Alarma por la deforestación en la selva amazónica

El nivel de deforestación de la selva amazónica creció de e convirtió en uno de los peores que se hayan registrado, r el gobierno brasileño. Los nuevos datos sorprendieron a es, un año después de que el gobierno brasileño anunciara 0 millones de dólares para reducir la destrucción.

manera alarmante en 2004 y s según cifras difundidas po los ambientalistas local un paquete de medidas por 14

Fotografías satelitales muestran que los hacendados, los agricultores de soja y ma dereros quemaron o cortaron grandes extensiones de árboles, alcanzando un récord de 26.130 kilómetros cuadrados de bosques tropicales en 12 meses hasta el mes de agos to del 2004, dijo el ministerio del Ambiente de Brasil. La destrucción fue casi un 6% mayor que en el mismo período un año antes, cuando fueron destruidos 24.600 kilóme tros cuadrados. Se trata de una tragedia, una demostración de que se necesita hacer más por parte del gobierno , dijo Paulo Adario, jefe del programa de Greenpeace para el Amazona. Cla ramente, evitar la deforestación del Aamazonas no constituye una prioridad del gob ierno por ahora , agregó. Es claro que el gobierno ha fracasado en implementar un plan de acción para protege r la selva amazónica , sostuvo Adario. El hecho de que el promedio de destrucción en lo s últimos tres años haya sido de más de 23.000 km2 es simplemente inaceptable. Es una vergüenza nacional . Adario dijo que aún más grave es que el 70% de la devastación hubiese ocurrido entre m ayo y julio de 2004, durante el período de quema de bosques, cuando el gobierno de l Lula da Silva se jactaba de haber implantado un plan para frenar la deforestac ión. Según Adario, los agronegocios son los principales responsables, y la mayor defore stación se produjo en el estado de Mato Grosso. El estado, vecino a Bolivia y Para guay, está gobernado por Blairo Maggi, uno de los más grandes plantadores de soja. Le toca al gobierno decidir entre combatir la deforestación o promover la expansión de l agronegocio para pagar la deuda externa brasileña , dijo. Brasil se ha convertido en una potencia agrícola en los últimos años. Tiene la mayor p oblación mundial de ganado vacuno y la expansión de sus campos de soja lo han coloca do a los talones de Estados Unidos, el mayor productor mundial del producto. Poco s sectores del gobierno procuran el desarrollo sustentable y la mayoría busca acci ones con impacto negativo pues favorecen la especulación con la tierra de las flor estas , dijo en una declaración World Wildlife Fund de Brasil. Los agricultores de la soja aseguran que sólo se limitan a abrir claros en el bosq ue. Pero los ambientalistas argumentan que el éxito de la soja elevó el valor de los claros al punto que muchos hacendados venden sus tierras de pastoreo, luego que man nuevas porciones de selva y de paso venden la madera a las empresas maderera s. La selva tropical brasileña es del tamaño de Europa occidental. Según los expertos, un os 800.000 km2 de su 4,1 millón km2 han sido destruidos por la deforestación.