No existe una causa única para el mal aliento o Halitosis y muchas veces el mal aliento es la combinación de varias

de ellas.

Si el mal aliento es temporario, posiblemente sea fruto de alguna comida que no ha caído muy bien o algún medicamento que este tomando. De cualquier manera es recomendable que siga los consejos que brindamos más abajo para evitar el mal aliento.
Si el cambio es crónico, es conveniente que consulte en primera instancia con un dentista porque puede ser originado por una infección bucal o un médico si fuese necesario.

Para evitar el mal aliento es recomendable la ingesta de una dieta equilibrada pobre en azucares y almidones, y a la vez rica en fibra para mejorar el funcionamiento del aparato digestivo.

Las caries, el sarro y la inflamación de las encías (gingivitis) producen mal aliento, para prevenir todo esto hay que cepillarse bien los dientes luego de cada comida y usar el hilo dental. Masticar chicles o pastillas de menta no le darán un mejor aliento, mejor incorporar un enjuague bucal y esmerarse en el cepillado.

Algunos medicamentos pueden causar mal aliento al igual que algunos malestares estomacales o problemas de riñón. En ocasiones, el estreñimiento, la diabetes o infecciones en la garganta pueden producir mal aliento.

Para estos casos lo más sano es eliminar la dolencia o mantener controlada la enfermedad para minimizar su efecto sobre el aliento. Para saber si se tiene mal aliento, existen diferentes técnicas como:

• Poner un pañuelo sobre la boca, soplar y luego oler el pañuelo. Si se percibe algún olor desagradable, se tiene mal aliento • Ahuecar sus manos y luego exhalar largamente en el hueco de las manos. Si se percibe un olor fétido es por que existe mal aliento. • Usar hilo dental el cual debe pasar suavemente entre los dientes. Después se debe oler el hilo dental.

Diagnóstico y tratamiento del mal aliento No podemos olvidar que el mal aliento es un síntoma tras el cual puede esconderse un problema de salud, de ahí la importancia de acudir a un dentista especializado que establezca el diagnóstico correcto e indique qué estrategias terapéuticas seguir para lograr un tratamiento eficaz.

En la actualidad es posible medir científica y objetivamente los olores que se originan en la cavidad oral mediante la utilización de herramientas de alta tecnología, uno de ellos es el cromatógrafo de gases, un instrumento de medición que registra la concentración de los diferentes compuestos de sulfuros volátiles pudiendo así hacer un buen diagnóstico del origen de la halitosis.

Si la halitosis no es oral, un caso poco frecuente, es importante que el dentista diagnostique la procedencia del problema y remita al paciente al médico especialista más adecuado, generalmente el otorrinolaringólogo.

Si es de origen oral, la halitosis puede estar asociada a enfermedades periodontales: gingivitis y periodontitis. De ahí que sea el periodoncista, el especialista en las enfermedades que afectan a las encías y al hueso que soporta el diente, el más indicado para detectar y aconsejar el mejor tratamiento para un caso de halitosis.

PARA MÁS INFORMACIÓN VISITA

http://curarelmalaliento.com/