"violencia alas mujeres”

La violencia contra la mujer es todo tipo de violencia ejercida contra la mujer por su condición de mujer. Esta violencia es consecuencia de la histórica posición de la mujer en la familia patriarcal, subordinada al varón, carente de plenos derechos como persona. La violencia contra la mujer presenta numerosas facetas que van desde la discriminación y el menosprecio hasta la agresión física o psicológica y el asesinato. Produciéndose en muy diferentes ámbitos (familiar, laboral, formativo,..), adquiere especial dramatismo en el ámbito de la pareja y doméstico, anualmente decenas o cientos de mujeres son asesinadas a manos de sus parejas. Al menos una de cada tres mujeres en el mundo ha padecido a lo largo de su vida un acto de violencia de género (maltrato, violación, abuso, acoso,…) Desde diversos organismos internacionales se ha resaltado que este tipo de violencia es la primera causa de muerte o invalidez para las mujeres entre 15 y 44 años. La violencia contra las mujeres no es exclusiva de ningún sistema político o económico; se da en todas las sociedades del mundo y sin distinción de posición económica, raza o cultura. Las estructuras de poder de la sociedad que la perpetúan se caracterizan por su profundo arraigo y su intransigencia. En todo el mundo, la violencia o las amenazas de violencia impiden a las mujeres ejercitar sus derechos humanos La violencia contra la mujer adopta formas diversas, incluidos la violencia en el hogar; las violaciones; la trata de mujeres y niñas; la prostitución forzada; la violencia en situaciones de conflicto armado, como los asesinatos, las violaciones sistemáticas, la esclavitud sexual y el embarazo forzado; los asesinatos por razones de honor; la violencia por causa de la dote; el infanticidio femenino y la selección prenatal del sexo del feto en favor de bebés masculinos; la mutilación genital femenina y otras prácticas y tradiciones perjudiciales. Todo acto de violencia basado en el género que tiene como resultado posible o real un daño físico, sexual o psicológico, incluidas las amenazas, la coerción o la privación arbitraria de la libertad, ya sea que ocurra en la vida pública o en la privada.

La violencia de pareja: se refiere a los comportamientos que tienen lugar en el ámbito de una relación íntima y causan daños físicos, sexuales o psicológicos, tales como la agresión física, la coerción sexual, el maltrato psicológico o los comportamientos controladores. La violencia sexual: es todo acto sexual, la tentativa de consumar un acto sexual, los comentarios o insinuaciones sexuales no deseados, o las acciones para comercializar o utilizar de cualquier otro modo la sexualidad de una persona mediante coacción por otra persona, independientemente de la relación de esta con la víctima, en cualquier ámbito. La violencia sexual incluye la violación, definida como la penetración forzada físicamente o empleando otros medios de coacción, por más leves que sean, de la vulva o el ano, usando un pene, otras partes corporales o un objeto. La escasez de datos uniformes y fiables sobre la magnitud de la violencia contra la mujer, la escasez o ausencia de investigación género-sensitiva en salud y la falta de comprensión acerca de las causas de la violencia contra la mujer son obstáculos para la prevención de la VCM, y el desarrollo de acciones y esfuerzos para abordarla. La Organización Mundial de la Salud ha desarrollado y está implementando un Estudio Multicéntrico sobre la Salud de la Mujer y la Violencia Doméstica: – La prevalencia y la frecuencia de diferentes formas de violencia contra la mujer; – Las consecuencias para salud de la violencia en la pareja íntima; – Factores de riesgo y de protección para la violencia en la pareja íntima en diferentes entornos – Estrategias y servicios usados por mujeres que experimentan violencia doméstica.
¿Por qué es la violencia contra la mujer un problema de salud?

A medida que pasa el tiempo, son cada vez más numerosas las pruebas y mayor la concienciación entre los proveedores de servicios de salud y las personas encargadas de formular las políticas de los resultados negativos para la salud causados por la violencia basada en el género, que ha sido asociada con riesgos y problemas para la salud reproductiva, enfermedades crónicas, consecuencias psicológicas, lesiones y la muerte. Sin importar cuán severas sean las consecuencias físicas de la violencia, la mayoría de las mujeres encuentran que los efectos psicológicos son aún más prolongados y devastadores.

En la Ciudad de México, 4.6 mujeres viven una situación de violencia de acuerdo con datos del gobierno del Distrito Federal. Según un informe de la Red UAPVIF, las delegaciones con mayor número de casos de violencia familiar fueron Tlalpan, con 617 casos; Gustavo A. Madero, con 528, y Coyoacán, con 320. Asimismo, aunque Milpa Alta y Cuajimalpa presentan un menor número de casos -159 y 280, respectivamente-, al ser delegaciones menos pobladas, sus cifras revelan índices de violencia muy altos. En cuanto a los casos de violencia contra mujeres, las cifras ofrecidas por las instituciones revelan una situación desigual. De enero a marzo del 2010, 94.7 por ciento de las 492 personas atendidas por el Inmujeres fueron de sexo femenino, al igual que 86.94 por ciento de las mil 72 personas que llamaron a la Línea Mujer LOCATEL. Red UAPVIF, sólo entre marzo y junio de 2010 se atendió a 4 mil 696 mujeres, cifra que representa 78.42 por ciento de todos los casos atendidos. La Dirección de Atención y Prevención de Violencia Familiar del Distrito Federal, a partir del trabajo que realizan las UAPVIF en las 16 delegaciones del DF, señala que de las personas atendidas por vivir con violencia y maltrato en sus relaciones de pareja, 94 por ciento son mujeres solteras, casadas o que viven en el mismo hogar. Además, la escalada de violencia se incrementa a partir de los 15 años, y su disminución se reporta a partir de los 42 años, según la misma fuente. "La violencia contra la mujer es quizás la más vergonzosa violación de los derechos humanos. No conoce límites geográficos, culturales o de riquezas. Mientras continúe, no podremos afirmar que hemos realmente avanzado hacia la igualdad, el desarrollo y la paz."

Alternativas de solución
Que haiga mas educación para prevenir la violencia contra las mujeres y que haiga penas mas seberas a los que atenten contra la salud física o psicológica de las mujeres, que haiga mas centros de ayuda contra las mujeres y que las orienten contra violencia

Conclusiones
Mis conclusiones son que hasta ahora la violencia contra las mujeres se considera un problema de salud publica y a medida que pasa el tiempo el problema se vuelve mas grande y hay mas casos de violencia, y las mujeres que no son orientadas o que no obtienen ayuda las matan sus parejas; la violencia contra las mujeres no respeta genero, país o posición económica.