AFRICAN CITIES: GRASPING THE UNKNOWABLE.

EDGAR PIETERSE INFORME CRÍTICO POR SUSANA CARMONA CASTILLO “Ciudades Africanas, comprendiendo lo desconocido”, es un artículo que trata el tema del urbanismo africano proponiendo abarcarlo desde un análisis socio espacial y con paradigmas conceptuales que se ajusten a la realidad particular de las ciudades africanas con la convicción de que con conocimiento se agencia el cambio positivo. El autor comienza introduciendo la situación africana. Se trata de un continente en un acelerado proceso de urbanización que proyecta que en las próximas dos décadas se duplique su población urbana. Tres situaciones son resaltadas por el autor para el análisis. En primer lugar África apenas está comenzando su transición del campo a la ciudad y se encuentra urbanizada solo en un 38%. En segundo lugar la mayoría de las ciudades son pequeñas o medianas con menos de medio millón de habitantes y se identifican una serie de corredores urbanos o regiones-ciudad. En tercer lugar y muy importante, la mayoría del crecimiento urbano toma la forma de barrios marginales. El autor argumenta que los barrios marginales son la verdadera ciudad africana, diferente de la súper moderna urbanizada ciudad occidental y que es urgente teorizar un urbanismo desde la perspectiva de la gente ordinaria que vive en las condiciones de los barrios marginales: la falta o insuficiencia de los servicios públicos como agua, saneamiento y energía, la bajísima inversión en infraestructura pública, y la concentración de los recursos de inversión en infraestructura en la ciudades donde habitan las elites empresariales. Todos estos factores en una dinámica de exclusión, empobrecimiento y profunda inequidad, son vistos por los académicos en función de “arreglar” las externalidades sociales y ambientales negativas, en una lógica que oculta más de lo que descubre. Es por esto que el autor aboga por un cambio de perspectivas en los estudios urbanos, para lo cual explora las tendencias teóricas que considera arrojan luces para pensar en África bajo perspectivas más apropiadas. En primer lugar, señala que las dinámicas de la vida cotidiana de las ciudades africanas han sido presentadas sólo por estudios antropológicos, películas y algunas veces reportajes periodísticos de investigación; este conocimiento se diferencia del conocimiento técnico basado en estadísticas que presenta otra perspectiva de la ciudad. Para la mayoría de la juventud pobre de África, la prostitución, las drogas, la delincuencia, entre otros problemas sociales son pan de cada día. Sin embargo, verlos como víctimas de la fallida urbanización de África es perder el punto de vista de lo que

es decir. algo todavía desconocido y no teorizado está ocurriendo en las ciudades africanas “ excluidos de las arenas del poder. El autor propone indagar por lo que los geógrafos llaman” espacialidad de la ciudad”. Los habitantes de la ciudad africana. abandonados por el proyecto desarrollista del estado. sino una combinación. planeadores. Este esquema sugiere que la ciudad no es simplemente un espacio contenedor. el placer e incluso la ternura y la intimidad. desarrollistas. lo que Arjun Apadurai llama la “producción de localidad”. traduce al español como “representación del espacio” pero se traduce en la bibliografía como “espacio concebido”). El autor explora también las teorías poscoloniales al formular que debemos abandonar ese pensamiento teleológico occidental que considera que hay un fin mejor e igual para todas las culturas y sociedades. hay poca evidencia de análisis de los sistemas económicos urbanos y sus instituciones políticas y culturales asociadas en el contexto de la particular y asimétrica inserción de África en una variada trama de “espacios de flujos”. yuxtaposición de heterogeneidades que combinan “practicas espaciales” e imaginarios. Este enfoque se plantea que en el encuentro colonial reprimió violentamente las prácticas y conocimientos indígenas por considerarlos indignos y separados del proyecto moderno y racional de la sociedad . Además de la crítica extrema de algunas posturas neo marxistas. el trabajo. la juventud africana construyen lugares de socialización y nuevas sociabilidades cuya función es mostrar su diferencia. siguiendo las palabras de Manuel Castells (¿?). Las tendencias demográficas. es decir el espacio vivido (“space of representation”). que denotan la dimensión material. fenomenológica y relaciona cuenta de las dinámicas sociales. económicas y políticas con las que se ha explicado la realidad africana dejan por fuera una explicación interpretativa. tangible y concreta de la actividad social y las interacciones. la oportunidad. se han visto forzados a esculpir nuevas moralidades del riesgo. la educación y el ocio. lo que de la ciudad esperan los arquitectos. En esta propuesta el autor toma los planteamiento de Henry Lefevre que da cuenta de los espacios urbanos como la intersección del espacio concebido (“representation of space”. culturales y psicológicas. y el espacio percibido (“spatial practices” o “practicas espaciales”). Y es precisamente por esta ambigüedad moral que se necesita un marco humanista filosófico pos crítico para esta agenda investigativa. tanto desde los márgenes de la sociedad como desde su corazón. Diouf continua argumentando que retomar la construcción de identidad de estas juventudes puede aportar alternativas para pensar la ciudad africana. Citando al historiador Africano Mamadou Diouf. dinámica. el autor propone que mas allá de la obvia diferencia estructural y sus profundas implicaciones conceptuales. es decir.el autor quiere señalar. al mismo tiempo como víctimas y como agentes activos y circulando en una geografía que supera los límites del territorio nacional”.

esto como si otro tipo de espacios de la ciudad. tráfico. cuyas condiciones no logran ser mejoradas desde la lógica actual de la planeación y el urbanismo. construidos con la lógica occidental. Una excavación a dichos conocimientos permitiría concebir múltiples modernidades y por extensión múltiples racionalidades y moralidades. entre muchos otros. Esto plantea al sujeto como un agente activo y más autónomo en la transformación de las sociedades. aunque todavía incipientes. o espacios con condiciones que si son explicadas por la lógica y los conceptos occidentales.occidental. fueran espacios no reales de la ciudad. y la construcción de su vida y socializaciones. Con estas reflexiones el autor concluye con la afirmación de su convicción de que desde la academia se puede hacer activismo que contribuya a la formulación de mejores políticas públicas. sin embargo propongo que en general las ciudades de países como el . prostitución. Generalmente lo que he leído sobre “nuevas perspectivas” para enfrentar el proyecto del desarrollo se refieren a megaproyectos en espacios rurales o a conflictos con comunidades radicalmente diferentes a la occidental. siendo estos últimos altamente determinados por la afectividad. Estos estudios. plantean que la afectividad envía estímulos antes de aquellos que implican una decisión racional y consientes. Es por esto que pensar un urbanismo desde el sur para el sur. y no con los estereotipos teleológicos de occidente. es un proyecto urgente para la agenda investigativa. Otra exploración teórica del autor consiste en la combinación de la biología con los estudios socioculturales a través del descubrimiento de la conciencia afectiva. La aplicación de estudios cualitativos y de una observación fenomenológica e interpretativa de los sucesos urbanos entregaría resultados más acertados que las frías estadísticas sobre indicadores de la realidad social que vivimos. Solo tengo una crítica al texto y es que plantea estas necesidades investigativas solo para los barrios marginales (slums) a los que define como la verdadera ciudad. Esto pone en perspectiva como África ha sido vista por los estándares occidentales como una combinación de patologías. resultan expandiéndose en forma de barrios marginales llenos de necesidades. Esto no solo es evidente en las ciudades africanas sino que fácilmente este artículo podría asimilarse con las ciudades colombianas que enfrentan realidades muy parecidas de violencia. En mi opinión este artículo es muy interesante por trasladar el problema socioespacial y poscolonial a los espacios urbanos. Es por esto que visibilizar cómo las ciudades al tratar de ser organizadas de acuerdo a estándares occidentales de modernización. Puede ser cierto que estos son los criterios con que se arma una ciudad y que los barrios no marginales parecen mostrar como exitoso el proyecto urbanístico tradicional. adicciones.

identidad y espacialidad vivida. pensamientos.nuestro. y si bien esta parte de la ciudad se encuentra en una posición vulnerable que la hace merecedora de la priorización en los estudios. la formulación de políticas públicas incluyentes. en busca de lugares que evocan el campo y al mismo tiempo la ciudad. que se caracterizan por la multiplicidad de culturas. . clases. Santa Helena. solo que considerando la ciudad real como el todo. En Medellín por ejemplo hay fenómenos de las elites que necesitan de los estudios espaciales para ser mejor comprendidos. y que busque comprender mejor el todo complejo que es la ciudad en la diferencia colonial. que debe ser comprendida con miras a la planeación. La ciudad “real” no es sólo la ciudad marginal. realistas y enfocadas en “el lugar”. de espacios tan complejos y diferentes como los barrios marginales. como propone el autor. buscando. un enfoque socio espacial para mirar el urbanismo debe implicar un enfoque sistémico que no deje por fuera ninguna “porción” de la ciudad. este lenguaje es el mismo con que se intentaran entender los espacios marginales. entre otros. grupos. Por ejemplo la migración hacia espacios “rurales urbanizados” como Llanogrande. la vecindad. por parte de las elites paisas es un fenómeno interesante de territorialidad. la interrelación. etc. necesitan también un lenguaje propio que las explique mejor.

 9D-.

.-.

@ #.

(* €  °nfn¯½ f f– –ff f€°f . f ¾€nf°f¾ n¯½ °  °  ¾n°n #  ¾°fn ff  ¯f   f°¾¯f€nf°½½° °  f fnf ¾  ° f°h¾¾ ¾n ¾½fnf n° ½ff –¯f¾ n°n ½f ¾   ¾  f©¾ ° f f  f f  ½fnf  f¾ n f ¾ f€nf°f¾n°fn°nn°  n°n°n¯ °¾ f– °nf nf¯ ½¾  fn¯ °f° n ° f¾fn°f€nf°f  ff °n°° °  °° fn  f ½n ¾  f°fn° ½ nf  °f¾½¯f¾ ¾ xnf f¾¾  ½  ¾ ½ fn°  f°f  @ ¾ ¾fn° ¾ ¾°  ¾ff f¾ ½  f ½ff  f°h¾¾ °½¯ –f€nff½ °f¾ ¾hn¯ °f° ¾f°¾n° nf¯½ff n f ¾  °n °f f°f f¾ °° °¾ –° –ff¯ff f¾ n f ¾ ¾° ½  ³f¾  ¯ f°f¾ n° ¯ °¾  ¯  ¯°  f f° ¾  ¾   °€nf°°f¾   n  ¾ f°¾ –° ¾ n f °  n –f¯ ¯½f° f¯ff n n¯ ° f°¯ff€¯f  f¾¯f–°f ¾   f f–¯ °f    ¾ f¾ ¯f–°f ¾ ¾° f   f f n f  f€nf°f  €  °  f¾½ ¯ °f f°f fn f nn °f  ¾– °  f ° f°¾¯ ¾ f½ ¾½ nf f– °  °ff   °f¾n° n° ¾ ¾ f¾¯f–°f ¾ f€ff°¾€n °nf ¾¾ n¾½ n¾n¯f–f  ¾f° f¯ °  ° –f  f f©¾¯f ° ¾° ° °€f ¾nf ½ nf   f n°n °fn°  ¾  n¾¾  ° ¾° ° °€f ¾nf ° f n f ¾ °  f f°f¾  ¾ ¯½ ¾ff ¾  @ ¾ ¾¾ €fn ¾ ° °f °h¯nf  n¾°  ¯½  n¯ °  ½€° f °  f ¾° ¾¾½¾ fnf x¯n¾ ° €°n°  #f –f# f¾  °f f ¾ ¾nf ¾f¯  °f ¾° –ff¾  °°f–nf nf¯h¾   ¾n  ¾ ½ ¾  ff –f½°nf¯  ½ ¾½ nf¾ ° ¾ ¾ ¾ f°¾  ½ffnf ½ff¾ ° °nf¾ nf¾ n°¾ ff©f°n ¾½ff½ °¾f ° €nf f©½ ¾½ nf¾¯h¾f½½f f¾  °½¯ –f ¾ ³ff f¾ °h¯nf¾ f fn f°f f¾n f ¾f€nf°f¾ f° ¾  ½ ¾ °f f¾ ¾ ½ ¾ ¾ f°½–n¾  ½ nf¾  f–°f¾  n ¾  ½f© ¾ ½  ¾n¾  ° ¾–fn°  ¾  n°n¯ ° ¾  €  °nf  n°n¯ ° xn°n f¾f  ° ¾f ¾nf¾   ½ ¾ °f f ½ ¾½ nf  f n f  9ff f ¯ff  f © °  ½    €nf   f ½¾n°  f¾ –f¾  f °n °nf  ° ¾½  ¯f¾¾nf ¾¾°½f° nf f f ° ¯ f–  ¾ n¯n¯f¾ f€f f f°fn° €nf ¾½   ½° ¾f   6445.

f  ¾ ³ff .

f° f¾f €nf°.f°  .f¯f € f– ff ¾n°n ° f  ¾hn °  °f¾n f ¾f€nf°f¾# n ¾ f¾ f °f¾  ½    f f©  f nfn°   n  f © °  f€nf°f n°¾ ° –f ¾ ¾nffn°° f¾¾nf  f ¾nf€°n° ¾¯¾f¾ €  °nf  f° ¾  ¾ ¯h– ° ¾  f ¾n f  n¯ ¾  ¾ nf°  f ¯¾¯  ¯½ n¯ n¯f¾ n¯ f– ° ¾ fn¾  nnf°  ° °f– –f€f   ¾½ f ¾ ¯ ¾    °fn°f#  € n°°f f–¯ °f°     ¯f f n°¾nn°  ° f   ¾f¾© ° ¾½ f½ff °ff¾½ff½ °¾f fn f f€nf°f  ¾ f f° ¾  f n f  f€nf°f  f f° °f ¾ ½  ½ n ¾f¾f  ¾f  ¾ f°¾€f ¾f ¾n½° f¾¯f f ¾  ¾– f½° f   ½fn  °n¾ f °f  f °¯ f   ¾ ½ n¾f¯ °  ½ ¾f f¯ – f  ¯f   ¾  ° n ¾f ° ¯fn ¯f°¾f €¾€n ½¾ nn ½ff ¾f f– ° f ° ¾–ff  f¾  ° °nf¾ ¯–h€nf¾  n°¯nf¾  ½nf¾ n° f¾   ¾  f ½nf  f  f f  f€nf°f ©f° ½ € f °f ½nfn° ° ½ ff  € °¯ °–nf fn°fn °f f¾ °h¯nf¾¾nf ¾ nf ¾½¾n–nf¾  ¾ n  ©°½f ff¯ff#½ nn° nf f #  f½½° ° f–f½ ¾– –f€¾f¯f°# ¾½fnf f  fn f #  ° ¾f½½ ¾f f¯f¾½f° f¯ °  ° €    fn °f  ¾ ¾½fn¾  f°¾ n¯f ° ¾ nn°  ¾½fn n°n   %# ½ ¾ °f° € ¾½fn # f n  f ¾½f³n¯ # ½ ¾ °fn°  ¾½fn# ½  ¾  f n  ° f  –f€f n¯ # ¾½fn n°n  #%  ¾ n      f n f  ¾½ f° ¾ f n¾   ½f° f  ¾  ¾f¾f¾    ¾½fn ½ n   %#¾½ff ½fnn ¾#  #½fnnf¾ ¾½fnf ¾#%    °f° f ¯ °¾°¯f f  f°–    n°n f f fn f  ¾nf  f¾ ° fnn° ¾  ¾ n  ¾½fn   %#¾½fn  €  ½ ¾ °f°#% ¾  ¾ ¯f¾–     f n f  ° ¾ ¾¯½ ¯ °  ° ¾½fn n° °  ¾°°fn¯ °fn°  °h¯nf f½¾n°   – °  f ¾  n¯ °f°#½fnnf¾ ¾½fnf ¾# ¯f–°f¾   ¯h¾ fnnf  ¯f f–°f¾½¾f¾° ¯f¾f¾  f½½°   ¯f¾fh f f €  °nf ¾nf¾¾½€° f¾¯½nfn° ¾n°n ½f ¾  f½nf  °nf f°h¾¾ ¾¾¾ ¯f¾ n°¯n¾ f°¾¾¾°¾n° ¾ ½nf¾nf ¾f¾nf f¾ ° n°  f½fnff¾¯xnf°¾ n°  €nf °°fff ff¯f # ¾½fn¾ €©¾# ¾– ° f¾½ff f¾ .

(* 6445.(*x ¾" 6445.(*""° ¾°½ ½hf€nf f¯½ff½ nn° nf f   ½½f f 6445.(* ¾ f"nf½f–°f nf¯ f½ ¾f fnn° #n ¾ f¾f °f¾ ½   f f© f nfn° n ¾ © ° ¾f€nf°¾n°¾ °–f ¾  ¾nffn°° f¾¾nf  f ¾nf€°n° ¾ ¯¾f¾ €  °nf f° °f¾¯h– ° ¾ f ¾n f n¯ °¾nf° ¾ ff  n°¾nn° ¾ ff f¾½ ° ¾¾°f¯¾¯  ¯½n¯f¾f– ° ¾fn¾ nnf° ° °f– –f€f ¾½ f¾¯ ¾   °fn°f# ½ff€ ¯ffn°¾nn°   ° f   ¾f¾© ° ¾½ f½f f °ff¾½ff½ °¾ffn f f€nf°f  6445.f¾ ¾%""%  f ½ff¯ x°f¾ f¾½¾n°f ¾f€¯f  ¯¾f f° °f ¾  ½ °¾f¯ °   –n nn °f   n°¾ f   f ° €° ¯ ©  –f ½ff  f¾ f¾ nf¾  ¾n f ¾  ¾  °€  ¾  ½f° f   °  °n ° n°f  ½¯  °f¯ °  f¾ ½hnnf¾  n°n¯ °¾ ° – °f¾ ½ n°¾ f¾ ° –°¾  ¾ ½ff ¾  ½ n ¯ °  fn°f  f ¾n f  6445.(*""¾°fn¯f" .(*"" 6445.

nn °f  D°f nffn° f n¾ n°n¯ °¾ ½ ¯f n°n  ¯½ ¾ ¯ ° f ¾  ½  °¾° ¯½ ¾ fn°f f ¾  ¯f f ¾  ¾ ½°  ° ½ ¾½ nf n¯ €nf f ¾  ¾f ½ ¾ ¾h° f ¾ nn °f ¾ n¯ °f n¯ °fn° ½f–f¾  f ½fn°  nf  f n°¾¾  ° f n¯ °fn°  f –f n° ¾ ¾ ¾ ¾nnf ¾ f fx¾  ¾n ¯ °  f n°n °nf f€ nf  ¾¾ ¾ ¾ f°  ff°n½ ° ¾ ½f° f° ff€ n f  °f ¾¯¾f° ¾  f ¾   ¯½nf° °f n¾° fn°f  n°¾ ° ¾  ¾ °  ¾¾ ¯¾ ff¯ °   ¯°f ¾ ½ f f€ n f  ¾ ½f° f f ¾©  n¯ ° f– °  fn¯h¾f°¯ °ff°¾€¯fn° f¾¾n f ¾ fn°¾nn° ¾  f¾nffn° ¾  .

(* °°n ¾ f¾°n°n ½f ¾ €° ¾  ff¯fn f  .° ¾f¾  € ° ¾  f n°n  n° f f€¯fn°  ¾ n°nn°    ¾  f fnf ¯f ¾  ½  fn  fn¾¯   n° f f f €¯fn°  ¯ © ¾½nf¾½ nf¾  °¯½°° ¾ fn ¾¯°  ¾f° ½f¾f f ½  ¯f¾n ¾½fnf  ½¾n°f f ¾ ¾½fn¾  f°¾   ° f¯ °          ¾   #° f¾ ½ ¾½ nf¾#½ff °€ °f ½ n  ¾f¾  €  °f¯ –f½ n¾ ° ¾½fn¾ f ¾  f n°€n¾ n° n¯° f ¾ f nf¯ °  €  ° ¾ f f nn °f ¾½ ¾ ¾ fn¯f¾n f ¾fff ¾ –f°f f¾  fn   f ¾h° f ¾ nn °f ¾  ¯ °fn°   ¾f°  ½f° x° ¾  ° €¯f  f¾ ¯f–°f ¾  °¾  ° n ¾ f ¾  nf¾ n° n° ¾ ° –f° ¾  ¯ ©f f¾ ¾ f–nffnf f½f° fn°  f°¾¯  ¾½ ¾ ½ °¾f° f°¾¯ ¾  ¾½ff ¾ °n°¾ ¾  ½¾   –n¾ nn °  ¾°½ n– ° ½ffff– ° f° ¾–ff ¾° ¾ ¾  °  ° f¾ n f ¾ f€nf°f¾ ¾°   €hn¯ °  ¾  fn ½ f f¾¯f¾  n° f¾ n f ¾ n¯ f°f¾   °€ °f°  f f ¾ ¯ ½f n f¾   °nf  f nn° ¾  ½¾n°  h€n  °  ¯n¾ ¾  f f½nfn°  ¾ ¾ nff¾   °f  ¾ fn° € °¯ °–nf  ° ½ ff  ¾ ¾n ¾¾  f°¾ ° –ff  ¾f ¾ ¯h¾ fn f ¾   f¾ €f¾ ¾f ¾nf¾ ¾   ° nf  ¾ f f f ¾nf ¯¾    °– °f nnf f    ¾  ½f° f ¾f¾ ° n ¾ f ¾ ° ¾–ff¾ ¾ ½ff ¾ f¾ ¯f–°f ¾ %¾¯¾% f ¾   €°  n¯ f   f f n f  ¾ n¯¾½  ¾½fn¾ fn f n°¾ ¾n°f–nfnn °f € f° ¾½fn¾° f ¾ fn f  ¾½fn¾n°n° n° ¾ ¾¾° ½nf f¾½f –nf¾n°n ½¾nn °f ¾  9  ¾  n    ¾¾ ¾° ¾ n ¾ n°   ¾  f¯f °f n f     ¾ f¾ ° ¯f–°f ¾ ½f n ° ¯¾f n¯ ¾  ½ n  f°¾n f n°f  ¾° ¯ f– ½½°–   ° – ° f f¾ n f ¾  ½f¾ ¾ n¯  6445.(* n½ fn°"¯f f ½€° f" 6445.

(*f– – ¾f€f¾ nf f ° f¾ f¾  ½° ¾" .(* ¾f fnn°  ¾  ½ff€½ ¾ ½ff f¾  6445. ° ½ © ¯½ f € °¯ °¾  f¾  ¾   ° n ¾f°  ¾ ¾ ¾ ¾½fnf ¾ ½ff ¾  ¯ © n¯½ °  ¾  9 © ¯½ f ¯–fn° fnf ¾½fn¾ #f ¾  f°f ¾# n¯ f°–f°  f°f   °f  °  ¾  ° ¾nf  –f ¾  nf° nf¯½f¯¾¯ ¯½fn f ½½f  f¾  ¾½f¾f¾ ¾ ° € °¯ ° °  ¾f°    f f   ° f   ¾½fnf f   f    ¾ n¯½ °  fn°¯f¾ff½f° fn°  f n f  # f# ° ¾ ¾ f n f  ¯f–°f   ¾  ° ¾f ½f   f n f  ¾  °n °f °°f½¾n°° f   ffn ¯  n f f½fn° °¾ ¾ ¾ ° °€ ¾n ¾½fnf½ff¯f  f°¾¯ ¯½nf° °€  ¾¾x¯n   ° ©  ½ € f °°–°f #½n°#  f n f     ¾  n¯½ °  ¯ ©    n¯½ ©   ¾ f n f  ° f €  °nf n°f  ¾nf°   n¯ ½½°   f  f €¯fn°  ½nf¾ ½ nf¾ °n ° ¾   f¾f¾ °€nf f¾ °# –f#     6445.° ¾    ¾  nffn f° ½ f ¯½n f   nf¾  nf¾ ¾  ½ °¾f¯ °¾  –½¾  n  ° n ¾f° f¯ x° °  °–f©  ½½   f¾ ½  ¯ ©  ¾   °–f©  ¾ ¯¾¯n° ¾ ° °ff° ° ° ¾ ¾½fn¾¯f–°f ¾ ¾  n°¾ f° fn f  fn¯   f°  fn° f n° f   ¾½fn¾f° n¯½ ©¾ €  ° ¾n¯¾ f¾¯f–°f ¾  ° .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful