You are on page 1of 5

EL ENSAYO

Por Pedro Alejandro Suárez Ruiz

¿Qué es un ensayo?

Es un escrito breve de carácter académico que expone con profundidad y rigor


una interpretación objetiva sobre un tema en particular que se sintetiza en una
pregunta o en una hipótesis o tesis; su desarrollo es esencialmente argumentativo
en relación con la pregunta planteada. No es un resumen ni una síntesis, ni una
exposición de ideas de quien realiza el ensayo.

El ensayo comprende tres aspectos: una pregunta o una hipótesis o una tesis,
unos argumentos de apoyo, y generalmente unas derivadas de la tesis; por eso el
ensayo presenta en estas tres partes una estructura.

En consecuencia, desarrollar un ensayo requiere un nivel de pensamiento


hipotético capaz tanto de hacer inferencias como de generar dichas hipótesis, o
por lo menos elaborar raciocinios sobre una hipótesis dada para profundizar en
ella y exponer los argumentos correspondientes para rebatirla o aceptarla. Ello no
significa que el ensayo demande una investigación formal de tipo experimental o
cuasiexperimental mediante el cual se ponga a prueba la hipótesis; el ensayo se
fundamenta en el saber de quien lo elabora pero también recurre a fuentes
suficientemente validadas y reconocidas por una comunidad científica, fuentes que
debe reseñar y respetar.

¿Cuáles son las características del ensayo?

El punto de partida del ensayo es la selección y delimitación de un tema sobre el


cual recae el objeto, o propósito del ensayo. A partir del tema se establece un
problema, que por lo general se formula en términos de pregunta o de hipótesis. Al
plantear la hipótesis es fundamental evaluar su envergadura de modo que sea
posible exponer argumentos suficientes y bien estructurados mediante un ensayo;
este aspecto de la extensión es fundamental de considerar si se tiene en cuenta
que el ensayo es un escrito relativamente corto que presenta en forma completa
argumentos y derivadas, y de alguna manera es suficiente para responder a la
pregunta. Por lo tanto, evaluar la envergadura de hipótesis para hacer un ensayo,
no es evaluar su complejidad sino la extensión que requiere fundamentarla.

Pedro Alejandro Suárez Ruiz 1


El desarrollo del ensayo está determinado por los elementos que se deben tratar
para resolver el interrogante planteado, pero de todos modos debe procurar un
equilibrio entre lo narrativo y demostrativo. En cuanto a lo narrativo debe tener un
estilo cuidadoso tanto en la forma gramatical como en la vertebración de las ideas
de modo que sea clara la estructura y que permita una lectura más o menos ágil
para quien se interese por el tema, y además, tenga las herramientas cognitivas
necesarias para abordarlo. Además, puede tener esquemas, diagramas o recursos
gráficos que ayuden a su comprensión.

El componente demostrativo debe tener el rigor suficiente para dar crédito a la


argumentación y por lo tanto, al planteamiento que se ofrezca. En su conjunto, el
razonamiento debe revisar concienzudamente el material de lectura o de trabajo
relacionado con la hipótesis de modo que los argumentos que se den sean
consistentes con las disciplinas o los saberes a los que se refiere; para ello debe
acudir a fuentes lo suficientemente críticas que aseguren que el razonamiento
hecho tiene actualidad y relevancia; y su estructura debe tener un referente teórico
o conceptual o contextual que le da validez. Una condición esencial es mantener
el rigor en la exposición de los argumentos y en los procesos de inferencia que se
realicen al obtener conclusiones o derivadas de modo que el lector encuentre
cómo se van encadenando las piezas, como si fuera un rompecabezas, hasta
tener una totalidad estructurada.

Adicionalmente, el ensayo puede tener un componente derivativo en tanto que a


partir de la hipótesis puede plantear consecuencias, correlaciones, contener
inferencias o exponer nuevas hipótesis o cuestionamientos. Las derivadas se
desprenden de la hipótesis, son inherentes a ella, y de alguna manera la hipótesis
es un argumento para ésta. En el ensayo las derivadas tienen como razón de ser
el dar un espacio de desarrollo y de progreso posterior al planteamiento hecho en
él de modo que son útiles como nuevas hipótesis de posteriores producciones de
naturaleza argumentativa.

¿Cuál es la estructura del ensayo?

El ensayo es un escrito corto, luego la extensión de cada una de sus partes y la


cantidad de ellas debe ser limitada. Un ensayo pretende argumentar una sola
hipótesis y su estructura debe ser convergente; sus partes son título, introducción,
desarrollo, conclusión; en aquellos que tienen derivadas, son parte del desarrollo y
son diferentes de la conclusión.

1. Titulo: Es un enunciado breve que sintetiza el tema del ensayo, no la


pregunta ni la hipótesis; el título debe incluir las variables principales y
además, despertar interés por la pregunta que se planteará para motivar a
la lectura desde el primer momento.
2. Introducción: Expone el propósito del ensayo, el problema, los supuestos
que se van a desarrollar y las principales fuentes de consulta de modo que
el lector pueda tener una idea genera con dos propósitos: para decidir si lo

Pedro Alejandro Suárez Ruiz 2


aborda, y en caso de hacerlo, para tener una idea general que oriente la
lectura del mismo.
3. Desarrollo: Contiene la argumentación de la hipótesis conservando
cuidadosamente el orden del pensamiento, un buen estilo gramatical y el
rigor científico acorde con la argumentación que se expone y con el nivel de
la hipótesis; el desarrollo responde a la hipótesis planteada sobre el
problema objeto del ensayo desde distintas perspectivas, incluyendo la
propia. En algunos casos incluye derivadas que son consecuencias de la
hipótesis, que no la explican sino que muestran una perspectiva más amplia
o diferentes de aplicación o de extensión de ésta; las derivadas son
diferentes de las conclusiones, como veremos ahora, y son útiles para
plantear o desarrollar nuevos ensayos.
4. Conclusión: Es la parte final del ensayo propiamente dicho y muestra de
manera clara y concreta la respuesta al problema inicial; además, podrían
plantearse nuevas preguntas o sugerencias para profundizar en la misma.
5. Referencias: Corresponde a las fuentes consultadas, indican el rigor
académico y la calidad de los referentes del ensayo en relación con el
saber elaborado hasta el momento sobre el mismo tema. Las referencias
corresponden tanto a las fuentes citadas dentro del mismo como a otras
consultadas como soporte para el ensayo. Sin embargo, ello no significa
que la cantidad de referencias o la actualidad de las mismas sea un
indicador de la calidad del ensayo; en todo caso, es también pertinente
tener en cuenta el segundo aspecto en relación con el tema planteado y
con los desarrollos que en dicho campo halla hecho la comunidad
académica correspondiente. Aún así, la actualidad de las fuentes es relativa
a la temporalidad del tema pues en ocasiones se requiere hacer un
recorrido anterior o ubicarse en un momento histórico específico.

¿Cuál es el proceso de elaboración de un ensayo?

La elaboración de un ensayo requiere avanzar del planteamiento suficientemente


claro y delimitado, a la exposición de los argumentos y la resolución de la pregunta
o la aceptación o negación de la hipótesis. Por ello su elaboración comprende
cinco pasos:

1. Comprender de manera clara y precisa el enunciado propuesto para el


ensayo, cuando así sucede por ejemplo, en el desarrollo de alguna
asignatura. O precisar su significado y evaluar su relevancia, cuando es un
ensayo basado en una pregunta o una hipótesis propuesta por su autor.
2. Seguir las indicaciones o instrucciones de quien solicita el ensayo: el
profesor, el editor de una publicación, los organizadores de un evento
académico. Dichos indicadores pueden hacer referencia, por ejemplo, a la
extensión, al tipo de lenguaje, a la diagramación, a la organización, a la
profundidad según los posibles lectores, a las referencias bibliográficas o a
otra clase de fuentes.

Pedro Alejandro Suárez Ruiz 3


3. Revisar la información disponible teniendo en cuenta la actualidad, la
relevancia y la validez de la misma según la comunidad académica del
campo en el que se inscribe el ensayo; esto para no recurrir a fuentes que
no sean reconocidas como válidas y con base en las que el ensayo quede
sin validez o pierda solidez en su argumentación.
4. Elaborar un plan para desarrollar el análisis de la hipótesis o pregunta
teniendo en cuenta las partes de su estructura, así como la prioridad de las
ideas expuestas y la relación entre ellas. Algunos autores denominan a esta
estructura el modelo del ensayo de modo que no es una tabla de
contenidos o una secuencia de aspectos, sino un diagrama que organiza
los argumentos con sus subargumentos, así como las derivadas. El
siguiente esquema podría ser un modelo que ayuda a desarrollar el texto
del ensayo porque define una secuencia en relación con la importancia o la
prioridad, o la secuencialidad de las ideas.

Supraderivada1.1

Derivada1 Derivada2

Tesis
Argumento 1 Argumento 2 Argumento 3

Sub-arg. 1.1 Sub-arg.. 1.2 Sub-arg. 3.1

Sub-arg. 1.2.1 Sub-arg. 1.2.2 Sub-arg. 1.3.1

5. Proceder a redactar el ensayo teniendo en cuenta la estructura de cada


párrafo y el encadenamiento entre ellos de modo que la lectura sea fluida y
vaya convergiendo sobre la conclusión. En general, podríamos decir que
cada párrafo corresponde a un argumento con sus subargumentos o a cada
derivada. La redacción debe conservar una codificación clara y
relativamente sencilla; en general, es mejor usar frases cortas y párrafos de
enlace entre planteamientos que recojan la estructura general y no dejen
que se pierda a lo largo del texto; estos párrafos de enlace pueden ser
retrospectivos cuando retoman lo desarrollado hasta el momento para
centrar la atención del lector; o proyectivos para anunciar la secuencia que
se desarrollará y enlazarla con la anterior. Así mismo, en la redacción hay
que tener en cuenta que la estructura argumentativa puede ser inductiva o
deductiva, o unos párrafos pueden ser de naturaleza inductiva mientras que
otros, deductiva.

Pedro Alejandro Suárez Ruiz 4


¿Cuáles son algunas clases de ensayos?

En general los ensayos son de carácter argumentativo, pero pueden considerase


otros cuyo eje central no es la argumentación sino la sustentación y la justificación.
El ensayo informativo ilustra sobre un tema y reduce la incertidumbre sobre el
mismo; el ensayo comparativo busca semejanzas y contrastes entre dos
referentes que pueden ser autores, hipótesis, planteamientos sobre un mismo
fenómeno. Y el ensayo explicativo aclara un proceso, o un objeto, da cuenta de las
características o de la secuencia pero dando justificaciones y precisando
relaciones entre las partes.

¿Cuáles pueden ser algunos criterios para la evaluación del ensayo?

1. Valorar el enunciado del problema: Tener en cuenta si el ensayo formula


claramente y con precisión el problema en cuanto se trata de un tema bien
definido y por lo tanto viable de ser tratado. Además, evaluar su relevancia
de acuerdo con el nivel de formación del autor; un planteamiento puede ser
excelente para un estudiante de primer semestre pero no tener relevancia
para otro que termina su carrera.
2. Evaluar la información proporcionada por el ensayo: Si los datos
recopilados son relevantes y pertinentes en relación con el problema
planteado en el ensayo, y si son de actualidad para el ensayo.
3. Valorar el proceso argumentativo: Esto es, si los datos obtenidos se han
utilizado, analizado y evaluado correctamente y en forma sistemática; y si el
desarrollo de los argumentos evoluciona hacia la respuesta de la pregunta
expuesta.
4. Evaluar el conjunto del ensayo: Si el ensayo está bien organizado y por lo
tanto, su estructuración es coherente y lógica; si la lectura es adecuada al
público posible y si la estructuración gramatical es correcta.
5. Evaluar la conclusión. Primero, evaluar si el ensayo concluye porque
demostró; esto es, si la hipótesis o el problema planteado están
ampliamente justificados con los datos aportados. Y segundo, si concluye
en relación con el tema propuesto.

BIBLIOGRAFÍA:

García Rojas, Miguel; García Rojas, Rosa: El Ensayo, ¿Herramienta útil en el


quehacer investigativo? En: Acción Pedagógica, No. 24, UPTC, Tunja, marzo de
1999

MICHEL, Guillermo, Aprende a aprender, Ed. Trillas, México, 1990

Pedro Alejandro Suárez Ruiz 5