You are on page 1of 4

LA MADRE Y EL HIJO FÓBICO Carla Verônica Barbosa da Silva Corpo Freudiano do Rio de Janeiro Introduzco este texto con

elaboración hecha por mí a través De la siguiente frase del Lacan: “Si el fetiche garantiza la condición absoluta de un gozo, el significante fóbico protege contra la desaparición del deseo”. (Sin. 4 Cap. XI). El objetivo es de abordar la relación de la madre y su hijo aún en la infancia. La influye de esta madre que devora la infancia de este hijo. La fobia es una elección momentáneo? Fuga? El deseo de mantenerlo como objeto eterno imposibilita su saludable subjetividad “nada falta, por no faltar no existirá deseo”. Lacan expresa sobre la angustia apoyando Unheimlich, pues él efectivamente mostró que la angustia surge cuando el sujeto es confrontado con la falta de la falta, o sea, con una austeridad omnipotente que invade a punto de destruir en él cualquier facultad de desear. MADRE FÁLICA (DEVORADORA - DESEO DEl OTRO (OBJETO DE ESTA MADRE El PROPIO HABLO) = HIJO FÓBICO En estos casos el niño no irá depararse con la falta, y así no existirá deseo esto lo imposibilita de ser un sujeto y de hasta hacer elecciones, como de su propia estructura. El sujeto no podrá hablar por sí, mismo siendo un cuerpo, pero un cuerpo preste a ser devorado. La fobia viene con la función de proteger este deseo, imposibilitando que él venga a ser devorado? Mi experiencia Clínica me permite levantar está cuestión, de la demanda de amor de la madre con la voracidad de un devorar, (Mi hijo es todo para mí!), pues este tipo de habla ya fue dicha por un número considerable de Madres tanto en sus análisis cuanto en entrevistas para la atención de sus hijos que presentaban síntomas a partir de estas cuestiones. Estos niños durante el análisis intentan impedir la entrada de esta madre en la sala, pues consigue percibir que este lugar es el único inicialmente que él pueda ser él, habiendo también la protección de la fobia. Inicialmente trabajaré la disolución del Edipo de la niña, por hacer levantamiento teórico de la madre, El porque que existe una frecuencia de la existencia de estas madres devoradoras. El pequeño Hans asistido por Freud es colocado muy bien, en la relectura hecha por Lacan en el SEMINARIO 4. La estructura y el efecto del complejo de castración en la niña es diferente del niño, pues ella sufre por la ausencia del pene de ahí que intenta negar, compensar o notar. El complejo de castración está en estrecha relación con el complejo de Edipo , y más especialmente, como función de prohibición y norma. Desde ahí que inicia toda la conclusión de este tema en que yo coloqué para ser trabajado. En el texto de 1917 Freud coloca la envidia de la mujer en tener un pene no siendo algo referente a un simple deseo femenino, pero sí las posibilidades en que fue dada en desear: un niño según equivalencia simbólica pene-niño, y del hombre mientras “apéndice del pene”. La concepción de Freud de la sexualidad femenina consulta a un lugar esencial a la envidia del pene en la evolución psicosexual para la feminidad, que supone un cambio de

con predominio de la pasividad. la claustrofobia sería un deseo de escapar a la protección sofocante del buen objeto. pag 189. muestra el que ocurre con los niños. siendo una condición esencial para comprender el que quiere que sea. cada uno por su vez. este no tiene otro recurso se no crear para sí mismo un tigre de papel”. para mostrar que el primero transcurre de una sintomatología neurótica y el segundo. en el cuál todos los objetos que hay de venir la quitar. no la retirando de esta dialéctica. y del propio velo. En esa perspectiva.(1) Lacan en el Seminario 4. se alimentando de nada. y es sólo en la medida en que alguna cosa le proporcione que ella puede ser satisfecha. En el diccionario del Roudinesco expone que según la óptica de Marilyn Klein. estando a su disposición. “Si el fetiche garantiza la condición . que no proveo la hija de pene. toma el lugar del pene”. Lacan en este mismo seminario. Sin embargo la situación femenina sólo se establece cuando el deseo del pene es sustituido por el deseo del niño. ella que depende de la omnipotencia. dice que la fobia sería un significante. en su. su valor simbólico. Lacan en su seminario. tan *infranqueable cuánto a la muralla de China. El hablo puede ser materializado a partir de ropas. un elemento significativo de la historia del sujeto que vendría a enmascarar su angustia fundamental: “Para llenar algo que no puede resolverse en el nivel de angustia intolerable del sujeto. según Melaine Klein. y por la falta que surge el deseo. por lo tanto. Lacan comparó ese significante la letras de fuego o’ brasão de la fobia’. 3)Renuncia la actividad fálica. Entonces. según la equivalencia simbólica. pues es el momento en que el seno queda en el nivel del objeto anulado como simbólico. el maestro de la omnipotencia a la vida de la haces a vivir. haciéndose por ese medio. cabe distinguir el objeto significante o significante fóbico del objeto fetiche. la madre falta el hablo. esto es. ya que fue necesaria el análisis para lo descubrís. pag 190. El significante existe. de una clínica de la perversión. y cuando el niño. verdadera paredes de papel que se hubieron tornado para el sujeto. “El deseo con que la niña se vuelve para el padre es indudablemente. A la disposición de las manifestaciones de su capricho. En este cambio.zonas erógenas y un cambio de objeto. origen el deseo del pene que la madre le recusó y que ella ahora espera obtener del padre. al nivel de abrir mano de la dependencia de la madre. pues conforme a Lacan. que aparece así como castrada. Él afirma diciendo que la madre no tiene todo. precisamente donde no está. Y el hecho de que el papel del hablo como significante sea subyacente. mientras la agorafobia correspondería al deseo de huir de un mundo poblado de malos objetos.Esta madre queda dependiente del hijo. son el complejo de castración y la envidia del pene que desempeñan.El papel desempeñado por el hablo imaginario es de significante principal. 4)Equivalencia simbólica entre el pene y el niño. la diversos niveles. el niño finaliza el tiempo de dependencia. coloca la madre como toda poderosa. Desde ese pasaje es la madre que depende del deseo. pero ni de ahí que él es menos esencial. mismo cuando el objeto real está allí. “El hecho de que todos los objetos de la fantasía primitiva se encuentren reunidos en el inmenso continente del cuerpo materno”. a disposición de la omnipotencia de sí misma. no deja duda. un papel de articulación: 1)Resentimiento para con la madre. La relación de objeto. es preciso que se piense que él pueda estar o no allí. La madre constituye un campo virtual de aniquilación simbólica. 2)Depreciación de la madre. la relación madre-hijo es invertido.

La búsqueda de satisfacción del que no puede ser satisfecho a saber. puso cuando existe una intrusion del gozo.. insatisfecha.p 3) Encontraremos en el origen en ese desvío. antes de pasar finalmente a la idea de hablo simbólico. de la sexualidad femenina y de la diferencia sexual. El engaño está en el lugar de no lo sacias. irrupción del real sexual. El taladro abierto de la cabeza de la medusa es una figura devoradora y que el niño encuentra como salida posible. haberlo o no haber. maternidad.absoluta de un gozo. De esta manera que él revisó la teoría de Freud de los estadios. ser devorado”. pero también en los momentos de crisis subjetiva del sujeto que no son a pesar de eso crisis de maduración. el yo ideal del sujeto. donde en los da la forma esencial bajo la cual si presenta la fobia.) hoy exclusivamente estamos hablando en Edipo relacionado con la madre y la función del padre. La posibilidad de la regresión es cuando está madre insaciable. Lacan en 1956 designa el concepto de hablo como el propio significante del deseo. ponerse a trabajar en la vía de hacerse la sí misma de objeto que engaña. en la medida en que muestra su madre aquello que no es. que singularizaría por “el significante a . El que el propio niño encontró en otro momento para anular su insaciedad simbólica. ese deseo de la madre que. como todos los seres insaciados. por cualquier camino que siga. mostrando que el Complejo de Edipo o de castración consiste en una dialéctica “de Hamlet” del ser: Ser o no ser el hablo. y después como hablo de la madre. (LACAN. 1995. ella está allí y. es alguien real. Lacan al observar este caso que es el de Hans. ella busca el que devorar “quarens quem devoret”. antes de todo. se construye todo el recorrido en torno del cuál el yo asume su estabilidad. en su fundamento. en su búsqueda de la satisfacción de la madre”. pues el caballo para Hans. Podemos afirmar que la fobia surge en momentos en que el sujeto esteja en ocasiones de está dos de cambio libidinal (Edipo. 2p). aplicándoles una mayúscula y evocando. Así posibilita el reconocimiento de Lacan la función fóbica como la solución a momentos de pasada.. el significante fóbico protege contra la desaparición del deseo”. cuyo Edipo constituye el modelo y el prototipo de todos que están por venir.(id . “Ahí está el gran peligro que en los es revelado por sus fantasías. Para Lacan la especificidad de la fobia aísla el significante fóbico. adolescencia. vamos a su reencuentro también en el nivel de la satisfacción sexual imaginaria. el niño. como hablo imaginario. que se ve haciendo un pasaje por la fobia singularizarse por una identificación femenina que señala el fracaso de transmisión de la castración de padre para hijo. esto es fracaso de esta segunda identificación al padre del mismo sexo que constituye el modelo. es insaciable. en vuelta de quien se construye toda la trayectoria del niño en el camino narcisista. Así es visible por la Colección que el objeto que fue colocado en la función de significante asiste el llamamiento al Nombre del Padre y el padre imaginario para remediar el conflicto. pudiendo encontrar delante de sí como una boca abierta al máximo. pudiendo organizar la nueva subjetividad del sujeto engendrada por las crisis del Edipo. La imagen que se proyecta de la situación oral.

ROUDINESCO. XII. pero en su función de clasificación. Lacan define con precisión la función del significante fóbico como el sustituto simbólico a la carencia del padre al mismo tiempo en que introduce las tres instancias Real. La lectura de Lacan sobre el objeto fóbico es que él no es la metáfora paterna. 1998. nº 1. XIII. se paga el tributo la sexualidad.. Vocabulário de Psicanálise.. en el sentido de esta primera ordenación del mundo”. Rio de Janeiro: Ed J. Ed. Dicionário de Psicanálise. Rio de Janeiro: Ed J. Esta metáfora introduce Hans en la castración. Sigmund. pgs. Simbólico e Imaginario de la función paterna. 1895 / 1917. Elisabeth e PLON. el significante opaco “que comanda una serie de significaciones y que regula las relaciones de Hans con el mundo. “No hay sustitución de un significante por un otro. a este significante fundador de la familia que representa la paternidad en todos sus atributos. y como dice Charles Melan. REFERENCIA BIBLIOGRÁFICA: A Fobia (Estudios Clínicos sobre el seminario _ “A relação de objeto” de Jacques Lacan). FREUD. tratándose de un retorno.. a este padre originario. O Seminário _ A realidade de Objeto.. Colección. XI. el caballo tiene una función significante”. Zahar. Colección Freudiana. VI. Imago. 1995. 381 e 610. operación que permite el niño a simbolizar el Real del gozo fálico que entonces irrumpe. De esta manera. en que para el fóbico. araña. es un retorno que es posible entender como retorno de una identificación que es primordial la figura del ancestral. en el sentido en que se es águila. 243. “’y una metáfora”. Jacques. LACAN. LAPLANCHE e PONTALIS. El que esta en juego en la decomposición de la fobia infantil es la propia construction de simbolos en su lazo con el imaginario que es el lugar. caps. . siendo hasta una problemática para Freud y Lacan. Revinter . pues él surge donde era esperado el padre real.tout faire”. Zahar. Michel. Es difícil pensar en distinción entre fobia y histeria.