El concepto de Estado de derecho El Estado de derecho – o Rule of law – está estrechamente ligado al concepto de Estado moderno, el cual se centra

en los intereses de la colectividad, de su población en su conjunto. El objetivo de dicho Estado es ofrecer condiciones estables y favorables al desarrollo de todos los seres humanos que se hallan en su territorio. El concepto de Estado de derecho garantiza esas funciones públicas y trata de evitar los abusos que pueda engendrar el monopolio del poder estatal en interés de élites políticas y sociales. A nivel internacional, no existe una definición única y reconocida de Estado de derecho. Su contenido y sus prioridades han evolucionado en el transcurso de la historia, variando de un país a otro y bajo la influencia de diversos intereses sociales. No obstante, podemos cristalizar algunos elementos comunes e interdependientes, cuya importancia puede, a menudo, ser muy relativa: – el principio de la legitimidad de la Administración – una justicia independiente y capaz de desempeñar su papel – la igualdad de los/las ciudadanos/as en materia de legislación y aplicación del derecho – Primacía de la constitución y de la jerarquía normativa respectiva - desde el principio constitucional abstracto hasta la decisión administrativa concreta – separación de los poderes legislativo, ejecutivo y judicial – respeto de los derechos humanos, al menos de los derechos cívicos y políticos I Estado de derecho y desarrollo: algunos principos Este último – el respeto de los derechos humanos – está inextricablemente ligado a los otros elementos del Estado de derecho. En el plano judicial, p.ej., las exigencias de respeto de los derechos humanos concretan, en ciertos aspectos, el principio de una justicia independiente y eficaz. La igualdad ante la ley y el principio de la no discriminación no sólo constituyen un elemento central de la protección de los derechos humanos, sino también una parte autónoma del concepto de Estado de derecho. Mientras que el objetivo de los derechos humanos es garantizar sobre todo los derechos del individuo o de ciertos grupos sociales ante el Estado, los otros elementos del concepto de Estado de derecho apuntan de manera más general a la organización del Estado y a la gestión de los asuntos públicos (governance). Sin embargo, ambos enfoques persiguen el mismo fin; es decir, obligar a los poderes públicos a respetar los principios jurídicos de primordial importancia y limitar sus poderes discrecionales. La relación entre democracia y Estado de derecho es más compleja. El respeto de los principios elementales del Estado de derecho es la condición indispensable para que la participación democrática en los procesos de decisiones estatales funcione correctamente. En cambio, naciones con estructuras políticas poco democráticas, pueden alcanzar un alto nivel de estado de derecho. Por otra parte, las decisiones legitimadas por un proceso democrático no se justifican más cuando afecten a los derechos fundamentales – p.ej., en forma de discriminación de minorías étnicas o de la mujer. Se constata que las interacciones entre los diferentes conceptos aparecen bajo un aspecto diferente según el

El derecho constitucional y el contexto político determina la manera de aplicar los principios del Estado de derecho en una situación que. corresponde completamente al ideal del Estado de derecho. La comunidad internacional debe mostrarse prudente ante la tentación de influir en el régimen político de un determinado país: el derecho público internacional prohíbe a toda nación ejercer presión sobre otros Estados para forzar ciertas decisiones que pertenecen a su domaine réservé. en ninguna parte del mundo. El Estado de derecho no es un estado de felicidad que han alcanzado ciertas naciones y al que otras aspiran. no se consideran injerencia ilícita las medidas positivas que tienden a promover la causa del Estado de derecho y que no ejercen presión alguna sobre las autoridades gubernamentales. Esta noción constituye más bien un importante modelo de organización estatal y de orden jurídico del que no se pueden extraer directamente normas concretas o recetas generales para una organización exitosa de los poderes públicos. sino también del Estado de derecho o democráticos. Sin embargo.contexto político y que muchas reivindicaciones políticas se pueden justificar esgrimiendo no sólo argumentos de los derechos humanos. . a menos que sean objeto de acuerdos internacionales en relación con los derechos humanos. Los principios del Estado de derecho están ausentes del derecho internacional público. Estructurar su legislación y organizar el funcionamiento de los poderes públicos constituye una parte esencial de las labores de cada Estado soberano cuyo domaine réservé se ve cada día más reducido por el proceso de globalización.