You are on page 1of 10

Cuadernos de educación

Las Inteligencias Múltiples: la importancia de las diferencias


individuales en el rendimiento
Autor: Antonio Andrés Pueyo
La biblioteca

Departament de Personalitat, Avaluació i Tractaments Psicologics. Universitat de Barcelona.

Resumen investigación sobre la inteligencia humana se es-


tancó en los años 60 por diversos motivos: la crisis
E l estudio de la inteligencia tiene numerosas ver- de los métodos de análisis de datos basados en la
correlación y el Análisis Factorial, las duras críticas
tientes; una de ellas es la que persigue describir la
estructura de este atributo psicológico, que es el realizadas a los tests de inteligencia y por extensión
principal responsable de las diferencias individua- al CI (o viceversa) desde posturas ambientalistas ra-
les en el rendimiento cognitivo. Desde los trabajos dicales y especialmente prejuiciosas, la existencia
de los pioneros F. J. Galton, A. Binet, Ch. Spearman de modelos de la estructura de la inteligencia poco
o L. L. Thurstone, se han desarrollado una serie de convergentes cuando no antagónicos y el desco-
modelos y teorías que han girado en torno a una nocimiento de los mecanismos funcionales que
dicotomía: se consideraba que la inteligencia tenía fundamentan este atributo tan relevante. La llega-
una estructura unitaria o bien se proponía una es- da del paradigma cognitivo a la psicología, junto
tructura múltiple. Durante todo el siglo este deba- con otros sucesos importantes, como el interés por
te ha estado abierto, y sólo recientemente parece el desarrollo de la inteligencia a lo largo del ciclo vi-
que hay un acercamiento entre ambas posturas. tal y el auge y difusión de las técnicas de análisis de
Este acercamiento propone combinar la idea de datos multivariadas, provocaron un renovado inte-
una inteligencia compleja, organizada jerárquica- rés por el estudio de la inteligencia. Pero, a pesar
mente, diversificada en los niveles primarios de la de esta renovación, muchos de los problemas si-
misma y con una única capacidad en el nivel supe- guen siendo los mismos: definir la inteligencia,
rior conocida como inteligencia general o factor comprender su estructura y conocer los mecanis-
«g». Esta propuesta, sistematizada por J. B. Carroll mos que la constituyen.
en 1993, parece haber satisfecho a la mayoría de Desde los años 20, los psicólogos han discutido so-
investigadores modernos y ha recibido el apoyo bre la naturaleza y definición de la inteligencia con
casi unánime de los especialistas (Andrés Pueyo y una marcada falta de consenso. Por ello, algunos
Colom, 1998). Pero a pesar de este acuerdo siguen han sugerido la posibilidad de que al ser la inteli-
existiendo modelos alternativos; uno de estos mo- gencia un fenómeno tan complejo, y sobre el cual
delos que sigue defendiendo una estructura múlti- hay tanta discordia, especialmente a la hora de en-
ple de la inteligencia es el de Howard Gardner y se contrar una definición convincente, sería preferible
denomina Teoría de las Inteligencias Múltiples (MI). abandonarlo. Es cierto que la inteligencia es un
Este autor no está de acuerdo con un modelo que atributo muy complejo, como sucede con la mayo-
considera la inteligencia de forma jerárquica y uni- ría de los hechos de que se ocupan las ciencias,
taria, ni tampoco con las implicaciones de este mo- pero no por ello se debe renunciar a descifrar su
delo en el ámbito de la medida de la inteligencia, estructura y funcionamiento.
especialmente con los tests de CI. La teoría MI fue
propuesta en 1983 y en los últimos años ha ido ad- Una de las controversias sobre la inteligencia hace
quiriendo relevancia, sobre todo en el ámbito edu- referencia, ni más ni menos, que a su definición.
cativo y escolar. En este artículo queremos describir Parece que la historia de la investigación de la inte-
esta teoría, sus puntos fuertes y débiles en el mar- ligencia está marcada por la coexistencia de múlti-
co de la moderna psicología de la inteligencia. ples definiciones, algunas de ellas antagónicas y
Aprovecharemos para incluir algunas reflexiones contradictorias. En el libro ¿Qué es la inteligencia?
sobre varios aspectos de la inteligencia que son se exponen, por parte de expertos reconocidos,
motivo de algunos malentendidos. más de 50 definiciones distintas de inteligencia
(Sternberg y Detterman, 1988). En esta situación
La inteligencia, una aptitud múltiple o unitaria es adecuado recordar la bien conocida postura de
E. G. Boring, quien a principios de siglo definía la
La inteligencia está de actualidad. Esta actualidad inteligencia como aquello que medían los tests de
coincide con el final de dos décadas, las de los inteligencia. Otros autores, en el extremo contra-
años 80 y 90, en los que la investigación psicológi- rio, han defendido la imposibilidad «lógica» de
ca sobre la inteligencia humana recobró la fuerza definir este término, ya que debería considerarse
que en la primera mitad del siglo había tenido. La como un concepto base de la teoría y por tanto
La biblioteca

indefinible. En nuestra opinión, la definición de in- destacan algunas tan precoces en la tradición co-
teligencia está expresada correctamente ya desde mo las del propio A. Binet, las de L. L. Thurstone
los trabajos de Spearman, especialmente en su li- o las más recientes de J. P. Guilford. Estas formas
bro de 1924, en el que afirma (refiriéndose al fac- de modelizar la inteligencia han sido aceptadas
tor «g») que la inteligencia «es la capacidad de por distintas aproximaciones psicológicas, así la
crear información nueva a partir de la información concepción unitaria es más propia de la tradición
que recibimos del exterior o que tenemos en nues- diferencialista de la psicología y la segunda más
tra memoria» (este último añadido es nuestro). habitual en el contexto profesional de la psicolo-
gía. No obstante, ambas recogen la tradición filo-
Junto con el problema de la definición ha coexisti-
sófica europea en la que se consideraba la posibili-
do el problema de la estructura de la inteligencia.
dad de que estos «atributos del alma» realmente
Durante muchos años han pervivido dos formas
estuviesen organizados como una sola facultad
antagónicas de comprender su estructura. Este
o que fuesen muchos y distintos, en cierto modo
problema está en relación directa con la observa-
independientes. En resumen, hay dos formas de
ción cotidiana de las múltiples aplicaciones de la
entender la estructura y organización de la inteli-
inteligencia. En la literatura psicológica se han pro-
gencia: la primera es multifactorial y la segunda
puesto un sinfín de etiquetas que califican esta ap-
es unitaria.
titud mental. Así, es habitual oír denominaciones
como las de inteligencia académica, psicométrica, La concepción multifactorial considera que hay
creativa, práctica, analítica, exitosa, emocional, so- tantas inteligencias como situaciones o exigencias
cial, interpersonal, fluida, general, cristalizada, etc., ambientales puede encontrarse el hombre en su vi-
y, además, un conjunto de denominaciones rela- da cotidiana, y estas inteligencias son independien-
cionadas con dominios de la actividad cognitiva: tes entre sí. Así, la inteligencia se organiza en un
matemática, verbal, espacial, etc. Y también algu- conjunto de aptitudes específicas que componen
nas no tan rigurosas como las de inteligencia finan- un «parlamento sin jerarquía, sin un rector ni presi-
ciera, criminal o laboral. Cualquiera puede pensar dente, que actúan en función de las situaciones a
que todas estas inteligencias son necesarias en la que se enfrenta el sujeto». A estas teorías se las lla-
vida cotidiana para conseguir una buena adapta- ma multifactoriales. La otra forma de considerar la
ción; pero no parece un pensamiento muy ajustado estructura de la inteligencia considera que está or-
a la realidad psicológica individual. La otra opción ganizada en forma de una estructura jerárquica en
es considerar que estas calificaciones lo que ha- la cual las aptitudes están interrelacionadas y son
cen es intentar discriminar las muchas facetas que dependientes de una o varias capacidades más
muestra la inteligencia, y que en realidad existe amplias, a las que están subordinadas. Siguiendo
una única inteligencia que se utiliza en todos los con la analogía anterior es como si constituyeran
contextos y dominios en los cuales el sujeto huma- una monarquía parlamentaria donde en el nivel
no necesita administrar sus recursos psicológicos superior está el rey o el presidente. Las teorías de
para adaptarse con éxito. Este debate entre una o naturaleza jerárquica han seguido la tradición ini-
varias inteligencias se ha sucedido a lo largo de la ciada por Ch. Spearman y desarrollada por autores
historia del pensamiento humano y la psicología tan conocidos como R. B. Catell y otros.
lo heredó de la filosofía. Las propuestas de Juan
Huarte de San Juan, realizadas en el siglo XVI y Entre las teorías que plantean la multiplicidad de
que recopilaban el pensamiento clásico occidental, aptitudes de la inteligencia podemos citar las de
proponían la existencia de tres elementos en la L. L. Thurstone o la de J. P. Guilford. La teoría
inteligencia humana: raciocinio, juicio y decisión. de Thurstone, denominada Teoría de los vectores
Estas facultades trascendieron a la psicología y de la mente, propone la existencia de siete tipos de
Ch. Spearman se empeñó en resolver la dicotomía inteligencia: la espacial, la numérica, la fluidez ver-
por vía de la investigación empírica. Ch. Spearman bal, la comprensión verbal, la velocidad perceptiva,
propuso, ya en 1904, que la inteligencia es una ca- el razonamiento abstracto y la memoria asociati-
pacidad única y que se aplica a cualquier contexto, va. En este mismo contexto, otra teoría es la de
dominio o ámbito, y de ahí se deriva su aparente J. P. Guilford, que propone la existencia de ciento
multiplicidad. Desde entonces se han mantenido cincuenta aptitudes distintas y que se pueden clasi-
posturas antagónicas que veían la inteligencia co- ficar de acuerdo con unas combinaciones particu-
mo un conglomerado (más o menos organizado) lares de tres factores: operaciones, contenidos y
de aptitudes o capacidades; entre estas posturas productos. Esta teoría se conoce con el nombre de
La biblioteca

Estructura del Intelecto, y es muy compleja para re- vida cotidiana para adaptarnos a nuestro medio
sumirla aquí, pero se puede consultar en cualquier ambiente social (Sternberg, 1985). El otro autor,
texto de psicología de la inteligencia. Estas teorías, Howard Gardner (también psicólogo de la educa-
junto con las jerárquicas, constituyen los principa- ción pero en la Universidad de Harvard), ha pro-
les modelos empíricos de la inteligencia, y ambas puesto la Teoría de las Inteligencias Múltiples (MI)
comparten un enfoque metodológico común, ya según la cual las capacidades cognitivas humanas
que están basadas en la técnica del análisis facto- son siete: la inteligencia lingüística, la lógico-mate-
rial (Andrés Pueyo, 1997). La mayoría de modelos mática, la corporal-cinestésica, la musical, la espa-
de inteligencia que hemos descrito constituyen la cial y la social, que se divide en dos: la interperso-
llamada tradición psicométrica del estudio de la in- nal y la intrapersonal. A esta última teoría vamos a
teligencia y se han asociado a la justificación de la dedicar el resto del trabajo, pero antes de pasar
medida de la inteligencia y especialmente al Co- a describirla queremos acabar de contextualizar la
ciente Intelectual. Esta asociación es más una para- teoría de Gardner.
doja que una realidad, pero justificar esta afirma-
ción no es el objetivo de este trabajo1. El modelo de las Inteligencias Múltiples
La discusión sobre la naturaleza única o múltiple de H. Gardner
de la inteligencia que había empezado cuando Howard Gardner se licenció en la Universidad de
Thurstone rechazó la propuesta de Spearman de Harvard en 1961, y desde entonces ha desarrollado
reducir la explicación de la variabilidad individual toda su carrera en esta Universidad, de la que es
en el rendimiento cognitivo a la existencia del co- profesor de Psicología de la Educación en la Gra-
nocido factor «g» parece haber finalizado. En los duate School of Education. Asimismo ha sido codi-
años 80 los trabajos de J. E. Gustaffson (1984) y rector del Proyecto Zero (nombre genérico de un
más tarde los de J. B. Carroll (1993) han propuesto conjunto de subproyectos en torno al desarrollo de
una teoría integradora de la inteligencia que per- la inteligencia y la creatividad) de la propia Univer-
mite conjuntar la existencia de distintas capacida- sidad de Harvard. También ejerce como profesor
des cognitivas con la de una inteligencia general adjunto de neurología en la Boston University
común a todas ellas. Este modelo integrador consi- School of Medicine. Interesado en la psicología y el
dera que en la cima de la jerarquía se sitúa el lla- arte, él mismo es un músico y pianista aficionado.
mado factor «g»; inmediatamente por debajo de Ha propuesto la Teoría de las Inteligencias Múlti-
éste se encuentran otras inteligencias generales ples (MI). Esta teoría se publicó en 1983 en el libro
(por su extensiva aplicación), llamadas «factores titulado Frames of Mind y desde entonces ha re-
secundarios», como la inteligencia cristalizada, la cibido un enorme reconocimiento. Ha publicado
fluida o la velocidad perceptiva. Por último, y en el asimismo varios libros relacionando su teoría con la
nivel más bajo de la jerarquía, se sitúan las llama- práctica educativa y con el ámbito de la creatividad
das aptitudes específicas (comprensión verbal, es- artística. Estos libros son: The Mind’s New Science,
pacial, razonamiento inductivo...), que se corres- To Open Minds, The Unschooled Mind, Multiple
ponden con las aptitudes que se atribuyen a la intelligences, Creating Minds y Leading Minds (al-
inteligencia en los modelos multifactoriales. gunos de ellos están traducidos al castellano).
Frente a estas teorías psicométricas clásicas, recien- Hace unos veinte años, H. Gardner consideró que
temente se han propuesto, por parte de dos im- era necesario romper la ortodoxia de los modelos
portantes psicólogos de la educación norteameri- psicométricos de la inteligencia (aquellos basados
canos, R. J. Sternberg y H. Gardner, unas teorías en en la investigación factorial) e iniciar una investiga-
las que se propone la existencia de múltiples inteli- ción nueva que reconsiderara los avances realiza-
gencias. En el primer caso, R. J. Sternberg (profesor dos por las ciencias cognitivas. Según H. Gardner,
de la Universidad de Yale) postula, en su modelo los desarrollos recientes de los estudios de inteli-
de inteligencia que denomina «triárquico», la exis- gencia artificial, de la psicología del desarrollo, la
tencia de tres tipos de inteligencia: la inteligencia neurología y la nueva ciencia cognitiva plantean
analítica –la que utilizamos en la escuela y la uni- la necesidad de superar el esquema clásico de la
versidad–, la inteligencia creativa –aquella que nos inteligencia como un concepto unitario y sustituirlo
permite resolver de forma original problemas nue- por una concepción multiforme de la misma. La
vos en distintos contextos, aún desconocidos– y la
inteligencia práctica –la que utilizamos en nuestra 1
Ver: Andrés Pueyo, A. y Colom, R. (1998).
La biblioteca

crítica fundamental a los modelos de una única in- nes y en sus relativas «cantidades» de disposición
teligencia general y unitaria es que se trata de mo- de las inteligencias mencionadas y sobre todo en la
delos que no pueden apresar la enorme compleji- forma como las utilizan (de acuerdo con los con-
dad de esta aptitud y de la propia mente humana. textos situacionales que las requieren).
Otro aspecto relevante para comprender la teoría
MI es conocer el método que siguió su autor para Gardner inició sus estudios a partir de observacio-
constituirla. Gardner cree que el concepto de inte- nes realizadas sobre poblaciones de sujetos bas-
ligencia inunda nuestra cultura occidental, espe- tante singulares y especiales: niños talentosos en
cialmente la norteamericana, y esto provoca que dominios artísticos y adultos que habían sufrido
tengamos unas preconcepciones que intentó evitar algún tipo de accidente cerebral (vascular o trau-
en el planteamiento de su libro The frames of mático), y que por este motivo habían perdido al-
mind. Su aproximación al problema de la estructu- guna capacidad cognitiva pero no todo el reperto-
ra de la inteligencia es esencialmente racional y rio de aptitudes intelectuales. Gardner observó que
comprensiva, referida a los conocimientos empíri- ciertos individuos después de los accidentes cere-
cos pero no fundamentada en una investigación brales mostraban perfiles de aptitudes muy dete-
cuantitativa y empírica. En su trabajo de recopila- riorados y otros totalmente respetados, en sus pro-
ción de información, proveniente, como hemos pias palabras «quedaba muy impresionado por la
visto, de distintos ámbitos de la investigación, reali- evidencia de que ciertas capacidades mostraban
zó lo que él llamó «análisis factorial subjetivo», de pérdidas funcionales importantes mientras que
cuyo resultado surgió la propuesta de siete inteli- otras estaban íntegras» (Gardner, 1998); además
gencias independientes. estas capacidades podían variar de un sujeto a
otro. Este hecho fue uno de los motivos que lleva-
La motivación esencial de su propuesta ha sido el ron a Gardner a buscar un modelo de inteligencia
fracaso relativo que en el campo de la educación compatible con estas evidencias ya que los mode-
han tenido las aplicaciones de los modelos conduc- los unitarios no parecían adecuados para justificar
tistas del aprendizaje, y también los psicométricos estas diferencias intraindividuales en las aptitudes
de la inteligencia, y que él atribuye a las insuficien- cognitivas. Algo parecido había observado y plan-
cias de ambas aproximaciones. Este fracaso, al me- teado R. B. Cattell en 1943 cuando propuso la
nos parcialmente, se debe a que estas teorías con- existencia de la inteligencia fluida y cristalizada, o
sideran al individuo como un organismo pasivo, el propio D. O. Hebb, también en los años cuaren-
que simplemente recibe estímulos a los que res- ta al proponer la división de la inteligencia en dos
ponde de acuerdo con su historia anterior de tipos A y B (Andrés Pueyo, 1997).
aprendizajes (visión conductista) y que la inteligen-
cia es una capacidad que se encuentra en el «inte- Otros elementos determinantes para la propuesta
rior de la cabeza» en una cierta cantidad y que de la teoría MI fueron las observaciones antropo-
además es fija (visión psicométrica clásica). lógicas, con las cuales constató cómo distintas
culturas resuelven problemas análogos de forma
Gardner encuentra en la Ciencia Cognitiva el mar- distinta y cómo se desarrollan en esas culturas
co adecuado para cambiar estas limitaciones y se las habilidades de forma diferenciada. También se
basa en ella para sustentar su modelo de MI. Los interesó Gardner por la forma como cada cultura
cognitivistas consideran a los individuos organis- utiliza distintos sistemas simbólicos de manejo y
mos activos en su actuación, ya que poseen men- utilización de la información. Asimismo recogió
tes capaces de tener actividad autónoma y no observaciones del campo de la Psicología del desa-
solamente reactiva. La mente dispone de represen- rrollo al interesarse por la existencia de historias
taciones de la realidad variadas; estas representa- evolutivas diferenciadas para las aptitudes tanto en
ciones internas se pueden entender como «módu- personas normales como en los individuos excep-
los mentales», como una «sociedad de la mente»; cionales. Se apoyó mucho en los llamados estudios
Gardner pretende encontrar en estos módulos el de caso, de individuos particulares como es el caso
asiento neuroanatómico de sus distintos tipos de de los «idiots-savants», los niños con dificultades
inteligencia que propondrá como núcleo de su de aprendizaje o niños excepcionales que mues-
teoría MI. De acuerdo con la teoría MI, no todos tran aprendizajes extraordinarios en ciertas habili-
los individuos poseen todos los lenguajes y repre- dades. Por último, se fijó en las ciencias biológicas,
sentaciones mentales posibles, sino que entre ellos especialmente en los avances en el conocimiento
se distinguen en la forma de estas representacio- del sistema nervioso central (incluyendo aspectos
La biblioteca

filogenéticos) que han descrito el funcionamiento b) Podemos detectar individuos excepcionales en


cerebral de acuerdo con módulos que tienen una un dominio particular, lo que llamamos también
finalidad independiente y que en colaboración son talento. Estas realidades son ejemplo del desa-
capaces de llevar a cabo las complejas operaciones rrollo extraordinario de una inteligencia deter-
atribuidas certeramente al cerebro. Gardner tam- minada y específica.
bién obtiene datos de los estudiosos de la inteli- c) Que tengan un núcleo identificable y aislado de
gencia artificial que han cambiado su orientación operaciones que constituyen la base operativa
y, en vez de construir máquinas de resolución de de esa inteligencia. Por ejemplo, la inteligencia
problemas genéricos, se han dedicado a fabricar musical implica desde la sensibilidad del indivi-
sistemas expertos en un dominio específico del co- duo a la melodía, el ritmo, la armonía, el timbre
nocimiento o la tecnología. De esta amalgama de y la estructura musical.
influencias surgió el MI.
d) Ha de tener un curso de interacción particular a
De estas observaciones, Gardner dedujo que la lo largo del desarrollo individual. Por ejemplo, el
única explicación posible de la actividad cognitiva desarrollo de la inteligencia cinestésico-corporal
es que los seres humanos disponemos de un reper- requiere un entrenamiento distinto al de la inteli-
torio de capacidades cognitivas independientes y gencia interpersonal. Este aspecto es muy impor-
no una única capacidad global o unitaria que se tante dada la especificidad de las capacidades.
pueda aplicar a cualquier ámbito o dominio de e) Debe tener una justificación evolutiva y una de-
problemas. Esta crítica de H. Gardner a los modelos terminada funcionalidad en este contexto. To-
unitarios de la inteligencia también se realizó, por das las inteligencias tienen una primera finali-
generalización, a la forma actual de medir la inteli- dad: la adaptación, y han sido presionadas y
gencia por medio de los tests de CI. Según Gard- moldeadas por la selección natural. Así, las inte-
ner, los tests psicométricos solamente incluyen in- ligencias tienen una justificación en estos térmi-
teligencia lingüística, lógica y algunos aspectos de nos, por ejemplo la inteligencia espacial podría
la inteligencia espacial, mientras que otras formas explicarse en este sentido.
de inteligencia han quedado casi totalmente olvi-
dadas. Incluso los dominios en los que se han cen- f) Se pueden contrastar experimentalmente obser-
trado los tests, el formato de lápiz y papel de la vando su efecto en el rendimiento ante tareas
mayor parte de los tests de inteligencia desecha cognitivas diversas. Es un modo de contrastar la
muchos tipos de rendimiento inteligente, especial- independencia de las inteligencias, encontrando
mente los de la vida cotidiana como pueden ser tareas específicas donde la aplicación de las in-
impartir una conferencia (inteligencia lingüística) o teligencias muestren su utilidad en la resolución
la capacidad de encontrar y seguir un camino en de problemas.
una ciudad desconocida (inteligencia espacial). Es- g) Tienen que tener apoyo en la investigación psico-
tas críticas, en general bastante coincidentes con métrica; esencialmente tienen que mostrar varia-
las que ha propuesto R. Sternberg, han suscitado bilidad interindividual como disposiciones, y, por
un considerable interés en muchos psicólogos y tanto, poder evaluarse con una cierta objetividad.
educadores. h) Deben mostrar una susceptibilidad por el uso
En el modelo MI, H. Gardner propone la siguiente de un código propio en el cual transformar la
definición de inteligencia: «es un potencial psico- información y procesarla adecuadamente antes
biológico para resolver problemas o crear nuevos de proceder a emitir una respuesta concreta.
productos que tienen valor en su contexto cultu- Así, es diferente la codificación de la informa-
ral». Según Gardner, cualquier capacidad o atribu- ción lingüística que obtenemos en un mapa
to psicológico de la esfera del rendimiento cogniti- gráfico que en un texto escrito (por ejemplo, el
vo puede recibir el calificativo de inteligencia si párrafo de una novela).
cumple estos criterios: Estas características son requisitos que según
a) Pueden ser afectadas aisladamente por lesiones Gardner debe cumplir cualquier habilidad o destre-
cerebrales. Por ejemplo, es habitual que ciertos za (potenciales inteligencias) para recibir el califi-
traumatismos y lesiones cerebrales (vasculares, de- cativo de inteligencia en un sentido riguroso. De
generativos o infecciosos) afecten a una determi- hecho, esta forma de proponer las inteligencias
nada capacidad, por ejemplo, la verbal, pero no contrasta fuertemente con la tradición psicométri-
modifiquen otras, como la numérica o espacial. ca que atribuye esta facultad de clasificación a la
La biblioteca

técnica factorial. De ahí digamos que la teoría de ciones o los estados psicológicos de los demás.
Gardner es una teoría racional, en contraste con Se refiere a una capacidad cognitiva de com-
las teorías psicométricas, que son empíricas. prender los estados de ánimo de los demás, no
a la respuesta emocional que provoca esta com-
Según Gardner, tal y como inicialmente propuso en
prensión y que clásicamente denominamos em-
1983, existen siete inteligencias distintas que cons-
patía. Se encuentra muy desarrollada en maes-
tituyen las formas como los individuos adquieren,
tros, vendedores o terapeutas.
retienen y manipulan la información del medio y
demuestran sus pensamientos a los demás. Estas 7. Inteligencia intrapersonal: la capacidad de acce-
inteligencias se delimitaron a partir del estudio de der a los sentimientos propios, las emociones
unas habilidades o destrezas cognitivas variadas de uno mismo y utilizarlos para guiar el com-
identificadas en poblaciones de sujetos particula- portamiento y la conducta del mismo sujeto. Se
res: individuos talentosos, secuelas de lesiones ce- refiere a una capacidad cognitiva de compren-
rebrales, observaciones evolutivas y trasculturales. der los estados de ánimo de uno mismo. Se uti-
Para que las habilidades observadas recibieran el liza para comprendernos a nosotros mismos,
calificativo de inteligencias debían cumplir los crite- nuestros deseos, motivos y emociones. También
rios antes expuestos. En 1983 propuso siete inteli- juega un papel determinante en los cambios
gencias que resumimos a continuación: personales asociados a mejoras o adaptaciones
a los eventos vitales. Se debería encontrar en
1. Inteligencia lingüística: se utiliza en la lectura de
monjes, religiosos y yoguis.
libros, en la escritura de textos, y en la com-
prensión de las palabras y el uso del lenguaje Podríamos describir con más detalle cada una de
cotidiano. Esta inteligencia se observa en los estas inteligencias pero es más adecuado seguir el
poetas y escritores, pero también en oradores y planteamiento del propio Gardner que las ilustra
locutores de los medios de comunicación. por medio de ejemplos de personajes que han des-
2. Inteligencia lógico-matemática: utilizada en la tacado por poseer una de ellas en un nivel extraor-
resolución de problemas matemáticos, en el dinario. Estos ejemplos coinciden con personalida-
contraste de un balance o cuenta bancaria y en des de las artes, la ciencia o la política e ilustran de
multitud de tareas que requieran el uso de la ló- forma directa el significado que Gardner da a cada
gica inferencial o proposicional. Es la propia de una de estas inteligencias. Un modelo de la inteli-
los científicos. gencia lingüística lo encontraríamos en escritores
como J. L. Borges o Torrente Ballester, de la inteli-
3. Inteligencia musical: se utiliza al cantar una can- gencia lógico-matemática en A. Einstein o Linus
ción, componer una sonata, tocar un instrumen- Pauling (premio Nobel de Química), de la musical
to musical, o al apreciar la belleza y estructura en L. Bernstein o Stravinsky, de la cinestésico-corpo-
de una composición musical. Naturalmente se ral en Nureyev, de la interpersonal en S. Freud y de
observa en compositores y músicos en general. la intrapersonal en M. Gandhi o Teresa de Calcuta.
4. Inteligencia espacial: se utiliza en la realización
de desplazamientos por un ciudad o edificio, en Aparentemente, la teoría de Gardner se parece
comprender un mapa, orientarse, imaginarse la mucho a la de Thurstone, que propone también en
disposición de unos muebles en un espacio de- su modelo la existencia de siete tipos de inteligencia,
terminado o en la predicción de la trayectoria pero realmente no es así. Para Gardner cada inteli-
de un objeto móvil. Es la propia de los pilotos gencia es una inteligencia completa y separada,
de aviación, los exploradores o los escultores. mientras que para Thurstone las aptitudes prima-
rias que constituyen la inteligencia son partes de la
5. Inteligencia cinestésico-corporal: se utiliza en la misma que son independientes en la medida en
ejecución de deportes, de bailes y en general en que se aplican a contenidos y tipos de problemas
aquellas actividades donde el control corporal diferentes, pero todas ellas forman la inteligencia
es esencial para obtener un buen rendimiento. del individuo. Gardner las considera no solamente
Propia de bailarines, gimnastas o mimos. inteligencias independientes sino que cada una de
6. Inteligencia interpersonal: se implica en la rela- ellas es compleja en sí misma y, por tanto, no coin-
ción con otras personas, para comprender sus ciden con la idea de simplicidad que tenían las apti-
motivos, deseos, emociones y comportamien- tudes primarias que propuso Thurstone. De hecho,
tos. Es la capacidad de entender y comprender estas inteligencias coinciden con el concepto de
los estados de ánimo de los otros, las motiva- habilidad más que con el de aptitud o capacidad.
La biblioteca

En palabras del propio Gardner: «La presente lista los educadores con las que ayudar al desarrollo de
parece ser un conjunto razonable para explicar los las potencialidades individuales, y creo que aplica-
objetivos valorados en diferentes culturas. Los indi- da de forma adecuada puede ayudar a que todos
viduos, según su diferente dotación en estas inteli- los individuos alcancen el máximo desarrollo de su
gencias, podrán ser capaces de resolver problemas potencial tanto en la vida profesional como priva-
o diseñar productos». Pero esta no es una lista de- da» (Gardner, 1998). De hecho, esta teoría incluye,
finitiva y cerrada de las inteligencias, y reciente- además de la tipología que hemos descrito, otras
mente ha introducido modificaciones en el listado importantes cuestiones.
de éstas. En 1995, Gardner revisó esta propuesta y,
utilizando los mismos criterios, incluyó otra nueva Las inteligencias de que disponen los individuos
inteligencia, la inteligencia naturalista, la que humanos no son necesariamente dependientes en-
permite que reconozcamos y categoricemos los tre ellas, es más: estas inteligencias pueden operar
objetos y seres de la naturaleza. El núcleo de la in- aisladamente según las exigencias de las tareas.
teligencia naturalista es la capacidad humana para Cada persona posee en distinta cantidad o grado
reconocer plantas, animales y otros elementos del cada una de estas inteligencias, pero la forma en
entorno natural como pueden ser las nubes o las que las combina o mezcla genera múltiples formas
rocas. Todos podemos tener estas habilidades, al- individualizadas del comportamiento inteligente,
gunos niños demuestran sorprendentes niveles de algo parecido a lo que sucede con la combinación
esta habilidad (aficionados a los dinosaurios) y de los rasgos faciales que dan lugar a las caras o
también muchos adultos (ornitólogos, entomólo- rostros individuales. Gardner propone que cada
gos aficionados, etc.). Esta capacidad parece tener persona va estabilizando formas de mezclar estas
una fácil justificación evolutiva y adaptativa, se ha inteligencias adquiriendo una idiosincrasia muy per-
generalizado en nuestra vida actual y gracias a ella sonal (algo así como una personalidad propia en la
reconocemos una gran cantidad de modelos de esfera cognitiva). Este hecho es muy evidente en el
coches o de tipos de vinos o alimentos. Los ejem- ámbito escolar, donde, a pesar de la voluntad de
plos que propone como representantes de esta in- amalgamar las técnicas educativas en sistemas uni-
teligencia son Charles Darwin, John James Audu- formes, los estudiantes parecen resistirse a esta
bon (un prestigioso naturalista anglosajón muy acción educativa mostrando diariamente su indivi-
conocido en Estados Unidos y el Reino Unido) o el dualidad en los modos de aprender. Además, insis-
propio Jean-Jacques Cousteau. En 1998 incluye te Gardner, estos «estilos o preferencias persona-
otra modificación en su teoría MI al contemplar les» parecen muy estables, como si se hubiesen
la posibilidad de una nueva inteligencia, la inteli- fijado en periodos precoces del desarrollo infantil,
gencia existencial, que haría referencia a la capa- siendo, por tanto, muy resistentes al cambio. El
cidad y proclividad humana por comprender y propio Gardner dice: «Ni los gemelos monozigóti-
plantearse problemas acerca de cuestiones tales cos (ni tan siquiera los clones), tienen la misma
como la propia existencia, la vida, la muerte, el amalgama de inteligencias. Los individuos desarro-
infinito, etc. Pensadores religiosos como el Dalai llan, a partir de sus experiencias únicas, unos perfi-
Lama, filósofos como Sorën Kierkegaard ejempli- les de inteligencia idiosincrásicos, propios de cada
ficarían este tipo de capacidad. Esta propuesta persona» (Gardner, 1998).
incluiría agrupar las inteligencias interpersonal e in-
Esta teoría, en palabras del propio H. Gardner, es
trapersonal en una sola y, por tanto, estaríamos
una teoría empírica, lo que significa que el número
hablando de una tipología de nueve inteligencias.
de inteligencias, su delimitación, su configuración
De hecho, este cambio tiene bastante que ver con
(aun en términos de componentes) está sujeta a las
el impacto del trabajo de D. Goleman. Las inteli-
modificaciones que los descubrimientos requieran.
gencias interpersonal e intrapersonal (que corres-
Así, la existencia de una inteligencia naturalista
ponden en cierto modo a la llamada inteligencia
se ha ido consolidando en la medida en que se ha
emocional) se han agrupado en la llamada inteli-
observado que ciertas partes del lóbulo frontal del
gencia existencial.
cerebro están implicadas en la denominación y eti-
En palabras del propio H. Gardner: «La teoría MI quetado de objetos naturales y que son distintas
representa un esfuerzo por fundamentar de forma (las partes) de las que están implicadas en la misma
amplia el concepto de inteligencia en los más am- función con objetos artificiales (o humanos), tal y
plios conocimientos científicos actuales posibles, como han demostrado recientemente los estudios
pretende ofrecer un conjunto de herramientas a de los neurólogos A. Damascio y E. Warrington
La biblioteca

(Gardner, 1998). Es importante precisar que las in- questa o los bailarines tienen más talento que inte-
teligencias propuestas por Gardner no se han iden- ligencia al hacer referencia al motivo que les hace
tificado a partir de estudios factoriales, como ha destacar en un ámbito de las habilidades o destre-
sucedido con las propuestas de Thurstone o Guil- zas específicas como son la música o la danza. Para
ford. Gardner propone sus inteligencias a partir Gardner, ésta es una diferencia que no significa na-
de la convergencia de operaciones mentales, de da ya que también se pueden denominar talentos a
la unión de evidencias empíricas provenientes de la las capacidades matemáticas, lingüísticas o espacia-
neurología, la ciencia cognitiva, de distintos proce- les que tradicionalmente han configurado el núcleo
sos de desarrollo de las habilidades en la infancia y de la inteligencia más clásico.
en sujetos excepcionales y también en deficientes
mentales. Así pues, los planteamientos y métodos Algunas de las inteligencias propuestas por Gard-
de Gardner son más complejos y amplios que los ner corresponden a capacidades cognitivas identifi-
de los modelos tradicionales de la inteligencia y cadas en los modelos factoriales de inteligencia (se
por eso debemos calificarlos de modelos «raciona- denominan factores de grupo); así pasa con la lin-
les» a pesar de que él los llame empíricos, puesto güística, que se corresponde con el factor de gru-
que su modelo no ha sido contrastado empírica- po verbal, con la inteligencia espacial, que se
mente, en un sentido estricto, ya que no dispone corresponde con factores que reciben el mismo
de sistemas rigurosos de medida de estas inteligen- nombre, y con la inteligencia lógico-matemática,
cias y, por tanto, no se pueden contrastar sus pre- que coincide con los factores numéricos. Todos es-
dicciones, al menos en el campo de la investiga- tos factores a su vez están altamente relacionados
ción cuantitativa, que en este terreno es de gran con el llamado factor «g» en una relación clara-
importancia. mente de dependencia jerárquica. Las otras inteli-
gencias son distintas, no son fácilmente cuantifica-
bles, no cumplen los criterios mínimos para ser
Precisiones, críticas y consecuencias
consideradas unas aptitudes o capacidades menta-
Curiosamente, numerosos psicólogos han criticado les sino que se asemejan a las llamadas destrezas o
esta propuesta de Gardner, y, en cambio, muchos habilidades en algunos casos (la cinestésico-corpo-
educadores la consideran muy adecuada. Posible- ral y la musical), y en otros casos están más cerca
mente la teoría MI coincide con muchas observa- de rasgos del temperamento y el carácter (inter- e
ciones e intuiciones cotidianas de los educadores; intra-personal). Estas últimas «inteligencias» no
la observación de que los niños muestran que son deberían recibir el nombre de inteligencias a no ser
listos y eficientes de muy diversas formas y que es que la flexibilidad propia del lenguaje nos haga
difícil concluir que estas formas de ser inteligente considerar que las aptitudes implicadas en el «de-
se deben a una única inteligencia común a cual- porte» del ajedrez son tan «físicas» como las que
quier tipo de tarea. Las ideas de Gardner han fruc- se implican en el atletismo. La identificación de es-
tificado en los Estados Unidos, de un modo tal que tas habilidades descritas por Gardner como inteli-
se han creado escuelas, proyectos educativos y gencias es una aplicación muy amplia del concepto
hasta currículos escolares basados en esta teoría de inteligencia, que le ha dado una gran populari-
y muchas de ellas han fructificado con éxito, ya dad, pero que no debería considerarse rigurosa-
que han motivado a los estudiantes a desarrollar mente, ya que no se ajustan a los criterios propios
habilidades específicas y dar un sentido particular del análisis de las capacidades cognitivas.
al desarrollo intelectual de éstas.
Uno de los aspectos que se derivan de la actuali-
En el seno de la psicología, la teoría de las inteli- dad de la teoría MI es la necesidad de distinguir
gencias múltiples ha generado controversia, espe- entre inteligencia entendida como aptitud o capa-
cialmente con algunas de las inteligencias que esta cidad mental e inteligencia entendida como des-
teoría propone, ya que, mientras son fácilmente treza o habilidad. Es muy frecuente utilizar estos
asumibles la inteligencia lingüística, la lógico- términos como si de sinónimos se tratara pero ha-
matemática y la espacial, hay más resistencia a cen referencia a conceptos distintos y esta distin-
considerar por igual a la inteligencia cinestésico- ción es muy trascendente. Una de las razones de
corporal o la musical o la interpersonal, que se esta confusión se debe a una mala traducción,
ajustan más a un concepto de «talento» o habili- muy frecuente desgraciadamente, del término
dad que al de inteligencia. En general, se acepta «ability» con el que los ingleses se refieren a la ap-
más la consideración de que los directores de or- titud o capacidad, y que en numerosas traduccio-
La biblioteca

nes al castellano se ha convertido en el término de CI rinde poco en la escuela seguro que, según
«habilidad», y hemos de tener en cuenta que el Gardner, destacará en otras aptitudes, algunas de
original inglés de esta acepción es «skill». Este ellas poco valoradas en el contexto académico. Al-
error que está muy extendido en las traducciones gunas de las siete inteligencias básicas propuestas
de libros de psicología al español causa una mala por Gardner coinciden de pleno con lo que tradi-
comprensión del fenómeno al que hace referencia cionalmente miden los tests de inteligencia: la in-
la inteligencia. teligencia lingüística, la lógico-matemática y la
espacial. Las restantes inteligencias no parecen te-
La inteligencia es una capacidad, una aptitud psi- ner, aparentemente, mucho que ver con el CI. Las
cológica. Es necesario comprender esta afirmación inteligencias cinestésico-corporal, la musical, la in-
en toda su extensión y especialmente sus implica- terpersonal y la intrapersonal están muy alejadas
ciones. ¿Qué se entiende por capacidad o aptitud? del concepto «clásico» de inteligencia (el que
Las capacidades o aptitudes definen la potenciali- proviene de la tradición diferencialista y psicomé-
dad de los objetos o las personas para realizar al- trica). Como ya hemos dicho, Gardner ilustra habi-
go; potencialidad que se atribuye a la estructura o tualmente estas inteligencias por medio de ejem-
propiedades de un sistema o mecanismo. En psico- plos entresacados de los grandes personajes de la
logía, las capacidades o aptitudes se consideran historia o la cultura modernas. Así A. Einstein re-
rasgos o atributos estables del sujeto que se pue- presenta la inteligencia lógico-matemática, T. D.
den evaluar y medir de forma bastante precisa y Eliot la lingüística, Picasso la espacial, Stravinsky la
que predisponen al sujeto a realizar determinados musical, la bailarina americana Martha Graham la
comportamientos o actividades. Normalmente dis- cinestésico-corporal, Sigmund Freud la intraperso-
tinguimos las capacidades de las aptitudes dicien- nal y Gandhi la interpersonal. En un libro muy in-
do que estas últimas son más específicas que las teresante, Mentes creativas (Gardner, 1993) anali-
primeras; sin embargo el uso de los dos términos za las biografías de estos personajes atendiendo al
como sinónimos es correcto y habitual. Así pues, la argumento de ser magníficos ejemplos de estos
inteligencia, como capacidad, es la potencialidad tipos de inteligencias aplicadas a la creatividad ar-
global del sistema cognitivo propio de los indivi- tística o científica. A Gardner le preguntaron que
duos; su plasmación concreta toma forma de habi- estimara el CI probable que tendrían estos perso-
lidad o destreza en algunas ocasiones. Por el con- najes y afirmó que ninguno de ellos obtendría una
trario una habilidad o destreza es una competencia puntuación inferior a 120 de CI, lo que quiere
desarrollada por el sujeto en un dominio o ámbi- decir que estos personajes se situarían por encima
to específico de la actividad humana; no son po- del 90% del resto de la población en cuanto a su
tencialidades a desarrollar, sino el resultado de capacidad cognitiva general se refiere. Es simple,
desarrollar una aptitud o conjunto de ellas en inte- pero un poco tedioso, explicar lo que quiere decir
racción con el medio. La mayor parte de las deno- este dato, pero una conclusión sí se puede avan-
minadas inteligencias múltiples de Gardner son zar. A igualdad de capacidad general, el rendi-
habilidades más que aptitudes y otras rasgos tem- miento de los individuos destaca diferencialmente
peramentales o del carácter. el efecto de las habilidades específicas más desa-
rrolladas en cada individuo, pero esto solamente
H. Gardner ha criticado el planteamiento de la
es cierto si partimos de la premisa de igualdad de
existencia de una sola inteligencia general de múl-
inteligencia general. En el caso que nos ocupa, to-
tiples aplicaciones, la idea de Spearman que se ha
dos los personajes tenían una inteligencia general
consolidado indicando que el núcleo de la inteli-
muy elevada, por eso destacan aunque lo hayan
gencia es el factor «g». También en esta crítica se
hecho en terrenos distintos, lo que indica el efecto
incluye un rechazo a los tests de CI en la medida
específico de sus habilidades, intereses, motivacio-
en que reflejan este tipo de concepción unitaria de
nes, circunstancias, etc. En definitiva, destacan en
la inteligencia. Jensen indica que una de las razo-
unas habilidades que los distinguen entre sí a par-
nes que han supuesto un cierto éxito en estas críti-
tir de un nivel de inteligencia general muy similar.
cas y en la propuesta del modelo alternativo de las
MI, especialmente en el ámbito educativo, es que Pero a pesar de estas críticas que afectan a la
muchos educadores y maestros se sienten deses- validez interna de la teoría, queremos destacar
perados a la hora de comprender las enormes di- un mensaje final que ha dejado muy delimitado
ferencias individuales que se encuentran en su H. Gardner, y que pensamos que justifica parte
práctica profesional. Si un niño con un bajo nivel del interés que ha despertado este modelo en el
La biblioteca

campo educativo. Una de las conclusiones que ANDRÉS PUEYO, A. y COLOM, R. (Comp.) (1998).
podemos extraer de la propuesta de Gardner es la Ciencia y política de la inteligencia en la sociedad
importancia de la variabilidad interindividual en el actual. Madrid. Biblioteca Nueva.
rendimiento cognitivo. Allí donde haya un con- CARROLL, J. B. (1993). The Human abilities. Cam-
junto de individuos enfrentados a unas tareas bridge. Cambridge Univ. Press.
concretas podremos ver la personalidad individual
aflorar en forma de diferencias en los modos de GARDNER, H. (1983). Frames of mind. The theory of
reaccionar, actuar, resolver las tareas, y, lo que es multiple intelligences. Basic Books. New York.
más importante, esta variabilidad es funcional- GARDNER, H. (1998). «A multiplicity of Intelligen-
mente adaptativa, no un simple accidente de la ces». Scientific American. 9; 4: 19-23.
realidad individual. En una entrevista reciente
GARDNER, H. (1983). Frames of mind: the theory of
Gardner recomendaba: «atender a las diferencias
multiple intelligences. New York. Basic Books.
individuales de los niños en las escuelas y tratar
de individualizar las evaluaciones y los métodos GARDNER, H. (1993). Multiple intelligences: the
de instrucción». También insistía en no etiquetar theory in practice. New York. Basic Books.
a los niños según sus preferencias o disposiciones. GARDNER, H. (1993). Mentes creativas. Barcelona.
Según él, las inteligencias son categorías para dis- Paidós.
tinguir las diferencias en las formas de represen-
HOWE, M. J. (1997). IQ Question: the truth about
taciones mentales, pero no son buenas categorías
intelligence. London. Sage Pub.
para identificar cómo son (o cómo no son) las
personas. STERNBERG, R. J. y DETTERMAN, D. K. (ed.) (1988).
¿Qué es la inteligencia? Madrid. Pirámide.
Bibliografía VIGIL, A. (1999). «Hans Eysenck y el estudio cientí-
fico de la inteligencia». En Andrés Pueyo, A., y Co-
ANDRÉS PUEYO, A. (1997). Manual de Psicología Di- lom, R. (ed.) Hans Eysenck (1916-1997), psicólogo
ferencial. Madrid. McGraw Hill. científico. Madrid. Biblioteca Nueva.