GUIAS DE ESCALA

LISBOA (PORTUGAL)

AUTOR: JOSE LUIS CERDÁ DIAZ

LISBOA
Página 2 Lisboa es la capital de Portugal, como así también del distrito, la región y el Área Metropolitana de Lisboa. Situada a unos 17 km. de la costa atlántica, se extiende sobre las colinas empinadas de la ribera norte del río Tajo. Su población alcanza los 700.000 habitantes, aunque su área metropolitana supera los 2,6 millones, lo que representa un cuarto de la población de Portugal. La ciudad se divide en 53 "freguesias", que a los efectos administrativos se agrupan en 4 barrios: Alfama, la Baixa, el Barrio Alto y Belem. Fue duramente golpeada por un terremoto en 1755, lo cual la dejó totalmente destruida; sus calles céntricas, en la zona de la Baixa, datan fundamentalmente del siglo XVIII. A ambos lados del centro se extienden sobre las colinas el barrio de Alfama, el más antiguo, y el Barrio Alto, pintoresco y señorial, ambas dos zonas muy agradables. Los muelles se trasladaron a otra zona, pero a 6 km al oeste del centro se encuentra Belem, el antiguo puerto que testimonia el pasado marítimo de la ciudad, cuando Portugal lideraba el comercio mundial. La Torre de Belem y el Monasterio de los Jerónimos son símbolos de la ciudad y testimonios del pasado glorioso de Lisboa en la Era de los Descubrimientos. Dos puentes vinculan ambas márgenes del río Tajo: el puente 25 de Abril, al sur, construido en 1966, que une Lisboa con Almada, y el puente Vasco da Gama, que data de 1998, que une Lisboa con Montijo, en el noreste. La ciudad cuenta con una importante red ferroviaria de 8 líneas (4 líneas de metro y 4 de tren suburbano) con 118 estaciones, de las cuales 48 están en la ciudad y 70 en el área suburbana. Las estaciones principales son la Estación de Oriente, Cais do Sodré y Santa Apolonia. El metro constituye la forma de traslado más económica, aunque su red es limitada y aún no cubre todas las zonas de la ciudad. Los tranvías eléctricos forman parte del paisaje de la ciudad y constituyen una forma agradable de recorrer Lisboa, aunque sus recorridos no son muy extensos: a lo largo del río hasta Belem y rodeando las colinas. Son especialmente interesantes las vistas que ofrecen los que circulan por las zonas históricas o por la orilla del Tajo. Todavía pueden verse tranvías que datan de la Primera Guerra Mundial circulando junto a los más modernos.

HISTORIA
La leyenda cuenta que fue Ulises quien fundó Lisboa en su vuelta a casa tras la guerra de Troya. Ulises habría llamado a la ciudad Olissipo, un derivado de su nombre que a su vez derivó en Olissipona, Lissapona, hasta la voz actual de Lisbon para el inglés, Lisboa para el castellano y el portugués. En realidad no se sabe a ciencia cierta si fueron los griegos o los fenicios quienes la fundaron en el 1200 a.C. y la bautizaron Olissipo, un derivado de Allis Ubo, que en lengua fenicia significa "puerto encantado". Al principio la ciudad era disputada por fenicios, griegos y cartagineses, debido a su ubicación estratégica para el comercio marítimo. Fueron los romanos quienes la ocuparon allá por el 205 a.C., y la llamaron Felicitas Julia. Formaba parte de la colonia de Lusitania y era la ciudad más importante de la península ibérica cuando Julio César llegó al poder, en el año 60 a.C.

LISBOA
Página 3 Cuando cayó el imperio romano, las tribus bárbaras avanzaron, y alanos y suevos ocuparon la ciudad. Los visigodos eran quienes habían tomado la ciudad cuando en el 711 los musulmanes del norte de África la invadieron y ocuparon durante 450 años. De este período pueden observarse aún sus huellas en las sinuosas calles de Alfama y el Castillo de San Jorge. El primer rey de Portugal fue Alfonso I Enriques, quien expulsó a los musulmanes en 1147, y construyó una catedral, la Sé, adonde llegaron los restos de San Vicente, mártir en la lucha contra los musulmanes y luego patrono de Lisboa. En 1256, bajo el reinado de Alfonso III, la ciudad devino capital de Portugal. Cuando en 1373 la ciudad fue saqueada por Enrique II de Castilla, Fernando I hizo construir unas murallas como protección para sus 40 mil habitantes. La peste negra sacudió a Lisboa y la economía se desestabilizó; sólo se recuperó la prosperidad en la Era de los Descubrimientos. Después de que Cristóbal Colón emprendiera sus viajes en busca de las Indias, muchísimos marinos soñaban con hacerse a la mar para probar suerte también. Uno de ellos fue Vasco da Gama, que en 1497 se embarcó en Belém y abrió la ruta hacia las Indias bordeando África. El 26 de enero de 1531 la ciudad sufrió un terremoto en el cual murieron miles de personas. No obstante, las riquezas obtenidas con el comercio de especias, aumentadas también por las provenientes de Brasil, convirtieron a la ciudad en una potencia, el centro comercial de Europa. En estos tiempos Manuel I levantó la Torre de Belém y el Mosteiro Dos Jerónimos, como agradecimiento a Dios por tanta riqueza. En el siglo XVI se trazó la Plaza de Comercio (Terreiro do Paço) frente al río, y surgió el Barrio Alto, con comerciantes que venían a establecerse en la ciudad. La Inquisición instaló su régimen de terror y numerosas ejecuciones tuvieron lugar en la Plaza de Comercio y en la Plaza del Rossio. Cuando murió Sebastián I, la ausencia de herederos animó a los españoles a ocupar Portugal en 1580. No fueron expulsados sino hasta el año 1640, cuando el duque de Braganza subió al trono como João IV. El oro traído de Brasil renovó la prosperidad de la ciudad y el rey João V emprendió ambiciosos planes de edificación, entre ellos, el del Acueducto de Aguas Livres, que llevaba el agua desde el valle de Alcántara. Toda la prosperidad cayó en pocos minutos cuando un nuevo terremoto sacudió Lisboa el 1 de noviembre de 1755, dejándola totalmente destruida. La reconstrucción de la ciudad quedó en manos del primer ministro de José I, el marqués de Pombal. Este había planificado un diseño de cuadrícula, con el centro de la ciudad en la zona de la Baixa. La eficacia con que se enfrentó la crisis y el desarrollo enérgico de su plan lo convirtieron en la figura política del momento. Cuando Napoleón invadió Portugal, el rey debió huir a Brasil, la capital del imperio pasó a Río de Janeiro y los proyectos no se continuaron, provocando la decadencia de Lisboa. No obstante, el diseño de Pombal puede observarse aún hoy en las calles de la Baixa, llamada por eso Baixa Pombalina. El plan tardó bastante en concretarse y el Arco de Triunfo que cierra la Rua Augusta se acabó cien años más tarde, en 1873. Durante la segunda mitad del siglo XIX llegó la revitalización económica. Se construyeron carreteras, vías férreas, circularon tranvías, se hizo un muro de contención en el Tajo. En 1908 asesinaron al rey Carlos y su hijo Luis Felipe cuando pasaban por la Plaza de Comercio y dos años más tarde caía la monarquía. Antonio Oliveira Salazar, que implantó una dictadura desde 1926 a 1968, continuó modernizando Lisboa en detrimento del resto del país. En 1966 se levantó el puente Salazar sobre el Tajo, que pasó a llamarse Ponte 25 de abril conmemorando la Revolución de los Claveles de 1974, que acabó con la dictadura Tras la revolución, el país vivió años de gran euforia y cambios en la política. Portugal pasó a formar parte de la Comunidad Europea en 1986, lo que significó que la economía evolucionara favorablemente. En 1988, nuevamente la tragedia tocó a la ciudad, cuando el fuego arrasó con el barrio del Chiado. Lisboa fue capital cultural europea en 1994 y sede de la Exposición Universal de 1998, cuyo tema fue el océano, una forma de rendir homenaje a su inigualable historia marítima. Se celebró coincidiendo con la conmemoración del 500º aniversario del viaje a la India de Vasco da Gama.

LISBOA
Página 4

LUGARES DE INTERES
Lisboa tiene multitud de lugares de interés, pero en esta guía nos centramos en dar consejos para unas pocas horas de visita por lo que las hemos agrupado por zonas, resaltando lo mas característico de cada una.

Baixa, el Chiado y Bairro Alto
Estos tres distritos se asientan uno al lado del otro en el centro de la ciudad. La Baixa es un ejemplo de planificación de la ciudad del siglo XVIII. Su cuadricula de calles y plazas, repletas de tiendas, vendedores callejeros y cafeterías, desembocan en la Praça do Comércio. Subiendo hacia el oeste se encuentra el elegante barrio comercial de Chiado y el Barrio Alto, hogar de una mezcla ecléctica de boutiques de moda alternativa, miradores, como el Mirador Jardim de São Pedro de Alcântara, y el fado (música típica de Lisboa). Es recomendable hacer uso de los Elevadores para llegar a las colinas, como el Elevador da Glória. Elevador de Santa Justa El elevador se encuentra en la Rua de Santa Justa, a escasos metros de la Plaza del Rossio, y sube hasta la Plaza do Carmo, razón por la cual también se lo conoce como Elevador do Carmo. La torre, de estilo neogótico, fue construida entre los años 1900 y 1902, según proyecto del ingeniero Raoul Nesnier du Ponsard. enteramente en hierro colado y decorada con filigranas que siguen diseños diferentes en cada uno de los niveles. El elevador de Santa Justa es el único elevador público vertical de Lisboa; los demás son funiculares que se parecen mas bien a tranvías deslizándose por las pendientes, como el Elevador da Gloria o el Elevador da Lavra, ambos también obras de Ponsard. En sus inicios funcionaba a vapor, siendo adaptada más tarde para utilizar energía eléctrica. En su interior fueron instaladas dos elegantes cabinas forradas en madera con capacidad para 24 personas cada una, que permiten el ascenso y descenso de los turistas. Los tickets se compran en una taquilla ubicada en la parte posterior. Una vez arriba se puede optar por cruzar la pasarela que lleva directo al Chiado o bien remontar una escalera caracol (no recomendada para quienes temen a las alturas) para subir hasta la cafetería instalada en lo alto, desde cuya terraza se pueden apreciar espléndidas vistas de la ciudad.

São Jorge y Alfama
Alfama es el barrio más antiguo de Lisboa y es como un laberinto, reflejando su origen morisco. Las callejuelas serpentea subiendo por la colina desde el Tajo hasta el Castelo de São Jorge. Desde sus murallas se puede disfrutar de increíbles vistas de la ciudad y la ría. Otros miradores están en el Largo das Portas do Sol, junto al palacete que alberga el estupendo Museo de Artes Decorativas. Castillo de São Jorge Posiblemente el mejor mirador sobre la ciudad y un punto esencial de la historia de Lisboa pisado por romanos, visigodos y moros. Las murallas reconstruidas, las almenas y las torres que en otro tiempo vigilaban la ciudad junto con los cañones que la protegían, forman un conjunto algo destartalado pero evocador y sugerente, en realidad, como toda Lisboa. Merece la pena también pararse en la Torre de Ulises, que da entrada al castillo, para ver la proyección que se ofrece de imágenes antiguas de Lisboa. www.castelodesaojorge.pt

LISBOA
Página 5 La Catedral o Sé Es una de las catedrales más antiguas de Europa, con sus casi nueve siglos de historia. Los portugueses la conocen como la Sé (sede episcopalis).En 1150, tres años después de la reconquista de Lisboa a los árabes, Afonso Henriques (autoproclamado nuevo rey de Portugal) y el cruzado inglés Gilbert de Hastings, mandaron construir una catedral cristiana sobre la antigua mezquita. Destruida en parte por varios terremotos y superviviente de los numerosos incendios que han asolado la ciudad, la catedral tiene una mezcla de varios estilos. La fachada y las dos torres son románicas, así como la nave central; en cambio las capillas interiores y el claustro son góticos. En la catedral se pueden encontrar los restos de San Vicente, patrón de Lisboa, traídos desde el cabo que lleva su nombre. Cuenta la leyenda que dos cuervos acompañaron el traslado de los restos hasta Lisboa, así este animal simboliza la liberación de la ciudad de manos árabes, formando parte de su escudo. www.jfse.pt

Belém
El barrio de Belém es el hogar de algunos de los monumentos más destacados de la capital y la mayoría de los museos. Era el punto de partida de los viajes de descubrimiento del s XV, y se intento reflejar en la zona el éxito de estas misiones. Los tres puntos destacados son: la Torre de Belém, una obra maestra de diseño manuelino, el Padrão dos Descubrimientos, con sus esculturas sinuosas, y el Monasterio de los Jerónimos, el edificio más hermoso de Lisboa. Tras la sobrecarga cultural se puede disfrutar de los famosos Pasteles de Belén. www.pasteisdebelem.pt Torre de Belem La Torre de Belém fue edificada entre los años 1515 y 1520 durante el reinado de Manuel I El afortunado. Construida como torre defensiva era la última visión de los marinos portugueses antes de zarpar. Es el monumento más visitado del país y del que más orgullosos se sienten sus habitantes, ya que simboliza una época en la que Portugal era un gran imperio marítimo de proyección mundial; el descubrimiento de la ruta Atlántica hacia las Indias por el cabo de Buena Esperanza y el descubrimiento de Brasil datan de entonces. Durante sus cinco siglos de historia la torre ha sido cárcel (todavía se conservan las mazmorras), centro de recaudación de impuestos y baluarte militar. El exterior es de estilo manuelino, que es un gótico recargado típicamente portugués; pero lo más llamativo es su ubicación, dentro del río como emergiendo de sus aguas, de hecho se accede a ella a través de una especie de puentecito. El atractivo de la torre y de su historia le han valido la declaración de Patrimonio de la Humanidad. El interior es menos vistoso, pero merece la pena ser visitado por las magníficas vistas que se observan de la desembocadura del río desde sus ventanas y azoteas. Monasterio de Los Jerónimos Posiblemente el edificio más impresionante de la ciudad. Data del siglo XVI y está diseñado en estilo manuelino, con motivos navales. Junto con la Torre de Belem, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En él están enterrados personajes célebres de la historia de Portugal como Vasco da Gama o el “Cervantes Portugués” Luís de Camões. Diseñado por el arquitecto Diego de Boitaca, fue encargado por el rey Manuel I de Portugal (1515-1520) para celebrar el regreso de la India de Vasco de Gama.

LISBOA
Página 6 En su iglesia, para muchos una de las más bellas de Europa, llama la atención el techo abovedado que se sustenta sobre finísimas columnas decoradas con arabescos. No hay que perderse el claustro, de forma cuadrangular y dispuesto en dos plantas, con una pequeña fuente en el centro rodeada de un cuidado jardín. www.mosteirojeronimos.pt Monumento a los descubridores Junto a la Torre de Belem se halla el monumento a los descubridores. Se construyó en 1960 para celebrar los 500 años de la muerte de Enrique el Navegante. Con forma de barco de vela, incluye las figuras históricas portuguesas del propio Enrique, Vasco da Gama, Pedro Álvares Cabral, Magallanes, Camoes y otros prohombres de la historia del país. El monumento alberga exposiciones temporales. www.padraodosdescobrimentos.egeac.pt

Parque das Nações
Para tener una visión de la Lisboa del siglo XXI, hay que desplazarse en Metro hasta la futurista Estación de Oriente (diseñada por Santiago Calatrava) y el Parque das Nações. Aquí, a orillas del río, innovadora arquitectura se encuentra en medio de avenidas peatonales de ancho y parques, que alberga un centro comercial de varios pisos, restaurantes internacionales, lugares de ocio y un puñado de las principales atracciones de la ciudad. Destacan el Oceanário, uno de los mayores acuarios del mundo, el Pabellón del Conocimiento, un moderno museo de ciencia y tecnología con varias exposiciones interactivas; y un teleférico que transporta a los visitantes de una punta a otra del Parque, o hasta la Torre Vasco da Gama, el edificio más alto de Lisboa. www.oceanario.pt www.pavconhecimento.pt www.portaldasnacoes.pt

LA EXCURSION
El puerto de Lisboa tiene dos terminales de cruceros (Alcântara-Rocha Conde de Óbidos y Santa Apolónia) bastante cerca del centro histórico y cultural de la ciudad, y tiene también en construcción el muelle de Jardim do Tabaco, una nueva infraestructura para la recepción de buques de crucero junto a Santa Apolónia. Alcantara-Rocha Conde de Óbidos está unos 3 kilómetros al este del centro de la ciudad, junto al puente colgante 25 de abril, y a una zona con una gran variedad de establecimientos de hostelería conocida como Docas, especialmente animada de noche. Santa Apolonia en cambio está a solo 1 kilómetro del centro, por lo que es fácilmente accesible a pie. www.portodelisboa.pt

LISBOA
Página 7

Los cruceros atracan normalmente en la terminal de Alcântara-Rocha Conde de Óbidos y aunque algunas compañías ofrecen servicios de lanzaderas hasta la Praça do Comércio, también se puede llegar hasta allí fácilmente y de forma económica en transporte publico (taxi, bus, tren y tranvía). Como suele ser habitual la mayor parte de los taxis esperan para realizar visitas guiadas por la ciudad y alrededores, pero si hay alguno disponible suelen cobrar unos 6 euros hasta la Plaza del Comercio. Las paradas de autobús (líneas 28, 714 y 732) y de tranvía (líneas 15 y 18) están junto a la avenida que pasa paralela al Puerto. El tranvía suele ser la opción mas utilizada y el mayor problema puede ser la aglomeración de personas que quieren subir a un tranvía con plazas muy limitadas (mucho cuidado con los carteristas). www.carris.pt La estación de tren de la línea Cascais-Cais do Sodré mas cercana es Alcântara Mar, frente a las Docas. Hay que tomarlo en dirección este, hacia Cais de Sodré, ultima parada de esta línea, situada muy cerca de la Plaza de Comercio. http://tinyurl.com/trenlisboa La opción mas cómoda para realizar la visita a la ciudad son los autobuses turísticos, que, en días de escala de cruceros, hacen parada frente a la terminal. Suele haber de al menos dos compañías con recorridos y precios distintos. www.yellowbustours.com/pt/cidades/lisboa/tagus-tour www.city-sightseeing.com/tour-Lisbon http://tinyurl.com/cytiramalisboa Una vez en la Praça do Comércio lo mas recomendable es ir a la oficina de turismo allí situada para obtener mapas e información. También venden la Lisboa Card, que da acceso a transportes y monumentos para todo el día. Otra opción puede ser comprar la tarjeta 7 Colinas, que se puede recargar para usar todo el transporte urbano durante un día. www.visitlisboa.com/LisboaCard_ES.aspx www.carris.pt/pt/7-colinas-e-viva-viagem/ Lisboa tiene un casco histórico asequible aunque es cierto que las cuestas y el calor pueden ser un contratiempo. De todas formas si se combinan los paseos con medios como tranvías, elevadores y funiculares, la experiencia puede ser de lo más atractiva.

LISBOA
Página 8 La especial geografía de Lisboa hace que las opciones de visitas guiadas aumenten para los que no quieren, o no pueden, desplazarse a pie. Estas son algunas de las opciones disponibles, además de los autobuses turísticos que antes hemos citado: El tranvía 28 Tan popular para los lisboetas, como para los carteristas y los turistas, el electrico 28 es una atracción en sí mismo y una reliquia andante que asciende renqueante la colina lisboeta que culmina en el Castillo de San Jorge. Durante el recorrido se pueden observar mil escenas de la vida local y excelentes vistas al río Tajo a precio de saldo. Inicia su recorrido en la Plaza Martim Moniz, muy cerca de la Plaza Rossio. www.carris.pt Tranvía Turístico Por unos 15 euros podrás montarte en este medio de transporte tradicional y pasearte por las zonas históricas de Lisboa como la Catedral y el Castillo, en un trayecto que dura una hora y media. La empresa se llama Hills Tramcar y realiza la misma ruta del tranvía 28 pero sin lisboetas y para en puntos como Alfama, Chiado, Lapa, Bica, Sé, Elevador de Santa Justa, Martim Moniz etc, saliendo cada media hora aproximadamente. www.yellowbustours.com/pt/cidades/lisboa/hills-tramcar-tour/ Buggie eléctrico, Segway o bicicleta eléctrica Una forma diferente de conocer la ciudad, que puede ser de utilidad para acortar los desplazamientos. www.redtourgps.com/pt/

LISBOA
Página 9

LISBOA
Página 10

LISBOA
Página 11

LISBOA
Página 12

Guía realizada en base a experiencias personales del autor y otros cruceristas, así como a la información encontrada en las webs citadas. Cualquier ampliación, corrección o mejora sobre esta guía se puede enviar a cruceromania@ gmail.com

Las guías prácticas están realizadas para facilitar los desplazamientos por la ciudad de que tratan, no siendo el autor responsable en ningún caso de los posibles perjuicios que pudieran derivarse de inexactitudes en la información publicada.

Texto: © J.L. Cerdá Díaz (11/2011) Prohibida la reproducción total o parcial por cualquier medio sin autorización escrita del autor o autores, así como su puesta a disposición para descarga en otras webs. Las fotos e imágenes son propiedad de sus respectivos autores.

www.visitlisboa.com

GUIA DE DISTRIBUCION GRATUITA

Más guías disponibles gratuitamente en http://es.scribd.com/cruceromania

FREE DISTRIBUTION

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful