LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Perseverancia en la fe 50 Días de Fe Parte 5ª de 8 Rick Warren & Tom Holladay Noviembre 4-5, 2000 Traducido por Berta

Bilbao “Tenemos mucha gente alrededor cuya vida nos cuenta lo que significa la fe. …así que corramos la carrera que está delante de nosotros y no desistamos…” He 12:1 (tr NCV) CÓMO TERMINAR LO QUE EMPIEZAS …cuando estás listo a dejarlo. 1. Deshazte de___________________________________ “Corramos la carrera delante de nosotros y no desistamos. Debemos deshacernos de cualquier impedimento y del pecado que tan fácilmente nos detiene en nuestra vida.” He 12:1b (“NCV”) "Olvidando el pasado y mirando hacia lo que está delante, me esfuerzo para llegar al final de la carrera...” Fe. 3:13-14 (“LB”) 2. RECUERDEN________________________________ “Para ganar la carrera han de negarse muchas cosas que les impiden hacer lo mejor que pueden… pero lo hacemos por una recompensa celestial que nunca desaparece. Así que corran derecho a la meta con propósito en cada paso.” 1 Co 9:25-26 (“LB”) “No arrastres los pies. Sé cómo los que están en el trayecto con fe comprometida y después obtienen todo lo que se les ha prometido.” He. 6:12 (Men)

3. RESISTE __________________________________ “No nos cansemos de hacer lo que está bien, porque pasado un tiempo vamos a recoger la cosecha de bendiciones si no nos desanimamos y lo dejamos.” Ga 6:9 (“LB”) " Señor, cuando las dudas llenan mi mente, cuando mi corazón está disturbado, tranquilízame y renueva mi fe y alegría.” Sal. 94:19 (“LB”)

5 - 1

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 “Dios que empezó una buena obra en ti va a continuar ayudándote a crecer en Su gracia hasta que Su tarea en ti esté finalmente terminada.” Fe:6 (LB)

¿DÓNDE NECESITAS SER MÁS PERSISTENTE?
      

Rato diario con Dios. Oraciones por la familia/ matrimonio/ grupo cédula. Compartiendo mi fe con amigos que no conocen a Jesús. Diezmos / compromisos de donaciones. Ejercicio / dieta. Control del temperamento / palabras / vida mental. Confianza en Dios con el dolor / problemas.

4. RENUEVA____________________________________ “ …Dios quiere que los que ama tengan el descanso apropiado.” Sal 127:2 (“LB”) “Es por esto por lo que nunca desistimos… nuestro espíritu está siendo renovado todos los días.” 2 Co. 4:16 (“NLT”) “Mantengamos nuestros ojos fijos en Jesús, en quien nuestra fe depende desde el principio hasta el final. “¡Él no desistió por causa de la cruz!” He 12:2 (“GN”)

“ He terminado la carrera, he mantenido la fe.” 2 Ti 4:7 (NVI)

5 - 2

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de fe Parte 5ª de 8 Rick Warren & Tom Holladay Noviembre 4-5, 2000 Traducido por Berta Bilbao Estamos en las series de “50 días de fe”. Durante estas series, en nuestros grupos cédula, estamos viendo grandes vidas de la fe. Hemos mirado a Josué, Jabez, la mujer en la multitud, David. Esta semana vamos a mirar a Nahemías en nuestros grupos cédula. La Biblia nos dice que todas esas historias de la Biblia, esas biografías están ahí para ayudarnos a crecer en la fe. Hebreos 12:1 dice, “Tenemos alrededor de nosotros a mucha gente (hablando acerca de las vidas en la Biblia) cuyas vidas nos cuentan lo que significa la fe, así que corramos la carrera que está adelante y no la dejemos.” La Biblia nos dice que la vida es como una carrera, como un maratón. Desdichadamente muy poca gente termina la carrera de la vida bien. Nos desalentamos, nos distraemos, nos herimos, nos vamos por la tangente y en realidad muy poca gente llega en el final de la vida a terminar bien. Lo dejamos. Y terminamos nuestra vida sin realizar nuestros sueños y sin haber realizado nuestro potencial. La semana pasada Kay y yo dimos el mensaje de “Lecciones Aprendidas en 20 años de Tomar Riesgos.” Una de las cosas que compartí fue, “Cualquier cosa que Dios Empieza, la Termina.” Pero eso no es verdad de nosotros como seres humanos. Empezamos muchas cosas que no terminamos. Dejamos muchas cosas en la vida sin terminar. Empezamos una cosa y nos cansamos, aburrimos, distraemos, lo que sea y nos ponemos a hacer otra. En la trayectoria de nuestra vida estuvo en cumbre este regadero de escombros de proyectos sin terminar, compromisos incumplidos, promesas rotas. Porque nos desanimamos. Si te has desanimado de un proyecto en vida has elegido una buena semana para venir a la iglesia porque vamos a ver cómo terminar lo que empiezas cuando sientes que quieres dejarlo. La Biblia dice que hay cuatro cosas que tienes que hacer si quieres terminar la carrera bien. La primera es esta: 1. Deshazte de las distracciones. Deshazte de las distracciones que no te dejan correr la carrera de la vida de la manera en que Dios dijo que la corrieras. El resto del verso Hebreos 12:1 dice, “corramos la carrera que está delante de nosotros y no desistamos. Debemos deshacernos en nuestra vida de cualquier impedimento y del pecado que tan fácilmente nos detiene.” Dice que nos deshagamos de cualquier cosa que se atraviese en el camino que nos impide correr la carrera. Dios te a creado para una carrera única. Sólo tú puedes correr la carrera de tu vida. Cada uno de nosotros tenemos una vida diferente que vivir, tenemos que correr una carrera diferente. El problema es que la gente quiere que corras su carrera. A lo largo de la vida la gente impone sus expectaciones en ti. Tus padres impusieron sus expectaciones acerca del tipo de vida que debías vivir, los de tu edad impusieron sus expectaciones acerca del tipo de vida que debías vivir, la gente con la que trabajas, los amigos, gente con buenas intenciones que puso todo tipo de expectaciones en ti y en realidad fueron distracciones porque no puedes vivir la vida de otras personas. Sólo puedes vivir la vida que Dios quiso para ti. No terminas tu carrera bien a no ser que te hagas cargo de esos asuntos. Ellos te sobrecargan con distracciones.

5 - 3

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Pablo dice que la clave para terminar una buena carrera es simplificar tu vida. Líbrense de la sobrecarga, desháganse de las desviaciones, eliminen las distracciones, las cosas que les hacen perder el tiempo, que les alejan de lo mejor que es lo que Dios quiere para su vida. ¿Qué puede distraerte de la misión de tu vida? ¿Qué te distrae de realizar el propósito por el que estás en esta tierra? Muchas cosas. Una cosa que te va a distraer es el tratar de ser como otra gente. Otra cosa es hacer de la riqueza la primera meta de tu vida. Si la riqueza es la primera meta de tu vida obviamente el propósito de Dios no es la primera meta y te distrae. Los hábitos te pueden distraer de terminar tu carrera. Los amigos del tipo equivocado te pueden distraer de lo que Dios te puso a hacer en la tierra. La televisión. Las cosas buenas te pueden distraer. La Biblia dice que te deshagas de esas cosas. La mayor distracción de todas es tu pasado. Tu pasado te impide terminar la carrera. Te sobrecarga. Tanta gente está sobrecargada con remordimientos de las cosas malas que hicimos o con resentimientos, las cosas malas que nos hicieron a nosotros. Cuando andas con ese remordimiento o resentimiento, o vergüenza o amargura – vergüenza de las cosas que hiciste o amargura por las cosas que te hicieron—es cómo querer correr la carrera con dos bolsas de basura sobre los hombros. Va a hacerte ir más despacio. Y lo que pasa es que nos atascamos, que nos vamos por la tangente, que nos hacen tropezar los otros y tropezamos con nosotros mismos. Mantienes abiertas las heridas de tiempo atrás y te niegas a olvidar y continúas golpeándote por alguna mala decisión que hiciste un tiempo atrás. Eso es una distracción. Eso te impide correr la carrera que Dios quiso para tí. El apóstol Pablo se arrepentía de muchas cosas. Tenía mucho de qué arrepentirse. Antes de ser creyente en Jesucristo, fue un terrorista religioso. Iba por ahí matando gente. Así que tenía mucho de qué arrepentirse. Pero date cuenta de lo que dice, “Olvidando el pasado (circula esto) y mirando hacia adelante a lo que viene me esfuerzo para llegar al final de la carrera.” Dice que no va a dejar que las cosas de su pasado le detengan. Tengo una carrera que correr. Voy a enfocarme en la meta, no en las heridas que me han hecho y en las heridas que yo he hecho a otra gente. Esta última semana me enteré de que un antiguo miembro de nuestra plantilla que no está aquí ya, me mintió de plano. A una pregunta que les planteé entonces, una mentira descarada. Cuando me enteré, aunque había pasado hace mucho tiempo, realmente me empecé a enfadar por dentro.Y empecé a escribir una carta en la mente, una carta furiosa – los cristianos no se mienten entre ellos. Después de repente pensé, “¡Descanso! Qué desperdicio de energía emocional que es este. Eso ya pasó. Está hecho. No va a cambiar. Ya ni siquiera están aquí. Para qué desperdiciar mi energía emocional. Olvídate. Déjalo. Es una distracción.” Tú necesitas hacer eso también. Para ser persistente en la vida, para terminar lo que empezaste, tienes que guardar tu energía emocional para el futuro y no para el pasado. Enfoca toda la energía emocional en el futuro no en preocupación y arrepentimiento y remordimiento del pasado. Tienes que deshacerte de los rencores en contra de otra gente. Tienes que deshacerte del remordimiento y tienes que dejar ir el dolor. La Biblia nos dice en Isaías 43:18 “No habites en el pasado.” Porque te va a distraer. Tom: ¿Quieres terminar bien? La segunda cosa que tienen, que yo tengo que hacer es: 2. Recordar la recompensa. Acuérdate de la recompensa que Dios tiene ahí afuera delante de tí. No puedes correr la carrera bien sin un ojo en la meta. Si vas ha terminar bien en la vida tienes que recordarte a ti mismo por qué hacemos lo que hacemos.

5 - 4

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 De otra manera vas a terminar pensando, “¿Para qué voy ha hacer el esfuerzo? Lo que está detrás de lo que determinas muestra cuánto vas a durar en lo que haces. Si el ¿por qué? es gratificación inmediata, vas a durar cinco minutos. Si no viene, pararás. Si el ¿por qué? es gratificación a corto o largo plazo vas a durar un poco más. Pero el único por qué detrás de lo que hacemos que nos hace durar todo el largo del camino de la vida, a través de los tiempos difíciles con que tenemos que enfrentarnos en la vida es la recompensa eterna que Dios nos va a dar. Así que cuando sientas ganas de dejarlo todo, cuando sientas que no vas a llegar, algunas veces la única cosa que te va a sacar adelante es decirte a ti mismo “Mi fe va a ser recompensada.” 1 Corintios 9 dice, “Para ganar la carrera tienes que negarte muchas cosas que te impiden hacer lo mejor. Lo hacemos por una recompensa celestial que nunca desaparece. Así que corro derecho a la meta con propósito en cada paso.” Una recompensa eterna, personalmente dada por Dios. He hablado a mucha gente. Honestamente la idea de la recompensa eterna es algo que los preocupa más que motivarlos. Muchos de nosotros nos preocupamos, “¿Voy a tomar parte en la recompensa eterna?” Nos decimos cosas como, “No soy un santo. No sé lo que va a ser de mí.” Una de las cosas que necesitamos hacer para mirar hacia delante a la recompensa es cambiar la idea que tenemos de cómo nos recompensa Dios. Muchos de nosotros tenemos la idea de que Dios nos recompensa en base a un sistema como el de la balanza de pesas. Están las cosas buenas que hago y están las cosas malas que hago. Si puedo mantener un equilibrio con ellas y tal vez hacer algunas más de las buenas que de las malas tal vez consiga alguna recompensa pequeñita cuando llegue al cielo. Dios no nos recompensa basándose en una balanza de pesas. Estoy contentísimo de ello. Dios nos recompensa basándose en una cosa llamada gracia. La gracia significa que todas las cosas malas que hemos hecho, todos los pecados que hemos cometido, que Dios los borra y perdona, cada uno de ellos, cuando ponemos nuestra fe en su Hijo Jesucristo. Gracia significa que cada cosa buena que yo hago por fe, Dios la recompensa. Todas las cosas. Cada palabra que yo hable por fe Dios la va a recompensar. Cada pensamiento, cada oración que yo haya orado con fe Dios lo va a recompensar. Cada acción de fe Dios la va a recompensar. Cada una de ellas. Eso es lo que tú y yo tememos para mirar hacia adelante. Dios nos ha hecho, nos ha moldeado para mirar hacia adelante a las recompensas. Piensa acerca de esto: si estuvieras pasando por un día difícil en el trabajo ¿qué pasaría aproximadamente a la mitad del día? A la mitad del día empezarías a pensar de que manera te vas a recompensar camino a casa. Si estás pasando por una semana difícil piensas que por lo menos hay un fin de semana. Voy a hacer algo distinto durante el fin de semana. Si estás pasando por un año difícil empiezas a pensar, “por lo menos tengo las vacaciones.” ¿Qué haces cuando estás pasando por una vida difícil? ¿Qué haces cuando el fin de semana no es lo suficientemente largo para ayudarte seguir adelante, cuando no hay vacación lo suficientemente buena para darte esperanza en la vida? Hay muchos momentos en la vida cuando el único impulso que puede ayudarte a pasar por ello sabiendo que vas a terminar bien, para animarte en los tiempos difíciles es que Dios tiene una recompensa que nos da personalmente que está allá afuera. Algunas veces nos miramos a nosotros mismos y pensamos, “¿Por qué no me puedo motivar hoy? Algunas veces la razón es que necesitas una motivación más alta. El próximo cheque, incluso la siguiente oportunidad de negocios no es suficiente para motivarte otra vez. Necesitas la motivación que puede venir de la recompensa que Dios te va a dar por serle fiel. No motivación interna o externa sino la motivación eterna que te mueve para siempre. Pablo dice en 1 a los Corintios que ese

5 - 5

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 tipo de motivación le ayuda a moverse con propósito en cada paso de su vida. Cambió la manera en que vivía. Ese tipo de motivación les ayuda a no enfocarse en sus problemas sino en el propósito de Dios para sus vidas. Hebreos 6:12 “No arrastres lo pies. Sé como esos que se mantienen en su ruta con fe comprometida y que obtienen todo lo que se les ha prometido.” Circula “prometido”. Una de las maneras en que puedes enfocar en la recompensas de Dios en la eternidad es enfocando en las promesas de Dios para hoy. Esa es una de las razones por las que en estos “50 días de fe” estamos con un versículo diferente, una promesa diferente de la palabra de Dios que memorizamos cada semana. Esas promesas les ayudan a tener fe y esperanza en los tiempos difíciles. La promesa de esta semana es Gálatas 6:9 “No nos cansemos de hacer lo que está bien porque pasado un tiempo vamos a cosechar una cosecha de bendiciones si no nos desanimamos y lo dejamos.”¿Puede alguno de ustedes usar este versículo en su vida? Rick: Ese versículo nos da la tercera clave para terminar la carrera de la vida. 3. Resiste todo el desánimo. Si quieres terminar lo que empezaste, si no te quieres desanimar, tienes que deshacerte de las distracciones, tienes que acordarte de la recompensa, y después tienes que resistir todo desánimo. No te dejas llevar. Lo resistes. En una multitud de este tamaño muchos de ustedes están desanimados. Acerca de su salud, en relación con sus finanzas, acerca de su matrimonio. O puede que estés desanimado con tus hijos o te quieres casar, o quieres tener hijos, o quieres cambiar de trabajo. Puede que estés desanimado con tus negocios, un problema personal. Sea lo que sea por lo que estés desanimado lo siento. Pero como tu pastor necesito ser honesto contigo y decirte que es tu elección. Estás desanimado porque has elegido estar desanimado y esa es tu elección. Nadie está apuntándote en la cabeza con una pistola. Nadie te obliga a estar desanimado. El desánimo es siempre una elección como cualquier otra actitud. Si te sientes decaído, si te sientes que quieres desistir, si te sientes listo a dejarlo es porque estás eligiendo pensar pensamientos que desaniman. No tienes porqué hacerlo. De hecho, la Biblia dice que no lo hagas. Dice que hagas lo contrario. Dice que luches en contra del desánimo. Que resistas el desánimo. Que te muevas en dirección contraria a él. Muévete en contra del desanimo. El desanimo es la herramienta predilecta de Satanás para hacerte inefectivo. Su segunda favorita es la dilación. Y si puede desanimarte o demorarte, estás encerrado. ¡Olvídate! Eres historia, así que te va a liar con el desánimo o dilación. D. L. Moody, un pastor famoso dijo, “Nunca he sabido que Dios usara a una persona desanimada.” ¿Por qué? Porque es lo opuesto a la fe. Estás mirando al problema con ojos humanos en vez de mirar a Dios con ojos de fe. Quiero que miremos este versículo detalladamente, el que estamos memorizando hoy Gálatas 6:9. “No nos cansemos de hacer lo que está bien porque pasado un tiempo vamos a cosechar una cosecha de bendiciones si no nos desanimamos y lo dejamos.” Date cuenta de que dice que no nos cansemos de hacer lo que está bien.¿Cuántos de ustedes se cansan de hacer lo que está bien? Nos cansamos.¿Por qué? Porque es más fácil hacer lo que está mal. Si hacer lo que está mal fuera difícil nadie lo haría. Es más fácil no ser disciplinado que disciplinado. Es siempre más fácil mentir que decir la verdad. Es más fácil ser egoísta que no ser egoísta. Es más fácil ser co-dependiente y aguantarse con las cosas que confrontar a alguien con amor. Es siempre más difícil hacer lo bueno. Es por eso que demanda energía, esfuerzo y por eso nos cansamos de hacer lo que está bien. Hacer la voluntad de Dios exige energía.

5 - 6

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Date cuenta que dice no se cansen de hacer lo que está bien “ porque pasado un tiempo (circula “pasado un tiempo”) vamos a cosechar una cosecha de bendiciones” si no lo dejamos. La semana pasada hablamos acerca de uno de los principios que aprendimos en 20 años de tomar riesgos que cualquier cosa que damos a Dios la multiplica. Hablamos acerca de que al plantar una semilla (como un grano de maíz) no te sale una semilla. Te salen muchas más semillas de las que pusiste. ¿Pero cuando plantas una semilla, ¿obtienes una planta instantáneamente? No. Siempre hay un lapso. Plantas en una estación –en primavera – y cosechas en otra estación – en verano u otoño. Siempre hay un lapso. No te da gratificación instantánea. Dios no es una máquina de venta automática –pones una oración y la obtienes al instante. ¿Por qué retrasa Dios nuestras oraciones? Retrasa nuestras oraciones porque está expandiendo nuestra fe. No es orar por ello y al instante aquí está. Siempre hay un lapso—pasado un tiempo. La gente dice, “Voy a empezar a seguir los principios financieros de Dios. Voy a empezar a diezmar.” Así que empiezan a poner a Dios primero y a dar el 10 % de retorno a Dios. Y esperan que al día siguiente todos sus problemas se esclarezcan. No. Hay un lapso entre el plantar y el recoger. Dice, “pasado un tiempo vamos a cosechar.” Así que qué haces pasado “un tiempo”. Cuándo has hecho lo bueno pero todavía no ves la recompensa, qué haces en ese tiempo. Dice, “Continua haciendo lo que está bien.” Sigues haciendo lo bueno. Digamos que estás en un matrimonio y tu marido o tu mujer no son amables contigo así que dices, “voy ha hacer lo que está bien. Voy a ser amable con ellos. Voy a devolver bien por mal.” Ellos no son amables contigo y tú eres amable con ellos y no funciona la primera vez. No cambian instantáneamente y dicen, “¡Eres un ángel!” Así que eres amable otra vez y nada. ¿Qué haces? Continúas haciendo lo que está bien y al pasar el tiempo esa semilla empieza a crecer. No desistas. No te retrases. Haz lo que está bien incluso cuando parece que no produce ningún bien, que no da resultado. Nada ha cambiado. Tú continuas haciéndolo. Una de las grandes pruebas de la fe es cómo reaccionas al retraso. ¿Cómo reaccionas a los contratiempos? Cuando estás haciendo lo que está bien y no ves la recompensa inmediata, los resultados inmediatos. Cuando haces lo que está bien y no pasa nada, ¿Qué haces? ¿Te haces un banquete de lástima a ti mismo y te invitas? ¿Empiezas a quejarte? ¿Empiezas a renegar? ¿Empiezas a decir “olvídate? Voy a dejarlo. No merece la pena. La Biblia dice que resistas el desánimo,“…sigue haciendo lo que está bien porque pasado un tiempo vamos a recoger una cosecha de bendiciones si no nos desanimamos y desistimos.” No te rindas sin pelear. Cualquier cosa que merece la pena en la vida demanda un esfuerzo, energía y aguante. Nada que merece la pena es fácil en la vida. Cualquier cosa que merece la pena exige esfuerzo, energía y aguante. Tienes simplemente que mantenerte manteniéndote. ¿Quieres saber cuántas veces he querido resignar de ser el pastor de iglesia Saddleback en los últimos veinte años? Exactamente todos los lunes por la mañana. Pienso, “Dios, seguro que ayer alguien hubiera hecho mejor trabajo que yo.” Tengo mis banquetes de lástima de mí mismo y tú tienes los tuyos.¡Admítelo! Todos lo hacemos porque nos gusta sentir lástima de nosotros mismos. Pero no te des por vencido. Los grandes son simplemente gente común con un montón extraordinario de determinación. No soy muy listo algunas veces pero he aprendido esto: es siempre demasiado pronto para desistir. Es siempre demasiado pronto. No te rindas. Continua. ¿Sabes cómo una bellota se convierte en un roble? Un roble es simplemente una pequeña nuez que se negó a ceder su terreno. No desiste y se agarra allí.

5 - 7

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Cuando un escultor está haciendo una escultura empieza a golpearla. El primer golpe no crea el David de Miguel Ángel. Ha tenido que pegar y golpear y esculpirlo poco a poco. Es un largo proceso el crear una pieza maestra. Y es un largo proceso el de Dios creando una pieza maestra de tu vida. Así que no te quedes al borde de la carrera de la vida. No tropieces y luego digas, “Me voy a sentar aquí el resto de la carrera.” Resiste el desaliento.. Puedes contar con esto: Dios va a probar tu fe en la vida y va a probar tu compromiso. No lo va ha probar cientos de veces. Lo va a probar miles y miles y miles de veces. ¿Por qué? Porque quiere que sepas primero lo que está dentro de ti y segundo quiere que sepas cómo es Él. Quiere que aprendas cómo es Dios... Si vas a saber la verdad, que Dios es suficiente para cada situación eso significa que te va a llevar a través de cada situación. Es algo lógico. La única manera en que vas a saber que Dios es suficiente en cada situación es que Dios te lleve por todo tipo de situaciones—financiera, de salud, relacionalmente, etc, etc. Dios te quiere enseñar acerca de tí—lo que hay en tu corazón—y acerca de Él—cómo es Él realmente. Como tu pastor quiero que entiendas que la vida es dura. No hay vuelta que darle. La vida es a veces muy, muy dura. Esto no es el cielo. Las cosas no son perfectas aquí en la tierra. La vida es dura. Al ir por la vida muchas veces empiezas a cansarte, empiezas a desalentarte. Empiezas a dudar de tí mismo y a dudar de Dios y empiezas a decir cosas como: “tal vez esto de servir a Dios no es en lo que todo se resume.” Empiezas a tener dudas. Tal vez si suelto el pedal un poco y me hago un cristiano tibio–sé que voy al cielo pero no trato de vivir realmente para Dios—tal vez sea más fácil.” Gran, gran equivocación ¿Qué haces cuando tu mente está llena de desaliento, sientes que estás a punto de desistir y quieres dejarlo? ¿Qué haces? “Señor, cuándo las dudas llenan mi mente, cuando mi corazón está inquieto, tranquilízame y renueva mi esperanza y alegría.” Este versículo, el Salmo 94:19, nos dice dos cosas para hacer cuando estamos llenos de dudas y queremos desistir. Primero dice “tranquilízame”. La primera cosa que tienes que hacer cuando estás lleno de desaliento es sentarte y callarte. Necesitas estar tranquilo. La mayoría de ustedes no son tranquilos. No nos gusta la quietud. La tranquilidad nos asusta. Si nos sentamos aquí por cinco minutos en un silencio total y alguien entrara, se asustarían a muerte. Dirían, “¿Qué saben que yo no sé? No nos gusta la quietud. ¿Estás alguna vez despierto y quieto? El único momento que están quietos algunos de ustedes es cuando están durmiendo. En el momento que se despiertan encienden la radio, o prenden la tele, o toman el periódico, o descuelgan el teléfono, o empiezan a trabajar en el ordenador de mano. Toda su vida es inter-activa. Estás en la computadora, estás en la red, estás en una reunión. Vas de interacción a interacción a interacción. ¿Cuándo fue la última vez que fuiste al patio de atrás, te sentaste en tu silla y te sentaste por diez minutos en silencio total sin leer nada simplemente diciendo, “Dios, ¿hay algo que me quieras decir ahora mismo?” Sin orar, simplemente sentado en silencio. Algunos de ustedes no han hecho eso nunca, nunca. Otros no lo han hecho en meses o en años. Deja que te dé una de las claves de Rick. Cuanto menos silencio tengas en la vida más estrés vas a tener. Cinco minutos al día hacen maravillas. No estoy hablando de tu rato a solas cuando lees la Biblia y oras. Hablas con Dios y dejas que Dios te hable Su Palabra. Debes hacer eso. Estoy hablando de estar callado de plano. Sentado inmóvil. No me importa si lo haces cuando te levantas por la mañana o al caer el sol o en la hora de

5 - 8

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 comer o cuando llegas a casa y se está poniendo el sol. No importa. Pero la Biblia dice que tienes que estar quieto y dejar que Dios te quite el estrés. Es una gran cura para la depresión. Simplemente siéntate delante de Dios. La segunda cosa es “renuévame –dame esperanza y alegría renovada”¿Cómo haces eso? Enfocándote en Dios. Cuándo te enfocas en Dios para aliviar tu desaliento haces tres cosas. Quieres enfocarte en Dios en el pasado, Dios en el presente y Dios en el futuro. Primero, acuérdate de la bondad de Dios para contigo en el pasado. Yo recuerdo todas esas cosas de las que me sacó Dios. Es un buen Dios. Luego te acuerdas de la presencia de Dios contigo en el presente. “Estás conmigo ahora, aunque no lo sienta. Estás conmigo ahora mismo.” Luego acuérdate de la promesa de Dios en el futuro. Bondad en el pasado, presencia en el presente y promesa en el futuro. Cuando te enfocas en eso, es imposible estar desalentado y estar enfocado en estas tres cosas. Lo que causa el desaliento es mirar al problema. Si miras al mundo te vas a desalentar, si miras dentro te vas a deprimir, si miras a Cristo, vas a descansar. ¿Qué estás mirando? Este es el secreto de vencer la duda y el desaliento. Cambia tu enfoque a Dios. Su bondad, Su presencia, y Sus promesas. La semana pasada miramos a esta promesa maravillosa, Filipenses 1:6 “Dios que empezó una buena obra dentro de ti, va a seguir ayudándote a crecer en su gracia hasta que Su tarea dentro de ti esté finalmente terminada. Lo que Dios empieza en tu vida lo termina y no ha terminado contigo” Toma esta pequeña encuesta de evaluación personal ahora mismo. Marca en las casillas de tu bosquejo donde necesitas ser más persistente. Algunas cosas que empezaste pero que no terminaste. Por ejemplo... Un rato diario con Dios. Probablemente todos aquí lo han empezado alguna vez en su vida pero se han desalentado y lo han dejado. Nahemías, al que vamos a estudiar esta semana, tenía este proyecto inmenso y en la mitad del proyecto la gente se desalentó y quería dejarlo. Es tan típico. El desaliento siempre viene en la marca de la mitad del camino—a la mitad de la montaña, a la mitad del proyecto. Entonces es cuando tiendes a desanimarte. Hoy estamos en la mitad de “50 días de fe.” Algunos de ustedes ya están a punto de dejarlo. Se comprometieron hace unas cuantas semanas a estar en un grupo cedula, memorizar un versículo cada semana y a leer el devocionario 50 días de fe sobre las cincuenta promesas principales de la Biblia. No tengo ninguna duda que algunos de ustedes se han saltado un día. De hecho, algunos se han saltado muchos días. Y empiezan a pensar, “Me he saltado tres o cuatro días. Odio ser inconsistente. Así que simplemente lo voy a dejar.” Y como te saltaste uno o dos o tres días dejas de leerlo. Dices, No quiero ser inconsistente, así que no lo voy a hacer.” Deja que te muestre la tontería de esa lógica.

5 - 9

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Ayer me salté la comida de medio día. Soy un fracaso en el comer consistente. Ahora que lo pienso, me salté el desayuno del viernes también. No aguanto ser inconsistente así que voy a dejar de comer. Si no puedo acordarme de comer tres veces al día voy a dejar de comer porque no voy a ser inconsistente ¿Sabes lo que pasa cuando me salto una comida? ¡Como un poco más en la siguiente! Recupero lo perdido. Lo que algunos de ustedes necesitan hacer esta tarde es ir a casa y no ponerse a leer el periódico del domingo. Necesitan sacar ese “50 días de fe” y recuperar lo perdido porque hay mucha carne, mucha comida en esos días que se saltaron que les va a ayudar a crecer en la fe. Se recuperan y luego empiezan a hacerlo todos los días. Sean persistentes. Deja que te diga un pequeño secreto para ser consistente en tu rato a solas con Dios. Ten tu Biblia y el pequeño devocionario en tu escritorio o en la cocina o donde lo veas, abierto en el sitio donde vas a estudiar a la mañana siguiente. Porque en tu pequeño cerebro de lenteja (algunos son mucho más grandes que eso) vas a mirar y a pensar, “va a costarme mucho tiempo abrir eso.” Y simplemente no tengo tiempo de leer ahorita. Me va a tomar demasiado tiempo. Pero si está abierto en la página en que vas a leer mañana por la mañana piensas, “Ya está abierto. Me ahorro mucho tiempo.” Sólo se tarda un minuto y medio en leer esa página. Deja tu Biblia abierta y deja la guía de devoción abierta. ¿Qué acerca de las otras áreas? ¿En cuál necesitas ser más persistente y terminar lo que empiezas? Orar por tus hijos. ¿Oras por ellos todos los días? ¿Oras por tu familia? ¿Por tu marido / mujer? ¿Por tu matrimonio? ¿Por tus amigos? ¿Rezas por los de tu grupo cédula? Deberías. Ora por los que están en tu grupo cédula. Compartir mi fe con los amigos que no conocen a Jesús todavía. ¿Necesitas ser más persistente en eso? Diezmar. ¿O en construir el compromiso de tu vida? ¿Necesitas terminar lo que empiezas? Ejercicio y dieta Controlar el temperamento. ¿Necesito ser más persistente en eso? Vigilar lo que digo. Conducir mi vida mental. ¿Necesito ser más persistente y consistente en eso? Confiar en Dios con mi dolor y mis problemas y no dejarlo. Quien aprendió a tratar persistentemente en la fe con sus problemas y su dolor fue Susan. ¿La darían una bienvenida cordial? Susan: En 1990 entré en el gimnasio de la escuela secundaria Trabuco Hills donde la iglesia Saddleback se reunía. Era mi primera visita y me sentí como Doroty en El mago de Oz. Realmente no hay lugar como el hogar. Me gustó la iglesia Saddleback desde la primera vez que asistí e inmediatamente fui un asistente asiduo.

5 - 10

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Tomé la Clase 101, me bauticé, y me uní a la familia de la iglesia. Luego en 1991 conocí a Dick. Estuve bien enamorada de él desde el principio pero había estado casada anteriormente y tenía miedo de cometer otra equivocación así que no me quería casar. Desobedecí a Dios y empezamos a vivir juntos. Me hice la ciega a sus maneras irascibles y criticadoras, sus mentiras y su comportamiento controlador. Me daba vergüenza contárselo a mis amigas y me daba mucho miedo hablar con él de esto. El miedo se aferró a mi alma y me alejé de Dios por un hombre En 1992 tuve una ruptura de un disco de la espina dorsal que requería una operación inmediata. La operación me dejó con un nervio ciático que quema y da calambres y se siente como que está en fuego de la espalda a los dedos de los pies. Tuve una serie de operaciones en los siguientes dos años pero el dolor crónico persistió. Entonces le ofrecieron un retiro temprano a Dick. Eso significaba que teníamos que casarnos para que me cubrieran los beneficios de su compañía. No fue una boda feliz. De hecho fue un día triste para mí. Simplemente fuimos a los edificios del gobierno de la Ciudad de Santa Ana y nos comportamos como si fuera otro día cualquiera. En 1995 tuve que hacerme otra operación. Luego en 1996 tuve una operación todavía más compleja con una fusión lumbar a tres niveles con barras, tornillos y gráficas de hueso para estabilizar la espina inferior. Estaba cansada del dolor constante y de tantas operaciones. Volví a casa de la operación con treinta puntos en la espalda. Casi ni me podía mover. Pero en vez de apoyarme la reacción de mi marido fue enfado grande. Estaba asustado y odiaba que yo tuviera tanto dolor. Él reaccionó a esta pérdida con ira y enfado. Yo me sentía miserable, sola, y lista para desistir. Llena de desaliento volví a la iglesia de Saddleback en 1997. Mi cuerpo estaba martirizado por el dolor. Mi corazón estaba enfermo por lo que pasaba en mi hogar y me sentía desamparada y sin esperanza. Lentamente al escuchar los poderosos mensajes del pastor Rick y de la música increíble que hablaba a mi alma empecé a pensar que Dios aún podría tener un plan para mi vida aunque tuviera problemas y un dolor persistente. Pero mi matrimonio continuó rompiéndose en pedazos. Mi marido y yo tratamos varios consejeros pero nada parecía ayudar. Finalmente nos separamos. Estuvimos separados casi un año pero yo insistía diciendo a mi marido que si Dios era lo suficientemente poderoso para resucitar a un Salvador muerto ciertamente tenía el poder suficiente para arreglar nuestro matrimonio. Perseveré en la oración por nuestro matrimonio y creyendo que las cosas iban a cambiar. Una amiga sugirió que me uniera al grupo de apoyo Confortadores para los que tienen enfermedades crónicas aquí en la iglesia. Yo dije que no pensaba que pudiera soportar a un montón de gente lloricona quejándose de cuan doloridos están. Pero fui de todas maneras y descubrí que este grupo era totalmente lo contrario a mis preocupadas suposiciones. Este grupo de preciosos amigos dolientes fue un lugar donde encontré apoyo y animo para seguir persistiendo en la fe a pesar de mi dolor y de mi matrimonio. Era un lugar seguro donde pude decir que tenía un marido iracundo y fuera de control y que vivir con él era agotador y daba miedo. Sollocé cuando compartí las noticias. Pero todos los de mi grupo lloraron conmigo. Me apoyaron y oraron para confortarme. Oraron para que mi cuerpo roto se sanara y por paz en mi matrimonio. Empecé a sentirme bendecida y con esperanza en el futuro. Mientras que Dick y yo estuvimos separados yo estudiaba Génesis. Estaba impresionada con la obediencia persistente a Dios de Noé. Pasó años construyendo un arca aunque no hubiera ni una señal de lluvia. Así que decidí ser una esposa que hace lo que Dios manda por un esposo impío aunque era difícil y no viera ninguna diferencia.

5 - 11

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Al pasar el tiempo Dios nos ablandó mutuamente el corazón del uno para el otro y el consejo sabio nos ayudó a ver, a sentir y a entendernos. Al continuar yo orando y creciendo Dios empezó a trabajar en la vida de Dick también. Tomó la clase para escépticos que se reunía los lunes por la noche y atendió a la clase 101. Luego en el servicio de Pascua de este año cuando el pastor Rick pidió que llenáramos la tarjeta de respuesta yo miré y vi que mi marido estaba escribiendo “Yo me comprometo” Se me alegró el corazón y las lágrimas me caían por las mejillas al poner él su tarjeta en la cesta. Dick ahora toma parte en Celebrar y Recuperar en el grupo para hombres de Control del Enojo. Se ha dado cuenta que su enfado con Dios por mi dolor ha evitado su querer acercarse a Dios. Han sido necesarios algunos años pero nuestro matrimonio está creciendo ahora hacia lo que Dios quiere que sea. Mirando atrás creo firmemente que la salvación de mi marido vale por todos los años de dolor y problemas. Y estoy tan feliz de que Dios me haya dado la fuerza de mantenerme cuando todo parecía sin esperanza y para no dejarlo o dejarme llevar por el desaliento. La historia de mi dolor físico no tiene un final de cuento. Todavía tengo cuatro discos toráxicos en mi espalda que están rotos. Tengo todavía dolor agudo constantemente y todavía tengo que enfrentarme con otra operación. . Así que estoy persistiendo en la fe a pesar de como me siento. No es una opción ocasional para mí. Es una necesidad diaria. Sorprendentemente he sido capaz de encontrar felicidad en medio de mis dolorosos problemas de salud porque veo que en cada sitio al que tengo que ir por causa de mi dolor hay a alguien que Dios ha puesto que necesita que yo esté allí por ellos. He podido compartir el consuelo y el poder de Dios y mi fe con mucha otra gente en dolor –en las salitas de espera, en el cuarto de emergencia, en el hospital durante cada operación e incluso en la terapia física. Estoy asombrada de cómo Dios usó mis problemas para ponerme en una posición desde donde puedo aliviar las ansiedades y la soledad de otros y darme la oportunidad de presentarles a Jesús. Los de nosotros en el grupo de apoyo estamos aprendiendo la verdad de lo que la canción “Gracia Sanadora” de Rick Muncho que dice “Aunque yo pensé que mi vida había terminado tu estabas esperándome allí. Ahora sé que hay cosas buenas que sólo el sufrir puede traer.” En esos días cuando sentía que quería desistir me acordaba de tres verdades incambiables. Una, que Dios sabe y le importa que yo este en dolor. Dos, soy de Él para que me use como Él elija. Tres, cuando mi dolor no sea necesario para mi crecimiento o el crecimiento de algún otro o el crecimiento de su reino, Dios me va a curar o me va a llevar a casa con Él. Para terminar invito a aquellos de ustedes que tienen dolores crónicos o que tienen enfermedades crónicas a unirse a uno de nuestros grupos de apoyo. Si te sientes que estás a punto de dejar tu matrimonio, cualquier otra área, quiero animarte a no desistir. Ten fe. No te des al desaliento. Recuerda que Dios está contigo y que te va ha ayudar a sobrellevar cualquier cosa a la que te enfrentes no importa cuan dolorosa, si confías en Él en cada momento. (Quería abrazarla pero no quiero dañar su espalda) Puede que estés en una situación en la que estás pensando, “¡No lo puedo soportar ya más!” Ya tuve suficiente.. Estoy a punto de dejarlo. Estoy a punto te tirar la manta encima. Estoy al final de mi paciencia. Estoy listo a desistir. No lo puedo soportar ya más.” Pero puedes. Puedes si puedes domar este último paso. 4. Renuévame diariamente

5 - 12

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 En la carrera de la vida tienes que deshacerte de cualquier distracción. Tienes que recordar la recompensa en la meta final. Tienes que resistir todo desaliento. Y tienes que renovarte todos los días. Si vas a durar un largo período de tiempo tienes que encontrar la manera de recargarte tanto física como espiritualmente. Tienes que aprender el arte de llenar de combustible en medio de la batalla, cómo seguir manteniéndote y todavía seguir recargándote. Primero tienes que aprender a renovarte físicamente todos los días. El salmo 127 dice, “Dios quiere que sus amados tengan el descanso apropiado.” Este es el segundo versículo que tienes que memorizar esta semana. Muchos de vosotros están violando esto. La primera parte de este verso en la “Living Bible”dice, “Es tonto que te levantes tan temprano y que te acuestes tan tarde porque Dios quiere que sus amados (sus hijos) tengan el descanso apropiado.” No es de extrañar que estés desalentado. “La fatiga hace cobardes de todos nosotros.” dijo Vince Lombardi. Cuando estás cansado te desalientas. Algunos de ustedes tienen que encontrar la manera de tener un horario más sano para poder descansar más. Aprende lo que te renueva físicamente. Haz una lista de ello y luego hazlo. Dos, espiritualmente necesitas renovarte diariamente. 2 Corintios 4:16 “Por esto nunca desistimos. Nuestros espíritus están siendo renovados todos los días.” ¿Cómo pasa esto? La manera de renovarte espiritualmente es pasando el rato con Dios. El secreto de la persistencia, el secreto de la perseverancia, el secreto de terminar lo que empiezas es enfocar en Jesucristo. “Mantengamos nuestros ojos fijos…” en la televisión. No, eso no es lo que dice.“Mantengamos nuestros ojos fijos en Jesús de quien depende nuestra fe desde el principio hasta el final.” Él no desistió a causa de la cruz. Jesús tuvo que enfrentarse con algo mucho peor de lo que tú te estás enfrentando y sin embargo no desistió. ¿Por qué? Sabía las razones y sabía la recompensa. Cuando te conectas con su poder tendrás el poder de la persistencia. Necesitas más que tu propio poder para triunfar en la vida. Necesitas el poder de Dios. Necesitas el poder de Jesús. Necesitas depender de él. Necesitas confiar en él. Eso se llama fe. Cuando se enfocan en Él reciben el poder de ser persistentes. Algunos de ustedes están pensando. “Es demasiado tarde para mí.” Lo estropee. He desperdiciado gran parte de mi vida. He tropezado tantas veces en la carrera. Otra gente me ha hecho tropezar. De hecho, por un periodo de cinco o seis años me he sentado en el borde y he tenido un picnic. He desperdiciado tanto de la carrera de mi vida.¡Es demasiado tarde!” ¡Mal! Dios no ha terminado contigo y la carrera no ha terminado. Y la verdad es que realmente no importa cómo empiezas la carrera o cómo la estropeas en la primera parte. Lo que importa es ¿la vas a terminar bien? Así que a quién le importa cuanto hayas estropeado todo en la primera parte Lo que importa es ¿Vas a terminar? Y ¿Vas a terminar bien? Así que a quién le importa lo que estropeaste de tu vida. en la primera parte. A Dios no. Lo que importa es como vas a terminar. ¿Qué vas ha hacer de ahora en adelante? ¿Vas a servirle? ¿Vas a amarle? ¿Vas a seguir Su carrera? ¿O vas a dejar que las expectaciones de otra gente te distraigan? No es cómo empiezas la carrera lo que importa. Es como la terminas. Y nunca eres un fracaso hasta que desistes y es siempre muy pronto para desistir.

5 - 13

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Mi esperanza como su pastor es que al final de sus vidas puedan presentarse ante Dios en el cielo y decirle lo que Pablo el apóstol pudo decir al final de su vida “He terminado la carrera. He mantenido la fe.” Esa es mi oración, ni deseo, y mi esperanza para ustedes. Al terminar hoy quiero leerles unas parafrasees de Hebreos 12 de la “The message Biblia” “¿Ves lo que esto significa? Todos esos veteranos que iluminaron el camino, todos esos veteranos animándonos (hablando es esos grandes héroes de la fe que estamos estudiando en los grupos cedula) lo que significa que mejor nos dedicamos a esto. Aligérate, empieza a correr y no lo desistas nunca. Sin grasa espiritual extra. Sin pecado parásito. Mantén tus ojos en Jesús que tanto empezó como termino la carrera en la que nosotros estamos. Estudia como lo hizo Él porque Él nunca perdió de vista a donde se dirigía. Ese final alegre en y con Dios. Jesús pudo con cualquier cosa a lo largo del camino—la cruz, la vergüenza, lo que fuera. . . Y ahora está en un lugar de honor junto con Dios. Cuando se encuentren rezagándose en la fe miren esa historia otra vez paso a paso, esa larga letanía de hostilidad por la que Jesús labró. Va ha disparar adrenalina en sus almas. En el enfrentamiento total en contra del pecado otros han sufrido mucho más que tú sin decir nada acerca de lo que tubo que pasar Jesús. Así que no sientan lastima de si mismos. Dios te está educando. Es por eso por lo que nunca lo debes dejar. Les está tratando como a niños queridos.” Oración: Al terminar quiero preguntarte tres preguntas criticas acerca de tu futuro. Piénsatelas: Una, ¿Qué te sientes listo a dejar? ¿Un sueño? ¿Una meta? ¿Tu matrimonio? ¿Casarte? ¿Un niño? ¿De dejar al Señor? Sin duda algunos de ustedes se sintieron listos como para desistir de su vida la semana pasada. Cualquier cosa que sea no lo hagas. No desistas. Segundo, que necesitas terminar. ¿Un compromiso que hiciste? ¿Un proyecto que empezaste? ¿Una promesa que has te cumplir? ¿Un voto o una donación? Diste tu palabra. Empezaste con entusiasmo. Pero el carácter se ve en la meta final, no al principio de la carrera. Algunos de ustedes necesitan terminar las clases básicas de Saddleback 101,201,301,401, necesitan ir alrededor del camino de las bases. Puedes anotarte a la clase que tendremos dentro de dos semanas. Algunos de ustedes necesitan terminar el compromiso en “Construir para la Vida” en el que hicieron una promesa. Algunos de ustedes tienen que dejar de posponer y entregar su vida a Cristo. Has estado pensándolo por mucho tiempo. Hoy es tu día. ¿Qué te está deteniendo? ¿Qué es lo que te ha distraído de lo mejor de Dios? ¿Una relación? ¿Miedo? ¿Preocupación? ¿Un trabajo? ¿Materialismo? ¿Los valores equivocados? ¿Los deportes? Porque no abres tu vida a Jesucristo? Di, “Quiero correr Tu carrera.” Bautízate al salir hoy como evidencia de tu fe. Vamos ha bautizar todas las semanas desde hoy hasta el final del año. Tal vez te han dañado y herido en la carrera de la vida. Lo siento. Pero necesitas levantarte. Enfoca en la línea de la meta. Sacúdete el polvo. Y empieza a moverte otra vez.

5 - 14

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 Padre la vida es corrientemente muy, muy dura y nos sentimos listos a dejarlo todo. Estoy seguro que hay mucha gente aquí hoy que están a punto de dejarlo todo. Oro para que fortalezcas su fe y les ayudes a terminar la carrera y terminar lo que han empezado. Ahora ustedes oren en su corazón. Digan, “Yo también, Dios. Querido Padre del cielo, quiero terminar la carrera que me pusiste en la tierra para correr. Perdóname por las veces que me desaliento y que me distraigo y se me olvida lo más importante. Ayúdame a resistir el desaliento. Por favor, lléname de esperanza al apoyarme en Tus promesas. Ayúdame ha renovarme diariamente al pasar un rato a solas contigo. Cuando me siento listo a dejarlo, ayúdame a enfocar en la línea de la meta y en la recompensa que prometiste. Gracias que me vas a dar el poder para completar la carrera y lo que sea que quieres realizar en mi vida. Gracias porque siempre vas a estar conmigo que nunca voy a tener que andar solo, que vas a correr la carrera conmigo.” Si hay algo más, termina esta oración llenando el blanco. Díselo a Dios ahora mismo. Di, Dios, voy a terminar (y llena el blanco) o “Voy a ser perseverante en __________” Después quiero animarte a compartirlo conmigo en la tarjeta de respuesta. Siempre ayuda el contar a alguien acerca de un compromiso que has hecho. Padre, gracias por el animo de Tu palabra. Ayúdanos a llevarla a cabo. En nombre de Jesucristo. Amen.

5 - 15

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8 GUÍA DE APLICACIÓN DEL MENSAJE DE SADDLEBACK PERSISTIENDO EN LA FE 50 Días de Fe Parte 5ª de 8 Rick Warren y Tom Holladay Nov. 4 & 5 “Por tanto, puesto que tenemos en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos también de todo peso y del pecado que tan fácilmente nos envuelve, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.” La Biblia nos dice que la vida es como un carrera. Tristemente, muchos de nosotros nunca llega a la línea final. Nuestros sueños quedan sin realizar, nuestras metas sin alcanzar. Dejamos que el desaliento nos robe de los propósitos de Dios para nuestra vida. Nos distraemos fácilmente con nuestro pasado, y dejamos que nuestro enfoque se desconecte de Dios. Si te sientes desanimado y distraído, ¡esta lección es para tí! Abre la sesión con una oración. . ES SOLO UNA GUÍA. SELECCIONA Y SACA TUS PUNTOS. 1. REMUEVE TODAS LAS DISTRACCIONES [Meta del líder: Anima al grupo a identificar y a remover cualquier obstáculo que les pueda distraer, y muévanse hacia una manera de pensar ”de progreso” para completar las cosas que tenemos sin terminar.]  ¿Qué dice que hagamos Hebreos 12:1 con las cosas que nos retrasan? • Cuando nos aferramos a las emociones del pasado, podemos inhibir el pensamiento hacia delante. ¿Qué emociones del pasado parece que no podemos dejar ir?  En Filipenses 3:13-14, se nos anima a olvidar el pasado. ¿Qué se nos promete si podemos cambiar el enfoque y movernos hacia delante? ¿Qué tipo de cosas podemos hacer para mantenernos enfocados y movernos hacía delante?
Misión –Nuestra misión en la iglesia es compartir las buenas noticias sobre el amor de Dios. Todos tenemos oportunidades de testificar de este amor a los otros. ¿Cómo el enfocarse más en Dios y el eliminar distracciones nos ayuda a hacer eso?

2. RECUERDA LA RECOMPENSA [Meta del Líder: Recordar al grupo que tu fe va a ser recompensada si nos enfocamos en Dios y en lo que él promete.] Según 1 Corintios 9:25-26 que ha de hacer uno para ganar la carrera? ¿Qué dice el v. 25 acerca de lo que estamos buscando como creyentes? Con esta recompensa en mente ¿Cómo hemos de “correr la carrera”? ¿Cuáles son algunas de las recompensas temporales que buscamos cuando no estamos enfocados en Dios? ¿Por qué no son esas recompensas satisfactorias en ultima instancia? • ¿Cuáles son algunos de los beneficios de mantener los ojos en la meta?  ¿Qué dice Hebreos 6:12 que no hagamos? ¿Qué dice que recibimos cuando somos persistentes en la fe?  ¿Cuáles son algunas de las razones por las que nos volvemos cristianos vagos? ¿Cómo la seguridad en la recompensa eterna cambia nuestra manera de vivir? • ¿De qué maneras un enfoque persistente en nuestras recompensas eternas puede afectar nuestra relación con Dios?

5 - 16

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8
Ministerio – Servir las necesidades de otros puede ser difícil; especialmente cuando no vemos el fruto inmediato, o cuando las demandas agotan nuestras fuerzas. ¿Cómo renueva nuestra energía el mantener nuestra recompensa final en mente?

3. RESISTE TODO DESALIENTO [Misión del líder: Ayuda a tu grupo a aprehender como pueden levantarse el uno al otro para resistir el desaliento.]  Un hombre sabio dijo una vez que el desaliento es la herramienta favorita de Satanás. Desistimos cuando no nos sentimos motivados y las metas de Dios quedan sin hacerse en nuestra vida. De acuerdo a Gálatas 6:9 ¿cuál es nuestra recompensa si nos mantenemos haciendo lo que está bien? • Reconociendo que muchas veces elegimos enfocar en pensamientos de desaliento, ¿qué o quién puede ayudarnos ha elegir mejor cuando esos pensamientos empiezan a influenciarnos? Cuando estamos llenos de dudas o nos sentimos confundidos, ¿qué hará el Señor por nosotros de acuerdo al Salmo 94: 10? • En el ajetreado mundo de hoy, frecuente mente estamos rodeados de ruido. Se ha dicho que cuanto menos silencio tenemos más ansiedad sufrimos. ¿Qué tipo de elecciones traerían más silencio a nuestra vida?  estamos tentados ha tomar el camino más facil, quien segun Felipenses 1:6 puede ayudarnos a terminar la carrera delante de nosotros? • Cuando enfocamos en nuestros problemas, frecuentemente queremos darnos por vencidos. ¿Cómo el enfocar en lo que sabemos acerca de Dios nos puede ayudar a terminar la carrera?
Membresía – Dios ha dado a la iglesia muchos miembros para que podamos fortalecernos él uno con él otro. ¿Cómo la membresía en la iglesia nos puede ayudar en tiempos de desánimo?

4. RENOVARME DIARIAMENTE [Meta del líder: Ayudar al grupo a realizar que la renovación física y espiritual es esencial para perseverar en la fe.]  ¿Qué dice el Salmo 127:2 say God gives to those he loves? • ¿Qué hace que nos sintamos decaídos o cansados? • Que cambios hemos de hacer en nuestro calendario para poder obtener “el descanso apropiado”? • Leer 2 Corintios 4:16. ?Por qué no hemos de perder intención y desistir ? • La clave de la renovación espiritual es pasar un rato diario con Dios. Enumera los beneficios de persistir en el rato diario con Dios a pesar de estar en estados emocionales o físicos adversos.  De acuerdo a Hebreos 12:2, ¿dónde debemos enfocar los ojos? ¿Qué motivó a Jesús a no desistir? • Frecuentemente nos desanimamos en medio de proyectos y procesos. “Cómo puede motivarnos el ejemplo de Jesús a terminar lo que empezamos? • When we stumble or are tripped up, it’s tempting to quit. Hay tentación de desistir cuando tropezamos o damos un paso en falso ¿Cómo espera Dios que respondamos? ¿Qué esperaremos recibir si continuamos hacia la meta?
 Magnificación – Al renovar nuestro enfoque en Dios diariamente, Su presencia es magnificada a través de

nosotros. Considera y discute las posibilidades que esta renovación diaria del enfoque puede tener en nuestras relaciones profesionales y personales. Separen un momento para repasar las tareas/ desafíos hechos durante la aplicación personal y la sección de compromiso de la reunión anterior. Ver que Dios está trabajando en las vidas de aquellos que se comprometen a Él es esencial para el crecimiento.

5 - 17

LA PERSEVERANCIA EN LA FE 50 Días de Fe - Parte 5ª de 8
∆ APLICACIÓN Y COMPROMISO PERSONAL:

[Meta del líder: Anima a los miembros a identificar por lo menos un área de su vida donde es necesario persistir en la fe y a comprometerse a dar un paso adelante.] El secreto de la perseverancia es “fe”. El secreto de la perseverancia es “fe”. Cuando nos enfocamos en Jesucristo y le dejamos que nos renueve y nos fortalezca, nos va a ayudar a terminar la carrera que nos ha dado para que corramos. No vamos a fallar si no desistimos. Is there an area of your life that has you discouraged, procrastinating, or ready to quit? ¿Hay algún aspecto de tu vida que te tiene desanimada, retrasándote o a punto de desistir? ¿Qué medida especifica puedes tomar esta semana para perseverar en el fe en relación con ello? Este preparado para compartir con su grupo que hizo y los resultados en la próxima reunión.

5 - 18