Todos a cubierta

Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas
Gabino Carballo. Barcelona, 11 de Mayo de 2011. Revisión 00

Paisaje

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

Editado por Gabino Carballo Pérez

Gabino Carballo es Gabino Carballo es Paisajista por la Escuela Castillo de Batres, Madrid, MA in Landscape Design por la Universidad de Sheffield (Reino Unido) y Master MPM en Dirección de Proyectos por la Universidad Ramón Llull - BES La Salle, Barcelona. Elegido como representante de los estudiantes españoles en ELASA en 1992. En el mismo año comenzó su andadura profesional por todo tipo de ámbitos, desde el diseño y ejecución de pequeños jardines hasta su colaboración en grandes equipos multidisciplinares. Miembro colegiado del Landscape Institute durante varios años, adquirió amplia experiencia en el diseño y construcción de espacios públicos, corporativos y jardines privados, tanto en el Reino Unido como otros países. Participó en el concurso para la remodelación de Trafalgar Square, Londres, en el equipo liderado por Sir Terry Farrell, con Gillespies Oxford como paisajistas. Su proyecto Discovery Place para Whitelaw+Turkington Landscape ganó el BALI National Landscape Award en 2003. Participó en la redacción y definición del proyecto del BBC Media Village. White City, Londres, como colaborador del estudio Christopher Bradley-Hole Landscape, el autor de libros como “El Jardín Minimalista” y “Making the Modern garden”. Colaboró con Arne Maynard Garden Design para sistematizar los métodos de trabajo en su gabinete, y fue responsable del proyecto ejecutivo de uno de los mayores jardines privados creados en la última década en el Reino Unido, en colaboración con Quinlan Terry Architects, Actualmente trabaja como Técnico de Proyectos del Área de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Barcelona, donde realiza labores en Gestión de Proyectos y como Técnico Paisajista bajo la dirección de Patrizia Falcone. Con su equipo ha sido finalista de los Premiso FAD 2008 por el proyecto del Parque de la Primavera de Barcelona. Colabora con el Centro de Formación del Laberinto y la Escola Sert como ponente especializado en Cubiertas y Muros Ajardinados y ha impartido clases en el IED dentro del programa de Diseño Ecológico. Autor de diversos artículos para publicaciones británicas, administrador del Grupo Paisaje en la Red Social Linked In y promotor del Grupo de Trabajo de la Asociación Española de Paisajistas en Cataluña (AEP_CAT). En colaboración con su esposa, ha traducido catálogos de arte y publicaciones científicas al inglés, castellano y catalán. Entre sus aficiones destacan la lectura y la escritura, nadar en el mar, explorar las posibilidades de programas informáticos, la conversación y el debate, dormir la siesta con sus hijos, caminar por la ciudad, la fotografía digital, los métodos de construcción tradicionales, las chapuzas domésticas, la carpintería, ver qué hay entre anuncios televisivos y dar vueltas a la carrera por el Parque de la Ciutadella.
- Un grupo de Linked In

Un informe Paisaje

Y sobre todo, construir con plantas y aprender de sus errores.

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

2

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

ÍNDICE
1. INTRODUCCIÓN 2. TODOS A CUBIERTA 3. LA FÁBRICA DEL SOL 4. CALIFORNIA ACADEMY OF SCIENCES 5. PLAZA DE LAGUNA LANAO 6. DISSENY HUB BARCELONA 7. LAS CUBIERTAS DE STEPHAN BRENNEISEN 8. EL FUTURO DE LAS CUBIERTAS AJARDINADAS NOTAS

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

3

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

TODOS A CUBIERTA
Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas. 1. INTRODUCCIÓN

Ya en el Siglo XX encontramos el ejemplo del ático de la Casa Cambó de 1923, obra de Adolf Florensa i Ferrer. Se trata de un edificio de oficinas del estilo de la escuela de Chicago, no muy lejano en su concepto del Rockefeller Centre de New York. Gracias a la aparición del ascensor, la planta noble se traslada hacia la cubierta, que se convierte en una vivienda particular para la familia Cambó, dotada de un extenso jardín particular en varios niveles según el diseño original de JCN Forestier y Nicolau Mª Rubió i Tudurí, que configuraron un ejemplo perfecto de rus in urbe para su distinguido cliente.

La última década ha estado marcada por la emergencia del arquitecto estrella y el edificio icónico. La calidad arquitectónica se mide ahora por la capacidad del arquitecto para capturar la mirada mediática, normalmente acrítica. Este proceso inexorable donde la imagen se impone a la palabra y al pensamiento, ha impulsado la arquitectura hacia la pasarela de la moda efímera y la frivolidad formal. Inevitablemente, el espectáculo mediático exige novedad y entretenimiento y este proceso ha empujado al límite la utilización de diversos materiales por parte de los arquitectos, incluida la vegetación. Los nuevos edificios se distinguen fundamentalmente por sus acabados, casi más que por la extravagancia formal que inunda la prensa del ramo. Paralelamente y posiblemente en la estela del furor arquitectónicomediático, han surgido oportunidades para el experimento formal y conceptual más serio, como demuestra la emergencia de una conciencia medio ambiental y pluridisciplinar en el entorno de la edificación y la urbanización y en el ejercicio de la profesión arquitectónica. Este movimiento no ha nacido solamente en los sectores profesionales implicados en el proceso de diseño y construcción. También los clientes institucionales y corporativos han comprendido la necesidad de avanzar más allá de la mera resolución formal y tectónica de la edificación para incluir en su proceso conceptual valores y objetivos ambientales más propios del espacio natural que el cultural. Un síntoma de esta corriente es el retorno a la edificación de la cubierta ajardinada, que ha regresado a las propuestas arquitectónicas y de urbanización. La mejor comprensión de los beneficios que el uso de la vegetación en los acabados y los procesos urbanos puede ofrecer a medio y largo plazo, alcanza ahora a todos los interesados en el ciclo de vida del proyecto. La presencia de la cubierta ajardinada en los medios de comunicación como un fenómeno relativamente innovador y vinculado a las exigencias ambientales contemporáneas oculta sus raíces como una de las tipologías constructivas más antiguas que se conocen, tanto en su vertiente vernácula y autoconstruida como en su casuística propiamente arquitectónica. La jardinería pensil goza de un largo recorrido que nos hemos empeñado en olvidar. La ciudad de Barcelona es un buen ejemplo: muchos de los jardines que se encontraban en el interior de las murallas medievales eran de tipo “elevado” o “colgado”, según se deduce de las crónicas que llegan hasta el Siglo XX y que mencionan la necesidad de aprovechar la planta baja de los edificios para otras funcionesi. Esta tradición tuvo continuación en proyectos decimonónicos como el depósito de Aguas del Guinardó, con sus magníficos jardines clásicos aun existentes sobre la estructura del depósito de aguas de la ciudad.

Cubierta de la Casa Cambó-Guardans, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

El Movimiento Moderno no fue ajeno a esta corriente en sus orígenes: El más somero estudio de sus antecedentes nos ofrece la presencia de vegetación sobre edificios de Frank Llooyd Wright y Le Corbusier. Este último ilustró la necesidad de ajardinar las cubiertas en sus “Cinco puntos para una nueva arquitectura” y creó diversas cubiertas de este tipo en su larga carrera. Desafortunadamente, las condiciones ambientales propias de cubiertas y estructuras presentan desafíos considerables para la vida vegetal. Esta padece los grandes extremos de temperatura presentes en las cubiertas, la exposición al viento y sensación térmica acompañada de desecación, el difícil drenaje y aireación de la zona radicular, el suministro de agua sujeto a la climatología o sistemas de riego, la ausencia de fuentes de nutrientes y la lixiviación de los escasos minerales existentes. Todas están condiciones se exacerban en condiciones climáticas mediterráneas, ya que a las condiciones anteriores se suman los ciclos de sequía extrema, y la mayor insolación de la superficies. El procedimiento histórico empleado para solventar estas dificultades ha consistido en la creación de una profunda capa de tierras de jardinería sobre una pesada capa de drenaje de grava y una impermeabilización de láminas de plomo o bronce.

La cubierta moderna como espacio residual, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

Cubierta del Depósito del Parque del Guinardó, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

Los efectos tectónicos de tal solución se trasladan a toda la estructura, con la consiguiente repercusión técnica y económica

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

4

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

en el proceso global de edificación y la pérdida de eficiencia constructiva prometida por la arquitectura moderna. La consecuencia inmediata de tal aproximación ha sido la virtual eliminación de la cubierta ajardinada del repertorio constructivo moderno, con notables excepciones convertidas en pioneras. Su carácter excepcional ha contribuido, precisamente, a su mitificación y abandono como solución habitual. De hecho, incluso los seguidores más acérrimos de los postulados del Movimiento Moderno han abandonado las cubiertas de sus edificaciones a su suerte, para convertirlas en espacios residuales donde esconder una mala planificación de las instalaciones de la edificación o simplemente como una quinta fachada invisible.

producido un importante avance en los últimos años, con la emergencia de sistemas que permiten la instalación de jardinería extensiva en sustratos ultraligeros y cuyo concepto gira alrededor de las propiedades edafológicas de diversas plantas suculentas. La segunda categoría se corresponde con una estructura enterrada o semienterrada, no necesariamente un ejercicio arquitectónico, sobre la que se instala un jardín o zona verde, a menudo de tipo intensivo, que poco o nada se diferencia de otros espacios constituidos en situaciones más convencionales. Un avance relativamente reciente en ambas categorías es la aparición de sistemas que permiten la instalación retrospectiva de sistemas de jardinería sobre cubiertas o estructuras anteriormente desnudas de vegetación. La mayoría de estos sistemas de cubiertas ajardinadas se fundamentan conceptualmente en la mecánica de los suelos naturales e intentan replicar sus propiedades de drenaje, aireación y retención de líquido. Por lo general, soportan un amplio espectro de usos, desde la jardinería más tradicional, hasta la creación de huertos, combinados con la presencia de pavimentos e infraestructuras que permiten la creación de auténticos paisajes públicos o privados en condiciones ambientales, edafológicas y constructivas tradicionalmente adversas. No obstante, existen excepciones a este paradigma, como las cubiertas aljibe y su particular aprovechamiento del agua almacenada en cubierta, los sistemas de cultivo en sustratos ligeros no muy diferentes de los utilizados en agricultura hidropónica, los “sustratos sucios” constituidos a partir de sustratos de desecho o materiales de excavación provenientes de la obra. Más recientemente, ha aparecido la posibilidad de crear cubiertas verdes cuyos suelos se constituyen a partir de materiales capaces de generar un suelo relativamente fértil a largo plazo, con lo que la cubierta no se ajardina propiamente, sino que se crean las bases para la aparición de sustratos “naturales” que favorecen la emergencia de procesos de sucesión ecológica completamente abiertos y similares a los que se encuentran en la naturaleza. Este proceso evolutivo de la cubierta ajardinada muestra signos de aceleración en diversas vertientes. Por un lado, cabe destacar la aparición de cubiertas que utilizan la vegetación como parte de una infraestructura ambiental activa. En esta categoría se pueden incluir tanto las cubiertas utilizadas para tratar in situ aguas grises y negras mediante métodos relativamente naturales, como aquellas destinadas a la captación de energía solar, que utilizan el potente efecto dispersión de la radiación solar de la vegetación para regular los extremos de temperatura propios de estas superficies y de esta manera optimizar el rendimiento de los sistemas de captación. Otro desarrollo reciente son las cubiertas que actúan como huertos urbanos y ya se proponen edificios dedicados enteramente a esta función, donde cada planta es una cubierta dedicada a la producción agrícola. Otra propuesta de última hora es la creación de “cubiertas invernadero”, donde la vegetación actúa integrada en un mecanismo de intercambio energético que contribuye a mejorar la calidad ambiental del edifico, ayudando a regular su temperatura y la calidad de su aire. Estas propuestas parecen dejar atrás la noción de cubierta como espacio residual e incluso el concepto mismo de quinta fachada, al adentrarse en complejos conceptos pluridisciplinares que cuestionan la idea misma de cubierta y la transforman en un elemento diferenciado del edificio para integrarlo en el territorio.

2.

TODOS A CUBIERTA

Es posible asevera que el primer jardín sobre cubierta moderno en su concepción y ejecución, fue el diseñado por el paisajista Theodore Odsmunson para el Káiser Centre de Oakland, California en 1960. Este proyecto presenta en sus soluciones constructivas y hortícolas la casuística típica de toda cubierta ajardinada posterior: una estructura liviana, la necesidad de impermeabilizar y proteger la misma, la presencia de instalaciones en grosores de sustratos mínimos, la utilización de un sustrato ultraligeros con propiedades edafológicas cuidadosamente ponderadas y la utilización de vegetación apta para las condiciones ambientales prevalentes y su mantenimiento, a la vez que compatible con el uso público del espacio ii. Curiosamente, aunque este tipo de cubierta ajardinada moderna nació en el entorno corporativo de la gran promoción comercial e inmobiliaria americana, fue también adoptada como símbolo de la arquitectura alternativa. Iconoclastas visionarios como Malcolm Wells enterraron, literalmente, las casas de la contracultura hippy para generar auténticos paisajes sobre las cubiertas de sus edificios energéticamente ultra eficientesiii. A los procesos de experimentación avanzados en los USA, siguió el proceso de sistematización de sistemas de cubierta ajardinadas en Alemania. A partir del proyecto creado por el paisajista Peter Philippi para la sede del Geno-Haus Bank en Stuttgart, los ingenieros germanos probaron y descifraron las claves de funcionamiento óptimo de los sistemas de cubiertas ajardinadas. La investigación resultó en la prescripción de las diversas capas que deben constituir un cubierta ajardinada para su correcto funcionamiento en el clima del Norte de Europa. La cubierta del Geno-Haus Bank sentó la base para el arranque de una serie de programas de mejora ambiental a escala urbana, con la introducción de cubiertas ajardinadas en ciudades germanas como elemento clave para lograr sus objetivos de reducción de la contaminación atmosférica, retención de agua de lluvia y reducción de las temperaturas medias más extremas. El ejemplo paradigmático es Stuttgart y su amplio muestrario de cubiertas ajardinadas construidas con el apoyo de programas de financiación públicos. La experiencia Alemana tuvo eco en la investigación llevada a cabo en la Universidad de Sheffield, Reino Unido, sobre ecología urbana en la década de los años 90. El trabajo de Nigel Dunnett en particular demostró que las cubiertas ajardinadas pueden convertirse en ecosistemas capaces incrementar la biodiversidad urbana hasta extremos insospechadosiv. Estos hallazgos, combinados con los avances técnicos en la construcción de estas cubiertas y su presencia en los medios gracias a proyectos arquitectónicos que han capturado la imaginación del público, han inspirado una nueva corriente internacional que considera las cubiertas ajardinadas un elemento fundamental de la nueva conciencia ambiental integrada en los procesos de construcción. Llegados a este punto, cabe diferenciar las cubiertas ajardinadas en dos categorías según sus características constructivas y estructurales. Una primera categoría sería la cubierta ajardinada propiamente dicha, que se corresponde con la imagen de un edificio sobre cuya cubierta, sea esta horizontal o inclinada, se instala un jardín o superficie capaz de soportar vida vegetal. En este formato si se ha

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

5

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

3.

LA FÁBRICA DEL SOL

El edificio de “La Fábrica del Sol", propiedad del Ayuntamiento de Barcelona, tiene como objetivo ser un altavoz social de los valores y premisas para una mayor y mejor sostenibilidad así como para el fomento del respeto al medio ambiente.

impermeabilización EPDM, en lugar del poliestireno y el PVC propios del sistema original. También ha adaptado las baldosas de pavimentación a unos criterios estéticos más cercanos al proyecto de rehabilitación.

Cubierta de la Fábrica del Sol, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

Se trata de una rehabilitación y remodelación profunda de un antiguo edificio modernista de oficinas en Barcelona. Ejecutado con un presupuesto ajustado, es un auténtico catálogo de soluciones y conceptos aplicados esenciales de la arquitectura sostenible y las energías renovables, usando elementos reciclados y respetuosos con el medio ambiente. Se trata de una obra del Arquitecto Toni Solanas, arquitecto por la ETSAB, desde 1971 y autor del libro "Vivienda y Sostenibilidad en España", editado por Gustavo Gili. Su trabajo en la cubierta de este edificio industrial de estilo modernista construido en el 1907 por el arquitecto Josep Domènech i Estepà, y actualmente parte del catalogo de Patrimonio Histórico Artístico de la ciudad de Barcelona es paradigmático de la solución total técnica y arquitectónica que las nuevas cubiertas ajardinadas proponen en el Siglo XXI.

Secciones de cubierta de la Fábrica del Sol, Barcelona. Imagen: A. Solanas.

El volumen total de precipitación potencial sobre la cubierta se calcula en 269 m3, de los cuales se pueden almacenar 45 m3 en cualquier momento. De esta precipitación prevista, variable según el régimen pluvial, se calcula que la una parte es absorbida por los cien metros cuadrados de vegetación de la cubierta, otra se pierde por evaporación y que aproximadamente la mitad queda disponible para el uso del edificio. Otro objetivo de esta cubierta es incrementar la inercia térmica del edificio y reducir el efecto de isla de calor típico de estas superficies, que alcanzan temperaturas más altas que otras áreas circundantes. Solanas no ha evadido su responsabilidad experimental e intelectual como arquitecto y ha propuesto una serie de innovaciones que intentan avanzar soluciones ante los difíciles condicionantes del edificio e incluso del propio sistema Intemper. Un avance importante de esta cubierta es que combina el área ajardinada y transitable con la presencia de sistemas de captación de energía solar mediante tubos de vidrio al vacio. Estos conforman una pérgola que matiza la luz que recibe la cubierta y su vegetación. El efecto visual de las plantas floreciendo en una capa de sustrato especialmente reducida bajo la pérgola de vidrio es particularmente afortunado y ejemplifica las posibilidades funcionales y estéticas aún por explorar en la resolución de estas superficies a menudo olvidadas o destinadas a usos puramente utilitarios. 6

Plano de Cubierta de la Fábrica del Sol, Barcelona. Imagen: A. Solanas.

La cubierta se ha concebido como un almacén de aguas pluviales in situ, siguiendo el concepto de la cubierta aljibe desarrollado por la casa Intemper hace ya varias décadas. Esta idea ha sido adaptada a las posibilidades actuales, como depósito de aguas pluviales y grises, para aprovechamiento simultáneo de las cisternas de los retretes del edificio y riego de la vegetación mediante el sistema de riego por capilaridad desarrollado por Intemper. Entre las innovaciones introducidas por Solanas está la utilización de una membrana de aislante de corcho debajo de la

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

4.

CALIFORNIA ACADEMY OF SCIENCES

El proyecto de la Academia de las Ciencias de California, liderado por el equipo de Renzo Piano y asistido por el equipo de Paisajistas SWA en colaboración con Rana Creek, constituyó un esfuerzo pluridisciplinar ejemplar. El elemento estrella del proyecto es la cubierta ajardinada, concebida como un paisaje que refleja la topografía de la bahía de San Francisco y actúa como un mecanismo de control ambiental fundamental para la regulación climática de las salas del edificio. Es una de las cubiertas ajardinadas más complejas jamás realizadas, estructural y conceptualmente, y ha sido instrumental en la obtención de los objetivos ambientales del cliente, cuyo deseo era ser el “museo más ecológico del mundo”. La ambición de los objetivos de calidad medioambiental del proyecto arquitectónico eran se manifiesta algunas cifras: el 90% de los materiales de demolición fueron reciclados, el 60% del aislamiento procede del reciclaje de pantalones blue jeans, el 90% del espacio de oficinas tiene luz y ventilación natural, el 95% del acero utilizado ha sido reciclado, el edificio posee 60.000 células fotovoltaicas que producen 213.000 kilovatios hora y el edificio en si consume un 30% menos de energía que los objetivos fijados por el Estado de California para construcciones similares. El primer desafío planteado por la naturaleza topográfica de la cubierta fue desarrollar un sistema para el retener el sustrato granular donde se plantaría las especies vegetales. Las cúpulas de la cubierta alcanzan los 45º de inclinación y generan varias cimas y valles. La preocupación inicial por el posible movimiento de tierras también se extendió a la gestión del agua de lluvia por la velocidad de la escorrentía generada. El proceso de desarrollo de la cubierta tuvo lugar durante varios años, en los que se aprovecharon los restos del antiguo edificio como banco de pruebas y se construyeron diversos prototipos en obra. El equipo de proyecto y el cliente realizaron el seguimiento de su comportamiento hasta alcanzar un acuerdo sobre la solución final. La imposibilidad de fijar anclajes sobre la cubierta llevó al equipo de Piano a aceptar una solución consistente en una red de gaviones reforzados con nylon que actúa como retención del sustrato, drenaje y vías de acceso para mantenimiento. Entre los gaviones lineales se instaló un sistema de drenaje Zinco de 25mm típico de cubiertas ajardinadas extensivas y sobre este, se colocó el sustrato confinado mediante pequeñas bandejas de biodegradables de fibra de coco, de de 75 mm de espesor.

Kniphophias en la Cubierta de la Fábrica del Sol, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

Plano de cubierta de la California Acadademy of Sciences, San Francisco, USA. Imagen: Renzo Piano Workshop.

Estas bandejas llegaron a la cubierta preparadas con antelación en vivero. Se transportaron ya rellenas y con la vegetación establecida y se colocaron sobre la cubierta según los planos de plantación de los paisajistas, hasta alcanzar el medio millón de plantas nativas de California previsto en proyecto. De las 25 especies de plantas originalmente previstas, solamente se plantaron nueve, las que soportaron mejor tres años de Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas 7

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

pruebas: Fragaria chiloensis, Armeria marítima, Prunella vulgaris, Sedum spathifolium, Eschscholzia califórnica, Lupinus bicolor, Lasthenia califórnica, Plantago erect y Layia platyglossa. Una combinación de vivaces perennes y anuales pensada para atraer especies de mariposa, pájaros e insectos.

Como suele ser costumbre el diseño arquitectónico busca una configuración vegetal estática, con cambios estacionales definidos o no existentes. La realidad es que las diversas especies seleccionadas compiten entre sí y, por ejemplo, han desplazado casi completamente a la Eschscholzia califórnica, que no puede establecerse en presencia de vegetación densa y precisa plantaciones suplementarias regulares para mantenerse presente. La cubierta de la Academia ha sido diseñada con una serie de parámetros ambientales muy definidos: tamizar la iluminación natural en el interior de las salas, amortiguar la polución acústica, retener el agua de lluvia para su reutilización y aislar el edificio, cosas que las cubiertas ajardinadas hacen a menudo por defecto.

Sección de la California Acadademy of Sciences, San Francisco, USA. Imagen: Renzo Piano Workshop.

Aunque el objetivo inicial era obtener una cubierta de bajo mantenimiento, las difíciles condiciones de crecimiento de la vegetación precisan más cuidados de lo esperado. El uso de plantas autóctonas, lejos de facilitar el mantenimiento, lo complica, ya que sus parámetros ecológicos son a menudo más exigentes que variedades de jardinería, menos específicas.

Detalle de gabión en cubierta de la California Acadademy of Sciences, San Francisco, USA. Imagen: Rana Creek & Chong and Partners Architecture.

A última hora, fue necesario añadir una capa aislante de poliestireno. La razón aparente es el hecho de que una cubierta ajardinada puede contribuir a aislar un edificio mediante su inercia térmica y el efecto de difusión térmica de la vegetación. Sin embargo, este potencial no la transforma en un elemento con un factor de aislamiento predecible y mesurable, especialmente cuando las condiciones ambientales varían rápidamente y el grueso del sustrato es reducido.

Vista de la California Acadademy of Sciences, San Francisco, USA. Imagen: Rana Creek & Chong and Partners Architecture.

Un factor condicionante es la manera en la que el viento deseca el sustrato sobre las cúpulas. La vegetación padece extremos de temperatura y el funcionamiento del sistema de riego está condicionado por la velocidad del aire. Vistas las condiciones existentes, la Academia hubiera preferido un sistema de riego exudante enterrado y según el responsable de Conservación de la cubierta, hubiera sido preferible realizar un análisis micro climático detallado de la cubierta antes de aprobar su diseño finalv.

Sección esquemática de la cubierta de la California Acadademy of Sciences, San Francisco, USA. Imagen: Renzo Piano Workshop.

En definitiva, esta cubierta ajardinada visitable de una hectárea de extensión es un autentico laboratorio arquitectónico y paisajístico que apunta a los límites y posibilidades de este tipo de sistemas y su desarrollo particularizado en los edificios del futuro, especialmente en lo que respecta a la relación entre tecnologías constructivas y de horticultura. Su largo proceso de desarrollo y la complejidad de su mantenimiento deberían ser objeto de estudio y comprensión generalizada en escuelas de arquitectura y paisajismo internacional.

Vista de la California Acadademy of Sciences, San Francisco, USA. Imagen: Rana Creek & Chong and Partners Architecture.

Otra crítica planteada a la sofisticada cubierta es que los criterios de diseño de Piano no tuvieron en cuenta dos aspectos fundamentales en horticultura: sucesión ecológica y estacionalidad.

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

8

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

5.

DISSENY HUB BARCELONA

aprovecha el desnivel para aprovechar la luz natural de manera controlada y mantener la temperatura interior estable todo el año. La cubierta ajardinada propuesta consiste en un extenso césped que se eleva en una ligera pendiente para conformar un mirador sobre la ciudad. Una serie de grandes lucernarios surgen limpiamente de la superficie verde.

La nueva sede del Museo de las Artes Decorativas, el Museo Textil y de Indumentaria y el Gabinete de Artes Graficas se ubica en la Plaza de las Glorias Catalanas. Con un coste de 86 millones de euros, el DHUB integra un museo, un centro documental y biblioteca especializada y de barrio y un laboratorio de diseño.

Plano de la cubierta del Design Hub, Barcelona. Imagen: MBM Arquitectes.

Vista de la cubierta del Design Hub, Barcelona. Imagen: UTE Dentre del Disseny- Acciona/Copcisa.

Aparentemente sencilla en su concepto y ejecución, las cubiertas inclinadas ofrecen condiciones más extremas e imprevisibles que las cubiertas planas. No solo se pueden producir desplazamientos de material del sustrato, sino que se acentúan los fenómenos de desecación y de exposición a la sensación térmica. Estos condicionantes limitan el rango de especies vegetales que se puede utilizar y comprometen el éxito de la implantación de la vegetación. En el caso del DHUB, la propuesta es crear un gran césped cívico, una extensión visual y física de lo que será el gran parque de la Plaza de las Glorias. El uso ciudadano intensivo del césped en la ciudad, con su potencial para la compactación y la formación de clapas ausentes de vegetación no facilita el proceso de diseño e implementación del mismo. Por razones estructurales, el grosor del sustrato no es el óptimo, para reducir la carga estática de la cubierta. Este grosor limitado ha condicionado la selección e instalación de mecanismos de riego por aspersión y difusión. La instalación de un sistema de riego por exudación se consideró excesivamente experimental en este caso, aunque hubiera sido viable.

Como infraestructura cultural, busca reforzar el papel de Barcelona como capital del diseño Europeo a la vez que define una estrategia de ciudad de futuro basada en la creatividad. Como infraestructura urbana, no solo acoge una serie de servicios culturales y ciudadanos, sino que articula la relación entre la nueva Plaza de las Glorias y el resto de la ciudad, fundamentalmente mediante su escala, propia de un rascacielos tumbado. Según los autores del proyecto, MBM Arquitectes, se trata de un edifico pensado para el clima mediterráneo y concebido desde unos criterios de sostenibilidad muy definidos. El objetivo es la clasificación con letra "A" de sostenibilidad, debería ahorrar el 70% de la energía con respecto a un edificio convencional. Según el arquitecto Josep Cardús, otro objetivo importante del proyecto es una gestión efectiva del agua. El proyecto original proponía el uso de agua freática y el aprovechamiento del agua pluvial con una reducción de más del 80% en el consumo de agua potable, mediante un complejo sistema de recogida, almacenamiento en un gran lago naturalizado y redistribución al edificio.

Sección de la cubierta del Design Hub, Barcelona. Imagen: UTE Dentre del Disseny- Acciona/Copcisa.

Originalmente, la superficie porosa de esta cubierta ajardinada tenía como objetivo capturar el agua de lluvia de manera natural para enviarla a un gran depósito de aguas pluviales. La previsión original era evacuar las aguas verticalmente hacia el sótano del edificio. Avanzado el proyecto, se tomó la decisión radical de no reciclar el agua de lluvia y freática de manera natural ante la posibilidad de que pudiera contribuir a la expansión del mosquito tigre o a la difusión de infecciones procedentes del agua sin tratar químicamente.
Vista de la cubierta del Design Hub, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

Una parte importante de esta meta es la presencia de una gran cubierta ajardinada sobre la estructura soterrada del DHUB, construido por debajo del nivel de la plaza existente y que

Esta modificación supuso la necesidad de evacuarlas lateralmente, con la escasa pendiente prevista y un grosor de sustrato muy ajustado para el gran caudal de escorrentía que se genera en de tormenta en Barcelona. El equipo de proyecto resolvió elegantemente la situación mediante la instalación de una serie de capas de materiales ultraligeros, porosos y combinados con matrices de drenaje de la casa Texsa. 9

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

Demuestra que la responsabilidad del arquitecto moderno no solo es innovar teóricamente, sino ofrecer respuestas rápidas, prácticas y flexibles en un mundo de exigencias ambientales fluidas e inmediatas por parte de clientes cada vez más sofisticados y complejos.

6.

PLAZA DE LAGUNA LANAO

El origen de este espacio público, situado en una zona de la ciudad de difícil acceso y con una particular topografía en gran pendiente, es la construcción de un edificio de aparcamiento público semi-subterráneo.

Plano de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Medi Ambient Barcelona.

Su configuración escalonada, con acceso a pie plano desde un solo punto de las calles circundantes y colgado como un mirador en dos niveles hacia la ciudad, configuró un original espacio de difícil resolución, a caballo entre el terreno natural de la montaña y la superficie de hormigón de la estructura.
Vista de la cubierta del Design Hub, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

Este “sándwich” de sustratos y capas parece haber funcionado de manera optima hasta la fecha, aunque aún queda pendiente la fase de siembra e implantación de la selección de gramíneas. El tipo de gramínea es otro punto de debate dentro del equipo de proyecto. Idealmente, debería de ser una mezcla de especies de bajo consumo hídrico y resistente a las condiciones de sequía. El debate radica en que este tipo de césped presenta un aspecto vegetativo menos que verde en el invierno de Barcelona, lo que podría dar lugar a una percepción ciudadana de desaliño o dejadez en el régimen de mantenimiento. Esta cubierta plantea una de las grandes cuestiones del paisajismo: si es necesario que este refleje las condiciones ambientales prevalentes en el entorno o si debe responder a unas expectativas estéticas fijadas de antemano en el acervo cultural.

El proyecto es obra de la Arquitecta Patrizia Falcone y el paisajista Gabino Carballo, del equipo de proyectos de Medi Ambient Barcelona, en colaboración con la ingeniería Dopec y el artista Josep Cerdá, profesor de Bellas Artes de la Universidad de Barcelona. El ámbito del proyecto está definido por el difícil acceso, la presencia de un árbol de grandes dimensiones en el escaso terreno natural, las escasas oportunidades para la acometida y conexión de instalaciones y la necesaria coordinación de las obras de construcción de esta cubierta con la instalación de unas escaleras mecánicas en el lateral del edificio de aparcamiento supusieron un pequeño desafío logístico para el contratista y los técnicos de la dirección facultativa. El conjunto paisajístico está formado por una plaza con un atractivo pavimento escultórico diseñado por Josep Cerdá.

Secciones de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Medi Ambient Barcelona. Vista de la cubierta del Design Hub, Barcelona. Imagen: G. Carballo.

En cualquier caso, la cubierta ajardinada del DHUB es otro paso en el camino experimental de las nuevas soluciones ambientales abierto en la arquitectura contemporánea.

La plaza cuentas con varios parterres situados en dos niveles accesibles a nivel de calle y mediante escaleras mecánicas. De los 1.260 m2 que conforman el conjunto, 450 m2 corresponden a jardines convencionales y 300 m2 se sitúan directamente sobre la cubierta del aparcamiento sin que se pueda apreciar transición alguna entre una tipología constructiva y otra. 10

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

La terraza superior acoge el acceso al aparcamiento, mediante escaleras y ascensor y dos zonas de juegos infantiles. Los amplios parterres perimetrales de 70 cm de profundidad y delimitados con acero Cor-Ten, están plantados con una selección de especies relativamente convencional, aunque con fuerte presencia de gramíneas y trepadoras, que aprovechan el muro que salva el fuerte desnivel con la calle.

texturas, color estacional y biodiversidad que favoreciesen el uso y ocupación del espacio por parte de un amplio espectro del vecindario. Aunque el objetivo de la jardinería sobre cubierta era intentar replicar la jardinería de la ciudad, la realidad es que las cargas estructurales aceptables condicionaron el grosos de las tierras y el tamaño de los especímenes vegetales plantados.

Vista de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Medi Ambient Barcelona.

El perfil de acero Cor-Ten integra bancos corridos de madera y el drenaje del parterre y contrasta con el acero inoxidable de las barandillas, muy livianas y transparentes. La terraza inferior tiene menos superficie y se configura como una zona de estar con dos parterres de jardinería extensiva, de unos 20 cm de grosor y plantados con gramíneas, bulbosas y crasas. El pavimento “Textnatura”, desarrollado por Josep Cerdá y la empresa Moix, reproduce de forma fiel las formas y los elementos encontrados en la naturaleza y ofrece una sorprendente gama de colores obtenidos mediante pigmentos naturales. Debajo de la aplicación de moldes personalizados y pigmentos fijados a un mortero de alta calidad, se oculta el sistema de drenaje de la plaza, compartido y unificado con el de las zonas de jardinería sobre estructura La opción inicial más evidente para resolver esta situación hubiera sido proyectar el espacio como una plaza dura al uso. Sin embargo, los objetivos de sostenibilidad y mejora ambiental de la ciudad de Barcelona obligan a aceptar un mayor nivel de compromiso en la búsqueda de soluciones que proporcionen espacios urbanos de calidad a sus usuarios.
Vista de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Josep Cerdà.

No obstante, el proyecto se apartó de soluciones convencionales y aceptó la resolución del sistema de drenaje del espacio sobre cubierta como un caso singular, resuelto mediante la utilización de productos Zinco, combinados con mezclas de tierras ligeras especificadas por el equipo de proyecto. Aunque la colaboración entre los miembros del equipo fue generalmente fluida, las necesidades de un proyecto de paisajismo sobre una estructura no son exactamente las mismas que se presentan en un proyecto convencional y generó diversos malentendidos sobre los principios de funcionamiento de los detalles de la jardinería sobre cubierta. La exigencias fitológicas y edafológicas son muy precisas cuando se trata de una solución intensiva con presencia de árboles, arbustos y vivaces que deben sobrevivir en un régimen de mantenimiento no específico o diferenciado.

Vista de la ejecución de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Medi Ambient Barcelona.

Vista de la ejecución de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Medi Ambient Barcelona.

La exposición y la fuerte sensación térmica que se experimenta en la superficie de la plaza aconsejaron la utilización de material vegetal que actuase para suavizar el impacto del viento y moderase el impacto de la radiación solar sobre las superficies. Los criterios de diseño se orientaron a obtener un amplio rango de

La integración de instalaciones en un espesor de pavimento exiguo y las necesidades edafológicas de la vegetación obligan a una perfecta coordinación entre los puntos de vista del arquitecto, el ingeniero y el paisajista. Sobre una cubierta, las posibilidades de 11

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

fallo catastrófico de la jardinería se multiplican, especialmente cuando el diseño se aparta de soluciones formulaicas o recetas estándar. El espacio ajardinado aporta nuevas zonas de recreo, escasas en este barrio y la intensidad de uso se ha hecho notar, especialmente en la terraza inferior, donde el transito sobre parterres por parte de animales de compañía e infantes dificulta las posibilidades de desarrollo de la vegetación, que prácticamente desapareció durante el primer invierno. Las duras condiciones existentes en las jardineras también afectan a los ejemplares de arbolado, Cercis y Malus, que han sufrido para implantarse y parecen hallarse al borde del fracaso permanentemente, aunque de momento no es el caso. En la misma tesitura parecen hallarse algunas especies, especialmente Agapanthus y Ophiopogon, aunque esto puede achacarse al pisoteo constante por parte de algunos usuarios jóvenes.

7.

LAS CUBIERTAS DE STEPHAN BRENNEISEN

Mucho antes de que existiesen las ciudades existían complejos hábitats y ecosistemas. Esos hábitats desaparecieron con la llegada de los seres humanos, la subsiguiente colonización del territorio y la expansión de las actividades agrícolas e industriales y de los propios asentamientos humanos. Estos procesos de colonización han contribuido a eliminar amplias áreas de territorio susceptible de albergar algunos de los ecosistemas más frágiles y diversos.

Vista de la cubierta de la Jacob Burckhardt Haus, Zurich, Suiza. Imagen: Stephan Brenneisen.

Paradójicamente, el acondicionamiento de cubiertas urbanas para la recuperación de hábitats podría ayudar a recuperar algunos de esos ecosistemas perdidos o amenazados de extinción. Stephan Brenneisen, es un geógrafo suizo especializado en biodiversidad y ecología urbana en la Universidad de Ciencias Aplicadas de Zúrich, donde dirige el Centro de Excelencia en Cubiertas Ajardinadas (ZHAW). Desde hace dos décadas, su objetivo profesional es preservar y expandir los hábitats de especies amenazadas en Suiza. El código técnico de edificación suizo es uno de los más avanzados y exigentes del mundo, y no permite la refrigeración mecánica de edificios en verano. Arquitectos e ingenieros se han visto obligados a buscar maneras de mantener los edificios a temperaturas aceptables por otros medios, y la utilización de grandes cubiertas ajardinadas ha sido una de las estrategias más exitosas.

Secciones de la Plaza Laguna Lanao, Barcelona. Imagen: Medi Ambient Barcelona.

La Plaza de Laguna Lanao es un ejemplo de una solución especial para un espacio público creado en una situación extrema y de difícil gestión. Del seguimiento de su desarrollo y mantenimiento se podrán extraer conclusiones extrapolables a otros espacios similares, incluso más convencionales, pero que aspiran a superar el paradigma del espacio público entendido como ejercicio formal ajeno a las necesidades de la mejora ambiental y la biodiversidad urbana.

Plano de la cubierta del Edifcio Novartis Campus 3, Zurich, Suiza. Imagen: Stephan Brenneisen.

El estudio de la cubierta ajardinada de un edificio construido en 1913, la Planta de Filtrado de Agua por Musgo de Zúrich, mostró a Brenneisen que la cubierta acogía 175 especies de plantas, incluyendo nueve especies de orquídea, algunas en peligro de extinción en esa área de Suiza, algo completamente inusitado.

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

12

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

Su tesis doctoral demostró que la profundidad y composición del sustrato las cubiertas ajardinadas, condicionan la biodiversidad de las mismas. Al investigar las soluciones estándar aplicadas a las cubiertas ajardinadas hasta la fecha, especialmente los sustratos ultraligeros y bajos en materia orgánica y su evolución en el tiempo, descubrió que esta no favorecía la implantación de nuevas especies a largo plazo. También cuestionó el uso de Sedum de manera extensiva en las cubiertas ajardinadas, ya que este tipo de especie no favorece los indicadores de biodiversidad deseables y no siempre se corresponde con los hábitats que se podrían generar naturalmente en esas cubiertas. De hecho, Brenneisen cuestionó públicamente que las cubiertas de Sedum realmente cumplan las previsiones de retención de agua y reducción de temperatura ambiental que se les adscriben.

Brenneisen no descarta la utilización de productos estándar para cubiertas ajardinadas. Es un firme defensor de la necesidad de utilizar productos específicos, como las matrices de drenaje, las láminas anti raíces y las láminas de separación. Sus proyectos suelen utilizar sistemas los conocidos Zinco, entre otros pero el uso de productos industriales no siempre se extiende a los sustratos. Brenneisen aboga un proceso creativo con firmes bases científicas y técnicas, pluridisciplinar, abierto al arte, pero orientado a procesos ecológicos abiertos, capaces de replicar la naturaleza para obtener resultados a menudo inesperados. Este método de trabajo implica utilizar sustratos que no cumplen las normas al uso en horticultura ni las expectativas culturales sobre lo que debe ser una cubierta ajardinadavi.

Diagramas descriptivos de la adaptación de la vegetación a las condiciones del sustrato en cubiertas. Imagen: Stephan Brenneisen.

Su trabajo en la ciudad de Basilea, la de mayor densidad de cubiertas ajardinadas del mundo, donde desarrolla sus programas de investigación, da fe del éxito de sus métodos. Un ejemplo seria su trabajo para el ISP Rosetti de Basilea, de Herzog & de Meuron. Construido en 1998, posee una cubierta ajardinada de 1.500 metros cuadrados donde Brenneisen comenzó a experimentar con diversos grosores de sustrato, para formar montículos y diversificar los hábitats potenciales después de sembrar una mezcla de gramíneas y adventicias locales. Menos de una década después, la cubierta presenta una colonia de arácnidos amenazados y al menos cincuenta y dos especies de escarabajo habitan el prado que se ha consolidado en la cubierta.

Vista de la cubierta del Edifcio Klinikum, Zurich, Suiza. Imagen: Stephan Brenneisen.

Su conclusión fue que la vegetación de las cubiertas ajardinadas no debería ser seleccionada con criterios puramente estéticos o funcionales, o como parte de un sistema estándar, sino que debería corresponder a una serie de objetivos ecológicos y medioambientales precisos, fundamentados en la ecología de los hábitats que han sido sustituidos por los edificios. En un paso sin precedentes, creó cubiertas cuyo sustrato era una mezcla de materiales de desecho, ricos en materia orgánica, combinados con la grava que normalmente se utiliza para proteger las membranas de cubiertas sin vegetación. No se quedó aquí, sino que comenzó a utilizar mezclas de materiales que no poseían propiedades edafológicas de ningún tipo, incluyendo rocas, pero capaces de descomponerse y evolucionar para formar suelos a medio y largo plazo, de manera natural.

Vista de la cubierta de la Jacob Burckhardt Haus, Zurich. Imagen: Stephan Brenneisen.

Otro ejemplo de su extraordinaria labor es la cubierta para el Centro de Exposiciones de Basilea, completado en 2008 en colaboración con la artista Monica Ursina Jäger y el diseñador industrial Michael Zogg. El objetivo de esta colaboración pluridisciplinar entre arquitectos, paisajistas, diseñadores, artistas y expertos ambientales fue ofrecer una nueva perspectiva sobre la relación entre la ciudad y la naturaleza, y ampliar el concepto de natural a aquellos procesos culturales abiertos a los procesos ecológicos que se pueden encontrar en una cubierta ajardinada.
Vista de la ejecución de la cubierta de la Jacob Burckhardt Haus, Zurich, Suiza. Imagen: Stephan Brenneisen.

La cubierta de la nave de exposiciones principal fue renovada y actualizada para convertirla en la mayor cubierta ajardinada de Suiza, con 16.000 metros cuadrados de extensión, mediante una particular fusión de arte y ecología que ha capturado la 13

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

imaginación de los ciudadanos de Basilea y ha inspirado movimientos similares en ciudades como Portland, Oregon, y Londres, en el Reino Unidovii. Otros ejemplos, como el Campus Novartis y la Jacob BurckhardtHaus, ejemplifican la continua evolución de sus conceptos y la profundización en la simbiosis entre arte y ciencia, que a menudo deja de lado a los arquitectos, que no parecen interesados en el resultado de estos procesos creativos abiertos.

8.

EL FUTURO DE LAS CUBIERTAS AJARDINADAS

En los últimos tiempos, se ha escrito mucho sobre las cubiertas ajardinadas y sus beneficios ambientales. Es aparente que este tipo de cubiertas, utilizadas de manera extensiva en el entorno urbano, puede contribuir a una reducción de los extremos de temperatura en la ciudad y a una mejor gestión del agua de lluvia. Ambas posibilidades, combinadas, ofrecen la posibilidad de reducir la contaminación química y de partículas presente en las atribuladas urbes modernas. También ofrecen una clara mejora ambiental por medio de su biodiversidad, su estética y su funcionalidad. Sin embargo, es preciso acercarse a este tipo de soluciones de manera crítica y alejada de lemas fáciles. La inversión necesaria para construir y mantener una de estas cubiertas no puede ser desdeñada. La correcta gestión del agua debe tener en cuenta las necesidades de riego a largo plazo. El diseño incorrecto o la instalación defectuosa pueden generar no solo problemas de mantenimiento sino que pueden provocar que la cubierta ajardinada se comporte de manera imprevista para perjuicio del edificioviii.

Visualización de formación de hábitats a partir de sustratos heterogéneos. Imagen: Stephan Brenneisen.

También existe evidencia de que pintando cubiertas con pinturas con elevado efecto albedo se pueden conseguir efectos similares en lo que respecta al control de temperaturaix. En este contexto, la promesa de cubiertas ajardinadas “sin mantenimiento” debe ser descartada sin contemplaciones por poco seria y poco profesional. El mantenimiento es una realidad inaplazable en sociedades que se consideran modernas y avanzadas, y su justa valoración, gestión y ejecución es una disciplina más en el ciclo de vida de todo proyecto. La aplicación de sistemas “pret-a-porter” donde las especies vegetales vienen fijadas de antemano no es aceptable y mucho menos cuando esas soluciones se han desarrollado en bioclimas totalmente diferentes de la localización del proyecto. El diseño arquitectónico unilateral, pictórico de la cubierta ajardinada, en ausencia de una colaboración pluridisciplinar crítica y técnicamente informada es, sencillamente, una frivolidad poco prudente. El futuro de las cubiertas ajardinadas en la ciudad pasa por el ejercicio profesional meditado y responsable. En un contexto de crisis y recesión, la cubierta ajardinada no sobrevivirá a caballo de la moda, sino que debe demostrar su contribución a la mejora de las condiciones ambientales en el edificio que el cliente ha costeado, cada vez con mayor dificultad, y al ahorro energético a largo plazo. Desde que el movimiento moderno planteó la necesidad de incluir la cubierta ajardinada en el proyecto arquitectónico hasta su generalización actual como solución arquitectónica, ha pasado prácticamente un siglo. De los profesionales implicados en su diseño e implementación depende que no pase otro hasta que se demuestren sus ventajas de una manera mesurable y rigurosa, ajena a la vorágine mediática que tanta energía ha consumido hasta la fecha.

El trabajo de Stephan Brenneisen ejemplifica como avanzar en el conocimiento del entorno construido y como explotar oportunidades previamente ignoradas por la sistematización industrial de sistemas de construcción y jardinería. Su trabajo abre nuevas vías a explorar en el paisajismo urbano y en la concepción del edificio como obra puramente arquitectónica.

Temperatura ambiente en la cubierta del Chicago City Hall con diferentes sistemas de cobertura. Según Weiler & Scholz-barth, 2009. Imagen: G. Carballo.

Gabino Carballo Barcelona, 11 de Mayo de 2011.

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

14

Paisaje

Gabino Carballo Pérez

NOTAS
Parés i Rifa, M. Guia de natura de Barcelona: aproximació a la historia de la natura a la ciutat, Aj. de Barcelona i Lynx Edicions, 2006. ii Osmundson, Theodore. Roof Gardens: History, Design, and Construction, W.W. Norton & Company, Inc., 1999. iii Wells, Malcolm. The Earth-Sheltered House: An Architect's Sketchbook, Karen Malcolm Wells, 1964. iv Dunnett, Nigel. Planting Green Roofs and Living Walls, Timber Press, 2004 v McIntyre, Linda. High-maintenance superstar, Landscape Architecture Magazine, p. 71, August 2009. vi Brenneisen, Stephan. Space for Urban Wildlife Designing Green Roofs as Habitats in Switzerland, December 2006 vii Jäger, M., Zogg, M. Art on Green Roofs, World Green Roof Congress, 15-16 September 2010, Londres. viii Hui, S. C. M. Benefits and potential applications of green roof systems in Hong Kong, In Proceedings of the 2nd Megacities International Conference 2006, Guangzhou, China, pp. 351-360, December 2006. ix Weiler, Susan; Scholz-Barth, Katrin.Green Roof Systems: A Guide to the Planning, Design and Construction of Building Over Structure, Wiley, 2009.
i

INFORMES PAISAJE: 1. EL PAISAJE ENREDADO –Las Redes Sociales y su relevancia en el Paisajismo Profesional. Gabino Carballo. Barcelona, 15 de Noviembre de 2010. CAN FRAMIS – Referències. Gabino Carballo, Barcelona, 21 de Març de 2011. EL JARDÍN EN RUINAS - Reflexiones sobre el paisajismo actual, Gabino Carballo, Barcelona, Mayo 2011. Estudio de los problemas municipales de paseos, jardines y parques públicos. Nicolás Mª Rubió i Tudurí. 1917. EL ÚLTIMO JARDÍN - Escritos sobre Bet Figueras, Gabino Carballo, Barcelona, Octubre 2011. LA ABOLICIÓN DEL PAISAJE - La destrucción del concepto de paisaje en la cultura actual y sus consecuencias, Gabino Carballo. Barcelona, Octubre 2011. COMPOSITORES COMO JARDINEROS - Traducción de una conferencia de Brian Eno en el famoso Serpentine Gallery Garden Maratón, Barcelona, Diciembre 2011.

2. 3. 4. 5. 6.

7. 8.

Editado por Gabino Carballo Pérez

Un informe Paisaje

- Un grupo de Linked In

Todos a cubierta - Tendencias en el diseño y ejecución de las cubiertas ajardinadas

15

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful