Federación  Universitaria  Pro  Independencia   Comunicado  oficial  de  la  Comisión  Política:  Análisis  político  sobre  los  acontecimientos  de  la   asamblea  nacional  del  3  de  julio  de  2011  y    sucesos  posteriores.  

 

La  Federación  Universitaria  Pro  Independencia  de  Puerto  Rico  está  pasando  por  una   situación  muy  lamentable.  Nuestra  organización  celebró  una  asamblea  ordinaria  el  pasado   3   de   julio,   en   la   cual   participaron   los   capítulos   de   Mayagüez,   Río   Piedras   y   un   capítulo   entonces   en   formación   en   Cayey.   Ese   día,   los   miembros   del   otrora   capítulo   de   Mayagüez   trajeron   un   pliego   acusatorio   para   exigir   la   renuncia   de   cuatro   miembros   de   los   otros   capítulos.   Las   acusaciones   planteadas   eran   de   naturaleza   sensitiva,   las   cuales   de   hacerse   públicas   podrían   servir   de   herramienta   para   las   agencias   represivas   del   estado   y/o   la   administración   universitaria.   Acusaron   a   un   compañero   de   incluso,   participar   en   actividades   en   las   cuales   no   se   encontraba   presente.   En   el   debate   salió   a   relucir   que   las   acusaciones   eran   falsas   y   se   basaban   en   incongruencias   e   información   incorrecta.   Esta   conducta   infringe   el   reglamento   en   su   Sección   IV,   Artículo   4E1.   Aun   así,   los   miembros   de   lo   que   era   el   capítulo   de   Mayagüez   insistieron   en   que   estas   personas   acusadas   debieran   renunciar   a   la   organización,   ignorando   así   todas   las   disposiciones   reglamentarias   para   llevar  a  cabo  dicho  proceso.  El  mismo  exige  que  las  acciones  disciplinarias  contra  militantes   deben  canalizarse  a  través  del  espacio  de  la  directiva  nacional,  compuesta  en  su  momento   por  3  compañeros  de  Río  Piedras  y  3  de  Mayagüez.  Esto  viola  el  reglamento  de  la  FUPI  en  la   Sección  IV,  Artículo  52  y  en  la  Sección  V,  Artículo  2B3.   Sin   llevar   el   debido   proceso   de   votación   dentro   de   la   directiva   nacional   y   ni   tan   siquiera   ante   votación   de   la   asamblea   nacional,   los   antiguos   miembros   del   capítulo   de   Mayagüez,  siendo  una  minoría  dentro  de  la  organización,  decidieron  abandonar  la  misma,   anunciando  que  habían  “expulsado”  a  todos  los  miembros  tanto  del  capítulo  de  Río  Piedras   como  a  los/as  compañeros/as  pertenecientes  al  capítulo  entonces  en  formación  de  Cayey.   Nos   dejaron   una   copia   del   pliego   acusatorio   y   adjunto   un   comunicado   de   prensa   que   ya   tenían   escrito,   demostrando   que   todo   el   acto   fue   planificado   y   no   tenían   intención   de   debatir   nada.   Acto   seguido,   enviaron   el   comunicado   de   prensa   utilizando   su   página   de                                                                                                                   1  “Cuando  interrumpa,  se  oculte,  o  mal  use  y/o  traiga  información  falsa  o  dañina  a  la  organización  o  a  sus   miembros  intencionalmente.”  
2  “Toda  medida  disciplinaria  será  ejecutada  por  el  organismo  al  cual  pertenece.  La  persona  implicada  y  las  

decisiones  de  suspensión  y  expulsión  deben  canalizarse  a  través  de  la  directiva  nacional.  Toda  medida   disciplinaria  debe  notificarse  ante  la  asamblea  nacional”  

3  “Se  buscará  el  consenso  en  toda  discusión,  de  no  llegar  a  este,  se  pasará  a  una  votación,  manteniendo  la  

minoría  su  derecho  a  replantear  la  cuestión  resuelta  ante  el  organismo  correspondiente,  quien  decidirá  si   procede  o  no  tal  reconsideración”  

 

  Facebook  no  más  de  10  minutos  luego  de  haber  abandonado  la  asamblea,  anunciando  que   habían   expulsado   a   todos   los   miembros   de   la   organización   exceptuando   los   del   capítulo   de   Mayagüez.  De  esta  manera  nos  dimos  cuenta  que  la  situación  ya  era  pública  en  Puerto  Rico.   Al   difundir   las   acusaciones   falsas   a   través   de   los   medios   electrónicos   y   a   las   diferentes   organizaciones  políticas  y  estudiantiles,  violentaron  el  reglamento  en  la  Sección  IV  Artículo   4B4.  Cabe  mencionar  la  crasa  contradicción  que  dentro  del  pliego  acusatorio  identifican  a   Aníbal   Y.   López   Correa   como   “miembro   del   capítulo   de   Mayagüez   de   la   FUPI”,   pero   en   el   comunicado  de  prensa  publicado  aparece  como  firmante  por  el  capítulo  de  Río  Piedras.   No   bastó   con   esto,   sino   que   también   varias   de   las   personas   implicadas   en   el   fraccionamiento   acudieron   a   otras   organizaciones   políticas   para   calumniar   a   nuestros   compañeros/as,   regando   rumores   de   tercera   mano,   inventando   acusaciones   muy   graves   contra   algunos   de   nosotros/as   y   promoviendo   un   ambiente   de   sectarismo   y   chismes   infundados   el   cual   entendemos   es   contrarrevolucionario   y   contraproducente   para   la   construcción   del   proyecto   político   socialista   que   anhelamos.   De   la   misma   manera,   luego   de   la   asamblea   trataron   de   hacer   acercamientos   individuales   a   personas   de   los   capítulos   de   Río  Piedras  y  de  Cayey  para  intentar  quebrantar  la  unidad  interna  de  nuestra  organización,   sembrando   aún   más   rumores   y   acusaciones   infundadas.   Aníbal   Yariel   López   Correa   inclusive  hizo  un  acercamiento  a  la  coordinación  del  capítulo  de  Cayey  para  advertirle  que   si   no   se   unían   a   la   facción   de   Mayagüez,   estos   últimos   les   boicotearían   los   trabajos   de   la   organización  en  ese  recinto.  Es  completamente  contradictorio  con  su  discurso  de  “unidad”   como   estas   personas   se   enfocan   en   destruir   los   trabajos   organizativos   que   han   costado   tanto   sacrificio   y   esfuerzo   en   vez   de   encaminar   sus   fuerzas   hacia   la   construcción   de   un   verdadero  movimiento  por  la  liberación  nacional  y  el  socialismo.  Por  su  parte,  Luis   Omar   García   Mercado,   quien   se   autoproclama   “Secretario   de   Organización   Nacional”   ha   desatado   una   campaña   de   difamación   contra   nuestra   organización   tanto   a   nivel   local   como   a   nivel   internacional,   llegando   al   punto   de   fabricar   acusaciones   de   intento   de   asesinato   contra  algunos  de  nuestros  compañeros  y  de  plantear  ante  organismos  internacionales  que   la   dirección   política   de   nuestra   organización   ha   sido   encarcelada   por   las   autoridades   del   estado.  De  la  misma  manera  levantamos  la  voz  de  alerta  sobre  falsas  expresiones  hechas  en   nombre   de   nuestra   organización   por   Luis   Javier   Cintrón   Gutiérrez,   autoproclamado   “Secretario   de   Comunicaciones   Nacional”   así   como   por   Alberto   Luis   Rodríguez,   autoproclamado   “Secretario   de   Relaciones   Internacionales”.   Como   Comisión   Política   debemos   hacer   constar   que   las   posturas   políticas   esbozadas   por   este   grupo   de   personas,   tales   como   el   planteamiento   de   un   “Frente   de   Salvación   Nacional”   y   de   la   participación   electoral  como  táctica  política  no  representan  la  visión  de  lucha  que  actualmente  guía  a  la   FUPI.   Así   también   denunciamos   las   prácticas   anteriormente   mencionadas   como   labor   de   contrainteligencia,   similares   a   las   realizadas   por   el   FBI   y   la   CIA   en   el   programa   COINTELPRO   durante   las   pasadas   décadas   tanto   en   Puerto   Rico   como   en   los   EEUU.   Debemos   señalar   que   el   liderato   de   la   fracción   de   Mayagüez   está   enseñando   tácticas   de   vigilancia,  infiltración  y  disociación  a  sus  nuevos  militantes  tales  como  Abner  Barrientos,   Jorge   Israel   Rodríguez   y   Andrés   Rodríguez,   utilizándolos   para   infiltrar   otras   organizaciones,   crear   confianza   con   y   acercarse   a   individuos   particulares   para   recopilar   información  sobre  éstos    y  “chotear”  personas  que  realizan  labores  sensitivas  dentro  de  los   movimientos  de  lucha.                                                                                                                       4  “Cuando  incurra  en  faltas  que  comprometan  el  nombre  o  la  seguridad  de  la  organización.”  

  No   podemos   pretender   que   exista   unión   de   las   fuerzas   progresistas   si   no   estamos   dispuestos   a   trabajar   con   gente   que   piensa   distinto   a   nosotros   dentro   de   nuestra   misma   organización.   Es   precisamente   por   el   espíritu   fraternal   que   ha   caracterizado   nuestros   trabajos  políticos  en  Río  Piedras  y  Cayey  que  la  organización  ha  tenido  su  crecimiento  en   estos   últimos   meses,   demostrándose   en   la   creación   del   capítulo   de   la   UPR   Cayey,   el   incremento   significativo   de   miembros   en   el   capítulo   de   Río   Piedras   y   el   trabajo   conjunto   que   venimos   desarrollando   junto   a   diversas   organizaciones   políticas   juveniles   tanto   a   nivel   local   como   a   nivel   internacional.   Las   diferencias   ideológicas   no   nos   han   obstruido   de   trabajar   sobre   los   puntos   de   convergencia   política   con   otras   organizaciones   fraternas,   transformando   la   vieja   cultura   sectaria   dentro   de   la   izquierda   conservadora   y   retrógrada   representada  por  las  acciones  del  antiguo  capítulo  de  Mayagüez.     Nuestra   organización   se   rige   por   los   principios   organizativos   del   centralismo   democrático   y   el   debate   como   métodos   para   el   crecimiento   de   nuestra   capacidad   de   acción   y   como   forma   de   manejar   y   resolver   las   contradicciones   en   el   seno   de   nuestro   colectivo.   Creemos   en   la   dialéctica   como   herramienta   fundamental   para   el   desarrollo   de   nuestra   lucha   ideológica   contra   la   estructura   actual   de   dominación   social   y   política   y   por   tanto   debemos   ponerla   en   práctica   si   pretendemos   construir   un   movimiento   revolucionario   sobre   esta   base.   De   la   misma   manera,   tenemos   la   democracia   como   estandarte   para   el   forjamiento   de   la   nueva   sociedad   a   la   que   aspiramos,   en   donde   los   problemas   colectivos   se   resuelvan   por   el   colectivo.   No   podemos   pretender   revolucionar   la   sociedad   si   ni   tan   siquiera  nuestras  propias  prácticas  internas  reflejan  los  ideales  y  valores  que  esbozamos.   La   crítica   y   la   autocrítica   son   la   base   para   una   práctica   dialéctica   y   por   ende   deberíamos   esforzarnos   por   crear   una   cultura   de   análisis   profundo,   con   miras   a   corregir   los   posibles   errores  que  surjan  durante  el  trayecto  de  nuestra  lucha,  tanto  a  nivel  personal  como  a  nivel   colectivo.   La   actitud   manifestada   por   los   compañeros   de   Mayagüez   refleja   profundas   tendencias   contrarrevolucionarias   precisamente,   porque   el   deseo   de   que   unos   pocos   le   impongan   su   voluntad   a   la   mayoría   bajo   falsos   fundamentos   ha   sido   históricamente   la   forma   más   utilizada   por   la   clase   dominante   y   la   pequeña   burguesía   para   secuestrar   el   control   de   los   procesos   políticos   y   sociales   de   nuestro   pueblo.   Quien   esté   de   acuerdo   con   éstas   prácticas   o   las   haya   recomendado,   sugerido   o   aconsejado   es   cómplice   de   esta   injusticia  y  no  puede  llamarse  a  sí  mismo  revolucionario/a.   Se  nos  acusa  también  de  aventureristas,  lo  cual  implicaría  que  hemos  llevado  a  cabo   prácticas   políticas   irresponsables   desarrollando   acciones   fuera   del   marco   de   la   realidad   actual,   acusación   completamente   infundada   y   falsa.   Sin   embargo   hemos   asumido   una   postura   en   favor   del   derecho   colectivo   a   la   autodefensa   de   cara   a   la   represión   por   las   fuerzas   policiales   del   estado.   Aunque   no   condenamos   la   lucha   a   través   de   métodos   violentos,   entendemos   que   en   estos   momentos   no   tenemos   las   condiciones   para   sostener   una   estructura   que   opere   de   esa   manera,   tanto   en   términos   de   recursos   como   en   preparación   organizativa   para   enfrentar   las   consecuencias   represivas   que   esto   pueda   traer   sobre   la   militancia   de   nuestro   colectivo.   A   pesar   de   que   las   acusaciones   en   su   grueso   son   falsas,   basadas   en   información   incorrecta   con   intenciones   claras   de   desarticular   nuestros   esfuerzos,  nosotros  reiteramos  que  la  FUPI  históricamente  y  de  forma  abierta  ha  apoyado   el  uso  de  la  violencia  para  alcanzar  objetivos  políticos.  Tal  como  dispone  nuestro  programa   político  dentro  del  principio  de  “unión  de  las  fuerzas  progresistas”  y  citamos:  

  "Apoyo  y  solidaridad  con  los  movimientos  armados  y  clandestinos:     Utilizar  las  armas  para  lograr  la  independencia  es  un  derecho  que  tienen  los  pueblos   colonizados.  Este  derecho  es  reconocido  por  la  comunidad  internacional,  incluyendo  al   propio  gobierno  estadounidense.  Afirmamos  que  para  conseguir  una  plena  liberación   nacional,   la   lucha   se   tiene   que   extender   a   todos   los   frentes   revolucionarios.   Históricamente,   los   movimientos   armados   de   liberación   han   realizado   una   labor   de   autodefensa   del   pueblo.   La   FUPI   apoya   el   uso   de   la   violencia   para   conquistar  la  soberanía  nacional  y  el  socialismo.  En   Puerto   Rico,   la   lucha   armada   ha   sido   uno   de   los   métodos   más   efectivos   para   generar   crisis   al   imperialismo.   El   trabajo   público   revolucionario   ha   sido   y   será   completamente   vulnerable   ante   el   esfuerzo   represivo   de   los   imperialistas.   Por   eso,   el   desarrollo   de   una   lucha   armada   nos   enseña   en   nuestra   propia   historia   que   se   es   más   efectivo   desde   el   clandestinaje"5   (énfasis  nuestro-­‐CP  FUPI)   De   la   misma   manera   en   que   apoyamos   la   utilización   de   la   violencia   como   herramienta   para   impulsar   el   cambio   social   y   político   de   la   mano   con   el   trabajo   organizativo  en  las  bases  del  estudiantado  y  de  la  clase  trabajadora,  estamos  conscientes  de   las  consecuencias  que  esta  postura  tiene  sobre  la  organización  respecto  a  la  represión.  No   podemos   temerle   a   la   represión,   aunque   sí   debemos   estar   conscientes   de   cómo   opera   la   misma,   y   como   minimizar   el   riesgo   de   que   ésta   nos   afecte   a   nosotros,   a   nuestros/as   compañeros/as   y   a   nuestra   organización.   Ante   esto   es   necesario   que   la   organización   mejore  su  cultura  de  seguridad,  siempre  teniendo  en  cuenta  que  aspiramos  a  incrementar   los   niveles   de   la   lucha,   lo   cual   traerá   como   consecuencia   una   escalada   en   los   niveles   de   represión   por   parte   de   las   autoridades   del   estado.   La   represión   no   puede   ser   el   freno   de   nuestro   accionar,   sino   un   factor   que   debemos   tener   siempre   presente   para   que   podamos   maniobrar   contra   él   en   nuestra   labor   de   construir   la   revolución.   De   lo   contrario,   nunca   quebrantaremos   el   orden   vigente   que   nos   impone   la   estructura   estatal   burguesa   con   sus   leyes  que  benefician  a  la  clase  dominante  y  mantienen  el  status  quo.  Ser  revolucionario/a   implica   estar   consciente   sobre   la   represión   y   prepararse   para   enfrentarla.   Como   dijo   el   Comandante   Juan   Antonio   Corretjer   Montes:   “el   miedo   a   la   represión   es   el   miedo   a   la   independencia...”6   A   pesar   de   esta   malintencionada   acción   del   grupo   de   Mayagüez,   la   asamblea,   poseyendo  más  de  dos  terceras  partes  de  la  membrecía  total  de  la  FUPI  (17  miembros  de   Río   Piedras   y   4   de   Cayey   vs.   10   miembros   de   Mayagüez),   decidió   continuar   con   los   trabajos7.   Anteriormente   enviamos   un   comunicado   aclarando   la   situación.   Tuvimos   que                                                                                                                   5  “Sobre  los  métodos  de  lucha  popular:  Apoyo  y  solidaridad  con  los  movimientos  armados  y  clandestinos”  pág.24  
Documentos  Oficiales  –  Federación  Universitaria  Pro  Independencia  
6  Último  discurso  público  del  comandante  Juan  Antonio  Corretjer  Montes  en  los  actos  conmemorativos  del  

natalicio  del  Capitán  Andrés  Figueroa  Cordero  en  el  pueblo  de  Aguada,  29  de  noviembre  de  1984  

7  Sección  X,  Artículo  1  del  reglamento  de  la  FUPI  “Será  quórum  tanto  en  la  asamblea  nacional  como  en  el  

congreso  dos  terceras  partes  de  su  membresía  y  en  los  organismos  será  quórum  la  mitad  más  uno  de  la   membresía”  

  tomar   la   decisión   de   incluso   disolver   el   capítulo   de   Mayagüez,   debido   a   sus   actos   antidemocráticos   que   van   en   contra   de   la   unidad   interna,   de   nuestros   principios   y   de   la   disciplina  de  nuestra  organización.8   En   estos   momentos,   la   historia   exige   de   nosotros   que   adelantemos   el   proyecto   revolucionario  para  el  mejoramiento  de  las  condiciones  de  vida  de  las  masas  trabajadoras   del   mundo   y   la   definitiva   liberación   nacional   de   Puerto   Rico.   Los/as   jóvenes   tenemos   un   papel   protagónico   en   el   desarrollo   de   esa   lucha.   En   el   pliego   acusatorio,   los   compañeros   de   Mayagüez   enfatizan   que   la   FUPI   “es   una   organización   radical.”   Esto   es   una   revisión   alarmante   a   lo   que   históricamente   ha   sido   y   es   hoy   la   FUPI:   una   organización   revolucionaria.  No  bastará  ser  radicales,  ya  que  un  radical  puede  conocer  muy  bien  la  raíz   de   un   problema   y   atacarla   incorrectamente,   a   través   de   mecanismos   que   no   son   aptos   para   verdaderamente   atajar   el   problema   o   sencillamente   quedarse   en   el   mero   análisis   de   la   situación   sin   llegar   nunca   a   la   acción.   El   momento   histórico   nos   llama   a   más   allá   de   ser   radicales,   ser   revolucionarios.   Los   compañeros   de   Mayagüez   lo   que   hacen   es   una   invitación   a   que   dejemos   de   luchar   y   andemos   de   brazos   caídos   frente   a   la   opresión   del   capital   y   el   imperialismo.   Con   las   posturas   planteadas   por   ellos   en   el   pliego   acusatorio   y   en   la   asamblea,   nos   advierten   del   miedo   que   deberíamos   tenerle   al   verdadero   enemigo.   No   podemos   más   que   invitarle   a   que   recapaciten   y   no   sigan   tratando   de   boicotear   nuestros   trabajos  políticos  y  organizativos.     Hacemos   esta   contestación   para   no   incurrir   en   las   mismas   prácticas   y   actitudes   incorrectas   que   los   compañeros   de   Mayagüez   han   asumido.   Mantuvimos   este   fraccionamiento   como   un   asunto   interno   de   la   organización   mientras   intentábamos   resolver  la  disputa  de  la  mejor  manera  posible:  a  través  del  diálogo.  No  dando  frutos  esos   intentos,  nos  expresamos  hoy  para  dejar  meridianamente  claras  nuestras  posturas  y  abrir   la  discusión  sobre  este  asunto  al  público,  a  la  vez  que  hacemos  una  denuncia  contundente  y   condenatoria   de   personas   que   evidentemente   se   han   prestado   para   ser   agentes   disociadores.  El  fratricidio  y  el  bochinche  han  sido  el  mayor  obstáculo  para  hacer  cumplir   nuestros   objetivos   como   organización   revolucionaria.   Tenemos   que   transformar   los   cimientos  de  la  sociedad,  romper  con  los  viejos  esquemas,  las  viejas  tradiciones,  aprender   de   ellas   pero   siempre   creando   cosas   nuevas.   Hace   falta   accionar,   siempre   con   un   debido   análisis  circunscrito  a  las  condiciones  materiales  e  inmateriales  actuales  y  las  previsiones   objetivas   de   cómo   encaja   lo   que   hacemos   con   lo   que   queremos   lograr.   El   camino   no   será   fácil,   pero   con   nuestra   creatividad   y   verticalidad   revolucionaria   conquistaremos   grandes   logros,   y   quizás   cometiendo   errores   nuevos   en   el   proceso,   pero   no   así   errores   viejos.   Es   nuestra  responsabilidad  aprender  de  la  historia  para  no  repetirla,  ya  que  continuar  bajo  el   mismo   ciclo   que   hemos   perpetuado   como   nación   por   los   últimos   113   años   no   nos   ha   llevado  por  el  camino  de  la  liberación  definitiva.  Es  la  hora  de  la  juventud  puertorriqueña,   es  la  hora  de  una  nueva  América.   ¡Hasta  la  victoria,  siempre!  ¡A  estudiar  y  a  luchar!                                                                                                                   8  Sección  IV,  Inciso  4B  del  reglamento  de  la  FUPI  “Cuando  participe  o  apoye  actividades  que  atenten  contra  la   unidad  interna  de  la  organización.”    

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful