UNA APORTACIÓN DE GRUPO SUR

Decálogo sobre Cooperación Internacional al Desarrollo y el rol de las ONGD
El Grupo Sur es una alianza política de ONG europeas comprometida con la construcción de unas relaciones Norte-Sur basadas en la solidaridad y la justicia, desde el principio de los derechos indivisibles de las personas y de los pueblos en el marco del desarrollo.
El Grupo Sur presta especial atención a los asuntos de la Cooperación Internacional, como una herramienta que debe contribuir a la erradicación de la pobreza estructural y al impulso del desarrollo humano sostenible. Precisamente, es este interés el que nos lleva a reflexionar el estado de la cooperación al desarrollo, sus encrucijadas y dificultades, con el ánimo de proponer alternativas para su mejora sustancial. No se trata de un texto aplicado al caso de las relaciones Unión Europea-América Latina sino a las tendencias del marco general de la cooperación, como punto de partida necesario para cualquier reflexión y diagnóstico aplicado a realidades concretas. Reflexión que deseamos compartir, en diálogo abierto, con redes y organizaciones dedicadas al desarrollo, del Norte y del Sur, con la convicción de que pensar juntos nos ayudará a encontrar caminos comunes para trabajar por una nueva cooperación al desarrollo. Es por ello que ofrecemos, a modo de decálogo, el siguiente texto como base para una discusión dinámica y sincera.

1
La tesis que vinculaba desarrollo a crecimiento ha fracasado. Es por ello que se ha extendido un consenso del que participan instituciones y agencias internacionales, además de gobiernos, en torno a los conceptos de Desarrollo Humano y Desarrollo Sostenible (DHS), los cuales incorporan nuevos criterios(1) que superan la magnitud del Producto Interior Bruto, para medir el bienestar de las poblaciones. Se incorpora asimismo la dimensión ambiental que procura que las demandas de las generaciones presentes no se logre a costa del bienestar de las generaciones futuras. Este enfoque positivo del desarrollo ha incorporado en los últimos años una visión social que se preocupa por la equidad, así como por el Género en Desarrollo que responde a una concepción que analiza las relaciones de poder entre hombres y mujeres y el estado general de subordinación de estas últimas, para proponer políticas y procesos sociales y culturales que modifiquen los actuales roles de género. Sin embargo, a pesar de estos avances que gozan de un amplio consenso formal, las realidades prácticas transcurren en otras direcciones. Desafortunadamente, el reconocimiento de que es necesario un nuevo modelo de desarrollo no encuentra una coherencia en las políticas gubernamentales y en las alianzas de los países ricos. Se deciden programas loables, como la Declaración del Milenio, que pretenden corregir los daños acentuados por el neoliberalismo, pero no hay una voluntad real de modificar el modelo predominante que consagra al libre mercado como institución clave del desarrollo y concede a las privatizaciones un lugar prioritario en las políticas de liberalización económica. No es coherente abogar por la reducción drástica de la pobreza y al mismo tiempo pretender un acuerdo Multilateral de Inversiones que blinde los intereses de empresas multinacionales en los países del Sur en perjuicio de los intereses de las mayorías pobres.
(1) Índice de Pobreza Humana; Índice de Desarrollo de Género

y el apoyo a las economías solidarias y a la pequeña empresa. En este escenario. la justicia social y el DHS. presumiblemente. nos plantea el desafío de conseguir que nuestras recomendaciones se reflejen en las políticas de cooperación. los servicios y los capitales bajo la idea errática de que. Sanahuja indica que a finales de los 90 alcanzó el 0. frente al 0. Vale decir que el modelo de cooperación consensuado décadas atrás. La nueva política de lucha contra la pobreza debe dar por superadas aquellas otras que han venido y vienen poniendo énfasis en programas de ajuste estructural y reformas diseñadas por instituciones financieras internacionales al servicio del modelo neoliberal. en particular la AOD. etc.7. significativamente. producirá una aproximación en los niveles de renta . no es sino una afirmación objetiva.33 entre 1970-1990 . Si bajo el predominio neoliberal la AOD tiende a disminuir en favor de la Inversión Extranjera Directa (IED). no asumen las asimetrías entre los países firmantes. Ello constituye una victoria moral para las ONGs que desde hace años venimos reclamando medidas como la condonación de la deuda externa. la consagración de la propiedad privada en detrimento de los bienes estratégicos públicos y la libre apertura de fronteras a la inversión. En este sentido no es tan importante si la ayuda es básicamente estatocéntrica y multicéntrica. (2) 3 Lamentablemente estamos lejos de haber logrado este compromiso internacional de los países más ricos en pro de una nueva política económica y de cooperación. afirmar que la Cooperación al Desarrollo es concebida oficialmente cada vez más como un instrumento que debe facilitar la ampliación de espacios para la IED y el avance hacia los TLC. en beneficio de otro en el que predomina su subordinación a las políticas exteriores de los gobiernos e incluso a la voracidad de un modelo neoliberal que ha entrado en una campaña de conquista y control planetario de las materias primas estratégicas. Así por ejemplo. Nos incentiva para seguir vindicando verdaderas estrategias de lucha contra la pobreza.Mientras en la sociedad mundial se extiende la idea de que son necesarios cambios sustantivos para una relación más igualitaria Norte-Sur. el modelo predominante gestionado por gobiernos de países ricos y por instituciones financieras dominadas por aquellos sigue protegiendo la libertad de los flujos de capital. revelan la debilidad estructural de la actual globalización que sigue aumentando la brecha entre ricos y mayorías empobrecidas. Para el neoliberalismo el hecho de que aumente la IED en países del Sur es señal de que los mercados están asumiendo la agenda del desarrollo. un comercio justo. 2 El consenso formal sobre el DHS. lejos de disminuir debe reforzarse. En un nuevo escenario la Ayuda Oficial al Desarrollo. la competitividad de los más fuertes. la cláusula de seguridad en el contexto de la (2) El profesor J. en un marco de lucha global contra la pobreza en el mundo la AOD debe recuperar su rol. dentro de las cuales la creación de empleo. Asimismo la proliferación de Tratados de Libre Comercio que. como expresión de solidaridad y como herramienta tangible y eficaz. la Declaración del Milenio y las conclusiones de muchas de las cumbres mundiales realizadas en los últimos años. al mismo tiempo. y que asignen partidas suficientes de gasto social y.22 del PIB. como el hecho de la inclusión en la AOD de cláusulas que distorsionan lo que debiera ser la vocación de la Cooperación Internacional en la lucha contra la pobreza.A. está en declive. el acceso a los mercados globales en ventaja para las grandes empresas. deben ser algunos de sus rasgos. concertadas con la sociedad civil de los países del Sur. la extensión de la educación. la aplicación real del 0. Es un enfoque que desconsidera lo social o que en todo caso lo subordina a un mercado integrado para los bienes. constituye la receta preferida de quienes dictan el pulso de la economía mundial. La nueva política debe rescatar el papel social del Estado y de su capacidad de liderazgo para la concertación en torno a estrategias contra la pobreza y por la justicia social. tesis que sin duda confunde la realidad de los hechos.

lucha contra el terrorismo internacional surge como un criterio arbitrario que premia o castiga según sean las decisiones de quienes manejan una doctrina contaminada sobre el bien y el mal. No debe ser tomada con alarma la afirmación de que las ONGD son –somos. sino por singular en lo que tiene de expresión solidaria nacida del tejido social. en Oriente Medio y Asia. De este modo las condicionalidades impuestas por los países donantes tienden a influir también en el campo de actuación de las ONGD. debilitando su actividad en la esfera del desarrollo. Podemos decir que la ayuda está privilegiando el primero de los modelos. . b) Un modelo AOD basado en el concepto de ciudadanía global que encuentra su fundamento en una visión social y democrática de la globalización basada en la plena vigencia de los DDHH y en particular del derecho al desarrollo. En esta línea detectamos la intención de incorporarlas al cesto llamado “Actores No Estatales”. lo que sólo será posible potenciado la participación de la sociedad civil en la determinación de las prioridades. no por privilegiado. disminuyendo los proyectos en países y subregiones. en este último caso nos encontramos que para la UE América latina es sobre todo un gran mercado al tiempo que decrece el interés por la Cooperación al desarrollo. con un carácter economicista y escasamente social.objeto de crítica y de desplazamiento del campo del desarrollo. en detrimento de lo que ha venido siendo su rol histórico como expresión de la sociedad civil. Son pasos que tienden a facilitar futuros acuerdos de Asociación de Libre Comercio. En este sentido el trabajo de cabildeo y lobby internacional y en el interior de cada país alcanza (3) Los recursos de cooperación se desplazan progresivamente a la lucha contra el terrorismo en el marco de la globalización. lo que supone un desplazamiento de lo que debiera ser un papel protagónico de los países receptores de la ayuda que con frecuencia se encuentran ante decisiones ya tomadas por los donantes. sin apenas ser consultados. tenemos la certeza de que una verdadera contribución europea a las transformaciones democráticas y sociales en los países del Sur destinatarios de la ayuda debe contemplar la cohesión social. incluyendo nuevas prioridades derivadas de las necesidades de las políticas e intereses de los países ricos. consultorías y otras agencias privadas. haciendo que el consenso formal existente se transforme en políticas prácticas consistentes con indicadores. rechazando el ser comparadas como empresas privadas u otras agencias privadas. situándolas junto con empresas. disminuye y pretende colocarlas en el campo de la Ayuda o Acción Humanitaria. Un dato importante lo constituye el hecho de que la Unión Europea en sus acuerdos de Diálogo Político y Cooperación ya firmados con la Comunidad Andina y Centroamérica privilegia los procesos de liberalización económica y la construcción de espacios económicos integrados. A este respecto el profesor español José Antonio Sanahuja señala dos modelos de la Cooperación Internacional: a) Un modelo funcional a la Integración de las economías en un mercado mundial desregulado y al mantenimiento de la ayuda como instrumento de la política exterior de los donantes. Aunque para América Latina este desplazamiento es mucho menor. No cabe duda que a las sociedades civiles del Norte y del Sur nos toca defender un modelo de AOD que sea fiel al paradigma del DHS. Nos toca asimismo defender el rol de las ONGD. Las ONGD compitiendo con otros actores en el marco de licitaciones no es el mejor modo de fortalecer lo que representan moral y políticamente en nuestras sociedades del Norte. siguiendo los renglones del Consenso de Washington. (3) 4 Asistimos pues con inquietud a movimientos políticos que están modificando la AOD en un sentido no positivo. En este sentido. se están reduciendo los montos de la cooperación con AL. 5 En el escenario actual la ayuda vía ONGD tiende a ser también mediatizada. en el norte de Africa. La articulación de cohesión social y desarrollo constituye un principio central de una cooperación responsable y coherente.

5) Impedir una involución en la política de Cooperación para el Desarrollo que adelgace la AOD y diluya a las ONGD en el campo de los llamados Actores No Estatales. hemos de seleccionar aquellos que consideremos más apropiados en cada caso.7 de AOD de la renta nacional bruta. la fragilidad de los derechos y condiciones de vida de los emigrados. 8) Avanzar rápidamente hacia una gestión ágil y descentralizada. Naturalmente parece pertinente que las redes y alianzas internacionales. 6) Es necesaria una arquitectura de instrumentos jurídicos que garantice una coherencia entre recursos financieros. He aquí algunas tareas: Hacer de la Cooperación al Desarrollo una herramienta autónoma al servicio de un compromiso con los acuerdos tomados en la Cumbre del Milenio y las estrategias contra la pobreza. Fortalecer las redes y los instrumentos prácticos parece por consiguiente una medida urgente y necesaria. Una política exterior de los DDHH. con participación activa de la sociedad civil del Norte y del Sur. las ONGD hemos de trabajar en un conjunto de temas. no sólo en el plano de la consulta. las condiciones inhumanas de los movimientos migratorios con graves resultados de mortalidad. todos los cuales tienen una importante entidad. Decir SI a la necesaria refundación de las relaciones Norte-Sur sobre bases democráticas.una dimensión nueva o renovada de gran importancia. cuando sí existen. 6 En la esfera de la Cooperación Internacional. No es desde la unilateralidad que los donantes deben definir las prioridades sino desde la concertación con los . también en la elaboración de las políticas de Cooperación Internacional y en la toma decisiones. en el plano internacional como en cada país. 3) Poner las bases para una política mundial de cumplimiento de los acuerdos de la Cumbre del Milenio. 2) Garantizar que la Cooperación para el Desarrollo esté fundada sobre bases de autonomía. la realidad de las leyes-fortaleza en loa países del Norte y en la UE en particular y la necesidad de su reforma.. y no al servicio de intereses mercantiles y/o de intereses políticos de la acción exterior de los gobiernos o comunitaria en el caso europeo. 7 La Cooperación Internacional requiere mayor coordinación entre donantes y países receptores. etc. La Cooperación para el Desarrollo debe ser coherente con el DHS. 7) Fomentar y asegurar la participación de actores del Norte y del Sur en la elaboración de estrategias para países y regiones. que genere valores solidarios y la extensión de una participación activa de las sociedades para el cambio de las relaciones Norte-Sur en clave de justicia. Construir una política exterior activa de la Unión Europea basada en las negociaciones y los Tratados. afrontando el drama de las poblaciones empobrecidas. articulándose acciones inter-ministeriales. 4) Promover en la política de Cooperación el ecodesarrollo. y en los organismos multilaterales. 9) Imponer cláusulas democráticas en los contratos de cooperación cuando no existen y establecer mecanismos de vigilancia social para su aplicación. 10) Vincular al desarrollo el fenómeno mundial de la Migración. 11) Promover una Educación para el Desarrollo en cada país y en el plano internacional. Aquí nos limitamos a enumerarlos: 1) Avanzar con un calendario claro hacia el cumplimiento del 0. haciendo de ello el garante de la paz y el motor de un desarrollo sostenible para todos los habitantes del planeta. objetivos y estrategias.

9 Somos optimistas a pesar de todo. Este movimiento mundial. Es importante desplegar una reflexión crítica y autocrítica que contenga una valoración honesta del impacto de nuestra actividad en el campo del desarrollo. Hay por consiguiente capacidades productivas y de comercialización desde un enfoque de economía autocentrada. Hay que recordar que el mercado global. algunos gobiernos estatales. ética y proyecto político. pese a su fuerza sigue siendo minoritario frente al 70% del producto mundial que no es objeto de transacciones internacionales. implementando estrategias de desarrollo endógeno que conciben el progreso desde abajo y desde adentro y no desde la dependencia exterior. de asociación. Afortunadamente la mayor parte de la cooperación descentralizada. Es un movimiento con grandes posibilidades de éxito. Superar la lógica del proyecto por la lógica del proceso es algo que figura en el consenso entre ONGD. de gestión. c) capacidad de acumular fuerza social. aumentar nuestras capacidades para intervenir en procesos de desarrollo con poblaciones locales. 8 La reacción desde las ONGD debe sumar. Proponemos abrir y organizar espacios para reconocernos. Hemos de avanzar asimismo en: calidad de nuestro trabajo. de manera que nuestra acción sea cada vez más la expresión de sociedades cada vez más comprometidas con la solidaridad. no autárquica. informando y explicando nuestros enfoques de trabajo en desarrollo. Pensamos que esta ventana de desarrollo local/territorial es factible de implementar y aún encuentra una respuesta positiva de los donantes. y atenta a las posibilidades de recursos externos respetuosos con el desarrollo endógeno que debe procurar la cohesión social y la formación de una fuerte base organizativa.países receptores. También parece igualmente importante subir el perfil de las alianzas políticas entre ONGD: a) capacidad de interlocución. de concertación en la búsqueda de la complementariedad de esfuerzos públicos y privados. con participación significativa de mujeres. y paulatinamente la Unión Europea. Actores sociales con capacidad innovadora. En esta misma línea las ONGD hemos de esforzarnos seriamente por extender y consolidar nuestras bases sociales. Necesitamos renovar nuestros enfoques en materia de desarrollo. Frente al paradigma del mercado global multitud de experiencias emanan de comunidades. lideran experiencias múltiples de desarrollo local y endógeno. transparencia. además. pero en la realidad práctica las dificultades nos están invitando a un esfuerzo de intercambio y debate para encontrar los mejores caminos. una reflexión sobre nuestro propio trabajo. preocupados porque la globalización no acentúe la desestructuración social y afecte a la gobernabilidad. No obstante todo lo anterior requiere de la organización de un amplio debate entre ONGD del Norte-Sur y entre éstas y las instituciones donantes y receptoras sobre el cambio de modelo en las relaciones internacionales y la inserción de la Cooperación para el Desarrollo en un deseable nuevo escenario. d) capacidad de comunicación pública. mayor capacidad para unir actores del Norte y del Sur en la construcción de agendas de cooperación. con participación activa de los gobiernos nacionales. multidimensional. fortalecer nuestra presencia en los países del Sur en los que trabajamos. . van orientando sus esfuerzos al fortalecimiento de una descentralización que otorgue a lo local capacidades de decisión sobre prioridades y estrategias contra la pobreza y el desarrollo sostenible. b) capacidad propositiva. Observamos que como reacción a la globalización surgen y se despliegan iniciativas locales y territoriales en todas partes del mundo. consolidar Partenariados fuertes y duraderos para trabajar en común estrategias de medio y largo plazo. No es suficiente ejercer la crítica hacia los donantes si al mismo tiempo no se piensa nuestra propia cooperación y se la somete a examen. y el concurso de la sociedad civil organizada. regionales y locales. identifica la formación de capital social como clave para el desarrollo. instituciones locales y actores sociales territoriales.

En este sentido. en forma de reivindicaciones y de fomento de acciones concertadas entre actores sociales para influir sobre las políticas de las agencias. esfuerzos también de organización social en la medida en que no concibamos los proyectos como espacios separados y ajenos a las luchas generales por el Cambio Social. c) Recuperar para la política el rol de orientadora de las decisiones económicas y rescatar al Estado para su función social y la profundización de la democracia. aún a pesar de las dificultades ya señaladas en puntos anteriores. Ciertamente observamos que entidades como la Unión Europea al impulsar el despliegue de la liberalización económica visualiza al mismo tiempo la necesidad de una mayor cohesión social en los países del Sur y muestra inquietud por el presente y futuro de la democracia y la gobernabilidad con legitimidad. .. 10 Dotar a las ONGD de un sentido renovado. Sociales y Culturales. de la OMC. supone dotar a la solidaridad de contenidos históricos. capacidad de lobby y de movilización popular. Banco Mundial. FAO. h) Trabajar por una Cooperación de corte humanista que gravite en torno al concepto de ciudadanía y la integralidad de sus derechos. con capacidades para actuar en la globalización. esfuerzos de economía solidaria y popular con otros de poder local y democracia participativa. Desde esta visión llamamos a las ONGD del Norte y del Sur. en base a la corresponsabilidad y a la concertación en estrategias de medio y largo plazo.La relación de lo local y lo global debe constituir la centralidad de un enfoque holístico con el que debemos diseñar y nuestra cooperación. En esta inquietud encontramos una ventana de oportunidad. b) En esta línea de trabajo es importante desarrollar el factor del conocimiento como un factor decisivo para el Cambio. i) Reclamar el rol protagonista de la sociedad civil del Sur y del Norte en el diseño de políticas de cooperación. debe enriquecer una referencia ética global y una acción política desde cada organización y desde cada red y alianza en pro de la exigibilidad socio-política y de justiciabilidad. g) Hacer de la Cooperación Internacional una herramienta en la lucha compartida contra la pobreza y por la justicia social. El impacto local de nuestras acciones debe buscar asimismo un impacto nacional e internacional. entre otros muchos. Las encrucijadas y dilemas en que nos encontramos las ONGD no nos impiden seguir siendo fieles a nuestra vocación transformadora. esfuerzos de lucha por el acceso a la tierra con otros de desarrollo de agricultura sostenible y cuidado de la biodiversidad. Tenemos la certeza que las ONGD de vocación alternativa podemos impulsar con nuestros medios una matriz que articule. a construir espacios comunes para: a) Profundizar en nuestra misión y visión como actores locales y globales por el Cambio Social y en las relaciones Norte-Sur. d) Reclamar un comercio justo en el marco de las asociaciones regionales y entre regiones. un resquicio para hacer una cooperación eficaz y eficiente. habilidades de concertación. f) Exigir la condonación de la deuda externa condicionada a programas sociales. la incorporación de los Derechos Económicos. De este modo la Cooperación Internacional debe construir una sociedad de actores del Norte y del Sur . Esto significa promover un partenariado estratégico que fomente intercambios. de los gobiernos. j) Oponernos al recurso de la guerra. el desarrollo de una cultura democrática y el fortalecimiento del tejido social a través de la participación ciudadana en los asuntos públicos. En esta línea se ha de trabajar por el Estado Social de Derecho. etc. e) Reivindicar y proponer los procesos de Integración regional desde una clave social y otra democrática.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful