SCHNAUZER

el Schnauzer miniatura tiene la cabeza fuerte y una frente plana. El stop es claro, la testuz es recta y tiene el hocico en forma de cono con una trufa negra y redonda. Las orejas son altas, llevadas semipénulas. Los ojos son de color oscuro. De cuello arqueado y seco, sin papada. El lomo desciende un poco hasta la grupa redonda y el pecho poco ancho y profundo. De miembros cortos y muslos fuertes. La peculiaridad de esta raza es que tiene "pies de gato", plantas sólidas, cola alta y recta. Lo que hace curiosa a esta raza es que tiene las cejas en cepillo, que caen sobre los ojos, barba rígida y espesos bigotes. Pelaje: pelo tupido, áspero, duro y espeso. Su carácter pendenciero y nervioso se le debe corregir desde pequeño necesitando un amo igual de activo que él. En su educación no se le debe hablar con dureza puesto que se altera con facilidad. Necesita mucho ejercicio y estar en sitios abiertos. Es necesario cepillar diariamente su tupido pelo. Si nace con cola se le debe amputar.

Perro bonachón, polifacético e insensible al clima, es muy alegre, atento y aprende con facilidad. Es intrépido, valiente y lleno de temperamento. Siempre está vigilando y dispuesto a defender, aunque no es mordedor. De carácter juguetón y lleno de energía.

De origen antiguo, algunos dicen que desciende de dos razas hoy extinguidas. Según otros habría salido de un perro pastor. Antiguamente vivía en corrales y establos, cazaba ratas y ratones haciendo de perro guardián. Se encontraba en el sur de Alemania y en 1882.

En su origen era empleado en las granjas (concretamente en los establos de estas) como perro cazador de ratas, roedores y otros visitantes indeseables. En la actualidad es uno de los perros de compañía más extendido y apreciado.

- Es muy buen vigilante. - Atento y fácil de adiestrar. - Muy fiel a los suyos.