You are on page 1of 2

La Ética Marxista Para poder analizar la ética desde el punto de vista de la ideología marxista, tendremos que partir de una

serie de cuestiones, que nos ayudarán a comprender el pensamiento y la concepción, que en este caso Karl Marx pondrán de manifiesto en sus trabajos filosóficos y científicos acerca de la sociedad moderna tradicional. Tenemos que tener en cuenta el contexto histórico-social en el que se desarrolla esta ideología y todo lo que ello implica para su comprensión. Karl Marx desarrolla un análisis filosófico y económico acerca de las relaciones sociales capitalistas que afectaban a la sociedad moderna de su época. Debemos destacar que la sociedad europea del siglo XIX, en la que este filósofo se desenvolvía, era una sociedad en la que el capitalismo burgués ya estaba afianzado, convulsionado por la Revolución Industria. La concepción que Marx tiene de la historia es lo que se denomina como materialismo histórico, debido a que él la piensa como una materia, porque el hombre trabaja con ella, además porque estudia lo concreto de la historia las relaciones de producción, las clases sociales, los conflictos políticos, etc. Se considera a esta filosofía como la filosofía de la historia, es decir, el sujeto de la historia es el hombre concreto en su mundo social, el hombre que se crea a sí mismo en el trabajo. En contraposición al idealismo hegeliano, que la ve como el desarrollo de las ideas separado de su fundamento socio-económico, el materialismo histórico pone principal énfasis en la actividad práctica de los hombres. Él postula una filosofía de la praxis y no un simple análisis teórico. Para Marx la historia, desde siempre, está marcada por la lucha de clases antagónicas; a saber, el proletariado (oprimido) y la burguesía (opresor). El primero de estos al perder los medios de producción en manos de la burguesía capitalista se ve en la necesidad de vender su fuerza de trabajo para poder subsistir. Por el contrario el segundo, concentrando los medios de producción y estableciendo sus propias relaciones de producción, aglutina el capital y obliga al proletario a ser explotado para poder obtener su consecución. La historia en el devenir dialectico se caracteriza por las contradicciones que en ella se encuentran desde siempre. Así como la burguesía en su momento negó al feudalismo, el proletariado, según Marx, negara a la burguesía para llegar a una superación. Estas contradicciones del sistema de producción al sistema vigente de cada caso, son las que mueven la historia. La base de las relaciones de producción forma la denominada estructura económica de la sociedad, la base real sobre la que se levanta la superestructura jurídica y política que sustenta el orden imperante, en este caso el capitalismo. La esencia del hombre se encuentra en la naturaleza y en la relación con otros hombres, Marx lo concibe a este, como el ente que se produce a sí mismo, que se genera en el trabajo. Por tal motivo, el trabajo será el medio para su realización, para su satisfacción y para su felicidad. Se da en este proceso de autoproducción un proceso dialectico, que es la exteriorización del hombre en la naturaleza; es decir, el trabajo significa una humanización de la naturaleza bebido a que al transformarle deja su propia esencia en ella. Esta podría considerarse como un concepto de la

el proletario tendrá que negar. ya que a través de ella podrán ser realmente libres tanto de materia como de espíritu. . Si dijimos que el ser del hombre consiste en el trabajo. Se siente ajeno a lo que hace. como una maquina mas en el proceso de producción capitalista. y como superar el orden imperante. a decir la revolución violenta. Por eso el trabajador solo se siente en sí. donde desaparecerán las clases sociales y el hombre habrá superado la alienación y en ese momento podrá cumplir su esencia. Esto se convierta ya no en una satisfacción sino en un medio para poder subsistir y conlleva un sufrimiento al no poder elegir su trabajo. fuera del trabajo. lo que crea ya no le pertenece a él. o sea. es un medio adecuado para el fin. En conclusión podemos indicar que la ética marxista trata los problemas de cómo liberar la condición oprimida del proletariado. y en el trabajo fuera de sí. Ya que decimos que la estructura dialéctica lleva en si su propia negación. Esta apropiándose de los recursos naturales y utilizándolos para la acumulación de su capital. que el hombre llegue al conocimiento de su propia esencia y a la libertad. a la burguesía. es decir que el sufrimiento que los oprimidos padecen no importan ya que esperan la recompensa del más allá. llegando a tal punto de negarse. debido a que Marx plantea que “la religión es el opio del pueblo” en tanto que le promete a todos el reino de los cielos. Se puede decir que la religión adormece las luchas de los hombres por superar su indignidad social. Podemos encontrar una contraposición a la moral religiosa. si la manera planteada por Marx. por lo tanto no es feliz y no es capaz de realizarse. la cual Marx denomina como alienación. de sentirse como una herramienta más. lo que produce. a la burguesía y así llegar a la instancia del comunismo. tomando conciencia de su clase. le quito al proletariado la oportunidad de ser libre a través del trabajo. la alienación se da cuando el trabajador es ajeno de su producción. sino que por el contrario le pertenece a otra clase. En cambio existen atenuantes que llegan a romper con esta posibilidad de libertad.moral de la clase oprimida.