1

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

En la ciudad de La Plata a los ................ días del mes de .............. del año dos mil once, siendo las ...... horas, se reúnen en Acuerdo Ordinario los señores Jueces de la Sala Primera del Tribunal de Casación Penal de la Provincia de Buenos Aires, doctores, Benjamín Ramón Sal Llargués, Carlos Ángel Natiello y

Horacio Daniel Piombo, bajo la Presidencia del primero de los nombrados, para resolver en causas N° 35.762 y 37.987 de este Tribunal, caratuladas "GENTILE, Marcelo Edgardo s/ recurso de casación”, respectivamente. Practicado el sorteo de ley, resultó que en la votación debía
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

observarse el siguiente orden: PIOMBO – NATIELLO – SAL LLARGUES, procediendo los mencionados magistrados al

estudio de los siguientes

A N T E C E D E N T E S I.- El Tribunal en lo Criminal n°7 del Departamento Judicial San Isidro condenó, por sentencia pronunciada el 29/9/2008, a Marcelo Edgardo Gentile a la pena de

diecisiete años de prisión, accesorias legales y costas, por encontrarlo autor del delito de homicidio simple, en perjuicio de Dirlene Vieira.

A-1

2

II.- Contra el veredicto condenatorio y sentencia en su punto I, y en de representación que del nombrado, por número

interponen

recurso

casación

corre

35.762 los letrados Ricardo Rivas y Carlos Horacio Meira, esgrimiendo como primer agravio, la violación a los arts. 373, 310 y 106 del C.P.P. denunciando como erróneamente aplicado el art. 79 del C.P., en detrimento de la figura contenida en el 81 inc. 1° del mismo cuerpo legal, que entienden como procedente en la interpretación de los hechos acaecidos. Consintiendo la autoría de Gentile en el óbito, estiman que el fallo presenta una serie de

contradicciones, arbitrariedades y afirmaciones que ponen de manifiesto los vicios de arbitrariedad y absurdo al momento de calificar el hecho. Denuncian que la acción de descartar el estado de alteración mental emocional al no existir “...otros signos de violencia característicos

-desorden en la casa, signos de lucha, rotura de enseres u otros dañosque permitan inferir tal estado”, se

contradice centralmente por la simple lectura de la causa y las pericias practicadas por la Policía Científica, la atenta observación del acta de inspección ocular y las

3

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

muestras fotográficas tomadas en el lugar del hecho, de lo que se desprende que todo sucedió bajo la causal de justificación erróneamente excluida. Estiman que la pericia psiquiátrica oficial se ha descartado sin ningún tipo de fundamento técnico para ello, y que el Tribunal ha preferido y extrapolado sólo las manifestaciones de su defendido que lo perjudican, sin
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

evaluar

la

totalidad

del

testimonio

en

el

que,

entienden, se demuestra patente el estado de alteración mental transitorio e incompleto que embargaba a Gentile al momento de producir el óbito. Refieren manchas lesiones de que se en pasó toda la por la alto casa y la la profusión cantidad de de

sangre

que

presentaba

víctima

-cuarenta-,

todos

elementos indicativos del desborde emocional alegado. Luego, en relación a la excusabilidad de la emoción estiman que de la sospecha de infidelidad confirmada por la propia boca de la víctima, la diferencia de edad entre la pareja -veinte Gentile y treinta y cuatro la víctimaasí como la experiencia de vida y la personalidad sumisa del acusado probada por el perito psiquiatra declarante, se desprenden los motivos suficientes y ajenos al

A-1

4

encausado para justificar la emoción vivida. En segundo término, estiman que la mensuración de la pena impuesta reviste los vicios de absurdo y

arbitrariedad en tanto no se detallan las circunstancias atenuantes y agravantes tenidas en mira para arribar a tamaña sanción. Enumeran lo que consideran atenuantes no valoradas por el Tribunal, a saber: falta de

antecedentes, buena conducta vecinal y su juventud, y al estimar que no concurren agravantes en el caso, entienden a la pena endilgada como desmesurada. Solicitan recalificación y morigeración de la pena impuesta y a todo evento, formular reserva del caso

federal a tenor del art. 14 de la ley 48. Luego, obra en esta Sede recurso de casación que lleva el número 37.987, interpuesto por la misma parte, solicitando la revocación de lo decidido por la Sala II de la Cámara de San Isidro, que no hace lugar al pedido libertario, ratificando lo decidido por el “a quo” en el punto II de la sentencia atacada por recurso 35.762. Las razones invocadas fincan en el hecho de encontrar

peligros procesales así como la falta de concurrencia de alguna de las hipótesis de los arts. 169 y 170 del C.P.P.

5

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

El

reclamo

resulta

justificado

para

la

defensa

pues, en el sentir de los recurrentes, se encuentran violentadas defendido, las como garantías son las constitucionales del debido de la proceso doble de y su la

obligatoriedad judicial. En lo

del

contralor

instancia

medular,

se

denuncia

la

falta

total

de

valoración de las circunstancias que determina el art. 371 del C.P.P., en tornando arbitraria lo a la cautelar de su
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

impuesta

sentencia.

Alegan

potestativo

imposición y que sólo se ha tomado en consideración la pena en expectativa para imponer la medida atacada, sin considerarse la conducta asumida por Gentile durante todo el proceso, de sujeción total a la actividad

jurisdiccional. Entendiendo que en el caso impera el principio de libertad durante el proceso penal, consagrado por

jurisprudencia de este Tribunal de Casación, solicitan la anulación del decisorio de Cámara con la consecuente

revocación del punto II de la sentencia del Tribunal en lo Criminal y la concesión de una medida libertaria para Gentile.

A-1

6

III.-

El

20/10/2008

el

Tribunal

en

lo

Criminal

resuelve conceder el recurso de casación 35.762 impetrado y esta Sala, de mediante autos, a las interlocutoria confirma partes a glosada a fs.

107/108 formal,

estos

dicha la

admisibilidad audiencia para

convocando

informar en derecho. En relación al remedio 37.987, con fecha 14/4/2009 la Cámara resuelve en su punto II del resolutorio (fs. 18) conceder el recurso de casación impetrado. IV.- Llegada la audiencia para informar en derecho dispuesta en causa 35.762, las partes se pronuncian y se incorpora el memorial de ley al efecto. La defensa reitera que ha quedado demostrado por prueba imputado Tribunal pericial y de que el este trastorno aspecto en forma mental ha sido incompleto desoído e por del el

mérito

arbitraria

infundada,

reiterando en lo medular los demás motivos de agravio. Ejerciendo la facultad conferida por el art. 458 del C.P.P., se manifiesta el Fiscal Adjunto ante el

Cuerpo, Dr. Jorge Armando Roldán, considerando que el pedimento no puede prosperar por entender que el

recurrente sólo presenta un punto de vista diferente del

7

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

sostenido por el Tribunal de mérito, sin demostrar la arbitrariedad o absurdo en que habría incurrido el

razonamiento plasmado en la sentencia. En lo fundamental estima se ha que, al decir una de la

magistrada violenta

sentenciante, un ataque

confundido de

emoción tinte

con

patológico

celos

de

pasional donde el autor del hecho no ha sido ajeno a la situación
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

que

generó,

por

lo

cual

mal

podría

ser

sostenida la excusabilidad del estado en el que se actuó. En relación al segundo agravio, como el Tribunal estimó como procedente la única atenuante propuesta de carencia de antecedentes condenatorios, concluye que el pedimento por otras circunstancias minorantes no resulta

mínimamente atendible por tardío. V.- Luego, en relación a la causa 37.987, radicadas las actuaciones en esta Sala I y efectuadas las

notificaciones de ley, se manifiesta el Fiscal ante el Cuerpo, Dr. Carlos A. Altuve, quien considera que el recurso no puede prosperar puesto que lo decidido se encuentra ajustado a derecho, habida cuenta la sentencia condenatoria procesado, a que la aunque vez que recurrida entiende que pesa esta sobre vía el sólo

A-1

8

resulta

apropiada

cuando

el

Cámara

deniega

en

única

instancia una medida morigeradora de la libertad. VI.Con fecha 11/2/2010 se revoca el poder

otorgado a los Dres. Rivas y Meira, aceptando el cargo de defensora particular la Dra. Valeria Bereziartua. VII.- A fjs. 137 del recurso 35.762, consta la acumulación dispuesta por este Tribunal atento la

conexidad subjetiva de los actuados. VIII.- Así las cosas, hallándose la causa en estado de resolver, la Sala I del Tribunal dispuso plantear y decidir las siguientes:

C U E S T I O N E S 1ra.)¿Resulta atendible el reclamo de

recalificación pretendido en el recurso casatorio? 2da.)¿Se ha mensurado de manera errónea o

arbitraria la pena impuesta? 3ra.)¿Resulta admisible y atendible la petición

contenida en el recurso 37987? 4ta.)¿Qué pronunciamiento corresponde dictar?

A

la

primera

cuestión

planteada

el

señor

Juez,

9

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

doctor Piombo, dijo: En precedente debido a esta Sala (causa 210, sent. del 20/8/99 “Iglesias”) hemos acordado con mis

distinguidos colegas que: “Edgardo Especial" Ed. Alberto Rubinzal Donna ("Derecho Bs. Penal As. Parte ha

Culzoni,

1999)

resumido los requisitos de la excusabilidad en cuatro puntos
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

que

transcribo:

"a)

que

el

estado

emocional

resulte explicado, no ya por la misma conmoción anímica, sino por las circunstancias que envuelven a esa

conmoción; b) que la afrenta provocadora represente una injusticia de no escaso relieve, idónea para producir sin más una reacción de magnitud; c) que como consecuencia del agravio injusto y provocado, el homicida se encuentre impelido por una causa que tenga para él cierto aspecto de justicia aunque por exceso de ira haya pasado los límites debidos, y d) que la fuerza impulsora del

homicidio sea extraña al autor, o sea, que su génesis sea ajena al emocionado mismo..." (op. cit. T. I, pág. 60). La conjunción de tales elementos, que enmarcan una situación excepcional del ánimo del sujeto-agente, no se verifica en autos, aun cuando puedan asomar particulares

A-1

10

atingentes

se

vinculan

con

ellos

y

que

abordaré

al

evaluar el segundo interrogante del presente acuerdo. O sea que, en principio, no cabe reproche a la opinión puesta de manifiesto por la magistrada preopinante al momento de contestar la inquisitoria de la sentencia

respecto a la excusabilidad del sentimiento experimentado por el encartado. En ese marco, la palabra judicial que concitó el acuerdo tomó en consideración la personalidad

y hábitos de la occisa, entendiéndola como una buena persona, buena madre, fiel y sin relaciones

extraconyugales, confirmando estas circunstancias con las misivas de las que fue autora y que se glosan a fs. 47/78 de los ppales. (fs. 79vta. de causa 35762) y sin que, según resulta del debate, ni siquiera el padre del

acusado la haya desprestigiado. Luego, y después de poner en tela de juicio la presunta desdichada frase de Dirlene Vieira que diera origen a los hechos luctuosos, entiende que la discusión de la pareja con agresiones verbales tampoco excusa semejante arrebato. Y a pesar del

esforzado intento de la defensa como para presentarnos un cuadro de extrema violencia desencadenante de la reacción de Gentile, ni del acta de inspección ocular válidamente

11

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

incorporada (fs. 18/19 de la causa 35762), ni de los anexos fotográficos (fs. 24/32) se desprenden elementos para excusar plenamente el entorno desencadenante

pretendido, por lo que sólo resta ratificar lo decidido en punto a la emoción presente en el acto homicida. Aduno en sustento de mi parecer lo dictaminado por el Fiscal Adjunto ante este Cuerpo, que perfila un

parecer totalmente concordante. De ahí que respondo a la cuestión planteada votando por la negativa.
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

A

la

misma

primera

cuestión

planteada

el

señor

Juez, doctor Natiello, dijo: Adhiero a los fundamentos del doctor Piombo en lo atinente a la falta de acreditación suficiente, en el caso, de la totalidad de los elementos que hacen a la excusabilidad por emoción violenta. Voto por la negativa.

A

la

misma

primera

cuestión

planteada

el

señor

Juez, doctor Sal Llargués, dijo: Adhiero al voto del doctor Piombo, expidiéndome en igual sentido y por los mismos fundamentos.

A-1

12

Voto por la negativa.

A

la

segunda

cuestión

planteada

el

señor

Juez,

doctor Piombo, dijo: En primer lugar, de una atenta lectura del acta del debate, se verifica que el Tribunal tomó en consideración sólo los aspectos agravantes y minorantes que les

propusieran las partes (fs. 56,61, 75 y 75vta., causa 35762), por lo que el agravio en el punto carece de virtualidad, dado que el “a quo” se ajustó a lo alegado y acreditado. Hubo ajuste al art. 371 del C.P.P. y lo

traído resulta, consiguientemente, extemporáneo. No obstante, la consideración del tema no puede terminar allí, dado que estando en tela de juicio la mensuración y monto de pena impuesta -o sea la

consecuencia de la imputación delictiva-, debo recordar que es línea jurisprudencial de esta Sala I que: “...desde el polo de la inimputabilidad por

inconsciencia a la imputabilidad plena, se dibuja un largo camino en el cual campea el axioma de a mayor libertad o mayor capacidad de determinación, mayor

responsabilidad. De ahí que si el sujeto-agente obró

13

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

bajo un estado de turbación emocional es lógico que su responsabilidad disminuya y con ello la pena, tal como lo prescribe la figura del art. 81, inc. 1, del C.P. (Sala I, sent. del 14/8/00 en causa N° 773, "Godoy"). En el caso la Cámara de juicio sentó, tal como lo apunto "supra" la existencia de esa emoción y la violencia de la misma rechazándola como atenuante calificativa.

Empero, ello no puede significar, en el ámbito de un Derecho penal signado por la predominancia de lo
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

subjetivo, que no deba ser tenida en cuenta a la hora de fijar la sanción. De ahí que corresponde dar acogida en este punto al recurso...” (Sala I, sent. del 26/12/2002 en causa 3428 “Lebrini”). Y también: “Frustrado el encuadramiento en una figura que

necesariamente requiere la excusabilidad de la violencia emotiva desatada, procede otorgarle mérito al anotado

estado de exaltación para que opere como minorante de la sanción en el ámbito del artículo 41 del Código Penal” (Sala I, sent. en causa 441). La exacta correspondencia de estos precedentes con los elementos causídicos me eximen de mayores

A-1

14

apreciaciones.

El

Tribunal

tiene

por

incorporada

la

pericia psiquiátrica de fs. 297/299 de los autos ppales., producida por la Asesoría Pericial departamental, donde la perito médica Dra. Nélida Queró concluye que “...al momento de los hechos, de acuerdo a las fuentes

analizadas, la comprensión y dirección de sus actos se vieron entorpecidas por el estado de emoción del

acusado.-” (fs. 67 y vta. de la causa 35762). Adunado a ello, el informe que: pericial, “El de marras relata una en sus

considerandos

examinado

relata

relación

difícil y disfuncional con la víctima, hasta que el día de los hechos en cuestión comienzan a manifestarse

síntomas de carácter neuro vegetativo compatibles con las que acompañan a los estados emocionales, para luego

relatar los hechos que desarrolla en su declaración pero de manera fragmentada, que permite ver a retrospectiva el compromiso de conciencia que acompañó al acto.” (fs. 5 del mismo proceso citado). En otras palabras, se perfila un estado emocional que no contiene todas las características que la ley requiere para obrar como atenuante calificativa; pero si para ejercer una vigorosa influencia a la hora de

15

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

considerar

la

sanción

como

correlato

de

la

autoría

culpable, atento el fino examen de lo pasado y de lo contemporáneo al delito que requiere el art. 41 del C.P. A eso debo aditar la actitud casi provocativa que la víctima venía exhibiendo al momento de producirse el

altercado final de una pareja con patentes inserciones de desequilibrio, último,
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

desquicio

y

desaveniencias. personal

Sumo, recogida

por en

la

favorable

impresión

ocasión de comparecer el acusado en estrados. Propongo, como consecuencia de todo esto, casar parcialmente el veredicto, introduciendo la atenuante del especial estado emocional sufrido por el encartado en función de los factores gravitantes antes consignados, así como la

favorable impresión personal recogida, lo cual conduce a fijar una nueva penalidad de prisión en la cifra de diez años y tres meses, dejando intactas las demás

declaraciones en concernencia contenidas en el fallo. Voto parcialmente por la afirmativa.

A

la

misma

segunda

cuestión

planteada

el

señor

Juez, doctor Natiello, dijo: Adhiero al voto del colega que lidera el acuerdo en

A-1

16

cuanto a que el “a quo” ajustó su decisorio sobre la mensuración de la pena a lo que prescribe el art. 371 del ceremonial. No adhiero, no obstante, a que sea introducido como diminuente la favorable impresión personal que pudo haber causado el imputado ante estos estrados pues ello no lo convierte en factor alguno que pueda incidir sobre el monto de la sanción a aplicar por el hecho cometido. Sí comparto en que debe ser computado como atenuante “el estado emocional en que se encontraba el encausado” de acuerdo a lo que se desprende de la pericia

psiquiátrica, más –dejando a salvo mi opinión contraria a fijar pena en esta sede expresada en causa 5611- entiendo que la misma debe ser disminuida en 13 años y 6 meses de prisión, accesorias legales y costas, quedando incólumes el resto de las declaraciones contenidas en la sentencia. Voto parcialmente por la afirmativa.

A

la

misma

segunda

cuestión

planteada

el

señor

Juez, doctor Sal Llargués, dijo: Adhiero al voto del doctor Natiello; no obstante, acompaño al doctor Piombo en la ponderación de la buena

17

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

impresión causada en los términos del art. 41 “in fine” del C.P. Voto parcialmente por la afirmativa.

A

la

tercera

cuestión

planteada

el

señor

Juez,

doctor Piombo, dijo: Respecto del recurso en trato, verifico que se

hallan satisfechos los recaudos de tiempo (fs. 8, 9 y 12 de estos autos) y forma contenidos en los arts. 450 y 451 del C.P.P. -t.o. Ley 13.812-, por lo que nada obsta a declarar la admisibilidad formal del recurso traído a esta instancia. Con atingencia a la admisibilidad material o
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

procedencia, adunado a lo dispuesto por el art. 450 in fine del C.P.P., debo recordar que tengo invariablemente dicho que: “...en línea con la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, no puede negarse esta instancia a quien sufre un gravamen absolutamente

irreparable, toda vez que, conforme lo dicho y reafirmado en esta sede, la pérdida de la libertad si bien puede ser indemnizada, jamás podrá ser reintegrada por el Estado en su goce originario.”. (Sala I, sent. del 10/3/05 en

A-1

18

causa

15.875

“Pessolano”;

sent.

del

23/8/07

en

causa

25.749 “Ocampo). Adunado a esto, también resulta pacífica doctrina de nuestro Tribunal que: “...a partir de la sanción de la Ley 11.982, es tarea confiada al Tribunal de Casación Penal (Ley 11922), fijar la interpretación del Código Procesal Penal y sus leyes complementarias, como también determinar el sentido de cada una de sus disposiciones. De ahí que siempre que esté en juego la eficacia de un mecanismo de la ley adjetiva, se proyecta como telón de fondo una competencia residual de esta sede, fundamentada en la importancia y repercusiones del "thema decidendum" en la administración de justicia.”. Sala I, sent. del 18/10/2000 en causa 801. Por todo ello, es que estimo procedente declarar admisible y procede el recurso de casación centrado en la libertad del encartado y pasar a analizar la

atendibilidad del mismo. Tengo reiteradamente dicho que: “… en el curso de las sendas instancias que el

procesado tiene derecho a transitar, la presunción de inocencia operará en plenitud y sólo con el dictado de la

19

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

segunda

sentencia

ella

quedará que, aun

comprometida cuando sea

por

un

pronunciamiento

judicial

todavía

impugnable, a la luz de la Constitución será bastante para tener por satisfecho el “derecho a la jurisdicción” en el fuero penal. En definitiva, en aquellos casos de libertades provisorias otorgadas luego de la vigencia de la ley 13.260 dispositivo legal de que se trata, ninguna restricción que tenga base en el nuevo texto normativo podrá hacerse hasta transcurridas las dos instancias,
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

esto es, la primigenia y la de casación, toda vez que urge reconocer prerrogativas emergentes de normas

superiores”. Sala I, sent. del 12/11/2009 en causas 13337 y 13344 “RC. interpuesto por el M.P.F. en causa 6519” y “Delgado”. En el mismo sentido: causas 8.512 “Reale”, sent. del 12/6/2003; 13.205 “Rojas”, sent. del 16/10/2003 y 17.467 “Lagana”, sent. del 28/6/2005. Y respecto al punto de la razonabilidad de la

imposición de una cautelar como la que sufre Gentile tengo expresado que: “…lo dicho por un alto tribunal federal en causa "Lococo, Martín s/recurso de casación", Cám. Nac. Cas. Penal, 22/01/2009, en la que, en seguimiento del plenario

A-1

20

“Diaz

Bessone”,

expresó:

“...

Toda

decisión

jurisdiccional tendiente a privar provisionalmente de la libertad al imputado deberá necesariamente indicar las razones objetivas que permitan sostener que aquél

obstruirá los fines del proceso. De tal suerte, "si los magistrados que entienden en la causa no tienen la

posibilidad de demostrar que existe suficiente evidencia de una eventual intención de fuga u ocultamiento, la

prisión preventiva se vuelve injustificada" (Informe 2/97 de la Comisión IDH, párr. 30)." Sent. del 27/11/2009 en causa 36562 “Lopez Walter”. En este caso y dada las contestaciones a las

inquisitorias primera y segunda del presente acuerdo, tengo para mi que, al encontrarse cumplida una segunda etapa recursiva de contralor de la sentencia definitiva de primera instancia, sólo resta confirmar la decisión de la Cámara en el punto, toda vez que la presunción arriba señalada se ha asentado firmemente apurada las dos instancias ordinarias que el encartado tiene derecho a transitar De de ahí conformidad que sólo al plexo a constitucional los eventuales

vigente.

remitir

pedidos libertarios que cuadre incoar ante los estrados

21

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

correspondientes en lo futuro. Por todo lo expuesto, doy mi voto parcialmente

por la afirmativa.

A

la

misma

tercera

cuestión

planteada

el

señor

Juez, doctor Natiello, dijo: A mi entender el artículo 450 del C.P.P. en su nueva
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

redacción

-ley

13812-

ha

introducido

en

el

ordenamiento positivo lo que en doctrina se conoce como “doble conforme” que al decir de Maier resulta: “...una garantía procesal, que bien explicada, debe conducir

necesariamente a la exigencia de que para ejecutar una pena contra una persona, se necesita una doble

conformidad judicial, si el condenado la requiere. Esta condición procesal, impuesta a la aplicación de una pena estatal –con otras palabras: al desarrollo del poder

penal del Estado-, ha sido perfectamente descripta, por analogía con la prueba de exactitud de una operación matemática, como la exigencia del principio de “la doble conforme”. El “derecho al recurso” se transformaría,

así, en la facultad del condenado de poner en marcha, con su voluntad, la instancia de revisión –el

A-1

22

procedimiento para verificar la doble conformidad- que, en caso de de –dos de coincidir juicio, veces total daría el en de o parcialmente regular = en con a el la gran caso

tribunal condena

fundamento mismo la

resultado y,

probabilidad contrario,

acierto

soluciónla

privaría

efectos

sentencia

originaria...”. En esta inteligencia siendo que el presente resulta ser un recurso de casación destinado a conmover la

resolución de la Sala II de la Excma. Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal del Departamento Judicial San Isidro, confirmatorio del auto de primera instancia que no hace lugar al pedido liberatorio, la instancia

casatoria se encuentra vedada al no configurarse ninguno de los supuestos indicados en la norma. Lo contrario llevaría al absurdo de considerar que pronunciamientos provisionales y modificables tengan

prevista una tercera instancia de revisión, frente a la doble posibilidad de control amplio a la que puede ser sometida la sentencia definitiva. En fin, en supuestos como el de autos los recursos de apelación y casación constituyen vías alternativas.

23

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

Por todo lo expuesto es que entiendo –al igual que el doctor Piombo- que en el caso todos los pedidos de libertad que se intenten por la parte en el presente deben ser incoados ante la instancia inferior pertinente. Voto por la negativa.

A

la

misma

tercera

cuestión

planteada

el

señor

Juez, doctor Sal Llargués, dijo: Me he expresado por la inaplicabilidad del art. 371 “in fine” del C.P.P. cuando el imputado se encuentra en un estado que no importe encierro, ello por prevalencia del principio de inocencia y por no ser invocables los peligros procesales en este estadio. Voto por la afirmativa.
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

A

la

cuarta

cuestión

planteada

el

señor

Juez,

doctor Piombo, dijo: Atento al modo en que han quedado votadas las

precedentes cuestiones, corresponde: 1) por mayoría casar parcialmente la sentencia impugnada, en el rubro

atenuantes, y en consecuencia, fijar la pena para Marcelo Edgardo Gentile en diez (10) años y tres (3) meses de

A-1

24

prisión, accesorias legales y costas, sin costas en esta sede; 2) por mayoría, rechazar el recurso de casación n°37.987, sin costas en esta sede (art. 189 de la C.N.; art. 8 inc. 2 h) de la C.A.D.H.; arts. 15 y 171 del Const. Pcial.; arts. 40 y 41 del C.P.; arts. 106, 210, 373, 433, 450, 451, 454, 456, 460, 530 y 531 del C.P.P.); 3) tener presente la reserva del caso federal efectuada (art. 14 de la a y ley los 48); 4) regular los honorarios doctores la labor

profesionales Ricardo Rivas

letrados

intervinientes, Meira, por

Carlos

Horacio

profesional desplegada en esta sede, en la cantidad de veinticinco (25) unidades jus con más los aportes de ley, para cada uno; 5) regular los honorarios profesionales al letrado interviniente, doctora Valeria Bereziartua, por la labor profesional desplegada en esta sede, en la

cantidad de diez (10) unidades jus con más los aportes de ley (artículos 171 de la Constitución Provincial; 1, 9, 16, 31, 33 y 51 de la ley N° 8904; 1 y 12 inciso a) de la ley N° 8455 y artículo 534 del C.P.P. -ley N° 11.922debiendo procederse como lo determina el art. 22 de la ley N° 6716, modificado por el art. 12 de la ley N° 10.268).

25

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

Así lo voto.

A la misma cuarta cuestión planteada el señor Juez, doctor Natiello, dijo: Adhiero al voto del doctor Piombo, expidiéndome en igual sentido y por los mismos fundamentos. Así lo voto.

A la misma cuarta cuestión planteada el señor Juez, doctor Sal Llargués, dijo: Adhiero expidiéndome fundamentos. Así lo voto. al en voto igual de los colegas y por preopinantes, los mismos

USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

sentido

Con siguiente

lo

que

terminó

el

Acuerdo

dictándose

la

S E N T E N C I A Por lo expuesto en el Acuerdo que antecede, el Tribunal resuelve: I.Por mayoría casar parcialmente la sentencia

impugnada, en el rubro atenuantes, y en consecuencia,

A-1

26

fijar la pena para Marcelo Edgardo Gentile en diez (10) años y tres (3) meses de prisión, accesorias legales y costas, sin costas en esta sede. II.- Por mayoría, rechazar el recurso de casación n°37.987, sin costas en esta sede. Art. 189 de la C.N.; art. 8 inc. 2 h) de la

C.A.D.H.; arts. 15 y 171 del Const. Pcial.; arts. 40 y 41 del C.P.; arts. 106, 210, 373, 433, 450, 451, 454, 456, 460, 530 y 531 del C.P.P. III.- Tener presente la reserva del caso federal efectuada. Art. 14 de la ley 48. IV.Regular los honorarios profesionales a los

letrados intervinientes, doctores Ricardo Rivas y Carlos Horacio Meira, por la labor profesional desplegada en esta sede, en la cantidad de veinticinco (25) unidades jus con más los aportes de ley, para cada uno. V.- Regular los honorarios profesionales al letrado interviniente, doctora Valeria Bereziartua, por la labor profesional desplegada en esta sede, en la cantidad de diez (10) unidades jus con más los aportes de ley. Artículos 171 de la Constitución Provincial; 1, 9,

27

Causas n°35762 y 37987 “GENTILE, Marcelo E. s/recurso de casación”

PROVINCIA DE BUENOS AIRES PODER JUDICIAL

16, 31, 33 y 51 de la ley N° 8904; 1 y 12 inciso a) de la ley N° 8455 y artículo 534 del C.P.P. -ley N° 11.922debiendo procederse como lo determina el art. 22 de la ley N° 6716, modificado por el art. 12 de la ley N° 10.268. VI.certificada Regístrese. de lo aquí Notifíquese. resuelto al Remítase Tribunal copia en lo

Criminal n°7 y a la Sala II de la Excma. Cámara de Apelación y Garantías en lo Penal, ambos organismos del Departamento Judicial San Isidro. Oportunamente remítase.
USO OFIC IAL – JURI SDIC CIÓN ADM INIS TRA CIÓN DE JUST ICIA

BENJAMIN RAMON SAL LLARGUES

CARLOS ANGEL NATIELLO

HORACIO DANIEL PIOMBO

ANTE MÍ:
MAM/EO

A-1

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful