Después, la “picada”. CAFA 1º: salado. CAFA 2º: dulce.

Los demás: vino y gaseosas

Queridos Catequistas: 1. Hace un año les anunciaba la realización del Congreso Diocesano de Catequistas, y definía este camino que juntos íbamos a iniciar como ‘‘un tiempo eclesial de gracia y de reflexión pastoral”. Hoy debo agradecer a Dios y al esfuerzo de todos ustedes, el poder comprobar que aquel anuncio ha encontrado un eco entusiasta y comprometido en toda la diócesis. Les hablaba de la “vocación, la formación integral y la santidad” de cada uno de ustedes como prioridad de nuestro Congreso.

su cauce y metodología, y en nosotros a sus testigos más comprometidos. 5 En este camino sacramental de crecimiento en la vida cristiana adquiere un lugar destacado la celebración de la eucaristía dominical, con todo lo que ello implica de reconciliación previa, de vivencia de la gracia y de pertenencia eclesial en la vida de una comunidad. La fe necesita celebrarse. La 1iturgia es fuente y cumbre de la vida cristiana, por ello la catequesis debería ser un ámbito privilegiado de iniciación en la vida de la liturgia. No podríamos hablar de la dimensión moral de la fe como una exigencia del camino del evangelio, sino habláramos primero de la vida de la gracia que transforma y eleva el comportamiento del hombre. No hay hombre nuevo sin un encuentro VIVO con Jesucristo. La moral cristiana no es voluntarismo, sino expresión del triunfo de la gracia que se hace camino de santidad. Este encuentro tiene un momento insustituible de conversión y de gracia en los sacramentos de la reconciliación y la eucaristía. Esta verdad nos debe llevar a marcar con mayor insistencia el valor de la celebración dominical en la vida de la catequesis. Es importante para ello comprender el significado teológico y pedagógico de la obligación del precepto que, como expresión eclesial del mandamiento de Dios, está llamado a orientar, sostener y acompañar el camino de su hijos. La ley que proviene del amor no esclaviza, sino que es causa de libertad.

2 Avanzando en esta línea quisiera compartir con ustedes algunas reflexiones. La vocación del catequista, como toda vocación cristiana tiene su origen en Dios, se descubre en el encuentro vivo con Jesucristo, madura en la comunión de la Iglesia y se hace misión al servicio de nuestros hermanos. A cada uno de estos momentos los podemos distinguir pero nunca separar. A la dinámica de este proceso vocacional nos debemos entregar con generosidad, para descubrir y amar en nosotros el proyecto de Dios manifestado en Jesucristo. En la vocación del catequista adquiere un relieve particular el momento eclesial de este proceso, porque su tarea recibe un mandato especial de la Iglesia, La solidez doctrinal y la vivencia espiritual de este camino vocacional nos hablarán de la formación y de la santidad del catequista. 3 Como catequistas no podemos dejar de pensar el momento de grave crisis que vive nuestra Patria. Sabemos que la base de esta crisis es moral. Esta afirmación nos compromete y nos lleva a preguntarnos 6 Volviendo al tema del Congreso Diocesano de Catequistas quiero anunciarles oficialmente que la si nuestra catequesis da una sólida base moral a las fecha de su realización será, Dios mediante, los días 28 actitudes y comportamientos de nuestros chicos. Los valores morales no pueden tener como único y 29 de Junio de 2003. Valoremos esta etapa preparatoria que aún nos queda por recorrer. sustento lo emotivo o el sentimiento, deben formar la La presencia de ustedes, queridos Conciencia y tener la exigencia de un deber que nos catequistas, en esta instancia de reflexión y de opciones compromete moralmente. La catequesis es un espacio pastorales adquiere una particular relevancia. El privilegiado para presentar la dimensión moral de las verdades de fe. Congreso necesita de la participación, del aporte y de la No es suficiente contemplar el “misterio de experiencia de cada uno de ustedes para enriquecer el Cristo”, es necesario vivir de acuerdo a las exigencias de camino diocesano de la catequesis en los próximos años. ese misterio. (Segunda parte de la carta de San Pablo a los En el trabajo que estamos realizando les recuerdo Efesios). La fe debe motivar una vida virtuosa. Creo que que es importante tener presente junto al Directorio debemos insistir para ello en el significado y la dinámica Catequístico General nuestro Directorio de Pastoral de crecimiento que tiene el Camino sacramental, como Sacramental, en el cual se han recogido las enseñanzas y un encuentro de conversión con Cristo que nos perdona, sana, las normas desde la publicación del primer Directorio de eleva y transforma nuestra vida. Pastoral Litúrgica de la diócesis, que han marcado el camino catequístico de nuestra Iglesia marplatense. 4 EI aporte de la Iglesia a la reconstrucción moral y Debemos continuar y actualizar, con las debidas espiritual de nuestro pueblo tiene, en el ámbito del Itinerario Catequístico, un espacio que le es propio y que adaptaciones, esta rica tradición que nos pertenece. nos permite mirar con esperanza el futuro de nuestra Patria. Mas que añorar una época de cristiandad, debemos 7- Queridos catequistas, con estas reflexiones he querido valorar y agradecer ante todo la tarea silenciosa pero mirar con humildad el estilo y la vitalidad de las fecunda que vienen realizando en nuestras comunidades. comunidades primitivas. Me ha parecido oportuno poner el acento en Conocemos las dificultades que nos presenta hoy ciertas cuestiones que creo necesarias para fortalecer el una sociedad que ha trastocado la jerarquía de valores contenido de la catequesis, como su relación con la vida desde la óptica de un egoísmo individualista, que litúrgica de la comunidad cristiana. También considero privilegia el tener sobre el ser; que busca el éxito a importante estudiar el tema de la relación entre la cualquier precio como a un ídolo al que se debe servir; catequesis de perseverancia y confirmación, y su que justifica el uso de cualquier medio, incluso de la continuidad e inserción en los movimientos juveniles. violencia, para obtener su fin. Son muchos los temas pendientes que exceden el Esto ha debilitado culturalmente el valor de la espacio de este Mensaje, pero que bien pueden ser verdad, de la honestidad y de la palabra dada, como el presentados en la línea de una exigencia de la pastoral valor de justicia y de la equidad social; también ha orgánica en la vida de la Iglesia diocesana. afectado la cultura del trabajo. del esfuerzo y de la Que María Santísima, nuestra Madre, nos ayude solidaridad, como el valor de la convivencia y de la paz. en este camino que hemos emprendido para la realización Frente a estos signos de muerte y de vejez de nuestro Congreso. Reciban en su día junto a mi afecto espiritual tenemos que dar como Iglesia un testimonio claro de los signos de vida y de esperanza que nos trajo el y oraciones, mi bendición de Padre en Cristo Nuestro evangelio. De este mensaje somos depositarios y lo Señor. debemos predicar; de él surge una cultura nueva que debe Mons. José Maria Arancedo encontrar en nuestro Itinerario Catequístico su contenido, Obispo de Mar del Plata