GEOMETRíA DESCRIPTIVA

SUPERIOR Y APLICADA
© Fernando !zquierdo Asensi
GEOMETRIA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
ISBN: 84-922109-4-X
Depósito Legal: M-26.039-1999
Preimpresión: Montytexto, S.L.
Montejurra, 42 - 28017 Madrid
Imprime: CLM - Eduardo Marconi, 3.
Políg. Ind. CodeÍn. Fuenlabrada (Madrid)
Distribuye: Editorial Paraninfo
Magallanes, 25 - 28015 Madrid
ES PROPIEDAD
Queda prohibida la reproducción to-
tal o parcial de esta obra, sin previo
consentimiento, por escrito, del autor.
FERNANDO IZQUIERDO ASENSI
Doctor Ingeniero de Construcción. Ex-Profesor Titular de
la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid
,
GEOMETRIA DESCRIPTIVA
SUPERIOR Y APLICADA
QUINTA EDICiÓN TOTALMENTE REVISADA
Declarada de Utilidad Pública por el Ministerio
de Educación y Ciencia, por Orden del 10 de Abril
de 1978.
Recomendada en diversas Escuelas Técnicas Supe-
riores de Arquitectura e Ingeniería, de España e
Hispanoamérica.
La enseñanza de la Geometría en las Escuelas Téc-
nicas Superiores se reduce, por lo general, a un curso
de Geometría Descriptiva de un semestre de duración
(o un número equivalente de lecciones), enmarcado
dentro del primero o segundo año de carrera.
Pero el alumno, al ingresar en el Escuela, sólo
posee ligeros conocimientos de geometría métrica
(aprendidos de rutina la mayor parte de las veces), y
con tan escaso bagaje y limitado tiempo no puede
aprender más que la representación y construcciones
de un reducido número de líneas y supeificies, sin lle-
gar a profundizar en sus propiedades ni en sus aplica-
ciones técnicas y si, en su afán de saber, quiere cono-
cer el fundamento de algunas propiedades y construc-
ciones o su finalidad práctica, ha de recurrir a una
extensa bibliografía que, a la larga, le produce can-
sancio e inseguridad y lo que es peor, transforma en
asignatura odiosa la que debía estar considerada por
el técnico como eficaz y utilísimo instrumento de tra-
bajo.
Tan graves razones me han impulsado a escribir
esta obra con una triple finalidad:
l. a Facilitar al alumno una base geométrica razo-
nada que tienda a elevar su nivel de preparación (no
olvidemos que va a ser técnico superior), estudiando
previamente la teoría que debe conocer y demostran-
PRÓLOGO
do los teoremas y propiedades con la claridad y rigu-
rosidad que el técnico necesita para conocer bien las
formas que ha de utilizar y decidir con acierto
el método o la aplicación que más conviene en la
práctica.
2. a Exponer los métodos generales utilizados en la
representación y construcciones de las líneas y super-
ficies incluidas en los programas de las Escuelas Téc-
nicas Superiores, completándolos luego con ejercicios
y ejemplos.
3. a Indicar las aplicaciones y posibilidades de
empleo de estas superficies en Ingeniería y Arquitec-
tura, enfocando así su estudio desde un punto de vista
técnico.
La obligada extensión y generalidad con que se ha
concebido la obra motiva que pueda considerarse
como "de consulta", más que de "texto", lo cual per-
mite al profesor seleccionar los temas de su especiali-
dad y al alumno, concentrar su estudio en un número
de libros más reducido.
No sé si la obra alcanzará los objetivos con los que
he soñado durante muchos años de profesorado, pero
me daría por muy satisfecho si, al menos, consigo que
el alumno adquiera seguridad en sus razonamientos y
se sienta impulsado a profundizar en su estudio, en
busca de nuevas formas y aplicaciones.
7
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
En nuestra Geometría Descriptiva hemos expuesto
la representación del punto, recta y plano, y de las
superficies más sencillas. En esta obra, los conoci-
mientos básicos de Geometría Proyectiva y las líneas
y superficies más notables. Es, por tanto, una conti-
nuación o segunda parte de aquélla.
La falta de tiempo me ha impedido incluir otras
supeificies, como las poliédricas, plegadas, de trasla-
ción, etc., que también interesan al técnico, pero
confío hacerlo (D. m.) en ediciones futuras.
En la cuarta edición se corregieron diversas erra-
tas y se añadieron algunas ampliaciones sobre clasifi-
cación proyectiva de las cónicas; polo de una secante;
variante del método de la cartulina para el trazado de
elipses; curvas con un punto de parada; trazado de
normales a una curva por el método especular; recti-
ficación de arcos; asíntotas de la cónica proyección
de la intersección de cuádricas de plano principal
común, sobre dicho plano y supeificies de revolución
engendradas por cónicas.
En esta edición, se ha revisado totalmente la obra
para adaptarla a los profundos cambios de la
enseñanza y al elevado número de asignaturas de las
carreras técnicas. Con este fin, se han reducido o sim-
plificado materias, demostraciones y razonamientos
8
que, si bien interesan desde el punto de vista teórico
de la geometría, resultan innecesarios para la repre-
sentación de superficies. Los ejercicios, construccio-
nes y aplicaciones de cada capítulo se han agrupado,
al final del mismo, para que puedan recurrirse a ellos
cuando se necesiten. Pretendo con ello descargar al
alumno de un excesivo bagaje de conocimientos y que
sólo retenga las propiedades y métodos que luego ha
de utilizar en Descriptiva. También se han aumentado
las dimensiones de las páginas y se han modernizado
los tipos de letras y notaciones geométricas, facilitan-
do así su lectura y mejorando la exposición del con-
junto.
Quiero hacer público mi agradecimiento a los que,
directa o indirectamente, han colaborado en la edi-
ción de esta obra; a los que han autorizado la publi-
cación de las fotografías de construcción y cubiertas
y, en especial, a los profesores y alumnos de España e
Hispanoamérica que al recomendar o adquirir mis
obras, me han animado decisivamente en mi labor. A
todos, sin excepción, dedico esta obra en prueba de
sincera y emocionada gratitud.
F. IZQUIERDO
Para evitar toda indeterminación o confusión entre
elementos geométricos y proyecciones, hemos utiliza-
do, lo mismo que en ni G.D., la notación siguiente:
1. Elementos geométricos del espacio
Los puntos se representan con mayúsculas: A, B, M,
P, ...
Las rectas y líneas, con minúsculas: a, b, n, r, t, ...
Los planos, con minúsculas griegas: <l, ~ , y, ...
Los cuerpos y superficies, con mayúsculas griegas:
~ , L, n, ... (o latinas, si no hubiera posibilidad de con-
fusión).
El elemento definido por otros, se representa como
sigue:
NOTACIONES Y
ABREVIATURAS
Punto de corte de la recta r y el plano a: [r, a].
Recta de intersección de los planos a y f3: [a, f3].
Plano determinado por el punto A y la recta r: [A, r].
Plano definido por dos rectas a y m que se cortan:
[a, m].
2. Planos de proyección
Para distinguirlos de otros planos, se les designa por
su inicial en mayúscula. El horizontal, por H; el vertical
(primer vertical), por V, y el segundo vertical, por W.
Si el plano de proyección es arbitrario, se represen-
ta por la letra n, lo mismo que en cónica.
9
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
h
Fig. a.
3. Proyecciones de punto y recta (Fig. a)
a) En proyección diédrica, con las mismas letras del
elemento del espacio, afectada del subíndice 1, 2 ó 3,
según se trate de la proyección sobre el horizontal,
vertical o segundo vertical, respectivamente. Las pro-
yecciones de un punto A son, por tanto, Al y A
2
, Y las
de una recta r, r
l
Y r
2

Para indicar que A o r están dados por sus proyec-
ciones, se emplea también la notación == y se escribe
así: A == A
I
-A
2
, r == r
l
-r
2
• Por tanto, es lo mismo decir:
punto A que punto A
I
-A
2
; recta r o recta r
l
-r
2
, etc.
b) En proyección axonométrica, el punto A se pro-
yecta sobre los planos coordenados en Al' A
2
Y A" Y
las proyecciones respectivas de estos cuatro puntos
son: A', A '1' A ~ Y A '" procediéndose análogamente en
cónica (Fig. a).
4. Trazas de recta y plano, con un plano de
proyección
Por ser puntual la traza de una recta, se la designa
con la letra del plano de proyección de que se trate, y
la letra de la recta, como subíndice. Así, H,., es la traza
horizontal de la recta r, y sus proyecciones quedan
también definidas, puesto que la horizontal coincide
con H
r
, Y la vertical está en LT (línea de tierra).
10
Análogamente, las trazas ha-Va de un plano ex, por la
letra del plano de proyección en minúscula, y la griega
del plano, como subíndice.
5. Líneas de referencia
Línea de tierra, en diédrica: LT.
Proyecciones de los ejes X, y, Z, en axonométrica:
X', Y',Z'.
Proyecciones de los ejes X, Y, Z, en caballera: X, Y', Z.
Línea de tierra y horizonte en perspectiva lineal: t y h.
6. Coincidencia de elementos
En geometría proyectiva o con elementos del espa-
cio, la coincidencia de puntos, rectas o planos se
representa por la notación == y en proyecciones, con
dicha notación o con guión. Ejemplos: Puntos o rectas
coincidentes: A == B == e, r == s == t. Puntos y proyeccio-
nes coincidentes: Hr-A¡-B¡ Ó H¡ ==A, ==B,.
7. Abreviaturas utilizadas
n/G.D.
nIE. de G.D.
n/D.T.
= nuestra Geometría Descriptiva.
= nuestros Ejercicios de Geometría
Descripiva.
= nuestro Dibujo Técnico (Editorial
Anaya).
l. NOCIONES
DE ,
GEOMETRIA
PROYECTIVA
1.1. Propiedades geométricas
Las propiedades geométricas se dividen en métricas y
gráficas. Las primeras pertenecen a la Geometría
Métrica, y generalmente no se conservan en proyección.
Las propiedades gráficas, relacionadas con proyec-
ciones, se llaman proyectivas, y las que se conservan en
proyección, invariantes proyectivas. Su estudio ha dado
origen a la moderna Geometría Proyectiva, que tanto
sirve para representar superficies de orden superior.
1.2. Conceptos y axiomas geométricos
La demostración de una verdad matemática se basa
en propiedades y definiciones anteriores; éstas, a su
vez, en otras ya conocidas, y, así sucesivamente, hasta
llegar, por deducción, a varios conceptos o ideas pri-
mitivas cuya certeza hay que admitir para edificar
sobre ellas cualquier rama de la ciencia.
Los conceptos primarios o elementos fundamenta-
les de la Geometría son: el punto, la recta y el plano.
De aquí el fracaso de cuantos intentos se han realizado
para definirlos, a pesar de la facilidad con la que los
1. GENERALIDADES
imaginamos o materializamos. El plano lo identifica-
mos, por abstracción, con la superficie del agua tran-
quila de un estanque; la recta, con un rayo de luz, y el
punto, con la intersección de dos rectas.
1.3. Formas geométricas. Clasificación
Se llama figura geométrica a cualquier conjunto
determinado de elementos (puntos, rectas, planos) ais-
lados o relacionados entre sí. Ejemplos: el segmento,
el polígono, la pirámide, etc.
Formas geométricas son los conjuntos continuos de
infinitos elementos (puntos, rectas, planos) en los que
puede suponerse contenida cualquier figura.
El concepto de forma es mucho más general que el
de figura. Ejemplo: todas las figuras planas que cono-
cemos (rectas, ángulos, polígonos, curvas planas, etc.)
pertenecen a la forma plana. Las formas se clasifican
en tres grupos:
1
0
FORMAS DE PRIMERA CATEGORÍA. (Fig.
1.1). Constituidas por elementos de una sola especie
(puntos, o rectas, o planos). Las más sencillas o funda-
mentales son:
11
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
A B e o E
I
Ir
(a) Serie rectilínea.
(6) Haz de rectas. (e) Haz de planos.
Fig. 1. l.-Formas de ¡a categoría.
a) La serie rectilínea o conjunto de los infinitos
puntos A, B, C, ... , (Fig. a) de una recta r (base de la
serie). Son figuras de esta forma: el segmento o cual-
quier conjunto de puntos de r.
b) El haz de rectas, haz de rayos o radiación plana
(Fig. b). Es el conjunto de las infinitas rectas a, b, c, ... ,
de un plano (base del haz) que pasan por un punto V
(vértice o centro). Son figuras de esta forma: el ángulo
y el haz de rayos o semirayos en número finito.
B'
/,// f'
(b)
(a)
// p:. /C'
B&-!.//
, ,
, ,
/ ,
/f

/// f ,//
A' e
f C
A -__________
C'


s ___________ S'
0><:'
, /
, /
A// ¡ S/
e
(e)
S'
Fig. 1.3.-Transformaciones geométricas.
n
C'
1
c) El haz de planos o conjunto de los infinitos pla-
nos a, y, ... , (Fig. c) que pasan por una recta a
(artista del haz). Son figuras de esta forma: el ángulo
diedro y el haz de planos aislados o en número finito.
12
(a) Forma plana. (b) Radiación.
Fig. 1.2.-Formas de 2
a
categoría.
2° FORMAS DE SEGUNDA CATEGORÍA. (Fig.
1.2). Constituidas por elementos de dos especies (pun-
tos y rectas, o rectas y planos). Las fundamentales
son:
a) La forma plana o conjunto de todos los puntos y
rectas de un plano (Fig. a). Son figuras de esta forma:
la serie rectilínea, el haz de rectas y todas las figuras
planas (líneas planas, polígonos, etc.).
b) La radiación o conjunto de las infinitas rectas y
planos (Fig. b) que pasan por un punto V (vértice de la
radiación). Son figuras de esta forma: el haz de rectas,
el de planos, las superficies cónicas y piramidales, etc.
3° FORMAS DE TERCERA CATEGORÍA. El
conjunto de los infinitos puntos, rectas y planos del
espacio. A esta forma pertenecen los poliedros, las
superficies curvas y regladas, y, en general, todas las
figuras geométricas, incluyendo las formas anteriores.
1.4. Transformaciones geométricas (Fig. 1.3)
El concepto de transformación equivale al de ope-
ración, relación, correspondencia, etc. Son transfor-
maciones geométricas: la traslación (Fig. a), el giro
(Fig. b), la simetría (Figs. c y d), la homotecia, etc.
En toda transformación, a cada punto A de la forma
f (un triángulo en este caso) le corresponde uno A' de
la transformada f' y recíprocamente. Los elementos A
y A' que se corresponden se llaman homólogos.
El elemento que coincide con su transformado
(homólogo) se llama doble. Exceptuando los puntos
impropios, en la simetría central (Fig. c) son dobles el
centro O Y las rectas que pasan por él, y en la axial
(Fig. a), los puntos del eje y las rectas normales a él,
como la n.
Si todos los elementos son dobles, la transforma-
ción es una identidad. Ejemplo: el giro de 360°, la
traslación de longitud nula, etc.
1"
A-f\' O- A'
0-------0-------<> (a)
_2"
----=-º- '" M
A ~ M ' 0
0
1"\-0 (b)
-.
I
Fig. 1.4.-Simetría central. Fig. 1.5.-Punto impropio
de dirección d.
1.5. Producto de transformaciones.
Transformación involutiva
Si una forma f se convierte en otra f', por medio de
una transformación de elementos homólogos A y A' , Y
la f' se transforma luego en otra f" por una segunda
transformación, de elementos homólogos A' y A", se
llama producto de ambas transformaciones a la trans-
formación de elementos homólogos A y A" que con-
vierte f en f" .
Si al aplicar sucesivamente dos transformaciones
iguales se obtiene una figura idéntica a la primera, la
transformación producto se llama involutoria o invo-
lutiva. Ejemplo: La simetría central es involutiva ya
que al aplicar dos simetrías respecto al centro O (Fig.
lA-a) al punto A le corresponde el A' (13 simetría) y
al A', el A" coincidente con A (2
3
simetría).
Si el punto A de la forma f (Fig. b) coincide con el
M' de f' (punto común a ambas formas), sus simétricos
A' y M también coinciden luego, en la involución, los
elementos homólogos se corresponden doblemente.
1.6. Congruencia, igualdad e isometría
Dos figuras rígidas (no deformables) son congruen-
tes si al superponerse (mediante un movimiento) coin-
ciden.
Dos figuras congruentes son iguales, pero dos figu-
ras iguales pueden no ser congruentes, si no existe
ningún movimiento en el plano o en el espacio que las
haga coincidir. Así, dos triángulos simétricos respecto
a una recta (Fig. 1.3-d) son iguales pero no congruen-
tes en su plano. Las manos son iguales pero no con-
gruentes, pues si las consideramos como un sólido con
1. GENERALIDADES
dos caras (palma y revés), no existe ningún movi-
miento que las haga coincidir.
1.7. Elementos impropios
1 ° PUNTO IMPROPIO. El concepto de dirección
es intuitivo y se representa por una flecha d o por
cualquiera de sus paralelas, a, b, c, ... , etc. (Fig. 1.5),
luego si éstas tienen común la dirección d, podemos
definir el punto impropio como la dirección de una
recta. Por tanto:
Las rectas paralelas tienen un punto impropio común.
Dos rectas no coincidentes se cortan en un punto
(propio o impropio).
La recta determinada por un punto A (Fig. 1.6) Y
otro impropio M= es la paralela r a la dirección M=,
trazada por A.
Fig. 1.6. - Plano determinado
por un punto propio y dos
impropios.
Fig. 1.7.-lntersección de dos
rectas impropias (orientaciones
de planos).
2° RECTA IMPROPIA O DEL INFINITO. Es la
orientación de un plano, definida por dos direcciones
o puntos impropios M= y N= (Fig. 1.6). Las paralelas r
y s a M= y N=, trazadas por un punto A, determinan el
plano a. Haciendo lo mismo con otros puntos del
espacio, obtendríamos nuevos planos paralelos entre
sí, es decir con la misma orientación.
Los puntos impropios (direcciones) de las rectas r,
s, ... , del haz de vértice A y base a están contenidos en
la recta impropia r= = M= N= (orientación) del plano
a. Por tanto:
Dos planos no coincidentes se cortan según una
recta (propia o impropia).
Un plano queda determinado por un punto A y una
orientación (recta impropia M= NJ.
3° PLANO IMPROPIO. Es el conjunto de los pun-
tos impropios y rectas impropias del espacio. En efec-
to, dos planos no coincidentes a y p (Fig. 1.7) se cor-
tan según una recta i cuyo punto impropio I pertenece
a las rectas impropias de a y p; es decir:
Dos rectas impropias (orientación de a y f3) se cor-
tan según un punto impropio (dirección de i) y deter-
minan el plano impropio, común a todas.
13
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
1.8. Forma impropias
n DE PRIMERA CATEGORÍA (Fig. 1.8):
a) La serie rectilínea impropia o recta impropia de
un plano (Fig. a). Contiene los puntos impropios de
las rectas de un plano.
b) El haz impropio de rectas o haz de rectas de vér-
tice impropio (Fig. b). Es el conjunto de rectas copla-
narias y paralelas entre sí.
c) El haz impropio de planos o haz de arista impro-
pia (Fig. c). El conjunto de infinitos planos paralelos
entre sí.
a) Tres puntos no pertenecientes a la misma serie
determinan un plano que contiene a los tres puntos.
(a) (b)
(e)
Fig. 1.8.-Formas impropias de ¡a categoría.
1.10. Reciprocidad o dualidad
Las proposiciones a y a' del número anterior se
deducen una de otra, permutando los elementos punto
y plano y las expresiones contiene por pertenece. Si
estas últimas se sustituyen por la más general de ser
incidente, sólo cambia el elemento punto por el plano y
ambas proposiciones se reducen a una sola, diciendo:
Tres puntos (planos) no pertenecientes a la misma
serie (haz), determinan un plano (punto) incidente con
ellos.
Las proposiciones a) ya') comprendidas en una
general, se llaman duales o recíprocas. Ejemplo: El
conjunto de puntos y rectas incidentes en un plano
(forma plana) es dual del conjunto de planos y rectas
incidentes en un punto (radiación). La radiación y la
forma plana son, por tanto, formas duales.
14
2°) DE SEGUNDA CATEGORÍA:
- La forma plana impropia o plano impropio.
- La radiación impropia o de vértice impropio. El
conjunto de rectas y planos de la misma dirección.
1.9. Incidencia
La palabra incidencia es sinónima de pertenencia o
determinación. Así, decir que una recta pertenece a un
plano a significa que r está en a o que a pasa o con-
tiene a r. Ejemplo:
a') Tres planos no pertenecientes al mismo haz deter-
minan un punto que pertenece a los tres planos.

,
, ,
I \
(a)
\
,
\
1
J
/
\ , ,,///

loo
(b)loo- A
B _ loo


e A B
Fig. 1.9.-Disposición natural o circular
de puntos de una recta proyectiva.
1.11. Ordenación y separación de elementos
a) Como una recta AB (Fig. 1.9-a) sólo tiene un
punto impropio 1 (núm. 2.1), podemos imaginarla
como una curva cerrada de radio infinito y extremos
unidos en e que puede ser recorrida en toda su longi-
tud, a partir de un punto A, pasando por e y volvien-
do a A. Esta es la disposición natural o circular de los
puntos en la recta proyectiva.
b) Todo par de puntos A y B (Figs. b y c) determina
sobre recta dos segmentos complementarios: uno
finito AB y otro infinito por contener e Para saber a
cual nos referimos, basta conocer un punto intermedio
C y D (Fig. c) que definen los segmentos ABC y ADB.
Si C y D están en segmentos complementarios, se
dice que A y B separan a C y D, Y a la inversa. Si C y
D estuvieran en el mismo segmento, no se separan y
lo mismo sucede con las rectas y planos de un haz.
Fig. 1. 1O.-Proyección desde un
punto V y sección por un plano Te.
1.12. Operaciones proyectivas
Las operaciones fundamentales de la Geometría
Descriptiva son proyectar y cortar (Fig. 1.10), Y estas
PROYECCIÓN DESDE UN PUNTO V
Proyectar un punto A desde V es trazar la recta
VA == a, llamada recta proyectante.
Proyectar una recta r desde V es trazar el plano a
== [V, r] determinado por V y r, llamado plano pro-
yectante.
Proyectar un figura formada por puntos y rectas
desde V, es trazar las rectas y planos que V determi-
na con los puntos y rectas de la figura. La radiación
formada es la proyección o perspectiva de la figura y
V, el centro de proyección.
En Descriptiva sólo se considera la proyección
desde un punto; pero en Geometría Proyectiva tam-
PROYECCIÓN DESDE UNA RECTA r
Proyectar un punto A desde r es trazar el plano a
== [A, r], determinado por A y r.
Proyectar una recta a desde otra r, coplanaria con
ella, es trazar el plano a == [r, a] determinado por
ambas.
Finalmente, proyectar una figura sobre un plano es
lo mismo que cortar la proyección por dicho plano.
La propiedad dual sería:
Proyectar una figura sobre un plano 1t (recta s)
desde un punto V (recta r) es hallar la proyección de
la figura desde V (r) y cortarla por el plano 1t (recta s).
1. GENERALIDADES
Fig. 1.11. - Proyección desde
una recta r y sección por otra s.
son precisamente las utilizadas en Descriptiva para
representar las figuras.
SECCIÓN POR UN PLANO
Cortar una recta a por un plano 1t es hallar la inter-
sección o traza 1ta de a con 1t.
Cortar un plano a por otro 1t es hallar la intersec-
ción o traza 1ta de a con 1t.
Cortar una figura formada por planos y rectas, por
un plano 1t es hallar las trazas de dichas rectas y pla-
nos con 1t. La forma plana formada por las trazas se
llama sección y 1t, plano secante o plano sección.
bién se considera la proyección desde una recta, como
vamor a ver (Fig. 1.11.)
SECCIÓN POR UNA RECTA s
Cortar un plano a por una recta s es hallar la
intersección o traza as == [s, a].
Cortar una recta a por otra s, coplanaria con ella,
es hallar la intersección de ambas.
Si el centro de proyección es propio, la proyección
se llama cónica o central y si es impropio, paralela o
cilíndrica. Esta última se subdivide en ortogonal o
oblicua, según que la dirección de proyección sea nor-
mal u oblícua respecto al plano de proyección.
15
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
1.13. Perspectividad. Formas perspectivas
Se llama perspectividad la correspondencia que
existe entre dos secciones o dos proyecciones de una
forma de primera categoría o entre una forma y su
sección o proyección. Las formas que se corresponden
se llaman perspectivas. Según esto, son perspectivas:
(a) Series perspectivas. (b) Haces perspectivos de rectas.
Fig. 1.12.-Perspectividad entre secciones de la mismaforma.
a) Las series rectilineas, de bases r y s (Fig. 1.12-a),
por ser secciones del haz de vértice V (centro perspec-
tivo de las series).
b) Los haces rectilineos, de planos a y ~ (Fig. b),
concurrentes o no en un punto V de r, por ser secciones
del haz de planos de arista r (eje perspectivo de los
haces).
v
(a) Haces perspectivos de
rectas.
(b) Haces perspectivos de planos.
Fig. 1.13. - Perspectividad entre proyecciones de la misma forma.
c) Los haces de vértices V y V' (Fig. 1.13-a), por
ser proyecciones, de la serie r (eje perspectivo de los
haces).
16
d) Los haces de planos de aristas m y n concurren-
tes en V (Fig. b), por ser proyecciones del haz V -a, b,
c, oo., desde m y n. El plano del haz V es el plano cen-
tral perspectivo de los haces de planos.
(a) Serie perspectiva con un
haz de rectas.
(b) Serie perspectiva con un
haz de planos.
Fig. 1.14.-Perspectividad entre una forma y su sección
o proyección.
e) El haz V de rectas a, b, c, oo., (Fig. 1.14-a) es
perspectivo con la serie sección A, B, e, oo., de base r
y el haz de planos de arista r (Fig. b) lo es con la serie
sección de base s.
(a) Plano punteado
perspectivo con la
radiación de rectas.
y
(b) Plano reglado
perspectivo con la
radiación de planos.
( c) Haz de rectas pers-
pectivo con el haz de
planos.
Fig. 1.15. - Perspectividad entre una forma y su sección
o proyección.
f) El plano punteado (Fig. 1.15-a) es perspectivo
con la proyección de sus puntos desde un punto V
exterior al plano (radiación V). Análogamente (Fig.
b): el plano reglado 1t es perspectivo con la proyección
de sus rectas desde un punto V, exterior a él.
Finalmente (Fig. c): el haz V de plano 1t es perspec-
tivo con su proyección desde otra recta r, exterior al
haz, trazada por V.
1. GENERALIDADES
__ ~ A ~ A ~ ' __ ~ B ~ B ~ ' ~ C ~ C ~ ' __ r
(a)
(b) (e)
Fig. 1.16. - Formas superpuestas de 1" categoría.
1.14. Formas superpuestas
Se llaman superpuestas las formas de igual cat-
goda y clase que tienen la misma base. Ejemplos
(Fig.1.16):
- Las series rectilíneas A, B, e, ... , y A', B', C', ... ,
de base común r (Fig. a).
- Los haces de rectas coplanarias a, b, c, ... , y a', b',
c', ... , (Fig. b) Y vértice común (haces concéntricos).
- Los haces de planos ex, ~ , y, ... , y ex', W, y', ... , de
arista común a (Fig. c.).
- Dos formas planas de plano común o dos radiacio-
nes de vértice común V.
17
2.1. Razón simple de ternas de elementos
Dados dos puntos fijos A y B de una recta (Fig. 2.1)
Y un punto móvil P sobre ella, se llama relación o
{+} -1"
H
• I •
{t}
I
I
I
:0
±ooL-
-
o o
A 1M B P
I
1/..1<1
+
1/..1>1
Fig. 2.1. - Razón simple de tres puntos colineales.
razón simple de P respecto a A y B, a la relación de
los segmentos PA y PB de origen en P y extremos A y
B. Se representa por la relación (PAB) y su valor, por
A. Por tanto:
A = (PAB) = PA
PB
A será positivo o negativo, según que PA y PB sean
de igualo distinto sentido.
A cada posición de P corresponde un solo valor
diferente de A, y a la inversa. A las posiciones P == A,
P == B Y P == M (punto medio de AB) corresponden los
valores 0, ± 00 y -1 de A y si P se aleja al infinito, a
derecha o a izquierda, A = + 1 lo que prueba que la
recta no tiene más que un punto en el infinito (punto
impropio).
Análogamente (Fig. 2.2) en un haz V de rayos a, b
y p, se llama razón simple (pab) de p respecto a a y b,
18
al cociente:
2. FORMAS DE
PRIMERA CATEGORíA
A = (pab)
sen (pa)
sen (pb)
siendo (pa) y (pb) los ángulos que el rayo p forma con
los a y b. El signo de A será positivo o negativo, según
que los ángulos sean de igual u opuesto sentido. Lo
mismo que en las series, existe correspondencia biuní-
voca entre la posición de p y el valor de A, luego A
determina la posición de p, suponiendo fijos a y b.
Si seccionamos el haz por la recta r y aplicamos la
proporcionalidad de lados y senos de ángulos opues-
tos, a los triángulos VPA y VPB, se verifica:
r
~ r '
b
Fig. 2.2.-La razón simple de tres puntos
no es un invariante proyectivo.
PA = VA sen (pa) PB = VB sen (pb)
sen (pr) sen (pr)
y dividiendo miembro a miembro:
PA sen (pa) VA VA
(PAB) = -==- = x-==-= (pab) -==- [1]
PB sen (pb) VB VB
Fig. 2.3.-Ternas de puntos de
bases paralelas.
Fig. 2.4.-Haz de vértice
impropio.
Seccionando el haz por otra recta r' se obtiene aná-
logamente:
p:;V
(P'A'B') =-==- =
P'B'
sen (pa)
sen (pb)
La equivalencia de ambas temas exige que
y esto sólo es posible si r y r' son paralelas (Fig. 2.3) o
si V es impropio (Fig. 2.4), luego, exceptuando estos
dos casos, la razón simple no es un invariante proyec-
tivo.
Fig. 2.5.-Cuaternas obtenidas por proyección y sección.
2.2. Razón doble de cuaternas de elementos
Se llama razón doble o anarmónica de cuatro pun-
tos A, B, e y D de una recta r (Fig. 2.5) al cociente de
las razones simples de los dos primeros respecto a los
otros dos. Se representa por la notación (ABCD) y su
valor K es:
2. FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA
(ACD) AC BC
K=(ABCD)= ==:-=
(BCD) AD BD
Si A, B Y C son fijos y D móvil, a cada posición de
D le corresponde un solo valor de K, y a la inversa.
Análogamente, se llama razón doble de cuatro rec-
tas, a, b, c y d de un haz de vértice V, al cociente:
(acd) sen (ac) sen (be)
(abcd) = -- = : ---
(bcd) sen (ad) sen (bd)
y aplicando la [1] resulta: (ABCD) = (abcd) = K
Fig. 2.6.-Razón doble de cuatro planos.
Esto demuestra que la razón doble de los cuatro
puntos de la serie o de las cuatro rectas del haz, obte-
nidos unos de otros por proyección o sección, es un
invariante proyectivo. Por tanto, se verifica:
(ABCD) = (abcd) = (a'b'c'd') = (A'B'C'D')
Análogamente, se llama razón doble de cuatro pla-
nos de un haz (Fig. 2.6) a la razón doble de las cuater-
nas de puntos (rectas) que el haz determina en cual-
quier recta (plano) secante no incidente con su arista.
En efecto, según lo dicho, si cortamos el haz de pla-
nos por dos planos ]t, ]t', la razón doble de los haces
sección V y V' será igual a la de la cuaterna A", B",
C", D", determinada por la secante común r y también
igual a las A, B, C, D, y A', B', C', D', de bases r y r'
situadas en ]t y ]t'; luego:
(abcd) = (ABCD) = (A" B" C" D") = (a' b' c' d') =
= (A' B' C' D')=K
19
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
2.3. Cuaterna armónica
Se dice que dos puntos A y B (Fig. 2.7) son conju-
gados armónicos de otros dos P y Q si las razones
simples de A y B respecto a P y Q son iguales y de
signo contrario, es decir, si se verifica:
AP BP AP BP
= = - -= [2] de donde: = : -= = (ABPQ) = -1 [3]
AQ BQ AQ BQ
La proporción [2] se llama armónica y la cuaterna
(ABPQ) = -1, cuaterna armónica. Sus propiedades
más importantes, deducidas analíticamente, son:
P r Q loo
~
A M B
Fig.2.7.
a) En las cuaternas de valor -1, el primer par A y B
separa o divide armónicamente al segundo par P y Q.
b) Si dos puntos A y B separan armónicamente a
otros dos P y Q, éstos también dividen armónicamente
a aquellos.
c) El semi segmento MA = MB determinado por el
primer par es media proporcional entre las distancias
del punto medio M de éste a los del segundo par, o
sea:
-2 -2 - -
MA = MB = MP x MQ [4]
y recíprocamente, si se verifica la igualdad [4], A Y B
son conjugados armónicos de P y Q.
d) El conjugado armónico del punto impropio e ,
respecto a dos fijos A y B es el punto medio M de AB.
e) Las cuaternas de cuatro puntos conjugados armó-
nicos sólo tienen tres valores diferentes: -1, 2 Y 1/2.
2.4. Cuadrilátero completo
Al prolongar los lados de un polígono convexo, sus
intersecciones dan lugar a otra figura de mayor núme-
ro de vértices, lados y diagonales que el primitivo,
sucediendo lo mismo al unir dos a dos los vértices del
polígono, de todas las formas posibles. Tales polígo-
nos, llamados completos, se clasifican en multivértices
o multiláteros, según que se tome como elemento fun-
damental el punto (vértice) o la recta (lado).
Si se prolongan los lados del cuadrilátero convexo
ABCD (Fig. 2.8), los a y c se cortan en E y los b Y d,
20
M
F N E
Fig. 2.8.-Cuadrilátero completo.
en F. En el cuadrilátero completo así obtenido; a, b, c
y d son los lados, A, B, C, D, E Y F, los vértices, y m,
n y p, las diagonales. Los vértices pertenecientes a una
diagonal se llaman opuestos. Tales son los A, C; B, D
y E, F.
Analíticamente se demuestra que los vértices de
una diagonal de un cuadrilátero completo están
armónicamente separados por las intersecciones de
dicha diagonal con las otras dos; es decir que
(MNFE) = (NICA) = (MIDB) =-1.
M
E
Fig. 2.9.-Cuadrivértice completo.
2.5. Cuadrivértice completo
Es la figura formada por los cuatro vértices del cua-
drilátero ABCD (Fig. 2.9) Y las seis rectas (lados) a, b,
c, d, m y n determinadas por cada dos vértices.
Cada par de lados no concurrentes en un vértice se
llaman lados opuestos, como los a, c; b, d, y m, n; sus
intersecciones, E, F Y G, puntos diagonales, y el trián-
gulo EFG, triángulo diagonal.
En el cuadrivértice completo se verifica:
El par de lados opuestos m y n, por ejemplo, concu-
rrentes en el punto diagonal G están armónicamente
separados por los lados f y e del triángulo diagonal
que concurren en G.
En efecto, según el número anterior: (MNFE) = -1
Y proyectando la cuaterna desde G:
(MNFE) = G (MNFE) = (mnfe) = -1 y análogamente:
(acer) = (dbfr) =-1
2.6. Construcción gráfica de conjugados
armónicos
Dados tres puntos Q, A Y B de una recta r (Fig.
2.10), podemos hallar el conjugado armónico P de Q,
respecto a A y B, por los métodos que siguen:
r
Fig. 2.1O.-Determinación del conjugado armónico por paralelas
y transversales.
1° Por paralelas y transversales. Por A y B se tra-
zan dos paralelas arbitrarias a y b, Y por Q, una trans-
versal q que corta a a y b en C y D. Luego se toma
sobre b: BE = BD, Y se traza la recta CE que corta a r,
en P.
En efecto, de la semejanza de los triángulos AQC,
BQD y PAC, PBE se deduce:
n
--=--=-
m
Igualando estas expresiones y atendiendo al signo,
resulta:
PA
PB
QA
=osea
QB
PA
PB
QA
= (PQAB) =-1
QB
Si P es el punto conocido, se trazan ~ b, Y por P, la
transversal p; se toma sobre b: BD = BE Y se traza la
recta CD que corta a r, en Q.
2°) Por bisectrices de ángulos adyacentes (Fig. 2.11).
Describir la semicircunferencia de diámetro AB y unir
un punto C de ella con Q y B. La simétrica p de q == CB,
respecto a b == CB, corta a r, en P.
Si P es el punto conocido, se traza p == CP y la
simétrica q, respecto a b, que corta a r en Q.
2. FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA
EJERCICIOS Y
APLICACIONES
En efecto, en el triángulo QCP, las bisectrices del
ángulo C y de su adyacente QCD dividen al aldo
opuesto r en segmentos proporcionales a los lados p y
q, luego:
Fig. 2.11. -Determinación del conjugado armónico por bisectrices.
BP AP P AP BP
=- = = - y atendiendo al signo: = = - =
BQ AQ q AQ BQ
Por otra parte, las bisectrices de ángulos adyacentes
son perpendiculares entre sí, luego C pertenece a la
semicircunferencia de diámetro AB, y P y q son simétri-
cos respecto a b, por formar con ella el mismo ángulo.
I
A
//,,'/'
,
"' ......... .,--------
p
Fig. 2.12.-Determinación del conjugado armónico por tangente
o tercera proporcional.
3°) Por tercera proporcional. Se describe la semi-
circunferencia de diámetro AB y centro M (Fig. 2.12),
y se traza la perpendicular QC a AB que corta a la
semicircunferencia, en C. La normal CP al radio MC
corta a AB en P.
Esta es la construcción de la tercera proporcional MP,
deducida de la igualdad [4].
21
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
4°) Por cuadriláteros completos. Para hallar el con-
jugado armónico de un punto N (Fig. 2.13) respecto a
A y B, se traza por N una secante s y sobre ella se
toman dos puntos arbitrarios, que, unidos con A y B,
determinan el cuadrilátero completo FDGC. La diago-
nal GF corta a r en M.
M A N B
Fig. 2. 13.-Determinación del conjugado armónico
por cuadrilátero completo.
2.7. Aplicación del cuadrivértice completo
Dados tres rayos a, b y c de un haz de vértice V
(Fig. 2.14), hallar el conjugado armónico d del b, res-
22
pecto a los a y c. Por un punto P de b se trazan dos
transversales r y s que cortan a los rayos a y c, en A, C
y B, D Y determinan el cuadrivértice ABCD. La inter-
sección M de los lados opuestos AD y BC (distintos
de a y c) determina el rayo d == VM.
Fig. 2. 14.-Determinación del conjugado armónico
por cuadrivértice completo.
Si d fuera el rayo conocido, se trazarían desde un
punto M de él, dos transversales MA y MB que deter-
minan el cuadrivértice ABCD cuyo punto diagonal P
define el rayo b == VP.
3.1. Definición de proyectividad
Dos formas de primera categoría son proyectivas si
la razón doble de cuatro elementos de una de ellas es
igual a la de sus homólogos en la otra.
De esta definición se deduce:
- Dos formas deducidas una de otra por proyección
y sección son proyectivas (Fig. 3.1).
- Dos formas proyectivas con una tercera son pro-
yectivas entre sí.
- El producto de dos o varias proyectividades es una
proyectividad.
- Dos formas iguales o congruentes son proyectivas.
- Dos formas perspectivas son proyectivas, pero dos
formas proyectivas pueden no ser perspectivas.
3.2. Determinación y clasificación
a) Si dos formas de primera categoría proyectivas y
superpuestas tienen tres puntos dobles, lo son todos
los demás y la proyectividad es una identidad.
En efecto, si en dos series proyectivas y superpues-
tas A, B, e, D, ... , Y A', B', e', D', ... , son dobles A ==
A', B == B' Y e == C', por ser proyectivas se verificará:
(ABeD) = (ABeD') = K luego D == D'
porque a cada valor de K, corresponde un solo punto
D, y lo mismo se demostraría para haces de rectas o
planos, cortándolos por una transversal.
Las formas superpuestas sólo pueden tener, por
tanto, dos, uno o ningún elemento doble, y las no
superpuestas, el común a ambas, si es que lo tienen.
3. PROYECTIVIDAD ENTRE
FORMAS DE PRIMERA
CATEGORíA
b) También se demuestra que dados tres pares de
elementos homólogos de dos formas proyectivas, siem-
pre puede hallarse una cadena de proyecciones y sec-
ciones para relacionar ambas formas, y la proyectivi-
dad obtenida es independiente de la cadena utilizada.
Fig. 3. l.-Cadena de proyecciones y secciones.
c) De las propiedades a) y b) se deduce:
Una proyectividad entre dos formas de primera
categoría queda determinada por tres pares de ele-
mentos homólogos. La proyectividad se clasifica,
según la especie de los elementos homólogos, en:
Homografía: Si son de igual especie (punto y
punto, recta y recta, plano y plano).
Correlación: Si son de distinta especie (punto y
recta, punto y plano, ... , etc.).
La homografía entre formas superpuestas se deno-
mina elíptica, parabólica, hiperbólica o idéntica,
según que tenga ninguno, uno, dos o tres elementos
dobles.
23
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
r, 'YI r
l
y'V6_ q..... ' " ' ~ _ ~
Fig. 3.2.a.-Series perspectivas.
3.3. Perspectividad entre series y haces (Fig. 3.2)
a) Sean A, B, e, ... y A', B', e', .. , (Fig. a) dos
series sección del haz V. Los haces V (A, B, C) Y V
(A', B', e') que las proyectan desde V son concén-
tricos con tres rayos dobles, a == a', b == b' y c == c',
luego tienen dobles los demás (núm. 3.2-a), es decir,
los puntos homólogos D' y D están alineados con V
(centro perspectivo) y el punto común M == M' es
doble.
M-M A-IX. BB C-G
Fig. 3.2.b.-Haces perspectivos.
a') Sean V y V' (Fig. b) dos haces proyectantes de
la serie A, B, e, '" de base r. Las series sección de
estos haces por la recta r son superpuestas con tres
puntos dobles A == A', B == B' Y e == e', luego tienen
dobles los demás (núm. 3.2-a), es decir: los rayos
homólogos se cortarán en puntos de r (eje perspecti-
vo) y el rayo común m == m' es doble.
b) De aquí se deduce que la condición de perspectividad de dos series (haces) proyectivos y no superpuestos
es que el elemento común sea doble.
3.4. Construcción de elementos homólogos de una homografía
r"
-
Fig. 3.3.-Eje perspectivo de dos series.
Dadas dos series proyectivas A, B, e, ... y A', B',
e', o., de bases r y r', hallar el homólogo de un
punto N.
a) Método del eje perspectivo (Fig. 3.3).
Las series r y r' se proyectan desde dos puntos V
y V', situados en la recta AA' que une dos puntos
homólogos. Los haces V y V', son perspectivos, por
tener doble el rayo común a == a' (n° 3.3-b), siendo
24
V'
Fig. 3.4.-Centro perspectivo de dos haces.
Dados dos haces proyectivos V (a, b, e) y V' (a',
b', e'), hallar el homólogo del rayo n.
a') Método del centro perspectivo (Fig. 3.4).
Los haces se cortan por dos rectas r y r' trazadas
por la intersección A == Jt\ de dos rayos homólogos.
Las series r y r' son perspectivas por tener doble el
punto común A == A' (n° 3.3-b), siendo V" == [b", e"]
Fig. 3.5.-Eje proyectivo de dos series.
r" el eje perspectivo detenninado por B" == [b, b'] Y
C" == [e, e'].
Se traza luego el rayo n == VN que corta a r" en N"
y detennina el rayo V' N" que corta a r', en N'.
A cada par de puntos V y V' corresponden distin-
tos haces y, por tanto, distintos ejes perspectivos.
b) Método del eje proyectivo. Rectas asociadas (Fig.
3.5)
Si las series r y r' se proyectan desde dos puntos
homólogos A' y A, el eje perspectivo r", detennina-
do por B" == [b, b'] y C" == [e, e'], corta a r y r' en los
homólogos D y E' del punto común D' == E de las
series.
En efecto, el punto D == D" de r, por ejemplo,
determina el rayo d == A'D Y su homólogo d' == r
corta a r' en D', homólogo del D.
Como D y E' son puntos fijos e independientes de
la construcción empleada, el eje r" es también inde-
pendiente de los haces auxiliares elegidos y se llama
eje proyectivo o de colineación de las series r y r'.
Los pares de rectas AB' y A'B, AC' Y A'C, ... ,
que unen puntos no homólogos de ambas series se
llaman rectas asociadas, y se cortan en puntos B",
C", ... del eje proyectivo, lo cual sirve para detenni-
nar éste.
El homólogo de N se halla, trazando la recta A'N
que corta a r" en N", Y su asociada A N" que corta a
r',enN'.
La proyectividad entre haces de rectas o planos o
entre series y haces, se resuelve, sustituyendo los
haces por secciones rectilíneas. La construcción de
3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA
V-El
Fig. 3.6.-Centro proyectivo de dos haces.
el centro perspectivo.
Se traza luego el rayo n" == V" N que corta a r' en
N' y detennina el rayo n' == V'N'.
A cada par de rectas r y r' corresponden distintas
series y, por tanto, distintos centros perspectivos.
b') Método del centro proyectivo. Puntos asociados
(Fig.3.6)
Si los haces se cortan por dos rectas homólogas a
y a', el centro perspectivo V" (intersección de b" ==
BB' Y e" == CC') detennina los rayos V"V y V"V',
homólogos del rayos común VV'.
En efecto, el rayo e == V"V corta a r, en E, y a su
homóloga r', en E', que detennina el homólogo e' ==
V'Vde e.
Como los rayos e == V"V y d' == V"V' son fijos e
independientes, el centro V" es también indepen-
diente de las series auxiliares elegidas y se llama
centro proyectivo o de colineación de los haces V y
V'.
Los pares de puntos B y B', C Y C', ... , detennina-
dos por pares de rayos homólogos a', b Y a, b'; a', e
ya, e'; ... se llaman puntos asociados y están alinea-
dos con el centro proyectivo, lo cual sirve para
hallar éste.
El homólogo de n == VN se detennina, hallando el
punto N == [a', n] y su asociado N' == [n", a] que
detennina el rayo n' == V'N'.
homografías particulares se detalla al final del capítu-
lo (n° 3.9).
25
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
a
~ I '
00
r
loa
r
l
Fig. 3.8.-Series semejantes producidas
en un haz por dos paralelas.
Fig. 3.9.-Series semejantes producidas
por dos rectas en un haz de rayos
paralelos.
J ~
Fig. 3.7.-Determinación de puntos límites
3.5. Punto límites
Se llaman puntos límites de dos series homográfi-
cas (proyectivas), al punto de cada serie, homólogo
del impropio de la otra.
Sean las series A, B, C, ... y A', B', C', ... (Fig. 3.7),
de bases r y r' y eje proyectivo r" definido por las
intersecciones B" y C" de las rectas asociadas AB',
A'B Y AC', A'C. El punto límite l' de r' se halla, tra-
zando la paralela A'I a r, que corta a r" en 1", y su aso-
ciada Al" que corta a r' en 1'. El punto límite J de r se
halla de forma análoga.
Analíticamente se demuestra que la recta [,J es
paralela al eje proyectivo r", lo cual sirve para hallar
un punto límite, conociendo el otro.
3.6. Series semejantes
Son las series proyectivas cuyos puntos impropios
son homólogos (Figs. 3.8 y 3.9), luego no tienen pun-
tos límites, y quedan determinadas por dos pares de
puntos homólogos, puesto que el tercer par es impro-
pio.
Dos series semejantes de bases paralelas (Fig. 3.8)
son perspectivas, por ser doble su punto impropio (n°
3.3-b).
De la igualdad (ABCC) = (A'B'C'I' J se deduce
AC IBC = xC' lB 'C', lo cual demuestra que en dos
series semejantes los segmentos homólogos son pro-
porcionales. En el núm. 3.10 se indica la construcción
de una semejanza.
26
3.7. Involución
a) En dos formas F y F' de primera categoría,
horno gráficas y superpuestas, al elemento A de F le
corresponde el A' de F', pero si consideramos al A
como perteneciente a F' (por ser superpuestas), puede
ocurrir que también le corresponda A' en F, (núm.
1.5). Los elementos A y A' que se corresponden
doblemente se llaman conjugados.
Si todos los pares de elementos se corresponden
doblemente, la homografía se llama involutiva o sim-
plemente involución, y puede considerarse como una
forma única (serie o haz) constituida por los pares de
elementos conjugados.
En dos series involutivas y superpuestas, al punto
impropio de las dos series, común a ambas, le corres-
ponde el mismo punto propio I (punto límite) llamado
punto central o centro de la involución.
Una serie s de base r y un haz V están en involu-
ción si s lo está con la serie sección producida por r en
el haz V.
b) si una homografía de formas superpuestas tiene
un par de elementos homólogos que se corresponden
doblemente, es involutiva.
En efecto, sea AA' el par de elementos conjugados
y BB' dos elementos homólogos. Como la razón
doble no varía al permutar entre sí los elementos de
cada par de la cuaterna, se verificará: (AA'BB') =
(A'AB'B), luego al elemento B de F le corresponde el
B' de F', Y al B' de F, el B de F', es decir, son conju-
gados.
Debido a esta doble correspondencia, una involu-
ción queda determinada por dos pares de elementos
homólogos.
3.8. Elementos dobles
Las propiedades más importantes de los puntos
dobles, deducidas analíticamente, son:
3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA
A8 8'
f\ r r L
P M Q
8 A Q f\ 8'
(a) De puntos conjugados annónicos. (b) De puntos simétricos.
a
b
Fig. 3. IO.-Involuciones hiperbólicas de series.
a) Una involución sólo puede tener dos puntos
dobles o ninguno, es decir, es hiperbólica o elíptica.
b) Los pares de puntos A, A'; B, B'; ... conjugados
armónicos de dosfijos P y Q (Fig. 3. lO-a) forman una
involución hiperbólica cuyos puntos dobles son P y Q,
y a la inversa: P y Q separan armónicamente a A, A';
B, B'; etc.
c) El centro de una involución hiperbólica de dos
series superpuestas es el punto medio M del segmento
PQ determinado por los puntos dobles (núm. 2.3-d).
pi
P'
r
v
A B'
Fig. 3.11.-Haces superpuestos en involución.
Si un punto doble P es impropio (Fig. b), los pares
de puntos homólogos son simétricos respecto al otro
punto doble Q.
Recíprocamente: la simetría es una involución
cuyos puntos dobles son el centro de simetría y el
punto impropio.
Fig. 3. 12.-Rayos dobles y principa-
les de una involución no rectangular
Fig. 3. 13.-Rayos dobles perpendiculares
en una involución no rectangular.
Fig. 3. 14.-Involución absoluta.
3.9. Involución de haces concéntricos
Dos haces complanarios superpuestos de vértice V
son involutivos, si lo son las series sección de los
haces por una transversal.
Si uno de los haces se obtiene girando el otro 90°
(Fig. 3.11), se obtiene una involución llamada rectan-
gular, circular o cíclica. En efecto, al rayo a le corres-
ponden el a', normal a él, y al a', el a, normal a él,
luego se corresponden doblemente.
La involución rectangular no tiene rayos dobles
(involución elíptica) puesto que dos rayos perpendicu-
lares entre sí no pueden coincidir. Los rayos dobles
son, por tanto, imaginarios y se llaman rectas isótro-
pas o mínimas.
Las propiedades más importantes de la involución
rectangular, demostradas analíticamente son:
a) En una involución no rectangular (Fig. 3.12) de
haces superpuestos existen dos rayos homólogos per-
pendiculares entre sí, llamados rayos principales.
b) Los rayos dobles m y n (Fig. 3. 12) forman ángu-
los iguales con los principales p y p '.
c) Si los rayos dobles principales m y n son dobles
(Fig. 3.13), los pares de rayos conjugados a y a' son
simétricos respecto a los dobles, y éstos son bisectri-
ces de los ángulos formados por a ya', by b', ... , etc.
Las construcciones de una involución se indican en
los núms. 3.11 y 3.12.
3.10. Involución cíclica. Punto cíclicos
La sección de una involución rectangular de centro V
(Fig. 3.14) por la recta impropia del plano es una invo-
lución elíptica (núm. 3.7) llamada involución absoluta
del plano cuyos puntos homólogos son los impropios,
A, A' , de cada par de rayos conjugados a, a' .
Las intersecciones de los rayos dobles (imagina-
rios) del haz cortan a la recta impropia en dos puntos
dobles (imaginarios), llamados puntos cíclicos, luego
(núm.3.6-b).
Los puntos cíclicos separan armónicamente los
puntos impropios de dos direcciones perpendiculares
(puntos conjugados de la involución absoluta).
27
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
3.11. Construcción de homografías
particulares
a) Series perspectivas r y r' (Fig. 3.15)
Por ser perspectivas, su punto común D == D' es
doble y la intersección de AA' y BB' es el centro V
de perspectividad.
El homólogo de un punto C se halla, trazando el
rayo VC que corta a r', en C'.
También puede hallarse, sin utilizar V, por medio
del eje proyectivo r" (núm. 34-b) determinado por D
== D' y por la intersección B" de un par de rectas
asociadas AB' Y A' B.
d
o-O'-Q"
r
Fig. 3.15.- Eje proyectivo de series perspectivas.
b) Series y haces superpuestos
Dadas dos series superpuestas r == r' (Fig. 3.17), se
proyecta la r', por ejemplo, desde un punto V (propio
o impropio) sobre otra recta r,. Las rectas asociadas
BA" B,A Y BC" B,C se cortan en puntos A" y C" que
definen el eje proyectivo r" == A"C".
El homólogo de un punto D se halla, trazando Ap
y su asociada AD" que corta a r" en D" y éste se pro-
yecta desde V, sobre r, en D'.
Si se elige r, paralela a r == r', las intersecciones de
r" con r y r' son los homólogos 1, y J del punto común
e == J,= de r Y r, (núm. 3.4-b). Proyectando 1, desde V,
en 1', se obtienen los puntos límites l' y J de r y r' .
Análogamente se procedería con haces concéntri-
cos. En el núm. 5,8 se indica otro método más sencillo
por series circulares.
28
EJERCICIOS Y
APLICACIONES
a') Haces perspectivos V y V' (Fig. 3.16).
Por ser perspectivos, su rayo común d == d' es
doble, y las intersecciones A" == [a, a'] y B" == [b, b']
definen el eje perspectivo e == A"B".
El homólogo de un rayo c es el c' == V'C" que
pasa por C" == [c, e].
También puede hallarse, sin utilizar e, por medio
del centro proyectivo V" (núm 3.4-b) determinado
por la intersección de d == d' con la recta que une el
par de puntos asociados B' == [a, b'] y B == [a', b].
Fig. 3.16.- Centro proyectivo de haces perspectivos.
Fig. 3.17.-Construcción de series superpuestas.
3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA
V'
Fig. 3. I 8.-Series superpuestas con dos
puntos dobles.
Fig. 3.19.-Haces superpuestos con dos
rayos dobles.
Fig. 3.20.-Series superpuestas con
un punto doble.
c) Series r == r' superpuestas, con puntos dobles
(Fig.3.18).
Proyectando ambas series A, B, .00 A', B', desde
dos puntos V y V' situados en una recta que pasa por
el punto doble P == P', se obtienen dos haces perspec-
tivos (por ser dobles el rayo común p == p')o Las
intersecciones A" == [a,a'] y B" == [b, b'] de rayos
homólogos definen el eje perspectivo r" == A"B"o
La intersección Q == Q' de r" y r == r' es el segundo
punto doble de la homografíao
El homólogo de un punto C se halla, proyectándo-
lo desde V, en C"o El rayo V'C" nos da C' o Por
tanto:
Si la homografía es hiperbólica, el eje perspectivo
r" pasa por el segundo punto doble, y, si es parabó-
lica (Figo 3020), por el único punto doble que existeo
Fig. 3.2 l.-Haces superpuestos con un rayo doble.
3012. Construcción de una semejanza
(Fig.3.22)
En dos series semejantes A, B, 0.0' A'B', 000' los pun-
tos impropios 1 e l' son homólogos, luego los pares de
rectas asociadas A'I, Al' Y B'I, BI' serán paralelas a r
c') Haces V == V' superpuestos, con rayos dobles
(Figo 3019)0
Cortando ambos haces por dos rectas arbitrarias r
y r', trazadas por un punto P == P' situado en el rayo
doble p == p', se obtienen dos series perspectivas (por
ser doble el punto común)o La intersección de las
rectas AA' y BB' es el centro perspectivo V"o
La recta VV" es el segundo rayo doble q == q' de
la homografíao
Para hallar el homólogo de un rayo c que corta a r,
en C, se proyecta éste desde V" en C', sobre r', y se
traza VC' == c' o
Si la homografía es hiperbólica, el centro pers-
pectivo V" está sobre el segundo rayo doble, y, si es
parabólica (Figo 3021), sobre el único rayo doble
que existeo
Fig. 3.22.-Construcción de una semejanza.
y r', y se cortarán en puntos A" y B" del eje proyecti-
vo r" == A"B" (núm. 3.4-b)0
El homólogo de un punto C se halla trazando Ce
paralela a r' , que corta a r" en C", y por C", la paralela
a r que corta a r', en C'.
29
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
-------
"-
"-
"-
r= r'
O·'"
"-
'-
'\
\
\
Fig. 3.23.-Construcción de haces en una involución hiperbólica.
/
I
I
I
I
,
I
,
I
I
\
\
\
--
I
I
BI \
",
",
'--
·'\V_------___ ._,
"
''-,\
\
\
\
\
\
\
,
pi
Fig. 3.24.-Construcción de haces en una involución elíptica.
3.13. Construcción de series involutivas
A,B, ... , A',B', ... (Fig. 3.23.)
Analíticamente se demuestra que si se traza una cir-
cunferencia que pase por A y N, Y otra que pase por B y
B', Y corte a la primera, en dos puntos V y S, la cuerda
común VS corta a r en el centro I de la involución.
El conjugado de un punto e (no dibujado) se halla,
trazando la circunferencia que pasa por V, S Y e y
corta a r, en e'. Los puntos de tangencia con r (si exis-
ten) de las circunferencias que pasan por V y S son
dos puntos dobles M y N (involución hiperbólica). En
-2-2--
este caso, se verifica: 1M = IN = IS x IV. De aquí,
la construcción:
Trazar la circunferencia de diámetro SV (no dibuja-
da) y desde ~ l a tangente a ella en un punto T, siendo
IT= IM= IN.
Si V Y S están a distinto lado de r (Fig. 3.24) no
existen circunferencias tangentes a r (involución elíp-
30
tica). En el núm 5.9-a se indica otro método de cons-
trucción de series involutivas.
3.14. Construcción de haces involutivos a,b
y a'b' (Figs. 3.23 y 3.24)
La sección de los haces por una transversal no inci-
dente con V, determina dos series involutivas A, B Y
A' B', y las circunferencias [V, A, A'] Y [V, B, B'] se
cortan, como antes, en el punto S.
Toda circunferencia que pase por V y S Y corte a r
en dos puntos e y C' (no dibujados), determina un par
de rayos homólogos c == ve y c' == VC'. La que tiene
por centro la intersección O de r con la mediatriz de
VS, corta a r en P y P', y determina los rayos principa-
les (rectangulares) p == VP y p' == VP'.
La involución es elíptica (Fig. 3.24) o hiperbólica
(Fig. 3.23) según que el par A,A' de puntos conjuga-
dos esté o no separado por el otro par B,B'.
m
Fig. 3.25.-Perspectividad de series proyectivas
cuyas bases se cruzan.
3.15. Proyectividad entre formas
de primera categoría en el espacio
Las propiedades y definiciones de la proyectividad
(núm. 3.1 y 3.2) son aplicables, tanto a las formas de
primera categoóa coplanarias, como a las espaciales.
En efecto, si las bases r y r' (Fig. 3.25) de dos series
proyectivas A, B, C, ... y A', B', C' ... se cruzan en el
espacio, las rectas a == AA', b == BB' Y c == CC' tam-
a) Dos series proyectivas cuyas bases r y r' se
cruzan, son perspectivas (Fig. 3.25).
En efecto, como antes dijimos, las series r y r' son
secciones del haz de planos de arista m, luego son
perspectivas.
3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA
Fig. 3.26.-Perspectividad de haces proyectivos de planos
cuyas aristas se cruzan.
bién se cruzan y cualquier recta m que corte a las a, b,
y c determina los planos a == [a, m], p == [b, m] y y ==
[c, m] cuyas trazas con r y r' son puntos homólogos
de las series.
A cada secante m le corresponde un haz de planos
distinto y en cada uno de ellos, a cada punto D de r le
corresponde otro D' de r', tal que (ABCD) =
(A'B'C'D'), luego D' será el mismo para cada haz y
la proyectividad será única. Recíprocamente:
a') Dos haces de planos proyectivos cuyas aristas
m y m' se cruzan son perspectivos (Fig. 3.26).
En efecto, toda recta m" que corte a las intersec-
ciones a == [a, a'], b == [P, W] y c == [y, y'] de tres
pares de planos homólogos, determina la serie A",
B", C", cuya proyección desde m y m' son los haces
dados, luego éstos son perspectivos.
31
4.1. Definición y generalidades
Se dice que dos formas de segunda categoría son
proyectivas si a cada elementos (punto o recta) de una
de ellas le corresponde uno solo en la otra, y a cada
forma de primera categoría (serie o haz), contenida
en la primera, le corresponde otra forma de primera
categoría en la segunda. Las formas que se corres-
ponden se demuestra que son proyectivas.
Seccionando las radiaciones por planos, la corres-
pondencia entre formas de segunda categoría se redu-
ce a la de sus secciones planas.
4.2. Elementos dobles
En la homografía de formas planas superpuestas, si
un punto (recta) coincide con su homólogo, se llama
doble. Dos puntos (rectas) dobles determinan una
recta (punto) doble.
En general, si una recta r es doble, sus puntos no lo
serán. Si estos lo fueran, aquella sería una recta de
puntos dobles o serie doble. Análogamente, en dos
haces de vértice doble (concéntricos), los rayos no son
32
4. PROYECTIVIDAD ENTRE
FORMAS DE SEGUNDA
CATEGORíA. HOMOLOGíA
También se demuestra que la proyectividad entre
formas planas queda determinada por dos formas de
primera categoría e igual nombre (dos series o dos
haces) de una de ellas que sean proyectivas con dos
formas de primera categoría e igual nombre de la
otra.
La proyectividad es homografía o correlación,
según que los elementos que se corresponden sean
respectivamente de igual nombre (punto y punto, o
recta y recta) o distinto (punto y recta, o recta y
punto).
HOMOGRAFíA DE FORMAS
PLANAS SUPERPUESTAS
dobles. Si estos lo fueran, aquellos serían un haz de
rayos dobles o haz doble.
Ejemplo: En una simetría respecto a un punto O
(Fig. 1-3-c) y puntos homólogos A y P:, la recta AA'
que pasa por O es doble, por tener dos puntos dobles:
el centro O y su punto impropio, pero A no es doble de
A'.
Si la homografía de planos superpuestos tiene cua-
tro puntos dobles, no alineados tres a tres (cuadrivér-
tice doble), es una identidad.
4. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. HOMOLOGíA
Fig. 4.1. - Homología plana. Fig. 4.2. - Homología afín. Fig. 4.3. - Homología entre
formas planas perspectivas.
4.3. Homología plana
En Proyectiva se demuestra que si una homografía
de planos superpuestos tiene una recta de puntos
dobles (Fig. 4.1) también tiene un haz de rayos dobles
y a la inversa. Si tiene un haz doble, también tiene una
recta doble.
Esta homografía se llama homología plana; la recta
e de puntos dobles, eje de homología; el vértice O del
haz doble, centro de homología, y las figuras homólo-
gas ABC y A'B'C', figuras homológicas.
4.4. Proyección de formas planas
Si una radiación O (Fig. 4.3) es cortada por dos pla-
nos 11:, 11:', las secciones son formas planas homográfi-
cas y perspectivas, y se verifica:
a) Los puntos homólogos A, A': B, B'; ... están ali-
neados con O.
b) Las rectas homólogas AB, A'B'; AC, A'C'; ...
concurren en la intersección e de 11:, 11:' que es, en este
caso, una serie doble o recta de puntos dobles.
Esta homografía (proyección cónica de 11:, desde O,
sobre 11:') es una homología espacial de centro O y eje
e. Si el centro O es impropio (proyección cilíndrica),
se tiene una afinidad (Fig. 4.4).
Las propiedades fundamentales de la homología son:
Dos formas planas 7[, 7[', distintas y perspectivas,
de centro O (propio o impropio), se corresponden en
En la homología plana, los puntos homólogos A,
A'; B,B '; ... están alineados con el centro O, y las rec-
tas homólogas AB, A'B'; Be, B'C'; ... concurren en
puntos M, N, '" del eje e.
Si el centro O es impropio (Fig. 4.2), la homología se
llama homología afín o simplemente afinidad, y la
dirección d del centro impropio, dirección de afinidad.
Las rectas AA' , BB', ... son, en este caso, paralelas a d.
HOMOGRAFíA DE FORMAS
PLANAS EN EL ESPACIO
una homología de centro O y eje la intersección e ==
[7[, 7['].
La existencia de una de estas propiedades (serie
doble y radiación doble) implica la otra. De aquí, la
propiedad recíproca:
Si dos formas planas se cortan según una recta de
puntos dobles, son perspectivas (de centro propio o
impropio) y, por tanto, homológicas o afines.
Si 11:', gira alrededor de e, las formas siguen siendo
homográficas con una serie doble e, luego siguen
siendo perspectivas respecto a un nuevo centro que va
moviéndose al girar 11:'. Cuando 11:' coincida con 11:, se
obtiene una homografía de formas planas superpuestas
con una serie doble; es decir, una homología plana.
33
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 4.4. - Afinidad entre formas
planas perspectivas.
:-...
......
......
"
,
"
"
"
"
"
,
"
"
......
"
"
,
"
,
,
"
"
"
,
"
Fig. 4.6. - Producto de homologías. Caso particular.
0,/
~
/
/
/
/
/
/
/
..-
/
/
/
/
/
/
..-
/
/
/
/
Fig. 4.5.-Producto de homologías de eje común.
4.5. Producto de homologías de eje común
a) Dos formas FI y F
2
(Fig. 4.5) no coplanarias y
homológicas de una tercera F respecto a un mismo eje
e y centro al y O
2
, son homológicas entre sí respecto
al mismo eje y centro O, alineado en 01 y O
2
,
En efecto, el eje e común es recta de puntos dobles
entre F, y F
2
, luego éstas son homológicas (núm. 4.4)
y las rectas A,A
2
, B,B
2
, ••• , etc. concurren en el centro
O. Por otra parte, el plano [O" O
2
, Al contiene a la
recta A,A
2
que cortará a 0,0
2
y lo mismo sucederá
con las rectas B,B
2
, C,C
2
, ••• , luego si todas concurren
en O y son cortadas por la recta 0,0
2
, ésta debe pasar
porO.
b) Si F, Y F
2
con superpuestas de plano 1t (Fig. 4.6),
el centro O es la traza de 0,0
2
con M. Por tanto:
34
Fig. 4.7.-Homología entre una forma plana y su proyección cónica.
Si una forma F de plano a se proyecta desde dos
centros distintos sobre un plano n, las proyecciones FI
y F
2
son homológicas de centro O, (traza de OP2 con
n) y eje e == [a, nI.
Si O, u O
2
es impropio, F, y F
2
son homológicas. Si
O, Y O
2
son impropios o la recta OP2 es paralela a 1t,
son afines.
c) Las radiaciones de vértices O, y O
2
son perspec-
tivas (por ser proyecciones de F), siendo a el plano
central y 0,0
2
el eje perspectivo. De aquí que poda-
mos enunciar (Fig. 4.6).
Si dos radiaciones perspectivas 01 y O
2
son corta-
das por un plano n, las secciones FI y F
2
se corres-
ponden en una homología cuyo centro y eje son
las secciones del eje perspectivo y del plano central
con n.
4. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. HOMOLOGíA
Como aplicación de estas propiedades, estudiare-
mos la homología existente entre una forma plana, su
proyección y su abatimiento que tan frecuentemente
se utiliza en Descriptiva.
4.6. Homología entre una forma plana
y su proyección
a) Como ya dijimos en el núm. 4.4: En proyección
cónica de centro V (Fig. 4.7), unaforma F de plano a
y su proyección F' sobre otro plano n (cuadro), son
homológicas de centro V y eje ta = [n, a].
Fig. 4.8.-Afinidad entre una
forma plana y su proyección
cilíndrica.
Fig. 4.9.-Afinidad entre una
forma plana y su proyección
ortogonal.
4.7. Afinidad entre forma plana y
abatimiento o giro
a) Al abatir una forma F de plano a sobre otro n, en
(F) (Fig. 4.1O-a), todo punto A de a describe un arco
circular A(A), de plano normal a ta Y radio OA- nor-
mal a tao La recta A(A) y las B(B), C(C), ... , que unen
cada punto y su abatimiento son normales al bisector
~ del diedro a--:n lo que demuestra que el abatimiento
(F) es una proyección cilíndrica de F sobre n, según
la dirección d normal al bisector del diedro añ, luego
(núm. 4.6-b) F y (F) son afines de eje ta = [a, nI y
APLICACIONES
Todo punto impropio e de a se proyecta sobre la
recta límite l' a == [n, a'] en 1', y los impropios de n,
sobre la traza 1 == [n', a] (línea de desvanecimiento),
siendo a' y n' paralelos a a y n respectivamente.
b) En proyección cilíndrica u ortogonal de direc-
ción d (Fig. 4.8 y 4.9), una forma plana F y su proyec-
ción F, sobre un plano n son afines, de eje ta = [a, MI
Y dirección de afinidad d.
El homólogo de un punto impropio es también
impropio, luego no existen rectas límites.
Fig. 4.10. - Afinidad entre una forma plana y su abatimiento.
dirección de afinidad d, normal al bisector del diedro
d;n.
La afinidad será de dirección d o di' según el senti-
do del abatimiento. Si a es normal a n (Fig. b), for-
mará 45° con a y n.
b) Como el abatimiento es un giro, podemos enun-
ciar con más generalidad:
Si una forma plana F' se deduce de otra F, por el
giro de ésta alrededor de un eje e coplanario con ella,
F' y F son afines de eje e y dirección de afinidad d
normal al bisector del diédro formado por los planos
de Fy F'.
35
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
4.8. Homología entre proyección
y abatimiento de una forma plana
a) Si proyectamos desde V (Fig. 4.11) una forma F
de plano a sobre el cuadro 1t, en F', Y abatimos luego
F sobre 1t, en (F), F' Y (F) se corresponden en la
homología-producto de dos homologías conocidas de
eje común ta == [a, 1t]: la de F y F' de centro V (núm.
4.6) y la de F y (F), de centro impropio VI' de direc-
ción da' normal al bisector del diedro aJ¡: (núm. 47).
Fig. 4.11. -Homología entre proyección cónica y abatimiento
de formas planas.
El centro de la homología-producto es (núm. 4.5) la
traza O de VV I (paralela a dJ con 1t y coincide con el
abatimiento (V) de V, alrededor de l ~ , sobre 1t, por ser
a' paralelo a a. Por tanto:
En proyección cónica, la imagen F' y el abatimien-
to (F) de una forma F de plano a se corresponden en
una homología plana de eje ta == [a, ni y centro, el
abatimiento (V) de V sobre el cuadro. Las rectas lími-
tes de F' y (F) son l ~ y el abatimiento (d) de la línea de
desvanecimiento d de a, respectivamente.
36
Fig. 4.12. - Proyección cilíndrica.
b) En proyección cilíndrica (Fig. 4.12), los centros
V y V I son impropios (de direcciones d
p
Y da) Y la
homología se transforma en una afinidad. Por tanto:
La proyección cilíndrica FI y el abatimiento (F) de
una forma plana F de plano a sobre un plano n se
Fig. 4.13. - Proyección ortogonal.
corresponden en una afinidad de eje ta == [a, ni y
dirección de afinidad, dada por la recta Al (A) que
une la proyección y el abatimiento de cualquier punto
A de F.
En proyección ortogonal (Fig. 4.13), la dirección
de afinidad Al (A) es normal ata (afinidad ortogonal).
4. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. HOMOLOGíA
4.9. Proyección de una homología
entre formas planas
Si proyectamos una forma de plano ex (Fig. 4.14),
desde un punto 0, sobre un plano ex', las formas ex y
ex' se corresponden (núm. 4.6 en una homología de
centro ° y eje t == [ex, ex'] y al proyectar todo desde V
sobre un plano 1t, los pares de puntos A, A' Y B, B',
alineados con 0, se proyectan según pares A), A') Y B),
B;, alineados con la proyección O)' de O.
Análogamente, las rectas r == AB Y r' == A'B', con-
currentes en el punto 1 de t, se proyectan según rectas
r) == A)B) Y r') == A; B;, concurrentes en la proyección
1) de 1, y lo mismo sucederá si V y ° son propios o
impropios. De aquí, que podamos enunciar:
La proyección de una homología entre dos formas
planas distintas a ya', de centro O y eje t == [a, a'],
desde un punto V (propio o impropio), sobre un plano
7r, es otra homología cuyo centro y eje son las proyec-
ciones O/y t/ de O y t, respectivamente.
Fig. 4.14. - Proyección de una homología.
En general, si se proyecta una afinidad desde un
punto V propio o impropio, la proyección es homo-
logía o afinidad, respectivamente.
37
5.1. Serie Circular
Los haces obtenidos al proyectar puntos A, B, e, ... ,
de una circunferencia O; desde dos puntos V y V' de
ella (Fig. 5.1), son congruentes y, por tanto, proyec-
tivos.
Fig. 5.1. - Proyección de puntos de una circuriferencia
desde dos puntos de ella.
Basta observar que los ángulos (a, b), (a, c), ... del
haz Y y sus homólogos (a', b'), (a', c'), del Y' son
inscritos y abarcan el mismo arco, luego son iguales.
La recíproca también es cierta; es decir, el lugar
geométrico de las intersecciones A, B, e, ... de rayos
homólogos de dos haces congruentes, de rayos no
paralelos, es una circunferencia (J llamada serie cir-
cular o circunferencia puntual que pasa por V y V',
siendo (J la base de la serie.
Los homólogos del rayo común YY' == d' == e son
las tangentes a cr, en Y y Y', ya que cuando A, por
ejemplo, se desplace sobre cr y tienda a coincidir con
Y, a' coincidirá con d' ya con la tangente d.
38
5. SERIES Y HACES DE
SEGUNDO ORDEN
5.2. Haz circular
Las tangentes AA', BB', ... a una circunferencia de
centro O (Fig. 5.2) determinan sobre dos tangentes
cualesquiera r y r' dos series proyectivas A, B, ... y A',
B', ...
o
Fig. 5.2.-Haz circular.
En efecto, sean T, S' Y M los puntos de tangencia
de las bases r y r' de las series y de cualquier tangente
AA'. Los rayos a == OA Y a' == OA' son bisectrices de
los ángulos TOM y MOS', cuya suma TOS' = 2a es
luego Ea' = TO.§' /2 = a y análogamente:
aa' = bb' = ... = TOT' = T'OS' = a.
Este prueba que el haz O(A'B':"T') se obtiene, giran-
do el O (ABT) un ángulo a = TOS'/2, luego son con-
gruentes y, por tanto, proyectivos, y que T y S' son los
homólogos del punto común T' == S de r y r'. Al con-
junto de tangentes AA', BB', ... a cr se le llama haz
circular, y a la envolvente de ellas (rayos de haz), cir-
cunferencia envolvente.
5. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN
B e
Fig. 5.3.-La cónica, como homológica
de la circunferencia.
Fig. 5.4.-Serie de 2° orden. Fig. 5.5. - Haz de 2° orden.
5.3. Series y haces de segundo orden
La proyección de una circunferencia c de plano ex,
desde un punto O (Fig. 5.3), sobre un plano 1t, es una
cónica c' que se corresponde con c (núm. 4.6) en una
a) Los haces obtenidos al proyectar los puntos A,
B, e, ... de una cónica (Fig. 5.4), desde dos cuales-
quiera V y V' de ella, son proyectivos.
b) Recíprocamente: El lugar geométrico de las
intersecciones de los rayos homólogos de dos haces
V y V' coplanarios, proyectivos, no perspectivos ni
concéntricos, es la llamada cónica puntual o serie
de segundo orden. La base de los puntos de la serie
es la cónica puntual.
Las formas de primera categoría (serie y haz) son
las formas elementales de primer orden. Las series y
haces de segundo orden se llaman formas elementales
de segundo orden. Dos formas elementales de segun-
do orden (serie o haz) se llaman superpuestas, si tie-
nen la misma cónica base.
c) Se llama razón doble de cuatro puntos A, B, e
y D de una cónica (Fig. 5.6), la del haz V (ABeD)
que los proyecta desde un punto V de la cónica.
d) La razón doble del haz V que proyecta cuatro
puntos A, B, e y D de una cónica, desde un punto V
de ella, y la de la serie A', B', C' y D' que las tangen-
tes a ellos determinan sobre cualquier otra t', son
iguales.
homología de centro O y eje e == [ex, 1t], luego los
haces congruentes del núm. 5.1 y las series proyecti-
vas del 5.2 se transforman en haces y series proyecti-
vas, y gozan de las propiedades que siguen:
a') Las series obtenidas al cortar las tangentes a,
b, c, oo. a una cónica (Fig. 5.5) por dos cualesquiera
t y t', son proyectivas.
b ') Recíprocamente: El conjunto de las rectas de
unión de puntos homólogos de dos series t y t'
coplanarias, proyectivas, no perspectivas ni super-
puestas, es el llamado haz de segundo orden o de
segunda clase. La envolvente de las rectas del haz es
la cónica envolvente.
Fig. 5.6.-Relación entre series y haces de ry 2° orden.
c') Se llama razón doble de cuatro tangentes a, b,
c y d a una cónica (Fig. 5.6) la de la serie de primer
orden A', B', C', D' que determinan sobre cualquier
tangente t' a la cónica.
Esta propiedad es la que relaciona las series y haces
de segundo orden con los haces y series de primero
que los proyectan y seccionan, respectivamente.
39
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Lo expuesto permite aplicar a las formas de segun-
do orden las propiedades proyectivas de las de primer
orden. La proyectividad queda, por tanto, determinada
PROVECTIVIDAD ENTRE
FORMAS ELEMENTALES
DE SEGUNDO ORDEN
por tres pares de elementos homólogos y puede cons-
truirse por métodos análogos, como vamos a ver.
5.4. Construcción de homografías de formas superpuestas
a) Series homográficas A, B, e, ... y A', B', C', ...
Los pares de rectas asociadas BA', B' A Y BC',
B'C (Fig. 5.7-a) se cortan en puntos M y N del eje
proyectivo ro == MN, Y éste corta a a la cónica base
de las series, en los puntos dobles R y S. La homo-
grafía será hiperbólica, parabólica o elíptica, según
que ro sea secante, tangente o exterior a la cónica.
El homólogo D' de D se halla, trazando B'D que
corta a ro' en 1, y su asociada BI que corta a la cóni-
ca, en D'.
5.5. Involución de formas superpuestas
Lo mismo que en las formas de primera
categoría, si dos elementos se corresponden
doblemente, todos se corresponden doblemen-
te y forman una involución.
El eje y centro proyectivo de la homografía
se llama eje y centro proyectivo (polo) de la
involución.
a') Haces homográficos a, b, e, ... ya', b', e', ...
Las rectas de unión de puntos asociados A == [a,
c'] y A' == [a'c]; B == [b, c'] y B' == [b', c] se cortan en
el centro proyecti vo Va. Las tangentes trazadas
desde Va a la cónica son las rectas dobles de la
homografía que será hiperbólica, parabólica o elípti-
ca, según que Vosea exterior, incidente o interior a
la cónica. (Fig. 5.7-b).
La homóloga de d se halla por medio del punto D
== [d, b'] Y de su asociado D' (intersección de DV
o
con b) que determina la tangente d' .
o
D'
(a) Series superpuestas de 2° orden (b) Haces superpuestos de 2° orden
Fig. 5.7. - Construcción de homografías entre formas superpuestas de 2° orden.
En dos series de segundo orden involutivas A, B,
C, ... A', B', C', ... (Fig. 5.8), a un punto A de la pri-
mera le corresponde el p.: de la segunda, y al F == A' ,
el F' == A. Los lados homólogos coinciden, por
tanto, con las rectas asociadas BF' == BA Y B'F ==
B'A'; BD' == BC y B'D == B'C'. De aquí, las propie-
dades que siguen:
a) Los pares de rectas homólogas AB, A'B'; Be,
B'C' y las tangentes t y t' a la cónica base en pun-
tos homólogos e y C' concurren en puntos del eje
proyectivo ro.
b) Los puntos conjugados A y A': B, B'; ... están
alineados con el centro P (polo del eje proyectivo).
40
En dos haces de segundo orden involutivos a, b,
e, ... ya', b', e', ... (Fig. 5.9), a un rayo a del prime-
ro le corresponde el a' del segundo, y al f == a', el f'
== a. Los pares de puntos homólogos coinciden, por
tanto, con los pares de puntos asociados A == [a, g']
y A' == [a'g]; B == [b,d'] y B' == [b',d]. De aquí, las
propiedades que siguen:
a') Los pares de puntos homólogos A == [a, b] Y
A' == [a ',b']; B == lb, e] y B' == lb', e']; ... y los pun-
tos de tangencia 1 y T de dos rayos conjugados a y
a' están alineados con el polo o centro proyectivo P.
b') Los rayos conjugados a, a'; b, b'; ... son con-
currentes en puntos del eje ro.
c) Los puntos de contacto H y G de las tangentes
a la cónica base, trazados desde P son los puntos
dobles de la involución, y pertenecen al eje de la
involución de los haces de tangentes a la cónica en
los puntos de las series.
Fig. 5.8. - Involución
de series de 2° orden.
Fig.5.9.-Involución
de haces de 2° orden.
Por tanto: en la involución hiperbólica, su
centro (polo) es exterior, y el eje, secante y en
la elíptica, el centro es interior, y el eje, exterior
a la cónica.
5.6. Construcción de una involución
Una involución queda determinada por dos
pares de elementos homólogos, como vamos a
ver.
Series A, R. y A', R' (Fig. 5.10).
El eje ro se determina por las intersecciones M y N
de las rectas asociadas AB' y A'B Y de las homólo-
gas AB y A'B', respectivamente. El centro P es la
intersección de AA' y BB' .
El conjugado de un punto e es la intersección D'
de pe con la cónica.
Si no está dibujada la cónica, se prolonga Be
hasta su intersección I con ro' La recta lB' corta a
pe, en e'.
5. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN
c') Las tangentes en los puntos de corte H y G del
eje con la cónica base son los rayos dobles de la
involución, y pasan por el centro (polo) de la involu-
ción de las series de los puntos de contacto de
aquellas.
N
Fig. 5.10. - Construcción
de una involución de series
de 2° orden.
Fig. 5.1 l.-Construcción de una
involución de haces de 2° orden.
Haces a, b ya', b' (Fig. 5.11).
El eje ro se determina por las intersecciones R y S
de a, a' y b, b'. El centro P es la intersección de las
rectas AA' y MN que unen los puntos homólogos A
== [a, b] y A' == [a' ,b'] y los asociados M == [a', b] Y N
== [a, b'].
El conjugado de un rayo c que corta en I al eje ro
es la tangente c' a la cónica trazada desde 1.
Si no está dibujada la cónica, se halla la intersec-
ción e de c y b. La recta pe corta a b' en e', y
determina c' == IC'.
41
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig.5.I2.-Recta de Pascal.
P N M

/ \ ----./"
.............. / \ ---;'
1
,
"'- \A=B._---- //
;';'
.;-
.;-
;'
;'
.;-
;'
;'
Fig. 5.14. - Teorema de Pascal aplicado al pentágono inscrito.
5.7. Teorema de Pascal
Las intersecciones de los pares de lados opuestos
de un hexágono inscrito en una cónica (Fig. 5.12)
pertenecen a una recta (recta de Pascal).
En efecto, los lados opuestos del hexágono son
rectas asociadas de dos series de segundo orden A,
B. C y A', B'. C' y se cortan en puntos del eje pro-
yectivo ro (recta de Pascal).
5.8. Casos particulares
Si los vértices consecutivos A y B (Fig. 5.14) se
confunden en uno solo, el lado AB se transforma en
la tangente /
1
a la cónica. El teorema de Pascal sub-
siste, asignando a la tangente el número del lado al
que sustituye.
Por tanto:
En el pentágono inscrito, la intersección de la
tangente en un vértice con el lado opuesto es coline-
al con los de corte de los otros dos pares de lados
opuestos.
42
I
I
""' __ ..... \
..... , I -/-
,,#V
9
---/-
-- -- .....
- ............................
V
2
Fig. 5.I3.-Punto de Brianchon.
I
I
,
I
, -
..... , v,;:, _---
............ --
-_. Q .....
-- ............
, ..... ,
/ .....................
e
Fig. 5.I5.-Teorema de Brianchon aplicado
al pentágono circunscrito.
Teorema de Brianchon
Las rectas de unión de vértices opuestos de un
hexágono circunscrito a una cónica (Fig. 5.13) con-
curren en un punto (punto de Brianchon).
En efecto, los vértices opuestos del hexágono son
puntos asociados de dos haces de segundo orden a,
b, c y a', b', c' y están alineados con el centro V
o
(punto de Biranchon).
Si dos tangentes consecutivas a y b (Fig. 5.15) se
confunden en una sola, su punto de corte (vértice) se
confunde con el punto de tangencia de a == b. El teo-
rema de Brianchon subsiste, asignando al punto de
tangencia el del vértice al que
Por tanto:
En el pentágono circunscrito, la recta de unión
del punto de tangencia de un lado con el vértice
opuesto pasa por la intersección de las que unen los
otros dos pares de vértices opuestos.
5. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN
Fig. 5.16. -Aplicación al cuadrilátero inscrito y circunscrito.
p
Fig. 5.17. -Aplicación al triángulo inscrito y circunscrito.
El teorema es aplicable al caso de que el hexágono se convierta en cuadrilátero o triángulo, como puede com-
probarse en las figuras 5.16 Y 5.17.
' ~ = J l
,I=J
.... 00
C' r
Fig. 5.18. - Construcción de homografías de series superpuestas.
5.9. Construcción de una homografía entre
formas superpuestas de primera categoría
a) Series A, B, e y A', B', C' (Fig. 5.18).
Las series dadas se proyectan sobre una circunfe-
rencia arbitraria, desde un punto V de ella, obtenién-
dose dos series homográficas circulares Al, B
I
, el y
A;, B;, e;. El eje proyectivo ro se determina por las
intersecciones M y N de las rectas asociadas AlB;,
A;Bl Y Ale;, A;e
l
·
b) El homólogo de un punto K se halla proyectán-
dolo, desde V, en K
l
, y trazando la recta A'IKl y su
asociada AlR que corta a la circunferencia en K;,
proyectado desde V, sobre r, en K'.
EJERCICIOS Y
APLICACIONES
Fig. 5.19.-Construcción de homografías de haces concéntricos.
a') Haces a, b, e ya', b', e' (Fig. 5.19).
Los haces dados determinan sobre una circunfe-
rencia arbitraria que pase por V dos series homográ-
ficas circulares A, B, e y A', B', e'. El eje proyecti-
vo ro se determina por las intersecciones M y N de
las rectas asociadas AB', A'B y Ae', A'c.
b') El homólogo de un rayo m que corta a la cir-
cunferencia en M se halla, trazando la recta A'M y
su asociada AQ, cuya intersección con la circunfe-
rencia determina el rayo m' .
43
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 5.20. - Construcción de series superpuestas en involución.
e) Los puntos dobles D == D' Y E == E' son las pro-
yecciones desde V, sobre r, de las intersecciones de
ro con la circunferencia.
a
Fig. 5.21. - Construcción de haces concéntricos en involución.
e') Las intersecciones D y E del eje proyectivo ro
con la circunferencia, determinan los rayos límites d
== d' ye==e'.
d) Los puntos límites se hallan, como homólogos de los impropios e == J ~ de ambas series, como se ha expli-
cado en (a).
5.10. Construcción de una involución entre
formas superpuestas de primera categoría
a) Series A, B Y A', B' (Fig. 5.20).
Las proyecciones de las series dadas sobre una
circunferencia arbitraria, desde un punto V de ella,
son las series involutivas circulares Al' BI Y ~ Y B;.
El eje proyectivo ro se halla, por las intersecciones N
y M de las rectas homólogas AIBI y A; B;, Y de las
asociadas AIB
I
', A.'BI' Y el polo P, por las intersec-
ciones de AlA; y BIB;.
Los pares de puntos homólogos Al' ~ ; B
I
, B; ...
están alineados con P, lo cual sirve para hallarlos.
Los puntos dobles D == D' Y E == E' son las pro-
yecciones desde V, sobre r, de las intersecciones de
ro con la circunferencia.
El punto límite 1 == l' (punto central de la involu-
ción) se halla proyectando los impropios I ~ == J ~ de
44
a') Haces a, b ya', b' (Fig. 5.21)
Las secciones de los haces dados con una circun-
ferencia arbitraria que pase por V, son las series
involutivas circulares A,B y A',B'. El eje proyectivo
ro queda definido por las intersecciones de las rectas
homólogas AB y A' B', y de las asociadas AB' y
A'B, y el polo P, por la intersección de AA' y BB'.
Los rayos homólogos a y a', b y b' pasan por pun-
tos homólogos A y A'; B Y B', alineados por P, lo
cual sirve para hallarlos.
Los rayos dobles d == d' Y e == e' pasan por las
intersecciones D y E de ro con la circunferencia, y
los rayos rectangulares (rayos principales) pasan por
los extremos del diámetro QQ' que une O con P.
ambas series en 1; == JI' cuyo homólogo 1
1
== J;, proyec-
tado desde V sobre r, nos da 1 == l' .
6.1. Definiciones y propiedades
a) En una correlación horno gráfica de dos formas
planas superpuestas F y F' (Fig. 6.1-a), al punto A de
F le corresponde una recta a, y al A' == A de F', otra
(a) (b) (e)
Fig. 6.1. - Correlación entre formas planas superpuestas.
que a y a' también coinciden; es decir, que a todo
punto A del plano a (Fig. c) le corresponde una recta
a, y a la inversa.
La correlación involutiva entre dos formas planas
superpuestas se llama polaridad plana; al conjunto de
ambas formas, sistema polar plano, y al punto y recta
que se corresponden, polo y polar. A los puntos A, B,
C, ... de la serie de base p (Fig. 6.2) le corresponden
(núm. 4.1) las rectas a, b, c, ... del haz de vértice P, y a
la base p, el vértice P (polo de p). Como se ve en la
figura, A pertenece a la polar p de P, y éste pertenece a
la polar a de A. De aquí, la definición:
Dos puntos (rectas) son conjugados si cada uno
incide con la polar (polo) del otro. Si P pertenece a su
6. POLARIDAD PLANA
recta a', distinta de la a. Si la correlación es involuti-
va, a y a' también coinciden (Fig. b), no siendo nece-
sario distinguir si A == N pertenece a F o F', puesto
p
A
B
e
Fig. 6.2. - Formas mutuamente polares.
Fig. 6.3.-Elementos dobles o autoeonjugados.
polar p (Fig. 6.3) sigue siendo conjugado de todos los
puntos de p y por lo tanto, de sí mismo y lo mismo
sucede con la recta p. El elemento (punto y recta) con-
jugado de sí mismo se llama doble o autoconjugado.
45
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 6.4.-lnvolución de
series (haces) en una
polaridad.
q ~
Fig. 6.5. - Cónica fundamental
de una polaridad.
b) Al punto A de p (Fig. 6.4) le corresponde su
polar a que pasa por P y corta a p en Al' y al punto Al
de p, la recta al == PA, (puesto que si Al pertenece a p
y a, su polar al pasa por los polos P y A de éstas)
luego A y Al se corresponden doblemente. Por tanto:
La serie rectilínea de base p, no incidente con su
polo, y la serie sección de p en el haz de sus polares
son involutivas.
b) El lugar geométrico de los puntos dobles de
una polaridad es una cónica llamada fundamental,
doble o directriz del sistema polar.
A
p
Si proyectamos la involución desde P, los haces
proyectantes son también involutivos.
c) Finalmente los puntos conjugados A y Al de una
recta p son conjugados armónicos de los puntos
dobles D y E de la involución de base p (núm. 3.8-b).
6.2. Elementos dobles. Cónica fundamental
a) Si en una polaridad existe un elemento doble o
autoconjugado, existen infinitos puntos y rectas
dobles (Fig. 6.5).
En efecto, si p es una recta doble o autoconjugada
(por contener a su polo P), las polares de los puntos
A, B, ... de p son rectas del haz P no autoconjugadas
(por no pasar por sus polos A, B, ... ) y como en la
serie involutiva que cada una determina, P es un
punto doble, habrá también otro punto doble Q, R, ...
(núm. 3.8-a) en cada una. Hay pues tantos puntos
dobles como rectas del haz, es decir, infinitos, y lo
mismo se demostraría para las rectas dobles.
b') El lugar geométrico de las rectas dobles de
una polaridad es un haz de segunda clase cuya
envolvente es la cónica fundamental del sistema
polar.
N
(a) Punto exterior.
(b) Punto interior. (e) Polaridad respecto a una
circunferencia.
Fig. 6.6. - Polar de un punto respecto a una cónica.
En efecto, en la involución de las rectas a, b, c, ... ,
no puede haber más de dos puntos dobles, el P y otro
situado en cada recta del haz, luego el lugar es una
curva, y además de segundo orden porque una recta
no puede cortarla en más de dos puntos, y lo mismo se
demostraría para las rectas dobles. También se
demuestra que:
c) Las rectas dobles p, q, r, ... de una polaridad son
tangentes a la cónica fundamental, y sus polos P, Q,
46
R, ... , sus puntos de tangencia.
d) Toda polaridad tiene una cónica fundamental
única. De aquí, el nombre de polaridad respecto a una
cónica. Sí es una circunferencia, se llama polaridad
cíclica o circular.
e) En la polaridad sin puntos dobles, cada recta
determina una involución elíptica (sin puntos dobles
reales). Los puntos dobles y la cónica lugar son imagi-
narios.
6.3. Polo y polar respecto a una cónica
a) De lo expuesto se deduce que la polar p de un
punto P, exterior, incidente e interior a una cónica
(Fig. 6.6), es una recta p, secante, tangente o exterior
a la cónica que contiene los puntos conjugados armó-
nicos de P, respecto a los corte M y N de las secantes
trazadas desde P.
En efecto, en la involución determinada por una
secante a, el punto de corte Al == [a, p] es conjugado
de P (núm. 6.1-a), y M Y N son los puntos dobles
(núm. 6.2-b), luego Al y P son conjugados armónicos
respecto a M y N (núm. 6.1-c). Si P es exterior (Fig.
a), la recta al' exterior a la cónica, corta a p en el
6. POLARIDAD PLANA
Fig. 6.7.-EI centro y eje de una involución dada sobre una cónica
son polo y polar, respecto a la cónica.
t
A
000
(a) Elipse. (b) Hipérbola. (e) Parábola.
Fig. 6.8. - Polo y polar de elementos impropios.
punto A, conjugado armónico de P, respecto a dos
puntos dobles imaginarios (núm. 6.2-e).
En la circunferencia (Fig. 6.6-c), la polar p de un
punto P exterior es normal a la recta PO por ser la
recta que une los puntos de contacto de las tangentes a
la circunferencia, trazadas desde P.
b) Finalmente, aplicando a la polaridad las propie-
dades de la involución, se demuestra que el centro P
(polo) y el eje p (Fig. 6.7) de una involución dada
sobre una cónica son polo y polar, respecto a dicha
cónica tomada como fundamental.
6.4. Polaridad de elementos impropios.
Centro y diámetro
Basándose en las definiciones y propiedades
expuestas se demuestra (Fig. 6.8):
a) Centro de una cónica es el polo de la recta
impropia de su plano.
En la elipse e hipérbola (Figs. a y b), la recta impro-
pia es exterior y secante, luego su polo (centro) es
interior y exterior a ellas, respectivamente. En la pará-
bola, es tangente en un punto impropio Q ~ , luego éste
es un polo pero no se llama centro.
b) Un diámetro d de una cónica es la polar de un
punto impropio de su plano y pasa por el centro O. En
la parábola pasará por Q ~ , es decir, será paralelo a la
dirección d de su punto impropio Q ~ .
c) En la elípse e hipérbola, el centro O es el punto
medio de todos los diámetros.
d) Dos diámetros d y d' son conjugados si cada uno
pasa por el polo del otro y sus direcciones se llaman
conjugadas. En la parábola, la dirección conjugada de
d == P Q ~ es la de la tangente t
p
a la curva en el extremo
Pded.
e) Si dos diámetros son conjugados, cada uno bise-
ca las cuerdas paralelas al otro.
6.5. Ejes y vértices
En la involución de diámetros conjugados, los rayos
rectangulares se llaman ejes de la cónica. Por tanto:
47
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
a) Los ejes de una cónica son los diámetros conju-
gados normales entre sí y los ejes de simetría de la
curva. Si todos son rectangulares, la cónica es una
circunferencia, y recíprocamente.
b) Los vértices son las intersecciones de los ejes
6.6. Polar de un punto P de la cónica
Es (núm. 6.2-c) la tangente a la curva en P, y el
polo, su punto de tangencia.
6.7. Polar de un punto P exterior
a la cónica (Fig. 6.9)
a) Método de tangentes (Fig. a). Desde P se trazan
las tangentes m y n a la cónica, y sus puntos de con-
con la cónica, y las tangentes en ellos son perpendicu-
lares al eje que lo contiene. En la parábola (Fig. 6.8-
c), sólo hay una tangente normal a la dirección d. Su
punto de tangencia A es el vértice (el otro es impro-
pio), y el diámetro e que pasa por A, el eje.
EJERCICIOS Y
APLICACIONES
tacto M Y N determinan la polar p == MN.
b) Método del cuadrivértice (Fig. b). Por P se tra-
zan dos secantes a y c que cortan a la cónica en A, B Y
D, C y determinan el cuadrivértice inscrito ABCD.
Las intersecciones M y N de sus pares de lados opues-
tos (puntos diagonales) definen la polar p == MN (núm.
2.5).
c) Método de las tres secantes (Fig. c). Por P se tra-
zan tres secantes a, b y c que forman los cuadrivérti-
ces inscritos ABEF y BCDE, cuyos puntos diagonales
M y N determinan la polar p == MN.
o
(a) Por tangentes (b) Por cuadrivértice (c) Por secantes
Fig. 6.9. - Construcción de la polar de un punto P exterior a la cónica.
6.8. Polar de un punto P interior a la cónica
(Fig.6.10)
a) Método de cuadrilátero circunscrito (Fig. a). Se
trazan por P dos cuerdas AB y CD, y por sus extre-
mos, las tangentes a, b y c, d a la cónica que forman
un cuadrilátero cuyos vértices M y N determinan la
polar p == MN (núm. 2.4). Como el trazado de tangen-
tes no suele ser muy exacto, es más aconsejable el
método que sigue:
b) Método del cuadrivértice inscrito (Fig. b). Por P
48
se trazan dos cuerdas AC y BD que forman un cua-
drivértice inscrito ABCD. Las intersecciones M y N
de sus lados opuestos (puntos diagonales) determinan
la polar p == MN.
6.9. Polo de una secante p (Fig. 6.11)
a) Por tangentes. Las tangentes t
M
y t
N
en los puntos
de corte de p con la cónica, se cortan en el polo P bus-
cado.
b) Por polares. Se trazan las polares a y b de dos
puntos A y B de p, siendo P == a,b. La polar de A se
halla, trazando por A una cuerda CD que forma el
cuadrivértice MCND cuyos lados opuestos se cortan
en F y G, siendo a == FG.
Este método sirve para trazar las tangentes t
M
y t
N
,
en M y N, a una cónica dada por cinco puntos M, C,
N,EyD.
p
a
B
6. POLARIDAD PLANA
6.10. Polo de una recta exterior p
a) Método general (Fig. 6.12). Se hallan los polares
m y n de dos puntos M y N de P, y su intersección es
el polo P == [m, n].
b
p
p
~ ~ I - - _ - 7 E
N
(a) Por cuadrilátero
circunscrito.
(h) Por cuadrivértice inscrito. Fig. 6.11. - Determinación del polo de
una secante.
Fig. 6.10. - Construcción de la polar de un punto interior.
b) Método del cuadrilátero circunscrito (Fig. 6.10-
a). Se halla la polar n == AB de un punto N de p (por
tangentes NA y NB a la cónica) que corta a p, en M, y
luego, la polar m == CD de M que corta a n en el polo
P. Como comprobación, m ha de pasar por N, por ser
el triángulo MNP autopolar.
M
6.11. Circunferencias ortogonales
(Fig.6.13)
Dos circunferencias son ortogonales, si las tangen-
tes ti y t
2
en el punto de corte T son normales entre sí
y pasan, por tanto, por los centros O
2
y °
1
,
o
e
Fig. 6.12. - Determinación del polo de
una recta exterior.
Fig. 6.13. - Circunsferencias
ortogonales.
Fig. 6.14. - Propiedades de puntos conjugados
y circunferencias ortogonales.
En ellas se demuestra: un diámetro CD de una de
ellas corta a la otra en puntos A y B conjugados
armónicos de C y D; Y recíprocamente: si una circun-
ferencia pasa por dos puntos A y B conjugados armó-
nicos de otros dos C y D, corta ortogonalmente a la
circunferencia de diámetro CD.
Por otra parte, también se demuestra que si dos
puntos P y Q (Fig. 6.14) son conjugados re(!,pa·to a
una circunferencia de centro O, la circunferencia de
diámetro PQ es ortogonal respecto a aquella; y recí-
procamente: si dos circunferencias O y O' son ortogo-
nales, los puntos P y Q diametralmente opuestos de
una de ellas son conjugados respecto a la otra tomada
como fundamental.
49
7.1. Homología plana. Generalidades
Si dos formas de planos superpuestos F y F' son
homológicas:
a) Los pares de rectas homólogas a, a'; b, b '; ...
(Fig. 7.1) se cortan en puntos de una recta e (eje de
homología).
b) Los pares de puntos homólogos A,A': B,B'; ...
están alineados con un punto O (centro de homo-
logía). Si se verifica una de estas propiedades, tam-
bién se verifica la otra.
7. HOMOLOGíA PLANA
V AFINIDAD
Esto se resume diciendo (núm. 4.3): Homología
plana es la homografía de formas planas superpues-
tas F y F' que tienen una serie doble e y un haz doble
de vértice O. Una homología queda determinada por:
a) Centro, eje y un par de puntos (rectas) homólo-
gos, no incidentes con el centro ni el eje.
b) Dos pares de puntos (rectas) homólogos y un
punto (recta) doble.
c) Tres pares de puntos (rectas) homólogos .

/ tI "-
• -[ / 1\ ',1 d E
1= / 1\ , _____ _00
. l I S E
1=', ca
-
//// S \ "'1'
// A 0Ct
J
' ' \ ., [' E
/ \ J= 00
- .....
\
J
/ I \
1 \
....., 1 \
e

N
J
oo
f\
Fig. 7.1. - Homología plana.
(a)

Fig. 7.2.-Rectas límites de una homología.
7.2. Elementos límites de la homología
(Fig.7.2)
///0
Eco
(b)
Puntos límites son los homólogos de los puntos
impropios de cada forma F y F' (núm. 3.5). Así, el
homólogo del punto impropio l' de F' es el punto
límite 1 de F.
Rectas límites son las homólogas de la recta impro-
pia de cada forma F y r, y las designaremos por 1 y
r. Así, la homóloga de la recta impropia de F' es la
recta límite 1 de F.
50
Por ser superpuestas, las rectas impropias de cada
forma coinciden con la impropia del plano base y cor-
tan el eje e en su punto impropio E luego sus homólo-
gas I y l' concurrirán con ella en E, es decir, serán
paralelas al eje.
En la homología definida por O,e y r,r', el homólo-
go del punto impropio C de r' pertenece a r y está ali-
neado con O, luego es la intersección 1 de OC (parale-
la a r'), con r. Análogamente, el homólogo del punto
impropio 1= de r es la intersección l' de 01= y r'. Las
paralelas a e, trazadas por los puntos límites I y l' son
las rectas límites 1 == i Y l' == j'. Según esta construc-
ción:
a) Las rectas límites son paralelas al eje y no están
"separadas" por ° y e (núm. ll-b), es decir, están
situadas entre ° y e (Fig. a) o fuera de la zona deter-
minada por éstas. (Fig. b).
b) Una recta límite dista del centro (eje) de homo-
logía lo que la otra dista del eje (centro).
Dar una recta límite equivale a dar dos rectas
homólogas: la recta límite de la forma dada y la
impropia de la otra.
Fig. 7.3-a. - Construcción de una homolog[a.
conociendo O. e y A. A'.
7.3. Construcción de una homología
de dos formas F y F'
JO) Datos: 0, e y un par de puntos homólogos A y
A' (Fig. 7.3-a). Cualquier punto M del eje determina,
con A y A', rectas homólogas r y r'. El homólogo de
un punto B se halla, como intersección B' del rayo
OB con la homóloga r' de r == AB.
Las rectas límites se hallan (núm. 7.2) trazando por
O las paralelas a r y r' que cortan a r' y r, en l' e 1,
respectivamente. Las paralelas al eje, trazadas por I y
1', son las rectas límites 1 y l' de F y F'.
2
0
) Datos: 0, e y 1 (Fig. 7.3-b). La homóloga de una
recta r que corta a 1, en 1, es la paralela r' a 01, trazada
7. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD
I
-"'" -jd
/ ~ O
// I
/ I
/ I
I
I
I
I
I
I
I
I
I
e
l'
Fig. 7 .3-b. - Construcción de una homología,
conociendo O, e y \.
por M == [e, r]. El homólogo de un punto A de r es la
intersección A' de OA y r'.
La recta límite l' de F' es la paralela al eje, distante
de e la longitud d (distancia de O a 1) y situada fuera
del espacio comprendido entre O y e, lo mismo que I
(nú.7.2-b).
D
1:'"
E'
f'
I ~
J._._.I_.
e
R e
Fig. 7.4.-Polígono homológico del ABeDE.
30) Dados 0, e y 1 (Fig. 7.4), hallar la figura homoló-
gica del pentágono ABeDE que corta a 1, en 1 y J.
Los homólogos de los lados f y e son las paralelas
f' y e' a 01 y 01, trazadas por M == [e, f] y N == [e, e].
Los homólogos de los vértices A, E, D y C son las
intersecciones de f' y e' con los rayos OA, OE, OD y
OC, Y el homólogo de B, la intersección B' de OB con
la homóloga a' == A'Q, de a.
Los homólogos de los lados f == AE Y e == CD son
los lados f' == A' :C, E' Y e' == C' 1 ~ D' que contienen a
los puntos impropios e y 1:, homólogos de I y 1.
51
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
7.4. Cónicas homológicas
En la homología, como en toda homografía, a una
línea de orden n le corresponde otra de orden n, es
decir, a una recta, otra recta; a una cónica 0", otra cóni-
ca 0"', etc. La homología conserva las propiedades de
incidencia, intersección, tangencia, separación armó-
nica, involución, ... etc, luego también conserva las
propiedades polares entre elementos homólogos.
Fig. 7.5.-Elipse homológica de una circunferencia.
I
l'
.L.1oo
e
7.5. Elipse homológica de una circunferencia
En una homología de centro O, eje e y recta límite 1
(Fig. 7.5), la horno lógica de la circunferencia de cen-
tro K, dado, es una elipse si 1 es exterior a la circunfe-
rencia (núm. 7,4), y puede hallarse como sigue:
a) Por diámetros conjugados. Desde un punto L¡ de
l se trazan las tangentes t¡ == L¡A Y t
2
== L¡B Y la polar s
== AB de L¡ que corta a 1, en L
2
, y desde este punto, la
polar r == CD que pasa por L¡ y corta a AB en el polo P
de 1 (núm. 6.1O-b).
Las homólogas de ti' r y t
2
(concurrentes en L¡) Y
las de t
3
, s y t
4
(concurrentes en L
2
) son las paralelas t; ,
r', t;, y t;, s', t; a OL¡ y OL
2
, trazadas por sus respec-
tivas intersecciones con el eje. El centro P' de la elip-
se, homólogo de P, es la intersección de los diámetros
conjugados A'B' y C'D' (homólogos de las cuerdas
conjugadas Ab y CD) y sus extremos A', B', C' Y D'
52
Al polo de la recta límite 1 respecto a la cónica O" de
F, le corresponde el polo de la recta impropia de F',
respecto 0"', es decir, el centro de 0"' y a los puntos de
corte de l y 0", los puntos impropios de 0"', luego:
Según que l sea secante, tangente o exterior a a; la
cónica homológica eJ' será hipérbola, parábola o
elipse, respectivamente.
OIf5J _L,oo
L
2

e


Fig. 7.6.-Simplificación del método anterior.
pueden hallarse como intersección de s' y r' con t;, t;,
t; y t; o con los rayos OA, OB, OC Y OD.
Las rectas t;, t;, t;, y t; son tangentes a la elipse en
los extremos de los diámetros y determinan un paraleló-
gramo de tangentes, homólogo del cuadrilátero circuns-
crito a la circunferencia. Finalmente, las tangentes m y n
a la circunferencia, trazadas desde O, son tangentes a la
elipse (por ser rectas dobles), en puntos M' y N', homó-
logos de los de contacto M y N con la circunferencia.
b) Caso particular (Fig. 7.6). La construcción ante-
rior se simplifica, eligiendo el pie L
2
de la normal KL
2
a 1, cuya polar r == CD, paralela a 1, corta a ésta en el
conjugado de L
2
, siendo s == AB el diámetro conju-
gado de la cuerda CD.La construcción es identica a la
anterior, con la ventaja de que el diámetro r' y las tan-
gentes t; y son paralelas al eje.
En los núms. 7,14 Y 7,17 se indican otros casos de
cónicas homológicas de circunferencia o elipse.
7.6. Definición y propiedades
La homología de centro impropio O se llama homo-
logía afin, afinidad homológica o simplemente afini-
dad, y la dirección d == 0= del centro, dirección de afi-
nidad. Si d es oblicua, normal o paralela al eje se
denomina afinidad oblicua, ortogonal o especial, res-
pectivamente. Sus propiedades más importantes son:
a) Las rectas que unen puntos homólogos A,A';
7. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD
AFINIDAD
B,B'; ... ; etc. son paralelas a la dirección d de afini-
dad (Fig. 7.7).
b) La recta impropia pasa por el centro impropio
0=, luego es recta doble. Por tanto:
El homólogo I ~ de un punto impropio 1= es también
impropio (Fig. 7.8), es decir, la afinidad conserva el
paralelismo.
e
Fig. 7.7.-Afinidad oblicua. Fig. 7.8.-Trapecio afín de otro. Fig. 7.9.-Elipse afín de una circunferencia.
La homóloga de una recta impropia es también
impropia, luego no existen rectas límites.
Las construcciones de la afinidad son análogas a las
de la homología, excepto las de las rectas límites que
no existen. Así, en la fig, 7.8, el trapecio A'B'C'D' es
afin de otro dado ABCD. Las paralelas a,c y la parale-
la AC al eje tienen por homólogas, las paralelas a' ,c' y
la paralela A'C' al eje.
c) En las cónicas, como los puntos y rectas impro-
pios se corresponden, a una elipse le corresponde una
elipse; a una parábola, otra parábola y a una hipér-
bola, otra hipérbola.
El homólogo del centro de una cónica es el centro
de la otra.
Si dos diámetros son conjugados, sus homólogos
son diámetros conjugados.
Los homólogos de los ejes de una son, generalmen-
te, diámetros conjugados de la otra.
7.7. Elipse afin de una circunferencia
(Fig.7.9)
Sea O' el centro de la elipse afín de una circunfe-
rencia <p de centro O, dado, en una afinidad de eje e y
par de puntos homólogos O y O'. La elipse <p' queda
determinada, trazando dos diámetros AB y C D de <p,
normales entre sí y sus homólogos A'B' y C'D' que
son diámetros conjugados de <p' (núm. 7,6-c).
Para hallar directamente los ejes, se traza la media-
triz ME de 00 ' y con centro en su intersección E con
el eje, la circunferencia auxiliar de radio E O = EO'
que corta al eje en F y G. Las rectas OF y OG deter-
minan diámetros AB y CD de <p, normales entre sí, y
sus homólogas O'F y O'G son los ejes A'B' y C'D',
por ser normales entre sí.
53
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
7.8. Casos particulares
1°) Construcción de una elipse ex, dada por dos diá-
metros conjugados AB y CD (Fig. 7.10). Si se elige
una afinidad de eje AB y semidiámetros homólogos
OC y OC' normal a AB, la afin de a es la circunferen-
cia a', por ser OA' Y OC' semidiámetros conjugados
iguales y normales entre sí.
La cuerda EF de a, paralela a OC es homóloga de
la E'F' de a', paralela a OC' y sus extremos E y F se
obtienen, por paralelas E'E y F'F a CC', y lo mismo
sucede con las tangentes en A == A' Y B == B'. La tan-
gente f a a, en F, es la homóloga de la tangente f' a
a', en F', pudiéndose así trazar cuantos puntos y tan-
gentes se deseen.
tC'

e'
a _______ f'
O'
Fig. 7.10. -Afinidad entre circunferencia y elipse
de diámetro común.
?,P
,"
" '
/ I \
"8' I
, ' 8<
, ' '
,/ ,,, \ : "
A'-A
e
B-B'
I
Al /), l.'. I!
a/ C' " ",,'
AW
/ ! '8
, ,"
" '
J I I \
/31.::o
S
O'
C
(a) Homotecia (h) Simetría
Fig. 7.11. -Afinidad entre circunferen-
cia y elipse dadas por sus ejes.
Fig. 7.12. - Construcción de elipse dada
por sus ejes.
Fig. 7. 13.-Homologías de eje impropio.
2°) Elipse de ejes dados AB y CD (Fig. 7.11). La
elipse puede transformarse en una circunferencia, por
medio de una afinidad ortogonal de eje AB, semidiá-
metros homólogos OC y OC' Y dirección de afinidad
CC'. También puede tomarse CD como eje y direc-
ción de afinidad normal a él. De ambas afinidades se
deducen las construcciones que siguen (Fig. 7.12):
a) Si con centro O se trazan dos circunferencias de
radios OA = a y OD = b, Y un radio cualquiera que
las corta en P' y P", se demuestra que las paralelas a
AB y CD, trazadas por P" y P' se cortan en un punto P
de la elipse.
b) Si trazamos por P la paralela PG a OP' hasta su
intersección G con CD, se verifica: PG = OP' = a y
PF = OP" = b, por lados opuestos de paralelógramo,
7.9. Eje impropio (Fig. 7.13)
Las rectas homólogas AB y A'B' (Fig. a) son parale-
las, por concurrir en un punto impropio del eje, y los
54
lo cual justifica el trazado de elipses por el método de
la cartulina (n° 10, 5-3° de n/G.D.)
c) Finalmente, los arcos de centro P y radio PQ = a
y PS = b cortan a CD y AB en Q y S, Y determinan los
triánl2ulos y PFS de
QPG = 180 - 2G; GPS = 180 - 2F, Y siendo G + F =
90°, resulta:
QPG + GPS = 360 - 2 (G + F) = 180°, luego QP y
PS están en prolongación. Esto justifica el segundo
método de la cartulina de borde QS: tomar sobre el
borde de ésta, a partir de un punto arbitrario P, PQ = a
y PS = b, Y deslizar la cartulina, apoyando Q y S sobre
los ejes CD y AB, respectivamente. En cada posición,
P coincide con un punto de la elipse.
HOMOLOGíAS PARTICULARES
puntos homólogos A,A'; B,B'; ... están alineados con
O, luego la homología se transforma en una homotecia
(a) Simetría
oblicua.
I
,
I
I
,
,
B
(b) Simetría
ortogonal.
B
e
Fig. 7.14. -Homologías de centro impropio.
de centro O y relación OA/OA' = OB/OB' = ... = K.
Si K = -1 (Fig. b), se transforma en una simetría
central, de centro O, por ser OA = OA'
7.10. Centro impropio (Fig. 7.14)
Es, como ya se dijo, una afinidad y en ella la rela-
ción simple K = (AoAA') = AoA/ AoA' es constante
para todo par de elementos homólogos.
Fig. 7.16. -Determinación de O para que el homológico
del triángulo ABe sea equilátero.
7. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD
,
,
,
,
Fig. 7.15.-Homologías de centro
y eje impropio (traslación).
Si K =-1; AoA = AoA'; BoB = BuB'; ... (en valor
absoluto), lo cual prueba que es una simetría oblicua
(Fig. a), y si la afinidad es ortogonal, una simetría
ortogonal (Fig. b).
7.11. Centro y eje impropio (Fig. 7.15)
Es una afinidad de eje impropio (rectas homólogas
paralelas), es decir, una traslación de la misma direc-
ción que la de afinidad.
EJERCICIOS Y
APLICACIONES
7.12. Determinar el centro O de una homología
de eje e y recta límite I para que el
homólogo de un triángulo dado ABC
sea un triángulo equilátero (Fig. 7.16)
Supongamos el problema resuelto. Los lados a', b'
y c' han de ser paralelos a OLa' OL
b
Y OLe' respectiva-
m e n ~ y siendo A'= 'B'= -e' = 60°, se verificará: LaOLb
= LbOL
e
= 60°. De aquí, la construcción:
Prolongar los lados a, b y c hasta cortar al eje, en E,
F Y G, y a 1, en La' Lb Y Le' y construir, sobre La Lb Y
LbLe, arcos capaces c
l
Y C
2
de 60° que se cortan en O.
El centro Ql de C
l
' por ejemplo, es la intersección de la
mediatriz m de LaLb con la normal n == LaQI a la recta t
que forma 60° con l.
55
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 7.17. - Determinación de la homolof{ía para que
el homólogo de un cuadrilátero sea paralelogramo.
rectángulo o cuadrado.
7.13. Determinar una homología tal que
el homólogo de un cuadrilátero ABCD,
dado (Fig. 7.17), sea paralelógramo,
rectángulo o cuadrado
J:'"
Id...,
a) Para que A'B'C'D' sea paralelógramo, basta
tomar como recta límite 1 == IJ, siendo 1 == [b,d] Y J ==
[a,c]. Los lados b', d' Y a' ,c' son paralelos a 01 y OJ,
respectivamente y el centro y eje (paralelo a 1) pueden
elegirse arbitrariamente.
b) Para que sea rectángulo, 01 ha de ser normal a
OJ, luego O pertenece a la circunferencia de diámetro
IJ , Y e es una paralela arbitraria a 1.
c) Para que sea cuadrado, sus diagonales A'C' y
BD' Y las paralelas Old y OJ
d
a ellas han de ser per-
pendiculares entre sí. De aquí, la construcción:
Hallar las intersecciones Id y J
d
de BD y AC con l y
trazar la circunferencia de diámetros IJ e Id J
d
que se
cortan en el centro O. El eje es paralelo a 1 y queda
determinado añadiendo otra condición, como la longi-
tud del lado del cuadrado.
7.14. Determinación directa de los ejes
de la elipse homológica de una
circunferencia de centro K (Fig. 7.18)
La polar TO] de O respecto a la circunferencia es
normal a OK, pasa por el punto de contacto T de t y
56
,
\
\
\
A
t:
1
._.-
t
3
,
,
,
"
L"oo
"-
",
e ''-'-,-
t
I _-----
2 _--
t ~ C - -
Fig. 7.18. - Determinación de los ejes de la elipse
homológica de una circunferencia.
--
corta a OK, en el conjugado armónico O] de O, res-
pecto a la circunferencia (núm. 6,3-a).
Las circunferencias que pasan por O y O] son orto-
gonales a la dada y la de centro N (intersección de l
con la mediatriz MN de 00] ) corta a l en puntos L] y
L
2
, diametralmente opuestos, que son conjugados res-
pecto a la circunferencia (núm. 6,10).
Los ejes r' y s' de la elipse son los homólogos de
las cuerdas conjugadas r y s, por ser diámetros conju-
gados paralelos a las direcciones perpendiculares OL]
y OL
2

7.15. Parábola homológica
de una circunferencia (Fig. 7.19)
Si l es tangente a la circunferencia en un punto 1, la
cónica homológica es una parábola de punto impropio
e, homólogo del 1 (núm. 7.4) y la tangente l' en el
vértice (normal al eje de dirección I') será paralela a la
normal OL a 01. De aquí, la construcción:
Trazar la normal OL a 01, y desde su intersección L
con 1, la tangente t a la circunferencia y su homóloga l' ,
paralela a OL. El eje A'C, paralelo a OI es homólogo
de la cuerda lA y el vértice A' , el homólogo de A.
Las secantes r, s, ... , y sus homólogas r', s', ... , para-
lelas a OL, OJ... determinan puntos B', C', D', M' ... ,
homólogos de B, C, D, M, ... Estos y sus simétricos
DI', Mt, ... , respecto a A'C permiten dibujar la curva.
Las tangentes m y n a la circunferencia, trazadas
desde O, son también tangentes a la parábola en pun-
tos homólogos M, M' Y N,N'.
7.16. Hipérbola homológica de una
circunferencia (Fig. 7.20)
Si l corta a la circunferencia, en 1
1
e 1
2
, las homólo-
gas de las tangentes ti y t
2
en 1
1
e 1
2
son tangentes a la
o
Fig. 7.19. -Parábola homológica de una circunferencia.
Fig. 7.21.-Elipse homológica de otra dada.
conociendo O. e y l.
e
7. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD
hipérbola en sus puntos impropios 1;= e 1'2=' luego son
las asíntotas tt y t;, paralelas a 01
1
y 01
2
, que se cor-
tan en el centro C', homólogo de C == [ti' t
2
].
El eje es la bisectriz C' A' del ángulo t ~ t ' 2 y su homó-
logo FC corta a la circunferencia en los homólogos A y
B de los vértices A' y B' .
Las secantes r, s, ... trazadas por C y sus homólogas
r', s', ... que pasan por C', determinan pares de puntos
homólogos E,E'; D,D'; M,M'; N,N'; ... Estos y sus
simétricos E;, DI', ... , respecto a a' == A'B', permiten
dibujar la curva.
Fig. 7.20.-Hipérbola homológica de una circunferencia.
7.17. Cónica homológica de una elipse
(Fig.7.21)
Tracemos las tangentes m y n a la elipse A., parale-
las al eje. La recta de unión de los puntos de tangencia
M y N corta a e y 1, en E y L, respectivamente, y tiene
por homóloga la paralela M'N' a OL, trazada por E.
Las homólogas m' y n' de m y n son tangentes a A.'
y paralelas al eje, luego la cuerda M'N' es un diáme-
tro, su punto medio P, el centro, y la paralela S'T' al
eje trazada por P', el diámetro conjugado del M'N'.
Los extremos T'y S' se hallan, como homólogos de la
cuerda TS de la circunferencia, paralela al eje, trazada
por el homólogo P de P'. Como se ve, no son necesa-
rios los ejes AB y CD de A..
57
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
7.18. Trazado de secantes y tangentes
a una elipse, dada por dos diámetros
conjugados MN y PO, sin dibujar ésta
En los tres casos que siguen nos hemos auxiliado de
la circunferencia de diámetro M N (Fig. 7.22), homólo-
ga de la elipse en una afinidad de eje MN y dirección de
afinidad PP', siendo OP homólogo de OP' (núm. 7,8).
' \ ~ ,
", pi
~ 8 ' /r'
,
,
r
' ~ K ~ ~ oN
,
,
,
Q'
Fig. 7.22. - Intersección de una recta con una elipse.
1°) Intersecciones de una recta r con la elipse (Fig.
7.22). La recta r corta a OP, en 1, y su homóloga r' ==
El' corta a la circunferencia en A' y B'. Los homólo-
gos de éstos son las intersecciones buscadas A y B.
"k P'
~
Fig. 7.23. - Trazado de tangentes desde un punto.
2°) Trazar la tangente a la elipse desde un punto
dado A (Fig. 7.23). Se halla el homólogo A' de A, por
medio de las rectas homólogas r == AQ Y r' == EQ', Y
luego se trazan las tangentes t' y s' a la circunferencia,
desde A' . Las homólogas t == AG Y s == AF de éstas son
las tangentes buscadas y sus puntos de contactos S y
T, los homólogos de S' y T'.
58
, , ~ P'
/'
F
Fig. 7.24. - Trazado de tangentes de dirección dada.
3°) Trazar una tangente a la elipse paralela a una
dirección dada d (Fig. 7.24). Se traza por Q la parale-
la r == QE a d y su homóloga r' == EQ' Y luego, las tan-
gentes t' y s' a la circunferencia paralelas a r'. Las
homólogas de éstas son las tangentes buscadas t y s,
paralelas a r, trazadas por G y F, Y sus puntos de con-
tacto T y S, los homólogos de T' y S'.
M e
N
Fig. 7.25. - Elipse afín de otra, dada por dos
diámetros conjugados.
7.19. Elipse de centro O', afin de otra
de diámetros conjugados AS y CD
(Fig.7.25)
Basta prolongar los diámetros conjugados AB y
CD de q> y hallar los homólogos A'B' y C'D' de q>',
pertenecientes a O'M y O'N. Los homólogos de los
ejes de q> son diámetros conjugados de q>', excepto en
el caso de que O y O' pertenezcan a la circunferencia
de diámetro MN.
H
Fig. 7.26.-Parábola afín de otra dada.
7.20. Parábola afín de otra dada (Fig. 7.26)
Sean A Y a el vértice y eje de la parábola <p, en una
afinidad de eje e y par de puntos homólogos A y A'.
La homóloga de a es un diámetro a' de <p' y la de la
tangente t, en A, la tangente l' a <p', en A'.
El eje b' de <p', paralelo a a', se halla, trazando por
un punto N' de a' la normal n' a a' y su homóloga n ==
FN que corta a <p, según la cuerda CD. La mediatriz
de la cuerda homóloga C'D' es el eje b' buscado y el
vértice B', el homólogo de B == [b, <p].
7. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD
Fig. 7.27.-Hipérbola afín de otra dada.
7.21. Hipérbola afin de otra dada (Fig. 7.27)
Supongamos dibujada la hipérbola de asíntotas ti y
t
2
Y vértice A, en una afinidad de eje e y par de puntos
homólogos P y P'. El centro O' es la intersección de la
homóloga r' == MP' de r == PO con la paralela 00' a
PP' y las asíntotas t; y t;, las homólogas de ti y t
2
, res-
pectivamente.
La homóloga del eje AB es el diámetro A'B', sien-
do AA' y BB' p a ~ l e l a s a PP'. El eje C'D' es la bisec-
triz del ángulo t;t;. Su homólogo CD pasa por O y
corta a la hipérbola en C y D, Y los homólogos de
éstos son los vértices C' y D'.
59
8.1. Generalidades
Lo mismo que la forma plana ocupa todo el plano
que la contiene, la forma de tercera categoría ocupa
todo el espacio al que pertenece. De aquí, el nombre
de espacios superpuestos con que también se las
designa.
Se dice que dos formas de tercera categoría El y E
2
son proyectivas si se corresponden de modo que a los
elementos (puntos, rectas o planos) de una forma de
primera categoría de El le corresponden elementos de
otra forma F
2
de primera categoría de E
2
.
Según que los elementos que se corresponden sean
o no de la misma clase, la proyectividad es homo-
grafía o correlación, respectivamente.
Basándose en esta definición se demuestra que en
la proyectividad entre formas de tercera categoría, las
formas homólogas de primera o segunda categoría
son proyectivas.
8.2. Homología
Análogamente a lo dicho en la homología plana
(núm. 4,3), si una homografía espacial (Fig. 8.1) tiene
un plano n de punto dobles (puntos y rectas dobles),
también tiene una radiación doble (de rectas y planos
dobles). El centro O de la radiación se llama centro de
homología y el plano 1t, plano central o de homología.
Según ésto:
60
8. PROVECTIVIDAD ENTRE
FORMAS DE TERCERA
CATEGORíA
v
Fig. 8.1. - Homología espacial.
Los puntos homólogos A,A'; V. V' son colineales
con el centro O.
Las rectas homólogas VA, V'A'; VC, V'C'; ... son
coplanarias con O y concurren en puntos A", C", ...
de 1t.
Todo plano a que pase por O es doble y determina
una homología de centro O y eje e == ta == [a, 1t].
Análogamente a la homología plana; los planos
homólogos del impropio de cada forma (espacio) se
llaman planos límites, son paralelos a n, equidistan
de O y n y están situados entre ambos o fuera de ellos.
8.3. Polaridad respecto a la esfera
Como ya vimos (núm. 6,3), la polar de un punto A
(Fig. 8.2), respecto a la circunferencia a de centro O,
es la recta a == TS (Fig. a) que une los puntos de con-
tacto de las tangentes t y s o la normal a OA (Fig. b)
t
A
s
8. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE TERCERA CATEGORíA
trazada por el conjugado armónico B de A, respecto a
P y Q, según que A sea exterior o interior a a.
Si giramos el plano del papel, alrededor de OA; a,
a y t describen, respectivamente, la superficie esférica
de centro O, el plano ex normal a OA y la superficie
p
(a) Punto exterior. (b) Punto interior.
Fig. 8.2. - Plano polar de un punto A respecto a la esfera.
cónica de vértice A, tangente a la esfera. Todo plano
secante que pase por OA corta a la esfera, según un
círculo máximo, y a ex, según la polar de A respecto al
círculo sección, lo cual permite aplicar a la esfera los
conceptos de polaridad plana de la circunferencia. Por
tanto:
El plano polar de un punto A, exterior a una esfera
de centro O, es normal a AO y contiene al círculo de
tangencia del cono de vértice A circunscrito a la esfe-
ra. El punto A se llama polo de a.
Según que A sea exterior, incidente o interior a la
esfera, el plano polar es secante, tangente o exterior a
ella. El polo de un plano diametral ~ (no dibujado) es el
punto impropio de la dirección normal a ~ y el plano
polar del centro de la esfera es el plano impropio.
8.4. Puntos, rectas y planos conjugados
(Fig.8.3)
Así como en el plano, A es conjugado con todos los
puntos de su polar a (Fig. 8.3-a), en el espacio es con-
jugado con todos los puntos de su plano polar ex (nor-
mal al papel) de traza ta y a la inversa, los planos
polares de todos los puntos de ex pasan por A.
Análogamente (Figs. a y b):
Dos rectas r y s son conjugadas si cada una contie-
ne los polos A, B, ... de los planos a, /3, ... que pasan
por la otra. Sus propiedades más importantes son:
Fig. 8.3-a. -Sección de elementos conjugados.
Fig. 8.3-b. - Elementos conjugados en el espacio.
a) Dos rectas conjugadas se cruzan ortogonalmente
y su perpendicular común pasa por el centro de la
esfera.
b) Si r es tangente a la esfera en un punto, s es nor-
mal a r y tangente a la esfera en dicho punto.
c) La secante ~ pasa por los puntos de contacto P y
Q de los planos tangentes a la esfera, trazados desde
r. Inversamente, si s corta a la esfera en P y Q, r es la
intersección de los planos tangentes en P y Q.
61
11. CURVAS
9.1. Generalidades
a) La línea es la trayectoria de un punto que se
mueve o el lugar geométrico de las posiciones sucesi-
vas de un punto móvil. Si la dirección del punto móvil
es o no constante, la línea es recta o curva y si todos
sus puntos están o no en un plano, plana o alabeada,
respectivamente.
Dos puntos A y B de la curva, infinitamente próxi-
mos, determinan un segmento AB (infinitésimo de
primer orden) llamado elemento rectilineo o simple-
mente elemento de la curva.
b) Sea ABC. .. (Fig. 9.1) una poligonal inscrita en la
curva E y A'B'C' ... otra circunscrita, de lados parale-
los a ella. Cuanto más próximos se elijan los vértices,
más tenderán a confundirse las poligonales con las
curvas y los lados AB, BC, ... , con las tangentes t
N
; t
p
'
... , etc. Por tanto (Fig. b):
Una curva es el límite al que tienden las poligona-
les de lados infinitamente pequeños, inscritas y cir-
cunscritas a ella. La prolongación de un elemento AB
de la curva se convierte en la tangente t
N
a ella, cuan-
do A y B tienden a confundirse en un solo punto.
c) Movimiento poligonal y tangencial del punto
generador. Según lo expuesto, el punto generador
pasa de cada posición a la infinitamente próxima de la
curva, según la poligonal inscrita ABCD ... (Fig. b), de
ángulos exteriores a, ~ , y, ... , que son las desviaciones
o cambios de dirección del movimiento poligonal.
También puede admitirse que el paso de una posi-
ción a otra (Fig. a) lo hace, según la poligonal circuns-
62
9. CURVAS PLANAS
crita M, N, P, ... , de modo que M se mueve sobre la
tangente t
M
, al mismo tiempo que ésta gira el ángulo
a, hasta llegar a N. Este es el movimiento tangencial
que resulta útil para estudiar las singularidades de las
curvas.
t p
t
1
ta
E
Fig. 9.1.-La curva, como límite de poligonales, de lados infinita-
mente pequeños, inscrita y circunscrita a ella.
9.2. Tangente y normal. Clase y orden
de una curva
a) Tangente a una curva yen un punto T (Fig. 9.2-a)
es la posición límite t de una secante TA que gira alre-
dedor de T hasta que el segundo punto de corte A se
confunda con T. Si T es impropio, se llama asíntota.
Esta es la tangente ordinaria, principal o de prime-
ra especie. La tangente de segunda especie en T (Fig.
M
Fig. 9.2-a.-Tangente, como
límite de secantes.
Fig. 9.2-b. - Tangente de pri-
mera y de segunda especie.
b) es la posición límite t' de una secante s que se mueve
de cualquier modo (en este caso, paralelamente a sí
misma) aproximando entre sí sus dos puntos de intersec-
ción A y M; B Y N; ... , con la curva, hasta que ambos se
confundan con T. La recta t' se considera como tangen-
te, puesto que solo tiene un punto común con y, pudién-
dose así obtener cuantas tangentes se deseen.
En general, por un punto de una curva se le puede
trazar una tangente ordinaria y ninguna o infinitas de
segunda especie.
Normal a una curva yen un punto P (Fig. c) es la
perpendicular n a la tangente t a la curva, en dicho
punto.
Orden de una curva plana es el número máximo de
puntos en que puede ser cortada por cualquier recta y
clase, el número máximo de tangentes que pueden
trazársele desde un punto exterior.
Una curva es convexa si la tangente en cualquier
punto de ella la deja toda a un mismo lado de la tan-
gente y cóncava, en caso contrario. La elipse, por
ejemplo, es una circunferencia convexa, de segundo
orden y clase.
b) Contactos de líneas tangentes. En general, se
dice que dos líneas tangentes tienen un contacto de
primero, segundo, ... , o enésimo orden, si tienen uno,
dos, ... , o n elementos comunes, o bien, dos, tres, ... , n
+ 1 puntos comunes confundidos con el de contacto.
Los puntos y órdenes de contacto se determinan por
cálculo diferencial, por tratarse de magnitudes infini-
tamente pequeñas, imposibles de apreciar gráficamen-
te. Según esto:
La tangente ordinaria a una curva tiene con ella un
contacto de primer orden.
Dos curvas son tangentes en un punto T si pasan
por T y admiten la misma tangente en T.
9.3. Curvatura (Fig. 9.3)
Se llama curvatura absoluta de un arco AB, al
ángulo a que forman las tangentes en sus extremos
(ángulo de flexión). Curvatura media C
AB
es la rela-
9. CURVAS PLANAS
n
Fig.9.2-c.-Normal
a una curva.
Fig. 9.3. - Curvaturas.
ción alAR entre la curvatura absoluta y su longitud y
curvatura CA en un punto A, el límite de esta relación
cuando AB tiende a cero.
Si a = O C
AB
= alAB = O (línea recta, de curvatu-
ra nula).
Si yes circular: C
AB
= alAB = ala. R = l/R = Cte
(curvatura constante)
Si R es infinito: C
AB
= l/oo = O. La circunferencia se
transforma en una recta (núm. 1, ll-a).
Fig. 9.4. - Círculo osculador.
9.4. Círculo osculador (Fig. 9.4)
a) La circunferencia determinada por tres puntos
sucesivos e infinitamente próximos M, N Y P de una
curva y, se llama circunferencia o círculo osculador
de y, en el punto N. El centro O es la intersección de
las mediatrices de los elementos MN y NP; p = ON,
su radio y t
N
, la tangente en N.
De todos los círculos c
l
, c
2
, ... , tangentes a t
N
, en N,
el que más se adapta a y es el círculo c (por tener dos
elementos comunes, es decir, un contacto de segundo
orden) y su curvatura coincide con la de yen el punto
N, por lo que también se le llama círculo de curvatura
y a su centro O y radio p, centro y radio de curvatura
de y, en N. Por tanto:
La tangente t
N
a una curva yen un punto N es nor-
mal al radio p del círculo osculador en N y el valor
l/p es la curvatura de yen dicho punto. A cada punto
de y le corresponde un círculo osculador y una curva-
tura distinta.
63
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Los círculos osculadores, en los vértices de las
cónicas, se hallan por los métodos del n° 1,25 de n/E.
deG.D.
9.5. Puntos singulares
En el movimiento tangencial (núm. 9, l-c), el punto
generador P puede avanzar, pararse o retroceder sobre la
tangente, mientras ésta gira en el mismo o distinto senti-
do. (Si se parase, el punto describiría una línea recta).
De estos movimientos, resultan seis clases de puntos:
(a)
¡o Punto ordinario (Fig. 9.5). El punto y la tangente
se mueven sin cambiar de sentido. Las rectas trazadas
por P cortan a la curva, excepto la tangente principal t
p
'
2° Punto de inflexión (Fig. 9.6). El punto avanza
sobre la tangente, mientras ésta invierte su sentido de
giro. Se caracteriza por estar alineado con sus dos
puntos contiguos M y N (no dibujados). La tangente t
p
en él coincide con los dos elementos MP y PN de la
curva (contacto de segundo orden) y el centro de cur-
vatura está en el infinito. Las rectas trazadas por P,
incluso t
p
, son secantes a la curva.
p
(b)
Fig. 9.5.-Punto ordinario. Fig. 9.6.-Punto de
inflexión.
Fig. 9.7.-Puntos de
retroceso de primera y
segunda especie.
Fig. 9.8.-Puntos angulosos de primera
y segunda especie.
3° Punto de retroceso (Fig. 9.7). El punto retrocede
sobre la tangente mientras ésta gira en el mismo o dis-
tinto sentido. En el primer caso (Fig. a) es de retroce-
so de primera especie, y en el segundo (Fig. b) de
segunda especie. Las ramas de la curva están, respec-
tivamente, a distinto o al mismo lado de la tangente
común a t
p
' en P.
En la figura a, las rectas trazadas por P son tangen-
tes de segunda especie que no "cortan" a la curva,
excepto la tangente principal tp que sí que la "corta".
En la figura b, todas, excepto t
p
, son tangentes de
segunda especie y ninguna de ellas corta a la curva.
~
( j l
! pO
: S
i (J i
, .
O,-P,-s,
Fig. 9.9.-Punto P, de parada de la proyección (j, de (j.
4° Punto anguloso (Fig. 9.8). El punto se para sobre
la tangente mientras ésta gira en el mismo o distinto
sentido. En el primer caso (Figs. a y b), es anguloso
de primera especie y en el segundo (Fig. c), de segun-
da especie.
Si las dos ramas de la curva están dentro (Fig. a) o
fuera (Fig. b) del ángulo formado por las tangentes en
64
P, es de primera especie y si una está dentro y otra
fuera (Fig. c), de segunda.
Las tangentes de segunda especie en un punto ordi-
nario se confunden con la principal, mientras que en
las singulares no. Según ésto, el punto de inflexión es
un punto ordinario y los restantes, puntos singulares.
Lo expuesto se resume en el cuadro que sigue:
Movimiento del Sentido de giro
Clase de punto
punto generador de la tangente
El mismo Ordinario
Avanza Ordinarios
Distinto De inflexión
El mismo
De retroceso
de 1 a especie
Retrocede
Distinto
De retroceso
de 2
a
especie
Singulares
El mismo
Anguloso
de 1 a especie
Se para
Distinto
Anguloso
de 2
a
especie
Además de estos puntos, merecen citarse los
siguientes:
a) Puntos de ruptura o de parada. Suelen presentar-
se en las proyecciones de curvas geométricas conti-
nuas (Fig. 9.9).
Fig. 9. lO-a. - Punto triple. Fig. 9. IO-b. - Punto triple
de tangente doble.
b) Punto múltiple. Aquel por el que pasa varias
veces el punto generador. Puede ser doble, triple, ... ,
9. CURVAS PLANAS
etc. En la figura 9. lO-a, el punto triple P es punto ordi-
nario de la rama APB, de retroceso de BPC y de infle-
xión de la CPD.
c) Punto de tangente múltiple. La tangente genera-
dora coincide dos o más veces con alguna de las tan-
gentes en dicho punto. En la fig. 9.1 O-b, el punto triple
P es de tangente t doble y ésta es tangente de inflexión
de la rama APB y ordinaria de la BPC.
d) Punto de máxima o mínima curvatura. Los de
radio de curvatura mínimo o máximo (vértices de la
curva).
\ \
( \
(a) (b) (e) (d) (e)
(a) y (b) Puntos ordi- (e), (d) y (e) Puntos singulares impropios.
narios asintóticos.
Fig. 9.1 l.-Asíntota de una rama infinita. Fig. 9.12.-Puntos impropios
9.6. Puntos impropios, ramas infinitas
y asíntotas (Fig. 9.11)
a) Se dice que la rama y de una curva plana o alabe-
ada es infinita o que el ~ n t o P se aleja al infinito
sobre y, si la distancia AP de P a un punto fijo A,
exterior a y, tiende a infinito al recorrer P la rama. Si
AP tiende a una posición límite o == Al, se dice que y
tiene un punto impropio de dirección o (dirección
asintótica de y).
(a) Familia de
curvas.
(b) Id. de rectas. (e) Id. de circun-
ferencias.
Fig. 9.13.-Envolvente e involutas.
b) Asíntota de una rama infinita y de una curva es
la tangente a yen su punto impropio l. La asíntota es
también el límite, si existe, de las tangentes t a y cuan-
do el punto de contacto P tiende a confundirse con 1.
c) Si al recorrer P la rama y, la cuerda c == PI (para-
lela a o) se aleja indefinidamente de A, se dice que y
es una rama parabólica de dirección asintótica o, por
ser la parábola la curva de menor grado que tiene esta
particularidad, ya que es tangente a la recta impropia
en su punto impropio de dirección O.
d) Los puntos impropios de una curva pueden ser
también ordinarios o singulares (Fig. 9.12). Los pri-
meros (Figs. a y b) se llaman asintóticos y los segun-
dos (Fig. c, d y c), singulares impropios. En todos
ellos, la dirección de la tangente (asíntota) coincide
con la del punto impropio.
9.7. Envolventes e involutas (Fig. 9.13)
Al conjunto de las posiciones c
l
, c
2
, c
3
, ••• de una
curva, indeformable o no, que se mueve en un plano
con arreglo a cualquier ley, se le llama familia (Fig.
a); a la curva y tangente a todas ellas, envolvente, y a
las curvas C
I
' c
2
, ... , involutas. Ejemplos:
Toda curva y (Fig. b) es la envolvente de sus tan-
gentes. La envolvente de una familia de circunferen-
cias iguales (fig. c) son dos curvas y y y' paralelas a la
trayectoria 0
1
0
2
de su centro. Si esta es recta o circu-
lar, y y y' también lo son. En acotado, las curvas de
nivel de taludes son envolventes de las trazas de igual
cota de los conos de talud (n° 26,6 de n/G.D.).
65
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
9.8. Evolvente y evoluta (Fig. 9.14)
Se llama evoluta de una curva Y (Fig. a) a la envol-
vente O de todas las normales nA' nB' no ... a ella y
evolvente de 8, a la curva dada y.
Sus propiedades más importantes, demostradas
analíticamente, son:
1° Los puntos de tangencia 0
1
, 0
20
0
3
, ... de las
normales con la evoluta O (Fig. b) son los centros de
curvatura de y.
(a)
Fig. 9.14.-Evolvente y evoluta.
tensado, la parte recta del hilo coincidirá con las suce-
sivas tangentes a la evoluta y su longitud (2° propie-
dad) tendrá aumentos iguales a los arcos desarrolla-
dos, luego B describirá la evolvente y y si el extremo
coincidiera con otros puntos B', B", etc. (Fig. a) des-
cribiría nuevas evolventes y' , y", ...
De esta construcción resulta que AA' = BB' = CC'
= ... y como y y y' tienen las mismas normales, las tan-
9.9. Representación en diédrica (Fig. 9.15)
Una curva y se determina por su proyección hori-
zontal (o vertical) y, y las trazas ha - Va del plano que
la contiene. La proyección vertical de un punto A de y,
66
2° La longitud de un arco 0
4
0
1
de evoluta es la
diferencia de los radios de curvatura n
E
Y n
B
de y, tan-
gentes a ol';.!1los extremos del arco.
es decir: 0
4
0, = 04E - O, B = n
E
- n
B
3° Una curva y sólo tiene una evoluta O, pero ésta
tiene infinitas evolventes y, y, y', "paralelas" entre
sí.
En efecto, imaginemos un hilo flexible e inextensi-
ble, arrollado sobre 8, tensado y con un extremo coin-
cidiendo con B. Al desarrollarlo, manteniéndolo
B
Fig. 9.15.-Representación de una curva
plana en diédrica.
gentes en A y A'; B Y B'; ... serán paralelas. De aquí
el nombre de paralelas con que se designan a y, y' , y" ,
... etc. Si 8 es una circunferencia y el hilo, una recta r
que rueda sin deslizarse sobre ella, conservándose
siempre tangente, los puntos de r describen las llama-
das evolventes de círculo (núm. 11,9).
En el n° 1,24 de nIE de G.D. puede verse el trazado
de la evoluta de la elipse.
REPRESENTACiÓN
se halla por medio de la frontal f,-f
2
de ex, trazada
por A.
La tangente t a y, en A, está en ex y se halla, trazan-
do la tangente t, a y" en A" cuyas trazas H, Y V, deter-
minan la proyección vertical Íz, tangente a Y2' en A
2

Para dibujar Y2 nos hemos ayudado de los puntos B y
D, de tangente vertical (situados más a derecha e
izquierda) y del e, de tangente frontal r¡-r
2
, por ser el
más próximo al plano vertical.
9.10. Representación en acotado
Se representa lo mismo que en diédrica, por su pro-
yección Y¡ y la escala de pendiente del plano de la
curva.
x
Fig. 9.16. - Representación de una curva plana en axonométrica.
9.11. Representación en axonométrica
(Fig.9.16)
Sea la curva y, de plano v ~ - w ~ y proyección y¡' . La
tangente en un punto D de y se halla, trazando la tan-
gente t: a y:, en D:, cuyas trazas V; y W
t
' determinan
su proyección directa t' == V;W;. Refiriendo a ella D:,
se obtiene el punto de tangencia D'.
Para dibujar la curva, se han trazado las tangentes
paralelas al primero y segundo vertical, de proyeccio-
nes r ¡' y m:, n:, paralelas a X e Y' y las tangentes ver-
ticales b' y f'. Refiriendo los puntos de contacto a sus
proyecciones directas, se obtienen las tangentes r',
m', n', b' y f' y sus puntos de tangencia e', E', A', B'
Y P' que permiten dibujarla con bastante exactitud.
9.12. Representación en cónica (Fig. 9.17)
a) En proyección cónica, la curva y de plano t a - l ~ Y
proyección y', queda definida como intersección de ex
9. CURVAS PLANAS
con su cono proyectante de traza y'. La tangente a yen
un punto A es la recta a' == TaL:, tangente a y', en A'.
b) En perspectiva cónica (Fig. 9.18), viene dada por
su proyección horizontal y; y el plano t a - l ~ . La tan-
('
C>(
t
Fig. 9.17. - Curva plana en proyección cónica.
gente en un punto B de y se halla, trazando la tangente
t; a y:, en B:, cuyas trazas T y G determinan la pro-
yección directa t' == TtG; y su punto de contacto B',
situado en la vertical B' B: .
La proyección y' se determina, utilizando tangentes
frontales, horizontal y vertical, siendo m: y n; parale-
Fig. 9.18. - Curva plana en perspectiva cónica.
las a t; h;, concurrente en el punto de fuga de g ~ y
C'e:, vertical. Refiriendo los puntos de contacto a sus
proyecciones directas m', n', h' Y C'e;, se obtienen
cuatro puntos y sus tangentes respectivas que sirven
para dibujar y' .
67
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
9.13. Trazado de la tangente a una curva 1,
en un punto P de ella
Por P (Fig. 9.19) se trazan secantes PA, PB, PM,
PN, ... (a un lado y otro de P) y una circunferencia ()

") / 1
/ / 11
/ / '1
//Ie'
/ /'
/ /'
/ ,,'
/ ,oSI
I ,
/ ,
,<#'
.;'p:,
EJERCICIOS Y
APLICACIONES
de centro P y radio arbitrario que corta a las primeras
en 1
M
lB' e le ya las prolongaciones de PM y PN, en 1
M
e IN' Si a partir de estos puntos se llevan sobre cada
secante longitudes IAA', IBB', ... , INN', iguales respec-
tivamente a las cuerdas PA, PB, ... , PN intercep-
a
/
I
p
Fig. 9.19. - Tangente a una curva en un
punto P de ella.
(a) Método de secantes y normales. (b) Método de triángulos.
Fig. 9.20. - Tangente a una curva desde un punto exterior P.
tadas en y y en el mismo sentido de éstas, se obtiene la
llamada curva de error A'B'C'M'N' == €. Como las
cuerdas IAA', IBB' ... etc que cada secante intercepta
entre () y € son iguales, por construcción, a las inter-
ceptadas en y, la intersección I de () y € corresponde a
una cuerda de longitud nula en y, o sea, a la tangente t
== PI buscada.
9.14. Tangente desde un punto P, exterior a 1
Por P (Fig. 9.20-a) se trazan secantes a, b, c, ... que
interceptan en y cuerdas AQ, BN, CM, ... y por los
extremos de éstas, normales a ellas (una a cada lado
de la secante), de longitud igual a la de la cuerda, es
decir, AA' = QQ' = AQ; BB' = NN' = BN, ... La
curva de error € == A'B' ... N'Q', así obtenida, corta a y
en el punto de tangencia T puesto que la cuerda inter-
ceptada en y por la secante PT es de longitud nula,
luego t == PT es la tangente buscada.
Si sobre cada cuerda como base (Fig. b) Y a cada
lado de ella, se construyen triángulos equiláteros
AQA' y AQQ', BNB' y BNN', ... la curva de error
68
1/
"



N
y
'J1' 1

//
I I I
'" I I I
T
// I I I


. I I I
, I I
1
/ / --.J.\1 ¡'
I 1/
I 1/
I !te
l
1 /
1/
lB
Fig. 9.21.-Tangente paralela a una dirección dada.
€ == A', B', ... N'Q', así obtenida, corta a yen el punto
de tangencia de la tangente t == PT.
9.15. Tangente paralela a una dirección d
(Fig.9.21)
Una vez trazadas las secantes AR, BQ, CN, ... para-
lelas a la dirección d, se repite la construcción ante-
rior, como claramente se indica en la figura.
9.16. Trazado de la normal a una curva 'Y
(Fig.9.22)
a) La normal a yen un punto T de ella se halla, tra-
zando la tangente t, en T, como se explicó en el núm.
9,14. La perpendicular a t, trazada por T, es la normal
n buscada.
Fig. 9.22.-Normal a una curva.
b) Si P es exterior a y, con centro en él se trazan cir-
cunferencias secantes que determinan cuerdas AQ,
BN Y CM, Y por los extremos de éstas, normales a
ellas (una a cada lado de la cuerda), de longitud igual
a la de su respectiva cuerda, es decir, AA' = QQ' =
AQ; BB' = NN' = BN, ... La curva de error f == A'B'
... N'Q', así obtenida, corta a y en el extremo T del
Fig. 9.23.-Método del espejo.
radio PT de la circunferencia c, tangente a y en T, por
ser ésta la que determina sobre y una cuerda de longi-
tud nula. El radio PT == n es la normal pedida, por ser
perpendicular a la tangente común a c y y.
9. CURVAS PLANAS
c) Método del espejo (Fig. 9.23). Este método prác-
tico, expuesto por F. Hohenberg, en su "Geometría
Constructiva" (pág. 178), consiste en mover un espejo
f, normalmente al plano del dibujo a, hasta que la
rama TA de y, reflejada en TA', se vea "pasar" a través
del espejo, normalmente a él, es decir, sin ninguna
angulosidad o quiebro al cruzarlo. En esta posición, el
borde n del espejo es normal a y en el punto de corte T
con ella.
9.17. Trazado del círculo osculador en un
punto P de la curva 'Y (Fig. 9.24)
a) Una vez dibujadas la tangente t y la normal n a y,
en P (núm. 9.16) se trazan cuerdas PA, PB, ... , PN Y
n
p
t
Fig. 9.24. - Trazado del círculo osculador.
PQ y sus mediatrices respectivas que cortan a n en
los centros 0A> 0B' ... , 0N Y 0Q de círculos que pasan
por P y cortan a y, según dichas cuerdas. Si por estos
centros se trazan luego normales a n, de longitud igual
a su respectiva cuerda (OAA' = PA, 0BB' = PB, ... ,
0QQ' = PQ) la curva de error f == A'B' ... M'N' corta
a n en el centro de curvatura ° de y, por pertenecer a n
y ser el centro de la circunferencia o que determina
sobre y una cuerda de longitud nula, luego o es el cír-
culo de curvatura y OP , su radio.
b) En el n° 1,25 de nlE. de G.D. se expone el traza-
do del círculo osculador en los vértices de las cónicas.
69
10.1. Elipse. Generalidades (Fig. 10.1)
a) La elipse es el lugar geométrico de los puntos de
un plano cuya suma de distancias a dos fijos F y F'
(focos) es constante e igual a 2a. Tiene dos ejes de
simetría, normales entre sí, de longitudes AA' = 2a y
BB' = 2b, siendo FF' = 2c la distancia focal y O, el
centro de simetría.
Por ser rectángulo el triángulo OBF: a
2
= b
2
+ c
2
, lo
cual permite hallar gráficamente uno de estos segmen-
tos, en función de los otros dos.
d'
10. CÓNICAS
y F'. La normal MD a MF' corta a AA' en D, por ser
OM la altura del triángulo rectángulo F'MD, luego
--2 - --
O M = O F' x O D , o sea a
2
= cJ.
c) También se demuestra que la tangente t (Fig.
10.3) y la normal n a la elipse en un punto M de ella
son las bisectrices exterior e interior de los ángulos
queforman los radios vectores MFy MF' de M.
d) El círculo 8, de centro F y radio 2a, se llama
círculo director o círcunferencia focal y es el lugar
~
M
~ __ -90<:' ___ ~ d
" / ~ , ....
// // lB', J
/ / " "
I / ' "l
I I ' , I ' ~ \
I ti" I "
I El' O', I ""
f\ 1', /FA' [)'
1 ..... _ ....... •
I --- -- I
I - - - - - - - ~
iBa
t--C---t-- -----[----
Fig. 10.1. - Focos, ejes y directrices. Fig. 10.2. - Determinación de la directriz. Fig. J 0.3. - Círculo director.
b) Las directrices d y d', normales al eje mayor, son
las polares de los focos F y F' , respectivamente, y dis-
tan de O la longitud O D = 1. El punto D es conjugado
armónico de F, respecto a A y A' (por ser F el polo de
la directriz), luego (núm. 2,3-c): OA
2
= OF x OD, o
sea a
2
= cJ.
El punto D (Fig. 10.2) puede hallarse, por tanto,
como conjugado armónico de F (núm. 2,6) o como
tercera proporcional, tomando O M = a y uniendo M
70
geométrico de las simétricas de F' respecto a las tan-
gentes a la elipse.
e) La circunferencia E de diámetro AA' = 2a (Fig.
10.4) se llama circunferencia principal y es el lugar
geométrico de las proyecciones ortogonales P y P' de
los focos F y F' sobre la tangente t a la elipse. Esto
sirve para hallar las tangentes a la elipse, paralelas a
una dirección d; basta trazar por F y F' perpendicula-
res a d que cortan a E en P, Q, P' y Q', siendo t == PP' y
r == QQ' las tangentes buscadas.
10.2. Trazado de tangentes (Fig. 10.5)
a) Tangente en y"n punto M de la elipse. Es la bisec-
triz del ángulo F'MQ que el radio vector F'M forma
con la prolongación del otro.
b) Tangentes desde un punto P exterior. Con centro
en P y radio PF' se traza un arco que corta al círculo
director O, en Q y S. Las normales a F'Q y F'S, traza-
das desde P, son las tangentes m y t buscadas y sus
intersecciones M y T con los radios FQ y FS de O, sus
puntos de tangencia (núm. 10, l-c).
c) Tangentes paralelas a una dirección d. Pueden
hallarse por el método del núm. 10, l-e o, trazando por
F' la normal a .i..gue corta a O, en Q y R. Las mediatri-
ces m y n de F'Q y F'R son las tangentes buscadas y
sus intersecciones M y N con los radios FQ y FR de O,
sus puntos de tangencia.
d) En los números 1,19 a 1,21 de nIE. de G.D. se
indica el trazado de tangentes a cónicas ya dibujadas o
dadas por cinco puntos o dos diámetros conjugados.
10. CÓNICAS
10.3. Trazado de la elipse conociendo
dos diámetros conjugados AB y CD
En el núm. 10,4-c de n./G.D. se indican los méto-
dos más corrientes para dibujarla; por afinidad, por
haces proyectivos y por diagonales. (Ver los ejercicios
núms. 1,1 a 1,6 de nIE. de G.D.).
10.4. Trazado de la elipse conociendo
sus ejes
Pueden utilizarse los métodos empleados para diá-
metros conjugados y los explicados en el núm. 10,5
n/G.D.
Fig. 10.6. - Ejes. asíntotas y directrices.
Fig. 10.4. - Circunferencia
principal.
Fig. 10.5. - Trazado de tangentes.
HIPÉRBOLA
10.5 Generalidades (Fig. 10.6)
a) La hipérbola es el lugar geométrico de los pun-
tos cuya diferencia de distancias a dos fijos F y F'
(focos) es constante e igual a 2a. Tiene dos ejes de
simetría normales entre sí: el eje focal, real o tranver-
so Al>: = 2 ~ el no transverso o imaginario BB' =
2b, siendo FF' = 2c la distancia focal y O, el centro
de simetría. Si a = b, la hipérbola se llama equilátera. 2
Por ser rectángulo el triángulo OAM se verifica: OA
-2 -2
= OM - AM , o sea: a
2
= c
2
- b
2
, lo cual permite hallar
uno de ellos, conociendo los otros dos.
Las asíntotas m y n son las diagonales del rectán-
gulo QMNP de centro O y lados iguales a los ejes y
los ejes son las bisectrices de los ángulos formados
por las asíntotas.
b) Lo mismo que en la elipse, las directrices d y d',
normales al eje real, son los polares de los focos .fJ
F', respectivamente, y distan de O la longitud 1 = OD.
El punto D es el conjugado armónico de F, respecto a
-2 - -
A y A', luego (núm. 2,3-c): OA = OF x OD, osea a
2
= cJ.
El punto D puede hallarse, por tanto, como conju-
gado armónico de F, respecto a A y A' , o como tercera
proporcional entre a y c, tomando sobre el eje imagi-
nario OC = a y uniendo C con F'. La normal CD a
CF' corta al eje en D. La directriz también puede
hallarse, como recta que une las proyecciones ortogo-
nales E y G de su respectivo foco sobre las asíntotas
(núm. 1O,5-f).
71
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
I
I
I
I
I
I
,
,
,
I
I
I
,
I
,
/
/

Fig. 10.7. - Círculo director.
c) También se demuestra (Fig. 10,7) que la tangente
t y la normal n en un punto M de ella son las bisectri-
ces interior y exterior del ángulo formado por los
radios vectores de M.
d) El círculo 0, de centro F y radio 2a (círculo
director o circunferencia focal) es el lugar geométrico
de los simétricos P' de F', respecto a las tangentes t a
la hipérbola.
e) Las asíntotas q y q' son las normales trazadas
desde O a las tangentes F'Q y F'Q' al círculo director
8, trazadas desde el otro foco r.
Fig. 10.8. - Circunferencia principal.
f) La circunferencia f de diámetro AA' = 2a, llama-
da circunferencia principal (Fig. 10,8) es el lugar
geométrico de las proyecciones ortogonales P, Q y P',
Q' de los focos F y F' sobre las tangentes a la hipér-
bola. Esto sirve para hallar las tangentes a la hipérbo-
la, paralelas a una dirección d: trazar por F y F' nor-
males a d que cortan a f en P, Q y P', Q' y determinan
las tangentes buscadas p = PP' y q = QQ'.
72

I "-
1 "-
1 "-
\ '- "-"-,,-
1
1
1
I
Fig. 10.9.- Trazado de tangentes.
10.6. Trazado de tangentes (Fig. 10.9)
a) Tangente en un punto Q de la hipérbola. Es la
bisectriz q del ángulo formado por los radios vectores
QFy QF'.
b) Tangente desde un punto P, exterior a la hipér-
bola. Con centro P y radio PF se traza un arco circular
cp que corta al CÍrculo director 0, en C y D. Las norma-
les a FC y FD, trazadas desde P, son las tangentes q y t
buscadas y sus intersecciones con los radios F'C y
F'D, sus puntos de tangencia Q y T.
c) Tangentes paralelas a una dirección d. Puede
hallarse por el método del núm. 10, 5-f o trazar por F
la normal FC a corta a 0, en C y E. Las media-
trices de FC y FE son las tangentes q y r buscadas y
sus intersecciones Q y R con los radios F'C y F'E, sus
puntos de tangencia.
En oJE. de G.D. (nos. 1,19 a 1,21) se exponen otros
métodos de trazado de tangentes.
10.7. Otras propiedades (Fig. 10.10)
a) Si por los puntos de corte P y Q de una secante r
con la curva se trazan paralelas PS y QR a las asínto-
tas m y n, se forma un exágono inscrito (núm. 5,7) de
lados 1 == Pl
m
, 2 == m (tangente en 1
m
), 3 == Iml
n
(recta
impropia i), 4 == n (tangente en In), 5 == InQ Y 6 == PQ,
siendo S == [1, 4], R == [2,5] e Ir == [3, 6] puntos alinea-
dos (recta de Pascal), luego RS = MP = QN por
paralelas comprendidas entre paralelas. Por tanto:
Las intersecciones de una secante r con las asínto-
tas y con la curva, determinan segmentos iguales PM
= QN.
b) Si P Y Q coinciden, la secante se transforma en la
tangente t y se verifica: Los puntos de corte e y D de
una tangente t con las asíntotas son simétricos respec-
to al punto T de tangencia.
Esto sirve para hallar la tangente en un punto T de
la curva: Trazar las paralelas TA y TB a las asíntotas y
Fig. 10.10. - Propiedades de las asíntotas.
tomar sobre éstas AC = AO y BD = BO, siendo t ==
CD la tangente pedida.
Inversamente, el punto de tangencia de una tangen-
te t es el punto medio del segmento CD. También
puede hallarse, como intersección de t con la paralela
a m, trazada por el punto medio A de OC .
c) Si sobre una cuerda PQ de la hipérbola, como
diagonal, se construye el paralelógramo PFQE de
lados paralelos a las asíntotas, la otra diagonal pasa
por el centro de la hipérbola.
En efecto, los paralelógramos EPFQ y ESOR tienen
el vértice E común, y los lados y las diagonales PQ y
RS paralelos (núm. lO,7-a), luego EO es prolongación
de FE. Según esto (Fig. 10.11), para hallar el centro de
una hipérbola definida por tres puntos P, Q y R Y las
direcciones m' y n' de las asíntotas, basta construir
sobre las cuerdas PQ y QR, como diagonales, los
paralelógramos APBQ y CQDR de lados paralelos a
las asíntotas. Las diagonales AB y CD se cortan en el
centro O y las paralelas m y n a m' y n', trazadas por
O, son las asíntotas.
10.8. Hipérbolas conjugadas (Fig. 10.12)
Dos hipérbolas cr y cr
c
son conjugadas si los ejes
real e imaginario de una de ellas son, respectivamente,
los ejes imaginario y real de la otra.
Sus propiedades más importantes son:
a) Sus distancias focales son iguales OF = OF
1
Y
las asíntotas m y n, coincidentes.
b) Si una paralela r. a la asíntota n corta a m, (J y
(Je' en M, C y C', M es el punto medio de CC'.
c) Dos diámetros p y q, conjugados respecto a a; lo
son también respecto a 0; .. Las tangentes a cr paralelas a
q y las tangentes a cr
c
paralelas a P forman un paraleló-
gramo (dibujado de trazas) cuyas diagonales son las
asíntotas (paralelógramo de diámetros conjugados).
10. CÓNICAS
Fig. 10.11. - Deter-
minación del centro.
Fig. 10.12. - Hipérbolas conjugadas.
n
Fig. 10.13. - Trazado de la hipérbola por medio de secantes.
10.9. Trazado de la hipérbola conociendo
un punto P de ella y las asíntotas
1°) Por secantes (Fig. 10.13). La secante s, trazada
por P, corta a la otra rama de la curva en el punto Q,
siendo DQ = PC. La tangente QG en Q se obtiene,
trazando la paralela QE a n y tomando EG = EQ
(núm. 1O,7-b), pudiéndose hallar así cuantos puntos y
tangentes se deseen.
Los ejes son las bisectrices de los ángulos de las
asíntotas y el eje real, el situado en el mismo ángulo
que P. Los simétricos de P, respecto a los ejes, son
también puntos de la curva. El semieje imaginario b =
OB es igual a la media proporcional PK entre los
segmentos PH y PL, determinados por las asíntotas
sobre la normal PL al eje real, habiéndonos auxiliado
de la semicircunferencia de diámetro HL. (Ver n° 1,9
de nlE. de G.D.). Finalmente, la paralela a OA, traza-
da por B, determina el rectángulo OBIA, siendo a =
OA, c = 01 = OF Y F, el foco.
73
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. IO.I4.-Por haces proyectivos de vértice impropio.
2°) Por haces proyectivos de vértices impropios V=
y V ~ (Fig. 10.14). Por P se trazan paralelas n y n' a las
asíntotas OV = y O'V: y por O, secantes que cortan a n
y n', en 1,1'; 2,2'; 3,3'; ... ,4 Y 4'. Las paralelas a las
asíntotas, trazadas por estos puntos, se cortan en pun-
tos A, B, C, ... de la hipérbola.
El rayo común de ambos haces es el impropio i == m
== q'; los homólogos de éste, las asíntotas q == OV = y
m' == OV: que se cortan en el centro proyectivo O
(núm. 3,4-b') y las paralelas n y n' a las asíntotas, el
tercer par de rayar homólogos (Ver núms. 1,7 al, 12
de n/E. de G.D.).
10.11. Generalidades (Fig. 10.16)
a) La parábola es el lugar geométrico de los puntos
que equidistan de un punto F (foco) y de una recta d
(directriz). La normal FD a la directriz (eje) es el eje
de simetría; el punto medio A de FD, el vértice; la
recta PF, el radio vector de P y la distancia FD del
foco a la directriz, el parámetro 2p. Para un punto P se
verifica: PF = PH Y para el vértice A: AF = AD
(semiparámetro p).
b) La directriz d es la polar de F respecto a la
parábola, y el punto D, el conjugado armónico del F
respecto a A y A' (punto impropio de la parábola).
74
10.10. Trazado de la hipérbola conociendo
los ejes
1°) Método del compás (Fig. 10,15). Sobre el eje
focal se marcan puntos, como el C, exteriores a FF'.
Con radio AC y centros F y F', se trazan arcos de
Fig. 1O.15.-Modo del compás.
círculos y luego, con radio A' C y centros F y F', otros
arcos que cortan a los anteriores, en puntos P,P' y Q,Q'
de la hipérbola. En efecto, para el punto P, por ejem-
plo, se verifica: PP' - PF = i\C - AC = A' A == 2a.
2°) Por haces proyectivos. Una vez determinadas
las asíntotas (núm. 10, 5-a) se aplican los métodos del
núm. 10,9 puesto que se conocen las asíntotas y los
vértices.
PARÁBOLA
Fig. 1O.16.-Eje,foco y directriz.
Fig. 10.17. - Tangente y normal.
(a)
10. CÓNICAS
c) La tangente t (Fig. 10.17) y la normal n a la
parábola, en un punto P de ella, --!on las bisectrices
interior y exterior del ángulo FPC formado por el
radio vector PF y la normal PC a d.
d) El límite de la elipse, al tender el foco F' al infi-
nito, es la parábola; el del círculo director, la directriz
d, y el de la circunferencia principal, la tangente r en
el vértice. De esto, se deduce:
La directriz d es el lugar geométrico de los puntos C
simétricos de F, respecto a las tangentes t a la parábola.
(b)
Fig. 10.18. - Trazado de tangentes. Fig. 10.19. - Diámetro conjugado de una recta r.
e) Si como ejes de abscisas y ordenadas se toman el
eje AH y la tangente en el vértice r, se verifica: La
subtangente EH es doble de la abscisa x = AH del
punto P de contacto y la subnormal HN. es constante
e igual al parámetro 2p, es decir, EH = 2AH = 2x y
HN = DF =2p.
t) La tangente t y la normal n cortan al eje en pun-
tos E y N, cuya distancia a F es igual al radio vector
PF del punto de tangencia.
10.12. Trazado de tangentes a la parábola
de foco F y directriz d
1 °Tangente en un punto M de la parábola (Fig.
10.18). Es la bisectriz del ángulo F ~ 1 B que forman el
radio vector MF y la normal MB a d, (núm. 10, ll-c).
También puede hallarse, tomando FG = FM (n°
1O,1l-t) o proyectando ortogonalmente M sobre el eje,
en H, y tomando AG = AH (núm. 1O,1l-e).
2° Tangentes desde un punto exterior P. Con centro
P y radio PF, se traza un arco <p que corta a la direc-
triz en B y C. Las normales a FB y FC, trazadas
desde P, son las tangentes m y n y sus intersecciones
M y N con las paralelas BM y CN al eje, sus puntos
de tangencia (Ver n° 1,20 de n/E. de G.D.).
3°) Tangente paralela a una dirección r. La normal
FB a r corta a d, en B. La mediatriz m de FB es la tan-
gente buscada y su intersección M con la paralela BM
al eje, su punto de contacto (Ver n° 1,21 de nlE. de
G.D.).
10.13. Otras propiedades
a) En toda cónica (Fig. 10.19), el diámetro conju-
gado de una recta r pasa por el polo A y r y por el
punto medio M de la cuerda PQ == r.
En efecto, el diámetro conjugado de la dirección r
es la polar m de su punto impropio 1, y como I perte-
nece a r, pasará por el polo A de r, por el centro O (por
ser diámetro) y por el punto medio M de PQ, que bise-
car las cuerdas paralelas a r (núm. 6,3).
b) En la parábola (Fig. c), si P y Q son los puntos
de contacto de las tangentes trazadas desde un punto
exterior A, la recta que une A con el punto medio M
de PQ es un diámetro, y por tanto, paralelo al eje.
c) Si como ejes coordenados oblicuos se toman un
diámetro m == TM Y la tangente t en su extremo T, la
subtangente AM es doble de la abscisa x = TM del
punto de contacto.
Basta observar que t es conjugada de m y por tanto,
paralela a r == PQ y T, el conjugado armónico del
impropio K de m, respecto a M y A.
75
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
10.14. Trazado de la parábola dada por dos
tangentes m y n y sus puntos
de contacto M y N
1 °Por tangentes y puntos de contacto (Fig. 10.20).
La mediana QB del triángulo QMN es el diámetro d ==
QB (núm. 10,13-b) y la paralela t a MN, trazada por el
punto medio T de QB es la tangente en T (núm.
Q
1
1-«-" Pr- - -
? ~ L '
Fig. 10.20. - Trazado por tangentes y puntos de contacto.
10, 13-c). Repetiendo la construcción con las tangentes
t y m, se obtiene la tangente g, en G, paralela a TM,
trazada por el punto medio G de CE .
Si se conocen las tangentes t y M, en T y M, pode-
mos hallar n tomando sobre t: TD = TC y sobre m,
en sentido contrario a CM: CQ = CM. La recta QD
es la tangente n y el simétrico de Q, respecto a D, su
punto de contacto N.
Para hallar el foco F y el vértice A, se trazan por M
y N paralelas r y s a d == QB y sus simétricas MF y NF
que se cortan en F. Las normales a m y n, trazadas
desde F, cortan a éstas en K y H (nO 10, ll-d), siendo a
== KH la tangente en el vértice que corta, en A, al eje
FA paralelo a d (Ver n° 1,16 a 1,18 de n/E. de G.D.).
2° Por haces proyectivos (Fig. 10.21). Trazar la
mediana QD = d Y la paralela media TP == t del trián-
gulo QMN; construir el paralelógramo TPMD y divi-
dir los lados TP y PM en el mismo número de partes
iguales, numerándolos como se ven en la figura. Los
rayos TI, T2, ... , del haz T cortarán a las paralelas a d
trazadas por 1", 2", ... (rayos del haz T:) en puntos A,
B, C, ... de la parábola. También se pueden tomar pun-
tos arbitrarios 1, 2, 3, ... sobre r' y proyectarlos obli-
cuamente sobre r, en dirección t, en 1',2',3', ...
La construcción se justifica, tomando como vértices
de los haces los extremos T y T: del diámetro d y
como rayos homólogos, los r y r' que se cortan en M y
los homólogos t y s' (recta impropia) del rayo común
d == s == t' que se cortan en el centro proyectivo O ~
(núm. 3,4-b').
76
lId T.
1
I s-t- -
/D
I
I
I
I
Fig. 10.21. - Por haces proyectivos.
Fig. 10.22. - Por envolventes de tangentes.
3° Por envolventes de tangentes (Fig. 10.22). Se
basa en la proyectividad de las series semejantes M,
N, ... Y M', N', ... Consiste en dividir los segmentos
MN y M'N' en el mismo número de partes iguales y
numerarlos, como indica la figura. Las rectas 11', 22',
23', ... son tangentes a la parábola y permiten dibujar-
la, como envolvente de ellas. Si el número de divisio-
nes de MN es par, la recta que une los puntos medios
33' es paralela a MN' y tangente a la parábola en el
punto medio T de 33' (núm. 10, 13-c).
La tangente que pasa por cualquier punto 2 de m se
halla directamente, como diagonal del paralelógramo
22"2'M', de lados 22" y 2"2' (rectas asociadas para-
lelas a n' y m), por ser MN' el eje proyectivo de las
series M, N, ... Y M', N' ... (núm. 3, 4-b).
Fig. 1O.23.-Método del compás.
10.15. Trazado de una parábola de vértice
A y foco F (Fig. 10.23)
Método del compás. Una vez trazada la directriz d
(distante de A la longitud AD = AF), se traza la
paralela r a d, distante de ella la longitud arbitraria 1 >
DB. El arco de centro F y radio 1 corta a r en puntos N
y N' de la parábola, por ser FN = NE = 1.
La tangente en N' es la recta GN', siendo GA =
AB (núm. 10, ll-c), pudiéndose así trazar cuantos
puntos y tangentes se deseen. Según esto. en el cua-
drado construido sobre el parámetro DF como lado, el
vértice M pertenece a la parábola y la diagonal DM es
tangente en M.
10.17. Cónicas definidas por puntos
y tangentes
En Descriptiva, el trazado de cónicas suele hacerse
partiendo de tangentes y puntos de contacto o aisla-
dos, siendo necesarios cinco de ellos para determinar
la cónica. En el cuadro de la derecha se indican los
doce casos que pueden presentarse y el número de
soluciones de cada uno.
Si entre los cinco elementos conocidos, el número
de puntos de contacto de las tangentes es máximo, la
solución es única. Los restantes casos, se reducen a
éste, hallando los puntos de contacto necesarios o nue-
vos puntos aislados, de fácil determinación.
El género de la cónica puede determinarse, a partir
de estos puntos y/o tangentes, como se indica en el n°
1,23 de nIE. de G.D.
10. CÓNICAS
B
Fig. 10.24. - Parábola dada por su eje. vértice y un punto.
10.16. Trazado de la parábola de eje e,
vértice A y punto P. (Fig. 10.24)
Una vez dibujada la tangente r en el vértice (normal
al eje) y el simétrico Q de P respecto al eje, se trazan
las tangentes PB y QB, en P y Q, tomando AB = AH.
Por la intersección C de r y t, se traza luego la normal
CF a t que corta al eje en el foco F (núm. 10, ll-d).
Con estos datos puede dibujarse la parábola, por el
método del compás (núm. 10,15) o por cualquiera de
los explicados en el núm. 10,14 (Ver núms. 1,13 a
1,18 de nIE. de G.D.).
EJERCICIOS
Cónicas definidas por puntos y tangentes
PUNTOS DE PUNTOS
NÚMERO DE
CASOS TANGENTES
TANGENCIA AISLADOS
SOLUCIO-
NES
1.0
o o 5 I
2.° I o 4 2 Ó O'
3.° I I 3 I
4.° 2 O 3 4ÓO
5.° 2 I 2 2ÓO
6.° 2 2 I I
7.° 3 O 2 4ÓO
8.° 3 I I 2ÓO
9.° 3 2 o I
10.° 4 o I 2ÓO
11.° 4 I o I
12.° 5 o o I
* Ver no'. 241 y 244 de los Ejercicios de Geometría Moderna de
G. PAPELIER - Tomo IX.
77
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
10.18. Otros datos y condiciones
equivalentes
a) Se dice que una condición es simple si la cónica
queda definida por dicha condición y por cuatro puntos
de ella. Según ésto, dar un punto o una tangente equi-
vale a dar una condición simple, siendo necesarias
cinco condiciones para definir la curva (núm. 10,16).
Una tangente y su punto de contacto o una asíntota
equivalen a dos condiciones y la dirección de una
asíntota, a una, puesto que es dar un punto impropio
de la curva.
Decir que la cónica es parábola equivale a dar la
tangente impropia, es decir, una condición.
b) Un punto A y su polar a (Fig. 10.25) equivalen a
dos condiciones, pues si se conocen tres puntos M, N
Y P de la cónica se pueden obtener tres nuevos puntos
M', N' Y P' de ella, como conjugados armónicos de
los dados respecto a los pares de puntos determinados
por A y a en las rectas AM, AN Y AP, respectivamen-
te. Por tanto:
M 7N
y I
I I
I I P
I / P
I I /
~
M4 N ~ I I a
, 9, P
I 11
I /1
,1,
'/1
(J;A
- El centro (polo de la recta impropia) equivale a
dos condiciones.
- Un eje (polar del punto impropio de dirección nor-
mal a él), a dos condiciones.
- Un punto del plano y uno de su polar, a una condi-
ción.
- Un vértice V, a dos condiciones, pues si además
nos dan la tangente en V, la normal a ella trazada por
V es el eje, luego tendríamos el eje y un punto, o sea,
tres condiciones.
- Un foco, a dos condiciones; puesto que los dos
focos y un punto definen la elipse y la hipérbola, y el
foco y tres puntos, la parábola.
10.19. Construcciones homológicas
Se basan en determinar la cónica como homóloga
de una circunferencia, en un sistema de homología
previamente elegido, como puede verse en los seis
casos que siguen:
Fig. 10.25. - Un punto y su
polar equivalen a dos
condiciones. Fig. 1O.26-a.-Datos: cinco puntos. Fig. 1O.26-b. - Datos: cinco tangentes.
a) Se conocen cinco puntos A, B, C, D y E (Fig.
10.26-a).- Como circunferencia homóloga de la
cónica se toma la de diámetro AB, por ejemplo, sien-
do éste, por tanto, el eje e == AB de homología.
Se prolongan luego las cuerdas DC y DE de la
cónica hasta su encuentro F y G con el eje, que serán
puntos dobles por pertenecer al eje.
Se halla luego la polar l' de F respecto a la cir-
cunferencia y la polar f respecto a la cónica que ha
de pasar por FI (conjugado armónico de F respecto a
D y C) y por el punto de corte 1 de l' con el eje, por
ser homóloga de 1'.
78
a') Se conocen cinco tangentes m, n, p, q y r (Fig.
10.26-b).- Como circunferencia homóloga de la
cónica se toma una tangente a m y n, por ejemplo,
siendo O == [m, n] el centro de homología.
Uniendo O con C == [p, q] y D == [p, r], las rectas
OC == b-b' Y OD == a-a' serán dobles por pasar por el
centro o.
Se halla luego el polo A' de a' respecto a la cir-
cunferencia, y el polo A respecto a la cónica que ha
de pertenecer al rayo DG (conjugado armónico del
DE respecto a p y r) y estar alineado con O y A', por
ser homólogo de A'.
Fig. 10.27 -a. - Datos: cuatro
puntos A, B, e y D Y la tan-
gente en A.
Fig. 1O.27-b.-Datos: cuatro
tangentes m, n, p y q y el punto
de contacto de m.
Se hace lo mismo con las polares g' y g de G res-
pecto a las dos curvas y se hallan las intersecciones
P ~ == [f', g'] y P == [f, g], que son puntos homólogos,
luego el centro O de homología se encontrará sobre
la recta PP'...
Si ahora trazamos la recta r = PE, por ejemplo, su
homóloga será la paralela r' a g' y /" trazada por el
punto 3, y cortará a la circunferencia en el punto E',
homólogo del E, lo que nos permite hallar el centro
O como intersección de EE' y P P ~
b) Se conocen cuatro puntos A, B, e, D y la tan-
gente t en A (Fig. 1O.27-a).- Se toma A como centro
de homología, y como circunferencia de la cónica,
una tangente a t en A.
Los homólogos de B, C y D son las intersecciones
B', C' y D' de la circunferencia con los rayos OB,
OC Y OD, Y el eje e queda determinado por las inter-
secciones M y N de los pares de rectas homólogas
BC, B'C' y CD, C'D'.
c) Se conocen tres puntos A, B Y e y las tangentes
t y s en A y B (Fig. 10.28-a).- Se toma como centro
de homología O la insercción de t y s, y como cir-
cunferencia homológica de la cónica, una que sea
tangente a t y s, siendo A' Y B' los puntos de tangen-
cia, homólogos de A y B.
El homólogo de C es la intersección C' de OC con
la circunferencia,. y el eje e queda determinado por
las intersecciones M y N de los pares de rectas
homólogas AC, A'C' y BC, B'C'.
Fig. 1O.28-a. - Datos:
A, B Y e y las tangentes
en Ay B.
10. CÓNICAS
Fig. 1O.28-b.-Datos: Tres tangen-
tes m, n y q y los puntos de contacto
de my n.
Se hallan luego los polos B' Y B de b respecto a
las dos curvas, y la intersección de las rectas homó-
logas AB y A'B' es un punto M ==M' del eje.
Si ahora hallamos la intersección H de AB y q, por
ejemplo, su homólogo será H' == [A'B', OH], y la
tangente trazada desde él a la circunferencia será la
homóloga q' de q, y su intersección será otro punto
N ==N' del eje e ==MN.
El polo A' de a' se ha hallado como intersección
de la polar TS de O respecto a la circunferencia con
la normal a a', trazada desde el centro de ésta, y el
rayo DG, trazando una secante s paralela al rayo r y
tomando EF = FG.
b') Se conocen cuatro tangentes m, n, p y q y el
punto T de contacto de m (Fig. 1O.27-b).- Se toma
m como eje de homología, y como circunferencia
homológica de la cónica, una tangente a m en T.
Las homólogas de n, p y q son las tanjentes n', p'
y q' a la circunferencia trazadas por las interseccio-
nes de n, p y q con el eje, y el centro es la intersec-
ción O de las rectas AA' Y BB' que unen los pares de
puntos homólogos A == [n, p], A' == [n', p'] y B == [p,
q], B' == [P', q'].
c) Se conocen tres tangentes m, n y q y los puntos
de tangencia A y B de m y n (Fig. 1O.28-b).- Se
toma como centro O de homología la intersección de
m y n y como circunferencia homológica de la cóni-
ca, una que sea tangente a m y n, siendo los puntos
A' Y B' de tangencia, homólogos de A y B.
La homóloga q' de q es la tangente a la circunfe-
rencia trazada por el punto Q' == [A'B', OQ], homó-
logo del Q == [q, AB], y el eje e queda determinado
por los puntos M ==[AB, A'B'] Y N ==[q, q'].
79
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
10.20. Cónicas
a) Las cónicas aparecen en geometría, como curvas
planas de segundo orden y clase, como lugares
geométricos, como curvas fundamentales de polarida-
~
(a)
APLICACIONES
des planas, como secciones planas de cuádricas y
como secciones particulares de superficies de orden
superior (conoides, tetraedroides, etc.).
~ ~ ~ ~ ~ ; ~ ~ ~ ~ - - -
----... '"
(b) (e)
Fig. 10.30. - Reflexión de los rayos luminosos que parten del foco de una cónica.
Fig. 10.29. - Trayectorias
de cuerpos celestes.
b) Las órbitas q>, A, cr, ... descritas por cuerpos
celestes e (Fig. 10.29) son un grandioso ejemplo de
cónicas. Si un cuerpo celeste, situado en A, se mueve
en torno de otro F, considerado como fijo, describe
una cónica, de foco F, cuya naturaleza depende de la
velocidad v de e, en A, y de la fuerza de atracción
entre e y F.
La órbita descrita por nuestro planeta alrededor del
sol es una elipse en la que el sol ocupa uno de los
focos. La relación e = c/a de los semiejes focal y
mayor de la elipse mide el alejamiento del sol del cen-
80
tro de la órbita, es decir, su excentricidad. De ahí el
nombre de esta relación.
c) La propiedad de la tangente y normal a una cóni-
ca, de ser bisectrices del ángulo de los radios vectores
del punto de contacto, sirve para hallar la reflexión de
los rayos luminosos que parten de un foco (Fig.
10.30). Inversamente: los que inciden sobre la parábo-
la paralelamente al eje o sobre la hipérbola,en direc-
ción F', se concentran en F. Esto se aplica en ilumina-
ción, óptica, pantallas de emisión y recepción de
ondas, etc.
A
Visigodo Árabe
(a) De herradura (b) De medio punto (e) Peraltado
~ n A------<>------- A---o---
I""",v'// I
A vuelta de Peraltado
cordelo de hilo
(d) Escarzano (e) Rectilíneo o (1) Elíptico
aditelado
Fig. 10.31. -Arcos simples.
- ~ - - - I - - - ~ -
o
, ' 'n
1\ : /'-"'3
, ' ,
, ' ,
" ,
\ ~ 0 2
De tres centros De cinco centros
(a) Carpanel o apainelado
(d) Trebolado (e) Apuntado
, ,
--l--- ---&-
0
1
O
2
(b) Adintelado
o deprimido
Fig. 10.33. -Arcos de tres centros.
10.21.Circunferencia y elipse
(e) Angular
truncado
Extrellado
a) La proyección cilíndrica de una circunferencia
sobre un plano es generalmente una elipse (o circunfe-
rencia); en cambio, la proyección cónica puede ser cir-
cunferencia, elipse, parábola o hipérbola.
b) Los arcos y secciones de bóvedas utilizadas en
Arquitectura e Ingeniería suelen ser circulares, elípti-
cos y parabólicos. En las figuras 10.31 a 10.34 pueden
verse distintos tipos de ellos.
c) Ovoides. Son combinaciones de arcos circulares
(Fig. 10.35) utilizados en secciones de alcantarillas. El
ovoide es una curva plana, convexa y cerrada, de
forma semejante a la de un huevo. De ahí, su nombre.
10. CÓNICAS
Peraltado o De todo punte De punto hurtado Rebajado
de luneta o equilátero o trespuntado
(a) Arcos ojivales o apuntados
(b)
(b) De herradura apuntado. (e) De cortina o estrellado. (d)
Rectilíneo apuntado, angular, de frontón o mitra. (e) Por tran-
quil, descendente o rampante.
(a) Conopial o
canopial
(e) Tudor
Fig. 1O.32.-Areos de dos centros.
(b) De lomo (e) Escocés o cono- (d) De ojiva
de asno pial invertido peraltada
(1) Tudor degenerado (g) Por tranquil
Fig. IO.34.-Areos de cuatro centros.
(a) Oval ancho (a) Oval clásico
Fig. 10.35. - Ovoides.
81
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
10.22. Parábola
a) Las pantallas de focos luminosos, linternas,
faros, etc. son de sección parabólica para proyectar, a
distancia, haces de rayos paralelos y las de telescopios
astronómicos, para concentrar sobre el foco las radia-
ciones de los astros.
b) Los diagramas de momentos flectores M (Fig.
10.36) de vigas apoyadas o en voladizo son también
parábolas.
A
(a) (b)
Fig. 10.36. - Parábolas de momentos flectores.
c) Al disparar un cañón, con inclinación a (Fig.
10.37), el proyectil describe (prescindiendo de la
resistencia del aire) una trayectoria parabólica de vér-
tice V y ordenada máxima h, siendo a = ~ (ángulo de
caída).
d) En dibujo técnico aparece la parábola como
meridiano de superficies de acuerdo de revolución
(Fig. 10.38-a), en el redondeo de piezas (Fig. b), en
enlaces parabólicos de alineaciones rectas y para obte-
ner curvas de forma agradable.
e) En arquitectura e Ingeniería, en secciones de
bóvedas laminares y arcos de puentes de grandes
luces, de directrices parabólica de segundo orden o de
orden más elevado.
10.23. Hipérbola
a) En Termodinámica, la curva isotérmica de un gas
perfecto (Fig. 10.39) es una hipérbola equilátera cr, de
asíntotas v y p.
b) Los modernos sistemas de localización acústica
y navegación hiperbólica permiten determinar la situa-
ción de un punto, por intersección de hipérbolas.
82
-1',
/ I ,
, I "
" I "
" :V ",
// . ,
Fig. 10.37. - Trayectoría balística en el vacío.
(a) Meridiano de
superficies de acuerdo
de revolución
(b) Redondeo (e) Enlace parabólico de
de piezas. dos alineaciones.
Fig. 10.38. - Trazado de parábolas por tangentes.
v
Fig. 1O.39.-Curva isotérmica de un gas perfecto.
El sistema DECCA descubierto por los aliados en
la Segunda Guerra Mundial utiliza mapas con un reti-
culado de tres familias de hipérbolas de distintos colo-
res, y suministra automáticamente los datos que per-
miten conocer las hipérbolas sobre las que se encuen-
tra el barco.
11.1. Centro de giro y polo de un movimiento
(Fig. 11.1)
a) Si una forma plana indeformable (un triángulo
en este caso) se mueve en su plano, de modo arbitra-
rio, la transformación que liga dos posiciones L! y L!'
es un giro o una traslación o lo que es lo mismo: Toda
congruencia equivale a un giro o a una traslación.
En efecto, si consideramos dos posiciones del seg-
mento AB, la intersección de las mediatrices MO y
NO de AN y BB' es el centro de giro O; puesto que
si el triángulo OAB se gira el ángulo y = AOA'
dedor de O, coincidirá con el ONB' (por ser AB =
NB', OA= Q..X y OB;:= OB'), Y el con el
siendo COC' = BOB' = ... = y. Si MO y NO son
paralelas, el centro de giro O es impropio y el giro es
una traslación.
Si Y son dos posiciones sucesivas (infinita-
mente próximas), las cuerdas AA', BB', ... y sus
mediatrices se transforman respectivamente en las tan-
gentes y normales tAo t
B
... y nA> n
B
a las trayectorias a,
b y c, en A, B Y C. El punto de encuentro O de estas
últimas se llama centro instantáneo de rotación o
polo, y las rectas OA, OB, ... , etc, rayos polares. Esto
permite enunciar: Todo movimiento puede considerar-
se en cada posición (en cada instante) como una rota-
ción o traslación infinitamente pequeña (rotación o
traslación instantanea) alrededor de su respectivo
polo (propio o impropio).
b) Los polos de un movimiento determinan, gene-
ralmente, la llama curva polar. Si ésta es impropia
(Fig. 11.2), el movimiento es una traslación curva
(conserva el paralelismo de los lados y las trayectorias
b y c, por ejemplo, se deducen una de otra por trasla-
11. CURVAS DE
RODADURA Y
OTRAS
Fig. 11.1. - Centro instantáneo o polo.
Fig. 11.2. - Traslación curva.
ción paralela, de dirección BC), y si se reduce a un
punto, propio o impropio, es giro o traslación respecti-
vamente.
83
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
11.2. Movimiento de rodadura (Fig. 11.3)
Sean a y dos líneas coplanarias de
lados respectivamente iguales AB = A' B', BC = B'C
" ... y lado CD coincidente con C'D'. Si giramos a
alrededor de D', hasta que DE coincida con PE " los
vértices A, B, C, ... girarán el ángulo YI = EDE', Y a
tomará la posición al' Repitiendo estos giros, los lados
EF, FG, ... , de a coincidirán con los E'F', F'G', ...
y determinarán la igualdad de perímetros CE =
C'E " CF = C'F', ... , etc.
Fig. 11.3.-Movimiento de rodadura de dos poligonales
de lados iguales.
Si los vértices se suponen infinitamente próximos,
YI' Y2' ... son también infinitamente pequeños; las poli-
gonales se transforman en curvas y los lados, en sus
elementos rectilineos. El movimiento de a, denomina-
do de rodadura se compone, por tanto, de infinitos
giros, infinitamente pequeños, alrededor de cada vérti-
ce. Cada elemento rectilineo se transforma en la tan-
gente común a a y al: su punto de contacto D es el
polo o centro instantáneo de rotación, y la curva
polar.
11.3. Clasificación
Se llama curva de rodadura 8 (Fig. 11.4) la descri-
ta por un punto P, ligado invariablemente a una curva
a (ruleta) que rueda, sin deslizarse, sobre otra curva
fija /3 (base), tangente ella. La base y la ruleta pueden
ser planas o alabeadas y coplanarias o no.
84
Fig. 11.4. - Rodadura de una plantilla sobre otra.
Esto sucede con la plantilla (Fig. 11.4) que rueda
sobre otra fija L, de modo que sus bordes a y se
acoplen, sin deslizamiento, uno sobre otro. De aquí
que podamos enunciar:
Se dice que una curva a rueda sobre otra /3 que le
es tangente, si los elementos rectilineos de a coinci-
den ordenada y sucesivamente con los de /3, sin desli-
zamiento alguno entre ellos. La curva móvil se llama
ruleta, y la fija, base. En la rodadura, se verifica:
a) La ruleta se conserva siempre tangente a la base.
b) Los puntos de contacto A y E de dos posiciones
y de la ruleta determinan en ésta y en la base,
arcos AE y A'E' de igual longitud.
c) La base es la curva polar de rodadura y sus
puntos de contacto A' , B', C', ... con cada posición de
la ruleta, los polos de éstas.
CURVAS DE RODADURA
Si a y son circunferencias, incluso si una de ellas
es recta (circunferencia de radio infinito), se engen-
dran las curvas de rodadura cíclicas. En el cuadro que
sigue se indican los nombres que reciben, según la
naturaleza y posición de la base y ruleta.
Situación de
Base Ruleta Posición relativa
la ruleta
respecto
Nombres
a la base
Exteriores o
Epicicloide
Exterior o
interiores
Epitrocoide
Circunferencias
Tangentes
Hipocicloide
Interiores Interior o
Hipotrocoide
Recta
Circunfe-
rencia
Cicloide
Tangentes
Circunfe-
rencia
Recta Exterior Evolvente
Estas curvas pueden ser, a su vez, normales (natura-
les), acortadas o alargadas, según que P sea respecti-
vamente incidente, interior o exterior a la ruleta y son
de gran aplicación en la Geometría de transmisiones y
engranajes.
11. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS
11.4. Epicicloide (Fig. 11.5)
Es la curva, también llamada pericicloide, engen-
drada por el rodamiento de una ruleta circular a, tan-
gente exterior al círculo base 13. Sea a
o
la posición ini-
cial de la ruleta tangente a p, en Po; O Y C, sus centros;
r y R, sus radios y Po, Y los puntos generadores,
situados en OC. Cuando la ruleta haya rodado una
vuelta completa, se encontrará en la posición a
6
, tan-
gente a p en P 6' siendo P:-P 6 = 2m = 1tRA/180, de
donde: A = 360rlR. A partir de este dato, se dibuja la
circunferencia e de centro C y radio R + r por
el centro O de a; se construye el ángulo P
O
CP
6
= A y
éste y la ruleta se dividen en un número par de partes
(seis en la figura) y se trazan los radios C 1,
C2, ... que cortan en c en 0
1
, O
2
, ... Por otra parte, en
las posiciones al' a
2
, ... de la ruleta, los puntos de ella
que distan del punto de tangencia una, dos y tres divi-
siones estarán sobre las respectivas circunferencias c
l
,
Fig. 11.5. - Lazo de epicicloide normal, acortada y alargada.
c
2
Y c
3
' concéntricas con p, que pasan por los puntos
de división de a.
Finalmente, cuando la ruleta haya rodado 2/6 de
vuelta, por ejemplo, su punto 2 coincidirá con el 2 de
p, y O, con O
2
, El punto generador Po estará en la
intersección de C
2
con la posición <X.z de la ruleta (arco
de centro O
2
y radio q 2) y los y (alineados con
O y Po) 02P2 y distarán de O
2
: 02P; =
y 02P;' = OP¿'. Así se obtienen las temas PI' P;,
P;'; P
2
, P;, P;'; ... que permiten dibujar las epicicloides
O, o' y o" (normal, acortada y alargada), descritas por
estos puntos. Las curvas P:-P
6
, y P;; descritas
en una rotación de la ruleta, se llaman lazos o arcadas
y gozan de las siguientes propiedades:
Cada lazo es simétrico respecto al radio medio
C0
3
de la base.
b) Las epicicloides presentan puntos de retroceso
Po, puntos de inflexión p¿ o puntos dobles D", según
sea normal, acortada o alargada.
c) En cada posición O
2
de la ruleta, las rectas P
2
2, P;2
y P;'2 que unen el polo 2 (centro instantáneo de rota-
ción) con los respectivos puntos generadores son las
normales en dichos puntos a la epicicloide y las tangen-
tes t, t' y t", las perpendiculares a ellas (núm. ll.l-a).
85
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 11.6. - Hipocicloide normal, acortada y alargada.
11.5. Hipocicloide (Fig. 11.6)
Se engendra por el rodamiento de una ruleta circu-
lar a, tangente interior al círculo base [3. En la figura,
los puntos Po, PI; Y P ~ : alineados con O y C, describen
las hipocicloides 8, 8' y 8" (normal, acortada y alarga-
p
Fig. 11.7-a.- Tetracuspidal o astroide.
da), de construcción y propiedades análogas a las de
las epicicloides. Como casos particulares, citaremos
las hipocicloides cerradas siguientes:
a) Hipocicloides poligonales (Fig. 11.7). Son hipo-
cicloides normales engendradas por ruletas de radio r
= R/n (siendo n número natural) que describen polígo-
(a) De eje mayor vertical. (b) De eje mayor horizontal.
Fig. 11.7-b.-Tricuspidal.
nos curvilineos regulares de n lados. Las más sencillas
son la tetracuspidal o astroide (Fig. a) y la tricuspidal
(Fig. b). Si r = R/2, degenera en un diámetro.
b) Hipocicloides elípticas (Fig. 11.8). Se engendran
por puntos interiores o exteriores a una ruleta de radio
r = R/2. Los puntos P', P", oo' (Fig. a) engendran elip-
86
Fig. 11.8.-Hipocicloides elípticas.
ses 8' Y 8" oo. de eje mayor vertical, y los P Y P''', el
diámetro PM y la circunferencia 8'" .
Los puntos P', P", oo. (Fig. b) situados debajo del
centro P'" de la ruleta describen elipses de eje mayor
horizontal y los P Y P"', el diámetro MN y la circunfe-
rencia 8'" .
Fig. 11.9.-Cicloide normal, acortada y alargada.
11.6. Cicloide (Fig. 11.9)
Se obtiene por la rodadura de una ruleta circular a,
tangente a una base rectilínea En la figura, los pun-
tos Po, Y P¿', alineados con O y Po, describen las
cicloides Ó, Ó' y ó" (normal, acortada y alargada), de
construcción y propiedades análogas a las de las epici-
cloides e hipocicloides. En este caso, el perímetro de
la ruleta se lleva sobre la base a partir de Po, siendo
PJ>6 = 2 7tr (Ver núm. 11.7).
La cicloide es la proyección oblicua de la hélice
cilíndrica sobre un plano paralelo a su eje (perspectiva
caballera). Puede ser alargada, natural o acortada,
según que la dirección de proyección forme con el
plano de la base del cilindro, un ángulo mayor, igualo
menor que el de la hélice (Figs. 13.1,2 Y 3).
Es también la proyección ortogonal de la hélice
sobre un plano oblícuo respecto al eje (perspectiva
axonométrica).
11.7. Rectificación de circunferencias
(Fig.11.10)
a) Método de proyección (Fig. a). Los extremos B y
D de la semicircunferencia de radio r se proyectan
sobre la tangente a ella en su ..Eunto medio A, desde C,
en M y N, siendo OC = d3 la altura del triángulo
equilátero DBC, semejante al CMN (Ver "Dibujo
Geométrico" de Frank Kilton). De esta semejanza se
deduce:
MN/ DB = CNCO, de donde: MN = DB x CNCO
= 2r (r."f3' + r)/r."J3' = 3,1547005 ... r
Si se toma IC = 3/4r = 0,75 r (Ver
Pérez-Beato y Sánchez-Marmol, n° 282, tomo 1): OC
= 01+ IC = 1,75 r y MN = 3,1428571... r que se apro-
xima más al valor real 3,141593 ... r de la semicircun-
ferencia.
11. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS
N
Fig. II.IO-a.-Método de proyección.
,
,

\
I
..
I \
I \
M
A N
Fig. 11.1 O-b. - Por lados inscritos.
Las proyecciones N y F de B y E son las longitudes
rectificadas AN y AF del cuadrante AB y del arco AE.
Si AE -< 60° conviene tomar OC = 2r, cometiéndose
un error E < 0,01 r (Ver n° 19 de la "Geometría
Constructiva" de F. Hohenberg). Inversamente, para
llevar la longitud AF sobre la circunferencia, basta
proyectar sobre ella el extremo F, desde C, en E.
b) Por lados inscritos (Fig. b). Si 13 y 14 son los
lados del triángulo regular y del cuadrado inscritos:
MN = 13 + 14 = r {3 + r f2 = (1,73 + 1,41) r =
3,14629 ... r
Fig. II.IO-c.-Método de Kochansky (1685).
c) Método de Kochansky c) Si se traza OB
inclinada 30° respecto al radio OA y sobre la tangente
en A se lleva BN = 3r, se verifica:
MN = +AFf = 4r
2
+ (3r - n8/3)2 = 3,14153 ... r
87
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Oro,
l' ,
1_---, a
I
l 211:R-=--__
,:-
\
,,,,'"
'<-- _____ . 3a - - -
CY---
(a) Método de Rankine.
,
,
B
A
M
(b) Método de D'Ocagne. (e) Método práctico del
compás de puntas.
Fig. 11.11. - Rectificación de arcos.
11.8. Rectificación de arcos (Fig. 11.11)
I :
,
,
I
,
_a) Método de Rankine (FiLa) del arco
AB se longitud AC = AB/2 = a. El arco
de C y radio CB = 3a corta, en M, a la tangente al
arco en A, siendo AM la longitud del arco AB.
Los errores cometidos para a < 60° Y a < 30° son f
< 0,01 Y f < 0,001, respectivamente. Para 45°'S,.a<90°,
conviene tomar AC igual a la cuerda del arco AB/2.
b) Método de D'Ocagne (Fig. b). Se divide la cuer-
da AB en tres partes iguales y se traza el radio OD
que pasa por el segundo punto de división y la parale-
la BM a él. La recta AD corta a BM, en M, siendo
AM la longitud del arco AB. Para a < 90°, a < 65° Y
a < 35°, los errores cometidos son f < 0,01; f < 0,001
Y f < 0,0001, respectivamente.
c) Método del compás de puntas (Fig. c). A veces
resulta práctico con arcos pequeños, abrir el compás
lo suficiente para abarcar una cuerda manejable y de
longitud sensiblemente igual a la del arco subtendido.
A partir de B, se recorre el arco hasta el punto más
próximo al A y sin levantar la punta de esta última
posición, se lleva sobre la tangente AM el mismo
número de cuerdas, en sentido inverso.
11.9. Evolvente de círculo (Fig. 11.12)
Es la curva engendrada por el rodamiento de una
ruleta rectilínea r tangente al círculo base /3. En la
figura, los puntos Po, p¿ Y P¿', alineados sobre la nor-
mal CP
o
a la posición inicial ro de la ruleta, describen
88
/
/ j'
/
i

/
¡e
I
Fig. 11 .12. - Evolvente de círculo.
Ms
Fig. 11.13. - Espiral de Arquímides.
las evolventes (), ()' y ()" (normal, acortada y alargada).
La construcción y propiedades son análogas a las
de las curvas anteriores, siendo P
O
P
I2
la circunferencia
base rectificada (núm. 11.7). Si la ruleta recorre las
divisiones de arco, por ejemplo, ocupará la posición r
2
tangente a en el punto 2; P
2
distará a éste la longitud
P
2
2 (igual a dos divisiones del arco rectificado) y P;
y Pt estarán sobre la normal a r
2
, trazada por P
2
y dis-
taran de P
2
: P
2
P; = Y P
2
P;' = Po
Las tangentes a (), ()' y ()" en P
2
, Y P';, son las nor-
males t, l' Y t" a los radios polares r
2
= P
2
2, P; 2 Y
2, respectivamente (núm. 11.1-a) y el CÍrculo base
es la evoluta de () por ser la envolvente de las nor-
males r
l
, r
2
, ... etc.
11.10. Espirales
a) Son las curvas engendradas por un punto móvil M
que se desplaza en determinado sentido sobre una recta
m, al mismo tiempo que ésta gira con movimiento uni-
forme alrededor de un punto fijo O de ella (polo).
La ecuación de la curva en coordenadas polares que
relaciona la distancia p = OM, con el giro S, es : p = f
(S). Según las leyes del movimiento de M, se obtienen
distintas espirales (hiperbólica, logarítmica, parabóli-
ca, cúbica, exponencial, etc.), estudiadas en
Geometría Analítica.
b) Espiral de Arquímides (Fig. 11.13). Es la de
ecuación más sencilla p = aS, siendo a constante. Para
dibujarla, con centro en 0, se traza una circunferencia
(a) Hiperbólica. (b) Logarítmica.
Fig. 11.14. - Otras espirales.
auxiliar de radio OM6 = 2 na, y se divide ésta y el
radio en el mismo número de partes iguales (seis en la
figura). Sobre cada recta de división mi' m
2
, m
3
, ••• se
llevan, a partir de 0, longitudes OM
I
= 01; OM
2
=
02, ... que determinan los puntos MI' M
2
, M
3
, ••• de la
espiralo.
A valores negativos de S corresponden vectores
negativos, obteniéndose otra rama o' (dibujada de tra-
zos), simétrica de o respecto a la normal 00
3
al eje
polar mo. La curva pasa por ° y tiene infinitos puntos
dobles DI' O
2
, D), ... , etc.
La proyección ortogonal de la hélice cónica, sobre
un plano normal al eje del cono de revolución de la
misma (Fig. 13.8-a) y su transformada en el desarrollo
del cono (núm. 13.7) son espirales de Arquímides.
c) Espiral hiperbólica (Fig. 11.l4-a). Su ecuación es
pS = a. El punto móvil da infinitas vueltas alrededor de
0, aproximándose cada vez más a él (punto asintótico).
11. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS
OTRAS CURVAS NOTABLES
El otro extremo de la espiral tiene como asíntota la para-
lela s al eje polar IIl¡j' trazada a distancia a de él.
La perspectiva cónica de una hélice cilíndrica, de
eje normal al cuadro, trazada por el punto de vista
(núm. 13.6) es una espiral hiperbólica.
d) Espiral logarítmica (Fig. 11.l4-b). Su ecuación
es p = as. También se enrrolla alrededor de 0, como la
anterior, y es cortada por sus radios vectores mi' m
2
, ...
bajo el mismo ángulo.
La transformada en el desarrollo de la hélice cónica
de tangentes igualmente inclinadas respecto a las
generatrices, y su proyección ortogonal sobre un plano
normal al eje del cono de revolución de la hélice, son
espirales logarítmicas (núm. 13.7).
Fig. 11.15. - Podaria y antipodaria.
11.11. Podaria y antipodaria (Fig. 11.15)
Si trazamos las tangentes a, b, c, ... a una curva y y
las normales PA, PB, ... a aquellas, desde un punto fijo
P, exterior a y, el lugar geométrico de los pies A, B, e,
... de dichas normales es otra curva 8 llamada poda-
ria de y respecto a P La curva y llamada antipodaria
de 8 es la envolvente de las normales a, b, c, ... traza-
das por los puntos A, B, e, ... de la podaria a las rec-
tas que estos puntos determinan con P
Repitiendo esta construcción con O obtendríamos la
podaria o' = A', B', C' ... de o, llamda podaria segunda
de y, y así obtendríamos la podaria tercera, cuarta, ... ,
etc. de y.
La circunferencia principal de una cónica es poda-
ria de la cónica, respecto al foco, por ser el lugar de
las proyecciones ortogonales de los focos sobre las
tangentes (Figs.: lOA, 10.8 Y 10.18).
89
12.1. Generalidades
a) Definición. Si un punto se mueve en el espacio,
cambiando constantemente de dirección, engendra una
curva alabeada caracterizada por no tener cuatro pun-
tos sucesivos coplanarios, condición ésta que sirve
para definirla.
p
12. CURVAS ALABEADAS
b) Plano tangente (Fig. 12.1). Todo plano a que
pase por la tangente t a una curva alabeada y, en un
punto P de ella, es tangente a y en P y se llama plano
tangente. Por tanto: por cada punto de r se puede tra-
zar una tangente e infinitos planos tangentes.
Fig. 12.1. - Tangente y plano tangente. Fig. 12.2. - Plano osculador.
c) Plano osculador. Esfera generatriz (Fig. 12.2).
Se llama plano osculador ro de una curva alabeada y
en un punto P de ella, la posición límite del plano
determinado por tres puntos sucesivos (infinitamente
próximos) N, P Y Q de ella, cuando N y Q tienden a
confundirse con P. El plano osculador también se
determina por dos elementos contiguos NP y PQ o
por la tangente t
p
en P y un punto Q, infinitamente
próximo a P.
Los sucesivos pares de elementos a,b; b,c; c,d; ...
etc. de una curva (Fig. 12.3) definen sucesivos planos
ostuladores ro]> ro, ro
2
, ••• , que se cortan, según los ele-
mentos b, c, d, ... Y forman entre sí ángulos sucesivos
90
Fig. 12.3. - Movimiento del punto generador.
'tI' 't
2
, ... , infinitamente pequeños, llamados ángulos de
torsión.
d) Esfera osculatriz. Cuatro puntos consecutivos B,
C, D y E de una curva alabeada no son coplanarios y
definen, por tanto, una superficie esférica. El límite de
esta esfera cuando tres de los puntos tienden a confun-
dirse con el C, por ejemplo, se llama esfera osculatriz
de la curva en e y su centro, centro de curvatura esfé-
rica. La sección de la esfera por el plano osculador en
C es el círculo osculador de la curva en C.
12.2. Movimiento del punto generador
(Fig. 12.3)
a) Combinando los giros sucesivos (infinitamente
pequeños) 'tI' 't
2
, ... del plano osculador con los <PI' <P2'
... de las tangentes a la curva en cada punto, en ellími-
te, podemos enunciar:
Una curva alabeada puede considerarse engendra-
da por un punto que se mueve en su plano osculador
sobre la tangente, de tal modo que mientras ésta va
girando alrededor del punto, el plano osculador gira
alrededor de la tangente.
b) Si ro gira en el mismo sentido, rol Y ro
2
están a
distinto lado de él, luego: el plano osculador de la
curva, en un punto ordinario e de ella, es el único
plano tangente que es atravesado por la curva en
dicho punto.
Fig. 12.4. - Triedro principal.
Los restantes planos tangentes en C dejan a la
curva, en el entorno de C, al mismo lado del plano.
Si ro cambia de sentido de giro en C, o éste es un
punto singular, la curva se encontrará, por el general,
al mismo lado de ro.
12.3. Curvatura de flexión y torsión
Según lo expuesto, al recorrer el punto generador
un arco B ~ E de longitud s (Fig. 12.3), la tangente gira
un ángulo <P (ángulo de contingencia o flexión) igual
al formado por las tangentes a la curva en B y E, Y el
plano osculador, un ángulo 't (ángulo de torsión) igual
al formado por los planos osculadores en B y E.
Las relaciones <pIs y 't/s se llaman, respectivamente,
flexión y torsión media del arco B ~ E , y el límite de
ellas, al tender s a cero, flexión y torsión, curvatura de
flexión y de torsión, o simplemente primera y segunda
curvatura de la curva en B.Las inversas de estos lími-
tes se llaman radio de curvatura de flexión o torsión,
radio de flexión o torsión o radio de primera y segun-
da curvatura. De aquí, los nombres de líneas de sim-
ple o doble curvatura, según sean planas o alabeadas.
12. CURVAS ALABEADAS
12.4. Normal y binormal (Fig. 12.4)
Normal a una curva alabeada y, en un punto P de
ella, es la perpendicular trazada por P a la tangente t
p
a y. en P. Existen, pues, infinitas normales a y, en p,
contenidas en el plano normal a yen P. La normal n,
contenida en el plano osculador ro, en P, es la normal
principal, y la b, normal a ro, la binormal.
El triedro trirectángulo de eje t
p
' n y b es el triedro
principal o intrínseco, en P, y sus caras son: el plano
osculador ro == [tp,n], el plano normal [n, b] y el plano
tangente [t
p
' b], normal a ro, llamado plano rectifican-
te. (Yern° 15.11).
Fig. l2.S.-Cono director.
12.5. Cono director (Fig. 12.5)
Si por un punto Y del espacio se trazan paralelas a
los lados de la poligonal ABC '" inscrita en una curva
alabeada y, se obtiene una superficie piramidal de vér-
tice Y y caras paralelas a los planos [a, b], [b, c], ...
definidos por los sucesivos pares de lados de la poli-
gonal.
En el límite, cuando A, B, C, ... sean puntos infini-
tamente próximos de y, los lados se transforman en
tangentes, y la piramide, en el llamado cono director
de y. Las paralelas a los elementos d y e, por ejemplo,
son generatrices infinitamente próximas d' y e' del
cono que determinan el plano [d', e'] tangente al cono
y paralelo al plano osculador [d, e] de y. Por tanto:
El plano osculador de una curva alabeada yen un
punto P de ella es paralelo al plano tangente al cono
director de y, según la generatriz del cono paralela a
la tangente a y, en P.
91
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
12.6. Ramas infinitas. Asíntotas y
Plano asintótico
a) Las definiciones y propiedades de ramas infini-
tas, direcciones asintóticas y asíntotas de curvas pla-
nas (núm. 9.6) también se aplican a las curvas alabea-
das.
La tangente a una curva en su punto impropio se
llama asíntota y el plano osculador en un punto impr-
popio, plano asintótico.
b) Rama parabólica (Fig. 12.6). Sea ° un punto
fijo del espacio; y, una rama infinita de dirección
asintótica O y c == PI, una cuerda paralela a o. Como ya
se dijo (núm. 9.6-c), si al tender P a I sobre y, la cuer-
da c se aleja infinitamente de 0, se dice que y es una
rama parabólica.
Si el plano [0, c] admite como posición límite un
plano ~ , el límite de c es la recta impropia i de ~
12.7. Proyección de la tangente a una curva
(Fig. 12.7)
La proyección de la tangente t. a una curva alabea-
da y, en un punto P de ella, desde un punto V (propio
o impropio) sobre un plano n, es la tangente a la pro-
Fig. 12.7. - Proyección de la tangente a una curva.
derá, sobre y', a confundirse con P', y en el límite, PA
y P' A' se convertirán en las tangentes t y t' a y y y', en
P y P' respectivamente, y el plano [VA'P'], en el ex ==
[g, t], tangente al cono, de traza ta == t' tangente a y'.
Casos particulares (Fig. 12.8). Sea ro el plano oscu-
lador de y en un punto ordinario P de ella; t"" su traza
y t, la tangente a y, en P, contenida en ro.
l°) Si el plano osculador pasa por V, la proyección
P' de Pes, én general, un punto de inflexión (Fig. a),
92
Fig. 12.6. - Rama parabólica.
(asíntota impropia) y el límite del plano [0, t
p
] es tam-
bién ~ . En este caso, la rama parabólica tiene una
asíntota impropia de orientación Li.
PROYECCIONES DE CURVAS
ALABEADAS
yección y' de yen la proyección P' de P, puesto que si
la secante PA gira alrededor de P de modo que A tien-
da, sobre y, a confundirse con P, su proyección N ten-
(a) V es exterior a t (b) V pertenece a t (e) V coincide con t
Fig. 12.8. -El plano osculador es proyectante.
de retroceso (Fig. b) u ordinario (Fig. c), según que V
sea exterior a t, incidente con ella o con su punto de
contacto P.
En efecto, por ser ro proyectante y contener a t, ésta
se proyectará en su traza too y por ser secante a y, (n°
12.2-b) las dos ramas PA y PB se proyectará a distinto
lado de too, excepto en la figura c, que pertenecen a dis-
tintas hojas del cono proyectante.
En la figura c se ve que, al proyectar una curva y
12. CURVAS ALABEADAS
(a) Plano osculador secante a la curva. (b) Plano osculador no secante a la curva.
(a) Si P es punto
doble dey.
(b) Si y corta dos
veces a VP'.
Fig. 12.9.-Proyección cilíndrica de la tangente.
desde un punto P de ella, la proyección de P es la
traza P' de la tangente t a y, en P.
2°) Si ro no es secante a la curva, P' A' Y P'B', que-
dan al mismo (Figs. a y b) o a distinto lado de to) (Fig.
c). La proyección P' es, en este caso, un punto ordina-
rio (Fig. a), un punto de retroceso (Fig. b) de segunda
especie o de parada (según que P'A' y P'B' sean dis-
tintos o coincidentes) o un punto de inflexión (Fig. c),
según que V sea exterior a t, incidente con ella o coin-
cidente con el punto P de contacto.
3°) Lo dicho es aplicable a la proyección cilíndrica
(Fig. 12.9), como se ve con la curva YI-Y2' de plano
osculador ro, paralelo a H, y tangente t, paralela a la
línea de tierra.
Si ro es secante a y (Fig. a), ti es tangente a YI en el
punto ordinario PI; P
2
y P
3
son puntos de inflexión y
retroceso de Y2 - Y3 Y t
2
Y t
3
coinciden con las trazas v O)
y W (J)' como en las figura 12.8-a y b.
Si ro no es secante a la curva (Fig. b) P
2
Y P
3
son
Fig. 12.10. - Casos en que 1 presenta un punto doble P.
12.9. Proyección de ramas infinitas (Fig. 12.11)
1°) Proyección cónica. Sean V y 1t el centro y plano
de proyección; a, la asíntota de una rama infinita y, de
dirección Ú y c, la cuerda paralela a Ú, trazada por un
puntos ordinarios y de retroceso de segunda especie, (a) La asíntota no pasa por V.
como ya se dijo.
(b) La asíntota pasa por V.
12.8. Puntos singulares de la curva proyección
(Fig. 12.10)
En general, las proyecciones de puntos singulares
de una curva y son puntos singulares de la curva pro-
yección y. En la figura a, por ejemplo, la proyección
del punto doble P es también un punto doble P'. Se
exceptuan los puntos de máxima y mínima curvatura,
por no ser la perpendicularidad un invariante proyecti-
vo.
La recíproca no es cierta, es decir, y' puede presen-
tar puntos singulares correspondientes a puntos ordi-
narios de y. Tal sucede con el punto doble P' de la
figura b; con los puntos de inflexión P' y P 2 de las
figuras l2.8-a y 12.9-a y con los puntos de retroceso
de primera especie P' y P
3
de las figuras 12.8-b y
l2.9-a.
Fig. 12.11. - Proyección cónica de la asíntota a de r
punto P de y. La proyección del punto impropio I de y
es la traza l' de la paralela VI' a Ú y las de a y c son a'
== T.I' Y c' == Ter, siendo T
a
Y Te las trazas de a y c.
a) La proyección de la asíntota a de y(Fig. a), es en
general, la tangente a' a y en la proyección l' de I.
En efecto, cuando P tienda sobre y, a confundirse
con 1, P' lo hará sobre y', describiendo y', y c' se con-
vertirá en la tangente a' a y', en 1'.
b) Análogamente (Fig. b), si la síntota a pasa por V,
l' == Ta. La tangente a y en este punto es la traza t
ro
del plano osculador w de y. en l, y la proyección l' es,
en general, un punto de retroceso de y (núm. 12.7-JO).
La proyección y' I de la otra rama de la curva (no
dibujada) que concurre en 1, es tangente a to)! en 1', a
distinto o al mismo lado que y' respecto a t
Ol
, según
que ro sea o no secante de y.
93
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
2°) Proyección cilíndrica (Fig. 12.12). Al proyectar
yen dirección d
p
' la proyección de 1 es el punto impro-
pio l' de y', de dirección 8', proyección de 8, por
tanto:
b) e
(a) Caso general. (b) La asíntota es paralela a d",
Fig. 12.13. - Proyección cónica de ramas parabólicas.
Fig. 12.12. - Proyección cilíndrica de la asíntota a de r
a) La proyección cinlíndrica de la asíntota a de r
(Fig. a) es, en general, la asíntota a' de 1 y el punto
l' de tangencia, la proyección dell de y.
Fig. 12.14. - Proyección cinlíndrica de ramas parabólicas.
b) Si la asíntota es paralela a d
p
(Fig. b), 1 pasa
por la traza Tu y la tangente en este punto es la traza
t{J) del plano osculador de y, en l. La proyección [' == T
a
de 1 es, generalmente, un punto de retroceso de prime-
ra o segunda especie de 1, según que ro sea o no
secante de y.
En proyección cilíndrica, una curva alabeada y se
representa, en general, por sus proyecciones YI y Y2
sobre dos planos de proyección 1t1 y 1t
2
• La curva
queda así determinada como intersección de dos cilin-
94
12.10. Proyección de ramas parabólicas
l°) Proyección cónica (Fig. 12.13). Sea y una rama
parabólica de dirección aSÍntótica 8 y asíntota impro-
pia i de orientación A. La proyección cónica i' de la
asíntota i, desde V, es tangente a 1 en la proyección l'
de 1 y coincide con la traza t¿l del plano proyectante
paralelo a ,1.
En efecto, si el plano a == [V, c J admite un plano
límite A, éste contendrá a la asíntota impropia i (núm.
12.6-b) y su traza t¿l == i' pasará por l' y será tangente a
y', en 1', por ser el límite de la cuerda c' == l' P'.
2°) Proyección cilíndrica (Fig. 12.14)
Sea ° un punto de 1t. Si A es el plano límite del a ==
[0, cJ, su traza t¿l será la posición límite de ta == OT
e
Y
se verificará:
La proyección cilíndrica de una rama parabólica r
de dirección asintótica O (Fig. a) es, en general, una
rama parabólica 1 de dirección asintótica O', proyec-
ción de O.
En efecto, al tender P a 1, c se convertirá en la tan-
gente impropia i de orientación A; c', en la tangente i'
a y', en 1', paralela a 8' y Te (común a c y c'), en el
punto impropio Ti de t¿l lo que demuestra que i' es la
recta impropia de 1t y, por tanto, y' es parabólica.
REPRESENTACIONES
Y EJERCICIOS
dros proyectantes, de trazas YI y Y2' En proyección
cónica, se determina (núm. 12.13), como intersección
de dos conos proyectantes y en perspectiva cónica,
como intersección del cono proyectante de traza y'
con el cilindro de generatrices verticales, de traza YI' .
12.11. Proyección diédrica (Fig. 12.15)
Si un punto A pertenece a y, Al Y Az han de estar en
YI y Y2' respectivamente. La tangente en A se proyecta,
Vf3
12. CURVAS ALABEADAS
en general, según las tangentes al Y a
2
a YI y Y2' en Al y
A
z
, respectivamente.
Si una tangente bl-b
z
es normal al plano horizontal,
por ejemplo, la proyección B I == b
l
del punto de con-
tacto es, en este caso, un punto de retroceso de YI y la
tangente en él es la traza del plano osculador /3 de y,
en B (núm. 12.7-1°).
Fig. 12. 15.-Representación
en diédrica.
Fig. 12.16. - Representación
en cónica.
12.12. Proyección axonométrica
En la figura 12.9, la proyección de un punto ordinario
P de yes un punto ordinario PI de YI (caso general), un
punto de inflexión P
2
o de retroceso de primera o segun-
da especie P
3
, según que el plano osculador o la tangente
sean normales al de proyección (núm. 12.7-3°).
12.13. Proyección cónica (Fig. 12.16)
Los puntos A, B, e, ... de y, de imagen y', se pro-
yectan desde un punto T del cuadro, según rectas, a',
b', c', ... de traza T y puntos límites L:, L'b' ... que
forman la llamada línea límite l;. La curva y queda así
determinada, como intersección del cono proyectante
de y, desde V, de traza y' con el cono auxiliar de vérti-
ce T, directriz y y generatrices paralelas al cono pro-
yectante de traza
La imagen de un punto A de y es la intersección A'
de y' con la generatriz a' == del cono auxiliar y el
plano tangente a este cono, según la generatriz a', es
el a == ta - siendo 1 tangente a en Y t
a
, la
paralela a trazada por T.
La tangente a y, en A, es la tangente t' a y', en ¡.:,
que corta a ta Y en la traza y punto límite de la tan-
gente buscada t' ==
Fig. 12.17. - Trazado del plano osculador por el
método de la superficie tangencial.
12.14. Trazado del plano osculador ro
1°) Método de la superficie tangencial (Fig. 12.17).
Sea YI la proyección de una curva alabeada y, en direc-
ción d
p
' sobre un plano H. Las sucesivas tangentes a,
b, t, ... en puntos A, B, P, ... de y se proyectan, según
tangentes al' b
l
, tI' ... a YI. en las proyecciones Al' B
I
,
PI' ... de aquellos y sus trazas Ha' H
b
, ... etc. determi-
nan la traza tI) de la superficie tangencia () (núm. 15.4-
b) determinada por aquellas.
El plano osculador ro, de y, en P, es el formado por
la tangente t, en P, y la b, infinitamente próxima a ella
y sus trazas H
t
Y Hb son puntos infínitamente próximos
de tI) que determinan la tangente hw a tI), en H
t
, luego ro
queda definido por la tangente t a y, en P, y la tangen-
te t
ro
a t{p en H, (traza de ro).
2°) Por proyección de la curva desde un punto de
ella. En la figura 12.8-c, vimos que el plano osculador
ro, en un punto P de y, es tangente al cono proyectante
de y desde P, según la tangente t a y, en P, luego ro
queda definido por la tangente t a y, en P, y por su
traza t
ro
tangente a la traza y' del cono, en la traza
de t.
95
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 12.18. - Aplicación en diédrica.
12.15. Trazado en diédrica
1°) Por supeificie tangencial (Fig. 12.18). Se trazan
las tangentes a¡-a
2
, b¡-b
2
, '" en puntos A, B, C y D de
Y¡-Y2' situados a un lado y a otro de P, y sus trazas res-
pectivas Ha' H
b
, ••• determinan la traza horizontal h¡¡ de
la superficie tangencial 8 de y.
La traza hO) del plano osculador es la tangente a h¡¡
en H
t
Y la v O) se ha hallado por la paralela a hO), trazada
por P. Si por puntos A y D situados a distinto lado de
P, se trazan horizontales s y r, paralelas a hO), sus trazas
V, y V
r
quedan a distinto lado de VOl' luego (O corta ay.
2°) Por proyección de y desde un punto P de ella
(Fig. 12.19). Por P se trazan cuerdas PA, PB, PC, PD,
... (a un lado y a otro de P) y sus trazas A' , B' ... deter-
minan la traza y' del cono proyectante de y. El plano
osculador (O es el definido por la tangente t¡-t
2
a y, en
P y por la tangente hO) a y' en la traza P' de t. La traza
v O) se ha hallado por la paralela h¡-h
2
a hO), trazada
porP.
12.16. Trazado en cónica (Fig. 12.20)
La curva y se representa por su imagen y' y por el
cono auxiliar de directriz y, vértice T y línea límite 1/
(núm. 12.13).
Las tangente en puntos A, B, C Y D, situados a
96
Fig. 12.19. - Trazado del plano osculador por proyección de y
desde un punto P de ella.
Fig. 12.20.-Aplicación en cónica.
l'
~
ambos lados de P, son las rectas Ta-L
a
, Tb-L
b
, Tp-Lp
que determinan la superficie tangencial de traza t¡¡ == t
a
,
T
b
, Tp, ... Y línea límite l ~ == La' Lb' I.:p ... El plano oscu-
lador (o, en P, es el to) - l ~ , siendo to) y l ~ tangentes a t¡¡ y
l ~ , en T
p
y L
p
, respectivamente. Como comprobación,
t
m
Y l ~ han de ser paralelas entre sí.
13.1. Hélice cilíndrica (Fig. 13.1)
Es la curva r engendrada por un punto A que se
desplaza, con velocidad uniforme, sobre una recta
AG, al mismo tiempo que ésta gira, con velocidad uni-
forme, alrededor de un eje e paralelo a ella. El cilin-
dro de revolución de eje e y radio r engendrado por
AG es el cilindro, eje y radio de la hélice.
En un giro de 360°, el punto describe el arco ADG
(espira) y recorre la longitud P = AG (paso de la héli-
ce o paso de rosca). Para dibujar la hélice, se divide la
circunferencia de la base y el paso P en el mismo
número de partes iguales (seis en la figura) y sobre las
generatrices que pasan por los puntos de división, se
llevan longitudes B,B = p, e,e = 2p, ... (siendo p =
P/6), obteniéndose los puntos A, B, e, ... de la espira.
Llevando luego, a partir de ellos, longitudes BH = el
= ... = P, se obtienen puntos de la espira siguiente.
Fig. 13.1. - Propiedades de la hélice.
La hélice dibujada se llama a derechas, de paso a la
derecha, dextrorsum o de orientación directa y se
caracteriza porque un observador colocado en el eje
del cilindro, dentro de éste y de pie sobre su base infe-
rior, verá que cuando el punto generador avanza en el
sentido de los pies a la cabeza, su proyección sobre la
base superior gira en el sentido de las agujas del reloj
(giro dextrorsum). En caso contrario, la hélice es a
izquierda, de paso a izquierda, sinistrorsum o de
orientación retrógada.
13. HÉLICES
13.2. Propiedades (Fig. 13.1)
1°) Las ordenadas (alturas) BB" CC,' ... de los pun-
tos de la hélice son proporcionales a sus abscisas cur-
vilineas AB" AC" ... ya los ángulos girados.
La altura P, correspondiente a un arco de longitud r
(giro de un radián) se llama paso reducido de la hélice
o parámetro del movimiento helicoidal. Su valor se
deduce de la proporcionalidad:
P, - P
-r- - 21tr
de donde: P, = P/21t
2°) El desarrollo de r sobre un plano a tangente al
cilindro, en un punto C de ella es la tangente t a y,
en C.
En efecto, al desarrollar el cilindro sobre ex, el arco
A ~ D , de la base coincide con la traza A' D,' de ex y se
verifica:
B'B' ee D'D' P
, " . e
====- = -===- = ===-- = ... = -- = tg 1 = te.
A' B', A'e, ~ D ~ 2m
luego, en el desarrollo, los puntos A', B', e, ... de y
pertenecen a la recta t de inclinación i, y lo mismo
ocurrirá con el e y el infinitamente próximo a él que
determinan la tangente a y, en e, luego t es la tangente
a y, en C. Por tanto:
La hélice es la línea de menor longitud (línea
geodésica) que une dos puntos de una superficie cilín-
drica, no situados en una misma generatriz ni en una
circunferencia de plano normal al eje (hélice de paso
nulo).
Inversamente, si el plano ex de un ángulo agudo i se
arrolla sobre el cilindro de la figura, de modo que el
lado D', A' coincida con el arco D-;-A, el otro lado
D' A' determina la hélice.
3°) La hélice es una curva de inclinación constante
i respecto a las generatrices del cilindro y lo mismo
sucede con sus tangentes (elementos rectilineos) y sus
planos osculadores (definidos por dos elementos suce-
sivos).
4°) La longitud A'C, de la subtangente de un punto
C es igual a la de su abscisa curvilínea AC,.
5°) El lugar geométrico de las trazas de las tangen-
tes a r con el plano base del cilindro es la evolvente O
del CÍrculo de la base.
97
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 13.2.-Plano osculador. Curvatura y torsión.
13.3. Plano osculador. Curvaturas de la hélice
(Fig. 13.2)
a) El cono de revolución de vértice V, altura val =
P, y base coincidente con la del cilindro, es el cono
director de la hélice y, por ser la pendiente VO/B,O,
= P Ir de la generatriz VB, igual a la del ángulo de
inclinación i de las tangentes a y (núm. 13.2-2°).
El plano osculador ro de y, en A, es (núm. 12.5)
paralelo al tangente al cono director, según la genera-
triz VB" paralela a t (por ser 0, B, paralela a ti)' y su
traza s es paralela al radio 0, A, Y a la normal AO al
eje. Por tanto:
El plano osculador de y, en A, es el definido por la
tangente t a y, en A, y por la normal AO al eje y es
normal a la supeificie del cilindro por contener a la
normal AO a ella.
Según esto, para hallar la dirección de la tangente a
y, en un punto A, se gira el radio OA, 90°, en sentido
contrario al de avance del punto generador (el contra-
rio al de la flecha), hasta la posición OB" siendo VB,
paralela a t.
b) La sección del cilindro por el plano osculador es
una elipse E de semiejes OA y OB (paralelo a t). El
radio de curvatura p, de E, en A, igual al de la hélice,
es constante para todos los puntos de y, y se determi-
na, trazando en el triángulo de paso reducido VB,O"
la normal VM a VB" siendo p = B,M. También se
demuestra que el lugar geométrico de los centros de
curvatura de flexión de yes otra hélice a (Fig. 13.3)
del mismo eje y paso que y y radio p - r.
c) Analíticamente se demuestra que el radio de cur-
vatura de torsión es también constante, luego la hélice
es, entre las curvas alabeadas, lo que la circunferencia
es entre las planas, es decir, de curvaturas constantes.
98
Fig. 13.3.-Representación en diédrica.
13.4. Representación en diédrica (Fig. 13.3)
a) La hélice y, a derechas, de eje vertical OY, radio r
y paso P, se proyecta horizontalmente según la circun-
ferencia y" de centro 0, y radio r, y verticalmente,
según la sinusoide Y2' de eje O
2
V 2' periodo P y amplitud
r. Para dibujarla, se ha dividido y, y el paso P en doce
partes iguales, a partir del punto A,-A
2
y sobre las verti-
cales de los puntos de división se han llevado cotas
sucesivas p, 2p, 3p, ... (siendo p=PI12), obteniéndose la
espira ACE, los puntos de inflexión B
2
y D
2
Y los A
2
, e
2
y E
2
, de amplitud máxima r de la sinusoide.
La tangente a yen B,-B
2
se proyecta, según las tan-
gentes t, y t
2
a y, y Y2' en B, y B
2
Y se obtiene (núm.
13.2-4°), tomando sobre ti' la longitud B, H
t
del cua-
drante rectificado (núm.ll ,8). El lugar 8 de las trazas
H
t
de las tangentes a la hélice es (núm. 13.2-5°) la
evolvente del círculo y,.
El plano osculador ro, en B, es el plano de canto
definido por t,-t
2
y la normal al eje del cilindro, traza-
da por B.
La paralela AV a t corta al eje en el vértice V del
cono director de y, de base y, y altura O
2
V 2 = P, (paso
reducido). La normal V
2
H
2
a A
2
V
2
determina el radio
de curvatura de flexión p, = A
2
H
2
de y.
La tangente a y en un punto M se halla, tomando a
partir de M¡, en sentido contrario al de avance de la
hélice, el arco M-;N¡ = 90°. La paralela a la generatriz
VN del cono, trazada por M, es la tangente m¡-m
2
bus-
cada (núm. l3,3-a). El plano osculador en M es el defi-
nido por m¡-m
2
Y la normal q¡-q2 al eje. El centro de
primera curvatura G dista de M la longitud p¡ = MG Y
el lugar de estos centros es la hélice a del mismo senti-
do, eje y paso que la y, de radio ~ H
2
= Pi-ro
Fig. 13.4. - Intersección con el plano a.
b) Intersección con un plano ex (Fig. 13.4). Se halla,
girando todo un ángulo B, alrededor del eje, para
transformar ex en el proyectante vertical h ~ - v ~ , siendo
B; - B; la nueva posición del punto B de y que determi-
na el descenso h = M; B; de la proyección y; (no dibu-
jada) de la hélice girada.
Los puntos buscados son los de corte de v ~ y y; y
para evitar dibujar ésta, es más práctico trasladar v ~
paralelamente a sí misma, en dirección ascendente, la
misma longitud h, obteniéndose la traza auxiliar v ~
que corta a Y2 en los puntos e;: D'; y E;', correspon-
dientes a los e;, D; y E; de v ~ . Deshaciendo el giro
por paralelas a LT, se obtienen las intersecciones bus-
cadas e¡-e
2
, D¡-D
2
y E¡-E
2

13. HÉLICES
Esto equivale a imprimir a ex y y un movimiento
helicoidal de ángulo B y desplazamiento vertical h, en
el que ex pasa a la posición ex", de traza v ~ y B, a la
M;-M;', describiendo el arco BM de y.
13.5. Proyección oblicua
La proyección oblicua de la hélice sobre un plano
paralelo a su eje es una cicloide cuya clase depende
del ángulo que la dirección de proyección forme con
el plano de la base del cilindro. Si dicha inclinación
es mayor igualo menor que la de la hélice, la cicloide
es alargada, natural o acortada, respectivamente.
n.;¡v""
I
__ I
¡
I
--- I
Fig. \3.5.-Proyección oblícua de la hélice.
En la figura 13.5, la proyección y' de la hélice Y¡-Y2'
en dirección d¡-d
2
, sobre el plano de perfil ha-va' abati-
da luego en (y'), es una cicloide acortada por ser la
inclinación i' de d menor que la i de la generatriz del
cono director.
En las figuras 13.1 y 13.2, la perspectiva caballera
de la hélice de eje vertical es una cicloide alargada.
Lo dicho también puede aplicarse a la proyección
ortogonal de la hélice sobre un plano oblicuo respecto
a su eje (perspectiva axonométrica).
99
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
13.6. Proyección cónica
La figura 13.6 representa la perspectiva cónica y' de
una hélice y, de radio R, paso L y eje vertical e, siendo
el cuadro tangente al cilindro de y, según la generatriz
A'D'.
Las perspectivas A, B', C', ... D' de los puntos de la
hélice se han obtenido, dividiendo la circunferencia de
la base en ocho partes iguales y tomando sobre las
generatrices de los puntos de di visión 1', 2', 3', ...
alturas l' B' = L/8, 2' C' = 2L/8, ... reducidas a su
escala perspectiva.
6.
"
L
"
"
t
Fig. 13.6. - Perspectiva cónica de una hélice de eje vertical.
Si el punto de vista pertenece al eje (Fig. 13.7), la
perspectiva y' es una espiral hiperbólica (núm. 11.10-
c), habiéndose colocado el eje normal al cuadro y el
cilindro de y, tangente al plano geometral.
13.7. Hélice cónica (Fig. 13.8)
La más sencilla es la engendrada por un punto que
se desplaza sobre la generatriz de un cono de revolu-
ción, con movimiento uniforme, al mismo tiempo que
ésta gira con velocidad uniforme, alrededor del eje.
Para dibujarla (Fig. a), basta tomar sobre la generatriz
frontal, el paso L, en verdadera magnitud; dividir éste
100
y la circunferencia de la base en seis partes iguales,
por ejemplo, y referir los puntos de división a las
generatrices respectivas.
h
t
I
~ R 'JI ..
Fig. 13.7.-Caso en que la hélice se proyecta según una espiral
hiperbólica.
El punto y su proyección horizontal se mueven con
velocidad uniforme sobre la generatriz y sobre su pro-
yección, luego, YI' y la transformada de yen el desa-
rrollo son espirales de Arquímides (núm. 11, lO-b).
(a) Ordinaria. (b) Loxodrómica.
Fig. 13.8.-Hélices cónicas.
Si el punto se mueve sobre la generatriz, de modo
que las tangentes forman el mismo ángulo con las
generatrices que pasan por sus respectivos puntos de
contacto, el ángulo formado por sus proyecciones
horizontales también es constante, luego la proyección
horizontal YI y la transformada en el desarrollo son
espirales logarítmicas (núm. 11,1 O-d).
13.8. Hélice esférica
Es la engendrada por un punto que se mueve sobre
una semicircunferencia al mismo tiempo que ésta gira
alrededor de su diámetro, describiendo una superficie
esférica.
Si ambos movimiento son uniformes, se obtiene la
hélice de la figura 13.9, y si el punto se mueve de
modo que las tangentes a y tengan la misma inclina-
ción respecto al meridiano que pasa por el punto de
tangencia, se obtiene la hélice loxodrómica. Esta
curva aplicada a la superficie terrestre corte a todos
los meridianos bajo el mismo ángulo.
En la esfera, la distancia más corta entre dos puntos
o línea geodésica (núm. 15,4-c) es el arco de círculo
máximo que los une, luego cuando un barco navega
con rumbo constante ex, la distancia recorrida no es la
más corta puesto que describe un arco de loxodrómica
13. HÉLICES
Fig. 13.9.-Hélice esférica.
y no de geodésica. Se exceptuan el ecuador (ex = 90°)
Y los meridianos (ex = 0°) en los que ambas curvas
coinciden.
101
111. SUPERFICIES
14.1. Definiciones y generalidades
Las superficies que interesan al técnico son las
engendradas por una línea (generatriz), indeformable
o no, que se mueve en el espacio, según una ley deter-
minada y continua o apoyándose sobre una o varias
líneas o superficies (directoras). También pueden ser
engendradas, como envolventes de otras superficies.
Cuerda es el segmento determinado por dos puntos
de la superficie no incidentes con una generatriz rec-
tilínea.
Diámetro es la cuerda que pasa por el centro.
El lugar geométrico de los puntos medios de todas
las cuerdas de una superficie, paralelas entre sí, es otra
superficie, llamada diametral, que puede ser plana
(plano diametral), como sucede en las superficies de
segundo orden.
En las superficies con centro, los planos diametra-
les concurren en él. Dos planos diametrales se cortan,
según un diámetro. Los planos diametrales normales a
las cuerdas que bisecan se llaman planos principales y
sus intersecciones, ejes.
14.2. Clasificación
En general, una superficie admite distintos sistemas
de generación. De aquí, la dificultad de su clasifica-
ción.
102
14. GENERALIDADES
Según que la generatriz sea recta o curva, se clasifi-
can en regladas y no regladas (curvas). Las regladas
pueden ser desarrollables o no desarrollables (ala-
n
n
(a) Normal y planto tangente. (b) Secciones planas.
Fig. 14.1. - Tangentes a una superficie
beadas) pero las no regladas (curvas) son todas alabe-
adas. Finalmente, las formadas por dos o más superfi-
cies distintas se llaman compuestas.
Esto permite clasificarlas en tres grupos: regladas,
no regladas (curvas) y compuestas, y dentro de cada
grupo, en desarrollables y alabeadas.
Otro grupo importante de superficies son las de
revolución, engendradas por el giro de una generatriz
(recta o curva) alrededor de un eje, y pueden ser de
simple o de doble curvatura (núm. 14.4).
14.3. Tangente y normal (Fig. 14.1)
a) Tangente a una supeificie en un punto P de ella
(Fig. a) es la tangente t, en P, a cualquier línea qJ conte-
nida en la supeificie que pase por P y queda detennina-
da por dos puntos infinitamente próximos de la supeifi-
cie. Si <p es una generatriz rectilínea, t coincide con ella.
Si por las tangentes s, t, ... , en P, a la superficie
(Fig. b) se trazan planos secantes a, f3, ... , etc., las sec-
ciones producidas a, <p, ... son tangentes, en P, a s, t,
... , etc., respectivamente.
b) Plano tangente. En geometría se demuestra (Fig.
a) que el lugar geométrico de las tangentes r, t, ... , a
las curvas a, <p, ... de una superficie que pasan por P
es, por lo general, un plano 't, llamado plano tangente
a la supeificie en P. En este caso, P es un punto ordi-
nario y en caso contrario, singular.
Según ésto, el plano r, tangente a una superficie Q
en un punto ordinario P de ella, es el definido por las
tangentes r y t a dos curvas (J y qJ de Q que pasen por
P o por dos generatrices rectilíneas de Q que pasen
por P.
De lo expuesto se deduce (Fig. 14.2): Todo plano
secante a que pase por un punto P de una superficie
L corta a ésta y a su plano tangente t en P, según una
curva (J y su tangente t, en P, respectivamente.
c) Normal y plano normal. La normal n al plano
tangente 't (Fig. 14.I-a) en su punto P de contacto, se
llama normal a la superficie, en P. Los planos traza-
dos por n se llaman planos normales a la supeificie en
P y las secciones producidas, secciones normales.
d) Orden de contactos de líneas y superficies.
Aplicando lo dicho en el núm. 9.2-b a las líneas y
superficies, podemos enunciar:
Una línea y una superficie tienen un contacto de
primero, segundo, ... enésimo orden, si tienen 1, 2, ... ,
n elementos comunes o 2, 3, ... , n+ 1 puntos confundi-
dos con el de contacto. Si el contacto es del mayor
orden posible, la línea y la superficie se llaman oscu-
la trices.
Dos superficies son tangentes en un punto P si
admiten el mismo plano tangente en P. Si t es tangente
a ambas superficies en P, se dice que éstas tienen un
contacto de orden n, en P, en dirección t, cuando todos
los planos trazados por t cortan a las superficies según
curvas tangentes en P, con un contacto de orden n. Si
esto ocurre con todas las tangentes en P, las superfi-
cies tienen un contacto de orden n, en P.
14. GENERALIDADES
Fig. 14.2.-Plano secante.
El plano 't tangente a una superficie L en un punto
ordinario P de ella (Fig. 14.2) tiene con L, por lo
general, un contacto de primer orden.
14.4. Puntos elípticos, hiperbólicos y
parabólicos. Curvaturas de superficies
a) Secciones y curvaturas principales (Fig. 14.1-b).
La forma o curvatura de una superficie en un punto P
de ella depende de la curvatura de las infinitas seccio-
nes normales a, <p, ... producidas por planos a, f3, ...
normales a la superficie en P.
Analíticamente se demuestra que entre todas las
secciones normales que pasan por P, las de curvaturas
máxima y mínima a y <p (secciones principales) son
normales entre sí; sus radios de curvatura PI y P2 se
llaman radios principales de curvatura; las tangentes
s y t, a ellas, en P, tangentes principales y sus direc-
ciones, direcciones principales.
La curvatura IIp de cualquier sección normal trazada
por P que forme con el plano de la de curvatura máxi-
ma un ángulo (o, viene dada por la fórmula de Euler:
1 1 1
- = - cos
2
(O + - sen
2
(O
P PI P2
b) Puntos elípticos. De la fórmula de Euler se dedu-
ce que si las curvaturas principales son del mismo
signo, la curvatura l/p de cualquier sección normal
es del mismo signo que las principales y de valor
comprendido entre éstas.
En el entorno de P (Fig. 14.1-a) las secciones nor-
males se encuentran al mismo lado del plano tangente.
El punto P se dice que es elíptico y la superficie es
convexa, en P. La esfera y las superficies de segundo
orden derivadas de ella por homología (elipsoide,
paraboloide e hiperboloide) tienen todos sus puntos
elípticos. De aquí, su nombre de cuádricas elípticas.
Si PI = P2 = R, también P = R. En estos puntos, lla-
mados cíclicos, circulares, umbílicos o umbilicales,
todas las secciones normales son de igual curvatura,
como en la esfera.
103
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
c) Puntos hiperbólicos (Fig. l4.3-a). Si los centros
de curvatura O, y O
2
de cr y <p están a distinto lado del
plano tangente 't, en P, los radios p, = O, P Y P2 = O
2
P
tienen distinto signo, las curvaturas de las secciones
normales pueden ser positivas o negativas, según el
valor de ro, y se anulan (p = 00) para el valor tg a =
±-V P2/P,. Los planos [n,p] y [n,q] que forman con el
plano [n,s] de cr ángulos ro = ± a (planos límites) cor-
tan a la superficie, según dos curvas (no dibujadas), de
curvatura nula en P (secciones límites) y a 't, según dos
rectas p y q llamadas tangentes límites, de inflexión o
(b)
(a) (c)
Fig. 14.3.-a) Punto hiperbólico. b) y e) Puntos parabólicos.
principales s y t son bisectrices de los ángulos forma-
dos por las tangentes límites p y q. El hiperboloide
reglado de revolución y las cuádricas derivadas de él
por homología (paraboloide e hiperboloide reglados)
tienen todos sus puntos hiperbólicos. De aquí, su nom-
bre de cuádricas hiperbólicas.
d) Puntos parabólicos (Fig. 14.3-b). Si 't es tangen-
te en P a la superficie, según una curva <p, las tangen-
tes p y q coinciden. Las tangentes principales son t = P
= q y la normal s a ella, y si <p es una recta (Fig. c),
coincide con t. En el entorno de P, llamado punto
parabólico, la superficie queda toda ella, en general,
al mismo lado de 't, en todas direcciones, excepto en
la sección t de curvatura nula.
Las superficies radiadas (conos y cilindros) y las
desarrollables, en general, tienen todos sus puntos
parabólicos, excepto el vértice del cono y los de la
arista de retroceso, de las desarrollables.
e) Aplicaciones (Fig. 14.4-a). En una superficie
tórica de revolución, por ejemplo, el meridiano ACB
que vuelve su concavidad hacia el eje engendra una
104
asintóticas. El plano tangente 't corta a la superficie,
según dos curvas A y f que se cortan en P, siendo p y q
tangentes a ellas, en P.
En estos puntos, llamados hiperbólicos, la superfi-
cie tiene forma de silla de montar (de curvaturas
opuestas) y queda dividida por los planos límites en
cuatro regiones, dos convexas y dos cóncavas.
Como ya dijimos, p y q forman el mismo ángulo a
con s, luego en todo punto hiperbólico, las tangentes
e
2
I
I
I
,
-----6-----
el 0
1
ArBl el
Fig. 14.4-a. - El toro presenta las tres clases de puntos.
superficie de puntos elípticos, como el E, de plano
tangente y, el ADB engendra una superficie de puntos
hiperbólicos, como el H, de plano tangente ~ , en H,
que corta al toro, según la curva f, siendo H un punto
doble y las tangentes p y q, en H, las tangentes límites.
Los puntos A y B de separación de ambos meridia-
nos engendran las circunferencias horizontales cr y <p
de puntos parabólicos, como el P (de plano tangente a
y tangente principal r), llamadas curvas parabólicas.
En general, si una superficie presenta zonas de pun-
tos hiperbólicos y otras de parabólicos, están separadas
por líneas de puntos parabólicos (líneas parabólicas).
En el hiperboloide reglado de revolución (Fig. b),
todos sus puntos son hiperbólicos. El plano tangente
en H, por ejemplo, corta a la superficie según las
generatrices r y s (rectas límites). Las secciones prin-
cipales son el círculo de garganta cr y la hipérbola
meridiana que pasa por H.
f) Curvatura de una superficie. De la fórmula de
Enler se deduce que la suma de las curvaturas l/p y
l/p' de dos secciones normales, perpendiculares entre
sí, es constante e igual a la suma de las curvaturas
principales l/PI y 1/P2' De aquí, las dos clases de cur-
vatura que definen la curvatura de una superficie, la
curvatura media H y la curvatura total K, siendo:
y
Si una de las secciones principales es una recta
(curvatura nula), la superficie es de simple curvatura,
y si las dos secciones principales son curvas, de doble
curvatura.
Fig. 14.4-b.-EI hiperboloide reglado sólo
tiene puntos hiperbólicos.

1 :
I I
I I
(a) Punto cónico.
un punto cónico y ~ , un cono de revolución. En cilin-
dros cuyas directrices tienen un punto doble D o de
retroceso R (Fig. b), las generatrices d y r que pasan
por ellos, tienen todos sus puntos dobles biplanares o
uniplanares, respectivamente. Finalmente, en las
superficies de revolución (Fig. c), la intersección e
del meridiano con el eje es un punto cónico y el de
tangencia S, un punto de tangente única.
En general, las secciones producidas por planos que
pasen por un punto singular P de la superficie, son
curvas que presentan en P un punto singular (doble, de
retroceso, etc.), lo cual sirve de comprobación.
14.6. Puntos impropios
a) La sección de una superficie por el plano impro-
pio es generalmente una curva (curva impropia) que
puede degenerar, en las cuádricas, en dos rectas, en
una recta doble o en un punto real o imaginario (plano
impropio exterior a ella).
14. GENERALIDADES
14.5. Puntos singulares (Fig. 14.5)
Si las tangentes a todas las curvas de una superfi-
cie que pasan por un punto P de ella no son coplana-
rias, P es un punto singular. El lugar geométrico de
estas tangentes es, por lo general, un cono (punto
cónico) que puede degenerar en dos planos (punto
doble biplanar), en un plano doble (punto doble uni-
planar) o en una recta.
La punta SI-S2 de la ojiva de un proyectil (Fig. a) es
(b) Puntos dobles biplanares
o uniplanares.
Fig. 14.5. - Puntos singulares.
(e) Punto cónico y
de tangente única.
Plano asintótico es el tangente a la superficie en un
punto impropio de ella.
Cono director de una superficie es el proyectante
de su curva impropia, desde un punto cualquiera del
espacio. En las superficies regladas, por ejemplo, la
curva impropia está formada por los puntos impropios
de sus generatrices rectilíneas y el cono director por
las paralelas a ellas, trazadas por un punto del espacio.
14.7. Orden y clase de una superficie
Orden o grado de una superficie es el máximo
número de puntos en que puede ser cortada por una
recta. El plano es una superficie de primer orden. Las
de segundo orden se llaman cuádricas; las de tercero,
cúbicas; las de cuarto, cuárticas; ... , etc.
Clase de una superficie es el número de planos tan-
gentes que pasan por una recta cualquiera.
La sección plana de una superficie es del mismo
orden que ésta. Así, la sección plana de un plano es
una recta; la de una cuádrica, una cónica; ... , etc.
105
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
14.8. Intersección de dos superficies
Analíticamente se demuestra que la intersección
completa de dos superficies de orden m y n, es una
curva alabeada de orden m x n que puede descompo-
nerse en otras curvas cuya suma de órdenes sea m x n.
Así, la intersección de dos cuádricas es una curva ala-
beada de cuarto orden que puede descomponerse en
dos cónicas o en una recta y una cúbica alabeada.
INTERSECCIONES Y
TANGENCIAS
La intersección i se determina (Fig. 14.6), cortando
ambas superficies por otra auxiliar ~ y hallando sus
intersecciones cr y (O con ellas. Los puntos de corte A
y B de cr y (O, son comunes a las dos superficies y, por
tanto, pertenecen a i. Repitiendo la construcción con
otras superficies auxiliares, se obtienen nuevos puntos
que, unidos ordenadamente, permiten dibujar la inter-
sección i buscada.
(a) Superficies curvas. (b) Plano y superficie curva.
Fig. 14.6.-lntersección de superficies. Método
de superficies auxiliares secantes.
14.9. Tangente a la línea de intersección
(Fig. 14.7)
a) La tangente a la intersección i de dos superficies
1: y Q (Fig. a), en un punto ordinario P de ella, es la
intersección t de los planos a y f3 tangentes a cada
superficie en dicho punto, puesto que t ha de pertene-
cer a a y a ~ (núm. 14.3-b), luego es la intersección de
ambos.
Las normales en P (no dibujadas) a cada superficie
determinan el plano 'Y normal a i, en P, siendo t per-
pendicular a y. Este método resulta práctico en super-
ficies, como la esférica, cuya normal se traza fácil-
mente sin recurrir al plano tangente.
b) Si 1: es un plano (Fig. b), la tangente a la sección
i producida en Q, en un punto P de ella, es la inter-
sección t de 1: con el plano f3 tangente a Q, en P (núm.
14.3-b).
106
Fig. 14.7. - Tangente a la línea de intersección.
c) También se demuestra que si Q es una superficie
cónica (Fig. 14.8) y su vértice V un punto ordinario de
1:; la intersección i presenta en V un punto múltiple, y
las tangentes a i, en V, son las generatrices de inter-
sección del plano a, tangente a 1: en V, con el cono, y
lo mismo ocurre si n es una superficie no cónica que
presente en V un punto múltiple.
14.10. Superficies tangentes. (Fig. 14.9)
a) Si dos superficies 1:y Q son tangentes en un punto
T, toda superficie secante ,1 que pase por T las corta,
según curvas (J y aJ, tangentes en T, por tener ambas la
misma tangente t (intersección del plano a tangente a
~ , en T, con el 'r, tangente a L y n, en T) (núm. 14.9-a)
y lo mismo sucede si ~ es plana (Fig. 14.10).
b) Si dos superficies secantes 1: y Q son tangentes
entre sí, en un punto T (Fig. 14.10), la intersección i
presenta en T un punto doble, y recíprocamente.
En efecto, las secciones del con L y n son
curvas (J' y 0)' que se cortan en puntos M y N de cada
rama i I e i
2
de i y si el plano pasa por T, (J Y O) son
Fig. 14.8. - Caso en que el vértice de Q es punto ordinario de L
tangentes en T (propiedad a), lo cual demuestra que al
desplazarse hacia M Y N se aproximan hasta
confundirse con T.
Fig. 14.9.-Sección de dos superficies tangentes
en T por otra que pasa por T.
14.11. Superficie límite (Fig. 14.11)
Sean L Y n dos superficies que se cortan según la
curva i y una superficie auxiliar que corta a n,
14. GENERALIDADES
Fig. 14. lO. -Sección plana de dos superficies tangentes en T.
según 0), y es tangente a L, (superficie límite de L),
según otra curva (J que corta a 0), en un punto A de i
(punto límite). Por ser y L tangentes en A, n corta a
Fig. 14.11. - Superficie límite.
ambas según curvas O) e i tangentes en A (núm. 14.10-
a). Por tanto:
Si dos superficies se cortan según una curva i, toda
superficie límite de una de ellas corta a la otra, según
una curva (O, tangente a i, en el punto límite A. Esta
propiedad se aplica mucho en las superficies radiadas
si es un plano.
107
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
14.12. Contorno aparente (Fig. 14.12-a)
a) Contorno aparente de una supeifzcie L desde un
punto V, exterior a ella, es el lugar geométrico (J de
los puntos de contacto A, B, C, ... de las tangentes o
de los planos tangentes a L que pasan por V.
Fig. 14.12-a. - Contorno aparente en proyección cónica.
La superficie cónica V circunscrita a L, según a,
puede considerarse como lugar geométrico de las tan-
gentes VA, VB, ... o como envolvente de los planos tan-
gentes a la superficie, trazados por V, como el [V, tJ
Si V coincide con el centro de proyección o punto
de vista, a es el contorno de la superficie, vista desde
V, y separa la parte vista de la oculta. Si coincide con
el foco luminoso, es la separatriz de sombra y separa
la zona iluminada y la de sombra.
b) Al proyectar a, desde V, sobre un plano n, éste
corta al cono, según la línea a' (proyección de a) y al
plano tangente 'r, según la traza t" tangente a a' en la
proyección B' de B, por tanto: La proyección del con-
torno aparente, sobre un plano n es la envolvente de las
trazas de los planos tangentes a 1:; trazados desde V.
c) Si V es impropio, el cono se transforma en cilin-
dro, como sucede en el sistema diédrico (Fig. 14.12-
b). En proyección horizontal, la curva de contacto del
cilindro proyectante L, circunscrito a la superficie Ll,
es el contorno aparente horizontal (J, de proyecciones
al Y a
z
Y en proyección vertical, el cilindro proyectan-
te n define el contorno aparente vertical 00 == 00
1
- 00
2
108
REPRESENTACiÓN
d) Analíticamente se demuestra que los conos y
cilindros circunscritos a una supeifzcie algébrica son
del mismo orden que ésta, luego: la proyección del
contorno aparente de una supeifzcie de orden n, desde
un punto V (propio o impropio) sobre un plano, es una
curva de orden n. En la figura, si Ll es una cuádrica,
al' az, 00
1
y 00
2
son cónicas.
14.13. Propiedades del contorno aparente
(Fig. 14.13)
1°) Si una línea A de una supeifzcie L corta al con-
torno aparente O; en un punto ordinario P, se proyecta

I
I
Fig. 14.2-b. - Contorno aparente en proyección cilíndrica.
según una línea A', tangente a (J', en P' o presenta en
P' un punto de retroceso, según que la tangente en P
a A sea exterior o incidente con V, réspectivamente.
En efecto, las tangentes t y r, en P, a a y 'A, conteni-
das en el plano tangente al cono en P, se proyectan
sobre su traza t" luego 'A' y a' son tangentes por tener
la misma tangente t" en P'. Si la tangente a 'A, en Q,
pasa por V, Q' es un punto de retroceso de 'A' (núm.
12.7-1°).
Lo mismo sucede si 'A es una generatriz rectilinea,
como las r y s de la figura 14.4-b que cortan a 0')-0'2'
en H, y se proyectan según las tangentes r) Y s) a 0'),
enH).
Fig. 14.13. - Líneas que cortan al contorno aparente.
2°) La proyección del contorno aparente (j de una
superficie sobre un plano, es la envolvente (j' de las
proyecciones de las distintas posiciones de la genera-
triz g o el lugar de sus puntos de retroceso, puesto que
si g corta a O' en todas sus posiciones, sus proyeccio-
nes g' son tangentes a 0" (la propiedad).
Ambas propiedades son muy útiles para representar
superficies y líneas contenidas en ellas. Así, en la fig.
14.4-b, el contorno 0') puede obtenerse como envol-
vente de las proyecciones de las generatrices y a la
inversa, éstas han de ser tangentes a 0').
3°) Si los contornos aparentes (j y ro de dos superfi-
cies 1: y D, tangentes según una línea r (Fig. 14.14),
se cortan en un punto ordinario A, las tres líneas con-
curren en A y sus proyecciones (j', ro' y r' son tangen-
tes en A'.
14. GENERALIDADES
I
,
Fig. 14. 14.-Superficies tangentes según r, cuyos contornos
aparentes se cortan.
En efecto, las intersecciones A y B de O' y ro perte-
necen a L y n, y por tanto, a su línea de tangencia 't.
Por otra parte, por ser A un punto de 't, L y n tendrán
en A el mismo plano tangente a y por pertenecer a O' y
ro, ta será tangente a 0" y ro' y como 't corta a 0', en A,
't' es tangente a 0", en A', (propiedad la) luego 0", ro'
y 't' son tangentes en A' .
Aplicaciones: Si L es una esfera móvil y n, la
envolvente de ellas (toro, serpentín, etc.), las proyec-
ciones 0" son círculos; ro)' y roz', la envolvente y 't',
curvas tangentes a ro' en los puntos de tangencia A' y
B' con 0".
En la figura 14.12-b, si iluminamos ~ con luz de
dirección normal al vertical, n es el cilindro de som-
bra. La separatriz de sombra ro corta a las generatrices
a y b del contorno aparente horizontal, de n, en A y
B, y su proyección ro) es tangente a 0') en los puntos
de tangencia A) y B) de a) y b) con 0').
109
A. SUPERFICIES
REGLADAS
15.1. Generalidades (Fig. 15.1)
a) Supeificie reglada desarrollable es la engendra-
da por un recta que se mueve en el espacio, de modo
que cada dos posiciones consecutivas (infinitamente
próximas) de la generatriz son coplanar{as. Si cada
generatriz se cruza con la siguiente, la supeificie es
reglada alabeada.
b) Todas las generatrices m, n, p, ... de una reglada
desarrollable son tangentes a una curva alabeada 8,
llamada arista de retroceso.
En efecto, por definición, cada generatriz ha de cor-
tar a la siguiente en un punto propio o impropio, luego
m y n se cortarán en N; n y p, en P; ... ; etc., formando
así la poligonal NPQR, ... de una curva alabeada Ó ==
NPQR ... , a la que son tangentes m, n, p, ... por ser
prolongaciones de sus elementos rectilineos: NP, PQ,
... , etc.
Si las generatrices se cortan en un punto (vértice),
la arista de retroceso se reduce a un punto propio o
impropio (superficies radiadas).
c) La arista de retroceso divide a la superficie en
dos partes, llamadas hojas. En la figura, las semirec-
tas SD, RC, QB, ... engendran la hoja LJ y las semirec-
tas opuestas, la L
2

d) La intersección de la arista de retroceso con un
plano a, secante a la superficie, es un punto de retro-
ceso de la curva sección. De ahí, su nombre.
En efecto, si ex corta a Ó en un punto N, corta a L
según dos curvas (sólo se ha dibujado la sección
NABC ... con LJ) que pasan por N y están situadas a
distinto lado del plano osculador 't == [M, N, P] de Ó
tangente a L, en N, luego la intersección t == [ex, 't] es
110
15. REGLADAS
DESARROLLABLES
tangente en N a las dos curvas (núm. 14.9) y N, es su
punto de retroceso.
15.2. Desarrollo (Fig. 15.2)
a) Una superficie reglada desarrollable puede
desarrollarse sobre un plano, sin roturas ni deforma-
ciones.
Fig. 15.1. - Superficie desarrollable.
En efecto, cada par de generatrices consecutivas m
y n; n y p; ... ; etc. forman un elemento angular plano
de superficie que puede abatirse sobre el siguiente,
girándolo alrededor de su arista común. Así, el [m,n]
se abate sobre el [n,p]; el conjunto de estos dos, sobre
el [p,q] y así sucesivamente, hasta abatirlo todo sobre
el plano del último elemento. En estos giros, los lados
y ángulos de los triángulos elementales AMN, BNP, ...
no varían, luego los elementos invariables en el desa-
rrollo son:
- Las longitudes A M, BN, ... , etc. de segmentos de
generatrices.
- Las longitudes de curvas MPR ... de la superficie
(por ser invariables sus elementos rectilineos MN,
Np, PQ, ... , etc.) y
- El ángulo a = NMA que la tangente t == MN a la
curva forma con la generatriz AM que pasa por el
punto de contacto M.
Los ángulos ~ (de contingencia o flexión) formados
po..!: las tangentes sucesivas MN y NP de la curva
MPR no se conservan en el desarrollo, luego la curva
MPR de la superficie se transforma, en el desarrollo,
en otra de la misma longitud, pero de curvatura dife-
rente, llamada transformada de MPR en el desarrollo.
Se exceptua la arista de retroceso ya que los ángulos
de contingencia formados por cada generatriz con la
siguiente no varían. Por tanto:
- La arista de retroceso conserva en el desarrollo
su longitud y su curvatura de flexión, pero desaparece
su curvatura de torsión (núm. 12.3).
/
/
/
/
z
Fig. 15.2.-Líneas y ángulos invariables en el desarrollo.
15.3. Plano tangente (Fig. 15.2)
a) El plano tangente a una superficie desarrollable
L en un punto M contiene a la generatriz m que pasa
por M y es tangente a L en todos los puntos de m.
En efecto, el plano tangente en M es el definido por
m y por la tangente t == MN a cualquier curva MPR de
L que pase por M (núm. 14.3-b), y como el elemento
plano MAN contiene a los elementos rectilíneos MN,
EF, ... de todas las curvas de L, éste es tangente a L en
15. REGLADAS DESARROLLABLES
todos los puntos de m; luego, las superficies desarro-
llables tienen todos sus puntos parabólicos.
b) El elemento plano NBP, por ejemplo, contiene a
los elementos consecutivos AB y B e de Ó, luego es el
plano osculador de Ó, en B, y las prolongaciones de
éstos son generatrices de L. Por tanto:
Las tangentes m, n, p, ... a una curva alabeada 8
son generatrices de una superficie alabeada L, de
arista de retroceso 8 y determinan los planos oscula-
dores [m,n}, [n,p}, ... de 8.
c) La superficie desarrollable puede engendrarse,
por tanto: por tangentes a 8; como envolvente de los
planos osculadores de 8 o como envolvente de un
plano móvil en el espacio.
15.4. Línea geodésica (Fig. 15.3)
Dados dos puntos A y B de una superficie, se llama
línea geodésica la distancia más corta entre A y B,
medida sobre la supeificie.
a) En las supeificies desarrollables, la transforma-
da de la línea geodésica es una recta puesto que, en el
desarrollo, la distancia más corta entre dos puntos es
la línea recta.
b) En una supeificie desarrollable 4 el plano oscu-
Fig. 15.3.-Línea geodésica.
lador en un punto C de una línea geodésica (J ==
ABCD ... , es normal a 1:.
En efecto, si la transformada de O" en el desarrollo
ha de ser una recta, al girar la cara [c,d], alrededor de
c, hasta coincidir con el plano sombreado [b,c], el ele-
mento e D coincidirá en el desarrollo con la recta s ==
Be, luego s y t == eD serán generatrices del cono de
revolución de eje c, dibujado aparte para más claridad.
El plano [b,c] del desarrollo es el plano meridiano
[c,s] del cono y el osculador [s,t] de 0", en e, es el
111
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 15.4.-Línea geodésica de una superficie no desarrollable.
tangente al cono, según la misma generatriz s, y
ambos son perpendiculares en un cono de revolución.
El movimiento de la generatriz de una reglada
queda determinado por tres condiciones, y en las desa-
rrollables, sólo por dos, puesto que cada generatriz ha
de cortar a la siguiente que es la condición fundamen-
tal de éstas.
Como cada par de generatrices consecutivas deter-
minan, al cortarse, un elemento plano de la superficie,
puede considerarse a ésta engendrada por un plano
móvil sujeto a dos condiciones, lo mismo que la recta.
La ley del movimiento debe ser tal que a cada punto
del espacio corresponda una, o varias posiciones
determinadas del plano, y esto se cumple, obligando al
plano a ser tangente a dos curvas planas o alabeadas
(directrices) o a dos superficies directoras (núcleos).
De aquí, los métodos de generación que siguen:
15.5. Generación por plano tangente a dos
directrices alabeadas
En la figura 15.5, los planos [c,d], [d,e], ... , etc. tan-
gentes a las directrices () y ()' en puntos infinítamente
próximos C, D, E, ... Y C', D', E', ... , contienen a las
tangentes a () y ()' en ellos (prolongaciones de los ele-
mentos CD, DE, ... Y C'D', D'E', ... ) Y son tangen-
tes a la superficie, según las rectas c == CC', d' == DD',
e == EE', ... , que son, dos a dos, coplanarias.
La superficie ~ , así engendrada, llamada convoluta,
es desarrollable. Cada par de tangentes t y t' a () y ()',
112
c) Si ~ no es desarrollable (Fig. 15.4), los planos
tangentes en todos los puntos A, B, C, ... de una línea
geodésica cr == AM de ~ determinan (núm. 15.3-b) una
superficie desarrollable ~ circunscrita a ~ , según cr,
luego, si cr es la distancia más corta sobre ~ , también
lo será sobre ~ ; es decir, será una línea geodésica de
~ , de planos osculadores normales a ~ y, por tanto, a
~ , por ser comunes los planos tangentes a ambas. Por
tanto:
Los planos osculadores en todos los puntos de una
línea geodésica de cualquier superficie L son norma-
les a L. En la esfera, las líneas geodésicas son arcos
de círculo máximo cr cuyos planos osculadores coinci-
den con el de cr y son normales a la esfera.
GENERACiÓN
V CLASIFICACiÓN
en las intersecciones D y D' de éstas con cada genera-
triz d, son concurrentes en un punto 1, es decir, son
coplanarias. De aquí, el método general para trazar la
generatriz que pase por un punto A de () (Fig. 15.6-a):
Fig. 15.5. -Generación por plano tangente a dos
directrices alabeadas.
Trazar la tangente T A a (), en A, y el cono n, pro-
yectante de ()' desde A. El plano tangente al cono, tra-
zado por tA> es tangente a (), en A, y a ()', en un punto
A' que determina la generatriz buscada g == AA' .
Si la directriz ro es plana, desde la intersección 1 de
t
A
con el plano a de ro, se traza la tangente t a ro, y su
punto de contacto P determina la generatriz g == AP
que corta a ()' en A' .
a) Si o y o' son planas (Fig. b), las tangentes t
A
y t
concurren en un punto I de la intersección i de los pla-
nos ex y de O y o', y si ex y son paralelos, t
A
y t
también lo son, facilitándose más el trazado de gene-
ratrices.
b) Si o' se reduce a un punto V (Fig. 15.7), se obtie-
nen las superficies radiadas de generatrices concu-
(a) Directrices alabeadas. (b) Directrices planas.
Fig. 15.6.- Trazado de generatrices.
lela t' a ella que corta a ex, en 1. Las tangentes lA' e
lB' a (j determinan con t' planos tangentes al cono,
según las generatrices VA' y VB'. Las paralelas a
éstas trazadas por P son las generatrices PA y PB de la
superficie, llamada desarrollable de cono director.
Fig. 15.8. - Desarrollable de cono director.
15.6. Por plano tangente a una superficie
en puntos de una curva de ella
Si imaginamos los planos tangentes a una esfera, en
puntos de un círculo máximo o, la envolvente de ellos
es el cilindro circunscrito a la esfera, según o, y si
fuera un círculo menor (j, el cono circunscrito según
(j. En general, la envolvente es una superficie desarro-
15. REGLADAS DESARROLLABLES
rrentes en V, cónicas (Fig. a) o cilíndricas (Fig. b),
según que V sea propio o impropio (de dirección d).
c) Si o' es impropia (Fig. 15.8), sus puntos impro-
pios son las direcciones de las generatrices de un cono
de vértice V y directriz (j, de plano ex, llamado cono
director. La generatriz que pasa por un punto P de O se
halla, trazando la tangente t a o, en P, y por V, la para-
(a) Cónica. (b) Cilíndrica.
Fig. 15.7. - Superficies de directriz puntual.
llable circunscrita a la superficie directora (núcleo).
De aquí, su nombre de desarrollable circunscrita.
La superficie núcleo no puede ser desarrollable
puesto que el plano móvil ha de ser tangente a ella en
un solo punto, y en las desarrollables lo es a lo largo
de la generatriz, y esto equivale a dos condiciones:
15.7. Por plano tangente a dos núcleos
Como ya se dijo, las superficies núcleos no pueden
ser desarrollables. En el caso de dos esferas iguales,
exteriores (no dibujadas), de centros O y O', los pla-
nos tangentes a ambas tienen como envolventes un
cilindro y un cono de revolución, de eje 00', circuns-
crito a las esferas, y son, por tanto, desarrollables
bicircunscritos.
15.8. Por planos osculares de una curva
alabeada (Fig. 15.5)
Los planos osculares de la directriz MS contienen
los elementos consecutivos MN y NP; NP Y PQ; ...
etc. y sus prolongaciones b, c, d, ... (intersecciones de
estos planos) son de la superficie L (núm.
l5.3-b), tangentes a MS que es, por tanto, la arista de
retroceso de esta superficie, llamada tangencial.
También puede obtenerse (núm. 15.3-c), trazando
directamente las tangentes a, b, c, ... a la directriz. De
ahí, su nombre.
113
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
15.9. Por planos normales (Fig. 15.9)
Los planos <l, ~ , y, ... , normales a los elementos
sucesivos PQ, QR, RS, ... , de la directriz 8, trazados
por sus puntos medios M, MI' M
2
, ... , se cortan dos a
dos sucesivamente, según las generatrices b, c, d, ... de
una superficie desarrollable L, envolvente de estos
planos, llamada superficie polar de 8.
1\
El plano osculador [PQR] de 8, en Q, normal a <l y
~ , corta a éstos según las normales OM y OM
I
a 8,
siendo O el centro del círculo osculador de 8, en Q, y
OQ, su radio. Análogamente, 0
1
, O
2
, ... son los cen-
tros de curvatura de 8, en R, S, ... , etc.
Las propiedades más importantes de estas superfi-
cies son:
1°) La curva lugar de los centros de curvatura O,
01' O
2
, '" de 8 no es su evoluta; en cambio 8 admite
infinitas evolutas alabeadas, situadas sobre L; como
la FGHIK. Esta se obtiene, trazando la recta M3F (que
une M} con un punto F de la generatriz FO}) hasta que
corte a d, en G; luego, la M
2
G, basta que corte a c, en
H, y así, sucesivamente.
Fig. 15.9.-GeneraciÓn por planos
normales a una curva alabeada.
Fig. 15.10. - Caso particular de
superficie polar.
Fig. 15.11. -Superficie
rectificante.
Superficie polar de li
2°) La superficie polar L; de directriz 8, es el lugar
geométrico de las evolutas alabeadas de 8 y sus gene-
ratrices son las intersecciones de los sucesivos planos
nomales a o. La generatriz b, por ejemplo, cuyos pun-
tos equidistan de P, Q y R se llama línea polar de o.
3°) La arista de retroceso cr == ABC ... de L es el
lugar geométrico de los centros de las esferas oscula-
trices de 8, puesto que C, por ejemplo, por pertenecer
a b y c equidista de P, Q, R Y S.
4°) La evolutas F, G, ... K de 8 son líneas geodési-
casde L
15.10. Casos particulares
1°) Si 8 es una curva alabeada, trazada sobre una
superficie esférica de centro O, los planos normales a
8 pasan por O, luego la envolvente L es una superficie
cónica de vértice O.
114
2°) Si 8 es plana (Fig. 15.10), los planos normales
<l, ~ , ... y sus intersecciones sucesivas b, c, ... son nor-
males al plano de 8 y determinan el cilindro L. Las
intersecciones del plano de 8 con los <l, ~ , y, ... son las
normales OM, OIM
I
, 02M2' ... a 8; sus intersecciones
sucesivas O, 0
1
, O
2
, ... , los centros de curvatura de 8;
el lugar OO} de estos centros, la evoluta de 8 (sección
recta de L) y las evolutas alabeadas FHK de 8, hélices
del cilindro.
Toda curva plana 8 admite, por tanto, infinitas héli-
ces como evolutas alabeadas, y una sola plana (hélice
de paso nulo), coplanaria con 8 (sección recta de L).
15.11. Por planos rectificantes (Fig. 15.11)
Las tangentes t, ti' ... a <>, en N, P, ... (prolongacio-
nes de los elementos MN, NP, ... , etc.) y las binorma-
les n, ni' ... a los planos osculadores ex == [MNP], ~ ==
[NPQ], ... , en N, P, ... , determinan los planos rectifi-
cantes E, El' ... de <> (núm. 12.4), cuya envolvente es
una superficie desarrollable L de generatrices a, b, c,
... (intersecciones sucesivas de estos planos).
La curva <> pertenece a L por tener comunes los ele-
mentos MN, NP, ... , etc., y el plano rectificante E ==
[a,MN] es tangente a L, según la generatriz a, (por
contener a ésta y a la tangente t a <>, en N) y normal al
plano osculador ex de 8, en N (por contener a la nor-
mal n a ex, en N), luego 8 es una línea geodésica de L
puesto que, en cada punto N de 8, el plano osculador
ex es normal al tangente E a L (núm. 15.4-b). De aquí,
el nombre de superficie rectificante de 8 puesto que la
transformada de 8 en el desarrollo de L es una recta.
15.12. Clasificación
Las regladas desarrollables se han clasificado en el
Fig. 15.12. - Con voluta utilizada como pieza de unión
de sección circular y cilíndrica.
15. REGLADAS DESARROLLABLES
cuadro 1 según las directrices o condiciones que regu-
lan el movimiento del plano generador.
1. Clasificación de la regladas desarrollables
Plano móvil
Tangente a dos
directrices
(o superficies)
o, yo,
De directriz
única o,
Directriz O,
Directriz (o con-
Superficies
dición) O
2
Curva alabeada
Convoluta
(o superficie)
Punto
Radiada (cono O
Curva alabeada cilindro
De cono director
Curva impropia (superficie de
igual pendiente)
Curva de O, Circunscrita
Superficie
Superficie Bicircunscrita
Tangencial
Osculador de O, (helicoide
desarrollable)
Curva alabeada
Normal a o, Polar
Rectificante de O, Rectificante
APLICACIONES Y
REPRESENTACiÓN
Prescindiendo de las superficies radiadas, expuestas
en los capítulos que siguen, existen otras interesantes
desde el punto de vista técnico, cuya construcción y
propiedades vamos a ver.
15.13. Convolutas
a) De directrices plana y alabeada (Fig. 15.12). Las
directrices son: la circunferencia 8, de plano horizon-
tal ex, y la curva de proyección 0)1 (concéntrica con
(
1
), situada en el semicilindro de revolución 01-02.
Para hallar la generatriz que pasa por un punto A de
0), se traza la tangente taO), en A, (de proyecciones ti
y t
2
tangentes a 0)1 y 0)2' en Al y A
2
), Y por su intersec-
ción 1 con ex, la tangente s == lB a 8, cuyo punto de tan-
gencia B determina la generatriz AB.
La tangente m a 0), en M, es horizontal y corta a ex
en un punto impropio, luego la tangente n a 8, trazada
desde él es paralela a m, y lo mismo sucede en S, P Y
Q. En estos puntos, las generatrices coinciden, en
planta, con los radios de 0)1. La convoluta L, así obte-
nida (sombreada en la figura), se utiliza como pieza de
unión entre ambas curvas.
115
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
b) De directrices de planos paralelos (Fig. 15.13).
La con voluta es la pantalla L (de papel o chapa),
representada en perspectiva, cuyas directrices son: la
elipse ro, de centro O y plano XZ, y la circunferencia
8, de plano paralelo al XZ y centro situado en Y.
La generatriz que pasa por un punto N de ro se
halla, trazando la tangente n a ro, en N, Y la tangente
m a 8, paralela a n, cuyo punto de tangencia M deter-
mina la generatriz MN. La tangente a ro se ha hallado
por medio de la circunferencia roo, afin de ro. Las
generatrices que pasan por los extremos de los ejes de
ro son de trazado inmediato, por pasar por los extre-
mos de los diámetros AB y CD paralelos aquellos.
c) De directrices de planos secantes. La pieza de la
figura 15.14 es una combinación de convolutas, pla-
nos y conos, cuyas directrices son: la circunferencia
cr, de plano horizontal a, y la línea mixtilinea formada
por las secciones semielípticas ro y <p, y las rectilíneas
K
1
El{
Fig.15.13. - Pantalla formada por una convoluta de directrices
de planos paralelos.
2
b
2
Fig. 15.14. - Pieza de unión formada por con volutas, planos y superficies cónicas.
AB Y CD, producidas en el cilindro n por los planos
de canto 13, y, y 8.
Como a y 13 se cortan según r
l
-r
2
, la tangente a ro,
116
en B por ejemplo, corta a r, en 1, y determina (núm.
15.5-a) la tangente h a cr, en H, y la generatriz B H.
Análogamente, la tangente a <p, en A, corta a la inter-
sección s de <p y a, en L, y determina la tangente m a
cr y la generatriz AM. Cada punto del arco MVH de cr
determina una generatriz única, excepto V que deter-
mina las VF y VG.
Por otra parte, la tangente a la directriz rectilinea
AB en cualquiera de sus puntos es ella misma, y corta
a a, en E
I
-E
2
(situado fuera del dibujo) y determina la
tangente n == EN a cr y las generatrices AN y BN. La
superficie r., así obtenida, ~ com.Qone ~ e dos convo-
lutas de directrices MV, AG y VH, FB; dos planos
Fig. 15.15.-Superficie de igual pendiente de directriz mixtilínea.
[VCD] y [NAB] Y cuatro conos: dos de vértice V y
directrices QC y DF Y dos de vértices A y B Y directri-
cesMNyNH.
15.14. Superficies de igual pendiente
Son superficies desarrollables de cono director de
revolución, de eje vertical y generatrices de inclina-
ción a, respecto al horizontal. Como los planos tan-
gentes al como son de inclinación a, podemos definir-
las como superficies engendradas por planos tangen-
tes a una directriz 8 (plana o alabeada) e inclinados
un ángulo a, respecto al horizontal. Las más sencillas
son el plano y el cono de revolución. Veamos algunos
ejemplos de directrices planas.
15. REGLADAS DESARROLLABLES
a) Directriz mixtilínea de plano inclinado (Fig.
15.15).La directriz Ó de plano ~ se compone del polí-
gono AFEDCB y de la semielipse CMD, de semiejes
OD y OM Y planta circular.
La tangente m a Ó, en un punto M, corta al plano
base horizoI!!.al en 1 y determina la tangente n a la traza
horizontal N;N
I
del cono director, en N, y la generatriz
MN. La traza del cono de vértice M se ha hallado, tra-
zando la generatriz frontal M
2
N;, inclinada el ángulo
a, respecto a LT. Las generatrices C H y DQ son fron-
tales, de inclinación a.
Así se obtienen la traza horizontal HNQ de la
superficie de directriz Ó; las QL y HT, de bordes DE
y C,ª; las AT y FK, de bordes inclinados, y la circu-
lar LIKI' de radio El LI'
Esta es la forma superficial que presentaría el talud
natural de tierras sueltas y homogéneas, de un verte-
dero de borde plano Ó y talud natural de inclinación a.
Fig. 15.16. -Superficie de igual pendiente (talud natural de tie-
rras) de un vertedero de plataforma horizontal elíptica.
b) Directriz elíptica 8 de plano horizontal (Fig.
15.16). La tangente t a Ó, en un punto T, es horizontal,
de traza H
t
impropia, que determina la tangente ti' a la
base del cono director, paralela a ti y normal al radio
de tangencia TI T;, luego las proyecciones horizonta-
les AlA;, TI T;, DI D;, ... de las generatrices son nor-
males a Ó
I
y de igual longitud. La traza de la superfi-
cie es, por tanto, una curva Ó
I
', paralela a Ó
I
(núm.
9.8-3°) que se obtiene, trazando normales a Ó
I
y
tomando sobre ellas longitudes DID;, TI T;, ... iguales
al radio Al A'I de la traza horizontal del cono director.
El talud de tierras de borde Ó, así obtenido, no es un
cono. La traza Ó' no es una elipse ni Ó y Ó' son
homotéticas, excepto en el caso de ser Ó circular.
117
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
15.15. Helicoide desarrollable (Fig. 15.17)
Es la superficie tangencial engendrada por las tan-
gentes a la hélice cilíndrica 1, 2, 3, ... , 9, de eje verti-
cal, radio R y paso 1- 9 = H, o por sus planos oscula-
dores (núm. 15.8).
La hélice se ha dividido en ocho partes iguales y el
2rrR
2nB
N
1
Fig. 15.17. -Helicoide desarrollable.
helicoide se ha limitado por sus trazas <:5' y <:5 con pla-
nos horizontales que pasan por los extremos I y 9 de
la espira, y son (núm. 13.2) evolventes de círculo,
obtenidas, trazando tangentes b
l
, c
l
, '" a la base del
cilindro en 2
1
,3
1
, ... Y tomando sobre ellas 21Hb = ~ I I ;
31He = 3;1
1
; ... ; IIHI = 27tR; siendo IIAI = HbBI =
He el = ... = I
1
HI = 2m. Las proyecciones <:5
1
y <:5; son
simétricas respecto al plano de perfil trazado por el eje
del cilindro, siendo 1
1
un punto de retroceso.
Las dos hojas del helicoide están separadas por la
hélice (arista de retroceso) y las proyecciones de ésta
son los contornos aparentes de la superficie.
a) Trazado de generatrices. La generatriz que pasa
por un punto 2
1
-2
2
se halla, trazando la tangente b
l
, en
2
1
, que corta a <:5
1
y <:5;, en puntos Bly Hb que referidos
a <:5
2
y <:5;, determinan la proyección b
2
== B
2
H
2b
tan-
gente, en 2
2
, a la hélice. La proyección vertical de un
punto del helicoide, de proyección PI' se halla trazan-
do, desde PI' las tangentes, el Y b
l
a la base del cilin-
dro, de proyección vertical e
2
== E
2
H
2e
Y b
2
== B
2
H
2b
.
Refiriendo a éstas PI' se obtienen los puntos P
I
-P
2
y
QI-Q2' Análogamente, si se conoce la proyección ver-
118
tical M
2
del punto, podría trazarse desde M
2
las tan-
gentes a la hélice y referir a ellas la proyectante mi del
punto, pero es más exacto trazar por M
2
un plano hori-
zontal que corta a la hélice en el punto 4; dibujar la
evolvente-sección y hallar sus intersecciones con mi'
En vez de dibujar la evolvente, es más práctico
hacer describir a m, un movimiento helicoidal descen-
dente, según la porción 4-=-1 de la espira; es decir, que
gire un ángulo 7 ~ 4 1 = 4) 1 Y descienda la diferencia de
cota entre 4
2
y 1
2
, La nueva posición m; así obtenida,
corta a <:5; en M; y N;. Deshaciendo el movimiento,
se obtiene M y N, tomando KIM
I
= K'IM'I Y KIN
I
=
K;N;.
b) Plano tangente a lo largo de una generatriz c. Es
el determinado por ésta y la tangente (no dibujada) a
la traza horizontal <:5
1
', en He' normal a c
l
(núm. 11.9),
luego c es la recta de máxima pendiente del plano, lo
cual sirve para trazarlo.
c) Plano tangente desde un punto P exterior al heli-
coide. Se halla, trazando el cono director del helicoi-
de, de vértice P. Las tangentes comunes a <:5; y a la
traza del cono son trazas horizontales de los planos
tangentes, de las que sólo sirven las que determinan
generatrices de contacto con el helicoide y cono, para-
lelas entre sí.
15.16. Desarrollo (Fig. 15.18)
En el helicoide definido por la espira de hélice
directriz O == 1, 2, 4, ... , 7, de eje vertical, radio R y
paso P = 1
2
7
2
, la tangente d a O, en el punto 4, es
frontal y corta al plano horizontal, trazado por 1
1
-1
2
,
en L
I
-L
2
, siendo 4
1
LI = 4;2111' Tomando sobre d: D4
= D'4, los extremos D yD' describen hélices <:5 y <:5'
(del mismo eje y paso que O y radio R') que limitan
las dos hojas de la superficie, y sus diferencias de cota
h, respecto al punto de tangencia 4, es constante para
cualquier tangente f, lo que sirve para· hallar el punto
F de <:5.
Para desarrollar la hoja sombreada del helicoide, se
traza el triángulo de paso reducido MNQ (siendo MN
paralela a d
2
y l\Q = P,) y la normal NS a MN que
determina el radio de curvatura constante p = MS de O
(núm. 13.3-b). El desarrollo de la hélice (núm. 15.2)
es el arco circular Od (dibujado a la derecha), de radio
p y longitudes 7 d4dId = 2 4
2
- L
2
• Las generatrices se
conservan en el desarrollo tangentes a la hélice y de
longitud invariable, luego basta trazar las tangentes a
0d' en 7 d Y Id' Y tomar sobre ellas la longitud 7 d Hd =
Id Ad = 4
2
D
2
que determinan el arco circular <:5
d
, de
15. REGLADAS DESARROLLABLES
Fig. 15.18. - Desarrollo del helicoide.
radio 0d Hd' La corona sombreada comprendida entre
()d y a
d
es el desarrollo de la hoja superior y a
d
, la
transformada de a. Si 7
d
Hd Y Id Ad se toman en senti-
do contrario al de la figura, se obtiene el desarrollo de
la hoja inferior, s i m é ~ i c o del anterior respecto a la
bisectriz del ángulo ldOd7d' En la fig. 15.l7, las longi-
tudes de las generatrices en el desarrollo serían: hd =
O; dd = 7d6:4d; ... a
d
= 7
d
4)d = 2 4
2
L
2
Y a
d
se transfor-
maría en la evolvente del círculo ()d'
15.17. Aplicaciones
Si la hoja sombreada del helicoide de la fig. 15.18
se coloca con su eje de punta, al girar el cilindro alre-
dedor del eje, en sentido contrario al del reloj, todo
punto situado encima de la generatriz 4 del cilindro
será impulsado por la hoja hacia el plano vertical,
como sucede en los transportadores de tornillo sin fin.
El helicoide desarrollable no tiene superficies ni
generatrices rectilíneas normales a la dirección del
transporte, como en el helicoide recto (Fig. 21.5), pero
puede construirse en chapa más fácilmente que éste.
El engranaje de Withe está basado en el helicoide
desarrollable y las caras de los dientes de ciertos
engranajes helicoides son también helicoides desarro-
llables.
119
16.1. Generalidades (Fig. 16.1)
Superficie cónica es la engendrada por una recta
VA que pasa por un punto V (vértice) y se apoya en
una directriz curva er, plana o alabeada. Se compone
16. CONO V CILINDRO
de dos partes u hojas engendradas por las semirectas
VA y VB. De aquí, los nombres de completa o simple,
según se consideran las dos hojas o una. Si er es alabe-
ada de orden n, la superficie radiada es de orden n y si
es una cónica, de segundo orden o cuádrica. La recta
Fig. 16.1. -Superficie cónica y cilíndrica. Fig. 16.2. - Cilindro hiperbólico. Fig. 16.3. - Cilindro parabólico.
que une V con el centro de er, si existe, suele llamarse
impropiamente eje (ver núm. 16.2).
Ángulo cónico o sólido es el espacio limitado por
una superficie cónica simple y cerrada, y cono, el
limitado por la superficie y cualquier plano ex que
corte a todas las generatrices.
Si V es impropio la superficie se llama cilíndrica;
consta de una sóla hoja y sus generatrices son parale-
las. Cilindro es el espacio limitado por una superficie
cilíndrica cerrada y dos secciones <PI y <P2 (bases) de
planos paralelos. La distancia entre estos planos es la
altura del cilindro.
En el cilindro hiperbólico (Fig. 16.2), la directriz es
una hipérbola er de asíntotas m y n. Los planos ~ y y,
definidos por el eje e y las asíntotas (planos asintóti-
cos) son tangentes al cilindro, según las generatrices
impropias (recta impropia de los planos ~ y y).
120
En el cilindro parabólico (Fig. 16.3), si el punto A
de la parábola er tiende al infinito, la tangente t == t
A
se
aleja al infinito y el plano ex (tangente al cilindro,
según la generatriz a) tiene por límite el plano ex
impropio, tangente al cilindro según su generatriz
impropia (recta impropia del plano [a,d]). La orienta-
ción común de los planos paralelos al diámetro d y a
la generatriz a es la orientación asintótica del cilindro.
16.2. Centro, eje y planos principales
(Fig. 16.4)
Las propiedades polares de las cónicas se aplican al
cono cuádrico, por simple proyección. Así, en la
radiación de vértice V, a un punto A de un plano n,
exterior a V, le corresponde el rayo a == VA Y a su
polar a', respecto a la sección er de n, el plano ex ==
Fig. 16.4. - Polaridad respecto a un cono cuadrático.
[V,a'] (plano polar de a). Análogamente, a la secante s
que pasa por A le corresponde el plano 0== [V,s] traza-
do por a, y al conjugado armónico R' de A, respecto a
M y N, el rayo r' == VR', conjugado armónico del a,
respecto a las VM y VN. Según esto:
a) El plano polar de un punto A, respecto a un cono
cuádrico, es el determinado por las generatrices de
contacto VB y ve de los planos tangentes al cono tra-
zados desde A, y es el lugar geométrico de los puntos
conjugados armónicos del A, respecto a los de inter-
sección con el cono.
b) El vértice es el polo del plano impropio, es decir,
el centro de la supeificie.
c) Eje de un cono cuádrico (Fig. 16.5) es toda recta
a normal a su plano polar a (plano principal) y son
eje y plano de simétrica del cono.
El eje es el lugar geométrico de los centros O de
las cónicas-sección (J" producidas por planos 7r nor-
males a él (paralelos al plano principal a).
En el cono de revolución son ejes de simetría: el eje
de revolución a y los rayos normales a él, contenidos
en ex., y son planos de simetría: el polar ex. de a y los
que pasan por a, como el o. El eje de un cilindro cuá-
drico es la paralela a las generatrices, trazada por el
centro, si existe, de la directriz o de cualquier sección
plana.
d) En geometría superior se demuestra que de los
infinitos triedros autopolares que existen, solo uno es
trirectángulo (Fig. 16.6), y sus aristas son los tres ejes
a, b y c del cono, siendo a interior y b y c, exteriores
al cono y paralelos al eje mayor y menor my n de a,
respectivamente. La sección a de plano ex., normal al
eje a, es una elipse de ejes m y n, paralelos a b y c, y
las de planos normal abó c son hipérbolas de ejes
paralelos a a y c ó a y b, respectivamente. Si a es cir-
cular, el cono es de revolución.
e) Todo cono cuádrico admite (núm. 16.6) dos
haces de planos paralelos (planos cíclicos) que produ-
cen secciones circulares (cíclicas), y son paralelas a b
Fig. 16.5.-Eje y plano
principal.
16. CONO Y CILINDRO
Fig. 16.6. - Ejes de un cono
cuadrático.
y normales al plano [a,c]. De aquí que todo cono cuá-
drico puede considerarse como un cono oblicuo de
base circular.
16.3. Plano diametral (l de una dirección d
respecto a un cono o cilindro
a) Es el lugar geométrico de los puntos medios B'
(Fig. 16.7) de las cuerdas M'N' paralelas a d, y queda
definido por las generatrices de contacto ve y VD de
los planos tangentes al cono, paralelos a ª (plano
polar del punto impropio de d).
Fig. 16.7.-Plano diametral de una dirección respecto a un cono.
En efecto, toda cuerda M'N' paralela a d determina
con la paralela VA a d, un plano ~ que corta al ex. ==
[V,e,D] y al cono, según la recta VB y las generatrices
VM y VN. En el haz V (ABMN), VA y VB son conju-
gados armónicos de VM y VN, luego la transversal
M'N' del haz corta a VB, en el conjugado armónico
armónico B' de C que es el punto medio de M'N'
(núm. 2.3-d).
121
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
(a) Elíptico. (b) Parabólico.
Fig. 16.8. - Plano diametral respecto a un cilindro
b) En un cilindro elíptico o hiperbólico de directriz
cr y generatriz g (Fig. 16.8-a), el plano diametral ex
contiene al eje del cilindro.
c) En el cilindro parabólico (Fig. b), los planos dia-
metrales, como ex, son paralelos a la generatrices del
cilindro y a los diámetros de cr, es decir, a la orienta-
ción asintótica del cilindro.
d) De ambas figuras se deduce: en un cilindro cuá-
drico, el plano diametral de una dirección d es el
mismo para todas las direcciones contenidas en el
plano [d,t], proyectante de d, según la dirección de
las generatrices.
Fig. 16. lO-a. - Sección hiperbólica.
16.4. Secciones planas
a) Todo plano secante ex, trazado por el vértice V
(Fig. 16.9) corta a un cono de directriz <p arbitraria,
según una o varias generatrices VA, VB y VT deter-
122
Fig. 16.9.-Sección de plano incidente con el vértice.
minadas por los puntos A, B, Y T de corte o de tangen-
cia de ta y <p. Si ex corta a todas las generatrices, la sec-
ción se reduce al punto V.
b) Si ex no pasa por V (Fig. 16.10), sus interseccio-
nes con las generatrices del cono son puntos de la sec-
ción cr. En un cono cuádrico (Fig. a), la naturaleza de
la sección se halla, trazando por V un plano auxiliar ~ ,
paralelo al ex. Según que ~ sea exterior, tangente o
secante al cono, cr será elipse, parábola o hipérbola,
respecti vamente.
Fig. 16.1 O-b. - Sección parabólica.
En la figura, ~ corta al cono según las generatrices
VA y VB, paralelas a ex, luego cr es una hipérbola de
puntos impropios 1 y J (intersecciones de VA y VB
con ex). Las tangentes t, y 1:y a <p, en A y B, determinan
los planos 't = [V,t,] y 'Y = [V,1:y], tangentes al cono a lo
largo de VA y VB y, por tanto, en 1 y J, que cortan al
ex (núm. 14.9-b), según las tangentes m y n a cr, en 1 y
J; luego éstas son las asíntotas, y su intersección 0, el
centro. Por tanto:
Las asíntotas m y n de la sección (J son las parale-
las a VA y VB, trazadas por las intersecciones M y N
de ta con las tangentes a q>, en A y B, Y han de cortar-
se en la traza O (centro) de PV con a.
En un cilindro cuádrico (Fig. b), (l corta a las gene-
ratrices impropias en los puntos impropios de la sec-
ción, lo cual demuestra que las secciones planas del
cilindro cuádrico son del mismo género que el
cilindro.
Fig. 16.11. - Homología entre secciones de planos que se cortan.
16.5. Homología entre secciones planas
(Fig. 16.11)
a) Las secciones q> y q>' producidas en un cono de
vértice V por dos planos a y a' que se cortan según
una recta t, se corresponden (núm. 4.6-a) en una
homología de centro V, eje t y rectas límites l y l' (tra-
zas de a y a' con el paralelo al otro, trazado por V).
Si esta homología se proyecta sobre un plano n,
desde un punto propio o impropio, las proyecciones
de <p y <p' sobre n se corresponden en una homología
cuyo centro y eje son las proyecciones de V y t (núm.
4.9).
En proyección cilíndrica, las proyecciones de l y l'
son también rectas límites de la homología proyec-
ción. En proyección cónica, no lo son.
b) En el cilindro, la homología se transforma en una
afinidad de eje t y dirección de afinidad, la de las
generatrices, y se proyecta sobre n, desde un punto
propio o impropio, según una homología o afinidad,
respectivamente, cuyo centro y eje son las proyeccio-
nes de V y t.
c) Si (l y (l' son paralelos, t es impropia; las rectas
homólogas son paralelas y la razón de segmentos
homólogos, igual a la relación de distancias de V a (l
16. CONO Y CILINDRO
y (l', luego q> y q>' son homotéticas y, por tanto, seme-
jantes.
En el cilindro, <p y <p' se corresponden en una
homología de centro y eje impropios y la relación de
distancias de V a (l y (l' es igual a la unidad, luego la
homología se transforma en una igualdad. Por tanto:
en el cilindro, las secciones de planos paralelos son
iguales.
16.6. Secciones cíclicas (Fig. 16.12)
a) Como ya dijimos (núm. 16.2-e), un cono cuádri-
co puede ser cortado por dos series de planos parale-
los, según círculos (secciones cíclicas). También se
demuestra que en un cono oblicuo de base circular,
los únicos planos que producen secciones cíclicas son
los paralelos o antiparale/os a la base del cono.
(a) Cono de base elíptica. (h) Cilindro elíptico.
Fig. 16.12. - Sección cíclica antiparalela de otra dada.
Sean a y b (Fig. a) las generatrices del plano de
simetría (plano principal) de un cono cuádrico, coinci-
dente con el del papel, y (J, una sección circular de
centro C, diámetro AB y plano normal al del papel. La
sección antiparalela (J' de (J se halla fácilmente, tra-
zando los arcos de centro V y radios VA y VB que
cortan a b y a, en A' y B', siendo A'B' el diámetro de
la sección (J' , de plano normal al del papel.
Los diámetros AB y A' B' son simétricos, respecto
a la bisectriz VI del ángulo ah, que es eje de simetría
de la figura y eje principal del cono.
b) En el cilindro elíptico (Fig. b), los centros C y C'
de (J y (J', coinciden con la intersección 1 de AB y A' B',
y el eje del cilindro es el eje de simetría.
123
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 16.13. - Por dos secciones planas de una esfera
pasan dos conos.
c) Por dos secciones cíclicas antiparalelas (J y cp de
un cono (Fig. 16.13) para siempre una esfera que
contiene a ambas. En efecto, el plano principal, coin-
cidente con el del papel, corta al cono según el trián-
16.8. Representación en diédrica (Fig. 16.14)
a) Un cono se representa por las proyecciones del
vértice V y de la directriz <P, siendo ésta cualquier
línea de la superficie que corte a cada generatriz en un
solo punto. Si <P es plana, basta conocer la proyección
<PI' por ejemplo, y las trazas ha-va de su plano. La pro-
yección A
2
de un punto Al de <PI se halla, por medio
de la horizontal o frontal de a, trazada por Al'
Para hallar las proyecciones de un punto de la
superficie, de proyección PI dada, se trazan las gene-
ratrices VIAl y VIFI que pasan por PI' de proyección
V
2
A
2
y V
2
F
2
• Refiriendo a éstas PI' se obtienen los
puntos P
I
-P
2
y QI-Q2'
Las tangentes VIBI y VIC
I
a <PI y las V
2
D
2
y V
2
E
2
a
<P2 determinan las generatrices VB, VC y VD, VE de
los contornos aparentes horizontal y vertical, respecti-
vamente. Las trazas horizontal y vertical del cono de
hallan, por puntos, como trazas Hd y Vd de la genera-
triz VD, por ejemplo, o como sección homológica de
la directriz plana (núm. 16.5).
b) Para hallar el plano tangente, desde un punto P
exterior al cono (Fig. 16.15) se traza la recta r == VP de
124
gulo VAB, y a a y <P, según los diámetros AB y MN.
En el cuadrilátero ABNM, los ángulos opuestos son
suplementarios por ser AB y MN antiparalelas, luego
el cuadrilátero es inscriptible en una circunferencia J..L,
y a y <P pertenecerán a la esfera de círculo máximo J..L.
La recíproca también es cierta, o sea: por dos seccio-
nes planas (J y cp (círculos) de una esfera pasan dos
conos de vértices V y W (intersecciones de AM y BN o
deANyBM)
16.7. Secciones planas del cono
de revolución
Todo plano no incidente con el vértice de un cono
de revolución corta a éste, según una cónica cuyos
focos son los puntos de tangencia del plano con las
esferas inscritas al cono y tangentes a dicho plano.
Este es el teorema de Dandelin, expuesto en el número
15.10 de n/G.D.
REPRESENTACIONES
Y EJERCICIOS
Fig. 16.14. - Representación en diédrica.
traza Hr' Las tangentes SI y ti a <PI' trazadas desde H
r
,
son las trazas ti == ha Y SI == h ~ de los planos buscados a
== [r,t] y ~ == [r,s], y sus puntos de contacto determinan
las generatrices de tangencia VT y VS. La traza Va se
ha hallado por medio de la paralela h
l
-h
2
a ha' trazada
porP.
Fig. 16.15.-Trazado de planos tangentes.
Si el plano tangente ha de ser paralelo a una direc-
ción d,-d
2
, se traza la paralela r a d y estamos en el
caso anterior (Ver núms. 15,4 a 15,9 de n/G.D.).
Zl
VI
Fig. 16.16. - Representación en axonométrica.
16.9. Representación en axonométrica
La figura 16.16 representa un cono de vértice V' -V;
Y base 0" -0';, situada en el horizontal. El contorno apa-
rente en proyección directa viene dado por las tangen-
tes a 0", trazadas desde V'.
Los planos tangentes al cono que pasan por A' -A;
se hallan, trazando la recta VA, de traza H', Y las tan-
gentes t' y s' a 0", trazadas desde H', cuyos puntos de
tangencia T' y S' determinan las generatrices de tan-
gencia de los planos tangentes [VH,t] y [VH,s].
Las intersecciones de la recta r' -r; con el cono se
hallan, trazando por V la paralela m' -m; a r' -r; que
determina el plano a == [m,r] cuya traza ha ==
corta a 0", en B' Y e'. Las intersecciones de r con las
generatrices de corte VB y ve de a con el cono, son
los puntos buscados D y E.
16. CONO Y CILINDRO
Fig. 16. 17.-Representación en cónica.
16.10. Representación en cónica
La figura 16,17 representa un cono de vértice V'-
T y directriz 0", situada en el cuadro. Las tangen-
tes a' y b' a 0", trazadas desde V', son las generatrices
del contorno aparente.
Las intersecciones de la recta r' -T,1-; con el cono se
hallan, trazando la paralela s' -TsL: a r, trazada por V,
que determina el plano a == [V,r] de traza ta == T,T
s
que
corta a 0", en C' y D'. Las intersecciones de r' con las
generatrices de corte ve y V D de a con el cono son
los puntos buscados P' y Q'.
Fig. 16.18. - Trazado en planos tangentes.
En la figura 16,18, para hallar los planos tangentes al
cono que pasan por el punto N' -T se traza la recta
VN == T,-L;, ayudándonos de la paralela s a m. Las tan-
gentes a 0", trazadas desde T" son las trazas de los pla-
nos tangentes y Y las generatrices de tangencia,
las a' y b' que pasan por los puntos de contacto Pi y B'.
125
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
16.11. Cono de vértice V,-V
2
y base <P,-<P2'
seccionado por un plano ha-va
(Fig. 16.19)
1°) Por puntos. Las intersecciones de a con las
generatrices del cono, como la VB por ejemplo, son
puntos B' de la sección <p', buscada, y se ha hallado,
! ('
1-
1
M
.1
/
/
/
Fig. 16.19. - Determinación de la sección en plano a.
por medio de su plano proyectante vertical y que corta
al cono, según las generatrices VA y VB y a a, según
r
l
-r
2
• Las intersecciones de r con VA y VB son puntos
A'I y B; de <p', siendo VIBI tangente a <P'I' en B;, por
pertenecer al contorno aparente horizontal del cono.
2°) Por homología. En proyección horizontal <PI y
<P; se corresponden (ním. 16.5) en una homología de
centro VI' eje ha y rectas límites 1 == hp y l' == i
l
(pro-
yecciones de las intersecciones de los planos de <P y <P'
con los paralelos al otro, trazados por V).
El homólogo de un punto 0
1
del plano de <PI se
halla, trazando por 0
1
una recta OIL y su homóloga
NO; (paralela a VIL) que corta al rayo VOl' en el
homólogo O; de 0
1
, Si ahora se trazan por 0
1
, rectas
AIBI y elDI (paralela a ha)' sus homólogas O;M y
C'p; (paralela a ha) cortan a los respectivos rayos de
Al' B
I
, el y DI' en sus homólogos A'I' B;, e; y D;, res-
pecti vamente.
126
16.12. Perspectiva axonométrica de la sección
de plano h:-v: (Fig. 16.20), de un cono
de vértice V'-V; y base <P (de proyección
circular <p'), situada en el plano XV
La paralela VH a determina el plano para-
lelo al a, que corta al cono, según las generatrices VA
y VB paralelas a a, luego la sección es una hipérbola
cr (núm. 16.4-b), determinada como sigue:
y'
e

Fig. 16.20. - Perspectiva de la sección de plano a.
1°) Método directo. Las tangentes a' y b' a <P' , en A'
y B', son las trazas de los planos [VAC] y [VBC] tan-
gentes al cono, según VA y VB, y cortan a en P' y
Q'. Las paralelas a V 'A' y V'B', trazadas por P' y Q'
son las asíntotas y de cr'; su intersección e;j' el
centro (situado sobre C'V'); la bisectriz del
ángulo el eje y la intersección de éste con el
cono, el vértice de cr'. Para hallar se ha utilizado
el plano auxiliar que pasa por V y corta al
cono, según la generatriz V'E' que es cortada por
en
2°) Por homología. La base <p' se corresponde con
cr', en una homología de centro V', eje y recta lími-
te hp (traza del plano de <p con el paralelo a a, trazado
por V).
Las homólogas de las tangentes a' y b' a <p', en los
puntos límite A' y B', son las asíntotas a;¡ y (parale-
las a Y' A' Y Y'B', trazadas por P y Q) que se cortan
en el centro C;¡, homólogo de C' (alineado con Y) y la
bisectriz C'oM' del ángulo a'fb¿es el eje de a' .
El pie T' de la generatriz de contorno aparente y'T'
tiene por homólogo el punto de tangencia y'T' y
a' y se ha hallado, trazando la recta T'C' y su homó-
loga S 'C¡;que corta, en al rayo y'T'. El vértice E;¡y
el punto más alto D¿ de a' se han hallado, por medio
de las rectas y C¿N', homólogas de las C'M' y
C'D', siendo D' el punto de contacto de la tangente t'
paralela a homóloga de la tangente a a', en
paralela a
Fig. 16.21. - Secciones hiperbólicas producidas en afilado mecá-
nico de lápices y achaflanado cónico de tuercas.
Las secciones producidas por las caras de un prisma
en el afilado mecánico de un lápiz o en el achaflanado
cónico de una tuerca son hipérbolas, representadas en
la figura 16.21.
16. CONO Y CILINDRO
16.13. Perspectiva cónica de la sección el pro-
ducida por el plano <X== [t
ll
- g;J en el
cono de vértice V' -V; Y base ep' == ep, I
(Fig. 16.22)
1°) Por puntos. Los planos auxiliares que pasan por
la vertical como el de traza cortan al ex
h
Fig. 16.22.-Perspectiva de la sección de plano a
según r' -r; y al cono, según las generatrices a' == Y' A',
Y b' == Y'B; que cortan a r' en puntos a'.
2°) Por homología. Las perspectivas <p' y a' se
corresponden en una homología de centro Y' , eje gil' y
par de puntos homólogos B; y hallados como se
ha dicho. Las rectas límites o cualquier punto de a',
como el de tangencia T
o
' con Y'T', se ha hallado tra-
zando la recta == s; y su homóloga s¿== GB¿que
corta a Y'T', en T¿.
127
17.1. Desarrollo del cono (Fig. 17.1)
Sea una superficie de vértice V (Fig. a) y directriz
<P (plana o alabeada), y ABCDE un polígono inscrito
en <p que determina la pirámide VABCDE, inscrita

(a) Cono y secciones
17. DESARROLLO E
INTERSECCIONES
Si sobre un papel (fig. b) se construyen los triángu-
los VdAdBd' VdBdC
d
, oo. etc., iguales respectivamente a
las caras VAB, VBC, oo. de la pirámide y en el mismo
orden de éstas, se obtiene un desarrollo aproxi-
Md
(b) Desarrollo y transformadas.
Fig. 17.1. - Desarrollo del cono.
mado del cono, tanto más exacto cuanto mayor sea el
número de caras de la pirámide. El desarrollo de <p es
la curva <Pd == AdBdCdDdEd' llamada transformada de qJ
en el desarrollo. En el cilindro, se toma como directriz
la sección recta, por ser una recta la transformada de
ésta. (Ver núms. 11.21 y 11.24 de nIE. de G.D.).
El desarrollo de la curva O' de se obtiene, tomando
sobre las generatrices del desarrollo, a partir de V, lon-
gitudes oo. iguales respectivamente a VA',
V B', oo., etc. que determinan la transformada O'd ==
oo., de 0'. En el desarrollo se conservan inva-
riables (núm. 15.2):
- Las longitudes de las generatrices VA, VB, oo., o
de cualquier segmento AA', BB', oo., de ellas.
- Las longitudes de cualquier curva <p, 0', oo., etc. de
128
pero no sus curvaturas. De aquí, el nombre de
transformada.
- El ángulo y = VCM que la tangente t a <P forma
con la generatriz VC que pasa por el punto C de con-
tacto. Esto se debe a que los planos tangentes al cono,
según las sucesivas generatrices, coincidan con el
plano del desarrollo.
17.2. Trazado de tangentes y asíntotas de
la transformada (Fig. 17.1)
La tangente t
d
a <Pd' en C
d
, se halla trazando la tan-
gente t a <P, en C, y tomando sobre t un punto P. Sobre
17. DESARROLLO E INTERSECCIONES
(a) Proyección diédrica. (b) Desarrollo.
Fig. 17.2. - Trazado de asíntotas de la transformada.
Vd C
d
, como lado, se construye luego el triángulo
VdCdP
d
, de lados iguales al VCP, siendo t
d
== CdP
d
la
tangente buscada, por ser Vd ~ P d = Ver.
La tangente t ~ a cr
d
, en C ~ , puede hallarse, como se
ha explicado, o si se conoce t
d
, trazando la tangente t'
a cr, en C', que corta a t, en M, y construyendo el
(a) H es exterior a (J. (b) H pertenece a (J.
Fig. 17.3.-Puntos de inflexión de la transformada.
triángulo CdC;M
d
, de lados iguales al CC'M, siendo t;
== C;Md' Esta construcción sirve para el trazado de
asíntotas ya que si a gira alrededor de su traza ta con
1t, hasta quedar paralelo a la generatriz g == VC, en el
triángulo MCC', el vértice C' será el punto impropio
de g y la tangente t' == MC' (intersección de a con el
plano 't == [g,t]), la asíntota m que pasa por M y es
paralela a g.
Ejemplo: En el cono L de vértice V
I
-V
2
y base circular
<1'1-<1'2 (Fig. 17.2-a), la sección de plano frontal a es (núm.
16.4-b) la hipérbola 0"1-0"2 de asíntotas OM y ON, centro O,
vértice B y puntos impropios definidos por las generatrices
V2 y V8, paralelas a a. La tangente t
l
-t
2
a <1' en el pie C
I
-C
2
de la generatriz V8 determina con ésta, el plano 't, tangente
a L según VC, que corta al a, según la asíntota OM que
pasa por M == [t,h
a
] y es paralela a Ve.
Basta pues tomar en el desarrollo (fig. b), sobre la tan-
gente t
d
a <l'd' en CM la distancia d = C
d
Md = C
I
MI y trazar
por Md la paralela m
d
a V dCd' siendo m
d
la asíntota buscada.
La otra asíntota es la simétrica n
d
de m
d
, respecto a V
d
5
d
.
17.3. Puntos de inflexión de la transformada
de una sección plana (Fig. 17.3)
Los puntos de inflexión de la transfonnada de una
sección (J de plano a (Fig. a) son los de contacto A y B
con (J de las trazas s y t de los planos tangentes al
cono, nonnales a a. Para hallarlos, se proyecta ortogo-
nalmente V sobre a, en H. Si H es exterior a cr, los pun-
tos de contacto de las tangentes s y t a cr, trazadas desde
H, son los A y B buscados y las generatrices a y b de
tangencia con el cono de los planos [h,s] y [h,t] son
oblicuas respecto a. Si H pertenece a cr (fig. b), la gene-
ratriz b de tangencia es normal a a y la transformada de
cr presenta en B == H una concavidad hacia el vértice V
del cono (núms. 11.22 y 11.23 de n/E. de G.D.).
129
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
(a) b es oblicua respecto a a. (b) b es nonnal a a.
Fig. 17.4. - Plano secante a, normal al plano tangente según la generatriz b.
En efecto, sean V AB, VBC y VBD (Fig.
17 .4-a) tres caras consecutivas (infinítamente
pequeñas) de la pirámide inscrita en el cono,
seccionadas por un plano ex, normal al 't ;:
[VBC], (plano de desarrollo) que corta a éste,
según ta, Y a la pirámide, según el polígono
ABCD, proyectado ortogonalmente sobre 't, en
A,BCD" siendo h ;: VH la normal a ex, situada
en 't.
En el desarrollo, al abatir la cara V AB sobre
't, el abatimiento (A) de A estará sobre la normal
A,M a la charnela VB, en la prolongación de
MA, (por ser MA> MA,) Y (D), por lo mismo,
en la prolongación de ND,. Si h es exterior al
triángulo VBC (fig. a), los ángulos B y C de éste
son obtuso y agudo, respectivamente, luego (A)
y (D) quedan a distinto lado de tao Si h es inte-
rior (fig. b), B Y C son agudos y (A) Y (D) que-
dan al mismo lado de ta.
Fig. 17.5. -Línea geodésica en el cilindro.
K
2

;? VI 2\ i,1\ I
'\ . \ ' \\ ,\
'\ "J \
\
'1 \ \\
2 \ \ \
\ \ \
, \ \ \
, ,: -- \ \
F.: t----b
',\, 2:\ \
1\\
:\,
//1\'" ' '\
7E ,1: \\
\ "
G
d



lJ'(jmatd
En el límite, al tender C a confundirse con B,
el elemento BC se convertirá en la tangente a O"
;: ABCD; 't, en el plano tangente al cono, según
la generatriz VB y O"d ;: (A)BC(D), en la trans-
formada de O" que presentará en B un punto de
inflexión (fig. a) o la concavidad hacia V (fig.
b), por estar (A) y (D) al mismo o distinto lado
de ta;: Be.
n
1
/' //
l/
íl/
I
I
I
I
: I '
2
\ '
l,m1
, ,,:
" \1



I
6
1
17.4. Línea geodésica
a) En el cilindro (Fig. 17.5), la línea geodésica
(núm. 15.4) trazada por dos puntos no situados en una
misma generatriz, es la hélice cilíndrica y se caracteri-
za porque sus tangentes, como la t, forman el mismo
ángulo ex, con la generatriz que pasa por su punto de
contacto M.
b) En un cono de revolución, por ejemplo, (fig.
17.6), la línea geodésica que pasa por dos puntos A y
E de la base, diametralmente opuestos, es la curva y ;:
ACE cuya transformada es la cuerda Ad Ed' Los pun-
tos de y se han obtenido, girando las generatrices hasta
su posición frontal, y llevando sobre ellas las longitu-
130
1
1
Fig. 17.6. - Línea geodésica en el cono.
des le = VdC
d
, lb = VdDd = VdB
d
, ... Deshaciendo el
giro, se obtienen los puntos B, C, ... de y.
Considerando el cono ilimitado, la cuerda Ad Ed
prolongada pertenece al desarrollo del cono y corta en
su punto impropio Id a las generatrices VdM
d
y VdN
d
,
paralelas a ella, cuyas direcciones VM y VN en el
espacio definen los puntos impropios I y J de y.
La tangente a Y'-Y2 en el punto F,-F
2
, situado en la gene-
ratriz V8, se halla (construcción inversa del núm. 17.2), tra-
zando en el desarrollo la generatriz V
d
8
d
y por sus intersec-
ciones 8
d
y Fd con <Pd y Yd' las tangentes 8dHd y Yd ;: t
d
a éstas
que se cortan en Hd y determinan el triángulo 8dHdFd igual
al 8HF. Basta pues tomar sobre la tangente 8H a <P, situada
en el horizontal, la longitud 8H, = 8
d
H
d
, siendo t ;: H,F,-
H
2
F
2
la tangente a yen F.
Las asíntotas se hallan del mismo modo. Trazar la tan-
gente MdKd a <i>d' en Md y tomar sobre la tangente MIKI a YI'
en MI' la longitud MI KI = Md Kd' La asíntota m es la para-
lela a VM, trazada por K y la otra asíntota n, la simétrica de
m respecto al plano meridiano de perfil.
17.5. Métodos de desarrollo
a) Método general. Consiste en inscribir en el cono
(o cilindro) una pirámide (o prisma) y desarrollar ésta,
como se indicó en el núm. 17.1 (Ver núms. 15.9. 16.9
Y 16.10 de n/G.D.). El método resulta tanto más exac-
to, cuanto mayor sea el número de caras de la pirámi-
de (o prisma).
En el cilindro, como la transformada de la sección
recta es una recta, solo se comete el error de sustituir
los arcos divisionarios por sus cuerdas o el de medir-
los con curvímetro.
Si en el cono se toma cada cara de la de la pirámi-
de, como desarrollo de la porción curva de la superfi-
cie, se originan errores: en los ángulos de las caras y
en el total del desarrollo, en la posición de las genera-
trices y en la forma y longitud de la transformada de
la base.
b) El profesor E.J. Nystrom de la Universidad
Técnica de Helsinki (Finlandia) ha calculado el ángu-
lo de desarrollo de conos circulares oblicuos (ver
págs. 196 y 197 de la Geometría Descriptiva de Hiram
E. Grant _2
a
edición), facilitando así la rapidez y exac-
titud del desarrollo.
c) Método de Monge. Consiste (Fig. 17.7) en cortar
el cono, de vértice V y base a, por una esfera de cen-
tro V y radio arbitrario R. La intersección a;-a'2 tiene
sus puntos equidistantes de V, luego su transformada
en el desarrollo (fig. c) es el arco circular de centro
V y radio R.
La curva a'l-a; se halla, dividiendo la base a en
doce partes (fig. a) y girando las aristas V2, ... , V12
hasta su posición frontal. A partir de V2, se lleva
luego sobre ellas la longitud R y se deshace el giro,
como indica la figura.
La longitud de a' se obtiene, por desarrollo del
cilindro proyectante de a', de sección recta a;. Para
ello, se desarrollo a; sobre la recta r en a;d (fig. b), y
sobre las normales a ella trazadas por los puntos de
división, se toman las cotas de cada punto, que deter-
mina la transformada de a' .
Se traza luego (fig. c) el arco de centro V y
radio R, y a partir de se llevan sobre él a un lado y
otro de las longitudes de los respectivos arcos de
ad'c (medidos con curvímetro o por sus cuerdas) que
17. DESARROLLO E INTERSECCIONES
8
(JI
-"--J....J.. ... LL .1 ...
2 3 6 7 8 9 f 12
Vd 1o-D1d
(e)
Fig. 17.7.-Trazado del desarrollo de un cono. Método de Monge.
determinan el desarrollo de a'. Si ahora se trazan
los radios VdA;, ... ... , ... Y se toman sobre
ellos las longitudes de las generatrices giradas (medi-
das en la fig. a), sus extremos son puntos de la trans-
formada a
d
== Ad ... C
d
... Ad de la base a del cono.
La ventaja de conocer a priori la forma de exige
hallar previamente a;-a;; desarrollar el cilindro de
sección recta a; y perder en el desarrollo una de las
curvaturas de a'. Todo ello origina más errores que el
que se pretende evitar, por lo que este método no
puede recomendarse como más exacto y sencillo que
el de la pirámide inscrita.
131
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
17 .6. Puntos notables de la intersección
de conos
La intersección <p (fig. 17.8) del cono y cilindro
oblicuos ~ y n, se halla, por puntos, como sigue
(núms. 18.1 a 18.8 de n/G.D.).
INTERSECCIONES
a) Puntos ordinarios. Por la recta K
I
-K
2
de unión de
los vértices (paralela al eje de cilindro, trazada por V),
se trazan planos auxiliares cuyas trazas horizonta-
les concurren en Hk. El plano auxiliar y, por ejemplo,
~ y . H
. ~ ~ K
Fig. 17.8. - Puntos notables de la intersección.
corta a ~ y n, según las generatrices a, b y m, n cuyas
intersecciones A, B, e y D pertenecen a <p.
Las trazas de los planos tangentes al cono y cilindro
en el punto B == [b,m], por ejemplo, son las tangentes
r
l
Y SI a las bases en los pies de b y m, y se cortan en
TI' siendo t == TB la tangente a <p, en B.
b) Puntos límites. El plano auxiliar límite ~ , tangen-
132
te a n, (núm. 14.11), determina los puntos límites P y
n y corta a ~ , según las generatrices p y q, tangentes a
<p, en P y Q. Análogamente, el plano límite a determi-
na los puntos L y S.
c) Puntos del contorno aparente. Por las generatri-
ces de contorno aparente se trazan planos auxiliares,
como el a, que contiene a las generatrices de contorno
aparente vertical de Q y determina los puntos L
2
y S2
de tangencia de éstas con <P2'
d) Puntos más alto y más bajo. Son los de tangente
horizontal, y como los planos tangentes al cono y
cilindro en dicho punto se cortan según dicha tangen-
te, sus trazas horizontales serán paralelas.
Si las bases son homotéticas, como en la figura, los
planos auxiliares pasan por sus centros de homotecia.
Así, el plano axiliar de traza hp que pasa por el centro
de homotecia inversa 0, corta a las bases en punto F y
G de tangentes paralelas que determinan el punto más
bajo H. Los otros dos puntos de corte con las bases
determinan el más alto (no dibujado).
a) Puntos dobles. En la figura no existen puntos
dobles reales, por tratarse de un caso de mordedura
(núm. 18.5 de n/G.D.). En proyección horizontal, por
ejemplo, los puntos dobles aparentes, como el V" son
proyecciones de extremos de cuerdas verticales,
comunes al cono y cilindro. El lugar geométrico de los
puntos medios de las cuerdas verticales de cada super-
ficie son (núm. 16.3) los planos () y E, determinados
por las generatrices de contorno aparente horizontal
de Q y ~ , y su intersección i == n, el lugar de los pun-
tos medios de las cuerdas comunes a ambas, luego V,
pertenece a i" como se ve en la figura.
El punto J de i se ha hallado, trazando el plano hori-
zontal que pasa por V y corta a () y E, según las parale-
las e,-e
2
Y f,-f;, a ho Y hE' que se cortan en J,-J
2

f) Puntos impropios. Si de las cuatro generatrices
de intersección del plano auxiliar útil con ~ y n, dos
de ellas (una de cada superficie) son paralelas entre sí,
definen un punto impropio de <p.
Si una de las generatrices es impropia, cortará a las
otras dos de la otra superficie en dos puntos impropios
que también pertenecen a <p.
Según que el punto impropio 1 admita una asíntota
propia o impropia, <p presenta una rama infinita o
parabólica en la dirección de 1. (Ver núms. 17.11 Y
12).
g) Partes vistas y ocultas de la intersección. Son las
determinadas por puntos vistos en las dos superficies.
En lo que sigue, los ejes de las superficies se supo-
nen colocados en un plano frontal, a fin de que la pro-
yección sobre este plano coincida con la proyección
vertical de la figura.
17.7. Conos circunscritos a una misma esfera
Si dos conos secantes, de ejes concurrentes y vérti-
ce propio o impropio están circunscritos a una misma
esfera, la intersección se compone de dos cónicas que
se proyectan sobre el plano de los ejes, según dos rec-
17. DESARROLLO E INTERSECCIONES
tas, (núms. 25.6 y 25.11).
En la figura 17.9, el cono ~ y el cilindro n, circuns-
critos a la esfera A, de centro 1 (intersección de los
Fig. 17.9. - Intersección de conos circunscritos a una esfera.
ejes), se cortan según dos cónicas i e i' (elipses) que
pasan por las intersecciones G y G' de los círculos de
tangencias a y ro con la esfera, y se proyectan verti-
calmente, según los segmentos i
2
== Az B
2
e i; == C
2
D
2
,
definidos por los puntos de corte A
2
,B
2
y C
z
,D
2
de los
contornos aparentes verticales de ~ y n. Las proyec-
ciones i, e i; son también elipses de ejes A, B" E,E; Y
C i D " ~ F, F;, respectivamente.
17.8. Conos de revolución de ejes
concurrentes
La intersección de dos conos de revolución secan-
tes (de vértice propio o impropio) y de ejes concurren-
tes, se proyecta sobre el plano de los ejes, según una
hipérbola (núm. 25.12).
133
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
fll
Fig. 17. 1O.-Intersección de cono y cilindro de ejes concurrentes.
a) En la fig. 17.10, el centro O de la hipérbola se
obtiene, trazando la esfera límite A de centro 1 (intersec-
ción de los ejes de L y Q), tangente al cono, según el cír-
culo P,-P2 que corta al cilindro, según los círculos q y s.
Los puntos de corte de p con q y s son puntos ~ y F
2
de
la hipérbola; las paralelas q2 y S2 son tangentes a ella
(núm. 14.11) Y el punto medio O de E
2
F
2
, el centro.
b) Asíntotas. Son las rectas m
2
== M
2
P
2
Y n
2
== N
2
Q2
que unen los puntos de corte de las generatrices de
contorno aparente vertical del cono y las del cilindro
homotético y coaxial de Q, tangente a la esfera límite
(dibujadas de trazos).
c) Puntos de intersección. En proyección vertical,
la hipérbola queda definida por las asíntotas, y los
puntos A
2
, B
2
, C
2
y D
2
• Para obtener más puntos, se
trazan esferas auxiliares, como la <p, cuyas interseccio-
nes circulares con L y n, proyectadas según rectas, se
134
cortan en puntos K, L, R Y S. Los R Y S, exteriores aL
y n (puntos imaginarios o parásitos) pertenecen a la
hipérbola, pero no a la intersección.
Refiriendo los puntos hallados a la proyección hori-
zontal (por generatrices o paralelos p y 1 del cono) se
obtienen dos curvas cerradas alabeadas AGBG' y
DHCH'. Los puntos de tangencia G" G; Y H" H; con
el contorno aparente corresponden a los de corte del
eje G
2
H
2
con la hipérbola.
Fig. 17.11. - Intersecciones de cono con cilindros coaxiales, de
ejes concurrentes.
Como resumen, la figura 17.11 representa las pro-
yecciones verticales del cono L, de tres cilindros coa-
xiales Q, Q', Q", de distintos radios, y de la esfera de
centro 1 (intersección de los ejes) inscrita en L y Q. La
intersección de L y n se proyecta, como hemos dicho,
según las rectas AB y CD, y las de L con n' y Q",
según hipérbolas de ramas PQ, MN y EF, CH, respec-
tivamente, cuyas asíntotas son AB y CD Y sus ejes e'
y e", las bisectrices del ángulo que forman.
Las hipérbolas de eje e", homotéticas entre sí, se
producen en la penetración del cilindro en el cono, y
las de eje e', en la penetración del cono en el cilindro,
siendo todas homotéticas de las rectas AB y CD
(penetración mútua o máxima). Si los cilindros son de
ejes paralelos entre sí, las hipérbolas son homotéticas,
de asíntotas paralelas pero no coincidentes.
/
I
/
I
I
/
/
/
,/-
----
--
/
Fig. 17.12. - Intersección de conos iguales circunscritos a una
misma esfera.
d) En el caso (Fig. 17.12) de dos conos iguales L y
L', de ejes concurrentes, circunscritos a una misma
esfera, se demuestra que la intersección se compone de
dos curvas planas (cónicas), de proyecciones AC y B
D, Y de planos perpendiculares entre sí. Si giramos el
cono L' 180°, alrededor de la normal n == lA al plano
BD, coincidirá con el cono L, lo cual sirve para formar
codos poligonales cónicos (núms. 18.5 y 18.7).
17.9. Conos de revolución de ejes paralelos
En la figura 17.13 (penetración del cilindro n en el
cono L), la intersección se proyecta ortogonalmente
sobre el plano de los ejes, según una parábola de eje
e
2
normal al de las superficies. Las de
las curvas de entrada y salida son los arcos C
2
D
2
y
17.10. Normas prácticas de desarrollo
de conos
El desarrollo de tuberías o piezas de chapa se dibuja
sobre papel o chapas auxiliares, o sobre la misma
chapa del objeto, con la cara interna del desarrollo
vista para que las marcas y líneas de doblado o curva-
do queden luego en el interior.
17. DESARROLLO E INTERSECCIONES
Fig. 17.13. - Cono y cilindro de ejes paralelos.
A
2
B
2
de la parábola de eje e
2
, normal a los de L y n,
es decir, horizontal.
Los puntos de corte A
2
, B
2
, C
2
y D
2
de los contornos
aparentes pertenecen a la parábola. Para hallar más
puntos, se trazan planos auxiliares horizontales P
2
y q2
que cortan a L y n, según círculos cuyas intersecciones
determinan los pares de puntos F, F' Y E, E' y sus simé-
tricos H, H' Y G, G', respecto a e, (por ser L y n simé-
tricos respecto al plano horizontal trazado por V).
APLICACIONES Y EJERCICIOS
Como generatriz de corte se prefiere la más corta
(por sencillez y economía de soldaduras y remaches)
pero, a veces, interesa la menos visible (por estética),
la de menor roce con materiales de vertido (caso de
tolvas) o viene impuesta, como en la construcción de
135
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
codos (núm. 18.5). La exactitud en el dibujo y las
dimensiones adecuadas de la chapa, evitan añadidos o
recortes posteriores y retales o recortes inservibles.
Los espesores de chapa inferiores a 6,25 mm. no
influyen en el trazado teórico del desarrollo pero con
chapas más gruesas, debe considerarse la tolerancia
admitida en el curvado. Después se añaden los com-
plementos y pestañas para las uniones.
Fig. 17.14.-Puntos impropios de la intersección de dos conos.
17.11. Intersección cpde conos con puntos
impropios (Fig. 17.14)
Sean los conos L y n, de vértices V y W, y bases cr
y (O de plano n. Con vértice en V, tracemos el cono n'
homotético del n, de base (o' homotética de (o, res-
pecto al centro H, (traza de WV con n). Si (o' y cr se
cortan en puntos A' y B', sus homólogos A y B deter-
minan las generatrices WA y WB de n, paralelas a las
VA' y VB' (comunes a L y n') a las que cortan en los
puntos impropios de la intersección <p. El número de
estos coinciden con los de corte (de 1 a 4) de cr y (O'.
La asíntota correspondiente al punto impropio e de
la generatriz WB es la paralela h a ésta, trazada por el
punto de corte H de las tangentes s y t a cr y (o, en B' Y
B, respectivamente. Si t Y s son paralelas, h es impro-
pia, y <p tiene una rama parabólica de dirección C.
136
Fig. 17.15. -Cono y cilindro hiperbólico.
17.12. Puntos impropios de la intersección cp
de cono y cilindro hiperbólico
Sea el cono de vértice V (Fig. 17.15) y el cilindro de
vértice n y generatriz g, seccionados por un plano n,
según la elipse cr y la hipérbola (o, de asíntotas m y n.
El cono no tiene ninguna generatriz paralela a g, por ser
la traza H de la recta VW interior (o exterior) acr.
El plano secante auxiliar y, paralelo al asintótico a
del cilindro, corta al cono según las generatrices VA y
VB y al cilindro, según su generatriz impropia (recta
impropia de a) cuyas intersecciones con VA y VB son
los puntos impropios e y J ~ de <p. Las asíntotas i y j en
estos puntos son las paralelas a VA y VB trazadas por
los puntos de corte C y D de tu con las tangentes a cr,
en A y B, respectivamente, y lo mismo se procedería
con el segundo plano asintótico ~ .
Si Íy es tangente a cr en un punto T (no dibujado), se
obtiene una asíntota impropia, es decir; una rama
parabólica de dirección VT, y si además, coincide con
tu, un punto doble impropio de dirección VT.
Si H == A, el plano límite de traza t corta al cilindro,
según dos generatrices (asíntotas) tangentes a <p en los pun-
tos límites (núm. 17.6-b), confundidos en uno impropio
doble, por ser paralelas. Las asíntotas restantes se hallan,
como se ha dicho, trazando por A == H, paralelas l¡ y t
B
(no
dibujada) a tu Y t ~ que cortan a cr en B y E (no dibujado).
Los planos tangentes al cono en B y E cortan a a y ~ , en las
respectivas asíntotas.
18.1. Orificio de paso de una tubería
(Fig.18.1)
Dibujar el orificio a practicar en una plataforma
metálica horizontal E
l
-E
2
, para el paso de un tubería
cilíndrica D, de eje e
l
-e
2
Y diámetro exterior d.
Solución. El plano vertical a, trazado por e
l
-e
2
,
corta a L y n, según la horizontal h
l
-h
2
y las generatri-
ces m y n (no dibujadas), abatidas sobre el horizon-
tal, en (h), (m) y (n), sien- d
do O la traza de e y L, aba-
tidos en (O) y (e). La inter-
sección de Q y L es
la elipse cr, de eje mayor
(A)(B), desabatido en
Al B
I
, Y eje menor C
I
DI =
d, normal a AIBI'
Para independizar la
tubería de la plataforma,
conviene dejar holgura
entre ambas, por lo que
debe practicarse un orifi-
cio elíptico, homotético
de cr, de semiejes 0
1
Al' Y
0
1
D¡' mayores que los de
éste, siendo A'ID; paralela
aAIDI'
18. APLICACIONES
V,
Fig. 18.1. - Orificio elíptico para paso
de tubería cilíndrica.
Fig. l8.2.-Tolva cónica de bocas
circulares.
18.2. Tolva cónica de bases
circulares (Fig. 18.2)
En la pared vertical E de un depósito de chapa
metálica, se ha practicado un orificio circular O; de
centro O y diámetro do, para acoplarle la boca de una
tolva cónica de descarga, de ángulo en el vértice a y
boca de entrada circular ep, de plano horizontal y diá-
metro d
b
• Dibujar la tolva.
Solución. Supongamos el problema resuelto. El
plano frontal, trazado por 0
1
-0
2
(plano principal o de
simetría del cono) corta al cono, según el triángulo
VCD y a las bocas circulares cr y cp (secciones cíclicas
antiparalelas), según diámetros, de proyecciones A
2
B
2
Y C
2
D
2
(vertical y horizontal), simétricas respecto a la
bisectriz V
2
K
2
del ángulo D
2
~ 2 C 2 = a (núm. 16.6),
luego ésta formará 45° con la horizontal y las genera-
trices b
z
== VzBz y a
2
== V
2
A
2
, ángulos ~ y 90° - ~ con la
vertical, siendo ~ = 45° - a./2 = (90° - a)/2. De aquí, la
construcción:
Por B
2
y A
2
, trazar rectas b
2
y a
z
que forman con la
vertical L
2
ángulos ~ y 90° - ~ y se cortan en V
2
. Se
traza luego el segmento horizontal B
2
F = d
b
Y por su
extremo F, la paralela a b
2
que corta a a
2
, en C
2
, y
determina la proyección C
2
D
2

La tolva, así obtenida, es un cono circular oblicuo
de segundo orden, de base cp y vértice V
I
-V
2
. Como
comprobación, las líneas de los centros VO y VE de cr
y 51? han se ser simétricas respecto a la bisectriz VK y
B:Y2A2 = a.
137
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
18.3. Cuña de barra cilíndrica perforada
(Fig. 18.3)
Una barra cilíndrica L¡-L
2
tiene un orificio cilíndri-
co central Q¡-Q2 y ha de rematarse en forma de cuña
simétrica, de arista AD y caras planas de inclinación
e respecto a la horizontal. Dibujar las proyecciones
de la cuña.
H
2
~ 2
D;
Fig. 18.3. - Cuña de barra cilíndrica perforada.
Solución: Si giramos la arista AD de la cuña alrede-
dor del eje de la barra, hasta dejarla de punta, el plano
de la cara será proyectante de traza v ~ y su recta de
máxima pendiente 02M; == v ~ formará un ángulo E
con la horizontal. Deshaciendo el giro, se obtienen las
dos rectas de máxima pendiente OM y OQ de ambas
caras, las secciones elípticas de la barra, de semiejes
OA, OM y OA, OQ, y las del conducto central, de
semiejes OB, ON y OB, OP.
Los puntos de tangencia Ez Y H
2
de las elipses con
el contorno aparente vertical son las intersecciones
con éste de las paralelas a OM y OQ, trazadas por El
yH
I

18.4. Achaflanado cónico de una barra
prismática (Fig. 18.4)
Una barra prismática exagonal regular L¡-L
2
quie-
re achaflanarse en su extremo, según un cono de revo-
138
lución de ángulo ro y base circular horizontal C(J7 ins-
crita en el prisma. Dibujar el achaflanado.
Solución: La generatriz frontal VA del cono pasa
por el extremo A
I
-A
2
del radio frontal OA = OT de
O"a' forma con la vertical el ángulo 00/2 y corta a la
C
1p
Fig. 18.4. -Achaflanado cónico de barra prismática.
arista r
l
-r
2
del prisma, en el punto B
I
-B
2
que determina
la sección c ~ , de plano ~ del cono y las intersecciones
C, D, E, ... del cono con las aristas del prisma.
La cara BICI del prisma corta al cono, según la
hipérbola definida por el vértice T
I
-T
2
; eje t
l
-t
2
(verti-
cal trazada por T) y par de puntos B y C. La tangente
en B
2
, pertenece al plano 't tangente al cono en B y se
proyecta según la tangente v, == V
2
B
2
, en Bz. Por otra
parte, los planos tangentes al cono, en B y E, cortan al
plano de la hipérbola de plano C
I
DI' según las asínto-
tas de ésta (núm. 16,11-2°), de proyecciones V
2
B
2
y
V
2
E
2

Los planos horizontales, como el y, situado entre ex
y ~ , cortan a VB en I y al cono, según la circunferen-
cia c.", de radio 0
1
1
1
cuyas intersecciones con BICI son
dos nuevos puntos F y G de la hipérbola. El achafla-
nado pedido es la parte de la superficie cónica (rayada
en la figura) limitada por ca y las secciones hiperbóli-
cas de las caras.
18.5. Formación de codos (Fig. 18.5)
a) Sea El el eje (situado en el plano del papel) de un
cilindro de revolución L, seccionado por un plano nor-
mal al del papel, según una elipse de proyección AB.
Si giramos la elipse 180°, en su plano, alrededor del
centro, coincidirá con ella misma; la porción superior
\
\

"
"
2:
2
Fig. 18.S-a. - Codo cilíndrico Fig. 18.5-b. - Codo cónico.
I de donde: " = 90 -
180-()
2
Lo dicho es aplicable al cono de revolución (fig. b)
puesto que siendo () ángulo exterior del triángulo: () =
M + N = 2 Y a = 90° - lo mismo que en el cilin-
dro.
Girar la elipse AB, en su plano, 180°, alrededor de
su centro 0, es lo mismo que girar la porción L del
cono 180°, alrededor de la normal m a AB, trazada por
el punto medio ° de AB, luego los conos L y L' son
simétricos respecto a m y sus ejes se cortan en un
punto I de m. La recta m es también eje de simetría de
la esfera de centro 1, inscrita en L, (por ser un diáme-
tro), luego también estará inscrita en L'. Por tanto:
Las dos piezas del codo cónico (o cilíndrico) son
tangentes a la esfera de centro 1 (intersección de los
ejes), inscrita en una de ellas, (núm. 17.8-d).
18. APLICACIONES
CODOS, DERIVACIONES
Y PIEZAS DE TRANSICiÓN
L
2
del cilindro tomará la posición L; y la nueva posi-
ción lE' del eje formará con AB el mismo ángulo
que formaba lE.
La inclinación a = IAC que debe darse al plano de
corte, respecto al horizontal, para obtener un codo
cuyos ejes forman el ángulo (), se deduce, teniendo en
cuenta que:


nO
(a) Codo. (b) Desarrollo.
Fig. 18.6. - Trazado y desarrollo del codo cilíndrico recto.
18.6. Trazado y desarrollo de codos (Fig. 18.6)
Para construir un codo recto cilíndrico formado por
dos piezas iguales LJ y L
2
de chapa fina (fig. a), se
corta el cilindro de revolución L por un plano que
pase por el punto medio M del eje AB y forme con la
base el ángulo a = 90° - 90°/2 = 45° (núm. 18.5).
Girando la sección 0', en su plano, alrededor de su
centro M y con ella, la pieza L
2
, se obtiene el codo
El desarrollo del cilindro y la transformada O'
== EF de la elipse sección (fig. b) se obtienen fácilmen-
te, como indica la figura. De aquí, la construcción.
Preparar una chapa rectangular MNPQ (fig. b), de
altura PN = 2AM Y base QP = 1tD (siendo D el diá-
I!!,etro del codo); cortarla según la transformada O' ==
EF, previamente trazada sobre ella, y enrollar luego
las chapas LJ y L
2
que forman las piezas del codo.
139
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
K
(a) Desarrollo (b) Secciones (e) Codo poligonal.
Fig. 18.7. - Codo poligonal cilíndrico circunscrito.
Fig.18.8. - Codo poligonal
cilíndrico inscrito.
18.7. Codo poligonal cilíndrico (Fig. 18.7)
a) La unión o conexión de dos tubos de ejes concu-
rrentes puede realizarse directamente (núms. 18.5 y 6)
o por medio de una pieza intermedia (codo de unión),
seccionada por el plano de los ejes, según una línea
curvilinea (codo tórico circular, elíptico, etc.) o poli-
gonal (codo prismático o poligonal).
Así, para construir un codo poligonal cilíndrico
(fig. c), de radio R y ángulo 8 = 90°, formado por n =
4 cilindros de revolución L" ~ , Lj Y L4 de diámetro
D, se divide 8 en 2n - 2 = 6 partes iguales, de valor d
= 90/6 = 15°, siendo éste el ángulo adoptado para los
elementos extremos L, y L4 Y 2d = 30° para los restan-
tes.
Por los puntos de división A, E, T Y K se trazan
luego tangentes a la circunferencia de radio OA (poli-
gonal de los ejes) y por B y C (siendo AB = AC =
D/2), paralelas a ellas que determinan la sección del
codo y las juntas (secciones elípticas) 0"" 0"2 Y 0"3' La
sección OE del cilindro L
2
(sección recta) es circular,
por ser simétrica de la BC respecto al plano de 0""
luego L
2
y L3 son cilindros de revolución, y 0"" 0"2 Y
0"3' secciones elípticas.
Los cuatro elementos del codo pueden obtenerse de
un cilindro de revolución L (fig. b) de diámetro D,
dibujando L, en la posición de la figura c; L
2
, girado
180° alrededor del eje; L
3
, en la misma posición y L
4
,
girado, y en general, girando sólo los de subíndices
par.
Finalmente, desarrollando el cilindro L y las seccio-
nes 0"" 0"2 Y 0"3 (fig. a), se obtiene la chapa mínima
necesaria MNPQ y los cortes 0"" 0"2 Y 0"3 que hay que
dar para obtener cada elemento.
b) Si los ejes de los elementos, en vez de ser tan-
gentes a la circunferencia de radio OA, son cuerdas
140
como en la fig. 18.8, se obtiene un codo de tres ele-
mentos L" L
2
Y L3 de cilindro elíptico y secciones
circulares 0"" 0"2' 0"3 Y 0"4' En efecto, 0"2 es circular por
ser simétrico de 0"" respecto al plano de canto OM,
luego la sección de este plano (sección recta) ha de ser
elíptica.
18.8. Codo poligonal cónico (Fig. 18.9)
Para acoplar tuberías cilíndricas de revolución, de
diámetro D y D' Y ejes situados en el plano del papel,
se ha utilizado un codo poligonal cónico (fig. b), de
radio R y ángulo 8 = 90°, formado por n = 4 elementos
troncocónicos de revolución.
a) Poligonal circunscrita (Fig. b). Se divide el ángu-
lo del codo en 2n - 2 = 6 partes iguales, de valor 90°/6 =
15° Y por los puntos de división A, M, N Y F se trazan
tangentes a la circunferencia de radio OA = R que
determinan la poligonal de ejes ABCEF. Luego, se
construye aparte (fig. a) un cono de revolución L, de eje
AF, igual a la suma AB + BC + CE + EF de los lados
de la poligonal, y bases de diámetro D y D'; se trazan
las esferas de centros B, C y E inscritas en él, y con los
mismos radios y centros, se trazan las mismas esferas
en la figura b, así como los elementos L" L
2
, L3 Y L4 Y
sus intersecciones, como se ve en la figura.
En efecto, el cono ~ es igual al L, por ser circunscri-
to a las esferas de centros B y C, iguales a las de L e
igualmente distanciadas, luego al ser iguales y circuns-
critos a la misma esfera, podemos hacer coincidir L,
sobre L
2
, girando 180° la sección 0", (núm. 17.8-d), y así
sucesivamente, hasta obtener L. El ángulo ex que el eje
BC forma con O" es igual a la mitad del ABC formado
por los ejes de L, y L
2
(núm. 18.5), luego 0", es paralela a
OB y análogamente 0"2 y 0"3 son paralelas a OC y OE.
18. APLICACIONES
e
1
3
/0'4
- J)"-
(a) Secciones y desarrollo. (b) Codo poligonal.
Fig. 18.9.-Codo poligonal cónico circunscrito.
Los planos de corte de L pueden dibujarse, llevando
sobre AF las longitudes a, b, c y e de los ejes de cada
elementos y trazando por estos puntos rectas 0"), 0"2 Y 0"]
que forman el ángulo a con AF (a un lado y a otro de
él) o llevando alternativamente los lados h y p, I Y q, ...
(a) Secciones. (b) Codo poligonal.
Fig.18.1 O. - Codo poligonal cónico inscrito.
tificada en la fig. a. Luego se trazan las esferas extre-
mas de centros A y E Y diámetros D y D'; el cono L
circunscrito a ellas y las esferas de centros B y C, ins-
critas en él.
Finalmente, se dibujan las mismas esferas de cen-
tros A, B, C y E (fig. b) Y se trazan los conos L), ~ Y
L3 Y sus intersecciones respectivas 0") ... 0"4 Las seccio-
nes 0"2 y 0"3 son paralelas a OB y OC, como en el caso
anterior.
Los planos de corte de L se obtienen, tomando a
partir de B, la longitud a hacia abajo y los b, c y e
hacia arriba, y por F y G se trazan 0"2 y 0"], formando
del perímetro del codo. También se ha dibujado la
mitad del desarrollo del cono y de las líneas de corte.
b) Poligonal inscrita (Fig. 18.10). El ángulo () (Fig.
b) se ha dividido en tres partes iguales que determinan
la poligonal ABCE, inscrita en el cuadrante AE y rec-
rr
\
111
e IliltHH!llI! .. B_
~ c
A " " ' ~ )
I . o
I¡III
(a) Recta. (b) Oblicua.
Fig.18.II.-Derivación simple del mismo diámetro.
con AE el ángulo a, a uno y otro lado de éste. Los
cortes extremos se dibujan por medio de las longitu-
des m, q y p, s, como se ve en la figura.
18.9. Derivaciones de tubos
En las derivaciones simples del mismo diámetro que
la tubería principal (fig. 18.11), las tuberías están cir-
cunscritas a la esfera de centro 1 (intersección de sus
ejes). La intersección se compone de dos elipses de las
que sólo sirven las semielipses de proyección lB e ID.
141
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
(a) Recta. (b) Oblicua.
(a) Derivación (b) Derivación en (a) Derivación en (b) Derivación con
directa. 'cono de reducción. cono de reducción. reducción.
Fig.18.12. - Derivación doble
del mismo diámetro.
Fig.18.13. - Intersecciones alabeadas
en derivaciones de distinto diámetro.
Fig.18.14. - Intersecciones elípticas en
derivaciones de distinto diámetro.
Fig. 18. 15.-Derivación en Y.
Fig. 18.16. -Doble derivación en Y con reducción.
En las derivaciones dobles (fig. 18.12), se utilizan
las dos elipses completas (fig. a) o las cuatro semielip-
ses (lA, lB, IC e ID)(fig. b).
142
Si la derivación es de distinto diámetro (Fig. 18.13),
se cortan según una curva alabeada de cuarto orden,
de proyección hiperbólica AB (núm. 17.8). Para obte-
ner intersecciones elípticas (Fig. 18.14), se intercala
una reducción cónica en la tubería principal (fig. a) o
en la derivación (fig. b).
Estos ejemplos también son aplicables a bóvedas y
lunetos, normales y oblicuos, de diámetro igualo
menor que el de la bóveda principal.
Las figuras 18.15 y 16 representan distintos casos
de intersecciones elípticas de conos y cilindros cir-
cunscritos a la misma esfera (tres conos, dos conos y
cilindros, y cono y dos cilindros).
18.10. Tolvas
Son simples embudos cónicos para facilitar el verti-
do y la entrada en las tuberías de líquidos, áridos o
elementos sueltos (fig. 18.17). En la tolva recta o coa-
xial (fig. a), la intersección de tubería y tolva es un
CÍrculo AB; en los restantes casos, elipses (figs. b, c y
e) o arcos de elipses (fig. d), por estar circunscritas a
la misma esfera, y lo mismo sucede en las de doble
cono, representadas en la figura 18.18.
18.11. Piezas de transición de cilindros
a) Tuberías de ejes concurrentes. Suelen unirse por
medio de reducciones cónicas de revolución (figs.
18.19-a y c). En la figura b, la circunferencia de cen-
tro I (intersección de los ejes) corta a las tuberías
según CÍrculos, proyectados en AB y CD, por los que
pasa un cono circular oblicuo (de segundo orden).
b) Ejes paralelos (fig. 18,20). Las intersecciones de
tuberías y conos coaxiales (fig. a) son CÍrculos y los de
ejes paralelos (figs. b, c y d), curvas alabeadas de
cuarto orden, proyectadas según arcos de parábola
(núm. 17.9).
(a) Recta. (b) Acodada.
(a) Coaxial. (b) Tangencial.
(e) Tangencial
Fig. 18.17.-Tolvas simples.
18. APLICACIONES
(d) Y (e) Acodadas a 90°.
Fig. 18.18. - Tolvas de doble cono.
(a) Coaxial de
secciones
circulares.
(a) Por cono tangencial. (b) Por secciones cícli-
cas de cono cuádrico.
(e) Por secciones elípticas
de cono de revolución.
Fig. 18.19. - Piezas de transición de cilindros de distintos diámetros
y ejes concurrentes.
(b) Y (e) Por cono de revolución
de intersección alabeada.
(d) Por conos y cilindro
de revolución de inter-
secciones alabeadas.
Fig. 18.20. - Piezas de transición de cilindros de distintos diámetros y ejes paralelos.
(e) Por cono cuádrico
de secciones
elípticas.
En la figura e, se eligen los centros M y N de las
secciones AB y CD de plano normal a MN que son
elipses homotéticas (por ser secciones paralelas de
cilindros homotéticos) y determinan el cono recto de
vértice V (intersección de AC y BD), eje MN y base
elíptica AB.
143
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Llamaremos cubiertas bi, tri, tetracilíndricas, etc.
las formadas por la intersección de dos, tres, cuatro, ...
V¡a v" ,v.
A
2
O
2
A,
.-_. __ ._'
é,
DI
hp
C.
CUBIERTAS
semicilindros, anteponiendo el prefijo ¡so si éstos son
iguales.
\l
.hp
(a) De planta rectangular. (b) De planta elíptica. (c) De planta circular.
Fig. 18.21. - Cubierta laminar cilíndrica.
18.12. Cubiertas simples (Fig. 18.21)
Partiendo de un semicilindro de revolución de radio
R, puede obtenerse una cubierta de planta rectangular
(fig. a), elíptica (fig. b) o circular (fig. c), según que
los planos secantes a y ~ sean normales u oblicuos al
eje, o sea, <p = 45°.
(a) Con dos viseras. (b) Con una visera. (c) Con tres viseras.
Fig. 18.22. -Cubierta isobicilíndrica.
18.13. Cubiertas bicilíndricas
La figura 18.22 representa algunos tipos de bóveda
isobicilíndrica de ejes concurrentes, normales entre sí,
seccionados de diversas formas y rematados con vise-
ras elípticas.
144
18. APLICACIONES
Fig. 18.24. -Acoplamiento de cubiertas isotricilíndricas
para plantas de jórma rómbica, trapezoidal o
de paralelogramo.
(a) De sección normal y planta triangular. (b) De sección oblicua (con visera).
Fig. 18.23. - Cubierta isotricilíndrica.
1 I
I I
1 I
1
I
(a) De planta hexagonal.
I
I
I
I
I
\
\
\
(a) De planta triangular.
(b) De planta hexagonal.
Fig. 18.25 - Combinaciones de cubiertas isotricilíndricas.
\
,
,
"
(b) De planta triangular.
Fig. 18.26. - Bóveda isotricilíndrica.
18.14. Cubiertas tri cilíndricas
La figura 18.23 son dos ejemplos de bóveda isotri-
cilíndrica (de ejes formando entre sí ángulos de 120°),
seccionadas por planos normales y oblicuos respecto a
los ejes que forman la cúpula de lunetos de planta
triangular (fig. a) o la de viseras elípticas (fig. b).
La figura a, repetida varias veces, permite cubrir
espacios mayores de planta en forma de paralelógra-
mo o trapecio (fig. 18.24), triángulo o exágono (fig.
18.25), con apoyos periféricos, excepto en la fig.
18.25-b que tiene un apoyo central.
Finalmente, en la fig. 18.26-a, si en vez de los lune-
tos se utilizan los tímpanos interiores de los cilindros,
se obtiene la bóveda isotricilíndrica de planta exago-
nal (fig. 18.26-a) y si los ejes no son concurrentes (fig.
b), la de planta triangular.
145
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 18.27. - Bóveda isopentacilíndrica.
18.15 Cúpulas de lunetos
Son las formadas por la intersección de n cilindros
iguales de ejes coplanarios y concurrentes que forman
entre sí ángulos iguales (fig. 18.27).
La cúpula de la figura 18.28 la forman cuatro semici-
lindros elípticos, de directrices circulares <p, 0), ... , de
plano vertical y ejes ascendentes, concurrentes en Q. La
intersección (J == FV de cada cilindro con el contiguo es
un arco de elipse, de semidiámetros conjugados QF y
QV (proyecciones de BF y BN sobre el plano YZ, en
dirección BQ) y tangentes IF e IV, en F y V.
x
Fig. 18.28. - Cubierta isotetracilíndrica peraltada.
z
Fig. 18.29. - Cubierta isoexacilíndrica parabólica peraltada.
Fig. 18.30-a. - Cubiertas cónicas.
Fig. 18.30-b.-Auditoria de Ciencias Químicas. Ciudad Universitaria. Méjico. /952.
(De Las Estructuras de Candela, de Co/in Faber).
146
Para hallar puntos intermedios P, se trazan por un
punto E de FI planos paralelos a los [FBQ] y [FAQ]
que cortan a los cilindros según las generatrices CP y
DP, que se cortan en P, siendo EP paralela a FQ.
Fig. 18.31. - Cubierta cónica de viseras
circulares.
18. APLICACIONES
Si los cilindros son parabólicos, se procede de
forma análoga (fig. 18.29). La intersección (J == FV es
un arco de parábola de tangentes V G Y FI, en V y F.
La tangente FI es la intersección del plano ZY con el
Fig. 18.32. - Cubierta cónica de viseras parabólica e hiperbólica.
[F,J,I], tangente en F al cilindro de directriz «), siendo
JI paralela a AQ.
18.16. Cubiertas cónicas simples
Las más sencillas se obtienen cortando un semicono
de revolución de vértice V y eje horizontal (fig. 18.30-
a) por planos normales al eje, de sección circular de
diámetros AB y CD. Otras veces (fig. b), se utilizan
conos cuyas luces aumentan de 9 a 18 m. y tienen por
directriz una catenaria.
Para obtener viseras circulares «) y ro (fig. 18.31), se
traza un arbitrario de plano frontal E, proyec-
ción A
2
V 2B2 Y bisectriz e
z
coincidente con LT; una
secante A
2
B
2
== V fJ. Y su simétrica v respecto a e
2
• En
el cono cuádrico de vértice V y base circular «), de
diámetro AB y plano de canto a, todo plano de canto
de traza v
y
' paralela a corta al cono, según otro CÍr-
culo ro (núm. 16.6).
En la figura 18.32, se ha elegido como visera del
cono la parábola «), de plano de canto a, eje FC, vérti-
ce F y trazas A y B, Y como vértice, un punto V de la
traza del plano frontal trazado por FC (plano de
simetría) que corta al cono, según las generatrices VF
== f y g (paralela a FC). La bisectriz e del ángulo fg es
el eje del cono cuádrico. La sección de plano 0, nor-
mal al eje, es la elipse a, abatida sobre en (a), que
puede dibujarse por conocerse el eje mayor y la semi-
cuerda lK, siendo K la intersección de las trazas VA y
ha del cono y O.
La segunda visera es la hipérbola-sección ro de
plano de canto y, puesto que el plano y', paralelo a y,
trazado por V, corta al cono según las generatrices VI
y VJ. Los puntos de corte H y G de y con f y g son los
vértices de ro; el punto medio O, el centro; las parale-
las OM y ON a VJ y VI, las asíntotas y las intersec-
ciones O y E de hy con VA y VB, dos puntos de ella.
Las asíntotas también pueden determinarse por el
método general (núm. 16.4), trazando las tangentes a
la sección recta (J, en J e 1, que concurren en T y cor-
tan a la intersección r de y y 0, en M y N.
147
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
V
2
I
I
I
I
Fig. 18.33. - Cubierta isotetracónica peraltada
con viseras elípticas.
k-·-
V, . - - I.¡ifH I [
\ \ ( l:Clt':) Pi;»)¡JJ,
8
1
Fig. 18.34.-Bóveda isotetracónica de planta octogonal.
18.18 Depósitos de agua, torres y edificios
Las formas cónica y cilíndrica, propias de ciertas
obras y elementos (torres, faros, chimeneas, depósitos
148
Fig. 18.35. - Cubierta isotetracónica descendente
de sección normal.
18.17. Cubiertas tetracónicas
Las figuras 18.33 a 18.35 muestran las cubiertas
formadas por cuatro semiconos de revolución obteni-
dos, a partir de uno de ellos, por giros de 90° alrede-
dor del eje vertical trazado por O (intersección de los
ejes). Los conos están circunscritos a una misma esfe-
ra y se cortan dos a dos, según dos cónicas de plano
vertical.
En la fig. 18.33, la intersección completa de los
conos de vértices V y W son dos elipses, de proyec-
ción Al B, Y El F
"
de las que sólo se utiliza ~ I ' Si
utilizamos la prolongación de estos conos, se obtiene
una bóveda de planta octogonal (fig. 18.34) y si se
prolongan más, la cubierta descendente de la figura
18.35.
REALIZACIONES NOTABLES
elevados, columnas, postes, etc.) admiten gran varie-
dad de realizaciones que destacan por su originalidad,
funcionalidad o belleza. Ejemplos:
Fig. 18.36.-Terna de
depósitos de agua, en
Alenron (Francia), de
vaso troncocónico de
8 m. de profundidad,
colocados a 35 m. de
altura. Constan de un
fuste tubular, del que
parten los ocho sopor-
tes que sostienen el
vaso. (De "Informes
de la Construcción ",
núm. 246).
(a) Conjunto.
Fig. 18. 37.-Depósito elevado en Mar del Plata (Argentina),for-
mado por un doble cono achatado, de 80 m
3
de capacidad, situado
a 20 m. de altura. Proyectado para resistir ráfagas de aire de 150
km/h. de velocidad, frecuentes en la zona. (De "Informes de la
Construcción", núm. 266).
18. APLICACIONES
__ ____
(b) Sección.
Fig. 18.38.-Combinación de conos atrevidos y esbeltos que for-
man la torre de telecomunicación de Hamburgo (Alemania). Las
plataformas de antenas tienen de 16 a 22 m. de diámetro, y debajo
de ellas, dos grandes cabezas apoyadas y cubiertas de láminas
cónicas. La superior, de 40 m. de diámetro, a 150 m. de altura,
para servicio de correos, y la inferior, de dos plantas, a 123,80 m.
de altura, para restaurante giratorio. (De "Informes de la
Construcción", núm. 225-nov. 1970).
149
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 18.39.-Primer gran edificio de planta elíptica
exacta y el más alto (53 m.) de la ciudad de Beverly HilIs
(California-EE.UU.). El módulo elíptico seguido en
todas partes ha exigido el empleo de computadoras para
confeccionar los planos. Los 8. 900 m
2
de vidrio solar de
color bronce de la fachada Firman un gigantesco espejo
convexo, fácilmente identificable desde cualquier
punto de la ciudad. (De "Informes de la Construcción,
núm. 263).
Fig. 18.40.-Edit¡cio de oficinas en Arcis sur Aube (Fancia). Se
compone de una base cilíndrica sobre la que apoya la planta de
oficinas, rematada por un casquete tronco cónico para archivos.
Su forma permite concentrar el personal, evitar divisiones, pasi-
llos y puertas, servir de torre de control y disponer en la parte
interior de la zona de aparcamiento y almacenaje. (De" Informes
de la Construcción ", núm. 244).
150
Fig. I 8.4 l.-Iglesia en Santa Cruz (La Coruña-España) del arqui-
tecto F. Fisac. La planta es un abanico cerrado por curvas conve-
xas hacia el interior, para dispersar el sonido. (De "Informes de
la Construcción ", núm. 241 ).
Fig. 18.42.-Restaurante del complejo Bilingens de Skorde-Suecia,
de planta caprichosa con bordes redondeados (De Informes de la
Construcción núm. 241).
Fig. 18.43.-0riginal edificio de oficinas en Mijdrecht-Holanda.
(De "Informes de la Construcción", núm. 242).
18.19. Cubiertas laminares cilíndricas
La primera lámina cilíndrica de ensayo, construida
en 1925, en Alemania, era de sección elíptica de 4 m.
de luz (distancia entre apoyos) y 1,5 cm. de espesor. A
partir de entonces, aparecieron láminas de sección cir-
cular, elíptica, parabólica, cicloidal, etc., de formas y
dimensiones variadas, para cubrir grandes superficies.
Ejemplos:
HAMBURGO 24.31m


",-;.
BUDAPEST 4O.00m JENA 23.20 in


7 TURIN 23.IOm

6
----- -14101"-- --------if6(i --
-_._- -----
!
GREIZ 36.371n?
D ARENEROS 22.00m

1400 I __ :iL_ ___ 8
BRAILA 30.00 m


ROMA STA. 25.00m
VlLL.tM:RDE 25.00m

900 ---,
"'25 ROSTOW 21.00 m

ROMA. ATAG. 20.11m
Fig. 18.44.-Luces, espesores y radios de las cubiertas laminares
cilíndricas, realizadas en 1936. (De "Informes de la
Construcción ", núm. 137, enero 1962).
18. APLICACIONES
Fig. 18.46.-Cubierta del almacén de aduanas, construida por
Candela, en 1954. La bóveda central, de directriz antifunicular es
de 20 m. de luz y 4 cm. de espesor, y las laterales de 6 m. de luz y
5 cm. de espesor. Resulta ligera y proporcionada, gracias a los
voladizos laterales, a la forma de los pilares, ya los tirantes
superiores. (De "Las Estructuras de Candela", de Colín Faber).
Fig. 18.47.-Cubiertas en diente de sierra de los laboratorios
Ciba, calzada de Tialpan. Charabusco-Méjico, 1954. (De "Las
Estructuras de Candela ", de Colín F aber).
Fig. 18.45.-Cubierta delfrontón Recoletos de Madrid, de E. Torroja, de
directriz formada por dos arcos circulares desiguales, de arranque vertical y
encuentro ortogonal, y forma de gaviota. Fue la mayor del mundo construida
hasta esa fecha y la primera conlucernarios. Resistió sin derrumbarse ocho
impactos directos, durante los bombardeos de nuestra Guerra Civil. (De
"Informes de la Construcción ", núm. 137, enero 1962).
151
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 18.48.-Cubierta de la maqueta de la catedral de New
Norcia-Perth. Australia. Proyectada por P.L. Nervi, 1958. Es una
bóveda por arista laminar, de planta triangular de 35,40 m. de
lado y 30.85 m. de altura en la clave, formada por tres cilindros
(a) Vista aérea.
Fig. 18.49.-Cubierta isotricilíndriea laminar doble, del Centro
Nacional de Industria y Técnicas, de París (1958). Forma una
bóveda por arista de planta triangular, y ha conseguido dos
records mundiales: el de mayor luz (218 m.) y el de mayor super-
ficie (7.500 m
2
) soportada por puntos de apoyo.
Las dos láminas de 6 a 12 cm. de espesor de cada cilindro, cur-
vadas exteriormente para evitar el pandeo, están arriostradas por
152
de ejes elevados hacia el exterior y viseras parabólicas, de plano
ligeramente inclinado, cerradas con cristaleras de color. (De
"Pier Luigi Nervi", de Agnol Doménieo Pica).
(b) Sección.
(e) Planta.
otras láminas de 6 cm. de espesor y alturas variables de 2,75 m.,
en el zócalo, y 1,90 m., en la cúspide. El hormigón utilizado en
este cascarón doble equivale a una lámina única de 18 cm. de
espesor = 1/1.000 de la luz, mientras que el cascarón de un huevo
de gallina tiene un espesor medio de 0,4 mm. = 1/100 del diáme-
tro. (De "Estructuras en Voladizos y Cubiertas", de Jürgen
Joedicke).
Fig. 18.50.-Cubiertas del estadio olímpico para
deportes de hielo, en Grenoble (Francia). Ostenta
el record de mayor longitud (48,094 m.), de vola-
dizos abovedados. Es una bóveda por arista for-
mada por dos cilindros de 95 m. de luz y 18,94 m.
de flecha, que cubre una planta cuadrada de 113
m. de lado. (De "Informes de la Construcción ",
núm. 215, noviembre, 1969).
Fig. 18.51.-Cubierta cilíndrica plegada de la
estación de mercancías de Munich (Alemania), de
150 m. de luz y 27,30 m. de altura, que cubre una
superficie de 20.000 m
2
. (De "Informes de la
Construcción ", núm. 240-mayo, 1972).
18. APLICACIONES
153
19.1. Definición y propiedades
Una supeificie reglada es alabeada si cada genera-
triz se cruza con la siguiente. De esta definición se
deduce:
jO Los elementos superficiales determinados por
dos generatrices infinitamente próximas son alabea-
dos.
En efecto (fig. 19.1), dos generatrices a y b infinita-
mente próximas forman un elemento superficial, de
longitud indefinida, de la superficie y cortan a las dis-
tintas curvas A-D, EH contenidas en ella, en puntos
que determinan los elementos AB, EF, PQ, ... , etc. Si
dos de estos elementos fueran coplanarios, también lo
serían a y b que, por definición, se cruzan luego el ele-
mento superficial es alabeado.
2° La superficie no puede desarrollarse sobre un
plano, por no ser planos los elementos superficiales.
3°. Los planos tangentes a la supeificie en todos los
puntos de una generatriz a contienen a dicha genera-
triz, son secantes a la supeificie y forman un haz de
planos de arista a, proyectivo con la serie de puntos
de tangencia. En efecto:
a) Los planos tangentes en A, E, ... son los determi-
nados por a y las tangentes a las curvas respectivas en
dichos puntos, es decir, los elementos AB, EF, PQ,
... , prolongados. Y como éstos no son coplanarios, los
planos tangentes son distintos entre sí y forman un haz
de planos de arista a.
b) El plano [a,AB], por ejemplo, sólo es tangente a
la superficie, en A, luego la cortará según la generatriz
a (común al plano y a la superficie) y otra línea recta o
curva que pasa por A, según que la superficie sea de
segundo orden o superior.
154
19. REGLADAS
ALABEADAS
c) Por último, los planos tangentes en A, E, P, ...
contienen respectivamente a los puntos B, F, Q, ... que
pertenecen a la generatriz b, luego el haz de planos es
proyectivo con la serie sección de base b, y en el lími-
te, cuando b se confunda en a, la serie B, F, Q, ... se
confundirá con la A, B, P, ... de los puntos de contacto
que es, por tanto, proyectiva con el haz de planos.
Fig. 19.I.-Genetratrices de una superficie reglada alabeada.
19.2. Plano asintótico, central y medio.
Línea de estricción
En el haz de planos tangentes de arista a (fig. 19.1),
los tres más característicos son:
a) Plano asintótico a. Contiene a la generatriz a y
es paralelo a la b, infinitamente próxima a ella; luego
contiene a los puntos impropios la e lb de a y b, es
decir, al elemento l,Ib tangente a la curva impropia de
la superficie, en la. Es, por tanto, tangente en el punto
impropio la de a, o sea, el plano asintótico de la super-
ficie.
Las generatrices a' y b' (no dibujadas) del cono
asintótico, paralelas a a y b, definen el plano a' == [a',
b'] paralelo al a, y en el límite, cuando b tienda a a, b'
lo hará con a' y determinará el plano a' tangente al
cono, según a'. Por tanto:
El plano asintótico de la supeificie que contiene a
la generatriz a es paralelo al tangente al cono direc-
tor, según la generatriz a' paralela a la a.
b) Plano central [3. Es el que contiene a la perpen-
dicular común MN a a y b, luego es tangente a la
superficie, en M (punto central) y normal al plano
asintótico a, por serlo MN.
El lugar geométrico de los puntos centrales de
todos las generatrices se llama línea de estricción de
la superficie. En las superficies desarrollables, la per-
pendicular común de dos generatrices consecutivas y
el punto central se reducen al punto de corte de aque-
llas, luego la arista de retroceso coincide con la línea
de estricción.
c) Plano medio. Es el bisector del diedro recto for-
mado por el asintótico a y el central ~ . Su punto de
contacto dista del punto central, el llamado parámetro
de distribución de tangentes. (Ver núm. 19.3).
19.3. Teorema de Chasles (Fig. 19.2)
La distancia x del pnto G de una generatriz g al
punto central e de ésta, es inversamente proporcional
a la tangente del ángulo E que el plano y, tangente a
la supeificie, en G, forma con el asintótico a
En efecto, la generatriz a, infinítamente próxima a
g y paralela a a, corta a la perpendicular común a g y
a, en D, y a y, en A; el plano ~ == [d,g] es el central;
GAA', un triángulo rectángulo de plano normal a g, y
AGA' = E, el rectilíneo del diedro formado por a y el
plano y == [g,GA], (tangente a la superficie en G). En
los triángulos GAA' y GCA' se verifica:
AA' d
tgE= -==- --
A'G xtgo'
de donde:
siendo o = GeA'
d
xtgE=-
tgo
Los valores de d y tg o son infínitamente pequeños.
Tomando límites, cuando a tienda a confundirse con
g, y siendo: límite tg o = o, se tendra:
d d
lím. xtg E = lím. 8' ' y haciendo K = lím. 8' ' resulta:
K
x=--
tg E
Analíticamente se demuestra que K es constante
para todos los puntos de g; se llama parámetro de dis-
tribución de los planos tangentes y no es un número
19. REGLADAS ALABEADAS
abstracto, sino una longitud. De la fórmula anterior se
deduce:
Si E = ° (plano asintótico), tg E = O; x = 00 (punto de
tangencia impropio)
Si E = 90 (plano central), tg E = 00 ; x = ° (punto
central)
Si E = 45° (plano medio), tg E = 1; x = K (parámetro
de distribución)
Fig.19.2. - Teorema de Chasles.
19.4. Casos particulares
En las superficies alabaeadas, si una generatriz se
corta con la siguiente, se llama generatriz singular o
arista, y su punto central, vértice.
a) Generatriz singular de vértice propio. En este
caso (fig. 19.2), d = 0, luego K = ° y xtg E = O. Para
cualquier valor de x, distinto de cero, tg E = 0, luego el
plano tangente es único y determinado por g y a, y
para x = ° (punto central) E puede tener cualquier
valor finito (plano tangente indeterminado). Por tanto:
La supeificie alabeada tiene el mismo plano tan-
gente en todos los puntos de una generatriz singular,
excepto en su punto central (vértice) que es indetermi-
nado. (Ver demostración geométrica, en el núm. 19.6).
b) En las desarrollables, todas las generatrices son
singulares, luego (núm. 19.2-b) los planos tangentes
en puntos de la arista de retroceso son indetermina-
dos.
c) Generatriz singular de vértice impropio. Si g Y a
son paralelas, o = 0, luego K = 00 y xtg E = 00 lo que
prueba que E = 90°, para cualquier valor de x, excepto
x = 00 en el que queda indeterminado; luego el plano
central es tangente a la supeificie en todos los puntos
de la generatriz, excepto en su punto impropio que
queda indeterminado.
d) En las superficies radiadas, la arista de retroceso
se reduce al vértice (propio o impropio) luego el plano
tangente en el vértice de una supeificie radiada (cóni-
ca o cilíndrica) es indeterminado.
155
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
19.5. Métodos de generación
a) Por directrices alabeadas a, by c. (Fig. 19.3). Si
desde un punto P de c, por ejemplo, se proyectan a y
b, sobre un plano 1t, en a' y b', estas se cortarán, en
general, en un punto 1, o en varios, que determinan
con P generatrices g, g', g", ... , comunes a los conos
proyectantes ex y B. La generatriz g == PI corta a a, b y
c, en A, B, P Y pertenece por tanto a la reglada.
También puede trazarse el cono ex y hallar su intersec-
ción B con b, siendo PB == g la generatriz buscada.
Repitiendo esta construcción desde sucesivos pun-
tos de c, se obtienen nuevos conjuntos de generatrices.
Fig. 19.4. - Generación por superficies directoras.
Cada una de ellas describe una porción de superficie
que, en conjunto, forman una superficie única reglada,
compuesta de una o varias hojas o partes distintas.
b) Por superficies directoras o núcleos. (Fig. 19.4).
Las generatrices han de ser en este caso tangentes a
los núcleos. Si se conoce una directriz curva <p y los
núcleos L y n, se proyectan éstos, desde un punto P
de <p, sobre un plano 1t. Las intersecciones PI == g y PI'
== g' de los conos proyectantes son generatrices de la
reglada, como en el caso anterior. Si se dan tres núcle-
os, las construcciones son muy laboriosas.
156
GENERACiÓN Y CLASIFICACiÓN
Fig. 19.3. - Generación por directrices curvas alabeadas.
a
b
(a) Cilindroide. (b) Conoide.
Fig. 19.5. - Regladas de plano director.
c) Regladas de plano director (Fig. 19.5). Tienen
una directriz i rectilínea impropia, definida por la
orientación de un plano 8 (plano director). Como las
generatrices han de cortar a i, son paralelas a 8 y se
hallan (fig. a), trazando planos paralelos al director
(no dibujado), como el ex, que cortan a las otras dos
directrices a y b, en puntos M,M'; N,N'; ... etc. Las
rectas m = MM'; n = NN' son generatrices de la
superficie, paralelas a 8.
Si a y b son curvas (fig. a), la superficie se llama
cilindroide, y si una de ellas es recta, conoide (fig. b).
d) Regladas de cono director (Fig. 19.6). Tienen
una directriz curva impropia i definida por un cono Ll
(no dibujado) que la proyecta, desde un punto arbitra-
rio V (cono director). Las generatrices de la superficie
han de ser paralelas a las del cono (puesto que han de
cortar a i) y se hallan trazando, desde un punto P de la
directriz a, un cono auxiliar Ll', de vértice P y genera-
trices paralelas a las de Ll, que corta a la otra directriz
<p en M y N, siendo m == PM Y n == PN las generatrices
buscadas.
Fig. 19.6.-Reglada de cono
director.
19.6. Elementos singulares
Fig.19.7.-Generatriz
singular.
Las superficies regladas se consideran engendradas
por una generatriz que se mueve, apoyándose sobre
sus tres directrices. Si la generatriz móvil pasa dos o
más veces por un punto, éste es un punto doble, triple,
... , etc. de la superficie, y si pasa dos o más veces por
la misma posición, ésta es una generatriz doble, triple,
... , etc.
Al proyectar las directrices a y b (fig. 19.7) desde
un punto P de la otra, sobre un plano n, puede ocurrir
que las proyecciones a' y b' sean tangentes en un
punto T, es decir, tengan común el elemento rectilíneo
TQ, proyección de los AM y BN de a y b. Las gene-
ratrices g == PT Y q == PQ, infinitamente próximas de la
superficie, forman un elemento plano de superficie
que contiene a todas las tangentes t
A
== AM, t
B
== BN a
las curvas a, b, ... de la superficie, en sus puntos de
corte A, B, ... con g, excepto la tangente tp a e, en P
que, por lo general, no pertenece al plano [g,q].
Esto prueba (núm. 19.4) que la superficie tiene el
mismo plano tangente en todos los puntos de una
generatriz singular g, excepto en su punto central P
(vétice), y sólo sucede cuando al menos una de las
directrices es curva. En las de tres directrices rectilíne-
as (cuádricas regladas) no existen, por tanto, genera-
trices singulares.
19. REGLADAS ALABEADAS
19.7. Clasificación
Atendiendo al número de sus directrices rectas que
llamaremos ejes, las hemos clasificado en anaxiales,
axiales, biaxiales o triaxiales, según que tengan nin-
guno, uno, dos o tres ejes.
Estos cuatro grupos se subdividen, a su vez, en
ordinarias (sin directrices impropias), de plano direc-
tor (eje impropio) y de cono director (directriz curva
impropia) pero las superficies anaxiales no pueden ser
de plano director, por carecer de ejes, y las triaxiales
no pueden ser de cono director, por carecer de directri-
ces curvas. De aquí, que sólo puedan formarse los
diez sub grupos indicados en el cuadro 11.
Cuadro 11. Clasificación de las regladas alabeadas
Directrices
Grupo rectas o Subgrupo Nombre de superficies
ejes
Ordinaria Capialzado cilíndrico
Anaxial Ninguna
De cono
director
Helicoide cilíndrico oblicuo
Cuerno de vaca
Ordinaria Capialzado de Marsella
Cono alabeado
Axial Una De plano Cilindroide
director Helicoide cilíndrico recto
De cono
Helicoide axial oblicuo
director
Capialzado de arco de CÍrculo
Birotacional de una sola cara
Ordinaria
Reglada cúbica (Fig. 20.20)
Capialzado de pared cilín-
drica (núm. 14.2-e de nJE.
Biaxial Dos de G.D.)
De plano Conoide
director Helicoide axial recto
De cono
Tetraedroide
director
Ordinaria
Hiperboloide reglado o
Triaxial hiperbólico
(cuádricas Tres
regladas) De plano Paraboloide reglado o
director hiperbólico
Las superficies estudiadas en la mayor parte de los
textos se clasifican fácilmente, con arreglo a este cua-
157
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
dro, pero faltan las pertenecientes a las anaxiales ordi-
narias y biaxiales de cono director para las que se han
elegido como ejemplo más sencillo, las que hemos
designado como capialzado cilíndrico y tetraedroide,
respectivamente, (núm. 20.1 y 20.15).
En el próximo capítulo se estudian estas superfi-
cies, excepto los helicoides (agrupados en el capítulo
21) y las regladas triaxiales, incluidas en las cuádricas
(capítulos 22 al 26).
Fig. 19.8. - Caso de directrices que se cortan.
19.8. Orden de una reglada
a) Si las directrices son tres líneas algébricas ex, B y
y, de órdenes 0a, Op Y Oy, respectivamente, se
demuestra que la reglada es algébrica, y, su orden es,
en general, 20
a
Op Oy.
Si dos directrices ex y B, por ejemplo (fig. 19.8) tie-
nen un punto común M, desde un punto P de y pueden
trazarse: la generatriz ordinaria (núm. 19.5) g == PI Y la
m == MP, proyectante de P, desde M. El conjunto de las
generatrices m determinan el cono f1 (proyectante de
y), de orden Oy, que pertenece a la reglada.
Si las tres directrices se cortan en un punto V, todas
las rectas de la radiación V pertenecen también a la
reglada. En la práctica, se prescinde de estos conos y
radiaciones, y sólo se considera la superficie formada
por las generatrices ordinarias (reglada residual). En la
figura, el orden de la reglada se rebajará en Oy unida-
des por cada punto común de ex y B.
En general, si el número de puntos comunes de
cada dos directrices ex , B; B, y y y, ex, se designa por
n
ap
, npy y n
ra
, el orden de la reglada residual es:
20
a
Op Oy -n
ap
Oy -n
py
0a -n
ra
Op
siempre que ninguno de estos puntos pertenezca a las
tres directrices.
158
\1'
Fig. 19.9.-Dos círculos de planos paralelos tienen comunes
los puntos cíclicos de la involución absoluta.
9
Fig. 19.10. -Orden de una reglada de directrices a, f3 y y.
b) Esta propiedad es válida para puntos comunes
reales o imaginarios conjugados, como sucede con los
círculos ex y B de planos paralelos y distintos radios
(fig. 19.9). Si un diámetro a de ex es paralelos a otro b
de B, sus conjugados a' y b' (normales a ellos) tam-
bién lo son, luego ambas circunferencias tienen
común: la recta impropia i de sus planos, los puntos
impropios I e l' de a, b y a', b' que son conjugados de
la involución elíptica de base i, y los puntos cíclicos
(dobles) de la involución absoluta (núm. 3,8) que son
imaginarios conjugados.
Ejemplo: Una reglada tiene por directrices las cir-
cunferencias ex y B (fig. 19.10) de planos paralelos y
distintos radios y una recta y que corta a ambas en M
y N. Los puntos comunes a cada par de directrices
son: n
ap
= 2 (imaginarios conjugados), npy = 1 (real) y
nra = 1 (real): luego el orden de la reglada será:
20
a
Op Oy - n
ap
Oy -n
py
0a -n
ra
Op =
= 2.2.2.1-2.1-1.2-1.2 = 8 - 6 = 2
es decir, reglada de segundo orden (cuádrica reglada).
Lo mismo sucedería si, en vez de círculos, se dan dos
cónicas homotéticas de planos paralelos puesto que
las secciones de planos paralelos de una cuádrica son
homotéticas (núm. 23.12).
19.9. Regladas tangentes según una
generatriz. Superficies de acuerdo
a) Dos superficies regladas son tangentes según una
generatriz g, si admiten los mismo planos tangentes en
todos los puntos de ella, y como el haz de planos tan-
gentes de arista g es proyectivo con las dos series de
puntos de contacto de cada superficie (núm. 19.1-c),
Fig. 19.11. - Regladas tangentes según una generatriz.
ambas series han de ser proyectivas y superpuestas,
bastando para ello (núm. 3.1-a) que tengan comunes
tres puntos. Por tanto:
Para que dos regladas alabeadas sean tangentes a
lo largo de una generatriz g, basta que tengan comu-
nes los planos tangentes en tres puntos de g luego
sólo las regladas de la misma especie (dos desarrolla-
bles o dos alabeadas) pueden ser tangentes según una
generatriz, pero no una desarrollable y una alabeada.
b) Podemos pues hallar planos tangentes a una
superficie n, en puntos de una generatriz g, valiéndo-
nos de otra reglada más sencilla (hiperboloide o para-
boloide) que tenga tres planos tangentes comunes con
n, en tres puntos de g.
Sean a, b y c (fig. 19.11) las secciones producidas
en una reglada n por tres planos arbitrarios ex, ~ y y,
trazados por los puntos A, B Y C de una generatriz g,
y tAo t
B
Y te, las tangentes a las curvas a, b y c en
dichos puntos que determinan los planos 't
A
== [g,t
A
], 'tB
== [g,tBl Y 't
y
== [g, tel, tangentes a n, en A, B Y C, res-
pecti vamente.
El hiperboloide reglado L, de directrices t
A
, t
B
y t
eo
tiene los mismos planos tangentes 't
A
, 'tB Y 'te, en A, B
Y C, y es por tanto tangente a n a 10 largo de g, luego
puede utilizarse para trazar el plano tangente a n, en
un punto P de g (considerándolo como tangente al
hiperboloide en P), trazando la directriz tp de L que
pasa por P, siendo 't
p
== [g,tpl el plano buscado.
Si una vez de t
A
, t
B
, te se eligen tres rectas arbitrarias
m, n y q contenidas en los planos 'tAo 'tB Y 'te, éstos
determinan nuevos hiperboloides tangentes a n, según
g, entre los que puede elegirse el que más convenga.
s
19. REGLADAS ALABEADAS
Fig. 19.12. - Lugar de las normales a una reglada a lo largo de
una generatriz.
c) Si los planos ex, ~ y y son paralelos, como sucede
en la figura, el hiperboloide se transforma en un para-
boloide, lo cual simplifica las construcciones (núm.
22.7-4°).
9
Estas propiedades se aplican en el trazado de nor-
males y planos tangentes a regladas alabeadas y para
conseguir un paso suave (acuerdo) entre dos regladas
distintas.
19.10. Lugar de las normales a una reglada a
lo largo de una generatriz
Sean 't
A
, 't
B
, 'te, 'tI)' ... (fig. 19.12) los planos tangen-
tes a una reglada alabeada <1> (no dibujada), en puntos
A, B. C, D, ... de su generatriz g; nA' n
B
, neo no, ... las
normales a estos planos en dichos puntos y, por tanto,
normales a <1> en A, B, C Y D Y <l>n, la superficie lugar
de estas normales.
Si giramos <l>n 90° alrededor de g, en el sentido de la
flecha, las normales nAo n
s
, neo no, ... a g describirán
planos ex, ~ , y, 8, ... , normales a g, y tomarán las posi-
ciones tAo t
B
, te, to, ... , normales a g e incidentes con 't
A
,
'tB' 'te, 'to, ... , respectivamente. En este giro, <l>n que no
ha variado de forma, tomará la posición <I>'n (no dibu-
jada).
Tres de estas rectas, las t
A
, t
B
y t
eo
por ejemplo,
tomadas como directrices, definen (núm. 22.7-4°) por
estar en planos paralelos, un paraboloide reglado <I>'n
de generatriz g, tangente a <1> a lo largo de g, por tener
comunes los planos tangentes 'tAo 'tB Y 'te (núm. 19.9).
Cualquier otro plano 8 paralelo al ex, trazado por D,
cortará al paraboloide <I>'n, según otra directriz (núm.
22.15) que pertenece al plano 'to tangente al paraboloi-
de en D, luego es la intersección de 'to Y 8. Esta des-
mostración, debida a M.J. Binet, permite enunciar: El
lugar de las normales a una reglada alabeada, en
todos los puntos de una generatriz, no singular, es una
paraboloide reglado.
159
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
19.11. Superficie de tres directrices curvas
a, p y 'Y
a) La generatriz que pasa por un punto P de y se
halla (núm. 19.5-a), proyectando a y p, desde P, sobre
uno de los planos de proyección en a' y p'. Los pun-
tos comunes de a' y W, unidos con P, son las genera-
trices buscadas.
Más fácil resulta a veces (fig. 19.13), proyectar p,
por ejemplo, desde P y hallar la intersección <1' ==
ACE. .. del cono proyectante con el cilindro proyectan-
te horizontal de a. La intersección 1
1
de <1'1 y CXz deter-
mina la generatriz g == PI que corta a a, p y y, en 1, J Y
P, respectivamente.
REPRESENTACiÓN
Fig. 19.13. - Reglada de tres directrices curvas.
b) Si se conoce una directriz al-al (fig. 19.14-a) y
la proyección (01 y 0"1 del contorno aparente horizontal
(O y vertical O" de la superficie n, podemos hallar la
generatriz g que pasa por un punto de n, de proyec-
ción PI trazando desde PI la tangente gl a (01 que corta
a al' en Al' Refiriendo este punto a al' en Al' y tra-
zando desde él la tangente g2 a 0"1' se obtiene gl-g2 y la
proyección P
l
de P, situada en g2'
El método se simplifica (fig. b), si al-al es la traza
de la superficie con el segundo bisector.
c) Secciones planas. Se hallan por puntos, como
intersecciones de las generatrices con el plano sección.
011
(a) Tercera directriz ex, arbitraria.
91
ol-d
2
\
1 \
\
m2
I
I
m
1
I
I
I
I
1'" 1-
I ", I
: ... : ~ A 1 A 2
_.. /
/
(b) ex es la intersección de la superficie
con el segundo bisector.
Fig. 19. 14.-Representación tomando como directrices los contornos aparentes
horizontal y vertical ro y (J.
19.12. Superficie axial o de una directriz recta.
(Fig. 19.15)
Fig. 19.15. - Reglada con una directriz rec-
tilínea (eje).
Si se coloca la directriz recta (eje) r
l
-r
2
normal al
vertical, por ejemplo, cualquier recta gl que pase por
r
2
, corta a las directrices al Y P2' en A
2
y B
l
, siendo g ==
AIBI-AlBl la generatriz de la superficie que corta a r,
en C
I
-C
2

160
A
2
I
I
I
I
I
I
I
h ~
Fig. 19.16. -Plano tangente a la superficie en un punto P de ella.
19.13. Plano tangente a la superficie en un
punto P de ella
a) Método general. Es el determinado por la gene-
ratriz g que pasa por P y por la tangente, en P, a cual-
quier curva de la superficie que pase por P o a cual-
quier sección plana que pase por P, pero que no con-
tenga a g.
b) Método proyectivo. El plano tangente se halla,
valiéndonos de planos de trazado sencillo, tangentes a
la superficie en tres puntos de la generatriz que pasa
por P.
En la figura 19.16, la reglada está definida por los
contornos aparentes horizontal y vertical ro y a (no
son necesarios ro
2
Y al) Y por su traza <1'1-<1'2 con el
segundo bisector. El plano tangente a la superficie en
un punto de ella, de proyección PI' se halla trazando
previamente: la generatriz g,-g2 (de proyección g, tan-
gente a roJ que pasa por P y corta a ro, a y <1', en A, B
Y C, respectivamente; el plano tangente en A a la
superficie (el vertical ha-Va' de traza ha == gl)' el tan-
gente en B (plano de canto hp - v ~ , de traza v ~ == g2) Y el
hy - v
y
' tangente en C, determinado por g,-g2 y la tan-
gente t,-t
2
a <1', en C.
El haz de planos ex, ~ , y, ... , de arista g es proyecti-
vo con la serie de sus puntos de contacto A, B, C, ...
19. REGLADAS ALABEADAS
(núm. 19.1-3°c), y sus trazas horizontales ha' hp Y h
y
,'"
(sección del haz por el plano horizontal) forman un
haz de vértice H
g
, proyectivo con la serie de proyec-
ción Al' B
I
, CI' ... Esta proyectividad entre serie y haz
se reduce a una entre series, cortando el haz por una
secante s (o por otra cualquiera) que pase por el punto
A" por ejemplo. La serie sección A', B'. C', ... resulta
entonces perspectiva con la Al' B" CI' ... (núm. 3.3-b)
siendo V (intersección de BI,B' y CI,C') el centro de
perspecti vi dad.
En esta perspectividad, el homólogo de P, es el
punto P' (intersección de PIV y s) que determina la
Fig. 19.17. -Determinación del punto T de tangencia.
traza horizontal h
1
== Hg P' y la vertical V
1
(que pasa
por V g) del plano 1, tangente a la reglada en P.
19.14. Problema inverso
Consiste en determinar el punto T de contacto (Fig.
19.17) de un plano 1 que contenga a la generatriz g de
la reglada ~ .
a) Método general. Se halla la sección a de ~ por el
plano 1 que corta a g, en el punto de tangencia T de 1
con la superficie. Cada plano del haz de arista g corta
a ~ , según curvas distintas que determinan los infini-
tos puntos de contacto. Esto justifica la salvedad cita-
da en el núm. 19.13-a de no utilizar secciones de pla-
nos que pasen por g. Si la reglada es una cuádrica, a
es una recta.
b) Método proyectivo. Se halla, como se explicó en
la figura 19.16, siendo P' el punto conocido y su
homólogo PI' la proyección del punto P de contacto.
161
20. ALABEADAS
NOTABLES
20.1. Regladas anaxiales. Capialzado cilíndrico hueco de puerta o ventana, practicado en un muro de
espesor O¡K¡.
Es un ejemplo de anaxial ordinaria (Fig. 20.I-a),
que tiene por directrices: la semicircunferencia ro y el
arco circular <p == MN (de planos frontales y centros °
y K) Y el núcleo cilíndrico de revolución L, de eje e,
tangente a los planos de canto de trazas v" == M
2
A
2
Y
v
p
== N
2
B
2
, según las generatrices 1 y 7. Los planos de
ro y <p son los paramentos exterior e interior de un
Los planos tangentes a L, según las generatrices 2,
3, 4, ... , cortan a ro y <p en puntos que determinan las
generatrices c, d, g, ... etc. y los a y p, las generatrices
extremas a == AM Y b == BN. La reglada obtenida
(capialzado del hueco) queda limitada por planos ver-
ticales de trazas a¡ y b¡ que forman los derrames del
hueco y aumentan la entrada de luz en el interior.
(a) Cilíndrico.
20.2. Las regladas en los capialzados
l' P'
1 \ \ \ 2 / /:
: \ \ \ 1 1 / / :
: \ \ \ I 1 / / :
I \ \ \ I / / / I
¡ \ \ \ tKi / :
I \\\9//1
: \ \ \ 1// /
: \\\11/1
! lr2
1 1
1 1
1 1
1 1
1 1
1 1
1 1
1
(b) Ordinario.
Fig. 20.1. - Capialzados. Se
aplican para aumentar la altura y
anchura de los huecos de puertas y
ventanas, por su parte interior,
facilitando así la entrada de luz.
En la figura anterior, si el eje e del cilindro se apro-
xima a la recta r, hasta coincidir con ella (cilindro de
radio nulo), la reglada de eje r y directrices ro y <p es el
capialzado ordinario (Fig. b); si r pasa por 0, el
capialzado de Marsella (núm. 20.3) y si además <p se
transforma en una recta, el capialzado de arco de cír-
cuo (núm. 20.11).
Finalmente, si r pasa por los centros ° y K, se
obtiene el capialzado cónico que es una reglada desa-
rrollable (Fig. 2004).
162
/
./
I
I
I
I
I
I
/
~ /
/
/
/
/
/
I
I
C5
D
3
I
I
I
I
I
I
20. ALABEADAS NOTABLES
:
<PI
1 \ ~
11 I
<JI
r
l
(b) Paso con oblicuidad en un lateral.
Fig. 20.2.a - Cuerno de vaca o paso oblicuo. Fue utilizada duran-
te siglos como superficie de intradós en bóvedas de piedra, para
cubrir un paso oblicuo comprendido entre planos verticales parale-
los. De ahí, su nombre de paso oblicuo.
Fig. 20.2.d-Arcos de paso de la calle Gerona a la
plaza Mayor de Madrid ( 1853). El intradós es un cuerno
de vaca o superficie de paso oblicuo.
20.3. Regladas axiales. Cuerno de vaca
(Fig.20.2)
Tiene por directrices (Fig. a) dos circunferencias
i ~ l e s cr y <p (de planos frontales y diámetros CD y
EF) Y la perpendicular común r a estos planos, traza-
da por el punto medio de la diagonal CF del paraleló-
gramo CDFE.
a) Trazado de generatrices. Se hallan, trazando por
r planos auxiliares como el ha-Va' que corta a cr y <p, en
A
1
-A
2
y B
1
-B
2
Y determina la generatriz g == AB que
corta a r, en G
1
-G
2
• El plano horizontal contiene a las
generatrices m y n y el vertical, a la paralela i,-i
2
a r,
definida por la intersección i
2
de cr
2
Y <P2' En la proyec-
ción tercera puede apreciarse la forma típica de esta
superficie.
(e) Doble cuerno de vaca en vez
de paso oblicuo.
Fig. 20.2.b Y c-(Enrique Rahasa Díaz.
"Los Arcos oblicuos en la traza de cantería ".
Revista de Expresión Gráfica Arquitectónica
n° 2-1, 1994).
Como cr y <P son simétricas respecto a M, las gene-
ratrices que pasan por M y se apoyan en cr, cortan a <p
y determinan un cono cuádrico. En la práctica, se
prescinda de este cono y sólo se considera el resto de
la superficie.
La convexidad antiestética de esta superficie, al
contemplarla desde el interior, se disimula, e incluso
desaparece, en arcos o bóvedas de poca longitud que
son los más empleados.
Las directrices curvas suelen ser semicirculares (o
semielipses) iguales (Figs. a y d) o desiguales (Figs. b
y c). Esta últimas se emplean para cubrir pasos con
oblicuidad en un lateral o para evitar esquinas agudas
en los cortes de piedra.
b) Orden de la superficie. Prescindiendo del cono
de vértice M, de orden 2, la reglada es de orden:
20" 0'1' O, - n,,'I' O, - 2 = 2.2.2.1 - 2.1 - 2 = 4
siendo n"p = 2 los dos puntos cíclicos (imaginarios
conjugados) comunes a cr y <p (núm. 19.8-b).
163
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
c) Plano tangente en un punto D de la superficie.
Se ha hallado por proyectividad, (fig. e). La generatriz
g == AB que pasa por D corta a las directrices en A, B
Y C. El plano tangente a la superficie en A es el a ==
[g, a] (siendo a la tangente a <p, en A); el tangente en
B, es el ~ == [g, b] Y el tangente en C, el y == [g, r]. En
proyección vertical, si el haz Va' v ~ y v
y
' (proyectivo
con la serie A
2
, B
2
, C
2
de los puntos de contacto) se
corta por una secante s que pase por C
2
, por ejemplo,
la serie sección A
3
, B
3
, C" es perspectiva con la A
2
,
B
2
, C
2
, siendo V el centro de perspectividad (intersec-
ción de A2A3 y B
2
B
3
).
El plano D tangente en D se halla, trazando el rayo
~
0",
; /
)
/ 1
/ 1
/ 1
M
I
/
/
/
/
d , ~
/
J /
" l'
",
, /
, /
, /
B ~ I
E, 5,/
nrí,-r,!/J
/ l.
h
C,Hg
Fig. 20.2-e. - Trazado de planos tangentes y normales.
20.4. Capialzado de Marsella (Fig. 20.3)
Las directrices son: la semicircunferencia 0', de cen-
tro C y diámetro AB, de plano frontal (plano de facha-
da) de traza h¡ == A¡B¡; el arco circular <p == D-E de cen-
tro 0, situado en el paramento interior de un muro
(rayado en la figura), de espesor D y traza h¡ == D¡E¡ Y
la recta e (eje) normal al muro, trazada por C. La cuer-
da DE suele ser más alta que el arco O' y su centro 0,
más bajo que el C. El capialzado se limita por los pla-
nos de O' y <p y por los verticales de las jambas, de tra-
zas hy== A D Y B¡E¡.
Las generatrices se hallan trazando por e planos
auxiliares, como el ha - va' que corta a O' y <p, en F y
H, siendo FH una generatriz que corta al eje, en I¡-I
2
.
164
VD
2
que corta a s, en D
3
, siendo V
o
== VgD3 la traza ver-
tical. La otra traza ho ha de pasar por Hg y si ésta es
inaccesible, por la traza Hd de la frontal d¡-d
2
(paralela
a v
o
), trazada por D¡.
d) Normales a la superficie. Las normales AA',
BB', DD' a la superficie en puntos A, B, D, '" de g se
hallan, como normales a los planos a, ~ , D, ... y deter-
minan la junta normal a la supeificie a lo largo de g
que es (núm. 19.10), un paraboloide reglado.
e) Secciones planas. Se dibujan por puntos, como
intersecciones del plano secante con las generatrices.
Las secciones de plano frontal (excepto los de las
directrices) no son CÍrculos.
v,
VE
~ .
C
l
el
Fig. 20.3. - Capialzado de Marsella.
La sección ro de la superficie por el plano y de la
jamba se obtiene por puntos, como intersecciones de y
con las generatrices del capialzado (obtenidas prolon-
gando el arco <p hasta su traza horizontal) pero, por
razones estéticas, resulta más práctico utilizar sólo el
capialzado limitado por la generatriz extrema g == DG
Y completarlo con una reglada adicional de perímetro
AGD y directrices e, O' y ro.
La curva ro == AD es, en este caso, una curva arbi-
traria, trazada previamente sobre el plano de la jamba,
con la condición de que ambas superficies sean tan-
gentes (en acuerdo) a lo largo de g, y como ya tienen
los mismos planos tangentes en G y J (intersección de
g y e), por ser comunes g, e y 0', sólo falta que el
plano 't == [g,t], tangente al capialzado en D (siendo t
tangente a <p, en D), lo sea también a la reglada, para
lo cual, basta que ro sea tangente en D a la intersec-
ción DK de 't con el plano y de la jamba.
La intersección DK se ha hallado, auxiliándonos
del plano a que corta a 1, según la paralela f)-f
2
a t)-t
2
,
trazada por G, y a y, según la vertical AK que corta a
f)-f
2
, en K)-K
2
• De aquí, la construcción:
Hallar las intersecciones DK y AK de y con 1 y con
el plano de a y trazar (O como curva tangente a DK y
AK en D y A, respectivamente. Las generatrices se
hallan, como se ha explicado, por planos auxiliares,
como el que determina la generatriz MN. Las seccio-
nes planas y tangencias se hallan como en el cuerno
de vaca.
c ~
- - - - - ~
Fig. 20.4. - Capialzado cónico.
20.5. Capialzado cónico (Fig. 20.4)
Si conservamos las directrices a y <p de la figura
20.3 y tomamos como directriz recta (eje) la recta de
unión de sus centros C y O, se obtiene un cono cuádri-
co de vértice Y (intersección de e == CO con la genera-
triz m == MN). Para hallar Y, nos hemos valido de la
proyección tercera (sección del plano de perfil), como
se ve en la figura.
La sección (O del cono por el plano y de la jamba es
una rama de hipérbola, de proyeccion (02' tangente a
D
2
K
2
y A
2
K
2
, en D
2
y A
2
, como en el caso anterior. Los
puntos F de (O se hallan, como intersecciones de y con
las generatrices del c.Qno que parten de Y y pasan por
puntos del arco AG de a.
20.6. Cono alabeado (Fig. 20.5)
Es la reglada definida por dos directrices a y <p cir-
culares o elípticas o circular y elíptica, de planos no
paralelos y por una recta (eje) e == OC que suele unir
los centros de aquellas.
20. ALABEADAS NOTABLES
Fig. 20.S.-Cono alabeado.
Fig. 20.6.-Aplicación del cono alabeado.
El trazado de generatrices, secciones, planos tan-
gentes y normales es análogo al explicado para el
cuerno de vaca. Todo plano auxiliar a trazado por el
eje corta a a y <p, en A, N, B y M, que determinan las
generatrices a == AB y m == MN.
Esta superficie se emplea como pieza de unión
entre dos orificios (de planos paralelos o no) y para
cubrir el espacio comprendido entre dos bóvedas de
cañón corrido L y n (Fig. 20.6). Los planos a y ~ de
las secciones extremas a y (O (directrices) se cortan,
según la vertical r y el eje e == OC, es la horizontal que
une los centros de a y (o. Todo plano auxiliar trazado
por e, corta a r en un punto P y a a y ~ , según las rec-
tas OP y CP. Los puntos de corte G y F de éstas con a
y (o, determinan la generatriz g == GF.
165
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Vd.
01 W1
B
1
Fig. 20.7. - Cilindroide de plano director horizontal.
20.7. Cilindroide
Es la reglada de plano director que tiene por direc-
trices dos líneas curvas, planas o alabeadas. En la
figura 20.7, las directrices 0"1-0"2 y ro
1
-ro
2
son de igual
altura, y el plano director, horizontal. El plano hori-
zontal a corta a O" y ro en A, C, B y D, Y determina las
generatrices AB y CD; el ~ , tangente a O" y ro, la más
alta g y el horizontal de proyección, las de arranque
que son singulares (núm. 19.4).
2:2
!1
2
/\1 El
Fig. 20.8. - Cilindroide de plano director frontal.
En la figura 20.8, los diámetros AB y DE de las
directrices O" y ro forman el trapecio ABDE de bases
paralelas a LT, lo cual permite elegir el vertical de
traza AE como plano director y en la figura 20.9, la
166
cuerda AB es un eje de la elipse O" y una cuerda nor-
mal al eje de la parábola ro y el plano director, normal
a AB, es decir, frontal.
Al
r
1
Fig. 20.9.-Cubierta laminar formada por un cilindroide.
Fig. 20.10. - El paraboloide, como cilindroide de dos
planos directores.
Observación. Si el paraboloide definido por el cua-
drilátero alabeado ABCD (Fig. 20.10) se corta por dos
planos arbitrarios a y ~ , trazados por la recta BD, la
parte de superficie limitada por las secciones O" y ro es
también un cilindroide de directrices O" y ro y plano
director paralelo a las generatrices b y d o a y c que es
el dibujado en la figura.
Fig. 20.11. - Capialzado de arco de círculo.
20.8. Regladas biaxiales. Capialzado de
arco de círculo y de San Antonio
Las directrices del capialzado de arco de círculo
(Fig. 20.11) son: la semicircunferencia O' de plano nor-
mal a OX, la paralela r a OY situada en el plano YZ y
el eje OX que pasa por el centro e de 0'. Es un caso
particular del capialzado de Marsella, si se considera a
r como una circunferencia de radio infinito, por lo que
su construcción, propiedades y aplicaciones son aná-
logas a las de éste, (núm. 2004).
En el capialzado de San Antonio, la directriz r del
derrame es un arco de medio punto y 0', una recta
horizontal. Fue empleado por primera vez en el anti-
guo arco triunfal de la calle de San Antonio de París.
De ahí, su nombre.
20.9. Conoide (Fig. 20.12)
Es la reglada de plano director (eje impropio) cuyas
directrices son: un eje propio y una curva (plana o ala-
beada) o una superficie directriz (núcleo).
a) Según que el eje sea o no normal al plano direc-
tor, el conoide se llama recto (Fig. a) u oblicuo (Fig.
b) y si el núcleo es una esfera (Fig. c), o una hélice,
conoide esférico o conoide helicoide, siendo los tres
primeros de plano director horizontal. Todo plano
secante horizontal, como el ex (Figs. a y b), corta a la
directriz circular 0', en A y B, y al eje, en E, siendo
EA y EB dos generatrices. En la figura c, ex corta a la
esfera según el círculo 0', siendo las tangentes EA y
EB a él, las generatrices.
Las generatrices singulares son las determinadas
por planos tangentes a la directriz curva (o núcleo)
20. ALABEADAS NOTABLES
(a)
Circulares: (a) Recto. (b) Oblicuo.
/
(c)
(e) Esférico oblicuo.
Fig. 20.12. - Conoides.
trazados por el eje (propio o impropio), es decir, las
que pasan por M y N (Fig. c) y las contenidas en los
planos tangentes trazados por e.
b) En general, el orden del conoide es: 2 x Od X 1 x 1
= 2 0d' es decir, doble que el orden Od de su directriz
(plana o alabeada). Si Od = 2 (cónica), el conoide es de
cuarto orden, lo mismo que sus secciones planas.
167
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
z
(a) Conoide oblicuo. (b) Conoide recto.
Fig. 20.13. - Secciones de plano frontal.
c) En el conoide de directriz circular ro, situada en
el plano XZ (Fig. 20.13-a) y plano director paralelo al
YZ, todo eje e paralelo al XZ, corta a éste en un punto
impropio de dirección J: y el eje impropio (orienta-
ción del plano director) 10 corta también en el punto
impropio 1:, luego la recta impropia i del plano XZ
corta a los dos ejes en 1: y J: y como además contiene
a los puntos cíclicos (imaginarios conjugados)
del círculo ro, es una generatriz doble aislada de la
reglada.
Esto demuestra que todo plano paralelo al XZ,
como el 8, corta a la reglada según dicha recta impro-
pia i (generatriz doble) y al conoide (resto de la regla-
da), según una curva de orden 4-2 = 2, es decir, según
una elipse a.
Las generatrices singulares son las determinadas
por planos tangentes a ro' trazados por el eje (propio e
impropio), de las que sólo se han dibujado las a' =
A'H' Y b' = B'K'. Por tanto:
Todo plano secante 8, paralelo al de 0), corta a los
auxiliares límites a y {3, según las tangentes s y t a la
sección (J y a las generatrices extremas a y b en los
puntos de tangencia S y T de aquellas, siendo ST y ED
diámetros conjugados respecto a (J.
d) Si el eje e (Fig. b) es normal al director y se pro-
168
yecta ortogonalmente sobre XZ, según un diámetro de
ro (conoide cuña), se verifica:
10 Todo plano 8 paralelo a XZ corta al conoide,
según una elipse O; de ejes ST y ED, que se proyecta
sobre XZ, según una elipse afín de 0), en una afinidad
de eje S ;T; = e; y puntos homólogos El y G '.
Esto permite trazar fácilmente la tangente n a a, en
un punto N' - N ~ , por medio de la tangente a ro en el
punto L' , homólogo de N;. Las generatrices singulares
son, en este caso, A'S;, B'T;, M'G' Y M'F'.
e) Observación. Si en el conoide cuña, (Fig. 20.12-
a), tomamos la sección elíptica q> como directriz,
resulta un cilindroide de directrices a y q> y plano
director horizontal. Si a también fuese recta, se trans-
formaría en un paraboloide hiperbólico o conoide de
segundo orden, y si los dos ejes fueran impropios, en
un cilindro de generatrices paralelas a la intersección
de los dos planos directores.
20.10. Tetraedroide
Llamaremos así a la reglada definida por dos ejes a
y b que se cruzan y por un cono director de revolución
de eje normal a a y b.
Fig. 20.14. - Tetraedroide. Proyecciones y secciones.
a) En la figura 20.14, los dos ejes a
l
-a
2
Y b,-b
2
son
frontales y se cruzan ortogonalmente y el cono direc-
tor es el de eje PI-P2' perpendicular a ambos, vértice V
y generatriz VL que corta al plano frontal que contie-
ne a b
l
-b
2
, en L,-L
2

Las generatrices se hallan, trazando conos de vérti-
ces V, A, ... situados en a
l
-a
2
Y generatrices paralelas a
las del cono director que cortan a B, según circunfe-
rencias de proyecciones <1>2' <p;, ... , centros V
2
, A
2
, ••• Y
radios R = V 2 L
2
= A
2
B
2
= ... Los puntos de corte E
2
,
F
2
Y B
2
, B ~ de <1>2 y <1>; con b
2
determinan las geneatrices
VE, VF, AB, AB', ... de igual longitud 1, por ser cons-
tantes la proyección vertical V 2 E
2
= V 1 Fl = A
2
B
2
=
A
2
B; = R Y el alejamiento de sus extremos situados en
ex y B. De aquí, la segunda generación:
El tetraedroide es la superficie engendrada por un
segmento, (prolongado en ambas direcciones) cuyos
extremos se apoyan sobre dos rectas que se cruzan
(ortogonalmente o no).
Los contornos aparentes de la superficie engendra-
da por el segmento AB (zona rayada) son, respectiva-
mente, el triángulo E,C¡O, y la astroide E
2
D
2
F
2
C
2
o
curva envolvente de los segmentos de longitud cons-
tante A
2
B
2
= R Y extremos apoyados en dos ejes rec-
tangulares a
2
Y b
2
• La superficie completa se compone
de esta parte central y de dos hojas infinitas, engen-
dradas por las prolongaciones del segmento AB.
20. ALABEADAS NOTABLES
b) Secciones. Todo punto P de AB describe, al des-
plazarse éste, una curva de plano frontal y (por ser
constantes los alejamientos de A y B y, por tanto, el de
P) que se proyecta verticalmente, en verdadera magni-
tud, luego P describe una curva igual a la descrita por
su proyección P
2
, que es, como se sabe por geometría,
una elipse cuya suma o diferencia de semiejes es igual
a R, según que P
2
sea interior o exterior a Al B
2
• Las
secciones de planos frontales son, por tanto:
, Z o-b'
e
, ~ ~ ' f - - ----._ E' 2
2........ ..... ......
'" ,
rll--_-I--X
y'
Fig. 20.15. - Tetraedroide limitado por los ejes.
- La de plano 8 equidistante de los ejes, un círculo
de radio R.
- La de plano y, intermedio entre 8 y a, una elipse
de eje mayor paralelo al a, cuya suma de semiejes es
igual a R, y la de plano simétrico del y, respecto a 8, la
misma elipse, girada 90°. Si Y coincide c0..E3 y b, las
elipses degeneran en los segmentos CD y EF.
- Si el plano se aleja, como el E, la sección es una
elipse E
I
-E
2
de eje mayor paralelo al a y diferencia de
semiejes igual a R, luego la excentricidad va disminu-
yendo y tiende a convertirse en un círculo (punto Q
impropio).
La superficie admite, por tanto, dos secciones fronta-
les circulares, una propia de plano 8 y otra impropia.
(*) Tomando como directrices a y b y la cónica sec-
ción de plano paralelo al [a,b], el orden del tetraedroi-
de es 2 x 2 x 1 x 1 = 4.
La forma de esta superficie, limitada por las aristas
a y b (Fig. 20.15) recuerda a la de un tetraedro de aris-
tas opuestas C D y EF, con las restantes aristas lima-
das y redondeadas. De aquí, el nombre de tetraedroide
con que la hemos designado.
(*) En los "Ejercicios de Geometría Descriptiva de F.G.M. (núms. 1.232 x, y z, edición 1932) puede verse un estudio muy completo de
esta superficie.
169
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Observación: El hiperboloide reglado (Fig. 22.7-a)
es también una reglada biaxial de cono director, ya
que sus generatrices son rectas que se apoyan en dos
directrices d y d' (tomadas como ejes) y son paralelas
a las generatrices del cono asintótico (cono director).
1
· f·
\ \ 1
\ I I
I I I
\ \ I I
\ ,1 I
\ \ 1
" j/'r'._-
, fr11f
. ,,1,
1,
Xe'l
L
t;:;.1

e'
20.11. Regladas triaxiales
A este grupo pertenecen las cuádricas regladas
(hiperboloide y paraboloide reglado) que se estudian,
junto con las elípticas o no regladas, en los capítulos
22 al 26.
EJEMPLOS Y APLICACIONES
\

Fig. 20.16. - Marquesina de
entrada a la secretaría de la
Unesco, en París, según
proyecto de M. Brenner,
PL Nervi y B. Zerhfuss,
formada por un cilindro
parabólico central seccionado
por dos planos inclinados del
que salen dos viseras regla-
das: un conoide y una reglada
axial ordinaria (De Pier Luigi
Nervi, de Ada Louise
Huxtable, la Ed.)
'V'
: f'
0): ,

x
Fig. 20.17. - Representación de la marquesina anterior.
170
Fig. 20. i S.-Pilas del puente de planta curva de Melun, sobre el
Sena-Francia. Las secciones de las pilas en su base debían ser del-
gadas y alargadas en el sentido de la corriente, por razones hidráu-
licas, y en su base superior, alargadas en dirección del puente, para
servir de apoyo a las vigas radiales. Esto se consigue con cilindroi-
des de generatrices horizontales que se apoyan en las directrices
curvas de la pila (De "Informes de la Construcción" núm. 245 J.
Fig. 20.i9.-Reglada de una sola cara.
20.12. Doble marquesina reglada, similar
a la de la figura 20.16
En la perspectiva de la figura 20.17, el cilindro cen-
tral , de generatrices paralelas al eje X, está limitado
por las secciones parabólicas <p y a, de planos obli-
cuos respecto al horizontal. La visera menor es un
conoide recto de plano director XZ, directriz <p y eje r
paralelo a Y, de longitud EF = AB, Y la mayor, una
axial ordinaria de directrices parabólicas a == AMB
(de plano y) y ro == CN D (de plano ~ paralelo al YZ) y
eje e ó i determinado por las intersecciones de los pla-
nos proyectantes sobre YZ o XY de las generatrices
extremas a == AC y b == BD. Tomando e como eje, el
plano secante auxiliar de traza w ~ corta a a ~ y ~ , en
M; y N;, que determina la generatriz MN.
20. ALABEADAS NOTABLES
20.13. Cilindroide
La figura 20.18 es una aplicación de cilindroides de
generatrices horizontales y directrices curvas, de
diseño estético y funcional.
20.14. Reglada de una sola cara (Fig. 20.19)
Es la superficie birotacional obtenida por el giro de
un plano o == XY que contiene a un segmento AB,
paralelo a Y. Al girar o, alrededor de Y, AB gira al
mismo tiempo, en su plano, alrededor de su punto
medio M con movimiento uniforme, de modo que
cuando M haya descrito la circunferencia a de plano
XZ, AB ha girado 180°. El giro del plano es, por tanto,
doble que el del segmento, tomándose como sentido
de ambos giros, el de las agujas del reloj .
La forma de esta superficie recuerda a la cinta de
M6bius y, a semejanza de ésta, no posee más que una
sola cara. De ahí, su nombre.
Cada par de segmentos diametralmente opuestos,
como MA y M4 A
4
; MI Al Y Ms As; ... son copIan arios
y concurrentes y se cortan en M, P, ... , etc. El lugar de
estos puntos P se demuestra que es la paralela d a ZY,
trazada por M, que forma 4SO con el plano horizontal,
es decir, la paralela a M
2
A
2
, trazada por M, y como
todos los segmentos (prolongados) cortan a d y a Y, la
superficie es una reglada biaxial ordinaria de directriz
a y ejes Y y d, de orden 2 x 2 x 1 x 1 - 1 x I = 3, es
decir, una reglada cúbica.
Fig. 20.20.-Reglada cúbica.
20.15. Reglada cúbica
Con este nombre se conoce comúnmente a la bia-
xial ordinaria (Fig. 20.20) de directriz circular a y ejes
r y s que se cruzan ortogonalmente.
171
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 20.21. - Bóveda conoidal de entrada a torre circular. El
plano director es horizontal, el eje coincide con el de la torre
y la directriz suele ser una curva alabeada OJ = ABC, trazada
sobre la superficie cilíndrica exterior de la torre, de modo
que su transformada en el desarrollo sea una semicircunfe-
rencia OJ' =A 'B'C' (o una elipse). El plano horizontal a corta
el eje ya OJ, en H, G y M Y determina las generatrices HG = g
y HM = m que cortan al paramento interior de la torre en
puntos K y N de la sección qJ = DEF.
~ I
. . ,:-'
:-=;-n . c::::::::::::=_
172
20.16. Regladas conoidales. Aplicaciones
En ingeniería e industria se utilizan, como pieza
de unión o de transición, en tuberías o en carro-
cerías de coches, cascos de barco o fuselajes de
aviones y en arquitectura: como superficie de
unión de un techo plano con otro curvo; como
superficie de intradós de bóvedas de unión de sec-
ciones elípticas (O circular o elíptica) de igual altu-
ra y distinta anchura, situadas en planos paralelos
(Fig. 20.12-a); como cubiertas laminares, ... , etc.
(Ver Figuras 20.21 a 20.28).
(a) Por adosamiento.
I
I
I
I
(b) Por solape.
Fig. 20.22.-Cubiertas conoidales industriales en diente de sierra. La
directriz puede ser circular, elíptica o parabólica.
Fig. 20.23.-Marquesina conoidal,
proyectada por M. Breuer para el
edificio de la Unesco, en París. La
directriz es parabólica, de plano verti-
cal, y la superficie se limita por la
directriz rectilínea (eje) y la sección
de plano ligeramente inclinado (De la
"Geometría Constructiva" de F .
Hohenberg, 2
a
Edición).
Fig.20.24.-Cubierta de la
plataforma de carga de la
lechería Ceimsa de
Tlalnepantla (Méjico). Arq.
Felix Candela. Es una combi-
nación de colindros, remata-
dos por conoides de borde
recto (De "Estructuras de
Candela", de Colín Faber,
1" Edición).
Fig. 20.25.-Cubierta de
gasolinera cerca de Milán.
Ing. Pavini. Es una losa ondu-
lada rematada por conoides
de borde recto. (De "Formas
Estructurales en la
Arquitectura Moderna ", de
Curt Siegel, ¡a Edición).
Fig. 20.26.-Marquesina de entrada al jardín de una casa
del Diario Novedades en los Jardines del Pedregal
(Méjico). Arq. Felix Candela. Viseras conocidales de borde
recto y directriz común, en arco rebajado.
Fig. 20.28.-Cubiertas de la
estación de Control de
Darmstadt-Alemania.
Combinación de seis marque-
sinas similares a la de la figu-
ra 20.27. La sección romboi-
dal de los pilares permite
mejor adaptación a las direc-
ciones de la cubierta (De
"Estructuras en voladizos y
cubiertas" de Jürgen
Joedicke).
20. ALABEADAS NOTABLES
Fig. 20.27.-Marquesina de borde rectangular. La forman dos conoi-
des de directriz parabólica común, similar a la de momentos flectores
de la viga apoyada en dos puntos, con voladizos extremos.
173
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
20.17. Aplicaciones del tetraedroide
a) Como superficie de cubierta laminar, de ejes a ==
MC y b == NE (Fig. 20.29) Y generatrices extremas ME
y CN, limitada por el cuadrilátero alabeado CMEN
(ver Fig. 20.15). Puede utilizarse para cubrir una plan-
ta en forma de paralelógramo o combinándola con
otras iguales (Fig. 20.30).
y
Fig. 20.29.- Tetraedroide limitado por un cuadrilátero alabeado.
Fig. 20.30. - Combinación de tetraedroides para cubrir
un paralelogramo en planta.
b) En cubiertas de auditorios, salas de conferencias,
iglesias, etc., como superficie de unión: de una semie-
lipse (j y una recta h, paralela al eje menor de ésta
(Fig. 20.31); de dos semielipses (Fig. 20.32) o de
semielipse y semicírculo. En la figura 20.31, los ejes
son la vertical r y la paralela h a LT; la generatriz, es la
horizontal OA y (j, la elipse de plano frontal y suma
de semiejes igual a O
2
A
2

En la figura 20.32, los ejes son EG y OF, la genera-
triz, EF = OG Y <P Y ro, elipses de plano frontal y
suma de semiejes CA+CB = DM+ DN = OF = EG
que limitan generatrices de longitud constante B N =
... =AM=I.
c) Como superficie de tejados de planta elíptica ro y
cumbrera recta AB (Fig. 20.33), paralela al eje mayor
de ro, siendoAB/2 = PB = OB, = ON - Las gene-
ratrices BN, CD, ... , PM son de igual longitud e incli-
nación respecto al plano de ro.
174
r
2
h
2
A2
h
l
Al
Fig. 20.31. - Tetraedroide definido por una elipse y una recta.
\D .¡
r "
"
z
x
fl. \
- -------------
¡
--_. \
Y' G'
Fig. 20.32. - Tetraedroide definido por dos elipses.
z
Fig. 20.33. -Aplicación del tetraedroide en tejados de planta
elíptica y cumbrera rectilínea.
20. ALABEADAS NOTABLES
(a) Conoidal. (b) Cónica.
(e) Tetraedroidal.
Fig. 20.34. - Comparación de diversos tipos de cubiertas en diente de sierra.
d) Desde el punto de vista de la iluminación (Fig.
20.34), resulta interesante la comparación de cubiertas
en diente de sierra (de generatriz AB, montadas sobre
cerchas semielípticas, de semiejes a y b, distanciadas
la longitud 1) formadas por un conoide (Fig. a), un
cono cuádrico (Fig. b) Y un tetraedroide de generatriz
BA (Fig. c) y ejes r y s, distanciados la longitud d.
De la figura se deduce que la superficie de ilumina-
ción del tetraedroide está comprendida entre la mÍni-
ma del conoide y la máxima del cono, y lo mismo
sucede respecto al aprovechamiento de planta (máxi-
mo en el conoide y mínimo en el cono). En cuanto a la
repartición de cristaleras, es también más uniforme en
el tetraedroide, lo cual permite considerar a éste como
superficie intermedia entre cono y conoide.
e) Finalmente, puede utilizarse como remate deco-
rativo de barras cilíndricas, prolongando el eje b de la
figura 20.15.
175
21.1. Definición y clasificación
Si una reglada alabeada tiene una hélice por direc-
triz, se llama helicoide alabeado; si la segunda direc-
triz es el eje del a hélice o un cilindro de revolución
coaxial con ella, helicoide axial (cerrado J o cilíndrico
(abierto J, y si la inclinación constante de las generatri-
ces respecto al eje de la hélice (3
3
condición) es o no
de 90°, recto (de plano director) u oblicuo (de cono
director). De aquí, la clasificación que sigue:
Observaciones: 1
3
El helicoide recto es un caso par-
ticular del oblicuo, en el que el ángulo en el vértice
del cono es de 180°.
2°. Todo cilindro de revolución coaxial con la hélice
directriz, corta al helicoide, según una hélice del
mismo eje y paso que la directriz. Por tanto: El heli-
coide puede considerarse engendrado por una recta
176
21. HELICOIDES
ALABEADOS
que se apoya sobre tres hélices coaxiales y de igual
paso, o sobre dos de ellas y el eje común.
III. CLASIFICACIÓN DE LOS
HELICOIDES ALABEADOS
HELICOIDES
CLASE DE
REGLADA
Oblicuo
Axial de cono
director
Axial o cerrado
Biaxial de plano
Recto
director
Anaxial de cono
Oblicuo
director
Cilídrico o abierto
Axial de plano
Recto
director
I
21.2. Helicoide axial oblicuo (Fig. 21.1)
Es la reglada de cono director cuyas directrices son:
la hélice cilíndrica (O == 1, 2, 3, 4, ... de eje e y paso P y
el eje e de la misma. El cono director es de revolu-
ción, de vértice V, eje e y base coincidente con la del
cilindro de la hélice.
Fig. 21.1. - Helicoide axial oblicuo.
a) Trazado de generatrices. La generatriz que pasa
por un punto N¡-N
2
de (O es la paralela g == NM a la
generatriz g' == N'V del cono director de traza N; == N¡
o la recta que une N con el punto M del eje cuya cota
supere a la de N en la longitud H = 9PI12 (altura del
cono director). El helicoide puede ser engendrado,
por tanto, por un segmento de longitud M N constante
(igual a la de la generatriz del cono) cuyos extremos
se apoyan sobre e y ro.
21. HELICOIDES ALABEADOS
Según esto, cualquier punto Q del segmento M N
describirá, al desplazarse éste, una hélice <I'¡-<I'2 de
radio V¡Q¡ y del mismo eje y paso que (O (sección del
helicoide por el cilindro de eje e y radio V¡Q¡).
b) Helicoide completo. Se compone de dos partes u
hojas engendradas por las semirectas que M determina
en la generatriz g; la MN engendra la hoja inferior, y
la otra, la superior (no dibujada). Ambas hojas se cor-
tan, según una o varias hélices del mismo eje y paso
que la (o. Así, la prolongación de la semirecta 3 corta
a la 9, en A, y a la generatriz CB de la espira siguien-
te, en B, y estos puntos A, B, ... describirán las hélices
<1', (o, ... común a ambas hojas.
Los segmentos AB y B C describen el tornillo de
filete triangular de la figura 21.6. De aquí el nombre
de helicoide de filete triangular con que también se le
designa.
c) Contorno aparente del helicoide descrito por
M N. En proyección horizontal, es el círculo (O, y en
vertical, está limitado por las partes vistas de la senoide
(02 y la envolvente de las proyecciones verticales de las
generatrices (dibujada sólo en la parte superior izquier-
da).
d) Secciones notables. Las de planos que pasen por
el eje del helicoide, son generatrices paralelas a las de
corte con el cono.
La de plano horizontal, como el a, se obtiene por
puntos, como intersecciones de vacan las generatri-
ces, y es una espiral de Arquímides de proyección O"¡,
tangente en V¡ al radio V¡-12¡ (proyección de la gene-
ratriz que pasa por la intersección de e y a) que corta
a los radios V¡l¡, V¡2¡, ... en puntos, distanciados de
V¡ longitudes: 1, 21, 31, ... El valor de 1, en función del
radio R de la helice, se deduce de la pendiente de la
generatriz del cono:
H PI12
=
R 1
de donde
1= PR
12H
R
y siendo H = 9P112: 1 = "9
La sección del helicoide completo sería la espiral de
proyección O"¡ y su simétrica respecto al radio V¡3¡.
La sección del helicoide con el cilindro de eje e y
radio V¡ Q¡ es, como dijimos, la espiral <I'¡-<I'2'
e) Punto del helicoide de proyección Q¡.Se traza la
proyección g¡ == V¡Q¡ de la generatriz que pasa por Q
y su extremo N¡ se refiere a (02 y LT, en N
2
y N ~ . La
proyección g2 es la paralela N
2
M
2
a la generatriz N;V
2
del cono y refiriendo a ella Q¡, se obtiene Q2'
Si se conoce la proyección vertical S2 del punto, se
traza por S2 el plano horizontal a y se halla la sección
O" (o una parte de ella), como se ha explicado.
Refiriendo S2 a O"¡, se obtiene SI'
177
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
21.3. Plano tangente en un punto Q de la
generatriz g (Fig. 21.2)
a) Método general. El plano tangente es el definido
por la generatriz g que pasa por Q y por la tangente q,
en Q, a la hélice <p descrita por este punto (núm. 21.2-
a), siendo q¡ la tangente al círculo <PI' en Q¡, y q2' la
paralela trazada por Q2 a la proyección C
2
W
2
de la
generatriz del cono reducido, de proyección horizontal
C¡W¡, normal a g¡ (núm. 13.4).

"
L
,
,
,
IIDO
R
Fig. 21.2. - Trazado del plano tangente.
b) Método proyectivo. (núm. 19.12-b). Prime-
ramente se hallan los planos tangentes al helicoide en
los puntos A, B, e e de g, y como sus trazas horizon-
tales se salen del dibujo, tomaremos como plano auxi-
liar horizontal, el E.
El tangente en A es el IX '= [g,VWJ, de traza t
a
, sien-
do tia '= g¡. El tangente en B, es el '= [g,b J, siendo b
la tangente a la directriz (O, en B (de proyecciones b¡,
tangente a (O¡, en B
I
, y b
2
, paralela a W
2
D
2
) y su traza
t
lp
con E es la recta que une las trazas T
g
y T
b
de g y b.
El plano y, tangente en e contiene a g y es paralelo
al tangente al cono director, según la generatriz g'
(paralela a g) por ser éste tangente a la directriz
impropia, en e luego su traza con E, de proyección t¡y,
es la tangente al círculo de radio VIT¡g, en T¡g'
También se obtiene directamente por la construcción
indicada para hallar t
p
.
178
En proyección horizontal, si el haz de trazas tia' t¡P'
t
ly
' (proyectivo con la serie Al' B
I
, 11= de los puntos de
contacto) se corta por una secante r que pase por A¡,
por ejemplo, la serie sección A', B', l' es perspectiva
con la A¡, B
I
, 1
1
=, siendo K el centro de perspectividad
(intersección de BIB' e 11= 1'). Si ahora se traza el rayo
KQ¡ que corta a r, en Q', la recta t
l1
'= TlgQ' es la traza
del plano "r, tangente en Q.
Inversamente, si se conoce la traza t
l1
que corta a r
en Q', la recta KQ' corta a gl en la proyección Q¡ del
punto de tangencia QI-Q2'
l;n

I
I
K
7
,!
/ \
Fig. 21.3.-Helicoide axial recto (Rampa helicoidal)
21.4. Helicoide axial recto (Fig. 21.3)
a) Las directrices son: la hélice cilíndrica (O, su eje
MV y el plano director normal al eje. También puede
considerarse como un conoide recto, de eje MV y
directriz (O. De aquí, el nombre de conoide-helicoide.
Todo plano horizontal (normal al eje), trazado por
un punto M de éste, corta a (O en un punto N que
determina la generatriz MN. Por tanto: los planos nor-
males al eje cortan al helicoide, según gene-
ratrices.Todo punto de MN, como el Q, describe otra
hélice <P del mismo eje y paso que (O.
Los planos tangentes al helicoide en puntos M, N,
e de la generatriz MN cortan a cualquier plano hori-
zontal auxiliar E, según paralelas de dirección e (traza
de MN). Así, el tangente en M es el ex: [MN,MV] de
traza ta con E, siendo tia: MINI. El tangente en N es
el ~ : [MN,n] (siendo n
l
-n
2
la tangente a m, en N) de
traza t l ~ ' paralela a MINI' trazada por T
ln
Y el tangente
en C, tiene por traza la recta impropia i de E.
El plano tangente al helicoide en un punto Q de MN
Fig. 21.4. - Helicoide cilíndrico ohlicuo.
se halla, cortando el haz de trazas t l a , t l ~ ' i (proyectivo
con sus puntos de contacto MI' NI' IIJ por la secante
r, trazada por MI, por ejemplo. La serie sección M',
N', e es perspectiva con la MI' NI' 1
1
=, de centro de
perspectividad K (punto impropio del rayo NIN'). Si
ahora se traza el rayo KQI (paralelo a NIN') que corta
a r, en Q', la paralela t
lT
a MINI' trazada por Q', es la
traza del plano buscado.
También puede hallarse directamente, trazando la
tangente q a m, en Q, que corta a E, en Tq- La paralela
21. HELICOIDES ALABEADOS
a MINI trazada por T
lq
es la traza tlT. En la figura, sólo
se ha dibujado el helicoide engendrado por el segmen-
to QN, para mayor claridad.
21.5. Helicoide cilíndrico oblicuo (Fig. 21.4)
Es la reglada de cono director cuyas directrices son
la hélice ml-ml' de eje e
l
-e
2
, paso P y radio R; el
núcleo cilíndrico de revolución ,ó1-,ó2' de eje e
l
-e
2
Y
radio r y el cono director de vértice V, eje e, generatriz
VA' y base coincidente con la del cilindro de la hélice.
La generatriz frontal 1-1', tangente al núcleo en 1",
es paralela a la generatriz frontal VA' del cono, luego
sus proyecciones respectivas son paralelas. Al mover-
se la generatriz, sus intersecciones 1 y l' con el cilin-
dro de la hélice y el punto de contacto 1" con ,ó, des-
cribirán la hélice m: 1, 2, 3, ... , la m': 1', 2', 3', ... y
la 1",2",3", ... coaxiales y del mismo paso P, mante-
niéndose constante la diferencia de cota H entre los
extremos de los segmentos 1-1" Y 1"-1'. De aquí, el
método para trazar generatrices:
A partir del punto 1 de m, se divide el paso P y la
circunferencia m en doce partes iguales. Desde el
punto 2 : B se traza luego la tangente BICI a ,ól' en
2", Y la paralela VI B; a ella que determina la genera-
triz VB' del cono paralela a la del helicoide, de pro-
yección V
2
B; paralela a B
2
C
2
• Refiriendo a ésta C
I
y
2" se obtiene C
2
y el punto 2" de B
2
C
2
• También
puede hallarse éstos directamente, como puntos de
cota superior a la de B
I
-B
2
, en 2H y H, respectiva-
mente.
Una vez trazadas las generatrices, se halla la inter-
sección M
I
-M
2
de la generatriz inicial con el helicoide,
por medio de la sección (no dibujada) de plano frontal
trazado por ella. Al moverse la generatriz, M describe
la hélice <P1-<P2 de eje e y paso P (intersección de las
dos hojas del helicoide).
La figura representa el helicoide engendrado por
una revolución completa de la generatriz y limitado
por el cilindro de la hélice m. También se ha dibujado
la sección (J : 5-2"-1 de plano horizontal ex y la produ-
cida en el helicoide completo (curva 5-2"-1
1
-11 ").
El contorno aparente vertical lo determinan las héli-
ces m, m' y <P y la envolvente de las proyecciones ver-
ticales de las generatrices. Las proyecciones de puntos
del helicoide y el plano tangente en un pundo dado se
hallan, de forma análoga a la explicada en el helicoide
axial.
Observación. Si la generatriz del helicoide fuera
tangente a la hélice 1", 2", 3", ... , el helicoide sería
desarrollable por lo que éste puede considerarse como
caso particular del helicoide cilíndrico oblicuo.
179
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 21.5.-Helicoide cilíndrico recto.
21.6. Helicoide cilíndrico recto (Fig. 21.5)
Es la reglada de plano director cuyas directrices
son: la hélice 0)1-0)2' de eje e
l
-e
2
Y paso P; el núcleo
cilíndrico de revolución, de eje e
l
-e
2
Y radio r, y el
plano director, normal al eje e. En la figura, la superfi-
cie se ha limitado por el cilindro de la hélice 0).
La generatriz que pasa por un punto D
I
-D
2
de O) se
halla, trazando desde DI la tangente Dle
l
a <PI' en El' y
refiriendo El y el a la horizontal D
2
e
2
, en E
2
y e
2
• Al
Las superficies helicoidales suelen limitarse, en la
práctica, por dos superficies de revolución, coaxiales
con el eje, que generalmente son: dos cilindros, cono
y cilindro o dos conos.
180
Fig. 21.6. - Tornillo de filete triangular.
moverse la generatriz, el extremo B y el punto T de
tangencia describen las hélices 0)' y <P del mismo eje y
paso que 0), las cuales determinan los contornos apa-
rentes horizontal y vertical.
APLICACIONES Y EJERCICIOS
21.7. Helicoides limitados por dos cilindros
Entre los de aplicación más frecuente en Industria y
Arquitectura, citaremos:
21. HELICOIDES ALABEADOS
(a)
(b) (e) (el)
Fig. 21.7. - Tornillo de filete rectangular.
(e) (f) (g) (h)
(a) Métrica.-(b) Whitworth.-(c) Trapecial.-(d) En diente de sierra.-
(e) Gas cilíndrica. - (1) Gas cónica. - (g) Cónica para aisladores eléctricos.-
(h) De tomillos de madera.
a) Roscas de tornillos y tuercas. Se utilizan como
medio de sujección de dos piezas o para transmitir un
movimiento, en microscopios, máquinas herramientas,
instrumentos de medida, etc. Ejemplos:
El tomillo de filete triángular de eje e
l
-e
2
(Fig. 21.6)
está engendrado por un triángulo isósceles ABC de
plano axial que gira unifórmemente alrededor de e, al
mismo tiempo que se traslada uniformemente, en su
plano, en dirección paralela al eje, de modo que a un
giro de 360 o (posición A'B'C') corresponde una ele-
vación P = B 2 B ~ = A
2
C
2
. El sólido engendrado por el
triángulo ABC es el filete o rosca en V, el cilindro Q
de generatriz AC, el núcleo y la sección producida por
un plano axial, el perfil de rosca (triángulo ABC).
El tomillo de filete rectangular ABCD (Fig. 21.7)
es de generación análoga al de filete triángular. Los
lados AB y CD engendran dos helicoides rectos y BC,
la superficie cilíndrica limitada por las hélices descri-
tas por By C.
En la Fig. 21.8 se han dibujado los perfiles más
corrientes de roscas que engendran helicoides obli-
cuos, excepto el de la cara inferior del filete de rosca
en diente de siera que es recto.
b) Muelles. Trabajan a compresión y son resortes
helicoidales cilíndricos rectos, de sección rectangular
Fig. 21.8. - Tipos de roscas normalizadas.
Fig. 21.9.-Helicoide recto limitado pardos cilindros (tobogán,
rampa helicoidal, losa de escalera, etc.)
o cuadrada, del tipo de la figura 21.7, pero sin el
núcleo cilíndrico.
c) Transportadores de tornillo sin fin. Son también
helicoides rectos, formados por una serie de espiras,
como las de la figura 21.9.
181
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 21.10. - Escalera de caracol de la nueva
terminal del aeropuerto de Glasgow - Inglaterra
(De Informes de la Construcción núm. 206, de
diciembre de 1968).
182
Fig. 21.12. - Escalera del museo Everson, en Siracusa
(De Informes de la Construcción núm. 236,
de diciembre 1971 ).
Fig. 21.1 l.-Escalera de acce-
so a las tribunas del Estadio
Berta de Florencia, de P. L.
Nervi. La losa de la escalera,
de 3 m. de ancho, sale en vola-
dizo de una viga helicoidal,
reforzada en el centro por otra
viga helicoidal de sentido
inverso, para compensar el
gran momento de torsión pro-
ducido (De Pier Luigi Nervi de
Agnoldomenico Pica).
d) Aplicaciones en Arquitectura. Los toboganes y
las modernas rampas de acceso a los aparcamientos y
garajes son helicoides rectos.
Fig. 21.13. - Escalera de bajada a la sala interior de la presa-
bóveda de Susqueda (Gerona). La losa es de hormigón pretensadcJ
de 2,30 m. de anchura, formando un bucle libre de 360°, y de 3,60
m. de paso, terminada por dos losas voladas, que salva un desni-
vel de 6 m. de altura (de Informes de la Construcción núm. 214,
de octubre 1969).
Fig. 21.14. -Helicoide recto limitado por cono y cilindro (hormi-
goneras, mezcladoras de alimentos, etc.).
La más conocida desde hace siglos es la escalera de
caracol que admite formas muy variadas, según los
materiales utilizados. En las clásicas, de planta muy
reducida, los peldaños se disponen alrededor de una
columna central, formando cuerpo con ella, y en las
modernas, sobre vigas aisladas rectas (Fig. 21.10) o
21. HELICOIDES ALABEADOS
helicoidales (Fig. 21.11) o sobre losas exentas, ligeras
y esbeltas que las convierten en obras escultóricas de
gran originalidad y belleza (Fig. 21.12 Y 13).
21.8. Helicoides limitados por cilindro V cono
Para dibujar el helicoide de la figura 21.14 se divi-
de el paso en 12 partes iguales, por ejemplo, y se tra-
zan las generatrices que pasan por los puntos de divi-
sión. La intersección B 1- B
2
de la generatriz b, por
ejemplo, con el cono exterior L, se halla, girándola
alrededor del eje e, hasta la posición frontal en la que
\
\
\ I
\ I \ I
\: /"'(0'1
'/.--/
Fig. 21.15. - Paletas de ventilador (helicoide axial recto
de contorno apropiado).
corta a L, en Bt-B;. Deshaciendo el giro, se obtiene B
I
-
B
2
, determinándose así la intersección O' del helicoide
con el cono que es (núm. 13.6) una hélice cónica y 0'1'
una espiral de Arquímides.
El álabe L1 de la figura 21.15 es un helicoide recto
de eje e y directriz helicoidal (o, limitado por el cono
<l> y por el contorno 0", definido por su proyección 0'1'
previamente estudiada.
183
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
\
\
\
\
\
\
- - ~
/1
Fig. 21.16. - Helicoide oblicuo limitado por dos conos (agitado-
ras. máquinas de lavar, etc.).
21.9. Helicoides limitados por dos conos
La paleta de la figura 2l.16 es un helicoide oblicuo
definido por el eje e
l
-e
2
, el paso P y la generatriz fron-
tal a == AM del que sólo se utiliza la media espira limi-
tada por las generatrices a y c. El paso P se ha dividi-
do en 12 partes iguales, siendo la cota de A igual a
dos de estas partes.
La intersección de la generatriz b con el cono exte-
rior se ha hallado, girándola alrededor de e, hasta su
posición frontal bt- b; (paralela a a
2
) que corta a ambos
conos en B; y N;. Deshaciendo el giro, se obtiene B,-
B
2
Y luego N,-N
2
(refiriendo N; a b
2
), que pertenecen a
las secciones cr y <p del helicoide con los conos.
21.10. Aplicaciones del helicoide cilíndrico
(Fig.21.17)
Si un rectángulo ABCD gira uniformemente, alre-
dedor de un eje e
l
-e
2
normal a su plano, trazado por su
184
11 --
1 I / .......~
1: /'
1
1
/
D1I-'/ __ +-=
,
"
,
"
2
" ,
, ,
\,
\,
I
I
\ j
/
........., 1,../
O;===-.A:
2
I
I
lB,
Fig. 21.17. - Guía de ondas de sección constante.
centro 0, al mismo tiempo que se desplaza paralela-
mente a sí mismo, con movimiento uniforme, en
dirección e, los vértices A, B, C y D describen cuatro
hélices que limitan cuatro helicoides cilíndricos rec-
tos, engendrados por los lados, obteniéndose una
superficie compuesta de sección constante.
El contorno perimetral ABCD engendra un conduc-
to helicoidal utilizado en guías de ondas electrónicas,
la superficie rectangular, una broca salomónica, simi-
lar a la obtenida al retorcer en caliente una barra rec-
tangular de acero y si fuera cuadrada, un vástago de
impulsor helicoidal de taladro.
Estos helicoides también se aplican en rotores de
compresores de aire y en taladros circulares y los obli-
cuos, en taladros espirales.
B. CUADRICAS
22.1. Clasificación
Se llaman cuádricas las superficies de segundo
orden. Todos los puntos de una cuádrica (excepto el
vértice de las cónicas) admiten un solo plano tangente
de la misma clase, es decir, son elípticos, parabólicos
o hiperbólicos, (núm. 14.4). De aquí, su clasificación.
a) Cuádricas elípticas, ordinarias o no regladas:
Elipsoide elíptico (Fig. 22.1), paraboloide elíptico
(Fig. 22.2) e hiperboloide elíptico o de dos hojas (Fig.
22.4).
b) Cuádricas parabólicas: Cono y cilindro cuádri-
ca, estudiados en los capítulos 16, 17 Y 18.
e) Cuádricas hiperbólicas, regladas, alabeadas o
haces alabeados de segundo orden: Hiperboloide
hiperbólico, reglado o de una hoja (Fig. 22.5) Y para-
boloide hiperbólico o reglado (Fig. 22.3).
22.2. Generación y definiciones
a) Elipsoide (Fig. 22.1). Sean <p, O) y a, tres elipses
de centro O y semiejes a == OA, b == OB Y e == OC,
tomados sobre los ejes Z, y y X de un triedro tri-
rectángulo.
El elipsoide puede considerarse: como lugar de las
posiciones de la elipse a que se mueve paralelamente
a su plano, apoyando los extremos B,E y C,F de sus
ejes sobre <p y 0), respectivamente, o como lugar de la
22. CUADRICAS
ELíPTICAS E
HIPERBÓLICAS
elipse <p que gira alrededor de su eje, AD, apoyando
los extremos del otro eje sobre a.
Los elipses <p, O) y a son las secciones principales
del elipsoide; su centro común y sus ejes son centro y
ejes del elipsoide y sus extremos A, D, B, ... , F, los
Fig. 22.1. - Elipsoide.
vértices. El centro, ejes y planos de las elipses principa-
les son centro, ejes y planos de simetría del elipsoide.
Si a, b y e son desiguales, el elipsoide es escaleno;
si b = e, de revolución (achatado o alargado, según
que a § b = e) y si a = b = e, es una esfera.
185
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
z
D
Fig. 22.2. - Paraboloide elíptico.
b) Paraboloides. Sean <p y ro (Fig. 22.2) dos pará-
bolas de eje OM, vértice O y planos YZ y XZ y a, una
elipse de ejes AC y BD paralelos a X e Y.
El paraboloide puede ser engendrado por la parábo-
la ro, al trasladarse paralelamente a su plano, sin
deformarse, apoyando su vértice sobre la parábola <p y
conservando su eje paralelo a sí mismo o por la elipse
a, al trasladarse paralelamente a su plano, apoyando
los extremos A,C y B,D de sus ejes sobre ro y <p, res-
pecti vamente.
Las secciones principales son <p y ro; O y Z, el cen-
tro y eje del paraboloide, y los planos de <p y ro y su
eje Z, planos y ejes de simetría del paraboloide. Si AC
= B D, el paraboloide es de revolución.
Si <p Y ro (Fig. 22.3) son de concavidades opuestas,
el lugar de <p al desplazarse paralelamente a su plano,
sin deformarse, y apoyando su vértice sobre ro, es el
paraboloide reglado o hiperbólico cuya forma recuer-
da a la de una "silla de montar".
c) Hiperboloides. Sean <p y ro (Fig. 22.4) dos hipér-
bolas de semiejes OC, OA Y OC, OB contenidos en
los ejes Z, X e Y, y a, una elipse de semiejes ME y
MF paralelos a X e Y, respectivamente.
186
Fig. 22.3. - Paraboloide hiperbólico o reglado.
Fig. 22.4.-Hiperboloide elíptico o de dos hojas.
Si a se traslada paralelamente a su plano, apoyando
los extremos D,E y F,G de sus ejes sobre <p y ro, el
lugar de las posiciones de a es un hiperboloide elípti-
ca. Cuanto M recorra el segmento ce, la elipse será
imaginaria y en C y e se reduce a un punto. También
puede engendrarse por el giro de <p, alrededor de Z,
conservando fijo el semieje OC y apoyando el extre-
mo A del otro sobre la elipse A. de semiejes OA y OB.
El lugar de las asíntotas s == OS Y t == OT de <p es el
cono asintótico del hiperboloide que corta al plano de
0", según la elipse de semiejes MS y MQ, siendo OQ
y OR asíntotas de 0).
Las secciones principales son <p y 0), y sus ejes y
vértices C y e, los ejes y los vértices del hiperboloi-
de, siendo Z el real o transverso, y X e Y, los imagi-
narios o no transversos. El centro, ejes y planos de <p
y O) son centro, ejes y planos de simetría del hiperbo-
loide. Si OA = OB el hiperboloide es de revolución.
z
Fig. 22.5. - Hiperboloide hiperbólico, reglado o de una hoja.
Si permutamos el semieje transverso por el imagi-
nario, en <p y O) (Fig. 22.5) se obtiene el hiperboloide
hiperbólico o reglado, como lugar de la traslación de
O" o del giro de <p, como se ha explicado. La elipse O"
es la elipse de garganta y el centro, ejes y vértices
A,A' y B,B' de <p y 0), el centro, ejes y vértices de la
superficie. Como las hipérbolas conjugadas tienen las
mismas asíntotas, ambos hiperboloides tienen el
mismo cono asintótico.
22. CUADRICAS ELÍPTICAS E HIPERBÓLICAS
d) Hiperboloide reglado de revolución (Fig. 22.6).
Puede ser engendrado por el giro de una recta r que se
cruza con el eje. La perpendicular común OP a e y r es
el radio del círculo de garganta. De esto se deduce:
Fig. 22.6. - Hiperboloide reglado de revolución.
1.° El lugar de las posiciones de r es una superficie
reglada alabeada. En efecto, dos posiciones consecu-
tivas de r se cruzan puesto que si se cortasen, el punto
común pertenecería al eje, en contra de lo supuesto.
2.° La superficie se engendra por dos rectas r y s,
simétricas respecto al plano meridiano que contiene a
OP. En efecto, como todo plano meridiano es plano de
simetría de la superficie de revolución, s pasará por P
y tendrá su traza sobre la traza circular A. de la superfi-
cie, luego los puntos de igual cota de r y s engen-
drarán, al girar, los mismos círculos.
187
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
22.3. Generación proyectiva de
cuádricas regladas. Haz alabeado
de segundo orden
a) Primera generación. En el número
5.3-b' vimos que las rectas de unión de
puntos homólogos de dos series proyec-
tivas, de bases coplanarias y no super-
puestas, determinan un haz plano de
segundo orden, cuya envolvente es una
cónica.
En el espacio (Fig. 22.7), si las bases
d y d' de dos series proyectivas A, B, C,
... Y A', B', e, ... se cruzan, las rectas g
== AA', g' == BB', g" == ce que unen
puntos homólogos se cruzan dos a dos .
(pues si se cortasen dos de ellas las FIg. 22.7. de orden.
, GeneraclOn por senes proyectlvas.
Fig. 22.8. - Planos tangentes que
pasan por una recta r.
bases d y d' sería coplanarias, en contra
de 10 supuesto) y determinan la superficie llamada haz
alabeado de segundo orden.
b) Segunda generación. El haz de planos d (A', B',
e) es proyectante de la serie d', desde d, luego es
proyectivo con ella. Análogamente, el haz d' (A,B,C)
es proyectivo con la serie d, luego ambos haces son
proyectivos por serlo d y d'. En esta proyectividad, el
plano [d,A'] y su homólogo [d' ,A] contienen a A y A',
luego se cortan según la recta g == AA'. Esto demuestra
que el haz alabeado es la supeificie engendrada por
las intersecciones g, g', y g ", ... de pares de planos
homólogos de dos haces proyectivos cuyas bases d y
d' se cruzan.
c) Generatrices y directrices. Las rectas g, g', g", ...
generadoras del haz se llaman generatrices, y las d y
d' en que se apoyan, directrices.
Si una recta d" corta a tres generatrices g, g' y g"
en puntos A", B" y C", también corta a todas las
generatrices. En efecto, d" corta al haz d (A' ,B' ,e),
según la serie A", B", C", ... proyectiva con él, y al
haz d' (A,B,C), según la misma serie A", B", C", ...
proyectiva con él, luego d" corta a ambos haces,
según dos series proyectivas, superpuestas y con tres
puntos dobles luego son dobles todos los demás, es
decir, d" corta en el mismo punto a los pares de planos
homólogos de estos haces, o sea, a sus intersecciones
(generatrices del haz). Por otra parte, la recta d" se
cruza con d y d', puesto que si cortara a una de ellas
serían coplanarias, como así mismo g, g', g", ... , en
contra de lo supuesto. Por tanto:
Sobre la superficie engendrada por un haz alabea-
do existe otro haz alabeado, formado por las directri-
ces d, d' y d", en el que cada una de ellas corta a
todas las generatrices y se cruza con las demás direc-
trices.
188
d) Tercera generación. Estos dos haces se llaman
sistemas de generatrices o de directrices y pueden
aplicarse indistintamente a uno u otro. Por tanto:
Haz alabeado es la superficie engendrada por las
rectas g, g', g ", ... que se apoyan en tres rectas dadas,
d, d' y d" que se cruzan: La generatriz que pasa por
un punto A de d, por ejemplo, es (núm. 4.7 de n/G.D.)
la intersección de los planos [A,d'] y [A,d"].
22.4. Propiedades
l.a Una recta no puede cortar a un haz alabeado de
segundo orden en más de dos puntos. Si lo cortase en
tres, cortaría a tres rectas del sistema de generatrices o
directrices, luego cortaría a todas (núm. 22.3-a) y per-
tenecería a la cuádrica.
2.
a
La sección de plano a de un haz alabeado de
segundo orden es una cónica. En efecto, a corta a g,
g', g", ... , en G. G', G"; a las aristas d y d' de los
haces de planos de estos haces, según los haces pro-
yectivos D (G,G'G") y D' (G,G'G"), cuyos rayos
homólogos se cortan en puntos G, G', G" de una cóni-
ca (núm. 5.3-b).
3.
a
Las propiedades l.a y 2.
a
demuestran que el haz
alabeado es una superficie de segundo orden, o sea,
una cuádrica reglada.
4.
a
Por cada punto de una cuádrica reglada sólo
pasa una generatriz y una directriz, pues, si pasaran
dos, serían coplanarias en contra de lo supuesto.
5.
a
Como en toda reglada alabeada (núm. 18.1-3°),
los planos tangentes a una cuádrica reglada en todos
los puntos de una generatriz g contienen a esta gene-
ratriz, son secantes a la supeificie y forman un haz de
planos de arista g, proyectivo con la serie de sus
puntos de tangencia. De ésta se deducen las dos
siguientes:
6.
3
El plano tangente a una cuádrica reglada en un
punto A de ella es el determinado por la generatriz y
directriz que pasan por A.
7.
3
Si un plano corta a una cuádrica reglada, según
una generatriz g, es tangente a la superficie en un
punto de g.
22.5. Posiciones relativas de puntos, rectas
y planos respecto a una cuádrica
a) Una cuádrica elíptica divide al espacio en dos
regiones: una de puntos interiores y otra de puntos exte-
riores, separados por la cuádrica. Las cuádricas regladas
que son superficies abiertas e ilimitadas dividen al
espacio en dos regiones de puntos esteriores, no
pudiéndose pasar de una a otra sin atravesar la cuádrica.
b) Un plano puede ser exterior, tangente o secante
respecto a una cuádrica elíptica. En cambio, como en
las regladas las generatrices cortan a cualquier plano
del espacio, un plano no puede ser exterior, sino
secante o tangente a ella, según que la corte según una
cónica irreducible o degenerada en dos rectas cuya
intersección es el punto de tangencia.
c) Una recta r no incidente con una cuádrica es
secante, tangente o exterior a ella, según que sea
secante, tangente o exterior a la cónica sección del
plano trazado por r.
d) Por una recta r exterior, tangente o secante a una
cuádrica elíptica pasan dos, uno o ningún plano tan-
gente a ella, lo cual es intuitivo. En las regladas, suce-
de a la inversa: por una recta secante, tangente o exte-
rior, pasan dos, uno o ningún plano tangente (Fig.
22.8).
En efecto, por los puntos de corte M y N de la
secante r pasan las generatrices y directrices g),d) y
g2,d
2
que se cortan en A y B Y determinan los dos pla-
nos tangentes: ex; == [g),d
2
] y B == [d),g2]. Por el punto A
de tangencia de la recta t pasan g) y d
2
que determinan
el plano tangente ex; == [g),d
2
] y, si r es exterior, ninguna
recta de la cuádrica corta a r.
22.6. Elementos impropios
Son los comunes a la cuádrica y al plano impropio.
De aquí, los distintos géneros de cuádricas.
a) Cuádricas elípticas. El plano impropio puede ser
exterior (elipsoide) tangente (paraboloide) o secante
(hiperboloide). Este último corta al hiperboloide,
según la cónica impropia.
22. CUADRICAS ELÍPTICAS E HIPERBÓLICAS
b) Cuádricas regladas. El plano impropio sólo
puede ser secante o tangente. Si es secante (hiperbo-
loide), la corta según la cónica impropia, y si es tan-
gente (paraboloide) la cortará (Fig. 22.9) según dos
rectas impropias g¡ y d¡ (no dibujadas). Como las
generatrices cortan a cualquier directriz, cortarán a di'
es decir, serán paralelas a un plano ()g (plano director)
de orientación di. Análogamente, las directrices serán
paralelas a otro plano director ()d de orientación g¡.
En las series proyectivas de bases d y d', son homó-
logos A y A', B Y B', ... , etc., luego también lo serán
sus intersecciones A¡ y A; con g¡; lo cual demuestra
que las series son semejantes, (núm. 3.4).
Fig. 22.9. - Paraboloide reglado. Generación proyectiva.
22.7. Generación proyectiva del paraboloide
reglado (Fig. 22.9)
Resumiendo las propiedades expuestas en los
números 22.3 y 22.5-b, el paraboloide puede ser
engendrado:
1°) Por las rectas g, g', g ", ... de unión de pares de
puntos homólogos A,A'; B,B', de dos series semejan-
tes cuyas bases d y d' se cruzan.
2°) Por las intersecciones g, g', g", ... de pares de
planos homólogos de dos haces semejantes, cuyas
aristas d y d' se cruzan.
3°) Por las rectas g, g', g ", ... paralelas a un plano
dado 8
g
, que se apoyan sobre dos rectas d, d', no
paralelas a 8
w
que se cruzan entre sí (conoide de
directrices rectas J.
4°) Por rectas g, g', g" ... que se apoyan sobre tres
rectas dadas d, d' y d" paralelas a un plano 8
d
y que
se cruzan entre sí.
189
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
22.8. Generación homológica de las cuádricas
a) Las cuádricas elípticas pueden obtenerse por
transformación homológica de una esfera E. En efec-
to, en un sistema de homología (no dibujado) de cen-
tro O y plano central1t (siendo A el plano límite de E),
si toda secante s corta a la esfera E en dos puntos, su
homóloga s' cortará a la transformada E' en dos pun-
tos y las homólogas de las secciones circulares de E
son secciones cónicas de E', y, como todos los puntos
de E son elípticos, sus homólogos de E' también lo
son, luego E' es una cuádrica elíptica. Según que A
sea exterior, tangente o secante a E, su homólogo
(plano impropio de la transformada) será también
exterior (elipsoide), tangente (paraboloide) o secante
(hiperboloide ).
b) Dos cuádricas homológicas son de la misma
Analíticamente se demuestra que las cuádricas
regladas presentan las mismas propiedades polares
que las elípticas y éstas, las mismas que la esfera, por
ser homológicas de ella. De aquí, las definiciones y
propiedades que siguen:
22.9. Plano polar de un punto (Fig. 22.10)
El plano polar de un punto A (polo), exterior a una
cuádrica E; es el plano a de la cónica de tangencia
del cono de vértice A, circunscrito a 1:. Es también el
lugar de las polares r de A, respecto a las secciones [3,
de planos trazados por A y el lugar de los puntos con-
jugados de A, respecto a J;.
Si A es exterior, incidente o interior a ~ , el plano
polar es secante, tangente o exterior a ella.
En las cuádricas, como en la esfera, existe una
correspondencia biunívoca e involutoria entre polos y
planos polares (polaridad respecto a la cuádrica) aná-
loga a la polaridad plana respecto a una cónica.
190
clase, ya que la homología conserva las propiedades
proyectivas que son las que definen a las cuádricas.
Así, la homóloga de una supeificie de segundo grado
J; (cuádrica) es otra de segundo grado J;', pues si toda
secante s tiene dos puntos comunes con ~ , sus homó-
logas s' y ~ ' también los tendrán.
La homóloga de una cuádrica elíptica es, como se
ha visto, una cuádrica elíptica.
La homóloga de una reglada es también reglada,
pues si una recta r pertenece a ~ , su homóloga r' per-
tencerá a ~ ' , y, dentro de ésto, si dos generatrices infi-
nitamente próximas r y s de ~ se cortan o se cruzan,
sus homólogas r' y s' de ~ ' también lo harán, luego si
J; es desarrollable o alabeada, J;' también será desa-
rrollable o alabeada. Finalmente: Si J; es radiada
(generatrices concurrentes en un punto), J;' también
lo será.
POLARIDAD
22.10. Puntos, rectas y planos conjugados
(Fig. 22.10)
Lo mismo que en la esfera: Dos puntos A y B son
conjugados si cada uno pertenece al plano polar [3 y
a del otro.
Dos planos a y [3 son conjugados si cada uno con-
tiene al polo B y A del otro.
Dos rectas r y s son conjugadas o mutuamente
polares, si cada una contiene los polos de los planos
que pasan por la otra. Así s contiene los polos A Y B
de ex y ~ que pasan por r.
En esta correspondencia, a la forma plana a (con-
junto de puntos de a) le corresponde la radiación de
vértice A, y al haz de planos de arista r. la serie de
puntos A, B, ... de base s y, a la arista r del haz, la
base s de la serie (rectas conjugadas). De aquí, las
propiedades que siguen:
1.0 La recta s es el lugar de los polos B, A, ... de [,
respecto a las cónicas de planos a, [3, ... que pasan
por r y recíprocamente.
2." Dos rectas conjugadas r y s se cruzan, en gene-
ral, en el espacio y sólo se cortan en un punto T, si r y
s son tangentes a la cuádrica en T.
Fig. 22.10. - Polaridad de las cuádricas.
3.° De dos rectas conjugadas r y s la secante r pasa
por los puntos de contacto M y N de los planos tan-
gentes a 1:; trazados por s. Inversamente, la conjuga-
da de r es la intersección s de los planos tangentes a
1:; en M y N.
22.11. Planos diametrales, centros y diámetros
Aplicando la polaridad respecto a L, a los elemen-
tos impropios, se deducen las definiciones y propieda-
des siguientes (Fig. 22.11).
a) Plano diametral. Es el plano polar 8 de un punto
impropio I de dirección d. Contiene los puntos medios
de las cuerdas paralelas a d y los puntos de contacto
de las tangentes a 1: paralelas a d, y se llama diame-
tral conjugado de la dirección d.
Si el plano diametral propio pasa por 1, se llama
asintótico, como sucede con el plano propio tangente
a L en un punto impropio de ella.
b) Centro. Es el polo del plano impropio; pertenece
a todos los planos diametrales y es también centro de
las secciones producidas por éstos.
En los paraboloides, el plano impropio es tangente
a la cuádrica y su polo es el punto impropio de tan-
gencia que no se llama centro. Por tanto: Los elipsoi-
des e hiperboloides son cuádricas con centro; los
paraboloides, no.
c) Diámetro. Es la recta conjugada de una recta
impropia; pasa por el centro O de 1: y es bisecado por
él. En la fig. a, la conjugada de la recta impropia de Ó
es la d (determinada por los puntos de tangencia A y
22. CUADRICAS ELíPTICAS E HIPERBÓLICAS
(a)
(b)
Fig. 22.11. - Plano diametral conjugado de la dirección d.
Fig. 22.12. - Plano diametral del paraboloide.
B de los planos paralelos a Ó, tangentes a L) la cual
contiene al polo O de la sección 't de Ó (centro de L) y
queda bisecada por él.
Un diámetro de 1: lo es también de todas las seccio-
nes de planos que pasan por él.
d) En los paraboloides (Fig. 22.12) los diámetros y
planos diametrales son paralelos al eje del paraboloi-
de por pasar por el punto O de tangencia del plano
impropio con L.
22.12. Planos principales, ejes y vértices
Si un diámetro es perpendicular a su plano diame-
tral conjugado se llaman eje y plano principal, respec-
tivamente. Los planos principales son planos de
simetría de la cuádrica, y, sus intersecciones (ejes),
ejes de simetría. Las intersecciones del eje con la
superficie son los vértices.
191
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
(a) (b)
Figura 22.13.-Cono y plano asintótico de los hiperboloides.
22.13. Cono asintótico y director.
Planos asintóticos del hiperboloide.
(Fig. 22.13)
a) Cono asintótico. El lugar geométrico de las tan-
gentes al hiperboloide, trazadas desde su centro 0, o
la envolvente de los planos tangentes que pasan por 0,
es un cono n de vértice 0, llamado cono asintótico de
la superficie, tangente al hiperboloide según la cónica
impropia de éste.
b) Plano asintótico. Es el 1, tangente al cono asintó-
tico a lo largo de una generatriz m y al hiperboloide,
en el punto impropio Ti de m. En el hiperboloide
reglado (Fig. b) 1 corta al hiperboloide según la gene-
ratriz g y directriz d, paralelas a m.
c) Asíntotas y diámetros. En un plano asintótico 1
existen dos clases de asíntotas: la asíntota principal m
(generatriz de contacto de 1 con el cono) y las parale-
las a ella, llamadas asíntotas, simplemente.
En la radiación de vértice 0, las rectas interiores al
cono son diámetros transversos, en el elíptico, (Fig. a)
y no transversos o imaginarios, en el reglado.Los pri-
meros son secantes a la superficie y los segundos no.
Las rectas exteriores al cono son diámetros imagina-
rios en el elíptico y transversos o reales, en el reglado.
d) Cono director del hiperboloide reglado. Por ser
m paralela a g y d (Fig. b), podemos definir el cono
asintótico como el lugar de las paralelas a las gene-
ratrices de los dos sistemas del hiperboloide trazadas
por O, es decir, como el cono director de vértice O.
De los infinitos conos directores, sólo el de vértice °
es además asintótico y envolvente de los planos
asintóticos del hiperboloide.
192
Fig. 22.14. - Planos directores. Generación proyectiva
del paraboloide reglado.
22.14. Planos directores y asintóticos
del paraboloide (Fig. 22.14)
a) Planos directores. En el paraboloide reglado, el
cono director degenera en dos planos directores ()d y
()g' de orientación gi y di' que podemos definir como el
lugar geométrico de las paralelas gl' g;, g';, ... y di' d;
Y d'i, a las generatrices y directrices del paraboloide,
trazadas por cualquier punto P del espacio.
b) Plano asintótico. La directriz impropia di corta a
todas las generatrices en sus puntos impropios y deter-
mina con cada generatriz g el plano tangente en el
punto impropio Ig de ésta. Por tanto: todo plano para-
lelo al plano director 8
8
de las generatrices es asintó-
tico, contiene a una generatriz g, es tangente al para-
boloide en 18 y se llama plano asintótico de g, suce-
diendo lo mismo con los paralelos a ()d. Los planos
directores son asintóticos y recíprocamente.
c) Planos asintóticos principales. Son los asintóti-
cos a y f3 que pasan por el eje e del paraboloide, y sus
bisectores son los planos principales (planos de
simetría) del paraboloide.
Los planos perpendiculares al eje cortan a los
asintóticos principales, según las asíntotas de las sec-
ciones producidas.
Los planos asintóticos principales son el lugar
geométrico de las asíntotas de las secciones hiperbóli-
cas producidas por planos perpendiculares al eje. (Ver
núm. 23.9-b).
d) Dirección asintótica. La paralela a un plano
director se llama dirección asintótica simple, y, la
paralela a los dos planos, o sea, al eje, dirección
asintótica doble.
e) Paraboloide equilátero. Es el que tiene sus pla-
nos directores perpendiculares entre sí y se caracteri-
za porque las secciones principales son parábolas
iguales y las del plano normal al eje, hipérbolas equi-
lateras.
Las generatrices g y d que pasan por el vértice A
22.15. Determinación del centro del
hiperboloide reglado
a) El centro es la intersección de tres planos asintó-
ticos, puesto que todos pasan por él. (Fig. 22.13).
Fig. 22.15. - Determinación del centro del hiperboloide reglado.
b) Hiperboloide dado por tres directrices di' d
2
Y d
l
(Fig. 22.15).
Las tres generatrices gl' g2 Y g" paralelas a las
dadas, determinan los tres planos asintóticos [dl,gl],
22. CUADRICAS ELíPTICAS E HIPERBÓliCAS
son normales entre sÍ, luego g es perpendicular a todas
las directrices, y d, a todas las generatrices. Podemos
pues definir a este paraboloide como el lugar de las
rectas g, g', g", ... que se apoyan en una dada d" y
cortan normalmente a otra d que se cruza con ella
(conoide recto de directrices rectilíneas).
EJERCICIOS
[d
2
,g2] Y [d"g3] == 'r. Para hallar g3' por ejemplo, se tra-
zan por di y d
2
los planos a y ~ , paralelos a d" cuya
intersección g, corta a di y d
2
Y es paralela a d,. Los
otros dos planos asintóticos cortan a 'r, según las dia-
gonales AD y Be del paralelepípedo formado por las
directrices, y su intersección O es el centro. Por tanto:
El centro de un hiperboloide reglado de directrices
di' d
2
y di es el centro del paralelepípedo definido por
éstas.
22.16. Determinación del vértice y eje
del paraboloide reglado
El plano tangente al paraboloide en el vértice V es
normal al eje, lo mismo que la generatriz y directriz
que definen éste plano. De aquí, la construcción:
Hallar la intersección i de dos planos directores
(dirección del eje) y hallar la generatriz g y directriz d
paralelas al plano normal a i (ver núm. 23.17). La
intersección de g y d es el vértice V y la normal al
plano [g,d] (paralela a i), trazada por V, el eje.
193
23.1. Teorema fundamental
En geometría superior se demuestra que: dadas dos
cónicas que se cortan en dos puntos y un punto exte-
rior a sus planos, existe una sola cuádrica que con-
tenga a las dos cónicas y al punto. Sustituyendo una
de las cónicas por el cono tangente a la cuádrica,
según la otra cónica, resulta el teorema equivalente,
básico para la representación de cuádricas.
Dada una cónica perteneciente a un cono y un
punto exterior al plano de la cónica, existe una sola
cuádrica que pase por el punto y sea tangente al
cono, según dicha cónica.
23.2. Proyección de una cuádrica.
Propiedades (Fig. 23.1)
a) Si proyectamos una cuádrica desde un punto V,
exterior a ella, sobre un plano 1t, la cónica O) de tan-
194
23. REPRESENTACiÓN V
SECCIONES
gencia del cono circunscrito de vértice V es el contor-
no aparente de la cuádrica, desde V, y la traza del cono
con 1t, la cónica proyección 0)' de 0). Las rectas de la
radiación de vértice V, exteriores, tangentes o interio-
res al cono son exteriores, tangentes o secantes a las
cuádricas elípticas e interiores, tangentes o exteriores
a las regladas.
Las proyecciones A' y B' de los puntos de corte de
la secante s se confunden con la traza 1t
s
' de s, por ser
ésta proyectante. Por tanto: Las proyecciones de todos
los puntos de una cuádrica cubren dos veces la super-
ficie interior o exterior de la cónica 0)', proyección de
su contorno 0), según sea elíptica o reglada, respecti-
vamamente.
b) En las cuádricas elípticas, por una r exterior al
cono pasan dos planos proyectantes ex y ~ , tangentes
al cono y la cuádrica, de trazas 1ta Y 1 t ~ , tangentes a 0)'
que pasan por 1tr.
En las regladas, r es secante a la cuádrica y la gene-
ratriz y directriz que definen cada plano tangente
(núm. 22.5-d) se proyectan sobre su traza respectiva
1t" y 1 t ~ que pasan por 1tf' Por tanto: La tangente a la
proyección 0)' del contorno aparente de una cuádrica
reglada, en un punto T', es la proyección de la gene-
ratriz y directriz que definen el plano tangente a la
cuádrica en el punto T de OJ.
Como esto ocurrirá con todos los puntos de 0)': La
proyección del contorno aparente de una cuádrica
reglada es la envolvente de las proyecciones de todas
sus generatrices y directrices.
c) Las cuádricas suelen representarse en diédrica,
Fig. 23.1. - Proyección de una cuádrica.
con sus planos principales paralelos a los de proyec-
ción. De ésta forma, los contornos aparentes son cóni-
cas principales y sus proyecciones, cónicas congruen-
tes con ellos.
23.3. Representación del elipsoide en diédrica
(Fig.23.2)
Si las cónicas principales a¡-a
2
Y 0)¡-0)2 del elipsoi-
de son de planos paralelos a los de proyección, a¡ Y 0)2
son los contornos aparentes en proyección horizontal
y vertical de la cuádrica. Todo plano secante horizon-
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
tal a corta al elipsoide, según una elipse a', homotéti-
ca de a (núm. 23.12-a), cuyo semieje O¡M¡ se halla
por la intersección M
2
de v" y 0)2 Y el O¡ G ¡, por la
paralela M¡G¡ a F¡E¡. Análogamente, las secciones de
plano frontal son homotéticas de O) y sus ejes se hallan
del mismo modo.
Fig. 23.2. - Representación del elipsoide.
La cuádrica queda determinada por la cónica a¡-a
2
,
por ejemplo, y un punto p¡-p
2
de la superficie, exterior
a 0). Para hallar 0)2' se trazan los triángulos homotéti-
cos O¡P¡I¡ y O¡K¡C¡, siendo O¡ K¡ prolongación de
O¡p¡ Y p;I¡, paralela a K¡C¡. Refiriendo I¡ a la traza v"
del plano horizontal trazado por P
2
, se obtiene el punto
1
2
de 0)2' lo cual permite hallar el otro eje, por conocer-
se el eje F
2
C
2
y un punto 1
2
de ella (núm. 1.4 de n/E.
de G.D.).
Para hallar la proyección horizontal de un punto de
proyección P
2
dada, se traza por P
2
el plano horizontal
a y se halla la elipse sección como se ha explicado.
Refiriendo P
2
a a; se obtienen las proyecciones p¡ y Q¡
de los puntos P y Q buscados. Para evitar el trazado de
a;, nos hemos valido de la afinidad de a; con las cir-
cunferencias de radios O¡G¡ y O¡M¡, como se ve en la
figura.
195
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
23.4. Representación del hiperboloide reglado
en diédrica (Fig. 23.3)
a) El hiperboloide queda determinado por la elipse
de gargante 0"1-0"2 por ejemplo, y un punto P
I
-P
2
de su
traza horizontal <P, homotética de 0"1' de puntos homó-
logos PI y P; lo cual permita dibujarla, lo mismo que
la sección 'A, simétrica de <p, respecto a O.
p
Fig. 23.3.-Representación del hiperboloide reglado.
El contorno aparente vertical es la hipérbola (01-(02'
de semieje real OA y punto H
I
-H
2
. Las asíntotas s y t
son las secciones del cono asintótico por el plano
frontal de (O y son paralelas (núm. 22.13-d) a la gene-
ratriz y directriz m y n que definen el plano frontal ~ ,
tangente a la superficie en B, de traza h ~ tangente a 0"1'
en B
I
, lo cual permite dibujar S2 == m
2
Y t
2
== n
2
.
La traza horizontal del cono asintótico (no dibuja-
da) es la elipse homotética de 0"1' de semieje 0
1
H
s
'
homólogo de 0
1
Al'
La tangente g I a O" I en un punto TI de O" I es la pro-
yección gl == di de la generatriz y directriz que definen
el plano a, tangente en T a la superficie, siendo g2 ==
T 2L2 Y d
2
== T 2C2 las tangentes a (02 en F
2
y E
2
.
Análogamente, la tangente g2 a (02 en Fz es la proyec-
ción vertical g2 == i
2
de la generatriz y directriz que
definen el plano de canto y, tangente en F a la cuádri-
ca, siendo gl e i
l
las tangentes a 0"1' desde FI'
196
Para hallar la proyección G
2
de un punto, conocien-
do G
I
, se traza desde G
I
la tangente gl == di a 0"1' en TI'
de proyecciones g2 == T
2
F
2
Y d
2
== T
2
E
2
• Refiriendo a
éstas G
I
, se obtienen los puntos buscados G
I
-G
2
y D
I
-
D
2
. Si el hiperboloide viene dado por 0"1-0"2 y un punto
G
I
-G
2
, se trazan desde G
I
las tangentes gl y r
l
, a 0"1' en
TI y R
I
, que determinan g2 == G
2
T
2
Y r
2
== G
z
R2' tangen-
tes a (02 en 1
2
y F
2
• La traza Hg de g permite trazar <PI'
como homotética de 0"1' con lo que estamos en el caso
anterior.
Vn
Fig. 23.4. - Hiperboloide dado por tres directrices.
b) Hiperboloide dado por tres directrices, m, n, y r
(Fig. 23.4). Para hallar la generatriz que pasa por un
punto A de m, se traza el plano a == [A,n] por ejemplo,
(auxiliándonos de la horizontal h
l
-h
2
), y se halla la
intersección B de r y a (por medio del proyectante
horizontal de r que corta a, según i
l
-i
2
), siendo a ==
AB la generatriz pedida que corta a n, en CI-C
l
.
Más sencillo resulta trazar por A dos rectas auxilia-
res h y d que pasen por dos puntos arbitrarios F y D de
n y hallar sus intersecciones 1 y J con el plano proyec-
tante vertical de r, que nos dan directamente la recta IJ
que corta a r, en B.
El trazado de generatrices se simplifica, colocando
una directriz PI-P2 de punta (Fig. 23.5). La generatriz
que pasa por un punto G de n es g2 == G
2
pz que corta a
m
2
en G;. Así se obtienen las a, b, c, ... cuyas t r a ~ a s
Ha' H
b
, He' ... determinan la traza horizontal HaH¡
(dibujada de trazos) que, como toda sección plana, es
una cónica.
23.5. Representación del paraboloide reglado
en diédrica (Fig. 23.6)
a) El paraboloide de eje vertical e queda determina-
do por la parábola principal 0)1-0)2' de plano frontal, y
un punto P
I
-P
2
, exterior a 0), siendo 0)2 el contorno
aparente vertical. El plano frontal que pasa por la traza
A
I
-A
2
de la otra parábola principal a
l
-a
2
corta a la
superficie, según una parábola /-ld12' igual a 0),
habiéndose obtenido /-l2 por traslación paralela de 0)2'
de longitud V
2
A
2
• La generatriz g que pasa por P es la
tangente g2 a 0)2' en T
2
, que corta a /-l2' en 1
2
,
Refiriendo ésta a la proyección gl == PIT
I
, en 1
1
, se
obtiene la proyección /-ll de /-l y la traza A
I
-A
2
de a
que permite dibujar su proyección tercera a,.
El plano 1:, normal a e, tangente al paraboloide en V,
lo corta según la generatriz y directriz m == VM y n ==
VN que definen los planos asintóticos principales a y
~ , siendo M y N las intersecciones de 1: y /-l. Dividiendo
los lados de los rectángulos MICIEIA¡, EPINIAI'" en
partes iguales, como se indica, y trazando por los pun-
tos de división paralelas a ha Y h ~ , se obtienen las pro-
yecciones de las generatrices y directrices.
Fig. 23.S.-Hiperboloide con una generatriz de punta.
Si se conoce la proyección PI de un punto de la
superficie, se traza por PI la paralela gl == TII
I
a ha Y se
refiere PI a la otra proyección g2 == T
2
I
2
, en P
2
, debien-
do ser g2 tangente a 0)2' en T
2
• También podía haberse
utilizado la directriz di == PJI' paralela a ~ , siendo
[g,d] el plano tangente en P a la superficie.
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
,
/ ~ / /
--",-"
1
1
"
,
Fig. 23.6. - Representación del paraboloide reglado.
1
1
1
/
Fig. 23.7. - Paraboloide dado por dos directrices y el plano
director de las generatrices.
b) Paraboloide dado por dos directrices m y n y el
plano director 8 de las generatrices (Fig. 23.7). Por
un punto A
I
-A
2
de m se traza el plano a paralelo al ()
(por medio de la horizontal h
l
-h
2
) y se halla su inter-
sección B con n (por medio del proyectante horizontal
de n), siendo a == AB una generatriz. Más sencillo
resulta trazar por A dos rectas h y f (horizontal y fron-
tal en la figura) paralelas a () que cortan al proyectante
horizontal de n, en H y F. La intersección B de i == HF
Y n determina la generatriz a == AB.
197
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
c) Paraboloide de directrices m y n y plano direc-
tor horizontal (Fig. 23.8)
La paralela a
2
a LT corta a m
l
Y n
l
, en Al y M
l
, Y
determina la proyección a¡ == A¡M¡ de la generatriz a.
La traza horizontal del paraboloide es la recta h ==
HmHn Y la proyección del contorno aparente horizon-
tal, la envolvente (O¡ de al' b¡, c¡, ... , etc.
La intersección d
2
de m
l
Y n
2
es la generatriz de
punta d¡-d
2
, Y como corta a todas las directrices, las
proyecciones verticales de éstas pasan por d
2
• Así, la
directriz que pasa por el punto p¡-p
l
de a es r == PQ,
siendo r
2
== P
2
d
z
• El plano [a,r] es el tangente a la
superficie en P.
d) Trazado de generatrices por el método proyecti-
va, (Fig. 23.8). Las paralelas a
2
, b
2
, c
2
, ••• determinan
las series semejantes A, B, e, ... y M, N, R, ... , siendo
AB/MN = Be/NR = eD/RS = ... = K Y si AB = Be
= eD = .. , también MN = NR = RS, ... De aquí, un
sencillo método para trazar generatrices: Dividir AHm
y MH
n
en el mismo número de partes iguales y unir
ordenadamente los puntos de división, como se ha
hecho en la figura 23.9-b.
,
,
,
,
,
,
~ 1 ¡
. ,
,
b1 :
. ,
\
'
~ ,
, , ,
~ \ l ""
1 <ji ..... - "!IB,
(a) Hiperboloide.
Hn
Fig. 23.8. - Paraboloide de plano director horizontal.
(b) Paraboloide.
Fig. 23.9. - Cuádricas limitadas por cuadriláteros alabeados.
23.6. Cuádricas limitadas por cuadriláteros
alabeados (Fig. 23.9)
Por un cuadrilátero alabeado ABeD pasan infinitos
hiperboloides y un solo paraboloide. En efecto, consi-
deremos los lados m == eD y n == AB (Fig. a) como
directrices, y los a == AD Y b == Be, como generatrices.
198
Para definir un hiperboloide que pase por el cuadrilá-
tero, se necesita una tercera generatriz (directriz),
como la horizontal c¡-c
2
, por ejemplo, que corta a m y
n, en M y N, quedando así determinado el hiperboloi-
de por las series proyectivas A, N, B, ... Y D, M, e, ...
de bases m y n que se cruzan o por las rectas a, b y c
que se cruzan (núms. 22.3-a y d).
La generatriz d¡-d
z
, por ejemplo, se ha hallado por
el método del eje proyectivo, explicado en 23.14. El
punto más bajo de la superficie es el de tangencia de
C
2
con el contorno aparente ro
2
, obteniéndose distintos
hiperboloides para cada posición de c.
23.7. Naturaleza de la sección
Depende del número de puntos impropios de la
cuádrica, comunes con la recta impropia del plano
secante.
a) Como el elipsoide no tiene ningún punto impro-
pio, todas sus secciones planas son elipses.
b) En el paraboloide elíptico, las secciones son
parábolas o elipses, según que la recta impropia del
plano secante pase o no por su punto impropio, es
decir, según que el plano sea o no paralelo al eje.
c) En el paraboloide reglado la recta impropia r= del
plano secante sólo puede cortar a la generatriz y direc-
triz impropia g¡ y d¡ en dos puntos, en uno o confun-
dirse con una de ellas, luego según que el plano sea o
no paralelo al eje (o a la intersección de los planos
directores) la sección será parábola o hipérbola, res-
pectivamente, y si es asintótico se compondrá de una
generatriz propia y una directriz impropia o a la
inversa. No existen, por tanto, secciones elípticas.
d) En los hiperboloides, si por el vértice del cono
asintótico trazamos un plano cr', paralelo al dado cr
(de recta impropia común), según que sea exterior,
tangente o secante al cono, la sección será elipse,
parábola o hipérbola, respectivamente, y en cada uno
de estos casos, se demuestra que cr cortará al cono y al
hiperboloide según dos elipses concéntricas y homoté-
ticas; según dos parábolas iguales del mismo eje y con
la concavidad en el mismo sentido o según dos hipér-
bolas de asíntotas comunes.
c) Finalmente, en las cuádricas regladas, si el plano
secante es tangente a la cuádrica, la cónica sección
degenera en dos rectas que se cortan en el punto de
tangencia del plano.
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
El paraboloide queda definido por los cuatro lados
del cuadrilátero. Las generatrices se han hallado, divi-
diendo m y n en diez partes iguales y uniendo los pun-
tos de división como indica la figura.
SECCIONES PLANAS
23.8. Secciones cíclicas. Puntos umbilicales
a) Elipsoide. Si la sección principal cr (Fig. 23.2)
gira alrededor del eje EB = 2b, el extremo F del otro
semieje recorre la elipse ro, variando su longitud desde
c = O F hasta a = OA Y siendo c < b < a, pasará por
dos posiciones simétricas (planos ~ y y) que produ-
cen secciones circulares (cíclicas), de radio O M =
ON=b.
Los haces (sistemas) de planos paralelos al ~ y y
(planos cíclicos) cortan a la cuádrica, según círculos
(núm. 23.12). En el haz paralelo al y, por ejemplo,
existen dos planos tangentes a la cuádrica; sus puntos
de tangencia, llamados cíclicos, circulares o círculos
de radio nulo pertenecen a la cónica principal ro y son
extremos del diámetro conjugado del plano y, respecto
a la cuádrica. El elipsoide tiene, por tanto, cuatro pun-
tos umbilicales.
b) Hiperboloide. Al girar el plano de cr (Fig. 22.4),
alrededor del eje mayor FG de la sección, se demos-
traría análogamente:
El hiperboloide elíptico tiene dos sistemas de pla-
nos cíclicos y cuatro puntos umbilicales.
El reglado (Fig. 23.3) tiene dos sistemas de planos
cíclicos paralelos al eje mayor de la elipse de gargan-
ta, pero no existen puntos umbilicales por ser una
supeificie reglada.
c) En el paraboloide elíptico (Fig. 23.13) existen
dos sistemas de planos cíclicos y dos puntos umbilica-
les (uno por sistema).
Como el reglado no admite secciones elípticas
(núm. 23.7-c), no existen secciones cíclicas ni puntos
umbilicales.
199
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
23.9. Secciones hiperbólicas. Asíntotas
a) Hiperboloides (Fig. 23.10). Sean OC y O el eje y
centro de un hiperboloide reglado, y O y <p, su traza y
la del cono asintótico con un plano TI: normal a Oc. El
plano secante (}" corta a la cuádrica, según una hipér-
bola cuyas asíntotas se hallan como sigue:
Fig. 23.10. -Secciones planas hiperbólicas del hiperboloide
reglado.
Trazar por O el plano (}"' paralelo al (}" que corta al
cono, según las generatrices OA y OB, Y por las trazas
A y B de éstas, las tangentes ta y t ~ a <p (trazas de los
planes asintóticos a y ~ ) que cortan a la traza ta de (}",
en M y N. Las paralelas m y n a OA y OB, trazadas
por M y N, son las asíntotas buscadas; su intersección
E, el centro, y las bisectrices e
r
y e¡ del ángulo mn, el
eje real e imaginario de la hipérbola sección.
Los planos asintóticos a y ~ cortan a la cuádrica,
según las rectas g, d y g', d', paralelas a OA y OB,
trazadas por G,D y G'D', que determinan los planos 1
== [g' ,d] y E == [g,d'] paralelos a (}" y tangentes al hiper-
boloide en los puntos de corte T y S.
En resumen: OA y OB son las asíntotas de la sec-
ción hiperbólica de plano (}"' y las bisectrices e, Y e
j
,
sus ejes. Partiendo de la posición (}"', a medida que (}"
se acerca a 1, la hipérbola sección se aproxima más a
las asíntotas hasta confundirse en ellas en 1 (cónica
degenerada) y, a partir de ésta, invierte sus ejes que
siguen siendo paralelos a los de (}"', pero invertidos.
Finalmente, el lugar de los centros de estas secciones
es la recta OT, siendo T la intersección de ta y tf3"
En el hiperboloide elíptico se procede análogamen-
te, pero las hipérbolas sección no invierten sus ejes, ni
degeneran en dos rectas al trasladar el plano secante
paralelamente a sí mismo.
b) Paraboloide reglado (Fig. 23.11). Las asíntotas
se hallan como sigue:
200
Hallar las intersecciones g' y d' del plano secante (}"
con los directores Og y 0d' Determinar la generatriz y
directriz g y d de la cuádrica, paralelas a g' y d', res-
pectivamente, y por su intersección T, trazar la parale-
la i a la dirección i' del eje (intersección de Og y 0d)
que corta a (}" en el centro O de la hipérbola sección.
Las paralelas a g y d, trazadas por O, son las asínto-
tas m y n buscadas y las bisectrices e
r
y e¡ de mn, los
ejes de la hipérbola.
Fig. 23.11. -Secciones planas hiperbólicas del paraboloide
reglado.
En efecto, por ser (}" paralelo a g y d las corta en Ig
y Id (puntos impropios de la hipérbola sección) y las
tangentes en ellos son las intersecciones m y n de (}"
con los planos a y ~ tangentes al paraboloide en Ig e Id
(planos asintóticos de g y d).
A medida que (}" se desplaza paralelamente a sí
mismo hacia 1 == [g,d], la hipérbola sección se aproxi-
ma más a las asíntotas, conservando sus ejes parale-
los; en la posición 1, degenera en dos rectas g y d, y, a
partir de esta posición, invierte sus ejes y los vértices
se van alejando más del centro. El lugar de los centros
es la paralela TO al eje del paraboloide trazada por
el punto T de contacto del plano tangente al parabo-
loide paralelo a (J. En la figura 23.6, se comprueba lo
dicho con los planos horizontales "A, 1 Y <p.
23.10. Secciones de planos que se cortan.
Teorema fundamental (Fig. 23.12)
a) Sean (}" y (O (Fig. a) las secciones producidas en
una cuádrica por dos planos que se cortan, según una
recta r == MN, Y P Y Q, los polos de r, respecto a (}" y (o,
que pertenecen a la conjugada s de r respecto a la cuá-
Fig. 23.12-a.-Secciones de planos no paralelos.
drica (núm. 22.10). Tracemos un plano que pase por s
y por un punto e de ro, que corta a O" en dos puntos A
y B. Uniendo e y A, la recta CA corta a s, en el vérti-
ce V de un cono que contiene a O" y ro.
En efecto, M y N son los puntos de contacto de los
planos tangentes a la cuádrica que pasan por s y al
proyectar ro, desde V, sobre el plano de 0", la proyec-
ción ro' (no dibujada) coincide con 0", por tener cinco
puntos comunes con ella: la proyección A de e y los
dos puntos M y N que son dobles por tener la misma
tangente ya que las tangentes QM y QN se proyectan
sobre PM y PN, por ser proyectantes los planos PQM
yPQN.
Uniendo B y e, la recta Be corta a s en el vértice
W de un segundo cono que contiene a O" y ro, por razo-
nes análogas. Esto equivale a decior que O" y ro son
formas planas perspectivas (y, por tanto, homológicas)
de centros V y W. Por tanto:
Las secciones (J y m producidas en una cuádrica
por dos planos que se cortan, según una recta r, se
corresponden en dos homologías de eje común r y
centros V y W, situados en la conjugada s de r, respec-
to a la cuádrica.
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
v
Fig. 23.12-b.-Aplicación en cónica.
b) Aplicación en cónica (Fig. b). Sea ro el contorno
aparente de la cuádrica L, de plano coincidente con el
cuadro y 0", la sección producida por un plano de traza
r. El polo ° del plano de ro es el centro de proyección
0, situado en la conjugada s de r, luego s == VW es
una recta proyectante y su traza Q con el cuadro, el
polo de r, respecto a ro. Al proyectar todo, desde 0, el
eje r es doble por estar en el cuadro, y V y W se pro-
yectarán en Q. Por tanto:
En proyección cónica, la imagen (J' de una sección
plana (J de la cuádrica y el contorno aparente m se
corresponden en una homología de eje r (traza del
plano secante) y centro, el polo Q de r, respecto a m.
El plano impropio corta al de ro, según la recta
impropia r=, y a L, según la cónica impropia 0", de
imagen l ~ (cónica límite). La homología de eje impro-
pio r= y centro el polo Q de éste respecto a ro (centro
de ro), se transforma ahora en una homotecia. Por
tanto:
La cónica límite l ~ de una cuádrica y el contorno
aparente m se corresponden en una homotecia de cen-
tro incidente con el de m.
En los hiperboloides, l ~ es una cónica irreducible.
En el paraboloide reglado, degenera en dos rectas gl y
di' En el elíptico, se reduce a un punto (centro de ro) y
en el elipsoide, es una cónica imaginaria.
c) Aplicación en diédrica. Si tomamos como sec-
ción conocida la cónica principal ro, su polo es impro-
pio de dirección normal al plano de ro. Por tanto: La
proyección ortogonal (J' de una sección plana (J de
una cuádrica sobre el plano de una cónica principal
m, se corresponde con m en una homología de eje r
(traza del plano secante con el de m) y centro, el polo
P de r, respecto a m.
201
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
23.11. Secciones de planos diametrales
Es un caso particular del anterior. Si los planos son
diametrales, se cortan según un diámetro r y su conju-
gada s y los centros de perspectividad son impropios.
Por tanto:
La proyección ortogonal de una sección diametral
(j de una cuádrica, sobre el plano de una cónica prin-
cipal ro, se corresponde con ro en una afinidad de eje r.
(traza del plano secante con el de ro) y dirección de
afinidad, la conjugada de r, respecto a ro.
23.12. Secciones de planos paralelos
a) Las secciones producidas en los conos de vérti-

8
2
Fig. 23.13. - Representación del paraboloide.
23.13. Paraboloide dado por la parábola
principal de eje vertical y
plano frontal, y un punto 0,.0
2
,
exterior a O> (Fig. 23.13)
Las secciones a y a' de plano horizontal (normal al
eje) son homotéticas (núm. 23.12-a) y las de plano
frontal B, son parábolas (o', iguales a (O (núm. 23.12-
b). La traza horizontal a del paraboloide se halla, tra-
zando por Q el plano horizontal a que corta a (01-(02'
en M
I
-M
2
y luego la paralela GIFI a MIQI que corta a
0IQI en el punto FI de SI' lo cual permite hallar el otro
eje, por conocerse el eje GIBI y un punto FI de al
(núm. 1.4 de n/E. de G.D.).
202
ces V Y W (Fig. 23.l2-b) por planos paralelos son
homotéticas, de centros V y W, luego: Las secciones
producidas en una cuádrica por planos paralelos son,
dos a dos, homotéticas.
b) En los paraboloides, si los planos paralelos lo
son también al eje, su intersección pasa por el punto
impropio del eje y pertenece al plano impropio tan-
gente al paraboloide, luego su conjugada VW también
pertenece a él, es decir, será impropia. Por tanto: las
secciones de planos paralelos entre sí y al eje se
corresponden en una homología de eje y centro
impropio, es decir, en una igualdad.
EJERCICIOS
Para hallar un punto, de proyección horizontal QI
dada, se trazan los triángulos homotéticos 0IFIG
I
y
0IQIMI (siendo 0IFI prolongación de 0IQI y QIMI'
paralela a FIG
I
) y se refiere MI a (02' en M
2
, y QI a Va.
(traza del plano horizontal, trazado por M), en Q2'
Si se conoce Q2' se procede a la inversa. Se traza Va.
que corta a (02 en M
2
, referido a (01' en MI' y se traza
a; como homotética de a, siendo MI y G
I
puntos
homólogos. Luego, se refiere Q2 a a;, obteniéndose los
puntos QI-Q2 y P
I
-P
2
· Más práctico resulta hallar PI y
QI' por afinidad de a' con las circunferencias de
radios iguales a los semiejes (ver Fig. 23.2), evitando
así el trazado de a;.
23.14. Hiperboloide dado por dos series
proyectivas A, B, C, ... y A', B', C', ...
cuyas bases m y n se cruzan
(Fig.23.14)
Las rectas a == AA', b == BB', ... son generatrices de
la superficie. En proyección horizontal, los nuevos
pares de puntos homólogos DI y D; se hallan, por
medio del eje proyectivo el (definido por las intersec-
ciones A" y C" de las rectas asociadas BIA;, B;AI y
BIC;, B;C
I
), trazando B;DI y su asociada BID" que
corta a mi' en D;. Refiriéndo DI y D; a n
2
Y m
2
, se
obtiene la generatriz d == DD'. La proyección (02 del
contorno aparente vertical de la superficie es la cónica
envolvente de las generatrices a
2
, b
2
, c
2
, ... Y directrices
m2 Y n2•
Las directrices se hallan, por medio del plano pro-
yectante vertical de d
l
-d
2
, de traza va == d
2
que corta a
C
2
Y f
2
, por ejemplo, en R
2
y S2 y determina la directriz
r == RS que corta a todas las generatrices. La intersec-
ción TI de r
l
Y di es el punto de tangencia T
2
de d
2
y
ro
2
, siendo T el punto de contacto del plano proyectan-
te a == [d,r] con la superficie. También pueden hallarse
nuevas directrices, por medio del eje proyectivo de las
series DI' TI' D; Y F
I
, SI' F;, de bases di y f
l

23.15. Representación en axonométrica
(Fig.23.15)
a) Las cinco cuádricas se han representado en pers-
pectiva caballera (Figs. 22.1 a 22.5), con sus planos
principales paralelos o coincidentes con los coordena-
dos.
b) En axonometría ortogonal (Fig. 23.15-a), las sec-
ciones a y ro de planos paralelos son homotéticas.
Cualquier plano trazado por el eje Z corta a ro y a, en
puntos homólogos G y D (intersección de O'G; con
a'), siendo B'D' paralela a su homóloga F'G' y a su
proyección F;G;.
Esto sirve para hallar la sección principal <p del
elipsoide dado por la sección principal a, de plano XY
y un punto P' -P;, exterior a a. Basta tra-
zar los triángulos homotéticos O'P;M; y
O'D'B' (siendo O'D' prolongación de
O'P; y P;M;, paralela a D'B') y referir
MI' a P'M', en M'. El otro semidiámetro
O'C' se halla fácilmente por afinidad
(núm. 1.5 de nlE. de G.D.), por conocer-
se el semidiámetro O'B', el punto M' y
la tangente en B', paralela a Z. La sec-
ción ro se hallaóa de forma análoga.
Para hallar un punto de proyección P;
dada, se determina M' (y su simétrico
N', respecto a M;) como acaba de expli-
carse y por M' y N', se trazan paralelas a
B'D' que cortan a la paralela P'Q' a Z,
trazada por P;, en las proyecciones P' y
Q' de los puntos buscados P'-P; y Q'-Q;.
Si se conoce P', nos valdremos de un
plano diametral proyectante a (Fig. b)
que corta a la cuádrica según la cónica a'
y a ro y <p, en T, S y D' ,E'. En proyección
horizontal, a; (no dibujada) se corres-
ponde con ro (núm. 23.11) en una afini-
dad de eje T'S' (traza de a con el plano
de ro) y dirección de afinidad, la del diámetro d' (con-
jugado de T'S' respecto a ro), siendo D; y D ~ puntos
homólogos, lo cual permite hallar P; sin dibujar a;.
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
Fig. 23.14.-Hiperboloide definido por dos series proyectivas.
Z'
(a) (b)
Fig. 23.15. - Representación del elipsoide en axonométrica.
Si el punto dado M' pertenece al contorno aparente,
M'M; es tangente a a;, en M;, no existiendo por tanto
más que un solo punto de imagen M' .
203
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
c) Hiperboloide dado por la elipse de garganta (J',
de plano XY, y un punto P'-P; exterior al plano de (J
(Fig. 23.16). Desde P;, se trazan las tangentes g; y d;
"-
X'l-
Fig. 23. 1 6.-Hiperboloide dado por la elipse de garganta
y un punto.
--
__
.................. ,
.................. "
" \
" 'Gd
, \
" \
, \
,\
\\
__ ----;;Jr

I
_ a I
I
I
I
----------
Fig. 23.17. - Representación en cónica.
a cr', en G' y D'. Uniendo estos puntos con P se obtie-
ne la generatriz g == PG Y directriz d == PD que pasan
por P. Repitiendo esta construcción para otros puntos
de estas rectas, se obtendrían nuevas generatrices y
directrices.
204
23.16. Representación en cónica
a) Elipsoide dado por su contorno aparente (J,
situado en el cuadro, y un punto A' - de la superfi-
cie, exterior a (J (Fig. 23.17). Para hallar un punto del
elipsoide, de imagen B' dada, se halla la sección O)
producida por un plano proyectante, de traza == A'B'
y las intersecciones de VB y O) son los puntos busca-
dos B y C. De aquí, la construcción:
Abatir el plano t
p
== l¿, de traza == A' B' , y con él V
Y A' - en (V) y (A), respectivamente (núm. 34.13
de nID. de G.D.). El abatimiento de O) es la elipse (O))
que pasa por (A), T y S, y es tangente a las rectas VT
y VS, en T y S, respectivamente, luego puede dibujar-
se (núm. 10,18-c) y hallar sus intersecciones (B) y (C)
con (V)B'. Las perpendiculares (b) y (c) a t
p
, trazadas
por B y e, se des abaten en b'-Tb-L,', y y deter-
minan los puntos pedidos y
,
I

/
Fig. 23.18. - Representación del hiperboloide reglado.
b) Cuádrica reglada dada por el contorno aparente
úJ, situado en el cuadro y el punto P'-T
r
L; de ella,
exterior a úJ (Fig. 23.18). Las tangentes g' y d' a 0),
trazadas desde P', son imágenes de la generatriz y
directriz que pasan por P, de trazas T
g
y T
d
(puntos de
contacto de g' y d') y puntos límites y determi-
nados por las paralelas L; y L; a TrT
g
y TrT
d
(por
ser g y d coplanarias con r).
El lugar de los puntos límites de las generatrices y
directrices (cónica límite o imagen de la cónica impro-
pia de la cuádrica) es una cónica homotética de O)
(núm. 23.1O-b), de centro 0, coincidente con el de 0),
siendo y G un par de puntos homólogos.
Para hallar un punto de la cuádrica, de proyección
A', se traza por A' la generatriz a, de imagen a' tan-
gente a (O, traza T" (punto de contacto de a') y punto
límite L;', el de corte con la paralela L:' a TdT
a
(por
tener que apoyarse en d). Del mismo modo, se halla la
directriz b' - (confundida con a') que pasa por A' y
se apoya en g, obteniéndose así los puntos A' -TJ.-;; Y
B' -T hL'h' Los puntos L: y pueden hallarse directa-
mente, como intersecciones de a' con El plano a ==
[a,b] es el proyectante, tangente a la cuádrica en T
a

:taL
Fig. 23.19. - Cuádrica definida por tres directrices.
c) Cuádrica dada por tres directrices m == TmL:
n
, n ==
TnL;¡ Y q == T (Fig. 23.19). Las generatrices a, b y c,
de imágenes incidentes con las dadas, cortan a éstas
en puntos A == [m.a], B == [n,b] y C == [q,c] que perte-
necen al contorno aparente (O (no dibujado) por ser los
de tangencia de los planos proyectantes [m,a], [n,b] y
[q,c] con la cuádrica.
La generatriz a, por ejemplo, corta a n y q, en E' y
D', Y se ha hallado trazando por D la paralela r a n y
coplanaria con q (lo cual permite hallar T,) que deter-
mina con n el plano a == [n,r] que contiene a a y de ter-
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
mina T" Y L:. La intersección i de a con un plano auxi-
liar, trazado por m, nos da el punto de corte A' de m y
a que pertenece a (O. Así, se obtienen las generatrices
b y c Y los puntos de tangencia de los planos [n,b] y
[q,c] que permiten dibujar (o, por conocerse tres tan-
gentes m', n' y q' y sus puntos de contacto A', B' Y C'
(núm. 10.18).
Las nuevas generatrices se hallarían, como rectas
que pasan por un punto de m, por ejemplo, y cortan a
n y q. La cuádrica será paraboloide o hiperboloide,
según que Y estén o no alineados y el centro
de proyección V será incidente o exterior a la cuádri-
ca, según que m', n' y q' formen un haz o un triángu-
lo, respectivamente.
Fig. 23.20. - Determinación del centro del hiperboloide.
d) Centro de un hiperboloide, dado por tres genera-
trices a '- T }-,;, b' c' -T,.-Li (Fig. 23.20). Es el centro
del paralelepípedo definido por las generatrices dadas
(núm. 22.15). Para hallarlo, se traza por a el plano a
paralelo a b y por b, el plano paralelo a a. Los planos
a y son caras opuestas del paralelepípedo y su plano
medio ty-ly' para por el centro O de la cuádrica.
Repitiendo la construcción con las generatrices b, c y c,
a se obtienen los planos medios 8 y E cuyas interseccio-
nes n y m con y se cortan en el centro O.
205
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 23.21. - Sección plana de paraboloide elíptico.
23.17. Sección plana a, de un paraboloide 1:
de eje vertical (Fig. 23.21)
El plano secante ex es oblicuo respecto al eje de L,
luego la sección es una elipse O" (núm. 23.7 b).
Tomando como sección conocida, el contorno aparen-
te vertical ro de L, 0"2 se corresponde con ro
2
en una
homología de eje f
2
(proyección de la intersección f de
ex y el plano de ro) y centro Q2 (polo de f
2
, respecto a
ffiz)·
Para hallar un punto de la sección, se utiliza el
plano frontal y que corta al ex, según m
l
-m
2
Y a L,
según la parábola AI-A.:z, obtenida por traslación para-
lela de ro
2
, la longitud l, en dirección P
2
K
2
• Las inter-
secciones C y D de m y A son puntos de O" y D
2
Y D;
un par de puntos que definen la homología. Las rectas
límites lo Y lro se obtienen, por medio de las paralelas
Q2I y Q)' a las rectas homólogas d; y d
2
, siendo lro
exterior a ro
2
, luego 0"2 es una elipse.
La tangente a ro en el punto impropio E; del eje es
impropia, luego su homóloga lo es tangente a O" en E
2
(homólogo de E;). Refiriendo los puntos de O" (por
horizontales o frontales) a la proyección horizontal, se
puede dibujar 0"1'
23.18. Sección de una cuádrica 1: definida
por generatrices
a) Método general. La intersección A del plano
secante O" con una generatriz a de L es un punto de la
206
sección y la tangente t
A
a la cónica sección, en A, es la
intersección de O" con el plano tangente a L, en A,
pudiendo obtenerse así cuantos puntos y tangentes se
precisen para dibujarla.
Fig. 23.22.-Sección de cuádrica definida por generatrices.
b) Paraboloide L de directrices p y q y plano direc-
tor horizontal, cortado por un plano de canto ex (Fig.
23.22). El plano director 8
d
de las directrices se halla,
trazando por un punto A de p, la paralela q;-q; a ql-
q2,de traza Hq. El plano director es el 8
d
== [p,q'] Y su
traza ~ H q " con el director horizontal es la dirección
del eje de L. Como ex es oblicuo respecto al eje, la sec-
ción o- es hiperbólica (núm. 23.7-c) y las interseccio-
nes P y Q de a con p y q, dos puntos de ella.
El plano a corta al director horizontal y al Ó
d
==
[p,q'], según ha Y n' == PI' que son las direcciones de
las asíntotas. Para hallar éstas (núm. 23.9-b), se traza
por la generatriz gl-g2' paralela a ha' el plano paralelo
al director Ó
g
, o sea, horizontal, que corta a a, según la
asíntota m
l
-m
2
.
La directriz paralela a n;- n ~ ha de pasar por g2 (por
tener que cortar a g) y ser paralela a n'. Basta pues tra-
zar por g2 la paralela a n; que corta en Hd a la genera-
triz h == HpHq Y trazar, por H
d
, la paralela di a n;.
Finalmente, el plano paralelo al Ó
d
== [p,q'], trazado
por d
l
-d
2
corta al a según la asíntota n
l
-n
2
buscada.
Este plano queda definido por d
l
-d
2
y la paralela q'I'-q';
a q, trazada por un punto B de d y corta al a, según la
recta n
l
-n
2
, de proyección ni paralela a di' trazada por
la proyección 1;' de 1" (intersección de q" y a). La
hipérbola sección queda así determinada, en proyec-
ción horizontal, por las asíntotas mi Y ni Y el punto PI.
23.19. Sección plana en cónica
a) Sea Q' (Fig. 23.23) la cuádrica definida por la
cónica de contorno aparente ro situada en el cuadro, y
por el punto A' -TaL: Y t a - l ~ , el plano secante. Si toma-
mos ro como sección conocida, la imagen 0-' de la sec-
ción se corresponde con ro, en una homología de eje ta
(traza de a con el plano de ro) y centro O (polo de t
a
,
respecto a ro).
Para hallar un punto de la sección, nos valdremos
del plano proyectante auxiliar ~ , de traza t ~ == OA', que
corta al a, según la recta i' -T¡L'¡ Y a Q, según una cóni-
"'-

\
\
\
\ /
Y
/\
/// \
\
Cdi
I
I
\
\
\
\
\
23. REPRESENTACiÓN Y SECCIONES
t -I'-j'
p p
Fig. 23.23.-Sección plana en cónica.
ca A. Abatiendo ~ , se obtienen los abatimientos (i) y
(A) de i y A (ver núm. 23.16-a) y los (B) Y (C) de sus
puntos de corte, de proyecciones B' y C', siendo B',
M Y C' ,N puntos homólogos de la homología, que
permiten hallar 0-' .
b) Si la cuádrica es reglada, los puntos de la sección
se hallan, como intersecciones de a con las generatrices.
207
24.1. Generalidades. Cono circunscrito a
una cuádrica
La determinación del contorno aparente o de la
sombra propia y arrojada de una cuádrica se reduce a
hallar el cono (o cilindro) circunscrito a ella, cuyo vér-
tice V (propio o impropio) es el centro de proyección
o el foco de luz, respectivamente. La cónica cr de tan-
gencia del cono con la cuádrica es el contorno aparen-
te o la separatriz de sombra y la traza del cono con el
plano de proyección, la proyección del contorno o la
sombra arrojada, respectivamente. Si V es propio, el
plano de cr es el polar de V y si es impropio, de direc-
ción 1, el diametral conjugado de l. De aquí, los méto-
dos que siguen:
a) Método general aplicable a las cuádricas elípti-
cas e hiperbólicas. Por V se trazan tres planos tangen-
tes a la cuádrica, cuyos puntos de contacto sean fáciles
de hallar. Esto puntos definen el plano polar de V que
contiene a la cónica de tangencia cr del cono, pudien-
do determinarse ésta como homológica de otra sec-
ción conocida de la cuádrica. Así se ha hecho con el
elipsoide de la figura 24.1, al ser iluminado con un
foco puntual P.
El cilindro proyectante horizontal de la cuádrica (de
traza (01) es tangente a ella, según el contorno aparente
horizontal (O. Los planos tangentes al cilindro, traza-
208
24. TANGENCIA
Y SOMBRAS
2
f
1
Fig. 24.1. -Sombra del elipsoide con luz de foco P. Método
general.
dos por P, son planos verticales, tangentes a la cuádri-
ca en los puntos es y Ds determinados por los puntos
e
ls
y D
ls
de tangencia con (01 de las trazas de dichos
planos, sucediendo lo mismo en proyección vertical.
De aquí, la construcción:
Trazar por PI y P
2
las tangentes respectivas a (01 y
A
2
, en es' D, y As' B
s
' siendo h == esDs y f == AsB, las
trazas del plano polar a (plano de 0) con los de (O y A,
Y h
l
Y f
2
, las polares de PI y P
2
respecto a (01 y A
2
.
La separatriz 0 de plano a == [h,f] se halla, por
homología, tomando (O como sección conocida. En
proyección horizontal, 0 I se corresponde con (01 en
una homología de centro PI (proyección del vértice P
del cono), eje h
l
(polar de PI respecto a (01) y puntos
homólogos A
ls
Y Al'
Fig. 24.2.-Método del cono asintótico.
b) Método del cono asintótico (Fig. 24.2). Se aplica
sólo a los hiperboloides y se base en que los planos
polares de P respecto al hiperboloide y al cono
asintótico son paralelos.
En efecto, sea <p la traza del cono asintótico de vér-
tice O (centro de la cuádrica), con un plano 1t normal
al eje e. Las tangentes TA y TB a <p (siendo T la traza
de PO con 1t) determinan las generatrices de tangencia
a == OA Y b == OB de los planos tangentes al cono, tra-
zados desde P y el plano polar [OAB] de P respecto al
cono (núm. 16.2-a).
Los dos planos tangentes al cono son tangentes al
hiperboloide en los puntos impropios la e lb de a y b
(planos asintóticos), luego si la e lb pertenecen a los
planos polares de P respecto al cono y al hiperboloide,
éstos tienen común su recta impropia, es decir, son
paralelos. De aquí, la construcción:
Trazar por P un plano normal al eje que corta al
hiperboloide, según una elipse 0, (no dibujada) y
hallar la polar p de P, respecto a 0. El plano paralelo
al [PAB], trazado por p, es el buscado (ver núm. 24.8).
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
Más fácil resulta hallar, como se ha explicado, un
punto de la cónica de tangencia del cono de vértice P
circunscrito al hiperboloide y trazar por él el plano
paralelo al [OAB]. La sección del plano polar de P
con la cuádrica (cónica de tangencia) será elipse,
parábola o hipérbola, según que P sea interior, inci-
dente o exterior al cono asintótico (núm. 24.11). Si P
es impropio de dirección oP, su plano diametral pasa
por O y coincide con el polar [OAR} respecto al cono.
Fig. 24.3. - Método de los planos directores.
c) Método de los planos directores (Fig. 24.3). Se
aplica al paraboloide reglado, definido por rectas y
planos directores. Los planos ~ y y, paralelos a los
directores, trazados por P, se cortan según la paralela t
al eje del paraboloide, y cortan a la cuádrica según
una generatriz g y directriz d que definen el plano 1,
tangente al paraboloide en su punto de corte T.
Toda recta r de ~ , trazada por P, corta a la cuádrica en
un punto A de g y en el impropio I de r, luego el conju-
gado armónico de P, respecto a A e I es el simétrico Q
de P, respecto a A, que pertenece al plano polar a de P
respecto a la cuádrica. De aquí, la construcción.
Trazar por P los planos ~ y y paralelos a los directo-
res y hallar sus intersecciones g y d con la superficie
que se cortan en T. Trazar PT y tomar sobre ella, el
simétrico O de P, respecto a T. Las paralelas b y c a g
y d, trazadas por O, definen el plano polar a de P. El
punto O es el centro de la hipérbola sección de a con
la cuádrica, y b Y c sus asíntotas (núm. 23.9-b).
Recíprocamente, el polo P de un plano a se halla,
trazando la generatriz g y directriz d paralelas a a que
se cortan en T y determinan el plano 1 == [g,d] paralelo
al a y tangente a la cuádrica en T. La paralela t al eje,
trazada por T, corta a a en O y el simétrico de O, res-
pecto a T, es el polo P.
De lo expuesto, se deduce: En el paraboloide regla-
do, la cónica de tangencia del cono circunscrito es
una hipérbola, y, en el elíptico, es una elipse porque el
plano polar de un punto propio (vértice del cono) es
una elipse.
209
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
24.2. Cilindro de generatrices de dirección 1,
circunscrito a una cuádrica
a) Método general. Es similar al anterior. En este
caso, la homología se transforma en una afinidad (ver
núms. 24.9 a 24.12).
b) Método del cono asintótico. Se aplica a los
hiperboloides, y se basa (núm. 24.1-b) en que los pla-
nos diametrales de la dirección L respecto al cono
asintótico, coinciden.
Fig. 24.4. - Cilindro circunscrito. Método del cono asintótico.
En efecto, si una secante l (Fig. 24.4) corta al hiper-
boloide, en A y B, Y al cono asintótico, en C y D, el
plano definido por 1 y el centro O del hiperboloide
(coincidente con el del papel) corta a éste, según la
hipérbola cr y al cono, según las generatrices OC y OD
(asíntotas de cr), luego el punto medio de la cuerda AB
coincide con el de CD (núm. 10.7-a) y como esto
sucede con todas las secantes paralelas a l, los dos pla-
nos diametrales coinciden (ver núm.24.9).
La sección del plano diametral será elipse, parábo-
la o hipérbola, según que la paralela a L trazada por
O sea interior, incidente o exterior al cono asintótico.
Si es incidente, el plano diametral es tangente al cono
(plano asintótico) y corta al hiperboloide, según la
generatriz y directriz paralelas a 1 (parábola degene-
rada).
c) Método del plano tangente (Fig. 24.5). Se aplica
al paraboloide reglado definido por rectas y planos
directores, y se basa en que siendo el plano diametral
de una dirección L paralelo al eje (núm. 22.11-d), su
sección con la cuádrica es una parábola, luego basta
hallar dos puntos de ella (o tangente y punto de con-
tacto) para determinar el plano (ver núm. 24.13).
Si por un punto P de una generatriz g trazamos la
paralela l' a l, el plano 't == [g,l '] es tangente al parabo-
loide y paralelo a l y corta a la cuádrica, según una
directriz d. El punto de corte T de g y d es el de tan-
gencia de 't y, por tanto, el buscado. La directriz d se
halla, como recta del plano 't que corta a cualquier otra
generatriz conocida b y es paralela a 8
d
, es decir, tra-
210
zando por la intersección B == [b,'t] una paralela d a la
traza de 't con 8
d

Por otra parte, l' corta a la superficie en P y Q y el
conjugado armónico del punto impropio de 1', respec-
to a P y Q es el punto medio del segmento PQ, luego
M y T son puntos del plano diametral a, buscado, y t
== TM, la tangente en T a la sección de a con la cuá-
drica (por ser intersección del plano tangente al para-
boloide, en T, con el de la cónica sección) quedando a
definido por t y la paralela s a i (intersección de 8
d
y
8
g
), trazada por T.
También se demuestra que si 1 es paralela a un
plano director, la parábola degenera en dos rectas
(propia e impropia) y si es paralela a los dos directo-
res, en dos rectas impropias d¡ y g¡.
s
Fig. 24.5. - Método del plano tangente.
24.3. Plano tangente a una cuádrica en
un punto A de ella
a) Método general. Las tangentes, en A, a dos cur-
vas conocidas de la cuádrica que pasan por A, deter-
minan el plano tangente a la cuádrica, en A. Si ésta es
reglada, el plano tangente es el definido por la genera-
triz y directriz que pasan por A. En general, se halla
más fácilmente por el método que sigue:
b) Método proyectivo (Fig. 24.6). Sea n el plano de
la cónica ro de tangencia de un cono de vértice V (pro-
pio o impropio) circunscrito a n y a, un plano tangen-
te en A a n que corta a n, en tao La recta r == VA que
une los polos V y A de ro y a es la conjugada de ta y
su traza A' con n (proyección de A, desde V, sobre n)
es el polo de t
a
, respecto a ro (núm. 22.10). Por tanto:
En proyección cónica o cilíndrica, si un plano a es
tangente en un punto A a una cuádrica de contorno
aparente ro, su traza ta con el plano 1[ de ro es la polar
de la proyección A' de A sobre 1[, respecto a ro. La
conjugada pasa por los puntos A y B de tangencia de
los dos planos tangentes a n, trazados por t
a
, Y sus
proyecciones A' Y B' coinciden con el polo de tU' res-
pecto a 0). En las cuádricas elípticas ta es exterior a O)
y A', interior, y en las regladas, a la inversa (ver núms.
24.14 a 24.16).
24.4. Plano tangente a una cuádrica trazado
por un punto P exterior a ella
Por un punto P, exterior a una cuádrica n, pasan
infinitos planos tangentes a ella cuya envolvente es el
cono de vértice P, circunscrito a n. Cualquier plano
tangente a este cono pasa por P y es tangente a n.
24.5. Plano tangente paralelo a una recta r
Es un caso particular del anterior. Si P es impropio
de dirección r, el cono se transforma en un cilindro
circunscrito a la cuádrica, de generatrices paralelas a r.
Todo plano tangente al cilindro es tangente a la cuá-
drica y paralelo a r.
r
Fig. 24.6. - Plano tangente en A a la cuádrica.
24.6. Plano tangente a una cuádrica ,Q
que pase por una recta r
a) Método general. Consiste (Fig. 24.7) en trazar
desde dos puntos arbitrarios V y W de r, sendos conos
circunscritos a n, según las cónicas cr y 0), cuyas
intersecciones M y N determinan los dos planos tan-
gentes [M,r] y [N ,r].
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
También puede trazarse el cono V, por ejemplo, y
hallar la traza W de r con el plano ex de cr. Los puntos
M y N de contacto de las tangentes a cr, trazadas desde
W, son los de tangencia de los planos buscados.
b) Método proyectivo. Los planos de cr y O) son los
polares de V y W, respecto a n y su intersección s ==
MN es la conjugada de r respecto a n, que corta a ésta
en los puntos de tangencia M y N. De aquí, la cons-
trucción.
Fig. 24.7.-Plano tangente que pasa por una recta dada.
Hallar los planos polares de dos puntos arbitrarios
de r, respecto a n, y su intersección s que corta a n (o
a las secciones O) o cr de estos planos) en los puntos de
tangencia M y N.
En ambos métodos, conviene utilizar las trazas de r
con los planos de contorno aparente de n (ver núm.
24.17).
c) En las cuádricas regladas (Fig. 22.8) los planos
tangentes quedan definidos por los dos pares de rectas
(una de cada sistema) que pasan por los puntos de
corte M y N de r con la cuádrica, siendo [g, ,dzl y
[g2,d,] los planos tangentes.
211
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
24.7. Plano tangente paralelo a otro dado a
a) Si por el centro O de la cuádrica L (Fig. 24.8)
trazamos el plano diametral O, paralelo a a, la conju-
gada de la recta impropia de o es (núm. 22.1l-c) el
diámetro d cuyos extremos T y S son los puntos de
tangencia de los planos paralelos a o, tangentes a L
(ver núm. 24.18).
b) En el hiperboloide reglado (Fig. 23.10), si por el
vértice O del cono asintótico, trazamos el plano cr'
paralelo al cr dado y corta a éste, según las generatri-
ces OA y OB, las únicas generatrices de la cuádrica
paralelas a OA y OB y, por tanto, a cr, son las de inter-
sección con la cuádrica de los planos asintóticos tan-
gentes al cono, según OA y OB. Los planos buscados
son los 't = [g' ,d] Y E = [g,d'].
c) En el paraboloide, las generatrices y directrices
son paralelas a los planos directores Og y 0ct, luego si a
24.8. Sombra del hiperboloide reglado con luz
puntual (Fig. 24.9)
a) Método del cono asintótico de centro O y traza
a: Tomemos como foco un punto F
I
-F
2
de cr. El plano
polar de F respecto al cono asintótico es el h ~ - v ~ , tan-
gente al cono, según la generatriz OF, y la separatriz
de sombra es (núm. 24.1-b) la parábola A, de plano a
paralelo al B. Para hallar a, se trazan desde F los pla-
nos tangentes al cilindro proyectante horizontal de <p,
de trazas ti y SI tangentes a <PI' en T y S, que determi-
nan la horizontal TS de a y las trazas Va Y hu, paralelas
a v ~ y h ~ .
El rayo FO es tangente a la cuádrica en su punto
impropio que pertenece a la separatriz A y al plano
polar a Y al = 0IFI es el eje de Al' por ser [FOO
I
] un
plano de simetría de la cuádrica. La proyección Al de
la separatriz queda definida por el eje al las tangentes
SI y ti Y sus puntos de contacto S y T. Refiriendo los
212
Fig. 24.8. - Diámetro conjugado de un plano diametral.
corta a éstos, según dos rectas g' y d', las generatrices
g y d, paralelas a éstas, determinan el plano buscado 't
= [g,d].
EJERCICIOS
puntos de Al a la proyección vertical, por horizontales
y frontales de a, se obtiene ~ .
b) Método proyectivo. Si tomamos el contorno apa-
rente <P como sección conocida, Al se corresponde con
<PI en una homología de centro F
I
, eje TIS
I
(polar de FI
respecto a <PI) y par de puntos homólogos I
1
e 1;, sien-
do a = [S,T,I] el plano polar de F, respecto a la cuádri-
ca. Esto permite dibujar la parábola Al' de eje al Y vér-
tice Al' homólogo de A; y referir los puntos hallados a
la proyección vertical, obteniéndose A
2

Aplicando este método en proyección vertical, la
traza f
2
de a con el plano del contorno aparente verti-
cal es la polar de F
2
, respecto a la hipérbola del con-
torno y sus intersecciones B
2
y C
2
(situada fuera del
dibujo) con ella son los puntos de contacto de las tan-
gentes a la hipérbola, trazados desde F
2
• Como com-
probación, A ha de pasar por las intersecciones D y E
de a con la sección superior de la cuádrica.
24.9. Sombra del hiperboloide con luz
de dirección 1 (Fig. 24.10)
a) Método del cono asintótico. El rayo de sombra 1,
-1
2
, trazado por el vértice ° del cono asintótico de base
cr, es exterior al cono, luego (núm. 24.2-b) la separa-
triz es una hipérbola, de plano coincidente con el diá-
metral a de I respecto al cono. Para hallar a, desde la
intersección T de I con el plano de cr, se trazan las tan-
gentes TM y TN a cr que determinan el plano a ==
[O,M,N].
Las intersecciones de a con <1' y con los círculos de
las bases de la cuádrica son seis puntos de la separa-
triz A que permiten dibujarla, por conocerse además
las asíntotas OM y ON.
Fig. 24.9.-Sombra del hiperboloide con luz defoco F.
b) Método proyectivo. Tomando como seCClOn
conocida el contorno aparente ro, la separatriz Al se
corresponde con rol en una afinidad de dirección 1, y
eje, el diámetro h
l
conjugado de I
1
respecto a rol (para-
lelo a las tangentes a rol' en G
I
y H
I
), siendo h
l
la traza
del plano a de A con el de ro.
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
Los planos paralelos a 1, tangentes al cilindro pro-
yectante vertical de <1', de trazas a
2
Y b
2
, son tangentes
al hiperboloide en los puntos A y B de <1' que pertene-
cen a A, siendo BI y B; el par de puntos homólogos de
la afinidad y f == AB la frontal que define con h el
plano a == [f,h] de la separatriz, lo cual permite dibujar
Al y referir sus puntos a la proyección vertical, obte-
niéndose
,
I
I
'h
- - - - - - - --
I 1;
Fig. 24.l0.-Sombra del hiperboloide con luz de dirección l.
En proyección vertical, A
2
se corresponde con el
contorno <1'2' en una afinidad imaginaria de dirección 1
2
y eje f
2
== A
2
B
2
(diámetro conjugado de 1
2
respecto a
<1'2)' porque la cuerda doble A
2
B
2
es real para <1'2 e ima-
ginaria para No obstante, puede dibujarse direc-
tamente por conocerse el eje f
2
, los vértices A
2
y B
2
Y
las asíntotas m
2
== 02M2 Y n
2
== 02N2'
213
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
24.10. Sombra del paraboloide elíptico 1:,
con luz de dirección I (Fig. 24.11)
a) Método general. El plano diametral a conjugado
de la dirección 1
1
-1
2
es paralelo al eje (núm. 22. ll-d) y
corta a la cuádrica, según la separatriz de sombra a
que es, por tanto, una parábola.
Los puntos de a situados en la traza <P de la cuádri-
ca son los de tangencia de los planos paralelos a 1, tan-
gentes al cono de vértice V, circunscrito al paraboloi-
de, según <P, siendo V el punto del eje de cota 2d. Para
hallarlos, se traza por V la paralela m a l y, por su
traza H
m
, las tangentes a <PI cuyos puntos de tangencia
A y B pertenecen a a.
/
/
Fig. 24.11. - Sombra propia del paraboloide con luz
de dirección l.
Hm
La intersección T
s
de a con ro pertenece también a
la parábola a, de eje vertical d, de traza C
IS
(punto
medio de AlsB
ls
)' La proyección 0'2 es la parábola
definida por su eje d
2
, puntos A
2S
' B
2S
Y T
2S
Y tangente
t
2
, en T
2S
' paralela a l2' que corta a d
2
en 1
2
(no dibuja-
do). El vértice C
2S
se determina como punto de d
2
,
cuya cota es la media aritmética de las de 1
2
y T
2S
' o
como punto de 1: de proyección C
IS
(núm. 23.13).
214
b) Método proyectivo. El punto de tangencia T
s
de
los contornos aparentes verticales del paraboloide y
del cilindro de sombra, pertenece a la separatriz a, de
plano vertical a y su traza ha es la paralela, trazada
por T
ls
, al diámetro ni' conjugado de II respecto a <PI'
que corta a <PI en dos puntos A
IS
Y BIS de a.
d
Fig. 24.12. - Contorno aparente del elipsoide.
Tomando el contorno aparente ro como sección
conocida, 0'2 se corresponde con ro
2
en una afinidad de
eje e
2
== T
2s
E
2
(traza de a con el plano de ro), dirección
de afinidad t
2
== l2 Y par de puntos homólogos A
2S
Y A
2
,
que permiten dibujar 0'2' El vértice C
2S
se ha hallado,
como homólogo de C
2
, siendo d; == D ~ C 2 la homóloga
de d
2

24.11. Contorno aparente del elipsoide de ejes
08 == X, OC == Y Y OA == Z (Fig. 24.12)
a) Método general. Tracemos el cilindro L1 de eje
OA, circunscrito al elipsoide según la sección princi-
pal cr. Los planos proyectantes tangentes al cilindro,
lo son también a la cuádrica en los puntos de tangen-
cia M' y N' con cr' de las generatrices m' y n' del con-
torno aparente de L1. De forma análoga se obtienen los
puntos P' y Q', de tangentes p' y q' Y los F' Y G', de
tangentes f' y g' que permiten dibujar la elipse de
contornos aparente 't' (núm. 1.5 de n/E. de G.D.).
b) Método proyectivo. La elipse 't se determina,
como una sección diametral cualquiera, tomando
como sección conocida cr, a la que corta según el diá-
metro MN, de imagen M'N', conjugado de la proyec-
ción O'A' del eje, normal a cr (núm. 23.11), siendo M'
y N' los puntos de tangencia de 't' y cr' . De forma aná-

(a) En axonométrica.
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
loga se obtienen P' y Q'. La elipse 't' se obtiene, como
homóloga de cr', en una afinidad de eje M'N', direc-
ción de afinidad d' == O' A' Y par de puntos homólogos
Q'yQ()'.
24.12. Contorno aparente de la esfera en
axonométrica y caballera (Fig. 24.13)
a) La perspectiva axinométrica de la esfera es la
proyección ortogonal de ésta sobre el cuadro, luego, el
contorno aparente cr' (Fig. a) es un círculo. Si A', B' Y
C' son las intersecciones de los ejes con la esfera de
x
(h) En caballera.
Fig. 24.13. - Contorno aparente de la esfera.
centro O, basta abatir O' A' == X', en O' (A) == (X) Y
trazar el círculo cr', de radio O'(A).
b) En perspectiva caballera, si como sección cono-
cida se toma el círculo sección 0), de plano XZ (Fig.
b), la imagen cr' de la elipse de contorno es afin de 0),
en una afinidad de eje D'E' (diámetro conjugado de la
dirección OY'), dirección de afinidad OY' y par de
puntos homólogos M' y N' .
El punto M' se obtiene, abatiendo el plano [YY']
que corta el cuadro, según Y', a la esfera, según un
círculo máximo, abatido en O) y al cilindro proyectante
de la esfera, según la generatriz g == Y', paralela a la
dirección de proyección d
p
' abatida según la tangente
(g) a"" en T, paralela a (d
p
)' que corta a Y', en M'.
Más sencillo es tomar directamente OM' = E'B',
por ser iguales los triángulos rectángulos OE'B' y
O,!M' ya que tienen: OE' = OT (por radios de 0) y E'
= O (por ángulos de lados perpendiculares), obtenién-
dose así los semiejes O(B) y OM' de la elipse cr'.
215
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
24.13. Contorno aparente y sombras, con luz
de dirección 1, del paraboloide dado por
el cuadrilátero alabeado ABCO
(Fig. 24.14)
a) Contorno aparente vertical. Es la envolvente <P2
de las proyecciones verticales de las generatrices y


¡
:
I 1
y
\
\: /
__ \1 /.q
-'-.j,/ 1
F;
directrices de la cuádrica, previamente trazadas (núm.
23.6).
Determinación más exacta. Por ser A¡B,C,D, un
paralelogramo, los planos directores y el eje del para-
boloide son verticales. El contorno aparente es una
parábola de eje vertical y plano diametral conjugado
con la dirección de punta (núm. 24.2-c) y su proyec-

Fig. 24.14. - Contorno aparente y sombras del paraboloide definido por un cuadrilátero alabeado.
ción <P2 queda definida por las directrices P2 y q2' tan-
gentes a ella, en G
2
y H
2
.
El punto G es la intersección de la directriz p == AD,
Y la generatriz contenida en el plano ex, proyectante
vertical de p, y ésta debe cortar a la directriz q y ser
paralela a su plano director <\, luego basta hallar la
intersección F de ex y q y por F
"
trazar la paralela a a¡
216
que corta a PI' en G¡ y determina la generatriz FG bus-
cada. Análogamente, la paralela a b¡, trazada por E¡ ==
[B,p], determina el otro punto de contacto H del plano
B == [q,EH]. Finalmente, el plano vertical de <P, de
traza G,H, corta a a y b en T
I
-T
2
y S¡-S2 que determi-
nen los puntos de tangencia T
2
y S2 de a
2
Y b
2
con <P2'
El vértice V de <P viene dado por la generatriz g que
pasa por V, de proyecciones: gl' paralela a al' Y g2'
horizontal (normal a e
2
) Y puede hallarse, como recta
que corta a p y q y es paralela a g, trazando por la
traza B
I
-B
2
de q, la paralela h
l
-h
2
a g y hallando la
intersección J
I
-J
2
de p con el plano [q,h], por medio
del plano proyectante a de p que corta al [q,hl, según
la recta PI y ésta corta a p, en J
I
-J
2
. La paralela a h
l
-h
2
,
trazada por J, es gl-g2' su intersección V
I
-V
2
con el
plano de <P, el vértice y la vertical e, trazada por V, el
eje.
b) Separatriz de sombra. Es el contorno aparente ro
del paraboloide, en dirección 1, y se determina, hallan-
do las sombras As, B
s
, C
s
Y Ds de los vértices y la
intersección Ms de las trazas AsBs Y C
S
D2 de los pla-
nos de sombra de a y b que son proyectantes y tangen-
tes al paraboloide. La intersección MsM de estos pla-
nos, paralela a 1
1
, corta a a y b en M y N, siendo NQ y
MP las directrices contenidas en dichos planos, QI y
PI' los puntos de tangencia de éstos, y PQI' la proyec-
ción rol de la parábola separatriz, de plano vertical y
eje paralelo al del paraboloide, por no ser 1,-1
2
direc-
ción asintótica (núm. 24.2-c).
La proyección ro
2
es la parábola definida por los
puntos P
2
y Q2 y las tangentes t
2
y S2 en ellos, siendo t
== PK, s == QK Y K, el punto medio de la cuerda auxi-
liar MN. En efecto, la paralela MN a 1, corta a la
generatriz a y directriz Q N del plano de sombra tan-
gente en Q a la cuádrica, en M y N, Y su punto medio
K es el conjugado armónico del impropio de MN, res-
pecto a M y N, luego K es común al plano tangente en
Q y al plano diametral de 1, luego pertenece a la tan-
gente s == QK a ro y lo mismo sucede con la t == PK
(núm. 24.2-c).
La intersección L de <P y ro se proyecta en el punto
de tangencia L
2
de <P2 y ro
2
. La separatriz ro pertenece a
la "cara inferior" del paraboloide, siendo oculta en
proyección horizontal.
c) Sombra arrojada. Es la parábola envolvente de
las sombras arrojadas por las generatrices y directri-
ces, y queda definida como sombra de ro, por las tan-
gentes CsDs y AsBs a ella, en P
s
Y Qs (sombras de P y
Q), pudiéndose así dibujar el contorno
DsAsMsCsBsQsPsDs de la sombra arrojada.
d) Sombra autoarrojada. Como el plano de sombra
[a,AA
s
], tangente en Q a la superficie corta a ésta,
según la directriz QN, la generatriz a arroja parte de
sombra sobre el horizontal en BsQs Y MsAs, Y el resto,
sobre el paraboloide, según la recta QN. La separatriz
de sombra en la cara superior del paraboloide es, por
tanto, la directriz QN y, en la inferior, la parábola ro ==
QP, cortándose ambas en el punto Q de tangencia del
plano de sombra [a,AAsl con la superficie.
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
24.14. Plano tangente al elipsoide en un punto
A de él (Fig. 24.15)
a) Método general. Utilizaremos las secciones de
plano horizontal y frontal a. y ~ que pasan por A.
(También es sencillo utilizar los determinados por A y
los ejes del elipsoide). La sección de plano a es una
elipse a de proyección al (no dibujada) homotética de
<PI' de semiejes EIBI y EIC
I
. La tangente a a, en A, es
la horizontal h de proyección h
l
determinada por afini-
dad entre al Y la circunferencia de radio El CI' como
se ve en la figura.
Fig. 24.15.-Plano tangente al elipsoide.
Construcción en diédrica.
La tangente en A a la sección de plano ~ , es la fron-
tal f
l
-f
2
, obtenida de forma análoga, siendo 't == [h,f] el
plano tangente.
b) Método proyectivo. Basta hallar la polar a
2
de A
2
,
respecto al contorno aparente ro
2
, por medio del cua-
drilátero completo MPNQ, determinado por las cuer-
das arbitrarias M N y PQ que pasan por A.
El plano tangente 't es el definido por A y su traza
a
l
-a
2
con el plano y de ro y sus trazas se hallan por la
frontal f
l
-f
2
que pasa por A.
217
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
24.15. Plano tangente al hiperboloide en
un punto P (Fig. 24.16)
a) Método general. Se determina por la generatriz y
directriz trazadas por P, de proyecciones gl y di tan-
gentes a <PI' en Al y BI que, referidas a <P2' en A
2
y B
2
,
nos dan las proyecciones g2 == P
2
A
2
Y d
2
== P
2
B
2
que
definen el plano tangente 1: == [g,d].
Fig. 24.16. - Plano tangente al hiperboloide reglado.
b) Método proyectivo. La recta r
l
== AIBI es la polar
de PI' respecto a <PI' y 1: == [P,r] el plano tangente. Si sólo
se conoce la proyección PI' existen dos planos tangen-
tes [r,P] y [r,Q], simétricos respecto al plano de <p.
24.16. Plano tangente a una cuádrica,
en un punto A, en cónica (Fig. 24.17)
Si la cuádrica está definida por su contorno aparen-
te 00, situado en el cuadro, y por el punto A' -T .1,,:, para
trazar el plano tangente en A a la superficie, se halla la
polar de A' , respecto a 00, que es la traza ta del plano a
== [t
a
, A] buscado.
218
La recta límite l ~ se ha hallado, trazando una recta
cualquiera r' == A'T, de a y luego, la paralela L:L; a
T,T
a
que corta a r', en un punto L ~ de l ~ .
24.17. Planos tangentes a un elipsoide,
trazados por una recta r (Fig. 24.18)
El plano del contorno aparente A es plano de
simetría de la cuádrica y corta a r, en W, luego el
Fig. 24.17. - Construcción del plano tangente en cónica.
plano polar ~ de W es un plano de canto, normal al de
A, que corta a éste, según la polar AB de W respecto a
A, y como la conjugada s de r pertenece a ~ , S2 coi n-
dirá con v ~ == A
2
B
2

La sección <P de ~ con la cuádrica es una elipse
cuya proyección <PI (no dibujada) se corresponde con
00
1
en una homología de centro W
I
, eje SITI (polar de
W
I
respecto a 00
1
y traza de ~ con el plano de (0) y par
de puntos homólogos BI y BI'.
Análogamente, el plano polar a de V (traza de r con
el plano de (0) es un plano vertical (normal al plano de
(0), de traza ha (polar de VI respecto a (0
1
) confundida
con SI'
Los puntos de corte M y N de s con <P se determi-
nan, en la homología citada, hallando la homóloga s;
de SI (por medio de dos rectas homólogas arbitrarias
b
l
y b;) que corta a 00
1
en M; y N;, cuyos homólogos,
referidos a SI' son las proyecciones MI y NI de los
puntos de tangencia M
I
-M
2
y N
I
-N
2
de los planos bus-
cados [r,M] y [r,N]. Este método sirve para las dos
clases de cuádricas.
Fig. 24.18. - Construcción en diédrica.
24.18. Plano tangente a una cuádrica,
paralelo a otro dado a.
a) Elipsoide (Fig. 24.19). Siguiendo el método del
núm. 24.7, se traza el plano diametral O, paralelo ala.,
que corta a los planos de los contornos aparentes ro y
<1>, según diámetros m,-m
2
Y n,-n
2
, paralelos a ha Y Va'
respectivamente. El diámetro d, conjugado de O res-
pecto a la cuádrica, se proyecta según las rectas d, y
d
2
, conjugadas de m, Y n
2
, respecto a ro, Y <1>2' lo cual
permite hallarlo.
Los puntos de corte T y S de d,-d
2
con la cuádrica
se han hallado por medio del plano proyectante hori-
zontal de d que corta al elipsoide, según una elipse de
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
Fig. 24.19. - Plano tangente paralelo a otro dado.
proyección vertical elíptica (no dibujada) afín de <1>2'
en una afinidad ortogonal de eje e
2
Y par de puntos
homólogos C
2
y C;. La homóloga d; de d
2
, corta a <1>2'
en los homólogos T; y S; de los buscados T
2
y S2'
Los planos pedidos son los paralelos ala., que con-
tienen a T y S, siendo el método aplicable a las dos
clases de cuádricas. En las regladas, el plano tangente
queda definido por la generatriz y directriz paralelas a
a.
b) En el hiperboloide reglado (Fig. 23.10), si por el
vértice O del cono asintótico se traza un plano parale-
lo al a que corta a éste según generatrices OA y OB,
las únicas generatrices de la cuádrica paralelas a OA y
OB y, por tanto, a a son las de intersección g, d Y g',
d' con la cuádrica de los planos asintóticos, tangentes
al cono según OA y OB, siendo 't == [g' ,d] Y E == [g,d']
los planos buscados.
c) En el paraboloide (Fig. 23.11), si a corta a los
planos directores según dos rectas g' y d', las genera-
trices pedidas son las paralelas g y d a éstas, y 't ==
[g,d], el plano buscado.
219
25.1. Método general
Trazar superficies secantes auxiliares (planas, esfé-
ricas, etc.) que corten a las dos cuádricas, según sec-
ciones fáciles de hallar. Los puntos de corte de éstas
son comunes a las cuádricas y pertenecen a su inter-
sección.
Repitiendo lo dicho con otras superficies auxiliares,
se hallan nuevos grupos de puntos que, unidos ordena-
damente, determinan la intersección buscada.
25.2. Naturaleza de la intersección
a) En general (núm. 14.8-a), es una curva alabeada
i de cuarto orden y su proyección i
l
sobre un plano n
es una curva plana de cuarto orden. En efecto, todo
plano secante a (Fig. 25.1) corta a las dos cuádricas
(no dibujadas), según dos cónicas A y <p que, a su vez,
se cortan en cuatro puntos A, B, e y D pertenecientes
a i, luego i es de cuarto orden (cuártica alabeada) y
puede ser continua o descomponerse en varias partes o
ramas, separadas entre sí.
Si a es proyectante, los cuatro puntos se proyectan
sobre su traza tu con 1t, en cuatro puntos A', B', C' Y
D' de i
l
, luego ésta es de cuarto orden.
220
25. INTERSECCiÓN DE
CUÁDRICAS
b) Puntos dobles. Si las cuádricas secantes son tan-
gentes entre sí en un punto P (núm. 14.1 O-b) o una de
ellas es un cono cuádrico cuyo vértice P (Fig. 25.2) es
Fig. 25.1. -Secciones de plano ex en dos cuádricas secantes.
un punto ordinario de L, la intersección i presenta en P
un punto doble.
En efecto, todo plano auxiliar, trazado por P, corta a
L, según una cónica cr que pasa por P y al cono, según
dos generatrices a y b que cortan a q> en P, luego éste
es un punto doble de i. Las tangentes a i, en P, son las
generatrices situadas en el plano tangente a L, en P
(núm. 14.9-b).
c) Cuártica continua. Sólo puede tener un punto
doble, pues si tuviera dos (cuárticas bitangentes), se
desdoblaría en dos curvas planas (núm. 25.5). Su pro-
yección i
l
es también continua y puede presentar un
punto doble real (proyección del punto doble de i) y
puntos dobles aparentes (proyecciones de cada par de
puntos de i situados en una recta proyectante).
Fig. 25.2. - Caso particular de punto doble.
d) Cuártica discontinua. La intersección puede des-
componerse en curvas (o curva y rectas) de orden
inferior. En el caso de dos curvas (de entrada y salida),
se proyectan según curvas distintas que pueden tener
puntos dobles aparentes. En general, cada curva no es
de segundo orden, pero el conjunto de las dos (inter-
sección completa) es de cuarto orden, lo mismo que
sus proyecciones.
Fig. 25.3.-Curva plana A, común a dos cuádricas.
25.3. Casos particulares
1°) Si las cuádricas secantes J: y Q (Fig. 25.3) tie-
nen común una curva plana A, (cónica), también tie-
25. INTERSECCiÓN DE CUÁDRICAS
nen común otra curva plana qJ (cónica), es decir, la
intersección se compone de dos cónicas, ya que si la
intersección completa es de cuarto orden y una parte
es de segundo orden, el resto es de segundo orden.
2°) Si una cuádrica Q (Fig. 25.4) está circunscrita
a otra J:, su curva de contacto (j es plana. Este es un
caso límite de penetración con curvas de entrada y
salida planas y confundidas en una sola (cónica de
puntos dobles).
Fig. 25.4. - Cuádrica circunscrita a otra.
3°) Si dos cuádricas regladas secantes tienen una
generatriz común, la intersección se compone de
dicha generatriz y de una curva alabeada de tercer
orden (cúbica alabeada) que puede descomponerse, a
su vez, en una cónica y una recta o en tres rectas.
4°) Si dos cuádricas regladas tienen comunes dos
generatrices concurrentes (generatriz y directriz), la
intersección se compone de dichas generatrices y de
una cónica o de otro par de generatrices concurrentes
(cónica generada).
5°) Si dos cuádricas regladas secantes tienen comu-
nes dos rectas que se cruzan (dos generatrices) la
intersección se compone de dichas generatrices y de
otro par del otro sistema (dos directrices).
En efecto, las generatrices que se cruzan constitu-
yen una línea de segundo orden alabeada, luego el
resto de la intersección no puede ser una línea plana
(propiedad 1 a) sino alabeada de segundo orden, es
decir, dos rectas que se cruzan del sistema de directri-
ces, puesto que si fueran generatrices, las cuádricas
coincidirían por tener cuatro generatrices comunes.
6°) Si dos cuádricas radiadas son tangentes a lo
largo de una generatriz (recta de puntos dobles), la
intersección se compone de la generatriz de tangencia
(cónica degenerada) y de una cónica, normal o dege-
nerada (generatriz doble o dos generatrices distintas),
según que los vértices sean distintos o confundidos,
respectivamente.
221
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
25.4. Cuádricas tangentes en un punto
Si dos cuádricas secantes (no dibujadas) son tan-
gentes en un punto P (Fig. 25.5), éste es punto doble
de su intersección i (núm. 14.1O-b) y el cono de error
de vértice P y directriz i es de segundo orden.
Las tangentes t y s, en P, a las dos ramas O' y 0" de i
Fig. 25.5.-lntersección i de cuádricas tangentes en P.
no pueden hallarse por planos tangentes ni por norma-
les (núm. 14.9-a), porque las cuádricas tienen el
mismo plano tangente a, en P. Para hallarlas, basta
proyectar, desde P, puntos N, M, A, B, e, ... de 0', por
ejemplo, sobre un plano 7t, en NI' MI' Al' B
I
, el' ... ,
deteniéndose la curva o' I (proyección de o' desde P)
que corta a la traza ta de a, en el pie T de la tangente t
a 0', en P, puesto que ha de pertenecer a 0'1 y al plano
tangente a. Análogamente, se procedería con la otra
rama 0".
El cono de error de vértice P, directriz i y generatri-
ces PA, PB, ... , etc. es de segundo orden, puesto que
si los planos secantes cortan a i en cuatro puntos (por
ser de cuarto orden), todo plano que pase por el vérti-
ce P cortará a i en su punto doble P y en otros dos
puntos E y F (no dibujados) distintos de P, es decir,
cortarán al cono según dos generatrices PE y PF,
luego será de segundo orden y su traza 0'1 (curva de
error), una cónica.
25.5. Cuádricas bitangentes
La intersección i de dos cuádricas secantes 1: y Q
(Fig. 25.6), tangentes en dos puntos A y B, se compo-
ne de dos curvas planas A y q> (cónicas) que pasan por
dichos puntos.
222
CUÁDRICAS TANGENTES
En efecto, el plano a determinado por A, B Y otro
punto cualquiera e de i corta a L y n, según dos cóni-
cas que tienen comunes tres puntos A, B Y e y las tan-
gentes t
A
y t
B
en A y B (intersecciones de a con los
planos tangentes a las cuádricas en A y B), luego
coinciden en un sola <p, común a L y n. La intersec-
ción i se compondrá, por tanto, de dos cónicas <p y A
que pasan por los puntos dobles A y B.
En las regladas alabeadas, si A y B pertenecen a la
misma generatriz, ésta será común a las cuádricas y el
resto de la intersección será una cúbica.
Fig. 25.6.-lntersección de cuádricas bitangentes.
25.6. Cuádricas circunscritas a otra.
Teorema de Monge
Analíticamente se demuestra que la intersección i
de dos cuádricas secantes 1: y Q (Fig. 25.7), circuns-
critas a otra ,1, se compone de dos curvas planas A y
q> (cónicas) de planos conjugados armónicos de los de
las curvas (J y ro de tangencia.
Si las curvas de tangencia o' y ro se cortan en dos
puntos A y B, como sucede en la figura, las cónicas de
intersección A y <p pasan por A y B. En efecto, por ser
el cono y el cilindro tangentes en A al elipsoide,
tendrán común el plano tangente en A al elipsoide y 10
mismo ocurrirá en B, luego L y Q son tangentes en A
y B (bitangentes), y su intersección i se compondrá
(núm. 25.5) de dos cónicas A y <p que pasanpor A y B,
como puede comprobarse en proyección tercera. Los
puntos P, Q, M Y N de i se han hallado, por medio del
plano auxiliar a. (Ver núms. 24.11 y 24.12 de n/E. de
G.D.).
---
,
I
I
_ ...... .,. .........
~ , , "
, , ~
/
/'
I
I
/
I
I
I
I
25. INTERSECCiÓN DE CUÁDRICAS
I
I
I
I
,
I
I
I
I
Fig. 25.7.-lntersección de cuádricas circunscritas a otra.
25.7. Secciones del mismo plano
Las secciones (J y OJ (Fig. 25.8) producidas por un
plano a en dos cuádricas homotéticas Iy Q, son cóni-
cas homotéticas.
En efecto, todo plano ex', homólogo de ex en la
homotecia, es paralelo a ex y corta a n, según una
Fig. 25.8.-Secciones de plano a en cuádricas homotéticas.
cónica 0)' homotética de su homóloga cr y de 0), por
ser secciones de planos paralelos (núms. 16.4-c y
23.12), luego cr y O) son homotéticas entre sÍ.
CUÁDRICAS HOMOTÉTICAS
25.8. Naturaleza de la intersección
Dos cuádricas homotéticas secantes I y Q (Fig.
25.9) se cortan según una cónica.
En efecto, la homotecia espacial es una homología
cuyo plano de homología (de puntos dobles) es impro-
pio y corta a las dos cuádricas según una cónica
Fig. 25.9.-Intersección de cuádricas homotéticas.
impropia doble (real o imaginaria) luego la intersec-
ción se compondrá de dicha cónica impropia y de otra
real 'A (Ver núms. 19.3 y 5 de nIE. de G.D.).
223
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
CUÁDRICAS DE PLANO
PRINCIPAL COMÚN
Fig. 25.10. -Secciones de plano a Fig. 25.11. -Intersección de una cuádrica con otras dos Fig. 25. 12.-Cuádricas de revolu-
ción circunscritas a la misma esfera. en cuádricas con un plano principal homotéticas.
común 7C.
25.9. Proyección ortogonal de la intersección i
a) Si dos cuádricas secantes .E y Q (Fig. 25.10) tie-
nen común un plano principal n, la proyección orto-
gonal i¡ de i sobre 7r, es una cónica.
En efecto, por ser n plano de simetría de L y Q (no
dibujadas) todo plano <l, normal a él, cortará a éstas,
según dos cónicas cr y m, simétricas respecto a n, y
éstas se cortarán, por lo general, en cuatro puntos A,A'
y B,B' de i, simétricos respecto a n, que se proyec-
tarán ortogonalmente sobre t(X, en puntos AJ y BJ de i
J
,
luego si una recta t(X sólo puede cortar a i
J
en dos pun-
tos, i
J
es de segundo orden (cónica).
b) Direcciones asintóticas y asítotas. Si B J es
impropio, cr y m tendrán comunes dos puntos impro-
pios B y B', luego serán homotéticas (núm. 7,9-3°) y
t(X será una dirección asintótica de i
J
.
Si AJ Y BJ son impropios, cr y m tendrán dos puntos
dobles impropios A == B Y Pl == B' (puntos de tangen-
cia), luego serán homotéticas y concéntricas y t(X será
una asíntota de i
J
, por tanto:
Si un plano a, normal al de los ejes corta a las cuá-
dricas según dos cónicas homotéticas a y OJ, su traza
ta es asíntota o dirección asintótica, según que a y OJ
sean o no concéntricas.
c) Caso particular. Si .E Y Q se cortan según dos
curvas planas, éstas se proyectarán sobre n, según
dos rectas.
En efecto, por ser L y n simétricas respecto a n, las
cónicas de intersección también lo serán y sus planos
224
serán normales a él, luego se proyectarán sobre n,
según dos rectas. (Ver Fig. 25.7).
25.10. Intersección de una cuádrica con
otras dos homotéticas
Analíticamente se demuestra que si una cuádrica .1
(Fig. 25.11) corta a dos cuádricas homotéticas .E y Q
y las tres tienen el mismo plano principal n (plano del
papel), las proyecciones ortogonales de ambas inter-
secciones sobre n son cónicas a y OJ.
En la figura, la tolva troncocónica ~ y las tuberías
cilíndricas homotéticas L y n, de ejes situados en el
plano n del papel, se cortan según curvas alabeadas
proyectadas ortogonalmente sobre n, según dos hipér-
bolas cr y m, homotéticas entre sí, de asíntotas n, m y
OA,OD y ejes UF y OE, respectivamente paralelos
(núm. 17.8).
Si Q aumenta su radio hasta quedar circunscrito con
el cono a la misma esfera de centro 1 (intersección de
los ejes), m se aproxima a sus asíntotas hasta confun-
dirse con ellas. En este caso, la intersección se compo-
ne (núm. 25.6) de dos cónicas que se proyectan, según
las rectas AB y CD (cónica degenerada), homotéticas
de cr y oo.
Esto demuestra que si una de las cónicas degenera
en dos rectas, una recta doble o un punto, su homotéti-
ca es hipérbola, parábola o elipse, respectivamente.
25.11. Cuádricas de revolución, de ejes
concurrentes, circunscritas a una esfera
(Fig. 25.12)
Si dos cuádricas de revolución secantes .E y D, de
ejes concurrentes e¡ y e
2
• están circunscritas a una
misma esfera. se cortan según dos cónicas, proyecta-
das ortogonalmente sobre el plano [e¡,e
2
] (plano del
papel), según dos rectas MN y PQ.
Esta propiedad es aplicación directa de las 25,6
(teorema de Monge) y 25,9. Los planos de los círculos
de tangencia (de proyecciones AB y CD) están sepa-
rados armónicamente por los de las cónicas de inter-
sección (de proyección M N Y P Q), sucediendo lo
mismo con los pares de rectas AB, CD y MN, PQ,
determinadas por las intersecciones M, N, P Y Q de
los contornos aparentes de las cuádricas, en dirección
normal al papel.
25.12. Cuádricas de revolución de
ejes concurrentes (Fig. 25.13-a)
La intersección i de dos cuádricas de
revolución secantes L y n de ejes concu-
rrentes e¡ Y e
2
, se proyecta ortogonalmente
sobre el plano [e¡,e
2
], según una cónica i¡.
Esta propiedad es un caso particular de
la 25,9 ya que en las cuádricas de revolu- t
ción, [e
l
,e
2
] es plano principal común que
suponemos coincide con el del papel.
a) Género de la cónica proyección i¡.
Tracemos una esfera <p', de centro l' (Fig.
b) situado en el papel, y circunscribamos a ella dos
superficies L' y n', homotéticas de L y n (de ejes e; y
e; paralelos a el Y e
2
Y concurrentes en 1') que se cor-
tan (núm. 25.11), según dos cónicas de proyección
ND' y B'C'.
Como el plano normal al del papel, de traza B'C',
corta a L' y n' según la misma cónica, los planos
paralelos a él cortarán a L' y Q' y a sus homotéticas,
L y Q, según cónicas homotéticas de la de proyección
B'C', luego las trazas ND' y B'C' son (núm. 25.9-b)
direcciones asintóticas de i
l
que es, por tanto, una
hipérbola. Más sencillo resulta trazar en la figura a la
esfera auxiliar (no dibujada), de centro 1, tangente al
elipsoide y luego, el cilindro homotético de n, tangen-
te a ella.
25. INTERSECCiÓN DE CUÁDRICAS
INTERSECCiÓN CUÁDRICAS
DE REVOLUCiÓN
Las cuádricas de revolución circunscritas a una
esfera auxiliar son exteriores a ella excepto al elipsoi-
de achatado (Fig. 25.l4-a), de semieje OE (menor que
el radio OA del círculo de tangencia) que es interior a
la esfera. Si una de las dos cuádricas es elipsoide
achatado (Fig. b), los meridianos principales no se
cortan y no existen direcciones asintóticas luego i
l
es
una elipse, y si las dos son elipsoides achatados (Fig.
c), se cortan y determinan las direcciones asintóticas
MN y PQ, luego i
l
es hiperbólica. Por tanto:
Si ninguna de las cuádricas o las dos son elipsoides
achatados, i¡ es hipérbola y si sólo una es una elipsoi-
de achatado. elipse.
b) Asíntotas. Como ya vimos, todo plano ta paralelo
al B'C' corta a L y n, según cónicas homotéticas de
centros L y K, situados sobre el diámetro OL (conju-
gado de la dirección B'C') y sobre el eje e
2
del cilin-
dro, y el plano t ~ , paralelo al ta trazado por R (inter-
(a) (b)
Fig. 25.13. - Cuádricas de revolución de ejes concurrentes.
sección de OL y e
2
), las cortará según cónicas homoté-
ticas y concéntricas de centro R, luego t ~ es una asín-
tota (núm. 25.9-b). De forma análoga se obtiene la
otra asíntota t
r
paralela a A'D' que corta a t ~ en el cen-
tro S de la hipérbola i
l
, quedando ésta determinada por
las asíntotas y los puntos de corte A, B, C Y D de los
meridianos principales de las cuádricas.
Más sencillo resulta trazar la esfera límite de centro
I (inscrita en n, según el círculo MN) que corta a L,
según los círculos E F Y G H. Las intersecciones M y
N de éstos son los puntos límites y las tangentes a i
l
en ellos, las paralelas EF y GH (núm. 14.11), lo que
demuestra que MN es un diámetro de i
l
, su punto
medio S, el centro y las paralelas trazadas por S a
C'B' y ND', las asíntotas t ~ y t
1'
225
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Af IV lB Ar \. ~ '\ lB
(a) (b)
\ ~
'x( N
/ ', __ I /'
-1--
(e)
Fig. 25.14.- Una de las cuádricas de revolución circunscritas a una misma
esfera es un elipsoide achatado.
25.13. Cuádricas de revolución de
ejes paralelos
La intersección i de dos cuádricas de revolución
secantes, de ejes paralelos, se proyecta ortogonalmen-
te sobre el plano de los ejes, según un arco i
J
de pará-
bola, de eje normal a los ejes de las cuádricas.
En efecto, si se trata de dos elipsoides, por ejemplo
(Fig. 25.14-a), las cuádricas homotéticas circunscritas
a la esfera auxiliar son dos elipsoides del mismo eje,
tangentes a la esfera según el círculo de ecuador
común AB, luego las direcciones asintóticas A'D' y
B 'C' de la figura 25.13 se han confundido en una
recta doble de dirección AB, lo que demuestra que i¡
es una parábola y AB, la dirección de su eje normal a
e (dirección de los ejes de las cuádricas).
25.14. Casos particulares
1°) La intersección i de una cuádrica de revolución
con una esfera (Fig. 25.15) se proyecta ortogonalmen-
te sobre el plano determinado por el eje de aquella y
el centro de ésta, según un arco de parábola i
J
, de eje
perpendicular al de la cuádrica.
Esto sucede, por tratarse de cuádricas de ejes para-
lelos, ya que siempre puede tomarse como eje de la
esfera el diámetro paralelo al eje de la cuádrica. Los
puntos de i¡ se determinan por medio de esferas lími-
tes, como la A tangente al elipsoide L, según el ecua-
dor AB, que corta a W según el círculo menor CD,
tangente a i¡ (núm. 14.11) en el punto límite P. El vér-
tice se halla, trazando el radio O K normal a e, y,
luego, la esfera límite de centro K que corta a n,
según el círculo GH, tangente a i¡ en el vértice V
(intersección de GH con el círculo de tangencia EF
con L), siéndo M y N puntos de la parábola.
2°) Analíticamente se demuestra que si la recta que
une los centros de las cuádricas es normal a los ejes,
la intersección i se proyecta ortogonalmente sobre un
plano normal a los ejes, según un círculo i
J

226
Fig. 25. 15.-Inter.l'ección de una cuádrica de
revolución y una esfera.
Si en la figura 25.16, se toma como eje de la esfera
L el diámetro paralelo al eje e del cono n, las cuádri-
cas son de ejes paraleloS' y situados en un plano fron-
tal, y la recta OV de los centros, es horizontal y nor-
mal a los ejes, luego la proyección horizontal de la
Fig. 25.16. -Intersección de cono de revolución y esfera.
Caso particular.
intersección i es el círculo i¡, de diámetro A¡B¡, y la
vertical i
2
, los arcos de parábola A-;-B
2
y C-;-D
2
• Los
puntos E, F. G y H se han hallado, por medio de la
esfera auxiliar <p, de centro V.
25.15. Intersección de la esfera !l de centro O
y el hiperboloide reglado de revolución
l: (Fig. 25.17)
La intersección i se halla por medio de planos auxi-
liares normales al eje de l: o por esferas auxiliares de
centro I (pie de la normal 01 al eje del hiperboloide).
Así, la esfera de contorno aparente vertical e
l
-e
2
, corta
a L, según CÍrculos horizontales a y b, Y a la esfera,
según el CÍrculo de perfil m
l
-m
2
que corta a los a y b
en puntos A,e y B,D de i.
La proyección i
2
es (núm. 25.14-1°) una parábola
que pasa por las intersecciones F
2
y E
2
de los contor-
nos aparentes. El vértice M
2
se halla por medio de la
esfera límite 1,-1
2
(tangente a L, según el CÍrculo t
l
-t
2
)
que corta a n, según el CÍrculo n
l
-n
2
• La vertical n
2
corta a t
2
en el vértice M
2
== N
2
de la parábola i
2
de eje
horizontal t
2
, como puede comprobarse con la esfera
de radio IE que determina el punto K
2
, simétrico de E
2
respecto al eje tz.
25.16. Luneto cilíndrico de cúpula elíptica
(Fig. 25.18)
El luneto queda limitado por la intersección i de la
cúpula semielíptica L, de centro O, con el cilindro n,
de eje e, coincidente con el del elopsoide, y puede
hallarse como sigue:
a) Por planos auxiliares horizontales como el a que
cortan a n, según generatrices a y b, Y a L, según la
elipse de proyección al (no dibujada) homotética de la
elipse principal 0'; de L. La intersección el de al Y al
se ha hallado, valiéndose de la homotética a; de al que
corta a 0'; en el homotético e; de el y, luego, por
simetría, los puntos A, B Y D que junto con los E, M Y
N (de intersección de los contornos aparentes) permi-
ten dibujar il-i
z
'
b) El cilindro auxiliar <1>, homotético y coaxial del
dado y bitangente al elipsoide en los extremos del eje
OH, corta a L (núm. 25.5), según dos elipses, proyec-
tadas horizontalmente en mi == MIP
I
Y ni == NIQI' Y
verticalmente, según la elipse (no dibujada) de semie-
jes OzH2 y OzG
2
, luego sus homotéticas i
l
e i
2
, en
ambas proyecciones, son arcos de hipérbola y elipse,
respectivamente (núm. 25.10). Podemos pues dibujar i
25. INTERSECCiÓN DE CUÁDRICAS
APLICACIONES Y EJERCICIOS
Fig. 25.17. - Intersección de un hiperboloide reglado de revolu-
ción con una esfera.
Fig. 25.18.-Lunetos cilíndricos en cúpula elíptica.
más exactamente, por conocerse las asíntotas mi Y ni Y
los vértices El y FI de la hipérbola i
l
y el semieje0
2
M
2
y
punto E
2
de la semi elipse i
2
• (núm. 1,4 de oJE. de G.D.).
227
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
1\0
2
/ \
/ I
. \
I \
\
Fig. 25.19. - Embocadura cónica de cúpula hiperbólica.
25.17. Embocadura cónica de cúpula
hiperbólica de revolución.E (Fig. 25.19)
La intersección i de ha hallado, por medio de esfe-
ras auxiliares de centro I (intersección de los ejes 01 y
VI de L y n). La esfera límite, de contorno aparente
a
l
-<l:2, tangente a L, según el círculo a
l
-a
2
, corta a n,
según los círculos de perfil b
2
y C
2
que cortan al a
2
, en
A
2
y N
2

Por otra parte, el cono <1> homotético de n, tangente
a a, corta a L (núm. 25.11), según dos cónicas, de pro-
yección J
2
K
2
Y R
2
S2' luego (núm. 25.12) i
2
es una
hipérbola de vértices A
2
y N
2
; centro C
2
(punto medio
de A
2
N
2
) y asíntotas m
2
Y n
2
, paralelas a R
2
S2 y J
2
K
2
,
trazadas por C
2
• Como comprobación, la hipérbola (de
la que sólo sirve el arco D
2
F
2
) ha de pasar por las
intersecciones D,M y P,H de los contornos aparentes
verticales, y las F,E y Q, U de los horizontales.
Refiriendo los puntos de i
2
a la proyección horizon-
tal, por medio de paralelos de L, como el d
2
, se obtienen
228
puntos LI Y G
I
de i
l
que permiten dibujar las dos curvas
PIQIMIUI y DIFIHIEI de la intesección completa.
Si se utilizan conos homotéticos, los planos de
canto de trazas R
2
S
2
y J
2
K
2
cortan a <1> y n, según
cónicas homotéticas no concéntricas, luego dichas
rectas no son asíntotas, sino direcciones asintóticas de
i
2
(núm. 25,7 y 9).
Fig. 25.20. - Soporte cilíndrico de un paraboloide de revolución.
25.18. Soporte cilíndrico de superficie
parabólica (Fig. 25.20)
Por ser superficies de revolución, circunscritas a la
esfera de centro O (intersección de los ejes frontales e
y f), se cortan (núm. 25.11), según dos cónicas m y n
de proyecciones m
2
== M
2
P
2
Y n
2
== N
2
Q2 que pasan por
la intersección de las proyecciones a
2
Y b
2
de los círcu-
los de tangencia.
En el caso práctico de la figura (remate parabólico
de chimenea o soporte de proyector parabólico), sólo
sirven los arcos AÑB y APB.
Fig. 25.21.-lntersección de paraboloides reglados equiláteros.
25.19. Intersección de dos paraboloides
reglados 1:: y n (Fig. 25.21)
El paraboloide L, limitado por el cuadrilátero
alabeado EBGD, de planta cuadrada, es equilátero, de
25. INTERSECCiÓN DE CUÁDRICAS
(a) Parte inferior. (b) Parte superior.
Fig. 25.22. - Perspectiva de los paraboloides de la figura anterior.
plano principal frontal y n es el obtenido, girando L
90°, alrededor del eje vertical trazado por el vértice V.
Ambos paraboloides tienen comunes sus planos
directores y, por tanto, las generatrices impropias
(cónicas degenerada), luego, el resto de la intersección
se reduce a las generatrices de tangencia M N Y PQ
del plano horizontal a, tangente a ambos en V (cónica
degenerada).
El plano a divide al conjunto de paraboloides en
dos partes (Fig. 25.22) que sirven para cubrir una
superficie de planta cuadrada, pudiéndose obtener
también, caminando cuatro paraboloides iguales al
MBQV (Fig. a) o al FMVQ (Fig. b).
229
26.1. Generalidades
Las cuádricas regladas son las únicas, entre todas
las regladas, que presentan tres importantes ventajas:
ser las de ecuación más sencilla; tener dos sistemas de
generatrices que permiten colocar armaduras en dos
direcciones y admitir tres directrices rectilíneas, sim-
plificándose así el trazado de generatrices.
Esto permite diseñar cuádricas por medio de un
sencillo cuadrilátero alabeado o por una o dos cónicas,
previamente elegidas, como en las demás regladas, y
acoplarlas por coincidencia de lados o curvas cuya
curvatura aumenta la rigidez del conjunto y permite
obtener formas originales y de gran belleza.
Estos métodos de generación han sido estudiados
por el Dr. arquitecto J.M. Ruiz Aizpiri en su artículo
"Las Formas Libres y la Geometría" ("Informes de la
Construcción", n° 242 de junio- 72) y en su
"Geometría Descriptiva", 2
a
edición.
26.2. Generación de cuádricas regladas
de directriz cónica (Fig. 26.1)
Las cuádricas regladas quedan definidas por una
directriz cónica (O y por dos rectas m y n que se cruzan
230
26. GENERACiÓN
PRÁCTICA
DE CUÁDRICAS
REGLADAS
entre sí y cortan a (O, en dos puntos distintos M y N.
La generatriz que pasa por un punto A de (O es la
intersección g de los planos ~ == [A,m] y y == [A,n]
(rayado en la figura) y corta a m y n, en las trazas F y
G de éstas con y y ~ , respectivamente.
Fig. 26.1. - Generación de cuádricas regladas
de directriz cónica OJ.
La reglada así engendrada es una cuádrica. En efec-
to, el plano a de (O corta a los haces de planos que m y
n determinan con los puntos A, B, C, ... de (o, según
dos haces de rectas, de vértices M y N, Y rayos homó-
logos MA y NA; MB Y NB; ... proyectivos entre sí
(núm. 5.3), luego, los haces de planos también lo son
y las intersecciones g, g', g", ... de los pares de planos
homólogos son (núm. 22.3-b) generatrices de un
hiperboloide reglado. Si los haces fueran semejantes,
se obtendría un paraboloide (núm.22.7-2°).
26.3. Generación de cuádricas regladas
de dos directrices cónicas (Fig. 26.2)
a) En Geometría Superior se demuestra que si dos
cónicas () y OJ, de planos a y {J, no incidentes, tienen
dos puntos comunes A y B, reales (distintos o confun-
didos) o imaginarios conjugados, existe una sola cuá-
drica que contenga a las cónicas y a un punto P exte-
rior a ay {J.
Si existe una recta d que pase por P y corte a a y ro
en e y D, es una generatriz rectilinea, por tener tres
puntos P, e y D comunes con la cuádrica, luego ésta
es reglada. Para hallar d, se proyecta 0', por ejemplo,
desde P, sobre ~ , según otra cónica 0" (no dibujada)
que pasará por A y B, Y sólo podrá tener con ro dos
puntos comunes que, unidos con P, determinan la
generatriz y directriz de la cuádrica.
b) Si en vez del punto P nos dan la secante d, la
cuádrica queda definida como reglada axial de segun-
do orden (núm. 19.8) de eje d y directrices cónicas O' y
ro. Todo plano trazado por d que corte a O' y ro en F y
G, determina la generatriz g == GF, pudiéndose así
obtener cuantas se deseen. Repitiendo la construcción
tomando g como eje, se obtienen las directrices d. El
orden de la reglada obtenida es (núm. 19.8):
2 x 2 x 2 x 1 - (2 x 1 + 1 x 2 + 1 x 2) = 8 - 6 = 2,
luego es una cuádrica.
Si d pasa por el punto común A de O' y ro, debe per-
tenecer al plano definido por las tangentes en A a las
cónicas por ser dicho plano tangente a la cuádrica en
A y contener a la generatriz y directriz que pasan
por A.
26.4. Clase de la cuádrica obtenida (Fig. 26.2)
Las propiedades que siguen permiten conocer si la
cuádrica es desarrollable (cono o cilindro) o alabeada
(paraboloide o hiperboloide).
1 a Planos tangentes trazados por d. La reglada es
desarrollable o alabeada, según que los planos tangen-
tes a la cuádrica, en e y d, estén o no confundidos
(núms. 15.3 y 19.1-3°), es decir, según que las tangen-
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
tes te Y t
o
a O' y ro, en e y D, sean o no concurrentes en
un punto de i (intersección de a y ~ ) . Se exceptua el
caso de ser d una generatriz singular.
2
a
Generatrices impropias. Si el punto impropio Di
de d pertenece a la recta impropia determinada por un
punto impropio de cada cónica, existe una generatriz
impropia, luego la cuádrica es cilindro o paraboloide y
en caso contrario, cono o hiperboloide.
3
a
Género de () y OJ. Basta recordar que el hiperbo-
loide y cono admiten, como secciones, las tres clases
de cónicas, el paraboloide, solo parábolas o hipérbolas
y el cilindro, las dos del mismo género.
26.5. Caso de directrices cónicas irreducibles
1°. Directrices () y OJ sin puntos impropios. (Fig.
26.2). La cuádrica no es paraboloide porque éste no
admite secciones elípticas. Si te Y t
o
se cruzan, es
Fig. 26.2. - Generación de cuádricas regladas
de dos directrices cónicas.
hiperboloide (núm. 26.4-1°) Y si se cortan, cilindro
elíptico o cono, según que d y g sean o no paralelas.
2°. Directriz O' sin puntos impropios. Aunque ro sea
hipérbola o parábola, la cuádrica es hiperboloide o
cono, según que te Y t
o
se crucen o no.
231
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
(a) Hiperboloide o cono. (b) Paraboloide. (c) Cilindro hiperbólico.
Fig. 26.3. - Directrices hiperbólicas.
3°. Directrices con puntos impropios. (Figs. 26.3-4
y 5). Para mayor claridad no se han dibujado las direc-
trices cr y 0), ni las tangentes te Y t
D
a elIas, en C y D.
M¡, N¡ Y Pi' Q¡ son los puntos impropios o direcciones
asintóticas de cr y 0), y m,n y p,q, las paralelas a ellas
trazadas por C y D.
a) CJy rosan hipérbolas (Fig. 26.3). Si m y n no son
concurrentes con p y q, en puntos de i (Fig. a), la cuá-
drica es (núm. 26.4-2°) hiperboloide o cono, según
que te Y t
D
(no dibujadas) se crucen o se corten.
Si un par m y p (Fig. b) concurren en un punto de i,
es un paraboloide. En efecto, la recta impropia del
plano ()d == [C,D,I] contiene tres puntos impropios de la
cuádrica, luego es su generatriz impropia g¡. El plano
()d es el director de las directrices; el ()g == [C,F,E],
(a) Hiperboloide o cono. (b) Paraboloide.
Fig. 26.4. - Directriz hiperbólica y parabólica.
(a) Hiperboloide o cono. (b) Cilindro parabólico. (c) Paraboloide.
Fig. 26.5.-Directrices parabólicas.
paralelo a n y q, el director de las generatrices y su
intersección CE, la dirección del eje.
Si m,p y n,q concurren en 1 y F (Fig. c), es un cilin-
dro. Los planos [C,I,D] y [C,F,D] son las orientaciones
de sus planos asintóticos y su intersección d, la direc-
ción común de las generatrices y del eje del cilindro.
b) Hipérbola CJ y parábola ro, de eje de dirección P
(Fig. 26.4). Según que p se cruce con m y n (Fig. a) o
se corte con una de ellas (Fig. b), la cuádrica será
hiperboloide (o cono) o paraboloide. En este último
caso, el plano ()d == [m,p] es el director de las directri-
232
ces y el [n,p'] (siendo p' paralela a p), el director de
las generatrices y, su intersección e (paralela a P), la
dirección del eje del paraboloide.
c) CJ y ro son parábolas (Fig. 26.5). Según que las
direcciones m y p de sus ejes se crucen (Fig. a) o se
corten (Fig. b), la cuádrica es hiperboloide (o cono) o
cilindro parabólico, y, si son paralelas a i (Fig. c),
paraboloide, puesto que sólo los planos paralelos al
eje producen en el paraboloide secciones parabólicas,
luego la intersección i de dos de ellos debe ser parale-
la a la dirección común de los ejes de cr y 0).
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
(a) Hiperboloide. (b) Paraboloide.
Fig. 26.6.-Las dos cónicas son degenerado ras.
26.6. Caso de directrices cónicas degeneradas
Si las dos cónicas directrices (o una sola) degeneran
en un par de rectas concurrentes en un punto (propio o
impropio), la cuádrica no puede ser cono o cilindro,
porque las generatrices de éstos concurren en el vérti-
ce V (propio o impropio) y d no pasa por V. Esto sim-
(a) Paraboloide.
plifica los razonamientos que siguen:
a) a y (J) son degeneradas (Fig. 26.6). Sean g', d' Y
g", d" los pares de rectas que definen las cónicas cr y
ro que se cortan en A y B. Si por las intersecciones e y
D de d con g' y g" se trazan paralelas d; y d'; a d' y d",
respectivamente, la cuádrica es paraboloide (Fig. b) o
hiperboloide (Fig. a) según que d; y d'; sean o no
(b) Paraboloide.
Fig. 26.7. - Una de las cónicas es degeneradora.
coplanarias. Si g', d' O g", d" (o los dos pares) son
paralelas, es hiperboloide.
b) La cónica (J) es degenerada (Fig. 26.7). Si cr es
una hipérbola (Fig. a) de direcciones asintóticas Mi'
Ni' o una parábola (Fig. b), de eje de dirección Pi' la
cuádrica será paraboloide o hiperboloide, según que
d't se corte o se cruce con una de las paralelas m o n a
Mi y Ni o con la paralela p a Pi' Si cr es una elipse, la
cuádrica es hiperboloide (núm. 26.4-3°). Finalmente,
si g" y d" son paralelas, es hiperboloide.
26.7. Caso de directrices cónicas de planos
paralelos
Las cónicas han de ser homotéticas, por ser las úni-
cas que tienen comunes dos puntos imaginarios conju-
gados (núm. 19 .8-b), aumentándose así las posibilida-
des de generación de estas superficies (núm. 26.3).
233
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
26.8. Paraboloide limitado por una parábola
V una cónica degenerada
Vamos a determinar el paraboloide definido por la
parábola O) == BAC, de eje AD y vértice A (Fig. 26.8),
Y las rectas g y d, concurrentes en 1 (cónica degenera-
da), de trazas B y C coincidentes con las de 0), siendo
CB una recta de punta.
1/2
Fig. 26.8. - Paraboloide definido por una parábola y una cónica
degenerada.
Los planos determinados por el eje AD y las parale-
las DF y DM a d y g, son (núm. 26.6-b) planos direc-
tores ()d == [A,D,F] Y ()g == [A,D,M] de las directrices y
generatrices y AF == a y m == AM, una directriz y una
generatriz de la cuádrica. Todo plano paralelo al ()g'
trazado por un punto E de BC, corta a los planos de
las cónicas, según paralelas EN y EP a DM y DA Y a
las cónicas, en los extremos N y P de la generatriz NP.
El plano frontal a es plano de simetría de las cóni-
cas y de la cuádrica y contiene al eje del paraboloide y
al de la parábola 0). El contorno aparente vertical () es
una parábola (núm. 24-2-c) y su proyección ()2 es un
arco de parábola, tangente a las proyecciónes vertica-
234
EJERCICIOS
les de las generatrices en 1
2
, T
2
, ••• , A
2
• En efecto, el
plano [g,d] es de canto y tangente a la cuádrica, en 1
luego 1
2
será el punto de tangencia de g2 y d
2
Y 10
mismo sucederá con T
2
, S2 y A
2

-1
f
1
f
f
1
Fig. 26.9.-Combinación de seis paraboloides iguales.
Combinando seis de estos paraboloides, se obtiene
la cubierta representada en la figura 26,9, apoyada en
los vértices del exágono regular ABCDEF.
26.9. Cuádrica de bordes semielípticos O' V O)
V altura dada h. (Fig. 26.10)
La cuádrica ha de pasar por las semi elipses O" y O)
(de eje común CB y semiejes frontales OA y OE) Y
ser tangente al plano horizontal a, de cota h, que corta
a éstas en F, D, H Y G, y determina la generatriz g ==
GF y directriz d == DH de la cuádrica que es, en este
caso, un hiperboloide (núm. 26.5-1°).
Fig. 26.10. - Cuádricas definidas por dos elipses
y una plano tangente.
A continuación se exponen diversos ejemplos de
cuádricas aisladas o combinaciones de ellas, utilizadas
en modernas cúpulas, pilares, cubiertas laminares, etc.
26.10. Esfera
Las bóvedas esféricas tradicionales, de grandes
espesores, se han sustituido por las actuales cáscaras o
bóvedas laminares, formadas por una semiesfera, un
cuarto de ella, un simple casquete o esferas secciona-
das de distintos modos. (Figs. 26.11 a 26.18).
Fig. 26.12.-Cascarón de
cubierta para el Cabaret La
Jacaranda-Méjico, 1954.
Semicasquete esférico de 8 m.
de flecha, planta semicircular
de 22,50 m. de diámetro y
borde libre semicircular de
plano vertical. Se completa
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
El plano que pase por g y por un punto P de BC
corta a los planos de (J y 0), según las rectas PF y PG Y
a las cónicas, en los extremos de la directriz m.
Análogamente, los planos que pasen por d determinan
nuevas directrices, como la IJ.
Los planos auxiliares paralelos a BC, como el a,
determinan dos rectas GF y HD, simétricas respecto al
plano frontal ~ == [E,O,A] (plano de simetría de la cuá-
drica), luego los puntos de corte K¡, T¡, R¡ Y S¡ de
corte con h ~ determinan los puntos de tangencia de la
proyección 8
2
del contorno aparente, que es una hipér-
bola que pasa por E
2
y A
2
Y es tangente a n
2
, m
2
, d
2
y
J
2
K
2
, en S2' R
2
, T
2
Y K
2
, respectivamente.
Si se toma DG como directriz, su intersección con
la generatriz FH (punto más bajo de la cuádrica)
estaría a la izquierda de E, es decir, fuera de la cubier-
ta. La reglada sería también hiperboloide ya que las
tangentes en G y D no concurren en un punto de Be.
REALIZACIONES
DE CUÁDRICAS
Fig. 26.1 l.-Silo de Clinker de la Fábrica de Cementos del
Cantábrico, en Aboño-Asturias. Es una cúpula semiesférica de
63,40 m. de diámetro y centro situado a 5 m. por debajo del suelo
y una novedad mundial entres estos silos por su forma, funcionali-
dad, estructura y método de ejecución. (De "Informes de la
Construcción", núm. 242).
con un hiperboloide y un cilin-
dro que forman las embocadu-
ras de salida. (De "Las
Estructuras de Candela ",
de Colín Faber).
(a) Cúpula y embocaduras. (b) Perspectiva.
235
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 26.13. - Cúpula del Auditorium del Centro Cívico de Ciudad
Sahagún, construida por Candela, en 1939. Es un simple casque-
te de 27 m. de diámetro, 4,90 m. de flecha y 5 cm. de espesor.
(De "Las Estructuras de Candela", de Colín Faber).
236
Fig. 26.14-b.- Vista interior.
Fig. 26. 14-a.-Cubierta del
Palazzetto de los deportes de
Roma 1957. Es un casquete de
60 m. de diámetro interior,
8 m. de flecha y 21 m. de
altura sobre la pista de juego.
(De PL Nervi-Nuevas
Estructuras).
Fig. 26. 15.-Cubierta del
mercado de Algec'iras, de E.
Torroja, 1934. Es un casquete
esférico de 47,62 m. de diáme-
tro, 7,50 m. de flecha, planta
octogonal y espesor de 9 cm.
en el centro y 4,4 cm. en los
apoyos. (De "Estructuras en
Voladizos y Cubiertas",
de J. Joedicke).
Fig. 26. 16-a.-Cubierta del Auditorium Máximo. Universidad de
Hamburgo-Alemania 1958. Es una esfera de 65 m. de radio. seccio-
nada por un cilindro de eje vertical y planta mixtilinea trapezoidal,
según curvas alabeadas. (De "Estructuras en Voladizo y Cubiertas
de J. Joedicke).
Fig. 26.17. - Cubierta del
Auditorium Kresge del
Instituto de Tecnología de
Massachussets, Cambridge
Mass-EE. Uu. 1955. Es un
triángulo esférico de superfi-
cie aproximada de un octavo
de esfera de 34,14 m. de radio
y espesor de 8,9 cm. en el cen-
tro y 14 cm. en los bordes. (De
"Estructuras en Voladizos y
Cubiertas" de J. Joedicke).
Fig. 26. 18.-Cubierta del tea-
tro de la Opera de Sidney-
Australia, 1972. Es una com-
binación de elementos esféri-
cos o "conchas ", formados
por láminas de una misma
esfera de 75 m. de radio, uni-
das en la cúspide. La altura de
la sala mayor es de 67 m.
sobre el nivel del mar y de
54,50 m. sobre el podio que
sirve de zócalo. (De "Informes
de la Construcción ",
núm. 231).
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
237
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
26.11. Elipsoide
Las figuras 26.19 a 26.24 son aplicaciones intere-
santes de esta superficie en viviendas, depósitos,
cúpulas, cubiertas interiores, etc.
Fig. 26.19.- Vivienda prefabricada, de lafirma "O y". Po/ikem.
A.B. de Helsinki, de resina de poliester con fibra de vidrio, de 8
m. de diámetro, 4 m. de altura y 2.500 kg. de peso. (De "/nformes
de la Construcción ", núm. 210).
Fig. 26.20.- Vivienda en Hobe Sound. Palmo Beach-EE. Uu. Es
una de las 1.200 casas construidas, utilizando un globo como
encofrado sobre el que se proyecta una primera capa de hor-
migón, de espesor decreciente de 5,08 a 4,5 cm., una capa de
fibra de vidrio y otra nueva capa de hormigón igual a la primera,
lo cual permite fabricar formas más complejas. (De "Informes de
la Construcción", núm. 210).
238
Fig. 26.21.-Cubierta de la estación de filtrado de Hibbing
Minn-EE. Uu. /939. Formada por un semie/ipsoide de revolución
de 45.72 m. de diámetro, 9,75 m. de altura y espesor variable de
15.24 a 8,9 cm. (De "Estructuras en Voladizos y Cubiertas" de
1. Joedicke).
a) Vista interior.
I
;.,
I
\
I
, . ~ . _ •.. __ ._.\-.. _ .. _-_ .. / ...... _----...... .
b) Perspectiva.
Fig. 26.22.-Casquete elipsoidal construido por Candela para el
techo del salón de baile del Centro Gallego.
Colonia-Roma, 1953. Los semiejes de la elipse de arranque miden
19,30 y /5,40 C. y la flecha, 2,50 m. (De "Las Estructuras de
Candela", de Colín Faber).
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
Fig. 26.23-a.- Vista interior de la cúpula elíptica de la sala defiestas de las
Termas de Chianciano, construida por P.L. Nervi, en 1952, con piezas prefa-
bricadas y nervaduras cruzadas, sobre planta elíptica de ejes de 32 y 25 m.
(De "Pier Luigi Nervi, de A. Pica).
Fig.26.23-b.-Sección.
Fig. 26.23-c.-Planta.
a) Elipsoide de base de las esbeltas láminas de doble curvatura
que fórman la bóveda.
b) Formas ornamentales del interior.
Fig. 26.24.-Iglesia de Pont de Suert-Lérida, diseñada por Torroja, 1952.
(De "Informes de la Construcción", núm. 137).
239
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
26.12. Paraboloide elíptico
Tiene marcada aplicación industrial, en reflectores,
faros, pantallas de iluminación, radiotelescopios, ante-
nas de exploración espacial, etc.
La casa "MAM" construye reflectores parabólicos
de 25 a 80 m. de diámetro (Fig. 26.25) Y tiene en estu-
dio otro de 100 m. El de la estación espacial de
Robledo II (Madrid), construido en 1974, tiene 64 m.
Fig. 26.25.-Antena de 64 m. de diámetro del radiotelescopio de
Parkes-Australia. (Por gentileza de la casa M.A.N.)
26.13. Paraboloide reglado
El nombre de paraboloide hiperbólico es, en opi-
nión de Colin Faber, sinónimo de Candela, arquitecto
constructor en Méjico e Hispanoamérica, de más de
500 cubiertas laminares parabólicas que reflejan la
sencillez, ligereza y variedad de formas y combinacio-
nes que pueden conseguirse. Esto justifica que la
mayor parte de los ejemplos que siguen sean obras
suyas. (Figs. 26.26 a 26.29).
Fig. 26.26.-Cubierta del Pabellón de Rayos Cósmicos, 1951,for-
mada po dos paraboloides limitados por dos parábolas verticales
y dos hipérbolas horizontales. El borde inferior es de 5 cm. de
espesor y la parte alta de 1,5 cm. solamente, para permitir el paso
de las radiaciones cósmicas. (De "Estructuras en Voladizos y
Cubiertas, de J. Joedicke).
240
Fig. 26.27.-Cubierta de la capilla de Nra. Sra. de la Soledad,
de bordes rectos y planta romboidal. (De "Las Estructuras de
Candela", de C. Faber).
Fig. 26.28.-Cubierta del edificio deportivo en Ludwigshafen-
Alemania, de planta cuadrada, construida con placas prefabrica-
das de hormigón de 2 x 2 m. y 7 cm. de espesor. (De "Informes de
la Construcción ", núm. 204).
Fig. 26.29.-Cubierta de capilla en Lomas de Cuemavaca, 1959.
Es un paraboloide limitado por dos hipérbolas horizontales, dos
semiparábolas verticales y una hipérbola de plano inclinado y
21,90 m. de altura en su vértice. (De "Las Estructuras de
Candela", de C. Faber).
26.14. Combinaciones de paraboloides
Pueden ser combinaciones simples de cuadriláteros
alabeados con apoyos y vértices comunes y con lados
también comunes (Fig. 26.30) o separados por crista-
leras (Fig. 26.31). En las combinaciones tipo paraguas
(Fig. 26.32), si dividimos un cuadrado en cuatro par-
tes iguales, por medio de paralelas a los lados (Fig. a)
y bajamos el centro, se obtiene una forma semejante a
la de un paraguas (Figs. 26.33 a 26.42). De forma aná-
loga, se obtienen formas en abanico (Figs. 26.40-41 y
42), etc.
Candela utiliza paraguas rectangulares, romboidales
o poligonales, y sólo en Méjico, ha cubierto 280.000
m
2
con paraguas adosados, separándolos e inclinándo-
los para intercalar cristaleras.
Además de estas combinaciones de borde recto, son
también interesantes las de borde curvo, formadas por
(a) (h) (e)
h) Simétrico c) Asimétrico
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
la intersección de dos o más paraboloides iguales y del
mismo eje (Figs. 26.43, 44 Y 45) Y las de borde mixto-
limitadas por rectas y curvas. (Figs. 26.46,47 Y 48).
Fig. 26.30.-Cubierta de la piscina municipal de Hatfield-
Inglaterra. fórmada por cuatro paraboloides de vértice común,
siendo una de las mayores de su tipo en Europa.
(De "Infórmes de la Construcción ", núm. 207).
Fig. 26.3 l.-Cuadriláteros parabólicos de la iglesia de San José
Obrero, de Candela, unidos por tirantes que dejan una abertura
central triángular para la entrada de luz. Cubre una planta róm-
bica de 55,20 m. de diagonal. (De "Estructuras en Voladizos y
Cubiertas ", de J. Joedicke).
(d) (e)
d) Invertido e) De vértices caídos.
Fig. 26.32.-Comhinaciones tipo paraguas.
241
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 26.33.-Mercado de Coyoacún, 1955. (De "Las Estructuras
de Candela" de C. Faher).
Fig. 26.34.-Cascarón de la Fábrica de dulces El León, 1957. Está
formado por dos semiparaboloides unidos por su borde horizontal
y equilibrados con un tensor.
Fig. 26.35.-Paraguas asimétrico en voladizo, de 11m. de longi-
tud y 4 cm. de espesor, en la entrada de los laboratorios Ciha.
Churubusco. 1954. (De "Las Estructuras de Candela ", de C.
Faba).
242
Fig. 26.36.-Cubierta de los almacenes May. Denver, Colón-
EE. Vv., 1958. Es un paraguas de vértices caídos de 7,62 cm. de
espesor y 12,7 cm. en las uniones a los nervios de refuerzo y cubre
una planta de 34,12 x 40, 12 m. (De "Estructuras en Voladizos y
Cubiertas", de J. Joedicke).
Fig. 26.37.-Paraguas de la Escuela de Danza de Chapultepec,
1956. Al mirarlo desde dentro parece que va a subir por el aire si
no estuviera sujeto por las mesquinas. (De "Las Estructuras de
Candela", de C. Faba).
Fig. 26.38.-Cubierta de la Iglesia de Sta. Teresa del Niño Jesús,
de Monterrey-Nuevo León, 1958. (De "Las Estructuras de
Candela", de C. Faba).
Fig. 26.39-b.-Obtencirín de lafórma
del techo, partiendo del paraguas
asimétrico, según C. Faber.
Fig. 26.40.-Combinaciones en abani-
co, de distintas plantas.
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
Fig. 26.39-a.-Cubierta de la Iglesia de la Medalla de La Milagrosa, de
Navarte. D.F., 1955. Toda la estructura, hasta el esbelto campanario, es una
comhinación de paraholoides de 4 cm. de espesor que es el usual de las lámi-
nas de Candela. (De "Las Estructuras de Candela", de C. Faber)
Fig. 26.41.- Voladizo de entrada a los laboratorios Lederle.
(De "Las Estructuras de Candela", de C. Faber.)
243
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 26.42.-Plaza de los Abanicos. Lomas de Cuerna vaca, /958.
(De "Las Estructuras de Candela ", de C. Faber.)
Fig. 26.43.-Bóvedas por arista de Bacardi y Cía. Méjico, /960.
Son un ejemplo de cascarón delgado, aplicado a grandes luces y
de las mayores construidas por Candela. (De "Las Estructuras
de Candela ", de C. Faber).
Fig. 26.45.-Perspectiva isométrica de las chimeneas de lafundi-
ción Lohrer, en Lohr-Alemania, /960, debidas a la necesidad de
evacuar rápidamente los humos y de iluminar el local. Cada una
cubre una planta de /3,5 x /5 m. y está formada por dos parabo-
loides simétricos, limitados por tres rectas y dos curvas, siendo la
mayor de éstas común a ambos. El plano inclinado de la cristale-
ra está rematado por unaforma parecida al hiperboloide.
(De "Formas Estructurales de la Arquitectura Moderna"
de Curt Siegel.) ----.
244
Fig. 26.44.-lglesia de S. Antonio de las Huertas. Tacuba D.F.,
Méjico, /957. Consta de tres bóvedas por arista, separadas entre
sí, de 4 cm. de espesor y planta cuadrada de /6 m. de lado. Los
arcos de hormigón impiden apreciar la atrevida delgadez de la
bóveda y sólo sirve como límite superior de las cristaleras. (De
"Estructuras en Voladizos y Cubiertas", de J. Joedicke).
Fig. 26.46.-Cubierta del Restaurante
Los Manantiales, en Xochimilco D.R.,
Méjico, 1958. Los delgados bordes de
los cuatro paraboloides que cubren
una planta de 900 m
2
se curvan suave-
mente al llegar al suelo, para volver a
subir, dando así continuidad a la
lámina, considerada por Candela
como su obra más significativa, por
reflejar lo que debe ser el cascarón:
ligero, gracioso y sencillo. (De
"Estructuras en Voladizos y
Cubiertas", de J. Joedicke).
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
Fig. 26.47.-Cubierta del Bazar circular, en Lomas de Cuernavaca,
Morelos D.F., 1958. Es un abanico circular formado por paraboloides
limitado,\' por tres rectas y una curva. (De "Las Estructuras de Candela ",
de C. F aber J.
Fig. 26.48.-Proyecto de Centro
Electrónico. Ciudad Universitaria D.F.,
1960. Cubierta formada por la cascarones
que descansan sobre vigas rectas inclina-
das y están limitados por dos cónicas.
(De "Las Estructuras de Candela",
de C. F aber J.
26.15. Paraboloides en paredes
El paraboloide ha sido utilizado por el arquitecto
Marcel Brener en muros y paredes de edificios.
También aparece en pilares de edificios y puentes,
caras de interiores y motivos decorativos (Figs. 26.49
a 26.55).
Fig. 26.49.-Paraboloides en muros laterales de la Iglesia de S. Francisco de Sales de
Muskegon-Michigan, USA, /967. (De "Informes de la Construcción ", núm. 211).
Fig. 26.50.-Poste de televi-
sión. 1954 (De "Las
Estructuras de Candela"
de C. F aber. J
245
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 26.5 l.-Campanario de la Capilla de la Kent School-Connecticut,
1967, fórmado por los cuatro cuadriláteros parabólicos determinados por
la intersección de dos triángulos de planos normales entre sí colocados
en sentido contrario. (De Marcel Brener, "Nuevas Construcciones
y Proyecto,\''').
Fig. 26.52.-Pilar de la galería del Palacio de los Deportes-Roma,
1960 (De Pier Luigi Nervi. Nuevas Estructuras).
Fig. 26.54.-Chimenea interior de un hotel de Ciudad de Recreo,
Flaine-Francia, 1970. (De Maree! Breuer. Nuevas Construcciones
y Proyectos.)
246
Fig. 26.53.-Pilares del
Viaducto del Corso,
Francia-Roma, 1960
(De P.L. Nervi. Nuevas
estructuras ).
26. GENERACiÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
26.16. Hiperboloide reglado
Es de aplicación frecuente en depósitos de agua, por
la facilidad de conseguir su estanqueidad, colocando y
pretensando las armaduras en las direcciones de los
dos sistemas de generatrices. También se utiliza en
torres de refrigeración, cámaras de calderas, edificios,
pilares y elementos publicitarios o de decoración
(Figs. 26.55 a 26.64).
Fig. 26.55.-Cuba hiperbólica de Fedala-Marruecos, construida
por Torroja, en 1956. Tiene 21 m. de altura, 3.500 m
3
de capaci-
dad y espesores de pared de 28 cm. en la base, 17 cm. al nivel
superior del agua y 10 cm. por encima de éste. (De "Inj(¡rmes de
la Construcción ", núm. 337).
Fig. 26.56.-Torre de reloj de la Ciudad Universitaria de
Caracas, formada por los tres paraboloides de generatrices hori·
zontales definidos por tres rectas que se cruzan.(De "Estética de
la Arquitectura del Hormigón Armado", de P.A. Michelis).
Fig. 26.57.-Depósito de Belmont ii
Royan-Francia, 1961 (De
"Estética de la Arquitectura de
Hormigón armado ", de P.A.
Michelis).
Fig. 26.58.-Depósito de
Corgemon-Francia (De "Estética
de la Arquitectura de Honningón
armado ", de P.A. Michelis).
Fig. 26.60.-Cámara de calderas de Frigo·Canarias S.A., en Jinamar, Gran
Canaria. Se eligió laforma hiperbólica con cubierta de cristal, por razones de
seguridad, para dirigir hacia arriba la onda de presión que podría producirse en
caso de explosión. (De" Informes de la Construcción ", núm. 261 ).
Fig. 26.59.-Torres de refrigeración de la cen-
tral térmica de Carling-Francia (De "Estética
de la Arquitectura de Hormigón armado ", de
Michelis).
247
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 26.61.-Maqueta del proyecto de rascacielos de 426,72 m de
altura, para oficinas, de G. Baroni y A. Tedes Ko, 1957. (De
"Estructuras en voladizos y cubiertas ", de J. Joedicke.)
248
Fig. 26.62.-Iglesia de Alger-Francia (De "Estética de la
Arquitectura del Hormigón armado", de P. A. Michelis).
Fig. 26.63.-Pilares de la sala interior de la presa-bóveda de
Susqueda, Gerona, 1968. Son hiperboloides de revolución,
huecos, de 6 m. de altura con cinco aberturas en sus extremos
que acentúan su originalidad y el aspecto de superficie pura
y permiten colocar puntos luminosos interiores que
completan la decoración de la sala.
Fig. 26.64.-Hiperboloide publicitario iluminado de la Feria
Internacional de la Construcción y O.P. (FlCOP-1969),
construido por la casa Mundus con sus tubos rectos de
andamiaje. Tiene 22 m. de altura y diámetros de 6,66 y
10,5 m. en la garganta y borde superior.
C. SUPERFICIES
NO REGLADAS
27.1. Definición y propiedades (Fig. 27.1)
Superficie de revolución es la engendrada por una
línea ro, plana o alabeada (generatriz), al girar alre-
dedor de una recta e, llamada eje de giro o eje de la
superficie.
a) Paralelo. Es la circunferencia a
l
-a
2
, de plano
normal al eje y centro 0, situado en e, engendrada
por el giro de un punto A de ro.
Inversamente, todo plano a, normal al eje, corta a
la superficie de revolución de generatriz ro, según uno
o varios paralelos que pasan por las trazas de ro y ex.
Los paralelos c y d, de radio máximo y mínimo, se
llaman círculos de ecuador y de garganta, respectiva-
mente. La superficie comprendida entre dos paralelos
se llama zona.
b) Meridiano. Todo plano r que pase por el eje se
llama plano meridiano y su sección qJ con la superfi-
cie, meridiano. El meridiano de plano frontal (si exis-
te) determina el contorno aparente vertical de la super-
ficie y se llama meridiano principal. De lo expuesto
se deduce:
1°) Los meridianos son simétricos respecto al eje e
iguales entre sí.
2°) La superficie es simétrica respecto a cualquier
plano meridiano.
27. SUPERFICIES DE
REVOLUCiÓN
Fig. 27. l.-Meridianos y paralelos.
3°) Por cada punto B de la superficie (excepto sus
trazas con el eje) sólo pasa un paralelo y un meridiano.
249
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
27.2. Representación en diédrica (Fig. 27.2)
La superficie de revolución queda determinada por
el eje y una generatriz (o, pudiendo ser ésta cualquier
curva de la superficie que corte a todos los paralelos.
Fig. 27.2. - Representación en diédrica.
Si el eje es vertical, los paralelos se proyectan hori-
zontal y verticalmente, según círculos f
l
, gl' ... , de
centro el Y rectas horizontales f
2
, g2' ... , Y los merdia-
nos, según rectas <PI' 0"1' ... , concurrentes en el Y cur-
vas <P2' 0"2' ... , homólogas en una afinidad ortogonal de
eje e
2
(núms. 4,7-b y 4,9).
Para determinar un punto de la superficie de proyec-
ción P
2
, dada, se traza por P
2
, el paralelo de proyección
m
2
que corta a (02' en M
2
, y determina el círculo mi que
pasa por MI. Refiriendo P
2
a mi' se obtienen las pro-
yecciones PI y P; de los puntos buscados P y P'.
Si se conoce PI' se traza el CÍrculo mi de radio el PI
que corta a (01' en MI y F
I
, cuyas proyecciones M
2
y F
2
determinan las horizontales m
2
Y f
2
. Refiriendo a éstas
PI' se obtienen las proyecciones P
2
y Q2' de P y Q.
El contorno aparente vertical O" (meridiano princi-
pal) se halla, trazando paralelos que pasan por puntos
F, A, M, ... de (O y cortan al plano frontal ~ , en puntos
F;, A;, M;, ... que determinan la proyección 0"2 ==
F;A;M; del meridiano. Lo mismo se haría para cual-
quier otro <P, de plano y.
250
El CÍrculo tangente a (01' en G
I
, es el de garganta gl-
g2 Y la intersección TI de (01 y hp es proyección del
punto T
2
de tangencia de (02 con 0"2.
Fig. 27 .3. - Plano tangente. Propiedades.
27.3. Tangencia. Propiedades (Fig. 27.3)
El plano r tangente a la superficie de eje e, en un
punto A de ella, es el definido por las tangentes a dos
curvas de la superficie que pasen por A. Las más sen-
cillas son las tangentes t
p
Y t
m
al paralelo p y al meri-
diano m (no dibujado) o la tangente t a cualquier
curva conocida que pase por A. Las propiedades de
tangencia más importantes son:
1°. El plano tangente en un punto ordinario A es
normal al plano meridiano que pasa por A. En efecto,
t
p
es perpendicular al radio OA (por ser tangente a p,
en A) y al eje e (por pertenecer al plano p), luego es
perpendicular al plano meridiano [e,OA] lo mismo
que el plano 1 que pasa por t
p

2°. Los paralelos y meridianos se cortan entre sí
ortogonalmente, ya que si ~ es normal al plano meridia-
no [e,OA], también 10 es a la tangente t
m
al meridiano.
3°. La envolvente de los planos tangentes a la
superficie en todos los puntos del paralelo p es un
cono de vértice V (situado en e J tangente a la superfi-
cie, según p.
4°. La envolvente de los planos tangentes a la
superficie en todos los puntos de un meridiano m es
un cilindro circunscrito a ella, según m (sección recta
del cilindro J.
27.4. Esfera inscrita (Fig. 27.3)
La normal n al plano tangente 1, en A, es normal a
la superficie en A (núm. 14.3-c), está contenida en el
plano meridiano y corta al eje en un punto W. Por
tanto:
a) Las normales a la superficie en todos los puntos
de un paralelo p concurren en un punto W del eje.
b) La esfera de centro W que contiene a p es tan-
gente a la superficie y al cono de vértice V, según
dicho paralelo.
Así mismo, n es perpendicular, en A, a la tangente t
a cualquier curva <p de la superficie,
luego el plano normal a t en A es normal
a <p, en A, contiene a n y corta al eje, en
W. Por tanto:
c) El centro de la esfera inscrita a la
superficie, según un paralelo p, es la
traza W del eje con el plano normal a
cualquier curva de la superficie en el
punto de corte A, de qJ y p. Esto permite
hallar el centro de la esfera inscrita en
superficies definidas por una generatriz
cualquiera, como vamos a ver (núm.
27,5-b).
La superficie de revolución puede con-
I
I
27. SUPERFICIES DE REVOLUCiÓN
]er. Método: El plano tangente a la superficie en A'
es el definido por las tangentes t y r, en A', a <p y a,
respectivamente, y su traza horizontal h" es la paralela
a r
l
, trazada por H, (traza de t). Girando ésta alrededor
de e
l
-e
2
, hasta que A; coincida con Al' h" tomará la
posición h" siendo 'L == [A,h,] el plano buscado.
siderarse, por tanto, como envolvente de
las infinitas esferas inscritas a la superfi-
cie, según sus distintos paralelos, 10 cual
ayuda a resolver ciertos ejercicios.
/:
27.5. Trazado del plano tangente
I
I
El plano tangente a la superficie, en un
punto A de ella, es el definido por las
tangentes en A a dos curvas de la superfi-
Fig. 27.4. - Trazado del plano Fig. 27.5.-Superficie de
generatriz arbitraria.
cie que pasen por A o el perpendicular a la normal a la
superficie, en A. De aquÍ, los dos métodos que siguen:
a) Superficie de eje e y meridiano principal (j (Fig.
27.4). ]er. Método. El plano tangente es el definido por
las tangentes t y s, en A, al paralelo a y al meridiano <p
que pasan por A, siendo ti tangente al CÍrculo al' La
tangente S2 a <P2' en A
2
, se ha hallado, sin dibujar <P2'
como homóloga de la tangente s; a 0'2' en A;, en la afi-
nidad ortogonal de eje e
2
Y puntos homólogos A
2
y A;.
2°. Método. La normal A;W
2
a s;, en A; corta a e
2
en el centro W 2 de la esfera inscrita, según el paralelo
a, siendo n == WA la normal a la superficie, en A. El
plano tangente es el perpendicular a n
l
-n
2
, en A
I
-A
2
, y
queda definido por la horizontal t
l
-t
2
y la frontal f
l
-f
2
(f
2
normal a nJ.
b) Superficie de eje e y generatriz cualquiera qJ
(Fig. 27.5). Primeramente, se traza por A, el paralelo
a
l
-a
2
Y la tangente t
l
-t
2
a <P, en su punto de corte A' con
a, y se procede como sigue:
tangente.
2° Método: El plano normal a t
l
-t
2
trazado por A' es
el definido por la horizontal h;- h; (h; normal a t¡) y la
frontal f;-f; (f; normal a t
2
) y su intersección W con el
eje se ha hallado, trazando por e
l
-e
2
el plano frontal ~
que corta al ex == [h',f'], según la frontal i
l
-i
2
(i2 parale-
la a f;). La intersección W de i y e es el centro de la
esfera inscrita, según a
l
-a
2
(núm. 27,4-c); la recta WA
== n, la normal a la superficie en A, y el plano tangente
'L, el normal a n, en A, definido por la horizontal h
l
-h
2
(h
l
normal a ni) Y la frontal f
l
-f
2
(f
2
normal a n
2
).
c) Caso particular. Plano tangente paralelo a otro
dado a. Si se conoce el meridiano principal 00 (no es
necesaria la figura), se gira ex alrededor del eje, hasta
dejarlo de canto en ex', y se traza el plano de canto 'L',
paralelo al ex' y tangente a la superficie, de traza v ~
tangente a 00
2
en un punto A;. Deshaciendo el giro, se
obtiene el plano buscado 'L y su punto A de tangencia.
Existen tantas soluciones como tangentes a 00
2
, parale-
las a v ~ .
251
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
27.6. Sección plana (Fig. 27.6)
a) Sea la superficie de revolución de eje e
l
-e
2
Y
meridiano principal (01-(02 y a, el plano secante de
traza hu que corta al eje en 1
1
-1
2
, El plano meridiano de
traza h ~ , normal a hu, es perpendicular al a y lo corta,
según su recta de máxima pendiente p == Hpl, que es
eje de simetría de la sección a buscada. Para hallar
ésta, se procede como sigue:
Fig. 27.6. - Sección plana.
a2
Fig.27.7.-Puntos
elípticos, parabólicos,
hiperbólicos y
singulares.
r. Por paralelos. Todo plano secante horizontal y
(normal al eje) corta a la superficie, según el paralelo
YI-Y2; a PI-P2' en M, y a a, según la horizontal m
l
-m
2
que corta a YI-Y2 en los puntos e y C' de a, simétricos
respecto a M.
2°. Por meridianos. Las intersecciones de p con el
meridiano P se hallan, girando p, alrededor de e, hasta
su posición frontal p;-p; que corta a (02' en A; y B;.
Deshaciendo el giro, se obtienen los puntos A
I
-A
2
y
B
I
-B
2
(más alto y bajo de la sección) por los que pasan
los paralelos límites. Los puntos situados en otro
meridiano se hallan de forma análoga.
La tangente trazada desde 1
2
a (02' en T
2
, determina
el cono de vértice I circunscrito a la superficie, según
el paralelo () cuyo plano corta al a, según la horizontal
d
l
-d
2
. Las intersecciones DI y D; de ()I y di determinan
los meridianos límites de trazas I:DI e I:D;, tangentes
a al' en DI y D;.
b) Trazado de tangentes. La tangente a a en el
252
punto e del paralelo y es la intersección de a con el
plano 1, tangente a la superficie, en e, y perpendicular
a la normal oe a la superficie, en e (núms. 14.9-b y
27,5). Para hallarla, se traza previamente la tangente t
N
a (02' en N
2
(intersección de Y2 y (02) Y la normal Np a
t
N
que corta a e
2
en el centro 0
1
-0
2
de la esfera inscrita
a la superficie, según y, siendo oe la normal a la
superficie, en C. De aquÍ, los métodos que siguen:
1°) El plano 1, normal a oe, es el defi-
nido por la horizontal h
l
-h
2
(h
l
normal a
0le
l
) y la frontal f
l
-f
2
(f
2
normal a 02e2)'
trazadas por e
l
-e
2
. La traza h" paralela a
h
l
, pasa por H
f
y corta ha en la traza He de
la tangente buscada c == HeC. La tangente
en C' es la simétrica c' == C'K de c, res-
pecto a p.
2°) La traza h, también puede hallarse,
girando la traza del plano de canto tan-
gente a la superficie, en N, hasta que N se
confunda con C.
Las tangentes a a en A y B son hori-
zontales (paralelas a ha) Y las tangentes
en los puntos E y E' del ecuador E se pro-
yectan, según las tangentes al CÍrculo El'
en El y E;. Se obtienen así ocho puntos y
sus tangentes respectivas que permiten
dibujar a
l
-a
2

27.7. Puntos elípticos, parabólicos,
hiperbólicos y singulares (Fig. 27.7)
Un punto de una superficie de revolución es elípti-
co o hiperbólico, según que la parte del meridiano al
que pertenece sea cóncava o convexa, respecto al eje
(núm. 14.4). Los puntos de separación A y B de cada
parte con la siguiente (puntos de inflexión) engendran
paralelos de puntos parabólicos que separan las zonas
de puntos elípticos e hiperbólicos de la superficie.
En el punto D, de tangente normal al eje, el plano
tangente en D a la superficie (plano normal al eje) es
tangente a ella a lo largo del paralelo d
l
-d
2
, luego éste
es una línea parabólica.
Puntos singulares. Si el meridiano corta al eje en e,
con un ángulo a, e es un punto cónico de la superfi-
cie. Si a = O (meridiano tangente al eje), un punto
singular de tangente única, y si a = 90° (punto E), un
punto ordinario.
27.8. Cono circunscrito a una superficie de
revolución (Fig. 27.8)
La curva de tangencia a (no dibujada) del cono de
P2 N2 N'2
-----------------,-------------
I
I
I
I
I
I
N'1
1
1O--.L..-_";"'7"",,¡-:,,--!':::-o-;....,L:::-:4 - - - - t
I
I
N1
1
- - - ~ - - -
(a) Por conos y cilindro auxiliares.
I
I
I
I
I
I
I
27. SUPERFICIES DE REVOLUCiÓN
P'2 P ___ -; 2
,
I
P'
~ - t - - - - - - - - - ~ - - - - ~ ~ ~ ~ - + ~
I
I
\
\
\
\
\
\
\
\
\
\ I -'
P1'-'
(b) Por esfera auxiliares.
Fig. 27 .8. - Cono circunscrito.
vértice P, circunscrito a la superficie de eje e
l
-e
2
Y
meridiano principal (01-(02' se halla como sigue:
1°) Por conos auxiliares (Fig. a). Por un punto T
2
de (02 se traza la tangente a (02 que corta al eje, en el
vértice V del cono auxiliar circunscrito a la superficie,
según el paralelo al-Uz. Los planos tangentes al cono,
trazados por P, son (núm. 16.8) los definidos por PV y
las tangentes QA y QB al paralelo a, desde Q (traza
de VP con el plano de a). Los puntos de tangencia A
y B son puntos de cr, situados en a.
Los puntos más alto y bajo (no dibujados) pertene-
cen al meridiano que pasa por P (plano de simetría de
cr) y se hallan, girando el meridiano hasta dejarlo fron-
tal y trazando las tangentes a él, desde el punto P gira-
do.
Los puntos de tangencia de las tangentes a PI' traza-
dos desde PI' son los de cr situados en el ecuador PI-
P2·
2°) Por cilindros auxiliares. Las generatrices de los
cilindros circunscritos a la superficie son normales al
plano del meridiano (o ecuador) de tangencia. Así, los
puntos de cr situados en el meridiano de perfil, de
plano y, se obtienen proyectando P ortogonalmente
sobre y, en N
I
-N
2
, y girando y, hasta su posición fron-
tal, en N;-N;. Se trazan luego las tangentes N;H; y
N;G; a (02' en H; y G;, Y al deshacer el giro, se obtie-
nen los puntos buscados H
I
-H
2
y G
I
-G
2
.
Los puntos de cr, situados en (01-(02' son los F y E de
tangencia de las tangentes a (02' trazadas desde P
2

3°) Por esferas auxiliares (Fig. b). Por un punto Q2
de (02 se traza el paralelo a
l
-a
2
Y la normal a (02 que
corta al eje, en el centro O de la esfera m
2
circunscrita
a la superficie, según a
l
-a
2

Se traza luego el cono de vértice P circunscrito a la
esfera, girando el plano meridiano que pasa por P,
hasta dejarlo frontal, en P;-P; y, desde P; se· trazan las
tangentes a ffi
2
en S; y T;. El círculo de tangencia, de
proyección P; == S;T;, corta al al-Uz en los extremos de
la cuerda de punta A;B;-A;B;. Al deshacer el giro, se
obtienen los puntos A y B de cr, situados en a
l
-a
2
.
253
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
27.9. Cilindro circunscrito (Fig. 27.9)
La curva de tangencia cr (no dibujada) se determina
por puntos, utilizando conos, cilindros y esferas auxi-
liares, como en el caso anterior.
a) Por conos auxiliares. Por un punto A
2
de (02 se
traza el paralelo a¡-a
2
Y la tangente a (02' en A
2
, que
corta al eje en el vértice V del cono circunscrito a la
superficie, según a¡-a
2
• Se traza luego, por V, la parale-
la r¡-r
2
a la dirección lJ-12 de las generatrices del cilin-
dro, y, por su traza 1¡-1
2
con el plano de a¡-a
2
, las tan-
gentes a la circunferencia a¡ cuyos puntos de tangen-
cia M¡ y N¡ determinan los M¡-M
2
y N¡-N
2
de cr, situa-
dos en a¡-a
2

b) Por cilindros axiliares. (Ver núm. 27.8-2°)
c) Por esferas auxiliares (Fig. 27.8). Las proyeccio-
nes ~ ; de los círculos de tangencia de los cilindros cir-
cunscritos a las esferas son diámetros normales a 1;
(dirección de 1 girada), lo cual simplifica las construc-
CIOnes.
G
II
Fig. 27.9.-Cilindro circunscrito.
d) Por esfera homotética. Consiste en trazar aparte
una esfera de centro W (Fig. 27.9) Y contorno aparen-
te vertical <1' (no es necesaria la proyección horizon-
tal). El círculo de tangencia del cilindro de generatri-
ces paralelas a 1, circunscrito a esta esfera, se proyecta
verticalmente, según la elipse A
2
, de eje mayor C; D;,
normal a 1
2
, y semieje menor W
2
E; (núm. 21.8 de n/
G.D.), siendo (t') la tangente a <1'2' en (E'), paralela al
abatimiento (1) de 1 sobre el vertical.
Si ahora trazamos por A
2
la normal a (02' que corta a
e
2
en O
2
, la esfera de centro O (inscrita a la superficie,
según a¡-a
2
) es homotética de la de centro W, luego el
radio frontal W
2
A; de <1', paralelo al OA, determina el
254
paralelo a' (homólogo del a en la homotecia) que corta
a A en los puntos M' y N', homólogos de los M y N
buscados. Las paralelas a "\V;M; y W
2
N;, trazadas por
O
2
, cortan a a
2
, en los puntos M
2
y N
2
que, referidos a
al' determinan M¡-M
2
y N¡-N
2
• Aplicando este método
al paralelo b¡-b
2
se obtienen P
2
y Q2'
Los puntos M; y N; pueden hallarse, sin dibujar A
2
,
por la afinidad ortogonal entre A
2
y <1'2' de eje C;D; y
par de puntos homólogos K; y K';. Así, para hallar Pz'
y Q;, se traza la homóloga b'; de b; que corta a <1'2 en
los homólogos P'; y Q'; de P; y Q;.
Si las esferas inscritas son todas iguales, como
sucede en el toro, la de centro W es igual a ellas y la
homotecia se transforma en una igualdad (núm. 2l.l2
de n/G.D.).
e) Por planos auxiliares verticales paralelos a l. Se
utiliza en basamentos tóricos, para hallar sombras con
luz de dirección l (núm. 20.18 de nlE. de G.D.).
(t')
27.10. Intersección de superficies
de revolución
Los diversos casos de intersección de
superficies han sido expuestos en los
números 18.12 a 18.16 de n/G.D.
27.11. Superficies engendradas por
rectas o cónicas
Son las superficies de revolución más
sencillas y podemos agruparlas como
SIgue:
a) Generatriz rectilínea r. Si r se cruza con el eje,
engendra el hiperboloide reglado de revolución (núm.
22.2-d) y si le corta en un punto propio o impropio, el
cono o cilindro, respectivamente.
b) La cónica úJ gira alrededor de su eje. La circun-
ferencia engendra la esfera, la elipse, el elipsoide
(alargado o achatado), la parábola, el paraboloide elíp-
tico y la hipérbola, el hiperboloide elíptico o el
hiperbólico, según que el eje de giro sea el real o ima-
ginario de (o.
La mayor parte de las cuádricas utilizadas en
Arquitectura e Ingeniería (excepto los paraboloides
reglados) son superficies de revolución.
(a)
c) La cónica ro gira alrededor de un eje e, exterior
a su plano. Analícamente se demuestra que toda curva
plana (o, de orden n, engendra, en general, una super-
ficie de orden 2n y si e pertenece al plano de simetría
de (O, una de orden n. Si (O es una cónica, la superficie
es de cuarto o de segundo orden, respectivamente.
Veamos este último caso, más detenidamente.
d) La cónica ro gira alrededor de un eje e situado
en su plano de simetría {3.
La figura 27.10 es un ejemplo de cuádricas de revo-
lución, de eje e
l
-e
2
Y contorno aparente "A, seccionadas
por un plano de canto a, según una elipse (01-(02' El
plano meridiano ~ , normal al a, corta a éste, según el
eje de simetría r de (o, siendo 1 el punto de corte de e y
a, y F Y G, los focos de la proyección (01' (no coinci-
dentes con las proyecciones de los focos de (O).
Las superficies de revolución engendradas, según la
naturaleza de (o, (núms. 290 y siguientes de la
"Geometría Descriptiva" de Cagnac y Commeau -
tomo V-2° fasCÍculo), son:
Si (O es circunferencia: Esfera.
Si (O es elipse: Elipsoide, paraboloide o hiperboloi-
de (Figs. a, b y c).
Si (O es parábola: Hiperboloide de una o dos hojas.
Si (O es hipérbola: Hiperboloide de una o dos hojas.
(b)
27. SUPERFICIES DE REVOLUCiÓN
(e)
(d) (e)
Fig. 27.10. - Giro de una cónica alrededor de un eje el-e,
situado en su plano de simetría [3.
Casos particulares:
I
1
coincide con un foco F de (01: Cono (Fig. d).
(01 es circular de diámetro r
l
: Paraboloide (Fig. b).
(01 es circular de centro 1
1
: Cilindro (Fig. e).
e) El contorno aparente de la superficie de revolu-
ción engendrada se determina, como se explicó en el
núm.: 27.2.
255
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
SUPERFICIES TÓRICAS
e
2 2
(a) Abierto. (b) De garganta nula. (c) Cerrado.
Fig. 27.11. - Toro circular.
27.12. Generalidades
Si una cónica gira alrededor de una recta de su plano,
paralela a uno de sus ejes, se enjendra el toro circular (o
simplemente toro), elíptico, parabólico o hiperbólico,
según la naturaleza de la cónica. Si la recta no es parale-
la a un eje, se engendra el toroide o falso toro.
En lo que sigue nos limitaremos al toro circular. Si
el eje es exterior, tangente o secante respecto a ro (Fig.
27.11), el toro se llama abierto (Fig. a), de garganta
nula (Fig. b) o cerrado (fig. c), respectivamente, y el
círculo descrito por el centro C, círculo medio del
toro. Analíticamente se demuestra que el toro es una
superficie de cuarto orden.
Las esferas tangentes al toro, de centros situados en el
eje o en el círculo medio, se llaman esferas inscritas de
primera y segunda especie, respectivamente. Las de
segunda especie son tangentes al toro según meridianos,
y las de centros simétricos respecto al eje se llaman
opuestas. El toro es la envolvente de estas esferas de
radio constante, cuyo centro describe el círculo medio.
27.13. Secciones planas
a) Secciones de plano paralelo al eje (Fig. 27.12).
Los planos <l, ~ , ... , 'r, paralelos al principal, cortan al
toro como sigue:
256
El <l, secante al círculo de garganta, según dos cur-
vas cerradas a)-a
2
en forma de óvalo (Fig. a). El ~ , tan-
gente al círculo de garganta en D)-D
2
(Fig. b), según
una curva única b)-b
2
, en forma de ocho, con un punto
doble en D. El y, intermedio entre el ~ y 0, según una
curva cerrada (Fig. c), con cuatro puntos de inflexión.
El 0, tangente al paralelo superior del toro y siguien-
tes, según curvas cerradas, sin puntos de inflexión,
cada vez más pequeñas, hasta reducirse al punto de
tangencia del plano 'r, tangente al ecuador del toro.
Si yes tangente a las esferas inscritas, de centro C y
E (Fig. c), la sección C)-C
2
es un óvalo de Cassini, y, si
el radio r de estas esferas es igual al del círculo de gar-
ganta, una lemniscata de Bernouilli (caso particular
del óvalo de Cassini).
b) Sección de plano oblicuo respecto al eje. En la
figura 27.13, se ha dibujado la sección (j, producida
por un plano de canto <l trazado por el centro O del
círculo del meridiano principal.
c) Sección de plano tangente (Fig. 27.13). El plano
de canto ~ , tangente al toro en T)-T 2' lo corta según la
cuva <J»-<J>2' siendo T el único punto doble de la sec-
ción. Las tangentes t y t' , en T, no pueden hallarse por
el método general, por ser b secante y tangente al toro,
en T, habiéndose utilizado el método que sigue (dedu-
cido del hiperboloide osculador del toro, en T):
Trazar el radio OT normal a ~ , (prolongado hasta
cortar al eje, en D) y la semicircunferencia de diáme-
tro OD (situada en el plano meridiano principal) que
corta a en A
I
-A
2
. Sobre la línea de referencia AIA2'
tomar luego los segmentos Al BI = AIC
I
= T
2
D
2
= d
que determinan las tangentes t == TB Y t' == TC
d) Sección de plano bitangente (Fig. 27.14). El
plano secante r, tangente al toro en dos puntos distin-
tos S y T, corta al toro según dos círculos (teorema de
Villarceau). Las propiedades más importantes de estos
círculos, llamados círculos de Villarceau, son:
d
: : I he(.

IS


____
Fig. 27.12. -Secciones del plano paralelo al eje.
1°. Son iguales al círculo medio A del toro.
2°. Sus proyecciones ortogonales sobre planos nor-
males al eje del toro son dos elipses de eje mayor
igual al diámetro de A y un foco incidente con la traza
del eje con el plano de proyección.
3°. Cortan a los meridianos bajo un ángulo constan-
te (teorema de Schoelcher), es decir, son curvas
loxodrómicas del toro.
27. SUPERFICIES DE REVOLUCiÓN
Fig. 27.13. -Secciones de plano oblicuo respecto al eje.
Fig. 27.14. - Secciones del plano bitangente.
4°. Toda esfera bitangente a un toro lo corta según
dos círculos de Villarceau.
5°. El toro es engendrado por la rotación de uno de
ellos.
6°. Los únicos círculos reales que pueden trazarse
sobre un toro son los paralelos, los meridianos y los
círculos de Villarceau. Se exceptúan los toros cerrados
o de círculo de garganta nulo, en los que no existen
planos bitangentes ni círculos de Villarceau.
257
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
27.14. Dibujar la perspectiva caballera de la
superficie de revolución de eje Z (Fig. 27.15) Y
semimeridiano principal 0), de plano XZ
Solución. a) La paralela t
A
el eje, tangente a O) en A
(Fig. a) y la normal AO == X a tAo determinan el radio
OA del ecuador a, de plano XY. La imagen a' de a se
corresponde con su abatimiento (a) en una afinidad de
eje X y dirección BoB' (paralela a la dirección de aba-
timiento da>, lo cual permite dibujarla.
La imagen <p' del paralelo que pasa por un punto
D' de O) se corresponde con a', en homotecia de cen
A
Fig. 27 .l5.a. - Representación en caballera.
tro W (intersección de A'D' con Z), y su proyección
<p; se corresponde con a', en otra homotecia de centro
O. La imagen del meridiano de plano ZY, por ejem-
plo, se corresponde con O) en una afinidad de eje Z y
par de puntos homólogos B' Y N (núms. 4.8-b y 4.9).
La imagen del punto de proyección OP; dada, se
halla (por homotecia entre <p; y a' o por afinidad entre
ro y el meridiano de traza OP;), trazando OP; (que
corta a a, en F') y la paralela P;D; a F' A, y, luego, por
D;, la paralela a Z que corta a 0), en D' y E'. Las para-
lelas a F' A, trazadas por D' y E', cortan a la paralela
P;P' a Z en los puntos buscados P'-P; y Q'-Q'¡.
Finalmente, el vértice del cono circunscrito a la
258
EJERCICIOS
z
- __ 1,.,..-----------
v-v
Fig. 27.l5-b. - Contorno aparente en caballera.
superficie, según el paralelo <p, es la intersección Y del
eje con la tangente VD' a 0), en D'.
b) Contorno aparente (Fig. b). Se halla por conos y
cilindros auxiliares (núms. 27.8 y 9). El vértice del
cono circunscrito a la superficie según el paralelo <p',
por ejemplo, es la intersección Y' de Z con la tangente
t ~ a ro, en la intersección D de <p y ro. Los puntos del
contorno aparente, situados en <p, son los de tangencia
G' y H' de las tangentes a <p', trazados desde y'.
Los puntos del contorno situados sobre el ecuador
a' son los R' y T' de tangencia de las tangentes a a'
paralelas a Z; los situados sobre el meridiano principal
ro, los M y N de tangencia de las tangentes a ro, para-
lelas a Y', y los situados sobre el meridiano E, de
plano YZ, los P' y Q' de tangencia de las tangentes a
E', paralelas a X. Estos ocho puntos y sus tangentes
respectivas permiten dibujar el contorno buscado.
Los puntos de tangencia se hallan más exactamente,
por afinidad, sin tener que dibujar paralelos o meridia-
nos. Así, en la afinidad de eje X y par de puntos
homólogos B' y B
a
, existente entre a y su abatimiento
(a), se traza la paralela B '1 a Z y su homóloga BJ, y,
luego, la tangente ToK a (a), paralela a BJ y su homó-
loga KT', paralela a B '1, que corta en T' a la paralela
a da == BoB', trazada por el punto de tangencia T
o
'
En la afinidad entre E' y ro, son homólogos B'L
(paralela a X) y LA', luego la homóloga de la tangente
t
s
a ro, paralela a LA', es la paralela a X que corta
en Q' a la paralela SQ' a AB'.
27.15. Dibujar la perspectiva cónica de la
superficie de revolución de eje e y
meridiano principal ro, de plano frontal
a, formado por tres arcos circulares de
centros 1,2 Y 3. (Fig. 27.16)
a) La homotecia espacial entre el paralelo <p y el
ecuador (J se proyecta en perspectiva (núm. 4,9),
según una homología de centro l' (intersección de
NO' con e') y eje h (intersección de los planos de (J y
<p) y la homotecia de centro O entre (J y <PI (no dibuja-
da), según una homología entre (J' y <p;, de centro O; y
eje h.
"
1\\
1\\
P\
1\\
1\'
I \ \
,\ \
//
/ f
/
f
27. SUPERFICIES DE REVOLUCiÓN
La afinidad espacial entre ro y cualquier meridiano
de plano y se proyecta, según una homología de eje e',
par de puntos homólogos A' y F' Y centro, la intersec-
ción L:, de a' == A'F' con h, siendo el abatimiento de
V, alrededor de la recta límite (no dibujada) de y. Así,
el meridiano E, de plano P normal al cuadro, se corres-
ponde con ro en una homología de eje e', centro L1 y
puntos homólogos B', A' Y E', O', lo cual permite
dibujar (J' y <p' por medio del trapecio circunscrito.
Finalmente, el vértice del cono circunscrito a la
superficie, según <p', es la intersección H' de e' con la
tangente == H'G' a ro' en el punto de corte G', de <p'
y ro'.
b) Imagen de un punto de la superficie, de proyec-
ción dada Q;. Se halla por la homología entre ro' y el
meridiano de plano y, de traza == O'Q; que corta a
(J', en F' (homólogo de A'). El rayo Q;L: corta a O' A'
en O; (homólogo de Q;), de imagen D', Y la intersec-
ción del rayo L:O' con la vertical de referencia de Q;
es la imagen Q' buscada.
/
/
/

h
P'
t
Fig. 27.16. - Representación en perspectiva cónica.
c) Contorno aparente. El cilindro circunscrito a la
superficie, según ro, se proyecta según el cono de vér-
tice P' y directriz ro'. Las tangentes a ro', desde P',
son las generatrices del contorno aparente del cono, y
sus puntos de tangencia (sólo el T' en la figura), los
del contorno "A' de la superficie, situados en ro'. Los
restantes puntos se hallan como sigue:
Los M' Y N' son los de tangencia de las tangentes
t;" y a (J', paralelas a e'; el S' es el de tangencia de
la tangente a E', paralela a t, y los K' Y R' son los de
contacto de las tangentes y a <p', trazadas desde
H', lo cual permite dibujar "A'. Los puntos de tangen-
cia pueden también hallarse directamente utilizando
las homologías citadas.
259
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
Fig. 27.17. -Intersección de semitoros de círculos
de garganta nula.
27.16. Hallar la intersección de dos semitoros
iguales (Fig. 27.17), de círculo de
garganta nulo, meridianos circulares ro
y <p y ejes r y s, normal y paralelo a LT.
Aplicación a cubiertas bitóricas
Solución. La parte real de la c<plpleta
se compone de dos curvas planas AEC y BED, de
cuarto orden y planos verticales de trazas A,C, y B,D"
Y del centro 1
1
-1
2
del toro (punto cuádruple aislado de
la intersección).
Las superficies de revolución son de frecuente
empleo en Ingeniería, Arquitectura, Industria,
Artesanía, ... , etc., por su facilidad de cálculo yobten-
ción, y por su gran variedad de formas. Como ejem-
260
'-
'- "-
'- " '- "-
" "
, '
'\ \
\ \
-- \ \
Ú)l',' \
\" \
'\ \
---- \ '- \
-,-<l \
\ : \ \
\ 1 \,
1 \ \
1 '\1 \\
1 1 \
__ -L- (02 \1 \
:0'=-0--------1---L
1 1 2 1
1 I I
1 1 I
: i /
i i /
+__ 1/
: --------H'
/
Fig. 27.18.- Cubierta bitórica.
Por razones de simetría, los paralelos de planos a y
(distantes de su eje la longitud d) se cortan en el
punto M, de proyección MI' situada sobre la bisectriz
E,A, del ángulo de los ejes, obteniéndose así cualquier
punto M de la intersección y los N, P Y Q de proyec-
ciones horizontales simétricas, respecto a r
l
Y SI'
El meridiano cr, de plano y == [I,M,N] del primer
toro; el A, de plano [I,Q,M] del segundo y sus simétri-
cos, respecto a los planos verticales de trazas r
l
Y SI'
definen una bóveda bitórica (so'pbreadl!..en
limitada por arcos circulares NFM, MGD, QP Y PN,
que sólo presenta puntos elípticos. Con mayores
radios de ro, (Fig. 27.18), se obtienen cubiertas lami-
nares bitóricas de pequeña flecha y gran superficie en
planta. (Ver Fig. 27.26).
APLICACIONES
plo, citaremos las distintas formas de vasos, botijos,
ánforas, jarrones, etc., fabricados en el modesto tomo
de alfarero.
27.17. Cuádricas de revolución
Las más conocidas son esféricas (depósitos, bolas,
bóvedas, etc.), cónicas (tolvas, piezas de reducción,
soportes, etc.) y cilíndricas (tuberías, rodillos, colum-
nas, bóvedas, etc.).
En transmisiones de ejes paralelos, concurrentes o
que se cruzan, se emplean dos cilindros, dos conos o
dos hiperboloides reglados de revolución, tangentes a
lo largo de una generatriz, si la transmisión es por
rozamiento o fricción, o con dientes dispuestos sobre
dicha generatriz, si es por engranajes.
Las figuras 26,19 a 26,23 son aplicaciones del elip-
soide de revolución en viviendas, cubiertas, cúpulas,
etc.
El paraboloide de revolución se utiliza en amorti-
guadores de caucho, faros de coche, lámparas de
mesa, reflectores de televisión, antenas de radio, teles-
copios, (Fig. 26.25), etc.
Los reflectores son normalmente parabólicos y, a
Fig. 27.19.-Eslabón de cadena de transmisión.
<l
,
,
"
9---
:'
Fig. 27.21. - Basamento de columna toscana.
27. SUPERFICIES DE REVOLUCiÓN
veces, combinados con superficies esféricas o elípti-
cas. Los de forma elíptica se utilizan en iluminaciones
especiales de teatro, etc.
Los hiperboloides de revolución se utilizan (Fig.
26.64) en entramados ligeros y rígidos (torres, másti-
les, papeleras de alambre, etc.), depósitos elevados
(Figs. 26.56 a 26.58), torres de refrigeración (Fig.
26.59), cámaras de caldera (Fig. 26.60), pilares (Fig.
26.63), edificios (Figs. 26.61 y 62), etc.
27.18. Superficies tóricas
Son poco conocidas, pero de aplicación muy exten-
dida en neumáticos, pulseras, eslabones de cadena
(Fig. 27.19), tuberías y codos (Fig. 27.20), escocias,
basamentos de columna (Fig. 27.21), bóvedas cilíndri-
cas de planta circular (Fig. 27.22), cubiertas (Figs.
27.23 a 27.26), etc.
):(
I ,
(a) Curvas de dilatación. (b) Codos.
Fig. 27.20. - Tuberías tóricas.
,
, ,
I
,
I
- 9- - c¡>--
,
I I
I I
I
,
Fig. 27.22.-Bóveda tórica.
261
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
I
~
Fig. 27.23.-Sección de la cuba hiperbólica de Fedala, (ver Fig.
26.56), en la que se aprecian las tres superficies tóricas emplea-
das. Una, en elfóndo del depósito, y dos, en la cubierta, apoyadas
en un anillo central, sostenido por pilares. (De "Informes de la
Construcción ", núm. 137).
Fig. 27.24.-Cubierta de hangar, en Marignane-Francia (1952),
formada por seis ondas de generatriz circular y plano perpendicu-
lar a la directriz, prácticamente circular, de 114 m. de radio. (De
"Estructuras en Voladizos y Cubiertas", de 1. Joedicke).
262
Fig. 27.25.-Cubierta de la Iglesia de la Ciudad Residencial
Las Lomas. Madrid. 1970. Formada por un toroide hiperbólico,
engendrado por el giro de una hipérbola equilátera alrededor de
su asíntota.
Fig. 27.26.-Cubierta bitórica del Centro Comercial de
Windward. City. Kanoehe. Hawai-U.S.A. 1957. Tiene un espesor
de 7,62 cm. en el centro y 17,78 cm. en los apoyos, y cubre una
planta cuadrada de 39 m. de lado. (De "Estructuras en Voladizos
y Cubiertas ", de J. Joedicke).
íNDICE
Pág.
Prólogo ...................................................... 7
Notaciones y abreviaturas ........................................ 9
l. NOCIONES DE
GEOMETRÍA
PROYECTIVA
1. GENERALIDADES ......................................... 11
l.l. Propiedades geométricas.- 1.2. Conceptos y axiomas geométricos.- 1.3.
Formas geométricas. Clasificación.- lA. Transformaciones geométricas.-
l.S. Producto de transformaciones. Transformación involutiva.- 1.6.
Congruencia, igualdad e isometría.- 1.7. Elementos impropios.- 1.8. Formas
impropias.- 1.9. Incidencia.- l.1O. Reciprocidad o dualidad.- l.1l.
Ordenación y separación de elementos.- 1.12. Operaciones proyectivas.-
1.13. Perspectividad. Formas perspectivas.- 1.14. Formas superpuestas.
2. FORMAS DE PRIMERA CATEGORÍA ........................ 18
2.1. Razón simple de ternas de elementos.- 2.2. Razón doble de cuater-
nas de e1ementos.- 2.3. Cuaterna armónica.- 2A. Cuadrilátero completo.-
2.5. Cuadrivértice completo.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 2.6. Construcción gráfica de conju-
gados armónicos.- 2.7. Aplicación del cuadrivértice completo.
3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA
CATEGORÍA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 23
3.1. Definición de proyectividad.- 3.2. Determinación y c1asificación.-
3.3. Perspectividad entre series y haces.- 3A. Construcción de elementos
homólogos de una homografía.- 3.5. Puntos límites.- 3.6. Series semejan-
263
264
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
tes.- 3.7. Involución.- 3.8. Elementos dobles.- 3.9. Involución de haces
concéntricos.- 3.10. Involución cíclica. Puntos cíclicos.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 3.11. Construcción de homografías
particulares.- 3.12. Id. de una semejanza.- 3.13. Id. de series involuti-
vas.- 3.14. Id. de haces involutivos.- 3.15. Proyectividad entre formas de
primera categoría en el espacio.
4. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA
CATEGORÍA. HOMOLOGÍA ................................ 32
4.1. Definiciones y generalidades.
HOMOGRAFÍA DE FORMAS PLANAS SUPERPUESTAS.-
4.2. Elementos dobles.- 4.3. Homología plana.
HOMOGRAFÍA DE FORMAS PLANAS EN EL ESPACIO.-
4.4. Proyección de formas planas.- 4.5. Producto de homologías de eje
común.
APLICACIONES.- 4.6. Homología entre una forma plana y su proyec-
ción.- 4.7. Afinidad entre forma plana y abatimiento o giro.-
4.8. Homología entre proyección y abatimiento de una forma plana.- 4.9.
Proyección de una homología entre formas planas.
5. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN .. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38
5.1. Serie circular.- 5.2. Haz circular.- 5.3. Series y haces de segundo
orden.
PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS ELEMENTALES DE SEGUN-
DO ORDEN.- 5.4. Construcción de homografías de formas superpuestas.-
5.5. Involución de formas superpuestas.- 5.6. Construcción de una involu-
ción.- 5.7. Teoremas de Pascal y Brianchon.- 5.8. Casos particulares.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 5.9. Construcción de una homo-
grafía entre formas superpuestas de primera categoría.- 5.10. Id. de una
involución.
6. POLARIDAD PLANA
6.1. Definiciones y propiedades.- 6.2. Elementos dobles. Cónica funda-
mental.- 6.3. Polo y polar respecto a una cónica.- 6.4. Polaridad de ele-
mentos impropios. Centro y diámetro.- 6.5. Ejes y vértices.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 6.6. Polar de un punto de la cóni-
ca.- 6.7. Polar de un punto exterior a la cónica.- 6.8. Id. de un punto inte-
rior.- 6.9. Polo de una secante.- 6.10. Polo de una recta exterior.- 6.11.
Circunferencias ortogonales.
45
7. HOMOLOGÍA PLANA y AFINIDAD. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 50
7.1. Homología plana. Generalidades.- 7.2. Elementos límites de la
homología.- 7.3. Construcción de una homología de dos formas.- 7.4.
Cónicas homológicas.- 7.5. Elipse homológica de una circunferencia.
AFINIDAD.- 7.6. Definición y propiedades.- 7.7. Elipse afín de una cir-
cunferencia.- 7.8. Casos particulares.
HOMOLOGÍAS PARTICULARES.- 7.9. Eje impropio.- 7.10. Centro
impropio.- 7.11. Centro y eje impropios.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 7.12. Determinar el centro de una
homología para que el homólogo de un triángulo sea un triángulo equilá-
tero.- 7.13. Determinar una homología tal que el homólogo de un cua-
íNDICE DE MATERIAS
drilátero sea paralelógramo, rectángulo o cuadrado.- 7.14. Determinación
directa de los ejes de la elipse homológica de una circunferencia.- 7.15.
Parábola homológica de una circunferencia.- 7.16. Hipérbola homológica
de una circunferencia.- 7.17. Cónica homológica de una elipse.- 7.18.
Trazado de secantes y tangentes a una elipse, dada por dos diámetros
conjugados, sin dibujar ésta.- 7.19. Elipse afín de otra, dada por dos diá-
metros conjugados.- 7.20. Parábola afín de otra dada.- 7.21. Hipérbola
afín de otra dada.
8. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE TERCERA
CATEGORÍA. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 60
8.1. Generalidades.- 8.2. Homología.- 8.3. Polaridad respecto a la esfera.-
8.4. Puntos, rectas y planos conjugados.
11. CURVAS
9. CURVAS PLANAS .......................................... 62
9.1. Generalidades.- 9.2. Tangente y normal. Clase y orden de una
curva.- 9.3. Curvatura.- 9.4. Círculo osculador.- 9.5. Puntos singulares.-
9.6. Puntos impropios. Ramas infinitas y asíntotas.- 9.7. Envolventes e
involutas.- 9.8. Evolvente y evoluta.
REPRESENTACIÓN.- 9.9. Representación en diédrica.- 9.10. Id. en
acotado.- 9.11. Id. en axonométrica.- 9.12. Id. en cónica.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 9.13. Trazado de la tangente a una
curva, en un punto de ella.- 9.14. Id. desde un punto exterior.- 9.15. Id.
paralela a una dirección.- 9.16. Trazado de la normal a una curva.- 9.17.
Id. del CÍrculo osculador en un punto de la curva.
10. CÓNICAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 70
ELIPSE.- 10.1. Generalidades.- 10.2. Trazado de tangentes.- 10.3.
Trazado de la elipse conociendo dos diámetros conjugados.- 10.4. Id.
conociendo los ejes.
HIPÉRBOLA.- 10.5. Generalidades.- 10.6. Trazado de tangentes.- 10.7.
Otras propiedades.- 10.8. Hipérbolas conjugadas.- 10.9. Trazado de la
hipérbola conociendo un punto y las asíntotas.- 10.10. Id. conocierido los
ejes.
PARÁBOLA.- 10.11. Generalidades.- 10.12. Trazado de tangentes.-
10.13. Otras propiedades.- 10.14. Trazado de la parábola dada por dos
tangentes y sus puntos de contacto.- 10.15. Id. por el vértice y el foco.-
10.16. Id. por el eje, vértice y un punto.
EJERCICIOS.- 10.17. Cónicas definidas por puntos y tangentes.- 10.18.
Otros datos y condiciones equivalentes.- 10.19. Construcciones homoló-
gicas.
APLICACIONES.- 10.20. Cónicas.- 10.21. Circunferencia y elipse.-
10.22. Parábola.- 10.23. Hipérbola.
11. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS
11.1. Centro de giro y polo de un movimiento.- 11.2. Movimiento de
rodadura.
83
265
266
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
CURVAS DE RODADURA.- 11.3. Clasificación.- 11.4. Epicicloide.-
11.5. Hipocicloide.- 11.6. Cicloide.- 11.7. Rectificación de la circunfe-
rencia.- 11.8. Id. de arcos.- 11.9. Evolvente de CÍrculo.
OTRAS CURVAS NOTABLES.- 11.10. Espirales. 11.11. Podaria y anti-
podaria.
12. CURVAS ALABEADAS. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 90
12.1. Generalidades.- 12.2. Movimiento del punto generador.- 12.3.
Curvaturas de flexión y torsión.- 12.4. Normal y binormal.- 12.5. Cono
director.- 12.6. Ramas infinitas. Asíntotas y plano asintótico.
PROYECCIONES DE CURVAS ALABEADAS.- 12.7. Proyección de la
tangente a una curva.- 12.8. Puntos singulares de la curva proyección.-
12.9. Proyección de ramas infinitas.- 12.10. Id. de ramas parabólicas.
REPRESENTACIONES Y EJERCICIOS.- 12.11. Proyección diédrica.-
12.12. Id. axonométrica.- 12.13. Id. cónica.- 12.14. Trazado del plano
osculador.- 12.15. Trazado en diédrica. 12.16. Id. en cónica.
13. HELICES . .. . . . . . . . . . . . . . .. . . . . .. . . . . .. . . . .. . . . . .. . . . .. . . . 97
13.1. Hélice cilíndrica.- 13.2. Propiedades.- 13.3. Plano osculador.
Curvatura de la hélice.- 13.4. Representación en diédrica.- 13.5.
Proyección oblicua.- 13.6. Id. cónica.- 13.7. Hélice cónica.- 13.8.- Id.
esférica.
111. SUPERFICIES
14. GENERALIDADES ........................................ 102
14.1. Definiciones y generalidades.- 14.2. Clasificación.- 14.3. Tangente
y normal.- 14.4. Puntos elípticos, hiperbólicos y parabólicos. Curvaturas
de superficies.- 14.5. Puntos singulares.- 14.6. Id. impropios.- 14.7.
Orden y clase de una superficie.
INTERSECCIONES Y TANGENCIA.- 14.8. Intersección de dos super-
ficies.- 14.9. Tangente a la línea de intersección.- 14.10. Superficies tan-
gentes.- 14.11. Superficie límite.
REPRESENTACIÓN.- 14.12. Contorno aparente.- 14.13. Propiedades
del contorno aparente.
A. SUPERFICIES REGLADAS
15. REGLADAS DESARROLLABLES........................... 110
15.1. Generalidades.- 15.2. Desarrollo.- 15.3. Plano tangente.- 15.4.
Línea geodésica.
GENERACIÓN Y CLASIFICACIÓN.- 15.5. Generación por plano tan-
gente a dos directrices alabeadas.- 15.6. Id. por plano tangente a una
superficie, en puntos de una curva de ella.- 15.7. Por plano tangente a
dos nucleos.- 15.8. Por planos osculadores de una curva alabeada.- 15.9.
Por planos normales.- 15.10. Casos particulares.- 15.11. Por planos recti-
ficantes.- 15.12. Clasificación.
íNDICE DE MATERIAS
APLICACIONES Y REPRESENTACIÓN.- 15.13. Convolutas.- 15.14.
Superficies de igual pendiente.- 15.15. Helicoide desarrollable.- 15.16.
Desarrollo.- 15.17. Aplicaciones.
16. CONO Y CILINDRO ....................................... 120
16.1. Generalidades.- 16.2. Centro, eje y planos principales.- 16.3. Plano
diametral de una dirección, respecto a un cono.- 16.4. Secciones planas.-
16.5. Homología entre secciones planas.- 16.6. Secciones cíclicas.- 16.7.
Secciones planas del cono de revolución.
REPRESENTACIONES y EJERCICIOS.- 16.8. Representación en dié-
drica. 16.9. Id. en axonométrica.- 16.10. Id. en cónica.- 16.11. Sección
plana de un cono en diédrica.- 16.12. Id. en axonométrica.- 16.13. Id. en
cónica.
17. DESARROLLO E INTERSECCIONES
17.1. Desarrollo del cono.- 17.2. Trazado de tangentes y asíntotas de la
transformada.- 17.3. Puntos de inflexión de la transformada de una sec-
ción plana.- 17.4. Línea geodésica.- 17.5. Métodos de desarrollo.
INTERSECCIONES. 17.6. Puntos notables de la intersección de conos.-
17.7. Conos circunscritos a una esfera.- 17.8. Conos de revolución de
ejes concurrentes.- 17.9. Id. de ejes paralelos.
EJERCICIOS y APLICACIONES.- 17.10. Normas prácticas de desarro-
llo de conos.- 17.11. Intersección de conos con puntos impropios.- 17.12.
Puntos impropios de la intersección de cono y cilindro hiperbólico.
128
18. ALICACIONES . . . . . .. . . . . . ... . . . . .... . . . . . . . ... ... . . . . .. . . 137
18.1. Orificio de paso de una tuberÍa.- 18.2. Tolva cónica de bases circu-
lares.- 18.3. Cuña de barra cilíndrica perforada.- 18.4. Achaflanado cóni-
co de una barra prismática.
CONOS, DERIVACIONES Y PIEZAS DE TRANSICIÓN.- 18.5.
Formación de codos.- 18.6. Trazado y desarrollo de codos.- 18.7. Codo
poligonal cilíndrico.- 18.8. Id. cónico.- 18.9. Derivaciones de tubos.-
18.10. Tolvas.- 18.11. Piezas de transición de cilindros.
CUBIERTAS.- 18.12. Cubiertas cilíndricas simples.- 18.13. Id. bicilín-
dricas.- 18.14. id. tricilíndricas.- 18.15. Cúpulas de lunetos.- 18.16.
Cubiertas cónicas simples.- 18.17. Id. tetracónicas.
REALIZACIONES NOTABLES.- 18.18. Depósitos de agua, torres y
edificios.- 18.19. Cubiertas laminares cilíndricas.
19. REGLADAS ALABEADAS . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 154
191. Definición y propiedades.- 19.2. Plano asintótico, central y medio.
Línea de estricción.- 19.3. Teorema de Chasles.- 19.4. Casos particulares.
GENERACIÓN y CLASIFICACIÓN.- 19.5. Métodos de generación.-
19.6. Elementos singulares.- 19.7. Clasificación.- 19.8. Orden de una
reglada.- 19.9. Regladas tangentes, según una generatriz. Superficies de
acuerdo.- 19.10. Lugar de las normales a una reglada a lo largo de una
generatriz.
REPRESENTACIÓN.- 19.11. Superficie de tres directrices curvas.-
1912. Superficie axial o de una directriz recta.- 19.13. Plano tangente a
la superficie en un punto de ella.- 19.14. Problema inverso.
267
268
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
20. ALABEADAS NOTABLES .................................. 162
20.1. Regladas anaxiales. Capialzado cilíndrico.- 20.2. Las regladas en
los capialzados.- 20.3. Regladas axiales. Cuerno de vaca.- 20.4.
Capialzado de Marsella.- 20.5. Id. cónico.- 20.6. Cono alabeado.- 20.7.
Cilindroide.- 20.8. Regladas biaxiales. Capialzado de arco de círculo y
de San Antonio.- 20.9. Conoide.- 20.10. Tetraedroide.- 20.11. Regladas
triaxiales.
EJEMPLOS y APLICACIONES.- 20.12. Doble marquesina reglada.-
20.13. Cilindroide.- 20.14. Reglada de una sola cara.- 20.15. Reglada
cúbica.- 20.16. Regladas conoidales. Aplicaciones.- 20.17. Aplicaciones
del teatraedroide.
21. HELICOIDES ALABEADOS................................ 176
21.1. Definición y clasificación.- 21.2. Helicoide axial oblicuo.- 21.3.
Plano tangente en un punto de una generatriz.- 21.4. Helicoide axial
recto.- 21.5. Helicoide cilíndrico oblicuo.- 21.6. Id. recto.
APLICACIONES y EJERCICIOS.- 21.7. Helicoides limitados por dos
cilindros.- 21.8. Id. por cilindro y cono.- 21.9. Id. por dos conos.- 21.10.
Aplicaciones del helicoide cilíndrico recto.
B. CUÁDRICAS
22. CUÁDRICAS ELÍPTICAS E HIPERBÓLICAS . . . . . . . . . . . . . . . . . 185
22.1. Clasificación.- 22.2. Generación y definiciones.- 22.3. Generación
proyectiva de cuádricas regladas. Haz alabeado de segundo orden.- 22.4.
Propiedades.- 22.5. Posiciones relativas de puntos, rectas y planos res-
pecto a una cuádrica.- 22.6. Elementos impropios.- 22.7. Generación
proyectiva del paraboloide reglado.- 22.8. Generación homológica de las
cuádricas.
POLARIDAD.- 22.9. Plano polar de un punto.- 22.10. Puntos, rectas y
planos conjugados.- 22.11. Planos diametrales, centros y diámetros.-
22.12. Planos principales, ejes y vértices.- 22.13. Cono asintótico y
director. Planos asintóticos del hiperboloide.- 22.14. Planos directores y
asintóticos del paraboloide.
EJERCICIOS.- 22.15. Determinación del centro del hiperboloide regla-
do.- 22.16. Id. del vértice y eje del paraboloide reglado.
23. REPRESENTACIÓN Y SECCIONES ......................... 194
23.1. Teorema fundamental.- 23.2. Proyección de una cuádrica.
Propiedades.- 23.3. Representación del elipsoide en diédrica.- 23.4. Id.
del hiperboloide reglado.- 23.5. Id. del paraboloide reglado.- 23.6.
Cuádricas limitadas por cuadriláteros alabeados.
SECCIONES PLANAS.- 23.7. Naturaleza de la sección.- 23.8.
Secciones cíclicas. Puntos umbilicales.- 23.9. Secciones hiperbólicas.
Asíntotas.- 23.10. Secciones de planos que se cortan. Teorema funda-
mental.- 23.11. Secciones de planos diametrales.- 23.12. Id. de planos
paralelos.
EJERCICIOS.- 23.13. Paraboloide dado por la parábola principal y un
punto exterior a ella.- 23.14. Hiperboloide dado por dos series proyecti-
vas cuyas bases se cruzan.- 23.15. Representación en axonométrica.-
íNDICE DE MATERIAS
23.16. Id. en cónica.- 23.17. Sección plana del paraboloide.- 23.18.
Sección de una cuádrica definida por generatrices.- 23.19. Sección plana
en cónica.
24. TANGENCIA Y SOMBRAS
24.1. Generalidades. Cono circunscrito a una cuádrica.- 24.2. Cilindro cir-
cunscrito a una cuádrica.- 24.3. Plano tangente a una cuádrica en un punto
de ella.- 24.4. id. trazado por un punto exterior.- 24.5. Id. paralelo a una
recta.- 24.6. Id. que pase por una recta.- 24.7. Id. paralelo a otro dado.
EJERCICIOS.- 24.8. Sombra del hiperboloide reglado con luz puntual.-
24.9. Id. con luz de dirección dada.- 24.10. Id. del paraboloide elíptico con
luz de dirección dada.- 24.11. Contorno aparente del elipsoide.- 24.12. Id.
de la esfera, en axonométrica y caballera.- 24.13. Contorno aparente y
sombras del paraboloide reglado, con luz de dirección dada.- 24.14. Plano
tangente al elipsoide en un punto de él.- 24.15. Id. al hiperboloide reglado.-
24.16. Id. a una cuádrica, en cónica.- 24.17. Id. paralelo a otro dado, en
diédrica.
25. INTERSECCIÓN DE CUÁDRICAS
25.1. Método general.- 25.2. Naturaleza de la intersección.- 25.3. Casos
particulares.
CUÁDRICAS TANGENTES.- 25.4. Cuádricas tangentes en un punto.-
25.5. Id. bitangentes.- 25.6. Id. circunscritas a otra. Teorema de Monge.
CUÁDRICAS HOMOTÉTICAS.- 25.7. Secciones del mismo plano.-
25.8. Naturaleza de la intersección.
CUÁDRICAS DE PLANO PRINCIPAL COMÚN.- 25.9. Proyección
ortogonal de la intersección.- 25.10. Intersección de una cuádrica con
otras dos homotéticas.
INTERSECCIÓN DE CUÁDRICAS DE REVOLUCIÓN.- 25.11.
Cuádricas de revolución de ejes concurrentes, circunscritas a una esfera.-
25.12. Id. de ejes concurrentes.- 25.13. Id. de ejes paralelos.- 25.14.
Casos particulares.
APLICACIONES y EJERCICIOS.- 25.15. Intersección de esfera e
hiperboloide reglado de revolución.- 25.16. Luneto cilíndrico de cúpula
elíptica.- 25.17. Embocadura cónica de cúpula hiperbólica de revolu-
ción.- 25.18. Soporte cilíndrico de superficie parabólica.- 27.19.
Intersección de dos paraboloides reglados.
26. GENERACIÓN PRÁCTICA DE CUÁDRICAS REGLADAS
26.1. Generalidades.- 26.2. Generación de cuádricas regladas de directriz
cÓnica.- 26.3. Id. de dos directrices cónicas.- 26.4. Clase de cuádrica
obtenida.- 26.5. Caso de directrices cónicas irreducibles.- 26.6. Id. de
directrices cónicas degeneradas.- 26.7. Id. de directrices cónicas de pla-
nos paralelos.
EJERCICIOS.- 26.8. Paraboloide limitado por una parábola y una cónica
degenerada.- 26.9. Cuádrica de bordes semielípticos y altura dada.
REALIZACIONES DE CUÁDRICAS.- 26.10. Esfera.- 26.11.
Elipsoide.- 26.12. Paraboloide elíptico.- 26.13. Id. reglado.- 26.14.
Combinaciones de paraboloides.- 26.15. Paraboloides en paredes.- 26.16.
Hiperboloide reglado.
208
220
230
269
270
GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
C. SUPERFICIES NO REGLADAS
27. SUPERFICIES DE REVOLUCIÓN
27.1. Definiciones y propiedades.- 27.2. Representación en diédrica.-
27.3. Tangencia. Propiedades.- 27.4. Esfera inscrita.- 27.5. Trazado del
plano tangente.- 27.6. Sección plana.- 27.7. Puntos elípticos, parabóli-
cos, hiperbólicos y singulares.- 27.8. Cono circunscrito a una superficie
de revolución.- 27.9. Cilindro circunscrito.- 27.10. Intersección de
superficies de revolución.- 27.11. Superficies engendradas por rectas o
cónicas.
SUPERFICIES TÓRICAS.- 27.12. Generalidades.- 27.13. Secciones
planas.
EJERCICIOS.- 27 .14. Perspectiva caballera de una superficie de revolu-
ción.- 27.15. Id. cónica.- 17.16. Intersección de dos semitoros iguales, de
ejes concurrentes ortogonalmente. Aplicación a cubiertas bitóricas.
APLICACIONES.- 27.17. Cuádricas de revolución.- 27 .18. Superficies
tóricas.
249

GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA

ES PROPIEDAD Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, sin previo consentimiento, por escrito, del autor.

© Fernando !zquierdo Asensi GEOMETRIA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA

ISBN: 84-922109-4-X Depósito Legal: M-26.039-1999 Preimpresión: Montytexto, S.L. Montejurra, 42 - 28017 Madrid Imprime: CLM - Eduardo Marconi, 3. Políg. Ind. CodeÍn. Fuenlabrada (Madrid) Distribuye: Editorial Paraninfo Magallanes, 25 - 28015 Madrid

FERNANDO IZQUIERDO ASENSI
Doctor Ingeniero de Construcción. Ex-Profesor Titular de la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Madrid

,

GEOMETRIA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA
QUINTA EDICiÓN TOTALMENTE REVISADA

Declarada de Utilidad Pública por el Ministerio de Educación y Ciencia, por Orden del 10 de Abril de 1978. Recomendada en diversas Escuelas Técnicas Superiores de Arquitectura e Ingeniería, de España e Hispanoamérica.

.

sin llegar a profundizar en sus propiedades ni en sus aplicaciones técnicas y si. enmarcado dentro del primero o segundo año de carrera. lo cual permite al profesor seleccionar los temas de su especialidad y al alumno.PRÓLOGO La enseñanza de la Geometría en las Escuelas Técnicas Superiores se reduce. consigo que el alumno adquiera seguridad en sus razonamientos y se sienta impulsado a profundizar en su estudio. transforma en asignatura odiosa la que debía estar considerada por el técnico como eficaz y utilísimo instrumento de trabajo. ha de recurrir a una extensa bibliografía que. le produce cansancio e inseguridad y lo que es peor. a la larga. en su afán de saber. en busca de nuevas formas y aplicaciones. La obligada extensión y generalidad con que se ha concebido la obra motiva que pueda considerarse como "de consulta". 2. a Facilitar al alumno una base geométrica razonada que tienda a elevar su nivel de preparación (no olvidemos que va a ser técnico superior). a Exponer los métodos generales utilizados en la representación y construcciones de las líneas y superficies incluidas en los programas de las Escuelas Técnicas Superiores. por lo general. completándolos luego con ejercicios y ejemplos. Pero el alumno. a Indicar las aplicaciones y posibilidades de empleo de estas superficies en Ingeniería y Arquitectura. a un curso de Geometría Descriptiva de un semestre de duración (o un número equivalente de lecciones). sólo posee ligeros conocimientos de geometría métrica (aprendidos de rutina la mayor parte de las veces). 7 . quiere conocer el fundamento de algunas propiedades y construcciones o su finalidad práctica. No sé si la obra alcanzará los objetivos con los que he soñado durante muchos años de profesorado. concentrar su estudio en un número de libros más reducido. al ingresar en el Escuela. pero me daría por muy satisfecho si. y con tan escaso bagaje y limitado tiempo no puede aprender más que la representación y construcciones de un reducido número de líneas y supeificies. Tan graves razones me han impulsado a escribir esta obra con una triple finalidad: l. más que de "texto". estudiando previamente la teoría que debe conocer y demostran- do los teoremas y propiedades con la claridad y rigurosidad que el técnico necesita para conocer bien las formas que ha de utilizar y decidir con acierto el método o la aplicación que más conviene en la práctica. 3. enfocando así su estudio desde un punto de vista técnico. al menos.

F. directa o indirectamente. En esta edición. variante del método de la cartulina para el trazado de elipses. sin excepción. curvas con un punto de parada. resultan innecesarios para la representación de superficies. Quiero hacer público mi agradecimiento a los que. recta y plano. a los que han autorizado la publicación de las fotografías de construcción y cubiertas y. facilitando así su lectura y mejorando la exposición del conjunto. En la cuarta edición se corregieron diversas erratas y se añadieron algunas ampliaciones sobre clasificación proyectiva de las cónicas. se han reducido o simplificado materias. En esta obra. al final del mismo. si bien interesan desde el punto de vista teórico de la geometría. También se han aumentado las dimensiones de las páginas y se han modernizado los tipos de letras y notaciones geométricas. rectificación de arcos. se ha revisado totalmente la obra para adaptarla a los profundos cambios de la enseñanza y al elevado número de asignaturas de las carreras técnicas.. una continuación o segunda parte de aquélla. m. dedico esta obra en prueba de sincera y emocionada gratitud. construcciones y aplicaciones de cada capítulo se han agrupado. sobre dicho plano y supeificies de revolución engendradas por cónicas. Los ejercicios. han colaborado en la edición de esta obra. La falta de tiempo me ha impedido incluir otras supeificies.) en ediciones futuras. Es. IZQUIERDO 8 . a los profesores y alumnos de España e Hispanoamérica que al recomendar o adquirir mis obras. plegadas. en especial. Con este fin.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA En nuestra Geometría Descriptiva hemos expuesto la representación del punto. A todos. que también interesan al técnico. pero confío hacerlo (D. polo de una secante. asíntotas de la cónica proyección de la intersección de cuádricas de plano principal común. los conocimientos básicos de Geometría Proyectiva y las líneas y superficies más notables. me han animado decisivamente en mi labor. demostraciones y razonamientos que. para que puedan recurrirse a ellos cuando se necesiten. y de las superficies más sencillas. etc. Pretendo con ello descargar al alumno de un excesivo bagaje de conocimientos y que sólo retenga las propiedades y métodos que luego ha de utilizar en Descriptiva. de traslación. trazado de normales a una curva por el método especular. por tanto. como las poliédricas.

B. . y el segundo vertical. b. n. . y. lo mismo que en ni G. (o latinas.. con minúsculas griegas: <l.. con minúsculas: a.NOTACIONES Y ABREVIATURAS Para evitar toda indeterminación o confusión entre elementos geométricos y proyecciones. lo mismo que en cónica. por H. ~. con mayúsculas griegas: ~. . Las rectas y líneas. si no hubiera posibilidad de confusión). Planos de proyección Para distinguirlos de otros planos. t. Plano definido por dos rectas a y m que se cortan: [a. 2.. Los planos. r. f3].. a]. se representa por la letra n. Recta de intersección de los planos a y f3: [a. por W. se les designa por su inicial en mayúscula. n. m]. El elemento definido por otros. se representa como sigue: 9 . hemos utilizado. 1. la notación siguiente: Punto de corte de la recta r y el plano a: [r.. r]. L. P. Si el plano de proyección es arbitrario.. . M. El horizontal.. Plano determinado por el punto A y la recta r: [A.D.. Elementos geométricos del espacio Los puntos se representan con mayúsculas: A. el vertical (primer vertical).. Los cuerpos y superficies. por V.

de G. afectada del subíndice 1. el punto A se proyecta sobre los planos coordenados en Al' A 2 Y A" Y las proyecciones respectivas de estos cuatro puntos son: A'. Y las de una recta r. b) En proyección axonométrica. a). 6. r == s == t. y la letra de la recta. Y'. Proyecciones de los ejes X. Trazas de recta y plano. r l Y r2• Para indicar que A o r están dados por sus proyecciones. rectas o planos se representa por la notación == y en proyecciones.Z'. se la designa con la letra del plano de proyección de que se trate. etc. = nuestros Ejercicios de Geometría nIE. Las proyecciones de un punto A son. y sus proyecciones quedan también definidas. recta r o recta r l -r2 . n/D. Proyecciones de punto y recta (Fig. = nuestro Dibujo Técnico (Editorial Anaya). es lo mismo decir: punto A que punto A I -A 2. 10 . las trazas ha-Va de un plano ex. puesto que la horizontal coincide con H r . 3. Z. vertical o segundo vertical. con dicha notación o con guión. como subíndice. 5. Y la vertical está en LT (línea de tierra). según se trate de la proyección sobre el horizontal. Z. H. n/G. Análogamente. Líneas de referencia Línea de tierra. con un plano de proyección Por ser puntual la traza de una recta. Y.. a. Al y A 2 . ==B. y. es la traza horizontal de la recta r. en caballera: X. Así..GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA h Fig. respectivamente. Abreviaturas utilizadas = nuestra Geometría Descriptiva. Línea de tierra y horizonte en perspectiva lineal: t y h. 4. Y'. 7. y la griega del plano. Ejemplos: Puntos o rectas coincidentes: A == B == e.T. por la letra del plano de proyección en minúscula. Proyecciones de los ejes X. en diédrica: LT. Descripiva. con las mismas letras del elemento del espacio.D. A '1' A ~ Y A '" procediéndose análogamente en cónica (Fig.D. en axonométrica: X'. Z. como subíndice. r == r l -r2 • Por tanto. se emplea también la notación == y se escribe así: A == A I -A 2 . Coincidencia de elementos En geometría proyectiva o con elementos del espacio. 2 ó 3. la coincidencia de puntos. por tanto. a) a) En proyección diédrica. Puntos y proyecciones coincidentes: Hr-A¡-B¡ Ó H¡ ==A..

2. y el punto. la recta y el plano. planos) aislados o relacionados entre sí. 1. relacionadas con proyecciones. invariantes proyectivas. con la intersección de dos rectas. y las que se conservan en proyección. Las formas se clasifican en tres grupos: 10 FORMAS DE PRIMERA CATEGORÍA. Ejemplo: todas las figuras planas que conocemos (rectas. se llaman proyectivas. por deducción. o rectas. ángulos. así sucesivamente. etc. polígonos. El concepto de forma es mucho más general que el de figura. (Fig. a pesar de la facilidad con la que los Se llama figura geométrica a cualquier conjunto determinado de elementos (puntos. Las más sencillas o fundamentales son: 11 . El plano lo identificamos. Constituidas por elementos de una sola especie (puntos. GEOMETRIA PROYECTIVA 1. planos) en los que puede suponerse contenida cualquier figura. en otras ya conocidas.1). rectas.3. que tanto sirve para representar superficies de orden superior. o planos). hasta llegar. Formas geométricas. Conceptos y axiomas geométricos La demostración de una verdad matemática se basa en propiedades y definiciones anteriores.) pertenecen a la forma plana. a su vez. y generalmente no se conservan en proyección. a varios conceptos o ideas primitivas cuya certeza hay que admitir para edificar sobre ellas cualquier rama de la ciencia. De aquí el fracaso de cuantos intentos se han realizado para definirlos. la recta. el polígono. Propiedades geométricas Las propiedades geométricas se dividen en métricas y gráficas. éstas. con un rayo de luz. curvas planas. imaginamos o materializamos. 1. Ejemplos: el segmento. Las propiedades gráficas. y. con la superficie del agua tranquila de un estanque.l. GENERALIDADES 1. por abstracción. etc. Los conceptos primarios o elementos fundamentales de la Geometría son: el punto. Su estudio ha dado origen a la moderna Geometría Proyectiva. rectas.1. NOCIONES DE . la pirámide. Clasificación 1. Formas geométricas son los conjuntos continuos de infinitos elementos (puntos. Las primeras pertenecen a la Geometría Métrica.

. incluyendo las formas anteriores. b. a cada punto A de la forma f (un triángulo en este caso) le corresponde uno A' de la transformada f' y recíprocamente. . etc.. . . las superficies curvas y regladas. ~. correspondencia.. la simetría (Figs.// // p:. Las fundamentales son: a) La forma plana o conjunto de todos los puntos y rectas de un plano (Fig. haz de rayos o radiación plana (Fig. (b) Radiación. ://~ s ___________~j.-..GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA A B e o E I Ir (a) Serie rectilínea. /// f '~ /. e El concepto de transformación equivale al de operación.. C. .:>~ S' /~" .3) 0><:' (e) / .. 1. el de planos. B. Fig. 1. En toda transformación. y. . de un plano (base del haz) que pasan por un punto V (vértice o centro). (a) B&-!.. 1.// f' /C' B' (b) / A' e . o rectas y planos). 12 . (Fig.2. A esta forma pertenecen los poliedros. la homotecia.3. polígonos. a) La serie rectilínea o conjunto de los infinitos puntos A.2). b). etc. Constituidas por elementos de dos especies (puntos y rectas. en la simetría central (Fig. (e) Haz de planos. las superficies cónicas y piramidales.~-::~:~----.A~ C' /f 2° FORMAS DE SEGUNDA CATEGORÍA. Los elementos A y A' que se corresponden se llaman homólogos.-Formas de 2 a categoría. Son transformaciones geométricas: la traslación (Fig. el giro (Fig. (a) Forma plana. 1. y. Es el conjunto de las infinitas rectas a.// B~:'s'?lA.. en general. Fig. l. 1. Son figuras de esta forma: el segmento o cualquier conjunto de puntos de r. Son figuras de esta forma: el ángulo y el haz de rayos o semirayos en número finito.). .4. c. todas las figuras geométricas. a). (6) Haz de rectas. (Fig. Son figuras de esta forma: el ángulo diedro y el haz de planos aislados o en número finito. El conjunto de los infinitos puntos. Son figuras de esta forma: la serie rectilínea.-Transformaciones geométricas. a) de una recta r (base de la serie). 3° FORMAS DE TERCERA CATEGORÍA. f C /~/ A -__________ --. relación. b). etc. b) El haz de rectas. Transformaciones geométricas (Fig. b) La radiación o conjunto de las infinitas rectas y planos (Fig.S' ~' ~' A// ¡ S// C':~A' . . Son figuras de esta forma: el haz de rectas. c y d). etc.. c) El haz de planos o conjunto de los infinitos planos a. rectas y planos del espacio. c) que pasan por una recta a (artista del haz). a). (Fig. Exceptuando los puntos impropios. .-Formas de ¡a categoría. b) que pasan por un punto V (vértice de la radiación). c) son dobles el Fig. 1 n 1. El elemento que coincide con su transformado (homólogo) se llama doble. el haz de rectas y todas las figuras planas (líneas planas.

Ejemplo: La simetría central es involutiva ya que al aplicar dos simetrías respecto al centro O (Fig. etc.5). Haciendo lo mismo con otros puntos del espacio. Elementos impropios A-f\' 0-------0-------<> O0 1" A' _2" (a) A~M' ----=-º. 3° PLANO IMPROPIO. 1. 1.-Simetría central. definida por dos direcciones o puntos impropios M= y N= (Fig. del haz de vértice A y base a están contenidos en la recta impropia r= = M= N= (orientación) del plano a. Por tanto: Las rectas paralelas tienen un punto impropio común. pero dos figuras iguales pueden no ser congruentes. el A" coincidente con A (2 3 simetría). . no existe ningún movimiento que las haga coincidir. b) coincide con el M' de f' (punto común a ambas formas). Si todos los elementos son dobles..7. la transformación producto se llama involutoria o involutiva. trazadas por un punto A. Si al aplicar sucesivamente dos transformaciones iguales se obtiene una figura idéntica a la primera. Así.6). 1.7) se cortan según una recta i cuyo punto impropio I pertenece a las rectas impropias de a y p. determinan el plano a. 1.7. En efecto. por medio de una transformación de elementos homólogos A y A' . sus simétricos A' y M también coinciden luego. de elementos homólogos A' y A". Fig. etc. dos caras (palma y revés). 1. Dos rectas no coincidentes se cortan en un punto (propio o impropio).3-d) son iguales pero no congruentes en su plano. la transformación es una identidad.I. Los puntos impropios (direcciones) de las rectas r.'" M (b) 0 .6. La recta determinada por un punto A (Fig. Producto de transformaciones.5. es decir: Dos rectas impropias (orientación de a y f3) se cortan según un punto impropio (dirección de i) y determinan el plano impropio. y en la axial (Fig. 1. Y la f' se transforma luego en otra f" por una segunda transformación. . Transformación involutiva Si una forma f se convierte en otra f'. 13 . trazada por A. Es la orientación de un plano. Un plano queda determinado por un punto A y una orientación (recta impropia M= NJ. El concepto de dirección es intuitivo y se representa por una flecha d o por cualquiera de sus paralelas.4. 1. 1. Es el conjunto de los puntos impropios y rectas impropias del espacio.1. Por tanto: Dos planos no coincidentes se cortan según una recta (propia o impropia). la traslación de longitud nula. 1"\-0 Fig.. Ejemplo: el giro de 360°. se llama producto de ambas transformaciones a la transformación de elementos homólogos A y A" que convierte f en f" . Congruencia. c.5. dos triángulos simétricos respecto a una recta (Fig. 1. a. . luego si éstas tienen común la dirección d. obtendríamos nuevos planos paralelos entre sí. pues si las consideramos como un sólido con 2° RECTA IMPROPIA O DEL INFINITO. .-lntersección de dos rectas impropias (orientaciones de planos).. a). 1° PUNTO IMPROPIO. Las manos son iguales pero no congruentes. (Fig.6) Y otro impropio M= es la paralela r a la dirección M=. Fig.Plano determinado por un punto propio y dos impropios. Fig. 1. 1. como la n.. igualdad e isometría Dos figuras rígidas (no deformables) son congruentes si al superponerse (mediante un movimiento) coinciden. lA-a) al punto A le corresponde el A' (13 simetría) y al A'. Si el punto A de la forma f (Fig.-Punto impropio de dirección d. b. s. común a todas. los puntos del eje y las rectas normales a él. es decir con la misma orientación. 1. si no existe ningún movimiento en el plano o en el espacio que las haga coincidir. Las paralelas r y s a M= y N=. los elementos homólogos se corresponden doblemente. GENERALIDADES centro O Y las rectas que pasan por él. Dos figuras congruentes son iguales. podemos definir el punto impropio como la dirección de una recta.6. en la involución. dos planos no coincidentes a y p (Fig. .

9-a) sólo tiene un punto impropio 1 (núm.9. b y c) determina sobre ~ recta dos segmentos complementarios: uno finito AB y otro infinito por contener Para saber a cual nos referimos. \ 1 J / \ . a partir de un punto A. formas duales.-Formas impropias de ¡a categoría. por tanto. Si C y D están en segmentos complementarios. a) Tres puntos no pertenecientes a la misma serie determinan un plano que contiene a los tres puntos.A (a) B _ loo (b) (e) () e I~oo A B Fig.11. Así. b). Esta es la disposición natural o circular de los puntos en la recta proyectiva. I /A-~N. Las proposiciones a) ya') comprendidas en una general. Forma impropias n DE PRIMERA CATEGORÍA (Fig. (a) . a) Como una recta AB (Fig. . permutando los elementos punto y plano y las expresiones contiene por pertenece. 1. ~.8. decir que una recta pertenece a un plano a significa que r está en a o que a pasa o contiene a r. La radiación y la forma plana son. El conjunto de infinitos planos paralelos entre sí. b) El haz impropio de rectas o haz de rectas de vértice impropio (Fig. '-"---~---". Y a la inversa. un plano (Fig.-Disposición natural o circular de puntos de una recta proyectiva. se llaman duales o recíprocas.10.. sólo cambia el elemento punto por el plano y ambas proposiciones se reducen a una sola. Contiene los puntos impropios de las rectas de un plano. podemos imaginarla como una curva cerrada de radio infinito y extremos unidos en que puede ser recorrida en toda su longitud. 1. no se separan y lo mismo sucede con las rectas y planos de un haz.. c) que definen los segmentos ABC y ADB.8./// loo (b)loo. 1. diciendo: Tres puntos (planos) no pertenecientes a la misma serie (haz). Es el conjunto de rectas coplanarias y paralelas entre sí. c).1).GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 1. Incidencia La palabra incidencia es sinónima de pertenencia o determinación..La forma plana impropia o plano impropio. Si C y D estuvieran en el mismo segmento. 1. e e e 14 . Ejemplo: El conjunto de puntos y rectas incidentes en un plano (forma plana) es dual del conjunto de planos y rectas incidentes en un punto (radiación). Reciprocidad o dualidad 1.8): a) La serie rectilínea impropia o recta impropia de 2°) DE SEGUNDA CATEGORÍA: . c) El haz impropio de planos o haz de arista impropia (Fig. b) Todo par de puntos A y B (Figs. Fig. 2.9. basta conocer un punto intermedio C y D (Fig. El conjunto de rectas y planos de la misma dirección.. Ordenación y separación de elementos Las proposiciones a y a' del número anterior se deducen una de otra. Ejemplo: a') Tres planos no pertenecientes al mismo haz determinan un punto que pertenece a los tres planos. a).. Si estas últimas se sustituyen por la más general de ser incidente. 1. . \ \. se dice que A y B separan a C y D. 1.La radiación impropia o de vértice impropio.. determinan un plano (punto) incidente con ellos. pasando por y volviendo a A.

la proyección se llama cónica o central y si es impropio. por un plano 1t es hallar las trazas de dichas rectas y planos con 1t.12. Proyectar una recta r desde V es trazar el plano a == [V. son precisamente las utilizadas en Descriptiva para representar las figuras. Finalmente. Fig. como vamor a ver (Fig. GENERALIDADES Fig.Proyección desde una recta r y sección por otra s. llamado plano proyectante. r]. 1. es trazar el plano a == [r. La propiedad dual sería: Proyectar una figura sobre un plano 1t (recta s) desde un punto V (recta r) es hallar la proyección de la figura desde V (r) y cortarla por el plano 1t (recta s).) SECCIÓN POR UNA RECTA s Cortar un plano a por una recta s es hallar la intersección o traza as == [s. Proyectar una recta a desde otra r. determinado por A y r.10). La radiación formada es la proyección o perspectiva de la figura y V. coplanaria con ella. 1. pero en Geometría Proyectiva tamPROYECCIÓN DESDE UNA RECTA r Proyectar un punto A desde r es trazar el plano a == [A. es hallar la intersección de ambas. el centro de proyección. a]. La forma plana formada por las trazas se llama sección y 1t. . bién se considera la proyección desde una recta. Y estas PROYECCIÓN DESDE UN PUNTO V Proyectar un punto A desde V es trazar la recta VA == a. En Descriptiva sólo se considera la proyección desde un punto. 1O. Cortar un plano a por otro ción o traza 1ta de a con 1t. 15 .1.11. Cortar una recta a por otra s. es trazar las rectas y planos que V determina con los puntos y rectas de la figura. r] determinado por V y r. SECCIÓN POR UN PLANO Cortar una recta a por un plano 1t es hallar la intersección o traza 1ta de a con 1t. paralela o cilíndrica. Esta última se subdivide en ortogonal o oblicua. según que la dirección de proyección sea normal u oblícua respecto al plano de proyección. Proyectar un figura formada por puntos y rectas desde V. a] determinado por ambas. 1. Si el centro de proyección es propio.11. coplanaria con ella. plano secante o plano sección. proyectar una figura sobre un plano es lo mismo que cortar la proyección por dicho plano. llamada recta proyectante. Operaciones proyectivas Las operaciones fundamentales de la Geometría Descriptiva son proyectar y cortar (Fig. 1.-Proyección desde un punto V y sección por un plano Te. 1. 1t es hallar la intersec- Cortar una figura formada por planos y rectas.

12. b) lo es con la serie sección de base s. 1.13. por ser proyecciones. c) Los haces de vértices V y V' (Fig. b): el plano reglado 1t es perspectivo con la proyección de sus rectas desde un punto V. Perspectividad. f) El plano punteado (Fig. por ser secciones del haz de vértice V (centro perspectivo de las series). por ser proyecciones del haz V-a. (a) Series perspectivas. y v (a) Plano punteado perspectivo con la radiación de rectas.. Las formas que se corresponden se llaman perspectivas. b.. (b) Haces perspectivos de rectas.15.Perspectividad entre proyecciones de la misma forma. b). Fig. son perspectivas: d) Los haces de planos de aristas m y n concurrentes en V (Fig. c. Según esto. e. 1. trazada por V. oo.13. Fig. . Análogamente (Fig. de base r y el haz de planos de arista r (Fig. b) Los haces rectilineos. exterior al haz.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 1.13-a). haz de planos. 1. Formas perspectivas Se llama perspectividad la correspondencia que existe entre dos secciones o dos proyecciones de una forma de primera categoría o entre una forma y su sección o proyección. b. 1. (a) Serie perspectiva con un (b) Serie perspectiva con un haz de rectas. 1.-Perspectividad entre secciones de la mismaforma. desde m y n. (Fig.14-a) es perspectivo con la serie sección A. 16 con la proyección de sus puntos desde un punto V exterior al plano (radiación V). (b) Plano reglado perspectivo con la radiación de planos. . por ser secciones del haz de planos de arista r (eje perspectivo de los haces). Fig. B. 1. de bases r y s (Fig. c. Fig.Perspectividad entre una forma y su sección o proyección..14. exterior a él. .12-a). de la serie r (eje perspectivo de los haces). oo. 1. ( c) Haz de rectas pers- pectivo con el haz de planos.15-a) es perspectivo rectas. concurrentes o no en un punto V de r. c): el haz V de plano 1t es perspectivo con su proyección desde otra recta r. 1. oo. de planos a y ~ (Fig. e) El haz V de rectas a. a) Las series rectilineas. (a) Haces perspectivos de (b) Haces perspectivos de planos. Finalmente (Fig. El plano del haz V es el plano central perspectivo de los haces de planos. b).-Perspectividad entre una forma y su sección o proyección.

.. b'. b) Y vértice común (haces concéntricos). a). (e) 1. . y. de arista común a (Fig.Los haces de rectas coplanarias a. ..1. . b. . c. 1.16. . .. c.1.16): . . GENERALIDADES __~A~A~'__~B~B~'~C~C~'__ r (a) (b) Fig. .. c'. B.. W.. (Fig. . . y a'. .Las series rectilíneas A...). y'.Formas superpuestas de 1" categoría.14. y A'.Dos formas planas de plano común o dos radiaciones de vértice común V. y ex'. de base común r (Fig. . ~.Los haces de planos ex. 17 . Formas superpuestas Se llaman superpuestas las formas de igual catgoda y clase que tienen la misma base.. . Ejemplos (Fig.. C'... e. B'. . .

[1] VB . según que PA y PB sean de igualo distinto sentido.2) en un haz V de rayos a. se llama razón simple (pab) de p respecto a a y b. Se representa por la relación (PAB) y su valor. Si seccionamos el haz por la recta r y aplicamos la proporcionalidad de lados y senos de ángulos opuestos. A cada posición de P corresponde un solo valor diferente de A. ± 00 y -1 de A y si P se aleja al infinito. según que los ángulos sean de igual u opuesto sentido.-La razón simple de tres puntos no es un invariante proyectivo. Por tanto: A= (PAB) = PA PB ~r' b Fig.Razón simple de tres puntos colineales. luego A determina la posición de p. a la relación de los segmentos PA y PB de origen en P y extremos A y B. 2. Razón simple de ternas de elementos Dados dos puntos fijos A y B de una recta (Fig. y a la inversa. A las posiciones P == A. b y p. r razón simple de P respecto a A y B.1. existe correspondencia biunívoca entre la posición de p y el valor de A. Análogamente (Fig. A = + 1 lo que prueba que la recta no tiene más que un punto en el infinito (punto impropio).1>1 I P - siendo (pa) y (pb) los ángulos que el rayo p forma con los a y b. a los triángulos VPA y VPB. 2. FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA 2.1<1 + 1M I ±ooLB 1/.. se llama relación o al cociente: A= (pab) sen (pb) sen (pa) {+} -1" I H o •I• I {t} :0 o A 1/. por A. se verifica: Fig. 2. Lo mismo que en las series.. Aserá positivo o negativo.2. 18 PA = VA sen (pa) sen (pr) PB = VB sen (pb) sen (pr) y dividiendo miembro a miembro: (PAB) = PA sen (pa) VA -==.= sen (pb) x-==-= (pab) PB VB VA -==.2. a derecha o a izquierda. P == B Y P == M (punto medio de AB) corresponden los valores 0.1.1) Y un punto móvil P sobre ella. . suponiendo fijos a y b. 2. El signo de Aserá positivo o negativo.

En efecto. luego: (abcd) = (ABCD) = (A" B" C" D") = (a' b' c' d') = = (A' B' C' D')=K 19 .4). 2. B. determinada por la secante común r y también igual a las A. 2. es un invariante proyectivo.3) o si V es impropio (Fig. a cada posición de D le corresponde un solo valor de K. luego.-Ternas de puntos de bases paralelas. 2. Por tanto. Fig.V sen (pa) (P'A'B') =-==. FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA K=(ABCD)= (ACD) AC BC ==:-= (BCD) AD BD Si A.-Cuaternas obtenidas por proyección y sección. Seccionando el haz por otra recta r' se obtiene análogamente: p:.4. de bases r y r' situadas en ]t y ]t'. e y D de una recta r (Fig. Se representa por la notación (ABCD) y su valor K es: Análogamente. según lo dicho. 2.-Haz de vértice impropio. la razón doble de los haces sección V y V' será igual a la de la cuaterna A". 2. B". obtenidos unos de otros por proyección o sección. la razón simple no es un invariante proyectivo.= : --(bcd) sen (ad) sen (bd) y aplicando la [1] resulta: (ABCD) = (abcd) = K Fig. D'.6. a.5. y a la inversa.2. si cortamos el haz de planos por dos planos ]t. se verifica: (ABCD) = (abcd) = (a'b'c'd') = (A'B'C'D') Fig. D". Esto demuestra que la razón doble de los cuatro puntos de la serie o de las cuatro rectas del haz. al cociente: (acd) sen (ac) sen (be) (abcd) = . se llama razón doble de cuatro rectas. Razón doble de cuaternas de elementos Se llama razón doble o anarmónica de cuatro puntos A. D. B'. Análogamente. C". se llama razón doble de cuatro planos de un haz (Fig. y A'.. exceptuando estos dos casos.2. B. C. ]t'. c y d de un haz de vértice V. Fig.-Razón doble de cuatro planos.= P'B' sen (pb) La equivalencia de ambas temas exige que y esto sólo es posible si r y r' son paralelas (Fig. 2. 2.6) a la razón doble de las cuaternas de puntos (rectas) que el haz determina en cualquier recta (plano) secante no incidente con su arista.5) al cociente de las razones simples de los dos primeros respecto a los otros dos. b. 2. 2. C'. B Y C son fijos y D móvil.3.

2. A Y B son conjugados armónicos de P y Q. Si se prolongan los lados del cuadrilátero convexo ABCD (Fig. c y d son los lados. llamados completos. B. 2 Y 1/2. E MA = . ~ P r Q loo A M B Fig. y el triángulo EFG.5. a) En las cuaternas de valor -1. n. En el cuadrilátero completo así obtenido. 2. 2. b. por ejemplo. C. B. o sea: -2 en F. En efecto.9. puntos diagonales. Cuadrivértice completo 2. concurrentes en el punto diagonal G están armónicamente separados por los lados f y e del triángulo diagonal que concurren en G. 20 Es la figura formada por los cuatro vértices del cuadrilátero ABCD (Fig.7. Los vértices pertenecientes a una diagonal se llaman opuestos. a. A. d.9) Y las seis rectas (lados) a. e) Las cuaternas de cuatro puntos conjugados armónicos sólo tienen tres valores diferentes: -1. y m. y m. c) El semi segmento MA = MB determinado por el primer par es media proporcional entre las distancias del punto medio M de éste a los del segundo par. si se verifica: = AP AQ =- -= [2] de donde: = : -= = (ABPQ) = -1 [3] BQ AQ BQ BP AP BP M F N E La proporción [2] se llama armónica y la cuaterna (ABPQ) = -1. Tales polígonos. las diagonales. sus intersecciones. los vértices. según que se tome como elemento fundamental el punto (vértice) o la recta (lado).-Cuadrivértice completo. 2. c.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 2. D. C. b) Si dos puntos A y B separan armónicamente a otros dos P y Q. se clasifican en multivértices o multiláteros. Analíticamente se demuestra que los vértices de una diagonal de un cuadrilátero completo están armónicamente separados por las intersecciones de dicha diagonal con las otras dos. 2. E Y F.-Cuadrilátero completo. sus intersecciones dan lugar a otra figura de mayor número de vértices.2. b. de todas las formas posibles. los a y c se cortan en E y los b Y d. es decir. E. cuaterna armónica. triángulo diagonal. Sus propiedades más importantes. Tales son los A. es decir que (MNFE) = (NICA) = (MIDB) =-1. sucediendo lo mismo al unir dos a dos los vértices del polígono.2 = -MP MB x MQ - [4] y recíprocamente. En el cuadrivértice completo se verifica: El par de lados opuestos m y n. según el número anterior: (MNFE) = -1 Yproyectando la cuaterna desde G: (MNFE) = G (MNFE) = (mnfe) = -1 y análogamente: (acer) = (dbfr) =-1 . c. son: Fig.8. D y E. Cuaterna armónica Se dice que dos puntos A y B (Fig. respecto a dos fijos A y B es el punto medio M de AB.3.8).7) son conjugados armónicos de otros dos P y Q si las razones simples de A y B respecto a P y Q son iguales y de signo contrario. d. n y p. lados y diagonales que el primitivo. m y n determinadas por cada dos vértices. si se verifica la igualdad [4]. F Y G. 2. éstos también dividen armónicamente a aquellos. F. Cuadrilátero completo Al prolongar los lados de un polígono convexo. M Fig. Cada par de lados no concurrentes en un vértice se llaman lados opuestos. como los a. deducidas analíticamente. el primer par A y B separa o divide armónicamente al segundo par P y Q. b.4. d) El conjugado armónico del punto impropio e .

Y por P. Y se traza la recta CE que corta a r. 2.12). Fig. La simétrica p de q == CB. 2°) Por bisectrices de ángulos adyacentes (Fig. se traza p == CP y la simétrica q. 2.. las bisectrices del ángulo C y de su adyacente QCD dividen al aldo opuesto r en segmentos proporcionales a los lados p y q. se trazan ~ b. podemos hallar el conjugado armónico P de Q. 2.6. se toma sobre b: BD = BE Y se traza la recta CD que corta a r. . 2.10).2. de la semejanza de los triángulos AQC. luego C pertenece a la semicircunferencia de diámetro AB. 21 .1O.. FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA EJERCICIOS Y APLICACIONES 2. en el triángulo QCP. Por A y B se trazan dos paralelas arbitrarias a y b. BQD y PAC.-------//. En efecto. "' ... PBE se deduce: n --=--=m BP AP =. por formar con ella el mismo ángulo. Construcción gráfica de conjugados armónicos Dados tres puntos Q.. Luego se toma sobre b: BE = BD. I A p Si P es el punto conocido. y se traza la perpendicular QC a AB que corta a la semicircunferencia. A Y B de una recta r (Fig. Se describe la semicircunferencia de diámetro AB y centro M (Fig. respecto a A y B.= q AQ BQ P Por otra parte. Y por Q. una transversal q que corta a a y b en C y D.-Determinación del conjugado armónico por tangente o tercera proporcional.12. en P...11). en P. 2.. 3°) Por tercera proporcional. que corta a r en Q.. la transversal p. Describir la semicircunferencia de diámetro AB y unir un punto C de ella con Q y B. respecto a b. por los métodos que siguen: En efecto. 2. -Determinación del conjugado armónico por bisectrices. La normal CP al radio MC corta a AB en P.'/' Igualando estas expresiones y atendiendo al signo.= BQ AQ = - AP BP y atendiendo al signo: = = . y P y q son simétricos respecto a b. las bisectrices de ángulos adyacentes son perpendiculares entre sí. Esta es la construcción de la tercera proporcional MP.-Determinación del conjugado armónico por paralelas y transversales. deducida de la igualdad [4]. luego: r Fig. resulta: PA PB QA =osea QB PA PB QA QB = (PQAB) =-1 . 1° Por paralelas y transversales.. Fig.11. respecto a b == CB. corta a r. en C. Si P es el punto conocido. en Q.

-Determinación del conjugado armónico por cuadrilátero completo. Fig. 2. pecto a los a y c. 2. Para hallar el conjugado armónico de un punto N (Fig. unidos con A y B. 13. D Y determinan el cuadrivértice ABCD. 14. 2.7. b y c de un haz de vértice V (Fig.14). M A N B Fig.13) respecto a A y B. en A. 22 . La diagonal GF corta a r en M. 2. C y B. 2.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 4°) Por cuadriláteros completos. hallar el conjugado armónico d del b. determinan el cuadrilátero completo FDGC. Aplicación del cuadrivértice completo Dados tres rayos a.-Determinación del conjugado armónico por cuadrivértice completo. se trazarían desde un punto M de él. La intersección M de los lados opuestos AD y BC (distintos de a y c) determina el rayo d == VM. dos transversales MA y MB que determinan el cuadrivértice ABCD cuyo punto diagonal P define el rayo b == VP. res- Si d fuera el rayo conocido. Por un punto P de b se trazan dos transversales r y s que cortan a los rayos a y c. se traza por N una secante s y sobre ella se toman dos puntos arbitrarios. que.

. De esta definición se deduce: . B == B' Y e == C'. punto y plano.Dos formas proyectivas con una tercera son proyectivas entre sí. y lo mismo se demostraría para haces de rectas o planos. . . uno o ningún elemento doble. plano y plano). dos o tres elementos dobles. Correlación: Si son de distinta especie (punto y recta. D. según que tenga ninguno. en: Homografía: Si son de igual especie (punto y punto. por ser proyectivas se verificará: (ABeD) = (ABeD') = K luego D == D' porque a cada valor de K. hiperbólica o idéntica. a) Si dos formas de primera categoría proyectivas y superpuestas tienen tres puntos dobles. . e'. pero dos formas proyectivas pueden no ser perspectivas. etc. B'. lo son todos los demás y la proyectividad es una identidad..2. uno. e. .3. según la especie de los elementos homólogos. y las no superpuestas.1).. . Y A'. 23 . En efecto. dos.). Las formas superpuestas sólo pueden tener.. La homografía entre formas superpuestas se denomina elíptica. siempre puede hallarse una cadena de proyecciones y secciones para relacionar ambas formas. Definición de proyectividad Dos formas de primera categoría son proyectivas si la razón doble de cuatro elementos de una de ellas es igual a la de sus homólogos en la otra. l. si en dos series proyectivas y superpuestas A.. 3..-Cadena de proyecciones y secciones. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA 3.. Determinación y clasificación Fig.1. el común a ambas. La proyectividad se clasifica. parabólica.Dos formas perspectivas son proyectivas. . D'. B. 3. c) De las propiedades a) y b) se deduce: Una proyectividad entre dos formas de primera categoría queda determinada por tres pares de elementos homólogos. y la proyectividad obtenida es independiente de la cadena utilizada. por tanto. . . si es que lo tienen. .Dos formas deducidas una de otra por proyección y sección son proyectivas (Fig. 3. son dobles A == A'. corresponde un solo punto D. recta y recta.El producto de dos o varias proyectividades es una proyectividad. cortándolos por una transversal.Dos formas iguales o congruentes son proyectivas. b) También se demuestra que dados tres pares de elementos homólogos de dos formas proyectivas.

B'.. Los haces se cortan por dos rectas r y r' trazadas por la intersección A == Jt\ de dos rayos homólogos. e') que las proyectan desde V son concéntricos con tres rayos dobles.-Centro perspectivo de dos haces. hallar el homólogo de un punto N. e. b == b' y c == c'. b. es decir. B.4. y A'. 3. Fig. a == a'. de bases r y r'. a) dos series sección del haz V..a. Construcción de elementos homólogos de una homografía - r" V' Fig.. luego tienen dobles los demás (núm. b) dos haces proyectantes de la serie A. e) y V' (a'. 3.2.3-b). B'. . . son perspectivos. B. (Fig.3.2-a). por tener doble el rayo común a == a' (n° 3. 3.-Eje perspectivo de dos series. los puntos homólogos D' y D están alineados con V (centro perspectivo) y el punto común M == M' es doble.b.. b) De aquí se deduce que la condición de perspectividad de dos series (haces) proyectivos y no superpuestos es que el elemento común sea doble.4. B. Los haces V y V'.2-a). Los haces V (A.. a') Sean V y V' (Fig. e'. B'.. Dadas dos series proyectivas A. e'). 3. siendo V" == [b".2) a) Sean A. '" de base r. '"'~ _~ r l M-M A-IX. Perspectividad entre series y haces (Fig. B == B' Y e == e'. Fig. e"] 24 . situados en la recta AA' que une dos puntos homólogos. 3.-Series perspectivas.-Haces perspectivos.. y A'. es decir: los rayos homólogos se cortarán en puntos de r (eje perspectivo) y el rayo común m == m' es doble. e. o. 3. C) Y V (A'. 'YI y'V6_ q. a') Método del centro perspectivo (Fig. B. 3.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA r. Las series r y r' se proyectan desde dos puntos V y V'. 3. luego tienen dobles los demás (núm. . 3. 3.3..2.3-b).3). . 3.4). Las series r y r' son perspectivas por tener doble el punto común A == A' (n° 3. siendo Dados dos haces proyectivos V (a. BB C-G Fig. b'.. a) Método del eje perspectivo (Fig. hallar el homólogo del rayo n. e'.. Las series sección de estos haces por la recta r son superpuestas con tres puntos dobles A == A'. e.

5. n] y su asociado N' == [n". Y su asociada A N" que corta a r'. el punto D == D" de r.enN'. por tanto. lo cual sirve para detenninar éste.. distintos ejes perspectivos. distintos centros perspectivos. Se traza luego el rayo n" == V" N que corta a r' en N' y detennina el rayo n' == V'N'. corta a r y r' en los homólogos D y E' del punto común D' == E de las series. AC' Y A'C.9). Como los rayos e == V"V y d' == V"V' son fijos e independientes. detenninado por B" == [b. el centro V" es también independiente de las series auxiliares elegidas y se llama centro proyectivo o de colineación de los haces V y V'. que detennina el homólogo e' == V'Vde e. y se cortan en puntos B". La construcción de homografías particulares se detalla al final del capítulo (n° 3. determina el rayo d == A'D Y su homólogo d' == r corta a r' en D'. se resuelve. Los pares de rectas AB' y A'B. el centro perspectivo V" (intersección de b" == BB' Y e" == CC') detennina los rayos V"V y V"V'. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA V-El Fig. En efecto. . lo cual sirve para hallar éste.6.. Rectas asociadas (Fig. b'] y C" == [e. el eje r" es también independiente de los haces auxiliares elegidos y se llama eje proyectivo o de colineación de las series r y r'. El homólogo de n == VN se detennina. que unen puntos no homólogos de ambas series se llaman rectas asociadas. b Y a. Fig. . en N'. se llaman puntos asociados y están alineados con el centro proyectivo.. Se traza luego el rayo n == VN que corta a r" en N" y detennina el rayo V' N" que corta a r'. por ejemplo..5) Si las series r y r' se proyectan desde dos puntos homólogos A' y A. b'. b) Método del eje proyectivo.-Centro proyectivo de dos haces. y a su homóloga r'. homólogo del D.6) Si los haces se cortan por dos rectas homólogas a y a'. Los pares de puntos B y B'.. 3. e']. sustituyendo los haces por secciones rectilíneas. por tanto. A cada par de rectas r y r' corresponden distintas series y. detenninados por pares de rayos homólogos a'. trazando la recta A'N que corta a r" en N". e'.. . a'. . C". Como D y E' son puntos fijos e independientes de la construcción empleada. En efecto. el rayo e == V"V corta a r. b') Método del centro proyectivo. en E. e ya.-Eje proyectivo de dos series. del eje proyectivo.3.. Puntos asociados (Fig. a] que detennina el rayo n' == V'N'. 3. el eje perspectivo r". e']. La proyectividad entre haces de rectas o planos o entre series y haces. b'] Y C" == [e.. 3. .3. El homólogo de N se halla. el centro perspectivo. homólogos del rayos común VV'. A cada par de puntos V y V' corresponden distintos haces y. . C Y C'. 25 . r" el eje perspectivo detenninado por B" == [b. hallando el punto N == [a'. en E'.

7. Sean las series A. son: 26 . Punto límites Se llaman puntos límites de dos series homográficas (proyectivas). Debido a esta doble correspondencia.. deducidas analíticamente. el B de F'.-Series semejantes producidas por dos rectas en un haz de rayos paralelos. 1. En efecto.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA a ~I' r 00 loa r l Fig.7). Analíticamente se demuestra que la recta [. C'. le corresponde el mismo punto propio I (punto límite) llamado punto central o centro de la involución. sea AA' el par de elementos conjugados y BB' dos elementos homólogos. homólogo del impropio de la otra. conociendo el otro. J~ 3. y quedan determinadas por dos pares de puntos homólogos. 3. una involución queda determinada por dos pares de elementos homólogos. es involutiva.6..9). al elemento A de F le corresponde el A' de F'. . El punto límite l' de r' se halla. lo cual demuestra que en dos series semejantes los segmentos homólogos son proporcionales. Elementos dobles Las propiedades más importantes de los puntos dobles. lo cual sirve para hallar un punto límite. y puede considerarse como una forma única (serie o haz) constituida por los pares de elementos conjugados. Como la razón doble no varía al permutar entre sí los elementos de cada par de la cuaterna. al punto de cada serie. En el núm. luego al elemento B de F le corresponde el B' de F'. 3. C.J es paralela al eje proyectivo r". puede ocurrir que también le corresponda A' en F. son conjugados. 3. la homografía se llama involutiva o simplemente involución. 3.8 y 3.9. 3. 3. por ser doble su punto impropio (n° 3. que corta a r" en 1". de bases r y r' y eje proyectivo r" definido por las intersecciones B" y C" de las rectas asociadas AB'. al punto impropio de las dos series.5). y A'. común a ambas. trazando la paralela A'I a r. En dos series involutivas y superpuestas. 3.8) son perspectivas.5. Y al B' de F.-Series semejantes producidas en un haz por dos paralelas. es decir. Si todos los pares de elementos se corresponden doblemente. A'C. (núm. El punto límite J de r se halla de forma análoga. puesto que el tercer par es impropio.8.10 se indica la construcción de una semejanza. .8. (Fig. luego no tienen puntos límites. 3.. Involución Fig. Series semejantes Son las series proyectivas cuyos puntos impropios son homólogos (Figs.7. Una serie s de base r y un haz V están en involución si s lo está con la serie sección producida por r en el haz V.3-b). A'B Y AC'. De la igualdad (ABCC) = (A'B'C'I' J se deduce AC IBC = xC' lB 'C'. Los elementos A y A' que se corresponden doblemente se llaman conjugados. pero si consideramos al A como perteneciente a F' (por ser superpuestas). a) En dos formas F y F' de primera categoría. B'. 3. y su asociada Al" que corta a r' en 1'.-Determinación de puntos límites Fig. Dos series semejantes de bases paralelas (Fig.. horno gráficas y superpuestas. B. se verificará: (AA'BB') = (A'AB'B). b) si una homografía de formas superpuestas tiene un par de elementos homólogos que se corresponden doblemente. 3.

13). 3. B. a' . Si uno de los haces se obtiene girando el otro 90° (Fig. es hiperbólica o elíptica. luego se corresponden doblemente. 3. los pares de rayos conjugados a y a' son simétricos respecto a los dobles.3.10. B'. . by b'. Si un punto doble P es impropio (Fig.9.3-d). 3.-Rayos dobles y principales de una involución no rectangular Fig. 3. y éstos son bisectrices de los ángulos formados por a ya'. 3. Las construcciones de una involución se indican en los núms. normal a él. B. 12) forman ángulos iguales con los principales p y p '. A. La involución rectangular no tiene rayos dobles (involución elíptica) puesto que dos rayos perpendiculares entre sí no pueden coincidir. pi v P' r Fig. Las propiedades más importantes de la involución rectangular. normal a él. y a la inversa: P y Q separan armónicamente a A. circular o cíclica.11. c) El centro de una involución hiperbólica de dos series superpuestas es el punto medio M del segmento PQ determinado por los puntos dobles (núm.3. . y al a'. el a. 3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA P A8 M Q 8' f\ r 8 A Q f\ 8' r (b) De puntos simétricos. Los puntos cíclicos separan armónicamente los puntos impropios de dos direcciones perpendiculares (puntos conjugados de la involución absoluta). A B' a) Una involución sólo puede tener dos puntos dobles o ninguno. IO. B'. 13.-Rayos dobles perpendiculares en una involución no rectangular. Recíprocamente: la simetría es una involución cuyos puntos dobles son el centro de simetría y el punto impropio.-Involución absoluta.12..11). L a b (a) De puntos conjugados annónicos. 2.-Involuciones hiperbólicas de series. Los rayos dobles son. b) Los rayos dobles m y n (Fig. 3. de cada par de rayos conjugados a.11 y 3. b). por tanto. 3. llamados rayos principales. conjugados armónicos de dosfijos P y Q (Fig.. al rayo a le corresponden el a'. A' . A'. 3. etc. se obtiene una involución llamada rectangular. es decir. llamados puntos cíclicos. Fig. 14. A'. Punto cíclicos La sección de una involución rectangular de centro V (Fig. 3. Las intersecciones de los rayos dobles (imaginarios) del haz cortan a la recta impropia en dos puntos dobles (imaginarios). etc. 27 .14) por la recta impropia del plano es una involución elíptica (núm. c) Si los rayos dobles principales m y n son dobles (Fig. Fig. Involución cíclica. si lo son las series sección de los haces por una transversal. demostradas analíticamente son: a) En una involución no rectangular (Fig. b) Los pares de puntos A. imaginarios y se llaman rectas isótropas o mínimas. Involución de haces concéntricos Dos haces complanarios superpuestos de vértice V son involutivos. 12. En efecto. luego (núm. .6-b).. 3. 3. lO-a) forman una involución hiperbólica cuyos puntos dobles son P y Q. Fig.-Haces superpuestos en involución..7) llamada involución absoluta del plano cuyos puntos homólogos son los impropios. 3.12) de haces superpuestos existen dos rayos homólogos perpendiculares entre sí. 3. 3. los pares de puntos homólogos son simétricos respecto al otro punto doble Q.

A Y BC" B. trazando el rayo VC que corta a r'..C se cortan en puntos A" y C" que definen el eje proyectivo r" == A"C". por ejemplo. sobre r.17). paralela a r == r'.11. en C'. (núm. su rayo común d == d' es doble. y las intersecciones A" == [a. en 1'. sin utilizar e. por medio del centro proyectivo V" (núm 3. e].4-b).-Construcción de series superpuestas.8 se indica otro método más sencillo por series circulares.15) Por ser perspectivas. 28 . También puede hallarse.16. Análogamente se procedería con haces concéntricos.16). Por ser perspectivos. d o-O'-Q" r Fig. sin utilizar V. Si se elige r.Eje proyectivo de series perspectivas. b].= de r Y r. a'] y B" == [b. e Fig. a') Haces perspectivos V y V' (Fig. 3. 34-b) determinado por D == D' y por la intersección B" de un par de rectas asociadas AB' Y A' B. El homólogo de un punto D se halla.4-b) determinado por la intersección de d == d' con la recta que une el par de puntos asociados B' == [a. 5. 3. b'] definen el eje perspectivo e == A"B". Proyectando 1. por medio del eje proyectivo r" (núm.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA EJERCICIOS Y APLICACIONES 3. 3.15. y J del punto común == J. b'] y B == [a'. trazando Ap y su asociada AD" que corta a r" en D" y éste se proyecta desde V. las intersecciones de r" con r y r' son los homólogos 1. Fig. Las rectas asociadas BA" B.. se proyecta la r'.17. se obtienen los puntos límites l' y J de r y r' . 3. su punto común D == D' es doble y la intersección de AA' y BB' es el centro V de perspectividad.Centro proyectivo de haces perspectivos. El homólogo de un punto C se halla. en D'. b) Series y haces superpuestos Dadas dos series superpuestas r == r' (Fig.. 3. En el núm. Construcción de homografías particulares a) Series perspectivas r y r' (Fig. El homólogo de un rayo c es el c' == V'C" que pasa por C" == [c. desde un punto V (propio o impropio) sobre otra recta r. 3. También puede hallarse. desde V. 3.

19.3. si es parabólica (Figo 3021). B. el eje perspectivo r" pasa por el segundo punto doble. I 8. se obtienen dos haces perspectivos (por ser dobles el rayo común p == p')o Las intersecciones A" == [a. Construcción de una semejanza (Fig. la paralela a r que corta a r'. en C"o El rayo V'C" nos da C' o Por tanto: Si la homografía es hiperbólica. en C'. luego los pares de rectas asociadas A'I. y por C". sobre r'. si es parabólica (Figo 3020).22. B'.-Series superpuestas con un punto doble. con rayos dobles (Figo 3019)0 Cortando ambos haces por dos rectas arbitrarias r y r'. Al' Y B'I.20.-Construcción de una semejanza. el centro perspectivo V" está sobre el segundo rayo doble. 29 . por el único punto doble que existeo c') Haces V == V' superpuestos.3. y. 3. Fig.00 A'.3. B.2 l.0' A'B'. y se traza VC' == c' o Si la homografía es hiperbólica. Fig. desde dos puntos V y V' situados en una recta que pasa por el punto doble P == P'. y. y se cortarán en puntos A" y B" del eje proyectivo r" == A"B" (núm. 000' los puntos impropios 1 e l' son homólogos.22) En dos series semejantes A. b'] de rayos homólogos definen el eje perspectivo r" == A"B"o La intersección Q == Q' de r" y r == r' es el segundo punto doble de la homografíao El homólogo de un punto C se halla. Fig. 3. con puntos dobles (Fig. sobre el único rayo doble que existeo Fig. se proyecta éste desde V" en C'. 3012. proyectándolo desde V. que corta a r" en C".a'] y B" == [b. en C.4-b)0 El homólogo de un punto C se halla trazando Ce paralela a r' . 0. 3.-Series superpuestas con dos puntos dobles. trazadas por un punto P == P' situado en el rayo doble p == p'. 3. se obtienen dos series perspectivas (por ser doble el punto común)o La intersección de las rectas AA' y BB' es el centro perspectivo V"o La recta VV" es el segundo rayo doble q == q' de la homografíao Para hallar el homólogo de un rayo c que corta a r.18). 3. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA V' Fig. 3.-Haces superpuestos con un rayo doble. c) Series r == r' superpuestas. . BI' serán paralelas a r y r'. Proyectando ambas series A.-Haces superpuestos con dos rayos dobles.

24) o hiperbólica (Fig.b y a'b' (Figs.. I I I I / -- ·'\V_------___. 3. De aquí._. la construcción: Trazar la circunferencia de diámetro SV (no dibujada) y desde ~la tangente a ella en un punto T. En N (involución . en dos puntos V y S.-Construcción de haces en una involución elíptica. La que tiene por centro la intersección O de r con la mediatriz de VS. A'] Y [V. Toda circunferencia que pase por V y S Y corte a r en dos puntos e y C' (no dibujados). 3.. 3. 3. pi BI \ ".) tica). se verifica: 1M = IN = IS x IV. Si V Y S están a distinto lado de r (Fig. 3. 3.24) Analíticamente se demuestra que si se traza una circunferencia que pase por A y N.B'. .23. determina un par de rayos homólogos c == ve y c' == VC'.2 hiperbólica).este caso. Y corte a la primera. B. en el punto S. S Y e y corta a r. la cuerda común VS corta a r en el centro I de la involución. y las circunferencias [V. siendo IT= IM= IN. B Y A' B'.13. en e'.-Construcción de haces en una involución hiperbólica.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA ------"- "- "- "- '- '\ \ \ r= r' O·'" Fig..A' de puntos conjugados esté o no separado por el otro par B.24) no existen circunferencias tangentes a r (involución elíp- La sección de los haces por una transversal no incidente con V.B. I I I . como antes. I I \ ''-. La involución es elíptica (Fig. 3. trazando la circunferencia que pasa por V. ".14. Los puntos de tangencia con r (si existen) de las circunferencias que pasan por V y S son dos puntos dobles M y. .23 y 3.\ \ \ \ \ \ \ \ \ . 3.2 .23. 3. El conjugado de un punto e (no dibujado) se halla.9-a se indica otro método de construcción de series involutivas.24. determina dos series involutivas A.B'. A'. Construcción de series involutivas A.23) según que el par A. y determina los rayos principales (rectangulares) p == VP y p' == VP'. " . (Fig. Construcción de haces involutivos a. A. '-- Fig.. . Yotra que pase por B y B'. 30 . B'] se cortan. corta a r en P y P'. En el núm 5.

a'].1 y 3. determina la serie A".. C' . b.2) son aplicables.15. 3. se cruzan en el espacio. las rectas a == AA'.25) de dos series proyectivas A. C".. 3. luego éstos son perspectivos.26). toda recta m" que corte a las intersecciones a == [a.-Perspectividad de haces proyectivos de planos cuyas aristas se cruzan.3. m] cuyas trazas con r y r' son puntos homólogos de las series. B'. . Recíprocamente: a') Dos haces de planos proyectivos cuyas aristas m y m' se cruzan son perspectivos (Fig. si las bases r y r' (Fig. luego D' será el mismo para cada haz y la proyectividad será única. 3. y'] de tres pares de planos homólogos.-Perspectividad de series proyectivas cuyas bases se cruzan. b == [P. b == BB' Y c == CC' tama) Dos series proyectivas cuyas bases r y r' se cruzan. En efecto. A cada secante m le corresponde un haz de planos distinto y en cada uno de ellos. B". tanto a las formas de primera categoóa coplanarias. m] y y == [c. y c determina los planos a == [a. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE PRIMERA CATEGORíA m Fig. p == [b. C. 3.. B. como antes dijimos.25. son perspectivas (Fig. tal que (ABCD) = (A'B'C'D')..26. a cada punto D de r le corresponde otro D' de r'.25). como a las espaciales. Fig. W] y c == [y. Proyectividad entre formas de primera categoría en el espacio Las propiedades y definiciones de la proyectividad (núm. 3. bién se cruzan y cualquier recta m que corte a las a. m]. 3. cuya proyección desde m y m' son los haces dados. y A'. luego son perspectivas. En efecto. 31 . En efecto. 3. las series r y r' son secciones del haz de planos de arista m.

4. Seccionando las radiaciones por planos. aquellos serían un haz de rayos dobles o haz doble. o recta y punto). según que los elementos que se corresponden sean respectivamente de igual nombre (punto y punto. Si estos lo fueran. y a cada forma de primera categoría (serie o haz). contenida en la primera. Análogamente. sus puntos no lo serán.1. 32 . los rayos no son dobles. no alineados tres a tres (cuadrivértice doble). HOMOGRAFíA DE FORMAS PLANAS SUPERPUESTAS 4. HOMOLOGíA 4. la recta AA' que pasa por O es doble. le corresponde otra forma de primera categoría en la segunda. pero A no es doble de A'.2. Dos puntos (rectas) dobles determinan una recta (punto) doble. También se demuestra que la proyectividad entre formas planas queda determinada por dos formas de primera categoría e igual nombre (dos series o dos haces) de una de ellas que sean proyectivas con dos formas de primera categoría e igual nombre de la otra. o recta y recta) o distinto (punto y recta. Elementos dobles En la homografía de formas planas superpuestas. En general. se llama doble. en dos haces de vértice doble (concéntricos). si una recta r es doble. por tener dos puntos dobles: el centro O y su punto impropio. 1-3-c) y puntos homólogos A y P:. Definición y generalidades Se dice que dos formas de segunda categoría son proyectivas si a cada elementos (punto o recta) de una de ellas le corresponde uno solo en la otra. Si estos lo fueran. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. es una identidad. Ejemplo: En una simetría respecto a un punto O (Fig. la correspondencia entre formas de segunda categoría se reduce a la de sus secciones planas. Si la homografía de planos superpuestos tiene cuatro puntos dobles. aquella sería una recta de puntos dobles o serie doble. La proyectividad es homografía o correlación. si un punto (recta) coincide con su homólogo. Las formas que se corresponden se demuestra que son proyectivas.

Fig. también tiene una recta doble. N. Cuando 11:' coincida con 11:. AC..Homología entre formas planas perspectivas. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. Las rectas AA' . 4.. Be. luego siguen siendo perspectivas respecto a un nuevo centro que va moviéndose al girar 11:'. las formas siguen siendo homográficas con una serie doble e. 11:'. . Proyección de formas planas Si una radiación O (Fig. . 4. HOMOGRAFíA DE FORMAS PLANAS EN EL ESPACIO 4. 4.3) es cortada por dos planos 11:. son. de centro O (propio o impropio). '" del eje e. paralelas a d.. gira alrededor de e. Esta homografía se llama homología plana. A'C'. En la homología plana. Si el centro O es impropio (proyección cilíndrica). figuras homológicas. 11:' que es. 4. el vértice O del haz doble.. . la homología se llama homología afín o simplemente afinidad.. y se verifica: a) Los puntos homólogos A. desde O. B. Si tiene un haz doble.. . . 4. 4. por tanto. los puntos homólogos A. son perspectivas (de centro propio o impropio) y.3. Si el centro O es impropio (Fig.. 7['. Fig.. b) Las rectas homólogas AB. 4. Esta homografía (proyección cónica de 11:. se tiene una afinidad (Fig.Homología afín. Las propiedades fundamentales de la homología son: Dos formas planas 7[. A'B'. B'C'. De aquí. . .B '.1) también tiene un haz de rayos dobles y a la inversa. las secciones son formas planas homográficas y perspectivas. A'B'. eje de homología. y la dirección d del centro impropio. dirección de afinidad. y las rectas homólogas AB.1. se obtiene una homografía de formas planas superpuestas con una serie doble. 4. A': B. homológicas o afines. centro de homología. Homología plana En Proyectiva se demuestra que si una homografía de planos superpuestos tiene una recta de puntos dobles (Fig. . se corresponden en una homología de centro O y eje la intersección e == [7[. una serie doble o recta de puntos dobles. BB'. La existencia de una de estas propiedades (serie doble y radiación doble) implica la otra. están alineados con O. A'. en este caso. distintas y perspectivas. en este caso. HOMOLOGíA Fig.2. la recta e de puntos dobles. es decir.4. 7[']. Si 11:'. la propiedad recíproca: Si dos formas planas se cortan según una recta de puntos dobles.Homología plana. 33 .4. una homología plana. B'.. sobre 11:') es una homología espacial de centro O y eje e.2). concurren en la intersección e de 11:.3. y las figuras homólogas ABC y A'B'C'.4). concurren en puntos M.. están alineados con el centro O.

Si O.5) no coplanarias y homológicas de una tercera F respecto a un mismo eje e y centro al y O2. ..5. concurren en el centro O. B... F.. ••• . c) Las radiaciones de vértices O. "" " . y F2 .Afinidad entre formas planas perspectivas.6). C.5.. Si O. siendo a el plano central y 0.. 4.02 el eje perspectivo.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA :-.. luego éstas son homológicas (núm. 4. Producto de homologías de eje común a) Dos formas FI y F2 (Fig.6.Producto de homologías. " Fig. Fig.4) y las rectas A.. alineado en 01 y O2.6). De aquí que podamos enunciar (Fig. b) Si F.. nI. luego si todas concurren en O y son cortadas por la recta 0.-Homología entre una forma plana y su proyección cónica. u O2 es impropio. ... el plano [O" O 2../ / 0. 4. ésta debe pasar porO. y F2 son homológicas.. " "" . ". son homológicas entre sí respecto al mismo eje y centro O.B 2./ ~ / / / / Fig. Caso particular. el centro O es la traza de 0.-Producto de homologías de eje común. . 4.A 2 que cortará a 0. Al contiene a la recta A. 4../ / / / / . Por tanto: 34 Si una forma F de plano a se proyecta desde dos centros distintos sobre un plano n.A 2... .B 2. Fig.. 4. (traza de OP2 con n) y eje e == [a. Si dos radiaciones perspectivas 01 y O2 son cortadas por un plano n. ". ••• . "" "" . 4.. Y F 2 con superpuestas de plano 1t (Fig. 4.4. ..0 2 y lo mismo sucederá con las rectas B. son afines.7. 4. " ". . / / / / / / .02 con M.. las secciones FI y F2 se corresponden en una homología cuyo centro y eje son las secciones del eje perspectivo y del plano central con n.C 2. etc. y O 2 son perspectivas (por ser proyecciones de F). el eje e común es recta de puntos dobles entre F. En efecto.. Y O2 son impropios o la recta OP2 es paralela a 1t. Por otra parte. las proyecciones FI y F2 son homológicas de centro O.0 2.

b) Como el abatimiento es un giro. estudiaremos la homología existente entre una forma plana. siendo a' y n' paralelos a a y n respectivamente. todo punto A de a describe un arco circular A(A).4. nI y dirección de afinidad d. según la dirección d normal al bisector del diedro añ. sobre un plano n son afines. de plano normal a ta Y radio OA. normal al bisector del diedro d.-Afinidad entre una forma plana y su proyección cilíndrica. de eje ta [a. luego no existen rectas límites. 4.1O-a). . Si a es normal a n (Fig.Afinidad entre una forma plana y su abatimiento. 4. su proyección y su abatimiento que tan frecuentemente se utiliza en Descriptiva. son homológicas de centro V y eje ta [n.6-b) F y (F) son afines de eje ta = [a.. MI Y dirección de afinidad d. por el giro de ésta alrededor de un eje e coplanario con ella.4: En proyección cónica de centro V (Fig. La afinidad será de dirección d o di' según el sentido del abatimiento.9. C(C).n. e = = Fig.8. HOMOLOGíA APLICACIONES Como aplicación de estas propiedades. 4.9). luego (núm.normal a tao La recta A(A) y las B(B). Afinidad entre forma plana y abatimiento o giro a) Al abatir una forma F de plano a sobre otro n. a] (línea de desvanecimiento). 4. . b) En proyección cilíndrica u ortogonal de dirección d (Fig. 35 . . El homólogo de un punto impropio es también impropio.-Afinidad entre una forma plana y su proyección ortogonal. Todo punto impropio de a se proyecta sobre la recta límite l' a == [n.10.6. 4. en (F) (Fig. 4. 4.7. 4. sobre la traza 1 == [n'.7). 4. y los impropios de n. a'] en 1'. formará 45° con a y n.8 y 4. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. Fig. podemos enunciar con más generalidad: Si una forma plana F' se deduce de otra F.. unaforma F de plano a y su proyección F' sobre otro plano n (cuadro). Homología entre una forma plana y su proyección a) Como ya dijimos en el núm. a]. Fig. 4. F' y F son afines de eje e y dirección de afinidad d normal al bisector del diédro formado por los planos de Fy F'. una forma plana F y su proyección F. que unen cada punto y su abatimiento son normales al bisector ~ del diedro a--:n lo que demuestra que el abatimiento (F) es una proyección cilíndrica de F sobre n. b).

4. la imagen F' y el abatimiento (F) de una forma F de plano a se corresponden en una homología plana de eje ta == [a. 4. Fig. ni y dirección de afinidad. Y abatimos luego F sobre 1t. en (F). 4. 4.11) una forma F de plano a sobre el cuadro 1t. 1t]: la de F y F' de centro V (núm. 4. alrededor de l~.13.12. Homología entre proyección y abatimiento de una forma plana a) Si proyectamos desde V (Fig. El centro de la homología-producto es (núm.11. .GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 4.12). de centro impropio VI' de dirección da' normal al bisector del diedro aJ¡: (núm. la dirección de afinidad Al (A) es normal ata (afinidad ortogonal).13). el abatimiento (V) de V sobre el cuadro. respectivamente. por ser a' paralelo a a. 4. corresponden en una afinidad de eje ta == [a. Por tanto: En proyección cónica. en F'. los centros V y V I son impropios (de direcciones d p Y da) Y la homología se transforma en una afinidad. 4. Las rectas límites de F' y (F) son l~ y el abatimiento (d) de la línea de desvanecimiento d de a.5) la traza O de VV I (paralela a dJ con 1t y coincide con el abatimiento (V) de V.Proyección cilíndrica. Fig.6) y la de F y (F). dada por la recta Al (A) que une la proyección y el abatimiento de cualquier punto A de F. Por tanto: La proyección cilíndrica FI y el abatimiento (F) de una forma plana F de plano a sobre un plano n se Fig. -Homología entre proyección cónica y abatimiento de formas planas. b) En proyección cilíndrica (Fig. 4.Proyección ortogonal. 36 . 47).8. En proyección ortogonal (Fig. F' Y (F) se corresponden en la homología-producto de dos homologías conocidas de eje común ta == [a. sobre 1t. ni y centro. .

B. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE SEGUNDA CATEGORíA. se proyectan según rectas r) == A)B) Y r') == A. si se proyecta una afinidad desde un punto V propio o impropio.14). A' Y B. HOMOLOGíA 4.Proyección de una homología. 4. concurrentes en el punto 1 de t. sobre un plano ex'.. respectivamente.9. sobre un plano 7r. ° ° Fig. B'. y lo mismo sucederá si V y son propios o impropios. concurrentes en la proyección 1) de 1. En general. 4. alineados con la proyección O)' de O. 4. desde un punto V (propio o impropio). de centro O y eje t == [a. 37 . ex'] y al proyectar todo desde V sobre un plano 1t. . las formas ex y ex' se corresponden (núm. a'].14. que podamos enunciar: La proyección de una homología entre dos formas planas distintas a ya'. las rectas r == AB Y r' == A'B'. Análogamente. Proyección de una homología entre formas planas Si proyectamos una forma de plano ex (Fig.. los pares de puntos A. B. es otra homología cuyo centro y eje son las proyecciones O/y t/ de O y t. se proyectan según pares A).4. la proyección es homología o afinidad.6 en una homología de centro y eje t == [ex. respectivamente. A') Y B). De aquí. alineados con 0. desde un punto 0.

desde dos puntos V y V' de ella (Fig. en Y y Y'. o Fig.. a una circunferencia de centro O (Fig. Basta observar que los ángulos (a. .§' /2 = a y análogamente: aa' = bb' = .. luego Ea' = TO. son congruentes y. B. 5. La recíproca también es cierta.-Haz circular. de rayos homólogos de dos haces congruentes. por tanto. b'). el lugar geométrico de las intersecciones A.. = TOT' =T'OS' = a. siendo (J la base de la serie... circunferencia envolvente. c'). Los homólogos del rayo común YY' == d' == e son las tangentes a cr.1). . . SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN 5.1. luego son congruentes y. a cr se le llama haz circular.5... luego son iguales.. es decir.Proyección de puntos de una circuriferencia desde dos puntos de ella. 5. B'.. por ejemplo.2. y que T y S' son los homólogos del punto común T' == S de r y r'. Fig.2) determinan sobre dos tangentes cualesquiera r y r' dos series proyectivas A.. Este prueba que el haz O(A'B':"T') se obtiene. (a. de una circunferencia O. girando el O (ABT) un ángulo a = TOS'/2. se desplace sobre cr y tienda a coincidir con Y. B. B. .2... Los rayos a == OA Y a' == OA' son bisectrices de los ángulos TOM y MOS'. BB'. Serie Circular Los haces obtenidos al proyectar puntos A. 5. . a' coincidirá con d' ya con la tangente d. . de rayos no paralelos.. . . . Haz circular Las tangentes AA'. (a'. . es una circunferencia (J llamada serie circular o circunferencia puntual que pasa por V y V'. S' Y M los puntos de tangencia de las bases r y r' de las series y de cualquier tangente AA'. sean T.1. 38 En efecto.. del haz Y y sus homólogos (a'. proyectivos. c). BB'.. proyectivos. ya que cuando A. por tanto.. y a la envolvente de ellas (rayos de haz). y A'. e. 5. cuya suma TOS' = 2a es const~te. 5. b). del Y' son inscritos y abarcan el mismo arco. Al conjunto de tangentes AA'. e.

5. 5.6) en una homología de centro O y eje e == [ex. desde dos cualesquiera V y V' de ella. D' que determinan sobre cualquier tangente t' a la cónica. B.Haz de 2° orden. 39 .1 y las series proyectivas del 5. e. la del haz V (ABeD) e que los proyecta desde un punto V de la cónica. 5.6) la de la serie de primer orden A'. de una cónica (Fig. y la de la serie A'. B'. a') Las series obtenidas al cortar las tangentes a. Dos formas elementales de segundo orden (serie o haz) se llaman superpuestas. luego los haces congruentes del núm. 5.4. respectivamente. c) Se llama razón doble de cuatro puntos A. proyectivas.5) por dos cualesquiera t y t'.-Relación entre series y haces de ry 2° orden. Fig.-Serie de 2° orden.-La cónica. B... b. es el llamado haz de segundo orden o de segunda clase. desde un punto O (Fig. no perspectivos ni concéntricos. 5.3. no perspectivas ni superpuestas. es una cónica c' que se corresponde con c (núm. 4. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN B Fig. 5. B'. es la llamada cónica puntual o serie de segundo orden. Las formas de primera categoría (serie y haz) son las formas elementales de primer orden. . 1t]. si tienen la misma cónica base.3.5.3).2 se transforman en haces y series proyectivas. son iguales.6).5. 5. C' y D' que las tangentes a ellos determinan sobre cualquier otra t'. c') Se llama razón doble de cuatro tangentes a. son proyectivas.6. e Fig. Esta propiedad es la que relaciona las series y haces de segundo orden con los haces y series de primero que los proyectan y seccionan. 5. La envolvente de las rectas del haz es la cónica envolvente. sobre un plano 1t. b) Recíprocamente: El lugar geométrico de las intersecciones de los rayos homólogos de dos haces V y V' coplanarios. C'. son proyectivos. oo. B. b ') Recíprocamente: El conjunto de las rectas de unión de puntos homólogos de dos series t y t' coplanarias. 5. Las series y haces de segundo orden se llaman formas elementales de segundo orden. La base de los puntos de la serie es la cónica puntual. . c. d) La razón doble del haz V que proyecta cuatro puntos A. Fig. Series y haces de segundo orden La proyección de una circunferencia c de plano ex. c y d a una cónica (Fig.4). y gozan de las propiedades que siguen: a) Los haces obtenidos al proyectar los puntos A. y D de una cónica (Fig. e y D de una cónica. 5. desde un punto V de ella. como homológica de la circunferencia. b. a una cónica (Fig. proyectivos. 5.

(Fig. Las tangentes trazadas desde Va a la cónica son las rectas dobles de la homografía que será hiperbólica. según que Vosea exterior. b'. las propiedades que siguen: a) Los pares de rectas homólogas AB.b'].7-b).. B. incidente o interior a la cónica.d'] y B' == [b'. e] y B' == lb'. Los lados homólogos coinciden.. B'.5. por tanto. b.. El homólogo D' de D se halla. y su asociada BI que corta a la cónica. . o 5.. las propiedades que siguen: a') Los pares de puntos homólogos A == [a.... c'] y B' == [b'. y al F == A' .. a') Haces homográficos a. ya'. B'.4. ya'. el F' == A. en los puntos dobles R y S. . 5. b] Y A' == [a '. B == [b. .7. b) Los puntos conjugados A y A': B. ..: de la segunda. A'.Construcción de homografías entre formas superpuestas de 2° orden.. todos se corresponden doblemente y forman una involución. e. La homografía será hiperbólica. c] se cortan en el centro proyecti vo Va. el f' == a.. . B'C' y las tangentes t y t' a la cónica base en puntos homólogos e y C' concurren en puntos del eje proyectivo ro.. parabólica o elíptica. . B == [b. B. e.7-a) se cortan en puntos M y N del eje proyectivo ro == MN. . e'.9). BD' == BC y B'D == B'C'. por tanto. y los puntos de tangencia 1 y T de dos rayos conjugados a y a' están alineados con el polo o centro proyectivo P. De aquí. . b'. c'] y A' == [a'c]. 5. La homóloga de d se halla por medio del punto D == [d.8)... El eje y centro proyectivo de la homografía se llama eje y centro proyectivo (polo) de la involución. y A'. con los pares de puntos asociados A == [a. y al f == a'. B'C (Fig. 5. están alineados con el centro P (polo del eje proyectivo). Los pares de rectas asociadas BA'.. determinada por tres pares de elementos homólogos y puede construirse por métodos análogos. . si dos elementos se corresponden doblemente. b. b'] Y de su asociado D' (intersección de DVo con b) que determina la tangente d' . 5. parabólica o elíptica. La proyectividad queda. De aquí. . .. . como vamos a ver. 40 En dos haces de segundo orden involutivos a. trazando B'D que corta a ro' en 1. tangente o exterior a la cónica.. Construcción de homografías de formas superpuestas a) Series homográficas A. e. C'.. Y éste corta a a la cónica base de las series.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA PROVECTIVIDAD ENTRE FORMAS ELEMENTALES DE SEGUNDO ORDEN Lo expuesto permite aplicar a las formas de segundo orden las propiedades proyectivas de las de primer orden. (Fig. B' A Y BC'. e']. C. según que ro sea secante. D' (a) Series superpuestas de 2° orden (b) Haces superpuestos de 2° orden Fig. B == lb. b') Los rayos conjugados a. Be. b. a un rayo a del primero le corresponde el a' del segundo. 5. B'. Involución de formas superpuestas Lo mismo que en las formas de primera categoría. son concurrentes en puntos del eje ro. . (Fig. 5. en D'. a un punto A de la primera le corresponde el p. g'] y A' == [a'g]. por tanto. e'.....d]. Los pares de puntos homólogos coinciden. Las rectas de unión de puntos asociados A == [a. b'. En dos series de segundo orden involutivas A. C'. con las rectas asociadas BF' == BA Y B'F == B'A'. A'B'. a'.

10. El centro P es la intersección de las rectas AA' y MN que unen los puntos homólogos A == [a. trazados desde P son los puntos dobles de la involución. N Fig. El eje ro se determina por las intersecciones M y N de las rectas asociadas AB' y A'B Y de las homólogas AB y A'B'. Si no está dibujada la cónica. 5. 5.9. 5. en e'. secante y en la elíptica. Por tanto: en la involución hiperbólica. El centro P es la intersección de AA' y BB' . Construcción de una involución Una involución queda determinada por dos pares de elementos homólogos.Construcción de una involución de series de 2° orden. b']. El eje ro se determina por las intersecciones R y S de a. Fig.6.b'] y los asociados M == [a'.5. b] y A' == [a' . a' y b.8. y pasan por el centro (polo) de la involución de las series de los puntos de contacto de aquellas. el centro es interior. El conjugado de un punto e es la intersección D' de pe con la cónica. Si no está dibujada la cónica. como vamos a ver. . se halla la intersección e de c y b.5. b'. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN c) Los puntos de contacto H y G de las tangentes a la cónica base. 5. R' (Fig. El conjugado de un rayo c que corta en I al eje ro es la tangente c' a la cónica trazada desde 1.10). c') Las tangentes en los puntos de corte H y G del eje con la cónica base son los rayos dobles de la involución.11). su centro (polo) es exterior. y A'. R. 5.-Involución de haces de 2° orden. y determina c' == IC'. b' (Fig. y el eje. b ya'. b] YN == [a. Series A. 5. 41 . .-Construcción de una involución de haces de 2° orden. y el eje. se prolonga Be hasta su intersección I con ro' La recta lB' corta a pe. Fig.1 l. y pertenecen al eje de la involución de los haces de tangentes a la cónica en los puntos de las series. respectivamente. Haces a.Involución de series de 2° orden. La recta pe corta a b' en e'. Fig. exterior a la cónica.

V2 Fig.-Teorema de Brianchon aplicado al pentágono circunscrito...' ----...._---... 5...' .... b'. 5.. B'..... ..Teorema de Pascal aplicado al pentágono inscrito.7.. El teorema de Brianchon subsiste.' .I5. .... I I . -_...:.-Recta de Pascal... su punto de corte (vértice) se confunde con el punto de tangencia de a == b..... 5.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA I I ""' __ .. I -. e Fig.. . 5. Si dos tangentes consecutivas a y b (Fig... El teorema de Pascal subsiste.... 5... los lados opuestos del hexágono son rectas asociadas de dos series de segundo orden A. c' y están alineados con el centro Vo (punto de Biranchon). . el lado AB se transforma en la tangente /1 a la cónica. .. 5.' . ---.5.. . 5. Por tanto: En el pentágono inscrito..... asignando a la tangente el número del lado al que sustituye..'.15) se confunden en una sola... ~- . c y a'. . ......- . En efecto. ...I3...14. // \\ ~--- \A=B....- .12) pertenecen a una recta (recta de Pascal). ~ M ----~-------.~ . . asignando al punto de tangencia el del vértice al que ~stituye../" // ..' P N 1 "'- .. C' y se cortan en puntos del eje proyectivo ro (recta de Pascal).. Casos particulares Si los vértices consecutivos A y B (Fig. C y A'....._--.13) concurren en un punto (punto de Brianchon).' .14) se confunden en uno solo.I2...8.......-Punto de Brianchon. 5.. la recta de unión del punto de tangencia de un lado con el vértice opuesto pasa por la intersección de las que unen los otros dos pares de vértices opuestos. 42 Teorema de Brianchon Las rectas de unión de vértices opuestos de un hexágono circunscrito a una cónica (Fig. / ..-Fig... v... Fig..... los vértices opuestos del hexágono son puntos asociados de dos haces de segundo orden a. ....#V9---/I \ ~V4 -/- -... .. Teorema de Pascal Las intersecciones de los pares de lados opuestos de un hexágono inscrito en una cónica (Fig. ...-... b. la intersección de la tangente en un vértice con el lado opuesto es colineal con los de corte de los otros dos pares de lados opuestos.. ... Por tanto: En el pentágono circunscrito.. En efecto... Q ... 5.. B....

trazando la recta A'M y su asociada AQ.. A'B y Ae'. Las series dadas se proyectan sobre una circunferencia arbitraria. b'. EJERCICIOS Y APLICACIONES '~=Jl .. en K'.Bl Y Ale. e y A'. El eje proyectivo ro se determina por las intersecciones M y N de las rectas asociadas AB'. 5. B I . B. b. C' (Fig. a') Haces a. e ya'. B. -Aplicación al triángulo inscrito y circunscrito.Construcción de homografías de series superpuestas.9.18). 00 C' r Fig.-Construcción de homografías de haces concéntricos.. e. 5.19). El eje proyectivo ro se determina por las intersecciones M y N de las rectas asociadas AlB. B'. y trazando la recta A'IKl y su asociada AlR que corta a la circunferencia en K. en K l. 5..I=J . Construcción de una homografía entre formas superpuestas de primera categoría a) Series A. e' (Fig. obteniéndose dos series homográficas circulares Al. 5. 5. B'. e'. como puede comprobarse en las figuras 5. El teorema es aplicable al caso de que el hexágono se convierta en cuadrilátero o triángulo. . desde un punto V de ella. A'c. cuya intersección con la circunferencia determina el rayo m' . desde V..16 Y 5. 43 . A. sobre r..5. b') El homólogo de un rayo m que corta a la circunferencia en M se halla... 5.16. Los haces dados determinan sobre una circunferencia arbitraria que pase por V dos series homográficas circulares A.e l · b) El homólogo de un punto K se halla proyectándolo. A. 5. SERIES Y HACES DE SEGUNDO ORDEN Fig. p Fig.17. B. e y A'.17.19..18. el y A. -Aplicación al cuadrilátero inscrito y circunscrito. proyectado desde V. Fig.

20). lo cual sirve para hallarlos. como se ha expli- 5. son las series involutivas circulares A. B I . b' (Fig. Fig.'BI' Y el polo P. y de las asociadas AB' y A'B. d) Los puntos límites se hallan. proyectado desde V sobre r. B' (Fig. Construcción de una involución entre formas superpuestas de primera categoría a) Series A. sobre r.B'. de las intersecciones de ro con la circunferencia. B Y A'. Los puntos dobles D == D' Y E == E' son las proyecciones desde V. y el polo P. . por las intersecciones de AlA.. b ya'.21. 5.. desde un punto V de ella.Construcción de series superpuestas en involución. El punto límite 1 == l' (punto central de la involución) se halla proyectando los impropios I~ == J~ de 44 Las secciones de los haces dados con una circunferencia arbitraria que pase por V. alineados por P. 5. 5. determinan los rayos límites d == d' ye==e'. . e == J~ de ambas series. B Y B'. Los pares de puntos homólogos Al' ~. por las intersecciones N y M de las rectas homólogas AIBI y A. y los rayos rectangulares (rayos principales) pasan por los extremos del diámetro QQ' que une O con P. como homólogos de los impropios cado en (a).. B. . a') Haces a. . ambas series en 1.10.21) Las proyecciones de las series dadas sobre una circunferencia arbitraria. son las series involutivas circulares Al' BI Y ~ Y B. y BIB. nos da 1 == l' . El eje proyectivo ro se halla. sobre r. 5. de las intersecciones de ro con la circunferencia...Construcción de haces concéntricos en involución. e') Las intersecciones D y E del eje proyectivo ro con la circunferencia. b y b' pasan por puntos homólogos A y A'.20. B. El eje proyectivo ro queda definido por las intersecciones de las rectas homólogas AB y A' B'.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA a Fig.B y A'. Y de las asociadas AIB I'. Los rayos homólogos a y a'. e) Los puntos dobles D == D' Y E == E' son las proyecciones desde V. lo cual sirve para hallarlos. A. Los rayos dobles d == d' Y e == e' pasan por las intersecciones D y E de ro con la circunferencia. están alineados con P.. por la intersección de AA' y BB'. == JI' cuyo homólogo 11== J.

.1) las rectas a. a y a' también coinciden (Fig. C. Si P pertenece a su Fig. de sí mismo y lo mismo sucede con la recta p..3) sigue siendo conjugado de todos los puntos de p y por lo tanto. . polo y polar. que a y a' también coinciden. al punto A de F le corresponde una recta a. y a la base p.Formas mutuamente polares.6.1. A los puntos A. no siendo necesario distinguir si A == N pertenece a F o F'. que a todo punto A del plano a (Fig. otra recta a'. Como se ve en la figura. Si la correlación es involutiva. al conjunto de ambas formas.2. y al A' == A de F'.. 6. distinta de la a.. del haz de vértice P.. 6.3. c) le corresponde una recta a.1-a). . El elemento (punto y recta) conjugado de sí mismo se llama doble o autoconjugado.-Elementos dobles o autoeonjugados. sistema polar plano. polar p (Fig. es decir. 6. 6. la definición: Dos puntos (rectas) son conjugados si cada uno incide con la polar (polo) del otro. De aquí. B e Fig. B. el vértice P (polo de p). de la serie de base p (Fig.1.Correlación entre formas planas superpuestas.2) le corresponden (núm. La correlación involutiva entre dos formas planas superpuestas se llama polaridad plana. . POLARIDAD PLANA 6. A pertenece a la polar p de P. 4. y al punto y recta que se corresponden. y éste pertenece a la polar a de A. 6. y a la inversa. 6. b. c. puesto (a) (b) (e) p A Fig. b). Definiciones y propiedades a) En una correlación horno gráfica de dos formas planas superpuestas F y F' (Fig. 45 .

B.5. Cónica fundamental Fig. (núm.. Los puntos dobles y la cónica lugar son imaginarios. . y lo mismo se demostraría para las rectas dobles. q. b) Al punto A de p (Fig. Hay pues tantos puntos dobles como rectas del haz. . En efecto. . N (e) Polaridad respecto a una circunferencia. (puesto que si Al pertenece a p y a. a) Si en una polaridad existe un elemento doble o autoconjugado. la recta al == PA. 6. 46 .. R. A (a) Punto exterior. los haces proyectantes son también involutivos. no incidente con su polo.Cónica fundamental de una polaridad. existen infinitos puntos y rectas dobles (Fig. 6. ...Polar de un punto respecto a una cónica. su polar al pasa por los polos P y A de éstas) luego A y Al se corresponden doblemente. e) En la polaridad sin puntos dobles.. Por tanto: La serie rectilínea de base p. si p es una recta doble o autoconjugada (por contener a su polo P). ) y como en la serie involutiva que cada una determina. b) El lugar geométrico de los puntos dobles de una polaridad es una cónica llamada fundamental. . c. y además de segundo orden porque una recta no puede cortarla en más de dos puntos. el nombre de polaridad respecto a una cónica. y lo mismo se demostraría para las rectas dobles. En efecto. infinitos. b') El lugar geométrico de las rectas dobles de una polaridad es un haz de segunda clase cuya envolvente es la cónica fundamental del sistema polar. R. .GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA q~ Si proyectamos la involución desde P. p (b) Punto interior. es decir. en la involución de las rectas a. doble o directriz del sistema polar.8-a) en cada una. Sí es una circunferencia.4) le corresponde su polar a que pasa por P y corta a p en Al' y al punto Al de p. d) Toda polaridad tiene una cónica fundamental única. de p son rectas del haz P no autoconjugadas (por no pasar por sus polos A..5). 6. b. 3. c) Finalmente los puntos conjugados A y Al de una recta p son conjugados armónicos de los puntos dobles D y E de la involución de base p (núm. . de una polaridad son tangentes a la cónica fundamental. 6.-lnvolución de series (haces) en una polaridad. Fig. habrá también otro punto doble Q... .. sus puntos de tangencia.8-b). . y la serie sección de p en el haz de sus polares son involutivas. luego el lugar es una curva. 3. 6.2..6. Elementos dobles. También se demuestra que: c) Las rectas dobles p. cada recta determina una involución elíptica (sin puntos dobles reales).4. Fig. B. 6.. se llama polaridad cíclica o circular. Q. . De aquí. r. no puede haber más de dos puntos dobles. P es un punto doble.. el P y otro situado en cada recta del haz. las polares de los puntos A. y sus polos P.

la recta impropia es exterior y secante. Polaridad de elementos impropios.6-c). tangente o exterior a la cónica que contiene los puntos conjugados armónicos de P. 6. 6. el centro O es el punto cónica tomada como fundamental. respecto a dos puntos dobles imaginarios (núm. Polo y polar respecto a una cónica a) De lo expuesto se deduce que la polar p de un punto P.Polo y polar de elementos impropios. trazadas desde P. c) En la elípse e hipérbola. a y b).4. Por tanto: 47 . respecto a la cónica. a). incidente e interior a una cónica (Fig. En la parábola.7.8): a) Centro de una cónica es el polo de la recta ca las cuerdas paralelas al otro.1-c).6. .8. punto A.7) de una involución dada sobre una cónica son polo y polar. se demuestra que el centro P (polo) y el eje p (Fig. impropia de su plano. será paralelo a la dirección d de su punto impropio Q~. d) Dos diámetros d y d' son conjugados si cada uno pasa por el polo del otro y sus direcciones se llaman conjugadas. luego su polo (centro) es 6. conjugado armónico de P.2-b). es decir. (b) Hipérbola. POLARIDAD PLANA 6. En la parábola pasará por Q~. t A 0 00 (a) Elipse. 6. 6. Ejes y vértices En la involución de diámetros conjugados. En la circunferencia (Fig. en la involución determinada por una secante a. Si P es exterior (Fig. cada uno bise- 6.2-e). 6.-EI centro y eje de una involución dada sobre una cónica son polo y polar. exterior. Fig. b) Finalmente. Centro y diámetro Basándose en las definiciones y propiedades expuestas se demuestra (Fig. y M Y N son los puntos dobles (núm. la polar p de un punto P exterior es normal a la recta PO por ser la recta que une los puntos de contacto de las tangentes a la circunferencia. 6. los rayos rectangulares se llaman ejes de la cónica. respecto a dicha interior y exterior a ellas. la recta al' exterior a la cónica. e) Si dos diámetros son conjugados. es tangente en un punto impropio Q~. el punto de corte Al == [a. 6. respectivamente. 6. En efecto. secante. 6. respecto a los corte M y N de las secantes trazadas desde P. 6.3.6). aplicando a la polaridad las propiedades de la involución. b) Un diámetro d de una cónica es la polar de un punto impropio de su plano y pasa por el centro O. es una recta p. luego Al y P son conjugados armónicos respecto a M y N (núm. (e) Parábola. luego éste es un polo pero no se llama centro. corta a p en el Fig.5. En la parábola. p] es conjugado de P (núm. la dirección conjugada de d == PQ~ es la de la tangente tp a la curva en el extremo Pded. En la elipse e hipérbola (Figs.1-a). medio de todos los diámetros.

el eje.2-c) la tangente a la curva en P. Polar de un punto P de la cónica Es (núm. b) Los vértices son las intersecciones de los ejes con la cónica.6. 6. . su punto de tangencia. o (a) Por tangentes (b) Por cuadrivértice (c) Por secantes Fig. c). Desde P se trazan las tangentes m y n a la cónica. c) Método de las tres secantes (Fig.4).6. y las tangentes en ellos son perpendiculares al eje que lo contiene. b). Su punto de tangencia A es el vértice (el otro es impropio). cuyos puntos diagonales M y N determinan la polar p == MN. 6. 2. Si todos son rectangulares. es más aconsejable el método que sigue: b) Método del cuadrivértice inscrito (Fig. b) Método del cuadrivértice (Fig.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA a) Los ejes de una cónica son los diámetros conjugados normales entre sí y los ejes de simetría de la curva. b y c. Polar de un punto P interior a la cónica (Fig. En la parábola (Fig. 6.5). Las intersecciones M y N de sus pares de lados opuestos (puntos diagonales) definen la polar p == MN (núm. EJERCICIOS Y APLICACIONES 6. Las intersecciones M y N de sus lados opuestos (puntos diagonales) determinan la polar p == MN.7. 6. Las tangentes tM y tN en los puntos de corte de p con la cónica. 2.9) a) Método de tangentes (Fig. 6. C y determinan el cuadrivértice inscrito ABCD. a). las tangentes a. 6. Como el trazado de tangentes no suele ser muy exacto. y el diámetro e que pasa por A.8.10) a) Método de cuadrilátero circunscrito (Fig. sólo hay una tangente normal a la dirección d. Por P se trazan tres secantes a. se cortan en el polo P buscado.9. b).Construcción de la polar de un punto P exterior a la cónica. a). b y c que forman los cuadrivértices inscritos ABEF y BCDE. y el polo. Se trazan por P dos cuerdas AB y CD. Polar de un punto P exterior a la cónica (Fig. 6.8c). la cónica es una circunferencia. y sus puntos de con- tacto M Y N determinan la polar p == MN. Por P 48 se trazan dos cuerdas AC y BD que forman un cuadrivértice inscrito ABCD. . B Y D.9. y por sus extremos. Polo de una secante p (Fig.11) a) Por tangentes. Por P se trazan dos secantes a y c que cortan a la cónica en A. y recíprocamente. d a la cónica que forman un cuadrilátero cuyos vértices M y N determinan la polar p == MN (núm. 6.

a una cónica dada por cinco puntos M.6. siendo P == a.13. M 6. por ser el triángulo MNP autopolar. . corta ortogonalmente a la circunferencia de diámetro CD.11. b) Método del cuadrilátero circunscrito (Fig. Por otra parte. 6. Este método sirve para trazar las tangentes tM y tN .12. 6. 6. . Circunferencias ortogonales (Fig. C. siendo a == FG. . y su intersección es el polo P == [m. .14) son conjugados re(!. Y recíprocamente: si una circunferencia pasa por dos puntos A y B conjugados armónicos de otros dos C y D. ° o e Fig.11. en M y N. 6.14.EyD. la polar m == CD de M que corta a n en el polo P. y luego. por los centros O 2 y 1. N.6. 6. (h) Por cuadrivértice inscrito.Construcción de la polar de un punto interior. Como comprobación. en M. Fig. n].13) Dos circunferencias son ortogonales. Polo de una recta exterior p a) Método general (Fig. 6. 6. Fig. . Fig. también se demuestra que si dos puntos P y Q (Fig. Se trazan las polares a y b de dos puntos A y B de p. Se halla la polar n == AB de un punto N de p (por tangentes NA y NB a la cónica) que corta a p. La polar de A se halla. y recíprocamente: si dos circunferencias O y O' son ortogonales. 6.12). POLARIDAD PLANA b) Por polares.Circunsferencias ortogonales.10a).Determinación del polo de una recta exterior.Propiedades de puntos conjugados y circunferencias ortogonales.Determinación del polo de una secante. b a B p p ~~I--_-7E N (a) Por cuadrilátero circunscrito. la circunferencia de diámetro PQ es ortogonal respecto a aquella.10.10.b. por tanto. 49 . si las tangentes ti y t2 en el punto de corte T son normales entre sí y pasan. trazando por A una cuerda CD que forma el cuadrivértice MCND cuyos lados opuestos se cortan en F y G. En ellas se demuestra: un diámetro CD de una de ellas corta a la otra en puntos A y B conjugados armónicos de C y D. p 6. m ha de pasar por N.pa·to a una circunferencia de centro O. Fig. los puntos P y Q diametralmente opuestos de una de ellas son conjugados respecto a la otra tomada como fundamental. Se hallan los polares m y n de dos puntos M y N de P.

. (b) 7.. Esto se resume diciendo (núm. 7. a'. f\ (a) I~ Fig. Homología plana..3): Homología plana es la homografía de formas planas superpuestas F y F' que tienen una serie doble e y un haz doble de vértice O.. [' E . Una homología queda determinada por: a) Centro.A': B..1) se cortan en puntos de una recta e (eje de homología)... o~_} / tI "- • -[ _ _ _ _ _/ 1= / 1\ 1\ '.1 .2.1. Así.. 7. b) Dos pares de puntos (rectas) homólogos y un punto (recta) doble.7.Homología plana.I I~" S - Eca e J' / ' J / . . c) Tres pares de puntos (rectas) homólogos . 4. Generalidades Si dos formas de planos superpuestos F y F' son homológicas: a) Los pares de rectas homólogas a. HOMOLOGíA PLANA V AFINIDAD 7. \ \ \ \ A "'1' ~~ I 1 1 Eco N J oo Fig. eje y un par de puntos (rectas) homólogos. y las designaremos por 1 y r. 3. . b. el homólogo del punto impropio l' de F' es el punto límite 1 de F. la homóloga de la recta impropia de F' es la recta límite 1 de F.. Elementos límites de la homología (Fig. también se verifica la otra. (Fig. // //// ~ S\ \ .5). 7.1.B'.7... Si se verifica una de estas propiedades.2) Puntos límites son los homólogos de los puntos impropios de cada forma F y F' (núm. b '.. l 1='. . están alineados con un punto O (centro de homología).. no incidentes con el centro ni el eje. b) Los pares de puntos homólogos A. .2.\ J= -~0 0 .-Rectas límites de una homología. 50 Rectas límites son las homólogas de la recta impropia de cada forma F y r.. Así. d _00 E 0Ct -----~JJd I~ ~ ///0 .

de a. trazadas por I y 1'.2) trazando por O las paralelas a r y r' que cortan a r' y r. Las paralelas al eje. 7. La recta límite l' de F' es la paralela al eje.4). homólogos de I y 1. b).2-b). rectas homólogas r y r'. e y \. luego es la intersección 1 de OC (paralela a r'). La homóloga de una recta r que corta a 1. -"'" -jd // / I /~O I I / I I I I I I I I I I e l' Fig. 7. hallar la figura homológica del pentágono ABeDE que corta a 1. Cualquier punto M del eje determina. El homólogo de un punto A de r es la intersección A' de OA y r'. OD y OC. 30) Dados 0. Las paralelas a e. trazadas por M == [e. serán paralelas al eje. 7. en 1 y J. e y 1 (Fig. OE. como intersección B' del rayo OB con la homóloga r' de r == AB. trazada Fig. 7 . e y A. con A y A'. Las rectas límites se hallan (núm.r'. Análogamente. e y un par de puntos homólogos A y A' (Fig. A'.7. e 51 .e y r. f] y N == [e.3-b).4. están situadas entre y e (Fig. 2 0) Datos: 0. r]. Según esta construcción: a) Las rectas límites son paralelas al eje y no están "separadas" por y e (núm. en 1. b) Una recta límite dista del centro (eje) de homología lo que la otra dista del eje (centro)._. 7.Construcción de una homolog[a. trazadas por los puntos límites I y l' son las rectas límites 1 == i Y l' == j'.3-a). las rectas impropias de cada forma coinciden con la impropia del plano base y cortan el eje e en su punto impropio E luego sus homólogas I y l' concurrirán con ella en E. la intersección B' de OB con la homóloga a' == A'Q. Los homólogos de los lados f y e son las paralelas f' y e' a 01 y 01.3-a. 1:'" J. distante de e la longitud d (distancia de O a 1) y situada fuera del espacio comprendido entre O y e. D y C son las intersecciones de f' y e' con los rayos OA. son las rectas límites 1 y l' de F y F'. el homólogo del punto impropio 1= de r es la intersección l' de 01= y r'. e y 1 (Fig. Y el homólogo de B.Construcción de una homología. Los homólogos de los lados f == AE Y e == CD son los lados f' == A' :C. Construcción de una homología de dos formas F y F' JO) Datos: 0. Los homólogos de los vértices A. D E' e R e Fig._. ° ° por M == [e. 7. f' I~ 7. conociendo O. El homólogo de un punto B se halla.3. es decir. el homólogo del punto impropio C de r' pertenece a r y está alineado con O. (Fig. .7. e]. Dar una recta límite equivale a dar dos rectas homólogas: la recta límite de la forma dada y la impropia de la otra. a) o fuera de la zona determinada por éstas. ll-b). conociendo O. respectivamente. con r.-Polígono homológico del ABeDE. en l' e 1. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD Por ser superpuestas. En la homología definida por O.3-b. E' Y e' == C' 1~ D' que contienen a los puntos impropios y 1:. es decir. es la paralela r' a 01. 7. E.I_. lo mismo que I (nú. .

trazadas desde O. 7. . luego también conserva las propiedades polares entre elementos homólogos.4). homólogos de los de contacto M y N con la circunferencia. eje e y recta límite 1 (Fig. siendo s == AB el diámetro conjugado de la cuerda CD. o con los rayos OA. otra cónica 0"'. 7. tangente o exterior a a. Desde un punto L¡ de l se trazan las tangentes t¡ == L¡A Y t2 == L¡B Y la polar s == AB de L¡ que corta a 1.6. a una recta. respecto 0"'. dado. 7. involución. OIf5J _L.4. es decir.17 se indican otros casos de cónicas homológicas de circunferencia o elipse. B'. s y t4 (concurrentes en L 2) son las paralelas t.L. trazadas por sus respectivas intersecciones con el eje.-Elipse homológica de una circunferencia.5. a OL¡ y OL2. 7. r'.1O-b). Elipse homológica de una circunferencia En una homología de centro O. Cónicas homológicas En la homología. en puntos M' y N'. 7.. otra recta. en L2 . OB. t.. son tangentes a la elipse (por ser rectas dobles). 6. t. y puede hallarse como sigue: a) Por diámetros conjugados.14 Y 7.-Simplificación del método anterior.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 7. t. homólogo del cuadrilátero circunscrito a la circunferencia. La construcción anterior se simplifica.. 52 . tangencia.. En los núms. t.6). cuya polar r == CD. a una línea de orden n le corresponde otra de orden n. Las homólogas de ti' r y t2 (concurrentes en L¡) Y las de t3 .. como en toda homografía. le corresponde el polo de la recta impropia de F'. luego: Según que l sea secante.5. paralela a 1. Finalmente. son tangentes a la elipse en los extremos de los diámetros y determinan un paralelógramo de tangentes. intersección.. . los puntos impropios de 0"'. Al polo de la recta límite 1 respecto a la cónica O" de F. OC Y OD.oo e e t~ \M~ Fig. homólogo de P. respectivamente. 7. las tangentes m y n a la circunferencia. etc. s'. Fig. y t.. parábola o elipse.La construcción es identica a la anterior. C' Y D' pueden hallarse como intersección de s' y r' con t. con la ventaja de que el diámetro r' y las tangentes t. Las rectas t. es una elipse si 1 es exterior a la circunferencia (núm. y t. 7.oo L2 I . y t. El centro P' de la elipse. la polar r == CD que pasa por L¡ y corta a AB en el polo P de 1 (núm. la cónica homológica eJ' será hipérbola. y desde este punto. y t~ son paralelas al eje.. a una cónica 0". eligiendo el pie L2 de la normal KL 2 a 1. t. etc. separación armónica. corta a ésta en el conjugado L¡~ de L2. b) Caso particular (Fig.5).1oo l' ~. es la intersección de los diámetros conjugados A'B' y C'D' (homólogos de las cuerdas conjugadas Ab y CD) y sus extremos A'. es decir.. el centro de 0"' y a los puntos de corte de l y 0". La homología conserva las propiedades de incidencia. t. la horno lógica de la circunferencia de centro K.

7. a una parábola. ortogonal o especial.9) Sea O' el centro de la elipse afín de una circunferencia <p de centro O. etc. las paralelas a' . es decir. 7. Las construcciones de la afinidad son análogas a las de la homología. otra hipérbola. 7.c' y la paralela A'C' al eje.A'. La elipse <p' queda determinada.7. se traza la mediatriz ME de 00 ' y con centro en su intersección E con el eje. normales entre sí. la circunferencia auxiliar de radio E O = EO' que corta al eje en F y G. excepto las de las rectas límites que no existen. afinidad homológica o simplemente afinidad.. b) La recta impropia pasa por el centro impropio 0=. otra parábola y a una hipérbola.7. diámetros conjugados de la otra. Las rectas OF y OG determinan diámetros AB y CD de <p. son paralelas a la dirección d de afinidad (Fig. Definición y propiedades La homología de centro impropio O se llama homología afin. 7. el trapecio A'B'C'D' es afin de otro dado ABCD. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD AFINIDAD 7. la afinidad conserva el paralelismo. Por tanto: El homólogo I~ de un punto impropio 1= es también impropio (Fig.6. normal o paralela al eje se denomina afinidad oblicua.-Afinidad oblicua. Si dos diámetros son conjugados. trazando dos diámetros AB y C D de <p. B. Así. 7. . c) En las cónicas. a una elipse le corresponde una elipse. dado. normales entre sí y sus homólogos A'B' y C'D' que son diámetros conjugados de <p' (núm.-Elipse afín de una circunferencia. respectivamente. generalmente. 7. 53 . como los puntos y rectas impropios se corresponden. Fig. Elipse afin de una circunferencia (Fig.9. y sus homólogas O'F y O'G son los ejes A'B' y C'D'. 7.7. Los homólogos de los ejes de una son. Para hallar directamente los ejes. Si d es oblicua.B'.7). . 7.-Trapecio afín de otro. luego es recta doble. y la dirección d == 0= del centro. 7. Fig. dirección de afinidad.. en la fig. luego no existen rectas límites. El homólogo del centro de una cónica es el centro de la otra. La homóloga de una recta impropia es también impropia. Sus propiedades más importantes son: a) Las rectas que unen puntos homólogos A. en una afinidad de eje e y par de puntos homólogos O y O'.6-c).c y la paralela AC al eje tienen por homólogas. Las paralelas a.8).8. por ser normales entre sí.8. e Fig. sus homólogos son diámetros conjugados.

P \ : I a/ . l. 7.' ".A'. b) Si trazamos por P la paralela PG a OP' hasta su intersección G con CD. HOMOLOGíAS PARTICULARES 7.8. / /31.2G. ! C' " '8 ". por medio de una afinidad ortogonal de eje AB.. semidiámetros homólogos OC y OC' Y dirección de afinidad CC'. De ambas afinidades se deducen las construcciones que siguen (Fig. "8' I / . por lados opuestos de paralelógramo.12): a) Si con centro O se trazan dos circunferencias de radios OA = a y OD = b. 7. Q~ e' a _______ f' O' Fig. . Y determinan los triánl2ulos isóscel~ P~ y PFS de ~ngulos: ~ ~ QPG = 180 ." I J ~O ' \ " S C (a) Homotecia (h) Simetría Fig. La tangente f a a. trazadas por P" y P' se cortan en un punto P de la elipse. la afin de a es la circunferencia a'. están alineados con O.10).11). 7. por ser OA' Y OC' semidiámetros conjugados iguales y normales entre sí.2F. -Afinidad entre circunferencia y elipse de diámetro común.B'.D. es la homóloga de la tangente f' a a'.-Homologías de eje impropio. 7. PQ = a y PS = b.. GPS = 180 . en F'. 2°) Elipse de ejes dados AB y CD (Fig. 7. en F. Fig. 5-3° de n/G. paralela a OC es homóloga de la E'F' de a'. paralela a OC' y sus extremos E y F se obtienen. se demuestra que las paralelas a AB y CD.. por concurrir en un punto impropio del eje. respectivamente. 7.2 (G + F) = 180°. I! . . Y siendo G + F = 90°. Y deslizar la cartulina.~/ Fig./. lo cual justifica el trazado de elipses por el método de la cartulina (n° 10. a partir de un punto arbitrario P. La cuerda EF de a.10. Y un radio cualquiera que las corta en P' y P". por paralelas E'E y F'F a CC'. La elipse puede transformarse en una circunferencia. . ' ' .12. También puede tomarse CD como eje y dirección de afinidad normal a él. B. P coincide con un punto de la elipse. dada por dos diámetros conjugados AB y CD (Fig. y lo mismo sucede con las tangentes en A == A' Y B == B'.9. Esto justifica el segundo método de la cartulina de borde QS: tomar sobre el borde de ésta. pudiéndose así trazar cuantos puntos y tangentes se deseen.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 7.13) Las rectas homólogas AB y A'B' (Fig. apoyando Q y S sobre los ejes CD y AB. 13. resulta: QPG + GPS = 360 .) c) Finalmente. los arcos de centro P y radio PQ = a y PS = b cortan a CD y AB en Q y S. luego QP y PS están en prolongación. 7. tC' A'-A e B-B' I O' Al ~I" /)." " I '\ ?. y los 54 puntos homólogos A. se verifica: PG = OP' = a y PF = OP" = b.. a) son paralelas.11.::o AW p\~//' 8< .'. Si se elige una afinidad de eje AB y semidiámetros homólogos OC y OC' normal a AB. luego la homología se transforma en una homotecia . -Afinidad entre circunferencia y elipse dadas por sus ejes. 7. Casos particulares 1°) Construcción de una elipse ex..Construcción de elipse dada por sus ejes. Eje impropio (Fig. En cada posición.

se verificará: LaOLb = LbOLe = 60°. de centro O y relación OA/OA' = OB/OB' = . I I .14) 7. Si K = -1 (Fig.. 7. en La' Lb Y Le' y construir. en E.10.. b y c hasta cortar al eje. arcos capaces c l Y C 2 de 60° que se cortan en O.15.11. b). HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD . y si la afinidad es ortogonal. . de centro O. oblicua. lo cual prueba que es una simetría oblicua (Fig. b' y c' han de ser paralelos a OLa' OLb Y OLe' respectivamen~ y siendo A'= 'B'= = 60°. 7. El centro Ql de C l' por ejemplo. BoB = BuB'. Fig. 7. Fig. Supongamos el problema resuelto. por ser OA = OA' Si K =-1. b). Los lados a'. una traslación de la misma dirección que la de afinidad.16.-Homologías de centro y eje impropio (traslación). una afinidad y en ella la relación simple K = (AoAA') = AoA/ AoA' es constante para todo par de elementos homólogos. sobre La Lb Y LbLe. . -e' 55 .. como ya se dijo. Determinar el centro O de una homología de eje e y recta límite I para que el homólogo de un triángulo dado ABC sea un triángulo equilátero (Fig.14.15) Es. se transforma en una simetría central. y a 1. 7. . I B (a) Simetría (b) Simetría B ortogonal. . EJERCICIOS Y APLICACIONES 7. e . Es una afinidad de eje impropio (rectas homólogas paralelas). -Homologías de centro impropio. -Determinación de O para que el homológico del triángulo ABe sea equilátero. una simetría ortogonal (Fig. = K. Centro impropio (Fig. AoA = AoA'. es decir.7. la construcción: Prolongar los lados a.16) Fig. De aquí. (en valor absoluto).. 7. 7. 7.. F Y G. a).12. es la intersección de la mediatriz m de LaLb con la normal n == LaQI a la recta t que forma 60° con l. Centro y eje impropio (Fig.

C'. Determinar una homología tal que el homólogo de un cuadrilátero ABCD. Y e es una paralela arbitraria a 1.. 01 ha de ser normal a OJ... s. El eje es paralelo a 1 y queda determinado añadiendo otra condición.. " "- e ". en el conjugado armónico O] de O. luego O pertenece a la circunferencia de diámetro IJ .- J:'" Id.13.. el homólogo de A.19) Si l es tangente a la circunferencia en un punto 1. Determinación directa de los ejes de la elipse homológica de una circunferencia de centro K (Fig. El eje A'C. 7. 7. la construcción: Trazar la normal OL a 01. como la longitud del lado del cuadrado.17). . 6. Los ejes r' y s' de la elipse son los homólogos de las cuerdas conjugadas r y s. d' Y a' .4) y la tangente l' en el vértice (normal al eje de dirección I') será paralela a la normal OL a 01. .. \ \ \ t2 I _----- _-- -- A Fig. determinan puntos B'. M' . respecto a la circunferencia (núm. C. pasa por el punto de contacto T de t y 56 . corta a OK. D. . D'. la construcción: Hallar las intersecciones Id y J d de BD y AC con l y trazar la circunferencia de diámetros IJ e Id J d que se cortan en el centro O.. M.. 7. paralelas a OL. paralela a OL. homólogo del 1 (núm. homólogos de B.18) La polar TO] de O respecto a la circunferencia es normal a OK.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA .d] Y J == [a. 7. Parábola homológica de una circunferencia (Fig... . sea paralelógramo.Determinación de la homolof{ía para que el homólogo de un cuadrilátero sea paralelogramo. . rectángulo o cuadrado a) Para que A'B'C'D' sea paralelógramo.- 1 L"oo t3 . De aquí.. . respectivamente y el centro y eje (paralelo a 1) pueden elegirse arbitrariamente. ''-'-. dado (Fig. c) Para que sea cuadrado. 7. 7.. Estos y sus simétricos 7.c' son paralelos a 01 y OJ.Determinación de los ejes de la elipse homológica de una circunferencia. por ser diámetros conjugados paralelos a las direcciones perpendiculares OL] y OL 2 • 7.14. t: t~C-Fig. s'. y desde su intersección L con 1.15. y sus homólogas r'.3-a). rectángulo o cuadrado. sus diagonales A'C' y BD' Y las paralelas Old y OJ d a ellas han de ser perpendiculares entre sí. paralelo a OI es homólogo de la cuerda lA y el vértice A' .18. . la cónica homológica es una parábola de punto impropio e.c].. la tangente t a la circunferencia y su homóloga l' . .17. De aquí. 7. Las circunferencias que pasan por O y O] son ortogonales a la dada y la de centro N (intersección de l con la mediatriz MN de 00] ) corta a l en puntos L] y L 2._. OJ. basta tomar como recta límite 1 == IJ. . Los lados b'. diametralmente opuestos. 6.. que son conjugados respecto a la circunferencia (núm. . Las secantes r. siendo 1 == [b.10). b) Para que sea rectángulo.

paralelas a 01 1 y 012.. respecto a A'C permiten dibujar la curva.7. s'.21) e Fig. su punto medio P..-Elipse homológica de otra dada..-Hipérbola homológica de una circunferencia. respecto a a' == A'B'. determinan pares de puntos homólogos E. N.N'. 7. en 11 e 12. el diámetro conjugado del M'N'. Las secantes r. Las homólogas m' y n' de m y n son tangentes a A. Estos y sus simétricos E. el centro.. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD DI'. DI'.M'. como homólogos de la cuerda TS de la circunferencia.19.. o Fig. s. 57 .. Tracemos las tangentes m y n a la elipse A.D'. no son necesarios los ejes AB y CD de A. luego la cuerda M'N' es un diámetro. Cónica homológica de una elipse (Fig.. Los extremos T'y S' se hallan. M' Y N. e y l. tan en el centro C'. trazadas desde O. homólogo de C == [ti' t2 El eje es la bisectriz C' A' del ángulo t~t'2 y su homólogo FC corta a la circunferencia en los homólogos A y B de los vértices A' y B' .N'. Fig.. 7. Como se ve.= e 1'2=' luego son las asíntotas tt y t. . y tiene por homóloga la paralela M'N' a OL.17. son también tangentes a la parábola en puntos homólogos M. trazada por el homólogo P de P'. 7. que se cor]. paralela al eje.16. La recta de unión de los puntos de tangencia M y N corta a e y 1. . .. M. D.20) Si l corta a la circunferencia. paralelas al eje. y la paralela S'T' al eje trazada por P'.. 7. permiten dibujar la curva. 7. trazadas por C y sus homólogas r'. en E y L. Mt.21. . las homólogas de las tangentes ti y t2 en 11 e 12 son tangentes a la hipérbola en sus puntos impropios 1. .. Hipérbola homológica de una circunferencia (Fig. 7. . -Parábola homológica de una circunferencia.. trazada por E. Las tangentes m y n a la circunferencia.. conociendo O.E'. . respectivamente..7.20.' y paralelas al eje. que pasan por C'.

7. 7. 3°) Trazar una tangente a la elipse paralela a una dirección dada d (Fig. Trazado de secantes y tangentes a una elipse. pi ~8' . 7. por medio de las rectas homólogas r == AQ Y r' == EQ'. excepto en el caso de que O y O' pertenezcan a la circunferencia de diámetro MN. Los homólogos de los ejes de q> son diámetros conjugados de q>'. '\~ . sin dibujar ésta . 7. La recta r corta a OP. los homólogos de T' y S'. /r' r Fig.24.22). .19. '~K ~~ oN . .23).Elipse afín de otra. . las tangentes t' y s' a la circunferencia paralelas a r'.Trazado de tangentes de dirección dada.22. 7..~ P' /' F En los tres casos que siguen nos hemos auxiliado de la circunferencia de diámetro M N (Fig.8). . paralelas a r. los homólogos de S' y T'.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 7. pertenecientes a O'M y O'N. Las homólogas de éstas son las tangentes buscadas t y s. 58 Basta prolongar los diámetros conjugados AB y CD de q> y hallar los homólogos A'B' y C'D' de q>'. y su homóloga r' == El' corta a la circunferencia en A' y B'. homóloga de la elipse en una afinidad de eje MN y dirección de afinidad PP'.23.24). Q' Fig. M e N ~ "k P' Fig. siendo OP homólogo de OP' (núm. .Intersección de una recta con una elipse.7. dada por dos diámetros conjugados MN y PO.Trazado de tangentes desde un punto. Se halla el homólogo A' de A. trazadas por G y F. Las homólogas t == AG Y s == AF de éstas son las tangentes buscadas y sus puntos de contactos S y T. 7. .25) 2°) Trazar la tangente a la elipse desde un punto dado A (Fig.22). 7. 7. Y sus puntos de contacto T y S.25. ".. en 1. afin de otra de diámetros conjugados AS y CD (Fig.. Y luego se trazan las tangentes t' y s' a la circunferencia. Elipse de centro O'. desde A' . Fig. Los homólogos de éstos son las intersecciones buscadas A y B. 7. Se traza por Q la paralela r == QE a d y su homóloga r' == EQ' Y luego.18. dada por dos diámetros conjugados. 1°) Intersecciones de una recta r con la elipse (Fig. 7.

respectivamente.27) 7. se halla. La homóloga del eje AB es el diámetro A'B'.7. en A.. el homólogo de B == [b. las homólogas de ti y t2 . la tangente l' a <p'. Su homólogo CD pasa por O y corta a la hipérbola en C y D. 7. Parábola afín de otra dada (Fig.-Hipérbola afín de otra dada. y t. 7. siendo AA' y BB' pa~lelas a PP'..27.21. El eje b' de <p'. 59 .26) Sean A Y a el vértice y eje de la parábola <p. 7. trazando por un punto N' de a' la normal n' a a' y su homóloga n == FN que corta a <p.t. El eje C'D' es la bisectriz del ángulo t.26. La mediatriz de la cuerda homóloga C'D' es el eje b' buscado y el vértice B'. 7. según la cuerda CD. en una afinidad de eje e y par de puntos homólogos A y A'. Supongamos dibujada la hipérbola de asíntotas ti y t2 Y vértice A. en A'. en una afinidad de eje e y par de puntos homólogos P y P'. Fig.-Parábola afín de otra dada. paralelo a a'. Hipérbola afin de otra dada (Fig. El centro O' es la intersección de la homóloga r' == MP' de r == PO con la paralela 00' a PP' y las asíntotas t. <p]. HOMOLOGíA PLANA y AFINIDAD H Fig. 7.20. La homóloga de a es un diámetro a' de <p' y la de la tangente t. Y los homólogos de éstos son los vértices C' y D'.

Homología Análogamente a lo dicho en la homología plana (núm. V'C'. 8. la proyectividad es homografía o correlación. Según ésto: Los puntos homólogos A.. plano central o de homología. son paralelos a n.1. Generalidades Lo mismo que la forma plana ocupa todo el plano que la contiene. Las rectas homólogas VA. los planos homólogos del impropio de cada forma (espacio) se llaman planos límites.. C". son coplanarias con O y concurren en puntos A".1. 60 . Basándose en esta definición se demuestra que en la proyectividad entre formas de tercera categoría.. PROVECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE TERCERA CATEGORíA 8. . equidistan de O y n y están situados entre ambos o fuera de ellos. Análogamente a la homología plana. respectivamente. rectas o planos) de una forma de primera categoría de El le corresponden elementos de otra forma F2 de primera categoría de E2 . VC. Se dice que dos formas de tercera categoría El y E 2 son proyectivas si se corresponden de modo que a los elementos (puntos. .1) tiene un plano n de punto dobles (puntos y rectas dobles).. Todo plano a que pase por O es doble y determina una homología de centro O y eje e == ta == [a. el nombre de espacios superpuestos con que también se las designa.Homología espacial. 8. de 1t. la forma de tercera categoría ocupa todo el espacio al que pertenece.2. V'A'. V. si una homografía espacial (Fig. . De aquí. 8. V' son colineales con el centro O. 1t]. Según que los elementos que se corresponden sean o no de la misma clase.8. las formas homólogas de primera o segunda categoría son proyectivas. El centro O de la radiación se llama centro de homología y el plano 1t.3). v Fig. también tiene una radiación doble (de rectas y planos dobles).A'. 4.

A es conjugado con todos los puntos de su polar a (Fig. El punto A se llama polo de a. .. la superficie esférica de centro O. de los planos a. incidente o interior a la esfera. b) trazada por el conjugado armónico B de A. 8.3-b. los planos polares de todos los puntos de ex pasan por A. B. Fig. . Según que A sea exterior. según un círculo máximo. la polar de un punto A (Fig. cónica de vértice A.. si s corta a la esfera en P y Q. alrededor de OA.3).8.3-a. (b) Punto interior. Puntos. trazados desde r. respecto a P y Q. según que A sea exterior o interior a a. a y b): Dos rectas r y s son conjugadas si cada una contiene los polos A.. Polaridad respecto a la esfera Como ya vimos (núm.Elementos conjugados en el espacio.2). en el espacio es conjugado con todos los puntos de su plano polar ex (normal al papel) de traza ta y a la inversa.Plano polar de un punto A respecto a la esfera. tangente o exterior a ella. .4. 8. que pasan por la otra. y a ex.3-a).2. /3. respectivamente. El polo de un plano diametral ~ (no dibujado) es el punto impropio de la dirección normal a ~ y el plano polar del centro de la esfera es el plano impropio. Fig. según la polar de A respecto al círculo sección. el plano ex normal a OA y la superficie t A p s (a) Punto exterior. Inversamente. 8. a. 8. Sus propiedades más importantes son: a) Dos rectas conjugadas se cruzan ortogonalmente y su perpendicular común pasa por el centro de la esfera. lo cual permite aplicar a la esfera los conceptos de polaridad plana de la circunferencia. rectas y planos conjugados (Fig. a) que une los puntos de contacto de las tangentes t y s o la normal a OA (Fig. 8. es normal a AO y contiene al círculo de tangencia del cono de vértice A circunscrito a la esfera. el plano polar es secante. Si giramos el plano del papel.8. tangente a la esfera.3. Por tanto: El plano polar de un punto A. exterior a una esfera de centro O. PROYECTIVIDAD ENTRE FORMAS DE TERCERA CATEGORíA 8. es la recta a == TS (Fig. respecto a la circunferencia a de centro O. a y t describen. Fig. .. 6.3) Así como en el plano. b) Si r es tangente a la esfera en un punto. 8. r es la intersección de los planos tangentes en P y Q. c) La secante ~ pasa por los puntos de contacto P y Q de los planos tangentes a la esfera. Análogamente (Figs. s es normal a r y tangente a la esfera en dicho punto. Todo plano secante que pase por OA corta a la esfera. -Sección de elementos conjugados. 61 .

y. También puede admitirse que el paso de una posición a otra (Fig. 9.. otra circunscrita. Tangente y normal. determinan un segmento AB (infinitésimo de primer orden) llamado elemento rectilineo o simplemente elemento de la curva. principal o de primera especie. Por tanto (Fig. más tenderán a confundirse las poligonales con las curvas y los lados AB. que son las desviaciones o cambios de dirección del movimiento poligonal...2. (Fig. de lados paralelos a ella. Este es el movimiento tangencial que resulta útil para estudiar las singularidades de las curvas. BC. respectivamente. N. Esta es la tangente ordinaria. como límite de poligonales... b). .. de lados infinitamente pequeños.. . Dos puntos A y B de la curva.. según la poligonal inscrita ABCD . 9. . . plana o alabeada. Si T es impropio. cuando A y B tienden a confundirse en un solo punto. a) lo hace. inscrita y circunscrita a ella. . con las tangentes tN . Según lo expuesto. . . . etc. de ángulos exteriores a. Cuanto más próximos se elijan los vértices. b): Una curva es el límite al que tienden las poligonales de lados infinitamente pequeños. 9. (Fig. .1. Generalidades a) La línea es la trayectoria de un punto que se mueve o el lugar geométrico de las posiciones sucesivas de un punto móvil.-La curva.. hasta llegar a N. tp ' . Si la dirección del punto móvil es o no constante. inscritas y circunscritas a ella. se llama asíntota. ~. la línea es recta o curva y si todos sus puntos están o no en un plano. 9..1) una poligonal inscrita en la curva E y A'B'C' . Clase y orden de una curva a) Tangente a una curva yen un punto T (Fig. según la poligonal circuns62 crita M. infinitamente próximos. b) Sea ABC. el punto generador pasa de cada posición a la infinitamente próxima de la curva.. CURVAS 9. La tangente de segunda especie en T (Fig.11.. P. al mismo tiempo que ésta gira el ángulo a.1. de modo que M se mueve sobre la tangente tM .2-a) es la posición límite t de una secante TA que gira alrededor de T hasta que el segundo punto de corte A se confunda con T.. La prolongación de un elemento AB de la curva se convierte en la tangente tN a ella. c) Movimiento poligonal y tangencial del punto generador. tp t1 ta E Fig. CURVAS PLANAS 9.

en caso contrario.. segundo. centro y radio de curvatura de y. o n elementos comunes. al ángulo a que forman las tangentes en sus extremos (ángulo de flexión). Según esto: La tangente ordinaria a una curva tiene con ella un contacto de primer orden. c) es la perpendicular n a la tangente t a la curva. . en dicho punto. Por tanto: La tangente tN a una curva yen un punto N es normal al radio p del círculo osculador en N y el valor l/p es la curvatura de yen dicho punto.Tangente de primera y de segunda especie. .. en N.. de segundo orden y clase. A cada punto de y le corresponde un círculo osculador y una curvatura distinta... ll-a). Fig. . El centro O es la intersección de las mediatrices de los elementos MN y NP. En general. el límite de esta relación cuando AB tiende a cero. . la tangente en N. . tangentes a tN. 9. Orden de una curva plana es el número máximo de puntos en que puede ser cortada por cualquier recta y clase.-Tangente. Si yes circular: C AB = alAB = ala. el número máximo de tangentes que pueden trazársele desde un punto exterior. Normal a una curva yen un punto P (Fig.2-a.. R = l/R = Cte (curvatura constante) Si R es infinito: C AB = l/oo = O. paralelamente a sí misma) aproximando entre sí sus dos puntos de intersección A y M. Círculo osculador (Fig. . Fig. hasta que ambos se confundan con T. n + 1 puntos comunes confundidos con el de contacto. imposibles de apreciar gráficamente. 9. La elipse. Los puntos y órdenes de contacto se determinan por cálculo diferencial.4.4. por lo que también se le llama círculo de curvatura y a su centro O y radio p. La circunferencia se transforma en una recta (núm. B Y N. Fig. La recta t' se considera como tangente. por ejemplo. Dos curvas son tangentes en un punto T si pasan por T y admiten la misma tangente en T.. Si a = O C AB = alAB = O (línea recta.2-c.Círculo osculador. su radio y tN . ción alAR entre la curvatura absoluta y su longitud y curvatura CA en un punto A. se dice que dos líneas tangentes tienen un contacto de primero. se llama circunferencia o círculo osculador de y. .. en N. . . 9. Curvatura (Fig. .3.Curvaturas.9. . 9.2-b.3) Se llama curvatura absoluta de un arco AB. dos. un contacto de segundo orden) y su curvatura coincide con la de yen el punto N. . CURVAS PLANAS n M Fig. es una circunferencia convexa. 9. si tienen uno. el que más se adapta a y es el círculo c (por tener dos elementos comunes. 1. 9. Una curva es convexa si la tangente en cualquier punto de ella la deja toda a un mismo lado de la tangente y cóncava. . dos. con la curva. en el punto N.9. tres. b) Contactos de líneas tangentes.. 9. p = ON. o enésimo orden. o bien.4) a) La circunferencia determinada por tres puntos sucesivos e infinitamente próximos M. puesto que solo tiene un punto común con y. por tratarse de magnitudes infinitamente pequeñas. 9. Curvatura media CAB es la rela- 63 .-Normal a una curva. De todos los círculos c l . c2 . de curvatura nula). b) es la posición límite t' de una secante s que se mueve de cualquier modo (en este caso. En general. N Y P de una curva y.. pudiéndose así obtener cuantas tangentes se deseen. Fig.3. es decir. por un punto de una curva se le puede trazar una tangente ordinaria y ninguna o infinitas de segunda especie. como límite de secantes.

es anguloso de primera especie y en el segundo (Fig. Las ramas de la curva están. las rectas trazadas por P son tangentes de segunda especie que no "cortan" a la curva.-s. El punto retrocede sobre la tangente mientras ésta gira en el mismo o distinto sentido. 9. de (j. mientras ésta gira en el mismo o distinto sentido. mientras que en las singulares no. es de primera especie y si una está dentro y otra fuera (Fig.5. mientras ésta invierte su sentido de giro. Se para Distinto 4° Punto anguloso (Fig.-Punto de inflexión.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA Los círculos osculadores. a) es de retroceso de primera especie. El punto avanza sobre la tangente.8. Puntos singulares En el movimiento tangencial (núm. Lo expuesto se resume en el cuadro que sigue: Movimiento del Sentido de giro punto generador de la tangente El mismo Avanza Distinto De inflexión De retroceso de 1a especie De retroceso de 2a especie Singulares El mismo Anguloso de 1a especie Anguloso de 2a especie Clase de punto Ordinario Ordinarios ! pO : i ~ S (J (jl El mismo Retrocede Distinto i . de segunda. p (a) Fig.6. c).-Puntos angulosos de primera y segunda especie. Según ésto. Suelen presentarse en las proyecciones de curvas geométricas continuas (Fig. 64 . de parada de la proyección (j. son secantes a la curva. 9. Las tangentes de segunda especie en un punto ordinario se confunden con la principal. 9. En el primer caso (Fig. deG.7). excepto la tangente principal tp ' 2° Punto de inflexión (Fig. O.-Puntos de retroceso de primera y segunda especie. puntos singulares. a y b). el punto de inflexión es un punto ordinario y los restantes. 9. todas. 9. b) del ángulo formado por las tangentes en Además de estos puntos.6). En la figura b.-Punto P. 9. 3° Punto de retroceso (Fig.5. En la figura a.9).8). el punto generador P puede avanzar. l-c). En el primer caso (Figs. excepto tp . a distinto o al mismo lado de la tangente común a tp ' en P. Las rectas trazadas por P cortan a la curva.25 de n/E.9. incluso tp.7. en los vértices de las cónicas. pararse o retroceder sobre la tangente. excepto la tangente principal tp que sí que la "corta". respectivamente. (b) Fig. De estos movimientos. 9. El punto se para sobre la tangente mientras ésta gira en el mismo o distinto sentido. P. 9. Si las dos ramas de la curva están dentro (Fig. 9.-P. El punto y la tangente se mueven sin cambiar de sentido. Fig. el punto describiría una línea recta). Se caracteriza por estar alineado con sus dos puntos contiguos M y N (no dibujados). merecen citarse los siguientes: a) Puntos de ruptura o de parada. b) de segunda especie. resultan seis clases de puntos: ¡o Punto ordinario (Fig. La tangente tp en él coincide con los dos elementos MP y PN de la curva (contacto de segundo orden) y el centro de curvatura está en el infinito. 9. de segunda especie.D. Las rectas trazadas por P. a) o fuera (Fig. (Si se parase. Fig. 9.-Punto ordinario. c). se hallan por los métodos del n° 1. 9.5). y en el segundo (Fig. Fig.. son tangentes de segunda especie y ninguna de ellas corta a la curva.

9. si existe. Los primeros (Figs. indeformable o no. Aquel por el que pasa varias veces el punto generador. c) Si al recorrer P la rama y. Fig. Puede ser doble. d y c). si la distancia AP de P a un punto fijo A.D.13. el punto triple P es de tangente t doble y ésta es tangente de inflexión de la rama APB y ordinaria de la BPC. 9.-Puntos impropios 9. lO-a.). c. las curvas de nivel de taludes son envolventes de las trazas de igual cota de los conos de talud (n° 26. .9. a). a la curva y tangente a todas ellas. (e) Id. c 2 . se dice que y tiene un punto impropio de dirección o (dirección asintótica de y). En la figura 9.6. ya que es tangente a la recta impropia en su punto impropio de dirección O. la cuerda c == PI (paralela a o) se aleja indefinidamente de A.. 9. que se mueve en un plano con arreglo a cualquier ley.12. En acotado.13) (a) Familia de (b) Id.. a y b) se llaman asintóticos y los segundos (Fig.11) a) Se dice que la rama y de una curva plana o alabeada es infinita o que el ~nto P se aleja al infinito sobre y. se dice que y es una rama parabólica de dirección asintótica o. Ejemplos: Toda curva y (Fig. b) Asíntota de una rama infinita y de una curva es la tangente a yen su punto impropio l. ••• de una curva. Al conjunto de las posiciones c l . Fig. 9. involutas.Punto triple de tangente doble.6 de n/G. de circun- curvas. IO-b. de las tangentes t a y cuando el punto de contacto P tiende a confundirse con 1. lO-a. 9... CURVAS PLANAS Fig. Puntos impropios. narios asintóticos. 9. por ser la parábola la curva de menor grado que tiene esta particularidad. triple.-Envolvente e involutas. Fig. . (d) (d) (e) y (b) Puntos ordi- y (e) Puntos singulares impropios. b) Punto múltiple. La envolvente de una familia de circunferencias iguales (fig. 9. 9. de rectas. de retroceso de BPC y de inflexión de la CPD. singulares impropios. c) Punto de tangente múltiple. 9. el punto triple P es punto ordinario de la rama APB. tiende a infinito al recorrer P la rama. 65 . En la fig. d) Punto de máxima o mínima curvatura. la dirección de la tangente (asíntota) coincide con la del punto impropio. se le llama familia (Fig. 9. ramas infinitas y asíntotas (Fig. envolvente. d) Los puntos impropios de una curva pueden ser también ordinarios o singulares (Fig. Envolventes e involutas (Fig. \ \ ( (a) (a) \ (b) (e) (e). .7. . Si esta es recta o circular. Si AP tiende a una posición límite o == Al. exterior a y. y a las curvas C I ' c2 .-Asíntota de una rama infinita. y y y' también lo son. En todos ellos. . La asíntota es también el límite. b) es la envolvente de sus tangentes. . c) son dos curvas y y y' paralelas a la trayectoria 0 10 2 de su centro. c3 .1 l.1 O-b. Fig.Punto triple. etc. ferencias. Los de radio de curvatura mínimo o máximo (vértices de la curva). La tangente generadora coincide dos o más veces con alguna de las tangentes en dicho punto.12).

a) describiría nuevas evolventes y' . B Y B'. es decir: 0 40. determinan la proyección vertical Íz. serán paralelas. B".. manteniéndolo B (a) Fig. "paralelas" entre sí.8.D. . . y'. B = nE . la parte recta del hilo coincidirá con las sucesivas tangentes a la evoluta y su longitud (2° propiedad) tendrá aumentos iguales a los arcos desarrollados. b) son los centros de curvatura de y.nB 3° Una curva y sólo tiene una evoluta O. una recta r que rueda sin deslizarse sobre ella. 0 20 0 3.. tensado y con un extremo coincidiendo con B. La tangente t a y. pero ésta tiene infinitas evolventes y. a y" en A" cuyas trazas H. y". REPRESENTACiÓN 9. y' . etc.. está en ex y se halla. los puntos de r describen las llamadas evolventes de círculo (núm. Si 8 es una circunferencia y el hilo. ... las tan- gentes en A y A'. De esta construcción resulta que AA' = BB' = CC' = . 2° La longitud de un arco 0 4 0 1 de evoluta es la diferencia de los radios de curvatura n E Y n B de y. a la curva dada y. Sus propiedades más importantes.O.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 9. y. 66 se halla por medio de la frontal f. 9. arrollado sobre 8. a ella y evolvente de 8.24 de nIE de G.9).Va del plano que la contiene. demostradas analíticamente. puede verse el trazado de la evoluta de la elipse.14. 9. y las trazas ha . luego B describirá la evolvente y y si el extremo coincidiera con otros puntos B'. a) a la envolvente O de todas las normales nA' nB' no . trazada por A. 11. En efecto. La proyección vertical de un punto A de y.... 9.15.. (Fig. En el n° 1.9. etc. . en A. conservándose siempre tangente. tangente a Y2' en A 2• . de las normales con la evoluta O(Fig. Evolvente y evoluta (Fig. Fig.. tensado. y" . Y V.-Representación de una curva plana en diédrica.15) Una curva y se determina por su proyección horizontal (o vertical) y. De aquí el nombre de paralelas con que se designan a y. Representación en diédrica (Fig. = 04E .-Evolvente y evoluta. trazando la tangente t. tangentes a ol'.!1los extremos del arco. imaginemos un hilo flexible e inextensible. y como y y y' tienen las mismas normales.... 9. son: 1° Los puntos de tangencia 0 1.14) Se llama evoluta de una curva Y (Fig.-f2 de ex. Al desarrollarlo.

CURVAS PLANAS Para dibujar Y2 nos hemos ayudado de los puntos B y D. La tangente a yen un punto A es la recta a' == TaL:. . Refiriendo los puntos de contacto a sus proyecciones directas m'. trazando la tangente t: a y:. cuyas trazas V. por ser el más próximo al plano vertical. vertical. E'. trazando la tangente t.18. paralelas a X e Y' y las tangentes verticales b' y f'.Curva plana en perspectiva cónica. n'. 9. utilizando tangentes frontales. . m'. parale- Fig.. h. . La tangente en un punto D de y se halla.18). y el plano ta-l~. h' Y C'e. 9.12. t Fig. concurrente en el punto de fuga de 9. de tangente frontal r¡-r2. las a t. se obtiene el punto de tangencia D'. La tan- 9.Representación de una curva plana en axonométrica. Refiriendo a ella D:. en D:. Representación en cónica (Fig. de plano v~ . x gente en un punto B de y se halla. Refiriendo los puntos de contacto a sus proyecciones directas.Curva plana en proyección cónica. La proyección y' se determina. B' YP' que permiten dibujarla con bastante exactitud.17. por su proyección Y¡ y la escala de pendiente del plano de la curva. se han trazado las tangentes paralelas al primero y segundo vertical. n:. 9. y W t' determinan su proyección directa t' == V. situado en la vertical B' B: . Representación en axonométrica (Fig. cuyas trazas T y G determinan la proyección directa t' == TtG. n'. tangente a y'.11. siendo m: y n.16) Sea la curva y.9. 9. se obtienen las tangentes r'. horizontal y vertical. Fig. en A'. b' y f' y sus puntos de tangencia e'.w ~ y proyección y¡' . queda definida como intersección de ex .. Para dibujar la curva. en B:. la curva y de plano ta-l~ Y proyección y'. de proyecciones r ¡' y m:. se obtienen cuatro puntos y sus tangentes respectivas que sirven para dibujar y' . viene dada por su proyección horizontal y. y su punto de contacto B'. con su cono proyectante de traza y'.16.W. Representación en acotado ('C>( Se representa lo mismo que en diédrica.17) g~ y C'e:. A'. de tangente vertical (situados más a derecha e izquierda) y del e.. 9. a y:.9. 67 a) En proyección cónica. 9. b) En perspectiva cónica (Fig.10.

€ == A'... Fig. (b) Método de triángulos.. .GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA EJERCICIOS Y APLICACIONES 9.oSI I . luego t == PT es la tangente buscada.. BB' = NN' = BN... la intersección I de () y € corresponde a una cuerda de longitud nula en y.. /' . IBB' . b. .19) se trazan secantes PA. PN. . se repite la construcción anterior. .' (a) Método de secantes y normales. CM. corta a yen el punto de tangencia de la tangente t == PT. I I I I I I I I / I I / 1/ ~ l .. así obtenida.14.<#' . que interceptan en y cuerdas AQ. . o sea. es decir. PB.21) Una vez trazadas las secantes AR... INN'. BNB' y BNN'. iguales respectivamente a las cuerdas PA. PB. corta a y en el punto de tangencia T puesto que la cuerda interceptada en y por la secante PT es de longitud nula.Tangente a una curva desde un punto exterior P. 9. (a un lado y otro de P) y una circunferencia () de centro P y radio arbitrario que corta a las primeras en 1M lB' e le ya las prolongaciones de PM y PN. 9. Si sobre cada cuerda como base (Fig. 68 ... por construcción.. N'Q'. --. etc que cada secante intercepta entre () y € son iguales. Trazado de la tangente a una curva 1. se construyen triángulos equiláteros AQA' y AQQ'. así obtenida. IBB'.II ~. tadas en y y en el mismo sentido de éstas.19. BQ. la curva de error " I~ 1/ lB 1/ 1 / I !te 1/ Fig. . N'Q'..\1 ¡' ~t I I 9. . ~T ~ // '" 1 N 'J1' // IQI~> 1 y I I I I ~". exterior a 1 Por P (Fig. Tangente paralela a una dirección d (Fig... AA' = QQ' = AQ.Tangente a una curva en un punto P de ella.. en un punto P de ella Por P (Fig. 9.15. CN.. La curva de error € == A'B' .9. .. 9. 9. como claramente se indica en la figura. BN. y por los extremos de éstas. .'I ./~1 '1 a / .20.13. . .. se obtiene la llamada curva de error A'B'C'M'N' == €. normales a ellas (una a cada lado de la secante).-Tangente paralela a una dirección dada. a las interceptadas en y. B'.20-a) se trazan secantes a.. PN intercep- I / p / / / //Ie' / /' / / ") / 1 / / 11 7I. Fig. paralelas a la dirección d.. a la tangente t == PI buscada. en 1M e IN' Si a partir de estos puntos se llevan sobre cada secante longitudes IAA'.. ..'p:. PM. Tangente desde un punto P.J.'.. de longitud igual a la de la cuerda... . b) Y a cada lado de ella. . c. . Como las cuerdas IAA'. 9.21..

.23. normales a ellas (una a cada lado de la cuerda). por ser perpendicular a la tangente común a c y y. BB' = NN' = BN. trazada por T. AA' = QQ' = AQ. 9. se vea "pasar" a través del espejo. . como se explicó en el núm.16.. consiste en mover un espejo f. sin ninguna angulosidad o quiebro al cruzarlo. M'N' corta a n en el centro de curvatura de y. corta a y en el extremo T del Fig. en su "Geometría Constructiva" (pág..17. Hohenberg.23). p t b) Si P es exterior a y. en T.24. en P (núm. PN Y n Fig.16) se trazan cuerdas PA. CURVAS PLANAS 9.. su radio. Si por estos centros se trazan luego normales a n. La perpendicular a t. es la normal n buscada. 178). Trazado del círculo osculador en un punto P de la curva 'Y (Fig. c) Método del espejo (Fig. trazando la tangente t. Este método práctico. 0N Y 0Q de círculos que pasan por P y cortan a y. Trazado de la normal a una curva 'Y (Fig. . es decir. . es decir. por pertenecer a n y ser el centro de la circunferencia o que determina sobre y una cuerda de longitud nula. hasta que la rama TA de y.. expuesto por F.D.. ° 69 . En esta posición. por ser ésta la que determina sobre y una cuerda de longitud nula. 9. con centro en él se trazan circunferencias secantes que determinan cuerdas AQ. 9.9. 9. de longitud igual a su respectiva cuerda (OAA' = PA.14. 0QQ' = PQ) la curva de error f == A'B' . BN Y CM. 9.. 9. .. de G. El radio PT == n es la normal pedida...Trazado del círculo osculador. se expone el trazado del círculo osculador en los vértices de las cónicas.-Método del espejo.. Fig.22. radio PT de la circunferencia c. . b) En el n° 1.-Normal a una curva. PB. La curva de error f == A'B' . de longitud igual a la de su respectiva cuerda. Y por los extremos de éstas. reflejada en TA'. N'Q'. según dichas cuerdas.24) a) Una vez dibujadas la tangente t y la normal n a y. PQ y sus mediatrices respectivas que cortan a n en los centros 0A> 0B' .22) a) La normal a yen un punto T de ella se halla. el borde n del espejo es normal a y en el punto de corte T con ella. luego oes el círculo de curvatura y OP .. así obtenida.25 de nlE. 0BB' = PB. 9. normalmente al plano del dibujo a. normalmente a él. . . 9. tangente a y en T.9.

f\ 1'. y F'.. 10. luego --2 -O M = O F' x O D .2) puede hallarse.. Por ser rectángulo el triángulo OBF: a2 = b2 + c2. o sea a2 = cJ..3) y la normal n a la elipse en un punto M de ella son las bisectrices exterior e interior de los ángulos queforman los radios vectores MFy MF' de M. lo cual permite hallar gráficamente uno de estos segmentos. son las polares de los focos F y F' .2. paralelas a una dirección d. en función de los otros dos. J0.3. • '. / / t El' i " I " O'. 10. luego (núm.4) se llama circunferencia principal y es el lugar geométrico de las proyecciones ortogonales P y P' de los focos F y F' sobre la tangente t a la elipse. I I --- -- -------~ I t--C---t-. e) La circunferencia E de diámetro AA' = 2a (Fig. Esto sirve para hallar las tangentes a la elipse. 10. el centro de simetría. P' y Q'. Fig. 10.. como conjugado armónico de F (núm. c) También se demuestra que la tangente t (Fig. El punto D (Fig.10. o sea a2 = cJ. de longitudes AA' = 2a y BB' = 2b. . La normal MD a MF' corta a AA' en D.Círculo director... por tanto.1. Tiene dos ejes de simetría.6) o como tercera proporcional. CÓNICAS 10.. . se llama círculo director o círcunferencia focal y es el lugar ~ d' // I I I I " I ~ __ -90<:' ___ ~ M "' // lB'.Determinación de la directriz. d) El círculo 8. 10.I'~\ " J "l iBa Fig. de centro F y radio 2a. 2. 70 .. El punto D es conjugado armónico de F. Elipse.. y distan de O la longitud O D = 1. 10.Focos.. tomando O M = a y uniendo M geométrico de las simétricas de F' respecto a las tangentes a la elipse. ejes y directrices. siendo FF' = 2c la distancia focal y O. d . por ser OM la altura del triángulo rectángulo F'MD. Q. basta trazar por F y F' perpendiculares a d que cortan a E en P. /FA' [)' I "" 1 . respecto a A y A' (por ser F el polo de 2 la directriz).1) a) La elipse es el lugar geométrico de los puntos de un plano cuya suma de distancias a dos fijos F y F' (focos) es constante e igual a 2a. b) Las directrices d y d'. siendo t == PP' y r == QQ' las tangentes buscadas. _ .. / /~. .. normales al eje mayor. respectivamente.-----[---Fig.3-c): OA = OF x OD. 2.. normales entre sí. Generalidades (Fig.1.

tomando sobre el eje imaginario OC = a y uniendo C con F'. 10. asíntotas y directrices. en Q y R. conociendo los otros dos.fJ F'. se indican los métodos más corrientes para dibujarla. por haces proyectivos y por diagonales. 10. 10.i. La normal CD a CF' corta al eje en D.5. CÓNICAS 10. normales al eje real.5-f). Fig. sus puntos de tangencia. lo cual permite hallar uno de ellos. .. 1. b) Tangentes desde un punto P exterior. sus puntos de tangencia (núm. d) En los números 1. trazadas desde P. . o como tercera proporcional entre a y c. Con centro en P y radio PF' se traza un arco que corta al círculo director O. Fig. Trazado de la elipse conociendo dos diámetros conjugados AB y CD a) Tangente en y"n punto M de la elipse. de G.gue corta a O. son los polares de los focos . de G.1 a 1.3-c): OA = OF x OD.Trazado de tangentes. HIPÉRBOLA 10. Trazado de tangentes (Fig. 10. Si a = b. El punto D puede hallarse. Las mediatrices m y n de F'Q y F'R son las tangentes buscadas y sus intersecciones M y N con los radios FQ y FR de O. Pueden hallarse por el método del núm. El punto D es el conjugado armónico de F.D. l-c). . son las tangentes m y t buscadas y sus intersecciones M y T con los radios FQ y FS de O.4. o sea: a2 = c2 . 2.4./G. la hipérbola se llama equilátera. 10. 2 Por ser .D.Ejes. como conjugado armónico de F. osea a2 = cJ.19 a 1. respecto a A y A' . Fig. por tanto. luego (núm. 10. 1O. b) Lo mismo que en la elipse.Circunferencia principal.6. La directriz también puede hallarse. c) Tangentes paralelas a una dirección d. y distan de O la longitud 1 = OD. las directrices d y d'. se indica el trazado de tangentes a cónicas ya dibujadas o dadas por cinco puntos o dos diámetros conjugados. 10. l-e o.4-c de n. trazando por F' la normal a.3. respecto a -2 A y A'.5 n/G.b2.6) a) La hipérbola es el lugar geométrico de los puntos cuya diferencia de distancias a dos fijos F y F' (focos) es constante e igual a 2a. Trazado de la elipse conociendo sus ejes Pueden utilizarse los métodos empleados para diámetros conjugados y los explicados en el núm. 10.21 de nIE. el centro de simetría.6 de nIE.). real o tranverso Al>: = 2~ el no transverso o imaginario BB' = 2b.D.10.D. En el núm. 71 . Es la bisectriz del ángulo F'MQ que el radio vector F'M forma con la prolongación del otro. Las asíntotas m y n son las diagonales del rectángulo QMNP de centro O y lados iguales a los ejes y los ejes son las bisectrices de los ángulos formados por las asíntotas. 10. por afinidad.5 Generalidades (Fig.5) 10. respectivamente. Las normales a F'Q y F'S. como recta que une las proyecciones ortogonales E y G de su respectivo foco sobre las asíntotas (núm. Tiene dos ejes de simetría normales entre sí: el eje focal. siendo FF' = 2c la distancia focal y O. 10. (Ver los ejercicios núms.2 rectángulo el triángulo OAM se verifica: OA -2 = OM .2. en Q y S.AM .

GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA . 10. .Trazado de tangentes. exterior a la hipérbola. Q' de los focos F y F' sobre las tangentes a la hipérbola. I I I I I I Fig. siendo S == [1. 10. c) Tangentes paralelas a una dirección d. impropia i).. Q y P'. Con centro P y radio PF se traza un arco circular cp que corta al CÍrculo director 0.10) Fig. Las mediatrices de FC y FE son las tangentes q y r buscadas y sus intersecciones Q y R con los radios F'C y F'E. sus puntos de tangencia Q y T. e) Las asíntotas q y q' son las normales trazadas desde O a las tangentes F'Q y F'Q' al círculo director 8.D. la secante se transforma en la tangente t y se verifica: Los puntos de corte e y D de una tangente t con las asíntotas son simétricos respecto al punto T de tangencia.Circunferencia principal. respecto a las tangentes t a la hipérbola. Fig. lados 1 == Pl m 2 == m (tangente en 1m 3 == Iml n (recta ). 4 == n (tangente en In). 10. . Es la bisectriz q del ángulo formado por los radios vectores QFy QF'. 5-f o trazar por F la normal FC a ~ue corta a 0. determinan segmentos iguales PM = QN. de G.8. Q' y determinan las tangentes buscadas p = PP' y q = QQ'./~ . . b) Si P Y Q coinciden. 5.7. 10. Esto sirve para hallar la tangente en un punto T de la curva: Trazar las paralelas TA y TB a las asíntotas y . 5 == InQ Y 6 == PQ.7) que la tangente t y la normal n en un punto M de ella son las bisectrices interior y exterior del ángulo formado por los radios vectores de M. . (nos. de centro F y radio 2a (círculo director o circunferencia focal) es el lugar geométrico de los simétricos P' de F'. se forma un exágono inscrito (núm. paralelas a una dirección d: trazar por F y F' normales a d que cortan a f en P.21) se exponen otros métodos de trazado de tangentes. f) La circunferencia f de diámetro AA' = 2a. d) El círculo 0. Por tanto: Las intersecciones de una secante r con las asíntotas y con la curva.- . 1. 72 a) Si por los puntos de corte P y Q de una secante r con la curva se trazan paralelas PS y QR a las asíntotas m y n. Puede hallarse por el método del núm. I I I . a) Tangente en un punto Q de la hipérbola.9. 4]. Esto sirve para hallar las tangentes a la hipérbola. llamada circunferencia principal (Fig.8) es el lugar geométrico de las proyecciones ortogonales P. 10. 10. En oJE.6.5] e Ir == [3. 6] puntos alineados (recta de Pascal).7) de . trazadas desde el otro foco r. 10. 10. R == [2. Otras propiedades (Fig. son las tangentes q y t buscadas y sus intersecciones con los radios F'C y F'D. Trazado de tangentes (Fig. Q y P'.9) c) También se demuestra (Fig. 10. / / I -:r'~-S C 1 1 I "- "- \ 1 1 1 I '- "- "-"-. trazadas desde P. sus puntos de tangencia.19 a 1. Las normales a FC y FD. b) Tangente desde un punto P. luego RS = MP = QN por paralelas comprendidas entre paralelas. en C y D..7. 10. en C y E.Círculo director.

Hipérbolas conjugadas (Fig. 1O. el punto de tangencia de una tangente t es el punto medio del segmento CD. . 73 . a la asíntota n corta a m. y los lados y las diagonales PQ y RS paralelos (núm. la paralela a OA. trazada por el punto medio A de OC . trazada por P. C y C'. Inversamente. 10.D.9. como diagonal. n Fig. Trazado de la hipérbola conociendo un punto P de ella y las asíntotas 10. b) Si una paralela r. los paralelógramos EPFQ y ESOR tienen el vértice E común. c = 01 = OF Y F. respecto a los ejes. (Ver n° 1. luego EO es prolongación de FE. Los ejes son las bisectrices de los ángulos de las asíntotas y el eje real. pudiéndose hallar así cuantos puntos y tangentes se deseen.. Finalmente. La secante s. 10.7-a). de G. el situado en el mismo ángulo que P. 10.8. 1°) Por secantes (Fig.Hipérbolas conjugadas. Las tangentes a cr paralelas a q y las tangentes a crc paralelas a P forman un paralelógramo (dibujado de trazas) cuyas diagonales son las asíntotas (paralelógramo de diámetros conjugados). Según esto (Fig. 10.12. 10. . c) Dos diámetros p y q. 10.9 de nlE. la otra diagonal pasa por el centro de la hipérbola. lo son también respecto a 0.Propiedades de las asíntotas. 10.11). siendo a = OA. se construye el paralelógramo PFQE de lados paralelos a las asíntotas. c) Si sobre una cuerda PQ de la hipérbola.10. Fig. determinados por las asíntotas sobre la normal PL al eje real. La tangente QG en Q se obtiene.). Los simétricos de P. . coincidentes. trazada por B. el foco. siendo t == CD la tangente pedida. tomar sobre éstas AC = AO y BD = BO. (J y (Je' en M.10. M es el punto medio de CC'.13. habiéndonos auxiliado de la semicircunferencia de diámetro HL. corta a la otra rama de la curva en el punto Q. determina el rectángulo OBIA.7-b). CÓNICAS Fig.12) Dos hipérbolas cr y cr c son conjugadas si los ejes real e imaginario de una de ellas son.11.13). son también puntos de la curva. son las asíntotas. conjugados respecto a a. trazadas por O. 10. Q y R Y las direcciones m' y n' de las asíntotas. como diagonales.Determinación del centro. respectivamente. Sus propiedades más importantes son: a) Sus distancias focales son iguales OF = OF 1 Y las asíntotas m y n. Las diagonales AB y CD se cortan en el centro O y las paralelas m y n a m' y n'. siendo DQ = PC. los paralelógramos APBQ y CQDR de lados paralelos a las asíntotas.Trazado de la hipérbola por medio de secantes. lO. para hallar el centro de una hipérbola definida por tres puntos P. También puede hallarse. . . El semieje imaginario b = OB es igual a la media proporcional PK entre los segmentos PH y PL. basta construir sobre las cuerdas PQ y QR. como intersección de t con la paralela a m. los ejes imaginario y real de la otra. Fig. En efecto. trazando la paralela QE a n y tomando EG = EQ (núm.

Con radio AC y centros F y F'. 1O. el parámetro 2p.PF = i\C . 5-a) se aplican los métodos del núm. círculos y luego. 12 de n/E. . se verifica: PP' . La normal FD a la directriz (eje) es el eje de simetría. El rayo común de ambos haces es el impropio i == m == q'. los homólogos de éste.-Por haces proyectivos de vértice impropio.4-b') y las paralelas n y n' a las asíntotas. Por P se trazan paralelas n y n' a las asíntotas OV= y O'V: y por O. 10. 2°) Por haces proyectivos. y el punto D. el radio vector de P y la distancia FD del foco a la directriz..15).15. la recta PF. se trazan arcos de Fig.10. para el punto P. Generalidades (Fig.P' y Q. 10.7 al.-Eje. las asíntotas q == OV = y m' == OV: que se cortan en el centro proyectivo O (núm.AC = A' A == 2a. exteriores a FF'.2'. B. el conjugado armónico del F respecto a A y A' (punto impropio de la parábola). en puntos P. de la hipérbola.3'. 2°) Por haces proyectivos de vértices impropios V= y V~ (Fig. PARÁBOLA 10. b) La directriz d es la polar de F respecto a la parábola.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 10.D. con radio A' C y centros F y F'. .). 3. Las paralelas a las asíntotas. en 1. 74 .Q' de la hipérbola. por ejemplo. IO. 1O. 10. el punto medio A de FD. 2. como el C.11.14). Una vez determinadas las asíntotas (núm.4 Y 4'. se cortan en puntos A. Para un punto P se verifica: PF = PH Y para el vértice A: AF = AD (semiparámetro p). 10.16. Fig. C.I4. . secantes que cortan a n y n'.. En efecto.. el vértice. de G. 3. Trazado de la hipérbola conociendo los ejes 1°) Método del compás (Fig. 10.1'. otros arcos que cortan a los anteriores. Sobre el eje focal se marcan puntos. el tercer par de rayar homólogos (Ver núms.-Modo del compás.. 1.16) a) La parábola es el lugar geométrico de los puntos que equidistan de un punto F (foco) y de una recta d (directriz).foco y directriz. Fig.9 puesto que se conocen las asíntotas y los vértices. trazadas por estos puntos.

12. si P y Q son los puntos de contacto de las tangentes trazadas desde un punto exterior A. y por tanto. De esto.Diámetro conjugado de una recta r. . b) En la parábola (Fig. pasará por el polo A de r.D. el conjugado armónico del impropio K de m.D. Fig. 10. 1O. la directriz d. CÓNICAS c) La tangente t (Fig. (a) (b) Fig. se verifica: La subtangente EH es doble de la abscisa x = AH del punto P de contacto y la subnormal HN.17) y la normal n a la parábola. sus puntos de tangencia (Ver n° 1. 2° Tangentes desde un punto exterior P. 10. 10. cuya distancia a F es igual al radio vector PF del punto de tangencia.18. paralela a r == PQ y T. . e) Si como ejes de abscisas y ordenadas se toman el eje AH y la tangente en el vértice r. su punto de contacto (Ver n° 1. el diámetro conjugado de la dirección r es la polar m de su punto impropio 1.3). la tangente r en el vértice. . al tender el foco F' al infinito. ll-c). respecto a las tangentes t a la parábola. Trazado de tangentes a la parábola de foco F y directriz d 1° Tangente en un punto M de la parábola (Fig.13. paralelo al eje. y como I pertenece a r. 10. La normal FB a r corta a d. (núm. En efecto. c). en H. c) Si como ejes coordenados oblicuos se toman un diámetro m == TM Y la tangente t en su extremo T. EH = 2AH = 2x y HN = DF =2p. Las normales a FB y FC. 10. y tomando AG = AH (núm. tomando FG = FM (n° 1O.). 10. la subtangente AM es doble de la abscisa x = TM del punto de contacto.17. Otras propiedades a) En toda cónica (Fig. se traza un arco <p que corta a la directriz en B y C.Trazado de tangentes.Tangente y normal. Basta observar que t es conjugada de m y por tanto. que bisecar las cuerdas paralelas a r (núm.1l-t) o proyectando ortogonalmente M sobre el eje. el del círculo director. el diámetro conjugado de una recta r pasa por el polo A y r y por el punto medio M de la cuerda PQ == r. 10.20 de n/E. se deduce: La directriz d es el lugar geométrico de los puntos C simétricos de F. 6. t) La tangente t y la normal n cortan al eje en puntos E y N. es constante e igual al parámetro 2p.10.18). 3°) Tangente paralela a una dirección r.19.19).21 de nlE. d) El límite de la elipse. es decir. La mediatriz m de FB es la tan- 75 . trazadas desde P.). en B. Fig. por el centro O (por ser diámetro) y por el punto medio M de PQ. la recta que une A con el punto medio M de PQ es un diámetro. es la parábola. 10.1l-e). --!on las bisectrices interior y exterior del ángulo FPC formado por el radio vector PF y la normal PC a d. y el de la circunferencia principal. son las tangentes m y n y sus intersecciones M y N con las paralelas BM y CN al eje. de G. 10. También puede hallarse. Es la bisectriz del ángulo F~1B que forman el radio vector MF y la normal MB a d. Con centro P y radio PF. en un punto P de ella. respecto a M y A. gente buscada y su intersección M con la paralela BM al eje. de G.

del haz T cortarán a las paralelas a d trazadas por 1".. de la parábola.. la recta que une los puntos medios 33' es paralela a MN' y tangente a la parábola en el punto medio T de 33' (núm.22). Fig.. se trazan por M y N paralelas r y s a d == QB y sus simétricas MF y NF que se cortan en F. . en T y M. 3. 3. I l s-tI d T. . podemos hallar n tomando sobre t: TD = TC y sobre m.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 10. T2.). 10. La tangente que pasa por cualquier punto 2 de m se halla directamente. . C. 13-c).. de G. .. tomando como vértices de los haces los extremos T y T: del diámetro d y como rayos homólogos. 2° Por haces proyectivos (Fig. N. 10. al eje FA paralelo a d (Ver n° 1. en sentido contrario a CM: CQ = CM. su punto de contacto N. 10. Los rayos TI. trazadas desde F. paralela a TM.22. como diagonal del paralelógramo 22"2'M'. se obtiene la tangente g. .. 13-c). sobre r' y proyectarlos oblicuamente sobre r.20). 10. N. N' .. por ser MN' el eje proyectivo de las series M. Para hallar el foco F y el vértice A. Si el número de divisiones de MN es par.14. trazada por el punto medio T de QB es la tangente en T (núm. los r y r' que se cortan en M y los homólogos t y s' (recta impropia) del rayo común d == s == t' que se cortan en el centro proyectivo O~ (núm.. 2". Las rectas 11'. 23'..20. Trazar la mediana QD = d Y la paralela media TP == t del triángulo QMN.. son tangentes a la parábola y permiten dibujarla. . Fig. Y M'./D I 1 I I I Q ? 1-«-" 1 ~L' Pr. Y M'. (rayos del haz T:) en puntos A.. como indica la figura. 76 ... Consiste en dividir los segmentos MN y M'N' en el mismo número de partes iguales y numerarlos. 10. Si se conocen las tangentes t y M. en 1'.. B.18 de n/E. en A. La construcción se justifica. 3° Por envolventes de tangentes (Fig. cortan a éstas en K y H (nO 10. ... . 10. 3. . 4-b). La mediana QB del triángulo QMN es el diámetro d == QB (núm. siendo a == KH la tangente en el vértice que corta...4-b').Fig.21.. . 10. como envolvente de ellas. 10. Se basa en la proyectividad de las series semejantes M.21).Trazado por tangentes y puntos de contacto. Las normales a m y n. N'. numerándolos como se ven en la figura.. 22'.13-b) y la paralela t a MN.D. construir el paralelógramo TPMD y dividir los lados TP y PM en el mismo número de partes iguales.Por envolventes de tangentes. ll-d). Repetiendo la construcción con las tangentes t y m. 2. respecto a D. La recta QD es la tangente n y el simétrico de Q. 10. . (núm..2'. Trazado de la parábola dada por dos tangentes m y n y sus puntos de contacto M y N 1° Por tangentes y puntos de contacto (Fig.16 a 1. También se pueden tomar puntos arbitrarios 1.Por haces proyectivos. en G. en dirección t. . de lados 22" y 2"2' (rectas asociadas paralelas a n' y m). .3'. trazada por el punto medio G de CE .

siendo necesarios cinco de ellos para determinar la cónica.° 9. tomando AB = AH. pudiéndose así trazar cuantos puntos y tangentes se deseen. 10. 1.° 7.-Método del compás. la solución es única. se trazan las tangentes PB y QB.° 10. . de G.14 (Ver núms. 10.18 de nIE. distante de ella la longitud arbitraria 1 > DB. 10. En el cuadro de la derecha se indican los doce casos que pueden presentarse y el número de soluciones de cada uno.10.° 6. Trazado de una parábola de vértice A y foco F (Fig.24) Método del compás. Trazado de la parábola de eje e. 10. de fácil determinación. a partir de estos puntos y/o tangentes.D.° 8. el vértice M pertenece a la parábola y la diagonal DM es tangente en M. vértice A y punto P. se reducen a éste. Fig.13 a 1.° 4.° o I I 2 2 2 3 3 3 4 4 5 o o I O I 2 O I 2 o I o I o o o I * Ver no'. El arco de centro F y radio 1 corta a r en puntos N y N' de la parábola. Según esto. el trazado de cónicas suele hacerse partiendo de tangentes y puntos de contacto o aislados.).16.° 3. siendo GA = AB (núm. CÓNICAS B Fig. 10. por ser FN = NE =1.23 de nIE.17. Una vez trazada la directriz d (distante de A la longitud AD = AF). EJERCICIOS 10. 10.15. hallando los puntos de contacto necesarios o nuevos puntos aislados. ll-d). el número de puntos de contacto de las tangentes es máximo. se traza la paralela r a d.23) 10. como se indica en el n° 1.0 2.24. CASOS TANGENTES NÚMERO DE SOLUCIONES I 2 Ó O' I 4ÓO 2ÓO I 4ÓO 2ÓO I 2ÓO I 1.Parábola dada por su eje. Por la intersección C de r y t. por el método del compás (núm. 241 y 244 de los Ejercicios de Geometría Moderna de G. Los restantes casos. PAPELIER .° 5.23. en P y Q. El género de la cónica puede determinarse. 77 .Tomo IX. La tangente en N' es la recta GN'.D. 10. Una vez dibujada la tangente r en el vértice (normal al eje) y el simétrico Q de P respecto al eje. ll-c). Cónicas definidas por puntos y tangentes Cónicas definidas por puntos y tangentes PUNTOS DE TANGENCIA PUNTOS AISLADOS 5 4 3 3 2 I 2 I En Descriptiva.15) o por cualquiera de los explicados en el núm.° 12. de G.° 11. 10. (Fig. se traza luego la normal CF a t que corta al eje en el foco F (núm. en el cuadrado construido sobre el parámetro DF como lado. vértice y un punto. 1O. Si entre los cinco elementos conocidos. Con estos datos puede dibujarse la parábola.

por ejemplo. luego tendríamos el eje y un punto. a una. P I I I I I 11 /1 . y el polo A respecto a la cónica que ha de pertenecer al rayo DG (conjugado armónico del DE respecto a p y r) y estar alineado con O y A'. .Un foco.1. las rectas OC == b-b' Y OD == a-a' serán dobles por pasar por el centro o. Una tangente y su punto de contacto o una asíntota equivalen a dos condiciones y la dirección de una asíntota. Se halla luego la polar l' de F respecto a la circunferencia y la polar f respecto a la cónica que ha de pasar por FI (conjugado armónico de F respecto a D y C) y por el punto de corte 1 de l' con el eje. B. a dos condiciones.18. C.Un punto y su polar equivalen a dos condiciones. AN Y AP. (J. una condición. a dos condiciones. Por tanto: . siendo éste. o sea. N Y P de la cónica se pueden obtener tres nuevos puntos M'.26-a. 1O.25. Decir que la cónica es parábola equivale a dar la tangente impropia. siendo O == [m. pues si se conocen tres puntos M. como conjugados armónicos de los dados respecto a los pares de puntos determinados por A y a en las rectas AM. a) Se conocen cinco puntos A. 10. .26-b). por ejemplo. Otros datos y condiciones equivalentes a) Se dice que una condición es simple si la cónica queda definida por dicha condición y por cuatro puntos de ella. a') Se conocen cinco tangentes m. q] y D == [p.16). . a una condición.A Fig. . r].Como circunferencia homóloga de la cónica se toma una tangente a m y n. Fig. tres condiciones. . 1O. como puede verse en los seis casos que siguen: M y I I I I I I / 7N P / P ~ M4 N~I a .Como circunferencia homóloga de la cónica se toma la de diámetro AB.El centro (polo de la recta impropia) equivale a dos condiciones. por ser homóloga de 1'.Un vértice V. q y r (Fig. Se halla luego el polo A' de a' respecto a la circunferencia. es decir. a dos condiciones.25) equivalen a dos condiciones.Un punto del plano y uno de su polar... respectivamente. 78 . pues si además nos dan la tangente en V. por tanto. la normal a ella trazada por V es el eje. 10. siendo necesarias cinco condiciones para definir la curva (núm. n] el centro de homología. que serán puntos dobles por pertenecer al eje. el eje e == AB de homología. n.26-a). b) Un punto A y su polar a (Fig. 9.19. 10. 10. 10. p.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 10. Construcciones homológicas Se basan en determinar la cónica como homóloga de una circunferencia. N' Y P' de ella. . D y E (Fig. la parábola.Un eje (polar del punto impropio de dirección normal a él).26-b. '/1 Fig. Uniendo O con C == [p. Según ésto.Datos: cinco tangentes. puesto que los dos focos y un punto definen la elipse y la hipérbola. en un sistema de homología previamente elegido. dar un punto o una tangente equivale a dar una condición simple. por ser homólogo de A'. y el foco y tres puntos. puesto que es dar un punto impropio de la curva.-Datos: cinco puntos. Se prolongan luego las cuerdas DC y DE de la cónica hasta su encuentro F y G con el eje. 10.

-Datos: Tres tangentes m. C y D son las intersecciones B'. y como circunferencia homológica de la cónica. q']. OC Y OD.. siendo A' Y B' los puntos de tangencia. Las homólogas de n. y el rayo DG. Se hace lo mismo con las polares g' y g de G respecto a las dos curvas y se hallan las intersecciones P~ == [f'. p y q son las tanjentes n'. B. 1O. y la intersección de las rectas homólogas AB y A'B' es un punto M ==M' del eje. luego el centro O de homología se encontrará sobre la recta PP'. Fig. homólogo del E. p y q y el punto T de contacto de m (Fig. g].Se toma A como centro de homología. Si ahora hallamos la intersección H de AB y q.Se toma m como eje de homología.28-b). 10. trazando una secante s paralela al rayo r y tomando EF = FG. El homólogo de C es la intersección C' de OC con la circunferencia. y el eje e queda determinado por las intersecciones M y N de los pares de rectas homólogas AC. 1O. n y q y los puntos de tangencia A y B de m y n (Fig. 1O. su homólogo será H' == [A'B'.Datos: A. AB]. OH].Datos: cuatro puntos A. q'].27-a). una que sea tangente a m y n. A'B'] YN ==[q.28-b. B' == [P'. B Ye y las tangentes t y s en A y B (Fig. A'C' y BC. y cortará a la circunferencia en el punto E'. 1O. y como circunferencia de la cónica. su homóloga será la paralela r' a g' y /" trazada por el punto 3. n y q y los puntos de contacto de my n. B'C' y CD. 1O. La homóloga q' de q es la tangente a la circunferencia trazada por el punto Q' == [A'B'.27 -a. e y D Y la tangente en A. .Se toma como centro de homología O la insercción de t y s. b') Se conocen cuatro tangentes m. C'D'. homólogo del Q == [q. e. por ejemplo. Si ahora trazamos la recta r = PE. y la tangente trazada desde él a la circunferencia será la homóloga q' de q.. y su intersección será otro punto N ==N' del eje e ==MN. c) Se conocen tres tangentes m. que son puntos homólogos. y el centro es la intersección O de las rectas AA' Y BB' que unen los pares de puntos homólogos A == [n. y como circunferencia homológica de la cónica. C' y D' de la circunferencia con los rayos OB. e Fig. una que sea tangente a t y s. CÓNICAS Fig. una tangente a m en T. siendo los puntos A' YB' de tangencia. 1O. n. B.. b) Se conocen cuatro puntos A. B Y y las tangentes en Ay B. 10. c) Se conocen tres puntos A. p'] y B == [p. 79 . B'C'. Fig. p' y q' a la circunferencia trazadas por las intersecciones de n.28-a). Y el eje e queda determinado por las intersecciones M y N de los pares de rectas homólogas BC.27-b. lo que nos permite hallar el centro O como intersección de EE' y PP~ Se hallan luego los polos B' Y B de b respecto a las dos curvas. homólogos de A y B.. OQ]. A' == [n'. una tangente a t en A.27-b). Los homólogos de B. p]. por ejemplo. q].28-a. p y q y el punto de contacto de m. y el eje e queda determinado por los puntos M ==[AB. ... homólogos de A y B. n. p y q con el eje. El polo A' de a' se ha hallado como intersección de la polar TS de O respecto a la circunferencia con la normal a a'.10.Se toma como centro O de homología la intersección de m y n y como circunferencia homológica de la cónica..-Datos: cuatro tangentes m. D y la tangente t en A (Fig. trazada desde el centro de ésta. g'] y P == [f.

y de la fuerza de atracción entre e y F. . situado en A. óptica. cuya naturaleza depende de la velocidad v de e. La órbita descrita por nuestro planeta alrededor del sol es una elipse en la que el sol ocupa uno de los focos. 80 . Cónicas a) Las cónicas aparecen en geometría. b) Las órbitas q>. como curvas planas de segundo orden y clase.. 10. pantallas de emisión y recepción de ondas. Esto se aplica en iluminación. '" Fig. ~ (a) ~~~~~.Reflexión de los rayos luminosos que parten del foco de una cónica. etc.29. 10. 10. su excentricidad..). 10. Inversamente: los que inciden sobre la parábola paralelamente al eje o sobre la hipérbola. como secciones planas de cuádricas y como secciones particulares de superficies de orden superior (conoides. sirve para hallar la reflexión de los rayos luminosos que parten de un foco (Fig. Fig.~~~~-----(b) (e) .20. en A. es decir. describe una cónica. A. cr. como lugares geométricos. La relación e = c/a de los semiejes focal y mayor de la elipse mide el alejamiento del sol del cen- tro de la órbita. descritas por cuerpos celestes e (Fig.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA APLICACIONES 10. como curvas fundamentales de polarida- des planas. De ahí el nombre de esta relación. etc. tetraedroides..Trayectorias de cuerpos celestes.. . se mueve en torno de otro F.en dirección F'. de ser bisectrices del ángulo de los radios vectores del punto de contacto. c) La propiedad de la tangente y normal a una cónica.30.30). considerado como fijo. Si un cuerpo celeste.29) son un grandioso ejemplo de cónicas. de foco F. se concentran en F. .

En las figuras 10. (d) Rectilíneo apuntado.v'// I (d) Escarzano n (e) A------<>------. 1O. (e) Por tran- Rectilíneo o aditelado (1) Elíptico Fig. (a) Oval ancho (a) Oval clásico Fig. -Arcos de tres centros.31 a 10.10. 81 .Ovoides. Son combinaciones de arcos circulares (Fig. elipse. quil. 10. . a) La proyección cilíndrica de una circunferencia sobre un plano es generalmente una elipse (o circunferencia).34.(d) De ojiva canopial de asno pial invertido peraltada Extrellado (d) Trebolado (e) Apuntado Fig. la proyección cónica puede ser circunferencia. en cambio.A---o--A vuelta de cordelo de hilo Peraltado (b) (b) De herradura apuntado. " .34 pueden verse distintos tipos de ellos. : . 10. elípticos y parabólicos.33. parábola o hipérbola. El ovoide es una curva plana. 10. CÓNICAS Visigodo Árabe (a) De herradura (b) De medio punto A .---&01 O2 \~02 (b) Adintelado (e) De tres centros De cinco centros (a) Carpanel o apainelado o deprimido Angular truncado (a) Conopial o (b) De lomo (e) Escocés o cono. -~---I-. (e) De cortina o estrellado. convexa y cerrada. --l--. b) Los arcos y secciones de bóvedas utilizadas en Arquitectura e Ingeniería suelen ser circulares.35. -Arcos simples.-Areos de dos centros./'-"'3 ' .-Areos de cuatro centros.32. 10. o . angular. Fig. IO.Circunferencia y elipse Tudor (1) Tudor degenerado (g) Por tranquil Fig. De ahí. (e) 10. Peraltado o de luneta (e) De todo punte De punto hurtado Rebajado o equilátero o trespuntado (a) Arcos ojivales o apuntados Peraltado ~ I""".31.35) utilizados en secciones de alcantarillas. de frontón o mitra. . su nombre. '' . c) Ovoides. descendente o rampante.21. de forma semejante a la de un huevo.-~'n 1\.

82 . A (a) (b) Fig. dos alineaciones.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 10. linternas. . b).36) de vigas apoyadas o en voladizo son también parábolas.. haces de rayos paralelos y las de telescopios astronómicos. en el redondeo de piezas (Fig.23. faros. v Fig. de directrices parabólica de segundo orden o de orden más elevado.38. de asíntotas v y p. a distancia.39) es una hipérbola equilátera cr. en secciones de bóvedas laminares y arcos de puentes de grandes luces. 10. siendo a = ~ (ángulo de caída). I a) Las pantallas de focos luminosos. etc. Parábola .22. c) Al disparar un cañón. . b) Los modernos sistemas de localización acústica y navegación hiperbólica permiten determinar la situación de un punto. d) En dibujo técnico aparece la parábola como meridiano de superficies de acuerdo de revolución (Fig. 10. son de sección parabólica para proyectar. (a) Meridiano de superficies de acuerdo de revolución (b) Redondeo (e) Enlace parabólico de de piezas. // " " :V . 10. / I .37.36.37).-Curva isotérmica de un gas perfecto. el proyectil describe (prescindiendo de la resistencia del aire) una trayectoria parabólica de vértice V y ordenada máxima h. por intersección de hipérbolas. Fig. e) En arquitectura e Ingeniería. la curva isotérmica de un gas perfecto (Fig. I " -1'.Parábolas de momentos flectores. El sistema DECCA descubierto por los aliados en la Segunda Guerra Mundial utiliza mapas con un reticulado de tres familias de hipérbolas de distintos colores. Hipérbola a) En Termodinámica. b) Los diagramas de momentos flectores M (Fig. 10. 10. . con inclinación a (Fig. 10.39. y suministra automáticamente los datos que permiten conocer las hipérbolas sobre las que se encuentra el barco.Trayectoría balística en el vacío.38-a). Fig. " ". 1O. para concentrar sobre el foco las radiaciones de los astros. 10. 10.Trazado de parábolas por tangentes. en enlaces parabólicos de alineaciones rectas y para obtener curvas de forma agradable.

. ción paralela. En efecto.2. = y.. si consideramos dos posiciones del segmento AB. y nA> n B a las trayectorias a. la transformación que liga dos posiciones L! y L!' es un giro o una traslación o lo que es lo mismo: Toda congruencia equivale a un giro o a una traslación. Y el triángulo~. de dirección BC). puesto que si el triángulo OAB se gira el ángulo y = AOA' .Traslación curva. b) Los polos de un movimiento determinan. las cuerdas AA'.. B Y C. 11.:= OB'). rayos polares. OB. Centro de giro y polo de un movimiento (Fig.. se deducen una de otra por trasla- Fig. la llama curva polar. Fig. por ejemplo. etc. siendo COC' = BOB' = . es giro o traslación respectivamente.Centro instantáneo o polo.. propio o impropio. 11.~e­ dedor de O. y si se reduce a un punto. b y c. . CURVAS DE RODADURA Y OTRAS 11. Si ésta es impropia (Fig. . la intersección de las mediatrices MO y NO de AN y BB' es el centro de giro O. el movimiento es una traslación curva (conserva el paralelismo de los lados y las trayectorias b y c. coincidirá con el ONB' (por ser AB = NB'.. Si MO y NO son paralelas. . el centro de giro O es impropio y el giro es una traslación. y sus mediatrices se transforman respectivamente en las tangentes y normales tAo tB . 11. El punto de encuentro O de estas últimas se llama centro instantáneo de rotación o polo.11.1) a) Si una forma plana indeformable ~ (un triángulo en este caso) se mueve en su plano.X y OB. 83 . Si ~ Y ~' son dos posiciones sucesivas (infinitamente próximas). Esto permite enunciar: Todo movimiento puede considerarse en cada posición (en cada instante) como una rotación o traslación infinitamente pequeña (rotación o traslación instantanea) alrededor de su respectivo polo (propio o impropio). 11. OA= Q.. . BB'. de modo arbitrario. y las rectas OA.1. . con el ~'..2). en A. generalmente.1..

En la rodadura. Si giramos a alrededor de D'. arcos AE y A'E' de igual longitud. Movimiento de rodadura (Fig. se verifica: a) La ruleta se conserva siempre tangente a la base.-Movimiento de rodadura de dos poligonales de lados iguales.4. Fig.3. El movimiento de a. tangente ella. B'. 84 Si a y ~ son circunferencias.. de modo que sus bordes a y ~ se acoplen. y lado CD coincidente con C'D'.. .4) que rueda sobre otra fija L. y ~. Si los vértices se suponen infinitamente próximos. sobre otra curva fija /3 (base). base.2. . por tanto. . las poligonales se transforman en curvas y los lados. incluso si una de ellas es recta (circunferencia de radio infinito)...Rodadura de una plantilla sobre otra. los lados EF. la curva polar. BC = B'C " . y la fija. de infinitos giros.. En el cuadro que sigue se indican los nombres que reciben. denominado de rodadura se compone... alrededor de cada vértice.. son también infinitamente pequeños. . 11. sin deslizarse. b) Los puntos de contacto A y E de dos posiciones ~ y ~4 de la ruleta determinan en ésta y en la base. 11... C. La curva móvil se llama ruleta..3. hasta que DE coincida con PE " los vértices A. girarán el ángulo YI = EDE'. los polos de éstas. etc. . 11. Esto sucede con la plantilla ~ (Fig. . De aquí que podamos enunciar: Se dice que una curva a rueda sobre otra /3 que le es tangente.4) la descrita por un punto P. C'.3) Sean a y ~ dos líneas poli~ales coplanarias de lados respectivamente iguales AB = A' B'. sin deslizamiento. . Y a tomará la posición al' Repitiendo estos giros.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 11. CURVAS DE RODADURA 11. de a coincidirán con los E'F'. Fig. sin deslizamiento alguno entre ellos. . ligado invariablemente a una curva a (ruleta) que rueda. uno sobre otro. F'G'. FG. c) La base ~ es la curva polar de rodadura y sus puntos de contacto A' .. según la naturaleza y posición de la base y ruleta. . si los elementos rectilineos de a coinciden ordenada y sucesivamente con los de /3. B. Cada elemento rectilineo se transforma en la tangente común a a y al: su punto de contacto D es el polo o centro instantáneo de rotación. La base y la ruleta pueden ser planas o alabeadas y coplanarias o no.. en sus elementos rectilineos. YI' Y2' . 11. infinitamente pequeños. 11. se engendran las curvas de rodadura cíclicas.. Clasificación Se llama curva de rodadura 8 (Fig. ~ y determinarán la igualdad de perímetros CE = C'E " CF = C'F'. con cada posición de la ruleta.

acortada y alargada). P.z de la ruleta (arco de centro O2 y radio q 2) y los P~ y P~' (alineados con O y Po) estarán~bre 02P2 y distarán de O2: 02P. los puntos de ella que distan del punto de tangencia una. c2 Y c3' concéntricas con p. descritas en una rotación de la ruleta.P~.. acortada y alargada.. cuando la ruleta haya rodado 2/6 de vuelta. sus centros. Epicicloide (Fig. su punto 2 coincidirá con el 2 de p. a su vez.2 y P. C2. Finalmente. interior o exterior a la ruleta y son de gran aplicación en la Geometría de transmisiones y engranajes. que permiten dibujar las epicicloides O. Sea a o la posición inicial de la ruleta tangente a p. P. 11. Las curvas P:-P6 .. se llaman lazos o arcadas y gozan de las siguientes propiedades: ~) Cada lazo es simétrico respecto al radio medio C03 de la base. se dibuja la circunferencia e de centro C y radio R + r d~crita por el centro O de a.. . las posiciones al' a 2 . descritas por estos puntos. P2. 85 . P.. engendrada por el rodamiento de una ruleta circular a. sus radios y Po. Así se obtienen las temas PI' P. las rectas P22. t' y t". Es la curva. o' y o" (normal. y O. = OP~ y 02P.l-a). O YC.. en Po. P~ Y P~' los puntos generadores. Cuando la ruleta haya rodado una vuelta completa. situados en OC. normales (naturales). El punto generador Po estará en la intersección de C2 con la posición <X.'2 que unen el polo 2 (centro instantáneo de rotación) con los respectivos puntos generadores son las normales en dichos puntos a la epicicloide y las tangentes t.. en .. r y R. . las perpendiculares a ellas (núm. ll. prp~ y P. A partir de este dato. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS Base Ruleta Posición relativa Situación de la ruleta respecto a la base Exterior 11.4.'. se construye el ángulo POCP6 = A y éste y la ruleta se dividen en un número par de partes i~ales (seis en la figura) y se trazan los radios C 1. por ejemplo. acortadas o alargadas. también llamada pericicloide. acortada o alargada. Por otra parte. según sea normal. con O2. tangente exterior al círculo base 13.' = OP¿'. según que P sea respectivamente incidente.5) Nombres Epicicloide o Epitrocoide Hipocicloide o Hipotrocoide Cicloide Exteriores o interiores Circunferencias Tangentes Interiores Interior Recta Circunferencia Circunferencia Recta Tangentes Exterior Evolvente Estas curvas pueden ser. b) Las epicicloides presentan puntos de retroceso Po. tangente a p en P 6' siendo P:-P6 = 2m = 1tRA/180. de donde: A = 360rlR.. puntos de inflexión p¿ o puntos dobles D". . dos y tres divisiones estarán sobre las respectivas circunferencias c l . de la ruleta.11. c) En cada posición O2de la ruleta. que pasan por los puntos de división de a. 11.. Fig. se encontrará en la posición a 6 . que cortan en c en 0 1. .. O2.Lazo de epicicloide normal.'. P.5.

11. 8' y 8" (normal. los puntos Po. oo. a) engendran elipoo' ses 8' Y 8" de eje mayor vertical. En la figura. b).GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA Fig. Hipocicloide (Fig. b) situados debajo del Los puntos P'. 11. 11. (a) De eje mayor vertical. (b) De eje mayor horizontal. 86 . nos curvilineos regulares de n lados. PI. Fig. de construcción y propiedades análogas a las de las epicicloides. tangente interior al círculo base [3. P".8.6) Se engendra por el rodamiento de una ruleta circular a. acortada y alarga- da). P". Si r = R/2. describen las hipocicloides 8. acortada y alargada.Tetracuspidal o astroide. 11. Son hipocicloides normales engendradas por ruletas de radio r = R/n (siendo n número natural) que describen polígo- p Fig.6.8). el diámetro PM y la circunferencia 8'" . centro P'" de la ruleta describen elipses de eje mayor horizontal y los P Y P"'.-Tricuspidal. (Fig. Las más sencillas son la tetracuspidal o astroide (Fig. (Fig. 11. el diámetro MN y la circunferencia 8'" . b) Hipocicloides elípticas (Fig.7). Y P~: alineados con O y C.-Hipocicloides elípticas. Como casos particulares. degenera en un diámetro. citaremos las hipocicloides cerradas siguientes: a) Hipocicloides poligonales (Fig. . a) y la tricuspidal (Fig.7-b.7-a.5. y los P Y P'''. Los puntos P'. Fig. 11. 11.Hipocicloide normal. oo. 11.. Se engendran por puntos interiores o exteriores a una ruleta de radio r = R/2.

En este caso..01 r (Ver n° 19 de la "Geometría Constructiva" de F. r de la semicircunferencia. 11. el perímetro de la ruleta se lleva sobre la base a partir de Po. En la figura. cometiéndose un error E < 0.Eunto medio A.1 O-b. 11.10) a) Método de proyección (Fig. r Si se toma IC = 3/4r = 0.14629 . siendo PJ>6 = 2 7tr (Ver núm. II. siendo OC = d3 la altura del triángulo equilátero DBC. r que se aproxima más al valor real 3.. b) Por lados inscritos (Fig.. Cicloide (Fig.9) Se obtiene por la rodadura de una ruleta circular a. en M y N.141593 .6. r 11. Inversamente.1547005 . \ .. Hohenberg).73 + 1. II. acortada y alargada.. 11.11.-Cicloide normal.2 Y 3).75 r y MN = 3. un ángulo mayor.11.14153 . Las proyecciones N y F de B y E son las longitudes rectificadas AN y AF del cuadrante AB y del arco AE. natural o acortada. r 87 . Fig. . Fig. n° 282."J3' = 3. tangente a una base rectilínea ~."f3' + r)/r. de construcción y propiedades análogas a las de las epicicloides e hipocicloides. P~ Y P¿'. 13. Los extremos B y D de la semicircunferencia de radio r se proyectan sobre la tangente a ella en su.. Ó' y ó" (normal. c) Método de Kochansky (~. describen las cicloides Ó.41) r = 3. Puede ser alargada.-Método de Kochansky (1685). se verifica: MN =~AM2 +AFf =~ 4r2 + (3r . basta proyectar sobre ella el extremo F. igualo menor que el de la hélice (Figs.. De esta semejanza se deduce: MN/ DB =CNCO.9. según que la dirección de proyección forme con el plano de la base del cilindro.IO-c. La cicloide es la proyección oblicua de la hélice cilíndrica sobre un plano paralelo a su eje (perspectiva caballera). alineados con O y Po. Si 13 y 14 son los lados del triángulo regular y del cuadrado inscritos: MN = 13 + 14 = r {3 + r f2 = (1.75 r (Ver "Geometría'~ Pérez-Beato y Sánchez-Marmol. acortada y alargada).. de donde: MN = DB x CNCO =2r (r. 11. b).. I I • . c) Si se traza OB inclinada 30° respecto al radio OA y sobre la tangente en A se lleva BN = 3r. los puntos Po. desde C.Por lados inscritos.1428571. Rectificación de circunferencias (Fig. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS N Fig. Es también la proyección ortogonal de la hélice sobre un plano oblícuo respecto al eje (perspectiva axonométrica). semejante al CMN (Ver "Dibujo Geométrico" de Frank Kilton)..7..IO-a.n8/3)2 = 3.1. a).7). tomo 1): OC = 01+ IC = 1.. \ I \ M A N Fig.-Método de proyección. desde C. en E. Si AE -< 60° conviene tomar OC = 2r. para llevar la longitud AF sobre la circunferencia. 11.

los errores cometidos son f < 0. A partir de B. abrir el compás lo suficiente para abarcar una cuerda manejable y de longitud sensiblemente igual a la del arco subtendido. .-~.Evolvente de círculo.001 Y f < 0. Para a < 90°.. respectivamente (núm.Espiral de Arquímides. b) Método de D'Ocagne (Fig.. trazada por P 2 y distaran de P2 : P2 P. "~ / B / i j' / / /~o A (b) Método de D'Ocagne. P.. Rectificación de arcos (Fig. ~ _____ .a<90°. ¡e I Fig. 3a . . 11. 1_---. acortada y alargada).01.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA Oro. Se divide la cuerda AB en tres partes iguales y se traza el radio OD que pasa por el segundo punto de división y la paralela BM a él. P2 distará a éste la longitud P2 2 (igual a dos divisiones del arco rectificado) y P. I l R~ .8. . respectivamente. ()' y ()" (normal. son las normales t. ocupará la posición r2 tangente a ~ en el punto 2. La recta AD corta a BM. p¿ Y P¿'. 11. a < 65° Y a < 35°.. por ejemplo. Fig. l' Y t" a los radios polares r2 = P2 2.13. P~ Y P'.Rectificación de arcos. 11. 11.. .11. Si la ruleta recorre las divisiones de arco. describen las evolventes (). A veces resulta práctico con arcos pequeños. 88 . r2 . M (e) Método práctico del compás de puntas. 11. 11. c). etc. respectivamente.' = Po P~: Las tangentes a ().0001. (a) Método de Rankine. Evolvente de círculo (Fig.12) Es la curva engendrada por el rodamiento de una ruleta rectilínea r tangente al círculo base /3. 11 .12. ()' y ()" en P2 . En la figura.'" .1-a) y el CÍrculo base ~ es la evoluta de () por ser la envolvente de las normales r l . Para 45°'S.7). se lleva sobre la tangente AM el mismo número de cuerdas. 11. en M. a la tangente al arco en A. 11. = PoP~ Y P2 P.:- 211:R-=--__ I : '<-- CY--. se recorre el arco hasta el punto más próximo al A y sin levantar la punta de esta última posición.l ' a I .001.11) _a) Método de Rankine (FiLa) L~uerda del arco AB se prolong~a longitud AC = AB/2 = a. siendo POP I2 la circunferencia base rectificada (núm. alineados sobre la normal CPo a la posición inicial ro de la ruleta. los puntos Po.01 Y f < 0. \ . siendo AM la longitud del arco AB. b). Ms Fig..... conviene tomar AC igual a la cuerda del arco AB/2. . en sentido inverso..9. siendo AM la longitud del arco AB. 2 Y P~ 2. La construcción y propiedades son análogas a las de las curvas anteriores. en M. c) Método del compás de puntas (Fig. f < 0. . El arco de C y radio CB = 3a corta. y Pt estarán sobre la normal a r2. Los errores cometidos para a < 60° Y a < 30° son f < 0.

b) Espiral de Arquímides (Fig. simétrica de o respecto a la normal 003 al eje polar mo. aproximándose cada vez más a él (punto asintótico).. etc. 11. 13..8 Y 10... También se enrrolla alrededor de 0. parabólica. La ecuación de la curva en coordenadas polares que relaciona la distancia p = OM. obteniéndose otra rama o' (dibujada de trazos).: lOA. de la podaria a las rectas que estos puntos determinan con P Repitiendo esta construcción con O obtendríamos la podaria o' = A'. el lugar geométrico de los pies A. M 3 . c. trazadas por los puntos A. es : p = f (S). a una curva y y las normales PA. (a) Hiperbólica.7).. 10. b. exterior a y. . respecto al foco.l4-a). Sobre cada recta de división mi' m 2 . D). a aquellas. 11. . estudiadas en Geometría Analítica. CURVAS DE RODADURA Y OTRAS OTRAS CURVAS NOTABLES 11. de eje normal al cuadro. 11. 89 . con el giro S. etc. longitudes OM I = 01. . Su ecuación es p = as. y su proyección ortogonal sobre un plano normal al eje del cono de revolución de la hélice. PB. 11.. logarítmica. .. bajo el mismo ángulo. 11. al mismo tiempo que ésta gira con movimiento uniforme alrededor de un punto fijo O de ella (polo). se traza una circunferencia El otro extremo de la espiral tiene como asíntota la paralela s al eje polar IIl¡j' trazada a distancia a de él..15.10.. La proyección ortogonal de la hélice cónica. e. y se divide ésta y el radio en el mismo número de partes iguales (seis en la figura).. de dichas normales es otra curva 8 llamada podaria de y respecto a P La curva y llamada antipodaria de 8 es la envolvente de las normales a. Su ecuación es pS = a. . . trazada por el punto de vista (núm.. cuarta. .. sobre un plano normal al eje del cono de revolución de la misma (Fig. y así obtendríamos la podaria tercera. La curva pasa por y tiene infinitos puntos dobles DI' O 2 . exponencial. llamda podaria segunda de y..11.8-a) y su transformada en el desarrollo del cono (núm. Según las leyes del movimiento de M. cúbica..Podaria y antipodaria.l4-b). B. etc. siendo a constante. . B'.). . b.15) ° Si trazamos las tangentes a. (b) Logarítmica.18). 11.. como la anterior.. A valores negativos de S corresponden vectores negativos.11. Fig. a partir de 0. El punto móvil da infinitas vueltas alrededor de 0.. de o. Podaria y antipodaria (Fig.. La circunferencia principal de una cónica es podaria de la cónica. auxiliar de radio OM6 = 2 na. B. . 13. c. se obtienen distintas espirales (hiperbólica. de y.14.. . . Es la de ecuación más sencilla p = aS. Para dibujarla. y es cortada por sus radios vectores mi' m 2. OM 2 = 02.. La transformada en el desarrollo de la hélice cónica de tangentes igualmente inclinadas respecto a las generatrices.6) es una espiral hiperbólica. m 3 . . d) Espiral logarítmica (Fig.7) son espirales de Arquímides. Espirales a) Son las curvas engendradas por un punto móvil M que se desplaza en determinado sentido sobre una recta m. por ser el lugar de las proyecciones ortogonales de los focos sobre las tangentes (Figs. desde un punto fijo P. C' . e.Otras espirales. 13. con centro en 0. ••• de la espiralo. que determinan los puntos MI' M 2 . c) Espiral hiperbólica (Fig. ••• se llevan. 13. La perspectiva cónica de una hélice cilíndrica. son espirales logarítmicas (núm.13). Fig. 11.

por tanto. b. d. d) Esfera osculatriz. .2).. por ejemplo. Los sucesivos pares de elementos a. Generalidades a) Definición. de una curva (Fig. infinitamente pequeños.. Y forman entre sí ángulos sucesivos Fig. . Por tanto: por cada punto de r se puede trazar una tangente e infinitos planos tangentes. 12. b) Plano tangente (Fig.. CURVAS ALABEADAS 12.d.. en un punto P de ella. Si un punto se mueve en el espacio.3. se llama esfera osculatriz de la curva en e y su centro. infinitamente próximo a P. La sección de la esfera por el plano osculador en C es el círculo osculador de la curva en C.. etc.Movimiento del punto generador.b.Plano osculador.c. Se llama plano osculador ro de una curva alabeada y en un punto P de ella. 12.2. . ••• . que se cortan. ro2.Tangente y plano tangente. es tangente a y en P y se llama plano tangente. Fig. Todo plano a que pase por la tangente t a una curva alabeada y. . El plano osculador también se determina por dos elementos contiguos NP y PQ o por la tangente tp en P y un punto Q. Cuatro puntos consecutivos B. cambiando constantemente de dirección. .1. 12.3) definen sucesivos planos ostuladores ro]> ro. D y E de una curva alabeada no son coplanarios y definen. . 12. El límite de esta esfera cuando tres de los puntos tienden a confundirse con el C. 12. engendra una curva alabeada caracterizada por no tener cuatro puntos sucesivos coplanarios. condición ésta que sirve para definirla. centro de curvatura esférica. c) Plano osculador. C. según los elementos b.1. la posición límite del plano determinado por tres puntos sucesivos (infinitamente próximos) N. 12. una superficie esférica.1). p Fig. 90 .12. P Y Q de ella. 'tI' 't 2.. llamados ángulos de torsión. c. cuando N y Q tienden a confundirse con P. Esfera generatriz (Fig. c. .

c]. 91 . en p. Curvatura de flexión y torsión Según lo expuesto. y la b. Existen. y sus caras son: el plano osculador ro == [tp. b) Si ro gira en el mismo sentido. luego: el plano osculador de la curva. B. La normal n. pues. podemos enunciar: Una curva alabeada puede considerarse engendrada por un punto que se mueve en su plano osculador sobre la tangente.12. 12. 12. la tangente gira un ángulo <P (ángulo de contingencia o flexión) igual al formado por las tangentes a la curva en B y E. 12.. e] de y.. la curva se encontrará. 12.11). sean puntos infinitamente próximos de y. en P.4. en el entorno de C. (Yern° 15. Las relaciones <pIs y 't/s se llaman.Triedro principal. El triedro trirectángulo de eje tp' n y b es el triedro principal o intrínseco. normal a ro.. llamado plano rectificante. en P. rol Y ro2 están a distinto lado de él. un ángulo 't (ángulo de torsión) igual al formado por los planos osculadores en B y E. cuando A. y el límite de ellas. en ellímite. . es la perpendicular trazada por P a la tangente tp a y. en el llamado cono director de y. .3) a) Combinando los giros sucesivos (infinitamente pequeños) 'tI' 't2. infinitas normales a y.. C. según sean planas o alabeadas. los nombres de líneas de simple o doble curvatura. los lados se transforman en tangentes. l2.. en un punto ordinario e de ella. . Las paralelas a los elementos d y e.S. [b. o simplemente primera y segunda curvatura de la curva en B. en P. Normal y binormal (Fig. del plano osculador con los <PI' <P2' . en P. Y el plano osculador. al mismo lado de ro. Cono director (Fig. Por tanto: El plano osculador de una curva alabeada yen un punto P de ella es paralelo al plano tangente al cono director de y. son generatrices infinitamente próximas d' y e' del cono que determinan el plano [d'. Si ro cambia de sentido de giro en C. al mismo lado del plano. por el general.3. 12. curvatura de flexión y de torsión.Las inversas de estos límites se llaman radio de curvatura de flexión o torsión. el plano normal [n. al recorrer el punto generador un arco B~E de longitud s (Fig.4.. flexión y torsión media del arco B~E.2. 12. En el límite.. Fig.4) Normal a una curva alabeada y. o éste es un punto singular. normal a ro. y la piramide. de tal modo que mientras ésta va girando alrededor del punto.n]. según la generatriz del cono paralela a la tangente a y. el plano osculador gira alrededor de la tangente. definidos por los sucesivos pares de lados de la poligonal. . Los restantes planos tangentes en C dejan a la curva.5. es la normal principal. 12.3). Movimiento del punto generador (Fig. e'] tangente al cono y paralelo al plano osculador [d. Fig. respectivamente. es el único plano tangente que es atravesado por la curva en dicho punto. contenida en el plano osculador ro. radio de flexión o torsión o radio de primera y segunda curvatura. Si por un punto Y del espacio se trazan paralelas a los lados de la poligonal ABC '" inscrita en una curva alabeada y. de las tangentes a la curva en cada punto. al tender s a cero.. por ejemplo. contenidas en el plano normal a yen P. en un punto P de ella. CURVAS ALABEADAS 12.-Cono director. De aquí. se obtiene una superficie piramidal de vértice Y y caras paralelas a los planos [a. b]. flexión y torsión. b] y el plano tangente [tp' b].5) 12. la binormal.

En efecto. b) Rama parabólica (Fig. en P.6-c).7) La proyección de la tangente t. Asíntotas y Plano asintótico a) Las definiciones y propiedades de ramas infinitas. la tangente a y. l°) Si el plano osculador pasa por V. Ramas infinitas. 12. 92 de retroceso (Fig. al proyectar una curva y . 9. puesto que si la secante PA gira alrededor de P de modo que A tienda. Sea ro el plano osculador de y en un punto ordinario P de ella. la proyección P' de Pes. ésta se proyectará en su traza too y por ser secante a y. 9. y el plano [VA'P']. Si el plano [0.Proyección de la tangente a una curva. Casos particulares (Fig. una rama infinita de dirección asintótica O y c == PI. la rama parabólica tiene una asíntota impropia de orientación Li. Como ya se dijo (núm. a). Fig. 12. -El plano osculador es proyectante. t"" su traza y t. a una curva alabeada y. derá.8).GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 12. un punto de inflexión (Fig.2-b) las dos ramas PA y PB se proyectará a distinto lado de too. y en el límite. direcciones asintóticas y asíntotas de curvas planas (núm. . por ser ro proyectante y contener a t. desde un punto V (propio o impropio) sobre un plano n. en P y P' respectivamente. 12. c). y. una cuerda paralela a o.6. según que V sea exterior a t. PROYECCIONES DE CURVAS ALABEADAS 12.8. én general.6). En la figura c se ve que. se dice que y es una rama parabólica. PA y P' A' se convertirán en las tangentes t y t' a y y y'. a confundirse con P'. 12. excepto en la figura c. incidente con ella o con su punto de contacto P. sobre y.Rama parabólica. (n° 12. La tangente a una curva en su punto impropio se llama asíntota y el plano osculador en un punto imprpopio. tangente al cono. . si al tender P a I sobre y.6) también se aplican a las curvas alabeadas. sobre y'. t]. b) u ordinario (Fig. el límite de c es la recta impropia i de ~ ° Fig. En este caso. en el ex == [g. de traza ta == t' tangente a y'. contenida en ro. plano asintótico. (asíntota impropia) y el límite del plano [0. es la tangente a la pro- yección y' de yen la proyección P' de P.6. 12.7. su proyección N ten- (a) V es exterior a t (b) V pertenece a t (e) V coincide con t Fig. en un punto P de ella.7. c] admite como posición límite un plano ~. Proyección de la tangente a una curva (Fig. Sea un punto fijo del espacio. la cuerda c se aleja infinitamente de 0. a confundirse con P. 12. que pertenecen a distintas hojas del cono proyectante. tp] es también ~.

12. 12. es decir. a y b) o a distinto lado de to) (Fig. un punto de retroceso de y (núm. . describiendo y'. incidente con ella o coincidente con el punto P de contacto. ti es tangente a YI en el punto ordinario PI. desde un punto P de ella. P' lo hará sobre y'. La proyección y' I de la otra rama de la curva (no Ol . por ejemplo.I' Y c' == Ter.12. 2°) Si ro no es secante a la curva. la asíntota de una rama infinita y. b) P2 Y P3 son puntos ordinarios y de retroceso de segunda especie. la tangente a' a y en la proyección l' de I. dibujada) que concurre en 1. a. 93 . Tal sucede con el punto doble P' de la figura b. a distinto o al mismo lado que y' respecto a t según que ro sea o no secante de y. La proyección P' es. en P. b). en l. 12. veces a VP'.9. Fig. quedan al mismo (Figs. un punto de retroceso (Fig. . a confundirse con 1. P2 y P3 son puntos de inflexión y retroceso de Y2 .10.9-a y con los puntos de retroceso de primera especie P' y P 3 de las figuras 12. como ya se dijo. 12. cuando P tienda sobre y. Si ro no es secante a la curva (Fig. O) (J)' (a) La asíntota no pasa por V. en 1'. La proyección del punto impropio I de y es la traza l' de la paralela VI' a Ú y las de a y c son a' == T.9-a. b) Análogamente (Fig.8-a y b. Proyección de ramas infinitas (Fig. con los puntos de inflexión P' y P 2 de las figuras l2. En la figura a. por no ser la perpendicularidad un invariante proyectivo. siendo Ta Y Te las trazas de a y c.11) 1°) Proyección cónica. es en general. 12. a). y la proyección l' es.10) En general. en este caso. en general. doble dey. 12. según que V sea exterior a t. como se ve con la curva YI-Y2' de plano osculador ro. En efecto. c). es tangente a to)! en 1'. la cuerda paralela a Ú. c). La tangente a y en este punto es la traza t ro del plano osculador w de y. si la síntota a pasa por V. y c' se convertirá en la tangente a' a y'. y' puede presentar puntos singulares correspondientes a puntos ordinarios de y. Fig. 12. la proyección de P es la traza P' de la tangente t a y.Casos en que 1 presenta un punto doble P. CURVAS ALABEADAS (a) Si P es punto (a) Plano osculador secante a la curva. l' == Ta. a). a). punto P de y. Se exceptuan los puntos de máxima y mínima curvatura.Y3 Y t2 Y t3 coinciden con las trazas v y W como en las figura 12.9). la proyección del punto doble P es también un punto doble P'. un punto ordinario (Fig.Proyección cónica de la asíntota a de r 12. paralelo a H. y tangente t. Si ro es secante a y (Fig. trazada por un 3°) Lo dicho es aplicable a la proyección cilíndrica (Fig. (b) Si y corta dos (b) Plano osculador no secante a la curva. a) La proyección de la asíntota a de y(Fig. Puntos singulares de la curva proyección (Fig.7-JO).11.8-a y 12. P' A' Y P'B'. Sean V y 1t el centro y plano de proyección.8. b) de segunda especie o de parada (según que P'A' y P'B' sean distintos o coincidentes) o un punto de inflexión (Fig. de dirección Ú y c.8-b y l2.-Proyección cilíndrica de la tangente. 12. (b) La asíntota pasa por V. las proyecciones de puntos singulares de una curva y son puntos singulares de la curva proyección y. La recíproca no es cierta.9. Fig. paralela a la línea de tierra.

desde V. 12. como intersección de dos conos proyectantes y en perspectiva cónica. una rama parabólica 1 de dirección asintótica O'.14. en general. paralela a 8' y Te (común a c y c'). . una curva alabeada y se representa. en la tangente i' a y'.12). proyección de O.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA 2°) Proyección cilíndrica (Fig. en 1'. si el plano a == [V. 1 pasa por la traza Tu y la tangente en este punto es la traza t{J) del plano osculador de y. Sea y una rama parabólica de dirección aSÍntótica 8 y asíntota impropia i de orientación A. la proyección dell de y. en l. 12. Fig. en el punto impropio Ti de t¿l lo que demuestra que i' es la recta impropia de 1t y.13). como intersección del cono proyectante de traza y' . a) es. un punto de retroceso de primera o segunda especie de 1. b). Si A es el plano límite del a == [0. 12. Fig. La proyección cilíndrica de una rama parabólica r de dirección asintótica O (Fig. de trazas YI y Y2' En proyección cónica. Al proyectar yen dirección dp' la proyección de 1 es el punto impropio l' de y'. éste contendrá a la asíntota impropia i (núm. su traza t¿l será la posición límite de ta == OTe Y se verificará: ° En efecto. . cJ.10. Proyección de ramas parabólicas l°) Proyección cónica (Fig. por tanto. por sus proyecciones YI y Y2 sobre dos planos de proyección 1t1 y 1t 2 • La curva queda así determinada como intersección de dos cilin94 dros proyectantes. 12.13). de dirección 8'.14) Sea un punto de 1t. Fig. en general. La proyección cónica i' de la asíntota i. 12. en 1'. al tender P a 1. En efecto. REPRESENTACIONES Y EJERCICIOS En proyección cilíndrica. a) es. . y' es parabólica. generalmente. la asíntota a' de 1 y el punto l' de tangencia.Proyección cilíndrica de la asíntota a de r 12. se determina (núm. 12. por ser el límite de la cuerda c' == l' P'.Proyección cinlíndrica de ramas parabólicas. es tangente a 1 en la proyección l' de 1 y coincide con la traza t¿l del plano proyectante paralelo a . en general.6-b) y su traza t¿l == i' pasará por l' y será tangente a y'. proyección de 8. b) Si la asíntota es paralela a dp (Fig.1. 12. por tanto: b) e (a) Caso general. 12. según que ro sea o no secante de y.Proyección cónica de ramas parabólicas.13.12. (b) La asíntota es paralela a d". La proyección [' == Ta de 1 es. c se convertirá en la tangente impropia i de orientación A. 2°) Proyección cilíndrica (Fig. c'. límite A. c J admite un plano a) La proyección cinlíndrica de la asíntota a de r (Fig.

en P.16.Representación en cónica.13. en P.. según que el plano osculador o la tangente sean normales al de proyección (núm.4b) determinada por aquellas. según tangentes al' b l. . que corta a ta Y l~ en la traza y punto límite de la tangente buscada t' == Tt~t. Proyección axonométrica En la figura 12.. de traza T y puntos límites L:. . .. de y. e. de traza YI' . un punto de retroceso de YI y la tangente en él es la traza h~ del plano osculador /3 de y.9. Proyección diédrica (Fig. de imagen y'. trazada por T. P. Sea YI la proyección de una curva alabeada y. como intersección del cono proyectante de y. 12. es el a == ta ..14. 12. en P... b. a'. es tangente al cono proyectante de y desde P. 12. c'. 12. .7-1°).-Representación en diédrica. Vf3 Fig. 12. b'. la proyección de un punto ordinario P de yes un punto ordinario PI de YI (caso general). en P. de y. en A. Las sucesivas tangentes a. 15.:. t. en P. Trazado del plano osculador ro 1°) Método de la superficie tangencial (Fig. se proyectan desde un punto T del cuadro. Fig.. según las tangentes al Y a 2 a YI y Y2' en Al y A z.. PI' . L'b' L~. CURVAS ALABEADAS con el cilindro de generatrices verticales. (traza de ro).. que forman la llamada línea límite l. B..8-c. 12. tI' ... 12. en B (núm. . de traza y' con el cono auxiliar de vértice T.16) Los puntos A.7-3°)..Trazado del plano osculador por el método de la superficie tangencial. Proyección cónica (Fig. en puntos A. según la tangente t a y. y la tangente tro a t{p en H. es el formado por la tangente t. La tangente en A se proyecta. en un punto P de y. y por su traza tro tangente a la traza y' del cono. según rectas. . 12. a YI. la paralela a l~.12. 12. en H t . respectivamente. 95 . es la tangente t' a y'. La curva y queda así determinada. en este caso. 12.. un punto de inflexión P2 o de retroceso de primera o segunda especie P 3. en ¡. Al Y Az han de estar en YI y Y2' respectivamente. en general. directriz y y generatrices paralelas al cono proyectante de traza l~. La tangente a y. infinitamente próxima a ella y sus trazas H t Y Hb son puntos infínitamente próximos de tI) que determinan la tangente hw a tI). vimos que el plano osculador ro. la proyección B I == b l del punto de contacto es. Si una tangente bl-b z es normal al plano horizontal. 15. . luego ro queda definido por la tangente t a y. en dirección d p ' sobre un plano H..11. El plano osculador ro. en ~M Y ta. Fig. luego ro queda definido por la tangente t a y. etc. 12. 2°) Por proyección de la curva desde un punto de ella. por ejemplo. en la traza de t. desde V. siendo 1~ tangente a l~. y la b. determinan la traza tI) de la superficie tangencia () (núm.17).l~.. B.15) Si un punto A pertenece a y. según la generatriz a'.12. de aquellos y sus trazas Ha' H b. . de y se proyectan. La imagen de un punto A de y es la intersección A' de y' con la generatriz a' == T~a del cono auxiliar y el plano tangente a este cono.17. 12. En la figura 12. en las proyecciones Al' B I..

C Y D. B' .16. y V r quedan a distinto lado de VOl' luego (O corta ay. Fig. 12. que determinan la superficie tangencial de traza t¡¡ == ta. son las rectas Ta-La. determinan la traza y' del cono proyectante de y. PD. en P. se trazan horizontales s y r. lador (o. Trazado en diédrica 1°) Por supeificie tangencial (Fig. en T p y L p . El plano oscu.Aplicación en diédrica.l~. y sus trazas respectivas Ha' Hb . 12.GEOMETRíA DESCRIPTIVA SUPERIOR Y APLICADA Fig.. l' ~ Fig. 96 .Trazado del plano osculador por proyección de y desde un punto P de ella. paralelas a hO). trazada por P. (a un lado y a otro de P) y sus trazas A' . Si por puntos A y D situados a distinto lado de P. situados a ambos lados de P. 12. 12. trazada porP. PB. B. tm Y l~ han de ser paralelas entre sí.. El plano osculador (O es el definido por la tangente t¡-t2 a y. Las tangente en puntos A. 2°) Por proyección de y desde un punto P de ella (Fig.-Aplicación en cónica.19. vértice T y línea límite 1/ (núm. ••• determinan la traza horizontal h¡¡ de la superficie tangencial 8 de y. Se trazan las tangentes a¡-a2 . T b T p . La traza hO) del plano osculador es la tangente a h¡¡ en Ht Y la vO) se ha hallado por la paralela a hO).13). . .20) La curva y se representa por su imagen y' y por el cono auxiliar de directriz y. '" en puntos A. sus trazas V.. 12. siendo to) y l~ tangentes a t¡¡ y l~.:p . . 12.15. Trazado en cónica (Fig. 12.19). Tb-L b Tp-Lp . Como comprobación..18. es el to) . B.. . en P y por la tangente hO) a y' en la traza P' de t. b¡-b 2 ... Y línea límite l~ == La' Lb' I. respectivamente.. 12.18). 12.20. Por P se trazan cuerdas PA. C y D de Y¡-Y2' situados a un lado y a otro de P. PC. La traza vO) se ha hallado por la paralela h¡-h 2 a hO).

=-. dextrorsum o de orientación directa y se caracteriza porque un observador colocado en el eje del cilindro.' de ex y se verifica: B'B' P .1. 13. longitudes BH = el = .= tg 1 =e te.. de y pertenecen a la recta t de inclinación i. 5°) El lugar geométrico de las trazas de las tangentes a r con el plano base del cilindro es la evolvente O del CÍrculo de la base. en C.. r P. 4°) La longitud A'C.. Hélice cilíndrica (Fig. ~ D~ A' B'. y lo mismo ocurrirá con el e y el infinitamente próximo a él que determinan la tangente a y.. Inversamente.B = p.e = 2p.. la hélice es a izquierda.. con velocidad uniforme. el otro lado D' A' determina la hélice.. A' coincida con el arco D-. en el desarrollo. ..= -===. B. Llevando luego. . obteniéndose los puntos A.1) 1°) Las ordenadas (alturas) BB" CC.1.21tr 2°) El desarrollo de de donde: P. de la subtangente de un punto C es igual a la de su abscisa curvilínea AC. los puntos A'. La hélice dibujada se llama a derechas.. eje y radio de la hélice. El cilindro de revolución de eje e y radio r engendrado por AG es el cilindro. no situados en una misma generatriz ni en una circunferencia de plano normal al eje (hélice de paso nulo). sobre una recta AG. La altura P. el arco A~D. se divide la circunferencia de la base y el paso P en el mismo número de partes iguales (seis en la figura) y sobre las generatrices que pasan por los puntos de división.= . ya los ángulos girados. en un punto C de ella es la tangente t a y. al mismo tiempo que ésta gira.P -r.. Para dibujar la hélice. sinistrorsum o de orientación retrógada. ee " D'D' . en C. ====. e.Propiedades de la hélice. 13.. En caso contrario. de la espira. = P. En un giro de 360°. se obtienen puntos de la espira siguiente.. a partir de ellos. e. Por tanto: La hélice es la línea de menor longitud (línea geodésica) que une dos puntos de una superficie cilíndrica. correspondiente a un arco de longitud r (giro de un radián) se llama paso reducido de la hélice o parámetro del movimiento helicoidal.. 3°) La hélice es una curva de inclinación constante i respecto a las generatrices del cilindro y lo mismo sucede con sus tangentes (elementos rectilineos) y sus planos osculadores (definidos por dos elementos sucesivos). de los puntos de la hélice son proporcionales a sus abscisas curvilineas AB" AC" . el punto describe el arco ADG (espira) y recorre la longitud P = AG (paso de la hélice o paso de rosca). de la base coincide con la traza A' D. verá que cuando el punto generador avanza en el sentido de los pies a la cabeza. e.' . con velocidad uniforme. Su valor se deduce de la proporcionalidad: Es la curva engendrada por un punto A que se desplaza..13. alrededor de un eje e paralelo a ella.2. luego. de modo que el lado D'. al desarrollar el cilindro sobre ex. de paso a izquierda. . 2m Fig. (siendo p = P/6).-A. . en e. A'e.. Propiedades (Fig. HÉLICES 13. 13. dentro de éste y de pie sobre su base inferior. . B'..1) 13. En efecto. = P/21t r sobre un plano a tangente al cilindro. luego t es la tangente a y. de paso a la derecha. se llevan longitudes B. su proyección sobre la base superior gira en el sentido de las agujas del reloj (giro dextrorsum).= ===-. 97 . si el plano ex de un ángulo agudo i se arrolla sobre el cilindro de la figura.

según las tangentes t. y t2 a y. 3p. 98 Fig. El radio de curvatura p.ll . La paralela AV a t corta al eje en el vértice V del cono director de y. según la sinusoide Y2' de eje O2V2' periodo P y amplitud r.O" la normal VM a VB" siendo p = B.