You are on page 1of 4

Por Mario Gómez R.

El pacto Juntos Podemos es la alianza de fuerzas de izquierda que mejores resultados electorales ha alcanzado desde 1973. Sin embargo, y a pesar de ello, el conglomerado se encuentra pasando por una seria crisis que hace relación al tema táctico de cómo enfrentar la lucha política, social y electoral. A pesar de existir consenso en la estrategia y el programa del Juntos Podemos, un sector mantiene conversaciones con la Concertación y la derecha para abrirse paso en el marco de la institucionalidad, en el vano intento por producir los cambios que requiere el país. Por otro lado se encuentran los sectores que siguen desarrollando los Podemos desde la base, incorporados en las diferentes luchas sociales que ha conocido el país estos últimos meses. El ex candidato a la presidencia del Juntos Podemos, Tomás Hirsch, ha estado recorriendo las comunas del país, reuniéndose en la base con los Podemos. Todos recuerdan su llamado a no pagar por el servicio prestado por el Transantiago que fue acogido en un 40% por los habitantes de la capital y a su vez le ha tocado cumplir con una nutrida agenda en América Latina. Interesados por la opinión del ex candidato a la presidencia le preguntamos: El llamado a Votar Nulo significó un quiebre al interior del pacto, ¿consideras que se justificó? Mi llamado a votar nulo fue hecho el día 11 de diciembre, al finalizar la primera vuelta. Fue hecho durante toda la campaña electoral, acordado por el conjunto de las organizaciones que participamos en el Juntos Podemos. Fue expresado públicamente en más de 600 oportunidades, de acuerdo a los registro de prensa que tenemos, nunca hubo un cambio de discurso de ningún tipo. H abíamos acordado que el Juntos Podemos no iba a apoyar nunca a un candidato representante del modelo neoliberal. Lo que hicimos el día 11 de diciembre a medianoche, fue confirmar públicamente aquello que se había venido diciendo durante toda la campaña, por lo tanto fue una acción de mínima coherencia política, que creo es bastante necesaria en estos tiempos, en que después de una elección se confirma aquello que uno ha planteado como candidato. Si yo el día de mañana soy electo presidente también espero como presidente cumplir con aquello que he planteado en el programa. Tomás, disculpa que te interrumpa, ¿el PC estaba de acuerdo con tu postura de llamar a Votar Nulo en la segunda vuelta? Siempre hay diferentes lecturas para las cosas. Yo en ese sentido soy muy respetuoso de las lecturas que puedan tener otros. El PC luego me ha dicho que ellos entendieron que la cosa era de otro modo. Bueno, a mi me parece que estaba totalmente claro, y de hecho el punto 6 de la Carta Fundacional lo manifestaba con mucha claridad. Luego, el discurso de Guillermo Teillier, me parece que fue en el pleno o en el aniversario del PC. en el Diego Portales antes de mi proclamación, en el cual el ratifica eso. También durante la campaña yo lo ratifico y el generalísimo de mi campaña era Lautaro Carmona, Secretario General del PC, quién estaba conmigo cuando yo hacía las declaraciones y nunca hubo una rectificación, no, por el contrario, la cosa iba muy fluida. Nunca tuvimos dificultades. Es verdad que en las últimas semanas antes de la elección plantearon una postura diferente y se enfrascaron en una discusión entre las directivas del Podemos en la que yo no participaba, respecto de cual era la postura tomada y se quiso en ese momento modificar ese acuerdo. Es así como se llega esa noche a una situación de crisis real. Respetando yo, cada postura que allí hubo y no queriendo imponer, no me gusta imponer mi punto de vista, esa noche planteo que yo, por todo lo anunciado anteriormente, votaré nulo y por supuesto todas las organizaciones que estaban conmigo en ese momento coincidieron y respaldaron la declaración. Disculpa que insista ¿crees realmente que fue correcto llamar a Votar Nulo? Creo que fue una acción correcta. Creo que la gente que nos apoyó, nos apoyó porque perfilamos un proyecto muy nítido, muy diferenciable de la Concertación. Creo que habría sido un gran error, que habría defraudado a nuestros votantes, aparecer inmediatamente después de la elección apoyando a alguno de los candidatos.

Creo que es importante, sobre todo para las nuevas generaciones, que perciban que algunos que estamos en la actividad política, mantenemos la coherencia, y esa fue mi intención. Sí, creo que fue una decisión correcta. Ha pasado un año y medio y los hechos nos dan la razón. Este no ha sido un gobierno de cambio, sino que ha sido una continuación y prolongación de los gobiernos de la Concertación. Desde el papá Lagos que se dedicaba a retar a todo el mundo, tenemos a la señora Bachelet, es una mujer, me parece fantástico, pero la verdad es que las políticas esenciales siguen siendo las mismas y se han profundizado y no nos equivoquemos que quienes controlan el modelo hoy día siguen siendo los sectores mas derechistas de la Concertación, es Expansiva (Corporación) quien controla los ministerios fundamentales y son intocables como el Ministro Velasco, el Ministro Bitrán y otros. Este que iba a ser un gobierno ciudadano, es un gobierno no dialogante, desvinculable. Este que iba a ser un gobierno descentralizador, ha terminado invirtiendo la mayor cantidad de los recursos en Santiago. Este que iba a ser un gobierno que iba a resolver los problemas de la gente, ha creado el caos del Transantiago, los conflictos con los estudiantes, con los mapuches, con los temporeros, con los forestales, con los subcontratistas del cobre, con los pescadores en este minuto… bueno eso me habla de un gobierno que no ha sabido captar las necesidades de su pueblo. ¿Por qué crees que es necesario hacer un esfuerzo en la unidad? Más allá de nuestra simpatía o conflictos personales que podamos tener, creo que ese esfuerzo tenemos que hacerlo y es por lo mismo que yo me he pasado los últimos tres meses recorriendo una enorme cantidad de comunas y regiones y lo único que he planteado en cada una es: tenemos que construir la unidad, tenemos que recuperar la capacidad de trabajar juntos, tenemos que superar las dificultades, tenemos que encontrar el camino. ¿Qué me dice la gente? En todas las comunas lo mismo. Lo único que quieren es que volvamos a estar juntos. ¿Crees que todos los esfuerzos van al fracaso? Como ya te habrás dado cuenta yo soy un empedernido optimista y creo que uno tiene que ponerse en los escenarios de buscar que se resuelvan los conflictos de la mejor manera. Puede salir todo mal. Puede que esto termine en la fragmentación de la izquierda, podría suceder. Pueden haber muchos escenarios, pero yo digo que el esfuerzo tenemos que ponerlo, más que en las diferencias tácticas, en reencontrar un camino común. Personalmente estoy disponible en el esfuerzo para trabajar concretamente en reconstruir el Podemos a nivel nacional, en levantar una lista para las elecciones municipales que represente a toda la izquierda chilena, en comenzar a trabajar para las elecciones parlamentarias y presidenciales, revisando el programa de gobierno y adecuándolo al nuevo momento, pero sobre todo en crear un movimiento nacional, con dos temas que me parecen fundamentales, dos grandes demandas nacionales: un movimiento por la Renacionalización del Cobre y un gran movimiento por una Asamblea Constituyente para una construcción democrática en Chile. Eso me parece a mi que deberían ser los dos grandes temas, tareas o proyectos en los cuales deberíamos trabajar, más allá de los temas propiamente electorales No niego con esto, que hoy día hay diferencias, hay dificultades, hay caminos distintos, bueno, yo me reuní hace algunas semanas con Guillermo Teillier, justamente para buscar caminos de encuentro. Espero que en los próximos días se reúna el Partido Humanista y el Partido Comunista. Los humanistas tenemos cierta convicción respecto de que uno debe tomar siempre la iniciativa para recuperar las comunicaciones, que no basta esperar que el otro lo haga, puede que no lo haga, es como las relaciones de pareja, si yo me quedo esperando que mi pareja resuelva la incomunicación en que estamos, bueno, pueden pasar 25 años, entonces... Y en eso tuviste experiencia... Claro, cuando estaba separado, así es. ¿Y quién resolvió ahí, quién llamó a quién?

Los dos somos humanistas, así que los dos. Bueno lo resolvimos desde una decisión muy profunda, si yo tengo una decisión profunda, yo doy el paso, no me fijo en detalles, no me quedo en cuestiones de lectura, como se dice en el mundo político. ¿Sabes cómo me junté con Teillier? Agarré el teléfono y lo llamé. ¿Sabes dónde me junté? En la sede de ellos. Si yo quiero ir en una dirección que creo es buena para el país, entonces lo hago. ¿De qué conversaron? Yo escuché atentamente a Guillermo Teillier, quién me manifestó que creía que tenemos diferencias tácticas entre nosotros, pero no diferencias estratégicas. Ellos siguen compartiendo plenamente las propuestas del Juntos Podemos y el programa, creen que el Juntos Podemos debe continuar para adelante. Tenemos diferencias tácticas, cuando ellos consideran que una reforma del sistema binominal permite generar mejores condiciones y que eso pasa por una negociación con la Concertación. Bueno, yo te puedo dar otra visión, y no por eso tenemos que tirarnos huevos y patadas. Yo me sentí hablando con un aliado en cuanto al proyecto de país que tenemos, diferencias en tácticas, pero eso me ha pasado muchas veces en la vida política. Revisamos muchas anécdotas, muchas situaciones puntuales. Revisamos lo que pasó ante la campaña del voto nulo, qué pasó después en este programa de reactivación del Juntos Podemos a nivel comunal. Vimos las diferencias que tenemos en las cuestiones relacionadas con el sistema binominal, las diferencias que tenemos con relación a las próximas municipales, pero creo que ambos sentimos que tenemos que encontrar la hebra, aunque no la hayamos encontrado en esta conversación, pero tenemos que encontrar la hebra que nos permita avanzar en este proyecto. No es un proyecto para él, ni para mí, ni para la militancia de su partido, sino para un conjunto mucho más grande. ¿Qué le dirías a aquellos sectores intelectuales de la izquierda y de algunas cúpulas políticas que señalan, en conversaciones de café, que tú no eres una persona confiable producto de la decisión que tomaste al llamar a Votar Nulo? Creo que cada uno tiene derecho a decir lo que quiera. Bueno, personalmente creo que esa fue la mayor muestra de confiabilidad que pude dar. Yo lo he pensado así fíjate. Que esto es una de las mayores muestra de confiabilidad, ¿confiabilidad con quién?, confiabilidad con nuestros votantes. Primero se les dijo una cosa y luego se les confirma lo que se les dijo. Yo creo que soy muy confiable. Yo creo que eso demuestra que aquí hay una persona que no va a salir con algo debajo de la mesa. No va a terminar negociando algo extraño para su propio beneficio. No va a hacer algo que no esté en la línea de lo planteado. Fíjate que durante la campaña presidencial, nunca, nunca jamás yo me plantee en los discursos como desde el Partido Humanista. Soy candidato del Podemos. Nunca anduve de naranja, por decirlo de algún modo. Nunca, jamás. Yo era comunista, yo era mirista, yo era de la izquierda cristiana, yo era mapuche, yo era adulto mayor, yo era pescador, yo era mujer, yo era joven, yo era gay, yo era trabajador, yo era el conjunto de la organización, yo no era el representante del PH. Y eso me parece que está a la vista de cualquiera que quiera revisar lo que fue el trabajo de la campaña. Además que no creo que fui sólo yo quien lo hizo. Lo hicimos todos. Eso fue lo más potente de ese trabajo. Y eso es una muestra de confiabilidad, no solo mía, sino del conjunto. La Tercera en abril de este año te daba un 7% en la intención de votos y en una última encuesta dada a conocer por otra empresa, al Podemos se le asignaba más del 11,7 %. ¿Qué crees que esta señalando la gente? Hay un respaldo, hay una valoración de lo hecho. Yo ponía la cara, esta bien, yo aparecía ahí en la cámara, pero es un trabajo de muchos. Yo aparecía en la franja, pero era producido por un equipo de decenas o centenas de personas. Yo hago un discurso, pero esos discursos eran preparados por temas, cuando me dan un 7% en las encuestas, están diciendo queremos y creemos en este proyecto. Y yo creo que eso habla bien del trabajo que se hizo. Ese 11,7 % dice, sigan trabajando juntos con aquel proyecto que nos presentaron durante la campaña municipal, parlamentaria y presidencial. Nos está diciendo: eso es lo que conocimos de ustedes y eso es lo que queremos,

por eso los estamos apoyando. Entonces, lo que nosotros tenemos que decirles es: Tomamos lo que ustedes nos dicen y vamos a continuar con ese proyecto. ¿Podemos estar a la altura de lo que la gente les está planteando? No en este momento. No en este momento porque estamos con esta dificultad de caminos separados. Yo creo que estar a la altura significa retomar el trabajo en conjunto, retomar lo que han sido nuestras propuestas y nuestros proyectos, retomar la lucha que nos ha unido, que es la de la lucha por una profundización de la democracia, una profundización de justicia social, por eso es destacable que, a pesar de eso, las encuestas nos estén dando un 7 o un 12%.. Imagínate si estuviéramos saliendo públicamente, todos juntos como JUNTOS PODEMOS, no te quepa duda que estaríamos alrededor de un 20%. Y en este mismo sentido, ¿qué ha hecho Tomás Hirsch? Yo he tratado de llevar esto a la práctica en un recorrido por el país, por más de 60 comunas los últimos tres, cuatro meses, he estado en la IV Región, he estado en La Ligua, he estado en Valparaíso, Quillota, en Los Andes, Llay-llay, he estado en Rancagua, Licantén, Curicó, Concepción, Chillán, Tomé, Lota, Los Angeles, Arauco, Temuco, Osorno y en muchísimas comunas de Santiago. ¿Para qué? Para reunir a la gente en las organizaciones comunales del Podemos, para que este proyecto se reconstruya desde la base. ¿Por qué? Porque una de las gracias del Podemos para mí, es que es un proceso que nace desde la base social, por lo tanto es desde ahí donde hay que reconstruirlo y fíjate que en todas esas comunas, me he encontrado con reuniones de 30, 70, 150 personas, en todas ha habido una total unanimidad de que es necesario renovar el trabajo comunal retomando el trabajo del Podemos, sin esperar que llegue una señal iluminada de las dirigencias nacionales, sin esperar que se resuelvan las cosas a nivel cupular, sino diciendo ok, acá en esta comuna, en Osorno, en La Pintana, en San Bernardo, en Puente Alto, nos ponemos las pilas y comenzamos a trabajar. Yo estoy muy alegre de ver que eso es así y que están empezando a estar presente en los conflictos comunales primero, para avanzar en conjunto en los conflictos nacionales.