serie favoritos Prólogo de Josh McDowell

Publicado por Editorial Unilit Miami, FL 33172, USA Derechos reservados. Primera edición 2007 © 2006 por Jeffrey De León y Abel López Todos los derechos reservados. Edición: Nancy Pineda Diseño de la portada: Ximena Urra Fotografía de la portada: Getty Images Reservados todos los derechos. Ninguna porción ni parte de esta obra se puede reproducir, ni guardar en un sistema de almacenamiento de información, ni transmitir en ninguna forma por ningún medio (electrónico, mecánico, de fotocopias, grabación, etc.) sin el permiso previo de los editores. A menos que se indique lo contrario, las citas bíblicas se tomaron de la Santa Biblia, Versión Reina Valera 1960. © 1960 por la Sociedad Bíblica en América Latina. Usadas con permiso. Producto 495526 ISBN 0-7899-1523-5 Impreso en Colombia Printed in Colombia Categoría: Vida cristiana / Relaciones/Crianza de los hijos Category: Christian Life/Relationships/Parenting

Prólogo

S

er padre nunca ha sido fácil. Sin embargo, hoy en día es mucho más difícil debido a la presión cada vez mayor que ejerce el mundo en nuestros hijos. Así que los padres tenemos la tarea de brindarles el abrigo de la familia donde logren establecer relaciones saludables y a crecer en la fe. Donde experimenten de primera mano la reconciliación y el perdón. Donde encuentren amor y aceptación. Donde aprendan a reconocer y a tolerar los errores humanos. Con esto en mente, los padres debemos tener bien claro nuestro llamado a educar a los hijos en la «disciplina y amonestación del Señor» (Efesios 6:4). Sin duda, ser padre es un gran privilegio y una tremenda responsabilidad. De modo que el papel que representas en la vida de tus hijos tendrá efectos profundos por el resto de sus vidas. Para bien o para mal, los padres influyen en el futuro de sus hijos. Entonces, ¿por dónde comenzar? ¿Qué hacer cuando nos encontramos ante el dilema de guiar a nuestros hijos en la vida? La buena noticia es que contamos

4

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

con los más excelentes métodos que nos brinda la Palabra de Dios para llevar a cabo nuestra tarea con éxito. En Somos padres, Jeffrey De León, con Abel López, nos muestran un camino lleno de principios sabios y probados, extraídos todos de la Biblia, de lo que significa ser padre en esta era llena de conflictos y hogares en peligro de extinción. Por lo tanto, la aplicación de estos principios te permitirá, entre otras cosas, ir de la mano de Dios en tu colosal tarea de ser padre. Con su innato dinamismo y su chispeante don de comunicador, Jeffrey nos lleva a reconocer la necesidad que tenemos los padres de ser modelos positivos para nuestros hijos. Ya sea que nos preguntemos acerca de cómo ser un buen padre o solo que estemos lidiando con las luchas diarias de las relaciones y las decisiones para el futuro, en las páginas de este libro encontrarás sabiduría práctica a fin de que estés preparado para distinguirte en la vida de tu hijo. Josh D. McDowell Autor y conferenciante

DEDICATORIA
A nuestras esposas e hijos, quienes nos han enseñado a ser esposos y padres. Ustedes son nuestra alegría e inspiración. A nuestros padres: es un orgullo tenerlos en nuestras vidas. Asimismo, dedicamos este libro a todos los que desean tener éxito en sus relaciones. «Si dan resultado en nuestra casa, también darán resultado en cualquier otro lugar». Los Autores

CONTENIDO
Introducción . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 Primer principio Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios . 15 Segundo principio: Enséñales a conocer a Dios . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 35 Tercer principio Vela por ellos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49 Cuarto principio Sé transparente con tus hijos y ábreles tu corazón . . . . . 59 Quinto principio Diles palabras que edifican . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 67 Sexto principio La esfera del perdón . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 75 Séptimo principio Rompe con la maldición del pasado . . . . . . . . . . . . . . . 85 Compromiso de los padres . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 93 Bibliografía recomendada . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 95

~ INTRODUCCION

H

oy tienes la oportunidad de ser la mayor influencia en la vida de tus hijos. Así que te queremos felicitar por dedicar este tiempo a fin de mejorar la relación con tus hijos. Además, te animamos a que cada día les demuestres amor a las personas que más amas. Una sonrisa, un abrazo y una palabra de ánimo podrán ser tu mejor inversión. Dale de tu tiempo a los que más amas. Si este hábito no existe en tu vida, necesitas empezar a practicarlo. Administra

10

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

como es debido el tiempo que tienes en tus manos. Conviértete en una persona de compromiso y corre hacia la meta final. Nosotros estamos comprometidos con nuestras esposas a vivir como marido y mujer el resto de nuestras vidas. Nuestros hijos necesitan saber que en nuestro matrimonio el divorcio nos es una opción ni mucho menos nos escucharán usar esa palabra. Ni siquiera debería ser parte de nuestro vocabulario en casa. Sabemos que habrá padres solteros leyendo este libro. Nuestro deseo no es que te sientas culpable, sino que creemos que estos principios dan resultados sin importar si tienes a tu pareja contigo o no. Nuestros hijos son una gran bendición en nuestra vida. Cada uno de ellos es diferente con su propia personalidad, pero con la imagen y semejanza de Dios en sus vidas. Como padres, los hemos disfrutado y seguiremos disfrutando el resto de nuestras vidas a su lado. Nuestros hijos son las personas que Dios nos dio para proveerles, cuidarles, guiarles, instruirles y caminar con ellos. Tenemos la certeza que nuestra familia nunca debe estar antes que el ministerio... porque nuestra familia es nuestro primer ministerio. La iglesia jamás deberá ocupar el lugar que le corresponde a nuestra familia. Por lo tanto, los padres tienen el privilegio y el honor de ver crecer a sus hijos. A continuación encontramos una serie de principios que hemos aplicado en nuestra relación con nuestros hijos. Queremos presentarte estos principios porque estamos

Introducción

11

convencidos de que las verdades que leerás en las próximas páginas darán resultados y mejorarán tu relación con tus hijos. El privilegio de ser un padre en el tercer milenio es una aventura extraordinaria... ¡Disfruta el viaje! Jeffrey y Wenona De León Liderazgo Juvenil www.liderazgojuvenil.com Abel y Mary López Pastores de jóvenes en la Iglesia Mundo de Fe www.dimensionjuvenil.com

Carta del hijo al padre:

Fecha: Para mis padres: Quiero decirles que Con amor,

Primer principio

Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.
Salmo 139:14

RESPETA SU PERSONALIDAD Y ENSÉÑALES ~ EL CARACTER DE DIOS

A

lgo muy importante que hemos aprendido en la crianza de nuestros hijos ha sido respetar siempre la personalidad de cada uno de ellos y no intentar cambiarla. Muchas veces los hijos son tímidos, graciosos, callados, serios... y los padres quieren cambiarlos. Nosotros no tenemos la responsabilidad de intentar cambiar la personalidad de nuestros hijos, pues el que los formó fue Dios.

18

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

En el Salmo 139:14, encontramos lo siguiente:
Te alabaré; porque formidables, maravillosas son tus obras; estoy maravillado, y mi alma lo sabe muy bien.

Entonces, la pregunta es: ¿Por qué intentamos cambiar lo que Dios hizo y formó de manera maravillosa? No podemos hacer una mejor obra en la vida de nuestros hijos que la que hizo el mismo Dios. Él nos los dio a fin de que les proveyéramos para todas sus necesidades. Así que debemos Debemos vivir con instruirles, amarlos y cuidarlos de la perspectiva cualquier cosa o persona que se de que, entre todas convierta en una amenaza para su las personas crecimiento integral como seres en el mundo, humanos. Dios nos escogió a nosotros para Una de las razones por la que ser los padres los hijos podrían mostrar actitudes y líderes de estas retadoras en sus vidas es que, bellas vidas. durante la adolescencia, tratan de ser las personas que creó Dios y nosotros nos esforzamos por cambiarlos para que sean las personas que no son en verdad. Sin embargo, es preciso que respetemos su personalidad y les enseñemos el carácter de Dios para sus vidas. Para lograrlo, debemos usar los recursos necesarios de modo que nuestros hijos obtengan el éxito. Si conseguimos enseñarles el carácter de Dios para sus vidas, somos capaces de definir quiénes

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

19

son como personas y los amigos con malas intenciones, o las ten- Nosotros no tenemos la responsabilidad taciones que ofrece el mundo, no de intentar van a influir en ellos con facilicambiar la personalidad dad. Les damos a nuestros hijos de nuestros hijos, la habilidad de tomar decisiones pues el que los adecuadas de acuerdo al carácformó fue Dios. ter de Dios. El mayor temor de los padres es cuando los hijos llegan a la adolescencia y entran a una etapa de poder tomar decisiones y pensar por su cuenta. En ese caso, nunca se sabe cómo van a reaccionar los hijos. Aun así, ten por seguro que si hemos puesto en práctica este principio y creemos a las promesas de Dios, podemos tener también la certeza de lo que dice la Palabra en Isaías 55:11:
Así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

A fin de enseñarles a nuestros hijos el carácter de Dios en sus vidas, debemos tomarnos el tiempo y trabajar en equipo. De modo que es imprescindible que los padres o las personas que les rodean practiquen estos principios con sus hijos y se pongan de acuerdo. En la jornada se necesitará paciencia y constancia, porque en muchos de los casos vamos a aprender a su lado.

20

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

¡No te des por vencido! Nuestros hijos son lo más valioso que tenemos en nuestras manos. Debemos vivir con la perspectiva de que, entre todas las personas en el mundo, Dios nos escogió a nosotros para ser los padres y líderes de estas bellas vidas.

Echa fuera la frustración
«¡Ta, ta, ta, ta!» era la expresión que el profesor Jirafales del programa de televisión «El Chavo del Ocho» siempre usaba cuando la frustración llegaba a un punto de intolerancia. En muchas ocasiones, esa misma frustración ha llegado a nuestras vidas y el éxito se logra o se pierde de acuerdo con la forma en que enfrentamos esa frustración. ¡Ya basta de las quejas dirigidas a tus hijos! Nuestras preguntas son: ¿En qué condición te encuentras como hijo del Dios Todopoderoso? ¿En qué estado te encuentras como padre en tu relación con tus hijos? Nuestro deseo es ver que la familia alcance el éxito, y para ello hace falta identificar todas las frustraciones y llegar a la raíz del problema. Muchas veces lo que descubrimos es que queremos que nuestros hijos sean lo que a nosotros nos parece que deben ser: adultos a los trece años de edad o adultos los seis años de edad. Lo que ocurre es que muchos padres intentan cambiar la personalidad de sus hijos. Se pasan la vida queriendo que sean algo que no va con su personalidad. Así que no es raro que en un gran número de familias seamos nosotros los padres los que

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

21

deseemos vivir nuestra adolescencia por medio de la vida de nuestros hijos. ¡Qué aburrido sería si todas las casas tuvieran el mismo diseño! Por ejemplo, tres dormitorios de color verde por fuera y blanco por dentro. Que todos los autos fueran una camio- Nuestro deseo es ver que neta amarilla en su exterior y blanco la familia alcance el éxito, y para ello hace en su interior. Que todo nuestro falta identificar vestuario fuera blanco y nuestros todas las frustraciones zapatos negros. Esto sería bueno y llegar a la raíz desde el punto de vista económico, del problema. pero muy aburrido. Cuando observamos este problema desde esta perspectiva, da risa en realidad. Es evidente que batallamos al ver que somos padres adultos y que cometemos errores tan fáciles de solucionar. Lo triste es que en muchas ocasiones para cuando aprendemos e intentamos reaccionar, ya han crecido nuestros hijos. Esta es la realidad en muchos hogares y con una multitud de padres. La Palabra es eficaz, es real y produce vida. Si te encuentras en la situación del párrafo anterior, no es tarde. Cristo nunca llega tarde. Como padres, debemos disfrutar de la personalidad de nuestros hijos.

Una mirada a algunos rasgos en la personalidad
Todos nacimos con nuestros propios puntos fuertes y débiles. Nuestra personalidad es una de las cosas que el Creador formó para hacernos únicos. De modo que la

22

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

personalidad es lo que ves por fuera y el carácter es el fundamento interno que sostiene al ser humano. Es importante mencionar que nuestros hijos muy bien podrían tener varios de estos rasgos: • Aventurero: Una persona que está dispuesta a aceptar nuevos retos y experiencias con una determinación conquistadora. • Adaptable: Se adecua, adapta y se siente a gusto con facilidad en cada situación. • Animado: Lleno de vida, expresivo con sus manos, gestos y actitudes. • Analítico: Le gusta examinar de manera razonada, ordenada y lógica. • Persistente: Termina el proyecto en el que trabaja antes de empezar otro. • Juguetón: Lleno de gozo y buen humor. • Pacífico: Tranquilo, tardo para enojarse. • Terco: Determinado a hacer las cosas a su manera. • Sumiso: Acepta con facilidad el punto de vista de otras personas. Cede su derecho. • Considerado: Muestra interés en la necesidad de otros.

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

23

• Competitivo: Convierte cada situación en un concurso. Juega siempre para ganar. • Convincente: Persuade con argumentos. Te puede ganar con tan solo su personalidad y gracia. • Planificador: Siempre planea y prepara con antelación.

Otras tantas características pueden ser:
• Amigable • Chistoso • Seguro de sí mismo • Independiente • Espontáneo • Positivo • Ordenado • Franco • Optimista • Musical • Mediador • Tenaz

24

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

• Perfeccionista • Productivo • Popular

El verdadero carácter
La palabra carácter ha existido por miles de años y a través de los siglos ha adquirido diferentes significados. Cuando hablamos de personas de buen carácter, es porque tienen ciertas cualidades como sinceridad, fidelidad, integridad y otras más. Cuando hablamos de personas con mal carácter, es porque quizá tengan ciertas características negativas. Es posible que sean mentirosos, que no puedas depender de ellos, que sean tramposos, etc. En nuestra sociedad, muchas veces valoramos más el éxito que el carácter. Tenemos la tendencia de admirar a las personas que son artistas famosas, sin tomar en cuenta su carácter. A veces nos dan envidia sin saber cómo es que llegaron a ese punto de la fama, si fue por honestidad o inmoralidad. La pregunta que debemos hacernos es: ¿Cómo determinamos cuál es el verdadero carácter que debemos enseñarles a nuestros hijos? La Palabra nos dice:
El cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios de nuestros pecadospor medio desímismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, hecho tanto superior a los ángeles, cuanto heredó más excelente nombre que ellos.
Hebreos 1:3-4

25

Cuando Dios nos creó, lo hizo conforme a su imagen y semejanza. Además, entendemos que Jesús es Dios y tiene el carácter de Dios: lo que fue y es Él, de modo que nos enseña En nuestra cómo es Dios. sociedad, muchas veces El carácter no se determina valoramos más el por los valores que cambian a cada éxito que el carácter. momento en nuestra sociedad. El carácter se determina por lo que Dios es en la persona. El verdadero carácter es la expresión de Dios. De ahí que el carácter sea estable y sólido. Por lo tanto, las circunstancias no determinan el carácter. El carácter de Dios es el mismo sin importar la situación. En Malaquías 3:6, la Palabra nos recuerda: «Porque yo Jehová no cambio». Por eso el carácter debe estar en lo más profundo de nuestra personalidad y debe ser constante. Desde que empezamos a criar a nuestros hijos, decidimos poner en marcha estos principios en nuestra vida y en la vida de ellos. Se trata de las características de Dios que les hemos enseñado a nuestros hijos. Sin embargo, debemos destacar que hay muchas más cualidades en la

26

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

persona y naturaleza de Dios que solo le pertenecen a Él. De ahí que nuestros hijos no puedan ser omnipotentes, omniscientes, omnipresentes, aunque algunos padres a veces creamos que hemos logrado estas características de Dios. Son cualidades como la honestidad, la integridad y otras tantas las que debemos enseñarles a nuestros hijos y que debemos animarles a fin de que las apliquen en su vida. Por ejemplo, si Dios es amor, mi hijo diría: «Soy una persona que ama a la gente». Veamos cómo se pueden manifestar algunas de estas cualidades del carácter de Dios en nuestros hijos: Dios es amor (Tu hijo es alguien que ama a las personas)
«El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor».
1 de Juan 4:8

Dios es justo (Tu hijo es una persona justa)
«Proclamad, y hacedlos acercarse, y entren todos en consulta; ¿quién hizo oír esto desde el principio, y lo tiene dicho desde entonces, sino yo Jehová? Y no hay más Dios que yo; Dios justo y Salvador; ningún otro fuera de mí».
Isaías 45:21

Dios es recto (Tu hijo es una persona recta)
«Jehová mi fortaleza es recto».
Salmo 92:15

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

27

Dios es fiel (Tu hijo es una persona fiel a otros)
«No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar».
1 de Corintios 10:13

Dios es misericordioso (Tu hijo es una persona misericordiosa con otros)
«Porque tú, Señor, eres bueno y perdonador, y grande en misericordia para con todos los que te invocan».
Salmo 86:5

Dios es bueno (Tu hijo es una persona buena)
«Bueno eres tú, y bienhechor; enséñame tus estatutos».
Salmo 119:68

Dios es Verdad, Él no miente (Tu hijo es una persona que no miente)
«Mas Jehová es el Dios verdadero; él es Dios vivo y Rey eterno; a su ira tiembla la tierra, y las naciones no pueden sufrir su indignación».
Jeremías 10:10

28

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

Dios es Dios de compasión (Tu hijo es una persona de compasión)
«Mas Jehová tuvo misericordia de ellos, y se compadeció de ellos y los miró, a causa de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob; y no quiso destruirlos ni echarlos de delante de su presencia hasta hoy».
2 de Reyes 13:23

En nuestra familia, siempre dedicamos el tiempo para conversar con nuestros hijos y recordarles algunas cosas. En primer lugar, el significado de sus nombres: Daniel significa «Dios es mi juez», Nathan significa «regalo de Dios», Abby significa «el gozo de su padre» (hijos de Abel y Mary). Andre Cuando intentamos David significa «hombre fuerte cambiar la amado por Dios», Victor Ariel sigpersonalidad de nuestros hijos, nifica «victorioso león de Judá», vamos en contra Belani Celest significa «bella gracia de lo que del cielo» y Yanabel Colete significa Dios puso en su vida. «bello regalo de Dios victoriosa en batalla» (hijos de Jeffrey y Wenona). Después de recordarles el significado de sus nombres, debemos enfocarnos en invertir tiempo con ellos con el propósito de afirmar su personalidad. Si no sabes el significado del nombre de tus hijos, o el significado es algo malo, solo cámbiales el significado.

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

29

Afirmar su personalidad significa que les decimos a nuestros hijos lo que apreciamos de ellos y por qué. He aquí algunos ejemplos: «Hijo, tu transparencia y audacia en la vida siempre me ha ayudado a convertirme en un mejor padre».
Recuerda que cuando nuestros hijos son niños podemos decirles lo que deben hacer.

«Hijo, al escuchar tu risa y al ver tu honestidad siempre llena mi vida de gozo». «Hija, tu afectuosa personalidad, la manera en que me ves y la forma en que me abrazas enternecen mi corazón». «Hijo, tu sensibilidad por las necesidades de otros me hace crecer en misericordia para con otras personas». «Hijo, tu sentido del humor llena nuestra vida de alegría». «Hija, tu determinación y valor me retan a ser una persona más valiente». «Hija, tu pronta actitud para perdonar me recuerda lo importante que es no guardar rencor en contra de nadie».

30

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

El carácter de Dios
Después de enseñarles la definición de sus nombres y afirmar sus personalidades, el siguiente paso es empezar a enseñarles el carácter de Dios en sus vidas. Podemos hacerles la pregunta: ¿Quién eres? Y tu hijo contestaría «Pues... mi nombre significa “Dios es mi juez”, y yo soy amoroso con las personas. Además, soy justo, recto, fiel, bueno, misericordioso, honesto y siempre digo la verdad». No les enseñamos todo en un día. ¡No podríamos aunque lo intentáramos! Debemos recordar que si deseamos que se desarrollen estas características, también deben existir y estar en práctica en nuestra vida personal. Es más fácil que nuestros hijos puedan verlo cuando logramos ser personas de integridad que «cuando nuestras palabras van en el mismo rumbo de nuestros pies». Como padres, debemos proclamar estas verdades sobre la vida de nuestra familia a diario. Y, al hacerles la pregunta, serán capaces de responder quiénes son en Dios. Nuestros hijos deben aprender a escucharlo, proclamarlo y vivirlo. Recuerda que cuando nuestros hijos son niños podemos decirles lo que deben hacer. En otras palabras: «Haz lo que te digo». Sin embargo, al llegar a los años de la adolescencia, harán lo mismo que hacemos nosotros y no solo lo que les decimos que hagan. En la vida de nuestros hijos no resulta decirles: «Haz lo que yo digo, pero no lo que yo hago». La constancia y el ejemplo propio lograrán más que las palabras. Así que

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

31

tenemos que recordarles con amor quiénes son en Cristo y lo que dice la Palabra:
Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; átalas a tu cuello, escríbelas en la tabla de tu corazón.
Proverbios 3:3

Por lo tanto, lo que vamos a hacer como padres es solo seguir un principio bíblico en las vidas de nuestros hijos y las nuestras. Todavía recuerdo cuando empezamos a aplicar estos principios con nuestra hija Abby. Un día íbamos en nuestro auto y ella comenzó a decirme quién era. Después me repitió el significado de su nombre y mencionó varias de sus características. Al llegar a la característica de la verdad, se detuvo allí, me miró y me comentó: —Papá, yo estoy batallando con esa característica... —¿Por qué, bebita? —Porque a veces digo mentiras. —Gracias por tu sinceridad —le respondí—, pues puedo ver que la característica de la verdad sí existe y esta funcionando en tu vida. Lo que tienes que hacer ahora es decir la verdad cuando venga la tentación de decir una mentira. Detuve el auto, la tomé de las manos y oramos para que Dios la ayudara en esta parte de su vida. Tenemos que aprender a ver todo lo bueno en nuestros hijos.

32

Somos padres... ¿y ahora quién podrá ayudarnos?

En otra ocasión mi hijo regresó a casa con un dulce de la tienda y me contó que sabía que Dios era justo y que, si él iba a ser justo, no debería haberlo hecho. Oramos para pedirle perdón a Dios y devolvimos el dulce en la tienda.

Las cualidades de Dios en la práctica
Un día llegó a mi oficina una mamá soltera, miembro de mi iglesia, para recibir un consejo que pudiera ayudar a su hija. Era obvio que la relación entre ella y su hija estaba destrozada. En situaciones así, siempre les pido a los padres que me cuenten todo lo bueno que existe en la vida de sus hijos. Fue lamentable, pero en esta ocasión la madre, después de cinco minutos, no pudo decirme siquiera una cosa buena de su hija. Mi corazón se entristeció al ver que no había ninguna palabra buena hacia su hija. Durante los próximos meses, no tuve éxito en comunicarle la importancia de poder ver todo lo bueno en nuestros hijos y la importancia de decírselos. El resultado no fue agradable ni positivo. Hoy esta joven anda todavía en busca de ayuda porque nada ha cambiado en su vida. Es necesario comprometernos a caminar con nuestros hijos siendo pacientes y corrigiéndolos siempre en amor. Hace poco, unos amigos nos comentaron que estaban teniendo problemas con sus hijos en cuanto a la disciplina. Así que nos preguntaron lo que debían hacer en esta situación. Les hablamos de estos principios y ellos los tomaron y los pusieron en práctica. Dos meses después

Respeta su personalidad y enséñales el carácter de Dios

33

nos vimos en el aeropuerto y nos contaron que desde que él y su esposa empezaron a vivir estos principios con sus hijos, todo cambió. También me contó que seguían afirmando las cualidades de Dios en sus vidas y que ahora, cuando sus hijos cometen un mal, lo reconocen de inmediato. Por lo tanto, ellos mismos proclaman que lo que hicieron va en contra de las personas que son en realidad. Gracias a Dios que durante años nosotros hemos disfrutado este tipo de experiencias. Y, ahora, otros también disfrutarán los momentos en que podemos ver la Palabra viva de poder en acción en nuestras vidas. Cuando intentamos cambiar la personalidad de nuestros hijos, vamos en contra de lo que Dios puso en su vida. De modo que llegará el día en que nuestros hijos crezcan y no los vamos a conocer. Lo que es peor, se perderá nuestra comunicación con ellos. No obstante, si logramos definir quiénes son en Dios y amamos su personalidad, veremos la mano de Dios obrando en sus vidas. Nuestros hijos no son perfectos, y hasta hoy no he encontrado ninguna persona que lo sea, aparte de la persona de Jesucristo. Así que no les pedimos que sean perfectos, sino que sean lo que son en Dios, y eso para nosotros es más que suficiente. Padre, recuerda: «Ama la personalidad de tus hijos y enséñales el carácter de Dios para sus vidas».

Siete principios para padres con adolescentes jóvenes

rar silencio por encont El mundo clama en Sin oblemas sociales. la solución a sus pr spuestos están los padres di embargo, ¿dónde victoria en la rrera por la a emprender la ca pa tu estado hijos? Si te preocu que vida de sus si quieres mejoras s, o actual con tus hijo s estos s en hacer tuyo perduren, no dude utar de te permitirán disfr principios que gar. «El privilegio e en el ho una vida saludabl milenio es una padre en el tercer de ser un s autores. naria», nos dicen lo aventura extraordi » «¡Disfruta el viaje!
Abel López,

Jeffrey De León, es fundador y director ejecutivo de Liderazgo Juvenil Internacional. Les ha hablado a miles de jóvenes, líderes juveniles, padres y pastores a través de todo el mundo de habla hispana, Europa, Asia y Norteamérica. Jeffrey recibió su maestría en la universidad de Columbia, Carolina del Sur, y su doctorado en filosofía y educación en Trinity Internacional University en Chicago, Illinois. En la actualidad, vive con su esposa y sus cuatro hijos en Miami, Estados Unidos.

graduado del Instituto Bíblico Rhema, es un dinámico pastor de jóvenes de la Iglesia Mundo de Fe en Dallas, Tejas, y director de la Red Juvenil USA. Además, es el director y fundador de Dimensión Juvenil. Es un reconocido conferenciante tanto en actividades de capacitación en inglés como en español. Radica en Dallas con su esposa, Mary, y sus tres hijos: Daniel, Nathan y Abby.
www.editorialunilit.com

Producto 495526 Relaciones /Crianza de los hijos
www.clubunilit.com

AMIGOS DE LA NATURALEZA GOING GREEN

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful