella, que era mejor perder a uno y no a todos y salió el tío también y se quedaron llorando, pero no te imaginas que feo se siente dejar a las personas solas en medio de la nada, ellos les dijeron que caminaran donde veníamos y que se quedaran donde vieran rastros de carro pues pasaban las patrullas de migración y los dejamos ...

luego ellos dijeron que si quien más se quería quedar y nadie más quiso quedarse, empezamos de nuevo a caminar y como a 30 minutos más de haber empezado encontramos un esqueleto de una persona, vieras visto que horrible y uno de los guías que iban dijo que era una señora que el había dejado en el camino porque ya no aguantó caminar, bueno seguimos caminando y como a las 2 horas se quedo otro hombre pero ese se quedo cerca de las brechas le llamaban los guías, eran los caminos que asían los de migración y por allí se quedo el hombre y así seguimos, descansábamos ratitos pequeños senos hicieron las 8 de la noche y nosotros caminando rápido aun, hasta al fin llegamos a la bendita montaña con tres personas menos, los pies ampollados, cansados, gente llorando, las mujeres q venían, venían casi llorando pero le echaban ganas, bueno los distribuyeron pues no nos quedábamos juntos por si los de migración los hallaban se escapaban los demás mientras atrapan a un grupito, como a las 10 de la noche ya dijo que ahí íbamos a descansar y los separo y que a las 2 íbamos a empezar de nuevo a caminar, decían que el que trajera ampollas que se las reventaran pues si no lo asían se les iba poner peor. Bueno a las 2 de la mañana empezaron a llamar a la gente y a caminar de nuevo y seguimos caminando pero hoy solo íbamos a caminar hasta el medio día para recuperar fuerzas y empezaríamos de nuevo el siguiente día en la mañana y así fue .... Luego la gente empezó a comer cosas que ellos traían aparte, como sopas maruchan y otras cosas que necesitan agua y solo nos avían dado 2 galones de agua para el camino, ellos les

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
dijeron q no se gastaran el agua que la necesitarían pero no asían caso y seguido peleaban con los guías. Bueno el siguiente día en la mañana empezamos de nuevo a caminar y unos hombres empezaron a decir que no tenían agua que estaban cansados que tenían hambre que descansáramos y los guías se enojaron mucho y casi habían Página | 22 golpes por que ellos se lo advirtieron y ellos no hicieron caso. Bueno seguimos caminando como a la media hora se quedaron 2 hombres ya no aguantaron y a los guías no les gustaba dejar gente por que se iban a dar cuenta que iba un grupo adelante y nos podrían seguir pero ya no los hicieron caminar así que se quedaron ... Y caminábamos y caminábamos nunca llegábamos adonde nos avían dicho, luego empezaron mas personas a quejarse que ya no había agua y ellos dijeron que iba a ir un grupo a traer agua a un punto que le decían tinaquito que era un poso que esta en medio de dos montañas y había agua, créeme yo fui con ese grupo a traer agua porque ellos me cuidaban y hasta me bañe en el desierto hasta hoy me rio de eso cuando me acuerdo no te lo imaginas ....

Bueno llevamos el agua a las personas y empezamos a caminar hasta de noche caminábamos, un día solo escuchábamos el sonido de las serpientes cascabel y ellos decían que fuéramos con cuidado ... Pero nunca nos paso nada gracias a Dios, sabes al tercer día estábamos descansando de día y siempre separados y de repente llega un hombre diciendo que los avían asaltado unos hombres pero solo eso sucedió, les paso a un grupo que estaban separados les quitaron el agua dinero y comida y les dieron mariguana a cambio de las cosas que les avían quitado, fueron a ver los guías y les dijeron que los burreros habían sido, así les dicen ellos a los que pasan la droga por el desierto, Burros. Pues en las mochilas solo drogas llevan... Luego empezaron los hombres a quejarse que no tenían nada, y de lo de las demás personas les dieron. Luego empezamos a caminar y encontramos un cadáver por un manglar de árboles secos, pero avían muchos árboles secos y ahí estaba el hombre como de 25 años tirado ya estaba morado ya tenía días de haber estado ahí quizás y tuvimos que pasar sobre él pues estaba en el caminito que estaba en medio de los árboles y seguimos caminado, solo caminábamos y caminábamos sin rumbo al parecer... Dos veces fuimos a traer agua a unos lugares que ellos conocían por que ya se nos estaba acabando él agua y así seguimos caminando. Después llegamos a un lugar donde nos iban a

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
esperar pero no estaban ya los habían agarrado los de migración y tuvimos que caminar un día y medio más hasta llegar a la carretera de Phoenix y en ese recorrido se quedaron 2 hombres más que cuando llegamos a descansar y nos contaron ya faltaban 2 y nos tuvimos que quedar la noche ahí porque hasta en la madrugada nos Página | 23 iban a ir a recoger estuvimos en el desierto 7 días en total, luego en la madrugada a las 4 nos fueron a recoger en una troca grande a los hombres los metieron acostados atrás como si eran leña súper socados uno encima de otro y a nosotras tres adelante con ellos pero agachadas porque íbamos para una casa en Phoenix adonde nos íbamos a asear, las 2 mujeres que venían con migo no nos llevábamos muy bien que se diga, pues los guías me cuidaban mucho y nunca me dejaron atrás y ellas quizás querían algo con ellos, a saber y eso que dicen que los guías se agarran a las mujeres es mentira, se queda con ellos la que quiere. Porque una de ellas busco a un guía y ya sabes y ella pensó que solo por eso la iba ayudar y qué diablos ni caso le hiso después, por eso no nos llevábamos, por que se había enojado con ellos y ellas llegaron bien jodidas con ampollas, todas aruñadas, escaldadas etc.

Yo llegue con unas ampollas y seca pero el día que llegamos a Phoenix ese mismo día nos mandaron para los Ángeles en unas camionetas íbamos a viajar 8 horas y llegando a Ángeles nos mandaban para nuestro destino ahí nos compraron ropa y zapatos para irnos limpias pero no salíamos de ahí si no avisaban que ya habían depositado el resto del dinero, yo me fui hasta en la noche del siguiente día y de los Ángeles hasta San Francisco fueron 17 horas hasta que llegue adonde mi abuela y hoy ya estos acá en Estados Unidos y por todo, desde El Salvador hasta acá me tarde 27 días casi el mes, pero hubieron personas que sufrieron mucho más que yo, porque escuche barias cosas que ellos viajaron en tráiler y cruzaron ríos hubieron muchos rumores. Y ahora estoy en san Francisco California / Dlay city y me esta yendo muy bien eso si extrañando a mi familia y amigos, y ese fue mi gran viaje yo no sufrí tanto pero si fue una buena experiencia sabes y hasta ahora los guías que me traían son mis amigos y ya vinieron a mi casa a visitarme y estamos en comunicación son buena onda... LA DESCRIMINACION LA PEOR DE LAS LUCHAS

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Era el año 1972 tenia 18. Hablando con un pariente me contaron que en Francia necesitaban una persona para trabajar me llevarían con gastos pagados. Hablando con mi familia ni lo pensé dos veces en irme porque me lo plantearon muy bonito,hermoso quien no quisiera conocer dicho país. Me pusieron en contacto con las personas en el extranjero, diciéndoles que habían encontrado a la persona que buscaban, inmediatamente se hicieron los preparativos para el viaje,hasta que llego el día de partir, fue un 9 de septiembre del 72. Iba muy emocionada y a la vez con nostalgia de dejar mi país, aborde el avión en el aeropuerto de Ilopango aún no existía el de Comalapa, de ahísalí con destino a México donde hice una escala, luego aborde un avión directo hasta parís.Llegue al aeropuerto internacional Charles de Gaulle, donde me esperaban las personas donde iba a ir a trabajar. Me esperaban con una carta y una foto mía ya que no nos conocíamos mi primer sorpresa es que se me quedaron viendo de pies a cabeza porque iba de Centroamérica creían que iba a llegar vestida diferente por que Centroamérica la veían de menos. Recogí mis maletas y nos dirigimos a una ciudad de Francia llamada sevres, la señora con quien iba a vivir era maestra así que primero me toco ir a la escuela donde daba clases donde habían niños zarcos y rubios, que de inmediato se me quedaban viendo como si fuera un bicho raro, en especial por la nacionalidad ya que nadie sabia donde quedaba El Salvador, para que me entendieran mejor les hice un mapa para que entendieran donde quedaba incluso se sorprendieron porque creían que no podía leer ni escribir. Empezaron a preguntar como nos vestíamos, como era nuestra cultura, etc. en fin termine dando la clase yo claro que me estuvo ayudando una interprete que hablaba un poco el español y con la ayude de un diccionario.
Página | 24

Termino laclase nos dirigimos caminando hacia la casa en donde iba a vivir, la casa era muy bonita, muy diferente a como eran en El Salvador, con pisos de madera, alfombras, paredes tapizadas, etc.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
las primeras preguntas que me hicieron fue el porquehabía dejado mi país siendo tan joven, tan mala era la situación en el salvador para que una señorita de mi edad se viniera a un país totalmente desconocido, esa misma noche sentía una gran nostalgia, extrañaba a mi familia esa noche casi no dormí . Al día siguiente empecé mi jornada de trabajo que consistía en cuidar un niño de 4 años que era el hijo de la pareja con quien vivía. La vida era diferente, distintas costumbre idiomas, fue muy difícil estar en una país en donde no entendía lo decían, pero poco a poco fui adaptándome incluso pude ir a una academia a aprender el idioma en donde encontré muchas personas de diferentes nacionalidades, mexicanos, españoles, italianos, ingleses, mi profesor era de Madagascar. Hay me di cuenta de las discriminaciones que existían en ese país.Era muy difícil afrontar esa situación, pero tenia que soportarlo pues era el sustento de mi familia. Cuando aprendí a dominar el idioma logre conseguir otros empleos, pero era lo mismo siempre había una gran discriminación, ellos ven mal a los extranjeros de cualquier país del mundo en especial latinoamericanos. No pude soportar más la presión de la discriminación, por tal razón regrese a El Salvador luego de estar viviendo 6 años en Francia. Al llegar de nuevo a El Salvador mi sorpresa fue el encontrar un aeropuerto mas grande mas moderno era el de Comalapa, que alegría sentí al volver a mi tierra, después de varios años, me alegre mucho al ver a mi familia la cual me esperaban en el aeropuerto sin resentimiento de que ya no iba a poder ayudarlos de la misma manera económicamente al contrario preferían que estuviera aquí eso me alegro muchísimo. Había muchos cambios en El Salvador. Encontré carreteras nuevas que cuando yo me fui eran calles pequeñas polvosas y ya se veían mujeres conduciendo vehículos, en seis años el país había cambiado mucho. Después de mi experiencia nunca quise volver a Salir del país a pesar que tuve varias oportunidades. Me instale por completo aquí,me case y ahora soy feliz con mi familia y por nada del mundo cambiaria a mi país, el país que me vio nacer.
Página | 25

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Así que les doy un consejo nunca dejen el lugar que les vio nacer, por que luchar con todo un país es muy difícil, te dicen cosas, te miran y te tratan mal, es muy difícil, por eso no hay lugar como el hogar. Historia de un migrante Nombre: Noris de Chacon
Página | 26

En año de 1969 tuve la oportunidad de viajar a Estados Unidos, por problemas económicos en ese entonces tenia 60 años de edad cuando decidí viajar, pues ahí tengo una hermana de hace 10 años que se había ido, me motivo a salir de mi país para ganar un poco mas de dinero para que mi familia subsistiera, como no tenia visa decidí viajar por tierra. Fue duro para mí dejar a mi esposo con problemas de salud y a mis 5 hijos pequeños pues tuve que decidir aventurarme o que mis hijos aguantaran hambre, como pude conseguí dinero con un prestamista para dejarle un poco de dinero a mi familia y viajar con el resto para mientras llegaba a mi destino. Recuerdo que cuando iba en el bus camino a Guatemala podía ver por la ventana caer una gran tormenta, mientras por mis ojos caían lagrimas de tristeza, por mi mente pasaban tantas cosas solo pensar en mis hijos pequeños sentí como si hubiera dejado una parte de mi Tanta era la tristeza que sentía que me quería regresar pero no me podía echar atrás pues había dinero de por medio, cuando llegamos a talismán descansamos un rato pues íbamos un grupo bastante grande, luego comenzamos a caminar hasta llegar a un puente pues no podíamos pasar por el por que estaba la migra tuvimos que irnos por el río en unas balsas llegamos a una carretera nos escondimos en los matorrales luego a correr lo mas rápido posible para cruzarla porque la migra pasaba muy seguido, todo tenia que ser muy rápido decía el coyote porque el que se duerme se queda. Luego llegamos a una casa don de estaba otro guía esperándonos, ahí pasamos el día cuando cayo la noche comenzamos de nuevo a caminar, pues solo de noche

caminábamos para que la migra no nos viera caminábamos tooda la noche,(se puede imaginar a esta viejita como estaba de cansada pero hay que sacar fuerzas de donde se pueda)

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Recuerdo que en una ocasión llegamos aun lugar de noche y tuvimos que salir muy rápido porque habitantes del lugar nos dijeron que la noche anterior habían asesinado a un grupo de migrantes que viajaban, en ese corre y corre el coyote nos abandono llevándose todo el dinero que le habíamos entregado, decidimos seguir adelante todo Página | 27 el grupo caminar y caminar por toda la orilla como de un manglar y un lodo muy aguado hubo un momento que me hundí hasta la mitad que tuvieron que sacarme entre dos hombres a todo esto cayendo una gran tormenta si haber lugar don de poder descansar, luego de tanto caminar llegamos aun lugar de arena, la tormenta había cesado un poco pero hacia un frío horrible que tuvimos que ingeniárnosla, hicimos hoyos en la arena y nos cubrimos con plástico negro para cubrirnos del frío y de la lluvia. No se como pero pudimos controlar al coyote Salvadoreño el que nos abandono era el coyote mexicano, el coyote salvadoreño nos mando otro guía ahí esperamos hasta que nos encontró, seguimos caminando luego tuvimos que subirnos nueva mente en balsas de noche y por fin llegamos al otro lado, en Houston nos mando el pollero en avión y gracias a Dios a los doce días estaba en los Ángeles, fueron los días mas largos de mi vida. Llegue don de mi hermana que me trato muy mal y por cama me ofreció el suelo, me costo encontrar trabajo por fin trabaje ganando $100 dólares semanales cuidando unos niños negros que se los habían quitado a sus padres drogadictos, fue terrible para mi pues no podía hablar ingles no entendía lo que me decían los dueños de la casa, todas la noches me ponía a llorar y a pensar,! sufrir tanto en el camino para llegar hacer despreciado por los dueños de la casa ya que los Americanos lo ven a uno con ojos de desprecio y aun por mi propia familia, lloraba de angustia mas por mi edad poco podía hacer en la ciudad de los dólares. Gracias a Dios asistí a una iglesia donde conocí a una pareja que necesitaba que cuidaran de una abuelita, me gane la confianza de ellos y logre ganar un poco mas con el pude pagar los gastos de mi viaje y mandar para el sustento de mis hijos. Estando yo tan lejos mi esposo se metió con otra persona dejando abandonados mis hijos, como pude les logre pagar quien los cuidara y pude darle los estudios ya cuando mis hijos estaban establecidos en El salvador decidí regresar.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Ahora que ya estoy anciana ellos me cuidan y gracias a Dios no me falta nada.

Sueño Americano No¡¡ Más bien yo lo llamo la pesadilla del salvadoreño.
Página | 28

Atte. Noris de Chacón. Originaria de la Bahía de Jiquilisco Usulután Actual mente viviendo en Lourdes Colón La Liberad La Superación, Es Siempre mi Deseo.

Bien lo recuerdo era un 1 de agosto del año 2004, acababa de obtener mi DUI. Ya formando pare de la sociedad como mayor de edad, mi padre Armando Renderos Pinto, Feliz y Triste a la vez porque se aproximaba mi partida hacia el que nosotros llamamos sueño americano, mi madre ya había emigrado hacia estados unidos y no tubo ningún problema en llegar hacia aquellos lugares, y platicando con mi familia mi padre y mis hermanos Jehu y Joab, de lo que quería yo hacer mi hermano Joab principalmente que el había emigrado hacia España y me hacia ver los riegos que corre uno de mujer y no por el hecho de que el emigro porque para Europa es mas fácil llegar sin problemas y aun mas el siendo hombre, pero yo sabia que quedándome en El Salvador no tenia futuro, si tuve la oportunidad de terminar mis estudios secundarios en el Colegio Julio Verne. Pero no era suficiente para mi superación, así que ya decidida a ese viaje y aun sabiendo el peligro que corría eso si con la confianza que Tengo en Dios por lo inculcado por mi Padre una enseñanza muy linda. Como dije al inicio bien lo recuerdo un 1º de Agosto mi Corazón se partía al dejar a mi Padre y a Mi nación pero tenia que partir pero me sentía con confianza de poder irme porque me Acompañaba una Prima, y la persona que nos llevaría hacia Estados Unidos por cierto una mujer, era alguien conocida por muchos sentí yo que habían muchas cosas a mi favor por todo lo que es el peligro. Partimos el Domingo en la mañana, el Viaje empezó todo bien mas no sabíamos el peligro que corríamos desde nuestra salida, salimos my rápido del País al estar en la

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
frontera lo recuerdo como que fuer ayer, le llamo por ultima vez a mi padre, y su ultimo consejo fue, hija ten cuidado no confíes en nadie solo en Dios que el es el que te guiara si hay peligro y en todo lugar donde estés. Al llegar a la ciudad de Guatemala ya de noche, nos hospedaron en un Hotel. Y cenamos y nos dijo la señora que Página | 29 descansáramos porque a partir de mañana habrían cambios en lo que habíamos acordado nosotras al escuchar eso nos asustamos pero no dejamos de estar tranquilas porque nos sentíamos seguras con ella, bien lo recuerdo le decíamos Doña Claudia. Al amanecer desayunamos nos bañamos y partimos como tipo 10 de la mañana hasta el momento no había mucho que sufrir y quizás en mi desconcierto por escuchar de los demás que habían emigrado que era un camino lleno de sufrimiento yo no lo sentía así, pero estaba equivocada. Al tercer Día de Viaje llegamos a la frontera de México nos encontrábamos en Todavía Guatemala – Chiapas al otro lado, estuvimos ahí cerca de tres días y sin saber nada porque lo único que hacíamos era pasar en el cuarto donde nos habían dejado ya entro una preocupación en mi y mi prima pero al final de la tarde nos avisaron que ya en la noche teníamos oportunidad de pasar a México nos llevaron en una camioneta íbamos 10 en total únicas mujeres en ese trayecto ya la desconfianza creo que se nos Hizo notar rápido porque uno de los que viajaba nos dijo no tengan miedo que hoyo somos como una familia unidos llegaremos solo no desesperar. Pasamos sin problemas ya que habían arreglado con unos federales de la frontera y todo bien hasta e momento. Llegamos a Tonalá y Otra vez nos separaron de ese grupo fue la ultima vez que los vi en el camino todos nosotros seguimos hasta Arriaga. Al estar ahí descansando en la ya tarde, al despertar nos percatamos que nuestras pertenencias ya no estaban y solo nos quedaba la ropa en uso y no sabíamos que hacer, al comentarle al doña Claudia nos dijo nose preocupen que ya no la vana necesitar porque partimos ya. Seguimos en camino mas cual fue nuestra sorpresa que dona Claudia ya no seguía con nosotros y nos había abandonado que en el momento no lo parecía porque siempre íbamos en la camioneta que conducían dos mexicanos que no decían nada, pero murmuraban entren ellos hasta que escuchamos que nos había abandonado y su deber era solo dejarnos hasta puebla. Y pues así fue nos dejaron en puebla en un hotel nos hospedaron paso la noche, y el siguiente día ya no estaban , nosotras siendo

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
mujeres corríamos un gran peligro y aun mas sin conocer ahí. Al preguntarle al señor que nos atendió en la recepción del hotel nos informo que solo nos dejaron y se

marcharon. Nos toco irnos del hotel, por no poder pagar, sin ropa si nada, pasamos la noche en la Página | 30 calle con mucho frio porque puebla es uno de los estados mas helados de México. Ya cuando estaba amaneciendo, las personas se dirigían a su empleo empecé a escuchar a personas cantar y cual fue mi sorpresa ir una reunión de hermanos de la iglesia a la que yo pertenezco, llegue y les expuse mi caso y ellos tienen una fundación el cual ayudan a los inmigrantes y así fue estuvimos con ellos durante cuatro días porque todos ellos iban hacia Guadalajara a una reunión de la iglesia a nivel mundial a la que llamamos Santa cena. Sabiendo de la situación me fui con ellos con la mentalidad de poder platicar con alguien de estado unidos que me llevara a la frontera y poder cruzar. Llegando a Guadalajara encontré a muchos amigos que viven en Estados unidos y ellos me ayudaron con dinero, ropa y también me ayudaron a seguir mi camino hasta la frontera y sin ningún problema. Estando ahí me contactaron con un coyote para que me cruzara la frontera y luego me llevara a mi destino que era los ángeles. En el paso fronterizo fue muy duro porque teníamos que caminar mucho en la noche, en un tramo del recorrido por la oscuridad tuve una caída en un fango espantoso, que me ocasiono un hongo en mi seno. (Que al llegar a donde mi familia fue tratado.) cuando mis amigos me iban a ir a recoger donde me tenían yo aun sin saber donde estaba, los coyotes le llamaron para pedirle mas dinero a cambio de mi vida. Mi familia hiso hasta lo imposible por conseguir el dinero y finalmente todo salió como lo pactado y pude llegar a salvo a Estados Unidos fueron exactamente 22 días de sufrimiento que al final sentí una eternidad por estar separado de todos los que quiero. Al llegar a estados unidos no todo fue felicidad ya que las razones porque partí hacia allá eran obvias las ganas de superarme, la cultura americana fue muy dura el idioma , el racismo fue lo mas impactante habían días que prefería quedarme encerrada en la casa por ver tanta gente que nos mira con menosprecio. Pero me puse a pensar si estoy aquí es por mi familia y por mi, empecé a estudiar ingles, trabajaba cuidando niños, que también fui su maestra en español ya que su padre argentino y su madre

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
canadiense tenía que aprender los 2 idiomas pero a pesar de todo esa mala experiencia de quedar abandonada y en constante peligro de mi viaje. Hoy digo que si no hubiera venido a este país lleno d oportunidades para las personas que quieran trabajar y superarse nose que fuera de mi pero si estoy aquí hoy relatando mi historia Página | 31 es gracias a Dios. Historia de un migrante Migrante: Marina Orellana

Salí de El Salvador el 30 de abril l de 2005 deje a mi hija Melisa Orellana de 1 año con mis padres con la intención de llegar a USA para darles un mejor futuro, fue el momento más doloroso de mi vida. Ese día llegue a Guatemala a la casa de la persona que me llevaría a dicho país. El lunes 2 de mayo empezó mi travesía, viaje varios días en el techo del vagón de un tren que a pesar de ser muy peligroso era más seguro cuando viajábamos en autobús; siempre habían retiros de personas pero gracias a Dios siempre Salía librada, caminamos por mucho tiempo aproximadamente 2 días y 2 noches en el desierto, descansando 5 min cada 6 horas, teníamos que atravesar cercas con alambres de púa, no comíamos y duras penas tomábamos agua que salía de unos chorros que era muy sucia, pero la sed era insoportable, lo más difícil de caminar era que no era tierra sino arena, recuerdo que la única vez que descansamos 15 min me acosté en el suelo donde había un hormiguero, pero, era tanto el cansancio que no me importo. El 16 de mayo llegamos a Houston, nos subimos una Van casi 30 personas, una encima de otra, mis pies se habían dormido, atrás de mi había una joven que lloraba porque no soportaba el dolor en sus pies, fue un caos dentro de la Van, los coyotes nos gritaban y nos insultaban y no les importaba nada. Al fin llegamos a una casa donde esperamos a que nos llevaran a nuestro destino, después de casi 4 días sin bañarme, cuando me estaba bañando note que todo mi cuerpo tenia picadas y en las piernas tenia espinas y mis pies estaban llagados, solo recuerdo que llore y le di gracias a Dios de estar con vida. Al día siguiente me llegaron atraer para ir a New Jersey ese día casi a las 10de la

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
noche en Mississippi nos detuvo una patrulla porque el motorista iba a excesiva velocidad, nos llevaron a migración donde tomaron nuestros datos, huellas y fotos. Al cabo de 4 horas nos dejaron continuar el camino. Gracias a Dios por fin el 18 de mayo me reuní con unos familiares una semana después me fui a Página | 32 Maryland por temor a que migración me deportara. Ahí empecé a trabajar de 6 am a 2 am del siguiente día, tenia 2 trabajos, así estuve durante 1 año. Después regrese a New Jersey, pero las cosa con mis tíos iban mal que terminaron corriéndome de la casa, porque a ellos les gustaba salir a pasear y gastar dinero, sin embargo yo trabajaba y me congregaba en una iglesia, pero gracias a Dios las personas con las que trabajaba que eran unos judíos americanos, me ofrecieron su casa para vivir, estuve casi 2 años viviendo allí, sin apoyo más que de Dios y mis jefes. El 6 de diciembre de 2008 regrese a mi país a estar nuevamente con mi hija y mi familia. Estoy mu y feliz y a pesar de lo que sufrí en USA no me arrepiento de haber ido, pero tampoco de haberme regresado ya que la familia es lo más importante. HISTORIA DE UNA INDOCUMENTADA ANONIMO. Naci un 26 noviembre de 1968 en el departamento de Usulután, san salvador justo después de terminar mi bachillerato fue que tome la decisión de buscar el sueño americano por el motivo de que quede embarazada por primera vez a la corta edad de 18 anos. Fue algo que no lo esperaba tan pronto, pero, paso. Mis ideas cambiaron totalmente porque mis planes eran estudiar en la universidad. Me inscribí para ir a la universidad, solamente me hice el examen de admisión porque mis padres me dijeron que cuando yo pensara en novio, era porque yo quería ya un hombre. Y que si metía las patas, como se dice acá, que me fuera de la casa... lo cual esto nunca se le dice a los hijos porque los hijos son para siempre. Mis ideas cambiaron, tengo un hermana mayor, le comente lo sucedido, me apoyo, su esposo tenía un año de haberse venido a los Estados Unidos. Y él me apoyo también, y me pregunto, "¿Te quieres venir a Los Ángeles?", inmediatamente le dije, "si". No lo dude porque esto era el futuro de mi hijo, pensando en ayudar a mi familia en El Salvador también. Fueron dos cosas que me dieron fortaleza para continuar mi vida porque estaba decepcionada. Mi hermana dijo,

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
"yo me voy contigo", empezó a vender sus cosas, hasta su casa, y echamos vuelo, y esto es lo que continua. Mayo 6 de 1989 emprendimos un viaje con mi hermana, mi sobrino y un primo con destino a Los Ángeles, CA. Mayo 9, salió un camión lleno de bananas de Guatemala a México (DF), nos mandaban a 12 en ese camión, habíamos como unos 26 allí en una casa y nos mandaban a 12 incluyendo nosotras 4, pero de los 12, yo me oponía a punto de llorar porque mi hermana me rogaba que nos fuéramos allí para llegar pronto, pero yo nunca quise. 9 horas más tarde, salió en las noticias que un camión cargado de bananas y humanos había volcado a un precipicio de 3.000 pies de altura, todos murieron El señor como común mente se les llama (coyotes) nos dijo que mejor nos íbamos a ir en tren. 2 días después salimos en tren por 4 horas por que allí iba inmigración y nos agarraron. En total fuimos 13 arrestados por 3 horas y media y nos mandaron en un microbús para la frontera de Guatemala. 4 días más tarde, salimos en un camión (bus), los 13 salimos de regreso a la aventura. Llegamos hasta Arriaga, de allí caminamos por 5 horas cuando se vino un temblor de 6 grados. Veníamos caminando por veredas rodeando una caseta o sea, puesto de migración para que no nos agarraran y así pudimos llegar hasta México (DF). Gracias a Dios, si nos fue bien. Ratos caminando para rodear casetas, y ratos en buses logramos llegar a México a un hotel llamado Cancún. Por 6 días estuvimos hospedados en ese hotel, muy bonito, nos llevaban la comida a la suite, el personal muy amable, un hotel de lujo que supuestamente allí no llegaba migración. Estuvimos a salvo por 6 días, pero lastimosamente el dinero se nos acabo. Tuvimos que regresarnos a Guatemala porque ya no podíamos seguir adelante porque era más caro y no alcanzaban. Llegamos a Guatemala, estuvimos dos días, hablamos con nuestros familiares, el coyote quería cobrar más dinero que lo acordado en el contrato Decidimos regresarnos a El Salvador, llegamos a casa de un familiar, 4 días más tarde eche viaje, yo sola. Mi hermana, mi sobrino, y mi primo ya no quisieron viajar. Pensaron que yo estaba bromeando cuando les dije que yo me venia a Los Estados Unidos. Me vine sola, agarre un bus de los grandes en San Salvador hacia Guatemala, llegando allí, migración me pregunto que con quien viajaba. Le dije que sola, me pidió una carta de mis padres porque me podían dar un permiso para 5 días para entrar a
Página | 33

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Guatemala que me iba costar 70 Quetzales. Se los di, me dieron el papel y me mandaron para el bus, mientras que a los demás los registraban y quien sabe que mas. Total que dos horas después nos fuimos y cada quien por su camino. Yo camine un puente como de unos 20 metros y esa era la primera caseta de México, frontera con Página | 34 Guatemala. Había agentes de inmigración, pero no me pararon. Yo traía una cesta colgada en mi mano, con fruta, jugo, ningún documento mío, que si a mí me pasaba algo, nadie sabía de donde yo era porque el papel que me dieron en Guatemala lo destruí. Camine, agarre un microbús hasta donde llegaba, siempre paraban en las terminales y allí agarraba otro para seguir más adelante. En Tabasco, un estado de México, agarre un bus o camión como le dicen allí, me llevo hasta México (DF), llegue tan cansada que no hallaba como sentarme en un redondel de un árbol muy grande. Llego una señora a querer platicar conmigo, pero yo sabía que al platicar me conocían mi acento. En dos palabras que le dije, se dio cuenta que yo no era Mexicana y me empezó a platicar que su esposo tenía un camión (bus), y que lo estaba esperando, que ya iba llegar. Estuve cuatro meses con ellos, en el centro de México. Conocí muchos lugares, de día y de noche. Me la pase muy bien, pero cada día que se iba acercando, el nacimiento de mi hijo me preocupaba mas por llegar a mi destino final. Su esposo de ella me decía que si yo viajaba con él, yo iba llegar segura. El viajaba de México a Ciudad Juárez y pasaron estos cuatro meses para poder hacer el cambio él y poder viajar a Tijuana y yo poder entrar por San Diego. Ese era el camino más cerca para mí porque si viajaba por Ciudad Juárez yo iba llegar a Texas y de allí volar para Los Ángeles, era más arriesgado. Me recogieron Septiembre 30 en su casa a media noche en un carro para transportarme a Los Ángeles con una señora como de unos 40 anos, pero traía 6 personas en el baúl y nosotras dos adelante. En San Diego hay una caseta llamada San Clemente, nos pararon, le pidieron documentos, ella los dio, solamente me dijo que sonriera, que no mostrara nervios, que todo iba salir bien pero yo no sabía que llevaba gente atrás. Antes de llegar al punto, me aconsejo y todo salió bien. El primero de Octubre, llegue a casa de mi cuñado en Los Ángeles, mi punto final.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Esta es mi historia por conseguir el gran sueño americano hasta la fecha. Trabajo de limpieza en la noche, y soy seguridad en el día. Me defiendo con mi ingles, ayudo a quien puedo, y lo hago con todo mi corazón. Ayudemos a los que necesitan porque Dios bendice al que lo hace por una obra buena. Bendiciones a todos. Si te pones una Página | 35 meta, todo se logra. Por 14 anos no vi a mi mama, hasta que ella pudo ir a verme a Los Ángeles, Gracias a Dios obtuvo una visa y ella viaja hasta el momento. He venido a El Salvador en 3 ocasiones a ver mi familia, todo esto se lo agradezco a mi Dios, y todos podemos cumplir nuestras metas, a pasitos, pero hay vamos. Desde el otro lado del Mundo! Mi nombre es Karen Molina, salvadoreña de Corazón y esta es mi historia… Año 2007, todo se tornaba muy difícil en mi país El Salvador. En diciembre de ese mismo año me gradué de Maestra en Educación Parvularia; título con el cual pensé ejercerme como Profesional, pero como muchos, nos graduamos y buscamos empleo para ejercer nuestra carrera y no encontramos oportunidades. Debido a la situación de no encontrar empleo mi Hermana Brenda Molina me llamó desde Italia para proponer irme para Italia, pero la propuesta era solo para mí, lo cual yo aceptaba con la condición de llevar a mi hijo que en ese entonces tenía 6 años, de lo contrario no aceptaba irme; entonces aceptó y nos envió el dinero para los boletos de avión. El viaje estaba planeado para finales de enero 2008 y lo que más me dolió dejar en El Salvador fue a una persona muy amada, y ella es mi Madrecita; la cual ha estado conmigo en las buenas y en las malas, siempre me ayudó, gracias a ella soy la persona que soy y con esos buenos principios como el Respeto que me enseñó estoy criando a mi hijo. Mi Madre fue la única que me ayudo a salir adelante con mi hijo hasta la fecha que decidimos marcharnos. Pensé mucho en dejar mi lindo El salvador pero aparte de no encontrar empleo había mucha delincuencia y no quería que mi hijo creciera y pudiera exponerse a las maras ya que en algunos casos son obligados, aunque no puedo negar que en todos los países hay delincuencia también, pero siento que en este aspecto me ayudó mucho.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Al fin llegó el día de partir, íbamos para el aeropuerto nos fueron a dejar mamá, papá, hermanos, sobrinos y amigos. Fue el día más triste para mí, despedirme de mis seres queridos. El viaje hasta Italia es de dos días, de El Salvador a México, de México a París y de París a Italia. Estando en el Aeropuerto de México hay que solicitar un permiso de pasada, así que nos metieron en un cuarto grande donde revisaban todos tus papeles y el que no lo tenía, era devuelto a su país de origen; gracias a Dios yo los tenia por que en la Agencia que compramos los boletos los hicieron. En ese momento que estábamos en ese cuarto habían personas de diferentes países y con diferentes destinos, y me recuerdo de una joven de unos 20 años que se fue un momento al baño, al regresar se dio cuenta que no tenía su dinero, pues ella lo andaba en su ropa íntima y se recordó que lo había puesto arriba del baño y lo dejó olvidado. Cuando regreso a ver si estaba su dinero ya no lo encontró, lo sentí mucho por ella, estaba llorando ya que el dinero que perdió era par continuar sus estudios en USA, y lastimosamente sin dinero no iba poder continuar su viaje. Entonces los policías a revisarnos maletas de todo mundo y no encontraron nada. Esto es unas de las cosas que me dio mucha tristeza en el viaje ver a una joven que se esforzaba por viajar a otro país para poder estudiar. Llegamos a Italia y estaba mi hermana esperándonos con los brazos abiertos. El primer cambio que sentimos fue el clima frío y hasta el momento es lo que no me gusta de Italia, ya que en nuestro querido pulgarcito no es tan helado, pero en cuanto a seguridad pues acá es mucho mejor, podemos andar hasta horas tardes y no nos exponemos a tanta delincuencia. Lo que mas extraño de mi tierra es el calor de nuestra gente, las comidas, ya que acá no hay tamalitos ni pupusitas, hay que acostumbrarse a otros tipos de comidas, extraño muchas cosas más pero todo lo hice principalmente por el futuro de mi hijo. Cuando tuve un mes de estar acá, mi hermana me inscribió en una escuela para aprender Italiano, al principio no me gustaba ir me gustaba ir porque es muy difícil aprender otro idioma y me daba pena ya que habían otras personas que podían más y hablaban otros idiomas incluso, las clases las recibía por las noches después de trabajar y mi hermana cuidaba a mi hijo y le enseñaba Italiano por las mañanas,
Página | 36

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
comenzó por las palabras básicas y mas sencillas, en realidad él aprendió muy rápido, en tres meses ya lo hablaba bien, así cuando comenzó ir a la escuela, se defendía con este lenguaje Italiano; Acá la escuela comienza en Septiembre y termina en Junio del siguiente año. Mi hijo va ir a cuarto grado y está de vacaciones por el momento. Otra de las cosas importante que dejaba en El Salvador y no pensé encontrar cerca acá es una cancha de Softbol, este es mi deporte favorito al igual que el de mi hijo, no pensábamos volver a jugar al viajar, ese era nuestra entretenimiento principal en El Salvador. Yo estoy jugando Softbol lento en un equipo mixto, y siempre me divierto mucho saliendo a muchos lugares a jugar, me llevo muy bien con mis compañeros de equipo, mi entrenadora es excelente, no pensamos encontrarnos con este deporte y hasta había colgado el guante en El Salvador. Por el contrario mi hijo decidió traer su guante como recuerdo y en ese mismo año comenzó a jugar acá, aunque acá comienzan a jugar a los 9 años y mi hijo no los tenía los entrenadores vieron que era bueno y le permitieron jugar. Ahora forma parte de un equipo de Softbol y de uno de Béisbol; ya que un entrenador de este otro deporte y que vive cerca de nosotros lo observó jugar y le gustó como juega, tanto así que él mismo lo llega a traer y a dejar a la casa. Estoy feliz porque a mi hijo le va muy bien en el deporte y en su escuela a pesar que los estudios son de 8:30 a 4:30 de la tarde. Lo que a mi respecta, trabajo en casa con una anciana y gracias a Dios me llevo muy bien con ella y con su familia. La vida es muy dura fuera de tu país, porque cambia todo, acá los gastos y recibos que hay que pagar son muy elevados y nos dividimos estos gastos con mi hermana. La linda gente que se queda en mi querido E Salvador piensa que el vivir en otro país lo hace a uno millonario pero no es así ni tampoco todo es felicidad, yo realmente lo hice por el futuro de mi hijo. Pero no se imaginan lo mucho que extraño mi país, lagrimas salen de mis ojos al recordar las navidades con la cherada de la colonia, las fiestas no son iguales me da mucha melancolía cuando llegan esas fechas festivas. De momento no me queda más que acostumbrarme y guardar en el fondo de mi corazón a mi madre y a mi gente de mi querida tierra, que algún día espero volver a visitar.
Página | 37

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Bueno lo principal que te puedo decir es que me vine a USA buscando mejores oportunidades ya que siempre tuve dificultades para estudiar a veces porque mi mama Rosa no tenia para darme lo que yo quería estudiar y sabes que tampoco era muy buena en las matemáticas y además siempre desde Nina quise venirme a estados Página | 38 unidos pero no tenia dinero y no había nadie que me ayudara a hacerlo. PERO CUAL FUE LO PRINCIPAL QUE TE IMPULSO A EMIGRAR bueno que te digo por un lado lo que ya te he mencionado a veces uno de mujer mira cosas lindas para vestirse etc. y vos te pones a pensar como quisiera tener todas esas cosas y no poder tenerlas todo ello te anima a buscar nuevas cosas esa fue una de las cosas que mas digo yo que pasa con todos los que nos venimos para acá, la situación económica, pero también hay algo que paso que fue algo que me dejo destrozada fue del haber terminado con mi ex novio quizá tu te diste cuenta que me dejo y mas por quien me dejo de otra lo hubiera esperado menos de mi prima y además porque estaba bien pequeña ella y habérsele metido con el fue algo que me sentí súper mal me deprimí porque el me había prometido ufff un montón de cosas que y cuando vino solo hacer eso vino lo perro fue que la dejo también ósea solo jugo con las dos, imagínate que es que estés esperando tanto tiempo a alguien y que te diga que viene al país a casarte con vos y que no lo haga es feo, por eso también decidí venirme mas que ya no tenia quien me atara allá, mi mama se sentía triste pero sabíamos que si lograba llegar todo cambiaria para nuestra familia. EN QUE AÑO DECIDISTE IRTE Yo me vine el 2 de enero del año 2006 y todo se me hizo posible también porque gracias a DIOS mi tío Joaquín me ayudo con el dinero el le pago 4000 dolares a un coyote que dicen que era de San Julián y le daría otros 2000 mil cuando yo llegara a los ángeles donde estaría mi tío para recibirme. COMO FUE TU VIAJE Y CUANTO TIEMPO TE TARDASTE EN LLEGAR. Cuando me dijeron que estaba listo el viaje supuestamente estaríamos en estados unidos en un máximo de 30 días porque el decía que todo estaba bien preparado. Recuerdo ese lunes aunque alegre pero al mismo tiempo triste por todo lo que me iba tocar vivir en el camino, te digo es bonito decir me voy a ir para estados unidos pero mas no saben que es muy triste porque uno viene con la vida vendida, en el camino no

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
hay familia no hay casi amigos, yo me acuerdo que me fui un día antes para Sonsonate ya que teníamos que salir todo el grupo juntos para Guatemala cruzar para Guatemala es fácil nosotros pasamos como que íbamos para una excursión éramos 12 los que íbamos en ese microbús bueno cuando cruzamos la frontera yo dije que fácil va ser Página | 39 todo, en ese grupo íbamos 3 mujeres todas bien jóvenes aunque yo era la que tenia menos años solo tenia 23 años, aunque todos nos hicimos amigos por que nos dijeron que actuáramos como personas normales. Me tarde mucho tiempo en México estuve un mes en Chiapas yo sentía que me iba morir porque en México ya todo cambio ya no podíamos salir nos tenían todo el tiempo escondidos nada que en buenas casas, había un solo baño que compartíamos con todos y lo terrible fue que en chapas nos unieron con otros 2 grupos mas de emigrantes y solo eran hombres yo me sentí asustada porque todos se quedaban viendo raro algunas veces, yo siempre trataba de mostrarme segura y fuerte además porque el coyote siempre me cuidaba porque ya lo conocían bien mi familia, después de Chiapas nos llevaron a Veracruz donde estuve solo 2 semanas, luego nos separaron nos pusieron en grupos de 4 así llegamos a Tamaulipas luego a matamoros y Tampico fueron varios meses los que pase en estos estados fue algo tan difícil, todos Los lugares fueron muy difíciles porque solo te daban un tiempo de comida si no te ponías listo te dejaban sin comer en Veracruz me toco dormir en el Monte por 15 Días escondiéndome dela policía y cuando me cambiaban de lugar siempre me metían Abajo de el asiento Delos carros. Pase la frontera por el rio bravo cuando me llego la hora y el coyote nos dijo están listos, solo me acorde de mi mama.ella siempre lloraba antes de venirme porque me decía, que tanta gente que muere en el rio bravo, al que yo en ese momento estaba a punto de cruzar solo me acuerdo que me encomendé a Dios y dije DIOS mío ayúdame, y lo que siempre teme uno que va de ilegal fue lo que ese momento estaba a punto de vivir que era que te agarre la migra y como una pesadilla hecha realidad, paso lo que nadie que va elegal quiere, ya que al otro lado nos agarro la migra y me llevo ala cárcel de Texas estuve 2 meses en la cárcel fue algo que yo sentía que todo ya había terminado y solo me puse a llorar ya que te tratan como perro recuerdo que no importa si son hombres o mujeres los agentes de la migra te tratan como animales te

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
meten a empujones y patadas pero al final con la ayuda de mi tío y otros amigos pude salir bajo fianza y te digo pagaron miles de dólares, cuando ya estuve fuera fue una gran satisfacción y valió la pena el sufrimiento que viví, ya que estando en la cárcel se observa a muchos latinos que lloran por las noches yo era una de ellas siempre lloraba Página | 40 mucho me sentía afligida triste bueno todo lo malo que te puedas imaginar con respecto a la adaptación que tuve en otra cultura bueno me adapte rápido porque al principio llegue a casa de unos amigos de mi tio que ya tenian amistades con otras gentes incluso esta michael que es un norteamericano amigo de uno de los que vivian en esa casa y habian veces que llebaba a otros amigos de el y eran muy amigables yo no entendia nada de lo que decian pero ellos siempre sonrreian a todos, me sentia bien, casi no salia al inicio por miedo pero ahora que estoy con mi esposo vivo en Sun Valley, California todo esta mas tranquilo, lo que todavía me cuesta muchísimo y no domino es el idioma ingles con respecto alas amistades que tengo ahorita no asido difícil ya qué ay muchos Latinos aquí. Y te digo en muchas cosas soy feliz aunque extraño a mi país y familia mas a mi mama rosa que tu sabes que en realidad es mi abuela pero como ella me crio desde niña ella es mi mama y la quiero muchísimo todos los días le hablo!!! El momento mas difícil fue en México íbamos 4 personas acostados en la parte de atrás de un carro te digo nos habían metido como meter maletas y asta nos presionaban con gran fuerza para que cupiéramos pero sabes eran como las 10 dela noche cuando íbamos por una carretera y de pronto escuchamos que el coyote digo cabrones no vayan hacer bulla nos topamos con un reten policial y nos hicieron el alto para que parara el carro pero el coyote que iba manejando se puso nervioso y en lugar de parar acelero el carro y nos siguió la policía nos metimos a una montaña y el coyote Los tiro del carro y empezamos a correr y la policía empezó a disparar te digo fue algo terrible nos tiraban a matar y fuimos aparar a un pantano ahí nos escondimos un buen rato lo que yo sentí como si eso hubiese durado siglos, luego tuvimos que salir porque escuchamos que venia la policía que nos Iban olfateando con perros policías pero no sabíamos que hacer porque el coyote nos dejo perdidos en la Montaña, estuvimos 3 Días caminando sin rumbo sin agua y sin comida asta que llegamos a un pueblito pero teníamos miedo de salir a pedir agua pero como yo era la

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
única mujer que habían puesto en ese grupo, salí yo y mis amigos se quedaron escondidos. Pero me Encontré con buenas personas que me dieron agua y comida para mi y mis amigos y me ayudaron para regresar al lugar donde había estado y ahí encontré el coyote que también huyo dela policía y regresamos por mis amigos. Es muy difícil estar indocumentado porque nadie te quiere dar trabajo yo anduve buscando pero nadie me quería dar trabajo hasta que llegue donde una familia de chilenos ellos me dieron trabajo de cuidar una niña de 2 años pero no me pagaban muy bien por que ellos también decían no tener buenos trabajos yo gane el primer mes 1200 dolares porque solo me pagaban 300 semanales, trabaje 6 meses con ellos hasta que conseguí un nuevo trabajo en un restaurante pero era necesario hablar bien el ingles y yo no podía así que me despidieron, luego conseguí otro trabajo donde ganaba 2500 dolares al mes me estaba yendo muy bien hasta que me enferme, aquí si te enfermas y vas al hospital lo primero que te preguntan es si tienes papeles y sino tienes te dejan asta de ultimo O no te atienden y si te atienden te cobran asta 2 mil dolares te digo porque A mi me paso me mandaron el recibo ala casa y era de 1800 dolares fue algo terrible porque uno apenas va ahorrando para enviar un poco de dinero a la familia alla en El Salvador y solo por una consulta te cobran tanto asi que aquí es mejor no enfermarse, si yo pudiera mejorar algo en El Salvador empezaría por mejorar los salarios por que yo se que es muy poco lo que pagan ya que trabaje en una fabrica de ropa donde me pagaban menos de 200 dolares al mes y abriría mas fuentes de trabajo y mejorar la educación que fuera en realidad gratis para todos los profesores fueran mejor capacitados bueno porque los que habían donde yo vivía no daban ni clase, pero todo a sido muy difícil aunque lo mejor queme a pasado es mi hija y porque puedo darle todo loque yo quiera y que en mi país no hubiera podido darle con las condiciones de vida que tenia. Si yo quisiera volver en realidad a mi país seria bonito porque en serio si se extraña la familia pensar en tantos años que estuve allí, donde crecí bueno en fin son tantas cosas por las que dan ganas de regresar pero al pensar como esta la situación en el país pienso que es mejor estar aquí además hoy ya tengo mi marido mi hija me siento feliz aquí, con nostalgia por los recuerdos bonitos de allá, pero feliz y talves algún día vuelva pero seria espero en DIOS que sea ya de una forma legal.
Página | 41

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.

Natalia Ester Martínez Zelaya

Página | 42

La humildad, paciencia y seguridad en sí misma forman parte de Natalia Ester Martínez Zelaya, una mujer que nace un 8 de septiembre de 1978 en San Salvador en el municipio de soyapango hija de Jorge Alberto Martínez Calles y de Ester Aracely Zelaya quienes con humildad, le brindaron educación, amor, y todo lo que un hijo necesita de un padre, sin embargo ella decidió a sus 23 años de edad acompañarse con Rodrigo Alfredo Quezada quien Originario de Cuscatancingo decide llevársela a donde él vivía con su madre y 2 hermanos en ese entonces él se la llevo porque ella estaba esperando un bebe, nació una linda niña la cual le nombraron Andrea Tatiana Quezada Martínez cuando Andrea cumplió un año de edad su padre Rodrigo dijo que se iría para el Norte para darle una mejor vida a su hija, ya que aquí nunca pudo obtener un empleo él se dedicaba a comprar ropa por mayor en las fronteras de Honduras Panamá y las revendía en la Zona peatonal llamada comúnmente la Quinta. Luego de tomar la decisión de irse Rodrigo tuvo que hipotecar una casa que le dejo su padre al morir como herencia para su rumbo que sería EEUU Houston Texas al dejar a Natalia Ester ella enero en una depresión muy grande pero con la ayuda de Dios ella comenzó a salir adelante haciendo lo mismo que su pareja le heredo que son las ventas ella no p odia trabajar ya que apenas y alcanzo a terminar el bachillerato y en ninguna parte le daban la oportunidad de trabajar ella mantenía comunicación con Rodrigo en varias conversaciones que tenían hubo peleas por que el aun que no estuviera acá en El Salvador la controlaba por medio de su mamá quien era con quien Vivian se mantenía la relación el siempre le decía que la amaba y que el regresaría que solo estaría un par de años, Natalia le pidió a Rodrigo que se viniera o que ella se buscaría a otra persona por que el quizá tenía otra mujer mas sin embargo lo que ella no sabía que Rodrigo estaba ahorrando para llevársela con él y su hija. En junio 24 del 2005 de sorpresa Natalia le comunica a sus padres que un día después ella se iría para los EEUU y que ya tenía el viaje preparado yo Candy Martínez

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
hermana de Natalia no lo podía creer ya que habíamos sido tan unidas y de un día para otro nos de su salida, salen un 25 junio 2005 Natalia Ester y Andrea su hija de 4 años emprenden su viaje hacia el norte en busca de su esposo y una mejor vida. En la primer semana del viaje la familia mantenía en oración a las 2 ya que era un Página | 43 riesgo una angustia una ansiedad que nos atemorizaba cada día, Natalia se comunicaba 1 día a la semana ya que el coyote que las llevaba le decía que solo un día podía podían hablar con la familia para informarnos que estaban bien fueron de hotel en hotel ella nos comentaba que el coyote que la llevaba les decía que solo con la ropa que andaban puesta podían estar para despistar a la migra y la que se iban quitando la iban dejando en cada lugar para no despertar sospechas y evitar que las descubrieran en el viaje que iban nos comentaba que iban 4 personas más de las cuales 3 eran mujeres y un hombre, hubo una semana que ella no se comunico y nosotros le llamábamos y no nos contestaban comenzamos a pensar lo peor que las habían agarrado y que estarían presas en algún lugar, pero no me conto que no contestaban por que el coyote en cada estación que hacia ivancambiendo de celular llego el día en que le dijeron que se llevarían a su hija Andrea de 4 años por que la harían pasar como hija de una pareja de norteamericanos y ella les dijo que el trato no era de esa manera, el coyote molesto le dijo que tenía que ser como el decía si querían estar bien sin consultarle más se llevaron a la niña mi hermana Natalia se desmayo y paso horas en ese estado por que le habían quitado a su hija y quién sabe si la volvería a ver, viendo el coyote que la cosa cada vez se hacía más seria llevaron de nuevo a la niña de regreso Natalia volvió en sí y hablaron con ella que el camino estaba bien riesgoso y que no las podían exponer por eso se haría de esa forma. Así que se llevaron nuevamente a Andrea y Natalia pasa 1 día sin saber de su hija cuando recibe la llamada de Rodrigo su esposo que la niña ya estaba con él y ella hablo con la niña le dijo que estaba bien y que no se preocupara, lo difícil fue cuando a Natalia la Iban a pasar hay un lugar ya para pasarla donde llego su esposo a verla pero ella no podía salir de ese lugar solo le dijeron que para llegar donde ellos estaban que tenía que pasar en una rastra en donde la esconderían en el suelo de la rastra pero antes de que eso sucediera ya cuando la niña había llegado el coyote tuvo una llamada con Rodrigo y le dijo que quería $2000 adicional a lo que ya se le había

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
dado para poderla pasar y que si no se los daban la dejaban perdida o la mandaban para El Salvador el asombro de la familia fue que Rodrigo dijo mándenla para El Salvador ya tengo lo que yo quería que es mi hija y vean como hacen, en ese momento mi hermana se comunico con la familia y nos comunico lo que había pasado me pidió a Página | 44 mi Candy que le mandara el dinero para que a pasaran, ya que yo trabaja con una institución financiera para que me prestaran el dinero lo más pronto posible, a todo esto mi familia angustiada de ver la cobardía que Rodrigo había hecho esa injusticia, mi padre Jorge Alberto habla con el por celular y le dice que sea lo suficientemente hombre y que si el ya no la quería que estaba bien pero que le ayudara a pasar y que cada quien viera por su lado le rogo le imploro le dijo que por el amor que le tenía a su hija que la ayudara mi papa lo putio y le dijo que se pusiera en el puesto de él que no le gustaría que le hicieran eso a su hija Andrea, luego logramos que entrara en razón le preguntamos que por que se comportaba así y nos conto que a él le dijeron que Natalia se había metido a vivir con el hermano cosa que no fue así al final logro que llegar a un acuerdo con el coyote de pasarla tardo más tiempo en pasarla mi hermana me conto que ella sentía que se ahogaba ya que iba debajo de los pies de donde van manejando el cabezal y que ella golpeaba y que le dijeron que si pegaban que n o dijera nada que no respirara ella solo le pedía a Dios que le diera fuerzas y que le diera fortaleza pasara lo que pasara, al fin logro pasar estuvimos sin saber nada de ella casi 1 mes, al mes que se comunico con nosotros nos comento que debido a los nervios que ella mantuvo en el viaje la habían operado de apendicitis y que estuvo a punto de morirse y Rodrigo nunca nos comunico nada, paso el tiempo las cosas entre ellos mejoraron y comenzaron a entenderse como pareja mi hermana quedo embarazada y eso hiso que los uniera mas hoy están juntos pero no dejamos de sentirnos tristes por lo ocurrido esperamos en Dios que todo marche bien. FIN Los Ángeles , California Julio 6 del 2011 A quien interese: Deseo compartir la historia de mi salida de mi querido país El Salvador. En el mes de Mayo del 2001 decidí salir de mi querido El Salvador. Yo tenía trabajo como

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
secretaria en una institución de gobierno, tenía visa americana así que viaje en avión, tenía un hogar con tres hijos y una familia. La decisión de salir aunque la tome en Mayo era algo que venía considerando desde mediados del 2000. Lo que me motivo a salir del país fue la separación y el engaño de mi esposo de 20 años. Después de 20 Página | 45 años darme cuenta que mi esposo me engañaba y que ademástenía una hija ilegítima con otra mujer fue demasiado para mí. Toda mi familia estaba ya aquí en los Estados Unidos. Mi mama, mis hermanos, mis hermanas, todas me dijeron que me viniera por un tiempo, por un mes al menos para salir del mal momento que estaba pasando en mi casa. Esos un mes se convirtieron en seis. Después de los seis meses que da permiso la visa decidí quedarme por un ano para que valiera la pena el viaje y poder regresar con algo de dinerito. A la fecha llevo ya 10 años en este país. No hay día que no extrañe a mis hijos en El Salvador. Pero creo que ya ahora que son adultos soy más útil para ellos mandándoles dinero desde aquí y ayudándoles con la universidad y los gastos de la casa. También si logre que el que fue mi esposo se quedara en la casa con ellos y terminara dejando a la mujer con que se había metido. De mis hijos todos sufrieron las consecuencias de la separación. La hembra ya tiene hijos y ya vino un par de veces a verme . Los varones ya están grandes pero el menor es el que más me hace falta porque lo deje chiquito y hoy es ya un hombrecito. Este país le da mucho a uno, le da seguridad, trabajo y tengo a toda mi familia aquí. En el salvador solo tengo a mis hijos que ya están grandes pero igual los quiero muchísimo. Aquí he conocido a un salvadoreño con el que vivo ahora y me va muy bien. Algún día espero regresar a mi querido El Salvador y poder reencontrarme con la familia que deje. Pero por el momento como no tengo papeles no puedo viajar. Doy mi autorización para que esta historia sea publicada en La Universidad Tecnológica de El Salvador.

Atentamente,

“Sandra. Una Salvadoreña de corazón” LUCHANDO POR NUESTROS SUEÑOS

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Cuando yo estaba en El Salvador con mis seres queridos todo iba estaba con mis padres, hermanos y amigos todo era maravilloso, llego el día que salí de estudiar, yo estudie secretariado comercial, con el tiempo salí del colegio y me dedique a buscar Página | 46 trabajo bueno todo fue difícil pero encontré uno paso el tiempo me case con un hombre muy bueno tuvimos un bebe y trabajando mucho salimos adelante pero todo era muy difícil en eso que me dispuse a emprender el viaje hacia la USA ya me contacte con un primo y le dije que quería estar con ellos a si fue que me ayudo pero el quería la mitad del dinero que en ese tiempo eran $5.500 que costaba el guía y se reunió esa cantidad bueno mi esposo tenia un carro y lo tuvo que vender para que me pudiera venir lo ideal era que el hiciera ese viaje, pero no se podía porque mis primos lo que querían era que yo fuera para poder ayudar a mi familia. Hablando con mi esposo decidimos que era yo quien tenía que emprender el viaje ya que era nuestro sueño. Y se planeo el viaje para un día 21 de enero del 2003.

Ahí empezó mi historia de una emigrante mas, mi hora de salida fue a las nueve de la mañana y llego el guía las 10.AM me subí a un picak dejando a mi familia a mi hijo mi esposo y hermanos todo era como un sueno mejor dicho una pesadilla que no se puede explicar porque muchas cosas pueden pasar, mi corazón se estaba desgarrado cuando partí y me subí a ese picak azul y lloraba por dentro ¿pero como arrepentirse? me alejaba y me alejaba y veía para atrás y se me nublo la vista ahí iban dos personas mas tristes y alegres a la vez porque se iban por darles una vida mejor a su gente, a las seis de la tarde agarramos camino para Guatemala nos compraron un boleto para irnos en el bus y el guía nos dijo que dijéramos que íbamos a comprar ropa para vender en El Salvador por fortuna no nos preguntaron nada así seguimos nos subimos al bus. El guía iba adelante y nosotros atrás antes de eso nos dijo el guía nadie viene con nadie si uno lo bajan no lo vuelvan a ver porque pueden sospechar, y bien todo iba bien llegamos a Tucumán. Al llegar comimos llegamos a un motel ese motel estaba tan sucio feo horrible nos dieron una cobija yo creo que a los perros envolvían con ellas, al rato llego el mero guía para darnos instrucciones nos dijo que si alguien de nosotros los agarraban que dijéramos que veníamos solos y que no traíamos coyote.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Y esa noche nos puso que habláramos con nuestro familiar para pedir el dinero bueno. Esa misma noche hubo un temblor fuerte yo pensé queme iba a morir ahí mismo ya que estábamos en el tercer piso, cuando paso el temblor se fue el guía nos dijo k estuviéramos listos a las 2:00am y eran 12: PM, No pudimos dormir nada Página | 47 porque pensamos k iba a temblar. Llego la hora de salida, estábamos listo llego el coyote nos dio dinero para comprar un pasaje para el bus lo mismo unos adelante otros enmedio y atrás si hablar con nadie.

Cuando íbamos en el bus pasamos ciudad Hidalgo Y Tapachula en el bus cuando estábamos pronto a llegar a la caseta de migración ese lugar se llama el manguito ahí fue lo bueno como el coyote nos Avia dicho que dijéramos que éramos mejicano y que habláramos como ellos ya estábamos entrenados nos aprendimos hasta el himno de México ami lo que se me ocurrió fue hacerme la dormida porque ellos pasaron por el bus como registrando ahí me dijeron despierta no conteste después dijo despierta enojado y me desperté me pregunto ¿como me llamaba? yo le conteste con voz de mejicana Juana Balladares me pregunto que a que equipo yo le iba yo le dije a que a las chivas solo se sonrío y dio la vuelta y siguió preguntando gracias a Dios yo corrí con suerte porque otros que iban con migo lo bajaron y lo regresaron. Y pasamos en esa caseta como 20 minutos. Al emprender nuevamente el viaje al llegar al sitio indicado nos bajamos nosotros sin el coyote, ahí no sabíamos que hacer lo bueno que era temprano teníamos hambre frío(en ese tiempo hacia mucho frío) nos quedamos esperando que llegara el guía o alguien porque no sabíamos que hacer esperamos 3 horas en unos chárrales escondidos como nos había descrito el lugar donde nos podíamos esconder por lo menos el sabia donde estábamos pasaban carros la policía y nosotros sin hablar para que no nos escudaran nadie llego la noche y nada sin comer desde las 2 de la mañana ni agua nada bueno ¡bueno para ir del baño no había problema!. como las 7:00 o 7:30 paro un carro de patrulla nosotros nos afligimos y se bajan 3 personas pero como en la oscuridad no de veía nada nosotros no hacíamos ruido porque teníamos miedo andaban con lámparas después nos llamaron por el nombre ahí salimos y era otro guía que había mandado el coyote ahí respiramos y que nos lleva comida y que comida huevos picados con chile y tortillas

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
yo bien contenta que iba a comer y cuando estaba comiendo eso era puro chile jalapeño me queme toda la boca y el estomago me ardía como no había comido nada yo sentí que ahí me Moria eso fue horrible como a las 10:00PM nos fuimos a una casa a dormir ahí ya comí mas o menos pero en eso la señora de la casa bien amable y no le Página | 48 dice al coyote que iba a tener visita, ahí estaba el coyote con nosotros y los señores de la casa nos mandaron a dormir con las vacas debajo de un árbol estábamos pidiendo a Dios que se fueran mas que hacia mucho frío, pero un frío que no se pueden imaginar, como no podíamos hablar con la señora, nos envolvimos con unas cobijas yo no se si eran de los perros pero estaban calientes, solo pasamos una noche la mañana siguiente todo normal nos bañamos todo bien ahí estudiemos cuatro días las mujeres como sirvientas los hombres haciendo trabajo con el señor Ami me dijo el coyote que si quería ir a dar una vuelta con el pero como mi primo ya me tenia alertada, el me dijo que yo venia pagando que no podía obligarme a nada. Lo bueno uno dice si o no,” el no fue el mío”. Nos fuimos de ahí temprano teníamos que pasar otra caseta de migración para pasar esa caseta fue peor porque caminamos todo el día pasamos una cuesta que ya no podíamos caminar íbamos botando la ropa que llevábamos. Era una cuesta con muchas piedras lo cual no nos permitía caminar estábamos muy cansados y el guía adelante, iba una señora que se callo y se rompió el pie y ahí la dejaron porque no pudo caminar de ella no supimos nada caminamos todo ese día pasamos muchos alambrados yo me herí mucho todavía tengo las cicatrices. Los guías nos apuraban no podíamos caminar sin agua y el gran frío que había al fin llegamos a una cueva que descansamos y comimos unos panes duros con agua y ahí nos quedamos habían unos guías que nos miraba con mucho morbo éramos 3 mujeres y cuatro hombres ellos nos cuidaban decían que nos iban a cuidar así que así fue ellos no dormían uno de ellos iba con su hermana. Al día siguiente salimos de la cueva, en la mañana como las 9;AM nos esperaba un camión de esos que llevan a los animales nos subieron así acostados íbamos bien a los cinco minutos de haber arrancado el camión metieron a 7 personas nos acostaron solo imagínate nos acostaron en la pura tabla del suelo, pero bien topaditos pie contra pies sin movernos nada fueron 12 hora para llegar de chapas a Oaxaca ese camión iba rodeando otra caseta de migración cuando pasaba por los baches sentíamos como

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
que nos caían piedra encima pero y solo me acorta de mi hijito de mis hermanos cerraba los ojos los veía y que andaban todos juntos los ojito de mi hijito y lloraba y decía algún día boy llegar y tantas cosas que me pasaban en la cabeza. Lo peor que las horas fueron años. Cuando llegamos al lugar donde nos iban a bajar fue lo bueno no Página | 49 me podía mover porque venia inmóvil el coyote lo que izo fue empujarnos porque no podíamos movernos nada y teníamos que bajarnos de prisa porque aviamos llegado de día pero no es mentira pasamos un buen rato sin mover los pies y lo el guía que nos llevaba se puso a decirnos que no servíamos para nada, solo éramos uno pollos, así le dicen a uno cuando viene para acá nos gritaban nos decían que éramos unos cinches bueyes que no podíamos ni caminar, después llegamos Veracruz llegamos donde un señor que estaba preparando un camión son de nos iba a meter, nos dieron comida tortillas con pollo felicites nosotros porque descansamos como dos hora cuando se oscureció nos subieron a un camión así con madera así como los que venden cebolla en la tiendona así imagínate yo vi cuando lo estaban cargando pero yo pensé que era para llevarlo a vender por que a simple vista lo estaban haciendo y no hasta que nos metieron ahí me di cuenta que era para escondernos mira pusieron sacos de maíz como hacer una cueva o una casa adentro de esa cueva de sacos de maíz metieron 7 y como yo era la mas lista del grupo me que de al final cuando vi los metiendo cuando me tocaba a mi ya no cabía viene el señor que maneja dijo que yo no caviar y metió en la cabina con el uuuh… dije yo pero no sabia que tenia que ser buen papel yo me iba diciendo que cuando pasáramos migración que no hablara nada que yo era su vieja si me abrasaba que me dejara delante ellos y así fue pero cuando hable que me preguntaron que era del señor dije de era mi viejo. bueno después de pasar eso los de atrás iban ahogándose porque no podían respirar un saco se estaba cayendo arriba del saco iba el coyote y el aviso pero no se podía hacer nada porque no estábamos en buen lugar yo no se como aguantaron pero al llegar a un ranchito se bajo el motorista a negociar con un señor le dijeron que le daban 2 costales de Mais si nos tenían ahí por unas horas el señor, como que no quiso y seguimos así mas adelante nos bajaron en unos chárrales estuvimos escondidos ahí y los de atrás ya casi se ahogaban contaron. Y ahí esperamos en los chárrales un buen rato llego un taxi y nos fuimos después nos bajamos y nos subimos aun trailer ahí venían 4 personas a nosotros nos subieron pero

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
íbamos parado con un pie y otro con los dos pero si te movías te quitaban el ladito del pie hasta llegar a Tamaulipas fueron 10 horas así guindados llegando a Tamaulipas nos bajaron ahí nos íbamos a pasar un alambrado cuando me pase la calle para no me dejaran un camión me iba a tropellar y cuando iba el camión cerca no se pero me Página | 50 deslice y fui a caer en un alambrado me ralle los brazos las piernas yo pensé ahí quedaba, fue muy fatal cuando caí pensé de todo. Como era de noche no se veía nada caminamos como 5 horas para poder agarrar un pick-up cuando íbamos en el carro nos siguieron unos policías porque iba muy rápido y no era calles normales era como ir caminos polvazos con hoyos nos siguieron y acelero pick-up el motorista por poco nos vamos a un barranco quedamos en un hilito y mi nos alcanzaron yo creo que pagaron a los guías porque nos dejaron ir. Cuando íbamos a pasar la ultima caseta de migración que es la peor porque ahí no tan fácil se les va uno y el coyote lo manda a uno a comprar su pasaje para viajar en el bus entonces el nos aconseja que tenemos que decir cuando agarre camino yo iba con otra muchacha y prácticamente éramos primas y los permisos que teníamos no eran falsos no que de otra personas y cuando íbamos en el bus todo iba bien cuando llegamos la caseta se paro el bus y empiezan a preguntar y llegan donde mi me preguntaron como me llamaba y el con mi permiso María Rodríguez le dije como ya avia estudiado todo el papel donde has estado me dijo ah le digo en una iglesia ayudando por que regresa me pregunto le conteste que se me termino el dinero y con quien viene con mi prima y como se llama tu prima menos mal que soy un poquito curiosa y le pregunte antes a ella se Arlet le dije quien es mayor yo le dije me dio el permiso de vuelta y paso hacia atrás pero menos mal que no me puse nerviosa porque ahí era ya casi lo peor .de ahí seguimos normal ya respirando bien llegamos a un lugar y nos quedamos dos días esperando que llegara un camión nos llevara ahí pasamos bien descansados al día siguiente yo me estaba bañando y que dicen ahí viene el camión solo me puse el pantalón y la blusa y nos fuimos y que el coyote no le paga a los señores. Y llama a migración y que nos sigue y yo con un gran miedo porque el camión iba muy velos ya sentía que daba vuelta, en eso que se le ocurrió bajarnos porque nos estaban esperando mas adelante los federales y nos bajamos y rodeamos caminamos como dos horas para poder llegar a nuevo Laredo llegamos como 6 de la tarde ahí llegamos

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
donde una señor que nos iba a pasar el río a las 3 AM de la mañana yo preocupada que no puedo nadar me pusieron un neumático para pasarlo y el río estaba demasiado fuerte como había llovido el neumático se iba hacia abajo yo sentí que se desinflaba porque habían un árbol y que me agarre de las ramas y el guía salio ayudarme la Página | 51 suerte mía fue que yo era la primera iba no se había metido al agua todavía por eso yo creo que me salve de esa cuando llegue a la orilla me puse la ropa y salí corriendo y eran arados donde tenia que correr fuerte porque ahí estaban los de migración tenia que correr como 20 minutos de ahí porque adelante estaba otro guía para llevarnos para pasarla frontera. al llegar con ese señor que me estaba esperando en unos matorrales me llevo para pasar la frontera nos escondimos de tras de unos nopales ese lugar estaba lleno de nopales si te topabas a uno te llenabas de espinas yo me espine toda la pierna como esta oscuro no se veía nada y me trómpese y caí encima de un nopal y me espine toda ¡pero lo que es toda! y escondida pasa una luz y esa luz no tiene que reflejarte cuando cambiaba la luz caminaba un poquito así sucesivamente hasta llegar a donde se brinca esa tela metálica me tenia que brincarme esa tela en menos de 10 segundos porque si no llegaba la luz cuando me brinque me doble el pie y me herí la mano cuando me quise agarrar me agarre en un nopal yo ya quería llorar y salir de todo eso porque llega aun punto que se desespera y después de pasar esa tela tienes 5 segundos para llegar a una troca que estaba ahí cuando llegue esa troca arranco de ahí ya había pasado casi todo llegue a una casa y ahí pase 3 días en una casa porque todavía estaba lejos para mi destino pase los días tan largos que yo ya quería llegar a donde por lo menos ahí estábamos bien durmiendo en el suelo pero bien. Llego el día siguiente y me llevaron a la estación donde espere la Ben (un micro-bus) ya para los Ángeles ahí ya era que ya casi estaba donde mis primos fueron como un día de camino pero ya iba en la Ben yo alegre que ya casi llegaba y pensando que como era todo bonito me imaginaba bueno lo mejor yo feliz cuando llegue y todo era abrazos y lagrimas pero afuera de la casa me dijo mi prima aquí vivimos nunca imagine que a una cochera de carros era donde iba ha vivir no es critica no es que uno se imagina cosas que no son bueno todo bien descanse una semana suerte que yo traía ya mi trabajo pero después de ser alguien en mi país aquí no era nada mas que una

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
persona común y corriente, empecé a trabajar de dos de la tarde a cuatro de la mañana limpiando baños pues todo, para poder pagar todo el dinero que debía. A modo que quedaba sin nada, y desesperada x irme que no quería estar aquí a y pensando que yo tenia a mi familia en El Salvador es una desesperación que quiere Página | 52 salir corriendo, pero mi esposo siempre quería estar aquí bueno empecé trabajar duro y mi esposo igual en El Salvador. así paso un año y se vino mi esposo sufriendo mas que yo y a luchar juntos sin comprar un par de zapatos, el en Houston yo en California y el niño en El Salvador ese si era un martirio a los 3 meses me vine para Houston nos encontramos pero faltaba el bebe pero trabajando juntos paso otro año y mandamos a traer ami niño para poder estar los tres aquí sufrimos que ni para comer teníamos dormíamos en el suelo ahora en el 2007 di a luz un niño y ya somos cuatro. Auque estoy con mi esposo y mis dos hijos. Extraño ami tierra a mis padres mis hermanos y mis amigos. Como quisiera regresar junto con familla ami pais.

Marta es una salvadoreña, graduada de Bachillerato en el Instituto Central de Señoritas de San Salvador. Ella es la mayor de seis hermanos que se criaron en la Colonia Bello San Juan, en la entrada de la Calle que conduce a Los Planes de Renderos. Su madre, al ver que su esposo no alcanzaba a sufragar los gastos de toda la familia, decide ir a probar suerte a los Estados Unidos, junto con una amiga que le dice que la aventura es riesgosa pero válida ya que podrían ganar mejor dinero que acá en el país. Era el inicio de los años setenta, y las condiciones de travesía para los ilegales o mojados eran tortuosas, sin embargo, el hecho de encontrar mejoras en otro lugar, hacía que valiese la pena el sacrificio. Una vez llegado al lugar establecido por el Pollero, se continuaba el camino por cuenta propia. Después de un tiempo, la madre de Marta logra establecerse y consigue un trabajo que le proporciona poder proveer ayuda necesaria para su familia en El Salvador, sin embargo, por diferentes motivos y circunstancias, con los años se casa con un Mexicano residente en Houston, Texas, lo cual hace que la situación familiar de Marta se complique desde el punto de vista legal, es decir, la disolución del matrimonio de sus padres en El Salvador, la constitución de

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
una nueva familia en un lugar lejano, y el nuevo parentesco con los hijos previos del nuevo esposo de su madre, constituyen un entorno propicio para que Marta asimile su nueva situación existente.
Página | 53

Después que Marta salió del colegio, se matriculó en la Universidad Albert Einstein, tratando de encontrar alguna actividad que le produjera satisfacciones, sin embargo, pronto decide que lo mejor para ella es irse para los Estados Unidos, encorajada por su madre que ya tenía más de diez años de residir en Houston, Texas. La situación política en El Salvador por esa época era muy tensa, con Estado de Sitio y Ley Marcial, era el inicio de los años 80, y no viendo esperanza de trabajo, estudio, familia y progreso, decide emigrar con la connivencia y ayuda de su madre, quien le provee las herramientas materiales necesarias para el viaje, así como la asesoría logistica de como realizarlo. La historia de Marta es una que implica coraje, deseo de superación, abandono del hogar y voluntad de experiencias nuevas, ya que cuando decide hacer esto tenía veinticinco años. Los detalles del pago de dinero al Guía y las aventuras que implica un viaje desconocido para una joven salvadoreña, es desde el punto de vista psico-social, una experiencia única y enriquecedora en el sentido de acceder a un territorio desconocido, pero que ofrece oportunidades nuevas y concretas para miles de inmigrantes de paises latinoamericanos y del mundo en general, y desde el punto de vista personal podría representar la experiencia más traumática, dejando una profunda huella que repercutirá por toda la vida de la persona.

Después de que Marta logra su objetivo, y se reencuentra con su madre, ésta le ayuda a conseguir un trabajo como ayudante de mesera de restaurante, actividad que le produce satisfacciones porque le permite acceder a más de un trabajo, con ganancias sobre un salario base más las comisiones ó propinas correspondientes y sin la necesidad de hablar mucho ingles. Los siguientes veinticinco años transcurren en base a esta modalidad, Marta con dos trabajos, ganando más dinero por las propinas recibidas que por su propio trabajo y siendo ella una mujer soltera, sin hijos, decide que la mejor manera de gastar su tiempo y dinero es excursionando a lugares que no conoce, experimentando cosas nuevas y disfrutando en un pais en donde las fantasías

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
se hacen realidades, donde el sueño se hace como a cada quien mejor le parece y donde no hay a quien pedir o dar cuentas de lo que se hace.

Entrando a la segunda década del Siglo XXI, Marta todavía depende de dos trabajos Página | 54 para poder sobrevivir, y la ayuda que su madre le brindó cuando recién llegaba de El Salvador, todavía se la brinda porque no ha podido establecerse como ciudadana americana, sin embargo, la vida de Marta no es la única, existen miles de Martas que preambulan y fluctuan en diferentes períodos de sus vidas, dejando tras de ellas, sus propias historias, llenas de ilusiones y esperanzas de alcanzar aquello que les fue coartado en su propio pais, porque no habían las condiciones necesarias o porque simplemente son paises como El Salvador, en el que la transición se vuelve parte de la historia y afecta a sus habitantes en diferentes formas.

La dirección de Marta es: renderos_martha@yahoo.com

MIGRACION

Bueno mi nombre ficticio será María Julia Tejada Quintanilla, para comenzar mi historia, me gustaría decirles que lo mas duro de irse a los Estados Unidos es dejar a las persona en tu pequeño país con deficiencias económicas, sociales, políticas pero hermoso en cariño.

Bueno mi historia comienza mucho antes que yo emigre, ya que mi esposo fue el primero en emigrar a los Estados Unidos de América, se fue en el año 1986 con la intención de regalarnos una mejor condición económica, y con el objetivo principal de mandar a traer toda al familia en un futuro no muy lejano

Y fue en 1987 que el adjunto todo el dinero y contrato un coyote de confianza de la familia, y aquí comienza mi historia. Deje con todo el dolor de mi alma a mis dos hijos

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
los cuales tenían 8 años el niño y 10 la niña, con la intención misma de mandara a traerlos en un futuro con papeles, esperando conseguir la residencia yo y mi esposo.

Bueno Salí de mi casa un 27 de noviembre me fui a la terminal del occidente abordar Página | 55 el bus el cual era llamado “cóndor” a las 11:00 am y llegamos a la 6:00 a TACUM NAHUM GUATEMALA llegando a dormir a un hotel de ahí que de forma ilegal el coyote nos tramito unos pasaportes para México el cual tuvo un costo de 500 colones, y nos fuimos en un carro los 12 que íbamos los cuales éramos 3 mujeres y 9 hombres, llegamos a Tapachula, México, y estuvimos en una como choza, y ahí nos dejo el coyote con un sargento, el cual era muy grotesco, golpeaba los hombres y a las mujeres como que no quería hacer algo, pero no fue así, se burlaba de nosotros por ser Centroamericanos, nos hacia sentir como que no valíamos nada, estuvimos 5 días en ese lugar horrible, solo comíamos una vez al día y ahí nos fueron a dejar donde otro sargento y le pagamos 800 pesos para que nos sellara los pasaportes y pudiéramos viajare en avión al distrito federal México, y después de llegar al distrito federal nos dejaron con otro sargento en Tijuana México, y lo primero que dijo este sargento fue sepárense salvadoreños, guatemaltecos y hondureños y así fue nos separamos , y a el teníamos que darle 500 pesos doblados en el pasaporte y lo dimos, pero el era bolo y quería que le diéramos cada un 50 pesos mas pero ya no teníamos y lo que hiso el fue dejarnos solos eso fue muy feo, ya que no conocíamos, perro tuvimos suerte que iba una persona que viajaba por segunda vez, y nos guio a villa de Marisol México que ahí nos esperaría otro sargento y llegamos caminando como a las 2 am cansados ya que cada vez que oíamos la policía corríamos, nos escondíamos. Y llegamos al punto de pedir dinero ya que no moríamos de hambre, y gracias a Dios nos dio un señora y compramos tres panes y los repartimos entre los 12,cabe mencionar que era triste oír cada historia del porque dejaron su país de cada compañero.

Y al fin llegamos a villa de Marisol fronterizo a los Ángeles, eran como las 3 am y el sargento ahí nos esperaba y se encontraba muy enojado porque nos habíamos tardado demasiado.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
El sargento nos tiro a un monte para que nos cubriéramos y la migra se encontraba cerca de nosotros en carro, el sargento les llego hablar en ingles les dijo algo y se fueron a otro lugar a vigilar, mientras tanto nosotros acostado, nerviosos y las culebras pasaban al lado de nosotros y no teníamos que hacer nada de bulla porque o Página | 56 si no, nos descubrían y llego el sargento nos dijo que iba pasar una gringa y que nos fuéramos a la par de ella ,pero que nos echáramos encima sácate para cubrirnos la verdad íbamos como gusanos uno tras de otro, a la par del estiércol de las vacas, y llegamos a un montarrascal y nos escondimos todos ahí se hicieron las 5 am y el sargento hablaba con unos policías que ya iban a cambiar de turno así fue cambiaron de turno, y nos llevaron a un furgón muy largo, al momento que entramos tenia un holor a pipi de personas, desecho de personas y nos dejaron ahí, nos dijeron que solo un momento estaríamos ahí, pasaron 2 horas y no llegaban, y habían personas que se estaban ahogando por el hecho que no entraba mucho aire y el olor insoportable.

Y sucedió lo que tenia que suceder entraron al furgón y se llevaron a la mas jovencita del furgón y dentro de 2 horas la llegaron a tirar, la niña no decía nada solo lloraba, fue horrible. Y se llegaron las 7 pm y no llegaban a traernos y como a las 11 am llego otro sargento y nos pregunto ustedes son los inmigrantes y les dijimos que si, y nos llevo a una choza como que era la casa de el, y llego un p¡cat y pregunto los inmigrantes y nos señalaron y dijo ellos son , y a mi me dijo que me iba ser pasar como su esposa y así fue, y a los otros los metió en la cama con una tabla encima, y también encima de la tabla iban otros con sácate encima, y pasamos como un puente yo iba muy nerviosa cuando nos preguntaba cosas pero en ingles respondía el sargento y yo solo sonreía lo que me habían dicho que hiciera, y gracias a Dios pasamos, y llegamos a Los Ángeles y nos dijo el sargento que comiéramos y yo lo que hice fue bañarme, depuse de eso me fui para el aeropuerto y llego mi esposo a traerme y me llevo a Boston.

Pero la historia no termina ahí estuve en los Estados Unidos tres meses sin trabajar y al fin, me salió trabajo de sirvienta, es impresionante como los gringos hace lo que quieren con uno, pero lo que hace uno por ganarse unos dólares.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Y pasaron nueve meses y tuve un niño en los Estados Unido, y lo bueno fue que ese niño fue inscrito en Boston, tenia la nacionalidad estadounidense, y pasaron 4 meses yo cuidando el niño y mi esposo trabajando, por cierto en este entonces descuide de Página | 57 una gran manera a mis hijos que había dejado en El Salvador, ya ni querían hablar con migo, no me decían mama ni me contaban nada, y hasta llegaron a decirme de que yo no era su mama, y en ese mismo entonces me di cuenta que mi esposo tenia otra mujer, asimismo me di cuenta que estaba esperando otro niño tenia ya 5 meses, pero me diseccione de una gran manera, por lo de mi esposo y mis hijos y opte por regresar a El Salvador y así fue me regreses a El Salvador con mi niño tiernito.

Cuando regrese mis hijos no me reconocían, no me decían nada, fue muy triste pero la verdad eso fue lo que yo busque era lo que me merecía, el otro niño lo tuve en 4 meses el fue de nacionalidad salvadoreña.

Bueno el tiempo pasó... Y el niño que nació en los Estados Unidos crecía tenia 19 años el menor 18, el papa nos ayudo económicamente hasta el día, que nos dijo que si no le enviábamos a su hijo que nació haya nos iba dejar de ayudar económicamente, ya que con los papeles de mi hijo Juancho (nombre ficticio del niño que nació en los Estados Unidos) podía obtener su residencia y así fue a los 19 años se fue Juancho para los estados unidos y han pasado tres años y el nos ayuda a nosotros económicamente ya tiene una niña, el no se encuentra con el papa, hace dos meses vino a visitarnos y creo que esta historia continuara ya que lo mas seguro que yo y mi ultimo hijo el menor que vine a tener acá nos pensamos ir pero por la vía legal con la ayuda de mi hijo Juancho.

No sabemos lo que ocurrirá pero espero que sea lo mejor DESARROLLO DE LA HISTORIA.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Nombre: Correo: Hola mi nombre es Alejandra Abigail Henríquez. anónimo Alejandra

Yo llegue a estados unidos de una forma ilegal con la intención de poder ganar dinero Página | 58 para terminar mis estudios, tuve un viaje lleno de muchas dificultades y riesgos que pusieron en peligro mi vida y mi integraciónfísica, en el camino fui objeto de violación por el coyote que nos dirigía y también por los demás personas que nos acompañaban en este viaje tan peligroso, donde me encontré y mire cosas que nunca me imaginé que viviría, cosas que me dejaron marcada para toda la vida y que no creo que olvide. ¿Cuál fue una de las cosas que te impactaron de gran manera en el viaje que experimentaste? Bueno una de las cosa que más me impacto es de ver el sufrimiento de los dos niños que nos acompañaban en el viaje, de como lloraban en las noches pidiendo regresar, y del trauma que vivieron ya que eran unos niños de aproximadamente unos 9 a 11 no se en realidad su edad, pero lomas triste fue de que tuvieron que observar con sus propios de ojos a los hombres que nos violaban ydel maltrato que éramos objeto solo por ser mujeres. También otra cosa que me impacto fue la de ver como dejamos a una persona completamente indefensa en el desierto, prácticamente a la voluntad de Dios, aun que en mi corazón decía que le ayudara yo sabía que no podía ya que él se volvería una carga para el grupo y era necesario dejarlo si queríamos llegar hasta los estados unidos. ¿Cómo fue tu experiencia cuando estuviste cerca de la frontera? Cuando el coyote nos dijo que estábamos a unos kilómetros de tocar frontera me sentísúper feliz porque pensé que todo el sufrimiento se acabaría, pero de repente escuche unas palabras del coyote que me cayó como un balde de agua fría, que decía que teníamos que regresar un par de kilómetros,porque la migra está muy cerca y ese retroceso se volvió muy largo para mí y que se convirtió en un retroceso espantoso y sentí nunca llegaría a los estados unidos. De pronto se me venía a la mente la imagen del hombre enfermo que dejamos atrás y mi mente decía y “si me pasara a mi estaría sola y muerta”, porque no habría nadie que me brindara ayuda.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
El viaje se volvió más complicado ya que desde ese día el coyote nos dijo que tendríamos que dormir de día y caminar de noche y que estábamos a 3 días de llegar al lugar donde nos recogerían para llevarnos al lugar donde estaríamos por un par de días antes de llegar a nuestros destinos. ¿Cómo fue la caminata desde ese día hasta llegar al lugar donde los recogerían? La caminata fue difícil porquenos tocó caminar por la noche. Esas noches del demonio que no quiero acordarme, solo pensar que cuando caminábamos en la noche escuchábamos los coyotes y no séqué otros animales más. Sentir esas noches donde teníamos un frio inimaginable que nunca sentido en toda mi vida y saber que cuando amaneciera dormiríamos en medio de la maleza, debajo de ese abrazante sol que en el día calentaba la tierra a una temperatura muy fuerte y que uno no se podía poner de pie por que se corría el riesgo de que los helicópteros de la migra nos encontraran. Cuando termino el recorrido hasta la frontera y nos llegaron a recoger me sentí muy feliz, porquesabía que ya estaba en estados unidos y que todo lo malo ya había pasado y que llegaríamos a un lugar donde descansaríamos y tendríamos alimentos decentes, mi mente decía que al llegar me darían una hamburguesa doble de esas que comía en mi país y con una gaseosa grande con mucho hielo. Pero nada fue como como lo imagine. ¿Cómo fue el lugar donde los llevaron? Primero me imagine que sería a una casa o algún apartamento donde tendríamos agua y nos podríamos dar un baño. Pero todo fue diferente, llegamos a una bodega o algo como edifico abandonado, donde no teníamos ni siquiera ventanas donde ver la luz del día y menos agua, nos tocaba hacer nuestras necesidades en el suelo y todos en el mismo rincón del cuarto donde dormíamos y comíamos. ¿Cuántos días estuviste en ese lugar? Estuvimos por varios días, pero lo que me alegro más fuecuando el coyote nos dijo que empezaría a llevarnos a nuestros destinos con nuestras familias. ¿Cuál fue lo primero que paso cuando vistes a tu familia? Lo primero fue tirarme de la camioneta en las que viajaba y salir corriendo a abrazar a mitía que me estaba esperando y sentí que desde ese día para mítodo cambio y fue
Página | 59

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
muy diferente, pero lo que sí puedo asegurar que ese viaje nunca se me olvidara y ni loca lo volvería a repetir. ¿Cómo te cambio la vida con el tiempo? En el lapso de un año que estoy viviendo por acá, mehe dado cuenta de que la vida es Página | 60 mucho másfácil, todo se consigue mas rápido, y sobre todo lo más importante, que pude ayudar a mi familia, que vive en un país muy difícil de salir adelantes, y sobretodo he logrado terminar mi carrera sola, y estoy próximade graduarme a finales de este año, y sabes cómo lo conseguí, estudiando y trabajando a la vez. ¿Qué dificultades encontraste cuando te dedicaste a estudiar y trabajas? Una de los obstáculosmás grandes que tuve cuando empecé a buscar fue el idioma a toda entrevista que me presentaba pe preguntaban si podía hablar inglés, al que yo les contestaba que no sabía hablar. Otro de los grandes obstáculos que tuve fue el de no contar con papeles legales con los que podía trabajar, pero nada de eso me detuvo. Siempre pensaba que saldría adelante y así fue. ¿Cómo fue que lograste salir adelante? Logre conseguir trabajo de cocinera en un hogar para ancianos el sueldo no era tan malo, en ese lugar trabaje por un largo tiempo. En ese lugar encontré una persona muy especial, que nos convertimos en muy amigos y me apoyo mucho le conté toda mi historia y lo difícil que fue para mí entrar a este país, esa persona empezó enseñándome el inglés, le dedicábamos mucho tiempo después del trabajo, pero con el tiempo lo aprendí eso me abrió mas las puertas en este país, logre matricularme para terminar mi carrera y finalizarla, hoy puedo decir que la vida me sonríe nuevamente y sobretodo que esa persona tan maravillosa que me apoyo en este país tan difícil es ahora mi esposo y hoy si soy muy feliz y sobretodo una persona legalizada. AGRADESCO LA INVITACION DE DAR A CONOCER MI HISTORIA Y QUE COMPRENDAN QUE QUIERO TENER UN ANONIMATO COMPLETO. “MUCHAS GRACIAS” Historia de una inmigrante

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Todo empezó con deudas problemas económicos y después que hubo corte de personal en la empresa en que laboraba pase casi 2 años de no encontrar empleo y mis deudas se acumulaban mis hijos tenían mas y mas necesidades en mi angustia vendí varios artículos ropa y trataba de salir adelante con ventas Página | 61 de comida en mi casa. Me uní con otras personas para cubrir mis gastos familiares, pero no me funcionaba nada hasta que hablando con unos amigos y explicándole mi problema, despertaron en mi una inquietud para poder sobre vivir.. empecé a buscar personas queme ayudaran a contactar amigos que se habian ido… selo comente a mi familia no estaban de acuerdo mis hijos muy angustiasdos y mi esposo pensaba que iba a pasar con mi familia….bueno nos decidimos y empese a hacer los movimientos… consegui con mucho esfuerzo 6,000 dólares empese a prepararme, con muchas ancias y miedo también pero rogando a Dios todo saliera bien. El dia se llego me dolio despedirme de mis hijos mi esposo, me sentí muy triste iba destrozada, al dejar a mi familia.. Salí muy de mañana para la terminal de occidente ahí iba a reunirme con los demás ya estando ahí abordamos el auto bus viajamos todo el dia hasta un lugar llamado tekun uman… y viajamos era muy larga…. En ese tiempo la nostalgia mucha gente angustiada niños hombres y muchas mujeres como yo... Pasado diez días cuando llegamos a una frontera llamada reinosa, y fue la parte de horror me imaginaba como cruzar el rio, el coyote no decía nada, solo decía síganme y para sorpresa mía el coyote dijo que no iba cruzar el rio y que ni siquiera me iba mojar, iba pasar en un auto en el puente… cuando íbamos sobre ese puente muy largo, vi la caseta de entrada de estados unidos de repente paro el carro y el coyote dijo que nos bajáramos de inmediato antes de pasar a la caseta el coyote amarro una soga y nos bajo uno por uno, por que la altura del puente era grande, el rio lo habíamos dejado 2 kilómetros atrás, y

caminábamos asía el monte un dia entero nos recogió un camión que nos esperaba, el cual nos llevo hasta mackcalen Texas, me sentía feliz por estar en tierra norte americana, pero lo que no sabia era que cruzarse México, parecían vacaciones por que lo peor venia adelante, por que faltaba cruzarnos un desierto.. fue la parte mas dura de este viaje por que me toco caminar casi

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
cuatro noches, porque solo se camina de noche, la fatiga era tan grande que mis pies estaban hinchados de tanto caminar, que sino fuera por un amigo que iba ahí me hecho en la espalda y me cargo, gracias a el llegue ami destino donde llegamos a una autopista donde nos esperaba una camioneta, que nos llevo ha Página | 62 Houston, yo creía que los microbuseros de la 41-A eran los conductores mas veloces que yo conocía jajajaj pero el chofer de esta camioneta, le metió la pata hasta donde le diera el motor que sentí que se elevaba, pero gracias a Dios llegamos hasta una casa en Houston donde se comunicaron con mi tía, la cual llego a recogerme y al fin, llegue ami destino, de inmediato le hable ami familia en el salvador.. para darle la noticia, fue una alegría mezclada con tristeza, inquietudes, otra buena noticia era que ya tenia dos trabajos, los cuales mi tía me tenia preparados, pero, con otra identidad… empecé a trabajar ansiosa pague mis deudas mi esposo ha logrado apoyarme y ahora estoy ahorrando para regresar a mi país poner un negocio y ser una familia otra ves. EL SUEÑO ALBERTA

Mi nombre es Mitchell, tengo 19 años, nacionalidad salvadoreña y por suerte y circunstancias de la vida residente permanente en Canadá. Si hablamos de realidades nacionales la mayoría de las personas emigran por la violencia, pobreza, falta de oportunidades o desempleo. Mis padres tenia un buen trabajo, gracias a Dios y a ellos jamás nos hizo falta nada, francamente mi futuro era prometedor en mi país; ellos tenían los suficientes contactos como para buscarme un buen empleo, suficiente apoyo económico para asistir a la Universidad que deseara, una linda casa, un carro que pronto seria mío y apoyo incondicional. Toda la historia de mi viaje comenzó cuando mi papá, debido a la perdida de una licitación gubernamental, se quedo sin empleo. Yo tenía 14 años de edad. Inicio el proceso de la búsqueda de trabajo, pero debido a su edad, le fue difícil, mas no imposible encontrar. Lamentablemente el salario no era suficiente para mantener todos los gastos que conlleva tener una familia con 4 hijos. Intentamos reducir presupuestos pero no se pudo. Entonces decidió emigrar. En un principio la idea fue

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
irnos todos juntos, porque mi mama no quería que la familia se separara, sin embargo mi papa se negó. En septiembre, poco antes de que yo cumpliera 15 años, la decisión estaba tomada. Gracias a Dios, no sufrió las desventajas y el peligro de un viaje por tierra. Tomo un vuelo hasta Washington y luego un tren hasta Canadá, adonde entro Página | 63 bajo la condición de refugiado. Estuvo viviendo en la provincia de Quebec, donde el idioma de los residentes es francés, junto con su hermana y su esposo. El gobierno comenzó a ayudarle económicamente mientras aprendía el idioma. Sin embargo un año mas tarde se mudo a la provincia de Alberta, cuyo idioma es el Ingles, y comenzó a laborar en la construcción, trabajo duro pero bien remunerado, que le permitió independizarse. Su obstáculo más grande hasta ese momento: el idioma. La mayor parte del dinero que recibía como salario lo enviaba a mi mamá, otra parte era para sus gastos personales y lo demás para ahorrar y poder pagar el proceso de residencia permanente para él y su familia, con la esperanza que fuera aprobada. Pasados varios meses mas tarde el gobierno le aprobó la residencia permanente con la cual viajo en dos ocasiones a El Salvador a visitarnos. Era una gran alegría para todos los grandes logros de mi papá, nos emocionábamos que nos visitara y compartiera después de tanto tiempo, momentos con su familia, mas alegría nos causó cuando nos aclaró que nosotros seguíamos en el proceso. Y así fue pasando el tiempo aquí en El Salvador, cumplidos los 16 años comencé a estudiar ingles y mis hermanos también. Clases en las que estuvimos por 2 años. Terminé mi bachillerato en noviembre del año 2009, entre a la Universidad. El 24 de diciembre del mismo año, nos enteramos de una noticia que cambiaría toda nuestra vida, la forma de ver las cosas, todo, desde ese momento fue cambiando, al enterarnos de una noticia sorprendente. Fue emitida nuestra visa y aprobada la residencia permanente para mí, mis hermanos y mi mamá. El viaje estaba programado para el mes de febrero. Comencé a comunicarles a mis amigos, despedirme de todo lo que me había acompañado durante mi niñez, los espacios, personas que ayudaron a forjar mi carácter fue difícil; todo aquello que dejaría en poco tiempo. Mis padres decidieron conservar la casa y vender todo lo demás. Por fin llegó el día, El 17 de febrero del año 2010, 3 meses después de cumplir 18, viajamos a Canadá.

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
Desde el momento que deje la casa, camino al aeropuerto, mi corazón palpitaba a mil veces por minuto, minutos que sentía que pesaban, sentía tenso el ambiente pues no sabía como íbamos a enfrentar la llegada a una cultura completamente diferente a la que estábamos acostumbrados. El silencio reinaba entre mis hermano, menores, no Página | 64 sabia si por la emoción o por la melancolía de abandonar su tierra, su espacio. Debo admitirlo, extrañaría todo lo que una vez fue mío: mis amigos, mi casa, incluso mi perrito, quien ahora estaría en la casa de mi madrina. La incertidumbre se hacia presente en mi cuerpo, mi cerebro recordaba a mi corazón que no volvería a ser la misma desde el momento que abandonamos aquella casa para tomar el avión. Mis ojos parpadeaban lentamente recordando mi historia, pero también que pronto estaría con mi padre. Hasta ese momento no sabía que importaba más: ¿Mi pasado ya formado? ¿Un futuro prometedor pero hasta cierto punto incierto? descubriría en pocas horas. Tomamos el avión en el aeropuerto, acompañado por una lagrima, no sabia si de tristeza o de alegría. Llegamos a Toronto ese mismo día, adonde teníamos que registrarnos y tomar otro vuelo para Alberta. Nadie hablaba español. Pero, sin embargo los dos años de clases de ingles a los que asistí hacia unos años en El Salvador casi forzosamente, me sirvieron de mucho. Aunque no era mucho lo que había aprendido, no era totalmente avanzado mi nivel del ingles. Ahora comenzaría a decidir mi historia en un nuevo mundo, un mundo tan diferente al que había conocido. Una historia sin pasado solo con mi presente y un futuro que me parecía prometedor, siempre que me esforzara. Puedo decir que la primera y la barrera más difícil a la que me enfrente fue el idioma. Tanto en el aeropuerto como para ir a un supermercado y comprar un agua. Como residentes permanentes, tienes acceso a muchos beneficios. Sin embargo nos fue difícil saberlos por que no hablábamos ingles fluidamente. Mi papa se dedico a trabajar por nosotros, lo que significo no estudiar y por lo tanto defenderse con el poco Ingles que conoce. Un mes después mis hermanos comenzaron la escuela, los someten a exámenes para determinar su conocimiento del idioma y les asignan un niño que hable su mismo lenguaje para ayuda en las clases; a su vez los remiten a un programa especial Todo lo

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
denominado ESL (English as Second Language, que se traduce como Ingles como Segundo Lenguaje). Tres meses después mi hermana mayor, mi mama y yo fuimos remitidas a un programa llamado LINK ENGLISH, programa pagado por el gobierno para que Página | 65 aprendas el idioma. Al igual que mis hermanos nos someten a exámenes para determinar nuestro nivel de ingles, lo cual incluye Listening (Escuchar), Reading (Lectura), Writing (Escritura) y Speaking (Hablado). Fue muy difícil al inicio, pero un año más tarde, mis hermanos menores conocen perfectamente el Ingles y tienen un conocimiento intermedio del francés. Mi hermana mayor sigue en el programa al igual que mi mamá comenzó sus clases. Por mi parte lo termine en abril del presente año, me gradué y soy oficialmente bilingüe. En mayo, una gran emoción comencé la universidad. Si hablamos de ventajas y desventajas culturales. La verdad es que no existen muchas, las personas son muy respetuosas con cada cultura, sin embargo los primeros días me pareció bastante extraño –debo admitir- ver a personas con turbantes y con trajes típicos caminando por las calles como algo normal. Personas asiáticas, africanas, rusas y demás. Pero conforme pasan los días me adapté a las culturas diferentes. Una de las diferencias culturales que se podría mencionar es que usualmente los jóvenes abandonan sus casas a los 18 años de edad, lo cual es perfectamente normal para sus padres. En cuanto a oportunidades laborales no se trata de lo que sabes, sino a quien conoces. Con una recomendación puedes entrar fácilmente a trabajar, pero necesitas conocer el idioma. Yo comencé a trabajar 8 meses después de haber venido. Tenía dos trabajos y estudiaba. Trabajaba aproximadamente de 12-14 horas diarias cuando no tenia escuela, ayudaba con los gastos de la casa, comencé a comprar mis cosas y a ahorrar. Se me presentaron oportunidades y actualmente trabajo como cajera y 3 meses atrás compre mi carro. Sinceramente, cuando vienes a convivir con otras culturas no es fácil. En mi caso la separación de mi familia al momento que mi padre emigró llevo consigo momentos que no se recuperan, mi padre se esforzó por la familia día a día, sin embargo no pudo estar presente en las graduaciones, en nuestros cumpleaños y

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
momentos especiales, mi mama cargaba con mas responsabilidad por ser al cabeza del hogar. Una emigración no solo conlleva aspectos sociales, económicos y culturales sino shocks emocionales. Cuando nos reunimos con mi papá ganamos mucho y perdimos al mismo tiempo. Dejamos amigos, familia y cultura y ganamos la Página | 66 oportunidad de comenzar de nuevo. Si bien es cierto tienes muchas puertas a las cuales puedes entrar, pero solo el que quiere las abre.

Bueno por medio de esta carta quería comentar lo que fue mi vida como inmigrante, y ayudar a mi sobrino en su estudio de la materia correspondiente. Bueno mi vida como inmigrante fue una experiencia desagradable por la lucha de en una posición económica mejor para mi familia pues tengo 4 hijos 2 en El salvador una hembra y un varón, y 2 en Oakland que también son hembra y varón pues yo tome la decisión de inmigrar hacia estados unidos en el año 2001 ya que mi esposo tenía 9 años de estar en los estados unidos y era algo muy difícil para mí estar sin él y estar pasando una crisis económica en El salvador así que esa fue mi decisión de partida, pues todo empezó el día 13 de abril el cual fue el día en que yo partí hacia la búsqueda de una mejor vida para mí y mi familia dejando atrás s a mi familia mis 2 hijos uno de 10 años y mi hija de 8 años, ese fue el díamás triste de mi vida sin saber lo que me esperaba en el viaje más triste de mi vida pues fue ese 13 de abril que nos reunimos todo el grupo de inmigrantes que íbamos hacia el mismo destino EE.UU nos reunimos en un determinado lugar para luego madrugar y partir hacia el destino

correspondiente, pues todo empieza cruzando al frontera El salvador- Guatemala pues el primer día de viaje fue uno de los tanto que me esperaba más difíciles pues lo era para mí como para todos los que me acompañaban sabiendo que dejaban a su familiares e hijos era lo más doloroso saber eso, el primero y segundo día fue lo más sencillo del viaje pues fue cruzar Guatemala aunque no se puede ser sencillo porque cuando los agentes guatemaltecos te ven con maletas y todo ya saben que eres un indocumentado que vas en ruta hacia estado unidos, ese viaje fue lo peor pues gracias a Dios yo no tengo nada mal que comentar que haya pasado mi o me hallan echo, pues es más yo vi con mis ojos muchas cosas que pase mucho tiempo pensando pues a mí se me facilito el viaje porque la persona que nos guiaba era amigo de mi esposo pero

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
eso no me salvo de ver lo que sucedía con los demás pues me recuerdo de 1 chica nicaragüense que se llamaba Martha pues ella fue una de lo que mássufrió pues ella iba con su esposo pero el no logro llegar a su destino porque fue agarrado por unos agentes guatemaltecos se quedó en el principio del viaje, pues la chica de nombre Página | 67 Martha solo llevaba un saco con ropa y una mochila con unas cuantas sardinas pero eso no basto ni para cruzar ni la mitad de México me acuerdo que estábamos en una carretera mexicana pidiendo a camioneros que nos ayudaran a cruzar más rápido México pues íbamos de camión en camión y fue esa chica la que fue abusada por uno de los camioneros y un acompañante de los que viajaban en nosotros ese día nos quedamos a dormir en el furgón del camión en una gasolinera ya el camionera y la chica se pusieron a parlar y empezaron una discusión asta profundizar un tema pues con lo que hablaban el hombre tomaba más confianza y trataba de seducir pues ella estaba con el dolor de que su esposo apenas se había quedado al principio del viaje fue de lo que se comentaban pues de repente se empezaron en una discusión con el camionero lo cual le había ofrecido sexo a Martha a cambio de llevarnos al siguiente día pues ella se negaba y le dijo que y fue cuando despertó uno de los acompañantes de viaje y hablo con el camionero preguntándole cual era el escandalo el amenazo que ya no nos llevaría si no ofrecíamos algo a cambio pues el acompañante se molestó mucho y quisieron forzar a Martha a complacer al camionero con lo que le quería pues al fin y al cabo lo logro al chica accedió a acostarse no solo con el si no que también con el acompañante él era un salvadoreño procedente de san miguel y fue lo que sucedió al siguiente día a las 3 de la mañana teníamos que partir de nuevo, ya la chica no quería continuar con el viaje pues ya se quería echar para atrás pero imposible regresar era pero el regreso que la actitud de continuar, ya estando en los estados mexicanos en Oaxaca fue algo feo teníamos que andar separados del grupo pues era un lugar donde la policía de migración andaba por todos lados era algo terrible tener un agente cerca andábamos escondiéndonos a modo de que no supieran que éramos indocumentados lo cual éramos un grupo de 19 los que íbamos de esos 19 solo 12 logramos lo que buscábamos ya que le primero quedo en Guatemala por oponerse con la policía guatemalteca y 2 que fueron apercibidos en Oaxaca era algo feo me acuerdo que estábamos en una tienda suministrándonos de comida para continuar con viaje

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
cuando ellos iban saliendo de la gasolinera con unos cigarrillos estaba una patrulla del este lugar Oaxaca cuando lo paro pidió papeles y se dieron cuenta de eran indocumentados pues los subieron a la patrulla y obvio que iban de regreso a su país era un hondureño y un costarricense cuando nosotros vimos eso nos empezamos Página | 68 alejar de todo agente y patrulla de policía y a tratar de salir lo más antes posible de ese lugar ya que era un lugar de inmigrantes donde era un punto caliente para migración y otros patrulleros ya llevábamos 9 días de viaje y esperaba más cosas feas como la escases de comida sonde empezábamos a comer toda fruto comestible de algún árbol que encontrábamos en el camino y nos teníamos que proporcionar de frutos y todo lo demás porque la comida que tu llevas no es solo para ti porque te da remordimiento ver que tu tas comiendo y otros no teníamos que compartir porque si no ya no podíamos continuar el viaje sin energías yo compartía comida con esta chica Martha a ella solo le duro 5 días la comida pues yo no llevaba la gran cosa pero me alcanzo por lo menos para 16 dais de 24 días de viaje lo pero der todo el viaje fue en el distrito de corona México pasamos 2 días y medio sin movernos del mismo lugar porque la migra mantenía un operativo intenso de cateos y todo en la zona no nos podíamos hospedar en haciendas o hoteles porque eran lo primero que revidaban dormíamos en el patio de una casa de una lugareña de corona hasta que después de 2 días de estar ahí decidimos partir o quedarnos ahí pues gracias a Dios ya había bajado ese gran operativo migratorio y seguimos con el viaje hasta a que después de 4 días de partir de corona llegamos a el paso de Texas donde era ya lo principal a cruzar o quedarte pues fue ahí donde de los 10 que íbamos ya solo íbamos 16 y fue en ese paso donde agarraron a 4 que se precipitaron a cruzar la frontera se saltaron la valla y los de la migra los descubrieron y los deportaron nosotros tuvimos que rodear 2 kilómetros de frontera para llegar como una pequeño agujero que cruzaba la frontera y te llevaba al otro lado fue donde cruzamos y ya estábamos en el destino fue algo alegre y triste ya habíamos cumplido la mayoría del viaja hoy venia la supervivencia propia estábamos en Texas en Houston mi separación empezaba en dallas con el guía que me llevaba a mí y su prima éramos 2 mujeres y un hombre estando en dallas ya era todo más difícil no podíamos hablar casi con nadie nadie nos comprendía sabían que éramosindocumentadas se nos notaba en la figura de nuestro rostro estábamos

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
cansados desvelados muy golpeados hablábamos español ya faltaba poco hasta que por fin llegamos a Oakland fue en una terminal al sur de san francisco donde mi esposo me esperaba en su camioneta para llevarme a lo que iba a ser mi nuevo hogar en mi nueva vida pues fue algo difícil los primeros días lo miraba como un Página | 69 desconocido hablaba diferente me sentía como intruso en su casa creo que fue por 9 años de no tenerlo a lado cuando llegue a la casa lo primero que hice fue tomar el teléfono y hablar hacia El salvador porque creo que fui la única en el viaje que desde que me despedí de mi familia ya no tuve comunicación con ellos hasta lograr el objetivo tan ansiado esta hable con ellos estaba feliz pero a la vez triste pues había pasado 24 días de sufrimiento ya la fin habían terminado creo que ya era tiempo de estar feliz con mi esposo los primeros días fueron difíciles pues no podía salir porque a simple vista se me notaba que era un inmigrante por mi mala fachada de físico durante el viaje se puede decir que perdí 23 libras de las 187 que pesaba mi esposo me quería llevar a todo los lugares pero yo no podía estaba cansada pase una semana resentida de todo lo que me peso el viaje era la cama la única en al que yo quería pasar fue algo como que me afecto este nuevo ambiente estuve rara fue con los días que me fue pasando todo eso hasta que al fin ya me tomaba la libertad de salir pasaron 3 semanas cuando empecé a trabajar en una fábrica de papel sanitario mi trabaja era de empacar todos los papeles sanitarios que iban saliendo no me costó mucho entrar a trabajar ya que era una empresa donde habían ,muchos indocumentados como yo era como comprensible a mi ambiente con los únicos que no podía cruzar palabras eran con los encargados de la fábrica ya que ellos eran americanos y lo único que podían hablar era ingles podía español pero era de un acento confundible pero me adapte rápido a mi nuevo trabajo y desde junio del 2001 hasta la fecha sigo trabajando en esta fábricahe tenido diferentes cargos ahora ya no empaco ya mi puesto es de supervisora estoy en este puesto desde el 2007 fue cuando obtuve mis documentos que me hacen ciudadana americana tengo 2 hijos uno nación en el 2004 y la niña en el 2006 me gusta esta nueva vida aunque no dejo de pensar en mis hijos que están en el salvador mi hijo tiene 19 años y mi hija 18 años les proporciono mi ayuda para que sigan estudiando estoy pendiente de sus necesidades y todo lo demás en mi familia, ahora se me hace más fácil mi vida en esta región americana adopte la lengua del

Mujeres en movimiento Historias de mujeres migrantes, contadas por ellas mismas.
inglés a los 2 años de estar en este país hoy se me facilita hablar con la todos ya sea latinos o americanos esto ha sido todo lo que me ha sucedido desde el día 13 de abril que inicie mi partida hasta la fecha desde que estoy aquí en estados unidos solo una vez he visitado mi país El salvador fue en el año 2009 ahora mi lucha es facilitar los Página | 70 papeles a mis hijos que están en El salvador para su mejor futuro ojala se de pronto esa oportunidad este fue mi duro viaje que al final me dio los frutos que coseche durante esos amargos antepasados. Saludos a todos en El salvador Atte. Griselda Cecilia Aguilar avalos