Gustavo Daniel Sepúlveda Martínez El Casi Cristiano Es tan fácil ser un casi cristiano, solo necesitamos usar la máscara

correcta el día correcto con las personas correctas, el lenguaje típico y las muletillas desgastadas ¡AMEN!, ¡GLORIA A DIOS!, ¡QUIEN VIVE!, ¡A SU NOMBRE!…etc. Usamos de nuestras habilidades camaleónicas para pasar desapercibido los domingos en la mañana, y asistimos una vez al mes a la reunión de oración, y nos anotamos en la lista de ayuno 2 o 3 días pero solo nos anotamos. Es tan fácil caer en el juego de no ser pero parecer, y creer que somos algo o alguien solo porque lo parecemos, pero sin resultado alguno, cuantos hemos estado años calentando una banca pero con el corazón helado, y la conciencia entenebrecida; tratando la iglesia como una empresa o negocio y nada más. Ocupando lugares de renombre entre los administradores o ancianos o diáconos, nada mas por el prestigio que conlleva el puesto, cuando en realidad es un puesto que debe sernos una carga para servir y no para ser servidos, nos alzamos el cuello cuando hacemos obra social, cuando llevamos de comer a los necesitados o ayudamos a los niños que no tienen un hogar, inflando nuestro ego a niveles estratosféricos. Olvidamos que todas estas cosas sin amor es solo un ruido sordo más en medio de la ruidosa e indiferente ciudad donde vivimos. Nos desgastamos criticando a los que no se visten adecuadamente dentro del templo, a los que olvidan el código de etiqueta y el protocolo eclesial, se abstienen de cosas impuras o mal vistas, actuando de un modo conformista y pasivo “no hago lo que no quiero que me hagan”. El compromiso llegaba hasta el punto de hacer cosas, porque tenía que hacerlas o porque “eso es lo que los cristianos hacen”, tu reputación estaba intacta pura hacia los demás, pero por dentro no era diferente del basurero principal. Cuando podemos llegar a llamarnos cristianos completos, es porque nuestra fe y nuestras obras son congruentes, el amor a nuestro prójimo es tal que podemos entregar nuestra vida así como Cristo lo hizo por nosotros, y podemos decir que nuestro prójimo es cualquier persona que esté cerca de mí, también puedo tener un entrañable amor por las personas que puedo considerar como mis enemigos o enemigos de Dios. Tenemos nuestro fundamento en la fe en Jesús “la correcta y verdadera fe cristiana no consiste solo en creer que las escrituras y los artículos de fe dicen verdad, sino también en tener una plena seguridad y certeza de que Cristo nos salva de la condenación eterna” sabemos que es por los meritos de Cristo y no por los nuestros que podemos tener perdón y ser reconciliados con Dios; teniendo un corazón amante y dispuesto a obedecer sus mandamientos. Es completamente cristiano aquel que practica esta fe que purifica el corazón y que obra por el amor no solo por mero activismo y ayuda social sino que haciendo obras de piedad en respuesta a la justificación recibida por Cristo para que nuestras obras sean santas y que glorifiquen a Dios mostrando un amor sincero y una pasión por aquellos no alcanzados.

f¾.

" n D¾f¯¾ ° ¾f¾f  f ¾nf¯f °nf¾½ff½f¾f ¾f½ n  ¾ ¯°–¾ °f¯f³f°f f¾¾¯¾°f f¯ ¾ff °° fn°  °¾f°f¯¾ °f¾f f° f¾½ ¾°¾f°f¯¾  ¾f°€hnnf  ° © – °¾ ½ ½f n  n  ¾¯¾f–f– °¾½  ½f n ¯¾ ½ ¾° ¾f f–° nf°¾ ¯¾ ¾f f³¾nf °f° °f f°nf½  n° nf° f  fn°n °nf ° °  n f ff° f– ¾fn¯°f ¯½ ¾f ° –n°f f¯h¾ n½f° –f ¾  °¯   ° ¾f ¯°¾f  ¾f°nf°¾ hn°¾ °f f¯f¾½ ½ ¾– n° f ½ ¾ nf°  ° f f  ¾°½ ¾  ¾ °¾°fnf–f½ff¾ °½ff¾ ¾  ¾ °¾ff¯¾ n nf° fn ¯¾  f¾nf nf°  f¯¾ n¯ f¾° n ¾f ¾f f¯¾f¾°³¾ ° ° °° –f °€f° ° ¾ –f°  ¾ ¾f¾€xn¾  f¯¾  f¾ ¾f¾n¾f¾¾°f¯ ¾ ¾° ¾ ¯h¾ °¯  f ¾f ° €  ° n f  ° ¯¾  -¾ ¾–f¾f¯¾nnf° f¾ °¾ ¾ °f nf f¯ °  °  ¯½ f¾   f° n –   f ½n n ¾f ¾ f ¾ ° ° n¾f¾¯½f¾¯f¾f¾  fnf°  °¯ n°€¯¾f½f¾#°f– °  ¯ f–f°#  n¯½¯¾ –f ff¾f ½° fn n¾f¾ ½  °f fn f¾½ # ¾ ¾  ¾n¾f°¾fn °#  ½fn° ¾f f°fnf½ffnf¾ ¯h¾ ½ ½ °° f €  °   f¾ ½°n½f  .-" ""  ".¾f° ¾f°€hn¾ °nf¾n¾f° ¾° n ¾f¯¾¾ff¯h¾nffn nf  fn nn°f¾ ½ ¾°f¾n nf¾   °–f© ½nf¾¯ f¾ ¾–f¾f f¾".D-II" "D-.

f° ½ ¯¾ –fff¯f°¾n¾f°¾n¯½ ¾  ¾½ ° ¾f€ ° ¾f¾ f¾ ¾°n°– ° ¾  f¯f° ¾½©¯ ¾f ½ ¯¾ ° –f° ¾f ff¾n¯ .

¾½°¾¾ ½ ¯¾ n ° ¾½©¯ ¾nf ½ ¾°f  ¾x n nf ¯ f¯ x°½  ° ° °f³f  f¯½f¾½ ¾°f¾ ½ n°¾ f n¯¯¾ ° ¯–¾ ° ¯–¾ ¾  @ ° ¯¾° ¾€° f¯ ° °f€  ° ¾¾#fn nf  f f€ n¾f°f°n°¾¾  ¾ °n  f¾ ¾nf¾¾fn¾ €  n °  f ¾°f¯ x° ° ° °f½ °f ¾ – f n  f  .

¾°¾¾ff fn° °fn°  °f#¾f ¯¾  ¾½¾ ¯ ¾ .

¾°½¾° ¾¾ ½ ¯¾ ° ½  °¾  n°nf ¾n°¾   ° ° °nf°f¯f°  ¾½ ¾f n ¾¾¯f° f¯ °¾  ¾n¯½ f¯ ° n¾f°f  ½fnnf ¾f€  ½€nf nf°  f½  f¯°¾½¯ fn¾¯f f¾nf¾° fn °  f¾ ½ f  ° ¾½ ¾ff f©¾€nfn° n  f½.

¾½ff ° ¾f¾ f¾¾ f°¾f°f¾ –€ °f¾ ¯¾f° °f¯¾°n °f½f¾°½f ¾°fnf°f ¾  .