Diego Navarrete Segueda Grupo 0007

Los juegos del lenguaje y el sentido de nuestros enunciados
En los intentos de dar entender o de percibir los “significados” de ciertos enunciados o de tratar de dar un “sentido”, que no siempre es el deseado, integramos a nuestras frases las palabras incorrectas, y sin saber que complican más que ayudar a nuestro fin, que es el de explicar y expresar, tratamos de integrarnos al tipo de expresiones utilizadas que según nuestra sociedad más cercana son las posibles o más cercanas y sencillas para darnos a entender; siendo que no es así y que complicamos este proceso, que ya de por si es complejo ( la comunicación). Me refiero en especial en este caso a la palabra “chido”, que es una palabra de gran uso y con una gran gama de acepciones que en el caso de quien no maneje o no esté familiarizado con este tipo de lenguaje puede confundirse y no tomar el significado en el sentido correcto, pero ¿por qué algunas palabras “funcionan” para referir a ciertas cosas y en otras circunstancias a cuestiones distintas?

Con el fin de entender un poco la expresión me gustaría referirme a la experiencia más, próxima, la sociedad, que si no es la más correcta sería la más acertada para poder entender el contexto en el caso que como Wittgenstein se refiere “para entender el lenguaje con el que nos referimos a nuestra vida mental y a la de los demás, es esencial que prestemos atención a las circunstancias y a la conducta de la gente a la que se atribuyen tales o cuales sentimientos o pensamientos”. Es en este sentido la propuesta de que el uso de las oraciones depende del modo de empleo, sostenida por el mismo autor es apoyada por el hecho de que aun cuando el referente no exista, existe su sentido (es decir, su significado). Además tenemos en cuenta que para la construcción de este signo se llevo a cabo una convención, que aunque no fuera constituida formalmente entre los individuos de esta sociedad, se realizo en forma de proceso que termino en la aceptación y uso de la misma. La palabra “chido” tiene en su mayoría una referencia y una utilización entre los jóvenes, que sin conocer el significado exacto de lo que esta palabra implica, se lanzan a utilizarla y no solo en una forma, sino que, tratan de darle una variación de formas que modifican su significado y atribuyen diferentes aplicaciones tales como lo son de expresar sentimiento, concordancia, acuerdo, gusto…..etc. por ejemplo: “tu cuarto esta chido” Este enunciado se puede referir el agrado por la conjugación de los

que si no bien son de forma agradable lo son de expresión deformada. decimos que las palabras son piezas distintas de este juego y tenemos diferentes categorías de estas. según las finalidades del juego. “Quedo chido” Podría interpretarse o decirse que al final de un trabajo manual alguien se expresara de esta forma. no solamente por la definición ostensiva en aislamiento o separada de un contexto de uso”. Pero en esta forma no percatamos que logramos una malformación del lenguaje que complica el hecho de la significación y peor aún. “que te vaya chido” Localizamos que aquí se desea un buen viaje o un sentido de cuidado para alguien. y así podemos decir que esa malformación no está vista o es ignorada. destruimos el orden de lo que Wittgenstein llama “el juego del lenguaje”. “este sillón esta chido” Podemos percatarnos que la comodidad de un mueble. Como Wittgenstein lo afirma “siempre es por el uso. sustantivos. “Esta chido” Podemos dar al menos dos acepciones a este enunciado las cuales serian un acuerdo y gusto por algo. para utilizar estas expresiones y acompañarlas por un sentido.muebles. Como lo podemos observar con las distintas y variadas formas de utilizar la palabra “chido” que varia tanto por su uso en diferentes contextos como en fines. e ignoramos las reglas por las que este se rige. cosa o incluso de una idea: “La manera de filosofar de Wittgenstein es chida” De esta manera nos referimos a que la manera en que el autor de nombre Wittgenstein maneja su forma de filosofía es agradable y que bien podría ser buena y aceptada o hasta . en este caso un sillón. por lo regular fue en un medio de gente que no tiene conocimientos de sintaxis. La manera del uso es comprensible en el caso de una sociedad acomodada. la pintura. los materiales de construcción. como las piezas del juego. es excelsa. sinónimos o que ignoran las reglas gramaticales y por supuesto que no cuentan con una educación del nivel de Wittgenstein. tal como lo puede ser el caso del agrado de cualquier dato. Aun así tomamos en cuenta que en el caso del circulo en el que se engendra este tipo de palabras.

Una proposición únicamente puede decir como es una cosa. que lógicamente. en Los hombres detrás de las ideas. Fondo de Cultura Económica. México. así como lo asevera Wittgenstein: “con el lenguaje podemos realizar los juegos de ordenar. Fondo de Cultura Económica.recomendada dependiendo del contexto o el sitio en que se utilice. México. Pero también nos indica. independiente de su verdad o falsedad……lo que la figura representa es su sentido” y “el nombre representa en la proposición al objeto. Mauricio. Historia de la filosofía del lenguaje. pero en si mismo las dos aseveraciones conllevan un sentido y un significado de la oración diferentes. Lo seguirán haciendo. Y así podemos afirmar lo que se nos plantea en teoría de que “la figura representa lo que representa. pp. etc. Algunos creadores de la filosofía contemporánea. sin querer sonar clasista) que genera estas palabras no percatan las reglas o los sustantivos. o no chido”. 1993. 103-122 . no se pueden expresar. no que es una cosa” Así como la sociedad se hace perteneciente a este tipo de palabras. pp. no existe la forma general de la proposición y por lo mismo no se da la comprensión del lenguaje en general. 2005. Los signos representan. describir un objeto. Bryan Magee. podemos concluir que el periodo de aceptación de las mismas se lleva a cabo sin que esta se dé cuenta de los procesos requeridos para llegar a su utilización y como la parte de la sociedad (o el bloque. Beuchot. “Las dos filosofías de Wittgenstein”. 222-243. relatar un acontecimiento. por consiguiente la malformación y la modificación del lenguaje es inevitable y puede “estar. El hecho de intercalar una negativa o una forma positiva antes de la palabra “chido” nos da un referente que nos permite entender de forma parcial la oración o enunciado. no contamos con una formula general para comprender esta estructuración y que solo logramos entender y conocer la gramática superficial del lenguaje que usamos. desacuerdo por la manera de estudiar a la filosofía del autor. Breviarios. Podríamos obtener una negativa a sí mismo si el caso fuera contrario: “la manera de filosofar de Wittgenstein no es chida” Ambas afirmaciones serian acertadas en el ámbito de querer expresar agrado o en el segundo. Solamente se puede hablar de ellos. y además. hacer conjeturas o hipótesis acerca de él y aun comprobarlas. rendir los resultados de esa experimentación……entre otras cosas” Podemos observar que Wittgenstein habla que las reglas son útiles para que los nombres tengan una función en “el juego del lenguaje” y a que puedan formarse con ellos descripciones en forma de oraciones.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful