El Miguelito Online 6 - Diciembre 2011

Imagen de una manifestación en París, mayo de 1968 (Traducción: obreros y estudiantes, unidos venceremos

)

solos, fuimos derrotados
¡unidos seremos invencibles!

EdiciónOnline N° 6 - Diciembre 2011

Algunas consideraciones para evaluar la coyuntura

Sólo la crítica nos permite avanzar a paso firme
Ya nos encontramos a finales de año este año. Uno bastante agitado y rico en experiencias, producto de avances y retrocesos. Y como todo fin de un proceso (y acá nos referimos solamente a la coyuntura que se generó y se agotó este año, en ningún caso al movimiento estudiantil que recién comienza a determinarse y construirse como tal), es hora de los análisis. Lamentablemente, esta ineludible tarea (ineludible para aquellos que desean proyectar lo acumulado en más organización y más fuerza estudiantil) se ha visto un opacada por algunos hechos que bien hemos de considerar. Lo más notorio, a estas alturas del año, es la nula dirección en el caso de la organización secundaria. Salvo espontáneos rebrotes organizativos a nivel comunal en algunos espacios, que aún no logran constituirse como fuerza organizada efectiva, prácticamente todo lo construido cayó. Y cayó, por un lado, por una falta de experiencia de los secundarios y, por otro, por la instrumentalización que de ellas hicieron ciertos dirigentes y los partitdos u organizaciones a los que pertenecían (la CONES fue el caso más evidente, hasta con alcaldes y diputados de la Concertación financiando los viajes de algunos dirigentes, o con el Colegio de Profesores como”padrino” de muchas asambleas asociadas a ella). Esto ha repercutido que haya tomas que hasta hoy se mantengan, sin ninguna dirección y sin ningún objetivo concreto y realizable en el corto plazo, porque para el largo plazo una toma es, más que innecesaria, un obstáculo. Las limitaciones de la organización secundaria estarán dadas por ese desgaste innecesario por mantener las tomas y por la falta de organización dentro de los mismos liceos, que evitan que todos los compañeros se hagan cargo de las organizaciones comunales o regionales a las que sus liceos pertenecen, que este año demostraron ser reuniones entre caudillos o estructuras inoperantes, más que verdaderas instancias de unidad y de lucha. Por el lado de los universitarios, el vuelco que tuvieron la mayoría de las organizaciones políticas que dirigieron o participaron de las movilizaciones hacia sus elecciones de CC.EE. o cargos de las federaciones eludió una tarea importantísima, como la de asumir los costos y errores del proceso de cara al estudiantado, haciendo que estos análisis quedaran hacia el interior de las mismas y no se hicieran públicamente, cuestión que incluso fue utilizada por organizaciones que no estuvieron a la cabeza de la CONFECH como argumento para desvalidar a los contrarios. Sigue siendo igual de peligroso y contraproducente que tanto secundarios como universitarios sostengan como crítica generalizada un rechazo a todos los partidos políticos, por el hecho de ser partidos. Es peligroso por el hecho de no hacer las distinciones programáticas correspondientes entre tales partidos, o incluso entre un militante de un partido o un militante de cualquier otro tipo de organización. ¿Sólo los partidos pueden arrogarse el derecho de pasar máquina?¿Sólo los partidos pueden hacer campaña sucia en época electoral?¿Sólo los dirigentes pertenecientes a partidos no respetan a sus bases? Creer todas estas cosas es reducir el problema de la organización a un mero formalismo, sin crítica alguna, que sin embargo es aprovechado por algunos grupos que, por incapacidad política o derechamente por no tener ninguna diferencia con partidos burgueses, agitan el “daño“ que producen los partidos al movimiento, descolgándose absolutamente de los errores propios y haciendo lo que acostumbran, al igual que los partidos a los que critican: no asumir ninguna autocrítica ni responsabilidad en los errores del movimiento.

Los costos de la movilización los tendremos que asumir nosotros los estudiantes, no el gobierno. ¡Debemos ser responsables con la autocrítica y la rectificación de los errores para poder luchar con mayor fuerza!

Online
Director Carlos M. Colaboradores
Pablo Toro Movimiento Universitario de Izquierda - MUI

diciembre
Publicación Oficial de la Juventud Rebelde Miguel Enríquez - JRME elmiguelito@mir-chile.cl jrme@mir-chile.cl

Contacto:

diciembre 2011 Año 1

Número 6

www.mir-chile.cl

Democracia Directa y Participativa
Por Pablo Toro
Secretario Nacional de la JRME

la democracia representativa. Entonces se inicia el debate: ¿federación o mesa plana?, ¿centro de estudiantes o concejo estudiantil?, ¿coordinadora, asamblea, asamblea coordinadora o confederación? Así aparecen distintos nombres y lo único que se logra con eso es caer en una discusión estéril, de poca monta y contraproducente. Lo cierto es que da exactamente lo mismo el nombre que reciba la organización, no es lo esencial. Es más, hay muchas organizaciones que se Iremos desarrollando el artículo en forma dedican a gastar saliva y gastar papel y tinta ordenada, tratando los puntos que común- tratando este tema, con la única intención de impedir el avance en la democratización mente se discuten entre los estudiantes. de los espacios de organización estudiantil. El siguiente artículo no pretende ser el prediseño de un estatuto de una organización estudiantil. Más bien, intenta aclarar la posición que tiene la JRME sobre este tema, el cual en el último tiempo se ha ido discutiendo en distintas casas de estudios universitarias y liceos producto de la necesidad que se tiene de mejorar las instancias estudiantiles, logrando sumar la mayor cantidad de compañeros a la luchas.

sea el nombre de la organización, tenemos que lograr instalar esas lógicas. ¿Cuáles son? Pues, las que siguen son algunas de ellas: Participación del conjunto del estudiantado en las discusiones y tomas de decisiones estratégicas de éste en su quehacer; dirigentes supeditados a sus bases y bases vigilantes de sus dirigentes; que exista la posibilidad de revocar a los dirigentes, cada vez que estos no cumplen con sus tareas; generación de instancias de trabajo que incluyan a los estudiantes; cualquier estudiante puede ser elegido para cualquier cargo, sin importar su militancia política e incluso si no milita. Son esas ideas las que deben primar en las

A. EL NOMBRE DE LA ORGANIZACIÓN:

Por lo general, es por este punto que comienzan las discusiones estudiantiles respecto a la democracia directa y participativa. Algunas organizaciones concentran toda su argumentación y energía en esto, creyendo que solo cambiando el nombre de la instancia, se logra de una vez por todas eliminar

B. LA ESENCIA DE LA DEMOCRACIA DIRECTA Y orgánicas que se doten de la democracia directa y participativa, son éstas por las cuales PARTICIPATIVA:
Es en este tema que debemos ponernos a trabajar con todas las fuerzas que tengamos. Las organizaciones con democracia directa y participativa tienen ciertas lógicas, sean cual que debemos luchar. Si no es así, estaremos siempre viéndonos imposibilitados de construir organizaciones serias y muchas veces caeremos en un asambleísmo burocrático.

Edición n° 6

Online

“Vosotros, explotadores e hipócritas, habláis de democracia y, al mismo tiempo, levantáis a cada paso millares de obstáculos para impedir que las masas oprimidas participen en la vida política. Os tomamos la palabra y exigimos, en beneficio de estas masas, que ampliéis vuestra democracia burguesa, a fin de preparar a las masas para la revolución que os derribará a vosotros, los explotadores”

C. RESPONSABILIDAD Y DIRIGENTES:

¿Existen dirigentes en la democracia directa y participativa?, ¿existen responsables? Pues, toda organización debe tener dirigentes, hombres y/o mujeres que se hagan responsables de lo que se decide, se dice y se hace. La democracia directa y participativa no le resta a nadie las responsabilidades, todos debe asumirlas. Es típico que cuando nacen instancias con la democracia que proponemos, algunas organizaciones políticas intentan quitarse toda responsabilidad sobre sus acciones y dichos, generando así un grave problema. Toda organización sea cuál sea la democracia que tenga, debe tener conducción y quienes asuman eso deben ser absolutamente responsables, sobre todo cuando se cometen errores. Por tanto, existen responsables, los cuales son el conjunto del estudiantado y sus dirigentes. Hay que agregar que incluso acá surgen las discusiones impotentes y estériles sobre el nombre de los cargos que ocupan los dirigentes. ¿Vocero o Presidente? Volvemos a recalcar que esas discusiones son contraproducentes, y es más, son armadas precisamente por organizaciones que evitan que se avance.

D. ¿DE DÓNDE SURGEN LAS IDEAS?:

Muchas veces se piensa que cuando existe la democracia directa y participativa las ideas nacen siempre desde las bases. Aunque parezca contradictorio, esto no siempre es así, hay veces que salen desde las dirigencias. La realidad indica que la relación entre las bases y los dirigentes debe ser dialéctica, no prima una parte sobre la otra, las dos se necesitan y deben potenciarse.

E. LA LUCHA DE CLASES COMO CONTEXTO:

la idea del arancel diferenciado, incluso hoy en las marchas vemos estudiantes que solo participaron en ellas, con el único objetivo que se les disminuyeran sus deudas, nunca se plantearon el cambio constitucional y, por tanto, el cambio del sistema educacional. Estamos en una lucha de clases, habrá aquellos que se opondrán con todo lo que tienen a los avances del pueblo, aparecerán los oportunistas, los distorsionadores, los contrarrevolucionarios, contra ellos hay que estar atentos y luchar. Es por esto mismo que hay que tener claro, que el hecho de la existencia de la democracia directa y participativa no soluciona ni detiene la lucha de clases. Y es por eso mismo, que incluso con una democracia de este tipo, se hace sumamente necesario la existencia de la vanguardia política que sea capaz de defender y desarrollar la democracia que estamos proponiendo. Ni en los mejores momentos de la revolución rusa y sus soviets, dejó de existir el partido bolchevique, ni aún en Cuba, con su alto nivel de organización social, ha desaparecido el Partido Comunista. Hay que recordar que incluso en el socialismo, la lucha de clases existe y se desarrolla.

La democracia directa y participativa no está ajena a la lucha de clases, al contrario como cualquier orgánica está dentro del contexto de la continua lucha de clases. La existencia de la democracia directa y participativa no significa que por sí sola eleve de un momento a otro la conciencia de los estudiantes. Hay que tener claro que en las bases estudiantiles también hay elementos de derecha (neoliberales), algunos son reformistas y otros son estudiantes revolucionarios. No todo lo que sale de las bases es bueno, muchas veces vemos a nuestros compañeros de estudio defiendo ideas que no tienen nada de revolucionarias. Cabe recordar que no hace mucho tiempo atrás, toda vía primaba

El sistema político cubano: ejemplo de democracia directa y participación popular.

F. CONCLUSIONES:

La democracia directa y participativa es una forma de organización mucho más elevada que la actual organización política-social que tenemos. Aún queda mucha experiencia por adquirir para poder ejercerla de forma eficiente y eficaz. Los revolucionarios debemos enfocarnos en su construcción, pero discutiendo lo esencial, lo serio, no las estupideces provocadas por las organizaciones contrarrevolucionarias, ocultas en su lenguaje popular, combativo y libertario. El proceso que hoy se vive a nivel del estudiantado, incluye no solo el tema de las formas de organización, sino que algo mucho más de fondo que el tipo de organización que necesitamos, y es precisamente el sistema educacional que necesitamos para avanzar en la democratización de nuestro país. Desde la JRME lucharemos en ambos ámbitos.

Online

diciembre

Análisis y proyecciones del Movimiento Estudiantil y las movilizaciones de este año
Por el Movimiento Universitario de Izquierda - MUI

Ya se han cumplido más de 6 meses de iniciar una de las movilizaciones más importantes, en términos de masividad, duración y propuesta, de nuestra historia post-dictadura. Todo esto, luego de las consecutivas maniobras por parte de la maa política, que opera desde el gobierno y también desde universidades y liceos que nos obliga a plantearnos la problemática sobre cómo conseguir un cambio educacional que signique una victoria real para el movimiento estudiantil. Dentro del proceso de desmantelación del Estado Docente, originado en los 80 y profundizado drástica mente en los primeros gobiernos de la Concertación, se enmarca el proceso de movilización que viene a reventar la escena pública el 2006 con la “revolución pingüina” y nutre los niveles de participación y radicalidad a la presente movilización. La actual movilización se generó con algunos problemas estratégicos irresueltos que se arrastran de procesos movilizatorios anteriores. Primero que todo y el asunto de mayor relevancia para nuestras perspectivas de triunfo, es que el movimiento nunca dejó de ser estudiantil. Jamás se convirtió en un movimiento social, ya que en general, la sociedad se encuentra desarticulada orgánica

y políticamente. En este sentido, el apoyo social era de un carácter testimonial y espontaneo. Las múltiples marchas y cacerolazos nunca se tradujeron en organización ni cuestionamientos severos al modelo. Otro gran problema, fue que nuestro precario nivel de organización no nos dio las herramientas para actuar unidos a nivel nacional, dejando a cada universidad resolviendo conictos tan agudos como la presión hacia los estudiantes con quitarles las becas y créditos. Más allá de si eso hubiese signicado un avance o no en el estado de movilización, esto es una expresión de la desarticulación e inmadurez política del movimiento que le impidió imponerse al ejecutivo. De la misma forma que en las movilizaciones estudiantiles secundarias contra la LOCE en el 2006, y hoy por la gratuidad de la educación, la intención de la oposición (Concertación, PC) ha sido la misma: perseguir los benecios políticos de conducir el movimiento buscando la satisfacción de sus aspiraciones electorales. Muchas han sido las señales que la oposición ha dado a los estudiantes, que muestran la verdadera cara del más bajo oportunismo político. En primer lugar, han buscado mediante las conexiones con la

CONFECH cambiar el discurso de la gratuidad por el de aspirar a aranceles diferenciados, medida defendida principalmente por el Partido Comunista y sus juventudes insertas en las universidades públicas, lo cual no representa las verdaderas intenciones del movimiento por lograr cambios estructurales al sistema educacional. En segundo lugar, la oposición ha hecho todos los intentos por entrampar a nivel interno el normal desarrollo de las asambleas, buscando entorpecer y desmovilizar al estudiantado. Como resultado de esta política, haber iniciado las conversaciones con el Congreso y haber trasladado los esfuerzos de la movilización hacia allí, en una notable etapa de desgaste, terminó burocratizando el debate y las discusiones sobre el presupuesto. La conducción compartida entre el SINFECH (grupo conocido como “ultra”) y las juventudes de los partidos tradicionales nunca tuvo un proyecto político ajeno a estos hechos, por lo que una decisión de ese tipo era bastante esperable por parte de ambos grupos. Junto a esto se suman las traiciones por parte del CRUCH quienes se mostraron en un inicio a favor del movimiento estudiantil y luego aplicaron tajantemente las medidas de eliminación de benecios y cierres forzosos del primer semestre.

Edición n° 6

Online

Hoy en día, nuevamente las fuerzas binominales buscan llegar a un acuerdo con el gobierno a espaldas de los estudiantes intentando poner n al movimiento y las universidades cambian el foco hacia la carrera por disputar las federaciones, apaciguando así las intenciones de realizar los verdaderos cambios que acaben con el status quo en materia educativa.

involucrarnos en un conicto que no nos pertenece. Cuando la dirección de la CONFECH ha convertido las proyecciones del movimiento estudiantil en las proyecciones electorales de la Concertación y el Partido Comunista, quiere decir esto que los acuerdos que puedan lograr junto al gobierno no son, en forma alguna, un triunfo de los estudiantes, por mucho avance que estos signifiquen

los estudiantes por si mismos no van a poder resolver este conicto, es por eso que tenemos que levantar desde la Universidad el trabajo territorial con la comunidad desde la cotidianidad, para apuntar hacia la organización de nuestra población que nos permita próximamente luchar codo a codo.

Este movimiento fue esencialmente de los hijos de los sectores medios de la sociedad, los cuales se movilizaron por el gran endeudamiento familiar que sufren, lo que se materializó en la demanda por educación gratuita. No obstante, el carácter de esa demanda económica implica necesariamente una crítica a la educación de mercado, reconociendo el derecho a la educación como una necesidad social independiente del quintil al que se pertenezca. Para avanzar en las grandes tareas del movimiento tenemos que plantearnos los últimos zigzagueos que nos permitirán evitar

La Educación gratuita fue una de las más profundas propuestas políticas del movimiento estudiantil, pero debemos avanzar en la crítica a la estructura de la universidad, debemos construir ese nuevo proyecto educativo que aspire a construir una nueva universidad. Es en este proceso donde debemos resolver uno de los problemas estratégicos del movimiento: su organización. La CONFECH no está cumpliendo con las características que debiese tener la herramienta organizativa que responda a las necesidades de las bases, lo que produce que levantemos hoy, con más fuerzas que nunca, la lucha por el Congreso Refundacional de la CONFECH que asegure la participación integral y unitaria de todos los estudiantes de educación superior de nuestro país, y que genere las condiciones para que en todos los espacios estudiantiles sean las bases estudiantiles las que se empoderen y conduzcan sus propias luchas, no las de quienes quieren que lucherespecto a las propuestas anteriores. No es mos por ellos. más que un pack de reformas que perfeccionan el modelo instalado por la dictadura. Este movimiento estudiantil debe ser el promotor de los derechos sociales y de la demoPor lo mismo, y muy lamentablemente, de- cratización de nuestro país. Es por esto que cimos que hoy no hemos conseguido nues- desde el frente universitario debemos vintras demandas, lo que no quiere decir que a cularnos con las demandas de otros sectores nivel de organización, conciencia y madurez sociales y apostar a generar el cambio de la haya ocurrido lo mismo, pues se ha avanza- constitución, no para idílicamente conseguir do bastante. Esto último implica que debe- el poder, si no que, para generar las condimos darnos nuevas proyecciones políticas ciones para la construcción del movimiento para el largo plazo. Debemos entender que político-social para conseguir la vida digna el conicto de la educación no es solo un pro- para todas y todos. blema de los estudiantes, así como la salud, la previsión, etc. Debemos comprender que

El presente documento fue producido en un encuentro nacional de encargados regionales y militantes de base del Movimiento Universitario de Izquierda, que se realizó los días 19 y 20 de Noviembre en La Serena.

Online

diciembre

Cuarta Entrega

Para ser revolucionario y liberador, querida madre, es preciso amar a los hombres por sobre todas las cosas. Cuando fui mayor y tuve que salir al medio social, más allá de los limites de la familia, me encontré con un mundo desgarrado por la división y separación entre los hombres; un mundo tan ajeno a la relación de cariño que aprendí a conocer y a vivir a tu lado. El Che Guevara aquel hombre cuya muerte tanto

te impresionó - decía a propósito de esto: “Déjenme decirles, a riesgo de parecer ridículo que el revolucionario verdadero está guiado por grandes sentimientos de amor”. Justamente porque he conocido y me he formado al calor de una relación de amor más humana, más verdadera y distinta, es que creo que la relación de amor en el resto de la humanidad - hoy

ausente de ella - puede darse y debe darse, aún a costa de todos los sacrificios que ello lleve consigo. De nada vale que pensemos o digamos algo, por muy bello y verdadero que ello sea. Se es revolucionario, y por ende, se es libre, en la medida que interponemos una práctica revolucionaria, una práctica real - y no abstracta - de la libertad.

Carta de Bautista a su madre

Concepción, 15 de Febrero de 1969

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful