ROSARIO INMACULADA DOLOROSA Nos ponemos de pie. Indicar la División de los coros. En el nombre del Padre...

Monición inicial: Santa María porque sabemos que con gran amor de Madre, educas a quienes te invocan de corazón hoy queremos pedirte que nos eduques para ser como tu Hijo Jesús, por eso vamos a acercarnos al misterio de la imagen de Nuestra Señora de la Reconciliación. Ofrecemos este rosario por la salud e intenciones de nuestro Santo Padre Benedicto XVI y por nuestro fundador Luis Fernando, en especial por cada uno de nosotros para que acrecentemos nuestro amor filial por nuestra madre Santa María. Rezamos todos juntos:
Credo. 1 Padre Nuestro. 3 Ave María. Gloria. Cantamos “Madre Nuestra” #216

PRIMERA

MEDITACIÓN:

MARÍA

PISA LA SERPIENTE.

«ENEMISTAD PONDRÉ ENTRE TI Y LA MUJER» Gen 3,15. La "enemistad" establecida por Dios entre la serpiente y la mujer es una hostilidad total, no hay diálogo ni amistad alguna. Miremos a Santa María, aparece ante nosotros triunfando sobre la maligna Serpiente, símbolo del mal, del Demonio, es ella quien nos ayuda a vencer toda tentación. Pidámosle su intercesión y protección para permanecer fieles en el amor de su hijo. Padre Nuestro.. Podemos sentarnos SEGUNDA MEDITACIÓN: EL MARÍA.

MANTO DE

María está con el manto abierto ofreciéndonos cobijo y protección. Ella sabe que muchas veces somos débiles, sabe de nuestras flaquezas y grandezas. Por eso ella nos espera para acogernos en su regazo, cubrirnos con su manto protector y con ese dulce cariño que nos tiene aleja de nuestro camino las trampas del enemigo, e intercede intensamente para impedir que sus astucias nos hagan caer. Madre nuestra a Ti nos confiamos y pedimos tu intercesión. Padre Nuestro.. TERCERA
MEDITACIÓN:

EL

CORAZÓN DE

MARÍA.

«Por cuanto nos ha elegido en él antes de la fundación del mundo para ser santos e inmaculados en su presencia, en el amor» Ef 1,4. Dios nos ha llamado a ser santos e inmaculados, y nos pone como modelo a su Madre. Miremos su Corazón por un momento, sí es ella Madre Nuestra quien nos invita a tener un Corazón como el suyo: rodeado y custodiado por esas blancas rosas de pureza para que en él arda cada vez más un intenso amor por el Señor, un amor que se refleje en el deseo intenso de cumplir su Plan de Amor, de conocer la propia vocación y misión, y entregarse a ella con todo el entusiasmo del que uno es capaz. Símbolo: Ahora queremos poner estos delicados pétalos de rosas blancas que simbolizan nuestros corazones dispuestos para forjar la pureza y docilidad para cumplir la voluntad de nuestro Padre, y con ellos también

el Cielo. Padre Nuestro. Rezamos la Salve Terminemos nuestro rosario cantando en el “Te canto María” #199 En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. queremos poner nuestra mirada en ti. queremos poner nuestra confianza. María nos mira con indescriptible dulzura.traemos este incienso encendido que eleva nuestra suplica para solicitar tu intercesión ante el Padre.. Cantamos: “Pureza Inmaculada” #220 CUARTA MEDITACIÓN: LA MIRADA DE MARÍA. de serenidad. Su mano izquierda nos invita a caminar hacia Cristo junto con Ella con confianza. Su Mirada invita en forma franca y directa al encuentro personal llevando a quién la contempla en una comunicación de tierna paz. seguros de que en tu compañía podremos alcanzar la santidad. . MANOS DE La mano derecha que con enérgica finura apunta hacia su corazón muestra bien el camino porque el que nos quiere conducir siempre. Cantamos el primer Ave María. Padre Nuestro. de esperanza intensa. Nos ponemos de pie QUINTA MEDITACIÓN: LAS MARÍA. Madre Buena. Madre Santa.. para que en ella aprendamos a encontrarnos con el Señor Jesús.