Tutorial número 2 Construcción de un cocherón para dos locomotoras

Rebuscando por la red he encontrado varios recortables y entre ellos he elegido uno que permite realizar un cocherón para dos locomotoras. He impreso las fachadas y las cubiertas en papel de 160 gm2 para que los dibujos tengan un soporte de una cierta entidad, (no es conveniente imprimirlo sobre papel normal ya que al aplicarle el pegamento tiene tendencia a arrugarse y/o mancharse).

Una vez impreso sobre dicho soporte procedemos a recortar las diferentes piezas.

Aquí se observan las piezas principales que conformarán las fachadas y la cubierta del cocherón.

Para dar mas entidad al conjunto he realizado un sanwich con las piezas recortadas y otras piezas de “selitac” cortadas con las mismas dimensiones

Al “selitac” al igual que a las fachadas recortadas, le practicaremos los huecos que conformarán las ventanas y puertas, con la ayuda de un “cutter” debidamente afilado.

En esta imagen se observa una de las fachadas laterales con la pieza del “selitac”,una vez taladrados los huecos de las ventanas en ambos elementos.

Con la ayuda de una pequeña lima dejaremos los huecos practicados en el “selitac” perfectamente perfilados.

Una vez perfilados los huecos podemos proceder a pegar la fachada al “selitac” y colocar las jambas, el vierteaguas y el cargadero ayudándonos de unos trocitos que previamente habremos impreso con el mismo diseño de los ladrillos de la fachada

Posteriormente podemos proceder a forrar el interior del cocherón con la reproducción de las mismas fachadas para que nos quede igualado con el exterior.

Al mismo tiempo que adelantamos los paramentos, podemos ir realizando las cerchas que soportarán el tejado. En este caso he optado por realizarlas, con la ayuda de una plantilla, a base de listoncillos de madera de 7 x 2 mm. de sección, añadiendo en las uniones un trocito de cartulina para que queden convenientemente reforzadas.

Este es el aspecto del conjunto, una vez colocadas las cerchas en unas entalladuras practicadas en los paramentos laterales. En la parte superior de dichas cerchas se ha realizado el complemento que soportará el techo del linternón o claraboya.

Para realizar las ventanas, de tal manera que parezcan lo mas reales posible, se han impreso sobre una hoja de acetato en la que los montantes de las mismas se han coloreado de color marrón dejando los “pseudo” cristales transparentes, aunque posteriormente se les aplicará un matizado que los deje traslúcidos. Con el mismo procedimiento se realizarán las ventanas de la claraboya en la parte superior del tejado.

Las cristaleras de las ventanas las he pegado en el “sanwich” que conforma el “selitac” con el forro interior de la fachada, quedando por lo tanto enrasadas por la parte interior del cocherón.

Con la ayuda de unos alfileres ya podremos unir las esquinas y conformar el “cajón”

Llegados a este punto, podemos presentar el tejado y comprobar que todo encaja de manera precisa.

Para no llevarnos sorpresas comprobaremos que el gálibo de las entradas es suficiente para el paso de las locomotoras que, posteriormente, vayan a resguardarse en el cocherón.

Observando el techo, compruebo que queda algo endeble y no excesivamente realista, tal como se observa en la imagen.

Por lo cual, (una vez asesorado por jusm), me acerco a Graficas Madrid dónde consigo unas cartulinas onduladas, de tamaño adecuado, que simulan perfectamente un techo mas similar a una cubiertta real, corto los trozos necesarios y procedo a su encolado.

En esta foto se ve la nueva cubierta y, evidentemente, tiene un aspecto mejor que la anterior.

Una vez encolada la cubierta y colocadas las cristaleras del linternón podemos empezar a envejecerla con la ayuda del “betún de Judea”

Observando los paramentos, vemos que nos quedan excesivamente planos, sin relieve, pero para corregir esta deficiencia, propia del recortable, se les puede aplicar un suplemento y con la inestimable ayuda de la impresora reproduciremos algunos de los elementos arquitectónicos (zócalos, pilastras, dinteles, vierteaguas, etc. ) que suplementados con cartulina, nos darán el aspecto deseado de un cierto volumen.

Este es el nuevo aspecto de la fachada una vez aplicados los elementos mencionados anteriormente.

Continuaremos con el “envejecimiento” del conjunto, cubiertas, paramentos, linternón, etc.

Para dar un aspecto matizado a los “cristales” he aplicado por la parte interior del cocherón un trozo de celo mate.

Aspecto final del “envejecido” y del matizado del acristalamiento”

Ya solo nos falta la iluminación e incorporar el conjunto a la instalación ferroviaria.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful