- El desafío a la Ley y la Trasgresión.

Freud, aborda a la perversión en relación al horror que experimenta un sujeto perverso cuando es enfrentado a la diferencia de los sexos y a su Ley. De esta manera sienten temor por perder el objeto de su deseo, y por otro lado a perder el instrumento de su goce, como resultado de ese enfrentamiento con la castración. El perverso se enfrenta con la imposibilidad de reconocer la Ley de castración, la desafía, reniega de la falta que allí se evidencia y transforma horror en fascinación. Hace del horror un lugar de goce, que a su vez permita evitar el enfrentamiento con la amenaza de castración. Lo que se desafía fundamentalmente es la Ley del padre, esta Ley del padre que se impondrá a partir de la castración, es lo que el sujeto constantemente intentará desafiar. El desafío tiene un sentido. La relación del perverso con la madre, incluye al padre como desafiado y a la madre como idealizada de manera no sublimatoria a través del amor y la ternura, sino como adoración. En un artículo planteado por Castoriadis, Piera Aulagnier y otros, pude rescatar un fragmento: “el perverso desafía lo real, y si desafía ese real por el sesgo de la ley, es porque en nombre del saber, la ley viene a designar y codificar la realidad. Toda ley, ya sea una ley ética o ley penal, se apoya sobre el postulado de un saber, que se quiere verdad, porque pretende encontrar sus fuentes en lo real”7. Es a ese saber al cual se dirige el desafío perverso, allí quiere encontrar sus garantías. El perverso es aquel que no puede sino renegar de la ley del padre, a fin de preservar su renegación sobre la castración y la diferencia. Como señala Aulagnier: reniega de esa ley en tanto que palabra del padre, pero en tanto que ley. Quizás es posible pensar que la renegación actúa esencialmente sobre la cuestión del deseo de la madre por el padre. O en otras palabras, sobre la cuestión de la diferencia de los sexos. A través del discurso de Mariano pude reconocer varias conductas que lo sitúan en el lugar de la transgresión. Estas transgresiones precisamente derivan del conocimiento de la Ley de castración, y su consecuente desmentida. Entre ellas sitúo, al desafío a la autoridad del Penal, comisión de delitos dentro y fuera de la Institución, adicción a las drogas, tatuajes, e inclusive transgresiones del encuadre en relación a la transferencia.

- La transferencia: Las entrevistas con Mariano tenían una particularidad. Siempre me hablaba de lo mismo, por ejemplo, de conflictos que surgían dentro del penal. Su discurso presentaba ciertos rasgos morbosos. Muertes, intentos de homicidios, asesinatos, trasgresiones, fueron indicadores que persistían a lo largo de las entrevistas. También me contó algo acerca de su vida, pero en la mayoría de las entrevistas siempre estaban presentes sus relatos morbosos. En algunos casos se hizo presente la transgresión al encuadre de las entrevistas, por lo que yo intenté varias veces poner un freno frente a tal trasgresión y sin embargo no respetaba mi indicación y continuaba hablando. La primera entrevista fue característica. Una vez que la Psicóloga me presenta al interno, al decir que yo concurriría a dicha institución con el fin de “aprender” y generar un espacio de escucha, automáticamente Mariano percibe mi falta en relación al saber, por lo que me dice que el mismo me va a enseñar acerca de la vida carcelaria. Frente a esta situación intenté poner un freno y le dije que no era necesario. Inmediatamente, le expliqué que yo estaría allí para generar un espacio de escucha y no para que él me enseñe acerca de la vida carcelaria. En esta misma entrevista Mariano se posiciona en relación a su discurso y también me posiciona a mí. Al comentar lo siguiente:

suponer que el Otro es un sujeto que sabe. hable de casi todo. no hay un saber puesto en el Otro que ocupa el lugar del analista. que quizás esta transgresión al encuadre muestra una forma de operar desde su estructura perversa. por esta razón Mariano me ubica en el lugar de testigo de su discurso. En reiteradas ocasiones me dice que a la única que le cuenta ciertas cosas es a mí. a veces respondí a sus preguntas. a partir del momento en que se establece la relación. se hace evidente que la transferencia consiste en la atribución de saber al Otro. tomó asiento en el lugar que generalmente ocupan los Psicólogos cuando atienden a un paciente. cuando le dije que ya habíamos terminado. y no yo a él. En esta ocasión no sólo se hace instrumento al servicio del goce del Otro sino también me estaría insinuando a que yo trasgreda el encuadre. Cuando Lacan articula el concepto de la transferencia con el sujeto supuesto saber. Me decía que tenías ganas de dibujar y no de hablar. Vaya y piense que es lo que le falta preguntarme. Inclusive me dice que si tiene que realizar dibujos lo haría. diciendo lo siguiente: “Le dejo una pregunta para que usted piense. Como sabemos. Ya había mencionado esta cuestión en el marco teórico. En varias oportunidades él se mostraba como quien quería dirigir el encuadre. por lo que dejé que continúe sentado allí. simplemente se ofreció para dar testimonio de su decir. En este caso. Una vez que ingresa. la función del Sujeto Supuesto al Saber. . justamente aquel que yo fui a buscar. Solo le falta una pregunta. que lo dejáramos para otra oportunidad. Justamente. afirmaría que la postura de Mariano es la del saber: él sabe que es lo que yo necesito. él no quería dejar el lugar y continuaba con sus relatos. El perverso no duda de que sus actos sirven al goce del Otro. yo me levanto de la silla y voy a cerrar la puerta. Se hace clara esta postura cuando me dice que él sabe. basta que haya algo que sea “estructura de saber”. me doy cuenta que Mariano tomó asiento en mi silla. le falta preguntarme algo. calculador sería. Mariano tiene la certeza de que posee un saber. Creo que hable de todo.“yo soy una persona que trato de tener todo bajo control. el perverso se caracteriza por la falta de pregunta. me gusta analizar las cosas. responder ante al deseo del Otro. yo analizo y pienso mucho antes de hacer algo” (entrevista 1) “Analizo a las personas… Analizo situaciones…” (entrevista 1) En la segunda entrevista. por lo que en ese momento intenté poner un límite y le decía que no era necesario. Mientras que la neurosis se caracteriza por una pregunta. Es decir. él pretende darme una directiva. y me ofrece su ayuda para que yo pueda realizar mi trabajo. que él trabajo es sobre él. De esta manera me confía sus secretos. Buscó en todo momento una complicidad. el lugar del saber está puesto en el entrevistado. Una situación característica fue cuando en una de las entrevistas. En ese momento cuando giro la cabeza. Pienso que quizás con esta actitud él cree que debe atenderme a mí. En el próximo encuentro si me pregunta yo le respondo. (se ríe)… pero sabe una cosa. acerca de mi vida. pero intentaré profundizar un poco más el tema. puede ser ocupada por cualquiera. En una oportunidad me invita a que le mande un mensaje de texto para preguntarle cualquier cosa que yo no comprendiera de él. (Se ríe)” (entrevista 7) Pienso. Él tiene el saber que yo fui a buscar. No es necesario que este saber sea científico. al ser traído Mariano por su celador. Mariano se permite esta posición debido a que no fue él quien pidió atención terapéutica. Se hace un claro instrumento al servicio del goce del Otro. Él. No pude atinar en ese momento a decirle algo. Mariano me insinúa su saber sobre lo que yo quiero escuchar para hacer el trabajo integrador final. En relación a este caso. me gustan los números. desde el lugar de aquel que sabe lo que es bueno para el goce del Otro. ingresa a la oficina en donde yo me encontraba esperándolo. por lo que me estaría excluyendo del lugar de Sujeto Supuesto Saber. Si pensamos que la posición del sujeto perverso es hacerse objeto al servicio del goce del Otro. Lo mismo sucedió en reiteradas ocasiones al finalizar la entrevista.

Si pensamos que el neurótico en transferencia confiesa dificultosamente sus fantasías. completo. y posiciona al otro. ya avanzando el análisis. no es una clínica descriptiva. homicidios. “La clínica psicoanalítica.Aproximación diagnóstica: Para arribar a una posible aproximación diagnostica. a manera de hipótesis pensé en la posibilidad de que el intento de matar al padre. Este lugar implica al analista en la medida en que está incluido en la estructura misma del paciente por la transferencia. y otras hacia la perversión. Por otra parte quisiera comentar un sueño que me contó y que yo lo atribuyo a la relación transferencial. historias morbosas. se posiciona de cierta forma. en la medida en que el diagnóstico se establece en la transferencia”. creo conveniente pensar en que Mariano estaría buscando generar horror en mí. Relata el sueño diciéndome que soñó conmigo. espera a que yo reaccione frente a sus dichos. Pienso que este trabajo es una etapa más de aprendizaje. podría pensar que reflejaría algo de la situación transferencial. ni fenomenológica. el perverso en cambio lo hace de entrada. luego como “violador”… cualquier camino le es posible. y que luego daríamos por finalizada la experiencia. bajo la modalidad de provocación al analista. sino que es una clínica estructural. Pero no en el sentido de error. angustiándolo. Tan es así. En relación a sus relatos de homicidios. sino tal como se describe. En un primer momento pensé en una posible estructura psicótica (no desencadenada) por varios motivos: En primer lugar. . El lugar del padre. aquellos secretos que nadie sabía. Me gustaría dejar en claro que el diagnóstico al cual arribé. una clínica posible. designándose como culpable. no tienen otro fin que el de impresionar al testigo. en el sueño yo me estaría mudando. sino en el sentido de errar. considero pertinente posicionarme en relación a un diagnóstico diferencial. En segundo lugar. debe ser pensado en términos de una aproximación. quise creer en que los crímenes. En varias ocasiones pude percibir ciertos rasgos de manipulación. VI. él haciéndose instrumento al servicio del goce del Otro. fueron las que hasta el momento despertaron en mí. y justamente él se angustia por la situación. a partir del lugar que el paciente ubica al terapeuta. robos.Buscaba la forma de que yo sea participe de todos sus secretos. Nos decía Calligaris1. En todo momento me involucra. No es raro ubicar aquí. Lo fundamental es el discurso de esta persona en la medida en que por medio del habla. cierta ambivalencia. más tarde agrega: “pero después me di cuenta que era yo el que le manejaba el camión de su mudanza ” (entrevista 7) Si tomó a este sueño no en sentido interpretativo. más tarde como “sicario”. (violación. pasa al acto desde la palabra. Errar justamente porque no existe un lugar a partir del cual se pueda medir la significación de lo que se está haciendo. podría ser visto como un intento de restaurar al padre. que no es sino el padre muerto. Este sueño justamente aparece después de que yo le había dicho que concurriría a la Institución una vez más. De esta manera podríamos pensar que habrá un diagnostico posible. que estas historias de muertes. El padre simbólico. Mis hipótesis en las cuales algunas presentaban cierta tendencia hacia la psicosis. él buscaría en cierta manera restituir algo del orden simbólico. El justificativo de esta postura reside a partir de la dificultad con la que me encontré a la hora de establecer frente a que estructura clínica me encontraba. y aquellos referidos a la Institución. que Mariano aparecería como “el viajero” (recordemos que él trabajaba haciendo fletes). un acercamiento y no en términos de una verdad acabada. luego aparece como “ladrón”. y no se debe olvidar que el psicoanálisis no se caracteriza por considerar al saber cómo algo acabado. Por lo que atreves de este pasaje al acto.) serían como un recorrido de la errancia.

debemos considerar que existe la posibilidad de encontrarnos frente a un sujeto que ya atravesó una crisis. ¿Cuál sería entonces la diferencia radical entre una estructura psicótica fuera de crisis y la perversión? Un psicótico fuera de crisis que consulta a un analista. es porque pudo constituir alguna cosa que es homóloga a una metáfora. es que. en presencia de algo parecido a una metáfora paterna que sustenta al sujeto salido de la crisis en una significación viable. infiere que se trata del uso de algo. de un sujeto psicótico que se sustenta más acá de cualquier crisis. por la función que cumple el significante del NdP. una x. concibe una pluralización de los Nombres del Padre (NdP). gracias a la significación que él saca de su propia significación. sino más bien. sino como parte integrante de un saber total. más acá de la crisis. Para este sujeto que nos parece estar en una errancia. Una metáfora cuya especificidad es la de ser: de filiación respecto a una función paterna en lo Real. está consultando al psicoanálisis mismo. de un elemento. aquellas conductas perversas como una manera de sustentar a este sujeto frente a un eventual desencadenamiento psicótico? Esta hipótesis refiere al hecho de pensar ciertos rasgos perversos como síntoma. Estamos entonces. Consulta al psicoanálisis no como algo que podría organizar su saber. Esto no quiere decir necesariamente que sea delirante. pone en evidencia que el estar preso no le interesa. o al menos no han sido manifestados durante la transferencia Lo que me permitió inclinarme hacia la psicosis fue también el lugar del Sujeto. Un sujeto puede sostenerse en la normalidad. Supuesto Saber. o pide una relación con el saber analítico y nada más. Lacan en su concepción. Cuando Calligaris habla de estructura psicótica fuera de crisis lo hace a partir de pensar a un sujeto que nunca estuvo en crisis. Con esta idea es posible pensar que no sólo el Padre es un NdP sino que puede haber otros. él existe. . que mientras permanezca en lo Real. como NdP. Pero si este sujeto pasó por una crisis y salió luego de ella. en el sentido común de la palabra. puede funcionar como un NdP. Introducción a una clínica diferencial de las Psicosis. neologismos. Y sólo puede sustentarlo con su persona y con su certeza. Pero. de esta manera cumpliendo un papel estabilizador de dicha estructura psicótica. un punto de capitón.Cuando Mariano me dice que el estar preso o estar afuera “le da igual”. o por la función que cumple el síntoma como NdP. fenómenos elementales. Ediciones Nueva Visión. en cierta manera el psicótico al no contar con un amarre central. no tiene otra alternativa que la tarea de sustentar él mismo este saber. es decir que esta situación parecería ser un camino posible. pág. que le puede permitir al sujeto no estar loco y a la vez darse un lugar en el mundo. ¿Puede ser posible plantear aquí. 1 Calligaris. Calligaris al decir que es muy diferente un psicótico que se sustenta en una metáfora delirante. no hay relación fundante a un significante S1-paterno. “Hacerse un nombre”. una experiencia más. que no encontró imposición. como un estado permanente y a su vez constituyó un delirio para salir luego de esta crisis. 9 Por otra parte. El NdP pasa de ser un significante a ser una variable. Buenos Aires. o bien puede suceder que se encuentre en crisis. si bien justamente la clínica psicoanalítica habla de estructura psicótica en ausencia de cualquier crisis psicótica y de sus manifestaciones. es un invento que toma el lugar del NdP. este sujeto no está entre crisis. Contardo. El ejemplo fundamental de esta concepción es el de Joyce. Una cuestión que Calligaris refiere. Tiene un S1. Y por lo tanto no construyó una metáfora delirante. y que se haya instalado en esa crisis. frente a la falta del NdP. este punto que organiza el saber. o por lo que él pueda inventar que haga las veces de NdP. 1991. sin volverse loco. puede parecer bien adaptado. Desde esta perspectiva intento basarme en el hecho de que en Mariano no existen alucinaciones.

. simplemente me basé en la escucha y recibí como verdad lo que él me transmitía. y me ubica en el lugar de cómplice. parece un obsesivo. es cierto que él se corta. tiene su justificativo a partir de pensar el lugar en que me ubica Mariano en relación a la transferencia. pág. ni un pedido de aprendizaje. (aquí sería un saber). pero no un pedido de maestro. En este pedido no hay complicidad en el desafío. decía Calligaris. “cuando llega una cuestión de diagnóstico diferencial como: no sé. Es por esto. adquiere o no carácter de realidad material. con la perversión?. desde la perversión podría pensarse que sus relatos adquieren carácter de presentación. no podría dejar de lado la lectura de Lacan en relación a los tres tiempos que acontecen en la perversión. Lo que interesa es aquella realidad psíquica y lo que recibimos nosotros como verdad. En este caso su relato puede tomar carácter de fantasías. y no en el poder que viene del saber. lo que creí en un primer momento. mostrar en contraposición de la psicosis el papel que cumpliría estos relatos morbosos en relación a la perversión.Pero este tipo de pedido. es necesario olvidar lo fenoménico y considerar principalmente lo transferencial 3” En este sentido. porque ser interpelado en su saber. es un pedido de paseo en un saber. hace cosas que implica directamente su cuerpo. cierto horror. La diferencia existe a partir de pensar que en la perversión hay: desafío y complicidad. Complicidad a partir del momento mismo en que me hace saber lo que estaba ocurriendo en la Unidad 6. da cuenta que de cada uno de ellos. La mitomanía es un rasgo característico de la perversión. pero por otro lado. y a la usurpación del saber. Mientras que en la psicosis podría ser considerado como una trama delirante. Él mismo se describe como analista. Introducción a una clínica diferencial de las Psicosis. Al precisar estas observaciones. es un pedido relacionado con un saber que forma parte del saber total2 ”. por lo que se considera “Psicólogo”. Inclusive es posible pensar que estas historias. 86 3 Idem. ¿será que plantea un problema de diagnóstico diferencial. Contardo. como intención de provocación al analista. Pag 36 Es por esto que no debemos caer en tratar de precisar si lo que el sujeto relata. es algo que por lo general provocaría en el analista la impresión de que está siendo interpelado por un perverso que solo supone un sujeto (otro que el mismo) saber para desafiarlo. acerca de la existencia de una posible estructura psicótica subyacente. es decir me involucra. Freud al hablar de realidad psíquica nos sitúa hacia el conocimiento de aquello que adquiere valor de realidad en el psiquismo del sujeto. él aprende algo. De todas maneras. hay confianza en el poder del saber. Y desafío en relación a transgredir el encuadre. Buenos Aires. Él mismo ubica su lugar en la transferencia cuando manifiesta que analiza “personas y situaciones”. quedaría anulada si me baso en la relación transferencial misma. “se trata en realidad de un pedido pedagógico. Y al mismo tiempo gracias a esta apropiación. 2 Calligaris. En cualquier caso de diagnóstico diferencial de este tipo. considero pertinente. no me pareció necesario recurrir al expediente de Mariano. Ediciones Nueva Visión. es que la posición del psicótico fuera de crisis que consulta al psicoanalista no es visto como un desafío. ni un pedido de dominio del saber psicoanalítico. él mismo usurpa el lugar del saber psicoanalítico. En cambio en la psicosis fuera de crisis. 1991. entonces. no son ciertas. Tal es así que en relación a mi caso. construye sólo para generar en mí. Pero lo cierto. busca en cierta manera tratar de que yo me encuentre horrorizada frente a sus historias. se apropia de un saber para luego implementarlo. que no debo cuestionar los relatos de Mariano en relación a sus homicidios. Es decir. Sería una demanda que no se ve porque no podría ser recibida. Ya que en dicha transferencia lo que se hace evidente es la aparición de complicidad y desafío. Cuando él comenta que tiene varios Psicólogos que lo atienden. Mi inclinación hacia la hipótesis de perversión.

Ser el objeto fálico imaginario para colmar el deseo de la madre. De esta manera el sujeto puede respirar. Percibe que la madre carece de falo y se sitúa el mismo en lugar de la falta. perversión. estamos frente a lo que llamamos la “renegación de la castración”. En relación al grupo de criminales en el que fue participe. El tercer tiempo. el sujeto sitúa un fetiche como falo imaginario. pero lo irónico se hace evidente frente a la renegación que tiene Mariano. él me excluye del lugar de Sujeto Supuesto Saber. convirtiéndose en el defensor de la madre. Allí donde falta en ella el falo simbólico. con sus pares. Proponiéndose él mismo como “el que sabe que es lo que yo quiero escuchar”. Este último resulta una defensa contra la angustia del deseo de la madre. proponiéndose en su relación a la falta del Otro como el único que sabe que es lo que le hace falta al Otro para gozar. Y estas cuestiones ponen en evidencia que respeta estas leyes. El perverso hace “como sí” la Ley no existiera y eso implica este desafío a la Ley. y me hace desear ese saber. él se consagra a taponarla. traza la distinción entre simbólico. En el segundo tiempo. es la angustia misma de ser tragado por ella. según la cual la madre no tiene falo. y vemos como este vínculo se repite a lo largo de su vida. en relación a respetar los mandatos sociales. trasgrediendo el encuadre. imaginario y real. ubicándose como el defensor de la población. ubicándose el mismo en el lugar de la falta. En este caso Mariano se ubica en el lugar del falo faltante. sino del Falo imaginario y simbólico. Así Mariano se erige en voz. pero adentro del penal no lo haría. Puede actuar libremente como si no tuviera Ley. Y justamente allí se origina la perversión. Todo niño es. Pretende imponer su Ley a la población y hacerse escuchar. neurosis” Amorrortus Editores. Se presenta como instrumento al servicio del Otro. para Lacan no se trata tanto de lo real.Lacan4. el niño recibe de su madre la significación fálica de su falta. es que aparece como el que hace justicia para esta madre. se consagra a respetar sus propias leyes. el falo que cubre la falta en la madre. él es la “voz” de la población. en un momento mencionó que aquel que mire a la mujer del otro. ¿Por qué Freud habla de “renegación” y no de castración? Lo que Freud intenta explicarnos es lo siguiente: . Lo que hay que tratar acá es “como si”. con su hermana. la coexistencia en el psiquismo de dos actitudes contradictorias con respecto a la realidad: la aceptación y la renegación. más precisamente a la del padre. Mientras Freud habla de la percepción visual de la ausencia de un órgano real en la mujer. Realiza una clara renegación de la castración. Actúa como si no la hubiera. es decir identificándose con el falo que completa a la madre. Este es el mecanismo fundamental que distingue la perversión de las demás estructuras clínicas. Este posicionamiento frente a la falta del Otro. códigos propios. ofreciéndose el mismo en el lugar de la falta. postulando el fetiche como sustituto del mismo. Y en relación a los códigos fijados dentro del penal. “psicosis. las normas y leyes planteadas desde la sociedad. o en todo caso con la madre fálica. Una vez percibida la falta. el modo defensivo. También existe una imposibilidad de reconocer esta Ley de castración. por eso sin duda. tiene la misma función que la fobia: instalar una protección frente al peligro de ser devorado por el deseo insaciable del Otro. 106 Hace Ley para los demás. la voz que completa a la madre que calla. 4 Philippe Julien. Justamente porque lo que comanda la estructura es la renegación. Él se hace instrumento al servicio del goce del Otro. si tiene la posibilidad mataría. vemos esto en relación a lo que manifestó acerca de que afuera del penal. Así en relación a la transferencia. se presenta la angustia: la cual está referida a la angustia de castración. En un primer momento. tiene reglas. y al mismo tiempo se niega a aceptar la realidad de esa percepción traumática. Como si no lo hubiera. manifestó que siempre intentó no romper con los códigos propuestos. implica una renegación de la primera posición. Legislando. “llegaría su muerte”. Se maneja con sus propias Leyes. Lo característico. voz que pretende ser escuchada en la relación transferencial y que a su vez promueve a la transgresión. el justiciero. como consecuencia de esta angustia frente a la posibilidad de ser devorado. pero a aquella que recae sobre la madre. en primera instancia. Pag 105. será castigado. produce lo que Freud llamaba escisión del Yo. El perverso percibe que la madre carece de falo.

se vuelva hacia el médico. “La categoría clínica de la perversión en el psicoanálisis” Revista Alcmeon. En el perverso. Es entonces del todo normal. es decir los mismos rasgos orientados de modo inverso. Vol. e inteligible que la investidura libidinal aprontada en la expectativa de alguien que está parcialmente insatisfecho. se destaca la ausencia de culpabilidad característica de las psicopatías. y lo lleva más allá de la concepción Freudiana. Freud planteaba que el vínculo real con el médico. surge la idea de considerar aquella variante de la formula Freudiana que define la neurosis como el negativo de la perversión. generalmente relacionados con imagos parentales de la infancia. Mariano es llevado a escribir para su madre. sino que fue el otro quién lo hizo fallar. se desplaza la frontera del concepto. es decir que a partir de mi presencia. si tomamos lo que Freud1 refirió en relación a los lugares que se juegan dentro de la relación transferencial. diciembre de 2001 perversión. o insertará al médico en una de las series psíquicas que el paciente ha formado hasta ese momento. Mientras en la neurosis lo característico seria la lentitud y torpeza. Si tomo a Roberto Mazzuca5. que le sirve para detectar sus necesidades sofocadas. es posible considerar que en las psicopatías aparece la celeridad y seguridad con que el sujeto actúa y hace actuar al otro. característica esencial que marca una diferencia en relación a la estructura neurótica. En Mariano vemos esta actitud. escribe para su madre. constituyen una constante en el discurso del entrevistado. situando esto a manera de hipótesis. y que todavía hoy no se puede considerar esclarecido. Es necesario dejar en claro que es posible hablar de perversión aún frente a la ausencia de patologías relacionadas con la sexualidad. Considero pertinente plantear este caso clínico como un posible caso de perversión. existe una ausencia de culpabilidad. Que no termina de desprenderlo de una referencia directa a la perturbación de la conducta sexual. mientras que en la neurosis vemos que la consciencia moral es regida. los lugares de su angustia. bien podría pensarse que quizás Mariano me estaría ubicando en el lugar de su madre. 10. Recordemos que con Lacan. Los fenómenos transferenciales entonces. esta vez en relación a la culpa. En cuanto a la acción. Basándome en el planteo de Mazzuca. es posible considerar al campo de las Psicopatías. . el psicópata tiene una empatía muy especial con el otro. número 3. Esa investidura se atendrá a modelos. en este caso pensadas como 5 Mazzuca. aquellos fenómenos vividos en el pasado. y teniendo en cuenta que los elementos que acabo de sintetizar. se volcaran con unas representaciones expectativas libidinosas hacia cada nueva persona que aparezca. especialmente en el obsesivo en donde lo característico sería la intensidad de los reproches del súper Yo. brindan el servicio de volver actuales y manifiestas las mociones de amor u odio escondidas y olvidadas. apartadas de la personalidad consciente. ni mucho menos cerrado. Roberto. Sosteniendo todo lo planteado anteriormente. la cuestión de las psicopatías constituye un tema que ha padecido de muchas confusiones y preconceptos. podría establecer algunas diferencias en lo que concierne a la neurosis en contraposición a las Psicopatías. Siempre considera que no es él quien falló. Por una parte. Como sabemos. es que después se desmiente”. sus debilidades y tentaciones. De esta manera. como aquel que corresponde a lo que Freud abordó con el concepto de perversión. Esto es válido también para la categoría clínica de la perversión en la perspectiva psicoanalítica. A partir de esta comparación.“No es que la castración no se inscriba. postergaciones de ideas. se anudaran a uno de los clisés preexistentes en la persona en cuestión. (imago paterna). al escribir una carta que en un principio sería para mí. de los remordimientos y los arrepentimientos que determinan las oscilaciones de su conducta. el analizante transfiere en la figura del médico o analista. Responde a los vínculos reales con el médico. Es justamente esta posición de empatía y de identificación con el otro la que le otorga sus grandes habilidades y su posibilidad de manipulación del otro. hace posible que aquellas mociones libidinosas que han sido demoradas en su desarrollo. Por otro lado es necesario precisar otra consideración. la culpa siempre queda instalada del lado del otro. Por un lado. Y para finalizar. sino que se reniega en un segundo momento” “No es que no haya inscripción de la Ley. (materna) o de un hermano varón (transferencia sobre el médico).

En suma. con los términos de Lacan. no es ni siquiera el otro. no es él quien desea. como no puede aceptar las fallas humanas en las leyes humanas. Lacan considera que el perverso da en el blanco. sino un servidor modelo. que siempre se muestra impotente ante el goce.. cuando el perverso "transgrede".275). a la demanda del Otro. esta ley no desea. la virtud para este sujeto es el respeto de los tabúes que resultan de la prohibición. Para el sujeto neurótico la ley es por definición una prohibición dirigida a frenar el goce. a limitar las exigencias pulsionales. Sin embargo. el perverso no es un revolucionario. de un gran Otro completo y gozador. exige. es no gozar). . de allí que el crea su propia ley o se aferre a leyes absolutistas y tiranas. De allí que el perverso no sea más que un esclavo del Otro. a diferencia del neurótico. la ley gobierna el goce y de una manera absoluta (lo que está prohibido. pero no la puede aceptar. Para el perverso. con el objeto proyectil que apunta a la satisfacción de la pulsión. la falta en la madre y en si mismo. pues está dispuesto a someterse a existencias crueles. vemos de inmediato cómo se traducen las cosas en la clínica". Mientras que para el perverso. un funcionario del goce celoso y cumplido. lo esencial de la estructura perversa consiste justamente en la operación por la cual se devuelve al Otro el goce. el Otro. es la esencia de la perversión" (p. se le devuelve el objeto (a): "Devolver a a ese del que proviene. el perverso conoce la ley porque ha conocido la castración. En este contexto. no importan ni el demasiado esfuerzo ni el demasiado dolor. Del nivel de la estructura pasa a la clínica o. Según su lógica. es el Otro: la Ley (del goce). traduce estructura en clínica: "Al volver de estas perspectivas radicales a nuestra experiencia y al examinarla de más cerca. en este sentido la virtud consiste en mostrarse a la altura de las exigencias de dicho imperativo absoluto[3]. en realidad solo obedece el precepto proveniente del Otro: gozar y sólo gozar.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful