Velázquez. Circulación: Mauricio Ramírez, Gisela Mares. Tel. 5636-2064.

Pascual Acuña, Fernando
Polo, Andrés Velázquez. Suscripciones: Cristina Sandoval Tel. 5636-2080 y 01 800 202 49 98. Delfina
Cervantes, Luis Coletor, Ulises de León.
ATENCIÓN A SUSCRIPTORES (Reparto): Lenin Reyes Tel. 5636-2065. Jonathan García.
ADMINISTRACIÓN. RECURSOS HUMANOS: Luz María Pineda, coordinadora
TECNOLOGÍADELAINFORMACIÓN: FernandoRodríguez, jefe; MarlonMejía, subjefe; EduardoAlfaro,
Betzabé Estrada, Javier Venegas
AL MA CÉN y PRO VEE DURÍA: Merce des Gue rra, coordi na dora; Roge lio Val di via
MANTENIMIENTO: Miguel Olvera, Victor Ramírez
FINANZAS. CON TA BILI DAD: María Concepción Alvarado, Christian Arcos, Rosa Ma. García, Edgar
Hernández, Felipe Suárez, Raquel Trejo Tapia
COBRANZAS: Sandra Changpo, jefa; Raúl Cruz
OFICINASGENERALES: Redacción: Fresas13; Administración: Fresas7, Col. del Valle, 03100México, DF
CONMUTADORGENERAL: Ka ri na Ure ña; Flor Hernández; 5636-2000
FAX: 5636-2019, Dirección; 5636-2055, Subdirección de Información; 5636-2086, 5636-2028, Redacción.
AÑO 35, No. 1829, 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
IMPRESIÓN: Quad Graphics. Democracias No.116, Col. San Miguel Amantla, Azcapotzalco, C.P. 02700.
México, DF
DISTRIBUCIÓN: Voceadores DF y Zona Metropolitana: Comunicación Telefónica en Línea, SA de CV. Tel.
5535-0732. Voceadores Puebla, Pue.: Jorge López Morán; Tel. 467-4880. Resto de la República y Locales
Cerrados: Publicaciones Citem, SA de CV. Tel. 5366-0000.
EDITOR EN JEFE: Raúl Monge; Editores: Miguel Ángel Vázquez, Jorge Pérez, Concepción Villaverde;
asistente: María Ele na Ahe do; Tels.: 5636-2087, Fax: 5636-2006
EDITOR: Marco Antonio Cruz; Dirección: www.procesofoto.com.mx
Correo electrónico:rednacional@procesofoto.com.mx; Ventas y contrataciones: 5636-2016 y 56362017
EDITOR: Alejandro Caballero; Correo electrónico: acaballero@proceso.com.mx; Juan Pablo Proal,
coeditor; Alejandro Saldívar, asistente de contenidos; Tel. 5636-2010
RESPONSABLE TECNOLÓGICO: Ernesto García Parra; Tel. 5636-2106
COORDINADOR: Alejandro Caballero; procesoradio@proceso.com.mx; Tel. 5636-2010
Certi fi ca do de li ci tud de tí tulo No. 1885 y li ci tud de conte nido No. 1132, expe di dos por la Comisión
Ca li fi ca do ra de Pu bli ca ciones de Re vis tas Ilus tra das el 8 de sep tiem bre de 1976. Proceso es una
Reserva para uso exclusivo otorgada por la Dirección de Reservas del Instituto Nacional del Derecho de
Autor en favor de Comunicación e Información, S.A. de C.V., bajo el Número 04-2000-112911074700-102.
Re gis tro del S.P.M. CR-DFJ-003-99 / NúmeroISSN: 1665-9309
Circulación certificada por el Instituto Verificador de Medios
Registro No. 105 / 21
Sus crip ciones DF y zona Metropolitana: Un año, $1,300.00; 6 me ses, $750.00; Guadalajara, Monterrey
y Puebla: Un año, $1,400.00; 6 meses, $800.00. Ejem pla res atra sa dos: $40.00. Servi cios in forma ti vos y
fo tográ fi cos: AP, Noti mex, Reuters.
Prohi bi da la re produc ción parcial o total de cual quier ca pí tulo, fotogra fía o informa ción publi ca dos sin autori za-
ción ex pre sa de Co mu ni ca ción e Informa ción, S.A. de C.V., ti tular de todos los de re chos.
agencia pro ceso de información
agencia de fotografía
CULTURA
60 Matta y México, historia de una relación
/Rafael Vargas
62 Antes y ahora, Diego Rivera en el MOMA
/Raquel Tibol
64 Estro Armónico: Por amor al ruido
/Samuel Máynez Champion
Páginas de crítica
Arte: Los nuevos Montenegros de la Colección
Blaisten /Blanca González Rosas
Música: Susana Benavides, medalla Bellas Artes
/Mauricio Rábago Palafox
La autoproclamada superioridad moral
/Enrique Krauze
Teatro: La gastritis de Alicia /Estela Leñero Franco
Cine: Topo /Javier Betancourt
Televisión: Arquitecturas, huellas del transcurrir
/Florence Toussaint
Libros: Novedades de Houellebecq y Taibo
/Jorge Munguía Espitia
ESPECTÁCULOS
72 Joaquín Cosío: La cultura en México, “un desastre”
/Columba Vértiz de la Fuente
PARAPANAMERICANOS
74 Todas las desgracias, todo el éxito…
/Raúl Ochoa
DEPORTES
77 Pacquiao vs. Márquez: La salvación del negocio
/Beatriz Pereyra
80 Palabra de Lector
82 Mono Sapiens /Cuidado con las nubes
/Helguera y Hernández
74
50
24
72
CISA / Co mu ni ca ción e In for ma ción, SA de CV
CONSEJO DE ADMINISTRACIÓN: Pre si dente, Julio Sche rer García; Vi ce pre si dente, Vi cente Le ñe ro;
Te sore ro, Enri que Ma za


DIRECTOR: Ra fael Rodrí guez Cas ta ñe da
SUBDIRECTOR DE INFORMACIÓN: Salvador Corro
SUBDIRECTORA DE COMERCIALIZACIÓN: María Scherer Ibarra
SUBDIRECTOR DE ADMINISTRACIÓN: Humberto Herrero
SUBDIRECTOR DE FINANZAS: Alejandro Rivera
ASISTENTE DE LA DIRECCIÓN: Ma ría de los Ánge les Mora les; ayudante, Luis Ángel Cruz
ASISTENTE DE LA SUBDIRECCIÓNDE INFORMACIÓN: Gra cie la Ze pe da
COORDINADORA DE FINANZAS DE REDACCIÓN: Be a triz Gonzá lez
EDICIÓN Y CORRECCIÓN: Alejandro Pérez, coordinador; Cuauhtémoc Arista, Tomás Domínguez,
Ser gio Lo ya, Enrique de Jesús Martínez, Hugo Martínez
REPORTEROS: Carlos Acosta, Mi guel Ca bil do, Jorge Carrasco, Jesusa Cervantes, Patricia Dávila,
Gloria Leticia Díaz, Álvaro Delgado, José Gil Olmos, Ale jandro Gutié rrez, Santiago Igartúa, Ricardo
Ravelo, Arturo Rodríguez, Marcela Turati, Ro dri go Ve ra, Rosalia Vergara, Jenaro Villamil
CORRESPONSALES: Campeche, Rosa Santana; Co li ma: Pe dro Za mo ra; Chiapas, Isaín Mandujano;
Gua na jua to: Ve ró ni ca Es pi nosa; Guerrero, Ezequiel Flores Contreras; Jalisco, Fe li pe Co bián;
Michoacán, Francisco Castellanos; Nuevo León, Luciano Campos; Tabasco: Ar man do Guz mán;
Tamaulipas, Ma. Gabriela Hernández; Veracruz, Regina Martínez
IN TER NA CIO NAL: Ho me ro Cam pa, coordinador; Corres pon sa les: Madrid: Alejandro Gutiérrez;
Pa rís: An ne Ma rie Mer gier; Washington: J. Jesús Esquivel
CULTU RA: Armando Ponce, edi tor; Judith Ama dor Tello, Ja vier Be tancourt, Blanca Gonzá lez Rosas,
Estela Leñero Franco, Isa bel Le ñe ro, Rosa rio Manza nos, Samuel Máynez Champion, Jorge Munguía
Espitia, José Emilio Pacheco, Alberto Pare des, Ra quel Ti bol, Florence Tous saint, Rafael Vargas, Colum-
ba Vértiz de la Fuente; asistente, Niza Rivera Medina; cultura@proceso.com.mx
ESPECTÁCULOS: Roberto Ponce, coordi na dor. espectaculos@proceso.com.mx
DEPORTES: Alejandro Caballero, Coordinador; Raúl Ochoa, Beatriz Pereyra
FOTOGRAFÍA: Marco Antonio Cruz, Coordinador; Fotógrafos: Germán Canse co, Miguel Dimayuga,
Benjamín Flores, Oc ta vio Gómez, Eduardo Miranda; ; asistente, Aurora Tre jo; auxiliar, Violeta Melo
AUXILIAR DE REDACCIÓN: Ángel Sánchez
AYU DAN TE DE RE DAC CIÓN: Da mián Ve ga
ANÁLI SIS: Co la bo ra do res: John Ackerman, Ariel Dorf man, Sabina Berman, Jesús Cantú,De ni se
Dres ser, Miguel Ángel Granados Chapa, Marta Lamas, Pa blo La ta pí Sa rre, Rafael Segovia, Ja vier
Si ci lia, En ri que Se mo, Er nes to Vi lla nue va, Jorge Volpi; car to nis tas: Gallut, Helguera, Hernández,
Na ran jo, Ro cha
CENTRO DE DOCUMENTACIÓN: Roge lio Flores, coordi na dor; Juan Carlos Bal ta zar, Li dia García,
Leoncio Rosales
CO RREC CIÓN TIPOGRÁFICA: Jor ge Gon zá lez Ra mí rez, co ordi na dor; Se ra fín Dí az, Ser gio Da niel
González, Pa tri cia Po sa das
DI SE ÑO: Ale jan dro Val dés Ku ri, co ordi na dor; Fer nan do Cis ne ros Larios, An to nio Foui lloux Dá vi la,
Manuel Fouilloux Anaya
COMERCIALIZACIÓN
PUBLICIDAD: Ana María Cortés, administradora de ventas; Eva Ánge les, Rubén Báez eje cuti vos de
cuenta. Tel. 5636-2077 / 2091 / 2062
VENTAS y MERCADOTECNIA: Margarita Carreón, gerente Tel. 56 36 20 63. Lucero García, Norma
se ma na rio de in for ma ción y aná li sis
POLÍTICA
6 Del odio al amor… /Rosalía Vergara
11 AMLO-Ebrard: Los acuerdos previos /Raúl Monge
14 PAN: Empieza el juicio ciudadano /Álvaro Delgado
20 En el PRI, fractura en puerta /Jenaro Villamil
JUSTICIA
24 Boletas 2006: la extraña justicia de la Comisión
Interamericana /Jorge Carrasco Araizaga
26 La CIDH no es infalible
/Graciela Rodríguez Manzo
VIOLENCIA SOCIAL
30 El Movimiento por la Paz busca nuevos líderes
/José Gil Olmos
32 La democracia y el Reino /Javier Sicilia
ESTADOS /EDOMEX
34 El miniejército de Peña Nieto /Jenaro Villamil
TRABAJO
38 Los Lozano: herencia maldita /Rosalía Vergara
ANÁLISIS
42 La hora del Congreso /Jorge Sánchez Cordero
43 Nueva alarma /Naranjo
44 Alto a la destrucción democrática
/John M. Ackerman
46 Boletas electorales y transparencia
/Ernesto Villanueva
47 Ni derechos, ni seguridad /Denise Dresser
48 Los caminos del éxito /Olga Pellicer
49 PRD y PAN: el derrumbe /Jesús Cantú
INTERNACIONAL
50 ESPAÑA: Los votos de la crisis
/Alejandro Gutiérrez
54 ALEMANIA: La pasión de Herta /Francisco Olaso
Índice
Foto de Portada: tomada de “El Noticiero”
de Joaquín López Dóriga el miércoles 16
20 de nov|embre de 2011 º No. 1829
6
38
20
14
Fueron cinco años de puyas, ataques e invectivas, de ali-
mentar odios y rencores. Pero todo eso se acabó. López
Obrador dejó guardado su discurso beligerante y se pre-
sentó en el noticiero con más rating del canal más visto
de Televisa: en aras de una nueva política, llena de amor,
el tabasqueño olvidó todo lo que a lo largo de un lustro
ha dicho de Emilio Azcárraga Jean, patrón del conductor
Joaquín López Dóriga, quien aceptó el público regaño del
perredista y luego le estrechó la mano franca. Todo fue-
ron sonrisas... Del odio había nacido el amor.
historia del país– de imponer mediante la
mercadotecnia al próximo presidente.
“Esto desde luego no lo comparto. Creo
que nadie tiene el derecho de suplantar el
derecho del pueblo de México a elegir li-
bremente a su autoridad.”
A cuadro, sin dejar de mirar al con-
ductor de Televisa, el tabasqueño sostuvo:
“No podría venir aquí sin decirlo”.
“Yo quiero con ustedes, contigo (Ló-
pez Dóriga), con todos los trabajadores
de Televisa, con los que tengo buena rela-
ción y respeto, y con los directivos de Te-
levisa, inaugurar una etapa nueva. Quie-
ro que podamos darnos el beneficio de la
duda, porque el país así lo requiere, tie-
ne que haber equidad, libertad plena para
que podamos sacar todos a México de es-
ta lamentable situación.
“Yo ofrezco la reconciliación y te ex-
tiendo mi mano franca”, expresó al tiem-
po que extendía la diestra a López Dóriga,
quien, sonriente, selló con un apretón el
pacto propuesto por el tabasqueño.
Del amor y Ortega y Gasset
En la entrevista López Dóriga insistió en el
tema del amor:
“Ayer escuchaba esta República del
amor”, dijo el conductor. “Me parece quizá
de lo más atractivo que planteó ayer. Le es-
cuché el otro día en una entrevista que le
hacían, que hay que ser a veces más cristia-
nos. Veo a un… éste no es el López Obrador
del 2006; tampoco el que crispaba, el que es-
toy escuchando ahora, el que escuché en el
Auditorio Nacional, el que escuché ayer, el
que escucho ahora. No es el López Obrador
orador de las plazas, el beligerante, el que
señala, el que a veces califica y descalifica.”
“Las circunstancias. Uno es parte de
las circunstancias”, reviró el tabasqueño.
“Y si no cambiamos, decía Ortega y
Gasset, si no salvamos nuestra circuns-
tancia no nos salvamos nosotros. (...) Creo
que se requiere (ser) cada vez más huma-
no. Yo sostengo, como todos sabemos que
la diferencia de nosotros y los animales es
que somos seres humanos, pero que de-
bemos ser cada vez más humanos y te-
nemos que ser amorosos, pero si produce
ruido la palabra, el término, yo ahora les
diría fraternos…”
“No, a mí me gusta”, apuntó López Dó-
riga y agregó: “Hay un país que mide el
producto interno de la felicidad”.
“Por la felicidad, claro. El amor a las fa-
milias, el amor al prójimo, el amor a la na-
turaleza, el amor a la patria...”, precisó Ló-
pez Obrador.
En letra impresa
Aún fresco en la memoria de sus lectores,
está el libro La mafia que se adueñó de Méxi-
co... y el 2012 (Grijalbo, 2010), donde Andrés
Manuel López Obrador se expresa así de la
televisora y de sus dueños, en las páginas
51 y 52, dentro de un segmento al que titu-
ló “Los amos de México”:
“Con Emilio Azcárraga ocurrió al revés.
Había desde el principio una buena rela-
ción que poco a poco se fue deteriorando
hasta convertirse en uno de mis principa-
les adversarios. Cuando murió su padre,
Emilio supo mantener a flote la empre-
sa heredada e inició una etapa de mayor
apertura en Televisa. Sin embargo, en la
medida que fue creciendo su ambición por
acumular cada vez más dinero y poder, se
fue apagando la pluralidad y el deber de in-
formar con objetividad y profesionalismo.
“El momento decisivo de este quiebre
lo ubico en 2006. Si bien ya habían parti-
cipado en el complot de los videos y en el
desafuero, fue durante la campaña presi-
dencial y después del fraude cuando se
lanzaron con todo en contra de nosotros.
En 2006, no sólo favorecieron a Calderón y
al PAN, y nos cerraron espacios con el pre-
texto de que no les pagábamos por ade-
lantado la propaganda, sino que fueron
el principal medio para difundir la gue-
rra sucia promovida por la oligarquía me-
diante los directivos de los organismos
empresariales.
“El proyecto de Emilio Azcárraga va
más allá de sus negocios. En Televisa se
aglutina el grupo de intereses creados más
importante de México. En esa empresa se
alimentan y nutren mutuamente el poder
económico y el poder político. Son socios y
miembros del Consejo de Administración
de Televisa, Roberto Hernández, Claudio X.
González, Germán Larrea, Alberto Baille-
res, Enrique Krauze (el más afanoso ideó-
logo de la derecha), y quien lo preside es
Pedro Aspe, exsecretario de Hacienda del
gobierno de Carlos Salinas de Gortari.”
Más adelante, en la página 55 del mis-
mo libro, afirma:
“Además, esa tercia de malandri-
nes –se refiere aquí a Claudio X. Gonzá-
lez, Gastón Azcárraga y José Luis Barraza
González– eran los que más le insistían a
Emilio Azcárraga en el sentido de que Te-
levisa debía lanzarse a golpearnos de ma-
nera abierta, y cuando éste se resistía con
el argumento de cuidar la imagen pública
de la empresa, ellos le replicaban que, en
todo caso, sólo sería cosa de unos meses y
que, luego, Televisa recuperaría la credibi-
lidad perdida.”
Un recorrido de cinco años
A partir de 2006 el ahora precandidato por
los partidos de la Revolución Democráti-
POLÍ TI CA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 7
ROSALÍA VERGARA

¡
Imagínate, Joaquín, qué es es-
tar yendo pueblo por pueblo
a informar! Ahora nos están
viendo millones de mexica-
nos…”. Con esas palabras y un
apretón de manos Andrés Ma-
nuel López Obrador, por segun-
da vez aspirante de la izquierda a la Presi-
dencia, selló el compromiso con Televisa
para que se le dé “el beneficio de la duda”
a su proyecto político-electoral para 2012.
Este encuentro se dio después de cinco
años en los que el tabasqueño criticó a Te-
levisa y la implicó con la “mafia del poder”
que coadyuvó al “fraude electoral” de 2006.
El miércoles 16, a las 10:30 de la noche
el noticiario del Canal 2 empezó con Ló-
pez Obrador en el estudio. Tras el saludo
inicial y los agradecimientos a los direc-
tivos de la televisora y al conductor, soltó:
“Quiero agradecerte y agradecer a Te-
levisa por esta invitación, por estar aquí
luego de cinco años de cerrazón hacia mi
persona y hacia el movimiento que repre-
sento. Esto me ha llevado, en este tiem-
po, a criticar a Televisa de manera franca,
abierta, directa, como me gusta decir las
cosas.
“He venido sosteniendo en las plazas
públicas que Televisa ha venido en este
tiempo proyectando a Enrique Peña Nie-
to –del PRI– como candidato presidencial
con el propósito –por primera vez en la
odio
al amor...
Del
6 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
ca, del Trabajo y Movimiento Ciudadano
construyó su “nuevo proyecto de nación”
y creó el Movimiento de Regeneración Na-
cional (Morena) para competir por la Pre-
sidencia el año entrante.
Su discurso se transformó en cin-
co años. Empezó siendo visceral: calificó,
acusó, señaló a todo aquel vinculado con
esa “mafia que le robó la Presidencia” y “se
adueñó de México”.
Así se mantuvo hasta el 7 de octubre
pasado, cuando arrancó el proceso elec-
toral y López Obrador comenzó a mostrar
una imagen nueva, a reunirse con empre-
sarios y viajar al extranjero.
El nuevoleonés Alfonso Romo Garza,
presidente de la Casa de Bolsa Vector –quien
en 2000 fue uno de los Amigos de Fox y en
2006 le apostó a Felipe Calderón– ya no lo
considera “el ogro que podía llegar al poder”.
Ahora lo respalda junto con otros hombres
de negocios de Nuevo León, algunos de ellos
apellidados Garza, Sada o Canales.
El martes 15 López Obrador ya era el
candidato de la izquierda a la Presiden-
cia, luego de conocerse el resultado de la
encuesta interna del PRD. Fue ahí cuando
propuso por primera vez: “Vamos todos
juntos, sin odios ni rencores, a construir
una República amorosa, con dimensión
social y con grandeza espiritual”.
Un día después acudió a la entrevis-
ta en Televisa y el jueves 17 ocurrió lo im-
pensable: el presidente del Consejo Coor-
dinador Empresarial (CCE), Mario Sánchez
Ruiz, aseguró que López Obrador ya “no es
un peligro para México”.
Los ataques de Televisa
La reconciliación entre Televisa y López
Obrador está pintada de pragmatismo. Por
ambas partes. La televisora protege sus
intereses y el político quiere dar a cono-
cer un proyecto moderado en los medios
electrónicos, los mismos que destruyeron
su imagen pública hace cinco años, reco-
nocen colaboradores del tabasqueño que
pidieron el anonimato.
En 2004, cuando López Obrador era al-
calde capitalino, el gobierno de Vicente
Fox intentó frenar sus aspiraciones presi-
denciales usando a Televisa para difundir
la grabación de su colaborador René Beja-
rano recibiendo dinero del empresario ar-
gentino Carlos Ahumada.
Después Joaquín López Dóriga presen-
tó otra grabación del entonces secretario de
Finanzas del Gobierno del Distrito Federal,
Gustavo Ponce, apostando en el casino Be-
llagio de Las Vegas supuestamente con di-
nero público. Fueron los videoescándalos.
Esto no impactó la imagen de López
Obrador.
En el quinto año del sexenio foxista,
el entonces procurador General de la Re-
pública, Rafael Macedo de la Concha, ejer-
ció acción penal contra el perredista por el
caso El Encino, un predio expropiado para
construir un acceso a un hospital privado.
Televisa tomó partido contra López
Obrador. Nunca cuestionó al dueño del
predio, Federico Escobedo Garduño, ami-
go de la familia Fox y de quien en los tiem-
pos de la expropiación era delegado en Iz-
tapalapa, Ramón Sosamontes, amigo a su
vez de la entonces jefa de Gobierno Rosa-
rio Robles, pareja sentimental de Ahuma-
da y beneficiaria en decenas de contra-
tos que se le entregaron al argentino, de
acuerdo con un video difundido por el Ca-
nal 6 de Julio.
La ofensiva mediática benefició al ta-
basqueño. Lo desaforaron y luego lo exo-
de Justicia que desestimó la anticonsti-
tucionalidad del decreto presidencial de
Felipe Calderón que adelanta seis años
el llamado “apagón analógico”, progra-
mado originalmente para 2021.
Al no reunirse los ocho votos nece-
sarios para convalidar el proyecto de
sentencia elaborado por la ministra Olga
Sánchez Cordero, quien consideró que
no le corresponde a Calderón regular en
materia de radio y televisión, la Suprema
Corte de Justicia avaló que el “apagón
analógico” se adelante seis años. Lo an-
terior significa que Televisa y TV Azteca
deben devolverle al Estado los canales
analógicos que ya no utilizarán.
El rechazo de las dos televisoras a
abrir las licitaciones a nuevas cadenas de
televisión y al ingreso de Telmex al mer-
cado de la televisión restringida está am-
pliamente documentado, sobre todo a
partir de que se desató la “guerra de tele-
comunicaciones” entre el duopolio televi-
sivo y las empresas de Carlos Slim.
En este rubro y aun cuando se ha
mostrado proclive a que se abra la com-
petencia en el espectro radioeléctrico,
López Obrador sostiene que ello no im-
plica que se “expropien” o “quiten” las
concesiones existentes.
Durante la pasarela de precandidatos
presidenciales que organizó la Cámara
Nacional de la Industria de la Radio y Te-
levisión el 20 de octubre último en el ho-
tel Camino Real de la Ciudad de México,
López Obrador cerró su discurso ante los
concesionarios afirmando:
“Creemos que es indispensable de-
mocratizar los medios de comunicación.
Esto lo lograremos sin expropiar empre-
sas o quitar concesiones, con respeto a
la legalidad, buscando siempre conven-
cer y persuadir con argumentos, y en-
frentando las prácticas monopólicas con
la más amplia competencia. Lo he dicho
en otras ocasiones y lo repito ahora a
manera de ejemplo: si Carlos Slim, co-
mo cualquier otro ciudadano, desea te-
ner un canal de televisión, no tendrá nin-
guna limitación. De igual forma, si Emilio
Azcárraga, Ricardo Salinas Pliego o cual-
quier otro ciudadano desean invertir en la
telefonía, también podrán hacerlo.
“No va a haber monopolios. Ustedes
saben que todos los monopolios son dañi-
nos, sobre todo el monopolio del poder. La
democracia es competencia, que el ciuda-
dano pueda elegir entre varias opciones.”
Su presencia ante los concesiona-
rios generó una gran expectativa, sólo
comparable a la del priista Enrique Pe-
ña Nieto. A partir de ese día comenzó a
pactarse el acercamiento entre el político
que fue señalado como “un peligro para
México” y los empresarios de la radio y
televisión que lo vieron con recelo duran-
te este sexenio. O
M
a
rin
a
S
e
rra
n
o
Bejarano. El videoescándalo de 2004
POLÍ TI CA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 9
T
ras una ausencia de cinco años en las
pantallas de Televisa, a la que incluso
calificó de ser parte de la “mafia del
poder”, Andrés Manuel López Obra-
dor apareció la noche del miércoles 16 en El
Noticiero, que conduce Joaquín López-Dó-
riga, en lo que parece ser una reconciliación
del tabasqueño con la empresa de Emilio
Azcárraga Jean.
Horas antes, en entrevista radiofónica
vespertina con Jacobo Zabludovsky, excon-
ductor estelar de Televisa durante la época de
Emilio Azcárraga Milmo, López Obrador recor-
dó uno de los episodios más oscuros de su re-
lación con la empresa que concentra 60% de
las concesiones de televisión abierta.
Comentó que dos días antes de los co-
micios de 2006 Azcárraga Jean le entregó un
“documento apócrifo” en el cual se planeaba
la expropiación de Televisa en caso de que el
perredista ganara la elección presidencial.
“Yo ni sabía cuántas empresas tenía Te-
levisa, pero ahí aparecían las empresas bien
señaladas: al final, el acuerdo donde iba yo
a expropiar Televisa. ¡Imagínese!... Hasta
qué grado se llegó en 2006”, expuso López
Obrador a Zabludovsky.
Y una hora después de la entrevista con
López-Dóriga, en el programa Tercer grado,
conducido por Leopoldo Gómez, los parti-
cipantes, lejos de criticar a López Obrador,
destacaron el cambio en su discurso y elo-
giaron la forma en que él y Marcelo Ebrard
habían conciliado las diferencias y consti-
tuido el Movimiento Progresista con el PRD,
PT, Convergencia y con el Movimiento Re-
generación Nacional (Morena), organización
creada por el tabasqueño hace tres años.
Al día siguiente, el jueves 17, la nota prin-
cipal de Milenio diario decía: “López Obrador
hace las paces con Televisa”, incluso desple-
gó una foto en la cual aparecen López-Dóriga
y López Obrador dándose la mano.
Las razones del monopolio
El acercamiento entre Televisa y López
Obrador no es casual. Coincide no sólo con
“Reconciliación”
por conveniencia
la victoria del exjefe de Gobierno del Distrito
Federal en las encuestas que realizaron las
empresas Nodos y Covarrubias, cuyos re-
sultados se dieron a conocer el lunes 14.
Ese mismo día, la Comisión Federal de
Telecomunicaciones (Cofetel) inició una
consulta pública para “normar su criterio”
en torno a la licitación de dos nuevas cade-
nas de televisión abierta en señal digital.
Y aun cuando la convocatoria lanzada
por el organismo regulador de los medios
electrónicos y de telecomunicaciones ad-
vierte que este ejercicio “no es vinculante”
en la toma de decisiones, sí incluye pregun-
tas y un documento en el que se hace una
severa crítica a la concentración televisiva
en México.
Sin mencionarla por su nombre, en el
documento de referencia, la Cofetel define
así la concentración de Televisa: “En nuestro
país existen 461 estaciones concesionadas
de televisión abierta.
“Un grupo de interés cuenta con 224
concesiones (poco más de 48% del total) y
transmite su programación en otras 34 esta-
ciones afiliadas (poco más de 7%). Es decir,
tiene control del contenido que se transmi-
te en 56% de las concesiones de televisión
abierta en México. Debido a lo anterior, dicho
grupo ha podido conformar tres cadenas na-
cionales, además de transmitir otra progra-
mación en 20 canales regionales o locales.”
La Cofetel también se refiere a TV Azte-
ca, donde el conductor del noticiario He-
chos de la noche, Javier Alatorre, entrevis-
tó a López Obrador el martes 8, en los si-
guientes términos:
“Por su parte, el único competidor a ni-
vel nacional del principal grupo de interés,
cuenta con 180 concesiones, incluyendo
una local y una empresa afiliada (alrededor
de 39% del total de concesiones). Esta em-
presa ha logrado conformar dos cadenas
nacionales.
“En conjunto, estas dos empresas tie-
nen relación con 95% del total de estacio-
nes concesionadas de televisión del país”,
refiere el análisis de la Cofetel. En materia de
concentración publicitaria, afirma que 99%
de los 33 mil millones de pesos de inversión
publicitaria en televisión, “se concentra en
las dos empresas principales del país”.
Además, Televisa y TV Azteca captan
58% de la inversión publicitaria del país,
frente a 9% de la radio, 8% de los periódi-
cos, 3.4% de las revistas, 6% de internet y
1.5% de cine.
Las preguntas de la consulta popular de
la Cofetel no le hacen ninguna gracia a los
dueños del duopolio televisivo: “¿Considera
que la oferta en México de televisión abier-
ta es suficiente?”; “¿Considera que existe
mercado publicitario suficiente para hacer
rentable la operación de nuevas empresas
de televisión abierta?”; “¿Considera perti-
nente la licitación de televisión abierta aun
con la creciente oferta y penetración de ser-
vicios de televisión de paga y otros medios
de distribución de contenidos?”.
Una de las preguntas que más moles-
tia les ha ocasionado a los directivos de las
dos empresas es: “¿Considera que la con-
traprestación económica que corresponde-
ría al ganador, pudiera aportarse en especie,
mediante la instalación gratuita de decodifi-
cadores y antenas para televisión digital en
su zona de cobertura?”.
Esta disputa por el futuro de la televi-
sión digital coincidió también con la resolu-
ción de los ministros de la Suprema Corte
JENARO VILLAMIL
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
8 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
De Swaan. Convocatoria
Los
acuerdos
previos
Tras perder en la encuesta aplicada por las empresas
Nodos y Covarrubias y Asociados para definir quién
será el candidato de la izquierda a la Presidencia en
2012, Marcelo Ebrard se muestra tranquilo e incluso re-
comienda a sus colaboradores trabajar para fortalecer
al PRD. En entrevista con Proceso, el jefe de Gobierno
del Distrito Federal se lanza también contra las tribus
enquistadas en ese partido y les critica su forma de
hacer “política chiquita”.
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
RAÚL MONGE
L
a noche del domingo 13, horas
después de que se difundieran los
resultados de las encuestas apli-
cadas por las empresas Nodos y
Covarrubias y Asociados para co-
nocer quién era al precandidato
presidencial de la izquierda mejor posi-
cionado, Marcelo Ebrard Casaubon y An-
drés Manuel López Obrador se reunieron
en la casa de este último, en la colonia
Del Valle, para conversar sobre los núme-
ros que arrojó el sondeo nacional y “plan-
char” el acuerdo político que ambos hicie-
ron público 48 horas después, el martes
15, en el hotel Hilton Alameda.
Ebrard revela en entrevista que en ese
encuentro le hizo cuatro propuestas pun-
tuales a López Obrador: cesar el conflic-
to con el PRD y sus dirigentes; trabajar en
la construcción de un Frente Amplio, si-
milar al que se gestó de manera exitosa
en Uruguay, porque –le dijo– los partidos
de izquierda, en las condiciones actuales,
no tienen futuro; asumir una actitud más
moderada con las clases medias y el sec-
tor empresarial, abrirse al exterior y aban-
derar los derechos de las minorías, y evi-
tar a toda costa la división en el Distrito
Federal en la selección de los candidatos
a puestos de elección popular, incluida la
Jefatura de Gobierno.
POLÍ TI CA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 11
neraron, lo que elevó su popularidad co-
mo presidenciable.
Como candidato a la Presidencia fue
víctima de una campaña de desprestigio:
“Es un peligro para México”, machaca-
ba un spot del CCE. Para defenderse López
Obrador elaboró el programa La otra ver-
sión, difundido en Televisión Azteca, don-
de se le permitió criticar a Salinas de Gor-
tari, parodiar al expresidente y hablar de
Televisa y “su campaña de calumnias”.
El 2 de julio de 2006 López Obrador de-
nunció el “fraude electoral”. Invitado por
López Dóriga a su noticiario, López Obra-
dor aseguró que había ganado la elección,
pero el conductor lo confrontó con sus
propios dichos sobre el respeto al resulta-
do de la elección y a las instituciones. El
encuentro fue ríspido.
El 18 de agosto siguiente se difundie-
ron videograbaciones en las que Carlos
Ahumada aceptaba su participación en el
complot de los videoescándalos, organi-
zado el 20 de febrero de 2004 por el expre-
sidente Carlos Salinas de Gortari en com-
plicidad con el entonces senador panista
Diego Fernández de Cevallos.
Televisa guardó silencio.
El 6 de octubre de ese año López Obra-
dor denunció un “bloqueo informativo”por
parte de Televisa, empresa a la que acu-
só de estar subordinada a Calderón, pues
aunque los reporteros de la televisora cu-
brían informativamente sus actividades,
ninguna se difundía.
Después del 20 de noviembre, cuando
fue declarado “presidente legítimo”, López
Obrador dejó de aparecer en la televisión.
Sólo era criticado por sus acciones, como la
protesta contra la reforma petrolera junto
con las llamadas Adelitas, su rechazo a las
alianzas entre el PRD y el PAN o por su plei-
to con la dirigencia perredista.
El 26 de julio de 2007, cuando presen-
tó su libro La mafia que nos robó la Presiden-
cia, López Obrador contó una anécdota:
dijo que el 2 de julio de 2006 Bernardo Gó-
mez, importante directivo de Televisa, le
habló por teléfono a las cinco de la tarde
para decirle que él sería el próximo presi-
dente. Eso era, aseguró el tabasqueño, una
prueba más del “fraude”.
Bernardo Gómez nunca desmintió la
versión.
La “fábrica de mentiras”
Desde entonces López Obrador centró sus
críticas en Televisa, pues TV-Azteca seguía
transmitiendo en las madrugadas el pro-
grama La verdad sea dicha, conducido por
él mismo. Al respecto el tabasqueño de-
cía que TV-Azteca “se aventó el riesgo. En
cambio la otra cadena (Televisa) es una
rastrera al servicio de los intereses del go-
bierno oligarca del presidente espurio Fe-
lipe Calderón”.
Televisa le aplicó la máxima salinista:
no lo vio ni lo oyó.
El 23 de julio de 2008 López Obrador
entregó una carta dirigida al dueño de
Televisa, Emilio Azcárraga Jean, a Rober-
to Hernández, Pedro Aspe Armella, Clau-
dio X. González, Germán Larrea, José An-
tonio Fernández y Alberto Bailleres, entre
otros integrantes del Consejo de Adminis-
tración de Televisa, para pedirles derecho
de réplica por las críticas en su contra ver-
tidas por los conductores de la televisora:
“Me dirijo a ustedes para expresar mi
enérgica protesta ante la actitud parcial
y tendenciosa que mantiene Televisa en
asuntos de interés público y en particular
en lo que respecta al movimiento que en-
cabezo”, escribió.
“Ustedes deciden, de acuerdo a sus in-
tereses, qué informan y qué no informan,
a quién promueven y a quién destruyen.
En lo que a nosotros corresponde, Televi-
sa nos ha atacado de manera vil. De mo-
do que los invito a revisar la forma como
Televisa maneja la información, porque
es inmoral lo que están haciendo”, dice la
misiva, que tiene acuse de recibo.
El 11 de noviembre siguiente entregó
otra carta. Televisa la respondió el 8 de di-
ciembre y aseguró que se daría cobertura
a sus actividades. Esa respuesta no satis-
fizo al tabasqueño. Al siguiente día, 9 de
diciembre, encabezó un mitin, acompaña-
do por algunos diputados y senadores de
su equipo, para quejarse y protestar por la
llamada Ley Televisa.
Ahí comenzó a mezclar a la televiso-
ra con los 30 potentados que, dice, man-
dan en el país:
“Esto lo debemos tener muy claro, para
no confundirnos. El grupo de los 30 posee
las franquicias del PRI y el PAN. Mantienen
a uno de sus empleados en la Presidencia
de la República. Y este grupo es dueño de
los medios de comunicación más influyen-
tes del país. Sí está claro: 30, dos partidos,
un pelele y la tele”.
En respuesta, la televisora difundió un
spot de la organización Mejor Sociedad,
Mejor Gobierno contra el movimiento en
defensa del petróleo que se gestó enton-
ces y donde asociaron a López Obrador con
Hitler y Mussolini.
El tabasqueño comenzó la resistencia
civil pacífica para impedir la privatización
de Pemex, y Televisa arreció sus ataques.
El tabasqueño siguió pidiendo derecho de
réplica... y se lo siguieron negando.
Durante 2009 López Obrador recorrió
otra vez el país. Pueblo por pueblo, mitin
tras mitin arremetía contra Televisa, a la que
acusaba de ser una “fábrica de mentiras”.
La crítica arreció en marzo de 2010,
cuando la televisora dio a conocer una en-
cuesta que mostraba al entonces gober-
nador del Estado de México, Enrique Peña
Nieto, en primer lugar de las preferencias
de cara a la elección presidencial.
“Peña Nieto está muy arriba porque
es el candidato de la mafia, de Televisa.
Lo están introduciendo al mercado como
producto chatarra”, decía.
López Obrador criticó a Salinas de Gor-
tari, a Calderón, a Peña Nieto y a Televi-
sa en cada oportunidad que tuvo: Cuando
extinguieron Luz y Fuerza del Centro, du-
rante la huelga del SME, en el conflicto de
Mexicana de Aviación, por los gasolinazos,
y acusó al gobierno de pretender entregar
la concesión para operar la fibra óptica a
la televisora de Azcárraga y a Movistar... Y
así durante cinco años.
Hoy es distinto: casi 13 minutos a cua-
dro en El Noticiero ante millones de espec-
tadores, un par de apretones de mano con
el conductor estelar de la odiada Televisa,
y la palabra amor entrelazada con el inter-
cambio de sonrisas… O
U
lis
e
s
C
a
s
te
lla
n
o
s
Azcárraga Jean y “Brozo”. Balconeo
10 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
logía que se va a utilizar para seleccionar al
candidato. Eso va a depurar la contienda.
En su opinión, la metodología que uti-
lizaron él y López Obrador probó su fun-
cionalidad, por lo que, afirma, tratará de
que ese mismo esquema se repita en la
capital del país.
“Se comprobó que es un método razo-
nable, mucho menos conflictivo que cual-
quier otro. Cierra la posibilidad de llegar
al conflicto y además tomas en cuenta la
opinión de los ciudadanos; es decir, forta-
leces tu posición. Eso me parece un cami-
no importante para comenzar el proceso
de renovación del partido, que ya no tenga
peso la capacidad de movilización, sino la
representatividad ante el elector.”
El martes 15, tras la presentación de los
resultados de las encuestas, Ebrard se reu-
nió a las tres de la tarde en la sede de la
fundación Equidad y Desarrollo con los in-
tegrantes de sus gabinetes legal y amplia-
do, algunos de los cuales, en particular las
mujeres, se mostraban apesadumbrados.
Acompañado de su esposa, Rosalinda
Bueso, Ebrard llegó a la cita de buen humor,
al punto de bromear con algunos de sus co-
laboradores. “Hay que quitar esas caras, le-
vantar el ánimo y reforzar el trabajo; hay
mucho qué hacer todavía”; les pidió pensar
hacia delante y anticipó que jalaría al par-
tido para que se ponga a trabajar.
“Ya basta de hacer escenitas, de de-
sempeñar un papel tan lamentable. En la
ciudad no podemos repetir lo que ha su-
cedido en otros estados. Debemos tener
claridad y rumbo”, expuso.
La ecuanimidad de Ebrard contrasta-
ba con la pesadumbre de algunas muje-
res, como la directora general del Instituto
de la Mujer, Martha Lucía Mícher Camare-
na, quien tenía los ojos enrojecidos.
En los 20 minutos que duró la reunión,
Ebrard lamentó que su gobierno no haya
podido permear más en las clases medias,
por lo que instó a sus colaboradores a tra-
bajar con mayor enjundia con ese sector
en lo que resta del sexenio.
Antes de concluir, el funcionario ha-
bló sobre la sucesión en el Distrito Fede-
ral y dijo que no es posible que haya tan-
tos candidatos. “Eso no puede ser, hay que
ponerse de acuerdo”.
Los grandes ausentes fueron los fun-
cionarios afines a la corriente de Izquier-
da Democrática Nacional (IDN) que dirige
René Bejarano, entre los cuales se encuen-
tran Laura Velázquez Alzúa y Benito Mi-
rón Lince, secretarios de Desarrollo Eco-
nómico y del Trabajo, respectivamente.
Horas más tarde, Ebrard sostuvo otra
reunión en ese mismo lugar con algunos
de sus operadores políticos en la Cámara
de Diputados, la Asamblea Legislativa, el
PRD y el GDF, entre ellos Armando Ríos Pi-
ter, Hortensia Aragón, Jesús Valencia, Patri-
cia Patiño, Max Reyes y Víctor Hugo Lobo.
Este último es jefe delegacional en la Gus-
tavo A. Madero y fue quien frenó la elec-
ción de consejeros al tomar el edificio don-
de se encontraban guardadas las boletas
para, según su propia versión, impedir un
“bejaranazo”.
En dicho encuentro, el gobernante ca-
pitalino les confió que no podía ser el can-
didato presidencial de la izquierda por-
que sólo ganó dos de las cinco preguntas
de la encuesta, lo que lo obligó a honrar
su palabra y respetar los resultados, que
favorecieron a López Obrador. Les confió
también que no se sentía triste ni enga-
ñado “porque en las contiendas se gana o
se pierde”.
Asimismo, les pidió apoyar al virtual
candidato presidencial de la izquierda y
trabajar intensamente para reconstruir al
PRD. “Hay que hacer un balance para sa-
ber dónde le hace falta fuerza al partido y
trabajar ahí”, sugirió.
POLÍ TI CA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 13
Asegura que no hizo esos planteamien-
tos de la noche a la mañana, al calor de los
resultados de las encuestas, pues ya los ha-
bía platicado antes con su correligionario.
Sólo, dice, se trataba de recordarlos y sellar-
los. Afirma que López Obrador fue receptivo
y se comprometió a acatar sus propuestas.
“No veo cuál sea la lógica para no hacerlo,
qué ganaría al no cumplir, cuál sería la utili-
dad para su propia causa”, puntualiza.
Antes de encarar a la prensa, Ebrard y
López Obrador tuvieron otro encuentro el
lunes 14, ya entrada la noche. El lugar fue
la sede de la fundación Equidad y Desa-
rrollo, en la colonia San Miguel Chapulte-
pec, donde analizaron en detalle los datos
que arrojaron las encuestas.
La víspera, la información había sido
procesada por los equipos de trabajo de
ambos, encabezados por René Cervera, el
mismo que dirige la fundación, en el caso
de Ebrard, y por Octavio Romero Oropeza,
en lo que respecta a López Obrador.
–¿Cuál fue su primera reacción al sa-
ber que los resultados habían sido desfa-
vorables a su causa? –se le pregunta al je-
fe de gobierno capitalino.
Sin soltar su BlackBerry, Ebrard titubea
unos segundos antes de responder.
–Me sorprendió un poco. Esperaba me-
jores resultados… sí.
Aun así, asegura que, en las condicio-
nes en que contendió, sin hacer una cam-
paña abierta y larga como el tabasqueño, no
le fue tan mal, pues ganó dos de las cinco
preguntas del cuestionario aplicado por las
encuestadoras a 6 mil personas en todo el
país. “Crecimos mucho; de hecho, ahora so-
mos dos fuerzas equivalentes”, presume.
“La diferencia principal entre López
Obrador y yo fue la variable sobre conoci-
miento: a Andrés lo conoce 96% de la po-
blación y a mí 76%, más o menos. Si bien el
potencial de crecimiento que tenía era re-
levante, López Obrador tiene a su favor la
intención del voto; es más alta, en buena
medida gracias a su permanente presen-
cia pública en el país desde 2006.”
Con base en ese dato, añade Ebrard,
únicamente tenía dos opciones: “cuestio-
nar el resultado de las encuestas e irme a
las internas o acatar los resultados. Deci-
dí irme por la segunda, porque me parecía
absurdo impugnar un ejercicio democráti-
co que yo mismo propuse en mayo pasado
y de paso enviar un mensaje al electorado
de que la izquierda puede ser diferente”.
–De haber ganado usted, cree real-
mente que López Obrador hubiera acepta-
do el resultado?
–Sí, sin duda. Él sabía de antemano
que la derrota era un riesgo; si no, ¿para
qué entrar a la competencia? No sé cuál
sea su valoración de los resultados. No me
lo dijo. Pero desde mi punto de vista, aho-
ra hay una posición muy distinta de la que
se tenía hace uno o dos años.
Hacia nuevos modelos políticos
El martes 15, López Obrador y Ebrard dieron
una demostración de aparente unidad al
llegar juntos al hotel Hilton Alameda, donde
sus operadores dieron a conocer únicamen-
te los resultados globales de las cinco pre-
guntas que definieron quién es el precandi-
dato de la izquierda mejor posicionado.
En su alocución, Ebrard anunció que se
haría a un lado en la carrera presidencial;
comprometió a López Obrador a cumplir
su palabra para poner fin a su diferendo
con un sector de la dirigencia del PRD (Los
Chuchos y Alternativa Democrática Nacio-
nal) y propuso la creación de un frente
amplio de izquierda, así como tener ma-
yor acercamiento con las clases medias y
el sector empresarial.
En la entrevista, el jefe de gobierno
del Distrito Federal resalta la importan-
cia de trabajar en la construcción de un
frente de izquierda similar al que se for-
mó en Uruguay el 5 de febrero de 1971 y
que puso fin a la dictadura en ese país:
“El modelo de hacer política de la iz-
quierda ya se agotó. La izquierda no pue-
de ya depender de caudillos ni de figu-
ras fuertes, porque cada vez que hay una
elección, un consejo, surge el conflicto.
Bajo ese esquema, en la actualidad el ven-
cedor se lleva todo. Eso es ya inadmisible.”
Subraya también que la izquierda par-
tidaria se ha cerrado a la discusión, al in-
tercambio de ideas, así como a abanderar
nuevas causas, como los derechos huma-
nos, las libertades públicas, la equidad de
género, lo que es “gravísimo”.
Prosigue: “Lo que se requiere es armar
una coalición de partidos, aunque ello im-
plique sentarse con el contrario, aceptar la
diversidad de ideologías y pensamientos
y aceptar reglas. Es complejo, pero es me-
jor que vivir en el conflicto de manera per-
manente y, sobre todo, preservar un nom-
brecito, las prerrogativas; en una palabra,
continuar haciendo política chiquita”.
El primer paso hacia esa ruta se concre-
tó el jueves 17 con la firma de un convenio
de coalición total para 2012 por parte de las
fuerzas de izquierda.
–En su discurso, López Obrador prác-
ticamente pone en manos de usted al úl-
timo bastión de la izquierda en el país: el
Distrito Federal –se le plantea a Ebrard.
–Lo que quiso decir es que el PRD es
mucho más fuerte que los partidos alia-
dos, por lo que no podemos pensar en te-
ner dos o tres candidatos de partidos dis-
tintos. Hay que respetar el proceso en el
Distrito Federal. En Michoacán se perdió
porque los partidos aliados postularon a
candidatos distintos en algunos munici-
pios. Eso no puede ser.
Por lo pronto, comenta, defenderá lo
que se ha ganado en el Distrito Federal y
defenderá la elección local. Advierte tam-
bién que las tribus perredistas van a te-
ner que “urbanizarse”, quieran o no. “Su
esquema de hacer política ya caducó, no
tiene futuro”, asegura.
Los retos para el DF
Los resultados alcanzados en la reciente
elección de consejeros del PRD le dan el
derecho a Ebrard de designar al presiden-
te de ese partido en la capital del país; así
que además de tener el control de la ciu-
dad, tiene el control de esa organización
en el Distrito Federal.
“Lo que voy a tratar es de no convertir-
me en una facción más, porque ahí sí per-
demos; lo que voy a hacer es usar el pe-
so político para terminar con los excesos
y los pleitos”, dice.
–En el Distrito Federal el PRD tiene va-
rios precandidatos a la Jefatura de Gobier-
no. ¿No le parece un exceso?
–Lo que sucede es que estamos en una
etapa en la que todos aquellos que tienen
una aspiración, legítima o no, se apuntan.
Lo que hay que hacer es elegir la metodo-
P
R
D
“Las tribus”. Firma del pacto de unidad
12 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
E
n un contexto de violencia y
anemia económica, retroceso
electoral y desánimo entre su
militancia, el Partido Acción Na-
cional (PAN) acumula proble-
mas: El derrumbe de Luisa Ma-
ría Calderón en Michoacán, la
muerte del secretario de Gobernación,
Francisco Blake, el rezago para definir a su
candidato presidencial –con “indicios” de
imposición de Ernesto Cordero– y la revo-
cación de los “dedazos” de la cúpula.
Pero a estos acontecimientos, inclui-
das las ya perfiladas candidaturas presi-
denciales de Andrés Manuel López Obra-
dor y de Enrique Peña Nieto, se suma un
obstáculo mayor para el PAN: El juicio ciu-
dadano a los 11 años de gobierno de Vi-
cente Fox y Felipe Calderón.
“Nuestra preocupación debe ser con
qué argumentos convencemos a la ciuda-
danía de que merecemos una tercera opor-
tunidad. Ese es el drama hoy del PAN”, afir-
ma Juan José Rodríguez Prats, quien ve
saldos positivos, pero insuficientes: “Hu-
bo falta de habilidad, malicia y coraje. Pu-
diendo haber hecho tanto, nos atrevimos a
tan poco”.
Miembro del Comité Ejecutivo Na-
cional (CEN) del PAN, defensor de la pre-
sidencia de Gustavo Madero, Rodríguez
Prats lamenta el bajo nivel del gabinete de
Calderón y la falta de contundencia en el
combate a la corrupción.
“El saldo lo podemos salir a defender,
pero hacer un diagnóstico sustentado en
profesionales del optimismo, que todo es-
tá bien y que hemos sido heroicos, no nos
lo creería la ciudadanía. Y si vamos a un
discurso objetivo, sensato y realista, puede
haber panistas que se sientan ofendidos.”
La más reciente encuesta de Consul-
ta Mitofsky da a Calderón una aprobación
de 50%, la peor de un quinto año de go-
bierno en comparación con Carlos Sali-
nas, Ernesto Zedillo y Fox, al que se aña-
de un dato más negativo: Seis de cada 10
mexicanos piensan que el país va por un
rumbo equivocado.
Con esta evaluación a la gestión del
PAN se desarrolla la disputa por la candi-
datura presidencial entre Josefina Vázquez
Mota, Santiago Creel y Ernesto Cordero, pe-
ro también la definición de las candidatu-
ras a diputados y senadores, cuya estrate-
gia de designaciones fue echada abajo por
el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la
Federación (TEPJF).
Detrás de las impugnaciones ante el
TEPJF, que el jueves 17 dejó sin efecto los
“dedazos” de 241 de los 300 diputados fe-
derales y las fórmulas de senadores en 24
de los 32 estados, definidas por el CEN el
18 de octubre, se identificó a operadores
de Vázquez Mota, como Jorge Manzanera,
responsable de la estrategia electoral y su-
puestamente distanciado de Calderón.
Inconforme con este método, por el
que ella llegó a la diputación, Vázquez Mo-
ta pidió a Madero, en una carta, reconside-
rar, aunque no tuvo éxito, hasta que el TE-
PJF emitió su fallo:
“El PAN se juega su historia y su futuro
en estas elecciones, y es importante que
se evite un manejo de cuotas en las candi-
daturas, que se dé certeza a todos los mili-
tantes y que las designaciones no se con-
viertan en prebenda o concesiones para
ningún grupo.”
El mismo reclamo hizo Creel –“el mi-
litante debe designar y elegir a sus candi-
dato, y nadie más”–, mientras que Corde-
ro, señalado como el “candidato oficial”, se
encogió de hombros: “Yo respeto la deci-
sión del PAN”.
“Dedazos”
El diputado federal Alberto Pérez Cuevas,
vicecoordinador del grupo parlamentario
del PAN y operador de Vázquez Mota, niega
ÁLVARO DELGADO
L
u
is
G
a
rc
ia
P
A
N
POLÍ TI CA
El porvenir
Marcelo Ebrard habla de su futuro inme-
diato y asegura que su único plan es ter-
minar su gestión en el Distrito Federal.
Para él, la mejor manera de apoyar a
López Obrador en su candidatura presi-
dencial es desde el gobierno de la ciudad.
–¿No guarda ningún resentimiento?
–De ninguna manera. Desde antes de
que se dieran a conocer los resultados de la
encuesta dije que si no ganaba me quedaría
en el GDF, y así lo voy a hacer.
Asegura que no se ve ni como jefe de
campaña ni como candidato al Senado.
Eso sí, afirma, al término de su man-
dato se abocará a organizar de otra forma
a la izquierda desde el frente. Y subraya:
“No podemos seguir así; la izquierda ne-
cesita dar un viraje de 180 grados”.
Ebrard, quien desde hace unos días lu-
ce en la muñeca izquierda una pulsera ro-
ja hecha de hilo –“fue un regalo de mi es-
posa, una muestra de cariño”, comentó a
los reporteros–, se refiere a las posibilida-
des reales que tiene López Obrador de re-
montar en las encuestas los 20 puntos que
hasta ahora le lleva de ventaja el priista
Enrique Peña Nieto.
Dice: “Andrés tiene una buena posibili-
dad de remontar por dos razones: prime-
ro, porque hoy somos la segunda fuerza
nacional, no la tercera, lo cual es un da-
to no menor; segundo, porque tenemos
un voto consistente de veintitantos pun-
tos. Entonces, hay posibilidades reales de
crecer”.
Considera que López Obrador debe em-
peñarse en atraer a sectores que se han
alejado o no se sienten bien representados
por el PRD, como los grupos que defienden
los derechos de la mujer, las preferencias
sexuales, las causas ambientales y los de-
rechos humanos.
Además, puntualiza, no debe perder de
vista las nuevas herramientas que utiliza
la sociedad para comunicarse: “El año que
entra tendremos 40 millones de usuarios
de internet, Twitter y Facebook y una gene-
ración de jóvenes de 18 y 25 años que ya
no ven televisión. Eso va a ser crucial. Te-
nemos que estar cerca de ellos; de lo con-
trario no ganaremos”.
Por ello, dice, no desaprueba la presen-
cia de López Obrador, el miércoles 16, en El
Noticiero, el espacio estelar de Televisa que
conduce Joaquín López-Dóriga, después
de cinco años de veto.
–En el hipotético caso de que López
Obrador ganara la Presidencia en los co-
micios de 2012, ¿dónde se ve usted?
–Si eso llega a ocurrir, desde luego que
no me gustaría perder la oportunidad de
formar parte del primer gobierno de iz-
quierda en el país –responde sonriente. O
Las más recientes calamidades y descalabros del pa-
nismo y el gobierno calderonista erosionan seriamente
las posibilidades de uno y otro en la ruta hacia 2012. El
panorama lo complican los intentos del presidente de la
República por imponer a Ernesto Cordero como candidato
del blanquiazul. “Nuestra preocupación debe ser con qué
argumentos convencemos a la ciudadanía de que mere-
cemos una tercera oportunidad. Ese es el drama hoy del
PAN”, afirma Juan José Rodríguez Prats, integrante del
Comité Ejecutivo Nacional de ese partido.
PAN: Empieza
el juicio
ciudadano
14 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
que el equipo de campaña esté detrás de
algunos de los mil 455 juicios de protección
de derechos políticos presentados ante el
TEPJF, pero reconoce que dejaron “en liber-
tad” a simpatizantes para proceder así.
“No es un plan preparado y ejecutado
por el equipo de campaña, sino que se de-
jó en libertad a cada uno de los militan-
tes, que seguramente algunos confluirán
en este equipo”, explica el legislador.
Lo que es real, dice, es que las desig-
naciones detonaron inconformidad, sobre
todo porque no hay reglas claras para de-
finir a los que serán candidatos y, sobre to-
do, si van a beneficiar a allegados a algún
precandidato presidencial.
“Lo que planteamos nosotros es que
haya reglas claras para que no exista esta
suspicacia. Si no hay reglas ni claridad, la
duda puede estar fundada. Hay un asunto
de duda que se puede terminar cuando el
partido ponga reglas a este tema.”
Y advierte: “Si se llega a demostrar que
puede haber tentación de hacer una de
esas designaciones para beneficiar a cual-
quiera de los aspirantes, que violente los
derechos de los militantes del partido, se-
guramente que habrá una serie de expre-
siones, y muy fuertes”.
Uno de los simpatizantes de Vázquez
Mota que recurrieron al TEPJF es el alcal-
de de León, Guanajuato, Ricardo Sheffield,
cuya designación de la fórmula se lo im-
pedía y beneficiaba al gobernador, Juan
Manuel Oliva, quien pretende imponer a
su esposa, Martha Martínez Castro.
Otro promotor de Vázquez Mota que
promovió juicios antes el TEPJF, aunque
sin su nombre, es el diputado local de Ja-
lisco José María Martínez, quien renunció
a la coordinación del grupo parlamenta-
rio para buscar ser senador y cuya desig-
nación de la fórmula desde el CEN se lo
impedía.
“Que quede claro, el problema de las
designaciones no es jurídico, es de princi-
pios de Acción Nacional”, expresó pública-
mente Martínez, quien con su equipo fue el
artífice de la argumentación jurídica en los
juicios que se presentaron ante el TEPJF y
que echaron abajo los “dedazos”.
La pretensión de hacer designaciones,
sin embargo, no quedó cancelada tras el fa-
llo del TEPJF, y se presentaron nuevas, aun-
que en menor número, sobre las que Madero
solicitó un voto de confianza a los miembros
del CEN, en la sesión del jueves 17.
“Gustavo pidió un voto de confianza y
se iba a reunir con la Comisión Nacional
de Elecciones y con el jurídico para tratar
de sustentar el mayor número de casos”,
confirmó al reportero Rodríguez Prats.
Y así fue: Hasta el cierre de esta edi-
ción, la noche del viernes 18, el CEN tenía
previsto modificar el número de distritos
y estados donde habrá nuevos “dedazos”
de candidatos a diputados federales y se-
nadores, pero serían apenas 50, las dos
terceras partes de las 241 designaciones
para diputados.
En el resto de los distritos deberán ce-
lebrarse elecciones entre militantes, pero
también se prevén candidaturas “de uni-
dad” para evitar las contiendas, sobre todo
para evitar que los gastos de precampaña
afecten los topes de las campañas.
Así se lo propusieron, por ejemplo,
miembros de la CNE, como el senador José
Isabel Trejo, al diputado José María Martí-
nez, para evitar nuevas impugnaciones en
el caso de Jalisco.
Maquinaria para Cordero
Testigo del proceso de designación por par-
te de la CNE, Rodríguez Prats niega que me-
cuando repartían dinero y despensas pa-
ra inducir el voto a favor de los candida-
tos del PAN.
Tres de los detenidos son sonoren-
ses: Alejandro Salido Salido, quien traba-
ja en la Secretaría de Desarrollo Social en
el municipio de Navojoa; Gerardo Sayas
Amaya, primo de Máximo Othón Sayas,
subsecretario técnico de la Secretaría
Técnica del Ejecutivo de ese entidad, y
Enrique Ruperto Gastélum Cañedo, ads-
crito a la misma dependencia.
De acuerdo con los resultados oficia-
les, la alianza PRI-PVEM se adjudicó la ma-
yoría de los municipios donde la presencia
del crimen organizado es notable, sobre
todo los del corredor de Tierra Caliente.
Lo paradójico es que el PAN ganó en
Arteaga, la tierra de La Tuta, y Apatzin-
gán, considerados “focos rojos” por el
elevado nivel de inseguridad.
La violencia también permea en Pa-
rácuaro, donde ganó una alianza entre
los partidos PRI-PAN-PVEM; en Gabriel
Zamora, donde triunfó el PRI-PVEM: en
Tumbiscatío, que quedó en manos del
PRI; y en Múgica, Nueva Italia y Uruapan,
donde los candidatos fueron amenaza-
dos durante la campaña, la ventaja fue
para el PRD.
Pese a los diferendos e irregularidades
documentadas, el triunfo del priista Fausto
Vallejo pone fin a 10 años de perredismo en
el estado. Vallejo Figueroa, quien se dice
indignado por las acusaciones de sus ad-
versarios, expresa que no es justo lo que le
están haciendo a Michoacán.
Según el priista, es injusto también
que a cinco años de que el gobierno del
panista Felipe Calderón inició la guerra
contra el narcotráfico, ahora se hagan
este tipo de señalamientos sobre la pre-
sunta intervención del narco en los comi-
cios del domingo 13. O
POLÍ TI CA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 17
M
ORELIA, MICH.- Aun cuando al
principio dijeron que el candida-
to de PRI-PVEM, Fausto Vallejo
Figueroa, ganó los comicios del
domingo 13 con el apoyo de “grupos de-
lincuenciales”, los candidatos perdedores,
Luisa María Calderón Hinojosa, Cocoa, im-
pulsada por el PAN-Panal, y Silvano Aureo-
les Conejo, abanderado del PRD-PT-Con-
vergencia, terminaron por admitir el triunfo
del priista.
El jueves 17, en conferencia de prensa y
tras aceptar su derrota frente al priista, Co-
coa sostuvo que el triunfo de Vallejo Figue-
roa fue producto de la “guerra sucia” y de
la presión que ejerció el crimen organizado
sobre ciudadanos, candidatos, activistas y
funcionarios electorales. La panista insistió
en que el priista deberá enfrentar al narco-
tráfico “con firmeza”.
Aureoles Conejo se limitó a decir que
los comicios no paran aquí y adelantó que
el PRD agotará todos los recursos jurídicos
que la ley establece para encausar sus se-
ñalamientos sobre la presunta intromisión
del narco en el proceso electoral.
El mismo domingo 13, el líder nacional
del PRD, Jesús Zambrano, declaró que en
Apatzingán, Coalcomán, Tepalcatepec y Ar-
teaga grupos del crimen organizado amena-
zaron a votantes, representantes de casilla y
a candidatos.
Dijo que en el poblado de Santa Rosa,
municipio de Zamora, varios encapuchados
se robaron dos urnas y dijeron a los presi-
dentes de Casillas que los iban a levantar si
no votaban por el PRI. Al día siguiente, Zam-
brano fue más lejos al declarar que Servando
Gómez Martínez, La Tuta, líder de La Familia
Michoacana, presuntamente había orientado
el voto hacia el PRI durante los comicios.
La consejera presidente del Instituto
Electoral de Michoacán (IEM), María de los
Otro “michoacanazo”
FRANCISCO CASTELLANOS J.
Ángeles Llanderal Zaragoza, tuvo que salir
al paso y comentó que no podía presentar
ninguna denuncia por carecer de informa-
ción al respecto.
No obstante, Antonio Soto Sánchez, re-
presentante legal del PRD-PT-Convergencia
ante el IEM, insistió en que la jornada elec-
toral estuvo plagada de irregularidades, en-
tre ellas la compra de votos y amenazas a
los candidatos, por lo que se interpusieron
38 impugnaciones y tres denuncias penales
ante la Fiscalía Especializada para la Aten-
ción de Delitos Electorales (Fepade). El mar-
tes 16, la Procuraduría General de la Repú-
blica inició 42 investigaciones por presuntos
delitos electorales.
Focos rojos
El mismo día de los comicios, tropas del
Ejército capturaron en Morelia, Michoacán,
a Juan Gabriel Orozco Favela, El Gasca,
presunto jefe de Los Caballeros Templarios
en esa plaza y cercano a La Tuta, según el
vocero de la Secretaría de la Defensa Nacio-
nal, Ricardo Trevilla Trejo.
“Este resultado se logró al llevar a cabo
de manera sorpresiva una operación de pre-
cisión, que consistió en desplegar a las uni-
dades de maniobra para cubrir el área don-
de se encontraba Orozco Favela, a quien
se le decomisaron armas largas, cartuchos,
manuales de Los Caballeros Templarios y
propaganda de Fausto Vallejo y Wilfrido Lá-
zaro, candidatos del PRI a la gubernatura y
presidencia de Morelia, respectivamente”,
dijo Trevilla.
Para el miércoles 16, el diputado priista
Nathanel Guerrero López leyó un documen-
to elaborado por sus correligionarios y los
legisladores del Panal y del PVEM, según
el cual elementos de la Policía Estatal Pre-
ventiva de estado capturaron “en flagrancia
de la comisión de delito” a cuatro personas
F
ra
n
c
is
c
o
C
a
s
te
lla
n
o
s
J
.
E
n
riq
u
e
C
a
s
tro
S
á
n
c
h
e
z
“Cocoa”. Derrota
Vallejo. Sorpresa
16 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
El derrumbe de “Cocoa”
Al respecto, Pérez Cuevas dice que el es-
cenario que enfrenta el PAN hacia la elec-
ción de 2012 es muy difícil, sobre todo
porque la izquierda ya definió a López
Obrador y el PRI perfila a Peña Nieto:
“Por eso el PAN tiene que cuidar muy
bien sus decisiones, sus procesos, sus as-
pirantes y no se puede dar el lujo de man-
dar señales de errores, de choques, de
rompimiento”.
El operador de Vázquez Mota –quien
infructuosamente ha pedido que se ade-
lante el proceso de selección del candi-
dato presidencial– expone que el PAN
debería analizar qué hacer con las desig-
naciones, porque “las circunstancias polí-
ticas hoy están cambiadas en 180 grados”.
–¿Gravita la derrota en Michoacán?
–Sí, totalmente, todo eso nos obliga a
tomar una determinación, hacer una re-
flexión y tomar las mejores decisiones y
no equivocarnos. Ni no queriendo equivo-
carse, equivocarnos, ni algunos a lo mejor
de mala fe. En este momento lo dejaría-
mos como una duda, pero al menos hay
ese fantasma.
En efecto, la derrota de la candidata
del PAN al gobierno de Michoacán, Lui-
sa María Calderón, abatió al panismo, so-
bre todo porque las encuestas les daban la
certeza de que ganaría. La misma noche
del domingo 13, aunque se declaró gana-
dora, no había duda del resultado.
La Cocoa, hermana mayor de Calderón,
culpó a las mafias de su derrota y prácti-
camente acusó al priista Fausto Vallejo, el
ganador, de ser cómplice: “Sería grave que
el próximo gobernante de la entidad fue-
ra un títere del crimen organizado”, dijo
en una acusación que retomó la dirigen-
cia nacional del PAN.
En los hechos, y ante la “intervención
directa, abierta y descarada de los crimi-
nales”, el PAN pidió la anulación de las
elecciones, porque de lo contrario habría
un narcogobierno:
“No debe minimizarse el ominoso he-
cho de que si no se corta de tajo este com-
portamiento criminal, México entero co-
rre el riesgo mayor de que Michoacán sea
el primer estado en el que las organizacio-
nes criminales sean capaces de entroni-
zar un gobierno estatal.”
  Rodríguez Prats, quien fue por breve
tiempo delegado del CEN en Michoacán,
reconoce que la derrota ha afectado aní-
micamente al panismo: “Hay dolor por
esa pérdida de Cocoa, pero nos arraiga la
convicción de que estamos peleando con
los mismos de 1939: Peña Nieto y Gonzalo
N. Santos no se distinguen”.
Amigo de Vallejo, el ganador de las elec-
ciones con 52 mil votos más que la Cocoa, es
cuidadoso de no invalidar las acusaciones
de que fue apoyado por el narcotráfico: “De
repente la política se torna un torbellino y
arrastra. Fausto se dejó arrastrar”.
La derrota en Michoacán, una apuesta
al más alto nivel, se produjo tres días des-
pués de que se estrelló el helicóptero en
que viajaba el secretario de Gobernación,
que murió junto con otras siete personas,
y el mismo día en que se supo que Alon-
so Lujambio, secretario de Educación, pa-
dece cáncer.
Rodríguez Prats razona: “Se debe hacer
un análisis muy objetivo con las cinco co-
sas que nos cayeron encima: el accidente
de Blake, la enfermedad de Lujambio, Mi-
choacán, la decisión del PRD y el fallo del
Tribunal. Otra vez vamos a la adversidad
y hay que hacerlo con la mayor entereza”.
Pero antes de la elección constitucional
de julio de 2012, el PAN enfrenta una situa-
ción complicada, además del saldo de sus
gobiernos: “Hay muchas dudas, porque la
pregunta que muchos panistas se hacen es
si el proceso se va a manipular...”.
POLÍ TI CA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 19
diante las designaciones se pretenda bene-
ficiar a alguien en particular, sino que se
aprobó el método en los distritos y estados
donde se acreditó que la estructura del PAN
está secuestrada por un grupo.
“Hay que ver quién está protestando.
Si se le rasca un poquito es posible ver a
qué interés corresponde”, dice y pone co-
mo ejemplo Jalisco, donde 14 integrantes
del comité estatal, incluido el presidente,
Hernán Cortés, renunciaron para, con ba-
se en la afiliación masiva que habían he-
cho, ganar las candidaturas.
“Ya tenían su distrito, ya tenían su gen-
te, y de repente el CEN asume la decisión”,
subraya, y lo mismo ocurre en Nuevo León,
con el grupo San Nicolás que integran el al-
calde de Monterrey, Fernando Larrazabal;
el delegado de la Secretaría de Comunica-
ciones y Transportes, Zeferino Salgado, y
Raúl Gracia, consejero de la Judicatura esta-
tal, promotores de Cordero y vinculados los
tres con Juan José Rojas, El Zar de los casinos.
Este grupo arrebató la hegemonía al de
San Pedro Garza García, que encabeza Fer-
nando Canales Clariond, quien ha tenido
acercamientos con López Obrador y cuyo
hijo del mismo nombre ya hizo pública su
adhesión a éste después de que Larraza-
bal no será sancionado por la Comisión de
Orden, como lo había solicitado el CEN.
Sin contar con esta información, Ro-
dríguez Prats dice: “El argumento de que
no deciden los militantes y que se está
traicionando a la democracia suena muy
bonito, pero por ejemplo Larrazabal tiene
a mil 300 militantes en la nómina y están
muy enojados”.
Niega, también, que las candidaturas
por designación favorezcan a Calderón,
porque los 52 integrantes del CEN deciden,
según él, en conciencia panista. “No voy a
negar que no tenga influencia, sería un ab-
surdo, pero no para dar órdenes”.
–¿El CENnoestásubordinadoaCalderón?
–No, habemos varios que nos hemos
enfrentado a Felipe y de eso hay muchos
testigos.
En efecto, Rodríguez Prats se ganó la
animadversión de Calderón desde que,
en marzo de 2005, se negó a declinar su
candidatura a la presidencia del PAN a fa-
vor de Carlos Medina Plascencia y apoyó a
Manuel Espino.
Inclusive, tras la debacle de 2009, y
cuando César Nava era candidato único
para relevar a Germán Martínez en la pre-
sidencia del PAN, por órdenes de Calde-
rón, manifestó su rechazo en la sesión del
Consejo Nacional, el 8 de agosto.
En su intervención, que incluye en su
más reciente libro Soy panista, Rodríguez
Prats citó discursos de Calderón, ahí pre-
sente, repudiando como opositor la subor-
dinación del PRI al gobierno.
“Habría que preguntarse –dijo– si es-
tas ideas aún son útiles, si los ideales y los
principios sirven en política, o si todo esto
que se pregonó desde la oposición hoy se
ha convertido en una frustrada quimera.”
Provisto del pulso que toma al panis-
mo en sus recorridos por el país dando
conferencias –lleva 75 en el año–, Rodrí-
guez Prats advierte de maniobras desde el
gobierno federal para favorecer a Cordero.
“Estoy asustado porque veo manio-
bras preocupantes que voy a plantear en
el CEN, porque Madero y el CEN debemos
hacer respetar al PAN, que se le respete
desde el poder.”
Afirma que el apoyo es, actualmente,
“vía delegados”, y que se suma a otros pre-
vios: “Primero, el presidente le da a él solo
la palabra ante mil 800 delegados del país;
segundo, funcionarios públicos de alto ni-
vel apoyándolo, y tercero: Javier Lozano
declina ¡Esa es una práctica priista! ¡Esa
es la cargada en el PRI!”
Insiste: “Hay indicios. Cordero es pa-
nista desde 2007 y tiene que demostrar
que es más panista que felipista, porque
todo lo que ha hecho ha sido bajo la som-
bra de Calderón. Cordero no sale de un
discurso de Felipe, Felipe, Felipe”.
–¿Ha crecido?
–No pasa de 10%. Por eso digo: Sería
tremendamente sospechoso que, en fe-
brero, de repente veamos que se encuen-
tra Cordero. Todo mundo se preguntaría:
Cómo le hizo.
“Cordero tiene un problema enorme:
Tiene que demostrar que no es el ungido,
convencer que tiene sus propias cualida-
des para ser nominado. De lo contrario te
puedo decir que sería el mayor atropello
que al PAN se le haga y que pudiera pro-
vocar un serio problema que se reflejaría
en no ser competitivos en la elección del
2012.”
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
E
n
riq
u
e
C
a
s
tro
S
á
n
c
h
e
z
Rodríguez Prats y Espino. Choque con el poder
Credibilidad por los suelos
18 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 21
POLÍ TI CA
operador político, comentó que, como
presidente de la Comisión Nacional de
Procesos Internos, propuso este candado
por considerar que “ayuda a la equidad”.
Arguyó: “El problema es que en la cul-
tura priista los gobernadores tienen un
gran liderazgo sobre las bases partidarias,
entonces la razón por la cual la presiden-
cia a mi cargo sometió a la consideración
de la comisión esta base fue fundamen-
talmente cuidar la equidad en el proceso,
por el peso que tienen los gobernadores”,
argumentó Joaquín Coldwell.
En menos de 12 horas, en la mañana
del martes 15, el presidente del PRI, Hum-
berto Moreira, publicó la convocatoria que
modificó este candado argumentando
que son atribuciones del presidente del
CEN del partido realizar estas modifica-
ciones y que ese “candado” violaba la “li-
bertad de expresión” de los militantes.
“Tengo la facultad en los estatutos. Hay
una propuesta de la Comisión Nacional de
Procesos Internos donde el presidente del
partido tiene la facultad de emitir la con-
vocatoria”, declaró Moreira el jueves 17 en
una improvisada rueda de prensa.
Desde Hermosillo, el senador Manlio
Fabio Beltrones advirtió ese mismo día
que ante estos cambios evalúa la posibi-
lidad de retirarse de la contienda interna.
“En lo personal, estoy evaluando si par-
ticipo en las elecciones de 2012 después
de conocer la convocatoria de mi partido,
la cual tiene ciertas especificaciones que,
creo, son necesarias de reconsiderar; pero
esto sucederá en los próximos días.
“Mi decisión habré de tomarla siempre
responsablemente y pensando en el Méxi-
co que todos queremos, pero sobre todo
en cómo exigir que, suceda lo que suceda,
imaginemos qué México queremos tener
dentro de 25 años y exijamos que se cum-
pla ese propósito”, abundó el coordinador
de la bancada del PRI en el Senado.
Se espera que antes del jueves 24, fe-
cha límite para que Beltrones pida licen-
cia en el Senado, decidirá si abandona su
pretensión de competir en la contienda
interna. Sus principales colaboradores di-
cen que se retirará si no se modifica esta
cláusula de la convocatoria.
Para el vocero del CEN priista, David
Penchyna, Moreira tiene todas las atribu-
ciones para decidir estos cambios en el
borrador propuesto por la Comisión Na-
cional de Procesos Internos y si no se hu-
biera modificado se violaba la “libertad de
expresión” de los militantes priistas.
“El Consejo Político Nacional pudo ex-
pedir esa convocatoria, pero le delegó esa
facultad al presidente del partido. El presi-
dente, al revisar dicho documento, modifi-
có algunas cláusulas que, a su juicio y en
opinión de los órganos jurídicos del parti-
do, podrían someterse a dos riesgos: coar-
tar la libertad de expresión, lo cual es muy
delicado; y poner en fragilidad, bajo esa
interpretación, que el IFE pudiera derribar
la convocatoria”, dice Penchyna a Proceso.
–Pero el senador Beltrones argumenta
que estos cambios alteran las condiciones
de equidad de la contienda.
–No tendría ningún comentario en
contra, porque además el senador Beltro-
nes es un muy distinguido miembro de
nuestro partido político. Es un hombre con
una trayectoria relevante, pasada, presen-
te y seguramente futura. Me parece que la
madurez de las condiciones de equidad es-
tá en la propia militancia partidaria.
–¿Prevé una ruptura al interior del PRI?
–Yo no preveo una ruptura. Yo creo que
el PRI ha aprendido en carne propia que
la variable indispensable para ganar es la
unidad. Ahí están Michoacán, Nayarit, Es-
tado de México, Hidalgo. Hemos padecido
con dolor que aquellas entidades donde no
logramos la unidad, lamentablemente la
victoria no nos alcanzó. Eso se aprende con
sangre, se tatúa en la piel.
–¿Qué sucederá si el senador Beltro-
nes decide bajarse de la contienda?
–Con todo respeto, no declaro sobre es-
peculaciones. No personalizaría la convoca-
toria para uno o dos aspirantes solamente.
Se prepara la “cargada”
En paralelo con esta polémica, en las ofi-
cinas de Comunicación Social de varias
entidades gobernadas por priistas co-
menzó a circular el borrador de un desple-
gado, financiado por varios gobernadores
y legisladores que forman parte de la red
de alianzas de Peña Nieto para mostrar su
“adhesión” al exgobernador mexiquense
en vísperas del registro que se formaliza-
rá el domingo 27.
El texto se detuvo momentáneamente
ante el descontento de Beltrones, de legis-
ladores y de dirigentes del PRI cercanos al
exgobernador de Sonora.
Ante la posibilidad de que Beltrones
renuncie a la contienda interna, legislado-
res vinculados a Peña Nieto divulgaron la
versión de que el exgobernador de Hidalgo
Miguel Osorio Chong promueve que su an-
tecesor, Manuel Ángel Núñez Soto, se regis-
tre como precandidato para “convalidar” la
precampaña y favorecer al mexiquense.
Citando a diputados priistas, los repor-
teros Roberto Garduño y Enrique Méndez,
de La Jornada, publicaron que Núñez Soto
“sólo ‘convalidaría’ el proceso, como ocurrió
hace seis años con Everardo Moreno, quien
participó para que Roberto Madrazo Pinta-
do también recibiera el apoyo unánime”.
–¿Qué hará el CEN del PRI frente al riesgo
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
Castro Obregón, Moreira y Escobar. Convenio polémico
20 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
E
n menos de una semana la
contienda del PRI por las
candidaturas de 2012 se tor-
nó conflictiva y hoy amena-
za con desembocar en una
fractura interna por dos de-
cisiones unilaterales: la del
presidente del Comité Ejecutivo Nacional,
Humberto Moreira, y la del equipo nego-
ciador de Enrique Peña Nieto. La primera
molestó al senador Manlio Fabio Beltro-
nes Rivera; la segunda, a decenas de le-
gisladores priistas que aspiran a cargos de
elección popular, sobre todo a las guber-
naturas, senadurías y diputaciones fede-
rales para 2012.
Lo que incomodó a Beltrones fue la de-
cisión de Moreira de introducir cambios al
borrador de la convocatoria para elegir al
candidato presidencial del PRI elaborado por
la Comisión Nacional de Procesos Internos
después de una amplia consulta y negocia-
ción con los equipos de los dos principales
aspirantes: Peña Nieto y el mismo Beltrones.
En el segundo caso, la firma del conve-
nio del PRI con los partidos Nueva Alianza
(Panal) y Verde Ecologista (PVEM) para for-
malizar la coalición Comprometidos con
México encendió los ánimos de los priis-
JENARO VILLAMIL
Una semana antes de que venza el plazo para que el senador
Manlio Fabio Beltrones Rivera decida si pide licencia para lan-
zarse como candidato a la Presidencia de la República, una
decisión unilateral del presidente del PRI, Humberto Moreira
–quien introdujo modificaciones al borrador de la convocato-
ria elaborada por la Comisión Nacional de Procesos Internos–,
incomodó al sonorense, quien habla de retirarse. Y en medio
de este desconcierto, el partido firmó un convenio con el Panal
y el PVEM –armado por dos de los operadores del mexiquense
Enrique Peña Nieto–, en el que cede varias diputaciones y se-
nadurías, lo que encendió los ánimos de los priistas.
fractura
en puerta
tas. Según el acuerdo, negociado por Luis
Videgaray y Jesús Alcántara, operadores
de Peña Nieto, el PRI le cede al PVEM 30
diputaciones de mayoría y 23 al Panal, así
como cuatro senadurías al partido creado
por Elba Esther Gordillo y cinco para el
ecologista.
La decisión de la Comisión Política
Permanente del PRI fue aprobada el miér-
coles 16 y se dio a conocer al día siguiente.
De inmediato provocó el rechazo de los
dirigentes del partido en el Distrito Fede-
ral, así como del senador Francisco Labas-
tida Ochoa y de los aspirantes priistas al
gobierno de Chiapas, porque consideran
que el PRI está cediendo distritos compe-
titivos a partidos que cuentan con menos
de 1% de la votación.
Los chiapanecos sobre todo conside-
ran que el de su entidad es el caso más
conflictivo. El convenio incluye brindar
apoyo al senador Manuel Velasco, del
PVEM, para la gubernatura en 2012, lo
que desplazaría a priistas como la sena-
dora María Elena Orantes y Juan Antonio
Aguilar Bodegas. Les incomoda, además,
que Velasco sea amigo personal del mexi-
quense Peña Nieto.
En el Distrito Federal, la senadora Ma-
ría de los Ángeles Moreno y el diputado
local Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre
protestaron porque, de acuerdo con el
convenio, el PRI cede al PVEM la primera
opción de la candidatura al Senado, así
como candidaturas a diputados federa-
les en las delegaciones Gustavo A. Made-
ro, Cuauhtémoc y Tlalpan. Al Panal, por
ejemplo, se le conceden las candidaturas
en los distritos de Miguel Hidalgo, Álvaro
Obregón y Xochimilco.
El ultimátum de Beltrones
El principal cambio a las bases para la ins-
cripción en la contienda interna se realizó
en la cláusula décimo cuarta. El borrador
entregado el lunes 14 a las nueve de la
noche por la Comisión Nacional de Pro-
cesos Internos proponía un candado para
impedir que sean candidatos “los servido-
res públicos de filiación priista y quienes
ocupen un cargo de elección popular con
disposición presupuestal y/o mando”.
El documento asentaba también que
los “integrantes de los órganos de dirección
ejecutivos, de defensoría y jurisdiccionales
del partido” se abstuvieran de realizar ex-
presiones de apoyo que alteraran las condi-
ciones de equidad de la contienda interna.
Se trataba del “candado anticargada”.
El senador Pedro Joaquín Coldwell, re-
conocido por sus dotes de negociador y
En el PRI,
22 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
POLÍ TI CA
de las cargadas? –se le pregunta a Penchyna.
–Con todo respeto, las cargadas son un
baile, amigo. El PRI es un partido maduro.
Hace seis años tuvimos esa misma discu-
sión; sería pernicioso para la vida política
de un partido el que a través de ciertos
mecanismos se coarten libertades como
la de la expresión.
Las manifestaciones de la cargada a
favor de Peña Nieto han sido varias. Des-
pués de las pasadas elecciones para go-
bernador en el Estado de México, cerca de
300 legisladores federales, locales, presi-
dentes municipales y líderes priistas se
reunieron en la casa de gobierno de Tolu-
ca para expresarle su apoyo y adhesión al
todavía mandatario estatal.
En aquella reunión se dio a conocer
la creación de Expresión Política Nacio-
nal (EPN, las mismas siglas del nombre de
Enrique Peña Nieto), un sucedáneo de la
Fuerza Mexiquense que creó Arturo Mon-
tiel en 2004-2006 para impulsar su precan-
didatura presidencial. Se trata de una red
clientelar y de operadores políticos para
impulsar la candidatura de Peña Nieto.
EPN es coordinada por Jesús Alcántara,
amigo personal del exmandatario mexi-
quense, el mismo personaje que negoció
junto con el diputado federal con licencia
Luis Videgaray el convenio de alianza con
el PVEM y el Panal.
Rebelión priista
En una ceremonia realizada en el excon-
vento de San Hipólito, junto a la iglesia
de San Judas Tadeo, patrono de las cau-
sas perdidas, Humberto Moreira firmó
con Luis Castro Obregón, presidente del
Panal y operador político de Elba Esther
Gordillo, y con el senador Arturo Escobar,
vocero del PVEM, el convenio de coalición
Compromiso por México que cede a estos
partidos 54 candidaturas para la Cámara
de Diputados (30 para el Verde y 24 para
el Panal), así como cuatro senadurías para
Nueva Alianza y cinco para el Verde.
Entre las senadurías que pretende ceder
el PRI destaca la de Chiapas, que sería para
Mónica Arriola, hija de Elba Esther Gordillo,
presente durante la firma del convenio.
En el caso de Quintana Roo, la senadu-
ría se reservó para el exdirigente del PVEM,
Jorge Emilio González, quien está envuel-
to en un escándalo por la muerte, en abril
pasado, de una migrante búlgara en un de-
partamento de la torre Emerald, de Cancún,
que presuntamente pertenece a González.
En Sinaloa, donde el Panal no obtuvo
ni 1% de la votación, se reservó la sena-
duría para Nueva Alianza, lo que generó
una airada reacción del exgobernador de
Sinaloa Francisco Labastida Ochoa, quien
advirtió que esta decisión es una “imposi-
ción” y generará fracturas en esta entidad.
La senadora María Elena Orantes, as-
pirante a la candidatura priista a la gu-
bernatura de Chiapas, expresó su rechazo
absoluto a que el PRI apoye al candidato
del PVEM para esta entidad, el senador
Manuel Velasco, y amenazó con abando-
nar el Revolucionario Institucional.
Su colega capitalina María de los Án-
geles Moreno y la tamaulipeca María Gó-
mez hicieron eco de las protestas de sus
correligionarios por la cesión “indiscri-
minada” de distritos electorales federales
competitivos para el PRI.
Tan sólo en la Ciudad de México el PRI
le cederá al PVEM el distrito 7 de la Gus-
tavo A. Madero, el 8 y 12 de la delegación
Cuauhtémoc, así como el 14 de Tlalpan.
El diputado federal priista Cuauhtémoc
Gutiérrez de la Torre afirmó que impugna-
rá esta decisión porque “el convenio nos
afecta como entidad federativa; además,
no tienen facultades de designación el pre-
sidente del Comité Ejecutivo Nacional ni el
presidente del Comité Ejecutivo del Partido
Verde, porque eso es antidemocrático”.
Desde hace meses, Gutiérrez de la To-
rre se mantiene en franca rebelión contra
el equipo de Peña Nieto, a cuyos integran-
tes acusa de haber incumplido “los acuer-
dos” y apoyar para la jefatura de Gobierno
en el Distrito Federal a la expresidenta na-
cional del PRI, Beatriz Paredes, y de aliarse
con el experredista René Arce, adversario
político de Gutiérrez de la Torre en la de-
legación Iztapalapa, la más poblada de la
capital del país.
Se prevén otros conflictos con la militan-
cia priista en Jalisco, Zacatecas, Guanajuato,
Nuevo León, Puebla y Veracruz, donde el PRI
le cede al Panal y el PVEM distritos electora-
les que pelean varios militantes.
El espaldarazo de Peña Nieto
Todo esto sucedió mientras Peña Nieto es-
taba de gira por Estados Unidos, donde se
promueve ante académicos, empresarios
y think tanks del país vecino.
Desde Nueva York, el mexiquense sa-
lió en defensa de Moreira, involucrado en
el escándalo de la falsificación de docu-
mentos para incrementar la deuda estatal
de Coahuila, al afirmar que las acusacio-
nes contra el exmandatario son una “gue-
rra de lodo”.
Después de participar en el Consejo
de las Américas, Peña Nieto también opi-
nó sobre el descontento generado ante la
convocatoria que autoriza la cargada.
“Creo que lo que fue publicado es una
atribución del Comité Ejecutivo Nacional;
es una atribución del presidente del parti-
do, y de ninguna manera está ni truquean-
do ni trampeando nada… Más parece una
campaña de desprestigio que estuviera
siendo orquestada desde la oposición y a
la que algunos medios se han prestado”,
afirmó el exmandatario mexiquense.
Hasta ahora no ha respondido a la
oleada de protestas que se están generan-
do por el convenio con el PVEM y el Panal
que él ordenó a sus operadores que nego-
ciaran y Moreira firmó.
Peña Nieto se tendrá que enfrentar
en los próximos días, antes de su registro
formal como precandidato el domingo 27,
a la contraparte de la cargada: la rebelión
de los priistas que desde ahora dicen que
ya no son tiempos de imposición y que el
político conocido como el Golden Boy “no
es el dueño del PRI”.
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Peña Nieto y Beltrones. Tensión
Para el organismo interamericano, dar
acceso a la paquetería de la elección presi-
dencial –que incluye los votos nulos y las
boletas sobrantes e inutilizadas– repre-
sentaría peligro de “una posible contami-
nación de la información en bruto que fue
utilizada para la elaboración” de las actas.
Además responsabilizó a los peticio-
narios de “no (haber) aportado elementos
para mostrar por qué dicha información
(de las actas) no les habría servido”.
Con su negativa, la CIDH levantó las
medidas cautelares que le había impues-
to al gobierno de Calderón para impedir
la destrucción de las boletas. Sin embar-
go, el Instituto Federal Electoral (IFE) aún
no puede disponer de ese material debi-
do a que hay nuevas solicitudes de acceso
al mismo, al amparo de la reforma cons-
titucional en materia de derechos huma-
nos que entró en vigor el 10 de junio de
este año.
Informe de inadmisibilidad
El lunes 14 de noviembre, después de que
Proceso (número 1828) informó del silen-
cio de la comisión sobre su rechazo, el or-
ganismo interamericano entregó a la re-
vista y al gobierno mexicano el “informe
de inadmisibilidad” de la demanda pre-
sentada por el director del semanario, Ra-
fael Rodríguez Castañeda.
El informe, identificado con el núme-
ro 165/11, está fechado el miércoles 2, dos
días antes de que la CIDH emitiera un bo-
letín de prensa sobre los resultados de su
143 periodo ordinario de sesiones, realiza-
do en Washington, sin que explicara por
qué denegó la demanda.
Doce días después, la Comisión Inte-
ramericana dejó en claro que las razones
del gobierno de Calderón fueron las mis-
mas de sus integrantes. Limitados al tema
de acceso a la información soslayaron los
otros dos reclamados por la revista: el de-
recho a las garantías judiciales y a la pro-
tección judicial.
El informe está firmado por seis de los
siete integrantes de la CIDH. El primer vi-
cepresidente del organismo, el mexica-
no José de Jesús Orozco Henríquez, estaba
formalmente impedido de conocer y par-
ticipar en la discusión.
Orozco llegó a la comisión en enero de
2010 a propuesta del gobierno calderonis-
ta, en cuyo aval como ganador de la im-
pugnada elección presidencial participó
como uno de los magistrados de la Sala
Superior del Tribunal Electoral del Poder
Judicial de la Federación (TEPJF).
En su demanda ante la Comisión In-
teramericana, presentada el 24 de abril
de 2008, Rodríguez Castañeda alegó que
el Estado mexicano violó en su perjuicio
los artículos 8, 13.1, 13.2 y 25 de la Con-
vención Americana sobre Derechos Hu-
manos. Estos artículos se refieren, res-
pectivamente, a la protección judicial, la
libertad de pensamiento y expresión, y
la protección judicial.
El artículo 25 fija la obligación de los
Estados de garantizar a todas las personas
un recurso judicial efectivo contra actos
violatorios de sus derechos fundamenta-
les. El 8 dice que toda persona tiene dere-
cho a ser oída, con las debidas garantías y
dentro de un plazo razonable, por un juez
o tribunal competente, independiente e
imparcial.
El director de la revista acudió a la CIDH
luego de que en marzo de 2008 la Suprema
Corte de Justicia de la Nación (SCJN) le ne-
gara la revisión de un amparo contra una
resolución de un juez federal, con lo que ce-
rró en el Poder Judicial de la Federación, en
definitiva, el acceso a las boletas. La peti-
ción de amparo impugnaba el artículo 254
del Código Federal de Instituciones y Proce-
dimientos Electorales (Cofipe), ahora el 302,
que ordena la destrucción de la papelería
electoral una vez concluidos los comicios.
La SCJN no entró al fondo del amparo,
sólo lo declaró improcedente. Con esa de-
cisión el máximo tribunal impidió que Ro-
dríguez Castañeda fuera oído con las de-
bidas garantías para la satisfacción del
derecho reclamado, decía la demanda.
Y expuso: “No basta la existencia formal
de los recursos, sino que éstos deben ser
efectivos; es decir, deben ser capaces de
producir resultados o respuestas a las vio-
laciones de derechos contemplados en la
propia convención”.
La Corte resolvió también que la vía
idónea para estas peticiones era un re-
curso de impugnación en el TEPJF, co-
nocido como juicio para la protección
de los derechos políticos electorales del
ciudadano. Pero esta misma instancia ya
había rechazado, en abril de 2007, una
petición de acceso a las boletas presen-
tado por la revista mediante este recur-
so (Proceso 1591).
La demanda presentada ante la CIDH
exponía que ese recurso no es idóneo ni
efectivo, dado que no permite suspender
la destrucción de la información electoral.
Sólo funciona cuando se impugnan leyes
electorales y se defienden derechos políti-
co electorales; pero no cuando se intenta
la salvaguarda de un asunto de transpa-
rencia fuera de un proceso electoral.
Al no garantizar ni la Corte ni el TEPJF
un procedimiento que respetara las garan-
tías del debido proceso, el Estado mexica-
no violó la obligación de garantizar el libre
y pleno ejercicio de los derechos reconoci-
dos en la convención.
Demanda doblemente rechazada
Con la decisión de la Corte se demostró
que en México no existe un recurso jurí-
dico sencillo y eficaz que sirva para sal-
vaguardar el derecho humano fundamen-
tal de acceso a la información en materia
electoral, apuntó la demanda.
Para la CIDH, no existió ninguna de
esas violaciones, por lo que declaró inad-
misible la petición de demanda conforme
al artículo 47.b de la convención. Según és-
te, Proceso no expuso hechos que caracte-
ricen una violación de los derechos garan-
tizados por ese instrumento internacional.
En su justificación, los comisionados se
encaminaron hacia el tema de acceso a la
información sin explorar los otros agravios
que exhibieron la falta de recursos judicia-
les efectivos que existía en México al mo-
mento de interponer la demanda para en-
frentar la negativa del Estado mexicano.
C
o
m
is

n
In
te
ra
m
e
ric
a
n
a
d
e
D
e
re
c
h
o
s
H
u
m
a
n
o
s
Comisionados interamericanos. Voz del calderonismo
JUSTI CI A
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 25
Con argumentos idénticos a los del gobierno mexica-
no, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos
desestimó la demanda de este semanario de acceder
a los paquetes de boletas de los comicios federales de
2006, con lo que dio carpetazo a un posible recuento
de votos. Peor aún: dejó abierta la posibilidad de que
toda esa papelería sea destruida. Para la CIDH, como
antes para el Tribunal Electoral y la Suprema Corte de
Justicia, las actas de casilla de ese proceso electoral
son documentos más que válidos para legitimar las
presidenciales de hace cinco años.
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
L
a Comisión Interamericana de
Derechos Humanos (CIDH) hi-
zo suya la defensa del gobierno
de Felipe Calderón: En México
las elecciones son transparen-
tes, controladas por los ciuda-
danos y su información, “pro-
cesada”, es accesible a través de las actas
electorales.
Así, sin más consideración de que el
Estado mexicano garantiza el acceso a la
información electoral a través de esas ac-
tas, la CIDH fundamentó su rechazo a la
demanda de Proceso contra los poderes
Ejecutivo, Legislativo y Judicial mexicanos
por impedir el acceso a los paquetes de la
elección presidencial de 2006.
Demian Chávez
Boletas 2006:
la extraña justicia
de la Comisión Interamericana
24 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
materia de acceso a la información y –a la
vez– evitaba una posible contaminación
de la información en bruto que fue utili-
zada para la elaboración de las mismas”
y que “los peticionarios no han aporta-
do elementos para mostrar por qué dicha
información no les habría servido”. Este
criterio es por demás regresivo. Sólo falta
imaginar que ahora se pueda responder
a las personas que solicitan información,
que la misma no se les puede entregar y
que además se va a destruir, para que no
la manipulen. Bajo ese criterio, ¿qué se-
rá de la rendición de cuentas?, y ¿dónde
queda el derecho a la verdad? Y de nueva
cuenta, ese es un parámetro más restric-
tivo que el imperante al interior de nues-
tro orden jurídico, en el que nadie tiene
que justificar el motivo, el fin o la utili-
dad que le llevan a requerir el acceso a la
información de su interés.
En ese contexto, es tan apresurado
el razonamiento de la CIDH que valdría
la pena llevar a debate a sus integran-
tes, pues pareciera que hubieran vota-
do el informe de inadmisibilidad sin te-
ner acceso a toda la evidencia aportada
y que consta en el expediente. ¿Por qué
ese cambio drástico de criterio? ¿Se de-
be a su nueva integración? ¿Qué tendría
que decir la Relatoría Especial para la Li-
bertad de Expresión frente a ello?
Afortunadamente no se han agotado
todas las instancias al alcance de Rafael
Rodríguez Castañeda. Si la CIDH no es
convincente, por fortuna no es la última
instancia. Un caso sometido al Sistema
Interamericano que deje insubsistente
la violación a derechos humanos todavía
puede ser llevado ante otra instancia in-
ternacional, el Comité de Derechos Hu-
manos, el garante del Pacto Internacio-
nal de Derechos Civiles y Políticos.
Quien se apresure a leer viejas edicio-
nes en español del Protocolo de ese Pac-
to que posibilita a las personas presentar
comunicaciones individuales, dirá que lo
anterior es una locura, que expresamen-
te en su artículo 5.2 a) se advierte que no
se examinará un caso si ha sido some-
tido ya a otro procedimiento internacio-
nal. La clave está en repasar su versión
en inglés a la que ya se ha ajustado la ac-
tual versión en español. El aludido comi-
té no puede estudiar asuntos que estén
siendo conocidos por otras instancias
internacionales, pero ese impedimen-
to se esfuma cuando en esas otras sedes
se culmina el caso. Esa es hoy la lectura
obligada porque es la más favorable a las
personas.
Ahora bien, para evitar la destruc-
ción de las boletas electorales de 2006
el nuevo marco constitucional en mate-
ria de derechos humanos da a la socie-
dad mexicana una nueva oportunidad
para solicitar el acceso a las mismas, en
tanto que el IFE está hoy obligado a in-
terpretar el artículo del Cofipe que obli-
ga a su destrucción en el sentido más
favorable a la persona, lo que implica-
ría que antes de destruirlas permitiera
su acceso a aquellas personas que así
lo solicitaran.
Es así como la causa de transparen-
cia y rendición de cuentas que está de-
trás del acceso a las boletas electorales
de 2006 sigue teniendo una oportunidad.
Sólo es cuestión de tomarla. Después de
todo, la CIDH no es infalible ni es última
instancia. O
*Codirectora de Litiga, Organización de Litigio Es-
tratégico de Derechos Humanos AC (Litiga OLE)
Caso “La Jornada”-”Letras Libres”:
round determinante
JORGE CARRASCO ARAIZAGA
L
a Suprema Corte de Justicia de la Na-
ción (SCJN) definirá nuevos criterios
sobre la libertad de expresión de los
medios de comunicación cuando re-
suelva el litigio entre el diario La Jornada y la
revista Letras Libres, confrontados en tribu-
nales desde hace siete años.
La Primera Sala del máximo tribunal en-
listó para el próximo miércoles 23 el amparo
directo 28/2010 solicitado por la empresa De-
sarrollo de Medios (Demos, editora de La Jor-
nada) en contra de una resolución que favo-
reció a Editorial Vuelta, que publica la revista
dirigida por el historiador Enrique Krauze.
El litigio comenzó en agosto de 2004
cuando La Jornada demandó a la revista por
la publicación de un artículo firmado por el
entonces subdirector de Letras Libres, Fer-
nando Adalberto García Ramírez.
En el texto publicado en marzo de ese
año con el título Cómplices del terror, García
JUSTI CI A
La CIDH no es infalible
G R A C I E L A R O D R Í G U E Z MA N Z O *
Al día siguiente de que Proceso pu-
blicó el reportaje sobre lo sucedido en la
Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH) con la petición de su di-
rector en torno a las boletas de la elec-
ción presidencial 2006, arribó el informe
de inadmisibilidad del caso. Con su lle-
gada quedaron al descubierto las razo-
nes jurídicas que ese órgano estimó su-
ficientes para negarse a entrar al fondo.
Lamentablemente su argumentación no
es convincente en lo absoluto.
Dado el compromiso con la transpa-
rencia que esta causa persigue, a par-
tir de esta fecha cualquier persona po-
drá consultar directamente el informe
en cuestión y hacerse de un juicio pro-
pio. Por lo pronto, desde la perspectiva
de la defensa del caso hay tres carencias
fundamentales en el razonamiento de la
CIDH. Se le olvida que la petición denun-
ció violaciones no sólo al derecho de ac-
ceso a la información, sino al debido pro-
ceso y al derecho a un recurso efectivo,
así como que el asunto no era exclusiva-
mente el acceso directo a las boletas si-
no denunciar la existencia de una norma
que manda su destrucción.
Sin embargo, de las respectivas viola-
ciones a los artículos 2, 8 y 25 de la Con-
vención Americana sobre Derechos Hu-
manos, la CIDH guarda absoluto silencio.
Y peor aún, olvida aplicar en su argu-
mentación el estándar que le marca el
artículo 29 de tal tratado, el cual, en po-
cas palabras, le impide adoptar un crite-
rio más restrictivo que el seguido desde
el interior. En esa línea, nada reflexiona
en torno a que en el artículo sexto cons-
titucional se establece desde hace años
la obligación de conservar las fuentes
de información. Para este caso concreto,
el deber de conservar esas boletas de la
elección de 2006.
En segundo lugar la CIDH afirma que
no ve siquiera indicios de violaciones
al derecho de acceso a la información
que le permitan abrir el proceso y en-
trar eventualmente al estudio del fondo
de la cuestión. Una aseveración difícil de
entender en un órgano garante de dere-
chos que en 2008 dictó y mantuvo medi-
das cautelares que durante tres años evi-
taron la destrucción de las boletas.
Finalmente, señala la CIDH en la par-
te toral de su informe, en su párrafo 44,
que “en el caso bajo estudio, el acceso a
las actas de escrutinio y cómputo habría
satisfecho o pudiere haber satisfecho la
necesidad de los sujetos interesados en
Para rechazar la demanda, la CIDH
se apoyó en la resolución de la Suprema
Corte. En especial se hizo eco de los ar-
gumentos de la ministra Margarita Luna
Ramos, cuyo hermano Alejandro, actual
presidente del TEPJF, fue otro de los ma-
gistrados electorales que avaló el triunfo
de Calderón.
Como una de las principales oposito-
ras en la Corte a la revisión del amparo, Lu-
na Ramos insistió en que la revista, en otro
juicio, ya había hecho la misma solicitud
de acceso a las boletas a través del TEPJF,
por lo que en su segundo intento debió re-
currir la negativa del IFE, en lugar de bus-
car la protección de la justicia federal.
Tres años y medio después, la CIDH la
secundó: “La presunta víctima podría ha-
ber optado por los mecanismos disponi-
bles en la esfera electoral. Sin embargo, al
momento de los hechos, el TRIFE (sic) no
podía declarar la inconstitucionalidad de
una ley”.
En noviembre de 2007, en efecto, me-
dio año después de la petición de deman-
da ante la CIDH, el Legislativo reformó la
Constitución para darle al TEPJF la facul-
tad de desaplicar normas electorales con-
trarias a la Constitución, pero mantuvo el
artículo del Cofipe que ordena la destruc-
ción de las boletas, sin considerar las peti-
ciones de acceso a la información.
La Comisión Interamericana admite
que al momento de la demanda, “el jui-
cio para la protección de los derechos po-
líticos electorales de los ciudadanos no
constituía un recurso eficaz al cual hubie-
re podido acudir la presunta víctima pa-
ra atacar la inconstitucionalidad de la re-
ferida norma”.
Pero más importante para la CIDH fue
que “la transparencia de las elecciones” en
México hace innecesario revisar las actas.
Su argumentación es una copia de lo
que establece el Cofipe: “En las actas de
escrutinio y cómputo elaboradas en cada
casilla para recibir la votación de los ciu-
dadanos, se dejaba constancia del núme-
ro de votos emitidos a favor de un can-
didato o partido político, del número de
votos nulos y del número total de boletas
sobrantes inutilizadas”.
Para ello había un mecanismo de iden-
tificación y separación de boletas –depen-
diendo de la categoría en la cual las mismas
habrían de ser consideradas–, cómputo y
verificación de resultados.
Continúa: Los responsables de ese
procedimiento eran los integrantes de la
mesa directiva de casilla, órgano electoral
conformado por cuatro ciudadanos esco-
gidos a través de un mecanismo mixto de
selección.
Además los partidos políticos que ha-
bían registrado candidatos, fórmulas o lis-
tas podían acreditar representantes an-
te las referidas mesas directivas, quienes
tenían el derecho de observar y vigilar el
desarrollo de la elección y de presentar
escritos de protesta al término del escru-
tinio y el cómputo electoral.
En caso de que existieran inconvenien-
tes o dudas acerca de los resultados ano-
tados en las actas de escrutinio y cómpu-
to, instancias superiores podían proceder
a un nuevo acto de escrutinio y cómputo.
Para la CIDH lo que pasó en la jorna-
da electoral del 6 de junio de 2006 quedó
reflejado de manera sistematizada en las
actas de escrutinio y cómputo. Y “al poner
a disposición de la ciudadanía las referi-
das actas, el Estado estaría asegurando el
acceso a esa información, en su modali-
dad de dato procesado”.
Asegura que en ocasiones el acceso a
la información comprende tanto el acce-
so al dato procesado como el acceso a la
información en bruto, como en los casos
de archivos en los que hay información re-
lacionada con graves violaciones de dere-
chos humanos.
“Sin embargo, en el caso bajo estudio, el
acceso a las actas de escrutinio y cómpu-
to habría satisfecho o pudiera haber satis-
fecho la necesidad de los sujetos interesa-
dos en materia de acceso a la información.”
26 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
Ramírez cuestionó el acuerdo de colabo-
ración firmado por el diario mexicano con
Gara, “periódico del brazo político de ETA”
(Euskadi Ta Askatasuna), grupo separatista
vasco que en octubre pasado depuso las
armas. El autor calificó ese acuerdo como
“una variante escrita de la lucha terrorista
contra la ley”.
La Jornada, que consideró difamato-
rio el texto, emplazó a la revista a probar
su dicho o retractarse. Al no ocurrir nada
de esto, enderezó la demanda por daño
moral. Después de varias sentencias fa-
vorables a una y otra parte, el caso se re-
solverá en definitiva en el máximo tribunal
cuando se pronuncie sobre una sentencia
emitida el 7 de abril de 2010 por la Déci-
ma Sala Civil del Tribunal Superior de Jus-
ticia del Distrito Federal, que favoreció a
Letras Libres.
Al atraer el juicio en noviembre del año
pasado, los ministros de la Primera Sala
dijeron que buscarán establecer los límites
del ejercicio de la libertad de expresión y la
libertad de imprenta cuando los involucra-
dos las ejercen con motivo de su actividad,
en particular la de garantizar el derecho a
la información de los ciudadanos.
Si es el caso, dijeron, se precisará el
criterio correcto para el ejercicio de la liber-
tad de expresión, en oposición al derecho
al honor y/o al prestigio en el desarrollo de
la labor periodística.
Según dijeron, la pretensión de la Cor-
te es fijar criterios en el caso en que esos
derechos confrontados sean ejercidos
por medios de comunicación y si también
resulta afectado el derecho a la informa-
ción de los terceros que consultan esos
medios.
Adelantaron que la Sala tomará en
cuenta lo establecido por la Convención
Americana sobre Derechos Humanos y la
Declaración de Principios sobre la Libertad
de Expresión de la Comisión Interamerica-
na de Derechos Humanos.
“Ley de la selva”
El proyecto de resolución fue elaborado
por el ministro Arturo Zaldívar Lelo de La-
rrea. Según informó el miércoles 16 el pe-
riódico Reforma, el ponente propone que
la prensa y los líderes de opinión tienen
acotado su derecho al honor, como ocurre
con los personajes públicos.
“Si la prensa goza de la mayor libertad
y del más amplio grado de protección para
criticar a personajes con proyección públi-
ca, es no sólo lógico sino necesario con-
cluir que la crítica a su labor también debe
gozar de la mayor libertad y el más amplio
grado de protección.
“De lo contrario se estaría dotando a
una persona, en este caso un medio de co-
municación impreso, de un gran y desequi-
librado poder para criticar impunemente,
opinando e informando sin ser sujeto del
mismo escrutinio público que pregona, ejer-
ce y cuya protección invoca”, refirió el pe-
riódico sobre el contenido del proyecto.
La versión, que pese a criticar las ex-
presiones “desabridas y de mal gusto” del
autor del texto, favorece a Letras Libres,
con lo que negaría el amparo a La Jornada.
Zaldívar necesitaría dos votos de entre los
cinco ministros de la Sala para tener el res-
paldo a ese proyecto.
El viernes 18, La Jornada reaccionó.
En un largo editorial publicado en prime-
ra plana y extendido a la página 4, ase-
guró que el ministro Zaldívar “pretende
situar la querella como resultado de ‘de-
rechos que se encuentran en pugna’; el
relativo al honor y la reputación y el que
garantiza la libertad de expresión, pa-
ra concluir que el segundo debe imperar
sobre el primero”.
Añadió: “Resulta casi inverosímil que un
documento de la SCJN pretenda dar protec-
ción legal a las falsedades vertidas contra La
Jornada en Letras Libres. Pero es igualmente
preocupante que uno de sus integrantes no
logre ver más que ‘exageración’ y ‘mal gus-
to’ en una acusación pública”.
La acusación, siguió, “atribuye –fal-
samente– vinculación con el delito más
severa y discrecionalmente perseguido
y castigado en el mundo contemporá-
neo”. Aseguró que esa acusación “conlle-
va riesgos concretos para quien es vícti-
ma de ella”.
Dijo que si la Primera Sala apoya a Zal-
dívar, se “instauraría una suerte de ley de la
selva en la que las entidades informativas
podrían afirmar, unas de otras, las falseda-
des y acusaciones que quisieran, sin que por
ello se les pudiera imputar en formal alguna”.
La decisión que tome la Corte ampliará
los criterios respecto a la libertad de expre-
sión y el derecho al honor, fijados en sen-
tencias previas.
Una de ellas fue el amparo que le negó
a Marta Sahagún, quien en 2005 deman-
dó a Proceso y a la periodista Olga Wornat
por daño moral debido a la publicación de
un reportaje sobre la nulidad religiosa de
su primer matrimonio.
En relación con Proceso, la SCJN le ne-
gó el amparo a la esposa del expresidente
Vicente Fox al establecer que los persona-
jes públicos –como lo fue Sahagún– por esa
condición están más expuestos al escrutinio
público.
Precisó que en esa condición se encuen-
tran no sólo quienes ocupan cargos políticos
o de función pública, sino quienes desempe-
ñan actividades públicas distintas a las gu-
bernamentales y aquellas que se exponen
de manera voluntaria a la opinión pública.
Sin embargo la Corte evitó precisar las
responsabilidades entre los autores y los
medios de información, por lo que le negó
el amparo a la periodista argentina. O
Además con ese acceso se “evitaba una
posible contaminación de la información
en bruto que fue utilizada para la elabo-
ración de las mismas”. Por lo demás, ase-
guró, “los peticionarios no han aportado
elementos para mostrar por qué dicha in-
formación no les habría servido”.
También le resta sentido a la petición
de acceso a las boletas porque “las actas
elaboradas por el Instituto Federal Electo-
ral fueron puestas a disposición de la pre-
sunta víctima”.
Sin entrar al fondo de la demanda, por-
que resolvió sólo sobre su admisión, la co-
misión concluyó: “No se cuenta con ele-
mentos que permitan caracterizar prima
facie (en principio) una posible violación a
derechos amparados por la convención”.
Los mismos argumentos
El mismo día de la notificación de esa ne-
gativa, la Secretaría de Relaciones Exterio-
res (SRE) emitió el comunicado 408 para
asegurar que la CIDH declaró inadmisible,
“y por tanto, archivado y cerrado el asun-
to 492-08 Rafael Rodríguez Castañeda”, a
quien nunca identificó como director de
Proceso. Y confirmó que la CIDH resolvió
“fundamentalmente” con los argumentos
del gobierno de México.
Primero que no se agotaron los recur-
sos internos, “plenamente efectivos”, al
no recurrir la negativa del IFE ni promo-
ver un juicio de protección de los derechos
políticos electorales del ciudadano ante el
TEPJF.
Además que el sistema de informa-
ción electoral vigente “garantiza plena-
mente el derecho de acceso a la informa-
ción” pues “todas las actas electorales son
contabilizadas por ciudadanos y son pú-
blicas y accesibles”.
En México, añadió, los procesos electo-
rales “están absolutamente ciudadanizados
en todas sus etapas, sin injerencia alguna
del Gobierno”, y “se rigen por los principios
de máxima transparencia y publicidad”.
La SRE apuntó que la inadmisibilidad
supone la suspensión de las medidas cau-
telares para la conservación de las bole-
tas, pero se cuidó en pronunciarse sobre
su destrucción pues en la propia CIDH
aún hay varias demandas contra el Esta-
do mexicano por el mismo motivo que el
de Proceso.
Aunque al cierre de esta edición, el
viernes 18, el Consejo General del IFE no
se había manifestado sobre las conse-
cuencias de la decisión de la CIDH, en el
organismo electoral hay nuevas peticio-
nes de acceso a las boletas, apoyadas en
la reforma constitucional de derechos hu-
manos que reconoce la progresividad de
éstos en la administración de justicia en
México, incluidos aquellos establecidos
en los tratados internacionales.
28 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
JUSTI CI A
NARCOTRÁFI CO
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 31
NARCOTRÁFI CO
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 31
ciones ciudadanas y de derechos humanos,
defensores de migrantes y desaparecidos
así como familiares afectados, decidieron
unirse para manifestar su exigencia por la
paz con justicia y dignidad con marchas y
caravanas que han recorrido 26 estados.
Ahora, después de siete meses de in-
cesante activismo, de un proceso de dis-
cusión interno fuerte, de enfrentamientos
con varias agrupaciones, de críticas a la
actuación de Sicilia y de los dos encuen-
tros con Calderón, los integrantes del mo-
vimiento decidieron alejarse de los me-
dios y hacer una pausa para replantear
metas, acciones, estructura, liderazgos y
fuentes de financiamiento.
“Ha tenido una crisis de crecimiento,
ha crecido mucho a pesar de que ya no
tiene la cobertura mediática que tuvo al
inicio. Lo que necesitamos es darle más
cuerpo a su estructura, a las comisiones...
“Tenemos más de 700 casos de vícti-
mas y debemos apuntalar, junto con las
otras organizaciones, el trabajo de la Procu-
raduría de Atención a las Víctimas porque
está muy mal hecha; lo tenemos que hacer
presionando para que haga bien su trabajo,
para que el gobierno le dé los recursos su-
ficientes y el rango que le corresponde a la
emergencia nacional”, señala Sicilia.
–El movimiento logró visibilizar a las
víctimas. ¿Qué sigue?
–Sigue la justicia, lograr que se atien-
dan todos los casos, construir el memo-
rial, hacer la Ley de Seguridad Nacional
con carácter ciudadano y trabajar en la
Ley de Víctimas. Como dice su nombre,
conseguir la paz con justicia y dignidad.
“Pero el centro de todo esto son las
personas que fueron violentadas. A par-
tir de ahí vamos caminando. Vamos para
adelante porque seguiremos mucho tiem-
po en un estado de emergencia nacional.”
–¿No está desgastado por este creci-
miento tan rápido?
–No. Más bien es la crisis de crecimien-
to, porque en la medida en que crece el
movimiento, en que ha abierto brechas,
está la necesidad de repensarlo como una
estructura más sólida, clara, porque hasta
ahora ha sido de marchas y caravanas, de
profundas intuiciones, pero en la medida
Luego de siete meses de trabajo –intuitivo y desorde-
nado, como reconocen sus integrantes– el Movimiento
por la Paz con Justicia y Dignidad siente la urgencia de
reorganizarse. Ante la perspectiva de que la violencia
en el país siga cobrando vidas a un ritmo desbocado,
los militantes de la corriente pacifista buscan, entre
otras cosas, dotarse de una dirección plural pues con-
sideran que el liderazgo único de Javier Sicilia no es
sano para él ni para la causa. También quieren esta-
blecer redes de víctimas o familiares bien arraigadas
en todo el país y aclaran que no pretenden interferir de
ningún modo en el proceso electoral del año entrante.
VI OLENCI A SOCI AL
Octavio Gómez
critor, ganarse la vida, atender a su fami-
lia y cerrar el duelo por el asesinato de su
hijo Juan Francisco.
“En ese sentido se tienen que construir
otros espacios que vayan ayudando, crean-
do nuevos liderazgos, pero sin quitarle el
suyo sino al contrario, se le va a reforzar
más”, dice el profesor de origen uruguayo.
–¿Sería más una figura moral?
–Una reserva moral, emblemática, que
no tenga que estar en todas las decisiones
ni a la cabeza de todas las manifestacio-
nes, pero sí participando en la reflexión,
en los espacios donde quiera estar, respe-
tando su papel que es fundamental.
Reestructuración
El Movimiento por la Paz con Justicia y
Dignidad no tiene oficinas... tampoco di-
nero. En sus arcas hay 4 mil pesos y ape-
nas acaba de pagar las deudas que deriva-
ron de la caravana del sur. Cuando está en
la Ciudad de México, Sicilia trabaja en una
oficina que le presta el Centro Nacional de
Comunicación Social.
Todos sus colaboradores son volunta-
rios y le dedican horas extras a trabajar en
la atención a las familias que llegan a pedir
auxilio para que se haga justicia a sus muer-
tos o que se localice a sus seres queridos.
La voluntad es lo que ha prevalecido en
el grupo desde que Sicilia, un grupo de poe-
tas, representantes de la Iglesia identifica-
dos con la Teología de la Liberación, agrupa- G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Sicilia. Sólomilitante
30 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 30 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
El Movimiento por la Paz busca
nuevos líderes
JOSÉ GIL OLMOS
E
l crecimiento fue rápido, quizá de-
masiado. Muchas de las acciones
que se realizaron en siete meses
fueron más bien intuitivas. Sin re-
cursos ni estructura, más por la ne-
cesidad de manifestarse, el Movi-
miento por la Paz con Justicia y Dignidad se
desarrolló sin orden.
Ahora está en una fase de reorganiza-
ción con la idea de fortificar el trabajo y la
defensa de las víctimas y sus familiares y
de pluralizar el liderazgo a fin de que el
peso de las decisiones no recaiga sólo en
el poeta Javier Sicilia, sino en una direc-
ción colectiva, horizontal.
“Estamos en una crisis de crecimien-
to” explica Sicilia, quien acepta que debe
dejar de ser la imagen protagónica para
convertirse en un militante más.
“Seguiré como una figura moral; el pe-
so es demasiado grande para que yo siga co-
mo la figura principal. Seguir así es dañino
para la causa porque las figuras que concen-
tran demasiado las cosas terminan por de-
cepcionar, por desgastarse, se pierde la sus-
tancia inspiradora que le dio lugar... Cuando
los líderes se apagan, los movimientos se
pierden”, dice el poeta a este semanario.
Pero aclara que esto no significa que
abandonará el movimiento que nació el
6 de abril en Cuernavaca, cuando enca-
bezó la primera manifestación nacional
contra la violencia y las miles de muer-
tes generadas por la guerra contra el
narcotráfico, lanzando un grito de pro-
testa que se reprodujo en todo el país:
“¡Estamos hasta la madre!”.
–¿Qué harás?
–Quiero estar como una figura moral
y de acompañamiento. Lo he hecho en los
momentos fundamentales, pero creo que
es momento de que su estructura se forta-
lezca y me permita seguir siendo sólo una
figura moral, no como ahora que mediá-
ticamente todo recae en mí. Yo no soy el
movimiento, simplemente soy un inspira-
dor. Hay gente que no está en la luz pú-
blica pero sin cuya participación esto no
camina. Creo que es momento de que ad-
quieran una presencia más importante.
Poeta, autor de varias novelas, articu-
lista, ensayista, editor de la revista Cons-
piratio y profesor, Sicilia aclara que no es
activista sino que a raíz del asesinato de
su hijo –el 28 de marzo– empezó a reali-
zar acciones sociales para detener la ola
de violencia que ha cobrado más de 50 mil
vidas en todo el país.
“No soy un activista, soy un autor que
sigue escribiendo... aunque dejé la poesía.
Quiero seguir trabajando como formador,
tengo una vida austera contraria a la lógi-
ca del mercado; mi contribución es des-
de las letras. Quisiera conjugar estas ac-
ciones, de hecho ya lo estoy haciendo pero
la gente no lo ve. Quisiera seguir así, pero
desde otro espacio para que el movimien-
to se exprese plenamente.”
–¿Crees que ya están preparados para
otro tipo de liderazgos?
–Sí. Hay gente de mucho talento,
de liderazgos no mediáticos, como Pie-
tro Ameglio, Emilio Álvarez Icaza, Miguel
Concha, Clara Jusidman, Ignacio Suárez
Guape, Miguel Álvarez, los poetas Eduar-
do Vázquez y Tomás Calvillo. Además hay
un grupo de muchachos en la Comisión
de Víctimas. Es decir que el núcleo funda-
mental funciona con un sentido colectivo.
Creo que puede dar este paso porque no
es gente improvisada.
Entrevistado un mes después del se-
gundo diálogo con Felipe Calderón, tiem-
po durante el que ha mantenido un ba-
jo perfil ante los medios, Sicilia insiste en
que no se saldrá del movimiento, que no
dejará sus filas sino que tomará su papel
de víctima y de figura inspiradora.
Pietro Ameglio, uno de los encargados
de crear una red nacional de organizacio-
nes de familiares de víctimas, precisa que
no está en duda el liderazgo del poeta pe-
ro que ya es necesario armar una estructu-
ra horizontal para la toma de decisiones.
“Está muy claro que el liderazgo prin-
cipal es de Javier Sicilia; hay una acepta-
ción general de eso. Pero también hay ca-
da vez más la necesidad de construir esa
red nacional, donde también ellas partici-
pen en las decisiones y se beneficien.”
Seguidor de la corriente gandhiana
de resistencia civil pacífica, Ameglio con-
sidera un proceso natural la llegada de
otros líderes y señala que el mismo Sicilia
necesita recuperar sus espacios como es-
NARCOTRÁFI CO
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 33
NARCOTRÁFI CO
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 33
en que se abre camino es necesario darle
una reestructuración para que pueda asu-
mir con responsabilidad esto que desató.
“Es un movimiento que nace de la no-
che a la mañana, que se mueve a través de
sus intuiciones como una fuerza y acompa-
samiento entre todos; pero después de siete
meses ya aglutina a más gente y es necesa-
rio que se rehaga, que adquiera una estruc-
tura para que pueda responder.”
Ameglio explica que se trabaja inter-
namente en el fortalecimiento de las co-
misiones para que operen efectivamente
y participen en la toma de decisiones.
“Eso me parece muy importante por-
que hace que las decisiones se tomen de
una manera más horizontal y plural, por-
que habrá por lo menos un par de repre-
sentantes de cada una de ellas en la co-
misión de enlace donde se discuten las
acciones y las decisiones.
“De esta forma todo se transparenta,
se enriquece por reflexiones de más gen-
te y se hace más plural. Es una de las gran-
des demandas: horizontalizar las tomas
de decisión, hacer más plural y estratégi-
ca la toma de decisiones y que la informa-
ción fluya y se discuta, no que se concen-
tre en poca gente.
“En fin, crear una red de enlaces regio-
nales, estatales, organizaciones más am-
plias y que las estrategias se decidan entre
más gente. Además aprovechar esas organi-
zaciones que tienen más experiencia y es-
tán confrontando situaciones más difíci-
les y violentas de lo que están enfrentando
otros. Las redes regionales permitirán asu-
mir los casos que van llegando, tener algún
tipo de enlace, de seguimiento y de apoyo a
las familias.”
Derivada de esta estructura de organi-
zaciones, indica que se formaría una red
nacional, porque en la medida en que los
núcleos regionales se activen, tengan más
fuerza y relación entre todos, también se va
a potenciar la cercanía con distintos grupos
de todo el país y la articulación entre ellos.
Además de los enlaces regionales, se-
ñala que se prevé realizar a principios de
2012 un encuentro nacional de las organi-
zaciones que integran el movimiento.
Resistencia civil pacífica
Otro aspecto importante que se trabaja,
dice Ameglio –profesor en el Claustro de
Sor Juana– tiene que ver con la resisten-
cia civil pacífica.
Explica: “Creo ya agotamos una eta-
pa con las movilizaciones y lo simbólico,
pero en el tema de la no violencia es im-
portante irse planteando formas de no
cooperación en el sentido de presionar a
las autoridades para que nuestro silen-
cio o nuestras formas de trabajo conjun-
tas se tomen en cuenta. Por eso creo que
hay que dejar de cooperar y ejercer un ti-
po de presión en lo social, en lo político.
“Las formas de no cooperación son muy
amplias, como decía Gandhi –también las
comunidades indígenas– llega un momento
en que si se dan al Estado los recursos mo-
netarios y políticos, sin presiones, esto se
convierte en un tipo de complicidad. Por eso
creo que en México antes de hablar de des-
obediencia civil deberíamos explorar más
formas de no cooperación civil y pacífica pa-
ra presionar a los gobiernos a que cumplan
el trabajo de justicia, el cambio de modelo de
militarización.”
–¿Cómo se podría considerar esta otra
etapa?
–De resistencia civil y pacífica, no vio-
lenta, que va por el terreno de la no coope-
ración, de lo que en Brasil se llama “firmeza
permanente”. Esto es, que se hace la de-
manda y se presiona hasta que se cumpla.
No es tanto de movilizarse y regresar a ca-
sa, sino instalarse en un espacio y esperar
hasta que se cumpla lo acordado o lo que
se pide, porque si las cosas se dejan en el ai-
re como lo estamos viendo, no se ve que ha-
ya voluntad real en el sentido de la justicia y
la impunidad. Por eso hay que hacer crecer
la presión más permanente y más continua.
–¿Todo esto tendría que ver con las
víctimas?
–¡Claro! Esto tendría que estar encabe-
zado por ellos, sobre todo por las familias
de los desparecidos, que es el tema más
dramático y fuerte, donde hay mayor pre-
sión y desesperación... porque además ca-
da día que pasa se pone más en riesgo al
desaparecido, en caso de que esté vivo.
Sicilia señala que falta establecer el diá-
logo con el nuevo secretario de Gobernación
–del que espera más sensibilidad para en-
tender la dimensión de la tragedia– y resta-
blecerlo con la Conferencia Nacional de Go-
bernadores y con el Poder Judicial.
Con miras a las elecciones de 2012 el
escritor aclara que independientemen-
te de las preferencias o fobias políticas
dentro del movimiento, la posición es que
no se realizarán campañas contra el voto
o impulsando el voto blanco o nulo, sino
contra las omisiones, corrupciones y des-
lealtades de todos los partidos políticos y
sus candidatos.
“Meternos en las campañas electora-
les sería un error porque nos estaríamos
contradiciendo”, advierte el poeta.
Sicilia y Ameglio señalan que la orga-
nización pacifista está en una etapa de
fortalecimiento interno y de privilegiar la
atención a las víctimas porque, advierten,
la tragedia que vive el país lamentable-
mente seguirá pues no se percibe un cam-
bio de actitud en la clase gobernante. O
VI OLENCI A SOCI AL
32 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 32 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
La democracia y el Reino
J A V I E R S I C I L I A
Pese a la corrupción de los parti-
dos, de las instituciones del Estado y
de un país balcanizado por el crimen
y la guerra, México se dispone a entrar
en su proceso electoral. La despropor-
ción no sólo es absurda –¿cómo, en
tales condiciones, podemos tener elec-
ciones que no sean las de la ignomi-
nia?–, sino que, por lo mismo, obliga a
pensar en lo que la palabra democracia
significa.
Aunque en su sentido etimológi-
co “democracia” quiere decir “poder
del pueblo”, la palabra ha perdido en
nuestros días cualquier significación.
Vacía de contenido, pero prestigiada
como un axioma de la vida política,
se ha convertido, como dice mi ami-
go Jean Robert, “en la puta de todos”.
No sólo se ha usado para justificar la
revolución como la contrarrevolución,
el terror, el autoritarismo y la medio-
cridad, sino que se le ha acompañado
con todo tipo de adjetivos (democracia
representativa, liberal, socialista, libre-
cambista, etcétera.).
Sin embargo, la democracia, como
lo ha señalado Douglas Lummis, es,
en tanto “poder del pueblo”, algo que
no puede reducirse ni a las elecciones
ni, como suele suceder, a ningún tipo
de arreglo entre instituciones políti-
cas o económicas. No es, por lo tan-
to, un aparato que, como sucedió con
la democracia ateniense del siglo V a
de C. y como sucede con los bunkers
legislativos del México del siglo XX,
usurpa la plaza pública para encerrar-
la en consejos especializados. Es, por
el contrario, un horizonte, “un pro-
yecto histórico –dice Lummis– que la
gente manifiesta luchando por él” y
que repentinamente surge y se recrea
en la confianza mutua y la libertad.
La democracia, por lo tanto, aparece
siempre en medio de sus simulacio-
nes y corrupciones como una especie
de primavera, en el lugar que siempre
le corresponde: la plaza pública. “Es el
arte –vuelvo a Lummis– de extender
el dominio de lo posible [para] crear
lo imposible a partir de lo posible”.
En este sentido, la democracia, hoy
en día, no está en las instituciones
que, como toda construcción histó-
rica, han entrado en crisis y tienen
que cambiar. Está, como una expre-
sión de lo posible en lo imposible, en
los indignados, en los occupy, en la
primavera del Medio Oriente y en su
antecedente mexicano, las moviliza-
ciones ciudadanas que concitó el le-
vantamiento zapatista de 1994.
Hoy, en México, en medio de la si-
mulación envilecida de las elecciones,
el único movimiento que ha recreado
la verdadera democracia es el Movi-
miento por la Paz con Justicia y Dig-
nidad. Pero más que una recreación o,
mejor, que una aparición de la vida de-
mocrática en el desastre nacional, yo
hablaría de una categoría más profun-
da: el Reino.
La palabra puede sonar, en oídos
laicos o clericales, a la reivindicación
de un orden perdido. Nada más lejano
a eso. El Reino, en el espíritu profun-
damente religioso del pueblo de Méxi-
co –que las élites ilustradas quieren
absurdamente borrar y los clericales
absurdamente manipular–, es, como
lo define esa hermosa fórmula teo-
lógica: el ya –revelado en el amor de
Cristo–, pero el aún no plenamente
en la fractura de la historia. Una ex-
periencia que aparece allí donde los
seres humanos vuelven a unirse en
el amor. En este sentido, más que un
aparecer de la democracia, las movili-
zaciones del MPJD son un aparecer del
Reino –hecho de amor, de acogimiento,
de paz– en medio del mal. Allí, don-
de el crimen y la fractura del Estado
construyen el horror, la impunidad y
el miedo, el amor se revela como pura
donación. No es un orden al que todos
deben someterse, sino una revelación
de lo que en el fondo somos y al que
podemos acceder cuando dejamos a
un lado la ambición, el poder y el con-
trol. “El mundo nace –escribía Octavio
Paz– cuando dos se besan”, cuando dos
o más se unen, a partir del dolor, en la
igualdad y el servicio. Un momento de
revelación, el más revelador de nuestra
profundidad humana –y quizá el más
político–, en el que la comunión del
amor se recrea y actualiza en un es-
pacio público usurpado y ocupado por
la violencia. Pero, al mismo tiempo, un
momento condicionado por la amarga
fractura de la historia, con pocas posi-
bilidades de éxito, pero que sigue sien-
do un ya siempre presente mientras
mantengamos viva la llama del amor.
No es, como lo piensa Lummis, en
relación con la democracia, una prima-
vera a la que inevitablemente sigue el
invierno, sino una primavera siempre
posible en la desolación del frío crea-
do por la violencia del poder. El Reino
es, por lo mismo, una manifestación de
apertura al otro a pesar de la hostilidad
que envuelve al mundo. Es, por lo mis-
mo, no una manera de rechazar el poder
político, sino de reordenarlo y limitarlo
para que se convierta en lo que debe ser
en la historia: la sombra de un gran ár-
bol que permita, como dice Jean Robert,
vivir, si no el amor, al menos la virtud
democrática –que lo imita– “de la con-
fianza mutua” y la libertad.
Una imagen del Reino me viene a
la memoria: la del almendro. Ese árbol
pequeño, que se llena de flores blancas
en medio de la desnudez del invierno,
“resiste –como decía Camus– todas las
lluvias y el viento del mar para prepa-
rar el fruto”.
Además opino que hay que respe-
tar los Acuerdos de San Andrés, liberar
a todos los zapatistas presos, derruir
el Costco-CM del Casino de la Selva,
esclarecer los crímenes de las asesi-
nadas de Juárez, sacar a la Minera San
Xavier del Cerro de San Pedro, liberar
todos los presos de la APPO, hacerle
juicio político a Ulises Ruiz, cambiar la
estrategia de seguridad y resarcir a las
víctimas de la guerra de Calderón. O
Crecieron al amparo del gobierno de Enrique Peña Nie-
to y tienen en sus filas a más de 35 mil elementos –más
del doble de los agentes adscritos a la Secretaría de
Seguridad Ciudadana–, según estimaciones oficiales.
Se trata de los Cuerpos de Seguridad Auxiliares del
Estado de México (Cusaem), un organismo que hoy ni
las secretarías de Seguridad Pública ni la Defensa Na-
cional pueden meter en cintura. Desde hace un año, el
diputado Carlos Madrazo Limón denunció ante la PGR
las irregularidades con las que se conduce ese “mini-
ejército”, como lo califica el legislador.
nación de Bienes (SAE), de la Secretaría
de Hacienda.
Además, los grandes contratos se
otorgan por adjudicación directa, sin
someterse a los concursos de licitación
correspondientes.
Según distintos estudios e informa-
ción de personas que laboran en la institu-
ción, Cusaem tiene más de 3 mil clientes,
a los cuales proporciona servicios de guar-
dias intramuros, custodia de mercancías de
movimiento, custodia personal para em-
presarios, detección de armas, narcóticos,
guardia, protección y ataque, entre otras, in-
cluyendo asistencia multilingüe.
Controlado por un grupo de 110 coman-
dantes que lo administran como si fuera
una “franquicia de servicios de seguridad”,
Cusaem es un verdadero miniejército, pues
cuenta con armamento de punta, un par-
que vehicular superior a las 600 unidades
de servicio y patrullaje. Su cobertura abarca
el Valle de México y varios estados.
“Estamos hablando de un organismo
tan irregular, que puede ser considerado de-
lincuencia organizada”, advierte Madrazo
Limón, presidente de la Comisión de Vigi-
lancia del Órgano Superior de Fiscalización
del Estado de México. Hace un año, Madrazo
Limón interpuso una denuncia ante la Pro-
curaduría General de la República contra
quienes resulten responsables por las irre-
gularidades con las que opera Cusaem.
No son pocos los casos registrados en
la prensa en los cuales han estado impli-
cados en casos delictivos elementos de
Cusaem. En junio de 2009, por ejemplo,
fue capturado un grupo de zetas en Jalisco
y Querétaro, nueve de los cuales portaban
armas de Cusaem y credenciales firma-
das por el entonces director de esa corpo-
ración, Ciro Mendoza Becerril.
El 9 de junio de ese año, en su emisión
unomasunoradio el editor mexiquense Naim
Libien Kaui acusó a Cusaem de ser “centro
de reclutamiento” de sicarios de Los Zetas.
En febrero de 2010, tres policías que
escoltaban a José Jorge Balderas, El J.J. –de-
tenido por su presunta participación en la
agresión al futbolista paraguayo Salvador
Cabañas–, pertenecían a Cusaem. Los tres
comparecieron ante la fiscalía especial en
las instalaciones de la Procuraduría Gene-
ral de Justicia del Distrito Federal en la de-
legación Álvaro Obregón.
En esa ocasión también comparecie-
ron Marco Rutilio Vargas, José Ángel Cabe-
llo y Rey Antonio López Vázquez, director
jurídico, coordinador operativo y apodera-
do legal de Cusaem, respectivamente. Asi-
mismo rindió su declaración José Roberto
Mancio Bonilla, jefe del agrupamiento 41
de Cusaem, quien tramitó un contrato de
servicio de escolta con Maximiliano Peral-
ta Sáenz, una de las siete identidades del
J.J., en septiembre de 2008.
Y en agosto pasado, un incidente en
Polanco documentó que una de las ladies
que agredieron a policías del Distrito Fe-
deral –Azalia Ojeda, quien participó en la
primera versión del programa televisivo
Big Brother– trabajó en Cusaem durante 62
días en el cuerpo denominado Grupo Ate-
nea, especializado en custodia personal e
integrado sólo por mujeres. Su tarea con-
siste en escoltar a mujeres y niños.
Reforma legal a medias
Frente a los numerosos casos de escánda-
los que involucran a Cusaem y a las de-
nuncias y críticas presentadas por legis-
ladores mexiquenses y federales de la
oposición, el 10 de octubre último el ti-
tular de la Agencia de Seguridad Estatal
(ASE) –ahora denominada Secretaría de
Seguridad Ciudadana–, Salvador Neme
Sastré, habló de regular a esos cuerpos,
pero omitió hablar sobre la posibilidad de
fiscalizar sus millonarios ingresos.
Dos días después, el Congreso mexi-
quense aprobó por unanimidad la nueva
Ley de Seguridad Estatal. En su artículo 103,
la nueva disposición menciona la posibili-
dad de que las autoridades locales brinden
“servicios de protección, custodia, vigilan-
cia y seguridad a dependencias y orga-
nismos públicos, sociedades mercantiles,
asociaciones, instituciones educativas y a
particulares, por conducto de los organis-
mos que se creen con base en las normas
legales aplicables en su carácter de auxilia-
res de la función pública”.
Un artículo transitorio, propuesto por
los diputados panistas Carlos Madrazo Li-
món y Gustavo Parra Noriega, así como por
el priista Carlos Iriarte Mercado, establece
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Cusaem. Ni privadoni público
ESTADOS / EDOMEX
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 35
El
miniejército
de Peña Nieto
JENARO VILLAMIL
C
onsiderados como una “mi-
na de oro” –sus ingresos anua-
les superan los 2 mil millones
de pesos, sin fiscalización al-
guna–, los Cuerpos de Seguri-
dad Auxiliares del Estado de
México (Cusaem) operan tam-
bién como una “caja chica” de los políticos
mexiquenses, en particular para Enrique
Peña Nieto, en cuya administración proli-
feraron los servicios privados de escolta y
traslado de valores de ese organismo.
De acuerdo con oficios del Instituto
del Seguridad Social del Estado de Méxi-
co (Issemym), durante la gestión de Peña
Nieto Cusaem llegó a tener oficialmente
14 mil 162 elementos, aunque en su pá-
gina electrónica la corporación menciona
“una cifra superior a los 17 mil” y de que
otras fuentes estatales hablen de 35 mil.
Esta cifra supera ampliamente a los 16 mil
agentes adscritos a la Agencia de Seguri-
dad Estatal –rebautizada como Secretaría
de Seguridad Ciudadana por Eruviel Ávila,
sucesor de Peña Nieto.
Cusaem es “una especie de ornitorrin-
co”, advierte el diputado local Carlos Ma-
drazo Limón, quien insiste en que se in-
vestiguen las irregularidades de estos
cuerpos policiacos. “Cuando les convie-
ne a las autoridades estatales y federales
(Cusaem) es una policía pública; cuando
no, es una policía privada, sintetiza el le-
gislador en entrevista con el reportero.
La “corporación” –como se le denomi-
na en los contratos con dependencias fe-
derales, según las copias obtenidas por
Proceso– puede cobrar desde 3 millones
300 mil pesos anuales por servicios de vi-
gilancia de 12 elementos en Liconsa, has-
ta 100 millones anuales para custodiar
los bienes decomisados por el gobierno
federal al narcotráfico, como en el caso
del Sistema de Administración y Enaje-
Benjamín Flores
34 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
Algunas versiones extraoficiales se-
ñalan que de los más de 2 mil millones de
pesos de ingresos obtenidos anualmente,
30% es destinado al pago de nómina y 70%
era entregado directamente por Miranda
Nava a los gastos operativos de la precam-
paña de Peña Nieto.
Ninguna de estas cifras se pueden
confirmar porque las autoridades estata-
les –tanto las del gobierno de Peña Nie-
to como las de su sucesor, Eruviel Ávila–,
insisten en que Cusaem no forma parte
de la administración pública, por lo que
sus ingresos no son auditables; los recur-
sos con que opera tampoco están con-
templados en el presupuesto de egresos,
a pesar de la obvia contradicción de que
el Issemym tiene un registro de 14 mil
162 elementos que cotizan como si fue-
ran trabajadores públicos.
El auditor superior Fernando Valente
Baz Ferreira, cercano también a Peña Nie-
to, respondió a varias solicitudes de infor-
mación enviadas por el diputado Madrazo
Limón entre febrero y julio de 2010. Dijo
que las corporaciones que conforman Cu-
saem “no forman parte de la administra-
ción pública estatal”.
El 14 de julio de 2010, Baz Ferreira le
“sugirió atentamente” al coordinador es-
tatal de la bancada del PAN que la infor-
mación sobre la cuenta pública y Cusaem
la dirija al secretario de Finanzas estatal.
La portación de armas
El otro problema vinculado a la falta de
control de los integrantes de Cusaem es la
portación de armas de calibre mayor, co-
mo si fueran policía pública. La Ley Fede-
ral de Armas de Fuego y Explosivos esta-
blece en su artículo 129, apartado B, que
para el uso de armas en las instituciones
policiacas, el conducto será la Secretaría
de Gobernación, quien debe solicitar a la
Secretaría de la Defensa expida la licencia
colectiva correspondiente a las institucio-
nes policiacas, “mismas que sólo se soli-
citarán para las personas que integren su
organización operativa y que figuren en
las nóminas de pago respetivas”.
La portación de armas de Cusaem vio-
laría este precepto legal, ya que no se trata
de un organismo de la administración pú-
blica, insiste el diputado Carlos Madrazo.
Sin embargo, en la respuesta a un oficio
que le envió al secretario de la Defensa,
Guillermo Galván Galván, solicitándo-
le información sobre las licencias oficia-
les para la portación de armas de fuego, la
dependencia consideró que “no tiene res-
ponsabilidad ni competencia” para vigi-
lar este caso, por lo que le recomendó diri-
gir su petición a la Secretaría de Seguridad
Pública federal (SSP).
La SSP respondió a una solicitud simi-
lar advirtiendo que Cusaem “no está cons-
tituida como empresa de seguridad pri-
vada, sino forma parte de la Agencia de
Seguridad del Estado de México (ASE), que
oferta y brinda servicios de seguridad a
particulares a cambio de una remunera-
ción económica, por tanto, no se encuen-
tra regulada por la Ley Federal de Seguri-
dad Privada (sic) y, en consecuencia, no es
del ámbito de competencia de la SSP”.
En otras palabras, ni la Sedena ni la SSP
se consideran competentes ni responsables
para regular el uso de armas de los elemen-
tos de Cusaem. Estos cuerpos utilizan la li-
cencia de uso colectivo de armas de fuego
expedida a la ASE, con los números 112 y 139.
El oficio de respuesta (folio 25388), fir-
mado por el subjefe operativo del Estado
Mayor de la Sedena, Édgar Luis Villegas
Meléndez, advierte que la procuraduría y
la ASE no pueden utilizar sus licencias pa-
ra servicios privados.
“De conformidad con la Ley Federal de
Armas de Fuego y Explosivos, se prohíbe a
dichas instituciones policiales proporcio-
nar algún servicio de seguridad privada
y que el personal operativo de éste porte
armamento de la licencia fuera de los ac-
tos de servicio”, indica el documento, cu-
ya copia obtuvo Proceso.
Sin embargo, la copia de una credencial
de un integrante de Cusaem, firmada por
el exdirector Ciro Mendoza Becerril, ampa-
ra el uso de arma de fuego bajo la licencia
oficial colectiva 139, “concedida por la Se-
cretaría de la Defensa Nacional mediante
oficio N.S.L/6614 de fecha 19 de septiembre
de 2007”.
Los clientes a nivel federal
A pesar de las numerosas irregularidades,
los servicios de Cusaem son contratados
por las propias secretarías federales de go-
bierno, entre ellas la Secretaría de Desarro-
llo Social, delegaciones de la Secretaría de
Gobernación e, incluso, el Servicio de Admi-
nistración y Enajenación de Bienes, respon-
sable de la custodia de los bienes inmue-
bles, vehículos y mercancías decomisados,
entre otros, al propio crimen organizado.
Otra dependencia que firmó un contra-
to por adjudicación directa con Cusaem es
Liconsa. El contrato con el número de regis-
tro PSG/65/2010, fechado el 22 de enero de
2010, establece un pago de derechos por 3
millones 295 mil 950 pesos mensuales para
el periodo comprendido entre el 1 de enero
al 31 de diciembre de 2010.
Según el contrato, el manejo y porta-
ción de armas de fuego se denomina equi-
po “AA”. En la cláusula décima establece
que los elementos de Cusaem se obligan “a
hacer buen uso” de ese equipo, “así como
a mantenerlo en perfecto estado de con-
servación y funcionamiento, siendo por su
cuenta y riesgo el costo de los proyectiles
requeridos, dándole el mantenimiento co-
rrespondiente a su costa.
ESTADOS / EDOMEX
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 37
que el Ejecutivo estatal deberá “expedir dis-
posiciones administrativas” para regular a
policías auxiliares como los de Cusaem.
En la discusión, José Manzur, presi-
dente de la Junta de Coordinación Política,
afirmó que “no sé por qué satanizan tan-
to el trabajo de Cusaem de 20 mil o 22 mil
policías que están dándole servicio a mu-
chas oficinas de gobierno, a muchas em-
presas y que están trabajando bien”.
Lo que autoridades mexiquenses y fe-
derales rechazan con energía es tener al-
guna responsabilidad en la forma en que
Cusaem maneja sus fondos y en la falta de
auditorías; lo mismo alegan sobre el ma-
nejo de los permisos de portación de ar-
mas para los agentes de esa corporación,
y se deslindan de las constantes acusacio-
nes sobre sus presuntos nexos en delitos
contra la salud.
A raíz del caso del J.J., la prensa mexi-
quense informó que el director de Cusaem,
Ciro Mendoza Becerril, protegido del enton-
ces gobernador Enrique Peña Nieto, sabía de
las operaciones de narcomenudeo que efec-
tuaba José Jorge Balderas en centros noctur-
nos ubicados en los municipios mexiquen-
ses de Atizapán, Naucalpan, Tlalnepantla,
Huixquilucan y Tecamachalco.
Mendoza Becerril fue relevado de la di-
rección de la Cusaem el 20 de marzo de
2010. En su lugar quedó Orlando Seguel,
de origen chileno, quien se había desem-
peñado como jefe de la Ayudantía del pro-
pio Peña Nieto. El director operativo de la
corporación, José Ángel Cabello, fue sus-
tituido por Arturo Centeno Cano, antiguo
jefe de escoltas de Peña Nieto.
Los relevos se realizaron en una cere-
monia privada en las instalaciones de Cu-
saem en Tlalnepantla. El evento estuvo
encabezado por el entonces comisionado
de la ASE, David Garay Maldonado.
Al igual que el J.J, la Cusaem también
tiene varias identidades y razones sociales.
Su primer registro fiscal data de 1948, año
en el que se creó la Jefatura de Policía Inde-
pendiente del Estado de México y/o Cuerpo
de Guardas de Seguridad Bancaria y Comer-
cial. El gobernador era Alfredo del Mazo Vé-
lez, padre de Alfredo del Mazo González y
tío abuelo de Enrique Peña Nieto. Los tres
exgobernadores son representantes de las
dinastías políticas surgidas en Atlacomulco.
Otro registro data de 1985, época en
que Del Mazo González estaba al frente del
gobierno mexiquense. Según el RFC CGS85
12298A8, corresponde al Cuerpo de Guar-
dias de Seguridad Industrial, Bancaria y
Comercial del Valle de Toluca. El documen-
to acreditado ante el SAT indica que la ac-
tividad preponderante del organismo era
la prestación de “servicios administrativos
municipales”.
Y un tercer registro –el RFC CVA880
629LF9– corresponde al Cuerpo de Vigilan-
cia Auxiliar y Urbana del Estado de México.
Tampoco especifica que cobre por servicios
de seguridad privada. Sólo menciona como
actividad preponderante los “servicios ad-
ministrativos municipales”.
Esta última denominación, de acuerdo
con el registro de derechohabientes del Is-
semym, tiene 8 mil 285 integrantes, como
indica el oficio del 14 de junio de 2010 en-
viado por María Elena Vázquez Villagrán al
diputado Madrazo Limón. Esta misma fun-
cionaria informa que existen 2 mil 996 po-
licías derechohabientes que pertenecen al
cuerpo de Seguridad Industrial, Bancaria,
Comercial y Urbana del Valle de Toluca. Y
2 mil 881 que están adscritos al cuerpo de
Guardias de Seguridad Industrial, Bancaria
y Comercial del Valle de Toluca.
Así como no es clara su denominación
fiscal ni su adscripción al sistema de se-
guridad social estatal, tampoco se cono-
ce el número exacto de su plantilla labo-
ral. En su página oficial www.cusaem.org.
mx menciona que cuenta con 17 mil ele-
mentos, pero otras fuentes señalan que
en realidad son 35 mil.
Cualquiera de las tres cifras (14 mil
162, 17 mil o más de 35 mil) convierten a
la Cusaem en el cuerpo privado de seguri-
dad más grande del país.
Su expansión más importante se pro-
dujo durante el gobierno de Peña Nieto,
cuando se planteó incorporar a los ele-
mentos de Cusaem en nuevos servicios.
En agosto del año pasado se creó el gru-
po de élite femenil Atenea, encargado de
brindar servicios de escolta y protección a
empresarios, negocios y esposas de la en-
tidad y del Valle de México, con un costo
de 27 mil 600 pesos mensuales por escol-
ta femenina.
En el mismo mes los miembros de Cu-
saem comenzaron a incursionar en el tras-
lado de valores. Se dotó a la corporación de
camionetas y tecnología para el rastreo sa-
telital. En la primera etapa se contó con 10
camionetas blindadas para ofrecer el tras-
lado de dinero de empresarios que lo soli-
citen. “Contamos también con rastreo sa-
telital”, presumió el entonces director de la
corporación, Ciro Mendoza.
En 2009 se creó el sistema Travel Secu-
rity Services, que incorporó todos los nue-
vos servicios de Cusaem. Se incluyó una
agencia de guardaespaldas para empresa-
rios o artistas que visiten el Estado de Méxi-
co, con costos que oscilaban entre 250 y 400
dólares por día. En todos los casos se tra-
ta de escoltas equipados con armas largas,
equipos de radiocomunicación y vehículos
blindados. Se presumió que tenían 60 ele-
mentos con capacitación para este tipo de
bodyguards, con asistentes con dominio del
inglés, francés, italiano y español.
La prensa mexiquense mencionó co-
mo los beneficiarios de este esquema de la
Cusaem al entonces secretario de Gobier-
no Luis Miranda Nava, al exprocurador y
actual diputado federal Alfonso Navarre-
te Prida, y al exsecretario de Gobierno, Ma-
nuel Cadena Morales. Los tres eran inte-
grantes del Consejo de Administración.
G
e
rm
á
n
C
a
n
s
e
c
o
Creación del gobernador
36 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 39
TRABAJO
tener comisiones, representaciones y gra-
vámenes en el rubro de bienes raíces.
Y en la escritura 35760 expedida en la
notaría 106 del Distrito Federal se especi-
fica que sus accionistas son, además de
Gerardo, Javier y Sergio Lozano Alarcón,
el propio Becerra Pocoroba y el abogado
Eduardo Gallástegui Armella.
Becerra es diputado por el PAN en la ac-
tual Legislatura federal, en la que preside
la Comisión de Hacienda y Crédito Públi-
co; Gallástegui, a su vez, es integrante del
Consejo de Administración de Grupo Ae-
roportuario del Pacífico (GAP), una de las
empresas vinculadas a PC Capital, el fondo
de inversión creado para el salvamento de
Mexicana de Aviación, declarada en con-
curso mercantil en agosto de 2010.
Gallástegui Armella es socio de Gerar-
do en el despacho Gallástegui-Lozano, que
trabajó para Petróleos Mexicanos (Pemex)
de 2000 en adelante y se adjudicó varios
contratos de manera directa, entre ellos
uno en 2007 para comercializar la marca
Pemex en Estados Unidos (Proceso 1740).
La sociedad que Gallástegui tiene con
los Lozano Alarcón, sobre todo con el ti-
tular de la Secretaría del Trabajo, llevó al
funcionario a defenderlo en el conflicto
de Mexicana. Javier Lozano llegó a decla-
rar que los inversionistas debían ser los
miembros de PC Capital; de lo contrario,
dijo, la compañía sería declarada en quie-
bra (Proceso 1788).
Consultores Gejaser tiene 285 acciones
con valor nominal de 10 mil pesos cada una.
Los socios mayoritarios son los hermanos
Lozano Alarcón, mientras que Gallástegui y
Becerra Pocoroba tienen sólo una acción. El
administrador único es Gerardo.
Sergio, quien es odontólogo de pro-
fesión pero está retirado a causa de una
esclerosis múltiple y de su bipolaridad,
cuenta a la reportera que él vive de las
rentas de la herencia familiar y aclara que
Gerardo nunca le pide dinero.
Dice que antes de que su madre y su
abuela murieran, en el edificio que él ad-
ministra, llamado La Boquería, “había una
miscelánea, un súper y una florería”, in-
mueble que desde hace seis años fue ren-
tado. Refiere que en 1993, cuando Javier y
Gerardo intentaron venderlo, él se opuso,
de manera que sólo vendieron uno de los
departamentos –el 2-A–, que les compró
un pariente lejano: Sergio Reguero Alar-
cón, entonces diputado federal del PRI.
Los dos hermanos, dice, se repartieron el
dinero de esa transacción, y al año siguiente
Javier transfirió sus acciones a Gerardo, di-
nero con el que se compró una casa.
Mea culpa
Sergio admite sin más que, aun cuando
estaba enfermo, despilfarró el dinero que
obtenía de las rentas: lo mismo
se iba de parranda que compraba
motocicletas o viajaba; pero atri-
buye este “descontrol personal” a
su bipolaridad.
A principios de 2009, 10 meses
antes del pleito con sus hermanos,
se mudó a la Riviera Maya, pero se
mantuvo en contacto con ambos y
con el abogado Luis Martínez, del
despacho Cervantes Sáinz Abo-
gados, entre 2009 y 2011. Sergio
incluso muestra copias de los co-
rreos electrónicos que intercambió
con Javier y Gerardo. En esas cartas
se percibe el conflicto por dinero.
En una de ellas, por ejemplo,
Javier le pide 50% de la renta de
departamentos porque, arguye,
en 2009 le compró a Gerardo la
parte de las acciones de la socie-
dad que tenía. Sergio decidió re-
gresar a Puebla, donde se enteró
de que el 25 de septiembre de ese
año sus hermanos lo excluyeron
de Consultoras Gejaser.
Éstos arguyeron que Sergio ha-
bía defraudado a la sociedad al os-
tentarse como administrador “de
facto” y por la comisión de presun-
tos actos ilegales que, según el acta
28895 de la Notaría Pública 22 de
Puebla, pueden derivar en accio-
nes penales, civiles o administrati-
vas en perjuicio de la sociedad.
En el documento se menciona
también que el 20 de septiembre
de 2009, en una asamblea extraor-
dinaria, los socios de Consultores
Gejaser lo acusaron de ejercer
“espuria e ilegalmente la admi-
nistración de facto”, así como de
ser “deliberadamente omiso en la
presentación de informes sobre
sus gestiones, como lo marca la
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Sergio Lozano. Pleitos de familia
38 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
S
ergio Lozano Alarcón tiene
miedo. Sus hermanos lo acu-
san de fraude por 24 millones
de pesos. Teme ir a la cárcel,
pues además de ser abogados
son influyentes: el menor de
ellos, Javier, está al frente de
la Secretaría del Trabajo y Previsión So-
cial; y Gerardo, el mayor, es miembro de la
Academia Mexicana de Derecho Interna-
cional Privado y Comparado, AC, y labora
en el despacho Gallástegui y Lozano, del
que es fundador.
Ellos dos son tan unidos que Gerardo
incluso acompañó a Javier a las diligen-
cias que se realizaron en Estados Unidos
por el caso de Zhenli Ye Gon, quien acusó
al funcionario de haberlo obligado a cus-
todiar alrededor de 240 millones de dóla-
res en una casa de Lomas de Chapultepec,
dinero que, según el empresario de origen
chino, iba a ser destinado a la campaña
electoral de 2006.
Sergio dice a Proceso que las dife-
rencias con sus dos hermanos datan de
2009, cuando se desató un conflicto luego
de que él administrara durante 27 años
un edificio de seis pisos con nueve de-
partamentos, un penthouse, una antena
satelital, un mezzanine, así como estacio-
namientos y un restaurante heredados
por su madre y su abuela, quienes falle-
cieron de cáncer en 1982.
El 8 de diciembre de 1983, relata Sergio
Lozano, Mario Alberto Becerra Pocoroba
fue nombrado representante legal de los
hermanos. Una de sus primeras acciones
fue solicitar la transferencia y cambio de
denominación de Inmobiliaria Del-Con,
ROSALÍA VERGARA
que pertenecía a su familia, por una so-
ciedad anónima que llevaba las primeras
letras del nombre de cada socio: Gejaser.
Refiere que el trámite fue autorizado
el 22 de febrero de 1984 en la Notaría Pú-
blica número 19 de Puebla, encabezada
entonces por Alberto Sidaoui Kuri. Desde
esa fecha y hasta 2008, sostiene, sus her-
manos no le exigieron que rindiera cuen-
tas. Sin embargo, en noviembre de 2009
la situación cambió: ellos le pidieron que
transparentara el destino del dinero de
las rentas que cobró durante 27 años.
El reclamo provocó una ruptura fami-
liar y, temeroso de que sus hermanos lo lle-
ven a la cárcel, Sergio se puso en contacto
con la reportera para contarle su versión.
El entramado inmobiliario
Según sus estatutos, Consultores Gejaser
está autorizada para comprar, construir,
arrendar, enajenar, subarrendar, así como
Los hermanos Lozano Alarcón están inmersos en un
pleito por los dineros de una herencia familiar. Hace
dos años, Gerardo y Javier arremetieron contra Ser-
gio, a quien le reclaman la entrega de 24 millones de
pesos producto de las rentas de los inmuebles que él
administró durante 27 años, motivo por el cual lo tienen
demandado por la vía penal. Sergio teme ir a la cárcel,
pues –refiere a Proceso– sus hermanos son muy influ-
yentes: Gerardo es miembro de la Academia Mexicana
de Derecho Internacional Privado y Comparado, y Javier
es titular de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.
maldita
M
ig
u
e
l D
im
a
y
u
g
a
Los Lozano:
herencia
Javier Lozano. Conflicto
TRABAJO
B
e
n
ja
m
ín
F
lo
re
s
Inmueble de la familia Lozano Alarcón
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 41
tamentos y los demás inmuebles. Según él,
Javier reclama la mitad de esa suma.
El acta notarial 29920 expedida por la
Notaría Pública 22 en Puebla relata que en
la asamblea extraordinaria celebrada el 27
de mayo siguiente Gerardo fue nombrado
socio director, en lugar de administrador
único, cargo que ocupaba desde la funda-
ción de Consultores Gejaser, mientras que
Javier pasó a ser secretario.
La venganza
Entre 2010 y 2011, la comunicación entre
los hermanos Lozano Alarcón fue míni-
ma: se limitó al intercambio de algunos
correos electrónicos. Sergio intentó “limar
asperezas”. El 11 de noviembre de 2010 le
envió un mensaje a Javier: “Quiero volver
a ser tu hermano”.
Los meses siguientes, dice, enviaba
mensajes a sus hermanos a través del abo-
gado Luis Cervantes Muñiz. Éste, a su vez,
aprovechó para solicitarle los contratos de
arrendamiento. Sergio admite que no los
tiene “al corriente”; algunos, dice, ya ven-
cieron y no los renovó por “amistad” o de-
bido a la puntualidad de los inquilinos al
hacer sus pagos.
“No es posible que mis propios her-
manos me estén haciendo esto”, dice, y
se pregunta: “¿Qué fue lo que hice que los
tiene tan encabronados como para que-
rerme hacer daño con tanta saña?”.
Refiere que el 25 de enero último le
envió un mensaje a Gerardo para pedirle
una reunión, en la que también estuviera
Javier, para dirimir los problemas, pero se
negó: “No creo que tengamos algo de qué
hablar –le respondió –. Luis tiene instruc-
ciones de cómo proceder en este asunto y
él es nuestro interlocutor contigo”.
El 16 de febrero, Sergio insistió, esta vez
ante Javier: “Hoy te vuelvo a escribir con la
esperanza de que me hagas caso. De que me
escuches. No me importa que seas el secre-
tario del Trabajo o que el día de mañana pue-
das llegar a ser presidente de la República.
Antes que todo eso eres mi hermano y nece-
sito verte. Que les quede claro (a ti y a Gerar-
do), ni abogado tengo. Prefiero perderlo todo
antes que un pleito legal contra ustedes”.
Meses después, en julio, durante una
reunión familiar, el abogado Cervantes
Muñiz le notificó a Sergio que tenía una
demanda penal por el delito de fraude con-
tra la sociedad Gejaser. Ese mismo mes, el
juez Primero de lo Penal en Puebla ordenó
la búsqueda, detención y aprehensión de
Sergio, quien interpuso el amparo 44/2011-
IV en San Andrés, Cholula. Este recurso, di-
ce, venció el 5 de julio.
El 20 del mismo mes, relata el entre-
vistado, los diarios de circulación nacio-
nal y los noticiarios de radio y televisión
informaron que Javier había declinado ser
aspirante del PAN a la Presidencia porque
las encuestas entre sus correligionarios
no le favorecían.
Un mes después, el 19 de agosto, Sergio
le reprochó de nuevo a Javier su actitud, y
éste, molesto, le respondió que la relación
entre ambos quedaba rota.
40 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
ley”; también lo acusaron de realizar “ac-
tos posiblemente fraudulentos”.
Sergio asegura que el embate en su
contra arreció a partir del 16 de octubre si-
guiente, cuando Gerardo se dio cuenta de
que el capital de Consultores Gejaser era
de sólo 2 mil 850 pesos. Al mes siguiente,
Sergio intentó ponerse en contacto con
Javier mediante correo electrónico, pero
dice que no obtuvo respuesta.
Entonces optó por enviarle una carta
en la que le expuso:
“Verás, yo no tenía la intención de es-
tudiar odontología ni quedarme a cargo del
edificio. Yo quería ser arquitecto e irme a
vivir a Australia. Cambié de parecer ante la
insistencia de mi abuela y la enorme carga
de conciencia y culpa que llevaba sobre mis
hombros, sabiéndome un hombre mante-
nido por dos mujeres y que hasta ese día no
había podido devolverles lo recibido.”
En la entrevista con Proceso, Sergio ad-
mite que durante el periodo que fue con-
serje del edificio nunca se preocupó por
ahorrar o crear un patrimonio: “Viví la vida
al día. Para mí todos los días eran mis últi-
mos días. ¡Sí, señor! Así fue desde que, a los
27 años, me enteré de que tenía una enfer-
medad degenerativa, progresiva, mortal.
¿Programar a futuro? Nunca lo hice”.
Finalmente, dice, Javier le respondió:
“Por lo demás –le dijo–, haremos con el
edificio lo que más convenga a todos. ¡Ya
lo verás!”.
Para saldar las cosas, Sergio intentó
comprarle las acciones a Javier en 2 millo-
nes de pesos, pero él le contestó: “La verdad
es que no entiendo cómo podrías juntar
una cantidad de dinero así en un plazo
razonable. Me encantaría poderte ayudar,
pero ahora sí, ya no puedo. Platicaré con Ge-
rardo al respecto”.
Dice que le pidió perdón a Javier por
“cualquier cosa que haya hecho” para que
tomara esa decisión, y asimismo le pidió
tiempo para reunir la cantidad. Javier, di-
ce, le respondió que él no tomaba decisio-
nes con el hígado:
“Simplemente, con lo que gano (como
titular de la STPS, 136 mil pesos mensua-
les) cada vez me alcanza menos y nece-
sito dinero para lo que viene (sic). Ya has
tenido para ti solo las ventajas de admi-
nistrar y obtener las rentas del edificio por
muchos años. El subsidio, pues, se acabó.
No tendría inconveniente en venderte mi
parte, pero no puedo esperar.”
Gerardo, a su vez, le envió una carta el
23 de noviembre: le dijo a Sergio que po-
día conseguir un crédito para comprarle
las acciones a Javier y valuar el edificio, y
advirtió que de lo contrario él y Javier ven-
derían el inmueble. Por esas fechas, Javier
ya no ocultaba su deseo de ser presidente
de la República. En julio pasado tuvo que
renunciar a esa aspiración.
Dinero, ¿para qué?
El 28 de agosto de 2010, Javier Lozano y el
entonces titular de la Secretaría de Co-
municaciones y Transportes, Juan Moli-
nar Horcasitas, anunciaron que Mexicana
de Aviación dejaba de volar. La razón: el
empresario Gastón Azcárraga intentaba
quebrarla para luego sanearla a costa de
los pilotos, sobrecargos y trabajadores de
tierra (Proceso 1792).
Lozano tomó las riendas de la nego-
ciación pero el conflicto con la aerolínea
se complicó, a raíz de lo cual el funciona-
rio se inclinó abiertamente por PC Capital.
Para el 29 de noviembre de ese mismo
año, Javier y Gerardo le exigieron a Sergio
rendir cuentas de Consultores Gejaser y,
según la minuta de la asamblea realizada
ese día e incluida en el acta 28896, plan-
tearon incluso que se le finquen respon-
sabilidades “derivadas de su actuación de
administrador de facto de la sociedad”.
Sergio asegura que le están pidiendo los
24 millones de pesos que, según ellos, les
debe por el cobro de la renta de los depar-
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 43
La cultura, como bien la define Geertz, es
una forma de vida de la comunidad o gru-
po que se acompaña de su propio univer-
so de significados.
La memoria colectiva es la exploración
de una identidad compartida, cuya función
es un elemento de cohesión de los grupos
o comunidades culturales como los mexi-
canos; hace énfasis en la representación
de un pasado, de su recepción intergenera-
cional o de su rechazo. La memoria cultural
se compone de emociones que motivan al
grupo o comunidad a actuar y que constitu-
yen un modo de acción sociocultural.
Más allá de la ideología y de las repre-
sentaciones públicas y estatales, de los
monumentos y de los museos, lo relevan-
te es cómo los grupos o comunidades cul-
turales actúan e interiorizan las imágenes
del pasado en constante metamorfosis:
cada sociedad elabora en el presente las
imágenes de su pasado. En el PCI lo tras-
cendente es la forma en que la memoria
cultural estructura conductas y maneras
de pensar y construye la representación
colectiva del pasado.
La memoria cultural revela que la
aceptación de normas y de valores no de-
pende de cánones simbólicos oficialistas
sacralizados. La génesis y validez de valo-
res, y su traducción en normas prácticas
de comportamiento de las comunidades,
se basan en procesos sociales de nego-
ciación y acuerdos que son parte de la
experiencia cotidiana. El canon eficiente
es el que posibilita la creación activa de
Nueva alarma
ANÁLI SI S
N A R A N J O
42 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
En la reforma constitucional de 2009
en materia de cultura se adoptó una deci-
sión trascendente: conferir la salvaguarda
del patrimonio cultural tangible a la Fede-
ración, y el patrimonio cultural inmaterial
(PCI) a los estados. Adicionalmente, se le
otorgó un mandato cultural inequívoco al
Congreso respecto del PCI: que fijara las
bases para instaurar una coordinación
cultural entre la propia Federación, los es-
tados, los municipios y el Distrito Federal.
Así, la Comisión de Cultura de la actual
Legislatura recibió de su Consejo Asesor
–integrado por ciudadanos cuya partici-
pación es a título pro bono– una propuesta
de iniciativa en este orden que mereció su
aprobación. Falta ahora su presentación
al pleno; de aprobarse, el Congreso habría
dado cumplimiento al mandato cultural
que le fue otorgado.
Ahora bien, cabe señalar que México no
sólo ratificó la Convención de la UNESCO
sobre el PCI, sino que también modificó el
artículo 4° párrafo 9° de su Constitución en
materia de acceso a la cultura y creó un pa-
trimonio de libertades culturales. Es en este
contexto en el que se debate dicha inicia-
tiva de ley, de enorme trascendencia en la
preservación de nuestro PCI; más aún en la
preservación de la memoria colectiva de las
comunidades culturales mexicanas.
El interrogante es obligado: ¿a qué se
refiere la memoria cultural o colectiva?
La noción de memoria cultural o colecti-
va ha sido debatida en las ciencias sociales
desde inicios del siglo XX y continúa for-
mando parte de la agenda en el crepúsculo
del siglo XXI, sólo que ahora con mayor in-
tensidad y nuevas perspectivas.
Una alegoría religiosa, la del profeta
Moisés, asociada no solamente a la norma-
tividad religiosa (la Ley de las XII Tablas) si-
no a la epopeya bíblica del Éxodo, permite
visualizar las secuelas de la memoria. Es-
te mito no solamente revela el pasado de
una figura religiosa fundadora o la de un
episodio histórico, que bien puede ser re-
construido por métodos racionales, sino la
perspectiva de cómo las generaciones suce-
sivas lo han interpretado e incorporado en
su propia historia: por una parte les sirve
para visualizar el pasado, y por la otra los
provee de un símbolo en la formación e in-
teriorización de sus convicciones ideológi-
cas y religiosas.
En nuestro medio, la observancia de
ritos y ceremonias reproduce y recrea sím-
bolos, valores, ideas y creencias que le dan
sentido a la existencia de nuestras comuni-
dades. Los ritos resultan ser la quintaesen-
cia de ideas y valores de una sociedad que
satisfacen sus necesidades culturales y que
al ser practicados se convierten en vías de
comunicación e interacción social.
El planteamiento de la nmemo histo-
ria, o si se prefiere de la memoria colec-
tiva o cultural, es precisamente la forma
en la que el pasado es recordado por las
generaciones actuales mediante un pro-
ceso activo de recreación de significados a
través del tiempo. Se fundamenta en una
noción multitemporal de la historia, en
donde el pasado y el presente se mezclan
y aglutinan en la captura simultánea de
diferentes narrativas, y privilegia tópicos
de representación y memoria interpreta-
dos en términos de experiencia y negocia-
ción intracomunitarias.
La memoria cultural está muy lejos de
ser monolítica; es el auténtico residuo del
pasado, o bien una construcción maleable
del presente. Ésta no es un activo, sino un
proceso en constante mutación. Es un tér-
mino variopinto que se emplea como una
metáfora operativa; la memoria se trans-
fiere metafóricamente a la cultura.
Cuando se sostiene que la memoria
cultural participa de una metáfora, se
refiere a un orden simbólico, a las insti-
tuciones y a las prácticas a través de las
cuales las comunidades o grupos cultu-
rales construyen su pasado. Es toda una
evidencia que las sociedades literalmente
no “recuerdan”; sin embargo, la recons-
trucción del pasado por las comunidades
culturales, su memoria, se asemeja a los
procesos individuales: la selectividad y
perspectiva inherente a la creación de di-
ferentes versiones del pasado conforme a
sus conocimientos actuales y a sus pro-
pias necesidades culturales.
La cultura participa en este contexto
de una intersección entre lo individual y
lo colectivo, pero se recrea únicamente
en contextos socioculturales. El atributo
“cultural” en la memoria se emplea como
una metonimia que implica los contextos
sociales y su influencia en la memoria.
La hora del Congreso
J O R G E S Á N C H E Z C O R D E R O *
A la revista Proceso por su 35 aniversario.
A Miguel Ángel Granados Chapa, in memoriam.
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 45
proceso, tendrían que ser destruidos. La
autoridad supuestamente no contaba
con facultades para realizar ningún mo-
vimiento adicional con las boletas o los
paquetes.
El otro argumento del TEPJF, y que re-
toma íntegramente la CIDH al desechar
el caso el pasado 2 de noviembre, fue que
las boletas simplemente no contenían
información relevante. Los magistra-
dos afirmaron que el derecho de acceso
a la información de los ciudadanos era
garantizado por su acceso a los datos
contenidos en las actas que resumen
los resultados de la elección de 2006. Es-
te falaz argumento implica que también
los ciudadanos deberíamos quedarnos
conformes con los boletines de prensa de
la Presidencia de la República sin poder
acceder a las fuentes primarias que docu-
mentan la acción gubernamental.
Posteriormente, y de manera paradó-
jica, le tocó al IFE enmendarle la plana al
TEPJF. El 19 de agosto de 2009, el Conse-
jo General del IFE aprobó la realización
de diversos estudios para la “evaluación
de la documentación electoral utiliza-
da durante el Proceso Electoral Federal
2008-2009”. Estos estudios requirieron la
apertura de los paquetes electorales y la
revisión física tanto de las listas nomi-
nales como de las mismas boletas. El IFE
justificó esta acción con el fin de conse-
guir información sumamente relevante
“sobre la votación de los electores, sus
características demográficas y, en gene-
ral, todos aquellos datos susceptibles de
obtenerse de las boletas”. Ya en 2004 se
había hecho un estudio similar con res-
pecto a las boletas de la elección de 2003.
Resultó entonces que ahora sí las bo-
letas contenían información relevante y
el IFE sí tenía permitido abrir los paque-
tes y revisar la documentación electoral,
aun después de haber concluido el pro-
ceso electoral. Estas acciones también
coincidieron con un fallo histórico de la
Corte Constitucional de Alemania dicta-
do el 3 de marzo de 2009 que reconoció
que “no es suficiente” que los ciudadanos
conozcan el resultado final del proceso
electoral por medio de un resumen gene-
ral sino que tienen el derecho de conocer
físicamente las boletas electorales.
Queda claro que la ley se moldea al
antojo de las autoridades y con base en
estrictos criterios políticos. Se permite
el acceso al material electoral cuando se
trata de elecciones intermedias (2003 y
2009) que no generaron mayor polémica.
Pero nuestros derechos se vieron cance-
lados cuando se trató de una de las elec-
ciones presidenciales más competitivas
en la historia del país, que puso en acción
fuertes intereses políticos y económicos.
Al retomar el argumento de la su-
puesta irrelevancia de la información
contenida en las boletas, la CIDH cae
en el juego político del gobierno de Cal-
derón. En un escueto comunicado sin
mayor argumentación jurídica dirigido
a Rafael Rodríguez Castañeda, la ins-
tancia internacional concluye que “al
poner a disposición de la ciudadanía las
referidas actas, el Estado estaría asegu-
rando el acceso a esa información”. Así,
supuestamente sin entrar al “fondo” del
asunto y después de tres años de inten-
so cabildeo de parte del gobierno mexi-
cano, de manera vergonzosa la CIDH
se alía abiertamente con Calderón y se
pronuncia sobre el asunto medular del
litigio.
Los ciudadanos no podemos quedar-
nos con los brazos cruzados. Si bien la
CIDH ya ha retirado las medidas caute-
lares que prohibían la destrucción de las
boletas electorales de 2006, esta institu-
ción de ninguna manera ha ordenado la
destrucción del material electoral. Asi-
mismo, como bien señaló Jorge Carrasco
la semana pasada en estas mismas pá-
ginas, hoy con la reforma constitucional
en materia de derechos humanos existe
una nueva coyuntura jurídica que obliga
a las instituciones electorales a reconsi-
derar sus criterios de interpretación en
la materia.
Existen dos acciones que los ciu-
dadanos podemos realizar para al fin
conocer la verdad histórica de 2006.
Primero, ingresar nuevas solicitudes de
acceso a esos valiosos documentos. Ello
se puede hacer de manera muy sencilla
por medio del sistema Infomex del IFE,
accesible aquí: http://bit.ly/cYt5Xb. Se-
gundo, en cada estado los ciudadanos
podrán ubicar la bodega donde se en-
cuentran resguardadas las boletas de
2006 para montar guardias que eviten
la destrucción anticipada del material
electoral y así iniciar una suerte de mo-
vimiento “ocupa” antifraude.
Lo que está en juego no es solamente
la verdad histórica del proceso de 2006 si-
no también la transparencia y legitimidad
del proceso electoral en curso. La destruc-
ción de las boletas de hace seis años sin
primero revelar su contenido será un cla-
ro mensaje de impunidad para todos los
operadores políticos que hoy sueñan con
nuevas formas para cometer fraude en
2012 y así terminar de destruir también
nuestra estancada democracia. O
www.johnackerman.blogspot.com
Twitter: @JohnMAckerman
ANÁLI SI S
44 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
Las boletas de la elección presiden-
cial de 2006 son la prueba material del
probable fraude cometido en contra
de Andrés Manuel López Obrador. Si el
Instituto Federal Electoral (IFE) proce-
de a la destrucción anticipada de estos
documentos, sin primero abrirlos al es-
crutinio público, nos estará dando una
señal inequívoca de que en 2012 estará
dispuesto de nueva cuenta a imponer
un ganador de manera opaca.
Los argumentos ofrecidos hasta la
fecha por el IFE, el Tribunal Electoral
del Poder Judicial de la Federación (TE-
PJF), el gobierno federal y la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos
(CIDH) para negar el acceso a las boletas
carecen de sustento jurídico y están en-
vueltos en francas contradicciones. Se
trata de argumentos ad hoc elaborados
al margen de la ley con el fin de justifi-
car una decisión estrictamente política
tomada desde las más altas esferas del
Estado mexicano.
La primera respuesta ofrecida por el
IFE a la revista Proceso en agosto de 2006
fue absurda. La autoridad señaló que las
boletas no estaban sujetas a la Ley Fe-
deral de Transparencia porque “no eran
documentos” sino sólo “la expresión
material de la preferencia electoral de la
ciudadanía votante”. Tal y como lo argu-
mentó Irma Sandoval en estas mismas
páginas (Proceso 1558), esta interpreta-
ción “metafísica” no tenía sustento legal
alguno ya que estas “expresiones ma-
teriales” estaban a todas luces sujetas
a la Ley de Transparencia, al igual que
Alto a la destrucción
democrática
cualquier otro documento en posesión
del gobierno.
El segundo argumento ofrecido por
el IFE resultó igual de inverosímil. Los
consejeros argumentaron que la soli-
citud ponía en riesgo la seguridad na-
cional y constituía un “ataque contra
valores públicos fundamentales”. Los
consejeros incluso citaron en su reso-
lución artículos de la Ley Fundamental
de Bonn, Alemania, diseñados explícita-
mente para evitar el resurgimiento del
nazismo en ese país. La insinuación era
directa: los periodistas que indagaban
sobre la verdad de lo ocurrido en 2006
no eran más que provocadores que bus-
caban subvertir el sistema democrático.
Tanto el argumento “metafísico” co-
mo el argumento “antifascista” eran tan
insostenibles que ni siquiera el TEPJF los
avaló en su decisión del 25 de abril de
2007. Pero en lugar de limitarse a anular
la negativa del IFE con base en la argu-
mentación deficiente de los consejeros
y así permitir el acceso al material elec-
toral, los magistrados generosamente
suplieron estas fallas argumentativas
con sus propios engendros jurídicos.
El primer argumento que ofreció el
TEPJF era la supuesta “indisponibilidad”
del material electoral. Los magistrados
afirmaron que si bien las boletas teó-
ricamente tendrían que ser de acceso
público, no se podía acceder a ellas por
encontrarse dentro de paquetes electo-
rales que, durante el proceso electoral,
solamente podían ser abiertos por or-
den judicial y, después de concluido el
J O H N M. A C K E R MA N
la memoria cultural de una comunidad
que define y fundamenta su identidad
cultural. La representación del pasado en
los miembros de la comunidad contribu-
ye al sentido de identidad. La identidad
comunitaria se actualiza a través de sus
miembros, que comparten no solamente
narrativas similares, sino patrones comu-
nes de pensamiento y de una interconec-
tividad histórica.
En perspectiva, la identidad comunita-
ria nos enseña que existen diferentes for-
mas de reconstruir el pasado; que el pasado
no es un activo que se transmite, sino que
se reconstruye y se vuelve a representar
continuamente. El mito, la memoria religio-
sa, la historia política, el trauma, los recuer-
dos familiares o la memoria generacional,
son diferentes formas de evocar el pasado.
El planteamiento correcto no es qué se re-
cuerda, sino cómo se recuerda. De lo anterior
resulta que existen diferentes formas de re-
cordar un mismo evento histórico.
Es, pues, la hora del Congreso. La ini-
ciativa de ley que ahora se discute ahí aspi-
ra a preservar la taxonomía de las prácticas
empleadas por la comunidad o grupos
culturales a través de las generaciones; a
posibilitar la sobrevivencia de su memo-
ria colectiva en sus textos, ritos y conme-
moraciones; a evitar la desintegración de
nuestras tradiciones: en suma, a preservar
nuestras “figuras de memoria”. Es la hora
del Congreso para reconquistar nuestro
presente, regenerar nuestro pasado y re-
construir nuestro futuro. O
*Doctor en derecho por la Universidad
Panthéon Assas.
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 47
Ni una cosa, ni la otra. Ni dere-
chos, ni seguridad. Ni respeto a los
derechos humanos, ni un Ejército
que se encargue de protegerlos. Ese
es el estado de las cosas en México
durante los cinco años de gobierno
de Felipe Calderón. Esa es la des-
cripción desgarradora que presenta
Human Rights Watch en su último
informe. Un país cada vez más vio-
lento, cada vez más caracterizado
por tortura y torturadores, homici-
dios e impunidad, levantones y quie-
nes los llevan a cabo. Unas fuerzas
de seguridad nacional que al pelear
de mala manera la guerra contra el
narcotráfico, reducen los crímenes
cometidos contra la población a un
simple “daño colateral”.
No cabe duda que el enemigo exis-
te, crece, se reproduce, se extiende. To-
ca virtualmente cada esfera de la vida
pública del país: asesina, extorsiona,
secuestra, bloquea carreteras, cierra
escuelas, impone toques de queda,
cuelga cadáveres desde los puentes,
mata a policías y a presidentes muni-
cipales. Siembra el terror y cosecha la in-
seguridad. Tan sólo en 2011 ha habido más
de 11 mil muertes reportadas en la prensa.
La pregunta obligada es ¿cómo se
han comportado las fuerzas de seguri-
dad ante este panorama? Para contestar-
la, Human Rights Watch llevó a cabo una
investigación a fondo en cinco estados
asolados por la violencia vinculada con
el narcotráfico: Chihuahua, Baja Califor-
nia, Guerrero, Nuevo León y Tabasco. Y
lo que encontraron –después de más de
200 entrevistas– es profundamente pre-
ocupante. La política de seguridad pú-
blica está fallando en dos frentes. No ha
logrado reducir la violencia y en cambio
sí ha resultado en un incremento dra-
mático en las violaciones a los derechos
humanos. En violaciones sistemáticas
que rara vez son denunciadas, investiga-
das, sancionadas, castigadas. En prácti-
cas endémicas e inaceptables.
Hombres torturados y mujeres viola-
das. Hombres electrocutados y mujeres
golpeadas. Hombres asfixiados y muje-
res amenazadas. Todo ello con el objeti-
vo no sólo de obtener información sobre
el crimen organizado sino también con-
seguir confesiones forzadas para admi-
tir la culpabilidad y a posteriori esconder
los abusos cometidos por las fuerzas de
seguridad durante las interrogaciones
coercitivas. Las investigaciones llevadas
a cabo por Human Rights Watch sugie-
ren que las fuerzas de seguridad con
frecuencia manipulan la escena del cri-
men para crear la impresión de que los
asesinatos fueron cometidos por cár-
teles rivales. En pocas palabras, los
encargados de proteger el estado de
derecho terminan violándolo.
He allí en el reporte: 170 casos de
tortura, 39 casos de “desapariciones”,
24 casos de asesinatos extrajudicia-
les. Entre 2003 y 2006 la Comisión
de Derechos Humanos recibió 691
quejas de abusos cometidos por el
Ejército. Entre 2007 y 2010 el núme-
ro ascendió a 4 mil 803. Y la mayoría
de las víctimas son hombres jóvenes,
de extracción humilde, con múltiples
trabajos; mecánicos y taxistas, obre-
ros y albañiles. Sus familias insis-
ten en su inocencia y muchas veces
son presionadas por el Ejército para
intercambiar una investigación por
una compensación. Dinero a cambio
de impunidad.
Y la impunidad persiste porque
la justicia militar lo permite. Desde
el último informe de Human Rights
Watch titulado Impunidad uniforma-
da, publicado hace dos años, tanto
la Corte Interamericana como la
Suprema Corte han recomendado
que México reforme el Código de Justi-
cia Militar para asegurar que los casos
de presunta violación de los derechos
humanos cometidos por miembros de
las fuerzas armadas sean procesados
por la justicia civil. Para que esos casos
realmente sean investigados. Para que
haya culpas reconocidas y culpables
identificados. Para que haya más que só-
lo 15 soldados enjuiciados frente a las 3
mil 671 investigaciones iniciadas por la
Procuraduría Militar que no van a algún
lado y no terminan en alguna parte.
Durante su reciente visita a Méxi-
co, José Miguel Vivanco, el director para
América Latina de Human Rights Watch,
reconoció que su reunión con Felipe Cal-
derón había sido buena y fructífera. Ha-
bló de la apertura del presidente a tratar
Ni derechos, ni seguridad
D E N I S E D R E S S E R
ANÁLI SI S
46 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
(cursiva mía) de una Ley sea considerada
confidencial, reservada, comercial reserva-
da o gubernamental confidencial” (artículo
15, fracción I, Ley Federal de Transparen-
cia). El TEPJF al margen de sus atribuciones,
legisló y creó el rubro de “información in-
disponible” que no existe en ninguna nor-
ma jurídica; y c) violó el principio conforme
al cual no hay necesidad de acreditar inte-
rés jurídico alguno para ejercer el derecho
de acceso a la información. “Las boletas
electorales –sostuvo el TEPJF– como docu-
mentos, sólo contienen información frag-
mentada, por lo cual, su consulta no es una
vía que facilite el acceso a la información
que en su conjunto generan.” Si facilita el
acceso o no, es una decisión del solicitante,
no del TEPJF, que se pronuncia sobre cues-
tiones ajenas a la litis.
Cuarto. A pesar del sinuoso camino pa-
ra el acceso a la información electoral, la
solicitud de las boletas electorales ha teni-
do dividendos puntuales para ensanchar
la transparencia electoral. En esa lógica
se inscribe la reforma en 2007 al artículo
295 del Código Federal de Instituciones y
Procedimientos Electorales, de acuerdo
con el cual “cuando exista indicio de que
la diferencia entre el candidato presunto
ganador de la elección en el distrito y el
que haya obtenido el segundo lugar en vo-
tación es igual o menor a un punto porcen-
tual, y al inicio de la sesión exista petición
expresa del representante del partido que
postuló al segundo de los candidatos antes
señalados, el Consejo Distrital deberá rea-
lizar el recuento de votos en la totalidad de
las casillas”. El costo de la curva de apren-
dizaje, por un lado, y la adopción de nue-
vas normas constitucionales en materia
de acceso a la información, permiten hoy
que la iniciativa formulada en 2007 y que
por razones aparentemente metajurídicas
haya sido desestimada por la Comisión In-
teramericana, tenga visos de reconducirse
con éxito. O
Evillanueva99@yahoo.com
@evillanuevamx
Blog: ernestovillanueva@blogspot.com
Boletas electorales y transparencia
Una ingeniosa iniciativa del director
de Proceso para acceder a las boletas de las
elecciones federales de 2006 puso en jaque
al gobierno mexicano y probó el umbral de
tolerancia de las autoridades a que se ejer-
za el derecho de acceso a la información
pública. En días pasados, la Comisión Inte-
ramericana de Derechos Humanos cambió
su criterio, habitualmente protectista, al
pasar de la aceptación fáctica de este ca-
so –y de ordenar medidas cautelares para
evitar que se destruyeran las cuestionadas
boletas electorales– a simple y llanamente
declarar “inadmisible” la demanda un año
y medio después. El asunto no es menor
ni accesorio; antes bien, de interés público
por el accidentado camino de la transpa-
rencia en esta materia. Veamos.
Primero. El acceso a la información a
las boletas electorales de 2006 fue conte-
nido por una decisión de Estado para aco-
tar el ejercicio de este derecho humano en
materias sensibles, como la electoral. No
es una opinión mía. Se trata, en realidad,
de una conclusión resultado del análisis
sistemático de los argumentos esgrimidos
con el propósito en común de dar ropaje
jurídico a una decisión política tomada de
antemano. No es fácil expandir la interpre-
tación de la ley para resolver en sentido
contrario a lo que la norma dispone, sobre
todo cuando en el país empieza a existir
masa crítica sobre el tema y no hay acep-
taciones acríticas de quienes presentan lo
blanco como negro. En efecto, la primera
negativa al acceso a las boletas de 2006 por
el Instituto Federal Electoral tuvo el mérito
de haber invocado la verdad verdadera del
temor por el daño que podría tener el de-
recho a saber, en la “seguridad nacional”,
aunque no motivara ese razonamiento pa-
ra negar el acceso. El IFE sabía, empero, que
por ahí giraban los nudos gordianos de la
dicotomía derecho a saber-certeza legal de
los comicios como si se tratase de un juego
suma cero.
Segundo. El Tribunal Electoral del Po-
der Judicial de la Federación al resolver
contra el acceso al conocimiento de las
boletas electorales (SUP-JDC-10/2007 y
SUP-JDC-88/2007 acumulados) no fundó ni
motivó su resolución. Creó un sofisma re-
tórico y mostró las costuras de un traje nor-
mativo mal cosido. En efecto, la resolución
del TEPJF se apoyó en convenios y tratados
internacionales para mostrar conocimiento
y lograr un impacto efectista sobre su pri-
mera incursión en esta materia. El ejercicio
le salió contraproducente. Los precedentes
donde sí existe jurisprudencia vinculante
para México sobre el tema fuero invocados
parcialmente o desestimados. El más im-
portante de ellos es el caso Claude vs. Chile,
del 29 de septiembre de 2006 resuelto por
la Corte Interamericana de Derechos Hu-
manos cuya competencia contenciosa es
reconocida por México desde el 24 de febre-
ro de 1999. La Corte Interamericana sostu-
vo en esa sentencia que: “De acuerdo a los
amplios términos del [a]rtículo 13, el dere-
cho al acceso a la información debe estar
regido por el ‘principio de máxima divulga-
ción’”. “[L]a carga de la prueba corresponde
al Estado, el cual tiene que demostrar que
las limitaciones al acceso a la información
son compatibles con las normas interame-
ricanas sobre libertad de expresión”. “Ello
significa que la restricción no sólo debe
relacionarse con uno de [los] objetivos [le-
gítimos que la justifican], sino que también
debe demostrarse que la divulgación cons-
tituye una amenaza de causar substancial
perjuicio a ese objetivo y que el perjuicio al
objetivo debe ser mayor que el interés pú-
blico en disponer de la información” (prue-
ba de proporcionalidad).”
Tercero. En la resolución comentada, el
TEPJF incurrió en varios errores de aprecia-
ción, entre ellos: a) El principio de máxima
publicidad lo confundió con “la publicidad
y el acceso a los resultados electorales”. Se
trata de dos cosas distintas. La máxima pu-
blicidad no es la difusión a través de los me-
dios, sino un mecanismo de interpretación
legal en materia de acceso a la información
pública; b) creó nuevas causales para res-
tringir el derecho de acceso a la informa-
ción. La ley considera sólo cuatro tipos de
hipótesis, la información reservada, la con-
fidencial y la que “por disposición expresa
E R N E S T O V I L L A N U E V A
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 49
ha mostrado una verdadera obsesión por
elevar rápidamente los niveles educativos
del país, vinculando, además, el logro edu-
cativo con el ascenso en la escala social.
Las largas jornadas en las instituciones
de educación básica y secundaria ponen
un fuerte énfasis en inglés, matemáticas
y ciencias duras, como condiciones ini-
ciales para crear un amplio contingente
de ingenieros y tecnólogos. Corea obtiene
las mejores puntuaciones en los exámenes
internacionales de conocimientos, como la
famosa prueba PISA.
El examen de ingreso a la universi-
dad es visto como un verdadero punto de
transición en la mayoría de familias co-
reanas. Quienes obtienen la puntuación
más alta ingresan a las universidades de
mayor prestigio. Esto se considera un gran
logro, no sólo porque asegura la obtención
de mejores empleos, sino porque satisfa-
ce el orgullo y el respeto que los coreanos
sienten por la educación.
El segundo motivo de éxito es el esfuer-
zo invertido, tanto por el sector público co-
mo el privado, en el desarrollo de la ciencia
y la tecnología. En un tiempo muy corto, el
país ha logrado transitar hacia la innova-
ción tecnológica propia vía la endogeniza-
ción del cambio técnico. En la actualidad, la
estructura de la investigación y desarrollo
en Corea se asemeja, y en muchos aspec-
tos supera, a la de los países llamados de
primer mundo. Corea pertenece al selecto
grupo de países de la OCDE que invierten
proporciones superiores al 3% del PIB en
investigación y desarrollo, sólo un poco
por debajo de Suecia, Finlandia y Japón.
Salgo de Corea con buen ánimo. Te-
niendo como trasfondo las malas noticias
que llegan sobre la situación de la econo-
mía en los países avanzados occidentales,
reconforta encontrar caminos por los que
países como Corea han transitado exito-
samente. México, que tantas frustraciones
ha sufrido en su búsqueda de desarrollo,
tiene en Corea lecciones que aprender. Me
llevo grabado el comentario: la prioridad es
la educación. O
ANÁLI SI S
El triunfo de Fausto Vallejo, candida-
to priista al gobierno de Michoacán, fue
el broche de oro tricolor para los procesos
electorales estatales, ya que le permitirá
al PRI llegar a las elecciones federales de
2012 con 20 gubernaturas en su poder,
lo cual, en términos de número de enti-
dades gobernadas, lo sitúa mejor que en
2000 (19) y 2006 (17), aunque por debajo
de las 24 a las que aspiraban después del
triunfo en las elecciones intermedias de
2009. Vale la pena señalar que en cuanto
a ciudadanía gobernada (es decir el total
de electores que habitan en las entidades
que gobierna) disminuye sensiblemente
en relación a 2000 y se mantiene respecto
de 2006.
Sin embargo, la derrota sí es muy sig-
nificativa para sus dos principales conten-
dientes: PRD y PAN. Para el primero, por
perder uno de sus bastiones desde 1988,
particularmente por su identificación his-
tórica con el cardenismo, más allá de que
hayan alcanzado la gubernatura hasta
el 2001, cuando Lázaro Cárdenas resul-
tó triunfador. Para el segundo, porque su
abanderada era la hermana del presidente
de la República y el gobierno federal no es-
catimó un centavo en apoyarla.
Con respecto a 2006, el PRI le arrebató
cinco gubernaturas al PAN (Aguascalien-
tes, Querétaro, San Luis Potosí, Tlaxcala y
Yucatán) y dos al PRD (Michoacán y Zaca-
tecas); sin embargo, perdió una gubernatu-
ra frente al PAN (Sonora) y tres a manos de
las coaliciones en 2010, que por la cerca-
nía de sus actuales gobernantes pudieran
dividirse en dos para el PAN (Puebla y Si-
naloa) y una para el PRD (Oaxaca). Así, el
PAN llegará a las elecciones presidenciales
de 2012 con ocho entidades con goberna-
dores panistas (una menos que en las dos
elecciones previas, en las que obtuvo la vo-
tación mayoritaria en la elección presiden-
cial); y el PRD con cuatro (las mismas que
en 2000 y dos menos que en 2006).
En 2011 el PRI recuperó la fortaleza
electoral que mostró en 2009 y que per-
dió en 2010 ante las coaliciones oposi-
toras que conformaron el PAN y el PRD.
Además ha logrado recuperar siete de
las 22 gubernaturas (aunque únicamente
en 18 ha habido una elección posterior a
aquella en la que perdieron la gubernatu-
ra, pues cuatro las acaba de perder en la
elección más reciente) que en algún mo-
mento ha perdido.
PRD y PAN: el derrumbe
Mientras tanto, al PRD lo sacudieron la
pérdida de tres gubernaturas en estados
que se consideraban relativamente segu-
ros: dos de ellas, por los conflictos entre
sus tribus (Baja California Sur y Zacatecas);
y un tercero (Michoacán) por una combi-
nación de factores, entre los que está muy
presente su incapacidad de brindar resul-
tados tangibles a la población.
El PRD ha sido gobierno en ocho enti-
dades, en Tlaxcala no pudo refrendar su
triunfo ni siquiera en una ocasión, y en
Oaxaca no ha tenido la oportunidad de
presentarse nuevamente ante el electora-
do, pues apenas lo ganó con un candidato
del hoy llamado Movimiento Ciudadano
hace un año. Así que hoy le quedan real-
mente tres entidades, de las cuales única-
mente en el Distrito Federal ha ganado con
candidatos propios, es decir, con historia
dentro del perredismo, pues en ninguna de
las dos ocasiones que ha ganado en Gue-
rrero y Chiapas lo ha hecho con personajes
identificados con el perredismo.
Pero el PAN también tiene que hacer
una severa autocrítica, pues ha sido go-
bierno en 16 entidades, la mitad de las
entidades mexicanas; sin embargo, en seis
de ellas (Chihuahua, Nayarit, Nuevo León,
San Luis Potosí, Tlaxcala y Yucatán) no ha
podido refrendar el triunfo ni siquiera en
una ocasión; en otras cuatro (Baja Califor-
nia, Puebla, Sinaloa y Sonora), todavía no
ha pasado una nueva prueba en las urnas;
en dos (Querétaro y Aguascalientes) perdió
tras dos triunfos consecutivos. Y, en tres de
las cuatro entidades (Guanajuato, Jalisco
y Morelos), donde ha logrado revalidar al
menos en un par de ocasiones sus triunfos
en las urnas, habrá elecciones coinciden-
tes con las elecciones federales.
En 2011, de ocho gobernadores elec-
tos el PRI ganó seis, de los cuales uno
(Michoacán) se lo arrebató al PRD; el PRD
refrendó su triunfo en Guerrero con un
candidato recién salido del PRI, y el PAN
le arrebató Baja California Sur al PRD con
un candidato que renunció a dicho parti-
do porque no logró la postulación. Así, en
el saldo electoral, PRI y PAN ganaron cada
uno una gubernatura, y el PRD perdió dos.
El PRI llega en ascenso; el PRD en franco
descenso, y el PAN desdibujado. Estos dos
últimos tienen poco tiempo para recompo-
ner el rumbo si quieren competir con posi-
bilidades reales de triunfo el próximo 1 de
julio de 2012. O
J E S Ú S C A N T Ú
48 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
Diversas circunstancias me llevaron
a participar en una conferencia sobre
desarme y no proliferación nuclear a la
isla de Jeju, en Corea del Sur. El tema cala
hondo en aquella parte del mundo. Na-
gasaki, donde se lanzó la segunda bomba
nuclear en 1945, se encuentra sólo a cien-
tos de kilómetros de distancia. De otra
parte, la península coreana está ocupada
por dos Estados; el otro, Corea del Norte,
ha provocado consternación e ira inter-
nacional al haber abandonado el Tratado
de No Proliferación y desarrollado bom-
bas nucleares.
A pesar de la difícil situación regional,
durante la reunión no dominó un ánimo
de confrontación. Por el contrario, se puso
énfasis en políticas de acercamiento entre
las dos Coreas y búsqueda de medidas pa-
ra creación de la confianza. Hubo un lla-
mado urgente a favor de la reanudación
de negociaciones en el seno del llamado
grupo de los seis (China, Corea del Norte,
Corea del Sur, Estados Unidos, Japón y Ru-
sia). Se sabe que el actor clave es China,
pero igualmente se toma en cuenta que el
comportamiento de los dirigentes norco-
reanos puede ser muy imprevisible.
Terminada la conferencia me quedé
algunos días en Seúl para ver un poco de
la vida en ese país considerado un ver-
dadero milagro de desarrollo industrial
post-tardío. Su comercio internacional
alcanzó un billón de dólares el año pasa-
do; una cifra muy respetable tomando en
cuenta los problemas en la economía in-
ternacional debidos a la crisis financiera.
En los años cincuenta, al terminar la
guerra que dejó devastado al país, Corea
era un país agrícola, empobrecido, cuyo
ingreso per cápita se encontraba por de-
bajo del de México. En 50 años, ese país
de 48 millones de habitantes y del tama-
ño del estado de Oaxaca, es la décima
economía del mundo; sus exportaciones,
formadas principalmente por bienes in-
tensivos en capital, son reconocidas por
la buena calidad y el uso de tecnologías
de punta. Firmas como Samsung, LG, o la
Los caminos del éxito
estos temas y colaborar para enca-
rarlos. Habló de la buena disposición
del Ejecutivo y la actitud cordial que
adoptó. Pero poco tiempo después la
Presidencia emitió un lamentable co-
municado de prensa que desplegó una
retórica peligrosa.
Una y otra vez el gobierno insiste
en catalogar a las víctimas como cri-
minales. Una y otra vez la administra-
ción calderonista insiste –sin presentar
pruebas– en que 90% de los asesinados
estaban vinculados con el narcotráfico y
el crimen organizado. Siguiendo esta ló-
gica, merecían morir, merecían ser tor-
turados, merecían ser electrocutados,
merecían ser levantados. Por un lado
el presidente afirma que los derechos
humanos son una “premisa central” de
su gobierno y por el otro su equipo de-
muestra exasperación y escepticismo
frente a las violaciones cometidas y do-
cumentadas. Y para las víctimas o sus
familiares quedan pocas opciones ante
esta postura presidencial. Pueden llevar
a cabo las investigaciones por su propia
cuenta y enfrentando grandes riesgos
al hacerlo. O pueden presenciar cómo
sus casos languidecen dentro de una
burocracia autista, una policía impune,
un Ejército protegido.
De allí la importancia de que los
abusos de derechos humanos se some-
tan a la jurisdicción civil. Que se refor-
me el Código de Justicia Militar. Que la
reforma al sistema de justicia proceda
a mayor velocidad. Que se cumpla la
prohibición de usar evidencia obtenida
a través de la tortura. Que los deteni-
dos por las fuerzas de seguridad sean
llevados inmediatamente al Ministerio
Público en lugar de ser retenidos ile-
gal y arbitrariamente. Que se termine
la práctica del arraigo y el uso de leyes
vagas para justificar arrestos arbitra-
rios. Y finalmente que el gobierno deje
de presentar la seguridad pública y los
derechos humanos como objetivos en
contienda, cuando son metas comple-
mentarias. Lo que México necesita es
más derechos y más seguridad, no al
revés. O
O L G A P E L L I C E R
acerera POSCO (la segunda del mundo y la
más grande de Asia) nos hablan de la nue-
va Corea. El ingreso per cápita ya alcanza
los 20 mil dólares anuales.
Seúl deslumbra por los numerosos,
altos y bien diseñados edificios, el trazo
de sus avenidas y las multitudes que re-
corren las calles, sobre todo, después del
anochecer. Allí conviven formas tradicio-
nales y modernas de ejercer el comercio.
En el mercado de Namdaemun, uno de
los más grandes del mundo, lleno de co-
lorido y olores coreanos, se encuentran
los productos más diversos. Cientos de
coreanos, chinos y japoneses se arrebatan
la ropa para el invierno acumulada sobre
los mostradores o en montones sobre el
suelo; los costos son muy bajos. También
se encuentran todo tipo de comestibles y
hierbas. Un anciano, con inglés elemen-
tal pero al que entiendo, me convence de
comprar varias cajas de Ginseng rojo. Me
asegura que con ello mantendré la salud y
la juventud, yo prefiero creerle.
Un poco más adelante, a unas cuan-
tas cuadras, la tienda de departamentos
Avenuel, con un elegante diseño art deco
ofrece las firmas europeas más prestigia-
das. La clientela es, desde luego, menos
densa que en el mercado pero todavía
muy numerosa. Me llama la atención un
nutrido grupo de mujeres que hacen cola
para ser atendidas en Prada que anuncia
su nueva línea de bolsas. Ninguna debe
costar menos de 500 dólares; el poder de
compra es muy alto, me digo, y sonrío al
darme cuenta hasta donde el lujo regresa
de Occidente a Oriente.
Hay diferencias sociales pero la im-
presión general es de una sociedad donde
el bienestar alcanza a la mayoría: no hay
mendicidad, no hay “homeless” y aún me-
nos niños de la calle. Los servicios púbicos
de transporte son impecables. El metro,
que conecta con trenes suburbanos de alta
velocidad va, literalmente, a todas partes.
Trato de indagar sobre los motivos
del éxito. La respuesta es coincidente: en
primer lugar, la educación. Corea del Sur
agrega que el PP obtendría entre 190 y 195
asientos en el Congreso de los Diputados.
El PSOE alcanzaría de 116 a 121. Si esto se
cumple, el PSOE perdería alrededor de 50
curules y el PP tendría la segunda mayoría
absoluta más holgada en la historia de la
democracia española, después de los 202
que consiguió el socialista Felipe Gonzá-
lez en 1996.
Luego de gobernar dos legislaturas se-
guidas (2004-2011), el PSOE está a un pa-
so de la debacle. Paga las consecuencias
de que España esté al borde de un rescate
financiero derivado de sus problemas in-
ternos y arrastrada por la inestabilidad de
otras naciones de la Unión Europea (UE),
como Grecia e Italia.
“Estoy de acuerdo en que es una cam-
paña atípica, rara, distinta, cuyo tema to-
ral ha sido la crisis económica. Me atre-
vería a decir que sobraba hacer campaña,
porque parece que todo está decidido de
antemano”, dice José Luis Lobo, analista
político y director adjunto del diario digi-
tal El Confidencial.
En entrevista con Proceso el miércoles
16, Lobo sostiene: “De que va a ganar el PP,
no hay duda; que va a obtener mayoría ab-
soluta (tendría que pasar de 176 diputa-
dos), casi está fuera de cualquier duda. La
gran incógnita es qué tan aplastante será
la derrota del PSOE y si será una derrota
digna o indigna para este partido”.
Añade: “Lo planteo porque a partir de
los últimos contactos que he tenido con
dirigentes socialistas, estoy convencido
de que si el PSOE obtiene menos de 125 es-
caños, que fueron los que obtuvo Joaquín
Almunia en el año 2000, Rubalcaba tendrá
que irse a su casa como entonces lo anun-
ció Almunia, la misma noche de aquella
jornada electoral. No podrá gestionar o ar-
ticular una oposición al gobierno del PP, se
tendría que ir no sólo por dignidad sino
porque no le permitirían en el partido en-
cabezar la oposición”.
Por otro lado, el hecho de casi tener se-
guro el triunfo no exime a Rajoy de su fal-
ta de claridad y de pretender generar un
ambiente de “confianza” sin ofrecer deta-
lles de qué y cómo hará las cosas, afirma.
Sostiene que esa “falta de claridad” de
Rajoy de su programa electoral es “con el
fin de no asustar al votante”. Pero le repro-
cha: “No se atreve a arriesgar nada”.
“Rajoy y sus estrategas han concluido:
‘Para qué nos vamos a arriesgar anuncian-
do lo que vamos a tener que hacer una vez
ganadas las elecciones (dolorosos ajustes
en la economía) si eso efectivamente pue-
de asustar a los electores’, cuando juega
con una marcada ventaja. Entonces han
hecho un programa muy plano, muy li-
neal, con muy pocas ofertas concretas. Pe-
ro eso no significa que una vez que el PP
gane las elecciones, como ya nadie lo dis-
cute, tendrá que seguir aplicando unas
políticas muy duras de ajuste.”
Pero el no decirlo ahora “se me hace
poco honesto”. “Si los ciudadanos se mo-
lestaran en leer el programa electoral del
PP se darían cuenta de que hay muy po-
cas propuestas concretas, son sólo vague-
dades y declaraciones de buenas intencio-
nes”, dice Lobo.
–¿Rajoy profundizará las medidas de
choque iniciadas por Zapatero?
–Sin duda. Rajoy afirma en su campa-
ña que representa “el cambio”. Pero de ello
nada habrá. No va a tener autonomía ple-
na para aplicar las políticas que él quisie-
ra, va a aplicar una política que le impon-
gan los mercados y la UE. Pero es evidente
que seguirá con los recortes.
“No tendrá más remedio –abunda–,
porque la situación está todavía muy dis-
A
P
p
h
o
to
/ M
a
rk
u
s
S
c
h
re
ib
e
r
Zapatero. Debacle electoral
Rajoy. “Falta de claridad”
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 51
M
ADRID.- España vive días di-
fíciles. El desempleo golpea
casi a 5 millones de perso-
nas (21.52% de la población
económicamente activa) y
se estima que otras 400 mil
perderán su trabajo en el primer trimestre
de 2012. El país se asoma a una nueva rece-
sión y las promesas gubernamentales pa-
ra controlar el déficit público serán difíci-
les de cumplir a finales de este año, lo que
complica el escenario para la llegada del
nuevo gobierno que surja de los comicios
generales de este domingo 20.
Por eso no sorprende ver esta escena
callejera: el miércoles 16, cientos de per-
sonas se forman desde muy temprano a
la entrada de Doña Manolita, un histó-
rico expendio de billetes de lotería en el
centro de esta capital. La espera de ho-
ras sólo se compensa con la ilusión de ser
beneficiado hasta con 400 mil euros por
décimo adquirido del premio mayor. Esta
estampa refleja el ánimo de muchos es-
pañoles: invierten sus pocos ahorros en
una esperanza.
Rafael y José Luis avanzan lentamen-
te en la fila que se extiende a lo largo de
dos calles, hasta llegar a la céntrica pla-
za de Callao. Tienen “la ilusión de pegar-
le al gordo”, dice el primero. “Porque la co-
sa está muy mal en este país, estamos con
el agua al cuello”, añade. Rafael, septua-
genario, dice que con su jubilación difícil-
mente cubre sus gastos y los de su esposa.
José Luis señala sus prioridades en es-
tos días: “Comprar lotería y votar este do-
mingo por otro partido que no sea el de
los socialistas”. El joven de corbata y traje
es empleado bancario. “Votaré por el PP”,
confiesa con cierto enfado.
La escena tuvo lugar cuatro días antes
de este domingo 20, cuando se elegirá un
nuevo presidente. Casi todos los sondeos
dan como ganador a Mariano Rajoy, líder
del Partido Popular (PP), frente a su más
cercano adversario, el socialista Alfredo
Pérez Rubalcaba, exvicepresidente prime-
ro y ministro del Interior del gobierno de
José Luis Rodríguez Zapatero.
Algunas encuestas, como la del perió-
dico El Mundo, dan hasta 17.8% de ventaja
a Rajoy, que va en su tercer intento por lle-
gar al palacio de La Moncloa luego de ser
derrotado en 2004 y 2008. Otro sondeo, el
levantado por Metroscopía para el perió-
dico El País (publicado el domingo 13) arro-
ja que el PP obtendría 45.4% de la votación
frente a 30.9% del Partido Socialista Obre-
ro Español (PSOE).
La encuesta del gubernamental Centro
de Investigaciones Sociológicas (CIS), he-
cha pública el lunes 14, apunta que Rubal-
caba se quedaría a 16.7 puntos de Rajoy y
Los
votos
de la crisis
El Partido Socialista Obrero Español se encamina a la de-
rrota en las elecciones de este domingo 20. Paga así los
costos de la crisis económica que sufre España y de las
medidas que para enfrentarla tomó el presidente José
Luis Rodríguez Zapatero. Los “votos de castigo” al PSOE
beneficiarían a Mariano Rajoy, candidato del Partido
Popular y quien según las encuestas es amplio favori-
to para ganar la presidencia. Pero las exigencias de la
Unión Europea le dejan poco margen de maniobra: con
una recesión en puerta y un desempleo que afecta a 5
millones de españoles, se verá forzado a aplicar medi-
das de ajuste económico aun más dolorosas.
ALEJANDRO GUTIÉRREZ
A
P
p
h
o
to
/ E
m
ilio
M
o
re
n
a
tti
50 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
nes. Dijo que lo hacía para favorecer el
“interés general”. Afirmó que era una de-
cisión madurada y la consideró “natural y
razonable” una vez aprobadas sus refor-
mas económicas. Incluso expresó que el
calendario electoral permitiría al nuevo
gobierno “asumir plenamente los pode-
res el 1 de enero” y “hacerse cargo de todo
el ejercicio económico correspondiente a
2012”. Eso “será bueno para la economía”,
argumentó.
Lobo sostiene que Rubalcaba se equi-
vocó. Explica: “El anterior sondeo del CIS,
difundido en julio pasado, lo colocaba sie-
te puntos por debajo de Rajoy. Ello confun-
dió a Rubalcaba. Pensó que se debían ade-
lantar las elecciones porque después el
deterioro sería mayor y porque aún tenía
posibilidades de estar en la pelea”.
Luego el candidato socialista sufrió un
golpe en la columna vertebral de su cam-
paña. Rodríguez Zapatero acordó con Ra-
joy –sin tomar en cuenta a Ruvalcaba– la
reforma constitucional que prevé limitar
el déficit público, como lo demandó Ale-
mania el pasado 19 de agosto.
Rubalcaba –que se oponía a la refor-
ma– se vio obligado a acatarla. Ésta se
aprobó el 27 de septiembre en medio de
las duras críticas de otros partidos y de los
indignados del movimiento 15-M.
El compromiso español implica redu-
cir a 3% el déficit público en 2013, algo que
parece imposible pues para este año el go-
bierno se comprometió a una reducción
de 6%, aunque las estimaciones más ha-
lagüeñas la sitúan en casi 7%.
No ayudan a cambiar el panorama los
otros indicadores. Por ejemplo, la UE estima
que España crecerá 0.7% en 2012, lo cual po-
dría provocar un aumento de impuestos y
un nuevo recorte del gasto público.
Peor aún, en diciembre España deberá
desembolsar 65 mil millones de euros por
gastos en salud pública y otros 30 mil mi-
llones en subsidios por desempleo.
Estas cifras resultan descomunales en
comparación con los resultados de las pri-
meras medidas que tomó Rodríguez Za-
patero en mayo de 2010, cuando congeló
las pensiones (un ahorro de mil 500 mi-
llones de euros) y rebajó los sueldos de los
funcionarios (un ahorro de 4 mil millones
de euros entre 2010 y 2011).
El jefe del gobierno español tomó otra
medida que tampoco benefició a su candi-
dato: el 5 de octubre, en Bruselas anunció
que la base militar de Rota formaría parte
del escudo antimisiles defendido por el pre-
sidente de Estados Unidos, Barack Obama.
La decisión, nuevamente, sólo fue consulta-
da con Rajoy. Las cortes (el Senado y el Con-
greso de los Diputados) no estaban reunidas
y no hubo debate al respecto.
Desde entonces, Rubalcaba ha caído
en picada en las encuestas y el PP acre-
cienta su ventaja.
Lobo recuerda que en gobiernos ante-
riores, como los de Felipe González o José
María Aznar, las derrotas de los partidos
en el poder se debieron más a sus propios
errores que a los méritos de la oposición.
Pero enfatiza que en esta ocasión la derro-
ta socialista será la más demoledora des-
de la llegada de la democracia, si se cum-
plen los vaticinios de las encuestas.
Estima que “habrá una atomización
del voto que abandone al PSOE” y que ello
beneficiará a varios partidos pequeños. “A
los clásicos de siempre, como Izquierda
Unida, se sumaran Equo (formación eco-
logista), Compromis de Valencia y el Fo-
ro de Asturias, que encabeza el expopular
Francisco Álvarez Cascos”.
Por otra parte, el anuncio de ETA de de-
poner las armas es el único factor que po-
dría beneficiar a Rubalcaba, quien como
ministro del Interior desempeñó un papel
relevante en el combate a esa organiza-
ción. Pero ese tema no tuvo gran influen-
cia en el proceso electoral. O
I NTERNACI ONAL / ESPAÑA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 53
parada, pese a que ya dijo que no recor-
tará las prestaciones básicas de sanidad y
educación, está por verse; es verdad que
ha dicho que va a meter la tijera a los gas-
tos de las administraciones públicas, pe-
ro con eso no le da suficiente para cum-
plir con los compromisos con la UE. Hay
ciertas alternativas aún no conocidas en
su plan.”
Oposición en la calle
Lobo sostiene que el PSOE utiliza sin éxi-
to el recurso del miedo al afirmar que la
derecha en el gobierno representará la eli-
minación de los derechos sociales. El can-
didato socialista ha desplegado esa idea,
argumentando que el PP tiene un “progra-
ma oculto” de fuertes recortes en gasto so-
cial que por “cálculo político” no se atre-
ve a develar.
Prosigue: “Lo que sí será un hecho es
que una vez que Rajoy llegue a La Moncloa
las medidas duras van a generar una gran
respuesta en la calle (…) Durante años los
sindicatos, siempre aliados de Rodríguez
Zapatero, no salieron a la calle; pero con
las medidas que ponga en marcha el PP
tendrán elementos suficientes para con-
vocar las protestas”.
El martes 15, en un acto de campaña
en Ceuta, la secretaria general del PP y pre-
sidenta de la junta de Castilla-La Mancha,
María Dolores de Cospedal, dejó entrever
que habrá protestas en la calle cuando el
eventual gobierno de su partido ponga en
marcha nuevas medidas de choque. “Algu-
nos, los que no se han quejado hasta aho-
ra, van a protestar mucho cuando el go-
bierno diga todo lo que hay que hacer para
sacar el país adelante”, confesó.
“Tenemos credibilidad y legitimidad
para decir lo que hay que hacer, que es
apretarse el cinturón”, añadió ante los mi-
litantes de su partido.
El caso de Cospedal, quien en los co-
micios de mayo pasado arrebató al PSOE
el gobierno de la comunidad autónoma de
Castilla-La Mancha, es la muestra palpa-
ble de cómo hasta ahora el PP actúa an-
te las dificultades de la economía. El pa-
sado 31 de agosto, Cospedal anunció las
principales medidas de su plan de recor-
tes, que le permitirá al gobierno de esta re-
gión ahorrar mil 815 millones de euros en-
tre 2011 y 2012.
La iniciativa implicará que el presu-
puesto de esa comunidad –de por si aus-
tero– se reducirá 20% para descender a ca-
si 7 mil millones de euros, una cifra que
vuelve a los niveles de 2005.
Según ella esta medida es la “vacuna”
para que se puedan mantener los servi-
cios sociales. Pero en un comunicado, el
PSOE de esa comunidad calificó la medida
de ataque sin precedentes a la educación,
la salud pública y la economía productiva,
porque podría traducirse en la pérdida de
unos 15 mil empleos, de los cuales 4 mil
500 serán profesores y otros 4 mil serán
médicos, enfermeras y auxiliares.
“Vamos a dar un ejemplo a toda Espa-
ña y lo vamos a hacer todos los ciudada-
nos de Castilla-La Mancha”, argumentó
Cospedal.
A su llegada a la junta de Castilla-La
Mancha, Cospedal abrió dos frentes. Pri-
mero dejó de pagar a las farmacias el cos-
to de las recetas que sufragaba el sector
de la salud pública. Los farmacéuticos
amagaron con cerrar sus establecimien-
tos. Ante ello, el gobierno de esta comuni-
dad inició negociaciones. El problema si-
gue sin solución. El otro frente: en agosto
más de 30 mil viudas no habían recibido el
pago semestral de 200 euros que comple-
menta su pensión. Esta medida fue crea-
da por el gobierno del socialista José Ma-
ría Barreda.
Un PSOE desfondado
Alfredo Pérez Rubalcaba es un político
ampliamente reconocido por su trayecto-
ria y sus capacidades políticas. Sin embar-
go, José Luis Lobo advierte que la campaña
del socialista ha sido “muy complicada”
por errores propios del candidato y otros
no atribuibles a él. Señala uno: se empe-
cinó en que se adelantaran las eleccio-
nes para este 20 de noviembre. Rodríguez
Zapatero aceptó, a pesar de que anterior-
mente había expresado su deseo de com-
pletar el periodo de la legislatura, que de-
bía terminar en marzo de 2012.
El pasado 29 de julio, Rodríguez Zapa-
tero anunció que adelantaba las eleccio-
A
P
p
h
o
to
/ E
m
ilio
M
o
re
n
a
tti
A
P
p
h
o
to
/ P
a
u
l W
h
ite
Españoles. Más recortes
Elecciones. Campaña “atípica”
52 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
se con las raciones de pan”, relata Müller.
“Más tarde, sin embargo, esta chica murió
de hambre, y mi madre dijo que si alguna
vez tenía un hijo, y era una niña, le pon-
dría ese nombre. Eso fue lo que hizo.”
Nacida en Rumania, la escritora se crió
en el ámbito de la lengua y la cultura de la
minoría germana en ese país. El rumano
lo aprendió en la adolescencia. La escri-
tura fue para ella una catarsis frente a la
opresión política. Su oposición al régimen
de Nicolae Ceaucescu le granjeó el acoso
de la policía secreta, la Securitate, así co-
mo la prohibición de publicar sus escritos.
En 1987, la República Federal de Alemania
pagó 8 mil marcos por su “rescate”. Desde
entonces vive en Berlín.
Menuda y vital, de mirada honda y acti-
tud serena, la escritora recibe a Proceso en la
señorial mansión que la Casa de la Literatu-
ra ocupa en el barrio berlinés de Charlotten-
burg. La entrevista se realiza durante la so-
leada tarde del jueves 3, a unas semanas de
que viaje a México para participar en la Fe-
ria Internacional de Libro de Guadalajara
que se inicia el próximo sábado 26. Este año
Alemania es el país invitado de honor en el
evento, y Müller la figura estelar.
De la historia de su nombre –su alema-
nísimo nombre, que nunca le ha gustado
mucho–, Müller se enteró cuando ingresó
al bachillerato, por medio de su abuela. “Mi
madre no me habló mucho del campo de
trabajo soviético”, sostiene. “Todos los deta-
lles sobre el día a día allí me los contó Oskar
Pastior. También leí varios libros con relatos
de vivencias escritos por gente común”.
El escritor alemán-rumano Oskar Pas-
tior (1927-2006), amigo de Müller durante el
exilio de ambos en Berlín, fue igualmente
deportado por los soviéticos a un campo de
trabajo forzado en el que pasó cinco años.
De eso trata la novela Columpio del aliento,
cuyas primeras 30 páginas fueron escritas
por ambos “a cuatro manos”. Un año des-
pués de la muerte de Pastior, Müller retomó
el texto y le dio forma definitiva.
–¿Cuándo fue usted consciente de que
su padre había sido miembro de las SS (la
organización político-militar y de seguri-
dad de la Alemania Nazi)? –se le pregunta.
–Eso yo lo supe desde niña. No era nin-
gún secreto. Todos los de la generación de
mi padre estuvieron en el ejército alemán
o en las SS. Cuando había una boda en el
pueblo, cantaban sus viejas canciones.
Yo de niña no sabía que éstas eran nazis.
Sabía que mi tío, el hermano de mi ma-
dre, había caído en la guerra porque ha-
bía fotos de él, y también de mi padre, de
su época de soldados, entre banderas con
la esvástica. Entendí lo que eso significa-
ba cuando me fui a la ciudad, con 15 años,
y empecé a leer todo lo que podía conse-
guir sobre ese tema.
Ella nunca pudo hablar con su padre
al respecto. Admiraba a aquellos jóvenes
de la generación del 68, la primera en pre-
guntar en la República Federal de Alema-
nia qué habían hecho sus padres durante
el nazismo.
“Leer a Paul Celan fue para mí la pri-
mera pastilla amarga”, dice, refiriéndose
al notable poeta rumano, de origen judío y
lengua alemana. “Porque pensé que mi pa-
dre, eventualmente, podría haber matado
a los padres de Celan en el campo de con-
centración, si se le hubiera enviado allí”.
Müller aclara que tal cosa no ocurrió:
“Pero era horrible saber que mi padre, e in-
cluso todo lo rumano a mi alrededor, ha-
bía trabajado para los alemanes”.
El miedo
La escritora nació en 1953 en Nitchidorf,
aldea ubicada en el oeste de Rumania, po-
blada por colonos alemanes desde el si-
glo XVII. Allí sólo el policía, el médico y el
secretario del Partido Comunista eran ru-
manos. “En ese año murió Stalin –dice–,
pero el estalinismo no desapareció con su
muerte. Se prolongó muchos años más. En
los cincuenta cualquiera iba a parar a la
cárcel por una pequeñez”.
Ya de joven, a la incipiente escritora le
causaba un enorme rechazo el culto a la
personalidad del presidente rumano Ni-
colae Ceaucescu, sumado a una situación
económica que empeoraba cada año.
“A comienzos de los años ochenta, Ru-
mania estaba en la ruina: no había ali-
mentos, la gente compraba todo con tar-
jetas de racionamiento, había cortes de
energía, no funcionaba la calefacción, fal-
taban medicamentos. En el diario, la tele-
visión y la radio sólo aparecía Ceaucescu.
En el teatro había obras espantosas que
iban bien con la ideología. Para las exposi-
ciones se pintaban temas partidarios. Era
asfixiante”, sostiene
–De esos años, usted dijo que aprendió
a estar a un lado de sí misma. ¿Podría des-
cribir esa experiencia?
–Creo que esto es así en toda sociedad
en la que rige el miedo. Uno no es imbé-
cil. Todo lo que la rodea insulta la razón.
Es una falsificación absoluta. Uno ve có-
mo vive la gente, y en todo momento se
afirma lo contrario.
“La palabra ‘progreso’, la palabra ‘feli-
cidad’… surge un verdadero asco por ese
A
P
p
h
o
to
/ S
c
a
n
p
ix
/ H
e
n
rik
M
o
n
tg
o
m
e
ry
Müller. Experiencia de vida
I NTERNACI ONAL / ALEMANI A
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 55
Durante el régimen de Nicolae Ceaucescu en Rumania,
Herta Müller –premio Nobel de Literatura en 2009– su-
frió persecución y censura. Esa experiencia la marcó
al grado de no entender los “deseos comunistas” de
algunos escritores latinoamericanos. “No comprendo a
García Márquez. Esa lealtad a Fidel Castro, pase lo que
pase en Cuba. Es una lástima…”, afirma. En entrevista
con Proceso en vísperas de viajar a México para parti-
cipar en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara,
Müller rememora episodios de su vida que afincaron su
aversión por los totalitarismos.
FRANCISCO OLASO
B
ERLÍN.- “La sed es peor que el
hambre.” “El viento es más
frío que la nieve.” “Una papa
caliente es una cama calien-
te”. La madre de Herta Müller
sintetizaba de este modo cin-
co años de labor forzada en un
campo de trabajo soviético. Había llega-
do ahí con sólo 17 años, poco antes del fin
de la Segunda Guerra Mundial. La minoría
alemana en Rumania pagó con miles de
deportaciones el apoyo a Adolfo Hitler en
su avance hacia el este.
Müller –laureada con el Premio Nobel
de Literatura en 2009– debe su nombre al
paso de su madre por el campo de trabajo
forzado. “Ahí la gente estaba siempre con
hambre, desnutrición, agua en la barriga”,
cuenta la escritora a Proceso.
En ese lugar su madre se hizo amiga de
una joven llamada Herta. El nombre pro-
viene de la divinidad germánica de la ferti-
lidad o la tierra y hoy suena algo anticuado.
“‘Si tú no hubieras estado aquí, yo no
habría sobrevivido’, le dijo mi madre a su
amiga, que le había enseñado a manejar-
La
pasión
de Herta
A
P
p
h
o
t o
/ S
c
a
n
p
i x
/ P
o
n
t u
s
L
u
n
d
a
h
l
Estocolmo. Entrega del Nobel
54 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
lenguaje ideológico. Cuando Ceaucescu
volvía a la ciudad en otoño se rociaban las
hojas de los árboles con pintura verde pa-
ra que no viera ninguna hoja amarilla. Uno
piensa que está en un manicomio. Y natu-
ralmente se pone al lado de sí mismo. De lo
contrario uno tendría que detenerse y gri-
tar. Pero si lo hace solo es detenido de in-
mediato y no consigue nada. Por eso se tra-
ga todo y se calla. Y se asfixia.”
–Durante la Guerra Fría, mientras el
este de Europa sufría la dominación sovié-
tica, las dictaduras militares latinoameri-
canas eran apoyadas por Estados Unidos
y Europa occidental. ¿Es posible trazar pa-
ralelos entre ambas formas de dictadura?
–se le pregunta.
–En todas las dictaduras hay parale-
los, porque se erigen sobre la misma base.
El individuo no cuenta. La individualidad
es un delito. La represión es el mecanis-
mo que se utiliza para que eso se sosten-
ga, para que el sistema funcione; el mie-
do es el motor, la herramienta. Se genera
miedo en todas partes. La única rama de
la producción que funcionaba durante la
dictadura de Ceaucescu era el miedo.
“Y creo que es igual en todas las dicta-
duras, sea una dictadura militar de dere-
cha, un Pinochet o un Ceaucescu. Los signos
son en apariencia contrarios pero en reali-
dad son lo mismo. También los Estados eu-
ropeos occidentales apoyaron a Ceaucescu
de manera diligente. Era querido en Alema-
nia y muy bien visto como huésped en Oc-
cidente. Incluso fue recibido por la reina de
Inglaterra.”
–En 1971, Ceaucescu recibió la máxi-
ma condecoración que por entonces otor-
gaba la República Federal de Alemania –se
le comenta.
–Por supuesto. Iba a todos los países y
los presidentes lo paseaban en carruajes.
Para que su mujer pudiera comprarse sus
pieles y sus zapatos con diamantes, cerra-
ban la circulación en las calles.
Müller cree que los gobiernos occiden-
tales se aprovecharon del carácter adve-
nedizo de Ceaucescu:
“Él venía de la zona más pobre de Ru-
mania y tenía cuarto grado de primaria.
Ser catapultado de esta forma, tener tanto
poder, fue naturalmente catastrófico para
una persona de corte tan sencillo. Occiden-
te siempre ha apoyado las dictaduras hasta
último momento. Acabamos de ver lo mis-
mo en el mundo árabe con (Hosni) Muba-
rak. Lamentablemente puede que esto siga
siendo así. La política es una cuestión de in-
tereses. Y la moral se deja de lado.”
Gabo y Rulfo
A Müller se le pregunta si es posible equi-
parar el anhelo de justicia social en Lati-
noamérica con el de libertad en Europa
del Este.
“Seguro. Probablemente son el mismo
deseo.”
Y cuenta: “Hace muchos años estuve
en México, Perú, Argentina, Uruguay, Bo-
livia, Chile, en un viaje organizado por el
Instituto Goethe. Y tuve discusiones muy
duras con escritores que se definían como
personas de izquierda. Tenían realmente
deseos comunistas. Eso no lo entendía. Y
dije solamente que esa no era ninguna al-
ternativa. Es el mismo par de zapatos. Uno
es el izquierdo, y el otro, el derecho. Cuan-
do uno sale de una dictadura, cuando uno
define valores democráticos, no se puede
recurrir a una ideología socialista”.
–Seguramente esos autores le habrán
dicho que las dictaduras militares se ins-
tauraron en el nombre de la libertad, en
contra de la supuesta amenaza comunista.
–Está bien. Ceaucescu fue probable-
mente apoyado y recibió tanta atención
en Europa occidental porque en ese en-
tonces se distanció de la Unión Soviética.
En realidad, no había tal distanciamiento.
Nuestras exportaciones de granos se ca-
nalizaron sin interrupciones a la Unión
Soviética, así como la producción textil.
Los oficiales del ejército tenían que ir re-
gularmente a Moscú donde recibían for-
mación y perfeccionamiento militar.
–Buena parte de los dictadores y repre-
sores en Latinoamérica fueron formados
en Estados Unidos.
–Unos lo aprendieron de los estaduni-
denses y otros de los soviéticos. Eran los dos
grandes maestros. ¿Qué más puedo decir?
–Usted ha comparado su pueblo, Nit-
chidorf, con Macondo…
–(Gabriel) García Márquez es otro caso
que yo no comprendo. Como hombre po-
lítico no lo comprendo. Esa lealtad a Fidel
Castro, pase lo que pase en Cuba. Es una
lástima… Sí, Cien años de soledad fue para
mí un libro importante. También lo fue El
otoño del patriarca. Gran parte de la atmós-
fera concordaba, cierta cosa que yo cono-
cía muy bien. También esa parte mágica o,
como suele decirse, ese realismo mágico.
recabar entrevistas. “La primera gira dura
ocho semanas y pasa por unas 15 ciuda-
des, a lo largo de la antigua frontera entre
ambas Alemanias”, cuenta Gebel a este
semanario. Se busca reconstruir en para-
lelo la vida cotidiana en los dos Estados.
El equipo de redactores que lleva a ca-
bo las entrevistas ha entrado en contacto
con los testigos de la historia por medio de
recomendaciones de los periódicos regio-
nales. “A través del contacto telefónico he-
mos aclarado el tema sobre el que quieren
hablar, para garantizar la calidad de la en-
trevista, y también ganar la confianza de
los entrevistados”, sostiene Gebel.
Con las entrevistas previas los redac-
tores comprueban la veracidad histórica
de los hechos mencionados. Ningún vi-
deo es puesto en la red sin este control
previo. Esto también vale para los partici-
pantes del canal de YouTube Nuestra his-
toria, donde cada testigo de época puede
grabar su historia y subirla a la red.
Los relatos de hechos contados por
sus protagonistas suelen ser poco con-
fiables para los historiadores. Aducen
que no se trata de una ciencia exacta, si-
no de recuerdos que pueden ser engaño-
sos. Esta desconfianza surge de estudios
que sostienen que la memoria retoca los
acontecimientos que ocurrieron hace mu-
cho tiempo, dándoles a veces nueva for-
ma o cambiando su significado.
“La historia es fría, analítica; la memo-
ria es caliente, emocional“, dice al respec-
to el documentalista Guido Knopp, uno
de los responsables del proyecto.
Para Peter Lautzas, presidente de la
Asociación Alemana de Profesores de His-
toria, que colabora con la plataforma, las
historias no reflejan la historia, sino que,
como cualquier otra fuente, tienen que ser
contrastadas en profundidad. Los testigos
les permiten a los historiadores recobrar
el sentimiento vital, la percepción de una
época, para descifrar el pasado y valorar
las decisiones políticas tomadas en dicho
momento.
–¿Cómo se evalúan los testimonios
de los testigos en el caso de temas con-
trovertidos? –se le pregunta a Gebel.
–Una de las palabras clave es la multi-
plicidad de perspectivas; es decir que en
lo posible se permitan muchos puntos de
vista sobre cada tema, porque está claro
que no hay una verdad universal y por eso
es importante dejar hablar a muchas per-
sonas. Ahora mismo algunos testimonios
no coinciden totalmente con la historio-
grafía oficial. Sin embargo, son historias
muy interesantes.
“Igualmente tenemos cuidado –ad-
vierte–, porque hay temas de la historia
contemporánea alemana, como el Holo-
causto… si alguien niega su existencia,
no podemos aceptarlo en el banco de
datos.” O
A
P
p
h
o
to
/ A
g
e
rp
re
s
Ceaucescu. Culto a la personalidad
I NTERNACI ONAL / ALEMANI A
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 57
B
ERLÍN.- “Había un estado de ánimo
impulsado por el gobierno del kái-
ser, de ganas de partir en dirección
a la victoria”, dice frente a la cámara
el anciano Karl Holzamer. Se refiere al clima
que reinaba en Alemania en agosto de 1914,
al declararse la Primera Guerra Mundial.
“También cuando se embarcaron las prime-
ras tropas, que fueron llevadas en trenes, la
conciencia que imperaba era que al otro día
se iba a estar de nuevo en casa”, rememo-
ra Holzamer, por entonces un niño de ocho
años de edad.
“Tenemos que sobreponernos a esto,
tenemos que vencerlos y entonces vamos
a estar de nuevo en casa”, recuerda haber
oído. “El despertar vino más tarde –dice–
sobre todo cuando la guerra en el oeste se
produjo en las trincheras y no fue más de
una tropa contra otra, sino incrustados de-
bajo de la tierra”.
El fragmento de esta entrevista de estu-
dio puede verse en el portal de internet Me-
moria de la Nación (www.gedaechnis-der-
nation.de) un archivo digital que alberga los
recuerdos de mil 800 personas sobre los su-
cesos más importantes de la historia alema-
na de los últimos 100 años.
Se trata de una plataforma multimedia
cuyo propósito es recoger las voces de los
protagonistas y testigos de cada época. Las
entrevistas capturadas en video plasman
una especie de memoria cultural de los ale-
manes. El objetivo del proyecto es crear una
imagen abarcadora de la historia del país,
que también pueda ser usada didáctica-
mente en las escuelas y las universidades.
“Tenemos una historiografía que viene
desde arriba: los historiadores escriben la
historia, que a su vez es abstracta y no aglu-
tina muchas voces”, dice a Proceso Simone
Gebel, redactora de este proyecto a cargo
del segundo canal de la televisión pública
germana, ZDF, y de la revista Stern.
“La idea aquí es recolectar una historia
vivida, la historia desde abajo, de los testi-
gos de época, de la propia población”, ex-
plica Gebel. “De esta manera pueden en-
contrarse historias en la memoria de la
nación, historias cotidianas, que no son en
absoluto usuales y no suelen aparecer en la
historiografía oficial”.
La plataforma está disponible para to-
dos y su consulta no requiere de registros ni
cuotas. Su fuente de inspiración es el archi-
vo de historia oral del Holocausto de la Fun-
dación Shoah, iniciado por Steven Spielberg
en 1994, cuando rodaba la película La lista
de Schindler. El cineasta recolectó entonces
el testimonio visual de más de 50 mil sobre-
vivientes y testigos del holocausto y subió el
material a la red para multiplicar su difusión.
También la plataforma alemana espera
algún día alcanzar semejante cifra. Por aho-
ra cuenta con unos mil 800 testimonios pro-
venientes del archivo del canal ZDF, como
la entrevista con Karl Holzamer, que data
de 2001. El proyecto se complementa con
el canal de YouTube Nuestra historia. Aquí
los testigos de un acontecimiento histórico
pueden grabar su testimonio y subirlo a la
plataforma.
El canal de YouTube y las posibilidades
técnicas de la página web son responsabi-
lidad del buscador Google. En el financia-
miento también participan la automotriz Dai-
mler, el consorcio de medios Bertelsmann y
la Fundación Robert Bosch. La plataforma
cuenta además con el patrocinio del presi-
dente federal de Alemania, Christian Wulff.
Los dos millones de euros recolectados por
los organizadores aseguran el funcionamien-
to de la iniciativa durante cuatro años.
Hitos
“Ya en el auto las mujeres chillaban; porque
éramos cuatro, tres mujeres y yo, y ellas gri-
taban y chillaban. Creo que de repente se
dieron cuenta de que íbamos al oeste y que
eso que durante décadas había sido impo-
sible se había vuelto posible en cuestión de
minutos. ¡Íbamos camino al oeste!”, rela-
ta Georg Patzer, conteniendo el entusiasmo
frente a la cámara.
El oeste –como solía llamarse a Alema-
nia Occidental en la República Democrática
Alemana– no era otra cosa que la otra mitad
de Berlín, del otro lado del Muro. “Atrave-
samos la frontera con las ventanillas abajo,
con gritos”, sigue Patzer. “Y fue un recibi-
miento como el que en Nueva York se dio a
los astronautas que llegaron de la Luna. Yo
conducía y en la calle toda esa gente feste-
jaba, esa era la atmósfera que reinaba, era
algo indescriptible”.
La caída del Muro de Berlín el 9 de no-
viembre de 1989 es uno de los temas de la
historia reciente de Alemania que más se
refleja en la plataforma. También hay testi-
monios sobre la introducción del euro, el 1
de enero de 2002 o a la asunción de Joseph
Ratzinger como Benedicto XVI, el 19 de abril
de 2005.
La búsqueda en este gigantesco museo
digital de la memoria puede realizarse te-
mática o cronológicamente. Las referencias
abarcan la caída del káiser Guillermo II en
1918, la República de Weimar, el nazismo, la
Segunda Guerra Mundial, la división alema-
na de posguerra, el Muro de Berlín en 1961,
las revueltas estudiantiles del 68, los atenta-
dos de la RAF en 1977 o la reunificación ale-
mana en 1990.
Uno de los temas de mayor relieve es el
Holocausto: “En ese campo de concentra-
ción siempre se me mantuvo escondida”,
dice Elza Biermann frente a la cámara, sin
poder precisar el nombre del lugar al que
llegó de niña con su padre y donde muchas
veces tuvo que valerse por sí misma.
“Mi padre me escondía una y otra vez de-
trás del armario; no quería que yo estuviera
en la lista de los niños registrados ya que és-
tos eran los primeros que se llevaban en los
transportes”, dice Biermann. “Siempre había
selecciones en el campo de concentración:
los débiles, los niños, los viejos, todos esos
eran asesinados a tiros o transportados, yo
no sabía qué ni dónde ni quién, pero así era”.
Historias
Una de las facetas más interesantes del pro-
yecto es el Autobús del Siglo, un estudio de
grabación itinerante que, tras una estadía en
Berlín, se desplaza a lo largo del país para
Memoria digital
FRANCISCO OLASO
El “Autobús del Siglo”. En busca de testimonios
56 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
“Justamente porque los rumanos, al
contrario de los alemanes, piensan y vi-
ven a través de un lenguaje pleno de imá-
genes. Eso lleva a que las fronteras entre
la realidad y lo surreal se desvanezcan,
también en lo cotidiano. Yo también pen-
sé que Macondo podría ser Nitchidorf. Se
parecían la atmósfera, infinidad de deta-
lles, el tipo de soledad.”
–Su primer libro, En tierras bajas, fue
comparado con Pedro Páramo, de Juan Rulfo.
–Lo leí hace muchos años en Rumania.
Pedro Páramo y también El Llano en llamas.
Hay ciertos escritores que escriben muy
poco. Todo dicho. Nunca más. Extraordi-
nario. Ahí también aparecen esos senti-
mientos de la tierra cuando uno ya no vi-
ve allí. Se puede saber cómo huele el polvo
cuando viene la lluvia. Es un sentimiento
vital que uno reconoce. De ahí surge una
identificación inmediata e indecible, so-
bre todo en el lenguaje.
En su escritura, sostiene Müller, el te-
ma asume la dirección y el lenguaje dicta
la mirada. Las frases indispensables, que
tanto la impactan como lectora, en sus li-
bros suelen ser frases de la realidad. “Yo sé
que vas a regresar”, le dice la abuela al jo-
ven que va a ser deportado en Columpio del
aliento. En la vida real, Pastior sostenía que
esta frase lo mantuvo con vida los cinco
años que pasó en el campo de trabajo.
Sin embargo, la escritora cree que no
se debe sobrestimar el poder de la palabra.
“Una frase no puede hacer nada contra el
hambre, la miseria, el abandono, la enfer-
medad. Quizá cada uno de los deportados
en el campo de trabajo tenía una frase así”.
Asegura que también las frases de to-
no contrario, como las amenazas de muer-
te, resuenan como un eco durante muchos
años.
Uno de los golpes más duros que ella
vivió últimamente fue la revelación, a fi-
nales de 2010, de que su amigo Oskar Pas-
tior había sido informante de la Securi-
tate, la policía secreta rumana, antes de
escapar hacia Occidente. Considera, sin
embargo, con base en las actas que se han
encontrado, que los informes que Pastior
rindió fueron inofensivos en comparación
con muchos otros de tono despiadado.
Usted dijo: “Cada viaje a Rumania es
para mí un viaje hacia otro tiempo, en el
que yo en mi propia vida no sabía qué era
casualidad y qué puesta en escena.
“La muerte era escenificada. El asesi-
nato se escenificaba como suicidio. Caídas
desde las ventanas. Una vez tuve un acci-
dente con la bicicleta, en el que un coche
me atropelló. Y en el siguiente interroga-
torio, el hombre que me hacía siempre las
preguntas comentó: ‘Realmente hay acci-
dentes de tránsito’. Antes ya me había ame-
nazado con que algo así podía pasarme.”
Müller era sometida constantemente al
acoso y las humillaciones de la policía se-
creta. En innumerables ocasiones fue sus-
traída brutalmente de la vida real y pues-
ta frente a su interrogador. El destino quiso
que pudiera ver con sus propios ojos la caí-
da de ese sujeto, en tiempos en que declina-
ba la estrella de Ceaucescu. El hombre iba
por la calle, con capa y gorro de piel, dema-
siado abrigado para un día de primavera. Se
sobresaltó al pasar junto a la escritora.
“Lo reconocí por su miedo –dice Mü-
ller–. Debido a su gorro tuve que mirar dos
veces. Hasta que de repente me di cuen-
ta de quién era. Él se metió de un salto en
la cola de los que esperaban para com-
prar huevos. Si yo hubiera dicho en voz al-
ta que ahí había un agente de la policía se-
creta, la gente hubiera estado dispuesta a
lincharlo. Me acerqué a él y le dije: ‘¿Se da
cuenta? Ahora usted me tiene miedo a mí.
¿De qué sirvió todo eso?’.”
Y añade: “¿Qué podría haberle dicho?
Pensé en mis amigos muertos”.
El agente en cuestión murió hace tiem-
po. Otros hacen hoy fortuna con agencias
de seguridad, hoteles, negocios inmobi-
liarios. La escritora se alegra de no haber
estado en Rumania tras la caída de Ceau-
cescu. “Yo sabía tanto de tanta gente que
lo apoyó –dice– que me hubiera asqueado
que vinieran y me dijeran ‘A Dios gracias,
(Ceaucescu) ya no está. Cuánto habíamos
esperado este momento’”.
Rumania. Imágenes del pasado
58 1828 / 13 DE NOVIEMBRE DE 2011
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 61 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 61
Pinté aquello que ardía en mí y la mejor
imagen de mi cuerpo era el volcán. Curiosa-
mente, unos cuantos meses más tarde asistí
al nacimiento de un volcán.Yo me encontra-
ba en Erongarícuaro, a la orilla del lago que
vio el desarrollo de la cultura tarasca (...).
Como a la una de la tarde, a unos treinta
kilómetros de allí, un campesino que cultiva-
ba su parcela vio que se elevaba un poco de
humo. A las tres de la tarde el suelo se había
levantado metro y medio, y al día siguiente
más de treinta. Llegaron periodistas. Hoy es
un volcán que se llama Paricutín.
“Escuchar vivir”
2
se desarrolló de la
misma manera que “La tierra es un hom-
bre”. Quizá sea una forma inconsciente de
ecología. Yo me daba cuenta de que sólo el
equilibrio permite la vida libre y en paz.
“Un paisaje está en paz mientras no ha-
ya una catástrofe visible y sin embargo, eco-
lógicamente, es muy violento y devorador.
“Es necesario asir lo que hay detrás de
las apariencias. La vida no es sólo antro-
pomórfica, también está hecha de explo-
siones, ecuaciones, estallidos de energía,
emoción y deseo.”
3

El viaje será crucial tanto para Matta
como para Motherwell.
4
Este encuentro
inicial del latinoamericano con México sig-
nifica varias cosas importantes, que sólo
mencionan de paso, porque sin duda son
materia para un estudio amplio. La prime-
ra, advertida por muchos críticos, es que
descubre la suntuosa naturaleza del país.
Como señala William Rubin, Matta “estu-
dió los paisajes volcánicos y absorbió la
ardiente luz solar y los brillantes colores
del sur”
5
Pero también –seguramente de la
mano de Wolfgang Paalen
6
y Gordon Ons-
2
Nombre del cuadro que Matta pintaba
entonces.
3
Matta, “Écouter vivre”, en Conversations.
En Germana Ferrari. Matta, Entretiens
morhologiques, Notebook nº 1, 1936-1944, p.
108, Filipacchi, París, 1987.
4
Motherwell permaneció seis meses en
México, donde conoció a la actriz María
Emilia Ferreira, quien más tarde sería su
esposa. En México trabajó con Wolfgang
Paalen, bajo cuya guía realizó sus prim-
eras obras maduras. Como parte de su
asimilación del automatismo surrealista
hizo una serie de dibujos conocida como
Cuaderno mexicano.
5
Rubin, Museum of Modern Art Bulletin, vol.
25, nº 1, Nueva York, 1957. En Gerrmana
Ferrari, obra citada, p. 231.
6
Paalen fue uno de los pintores surrealistas
que más ahondó en la refexión sobre el
arte primitivo en diversas culturas. Llegó a
México en 1939 con el propósito de reali-
zar –en colaboración con otro surrealista
en el exilio, el peruano César Moro– una
nueva exposición internacional surrealista
que habría de tener lugar en la Galería de
Arte Mexicano, en enero de 1940, con la
participación de Matta, cuya colaboración
consistió en el cuadro Noche frontera.
CULTURA
Cubo abierto 1961
low Ford–
7
tuvo un acercamiento con el ar-
te y la imaginería precolombinos que des-
pués se reflejaría de manera muy notoria
en su pintura. Toda diferencia guardada, a
Matta le sucede algo muy parecido a lo que
le ocurrió a Pablo Neruda cuando fue cón-
sul de Chile en México: a través del arte y
colorido de México cobra conciencia de la
riqueza y diversidad de América Latina en
su conjunto.
México también es importante pa-
ra Matta en lo que se refiere a su posición
7
Matta reencontró en México a Onslow Ford
y su mujer Jacqueline Jonson, quienes
prefrieron vivir en Taxco, en una anti-
gua hacienda que ellos reconstruyeron.
Onslow Ford fue parte importante del
círculo surrealista en México, que incluía a
Remedios Varo y Leonora Carrington.
dentro del surrealismo porque le conce-
de cierta libertad heterodoxa. Paalen esta-
ba en vísperas de romper con André Breton
y el grupo surrealista y editar por su propia
cuenta la revista Dyn, cuyo primer número
apareció en 1942, y eso llevó a varios surrea-
listas a tomar partido por Breton o por Paa-
len. Matta no se hizo problema en colaborar
con ambos, de manera que diseñó portadas
tanto para Dyn (la correspondiente a los nú-
meros 4-5), como para VVV (número 4) diri-
gida por André Breton en Nueva York.
Hay, sin embargo, un punto esen-
cial de la relación de Matta con México
que no es claro. Matta asienta en nume-
rosas ocasiones que el viaje de 1941 le
lleva a estar presente en el nacimiento
del Paricutín, y recuerda encontrarse en
Erongarícuaro cuando el volcán comien-
za a surgir. (Es muy probable, por cier-
60 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 60 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
H
acia 1939 Roberto Matta
vive en París. Desde 1937
ha trabado amistad con
André Breton y los surrea-
listas, convirtiéndose en
el miembro más joven del
grupo, y ha participado con ellos en la Ex-
position Internationale du Surrealism, en los
primeros meses de 1938. Conoce a una
gran cantidad de artistas europeos.
No obstante, el ascenso del fascismo en-
rarece el aire de Europa y hace deseable un
cambio de horizontes. Marcel Duchamp,
quien se encuentra en Nueva York, le escribe
a Matta y lo anima a ir a esa ciudad. La mo-
vilización para la guerra tras la invasión de
Polonia acaba por convencerlo. Por lo demás,
Estados Unidos son un destino lógico, pues
desde hace tres años está casado con Anne
Clark, una joven estadunidense a la que lla-
ma Pajarito. En octubre de 1939 parten des-
de Burdeos en el Washington (en el que tam-
bién viaja Yves Tanguy) rumbo a Nueva York,
a donde llegan el 4 de noviembre.
En junio de 1940, con la llegada del su-
rrealista inglés Gordon Onslow Ford (cuyo
estímulo fue decisivo para que el chileno
abandonara la arquitectura y se convirtie-
ra en pintor), Matta retoma el desarrollo de
la filosofía plástica que él y Onslow Ford ha-
bían comenzado a desarrollar en París en
1937: la morfología psicológica, nombre que
RAFAEL VARGAS
El viernes 11 se cumplieron cien
años del nacimiento de Roberto
Matta, pintor chileno que en 1933,
al concluir sus estudios de arqui-
tectura, abandonó su natal San-
tiago de manera definitiva, salvo
fugaces visitas –la penúltima,
para asistir a la toma de poder
de Salvador Allende–, ya conver-
tido en una de las figuras legen-
darias de la pintura del siglo XX.
historia de una relación
Matta y México,
El artista chileno en Taxco, Guerrero. Junio de 1941
ambos dan a la manera de hacer visible lo
que está más allá de la percepción del ojo.
En poco tiempo, gracias a su solven-
cia con el idioma, su extroversión y juven-
tud, se convierte en el puente natural entre
los surrealistas europeos que, como él, se
exilian en Nueva York (Tanguy, Joan Miró,
Max Ernst, André Masson, el propio Breton,
entre otros) y los jóvenes pintores esta-
dunidenses, a varios de los cuales el pro-
pio Matta habrá de vincular (fue gracias a
Matta, por ejemplo, que el borrascoso Jack-
son Pollock, hijo de una modesta familia
campesina, conoció al refinado Robert Mo-
therwell, educado en Stanford y Harvard).
Para 1941, Matta es ya un protagonis-
ta de las artes plásticas neoyorquinas. Su
taller en MacDougal Street, en Manhattan,
es un centro de experimentación del auto-
matismo pictórico.
En la primavera de ese año, otro surrea-
lista residente ahí, el pintor suizo Kurt Selig-
mann, planea un viaje a México con dos de
sus estudiantes, Motherwell y Barbara Reiss,
hija de Bernard y Becky Reiss, patronos de
los surrealistas y coleccionistas de sus obras.
Cuando a los Seligmann se les vuelve mate-
rialmente imposible hacer el viaje, Matta y
su mujer toman su lugar y el grupo parte el 6
de junio. Recuerda Matta:
Motherwell, Ann, Barbara y yo
salimos de Nueva York en barco
rumbo a Veracruz, con una escala
en La Habana. Pasamos todo el ve-
rano en Taxco (que entonces era)
una auténtica colonia de escritores
norteamericanos.
1
Nos reuníamos
todos los días en un bar enfren-
te de la Catedral. Yo trabajaba mu-
cho. Por azar (...) empecé a emplear
formas de volcanes. A ello me lle-
vó la manera en que dibujaba las
llamas. Veía todo envuelto en lla-
mas, pero desde un punto de vista
metafísico yo hablaba más allá del
volcán. La luz no era una superficie
que reflejara una fuente luminosa
sino un fuego interior. (...)
1
El novelista Saúl Bellow fue uno de ellos. En
su biografía, escrita por James Atlas, hay
un atisbo de lo que era el ambiente del
lugar en 1940.
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 63 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 63
CULTURA
que entre 1930 y 1931 había pintado primero,
por encargo en Dwight W. Morrow (el contra-
to fue arreglado por el arquitecto y promotor
estadunidense, radicado en el estado de Mo-
relos, William Spratling), en el Palacio de Cor-
tés en Cuernavaca una secuencia desde la
Conquista española hasta la revolución cam-
pesina encabezada por Emiliano Zapata, y
después una serie de murales en varios edifi-
cios de San Francisco, había dejado a la pin-
tora estadunidense Ione Robinson y al pin-
tor ruso Arnautov para que continuaran su
trabajo. El resultado le disgustó; pero en vez
de repetir su proyecto inicial aprovechó para
cambiar una representación simbólica de la
Patria por las figuras de Felipe Carrillo Puerto
y de Zapata. Tanto éstas como otras porcio-
nes de la Secretaría de Educación pública y
de la Escuela de Agricultura de Chapingo hi-
cieron que José Vasconcelos, lejos ya de la
SEP y de los frescos riverianos que nunca le
habían gustado, considerara una “abyección
cubrir muros con efigies de criminales”.
Mientras tanto la Mexican Arts Associa-
tion había decidido invitar a Rivera para que
en 1931 presentara una muestra individual en
el MOMA. Para hacer la proposición con to-
da pompa y circunstancia Francis Flynn Pai-
ne viajó a México. Rivera aceptó gustoso,
pero quisquilloso como era prefirió primero
consultar con Carl Zigrosser de la Weyhe Ga-
llery, donde le habían impreso algunas lito-
grafías. En carta del 2 de mayo de 1931 le ex-
presaba al amigo de sus confianzas:
“Mi exposición en el Museo de Arte
Moderno no estaba programada para es-
te verano, sino para noviembre o diciem-
bre de este mismo año. Pero voy a escri-
bir al Museo de Arte Moderno para ver si
no sería mejor dejar esta exposición pa-
ra el año que viene para tener una exhibi-
ción más completa. Cuando nos veamos
en septiembre podremos revisar lo que yo
lleve a Nueva York y entonces decidir cuán-
do y dónde hacer la exposición, ya sea en
el Museo de Arte Moderno o quizá en algún
otro lugar que tú sugieras (…) Antes de es-
cribir al Museo de Arte Moderno me intere-
sa mucho tener tu consejo al respecto.”
Con consejos o sin ellos Diego se embar-
có con Frida Kahlo y la señora Paine a princi-
pios de noviembre de 1931 en el Morrow Cast-
le, cuyo capitán Robert Wilmot le acondicionó
un estudio para que adelantara sus pinturas.
El 13 de noviembre llegaron a Nueva York, de
modo que sólo le quedaba un mes para com-
pletar la exposición, la cual incluiría siete table-
ros al fresco que fueron ejecutados en una de
las galerías desocupadas en el edificio Hec-
kascher. Se hospedaron en el Hotel Barbison
Plaza, que no fue del gusto de Frida, como se
puede apreciar en una breve carta que el 22 de
enero de 1932 le escribió a Abby Aldrich:
“Mi querida Sra. Rockefeller:
“Deseo darle las gracias por el hermoso li-
bro que me envió la semana pasada. Espero
que a pesar de mi terrible inglés pueda leer-
lo. Sus flores estuvieron maravillosas, no pue-
de imaginarse lo bonitas que se ven en este
cuarto. Este hotel está tan feo, que gracias a
las flores pienso que estoy en México.”
Cuando en 1927 Rivera fue invitado al
décimo aniversario de la Revolución de Oc-
tubre viajó a la Unión Soviética provisto, co-
mo era su costumbre, de numerosas libre-
tas. En tres o cuatro de ellas realizó, entre
1927 y 1928, apuntes que –tal como le con-
tó a su biógrafa Gladys March– “recogían
mis observaciones de la vida del pueblo so-
viético. Había hecho una serie retratando al
trabajador ruso y a su familia desde el mo-
mento en que se preparaban para asistir al
desfile conmemorativo hasta su clausura,
incluyendo la marcha en la Plaza Roja”.
Al entrar en contacto con Abby Aldrich
ésta se entusiasmó con los dibujos y acua-
relas de Rivera realizados en la URSS y
le adquirió 45 piezas. Algunas de ellas se
muestran ahora en la exposición que cele-
bra el 80 aniversario de la primera.
El 23 de noviembre de 1931 Frida le es-
cribía a su amigo y médico, el doctor Leo
Eloesser (1881-1976):
“(...) estamos en Nueva York desde ha-
ce ocho días; Diego naturalmente ya em-
pezó a trabajar y le ha interesado muchí-
simo la ciudad, lo mismo a mí (…) Diego
pintará siete frescos que pueden moverse
por estar en marcos de fierro. Su exposi-
ción se abrirá el 20 de diciembre.”
En carta de noviembre 26 de 1931 Fri-
da descarga con Eloesser sus sentimien-
tos negativos:
“La high society de aquí me cae muy gor-
da y siento un poco de rabia contra todos es-
tos ricachones de aquí, pues he visto a miles
de gentes en la más terrible miseria, sin co-
mer, sin tener dónde dormir; ha sido lo que
más me ha impresionado de aquí; es espan-
toso ver a los ricos haciendo de día y de no-
che , mientras mueren de hambre miles y mi-
les de gentes. Diego está contento pues
trabaja mucho y Ud. sabe que es lo único que
más le interesa en la vida.”
A Gladys March le relató Diego de ma-
nera precisa:
“Cuatro de estos paneles eran adapta-
ciones de detalles de mis murales mexica-
nos. Los tres restantes se referían a temas
que ya había observado en la ciudad, mos-
traba un grupo de trabajadores soldando una
gran caldera en una de las plantas de luz y
fuerza de la General Electric Company. En
Barrenando neumáticos pintaba a trabajado-
res barrenando la capa rocosa de Manhattan
para preparar la construcción del centro Roc-
kefeller. El más ambicioso de estos frescos
mostraba varios estratos de la vida en Nue-
va York durante la gran depresión. Hasta arri-
ba asomaban como mausoleos los rascacie-
los que se juntaban con la fría noche. Debajo
de ellos había gente camino a sus casas, mi-
serablemente aplastados en los tranvías sub-
terráneos. En el centro había un muelle que
servía de dormitorio a los sin trabajo que no
tenían hogar, con un musculoso policía ha-
ciendo guardia. En la parte baja del panel
aparecía otro aspecto de esta sociedad: una
bóveda de seguridad con reja de acero, en la
que una señora estaba depositando valores
mientras otras personas esperaban su turno
para entrar en ese lugar sagrado. (…) Un pe-
riodista que fue a cubrir la información el día
de la exposición, el 23 de diciembre, bauti-
zó este fresco con el título de Fondos con-
gelados, nombre que la señora Paine, ahora
mi agente, adoptó en seguida para el mismo.
La exposición constaba de 150 obras: óleos,
pasteles, acuarelas, aguatintas, además de
los siete frescos. En ella estaban representa-
das todas mis épocas.”
La actual exhibición, mucho más pe-
queña, con sólo cinco de los ocho mura-
les que finalmente ejecutó, incluye algu-
nas de las piezas que pertenecieron a Abby
Aldrich. El que más conmueve es Fondos
congelados, pues la gran depresión vuel-
ve a afectar a millones, mientras los ricos
siguen gozando de sus bienes y desenca-
denando guerras que les permiten acceder
a las grandes fuentes de materias primas.
Los que mueren en lejanos países son jó-
venes que entran en las filas del ejército in-
vasor por no ver posibilidades de empleos
y desarrollo, o se integran en movimientos,
muchas veces reprimidos, como Occupy
Wall Street. Ellos son los que sustituyen a
los lingotes de oro en los Fondos congela-
dos, que oportunamente expone el MOMA
hasta el 14 de mayo de 2012. O
La muestra en Nueva York
62 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 62 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
to, que haya acudido a Erongarícuaro,
un pequeño pueblo a orillas del Lago de
Pátzcuaro, en Michoacán, a instancias de
André Breton, que en 1938 había visita-
do ese lugar en compañía de Leon Trots-
ky y Diego Rivera.) Pero es evidente que
la evocación de Matta confunde dos mo-
mentos muy apartados entre sí, pues el
Paricutín aparecerá más de un año des-
pués del retorno de Matta a Nueva York.
Para ser más precisos, el Paricutín nace
el 20 de febrero de 1943, en la parcela de
un campesino llamado Dionicio Pulido, y
todo el proceso de su crecimiento, hasta
el momento en que hace erupción, está
abundantemente documentado —entre
otros, por el Dr. Atl, nuestro célebre pin-
tor y vulcanólogo.
Es necesario indagar en la correspon-
dencia de Matta en pos de algún documen-
to que ayude a precisar las cosas, pues el
peso de ese hecho en lo que podríamos lla-
mar “la dimensión mitológica” de su obra
es considerable, dado que comúnmente se
admite que el nacimiento del Paricutín es-
tá incorporado en el proceso de creación de
La tierra es un hombre –cuadro al que Matta
alude en la remembranza citada arriba–,
una de sus obras fundamentales, presen-
tada en 1942 en su primera exposición in-
dividual en Nueva York, en la Galería de Ju-
lien Lévy. En ella exhibió también Escuchar
vivir, adquirido entonces por el Museo de
Arte Moderno de Nueva York.
La figura del volcán se ajustó perfecta-
mente a las pinturas abstractas de Matta,
repletas de fuerza y color, que capturan
“paisajes interiores” (inscapes), como él les
llama. No es raro, por lo tanto, que conti-
nuara pintando volcanes, como lo prueba
el cuadro titulado precisamente Paricutín
(un óleo sobre madera fechado y firmado
en 1945) y, mucho más recientemente, Est-
Ruption, hecho en 1994 con técnica mixta
(óleo y acrílico sobre papel).
Matta volvería a México, si no mu-
chas, por lo menos varias veces más. En
1975, gracias a los esfuerzos de la gale-
rista chilena Carmen Waugh, avecinda-
da entonces en la Ciudad de México, y de
Fernando Gamboa, director del Museo de
Arte Moderno, los mexicanos pudieron
disfrutar de una de sus grandes exposi-
ciones, su Homenaje a Jorge Zalamea, el es-
critor colombiano cuyo poema “El gran
Burundú-Burundá ha muerto” –relato sa-
tírico de la historia de un dictador, su as-
censo al poder y el espectáculo de su fu-
neral, previsto por él mismo–, dio lugar a
varios cuadros espectaculares por su ta-
maño (telas de más de cuatro metros de
ancho por dos o más de altura) y por su
contenido.
Otra vertiente de la relación de Matta
con México es su amistad con Octavio Paz,
pero es tan amplia que, por el momento,
baste su mera enunciación.
E
n 1929 Abby Aldrich Rockefeller
(1874-1948), esposa de John D.
Rockefeller Jr. y madre de Nelson,
promovió junto con Lille P. Bliss y
Mary Quin Syllivan la fundación del Museo
de Arte Moderno de Nueva York (MOMA),
el cual quedó instalado inicialmente en el
edificio Heckascher e inaugurado el 8 de
noviembre de ese año.
El 9 de diciembre de 1930, en la resi-
RAQUEL TIBOL
Antes y ahora,
Diego Rivera en el MOMA
Se cuenta aquí la historia de la fundación del Museo de Arte
Moderno de Nueva York (MOMA) que en 1929 abrió sus puer-
tas, y posteriormente la necesidad de crear una asociación de
arte mexicano promovida por los Rockefeller para fomentar
la amistad entre México y Estados Unidos. De ahí nació la in-
vitación para que Diego Rivera fuera a trabajar una serie de
murales a Manhattan y exhibirse finalmente en el MOMA en
1931. A partir del domingo 13, 80 años después, la institución
rememora el evento con el cual abrió las puertas al arte lati-
noamericano, mostrando cinco de los ocho murales trans-
portables de Rivera.
dencia de John D. Rockefeller Jr., se reunie-
ron personajes de las finanzas con el objeto
de organizar una institución que promovie-
ra la amistad entre el pueblo de México y el
de los Estados Unidos, al través de intercam-
bios culturales y artísticos. Los trabajos pre-
liminares de la Mexican Arts Asociation, Inc.
estuvieron a cargo de Frances Flynn Paine,
consejera de los Rockefeller y negociante
de arte. El hermano de la señora Aldrich fue
nombrado presidente, la presidenta honora-
ria fue la esposa del presidente del Metropo-
litan Museum, el cargo de secretario recayó
en Frank Crowninshield, miembro del patro-
nato del MOMA. Todos los componentes del
consejo de directores eran destacados fun-
cionarios de las más importantes empresas
de Estados Unidos, quienes preferían no re-
cordar que en el “Corrido de la Revolución”,
de la Secretaría de Educación Pública, Rivera
había representado “La noche de los ricos”
(1928) respondiendo a las estrofas de unos
versos populares que decían:
Da la una, dan las dos
y el rico siempre pensando
comó le hará a su dinero
pa´ que se vaya doblando.
En el frenado, sentados ante una me-
sa con champaña, se veía la cinta de comu-
nicaciones financieras, una bóveda bancaria,
una réplica de la Estatua de la Libertad y otros
aparatos típicos de los bancos de aquellos
tiempos, aparecían caricaturizados John D.
Rockefeller I., J. P. Morgan, Henry Ford…
A principios de 1931 Diego Rivera se en-
contraba en México, corrigiendo y modifi-
cando las pinturas de los arcos centrales de
Palacio Nacional, pues durante el tiempo
Diego. Trabajo mural
CULTURA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 65
CULTURA
nuestras manos impedir que nuestro en-
torno auditivo siga siendo una cloaca de
sonidos indeseables? ¿Qué se hace en un
país ensordecido gobernado por sordos?
Confar en los métodos que emplea
la Secretaria de Salud para atender los
asuntos que le competen equivaldría a
creer en la castidad de los curas; ya sa-
bemos los años que se tardó en obligar a
los consorcios tabacaleros y a las fábricas
de bebidas alcohólicas a que incorpora-
ran en sus productos las leyendas sobre
su nocividad. Pretender que nuestro sis-
tema educativo tome medidas para aler-
tar a sus inscritos sobre la necesidad de
proteger sus oídos es igual de fútil; basta
con testimoniar cómo acallan la gritería
de su alumnado: utilizando micrófonos
para someterla.
Esperar que los medios de comuni-
cación hagan algo concreto en mérito al
asunto resultaría tan descabellado como
pedirles que elevaran la calidad de sus con-
tenidos. ¿Nos resta apelar al compromiso
de la sociedad civil para que reduzca sus
emisiones de ruidos? Eso sería todavía más
aleatorio ya que, precisamente, el principal
deterioro de nuestros paisajes sonoros deriva
de su incivilidad. ¿Queda entonces la resig-
nación como recurso ante lo inevitable?
Se nos ocurre como instancia inicial
plantear dos escenarios plausibles: ha-
blar primero de los millones que generan
en otros países las sanciones por alterar el
sosiego ciudadano con ruidos. No es de
excluir que la avidez de nuestros gobiernos
los conmine a parar la oreja. En España,
que es la nación más ruidosa de Europa,
destacan los casos de Valencia y Barcelo-
na, donde sus ayuntamientos a duras pe-
nas se dan abasto para cumplir con sus
ordenanzas sobre la contaminación acústi-
ca. En la primera, en lo que va del año, se
han impuesto 591 multas que han variado
de 600 a 6 mil euros para personas físicas
y 216 para entes morales que han osci-
lado entre 20 y 35 mil €. (Transitar con un
auto estéreo cuyo volumen sobrepase los
70 dB, por ejemplo, es causal de una mul-
ta de 4750 €.) En la segunda, las sancio-
nes son más severas por recomendación
de la ACCCA (Associación Catalana Contra
la Contaminació Acústica) contemplando
cárcel para los agresores del medio am-
biente en el plano sonoro y multas onerosí-
simas que, inclusive, pueden aplicarse aún
cuando los acusados pudieran eximirse.
Para muestra enterémonos del vecino de
Banyoles que hubo de desembolsar 5271 €
por los ladridos que fue incapaz de enmu-
decerle a su perro… ¿Tenemos idea de lo
que podría recaudarse en territorio nacional
nada más con las festas de nuestros con-
géneres, los comercios que encallan sus
bocinas en la acera y los “antros”?
Como segundo escenario se plantea la
opción de imbuirse del arte sonoro contem-
poráneo por sus insospechados atractivos.
Subiéndole amorosamente al volumen po-
dremos nulifcar el ruido exterior que nos
enferma. Al fn y al cabo el aforismo que di-
ce “mis sonidos son música, los de mi ve-
cino son ruidos” nos concede libertades sin
confín. Quedarnos sordos oyendo lo que
nos gusta justifca las agresiones a terce-
ros, cuartos y quintos. Para no contravenir
demasiado la vocación de esta columna se
sugiere la escucha de una obra señera de
Karl Heinz Stockhausen, galardonada por
los editores alemanes de música, que es-
tá muy a tono. Se trata de su cuarteto para
cuerdas y helicópteros…
3
O
3
Particularmente disfrutable es la interpenetración
entre el ruido de las aspas y las disonancias de las
cuerdas. Gócelo en el sitio proceso.com.mx
las geometrizaciones art-deco,
estructuras cezanianas, espa-
cialidades futuristas y poéticas
expresionistas relacionadas con
las estéticas del Taller de la Grá-
fca Popular. Enigmático por sus
referencias a imaginarios orienta-
les, el pintor decoró en 1923 los
muros de la ofcina del Secretario
de Educación, José Vasconce-
los, con una iconografía simbóli-
ca que dista mucho de la rigidez
posrevolucionaria.
Magistral en la realización de
retratos, Montenegro transmutó
y sintetizó su lenguaje simbólico-
fgurativo en los últimos años de
su vida. Construida a partir de
vocabularios abstractos geomé-
tricos y cromáticos, su obra se-
sentera delata cierta relación con
las propuestas vanguardistas de
tendencias espirituales que desde
la segunda década del siglo XX,
exploraron la posibilidad de pre-
sentar lo no visible con elementos
abstractos de composición. Pro-
fundo y sutil en su paleta, en la
última década de su vida Monte-
negro se permitió convertir el co-
lor, la estructura y algunas formas
abstractas en los protagonistas
de su narrativa. Emparentado con
imaginarios mayas y repetitivo en
la presencia de círculos y mira-
das, sus retratos se transfguraron
en máscaras universales que re-
miten a circunstancias esenciales
del ser humano.
Con base en el benefcio
que representa para el Museo
Colección Blaisten la donación
del acervo Plakos, los funciona-
rios del Instituto Nacional de Be-
llas Artes (INBA), encabezados
por Teresa Vicencio, deben pre-
guntarse las causas por las que
el Instituto no fue elegido para la
donación. ¿Será acaso que el
INBA no cuenta con el sufciente
prestigio y credibilidad? O
Música
Susana Benavides,
medalla de Bellas Artes
MAURICIO RÁBAGO PALAFOX
L
a maestra y bailarina Su-
sana Benavides (México,
DF 1942) fue homenajea-
da por el INBA al término de la
última función de La Bayadera
a cargo de la Compañía Nacio-
nal de Danza (CND) del propio
instituto. Al inicio de la función
Estro Armónico
64 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
E
n los números 1827 y 1828 de este
semanario se incursionó en el tema
de la agresión acústica, establecién-
dose que es un asunto de salud pú-
blica rodeado de vaguedades al que no se le
confere la atención que merece. A lo aseve-
rado en esta columna se sumó lo expuesto
por Marta Lamas, quien recurrió a la demo-
ledora sentencia del doctor Eduardo Muscar
de la Universidad Complutense para titular
así su certera contribución: El ruido nos ma-
ta en silencio. ¿Puede agregarse algo más?
¿No es la frase lo sufcientemente explícita
para caer en la cuenta de su gravedad?
Dada la magnitud del problema habría que
insistir a gritos –valga la paradoja– sobre los
daños que ocasiona la contaminación sónica,
a sabiendas que repetirlos nunca será suf-
ciente, pues la patológica apatía gubernamen-
tal –llamémosla también ineptitud y corrupción
endémica–, aunada a la inconciencia y des-
información ciudadanas, se han traducido en
una sordera colectiva que desde hace lustros
dejó de ser metafórica. Es una problemática
acuciante que, sin lugar a dudas, sólo es per-
cibida por aquellos que aún conservan intac-
ta su salud auditiva, y aquí es donde supura
la llaga: ¿cómo podemos mantener incólume
nuestro sentido del oído si nuestra vida entera
se articula en torno a fuentes sonoras que ge-
neran ruidos continuos, cada vez de mayor in-
tensidad? Tanto el ámbito familiar y laboral co-
mo los ambientes educativos, las vías públicas
y los centros de recreación registran un incre-
mento alarmante en sus índices de polución
sonora. ¿Lo dudamos? ¿Estamos seguros de
entender cuán delicado es el mecanismo que
nos capacita para escuchar? ¿Nos enseñaron
alguna vez en la escuela las lesiones que pro-
voca el ruido?
Hagamos un repaso somero de lo que
la ciencia ha determinado hasta ahora.
Además de ser un factor de alto riesgo pa-
ra la hipertensión arterial, el ruido genera
fatiga crónica, cardiopatías, alteraciones
de los sistemas hormonales y vegetati-
vos junto a perturbaciones del sueño y de
la química sanguínea, amén de la referida
hipoacusia. Todo en un mismo paquete.
Tengamos presente que cuando las seña-
les sonoras tienen un volumen muy fuerte
arriban hasta el hipotálamo, haciendo que
se activen nuestros sistemas de alerta y
defensa. En otras palabras, los ruidos agu-
dos nos hacen secretar adrenalina
1
–sú-
manse glucosa y lípidos en el torrente san-
guíneo– para llevarnos a un estrés fsioló-
gico apto para garantizar la supervivencia.
Se nos obliga a vivir con la tensión propia
de sabernos amenazados por un enemigo
invisible que no podemos controlar. Acor-
de con la Organización Mundial de la Sa-
lud, a partir de los 65 decibelios los ruidos
tienen efectos nocivos para los seres vivos
dependiendo, naturalmente, del tiempo de
exposición y de la distancia a la que se los
perciba, aunque está comprobado que es
igual de dañino estar sometido a un rui-
do muy intenso por pocos segundos que
a sonoridades no tan altas durante largos
periodos. Dicha medida estipulada en dB
es más baja de lo que podríamos suponer.
Examinemos las siguientes cifras: entre
los umbrales de la audición y el dolor hay
1
Además de cortisol, noradrenalina y catecolamina.
Arte
Los nuevos
Montenegros de la
Colección Blaisten
BLANCA GONZÁLEZ ROSAS
E
l próximo jueves se clau-
sura una atractiva mues-
tra que sobresale tanto
por la particularidad de la obra
como por el signifcado de su
procedencia.
Integrada por 29 óleos, 25
Por amor al ruido
SAMUEL MÁYNEZ CHAMPION
solamente 120 dB
2
, y en medio se sitúa la
gama ordinaria que convive con nosotros
minuto tras minuto. Una conversación nor-
mal puede rondar los 50 dB, que son sólo 5
decibelios más de los que se requieren para
que el sueño deje de ser apacible; una sire-
na de policía produce 100, un “concierto”
de rock 115, un motor de aéreo a reacción
120, un cohete espacial 160 y una explo-
sión atómica por encima de los 180.
Lo relevante de los datos es que los
ruidos de mayor intensidad no han estado
nunca sujetos a control, es decir, siempre
que nos topamos con su inmunidad signi-
fca que están respaldados por un centro
de poder. Ciertamente el nexo entre ruido
y poder no se ha quebrantado jamás; se
transfrió de Dios a la Iglesia, de ésta a la
industria y en nuestros tiempos al imperio
de las comunicaciones y a la aviación co-
mercial. Intocable por principio la milicia.
(Si las bombas o los cañones se hubieran
concebido silenciosos nunca habrían servi-
do para ganar en la guerra.)
Viene a cuento citar un cartel situado
en la Acrópolis de Atenas: Este es un lu-
gar sagrado. Está prohibido cantar o hacer
ruidos de cualquier tipo. ¿Cómo bregan los
griegos con las aeronaves que desacrali-
zan su monumento más preciado al surcar
su cielo adyacente a razón de 28 jets por
hora? Imitando la hipocresía de las com-
pañías aéreas, como si Jesucristo hubiera
sido piloto. En lugar de encarar los daños
optan por destinar enormes sumas de di-
nero en publicidad para demostrar que el
problema no existe. Aquí tenemos un par
de ejemplos: Eastern Airlines: “su servi-
cio de jets es un susurro”. United Airlines:
“vuele por sus amigables cielos”…
¿Con qué nos quedamos? ¿Está en
2
Es de notar que el umbral del dolor promedio ha
ido en aumento. Ya hay indicadores que lo han
expandido a 140 dB, deduciéndose que no es que
haya más resistencia sino mayor sordera.
“Puerto de Venecia”, de Montenegro dibujos y 51 grabados del ar-
tista mexicano Roberto Mon-
tenegro (1881-1968), la expo-
sición emplazada en el Museo
Colección Blaisten de la Ciu-
dad de México plantea tres
lecturas interesantes: el cono-
cimiento de la obra tardía del
creador tapatío, el sentido de
un coleccionismo basado en
el gusto y la amistad, y el re-
conocimiento internacional del
contenido y gestión de la Co-
lección Andrés Blaisten.
Donadas al museo mexicano
por la pareja de estadunidenses
John y Marie Plakos, las piezas
provienen de un acervo adquirido
a partir de la admiración por el ar-
tista y el cariño por la persona. In-
tegrado en su mayoría con obras
realizadas en los años cincuenta y
sesenta, el conjunto permite co-
nocer a un creador que siempre
se caracterizó por el constante
cambio de sus lenguajes.
Simbolista en sus inicios,
vinculado con las vanguardias
europeas en su etapa formativa y
pionero del muralismo posrevo-
lucionario, Montenegro desarrolló
distintos vocabularios fgurativos
que incorporaron ornamentos
provenientes del art-nouveau y
CULTURA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 67
CULTURA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 67
Quiero decirle que lamento mucho la se-
rie de adjetivos con los que descalifca la
política cultural de la Secretaría a mi cargo
en materia de arte público.
Seguir exclusivamente los lineamien-
tos de los circuitos dominantes del arte a
nivel global, sólo porque se les conside-
ra vanguardia primermundista, inhibiría la
promoción del rico universo creativo de los
artistas mexicanos. Por ello, sin dejar de
ser universales, buscamos opciones para
el uso del espacio público que sean con-
secuentes con nuestra realidad cultural,
social y económica.
¿Quién determina que son los linea-
mientos de las grandes urbes europeas o
estadunidenses los que debemos seguir
los países en desarrollo? ¿No es esa una
postura auténticamente elitista, con pre-
tendidas motivaciones estéticas e intelec-
tuales, muy lejanas a la realidad de muchos
mexicanos que, justamente a través del arte
público, tienen sus primeros acercamientos
a estas manifestaciones?
Por eso se propician exposiciones co-
mo la ya tradicional muestra de alebrijes,
organizada por 5º año consecutivo por el
Museo de Arte Popular, que es disfrutada
por miles de familias que recorren el Paseo
de la Reforma, reconociendo esta parte im-
portante del patrimonio cultural intangible
de nuestro país, y que tiene un particular
impacto en el imaginario de nuestra niñez,
que de esta forma reconoce y se apropia de
nuestras tradiciones nacionales.
Aclaro que no apoyamos la publicidad
de una empresa en específco sino por el
contrario, con el apoyo privado –mecenaz-
go que seguramente lo tienen de muchas
empresas privadas las manifestaciones de
arte público que usted alaba y admira en
otros países– impulsamos la propuesta de
un reconocido curador y crítico de arte co-
mo Santiago Espinosa de los Monteros.
Despierta a la vida es una exposición
que convocó a un importante grupo de
jóvenes artistas contemporáneos, quienes
de esta forma tienen la oportunidad de que
su obra sea conocida y reconocida por una
gran cantidad de público, como parte de
una política que busca impulsar a los nue-
vos talentos de nuestro país.
Por supuesto que también nos gus-
taría tener un gran oso azul asomándose
a la Bolsa Mexicana de Valores, para que
nos mantuviera al tanto de las cotizaciones
del euro y del dólar y seguir envidiando los
grandes presupuestos culturales del primer
mundo, pero desafortunadamente no tene-
mos los recursos para ello.
De Elena Cepeda
a Blanca González Rosas
que impulse y detone relaciones entre la
diversidad ciudadana.
Desde esta perspectiva, el arte en espa-
cios públicos es ilimitado y acotarlo a simples
exposiciones de esculturas, o a transformar
las calles en un escenario para hacinar ob-
jetos grandotes, es una irresponsabilidad
gubernamental que delata el escaso conoci-
miento y compromiso de los funcionarios.
Manipuladores y derrotistas, los ar-
gumentos de la Secretaria de Cultura
del Gobierno del Distrito Federal, Elena
Cepeda, evidencian la carencia de una
administración profesional de la cultura.
Incapaz de realizar una autoevalución
de su gestión, la funcionaria se limita a
descalificar la calidad de la gestión cul-
tural de otros países. ¿Acaso los ciuda-
danos del Distrito Federal no merece-
mos ser tratados como ciudadanos del
primer mundo; acaso la educación no
consiste en conocer lo que se hace en
otras latitudes?
Confundida sobre lo que signifcan las
palabras y los términos, la funcionara olvi-
da que su desempeño se ha caracteriza-
do por el elitismo, la arbitrariedad y la ca-
rencia de planeación. Interesada en bene-
fciar a élites económicas, Cepeda, ade-
más de apoyar en 2008 el fnanciamiento
de la feria comercial Hot Art (Balelatina)
que se realizó en Basilea, Suiza (Proceso
1650), en 2010 quitó 32 esculturas monu-
mentales del popular y deprimido Bosque
de San Juan de Aragón, para adornar las
calles de la exclusiva zona de Santa Fe
(Proceso 1650).
Confundida también en lo que signif-
ca promover el “rico universo creativo de
los artistas mexicanos”, la Secretaria de
Cultura ha permitido que un solo artista,
Jorge Marín, ocupe desde septiembre de
2010 un camellón del Paseo de la Reforma
con la exposición Las Alas de la Ciudad.
¿Cuáles son los argumentos que justifcan
su permanencia y cuáles son los procedi-
mientos, requerimientos y criterios de se-
lección para que otros artistas expongan?
Y por último, el tema del uso publi-
citario de las calles citadinas. Indiferente
ante el irresponsable desempeño que tu-
vo Espinosa de los Monteros al frente de
la Coordinación Nacional de Artes Plásti-
cas durante 2008 (Proceso 1638), Cepeda
confunde el mecenazgo con el apoyo para
el mercado del arte contemporáneo que
promueve un conjunto acotado y no plu-
ral de personas: entre las instituciones que
obtendrán benefcios de la empresa que
patrocinó la exposición Despierta a la Vida,
se encuentra el Patronato de Arte Contem-
poráneo, PAC (Proceso 1236).
Al opacar los limitados resultados de
su gestión con argumentos confusos y de-
magógicos, Elena Cepeda no soluciona la
subdesarrollada fealdad que le ha impues-
to a nuestra Ciudad. O
Ha sido gracias al apoyo de diversas
empresas, instituciones, ciudadanía y los
propios artistas, como hemos podido pre-
sentar exposiciones tan exitosas como las
de los reconocidos artistas Javier Marín y
Juan Soriano, con una gran afuencia e in-
teracción por parte del público.
A diferencia de lo ocurrido en adminis-
traciones anteriores, donde incluso un pro-
motor se involucró en las “políticas” para el
uso de los espacios públicos en torno al ar-
te, para hacer grandes exposiciones en los
mismos espacios que usted ahora critica,
utilizándolos como una galería abierta para
la venta, con un presupuesto millonario con
cargo al erario público y con el apoyo de
algunos críticos de arte, nosotros contamos
tan sólo con un presupuesto de 700 mil pe-
sos anuales para el programa de Galerías
Abiertas, que al inicio de mi administración
sólo contaba con las Rejas de Chapultepec
y actualmente se ha ampliado a cinco gale-
rías en diferentes puntos de la ciudad.
Quiero comentarle que la mayor parte
de nuestro presupuesto y esfuerzos están
enfocados a la creación y mantenimiento
de la infraestructura cultural de la ciudad y
a la ampliación de los servicios culturales
con énfasis en las zonas marginadas, como
lo demuestra el foro escénico del Faro de
Oriente, recién inaugurado por el Jefe de Go-
bierno, Marcelo Ebrard, o programas como
Caligrafías Urbanas, entre muchos otros.
Reconozco el valor de la crítica, sé que
los funcionarios estamos sujetos al escruti-
nio público y por ello aprecio la posibilidad
de intercambiar estas refexiones.
Reciba los atentos saludos de
Elena Cepeda
Secretaria de Cultura del Gobierno
del Distrito Federal
Respuesta de la crítica de arte
Señor director
El principal objetivo de una política des-
tinada a promover el uso artístico de es-
pacios públicos, debe ser la creación de
actividades que incidan en el bienestar
de los ciudadanos y de la ciudad. Con-
siderando que este bienestar surge de la
creación y recepción del arte, los objeti-
vos deben abarcar la educación, el disfru-
te y la convivialidad. Una educación que
expanda horizontes, genere refexiones y
provoque satisfacciones. Un disfrute que
deje huella y memoria. Una convivialidad
66 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
se proyectó un video que hizo
un recorrido por los momentos
culminantes de la carrera artís-
tica de la maestra Benavides.
El reconocimiento, la Medalla
Bellas Artes, se entrega “a una
carrera que se proyectará en
las jóvenes vocaciones”, a decir
de la titular Teresa Vicencio.
Por su parte, la maestra
Benavides aseguró: “Esta es la
culminación de tantos años de
placer, porque amo la danza.
Estoy contenta de volver aquí,
al Palacio de Bellas Artes que
siempre fue mi segunda casa.
Todo el esfuerzo, el trabajo y el
sacrifcio han valido la pena por
estos momentos, por esta fun-
ción, por este reconocimiento;
así cierro con broche de oro mi
carrera”.
Benavides estudió dan-
za clásica desde muy niña y
se graduó como profesora en
la Academia de Berta Alicia
Orozco en 1957. Ingresó un
año después a la Compañía
de Ballet Concierto de Méxi-
co, de Felipe Segura, donde
siguió preparándose bajo la
guía de maestros como Nellie
Happee, Dambré y Popova,
entre otros. Años más tarde
coincidió en esa compañía
con Sylvie Reynaud, actual
directora de la CND. En 1963
arribó a la categoría de solista
y dos años más tarde a la de
Primera Bailarina e interpreta
los principales roles del reper-
torio universal.  
Treinta años atrás ya ha-
bía sido distinguida con una
medalla del INBA en recono-
cimiento a su depurada técni-
ca e impactante presencia. En
1972 se integra al Ballet Clási-
co de Bellas Artes, y en 73 bai-
ló en Estados Unidos y varias
ciudades mexicanas de la fron-
tera norte con el Southwest
Ballet Center, al lado del baila-
rín Bill Martin-Viscount, e im-
partiô cursos en el sur de aquel
país. En 1977 se integró a la
CND. Poco después fue invita-
da al Festival Internacional de
Ballet de Varna, Bulgaria. En
los ochentas la CND la nombró
Primerísima Bailarina en reco-
nocimiento a su elevado nivel
técnico, calidad artística y sen-
sibilidad. Se dio el gusto de al-
ternar con algunos de los gran-
des como Fernando Bujones, y
luego de 30 años de una carre-
ra exitosa y siempre en acenso
en México y Estados Unidos,
se retiró en la cúspide de sus
facultades interpretativas.
Nellie Happee declaró: “Su-
sana era feliz en el escenario y
ese bienestar lo transmitía no
sólo al público sino a los que
la rodeaban, ha sido un ejem-
plo para varias generaciones de
bailarinas de la CND”. 
A su vez Zygmunt Szostak
Matysiak afrmó: “Susana es
una de las bailarinas más im-
portantes de México. Su lugar
está colocado permanentemen-
te en la historia universal de
la danza clásica. Sus interpre-
taciones llenas de cualidades
artísticas, así como de excep-
cional técnica, dejaron un fuer-
te recuerdo en la memoria de
los más exigentes del público
Me da mucho gusto que Armando Bar-
tra se haya “convencido” de la necesidad
de un “diálogo civilizado”. Celebro el tono
ponderado de su artículo, donde “valora”
mi “respetable juicio”.
Para probar que soy un “derechista”,
ya no dice que no escribí lo que sí escribí:
que el golpe contra Allende fue “terrible”.
Ahora me cita para sugerir que, en mi opi-
nión, Allende “se lo buscó por autoritario y
confictuoso”. Pido al lector que compare
ese párrafo mío con el de un escritor que
Bartra, en el mismo artículo, alude con ad-
miración. Fue publicado el 6 de noviem-
bre de 1970:
“Allende sacó un poco menos del
36% de los votos emitidos; resulta, pues,
insostenible la idea de que recibió un
“mandato” popular ... Sobre don Salva-
dor, en suma, pesa la inmensa responsa-
bilidad de encontrar un ritmo, una profun-
didad y una generalidad de cambio que
satisfaga de inmediato al 64% de la ciu-
dadanía (la que votó por él, más el 28%
que votó por Radomiro Tomic) y eventual-
Enrique Krauze
La autoproclamada superioridad moral
mente a toda ella. De ir más de prisa o
más a fondo, puede precipitar una guerra
civil: si sale bien de ella, adiós democra-
cia; y si sale mal, desencadenaría una ola
reaccionaria que hará retroceder a Chile
cien años.”
El autor de esta profecía es nada me-
nos que Daniel Cosío Villegas. Mis con-
ceptos sobre el régimen de Allende son
similares a los suyos. Esas ideas, ¿con-
vierten a don Daniel en un autor de “dere-
cha”? La conclusión es obvia: Cosío Ville-
gas no era de “derecha” ni de “izquierda”;
era, sencillamente, un historiador liberal.
Algunos lectores agradecerán a Bar-
tra la clase de historia que imparte sobre
los liberales y los indios. Yo no se la agra-
dezco porque son temas que he tratado
en mi libro La presencia del pasado (2005).
Ahí explico la ambigüedad de los liberales
frente a la cuestión indígena y recuerdo he-
chos que seguramente no concuerdan con
el libreto ideológico del profesor Bartra. El
primer gobernante del siglo XIX que tuvo
auténtica sensibilidad frente a los indios
(sus lenguas, sus sistemas comunales de
propiedad) fue nada menos que Maximi-
liano. ¿Eso lo hace de izquierda? El primer
gobernante liberal del siglo XIX que repri-
mió a sangre y fuego una revuelta indíge-
na en Chiapas fue nada menos que Benito
Juárez. ¿Eso lo vuelve de derecha?
Decirle a un interlocutor “eres de dere-
cha” no es un argumento: es una desca-
lifcación que parte de la autoproclamada
superioridad moral de “la izquierda”. Bar-
tra es un antropólogo socialista, yo soy un
historiador liberal. Desde esas premisas
elementales podemos dialogar en un café
de la Condesa, sin cansar más a los lec-
tores de Proceso.
Atentamente:
Enrique Krauze
Reynaud, Benavides y Vicencio
CULTURA
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 69
escenas a partir de los síntomas
de la enfermedad. Agustín Meza,
el director, enuncia en una panta-
lla cada una de ellas.  El público
está sentado al centro del esce-
nario y los cuadros suceden en
los cuatro pasillos que colindan
con las paredes del Foro. Los
bancos giratorios permiten al es-
pectador colocarse frente a cada
escena y guiarse por los lugares
que se van iluminando.
Las imágenes que propo-
ne el director son sugerentes,
al igual que el juego de luz y
sombras. Agustín Meza vuelve
a mostrar sus capacidades para
trabajar la escena (ya lo había
hecho en Woycek, del 2006 y en
Esperando a Godot, del 2002) y
usa su ingenio para plantear el
lugar de la acción en esta obra,
que abre con un impacto visual
que atrapa al espectador.
Algunos de los problemas
de Anatomía de la gastritis es-
tán en el ritmo, realentado por
las transiciones entre las es-
cenas y la interpretación poco
convincente de los actores: ella
en la estridencia constante y
él en el medio tono, con pocos
matices. La difcultad también
se encuentra en la frialdad del
texto que con brochazos grue-
sos dibujan a los personajes
sin generar un vínculo afectivo
en el espectador. En Anatomía
de la gastritis los personajes
se muestran, pero no se desa-
rrollan internamente. La autora
devela sus relaciones y la si-
tuación en que se encuentran a
través de monólogos,  diálogos
directos y reiteración de ideas.
Es un texto pretencioso que,
desgraciadamente, se queda en
la superfcialidad.
En A propósito de Alicia, tres
realidades son las que están en
juego: la novia muerta, que un
estilista prepara para el funeral;
la autora, que cita a su antiguo
amante para hablar de la obra,
y la novia mientras es maquilla-
da para su boda. Tres escenas
en tiempos y realidades distin-
tas donde la autora devela las
relaciones entre los personajes,
sus miedos y confictos que los
llevan a destinos fatales.
Las escenas de la ficción
están tratadas en tono fársi-
co, tanto por la dirección de
Aarón Hernández Farfán co-
mo por Claudia Nin y Carlos
Valencia que las interpretan.
La novia silenciosa de la pri-
mera escena contrasta con la
insoportable mujer nice que
ordena, critica y se preocupa
por su apariencia en la escena
final.  En la primera, el maqui-
llista no deja de hablar, dado
que la otra se ha cortado las
venas; y en la segunda, la no-
via acapara la conversación.
La escena intermedia suce-
de entre dos jóvenes autores,
antiguos amantes, que “inter-
cambian ideas” acerca de la
obra de teatro que ella está
escribiendo. El humor negro,
el sarcasmo y la competencia
entre ellos, son las herramientas
que los personajes utilizan en
esta lucha por derrotar al otro
desde el intelecto. Discuten por
una fcción creada por ella y que
va develando la relación entre
ambos. Hábilmente Bárbara
Colio sobrepone su problemá-
tica a la fcción dramática de la
que discuten. A través de esta
fcción los personajes pueden
hablar o gritarse entre ellos, y re-
tomar los confictos presentes y
pasados de su relación. Donde 
aparentemente había un deseo
de encuentro se va permeando
la verdad de estos dos jóvenes,
cuyo objetivo fnal es un deseo
insaciable de sobresalir y colo-
carse arriba del otro.
María Inés Pintado y José
Carriedo interpretan con vero-
similitud y fuerza a sus perso-
najes, guiados de la mano de
Aarón Hernández Farfán quien
resuelve con soltura el movi-
miento escénico en una esce-
nografía sin personalidad.
A propósito de Alicia se
presenta los martes y Anato-
mía de la gastritis los viernes,
hasta mediados de diciembre
en el Foro La Gruta. O
Cine
“Topo”
JAVIER BETANCOURT
L
a muestra de la Cinete-
ca presenta este último
trabajo de Shion Sono,
realizador japonés y guerrille-
ro de la poesía urbana, fgura
emblemática del movimiento
Tokyo GAGAGA que ocupó la
calle para armar espectáculos
poéticos: Topo (Himizu; Japón,
2011) es resultado de la adap-
tación de un manga de culto de
Minoru Furuya, y de un guión
listo para la flmación cuando
sobrevino la desgracia del
tsunami y la amenaza nuclear
de Fukushima.
Shion Sono reescribió la
historia para integrar el con-
texto del momento; Topo sería,
entonces, el primer trabajo im-
portante de fcción que muestre
el impacto sicológico del gran
terremoto de Sendai.
Como en los trabajos ante-
riores de Sono (El club del sui-
cidio, Expuesto al amor), Topo
combina violencia, angustia
y horror, yakuza, drama, hu-
mor negro, en la búsqueda de
identidad en el proceso de la
adolescencia. Pero la tragedia
nacional y el gusto por la ma-
sacre no logran que el mensa-
je optimista caiga bajo el peso
de la truculencia; la convicción
entusiasta del potencial de los
jóvenes para cambiar el mun-
do es tema principal en la obra
de Sono.
Topo es un drama dividido
en tres actos; Sumida (Sho-
ta Sometami), un chico de 14
años, sólo aspira a una vida
normal, nada fácil con una ma-
dre prostituta y un padre que
lo golpea y le arrebata el dinero
que tenga; la historia se torna
siniestra con la intervención de
la mafa (yakuza) y la decisión
de Sumida de convertirse en
una especie de vengador anó-
nimo contra los malos; una pro-
puesta inesperada en torno a
una epifanía, como es costum-
bre en la obra de Sono, compo-
ne el último acto.
Como tela de fondo, la ca-
tástrofe del 11 de marzo; una
malla de personajes sumidos
en el miedo y la angustia exis-
tencial; historia de aprendizaje,
un retorcido romance adoles-
cente, se entrecruzan con un
neonazi trafcante de drogas,
mafosos, familias disfunciona-
les que esperan que los hijos
se suiciden para liberarlos de
problemas.
En las primeras tomas, la
cámara de Shohei Tanikawa se
desliza por la zona de devasta-
ción y ruinas del tsunami; sobre
los escombros, un adolescente
tendrá que aprender el signifca-
do de ser adulto. Himizu, el titulo
de la cinta en japonés, alude a
un topo propio a Japón, Sono
sugiere que los jóvenes tendrán
que aprender a sobrevivir co-
mo topos, en el lodo y la ruina
del tsunami, si quieren algún día
transformar la sociedad.
Todos los personajes de
Topo han sufrido grandes pérdi-
das con la catástrofe. La familia
de Sumida vive en un viejo yate
en un lago, ahí acude todo tipo
de gente a solicitar algún favor
de Sumida como permitirles
tomar un baño de tina, necesi-
dad fundamental en la cultura
japonesa.
La violencia estilizada de
Topo palpita al ritmo de la ele-
gante, a veces demasiado es-
tridente banda sonora, distinti-
vo del cine de Sono; la música
se articula con la imagen en la
mejor tradición de Hitchcock,
Tarantino y Kubrick. Junto con
el adagio de Samuel Barber, el
Réquiem de Mozart se repite
como mantra por los difuntos
y suplica por la resurrección
del país lastimado en lo pro-
fundo; en la línea de la con-
tracultura japonesa, la visión
de este poeta sugiere que el
terremoto expone el desgaste
y la enajenación de la socie-
dad japonesa de las últimas
décadas.
La importancia del cine de
Sono Shion proviene de esta
rara combinación de desencan-
to, soledad, represión, estallido
Sono. Drama nipón
68 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
y de la crítica. Susana es de
esas bailarinas que el recuer-
do, y sobre todo el privilegio de
compartir el escenario con ella,
permanecerá perpetuamente en
mi memoria”. O
Teatro
La gastritis de Alicia
ESTELA LEÑERO FRANCO
D
os puestas en escena
se están representando
en el Foro la Gruta don-
de se aborda, desde diferentes
puntos de vida, la realidad de la
mujer enfrentada al desasosie-
go, el aislamiento y la enferme-
dad: A propósito de Alicia, de
Bárbara Colio; y Anatomía de la
gastritis, de Itzel Lara.
Bárbara Colio (1969) elige
a una novia y a una autora de
teatro, que escribe sobre ella,
para mezclar dos fcciones y
tratar las relaciones de pareja.
Itzel Lara (1980) prefere a una
jovencita fóbica a los gatos, fría
frente a su galán  y en confic-
tos con su padre.
Anatomía de la gastritis –pri-
mera obra de esta autora que se
lleva a escena– está dividida en
Señor director:
Me permito externar mi opinión con re-
lación al artículo sobre “La pionera suba-
cuática” publicado en el número 1825 del
23 de octubre de 2011.
La arqueóloga omitió los créditos
justos a un equipo importante de aca-
démicos, que por más de tres décadas
trabajó arduamente para
conformar la actual Sub-
dirección de Arqueología
Subacuática, subsidiada
por el INAH. La funda-
ción de la aludida Subdi-
rección, en 1980, estuvo
liderada por tres profe-
sionistas, que al igual que
varios colaboradores más,
pusimos un esfuerzo de
excelencia y devoción en
la empresa; empero tuvi-
mos que abandonarla ante
la desmesurada ambición
de la arqueóloga Luna. En
lo absoluto se trató en sus
inicios de una tarea solitaria e individual
producto de su perfl “frágil como un
suspiro” que ella señala.
Omito nombres, pero hay muchos
inconformes y testimonios desgarra-
dores, derivados del monopolio y caci-
cazgo en que se encuentra hoy sumida
la arqueología subacuática mexicana.
Prueba de esto son los exiguos resul-
tados. La carencia de una teoría y una
metodología a modo, resultado de la
especifcidad de la materia de trabajo y
sus objetivos. Después de tantos años
de práctica, es censurable y caro pa-
ra los contribuyentes que un proyecto
noble en sus inicios se reduzca a una
práctica deportiva, disfrazada por recur-
sos tecnológicos del buceo profesional,
que poco tiene que decir al conocimien-
to histórico nacional.
En Proceso se afrma que no hay
muchos arqueólogos inte-
resados en el tema; falso,
cuantiosos son los alumnos
de la ENAH que expresan
su interés en la arqueología
subacuática y su frustración
por no poder participar.
Asombra que tan pres-
tigiosa y objetiva revista,
presente el adulador repor-
taje y “la epopeya solitaria”
de Pilar Luna que, efectiva-
mente, no bucea por pade-
cer histoplasmosis y febitis.
Preocupa que por más de
32 años el INAH la sobre-
proteja más allá de los nu-
los resultados de formación profesional y
de publicaciones científcas sobre ese te-
ma. Se está fnanciando un hobby perso-
nal lleno de aventuras y muy costoso para
la institución. Sugiero se auditen sus dis-
pendios que, además, van en detrimento
fnanciero para otras áreas del INAH que
sí hacen investigación científca.
Atentamente
Dra. Elsa Hernández Pons
Arqueóloga e investigadora INAH
Precisiones sobre
la arqueóloga Pilar Luna
Sobre la pobre exhibición
del cine mexicano
Señor director:
Hace una semana leí en su revista una
entrevista de Columba Vértiz de la Fuente a
Demián Bichir en la Muestra de Cine de Mo-
relia. En ella hablaba acerca de las condicio-
nes laborales de los mexicanos que trabajan
en Estados Unidos. La película A Better Life
(Una vida mejor) se estrenó en el D.F. sola-
mente en doce salas, sin ninguna publicidad
previa, ni espectaculares, ni cuartos de plana
en los periódicos. Otras películas también
de producción gringa tienen treinta, cuarenta
o más. Me pregunto si esto sucede porque
de plano no nos interesa el trabajo de un ac-
tor mexicano fuera de nuestro país, aunque
sea reconocida su labor fuera de aquí. Será
que una película con un claro retrato de
cómo viven cientos de miles de mexicanos
que fracasan en su búsqueda del “sueño
americano” es tan distante de nuestra
realidad o es que no conviene a los intereses
de los distribuidores y exhibidores y por eso
limitan la posibilidad de que la vean millones
de mexicanos que siguen viviendo con la
esperanza de vivir allá.
Sofía Verónica Calzadilla Bichara
(Sofía Álvarez)
Aclaración
La fotografía del cuarteto Luz de Riada
le fue incorrectamente atribuida a nues-
tro colaborador musical Ricardo Jacob
en su columna “Cuentos y fábulas” ha-
ce una semana (Proceso número 1828,
página 64), pues su autoría correspon-
de a Hyppolythe. Nuestras más atentas
disculpas.
El montaje de Itzel Lara
CULTURA
70 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
de violencia, y apertura de nue-
vos horizontes. Sono no escapa
al placer culpable de la violencia
articulada en bellas coreografías,
común en los directores de su
generación; pero el todo termina
funcionando como una especie
de parábola del juego del mal y
la posibilidad del bien. O
Televisión
“Arquitecturas”,
huellas del transcurrir
FLORENCE TOUSSAINT
T
V UNAM pone al aire
todos los lunes a las
nueve y media de la
noche una serie denominada
Arquitecturas, producida por la
compañía franco-alemana Arte;
se eligen edifcios emblemáti-
cos por épocas o bien obras de
constructores destacados, lo
mismo condominios, conventos
de monjes, salas de conciertos,
conjuntos culturales, espacios
para congresos y parlamentos,
o gimnasios olímpicos: el episo-
dio más reciente fue “Los gim-
nasios olímpicos de Yoyogi”.
La cámara recorre las dis-
tintas partes de la edifcación
y la voz en off explica a detalle
las soluciones ideadas por el
arquitecto en términos de re-
sistencia, de funcionalidad y
de belleza y, lo que resulta im-
portante, cómo se inserta en
el entorno urbano o natural en
donde ha sido erigido.
Si atendemos el aserto de
que la arquitectura es una de las
bellas artes, los edifcios ade-
más de funcionales también
deben ser hermosos. En todas
las épocas la regla se ha cumpli-
do a medias; existen ejemplares
que aún admiramos por su ar-
monía, su diseño, su capacidad
de asombrarnos, y otros cuya
utilidad o bien capacidad de
producir dividendos hacen a un
lado los valores estéticos.
Al no ser las viviendas indi-
viduos aislados, su aglutinación
forma conglomerados llama-
dos ciudades, villas, poblados.
Al arracimar construcciones se
deben seguir ciertas reglas para
edifcar con el fn de evitar el
caos; éstas constituyen el urba-
nismo. Tales pautas han cam-
biado a lo largo de los siglos y
sin embargo, el alineamiento,
el trazo, la altura han de seguir
considerándose si se quiere
mantener la armonía y la posibi-
lidad de tránsito en las urbes.
Cada ciudad y edifcio lle-
va la marca del tiempo. No es
igual una villa medieval que Nue-
va York o Dubai. El problema
se presenta cuando la villa del
Medioevo quiere adaptarse al
tránsito de autos, la ciudad colo-
nial al movimiento de vehículos
pesados, y la moderna funciona
sin regulaciones; cada particu-
lar construye de acuerdo con
sus ideas, sin tomar en cuenta el
entorno. De ese modo, las ciuda-
des se van volviendo un agrega-
do de estilos, a cual más discor-
dante que impacta en la vida de
los ciudadanos, quienes carecen
de descansos visuales y satis-
facción estética alguna al despla-
zarse por las metrópolis. Si a ello
agregamos los anuncios diver-
sos, los letreros luminosos y las
marquesinas, la confusión visual
es tan grande que los transeún-
tes optan por ignorar el hábitat,
en lugar de admirarlo.
La conciencia respecto
de la arquitectura no se forma
espontáneamente; se requiere
educar a la persona para que
reconozca las simetrías, las
innovaciones, los perfles y el
efecto que todo ello tiene en el
conjunto. Lo que en tiempos
anteriores era un proceso na-
tural que se daba solamente al
vivir en sitios urbanos, hoy se
ha perdido junto con el orden y
la beldad. Por dicha razón, los
programas televisivos que po-
nen a la arquitectura, su historia
y sus realizaciones en el centro
de sus objetivos, están llevando
a cabo una labor educativa ab-
solutamente necesaria. O
Libros
Novedades de
Houellebecq y Taibo
JORGE MUNGUÍA ESPITIA
H
ace unas semanas
apareció en librerías
El mapa y el territorio
(Ed. Anagrama. Col. Panora-
ma de narrativas, núm. 783;
Barcelona, 2011, 377 pp.) de
Michel Houellebecq, el infante
terrible de las letras francesas.
La narración sorprende porque
pule el estilo irónico y cortan-
te de sus anteriores novelas
como Las partículas elementa-
les (1998) y Plataforma (2001),
mitiga su feroz crítica a la so-
ciedad moderna y opta por un
esquema narrativo tradicional.
Quizás el aseo emprendido le
valió el Premio Goncourt 2010.
En El mapa y el territorio
Houellebecq hace un cuestio-
namiento al mundo creativo
que se ciñe por la compra-
venta. En las artes plásticas,
si el artista atiende la deman-
da del mercado, constriñe sus
deseos. El resultado es
un producto ano-
dino carente de
pasión. También la
tiranía del comer-
cio se extiende a
otros ámbitos como
el turístico, que para
vender erige hoteles
y parques repulsi-
vos sin respetar a la
ecología o la estéti-
ca. Frente a esta per-
versión, el auténtico
creador debe buscar que las
realizaciones respondan a sus
intenciones.
El mapa y el territorio es
una narración que incluye dife-
rentes temas a las que recurre
el autor, a efecto de mantener
la atención del lector, como el
trabajo del artista, el dinero, el
amor, la ambición... Sin embar-
go, el resultado es magro por la
rapidez con los que los aborda.
Sería deseable que Houellebe-
cq volviera a su anterior manera
cáustica y cautivante.
A su vez, recientemente
también fue publicada la obra
narrativa Persona normal (Ed.
Destino. México, 2011, 212
pp.), de Benito Taibo, que
versa sobre el papel de los
libros en la adolescencia de
Sebastián.
Cuando mueren sus padres
en un accidente, Sebastián
queda bajo la tutela de su tío
Paco, quien le obsequia una
biblioteca con obras de poe-
tas, novelistas ensayistas y
cuentistas. La intención es que
éstos le ayuden a comprender
la vida, así como a descubrir y
vivir su deseo, para lo cual tie-
ne que dejar lo normal y acce-
der a lo diferente.
El carácter didáctico de la
novela forza la trama. Frente a
cada suceso el novelista su-
giere un libro, que supuesta-
mente ilumina al protagonista.
En algunos casos logra su ob-
jetivo con brillantez; en otros,
violenta la narración y pierde
espontaneidad.
No obstante, el gusto con
el que escribe Taibo hace en-
tretenida la lectura, además
gracias al amplio registro cul-
tural que realiza conforma un
canon de libros y autores in-
dispensables. O
Gimnasio de Yoyogi
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 73
tor, Portes, que está desarrollando un es-
tilo personal. Es su segunda cinta (la pri-
mera fue Conozca la cabeza de Juan Pérez) y
me parece que consolida un lenguaje muy
suyo. Es un cine ácido, negro, humorístico,
divertido y con personajes populares. Se
le nota un amor profundo por el México
popular, por la gente de la calle.
“No es una comedia ligera, ni mucho
menos tonta, no es de chiste fácil. Es di-
vertida. Muestra personajes de la vida co-
tidiana de México. Es una cinta contra
instituciones como el sistema de justicia
mexicano y la Iglesia. Se burla de los vicios
y la corrupción de estos estamentos tan co-
rrompidos en nuestro país. Entonces, sien-
do una comedia, no deja de ser una crítica.”
–¿Cómo va esa crítica de Portes a la po-
licía y la Iglesia?
–Vemos a una Iglesia que tiene la con-
tradicción sustancial de vivir del dinero
de los otros. En cuanto a la justicia en
México, es hablar de la gran tragedia na-
cional. La justicia es justamente de lo que
más carecemos.
Lealtad de “El Cochiloco”
–El Cochiloco le ha dado una proyección
muy amplia, ¿qué opina de eso?
–Nunca hago una película pensando
en que voy a hacer un gran personaje; pe-
ro me sorprenden los resultados de El Co-
chiloco y Mascarita. La gente los ha senta-
do a la mesa de su cocina a conversar con
ellos, los quiere.
“Siempre pienso en la terrible soledad
del ciudadano mexicano, no tiene en quién
creer, nadie lo representa, no hay nadie que
sea capaz de hacerlo sentir seguro ante la
caricatura cínica de políticos y líderes que
tenemos. El Cochiloco es un ser honesto, leal
y verdadero. Es un hombre arrojado y con
moral, claro, y como buen ser humano, to-
do esto en un contexto contradictorio por-
que es un matón, un sicario, pero la gente lo
ve como alguien tan cercano a él y en el que
pueden creer; por eso lo quieren, porque es
honesto y no hay nadie en este momento
en el panorama público que tenga las aga-
llas, la ética y la lealtad de El Cochiloco.”
Otra voz, de un varón joven, grita:
“¡Buenas, Cochiloco!...” y el actor lo saluda
levantando su mano izquierda.
–¿Le molesta que lo reconozcan como
El Cochiloco?
–No, la gente me ha regalado libros, me
ha invitado nieve, me ha regalado mez-
cal... El afecto es real. Eso me tiene muy
sorprendido y muy congratulado. No pue-
do más que emocionarme mucho porque
las personas me abrazan y me quieren.
Magia y tragedia del arte
–¿Cómo se prepara para estar vigente en
la actuación?
–Mi amigo Damián Alcázar me dice
con frecuencia que el secreto para hacer
un buen trabajo es estudiar mucho, y le
creo; pero él no me cree, no está de acuer-
do cuando le digo que también hay magia.
“Para mí, hay magia en el actor. Cuando
veo a Alcázar o a Jesús Ochoa y Daniel Gi-
ménez Cacho pasa algo fantástico que me
hace pensar en poderes extraordinarios. No
digo que un actor sea un súper dotado; sim-
plemente creo que hay energía, hay poder.”
De buen ánimo, sigue saludando con
sus manos a los que registran su presen-
cia. Incluso, hay una fila tras él de mucha-
chas y chicos con plumas para la firma y
celulares para la foto. Menciona cómo su
carrera actoral empezó cuando descubrió
por casualidad el mundo del teatro:
“Un amigo me invitó a un taller teatral
en la preparatoria y no sabía qué era pero
fui, me inscribí y de pronto ya estaba ensa-
yando, mi vida cambió para siempre. Hasta
la fecha yo no puedo dejar de actuar.”
Ha trabajado con directores como An-
tonio Castro, Luis de Tavira, Luis Estrada
Rodríguez y David Olguín, aunque ser actor
en México, según Cosío, resulta complejo:
“Menciono mi experiencia en Londres
y Estados Unidos. Allá, los actores son tra-
tados con bastante vehemencia, no se di-
ga en Europa. En nuestro país la carrera
es bastante dura, los productores están
bajando sueldos porque hay demasiada
oferta y a muchos proyectos no les inte-
resa el trabajo actoral, sino otras cosas llá-
mense presencia, belleza, o cuerpo. La cul-
tura en México está hecha un desastre.
“Nos quedamos los actores en el Insti-
tuto Nacional de Bellas Artes (INBA), pero
dicha institución vive de un presupuesto
virtual, raquítico y no hay peor negocio que
meterte a hacer una obra en el INBA. Te pa-
gan cinco meses después sin ninguna ex-
plicación. Parece que el INBA no está obli-
gado a patrocinar obras, hace filantropía.
Estamos a un pelo de que digamos los ac-
tores: ‘Te pago para que me dejes actuar’.”
Y agradece la experiencia de trabajar
en películas estadunidenses, pero no está
ávido de trabajar en Hollywood, ni busca
sus actuaciones allá (“se dan, no menos-
precio para nada esa puerta y si vienen
películas estadunidenses o cintas extran-
jeras, yo con todo gusto las hago”).
Pronto se le verá en Bless me, de Carl
Franklin. Tampoco le molesta trabajar en
la pantalla chica. Hace series, como East-
bound & Down, Los héroes del norte, Los pla-
teados, S. O. S.: Sexo y otros secretos, El diez y
Kdabra, que filma su segunda temporada
en Colombia.
Asimismo, ha grabado telenovelas (Las
Aparicio, con Argos). Y sin embargo, “siem-
pre hay que regresar al teatro para recu-
perarte como actor, allí, está la exigencia,
la intensidad, la profundidad”. Con el tea-
tro “se da uno cuenta si uno está mal en
la actuación y qué habilidades se tiene”.
Joaquín Cosío descubrió la poesía al
mismo tiempo que halló al teatro. A los
18 años empezó a escribir “como un im-
pulso”; entró a un taller literario con Da-
vid Ojeda y después, Miguel Ángel Chávez
lo invitó a otro.
“Puedo decir: ‘Soy actor’, pero me cues-
ta trabajo decir que soy poeta porque es
una condición de vida que no he abraza-
do del todo. Escribo lento, no soy un inte-
lectual, ni un profesional de la escritura.”
–¿Por qué escribe poesía?
–Porque es un acto de libertad absolu-
ta, puedes nombrar al mundo como te dé
tu gana. Es un acto muy libre que no hay
otro tan parecido.
Su relación con la poesía, destaca, ha
sido personal y discreta. Otros libros don-
de ha publicado poemas son: Conversando
otra voz y Cíbola, cinco poetas del norte. Tie-
ne, además, una obra teatral: Tomóchic, el
día que se acabó el mundo.
Al nombrarle a Felipe Calderón, su ros-
tro cambia:
“¡Estoy absolutamente indignado con
ese señor! Es un hombre marrullero, men-
tiroso, ambicioso y con pocos escrúpulos,
sin ningún tipo de amor a la gran cultura
que representa.”
De Andrés Manuel López Obrador, as-
pirante único a la candidatura presiden-
cial de la izquierda, sólo agrega que “es
una posibilidad”.
–Si el actor entretiene al público, ¿de
qué le serviría al mexicano esta finalidad
en nuestra época?
–La cultura mexicana está pagando el
gran fracaso de la educación. Que nues-
tros jóvenes sean sicarios, maten de una
manera tan desalmada, tiene que ver con
el fracaso de una política social y el fraca-
so de una política educativa.
“Muchos chicos son fantasmas del
deambular en unas calles vacías y de
pronto, les ofrecen la aventura del crimen
y la viven con intensidad porque no hay
otra vida. Pero la cultura y el arte son ese
pequeño aceite que alivia la herida en es-
ta penumbra en la que estamos en Méxi-
co, sigue siendo la posibilidad para que al-
guien se ría y disfrute.”
Enseguida, se acercan un sinnúmero de
seguidores para conocerlo y él se muestra
feliz. Para todo mundo hay Cochiloco y re-
memora al director Oliver Stone, así:
“Stone es un hombre eléctrico, ávi-
do e inquieto. Me recordó al clásico direc-
tor de orquesta, despeinado, nervioso… Allí
en Savages conocí y trabajé con Benicio del
Toro, ¡un tipazo, generosísimo! Muy ama-
ble, fraterno y sencillo. Nos invitó a cenar y
‘¿Nos echamos unos tequilitas?’ ¡Cómo no!”
Y sin dejar de atender admiradoras y
curiosos, el actor se despide con sonora
carcajada, para alegría de los portales en
el corazón de Oaxaca.
ESPECTÁCULOS
72 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
O
AXACA, OAX.- El cineasta
Oliver Stone, ganador de
tres premios Oscar lo lla-
mó este año para interpre-
tar a un capo en Savages,
luego de verlo actuar en la
afamada cinta de Luis Estrada El infierno
donde representó el papel de El Cochiloco,
con cuyo apelativo la gente reconoce por
doquier a Joaquín Cosío (Nayarit, 1962):
“¡Cochiloco!, ¿cómo está, Cochiloco? ¡Qué
buena actuación como El Cochiloco...! ¡Me
encantó su personaje del Cochiloco…!”
La escena sucede una y varias veces
en el marco de la 31 Feria Internacional
del Libro de esta ciudad (FILO), a la cual
Cosío acudió para presentar su poemario
Bala por mí el cordero que me olvida (Edicio-
nes sin nombre/Taberna Libraria/Nod).
En busca de un sitio para conversar
con este semanario, a cada instante lo de-
tienen. Él, contento y amable, accede a to-
do lo que le piden sus fans.
“El afecto es real… No puedo más que
emocionarme mucho porque las personas
me abrazan y me quieren. No hay nadie
en el panorama público que tenga las aga-
llas, la ética y la lealtad de El Cochiloco”, di-
rá a Proceso.
Luego, por fin, en la cafetería Del Jar-
dín, en los portales del centro, se sienta,
pero la charla es interrumpida constan-
temente por personas adultas y jóvenes.
Con paciencia y sonriente, Cosío atien-
de a cada uno, no se disgusta porque
pierde la concentración de la plática.
Algunos le recuerdan su intervención
como villano en el filme número 22 del
agente James Bond 007: Quantum, de Marc
Forster, estrenado en 2008. Otros, su “Rubén
Mascarita” en Matando cabos (2004), de Ale-
jandro Lozano. Cosío recomienda a todos
ver Pastorela, dirigida por Emilio Portes, don-
de da vida a un judicial, y les habla de la pe-
lícula animada sobre la Revolución Mexi-
cana La revolución de Juan Escopeta, de Jorge
Antonio Estrada, en la cual presta su voz
precisamente al pistolero Juan Escopeta.
El actor refiere que en la FILO acaba de
estrenar el largo Mar muerto, de Ignacio Or-
tiz, un drama urbano “muy fuerte” donde
personifica a Arturo, en tanto que Pastore-
la “es lo contrario”: una comedia citadina:
“Pastorela nos habla de un joven direc-
COLUMBA VÉRTIZ DE LA FUENTE
Joaquín Cosío:
La figura carismática del actor, poeta y dramaturgo
Joaquín Cosío robó cámara durante la presentación
de su libro de versos Bala por mí el cordero que me ol-
vida, en la Feria Internacional del Libro Oaxaca (FI-
LO). Entrevistado allí sobre sus recientes pasos ci-
nematográficos y pasiones artísticas, Cosío desta-
có la simbología de su personaje fílmico El Cochiloco
para el público mexicano.
F
e
r
n
a
n
d
o
G
u
tié
rre
z
J
u
á
re
z
La cultura en México, “un desastre”
Una "loca" que ama
a los muertos
Luego del accidente, el conductor bajó
del vehículo. “Estaba tan ebrio que apenas
alcanzó a verme. Hacía un gran esfuerzo
por mantenerse de pie, sonrío y me dejó
abandonada. Entonces le grité al copiloto,
quien también intentaba darse a la fuga.
Fue la persona que finalmente movió el
auto”, relata María de Los Ángeles.
En cuanto quitaron el vehículo, la bar-
da se derrumbó y la joven cayó entre los
escombros. Asegura que estuvo a punto
de desmayarse y que en ese momento se
encomendó a Dios: “Me dio las fuerzas pa-
ra volver a abrir los ojos, estar conscien-
te de todo lo que pasaba y darle a la gen-
te números telefónicos para que pudieran
avisarle a mi familia”.
En medio de la conmoción pudo darse
cuenta de los daños que había sufrido. Vio
su pierna derecha que ya no tenía tobillo y
tampoco las uñas ni las yemas de los de-
dos del pie.
La joven no sólo perdió la pierna de-
recha sino también a su abuela materna
Claudia Peralta, quien no soportó la pena
de ver mutilada a su nieta. También estu-
vo a punto de perder a su padre, que sufre
diabetes y por este mal ya le ampu taron
una pierna y está ciego. Salvó la vida gra-
cias a que le colocaron un marcapasos.
Por esa fecha, la hermana de María de
de las páginas de internet en las que por lo
general busca videos e historias relaciona-
das con medicina forense.
“He leído algo sobre el tema, y está un
poco macabro, pero me llama demasiado
la atención. De igual manera me atraen los
animalitos, por lo que también me gusta-
ría ser veterinaria o pediatra; cualquier co-
sa relacionada con la medicina”, expone.
Todo indica que a Vianney le esperan
grandes logros en el deporte adaptado. No
le llevó mucho tiempo hacerse de presti-
gio en el deporte de alto rendimiento, pues
en menos de cinco años se ha colocado en
los primeros lugares dentro de la máxima
competencia deportiva en su especialidad.
Con ella México inició la cosecha de meda-
llas de oro en los Juegos Parapanamerica-
nos de Guadalajara.
Sin embargo, señala que los atletas
adaptados enfrentan el constante recha-
zo o la indiferencia de la sociedad.
“La discriminación es el único proble-
ma que se nos han presentado a toda la de-
legación mexicana en general. Es un asun-
to muy serio, pero siempre sabemos cómo
superarlo. Además, ya estoy acostumbrada
a este comportamiento de la gente. Estos
Juegos Parapanamericanos servirán mu-
cho para fomentar la cultura de la discapa-
cidad; dejará de ser un tema de discrimina-
ción. Enfrenté las cosas con apoyo familiar
plata, lo cual la convierte en la atleta na-
cional con más preseas en la presente edi-
ción de los Juegos Parapanamericanos. Al
cierre de la edición tenía pendiente –el sá-
bado 19– la sexta de sus pruebas.
También le fascinan las películas de
terror y de suspenso. “Mi madre me dice
que estoy loca y que soy muy atrevida por
pensar en esas cosas, pero a mí me encan-
tan. No sé lo que tengo en la mente, sin
embargo me agradan mucho. Nadie más
comparte estos gustos. Soy la única rara
en la familia”.
Y abunda: “Me llaman la atención las
causas de la muerte, la hora en que falle-
ció la persona y a cuántos metros de dis-
tancia le dispararon. No sé por qué. Tal vez
porque si le pico algo al muerto no me va
a decir nada”.
El equipo nacional que participa en los
Juegos Parapanamericanos y del que Tre-
jo forma parte cuenta con tres psicólogos.
Ella se ha convertido en asidua navegadora
los Ángeles sufrió parálisis facial y su ma-
dre no ha podido superar el trauma. “Cuan-
do llego muy orgullosa a casa con mis me-
dallas se pone a llorar y me dice: ‘Cambiaría
esas preseas por verte con tus dos piernas’”.
Para colmo, la justicia no funcionó. “Los
apellidos Márquez Aguirre pesaban dema-
siado. Ricardo, el conductor del automóvil
deportivo, es familiar del subprocurador de
Justicia de Veracruz”, asegura María de los
Ángeles.
También comenta que horas después
de haber ingresado a urgencias de la uni-
dad del IMSS Cuauhtémoc, del puerto de
Veracruz, intentaron secuestrarla. Agrega
que al tercer día de estar en la clínica una
enfermera le dijo que debía marcharse de
ese lugar, pues las estaban dejando morir
intencionalmente: “Usted vale más muer-
ta que viva, porque así no hay escándalos”.
Asegura que durante los días que per-
maneció internada en las instalaciones del
Seguro Social no recibió atención médica, y
atribuye ese hecho a que el padre del joven
que la atropelló es médico en esa unidad
hospitalaria, mientras que la madre fungía
como subadministradora en el hospital de
gineco-obstetricia del Seguro Social ubica-
do en la calle Díaz Mirón, en Veracruz.
“Así estaba todo el tráfico de influen-
cias en pleno. Tras la advertencia de la en-
fermera me asusté muchísimo. Fue cuan-
do me puse las pilas. Mis familiares me
sacaron de ahí a la fuerza y me llevaron
a una clínica privada. Llegué con la pierna
derecha vendada y todavía con tierra en
las heridas. Los médicos se sorprendieron
de que siguiera con vida y de que no tu-
viera ninguna infección, como una perito-
nitis. Tenía 2.5 puntos de hemoglobina. Ya
con 5 puntos corres el gran riesgo de mo-
rir. Sobreviví porque Dios es muy grande;
me quería aquí, donde tengo una impor-
tante misión que cumplir”, afirma.
Al cabo de año y medio de luchar por
que se le hiciera justicia, María de Los Án-
geles decidió darle “carpetazo” al asunto,
abrumada e impotente por la actitud de las
autoridades: “La justicia legal nunca lle-
gó. Parecía que yo había sido quien incu-
rrió en delito. Me hicieron ir a la delegación
en muletas tres, cuatro y hasta cinco veces.
“Hubo testigos presenciales que fue-
ron llamados a declarar hasta en seis oca-
siones. La compañía General Motors reali-
zó un peritaje sobre la velocidad a la que
conducía el responsable. Se determinó
que iba a más de 100 kilómetros por hora.
En el peritaje de alcohol se descubrió que
el joven iba completamente borracho. Aun
así, con todas las pruebas disponibles, no
se pudo hacer nada.
R
e
fu
g
io
R
u
iz
Vianney Trejo. Lareina
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 75
DEPORTES / PARAPANAMERI CANOS
Todas las desgracias,
A María de los Ángeles Ortiz, un automovilista
ebrio le cortó la pierna. Hijo de influyente, evadió
su responsabilidad. Su desgracia la enfrentó con
el deporte. Es plusmarquista mundial y Premio
Nacional del Deporte 2001. Vianney Trejo padece
malformación congénita. Lleva cinco medallas,
tres de ellas doradas, y es la reina de los Juegos
Parapanamericanos 2011. Sus habilidades para la
natación las combina con su afición por la muerte.
Junto a estas singulares deportistas, decenas de
atletas habían conseguido, hasta el cierre de esta
edición, 144 podios para México. Lejos de los re-
flectores, ante estadios semivacíos.
RAÚL OCHOA
A
las 9:30 horas del 30 de junio
de 2004, María de Los Ángeles
Ortiz, estudiante de licencia-
tura en comercio internacio-
nal, caminaba por las calles
del puerto de Veracruz rumbo a la escue-
la cuando la arrolló un automóvil deporti-
vo que invadió la acera.
El vehículo era conducido por Ricardo
Márquez Aguirre, de 18 años, quien se ha-
llaba ebrio. No viajaba solo: en el asiento
del copiloto iba su primo y en la parte tra-
sera dos jovencitas.Venían de celebrar jun-
tos su fiesta de graduación del bachillerato.
Ahí comenzó el drama para María de los
Ángeles, quien quedó prensada entre la de-
fensa del auto y una pared. A pesar del bru-
tal impacto no perdió el conocimiento.
C
uando era niña, Vianney Trejo
Delgadillo estaba en la cocina
de su casa y vio a un tío re-
cién fallecido a quien quería
mucho. Asegura que estaba frente a ella
con el traje, la camisa blanca y los za-
patos negros con que lo sepultaron un
mes antes. Nadie más de la familia tu-
vo esa visión.
A partir de entonces, la joven –por
ahora reina de los Juegos Parapaname-
ricanos Guadalajara 2011– se aficionó
al tema de los muertos y le nació el in-
terés por estudiar medicina forense.
Comenta que, a los ocho años, visi-
tó un museo en la Ciudad de México y
fue ahí donde vio un muerto por prime-
ra vez.
“Desconozco si el individuo forma-
ba parte de una exposición o si fue al-
guien que falleció en el lugar. Al ver-
lo sentí ñañaras en el vientre, pero me
gustó. Lo que no me agradó fue el olor,
pero eso ya forma parte del trabajo.”
Dice que les perdió el miedo: “En la
vida nada me espanta. Si no me asusta
un muerto no creo que me asuste otra
cosa”, dice convencida.
Esta nadadora de 17 años ha con-
quistado tres medallas de oro y dos de
RAÚL OCHOA
todo el éxito...
C
O
N
A
D
E
74 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
La salvación
del negocio
BEATRIZ PEREYRA
José Sulaimán e Ignacio Beristáin coinciden: el
sábado 12 Manny Pacquiao no le ganó la pelea a
Juan Manuel Márquez en el ring, sino en la ma-
raña de los negocios de Las Vegas. El presidente
del CMB considera que "el temor a las apuestas,
a Bob Arum y al propio Pacquiao" sentenciaron
la pelea. El entrenador del púgil mexicano no se
anda con rodeos: simplemente, "son unos pin-
ches rateros"
E
l presidente del Consejo
Mundial de Boxeo (CMB),
José Sulaimán, asegu-
ra que un triunfo “abru-
mador” de Juan Manuel
Márquez sobre Manny
Pacquiao sólo existe en la mente de
los mexicanos quienes, empujados por
sus ganas de ver ganar a su compatrio-
ta, son incapaces de analizar con obje-
tividad la pelea del sábado 12 en Las Ve-
gas. No fue contundente, pero triunfó.
“La ganó por poquito o era empate, pero
no perdió”, dice.
Luego insiste en que sólo los exper-
tos en boxeo, como él, son imparcia-
les. “Como no tenemos influencias vemos
otra cosa, somos quienes podemos emitir
una opinión un poco más seria, porque los
mexicanos ven ganar al mexicano y los fi-
lipinos al filipino”, machaca.
Pero el entrenador de Márquez, Ignacio
Beristáin, opina otra cosa: “Lo único que
faltó fue poner en la lona a Pacquiao des-
pués de la madriza que le paró Juan Ma-
nuel: le cortó la cara, le rompió la boca, le
rompió hasta el corazón y el alma. Lo de-
jó deshecho”.
Ante el fallo de los jueces que le dieron
la victoria a Pacquiao por decisión mayo-
ritaria, el manager sólo atina a decir: “Pin-
ches rateros”.
tanto que el bronce lo convirtió en do-
rado en la especialidad de 200 metros
combinados. Ahora le resta una prue-
ba en la que tiene amplias posibilida-
des de acceder a lo más alto del podio.
“Mi rival más fuerte soy yo”, se ufana.
Practica el deporte desde los ocho
años como terapia física para su mal-
formación congénita y para controlar
un problema de asma que, al parecer,
ya ha superado. “La otra vez me some-
tí a un estudio para valorar el asma y
los doctores me dijeron que estoy me-
jor que una persona normal”.
En más de cuatro años en el alto ren-
dimiento, Vianney se ha visto favoreci-
da con el éxito. Hasta ahora acumula 53
medallas de oro en competiciones nacio-
nales e internacionales. Ha sido en estos
Juegos Parapanamericanos donde obtu-
vo las tres más recientes preseas.
Pero no todo ha sido felicidad en la
vida de Vianney. El año pasado, toda la
familia se vio obligada a mudarse de de-
legación por una amenaza de muerte.
“El problema ya fue solucionado, pero
todavía queda la incertidumbre de cui-
darse de la gente que te quiere dañar.
Sólo esa vez me han querido hacer daño,
pero quedé marcada de por vida. Aun-
que ya ha pasado casi un año, de todos
modos duele”, afirma. O
de Río de Janeiro 2007, con un lanzamiento
de 10.23 metros. Cuatro años después, re-
pitió el éxito en Guadalajara 2011, y al igual
que en Brasil cedió la plata y el bronce a
las mismas competidoras que ascendieron
al podio en el mismo orden: la mexicana
Catalina Rosales (plata) y la brasileña Ro-
seane Santos, en las categorías F57 y F58.
De nueva cuenta logró marca mundial y de
las Américas: 10.24 metros, que ella misma
impuso en enero pasado en el Campeona-
to Mundial, donde conquistó la presea do-
rada. Con su triunfo en Guadalajara asegu-
ró su boleto para los Juegos Paralímpicos
de Londres 2012.
“No compito contra mis compañeras,
a quienes no veo como rivales. Compi-
to contra mi propia cinta métrica, contra
mi propia marca. Cada vez que me prepa-
ro digo: ‘El récord mundial ya quedó atrás,
ahora vamos de nueva cuenta por esa
marca’. Esta estrategia la aplico desde mi
primera competencia, en Brasil. Gracias
a Dios me ha funcionado hasta el día de
hoy”, apunta Ortiz
Esta deportista se hizo acreedora al Pre-
mio Nacional del Deporte 2011, Premio a la
Trayectoria –condecoración que le otorga el
gobierno de Veracruz–, y le correspondió el
honor de encender el pebetero en los Juegos
Parapanamericanos Guadalajara 2011. O
A
P
p
h
o
to
/ J
a
e
C
. H
o
n
g
DEPORTES
“La juez de distrito, Aracely Es-
trada, que Dios la bendiga, dictaminó
que mi pierna valía 30 mil pesos y que no
era necesario privar de su libertad al agre-
sor, porque simplemente fue un accidente
no culposo”, lamenta Ortiz.
La vida sigue
El mismo año del accidente a María de los
Ángeles le diagnosticaron cáncer por va-
rios tumores que se le presentaron en va-
rias partes del cuerpo. “Me han abierto cin-
co veces; la más reciente fue en un seno el
año pasado. Por fortuna, el cáncer está en-
y porque estoy consciente de que no existe
la cultura, la educación en México sobre es-
te tipo de temas. Incluso te insultan cuan-
do te ven caminando por las calles.
“Me he enfrentado a duros entrena-
mientos; he sacrificado la escuela, a los ami-
gos, a la familia, las desveladas y las fiestas.
Cuido mucho mi alimentación, y tampoco
bebo ni fumo. Y aquí estoy dándole a Méxi-
co tres medallas de oro y dos de plata. La
primera presea de oro fue mía.”
Sin límites
Comenta que abandonó la escuela porque
casi todos sus maestros de la Preparatoria
7, Ezequiel A. Chávez, la trataron de ma-
nera discriminatoria y no le dieron ningu-
na facilidad para realizar sus actividades
deportivas.
“La mayoría de los maestros me repro-
baba por las faltas y no me dieron opcio-
nes de seguir con mis estudios por más
que entregué los justificantes. Sólo algu-
nos profesores me dejaron trabajar antes
y después de los entrenamientos o de las
competencias, pero no todos accedieron.
Deberán entender que es más difícil pa-
ra un discapacitado alternar estudios con
entrenamientos. Se me hace que su nega-
tiva es una forma de discriminación.
“Deseo ser médico forense, pero anali-
cé la carrera y está un poco complicada pa-
ra mí como deportista de alto rendimiento.
Así como te pueden llamar a las dos de la
mañana lo pueden hacer a las cuatro de la
tarde, que son justamente los horarios de
entrenamiento. Ahora lo único que hago es
estudiar idiomas y cumplir con el progra-
ma de cinco horas de entrenamiento.”
–¿Por qué la idea de acudir a tantos
psicólogos?
–Porque estoy loca... Sucede que una
psicóloga encamina sus trabajos a la cues-
tión deportiva; el otro recurre a la base fa-
miliar, en temas de cómo dejar los pro-
blemas de casa fuera de la competencia.
Y otro más aborda las cuestiones familia-
res y deportivas. En mi caso particular los
tres especialistas son necesarios, pues se
complementan.
Aclara que por lo general a la mayo-
ría de los deportistas juveniles se les asig-
na tres psicólogos. “A mí me han servido
mucho porque junto a la familia son ellos
los que te animan. Ya más grandes nos da-
mos cuenta de que somos más que aque-
llos que dicen estar bien, porque sin un
brazo, sin una pierna y con las dificultades
que afrontamos hemos tenido más éxito
que los atletas convencionales”.
Vianney padece malformación con-
génita. Cuenta que sus padres nunca qui-
sieron indagar acerca del origen de su pa-
decimiento. Sólo sabe que alguna vez el
doctor le dijo a su madre que de seguro in-
girió una pastilla en pleno embarazo, sin
saber con certeza que esperaba un bebé.
“Realmente no hemos investigado bien
las causas de este mal. Tampoco nos inte-
resa indagar”.
Y agrega: “El único límite somos noso-
tros mismos. Nosotros sabemos y decidi-
mos cuándo llegar. Nadie nos va a forzar
o a quitar nuestro lugar hasta que quera-
mos. Aquí estoy entregando más meda-
llas. No prometo nada, pero todavía ten-
go otras dos posibilidades de ganar oro y
le voy a echar todas las ganas del mundo
hasta el día de decir adiós. Ha valido la pe-
na tanto sacrificio. Estoy muy chiquita –de
estatura– y voy a seguirle.
“Hasta ahora soy la reina de estos jue-
gos; soy la atleta con más medallas y ojalá
termine así. Estaría muy contenta porque
además de la probabilidad de ser la reina
de estos juegos me satisface haber entre-
gado la primera medalla de oro a México.”
Sin aspavientos, Trejo realizó su pro-
pio pronóstico con base en el ranking pa-
rapanamericano. Y de las seis competen-
cias en las que participaría concluyó que
al menos tendría cuatro opciones para el
oro, una para la plata y otra más para el
bronce. En el caso de la plata repitió el me-
tal en esta justa (en 50 metros libres), en
capsulado y me permite la posibilidad de
que transcurra un año y medio para volver
a operarme”.
En 2004 terminó la licenciatura gracias
a una beca que le otorgó la Escuela Supe-
rior de Comercio Internacional. Se tituló
con cuadro de honor por el mejor prome-
dio de su generación (9.9), y con mención
honorífica por haber presentado el mejor
examen de titulación.
Nació en Comalcalco, Tabasco, hace
38 años. Vivió 17 años en su estado na-
tal. Luego se mudó a Veracruz, entidad a
la que representa en estos
Juegos Parapanamericanos.
Desde los siete años incur-
sionó en la disciplina del
lanzamiento de bala. A los
15 fue seleccionada, pero
su padre nunca le permitió
viajar a certámenes interna-
cionales. “Me corrieron del
equipo tabasqueño porque
de nada servía entrenar si
no me dejaban competir fue-
ra de casa. Me dediqué a es-
tudiar, al folclor y al volibol”.
En Veracruz, y tras gra-
duarse en su carrera, impar-
tió clases entre 2005 y 2006.
Después fue invitada por su
compañera Estela Salas Marín
–campeona paralímpica en Atenas en lan-
zamiento de bala en la categoría F53– pa-
ra incursionar en esta modalidad del de-
porte. Y decidió dedicarse al lanzamiento
de bala. Ahora es una de las mejores expo-
nentes de la historia, campeona mundial,
subcampeona paralímpica y monarca pa-
rapanamericana que establece marcas en
todas partes.
En su debut internacional, la atleta ga-
nó el oro con récord mundial y marca para-
límpica en los Juegos Parapanamericanos
w
w
w
.a
lia
n
z
a
te
x
.c
o
m
m
s
n
. m
e
d
i o
t i e
m
p
o
. c
o
m María de los Ángeles. Reconocimiento
“Todas sus medallas por una pierna”
76 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
–¿Cómo puede cambiar si la respuesta
a lo que han llamado un fraude fue orga-
nizar la cuarta pelea Márquez-Pacquiao?
–No sé si se va a dar esa cuarta pelea.
Necesitamos platicarlo Márquez y yo. Si le
pagan una cantidad que lo convenza, po-
dría ser.
–¿No cree que hay algo más importante
que el dinero? Si acepta la cuarta pelea, ¿no
es también parte de ese nido de corrupción?
–Se podría apelar a otro tipo de con-
diciones, a que haya un jurado. Tal vez yo
tengo que aceptar lo que está pasando en
el boxeo moderno, donde todo es negocio.
–Le insisto, ¿participar en el “negocio”
no es poco digno?
–Claro, pero cómo le prohíbo a un pe-
leador mío que es campeón del mundo
que rechace 25 millones de dólares si él
entró a esto por dinero, por sacar a su fa-
milia de la pobreza. ¡Son 25 millones de
dólares! Nadie le va a decir: ‘Déjalo, no lo
agarres’. Se va a preparar y va a ganar.
–¿Está obligado a noquearlo?
Beristáin jala aire antes de contestar.
–Sí le puede ganar. Le deben levantar
la mano. Alguien me reclamó que por qué
no lo mandé al abordaje cuando ya lo tenía
cortado. Hubiera sido un imbécil si lo man-
do a acabar con él y se encuentra con un
golpe, porque Manny pega durísimo, y se
echa a perder la labor de tantos rounds. Yo
hubiera quedado como un idiota.
"Sí fue un robo"
Sulaimán refiere que el descontento de
los aficionados mexicanos por la derrota
de Márquez es exagerado, y considera que
el peleador se fue a Las Vegas cargando en
la espalda las ilusiones de los fanáticos y
con el apoyo de todos los medios de co-
municación que se encargaron de “inflar-
lo”. Por eso, dice, no está de acuerdo con
las tarjetas de HBO que dieron ganador a
Pacquiao por cuatro rounds ni con las de
TV Azteca, cuyos comentaristas dijeron
que Márquez triunfó con el mismo núme-
ro de rounds de ventaja.
“Es la explosión de un robo absoluto. Sí
fue robo, pero en una pelea disputada. Pe-
ro ningún mexicano la vio disputada. Fue
una pelea cerrada, no deberían hacer tan-
to escándalo. El escándalo fue provocado
por la enorme publicidad que le dieron a
Márquez, porque los medios aseguraron
que él iba a ganar. Y sí, Márquez ganó casi
todos los rounds, pero no ganó todos. No
hay que ser tan ignorante del boxeo.”
El líder del CMB confiesa que él mis-
mo pensó que Márquez no tenía ninguna
oportunidad contra Pacquiao. Considera-
ba que sus 38 años, frente a los 32 y la ve-
locidad de Manny, le pasarían una factura
en el combate.
“Me probaron que estaba equivocado.
Hasta los últimos cuatro rounds Freddie
Roach (entrenador del filipino) cambió la
estrategia y lo mandó a atacar. Márquez
siguió al pie de la letra la táctica de Beris-
táin. Esta es una de las pocas peleas en las
que he visto que la táctica gana. La táctica
de contragolpear venció a la de Roach de
atacar con precaución.
“Juan Manuel está desilusionado y no
sabe si seguirá en el boxeo, pues ya le per-
dió la fe. Le doy una semana para que se
tranquilice. Si le ofrecen muchos millo-
nes por la revancha, sería muy güey si lo
dese cha. Debe tomarla y después retirar-
se”, aconseja.
Ignacio Beristáin recuerda que en to-
da su carrera Juan Manuel Márquez siem-
pre ha ido a contracorriente, comen-
zando porque nunca le cayó bien a José
Sulaimán y, en consecuencia, el CMB no
lo arropó, como ha hecho con otros pu-
gilistas que gozan de muchos privilegios.
No fue sino hasta 2007, después de 14
años en el boxeo, cuando el CMB le dio la
oportunidad de pelear por un título mun-
dial (el superpluma, contra Marco Anto-
nio Barrera).
Mientras boxeó fuera de México. Inclu-
so fue objeto de burlas, como cuando pe-
leó contra el indonesio Chris John por una
bolsa de sólo 35 mil dólares. Beristáin di-
ce que, con excepción del pleito ante May-
weather, “y eso porque le llevaba 14 kilos
más”, las otras cinco derrotas que tiene
también han sido robos.
Según el entrenador, Juan Manuel
Márquez ha sido víctima de los promo-
tores también por los contratos. Acusa al
propio Arum de haberle quitado “en el es-
critorio” los títulos pluma de la Asocia-
ción Mundial de Boxeo (WBA) y de la Fe-
deración Internacional de Boxeo (IBF) por
no haber querido firmar una extensión de
contrato con Top Rank.
“Lo mandamos al carajo y nos fuimos
con Golden Boy (del empresario y exboxea-
dor Óscar de la Hoya), pero también nos
tuvimos que ir porque le caímos en una
patraña. En dos peleas no le pagaron los
mínimos pactados. Como yo iba a las reu-
niones y discutía que le pagaran más, le di-
jeron: ‘Ya no traigas a don Nacho porque
no quiere los contratos, no le parece lo que
pagamos y sólo nos retrasa’. Así ha sido
siempre, pero esto ya fue el acabose.”
O
c
ta
v
io
G
ó
m
e
z
NachoBeristáin. El acabose
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 79
DEPORTES
El polémico resultado de la pelea Már-
quez-Pacquiao III, en la que se disputó el
título welter de la Organización Mundial
de Boxeo, no sólo le quitó el sueño a Igna-
cio Beristáin. También le grabó en la men-
te la idea de que la descomposición en es-
te deporte es cosa del boxeo moderno, en
el que no hay justicia. Calcula que alrede-
dor de 25% de los peleadores ganan o pier-
den por el capricho o gusto de los dueños
del negocio.
Horas después de la pelea, Márquez
declaró que el fallo es el resultado de que
el boxeo “es un negocio”. El propio promo-
tor del pleito, Bob Arum, se lo dijo de fren-
te al mexicano: “Son negocios”.
Los momios estaban 10.5 a 1 a favor de
Pacquiao. El empate pagaba 22 a 1. Si los
jueces le hubieran dado el triunfo “hubie-
ra sido un desfalco monumental”, señala
Sulaimán.
El longevo dirigente del boxeo expli-
ca que la economía del estado de Nevada
descansa en gran medida en las funcio-
nes de box, que en su mayoría sólo realiza
la promotora Top Rank, de Bob Arum, em-
presario neoyorquino avecindado en Las
Vegas que opera con licencia de la Comi-
sión Atlética de Nevada. Además, apunta,
los casinos son los que corren con los gas-
tos de las peleas, por lo que el promotor ni
siquiera arriesga su dinero.
Para Sulaimán el temor a “lastimar” al
ídolo local y el negocio que genera infundió
miedo en los jueces Glenn Trowbridge (116-
112) y Dave Moretti (115-113), quienes a di-
ferencia de Robert Hoyle (114-114) sí vieron
ganar ampliamente al boxeador filipino.
“Para mí, en la mente de los dos jueces
que ya habían actuado en otras peleas de
Pacquiao estaba el temor a las apuestas,
el temor a Bob Arum y el temor al propio
Pacquiao”, sentencia.
Y añade: “Nevada tiene un héroe y tie-
nen que protegerlo. Lo que estoy diciendo
me va a costar muy caro, pero es la verdad.
Ya me cayó gordo que nos traten de ver la
cara de güeyes. Todas esas cosas sí fueron
factores para la decisión, por eso pugno por
que el boxeo salga de las zonas de los casi-
nos, porque uno nunca sabe qué hay detrás.
“Fue una carga gigantesca de respon-
sabilidad para los jueces por no lastimar a
las partes importantes que apoyan al es-
El entrenador aclara que no puede res-
ponsabilizar directamente a la Comisión
de Nevada por el resultado adverso a su
boxeador que emitieron “unos malan-
dros”, pero subraya que de alguna forma
quienes la dirigen también son culpables,
porque ellos designaron a los jueces. “No
sé cómo revisan para saber si no son co-
rruptos y si no reciben un billete”, apunta.
Cuenta que incluso en una ocasión
un promotor mexicano –de quien prefie-
re guardarse el nombre para “no afectar”
más al boxeo– fue a verlo a su casa desde
donde realizó una llamada para ofrecer-
le dinero a unos jueces. “Mientras espera-
ba a que me terminara de bañar agarró el
teléfono y se puso a hablar. Marcó a Los
Ángeles y lo oí que estaba sobornando a
unos jueces. Me dio asco. Le dije: ‘No quie-
ro que vuelvas a venir a mi casa y menos
que uses mi teléfono para eso’”.
El entrenador de 72 años, 52 de los
cuales los ha pasado enseñando a boxear,
explica que elaboró una estrategia para
que Juan Manuel Márquez derrotara a
Manny Pacquiao. Le enseñó a quitarse los
golpes rectos y en forma de gancho que el
filipino suelta con su privilegiada zurda.
Le dijo que no le quitara la vista de en-
cima a los hombros para saber qué gol-
pe tiraría.
El mexicano trabajó para intentar anular
la mano izquierda del rival, “que es un mi-
sil”. Aprendió a esquivar el ataque y a con-
tragolpearlo. Entrenó para buscar el nocaut,
“pero es imposible, aguanta todo” y durante
la pelea disparó sus puños al cuerpo del ta-
galo donde le molesta que le peguen.
De acuerdo con las estadísticas de la
pelea, Pacquiao conectó 117 golpes de po-
der por 100 de Márquez.
–A unos rounds del final usted le di-
jo a Márquez que iba ganando la pelea, “a
menos que estos pinches bandidos te la
roben”, ¿de alguna manera estaban cons-
cientes de que el resultado sería adverso,
que no tenían oportunidad de ganar?
–Lo pensamos durante los entrena-
mientos, pero entrenamos también pen-
sando en ganarle a los jueces. Ya lo habían
jodido dos veces (en 2004 y 2008), enton-
ces creíamos que esos cabrones deben te-
ner vergüenza. Pero este resultado va a
cambiar muchas cosas en el boxeo.
tado de Nevada y lo han hecho un gran lu-
gar para el boxeo internacional. No digo
que es corrupción, sino un efecto psicoló-
gico. En México también se cuida al ídolo,
pero no en esa forma.”
–¿Está diciendo que los jueces no se li-
mitan a sancionar lo que ocurre sobre el
ring y que no hay imparcialidad?
–Esa es una acusación que dejo en us-
ted. Digo que todos tenemos en nuestra
mente influencias que no sabemos que
tenemos pero que nos inclinan a tomar
una decisión pensando que lo estamos
haciendo bien. Nadie es imparcial.
–Un juez no se puede dar el lujo de no
ser imparcial.
–No puedo declarar lo que no me cons-
ta. No creo que sean corruptos ni tampo-
co que fueron amenazados, pero debie-
ron haber buscado jueces que no tuvieran
arraigada la condición de Las Vegas como
capital del boxeo, jueces que no supieran
nada de lo que está en juego. Si la pelea
hubiera sido sancionada por el CMB, yo
no los hubiera escogido, pero sería injus-
to que los atacara. Conozco a sus familias,
son gente buena.
Culpa de HBO
“La teoría de los casinos no la creo”, suel-
ta Beristáin. “Más bien fue que este güey
(Pacquiao) es el hijo predilecto de HBO (la
cadena de televisión restringida que trans-
mite funciones de box). El negocio está ahí.
HBO no puede permitir que su boxeador
estrella se baje al nivel de la derrota. Por
eso no habrá combate con Floyd Maywea-
ther Jr., porque la televisora sabe que el es-
pectáculo es con Juan Manuel. Te apuesto
que van a quitar la pelea de Mayweather,
que se va a revolcar en su propia salsa, y
van a poner la de Juan Manuel.
“La arena del MGM estaba hasta el tope,
y también la del Mandalay Bay, donde pu-
sieron un circuito cerrado. La gente compró
boletos hasta en la reventa para entrar ahí y
ver la pelea en una pantallota. ¡¿Cómo voy
a pagar un boleto para ir a Las Vegas a ver la
pelea en la tele?! Bueno, yo no, porque yo no
pago un boleto para ir a ver a un pendejo pe-
lear. Sólo en México la pelea tuvo más de 30
puntos de rating y unas 40 millones de per-
sonas la vieron”, comenta Beristáin.
A
P
p
h
o
to
s
/ J
a
e
C
. H
o
n
g
Estampas delapolémica
78 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011 81
a las violaciones cometidas por los diversos
Estados y sus agentes. En particular, la CIDH
atraviesa un momento delicado pues ha sido
cuestionada por los Estados justamente por
señalar de manera reiterada que éstos violan
derechos humanos –el presente, es el año
en que la Comisión ha presentado el mayor
número de casos en su historia ante la Corte
Interamericana de Derechos Humanos–, razón
por la cual requiere del apoyo de organizacio-
nes civiles y medios independientes en esta
situación de apremio para el cabal desempeño
de su función. Estoy seguro de que Proceso
seguirá ejerciendo con objetividad la crítica no
sólo cuando, desde su perspectiva, el órgano
defensor de los derechos humanos no cumpla
con sus expectativas sino, de manera vigoro-
sa, en aquellos múltiples casos en que son los
agentes estatales identificados por la propia
CIDH quienes violan los derechos humanos de
numerosas víctimas.
Agradezco a usted su amable atención y le
reitero las seguridades de mi consideración más
distinguida.
José de Jesús Orozco Henríquez
Respuesta del reportero
Señor director:
L
a Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH) se encuentra, en efecto, en
un momento delicado debido a las presiones de
los Estados de la región. Es el caso del mexica-
no, continuamente señalado por ese organismo
debido a sus reiteradas violaciones a los dere-
chos humanos.
El gobierno de Felipe Calderón ha ejercido
una presión directa a través de la reducción de
sus contribuciones. Como se indica en el texto,
cayeron de 125 mil dólares a 62 mil 500 luego de
que en 2008 la CIDH le pidiera medidas cautela-
res a favor de Proceso para evitar la destrucción
de los paquetes de la elección presidencial de
2006.
El Tribunal Electoral del Poder Judicial de
la Federación (TEPJF) validó en esa ocasión el
triunfo de Calderón mediante un dictamen apro-
bado en forma unánime por los integrantes de la
Sala Superior de ese órgano jurisdiccional.
Uno de ellos fue el entonces magistrado
electoral José de Jesús Orozco Henríquez. Su
trayectoria no está en duda. Lo que se destaca
en la información es el hecho de que en junio de
2009 el gobierno de Calderón lo promovió para
integrarse a la CIDH.
Tal y como el Estado mexicano apela a la
buena fe en la actuación de los organismos elec-
torales para negar el acceso a los testimonios de
esa elección, el comisionado Orozco nos pide
aplicar ese principio para creer que se ajustó al
reglamento de la CIDH y no tuvo nada que ver
en el rechazo del organismo a la demanda de la
revista.
La investigación de esa queja habría pasado
también por la actuación de los magistrados del
TEPJF en esa elección.
Jorge Carrasco Araizaga
De Lauro Urbina López, sobre la
contaminación acústica del Metro
Señor director:
C
oincido con lo que manifiesta Marta Lamas
en su artículo El miedo nos mata en silencio
que, publicado en Proceso 1828, comenta otro
de Samuel Máynez Champion difundido en la
edición 1827 bajo el título de Agresión acústica.
Si bien ambos textos se refieren al ruido que
nos rodea, quiero referirme a un espacio ruidoso
que no fue mencionado por ninguno de los dos
autores: el Metro de la Ciudad de México.
Quienes usamos este medio de transporte
debemos padecer a los vendedores ambulantes
de discos compactos de música, los cuales la
reproducen a volúmenes que exceden cualquier
umbral tolerable, con dos agravantes: una, que
sus discos son de procedencia ilícita, porque
como música pirata no pagan derechos, o se
trata de artículos robados, lo que explica su bajo
precio; y dos, que los vendedores gozan no sólo
de la tolerancia, sino del apoyo de las autori-
dades para que realicen sus actividades en los
vagones.
Así, los vendedores con discapacidad visual
tienen tarjetas de cortesía que les permiten entrar
al Metro gratuitamente, y lo hacen primordial-
mente para vender música pirata que ofrecen a
niveles dolorosos para los oídos del resto de los
viajeros.
Por si fuera poco, el número 9 de la página del
STC establece como un objetivo el desarrollo de
“corredores y espacios comerciales para vagone-
ros, invidentes, silentes y personas con discapa-
cidades, así como monovisuales”. Obviamente, la
práctica se extiende a muchos otros vendedores
ambulantes sin discapacidades.
Somos, entonces, unos 4 millones de usua-
rios del Metro los que cada día estamos someti-
dos al suplicio de la contaminación auditiva, cifra
que está muy lejos de ser superada por la que
puede calcularse en los sitios
ruidosos detectados por
Máynez y Lamas.
Aunque el tema que nos
ocupa es el ruido como un
factor dañino para la salud,
el problema en los vagones
del Metro es más complejo.
Por un lado, tenemos leyes
federales que tipifican los
delitos de piratería en toda
la cadena de producción,
así como otras que pena-
lizan la compra y venta de artículos robados,
mientras que una de las misiones expresas del
Metro es “lograr un servicio de transporte de
excelencia”.
Nada de esto se cumple con estos vendedo-
res que, además de causar contaminación auditi-
va, forman grupos que pueden pagar cuotas mo-
netarias a algunos funcionarios por sus permisos
o brindar apoyos político-electorales a diversos
aspirantes a puestos de poder.
Todo, en detrimento de quienes usamos el
Metro sólo para desplazarnos de un punto a otro
de la ciudad.
Propongo que se haga un reportaje a fon-
do sobre esta situación para que los próximos
aspirantes a la Jefatura de Gobierno del Distrito
Federal abran un debate sobre la forma de liberar
a los usuarios del Metro de la diaria tortura de
contaminación acústica. (Carta resumida.)
Atentamente
Lauro Urbina López
Denuncia que ISSSTE y GNP “le
dan largas” al pago de un seguro
Señor director:
E
l suscrito, Aldo Vázquez Quintero, se dirige
a usted para pedirle publicar la siguiente de-
nuncia en Palabra de Lector.
El Grupo Nacional Provincial (GNP) no nos ha
pagado un seguro por fallecimiento de un traba-
jador jubilado, Jerónimo Vázquez Sánchez. Tanto
a mí como a mi hermano, Iván Vázquez Quintero,
quienes somos los beneficiarios, nos han traído
vuelta y vuelta de las instalaciones del ISSSTE a
una oficina del GNP en Tlaxcala.
No se trata de un seguro millonario como el
que tienen los altos funcionarios, sino de uno que
no rebasa los cien mil pesos. Aunque desde el 18
de junio les hemos entregado toda la documen-
tación requerida, junto con la solicitud (número
3600072), el ISSSTE y el GNP le han dado largas
al asunto echándose la bolita.
Creemos que esta es una consecuencia de la
venta de Aseguradora Hidalgo, así como de los
malos manejos de las cuotas de los pensionados
y trabajadores por parte del ISSSTE.
A quien pudiera prestarnos ayuda le pro-
porcionamos el siguiente número de teléfono:
01/246/41-53-30-95.
Gracias por su atención.
Atentamente
Aldo Vázquez Quintero
A LOS LECTORES
1. Toda carta dirigida al semanario Proceso
deberá contener nombre y frma de su autor,
una identifcación fotocopiada o escaneada
(de preferencia credencial de elector, por
ambos lados), dirección y, en su caso, telé-
fono o correo electrónico. Si el remitente
sólo desea publicar su nombre, lo indicará;
de lo contrario, el resto de sus datos tam-
bién podrían ser difundidos.
2. Ninguna carta tendrá una extensión
mayor de dos cuartillas, es decir, no más de
56 líneas de 65 caracteres cada una.
3. La correspondencia no incluirá docu-
mentos probatorios de lo denunciado; se
publicará conforme a su turno de llegada,
y podrá ser enviada por correo, entregada
personalmente, transmitida por fax (56-36-
20-55) o dirigida a sloya@proceso.com.mx.
4. La sección Palabra de Lector cierra los
miércoles de cada semana.
PALABRA DE LECTOR
80 1829 / 20 DE NOVIEMBRE DE 2011
Un paso adelante y dos atrás
Señor director:
P
or este medio quiero expresar mi desacuer-
do con el dictamen de inadmisibilidad que
la Comisión Interamericana de Derechos
Humanos (CIDH) emitió respecto a la demanda
de Proceso consistente en tener acceso a las
boletas de la elección presidencial de 2006.
A mí me sorprende, al igual que a Graciela
Rodríguez Manzo (Desilusión y nueva espe-
ranza, Proceso 1828), que la CIDH no haya
notificado debidamente su respuesta parcial,
superficial, ante la solicitud de Proceso.
Cabe recordar que en el Capítulo I de la
Constitución Política de los Estados Unidos
Mexicanos, titulado De los derechos huma-
nos y sus garantías, el artículo 1 reza: “En los
Estados Unidos Mexicanos todas las personas
gozarán de los derechos humanos recono-
cidos en esta Constitución y en los tratados
internacionales de los que el Estado mexicano
sea parte, así como de las garantías para su
protección…”.
De lo anterior se desprende que los tratados
que el Estado mexicano haya firmado con la
comunidad internacional deben ser considerados
como parte de nuestra legislación, y que, asimis-
mo, diferentes instancias internacionales tienen
ya jurisdicción sobre nuestro sistema legal.
Durante décadas, los Estados modernos
se escudaron en el principio de soberanía
para cometer todo tipo de violaciones a las
garantías individuales de su población. Pero
ahora las recientes modificaciones constitu-
cionales abren el camino para que nuestro
país, con incipiente democracia y vigor de los
derechos humanos, los abusos de poder rea-
lizados por el Estado puedan ser sancionados
a nivel internacional.
¿Pero qué pasa cuando esos mismos
organismos internacionales renuncian a su
potestad de juzgar, sancionar o hacer las
recomendaciones correspondientes a los
gobiernos violadores de los derechos huma-
nos, como ha ocurrido en el caso de México?
(Carta resumida.)
Atentamente
Manuel Guerrero Ramos
De José de Jesús Orozco,
comisionado de la CIDH
Señor director:
E
n relación con el artículo “Todo el peso del
Estado para ocultar las boletas de 2006”,
publicado en la edición 1828 del influyente sema-
nario bajo su atinada conducción, con el mayor
respeto y por lo mucho que valoro su informada
opinión, me permito formularle los siguientes
comentarios:
En primer lugar, aprecio el seguimiento y
escrutinio que le da a los trabajos de la Comisión
Interamericana de Derechos Humanos (CIDH),
así como al tema de la transparencia. La contri-
bución de Proceso sobre el particular es amplia-
mente reconocida y valiosa.
Reconozco y aprecio también que el perio-
dista Jorge Carrasco Araizaga, a quien respeto
por su profesionalismo, haya sido puntual en
transcribir las respuestas a las preguntas que se
sirvió formularme con motivo del artículo bajo
comentario.
Sin embargo, algunas de sus afirmaciones
podrían tener implicaciones que no sólo se apar-
tección de los derechos político-electorales
del ciudadano contra actos de los partidos
políticos y contra actos del Instituto Federal
Electoral para salvaguardar el acceso a la
información pública en materia electoral (SUP-
JDC-117/2001, SUP-JDC-127/2001, SUP-
JDC-128/2001, voto particular en el SUP-
JDC-015/2002 y SUP-JDC-216/2004).
Todas las decisiones en que he participado
en la CIDH, como aquellas en que lo hice en
el TEPJF, son públicas, sujetas al escrutinio
público, y consultables, respectivamente, en
www.cidh.org/default.htm y www.trife.gob.mx/.
Asimismo, me permito hacer de su co-
nocimiento que, en pleno acatamiento a lo
dispuesto en el artículo 17 del Reglamento de
la CIDH y bajo protesta de decir verdad, como
comisionado mexicano no sólo me abstuve de
participar en forma alguna en la discusión, in-
vestigación, deliberación y decisión del asunto
relacionado con el acceso a las boletas de la
elección presidencial de 2006 sino que jamás
formulé comentario –público o privado– alguno
sobre el particular o siquiera pregunté sobre la
situación en que se encontraba dicho asunto a
colega alguno de la Comisión, ni al Secretario
Ejecutivo ni a miembro alguno del personal de
la CIDH. Lo anterior es verificable con la con-
sulta que se haga a las personas mencionadas.
Es público que tuve el honor de ser ele-
gido como comisionado de la CIDH a título
personal (toda vez que los miembros no repre-
sentamos a Estado alguno) y prácticamente
honorífico, en junio de 2009, por la Asamblea
General de la Organización de Estados
Americanos (OEA), en una votación inédita
en la que obtuve el sufragio de 32 de los 34
Estados ahí representados.
También bajo protesta de decir verdad, me
permito manifestar que en ningún momento con
motivo de la invitación inicial que se me formuló
para integrar una lista de posibles candidatos a
ser postulados por el Estado mexicano para ser
miembro de la CIDH (previa consulta con secto-
res académicos y organizaciones defensoras de
derechos humanos nacionales e internaciona-
les); ni al formalizarse mi postulación por haber
logrado el consenso respectivo; ni durante el
periodo de presentación de mi candidatura ante
las representaciones de los Estados miembros
de la OEA, el gobierno mexicano mencionó asun-
to particular alguno en que tuviera interés sino
puso énfasis en el absoluto compromiso con la
causa de los derechos humanos, en general, y
el fortalecimiento del Sistema Interamericano,
en particular, así como en el estricto respeto a
mi independencia como eventual miembro de la
Comisión, como en los hechos la he ejercido de
manera plena e íntegra como comisionado de la
CIDH y en su momento lo hice durante 16 años
como magistrado electoral.
Es legítimo y positivo someter a escru-
tinio público y cuestionar con argumentos
la actuación y las razones de las decisiones
de la CIDH, como cualquier órgano público.
Ello fortalece nuestra democracia y es par-
te fundamental de la rendición de cuentas.
Simultáneamente, empero, es claro que la
causa de los derechos humanos requiere
apuntalar a las instituciones que, como las
que conforman el Sistema Interamericano,
contribuyen a su protección efectiva frente
Critica el dictamen de la CIDH
contra la solicitud de Proceso
tan de la realidad sino afectan mi honor e integri-
dad profesional.
Como la revista a su digno cargo, a lo
largo de mi carrera profesional siempre he
promovido y defendido el derecho de acceso
a la información pública, así como el valor e
importancia de la transparencia en un Estado
constitucional democrático de derecho.
Primero, desde la academia, como investiga-
dor de la UNAM y, después, como magistrado
de la Sala Superior del Tribunal Electoral del
Poder Judicial de la Federación (TEPJF), en
donde sostuve criterios novedosos y garan-
tistas a favor de los derechos humanos. Por
lo general, estuve en la mayoría, pero en oca-
siones quedé solo en la minoría por sostener
tales criterios. Más adelante, algunos de ellos
serían adoptados por la mayoría e, incluso,
en el marco de la reforma de 2007, se incor-
poraron a la Constitución con el consenso de
todas las fuerzas políticas. Así, por ejemplo,
fui ponente en diversos asuntos pioneros, al
sostener el derecho de todo ciudadano a tener
acceso a los documentos básicos y a la in-
formación financiera de los partidos políticos
en poder del Instituto Federal Electoral, así
como la procedencia del juicio para la pro-

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful