LA GUERRA CIVIL ESPAÑOLA Y LA POSTGUERRA

La Guerra Civil Española duró tres años (1936-39). Cuando terminó, España estaba hundida en una gran miseria. La gente lo pasó muy mal, en muchas ocasiones, para poder comer tenían que robar. Muchos huyeron de España.

La infancia de mi abuela
EMPEZÓ LA GUERRA…
Al estallar la Guerra Civil Española mi abuela tenía 14 años. Empezaba a ser mayor, pero para ella la guerra seguía siendo un juego de buenos y malos. Ella vivía y sigue viviendo en Tordera, un pueblo de la provincia de Barcelona. En su pueblo al no haber fábricas, se libraron de las bombas, pero las oyeron de muy cerca. Los pueblos cercanos como Blanes, provincia de Gerona, eran bombardeados frecuentemente. Blanes era atacado con frecuencia por tener la fábrica de la Safa. El estruendo de las bombas llegaba hasta su casa. El hambre La posguerra; tres años más tarde al terminar la Guerra entraron en la postguerra, España entera estaba hundida en la miseria. Mi bisabuela “Mundeta” junto a su hija mayor, por las noches robaban habas de los campos para comer. También para obtener comida les lavaban las ropas a los soldados, en una ocasión un soldado pasó una semana en casa de mi abuela. Era un soldado de Barcelona, pero para ellos parecía que era de muy lejos, este soldado era cocinero. Un día con lo que había robado mi bisabuela junto a lo que trajo el soldado del cuartel, les cocinó una sopa que les supo a maravillas. Los bandos Mi bisabuelo Manel era paleta, también enterraba muertos y ponía las lápidas. Durante la Guerra una bomba dañó una ermita de los alrededores del pueblo y lo mandaron a arreglarla. Cuando ya casi había terminado, unos republicanos por la noche la quemaron. Al día siguiente, mi bisabuelo fue acusado de los hechos y encarcelado en una prisión en Barcelona. Mi abuela me cuenta que una vez a la semana iba junto a su madre y hermana a visitarlo, me volvió a recordar que para ella Barcelona estaba muy lejos.

Hechos contados por mi abuela Manolita Fullola Casas, de 89 años de edad. Hoy día, después de tantos años sigue recordando todo aquello vivido, como si tan solo hubieran pasado dos días. Anna María Juan

Ámbito familiar

La mujer pertenece al hombre

era quien mandaba en cada casa y controlaba la situación. Las madres quedaban muchas veces en un segundo plano bajo a las órdenes de ellos. Las mujeres aprendían desde muy pequeñas a hacer las tareas domésticas: coser, cocinar, limpiar… Los hombres muchas veces, no sabían hacer ninguna de estas tareas. La situación de miseria y posguerra hizo en muchos hogares favorecer la igualdad, ya que cada miembro de la familia ayudaba en todo lo posible.

Ámbito deportivo

La ley decía que la herencia se la quedaba el hijo mayor aunque este tuviera hermanas En el ámbito familiar, el hombremás grandes.

Posguerra española

La mujer

Joana Soler Argüelles y Marina Serra

Estaba mal visto que las mujeres practicaran algún deporte, sólo los hombres podían hacer este tipo de actividades físicas. Las mujeres con más dinero jugaban al tenis o iban a esquiar a la montaña. En ocasiones, muy especiales, también al fútbol.

Ámbito laboral
Las mujeres siempre tenían un sueldo inferior en comparación a los hombres y más dificultades al buscar trabajo Seguía habiendo trabajos considerados de hombres y otros de mujeres.

Joana Soler Argüelles y Marina Serra

La mujer

Siglo XXI

Ámbito familiar
Aparecen distintas estructuras familiares (monoparentales, homosexuales…) que fomentan la igualdad entre sexos y reflejan la tolerancia de la sociedad. Niños y niñas reciben la misma educación, ambos aprenden a hacer las tareas de casa y ayudan a sus padres por igual.

IGUALDAD EN LA ESCUELA: niñas y niños juntos

Ámbito deportivo

Hombres y mujeres practican deporte habitualmente. Aun así, siguen vigentes muchos tópicos sobre qué deportes debe practicar o no una chica, y se sigue considerando mejor a los chicos para algunas prácticas físicas. Profesionalmente, una mujer no logra nunca equiparar su sueldo con el de un hombre; aunque ella juegue mejor que él.

Ámbito laboral
La sociedad acepta a las mujeres en cualquier puesto de trabajo. El sueldo se ha igualado, pero en ocasiones, sigue habiendo diferencias entre sexos.

Mujeres y hombres son personas independientes y autosuficientes.

El luto
¿Sabías que?
• En la India el color del luto es el blanco. • En Etiopía, si muere alguien, la familia cobra dinero de fondos comunes. • En Camboya se quema dinero falso para pagar un peaje hacia el cielo.

Mujeres vestidas de luto en un entierro

¿Qué significa luto?
Desde tiempos inmemoriales, la gente occidentalizada acostumbra a vestir de negro en las defunciones de familiares, amigos, vecinos… para mostrar dolor y pena. También suele eludir las fiestas u otras actividades relacionadas con la diversión para acompañar las condolencias. El luto varía según las religiones y costumbres. En España no se empezó a utilizar el negro hasta la Alta Edad Media, pues el color que se llevaba antes era el blanco. En la actualidad, aún se continúa con esta tradición, pero con menos intensidad. "Toda la oscuridad del mundo jamás podrá apagar la luz de una velita"

El luto en la Guerra civil
En la Guerra Civil y en la Posguerra, se guardaba el luto de otra forma a la actual. Antes, cuando se moría alguien la gente llevaba el luto mucho más tiempo. Las mujeres tenían que ir tapadas de arriba abajo el día del entierro. No se les podía ver apenas nada porque entonces estaba muy mal visto, ni tampoco podían ir maquilladas, ni se les permitía charlar mucho con otros hombres. Normalmente, el luto mínimo variaba entre 2 y 3 años, según el vínculo familiar de la persona que se hubiera muerto. Y una vez finalizaba el luto, en aquellos años, se entraba en un período de alivio, donde la mujer ya podía vestirse con tonos más claros y alegres. Aunque el cambio de color era progresivo.
Vestido de luto

El luto en la actualidad
Ahora, en la actualidad, ya no se respeta el luto tanto como antes. Cuando se muere alguien cercano, se acude al entierro, o funeral normalmente con ropa informal o con prendas oscuras. Si bien no se va a un entierro con colores que llamen mucho la atención, ahora apenas se utiliza en color negro en este tipo de actos. En parte, es gracias a que ahora yo no se impone la religión como modelo de conducta. Durante el franquismo, la religión era la que imponía el luto y otras costumbres. Actualmente, ya no se guarda el luto, y mucho menos durante dos o tres años. Muchas personas, ni siquiera el día después del fallecimiento del difunto.

Entierro de una persona bajo el suelo

Como parte final, debo decir que gran parte de la información la he obtenido de una entrevista que realicé a tres mujeres de edad avanza que se llaman: María, Rosita y Montserrat. Debo darles las gracias porque me facilitaron mucha de la información.

Robert Gotarra Navarro INS Serrallarga 4tC Lengua Castellana

Caption describing picture or graphic.

Las costumbres de la guerra civil y la postguerra
Información obtenida de Teófilo de las Monjas, 70 años

Los estudios
A las mujeres les estaba permitido ir al colegio, siempre y cuando el colegio separase a niños de niñas. Pero por otra parte, era muy difícil que una mujer cursara estudios superiores o una carrera universitaria.

Respeto a los padres
El padre tenía control total y absoluto sobre las hijas, al menos hasta que se casaban (solo podían casarse, cuando y con quien el padre viese conveniente), porque entonces al casarse era el marido quien tenía la voz sobre ellas. Ellas debían pedir permiso para todo lo que quisieran hacer, salir a bailar, ir de fiesta, participar en alguna celebración... y en muchos casos el padre iba allí de incógnito para vigilar y observar qué es lo que hacían y con quiénes iban. Tampoco las dejaban maquillarse ni cosas por el estilo, pues estaba mal visto. Otra cosa parecida era que, a la hora de querer abrir una cuenta corriente en un banco, tenía que figurar el padre o el marido. Tampoco estaba permitido para una mujer trabajar de cualquier cosa que no fuese el cuidado de las tareas del hogar. Casi en todos los ámbitos había actitudes machistas. Era una sociedad muy machista, pero por suerte ha cambiado y ha ido a mejor, a pesar de que sigue habiendo individuos que piensan así...

El luto
Si en la familia de una mujer fallecía un hermano, la madre, y sobre todo el padre, ellas tenían la obligación de estar cuatro (o cinco) años de luto. Esto significa que durante ese tiempo, estaban obligadas a vestir de negro, a no ir a festejos ni a celebraciones... En caso de que la mujer estuviese casada y quedaba viuda, también se cumplía el sacrificio de estar cuatro años de luto. Además, si la viuda tenía hijos, debía sacarlos adelante como bien pudiese, pues no les estaba permitido trabajar. Lo que sí les estaba permitido hacer en esos casos era volverse a casar para poder vivir de algo.

El Noviazgo
Para empezar, resultaba imposible no casarse por la iglesia. Eso era imprescindible quisieran o no, porque siempre se había hecho así y era tradición. Pero aunque se haya hecho así toda la vida, no tiene que estar bien porque sí. Asimismo no estaba permitido el divorcio, es una cosa moderna, el divorcio. Esto era así porque el vínculo creado con el permiso de Dios no podía ser deshecho. Eso para poder casarse, y antes de ello, durante el noviazgo, a la chica le estaba permitido salir a la calle de día (de noche no) y al chico no le dejaban entrar en la casa de la chica hasta que se hablaba de boda o hasta que llevaran como novios unos 4 años o así. Era una escena típica ver al chico esperar en la puerta de la casa de la chica hasta que ella saliese a la calle. Y si la chica se quedaba embarazada, quedaba automáticamente marcada y su deber era casarse con el chico, sí o sí. 

Las costumbres de ahora
Anna Moles, 15 años

Los estudios
Las diferencies más visibles de este apartado son por ejemplo que ahora hombres y mujeres tienen los mismos derechos a la hora de estudiar y trabajar. Todos somos libres de decidir lo que queremos hacer y cuándo lo queremos hacer.

El respeto a los padres
Desgraciadamente, ahora no se tiene tanto respeto a los padres, se ha perdido, pero también hemos avanzado, ya que las mujeres tenemos más libertad para hacer lo que queramos y para poder estar con quien queramos. Por suerte lo que ha cambiado mucho también es que no tenemos que depender de los hombres, podemos ser independientes. Ahora también somos libres para peinarnos, maquillarnos, y vestirnos como nos apetezca. Además una mujer mayor de edad puede tener su cuenta bancaria, sin necesidad de que esté inscrito ningún hombre de la familia.

El luto
Hoy en día ya no se guarda el luto, solo las personas mayores siguen esta costumbre, pero la gente joven como mucho va de negro el día del entierro y ya está. Antiguamente, esta costumbre era una cadena que ataba a las mujeres, ya que quien seguía con el luto era la mujer.

El noviazgo
Ahora todo ha cambiado, la gente es libre de hacer lo que quiera, la gente se besa por la calle, se abraza. Las chicas, las mujeres… podemos elegir con quién, cuándo y cóomo queremos salir con una persona, aunque sigue habiendo, a veces, padres bastante controladores con sus hijas y muchos siguen haciendo diferencies entre ambos sexos. Además ahora las bodas no son por conveniencia como solían ser antes sino que ahora las parejas se casan porque se aman. Y un dato importante también es que ahora no hace falta casarse por la iglesia, ya que las parejas se pueden casar por un juzgado.

En la Posguerra…

Nombre: María Borràs Edad: 80 años La Posguerra fue una época muy dura, porque la gente había vivido una guerra y al instaurarse la dictadura, muchos tuvieron que empezar de cero.

La crianza de los hijos
Al ser tiempos difíciles, los padres trabajaban y las madres intentaban cuidar a los hijos como podían, era una sociedad machista. En el caso de que la madre no pudiese hacerse cargo, eran los abuelos o familiares quienes les cuidaban. No había comedores en las escuelas ni casales así que los niños pasaban mucho tiempo en la calle. La relación entre padres e hijos era muy autoritaria, se exigía respeto en todo momento y si no se hacía caso a los padres se recibían castigos muy severos. Podríamos decir que no había confianza entre padres e hijos.

El papel de la religión
En esa época, la gente era muy religiosa porque no había distracciones y la iglesia era un centro de relaciones. La gente normalmente iba a misa los domingos. Todo el mundo estaba bautizado, había hecho la comunión y se casaba por la iglesia, de tal manera que las parejas que no lo hacían eran señaladas e incluso repudiadas por la sociedad. En el colegio se enseñaba religión de manera obligatoria y en las clases había un crucifijo. Las niñas iban a colegios de monjas y los niños de frailes, había escuelas privadas y públicas, pero en todas se separaba a los niños de las niñas. Las fiestas religiosas como Semana Santa y Navidades se vivían intensamente y, en Semana Santa, no se podía comer carne.

2

En la actualidad…
Nombre: Nil Ramos Cómo ya sabemos, nuestras costumbres y formas de vida van cambiando a medida que pasan los años, para bien o para mal. Entre ellas, he elegido algunas que creo que son bastante importantes.

La crianza de los hijos
Hoy en día, en general, en una familia tanto el padre como la madre trabajan fuera de casa y recurren a niñeras, abuelos, centros educativos… para que reciban cuidados, ya que ahora la vida es más complicada que antes. La sociedad ha cambiado bastante, se tiene más poder adquisitivo y junto con la tecnología, los niños tienen unos hábitos más individualistas. Están muchas horas en casa solos y la relación con los padres es poco fluida porque hay más métodos de distracción que entretienen tanto a niños como a adultos.

El papel de la religión
Actualmente, en nuestro país, la religión católica cada vez nos influye menos y muchas veces la gente se casa, se bautiza o hace la comunión por tradición. El número de creyentes van en disminución y los que quedan son mayoritariamente personas mayores. Este cambio se debe a un nivel de cultura superior respecto a nuestros padres o abuelos y a que, gracias a la ciencia, tenemos pruebas de nuestros orígenes y de su historia. Con la inmigración en masa tenemos que convivir con otras culturas y religiones y el cristianismo parece que vuelve a resurgir entre los inmigrantes. Los jóvenes de hoy en día viven de espaldas a la religión debido a tanta información y a la falta de tiempo. La iglesia en nuestro país, sufre una crisis de fe y económica.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful