Y sobre la situación actual…

“El mundo no se va a quedar quieto hasta que sea plano”      Quiero empezar diciendo que no poseo muchos conocimientos de economía o política por lo que  tampoco entraré en detalle sobre estos tópicos y en últimas tampoco es mi interés criticar lo que  todos critican, sino más bien, dar a conocer un poco mi opinión respecto a lo que sucede  actualmente climáticamente hablando y para ello tomaré ciertos datos, un poco de estadísticas y  algunas noticias que he escuchado estos días.  Hace poco en todo Manizales “la comida quedaba para chuparse los dedos” pero no porque el  agua de contenedores, tanques, bolsas, pozos y botellas sea mejor que el servicio domiciliario sino  porque literalmente no había con qué agua lavarnos las manos después de comer; Hace pocos días  vimos que Manizales quedó sin agua durante casi dos semanas, días más, días menos, situación  que sucedió a causa de los deslizamientos que provocaron la ruptura de algunas tuberías de las  más importantes para establecer la conexión de la planta Luis Prieto y Niza (Ambas surten para  todo Manizales) que brindan el 60% y el 40% respectivamente. Pues bien, ahora el lío es peor ya  que en la madrugada del martes 6 de diciembre un deslizamiento provocó de nuevo la catástrofe  de llevarse nuevamente los tubos y no contento con esto, arrasó también con varios puentes de  comunicación por los cuales se hubiese pretendido llevar la maquinaria para atender la  emergencia. 

  Afortunadamente la planta Niza sigue en funcionamiento y aunque es poco para todo Manizales,  al menos una parte cuenta con el servicio casi normal de este bien precioso. 

El desbordamiento de los ríos se ha llevado gran parte de barrancos, en pocas palabras diríamos  que “el río tiene ganas de seguir anchándose” y se notan ciertas inundaciones provocadas por lo  que sucede con los ríos…  ¿Por qué sucede esto? Resulta que al pie de los ríos y más teniendo en cuenta que  geográficamente estamos en un lugar demasiado montañoso, la tierra comienza a desprenderse  desde las partes superiores y al bajar un lodazal a velocidades impresionantes (varios Kms/h),  ponen en riesgo las plantas de abastecimiento que normalmente están cercanas a los ríos (Como  la Luis Prieto por ejemplo) y por éstos circula el gran volumen que ya llevaban de agua y lodo de  ‘más arriba’, sumado a lo que se desprende a cada tramo. Como podrán imaginarse esto se  convierte en un infierno ambulante… 

  De esta manera, la única elección es comenzar a manipular la catástrofe, pero… ¿cómo si los  puentes por donde pasaría la maquinaria se fueron ‘nadando’? Se ha dicho que tocará traer  puentes militares que sirvan para poder ubicar las obras civiles y poder colocar los soportes  metálicos necesarios para tuberías y así comenzar de nuevo con los empalmes de las mismas.  Para este momento es más que obvio que no puede haber servicio en los hogares y muchos se  atreven a criticar ‘a la loca’, es decir, sin saber a quién, al primero que se les atraviese en la mente.  ¡Pues no!, ¡¡¡Las cosas no son así!!! Nadie (al menos directamente) tiene la culpa de estas  tragedias y está bien que hay cosas que se deben prever pero uno nunca sabe donde se va a 

desprender un pedazo de tierra. Si vamos a eso, tocaría realizar estudios a cada cm2 de tierra que  veamos a nuestro alrededor y les juro que en ninguna parte se puede hacer eso.   Entonces surgen muchas críticas e incluso las palabras de ignorantes envidiosos que dicen que en  Villamaría debería irse también el agua ¡para que vean lo que es sufrir! Pues eso es lo que son,  unos envidiosos y unos ignorantes, no saben que en Villamaría se fue el agua antes que en  Manizales cuando pasó lo de las dos semanas y ¿por qué nadie hizo aspaviento? Porque estamos  acostumbrados a que constantemente se va y por eso estamos más precavidos de llenar baldes,  ollas, botellas  y la lavadora si es necesario porque en cualquier momento se nos va. Además, de  ¿dónde sacan el agua en Manizales cuando se va? Pues de Villamaría, así que es bueno no juzgar  sin saber y antes que esos envidiosos que dicen eso, sean conscientes y que agradezcan que en  Villamaría nunca se les va a negar agua si la llegan a necesitar…  Volviendo al tema de las catástrofes, todo esto se deriva de lo que se conoce como el fenómeno  del niño y el de la niña; pues bien, por ahí dicen que “los niños son el demonio” y éstos sí que lo  son… Muchos hablan de ello, pero, ¿qué son estos fenómenos en realidad? Resulta que los vientos  que van desde Suramérica hacia la parte baja de Asia y África hacen que la capa superficial de las  aguas marinas se mueva, provocando que aguas más frías y con mayor contenido orgánico salgan  a la superficie. Si bien esto beneficia a Países tales como Chile y Perú por su economía pesquera,  es ‘malo’ para Países como Colombia, en los que esto provoca que haya lluvias torrenciales. Si por  el contrario los vientos están hacia ‘el lado de acá’, lo que sucede es que en Colombia no llueve y  el fenómeno del niño con calores devastadores también perjudica nuestros cultivos, flora y tierra.  En los últimos días no se puede prever con certeza el movimiento de los vientos por lo que puede  estar en un constante ir y venir y esto es mortal para las tierras que un día están secas y al otro  están hechas lodo. Nadie permanece intacto si una noche se resfría por la humedad de una gran  tormenta y al otro día no puede tocar el asiento del paradero porque se quema las manos. 

 

Ahí es donde comenzamos a creer más en esto de las profecías mayas sobre el fin del mundo y  que ya encima el 2012 no cabe duda que muchos preferirán el suicidio. Salir se ha convertido en  un peligro, ya más por las vías y el clima que por la inseguridad. Es mejor encerrarnos y sentarnos  a pensar en un plan, pero como antes que de verdad a la gente le gustaba pensar, no como ahora  que nos encerramos a ver el Facebook y a hablar estupideces toda la tarde. Por eso el mundo  estaba mejor antes, la gente disfrutaba aprender y pensar. Pues bien pensar de verdad, un plan de  mejoramiento que luego pueda ser transmitido CON SUSTENTO a los entes con poder porque sí es  verdad que a ellos solos les queda muy complicado pensar y aparte mandar bien para distribuir  bien el dinero (…) 

 

 

 

Sólo cuando asentemos cabeza nos daremos cuenta que todo lo que sucede es por neta culpa  propia, el mundo está advirtiendo que nada es gratis, todo ese smog que emitimos, todos los  árboles que talamos y todas las aguas que contaminamos, se cobra y se paga. A este paso vamos a  necesitar otro planeta tierra, pero no sólo por el consumismo sino por la degradación a la que  durante tanto tiempo se ha sometido a éste. En la actualidad la única salvación, la única esperanza  seguirá siendo la fe y de los pocos que la tienen, muchos la están perdiendo…          Juan David M. A.  Villamaría/Caldas/Colombia  Martes, 6 de diciembre de 2011.   12:36 p.m.