HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA

TEMA 8 ROMA: TERRITORIO, URBANISMO Y ARQUITECTURA La romanización de la península supuso un proceso de homogeneización a gran escala. Esta homogeneización fue de orden político, administrativo, cultural, lingüístico, religioso etc. La romanización de la Bética se vio favorecida por el desarrollo cultural previo del territorio pero también hubo que modificar muchos factores. El valle del Guadalquivir se comportó con la cultura romana de manera similar a como lo había hecho en períodos anteriores: de una forma receptiva. Pronto la Bética fue una de las regiones más romanizadas del Imperio. De hecho, el arte de la Bética es tan romano como el de la península itálica. Una nueva parcelación o una regularización de territorios previamente divididos fue la base de un parcelario que se mantuvo después hasta la Edad Moderna. La mayor parte de las carreteras actuales hasta el nacimiento de las autovías y autopistas, aprovecha el curso de las calzadas romanas. Todo un sistema de señales indicaba el nombre de la vía, las ciudades por las que pasaba y las distancias de los recorridos. Son los llamados "miliarios" o "columnas miliares". Son importantes los que se reaprovecharon en la construcción de la mezquita de Córdoba. La presencia Romana en Andalucía. Arquitectura. Se producirá un cambio muy notable con todo lo anterior en cuanto al tipo de vivienda. Anterior a la presencia romana no existía urbanismo, ni una planificación urbanística. Podemos encontrar algo de arquitectura con los fenicios, pero se conserva muy poca. A pesar de la presencia fenicia, de la arquitectura megalítica, de la influencia griega, el cambio drástico se presenta con la llegada de Roma. Se produce un hecho muy significativo, que va a ser la homogeneización del territorio andaluz. Se barren las culturas anteriores y todo se unifica. Andalucía pasa a ser una provincia más de Roma. Hay una homogeneización administrativa, jurídica, lingüística (se dejan de hablar las lenguas anteriores) y cultural, prácticamente es una revolución. Se implanta en Andalucía la cultura romana con un éxito rotundo y rápido. Hay en primer lugar un conflicto bélico con los púnicos, pero después de vencer Roma, se encuentra con un territorio muy civilizado y con una cultura muy parecida a la romana. Las penínsulas ibéricas e italianas habían recibido prácticamente las mismas invasiones, por lo que no costó mucho esfuerzo implantar la cultura romana en nuestro territorio. La romanización se produjo de forma rápida, eficaz y profunda, de forma que la provincia Bética va a encontrarse tan romanizada como cualquier territorio itálico. Pasa a convertirse en un territorio no conquistado, sino incorporado a la cultura romana. Nuestra cultura fue muy receptiva con la romana, eso fue muy importante en distintos terrenos. 8.1. VÍAS, PUENTES Y ACUEDUCTOS Los romanos trazaron las vías más importantes para poner en comunicación la costa

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
mediterránea con el valle del Guadalquivir; las ciudades establecidas a lo largo del propio valle; la Bética con la Lusitania o las ciudades de la costa. Estas vías aprovechaban los pasos naturales pero a veces debía vadear ríos. El sistema militar de hacerlo era colocando barcas en hilera y tendiendo sobre ellas tablazones. Estas barcazas a veces se rellenaban de piedras y se hundían para dar más estabilidad al paso sobre ellas. Las proas se enfrentaban a la corriente igual que las tajamares de los puentes de piedra lo harían después para disminuir la fuerza de la corriente y evitar la ruptura. Uno de los puentes fundamentales fue el construido a la altura de Córdoba que conserva las distancias entre pilares aunque muchos de ellos y de los arcos han sido renovados en época posterior. Más arriba, sobre el arroyo Salado de Porcuna, hay otro puente de gran interés arquitectónico. Es el llamado puente de Villa del Río. Consta de un arco central, dos laterales y dos aliviaderos, todo ello en sillares engatillados y tratados con almohadillado rústico propio de los primeros momentos del Imperio. Primeramente crea un sistema de comunicaciones, que prácticamente ha perdurado hasta nuestros días. No va a ser hasta la dictadura de Primo de Rivera cuando se tracen calzadas fuera de las existentes romanas. Las características de este sistema de calzadas nos resultan muy familiares y actuales. En primer lugar tenían un nombre, en ellas se indicaban direcciones, distancias en miliares. Buscaban el trazado más adecuado para evitar cuestas excesivas o curvas. Cruzaban ríos, para lo cual se hacían puentes, primero de forma tradicional con barcas y tablazones, para posteriormente hacerlos ya fijos con pilares (tajamares o corta-mar que evitaban que las corrientes de agua derrumbasen los pilares). A estos puentes se les colocaban aliviaderos, pequeños arcos para cuando se producían crecidas del rio. Imagen del puente de villa del Río (Jaén). En este puente sus arcos son desiguales El puente más importante en Andalucía fue el de Córdoba. Sevilla no tuvo. En España el más importante fue el de Alcántara. En estos puentes las dovelas tenían un sistema de quiebro par que no se derrumbasen. Los puentes son una clave fundamental para el desarrollo del urbanismo. Con roma llega la revolución urbana y las grandes ciudades. Éstas van a crecer muchísimo, pero de forma planificada.

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
Otro de los elementos en que Roma hacía alarde de potencia era el de los acueductos. Para llevar agua a Sexi (Almuñecar) se hizo uno de casi cinco kilómetros, a veces subterráneo y en otras ocasiones con una altura enorme al atravesar los arroyos. Surgirá también la ingeniería hidráulica. Había que llevar el agua desde donde se encontraba hacia donde se consumía, construyeron para ello acueductos que llevaban el agua a las ciudades. 8.2. EL DESARROLLO URBANÍSTICO La ciudad como célula básica del proceso de colonización del territorio adquiere un desarrollo y un grado de planificación y de ordenación que durante el período romano creará las bases de la vida urbana posterior. Por un lado se produjo un proceso de adaptación al esquema romano en las ciudades ibéricas preexistentes y, por otro, la creación de ciudades "ex novo" que reflejan aún más claramente cuál era el esquema ideal urbano de esta civilización y que tuvo ejemplos excepcionales en la Bética. Uno de ellos fue Itálica la cuna de Adriano a la que el emperador dio un enorme impulso. Córdoba experimientó un crecimiento muy considerable y otras ciudades planificaron su descenso desde las cimas ocupadas por acrópolis a veces anteriores. Cesar califica a Córduba de capital de la Bética. Fundada en el segundo cuarto del siglo II a.de C., se sitúa junto a una población anterior pero se planificó como un gran rectángulo con un lado pequeño paralelo al río. Sevilla también se planificó en esta época. El origen de la ciudad estaba en un promontorio que se sitúa en la Alfalfa, punto donde confluyen numerosas calles. A sus alrededores se agrupaban monumentos públicos de importancia como el templo de la calle Mármoles. Cerca de la calle Abades quedan los restos de unas termas cuyas galerías laberínticas se conocen popularmente como "Horno de las Brujas". Cádiz, según Estrabón era una dípolis dispuesta a las dos orillas del canal que atravesaba la pequeña península. El único monumento localizado es un teatro del que poseemos documentación histórica. Cerca del teatro estaba el anfiteatro, junto a la Puerta de Tierra. Otra ciudad de enorme interés es Baelo Claudia, Bolonia junto a Tarifa. Debió ser una ciudad dedicada a la pesca y los salazones aunque resulta llamativa la calidad de sus construcciones comparada con su tamaño e importancia aparente. Su edificios importantes se erigieron en la segunda mitad del siglo I d. de C. y debieron estar a pleno rendimiento en la época de la pesca del atún. Una ciudad de enorme importancia por ser paso obligado entre Sevilla y Córdoba y por ser rica por sus vegas de cultivo es Carmona. Destacan de forma especial sus dos puertas, la de Córdoba y, especialmente, la de Sevilla. Esta última forma en su género el conjunto romano más espectacular de la Bética y uno de los mejores de España.

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
Junto a la desembocadura del Tinto se encuentra Ilipla Minor (Niebla) con un conjunto de murallas muy importante. Aunque la mayor parte de lo conservado es almorávide, la base de sus murallas es romana y debió hacerse de esta magnitud con el fin de asegurar la protección del puente sobre el río que era punto débil del camino entre la desembocadura del Guadiana y Sevilla. A la hora de fundar las ciudades podrían darse dos situaciones: que la ciudad ya existiera o que no. Como características de estas ciudades señalar que para los romanos las ciudades debían estar bien fortificadas, tener una plaza principal o foro, en la que se pudiese desarrollar la vida pública. A este foro se tendría que acceder de forma fácil. La ciudad era cruzada por dos avenidas: cardo y decumano. Esta planimetría era difícil de llevar a cabo en ciudades preexistentes, podemos citar a Sevilla o Cádiz como ejemplos de este tipo de ciudades. Por el contrario tenemos el caso de Itálica o Córdoba, considerada la capital de la Bética. Ambas ciudades fueron trazadas por los romanos. 8.3. ARQUITECTURA: FOROS Y TEMPLOS En la concepción urbanística romana, el centro neurálgico de la urbe es el foro o plaza principal donde confluyen las calles principales (cardo, decumano y demás vías secundarias) y donde se sitúan los edificios más relevantes de la vida pública (templo, basílica, mercado). En la Bética esta teoría se puso en práctica de diversas formas según la actuación se planificara sobre una ciudad ibérica preexistente o sobre una ciudad proyectada de nuevo. También las condiciones topográficas de cada caso generaron variantes. Granada. El foro de Granada (Iliberri) se descubrió en 1624 y está situado en el Albaicín. Sus restos están en el M.A.G. Córdoba. Debió ser la plaza pública más importante de la Bética. Se sabe donde está porque han aparecido restos pero no están visibles. Es muy probable que Córduba dispusiera de un segundo foro, cerca de la muralla, es decir, excéntrico, donde fue encontrado el templo de la calle Claudio Marcelo, reconstruido en sus columnas aunque edificios modernos impiden su reconstrucción total. Carteia (San Roque). Es posible que tuviese, como Córduba, un doble foro. Su templo disponía de un orden muy original con prótomos de toro en el friso. Munigua-Mulba (Villanueva del río y Minas). Es un conjunto religioso de enorme importancia. Parece que se trata de edificaciones romanas hechas sobre un lugar de culto anterior y donde iban los vecinos de los pueblos de la zona a celebrar ritos religiosos. A su importancia, suma el hecho de estar mejor conservado. Itálica. El foro de Itálica está en el centro de Santiponce, entre el primitivo pueblo indígena y el campamento establecido por Escipión. En esta zona se hicieron las termas y una gran

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
explanada recientemente excavada por Pilar León que ha concluido con la hipótesis de que se trata del Traianeum. No es una plaza accesible desde las calles sino una terraza independiente accesible por una escalinata. En su centro no hay una gran espacio para deambular sino un gran templo, probablemente dedicado a Trajano. Debió ser de gran monumentalidad y riqueza de materiales a juzgar por sus dimensiones y los restos de revestimientos hallados. Baelo-Claudia. El foro de esta ciudad está proyectado de forma unitaria. Tenía un frente principal con escalinatas laterales. Los otros tres frentes tenían pórticos con algunos elementos que los diferenciaban. Se sabe la función de cinco de los ocho edificios que rodeaban la plaza. El conjunto más destacado es el Capitolio; un grupo de tres templos semejantes y colocados cerca unos de otros (Júpiter, Juno y Minerva). En un ángulo del foro hay restos de otro templo dedicado probablemente a Isis (placas con huellas de pies), lo que denuncia la existencia de cultos orientales en Baelo. En la fachada oriental estaban la Curia, y dos templos de dedicación desconocida. En el ángulo suroeste estaba el Macellum o mercado, único en su tipo en la península Ibérica. La Basílica de Baelo es de mayores proporciones que los demás edificios y parece hecha después que el conjunto. Se dispone en torno a un patio de columnas jónicas bastante bien conservadas. Hispalis (Sevilla). El templo de la calle Mármoles es el mejor ejemplar de templo de la ciudad aunque no parece hallarse situado en el foro. Por el estilo e sus capiteles parece ser un templo del siglo II d. de C. 8.4. LOS EDIFICIOS PARA ESPECTÁCULOS Aunque el tipo de espectáculos había variado de las representaciones teatrales a los espectáculos de circo, luchas y deporte, hay una cierta coincidencia de los aspectos tipológicos entre los teatros griegos y los romanos. La Bética posee casi la mitad de los teatros que hay en la península Ibérica. Todos son urbanos y se adaptan a la topografía. En Hispalis había dos, uno en el Campo de los Mártires, hoy sepultado, y otro en el Barrio del Pópulo, localizado. También ha sido excavado el Teatro de Cádiz, junto a la catedral Vieja. El teatro de Itálica es de los mejor documentados y conocidos. También se conocen los de Málaga, Acinipo, especialmente bien conservado, y Baelo Claudia. Los anfiteatros eran de tamaño muy superior a los teatros. Suelen estar fuera de la ciudad. El mejor conocido es el de Itálica. En Ecija parece estar donde hoy se encuentra la plaza de Toros y en Córdoba no se conoce pero se supone su existencia. Con gran diferencia el Anfiteatro de Itálica no sólo es el más importante de este tipo de edificios sino que se ha convertido en todo un símbolo de la Bética Romana. De los circos, sólo el de Itálica tiene una ubicación segura. Dada la simpleza de su construcción, han dejado muy poca huella. Se sabe que fue creciendo su importancia

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
conforme pasaba el tiempo al ritmo que ganaban adeptos las carreras de caballos que en ellos se celebraban. No hay datos precisos sobre ninguno de los circos de la Bética. Construcciones públicas. Una de las características más importantes de la cultura romana es la organización de lo público. Se hicieron bastantes edificios para albergar espectáculos públicos. Teatros. Fue muy importante la actividad teatral en Roma, heredada ésta de Grecia. En Roma se escribían muchas obras para el pueblo romano, transmitiendo en ellas contenidos muy importantes. No existía la prensa, cuando había que criticar al poder se hacía con la comedia. No había ciudad medianamente importante que no tuviera su teatro. Eran construcciones suntuosas de hormigón recubierto con placas de mármol. Anfiteatro. Inventado por los romanos. Surgen cuando los teatros se quedaban pequeños o los espectáculos que quería representar no requerían de un fondo. Este tipo de construcciones no existían en el mundo griego. 8.5. LAS TERMAS Las termas denuncian la generalización de las costumbres higiénicas y los hábitos deportivos de la población romana. A diferencia de los templos, evolución de tipos griegos, las termas son un invento romano. Sus partes fundamentales eran la palestra, lugar amplio donde se hacían los ejercicios gimnásticos y la zona de baños con el Caldarium, el Tepidarium y el Frigidarium. Además solía haber otra gran piscina para nadar. Había termas privadas en algunas casas importantes y también termas públicas. Se conocen las de Baelo Claudia, Itálica, Mulba y las de Carteia. Sólo se supone de la existencia de las de Córdoba y Sevilla. Las mejor conservadas y más espectaculares corresponden a Itálica aunque su estado de conservación no es precisamente bueno. Hubo dos de diferente tamaño e importancia. Las mayores eran conocidas popularmente como "Los Palacios". 8.6. LA ARQUITECTURA DOMÉSTICA Se han excavado multitud de casas pero en pocas ocasiones se han hecho de forma completa. En Baelo Claudia se han excavado varias abiertas a pórticos con patios pequeños en torno a los que situaban las habitaciones. En Munigua se ha excavado una junto al foro que, aunque a pequeña escala, presenta todos los elementos canónicos de la casa romana según Vitrubio. Las casas excavadas en la parte monumental de Itálica, del siglo II, son mucho más complejas. Las casas de Itálica son de dimensiones desusadas y de un lujo nada habitual Se dispone de la planta de ocho de ellas y responden al menos a dos tipos que están en relación con la orientación de las mismas y sus fachadas abiertas o no a pórticos. Un grupo lo forman la casa de la Exedra, la casa de Neptuno, la casa de los Pájaros, la casa del Planetario y la casa de las Tabernas. En el otro grupo, más complejo de organización, está la casa de Hylas, el "patio rodio", la casa de la Cañada Honda Todas están muy saqueadas. De algunas no han quedado más que los mosaicos por lo dificil de reutilizar y transportar.

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
Es normal que las casas de Itálica tengan dos "tabernae" a la calle, un vestíbulo, un atrio a veces con estanque central o brocales de algibe, un "tablinium", un "triclinium", unos dormitorio o "cubícula", unos baños, patios traseros, etc. Los pavimentos más delicados son de mosaico y otros son de "opus signinum", una especie de terrazo romano. La casa romana. Esquema de una casa romana de Itálica.

Establecen la casa como un espacio interior con uno abierto en el centro. Las habitaciones que daban a la fachada principal eran las tabernae. Se accedia al interior a través de un vestibulum que conducía a un patio interior, el peristilium. Era un patio porticado que servía de centro de distribución de la casa. Lo más frecuente era recoger el agua de lluvia en un estanque o pozo que se encontraba bajo este patio. A éste se abrían el resto de habitaciones de la casa, los cubilculum, o dormitorios, no tenían ventanas al exterior, la única ventilación y luz procedía del patio interior, por eso podría ser frecuente la aparición de patios más pequeños al fondo de la casa. El tablinium, era como un salón destinado a recibir las visitas. Recibían sentados en una cátedra. El triclinium, donde comían, que podía estar en uno de los ejes menores, junto al tablinium o en su lugar. Algunas casas tenían letrinas y termas. Finalmente en la parte trasera de la casa existía otro patio que daba a las habitaciones de los servicios domésticos. 8.7. LA ARQUITECTURA FUNERARIA

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
Son numerosos los testimonios que han quedado de este género de arquitectura en la Bética. Tenemos por un lado los sepulcros turriformes, un tipo de supuestas raíces orientales de los que hay ceca de una decena en Andalucía. Suelen tener planta cuadrada y aspecto exterior muy sobrio sólo adornado en la parte alta por la cornisa. Estaban rematados en forma piramidal aunque ninguno de estos remates ha llegado al presente. Por dentro suelen estar abovedados y en la parte inferior muestran los nichos para las urnas cinerarias. Algunos han llegado ruinosos y sin uso pero la mayor parte de ellos han subsistido gracias a su reconversión en ermitas o en presbiterio de las mismas. Los hay fabricados con buena sillería de piedra como el de la Ermita de Santa Eulalia en Almonaster (Huelva) o la ermita de San Sebastián en Abla (Almería). Otros están fabricados en mampostería más modesta o con lajas de pizarra como la Torre del Monje en Almuñecar (Granada), aún con su cubierta a cuatro aguas. Un tipo parecido a este pero de raíz diferente es el mausoleo circular rematado con montículo superior ajardinado, posible reflejo de modelos latinos. Este tipo ha sido identificado hasta ahora en la zona de los Alcores. El conjunto funerario más importante de Andalucía es la necrópolis de Carmona. El tipo de enterramiento más común en ella es la cámara hipogea con nichos excavados en las paredes interiores; canales para evacuar las libaciones y recintos para las piras funerarias y bancos para celebrar banquetes fúnebres. Las paredes interiores estaban estucadas y decoradas con pinturas. La semejanza de estas tumbas con tipos púnicos hace pensar en una posible influencia de este origen. El tipo común es de cámara simple pero a veces hay divisiones internas o incluso soportes en forma de pilares como el caso de la tumba de las Cuatro Columnas. Las más complejas son las que combinan la cámara subterránea con un patio. La más notable es la Tumba de Servilia, nombre que recibe por ser el de una de las enterradas allí. Reproduce en parte la forma de una casa señorial pero la disposición de las habitaciones es aparentemente muy arbitraria. Debe ser un enterramiento familiar. El conjunto aparentemente más extraño es el de la Tumba del Elefante. Según Bendala, es un santuario de Cultos mistéricos. Los elementos figurativos que en ella hay se vinculan al culto de Cibeles y Mitra cuyos seguidores recibían sepultura en una cámara del conjunto. Osuna y Carissa Aurelia en Bornos (Cádiz) poseen necrópolis rupestres del tipo de la de Carmona. No obstante, la mayor parte de las necrópolis romanas de la Bética no tiene manifestaciones arquitectónicas de entidad notable. Arquitectura funeraria. Podemos decir que es relativamente modesta en el mundo de la Andalucía romana. Los ritos eran de incineración. Se quemaban los cadáveres y se guardaban las cenizas en un contenedor de vidrio que se metían en cajas de plomo. Estos depósitos se guardaban en unos nichos excavados en la pared.

HISTORIA DEL ARTE EN ANDALUCIA
Estas paredes normalmente se encontraban en cementerios, no en las casas. Las familias importantes tenían pabellones funerarios, eran sepulcros turriformes porque tenían forma de torre. Estos sepulcros estaban constituidos por una única habitación cubierta por una bóveda, y ésta a su vez por un tejado. A veces les llamamos columbarios, palomar, porque las construcciones eran similares. En muchas ocasiones estas construcciones se han transformado o se han aprovechado su forma dentro de otras arquitecturas, como el caso de la ermita de Santa Eulalia, en Almonaster la Real, que aprovechó la torre para el ábside. Lo más habitual en Andalucía eran los sepulcros de tipo hipogeo, es decir escavados en la tierra, pero no todas las tumbas romanas serán de este tipo. Algunas familias reproducían las casas romanas, por ejemplo la casa del elefante en Carmona.

Necrópolis de Carmona. Tumba de Sirvilia

Necrópolis de Carmona. Tumba del elefante.