You are on page 1of 5

APOSTASÍA DE JEROBOAM EN EL NORTE Y MALDAD DE ROBOAM EN EL SUR (1 R.

13:1-14:31) Verdad central: Esta historia manifiesta la importancia de la obediencia consistente y completa a la palabra de Dios.

Nada hay que pueda excusar un acto voluntario de desobediencia.
A. Fondo histórico: Disminución de territorio de Israel. Todo el territorio en el cual reinó Salomón, excepto Judá, llegó a estar bajo el

control de Jeroboam. Gran parte se perdió durante su reino. El área que le quitaron incluía la tierra que estaba alrededor de Damasco al norte, la cual llegó a ser un estado sirio independiente. En el suroeste, los filisteos recuperaron algunos de sus antiguos territorios y se fortalecieron (15:27). Por el oriente también perdieron la región de Moab. Irónicamente el protector de Jeroboam en Egipto, Sisac (Sisonc I), invadió Judá (14:25) durante el reinado de Jeroboam. El resultado fue una gran destrucción que alcanzó a gran parte del país. También el rey Abías de Judá lo derrotó (2 Cr. 13:13-20). Israel vio menguado su poderío militar y sus posesiones territoriales durante el reinado de Jeroboam.
Tirsa. Ciudad renombrada por su hermosura (Cnt. 6:4). Josué la arrebató a los cananeos (Jos. 12:24). Jeroboam I

hizo de ella su residencia (1 R. 14:17) y vino a ser la capital del reino del norte, pero dejó de serlo cuando Omri hubo construido Samaria para establecer allí su residencia (1 R. 16:23). Identificación plausible: una gran colina a unos 5 o 6 km al norte de Siquem.
Sisac. La invasión de Sisac (de la dinastía XXII de Egipto) está relatada en una inscripción descubierta en el templo

de Amón en Karnac, que dice que dirigió extensas campañas militares que incluyeron unas 150 ciudades por los reinos de Israel y de Judá, llevándose mucho botín. El autor de las Crónicas observa que tanto Jerusalén como el resto de Judá se libraron de ellos, en parte porque Roboam se había arrepentido (2 Cr 12:6–12). Sin embargo, Sisac se llevó los tesoros del templo y del palacio del rey, y forzó al pueblo de Judá a ser siervos de Egipto (2 Cr 12:7–9).
Historia paralela de los reinos de Israel y Judá. Desde 1 R. 14 hasta 2 R. 7, los dos libros de Reyes relatan en

forma simultánea la historia de los reinos de Israel y de Judá, mencionando en forma alternada las dos series de reyes. Los libros de Crónicas, por el contrario, se limitan en principio a la dinastía de David y solo en contadas ocasiones se refieren a los reyes del norte.
B. Énfasis:

Jeroboam y el profeta de Judá, 1 R. 13:1-32. Ante la apostasía de Jeroboam, Dios envió un profeta para que lo amonestara. Cuando el profeta le dio su mensaje al rey ordenó que lo arrestaran, pero Dios hizo que al monarca se le secara la mano. El rey al ver esta señal pidió al hombre de Dios que orara por él y al hacerlo su mano volvió a ser como antes. Este profeta recibió palabra de Dios de no comer ni beber nada en el reino del norte, por lo que rechazó una invitación de Jeroboam. Sin embargo, cuando volvía fue engañado por otro profeta quien lo hizo romper su compromiso con Dios, motivo por el cual murió en las garras de un león. Profecía contra Jeroboam, 1 R. 13:33-14:20. El mismo profeta que había anunciado a Jeroboam que sería rey en el norte (Ahías), fue el encargado de comunicarle que su hijo moriría, y que no tendría descendencia reinando porque había hecho lo malo ante los ojos de Dios. Roboam y la invasión de Sisac, 1 R. 14:21-31. Roboam al frente de la casa de Judá tampoco hizo lo bueno delante de Jehová, por lo cual Dios lo castigó por medio de una invasión egipcia al mando de Sisac, quien tomó para su reino los tesoros que Salomón había acumulado en Jerusalén.
APLICACIONES DEL ESTUDIO. 1. No han aprendido a negarse a sí mismos quienes no pueden desechar una comida prohibida. Dios prohibió a su

mensajero que comiera o bebiera en Betel para mostrar su aborrecimiento por su idolatría y apostasía de Dios, y para enseñarnos a no tener comunión con las obras de las tinieblas.
2. A todos los que le sirven, Dios les advierte que observen estrictamente sus órdenes. A Dios le disgustan los pecados de su pueblo; nadie será protegido en su desobediencia, por el oficio que ejerce, por su cercanía a Dios, ni por ningún otro servicio que haya hecho por Él. 3. Nada sino el derramamiento del Espíritu Santo mantendrá la lealtad del pueblo de Dios. El esplendor del

templo de Jerusalén, la pompa de su sacerdocio, y todas las ventajas con que estaba asociada su religión, no fue suficiente para mantenerlos cerca del Dios verdadero.

HOJA DE TRABAJO

APOSTASÍA DE JEROBOAM EN EL NORTE Y MALDAD DE ROBOAM EN EL SUR (1 R. 13:1-14:31) Verdad central: Esta historia manifiesta la importancia de la obediencia consistente y completa a la palabra de Dios.

Nada hay que pueda excusar un acto voluntario de desobediencia.
Lee tu Biblia y responde: 1. Acontecimientos en el reino del norte, 1 R. 13:1-14:20. v. 1-10. Un varón de Dios de la tribu de Judá cuyo nombre se desconoce, emitió una profecía de juicio autorizada

en su totalidad por Dios. Pronunció públicamente su profecía en el altar estando Jeroboam junto a él quemando el incienso (v.2): “a la casa de David nacerá un hijo llamado ________, el cual sacrificará sobre ti a los sacerdotes de los lugares altos que queman sobre ti ________...”. El profeta predijo una señal (v.3) “he aquí que el ______ se quebrará, y la _______ que sobre él está se derramará”. Cuando el rey extendió su mano para ordenar que lo arrestaran, se le secó. El rey reconoció el poder divino y le pidió al varón de Dios que intercediera para que su mano fuera restaurada, a lo cual el Señor respondió con misericordia. Jeroboam se refirió a Jehová como “tu Dios,” y no “mi Dios”, atestiguando así su propia idolatría (v.__). Por ese favor recibido, el rey invita al profeta a un banquete, pero éste se negó diciendo que obedecía las órdenes de Jehová e inició el regreso a su casa por una ruta diferente. v. 11-19. Hubo un segundo profeta que era viejo y vivía en Betel, se interesó en el profeta joven y fiel, lo alcanzó y lo invitó, con engaños, a comer y hospedarse en su casa. El profeta fiel fue engañado y aceptó (v.__). v. 20-34. En respuesta, el profeta viejo le dice que Dios le ha revelado el castigo por su desobediencia (v.22) “… no entrará tu ________ en el sepulcro de tus padres”. Dios envió a un (v.24) ______ que lo mató en el camino y se echó el animal al lado del cuerpo del profeta sin devorarlo ni tampoco a su asno. La muerte del profeta llegó a conocerse públicamente. Como un acto de respeto hacia el varón de Dios, el anciano tomó el cuerpo, hizo luto por él y lo enterró. Además pidió a sus hijos que lo sepultaran junto a él pues estaba convencido que la profecía acerca de Josías se iba a cumplir. (v.__). El capítulo termina mencionando cuál es el pecado de Jeroboam (v.33): “volvió a

hacer __________ de los lugares altos de entre el pueblo, y a quien quería lo consagraba para que fuese de los sacerdotes de los lugares altos”. A pesar de la advertencia Jeroboam no se apartó de su mal camino.
14:1-20. Abías el hijo de Jeroboam cayó enfermo y le pidió a su esposa que, disfrazada fuera a consultar al profeta (v.2) ______ acerca de la salud de su hijo. Ahías ya era viejo y estaba ciego, pero Dios le dijo todo acerca del plan de Jeroboam y su esposa. Cuando la mujer disfrazada llegó el profeta enseguida la desenmascara (v.__) y le da el

mensaje de condenación de Dios para su familia. La casa de Jeroboam sería destruida porque había alejado al pueblo de su Dios. Ningún varón podría perpetuar su descendencia, la cual Dios la comparó con (v.10) __________. Los que murieran no serían sepultados, sino que serían devorados por perros y aves, el único que recibiría una sepultura digna sería _______. El cumplimiento inmediato de esta profecía está descrito en el v.___. Jeroboam reinó por espacio de (v.20) ___ años sobre Israel. En su lugar reinó ________ su hijo.
2. Reinado malvado de Roboam en Judá, 1 R. 14:21-31. v. 21-24. Roboam inició su reinado a los 41 años y reinó ___ años en Jerusalén capital de Judá, el nombre de su

madre fue ________ amonita, quien probablemente fue la responsable de haber reavivado el paganismo cananeo que se dio durante este período. Roboam se alejó del Señor después que se estableció en el trono y se fortaleció. Las condiciones espirituales del país retrocedieron a la época de los jueces: proliferaron los lugares altos (v.__) y los sodomitas (v.__). v. 25-31. Dios castigó a su pueblo pues Judá fue invadido por ______ faraón de Egipto quien se apoderó de 156 ciudades y amenazó con tomar Jerusalén, lo cual provocó que Roboam y los demás príncipes se humillaran ante el Señor. Dios salvó la ciudad pero Roboam se tuvo que desprender de los tesoros de la casa de Jehová y de la casa real, incluyendo los 500 (v.26) _________ de oro que Salomón había hecho. Siendo siempre enemigo de Jeroboam, Roboam muere y nombra a su hijo _________ como su sucesor.
APLICACIONES DEL ESTUDIO. 1. No han aprendido a negarse a sí mismos quienes no pueden desechar una comida prohibida. Dios prohibió a su

mensajero que comiera o bebiera en Betel para mostrar su aborrecimiento por su idolatría y apostasía de Dios, y para enseñarnos a no tener comunión con las obras de las tinieblas.
2. A todos los que le sirven, Dios les advierte que observen estrictamente sus órdenes. A Dios le disgustan los pecados de su pueblo; nadie será protegido en su desobediencia, por el oficio que ejerce, por su cercanía a Dios, ni por ningún otro servicio que haya hecho por Él. 3. Nada sino el derramamiento del Espíritu Santo mantendrá la lealtad del pueblo de Dios. El esplendor del

templo de Jerusalén, la pompa de su sacerdocio, y todas las ventajas con que estaba asociada su religión, no fue suficiente para mantenerlos cerca del Dios verdadero.

COMENTARIO BÍBLICO JAMIESON-FAUSSET-BROWN CAPITULO 13 1-22. SE SECA LA MANO DE JEROBOAM. 1. un varón de Dios… vino de Judá—No sabemos quién fue este profeta que vino por autoridad divina. No pudo ser Iddo ni Ahías, porque los dos vivieron después de los acontecimientos relatados aquí. estando Jeroboam al altar para quemar perfumes—Fue en una de las fiestas anuales. Para dar más importancia al nuevo ritual, el rey mismo

era el sacerdote oficiante. El altar y todo lo relacionado con él, naturalmente exhibiría todo el esplendor de un templo nuevo y magníficamente adornado; pero el profeta predijo su completa destrucción. 2. clamó contra el altar—El cual fue puesto como el único sistema de culto organizado por Jeroboam en Israel. nacerá un hijo, llamado Josías—Esta es una de las profecías más notables registradas en las Escrituras; por su claridad, sus detalles circunstanciales, y la predicción exacta de un acontecimiento que sucedió 360 años más tarde; presenta un contraste notable con los oráculos obscuros y ambiguos de los paganos. Como fue pronunciada públicamente, debe haber sido bien conocida del pueblo, y todo judío que vivió en tiempo del cumplimiento del evento, se ha de haber convencido de la verdad de una religión asociada con semejante profecía. Fue dada una señal de que era Jehová el que había predicho lo que acontecería. Esta señal era: que se quebraría milagrosamente el altar a la vista del pueblo. Exasperado por las palabras del hombre, Jeroboam extendió su mano, y mandó a sus ayudantes que prendieran al atrevido intruso. En aquel momento el brazo del rey quedó rígido e inmóvil, y el altar se rompió en dos, de modo que el fuego y las cenizas cayeron al suelo. Asombrado por los efectos de su impiedad, Jeroboam pidió la oración del profeta. Su petición fue concedida, y la mano fue restaurada a su estado de salud. Jeroboam era astuto, e invitó al profeta a la mesa real, no para hacerle honor ni para mostrarle gratitud por la restauración de su mano, sino para ganar, mediante su cortesía y su hospitalidad liberal, a una persona a quien no podía dominar mediante el poder. Pero el profeta le informó de un mandato divino que expresamente le prohibía todo trato social con cualquiera persona del lugar, así como también que volviera por el mismo camino. La prohibición de no comer o beber en Betel fue porque todos habían apostatado de la verdadera religión, y el motivo de no serle permitido volver por el mismo camino, fue para que no fuese reconocido por alguna persona que lo hubiera visto a la ida. 11. Moraba a la sazón en Betel un viejo profeta—Si era profeta verdadero, era hombre malo. 18. un ángel me ha hablado por palabra de Jehová—Este modo indirecto de hablar, en vez de decir sencillamente: “El Señor me habló”, se usó para esconder una ambigüedad, un doble sentido—un sentido inferior dado a la palabra “ángel”—para ofrecer una autoridad aparentemente superior para persuadir al profeta, mientras que en realidad la autoridad era secretamente conocida al orador como inferior. El “ángel”, es decir “mensajero” eran sus propios hijos, los cuales eran adoradores, y tal vez sacerdotes en Betel; y como este hombre estaba dominado por intereses egoístas, y deseaba ganar el favor del rey, temía que éste desistiera de su propósito de adherirse a su política religiosa, por causa de las señales portentosas que había habido. Su apresuramiento para ir en busca del profeta de Judá, el engaño que practicó con él, y la urgente invitación por la cual, a base de mentira, persuadió al sencillo hombre de Dios a acompañarlo de regreso a su casa en Betel, fueron con el propósito de crear la impresión en la mente del rey, de que el profeta era impostor, y que obraba contrariamente a su propia palabra. 20-22. clamó al varón de Dios que había venido de Judá—Más bien, “la palabra de Dios” clamó.
23-32. EL PROFETA DESOBEDIENTE ES MUERTO POR UN LEON. 24. le topó un león en el camino, y le mató—Había un bosque infestado de leones cerca de Betel. Esta catástrofe

fue un juicio severo pero necesario de parte de Dios, para atestiguar la verdad del mensaje que se había encargado al profeta. Todas las circunstancias de este acontecimiento trágico—el cuerpo que no había sido devorado, y el asno y los pasajeros intactos—han de haber producido una impresión inequívoca de que la mano de Dios estaba en ello. 31. enterradme en el sepulcro en que está sepultado el varón de Dios—El motivo para hacer esta petición fue que sus restos no fuesen molestados cuando los acontecimientos predichos sucedieran, o que él tenía alguna esperanza supersticiosa de ser beneficiado en la resurrección por estar sepultado con un hombre de Dios.
CAPITULO 14 1-20. AHIAS DENUNCIA JUICIOS DE DIOS CONTRA JEROBOAM. 1. En aquel tiempo—Una frase a menudo usada en sentido indefinido en la historia sagrada. Este incidente de la

familia de Jeroboam ocurrió probablemente hacia el fin de su reinado; su hijo Abías era mayor de edad, y era considerado por el pueblo como heredero al trono. 2. dijo Jeroboam a su mujer: Levántate ahora, disfrázate—Jeroboam manifestó su ansiedad como padre y su astuta política como rey apóstata. No quería que se supiera que consultaba al Dios verdadero en vez de a sus ídolos, por temor de poner en peligro su sistema político; además, temía que Ahías, a quien él había ofendido, se negara a recibir a la reina si ésta iba abiertamente a consultarlo. Por estos motivos escogió a su esposa como la

persona más indicada para esta misión secreta, pero le recomendó que fingiera ser una mujer del pueblo. ¡Qué desatino, creer que Dios podía revelar el porvenir, y que no podía saber quién se escondía tras un disfraz! 3. toma en tu mano diez panes, y turrones, y una botija de miel, y ve a él—Este era un obsequio de acuerdo con el carácter de campesina que ella tomó. Los turrones eran una especie de tortitas dulces con semillas aromáticas. El profeta era ciego, pero habiendo recibido una verdadera advertencia divina acerca de la venida de la fingida campesina, en el mismo momento de su llegada él se dirigió a ella como a la reina, y le informó de las calamidades que a causa de la ingratitud de Jeroboam, su apostasía, y su atroz gobierno de Israel, amenazaban caer sobre su casa, y también sobre toda la nación que tan fácilmente le había seguido en sus innovaciones idolátricas. 8. tú no has sido como David mi siervo—Quien, aunque cayó en pecado grave, se arrepintió, y siempre mantuvo el culto a Dios como mandaba la ley. 10. traigo mal sobre la casa de Jeroboam—Se emplean expresiones fuertes para indicar la completa extirpación de su casa; “el guardado como el desamparado en Israel” se refiere a aquellos que eran escondidos con todo cuidado, como ocurre a menudo con los herederos al trono en los países en donde prevalece la poligamia; la frase anterior no puede referirse a los hombres, pues por la ropa suelta que se usaba en el Oriente, la práctica debe haber sido distinta de la que prevalece en el Occidente; más bien se refiere a los niños o a los perros, para indicar que la destrucción de la casa de Jeroboam sería tan completa que ni un perro escaparía. Esta frase peculiar es solamente para referirse al exterminio que amenazaba a una familia. Véase la forma del exterminio (cap. 16:4; 21:24). 12. morirá el mozo—La muerte y la lamentación general en el país por la pérdida del príncipe, fueron también predichas. El motivo del profundo pesar por su muerte, se debía, según algunos escritores judíos, a su decidida oposición a la erección de los becerros de oro, y a la influencia que tenía con el padre para que concediera a sus súbditos la libertad de ir a adorar en Jerusalén. 13. todo Israel lo endechará, y le enterrarán—El único de la familia de Jeroboam que recibiría los ritos de sepultura. 14. Jehová se levantará un rey… ¿y qué, si ahora?—Es decir, Baasa (cap. 15:27); ya estaba levantado, ya existía, todavía no estaba en el poder. 17. Tirsa—Lugar de hermosura extraordinaria (Cant.6:4), elegido para residencia real por el primer monarca, cuando Israel llegó a ser un reino aparte. Las llanuras fértiles y los collados arbolados en aquella parte de Efraím dieron oportunidad para la formación de parques y lugares de recreo similares a los que eran los “paraísos” de los monarcas asirios y persas. Tan pronto como llegó la reina al portón del palacio, recibió la información de que su hijo estaba muriendo, según la predicción del profeta. 19. Los otros hechos de Jeroboam—Ninguna de las amenazas pronunciadas contra esta familia, produjo cambio alguno en su política o gobierno.
21-24. EL MAL REINADO DE ROBOAM. 21. reinó en Jerusalén—Su designación especial como “ciudad que Jehová eligió de todas las tribus de Israel, para

poner allí su nombre”, parece que se menciona aquí como una censura de la apostasía de las diez tribus y como prueba de la grave maldad de introducir en ella la idolatría y demás vicios. El nombre de su madre fue Naama, Amonita—Su origen pagano y su influencia como reina madre, se mencionan para explicar la tendencia de Roboam a alejarse de la verdadera religión. Alentado por la advertencia del profeta, y por la grande inmigración de israelitas en su reino (cap. 12:17), él continuó durante los tres primeros años de su reinado como fiel protector de la religión verdadera. Pero después él empezó y encabezó una apostasía general; la idolatría vino a ser la forma predominante de culto, y el estado religioso durante su reinado se describe por los lugares altos, las estatuas de ídolos, los bosques y los ritos impuros que con licencia desenfrenada se celebraban en ellos. La descripción concuerda con el carácter del culto cananeo.
25-31. SISAC DESPOJA A JERUSALÉN. 25, 26. subió Sisac rey de Egipto—Fue el instrumento en las manos de Dios para castigar la apostasía nacional.

Aunque este rey fue el suegro de Salomón, no era pariente de Roboam; pero es muy probable que él perteneciera a otra dinastía (véase 2 Cr 12). Él era el Sheshonk de los monumentos egipcios, el cual se presenta en un bajo relieve en Karnak, arrastrando cautivos, quienes, por su fisonomía peculiar, generalmente son considerados como judíos. 29. Lo demás de los hechos de Roboam… ¿no están escritas en las crónicas de los reyes de Judá?—No el libro así llamado y comprendido en el sagrado canon, sino los archivos nacionales de Judá. 30. hubo guerra entre Roboam y Jeroboam—Al primero le fue prohibido emprender una guerra agresiva; pero como los dos reinos mantenían una rivalidad celosa, él estaba obligado a tomar medidas vigilantes de defensa, y frecuentes escaramuzas ocurrirían en las fronteras.