Salvador Lopéz Arnal

A SANGRE FRÍA

de e Factor fundamental usa la tala de árboles: por las cadenas industriales. el embalaje que se en los supermercados

e Personas que mueren en el mundo cada día por alguna enfermedad debida al amianto: 260. e Gasto anual de publicidad de Coca Cola: 2.800 millones de dólares. e Edad de jubilación en Bolivia: al gobierno: 65 años Antes de la llegada de Evo Morales
Ahora: 58 años. públicas e Subvencionesde euros. anuales que recibe la CEOE, la gran patronal española: 400 millones de George Soros, e Fortuna 14.000 millones depresidente de la HRW, según la revista Forbes: más de dólares.

e Denuncia de Vía Campesina: la Fundación Bill y Melinda Gates compra 500.000 acciones de Monsanto, por más de 23 millones de dólares.
Niños menores e Anualmente: 11de cinco años que mueren diariamente a causa de la pobreza: 30.000 millones Menores entre 5 y 17 años que trabajan en condiciones de esclavitud y en tareas peligrosas o humillantes: 218 millones pesca 1950 y 1980: e Crecimiento de la superficie demillonesentrekm anuales. 1 millón de km Crecimiento de 1980 a 1995: 3 de
2 2

anuales.

Actualmente: crecimiento nulo (el planeta está copado) pescado que llegan puerto: 53 e Toneladas dede la pesca artesanal:a24 millones millones Procedentes Proporcionan trabajo a: 12 millones de personas Procedentes de la pesca a gran escala: 29 millones Proporcionan trabajo a: medio millón de personas. de e Cantidad de anchoveta ydesardina (además de harina1.000harinas de pescado) que necesitamos para producir 200 kilos salmón en piscifactorías: kilos.
El Viejo Topo 275/ diciembre 2010 / 3

opinión

A U G U R I O S

M

al año, este 2010. En casi todo el mundo. No sólo por la crisis: la desigualdad ha continuado creciendo; las lacras más graves (esclavitud y tráfico de personas; trabajo infantil; violaciones masivas en África; inacabable terrorismo; etc.) permanecen impertérritas; Irak y Afganistán siguen como estaban; Israel ha proseguido con su

sistemático expolio de tierra palestina; las catástrofes naturales han abundado y han ocasionado pérdidas importantes de vidas humanas, y no digamos materiales; y así podríamos continuar con un largo reguero de desgracias. Sólo faltaba, para completar el cuadro, la pérdida de prestigio de la institución que decía representar los mayores valores morales: la Iglesia Católica. Y está la crisis, a la que no se le ve salida. En esta revista se dijo (y también en otros lugares, claro está) hace ya tres años que la crisis que se avecinaba era de sistema, y que sin cambios profundos en éste el panorama sería muy, muy negro. La crisis llegó, no a traición, como se ha dicho: era una crisis anunciada, aunque las elites dirigentes y los grandes medios de comunicación hicieran oídos sordos a las advertencias. Pero llegó, y sus responsables encontraron la manera de solventar sus propios problemas: echaron mano a la cartera de la gente, utilizando como instrumento a gobiernos dóciles y sensibles a los intereses del gran capital (ahora denominado “mercado”). En España, como se ha repetido hasta la saciedad, a la crisis internacional se sumó la inmobiliaria. Consecuencia: más de cuatro millones de parados. Actitud del gobierno para generar nuevos puestos de trabajo: pasiva. Mucha charlatanería, eso sí, sobre un nuevo modelo productivo, pero a la hora de la verdad, reforma laboral. Una reforma que se inscribe en el marco ideológico neoliberal, y que no va a generar ni un solo puesto de trabajo. En relación con el gobierno, causa perplejidad la velocidad con que ha dilapidado el capital político que obtuvo con el cambio de ministros. La torpeza inaudita con que ha afrontado el desmantelamiento a sangre y fuego del campamento saharauí pasará a la historia de los despropósitos. De nuevo contemplamos un gobierno paralizado, acobardado, con los pies muy lejos del suelo. Clama al cielo, desde luego, que el gobierno no esté tomando ninguna medida para resolver asuntos tan dramáticos como los desahucios o el desempleo. También en los inicios de la crisis se pudo leer en esta revista que aquella no podía solventarse a corto plazo, y que de momento sólo se podían

M A L O S

poner parches. Pero, ¿qué clase de parches está poniendo este gobierno? ¿La dádiva de los 420 euros? ¿Eso es todo? ¿Dónde están las medidas para evitar que familias enteras sean puestas de patitas en la calle, sin trabajo y sin lugar donde refugiarse? ¿dónde la búsqueda de nuevos nichos de empleo? ¿qué se hizo de aquella idea del reparto del trabajo? En esta semana de noviembre, una ONG ha hecho un llamamiento en Barcelona para recoger alimentos (arroz, pasta, legumbres, etc.). Que en cada casa se diera algo. Pretendían reunir 400 toneladas, cosa que lograron. ¿Para enviar a algún misérrimo rincón del tercer mundo? Pues no, para entregar a familias barcelonesas que no tienen qué llevarse a la boca. Así estamos. Y lo peor: Tal como apuntan las cosas para el 2011, a uno le viene a la mente aquella frase de “virgencita, que me quede como estoy”. Porque lo cierto es que la cosa puede aún empeorar. Llega la Navidad, pero esta vez, en lugar de buenas nuevas, lo que tenemos ante nosotros son malos augurios . Ojalá sean erróneos.

Miguel Riera

El Viejo Topo / 275 diciembre 2010 / 5

las caras
por Anna Bogaz Cerezuelo
de diversas corporaciones multinacionales. Monsanto, Chevron, The Walt Disney Company, Royal Caribbean Cruise Lines, Deutsche Bank., Barclays, entre otras. Los servicios de Blackwater para corporaciones y entidades gubernamentales se contrataron a través de dos empresas propiedad de Erik Prince, el dueño y fundador de Blackwater: Total Intelligence Solutions (TIS) y The Terrorism Research Center (TRC). Todos los días llegan de Europa miles de aparatos electrónicos desechados a un barrio de Accra (Ghana). El barrio es conocido como Sodoma. Miles de niños y jóvenes, menores de edad, que no han usado en su vida un ordenador, queman y destripan las carcasas en busca de piezas de metal. Absorben durante horas de infernal trabajo insalubre más de 60 sustancias tóxicas. Casi lo mismo ocurre en Karachi (Pakistán). Veinte mil jóvenes, algunos de ellos niños menores de diez años, muchos de ellos refugiados afganos, reciclan la basura electrónica procedente de Occidente, Dubai y Singapur. Manipulan plomo, cadmio y antimonio, materiales que destruyen, al mismo tiempo, su salud, la tierra y el río Lyari que pasa por Karachi. El 70% de la basura electrónica del mundo acaba en muladares de países asiáticos. Las condiciones de trabajo y la contaminación ambiental convierten la vida de jóvenes trabajadores empobrecidas en “residual”. Viernes, madrugada, 24 de septiembre de 2010 en Chicago, Minneapolis y St. Paul. Agentes del FBI irrumpieron a punta de pistola en casas de activistas contrarios a la guerra. Les confiscaron computadoras personales, portátiles, al igual que fotografías y otros efectos personales. Las personas agredidas recibieron citaciones para comparecer ante un gran jurado en Chicago. Es una pequeña muestra de la actual ofensiva contra la disidencia en Estados Unidos. Se persigue a activistas por la paz y se les acusa de apoyar a “organizaciones terroristas extranjeras”. Jess Sundin, una de las activistas perseguidas, que fuera la principal organizadora de la marcha contra la guerra en St. Paul, Minnesota, en 2008, ha descrito así lo sucedido: “El viernes por la mañana me desperté al escuchar que golpeaban fuertemente mi puerta. Cuando bajé las escaleras, había seis o siete agentes federales dentro de mi casa, donde mi pareja y mi hija de seis años ya estaban despiertos. Nos dieron la orden de allanamiento y registraron toda la casa. Pasaron probablemente cuatro horas revisando todos

Cuenta Jeremy Scahill que según documentos obtenidos por The Nation, en los últimos años, entidades estrechamente vinculadas a Blackwater, la em presa privada de seguridad Blackwater (que ahora se denomina Xe Services) han dado servicio de inteligencia, entrenamiento y seguridad al gobierno estadounidense y a otros gobiernos, además

Blackwater, a través de TIS, buscó con vertirse en el “brazo de inteligencia” de Monsanto al ofrecer operativos para infiltrarse en grupos de activistas organizados contrarios a esta multinacional de biotecnología. La relación entre ambas empresas se concretó en enero de 2008. Cofer Black, presidente de TIS, viajó a Zurich para reunirse con Kevin Wilson, gerente de seguridad para asuntos internacionales de Monsanto. Tras la reunión, Cofer Black envió un mensaje electrónico a otros ejecutivos de Blackwater: “[Wilson] entiende que podemos… llegar a asumir el papel de brazo de inteligencia de Monsanto”. En su nota, Cofer Black destacaba tam bién la preocupación de la multinacional por los activistas que protegen los derechos de los animales y que habían hablado de cómo Blackwater “podía hacer que alguien (o varios) de los nuestros se uniera legalmente a esos colectivos de activistas”.

Jess Sundin, a la derecha

6 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

ocultas del poliedro
nuestros efectos personales, cada libro, papel, nuestra ropa. Llenaron varias cajas y cajones con nuestras computadoras, teléfonos, nuestros pasaportes. Y cuando terminaron, como dije, tenían muchas cajas llenas con mis objetos personales y se los llevaron”. Es la democracia made in USA. Relaciones Exteriores israelí, Israel se convertirá en un Estado de ciudadanos. Cuando eso ocurra su nombre será Palestina. sido clave para la fuga era un indio, el sargento Mita. Estando en un regimiento que tenía como tarea la custodia de esos presos, pidió ir hasta Madidi. Él era maestro rural y se hizo una pregunta muy inquietante: “Yo soy un indio pobre, y esta gente que está presa allí, en Madidi, son jóvenes que han arriesgado sus vidas por la liberación de nosotros. ¿Qué estoy haciendo yo?”. Decidió ir a sacarlos. Pidió ir a Madidi –sin, por supuesto, revelar su intención– y allí lo destinaron. Llegó como sargento a Madidi, a proponerles a los presos escapar. Los encarcelados lo miraron con mucha sospecha. Pensaron que era un agente de la policía. Finalmente, Mita los convenció. Les entregó armas, tomó el avión, hizo presos al capitán y a los que venían con el avión, y sacó a los prisioneros de allí. Cuando Sanjinés inició la investigación para su película entrevistó a los 21 o 22 fugados. Cada uno de ellos recuerda que

Gilad Atzmon cree que la “solución de los dos Estados” es una idea vana. Ya va siendo hora, sostiene, de que la comunidad internacional deje de malgastar energías tratando de lograr esa engañosa solución. En su opinión, los hechos sobre el terreno hablan con claridad. Lo que realmente existe dentro de las fronteras controladas por Israel –que comprenden el Israel anterior al 67, Cisjordania, Gaza y los altos del Golán– es un único Estado que cuenta con una única red eléctrica, un único sistema de agua, una moneda única, un sistema principal de carreteras, un servicio postal y una frontera exterior. Los bienes y las personas que entran en ese Estado lo hacen a través de puertos, aeropuertos y en un número limitado de entradas. Los certificados de embarque y los pasaportes son controlados y sellados por los funcionarios de ese Estado único. Ese Estado recibe el nombre de Israel. Un Estado, sostiene Atzmon, “dominado ideológicamente por el racismo judío y alimentado prácticamente por el supremacismo talmúdico”. En su opinión, la situación cambiará: contra todo pronóstico, a pesar del poder nuclear israelí, de los grupos de presión judíos de todo el mundo, de los aviones F-35 Stealth, del entusiasmo y fanatismo del ministro de

Lo ha explicado Jorge Sanjinés, el director de La sangre del cóndor, en una entrevista. Las vanguardias políticas en Bolivia no han estado a la altura de la ciudadanía. No por incapacidad cultural, o de formación, sino por un fenómeno que nace todavía de la discriminación racial. Las izquierdas bolivianas han sido, Sanjinés cree que todavía lo son, señoriales. El señorialismo no ha dejado de teñir sus conductas. Han visto al indio, que es la mayor parte de la población boliviana, despectivamente: “no han entendido su cultura … por prejuicios, por desprecio racial, porque han sido educados desde la infancia en mirar al indio como un ser inferior”. Sanjinés da un ejemplo de ello vivido en primera persona. Hace años, intentó hacer una película con exiliados bolivianos que se habían fugado de un campamento en la época del general Banzer. Se escaparon en un avión militar de un campo de concentración en plena selva boliviana. Tomaron el avión y se fueron al Chile del presidente Allende; tiempo después, Cuba los recibió. Sanjinés intentó hacer una película de esa historia. Con los mismos protagonistas que habían participado en la aventura. No se pudo hacer por las desinteligencias y el sectarismo. Los maoístas no podían estar con los trotskistas, estos no podían ver a los prosoviéticos. El proyecto fracasó por eso. Sea como fuere, la persona que había

Sanjinés

él mismo era el héroe, el que había inventado, el que había imaginado, el que había liderado la exitosa huída. Nadie habló del indio. Un día el sargento Mita le dijo a Sanjinés: “Compañero Jorge, ¿qué clase de izquierdistas son estos amigos suyos que quieren que les haga la cama y les vaya a comprar cigarrillos?”

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 7

guerra

8 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

guerra

¿El ataque a Irán es el inicio de la ciberguerra?
por Gema Sánchez Medero

E

l pasado mes de septiembre la prensa informaba de un ataque informático masivo a industrias iranís. Al parecer, el virus Stuxnet tenía como objetivo la paralización de las labores de desarrollo del programa nuclear iraní. El virus ataca los sistemas informáticos, captura información y la transmite al exterior.

Aunque todavía no se ha producido un ataque cibernético de gran impacto, ya son muchos los que se aventuran a pronosticar que la guerra del siglo XXI se librará en el ciberespacio. Eso no significa que la guerra tradicional desaparezca, pero sí, que la ciberguerra irá ganando espacio en los conflictos internacionales. Señala John Arquilla que la ciberguerra es “una guerra me jor, más barata y menos sangrienta”, pero que además puede ser tan efectiva como una guerra convencional. Por ejemplo, imagínese que alguien bloquease virtualmente toda la actividad de Al Qaeda por Internet: el grupo terrorista quedaría prácticamente fuera de juego. O piensen qué sucedería si un país dejará a otro sin fluido eléctrico o robase documentos secretos que garantizasen la seguridad de una nación. De ahí que tanto los grupos terroristas como los Estados se estén volcando en el ciberespacio como nuevo campo de batalla, pero no sólo desde el punto de vista ofensivo sino también defensivo. La nueva “guerra fría” no se está librando en el espacio, como la anterior, sino bajo tierra, a través de los cables de todos nuestros ordenadores. Y ya no son los misiles los que amenazan a nuestros países, sino que son los “bits” de información los que acechan. Estamos ante un nuevo paradigma que está descolocando a todos, incluidas las principales po tencias mundiales. Ya que, paradójicamente, cuanto más avanzado es tecnológicamente un país, más dependencia ten-

drá de la tecnología, y por tanto, será mucho más vulnerable. La ciberguerra y los conflictos cibernéticos La ciberguerra puede ser entendida como una agresión promovida por un Estado y dirigida a dañar gravemente las capacidades de otro para imponerle la aceptación de un objetivo propio o, simplemente, para sustraer información, cortar o destruir sus sistemas de comunicación, alterar sus bases de datos, es decir, lo que habitualmente hemos entendido como guerra, pero con la diferencia de que el medio empleado no sería la violencia física sino un ataque informático que va desde “la infiltración en los sistemas informáticos enemigos para obtener información hasta el control de proyectiles mediante computadores, pasando por la planificación de las operaciones, la gestión del abastecimiento”, etc1. No obstante, para los que consideran que la cyberwar y la netwar son una misma cosa, hay que puntualizar: la ciberguerra es la utilización de todas las herramientas electrónicas e informáticas para derrumbar los sistemas electrónicos y de comunicación del enemigo y mantener operativos los propios. En todo caso, si tuviéramos que enumerar las características de una guerra cibernética éstas serían: complejidad, asimetría, objetivos limitados, corta duración, menos daños físicos para los soldados, mayor espacio de combate y menor densidad de tropas, transparencia, lucha intensa por la supe-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 9

guerra

rioridad de la información, aumenta la integración, mayores exigencias impuestas a los comandantes, nuevos aspectos de la concentración de fuerzas, reacción rápida, e igual de devastadora que una guerra convencional2. Pero tal vez, de todas ellas, la más importante sea la de asimetría, porque la guerra cibernética proporciona los instrumentos necesarios para que los más pequeños puedan enfrentarse, incluso vencer y mostrarse superiores a los más grandes, con unos riesgos mínimos para ellos, sólo siendo necesario un ordenador y unos avanzados conocimientos informáticos. Más, cuando los objetivos de este tipo de guerra son: 1) Dañar un sistema o entidad hasta el punto en que ya no puede funcionar ni ser restaurado a una condición útil sin que lo reconstruyan por completo; 2) Interrumpir o romper el flujo de la información; 3) Destruir físicamente la información del adversario; 4) Reducir la efectividad o eficiencia de los sistemas de comunicación del adversario y sus capacidades de recolección de información; 5) Impedir al adversario acceder y utilizar los sistemas y servicios críticos; 6) Engañar a los adversarios; 7) Lograr acceder a los sistemas del enemigo y robarles información; 8) Proteger sus sistemas y restaurar los sistemas atacados; 8) Responder rápidamente a los ataques o invasiones del adversario. Los Estados preparan la ciberguerra En un mundo tan hiperconectado e hiperinformatizado como el actual, cualquier impacto en el corazón de los Networks de la información y la tecnología podría generar pérdidas millonarias a cualquier país o institución, por no hablar de las fuertes consecuencias psicológicas que podría ocasionar un ataque de estas características3. Más aún si tenemos en consideración que las amenazas pueden proceder de cualquier lugar o persona, siendo relativamente baratas, difíciles de contrabandear, complicadas de asociar, etc. Ya no se trata de hackers que de forma deportiva tratan de descubrir los fallos en los sistemas de seguridad, o de crackers que con una mentalidad nihilista parecen disfrutar con la destrucción, sino de acciones dirigidas a paralizar las capacidades militares o los servicios públicos de un gobierno enemigo. Por eso, ya son muchos los Estados, sobre todo los más desarrollados, los que han puesto en marcha programas para encontrar, y si es necesario atacar, los puntos débiles de los sistemas informáticos de sus adversarios, al mismo tiempo que van aprobando medidas

El ejército estadounidense ha creado esculas de cibersoldados.

para proteger su ciberespacio y minimizar los efectos y daños de los ataques cibernéticos. Por ello, han creado oficinas gubernamentales, sistemas de control, o ejércitos de cibersoldados. a) Oficinas gubernamentales Cada vez son más los países que se han dotado de algún tipo de organismo u oficina con responsabilidad sobre la seguridad cibernética de la nación. Son tantos, que a lo largo de este apartado sólo vamos a especificar algún caso. En EEUU, por ejemplo, se creó la “Critical Infrastructure Assurance Office” (CIAO) y National Infrastructure Protection Center (NIPC) para salvaguardar, de los ataques cibernéticos, las redes de infraestructuras y los sistemas del país; en Argentina, es la Oficina de Coordinación de Emergencias en Redes Teleinformáticas la unidad que tiene competencia en todo lo relacionado con la seguridad de los sistemas de información; en China, el Ejército de Liberación Popular ha constituido el Centro de Guerra de la Información para que dirija las acciones en relación a la ciberguerra; en Japón el gobierno ha establecido un equipo antiterrorista compuesto por unos 30 especialistas informáticos y un responsable de la Oficina de Seguridad del Gobierno; en España es el Centro Criptológico Nacional adscrito al Centro Nacional de Inteligencia, y dentro de él, el “Computer Emergency Response Team” (CERT), el responsable de velar por la seguridad cibernética de la nación. Su misión es estudiar la seguridad de las redes y ordenadores para proporcionar servicios de respuesta a las víctimas de ataques informáticos, publicar las alertas relativas a amenazas y vulnerabilidades, y ofrecer información que ayude a mejorar la seguridad de estos sistemas. Servicios que se ven completados con otros de carácter preventivo y de gestión de la seguri-

10 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

guerra

dad. Por tanto, su función es alertar y ayudar a las administraciones a responder de forma rápida y eficiente a los incidentes que afecten a sus sistemas de información, al mismo tiempo que apoya al Centro Nacional de Protección de Infraestruc turas Críticas en la defensa de las infraestructuras vitales y los sistemas de información clasificada del país. Incluso la OTAN ha creado en Tallin (Estonia) el Centro de Excelencia para la Cooperación en Ciberdefensa, cuyo objetivo es estudiar ciberataques y determinar las circunstancias en las que deben activar el principio de defensa mutua de la Alianza Atlántica. En la actualidad forman parte de él España, Italia, Alemania, Eslovaquia, Estonia y Letonia, y se espera que otros países de la OTAN se unan a la iniciativa. Su misión será, según se manifiesta en su memorándum fundacional, proteger a los Estados de los ciberataques, entrenar a militares, investigar técnicas de defensa electrónica y desarrollar un marco legal para ejercer esta actividad. b) Sistemas de control Existen diferentes sistemas de control, y tal vez los más conocidos sean: Echelon, Enfopol, Carnivore y Dark Web. El primero, el “Echelon” o la “Gran Oreja”, es un sistema automatizado de intercepción global de trasmisiones operado por los servicios de inteligencia de cinco países: Estados Unidos, Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda. Su objetivo inicial era controlar las comunicaciones militares y diplomáticas de la Unión Soviética y sus aliados durante la Guerra Fría. Aunque en la actualidad se emplea para interceptar todo tipo de transmisiones con el objetivo de localizar tramas terroristas y planes de narcotráfico, inteligencia política y diplomática. Su funcionamiento básico consiste en situar innumerables estaciones de intercepción electrónica en satélites y en otros puntos para capturar las comunicaciones establecidas por radio, satélite, microondas, teléfonos móviles y fibra óptica. Después cada estación selecciona, mediante la aplicación de unas palabras claves, toda aquella información que guarda relación con el fin que persigue el Sistema Echelon. Además, cada uno de los cinco países que componen el sistema facilitan a los demás “diccionarios de palabras claves” para que los incorporen como “filtros automáticos” a los aparatos de intercepción de las comunicaciones. Lógicamente estas “palabras claves” y “diccionarios” varían con el tiempo y de acuerdo con los intereses particulares de los países integrantes del sistema. La idea de este proyecto es detectar determinadas palabras consideradas “peligrosas” para la se-

guridad nacional de los Estados Unidos o de los países participantes en el proyecto. Tal es así, que se estima que cada media hora se interceptan cerca de mil millones de mensajes que luego son filtrados mediante diversos parámetros de búsqueda, para extraer los datos de interés para cada país. El problema al que se está enfrentando el programa es la saturación de información, y eso que a cada Estado participante se le asigna un área de control determinada. Por ejemplo, a Canadá le corresponde el control del área meridional de la antigua Unión Soviética; a los EEUU gran parte de Latinoamérica, Asia, Rusia asiática y el norte de China; a Gran Bretaña, Europa, Rusia y África; a Australia, Indochina, Indonesia, y el sur de China; y a Nueva Zelanda, la zona del Pacífico Occidental. Pero pese a todo, el sistema está atravesando serios problemas por el exceso de información. Hasta tal punto, que todo indica que, en la actualidad, relativamente pocos son los mensajes y las llamadas telefónicas que se transcriben y registran. La mayoría son eliminados después de ser leídos por el sistema4. En todo caso, si hoy conocemos lo que es el sistema Echelon ha sido gracias su utilización para el espionaje industrial. Los intereses económicos de los países implicados y de las multinacionales han sido la causa que ha llevado a este sistema al debate público5. Téngase en cuenta que, por ejemplo, la interceptación de los faxes y las llamadas telefónicas entre Airbus y el Gobierno de Arabia Saudí con los detalles de las comisiones ofrecidas a los funcionarios permitió a Estados Unidos presionar para que el contrato de un billón de pesetas fuera concedido a Boeing-McDonnell Douglas en 1995; o la intercepción de las comunicaciones entre el gobierno de Indonesia y representantes de la empresa japonesa NEC en relación a un contrato de 200 millones de dólares en equipamiento de telecomunicaciones, permitió a George Bush intervenir personalmente para obligar a Indonesia a dividir el contrato entre la NEC y la firma estadounidense AT&T; o la intercepción de las

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 11

guerra

Estación de ciberguerra de las Fuerzas Aéreas estadounidenses.

comunicaciones entre Thomson-CSF y el gobierno brasileño para la negociación de un contrato de 220.000 millones de pesetas para un sistema de supervisión por satélite de la selva amazónica que permitió la concesión del proyecto a la empresa estadounidense Raytheon, vinculada con la red Echelon. El segundo, el “Enfopol”6 es consecuencia directa del deseo de los gobiernos europeos de no quedarse atrás en esta carrera de escuchas cibernéticas. Por esta razón, pusieron a funcionar su propio plan de interceptación de telecomunicaciones en Europa, Estados Unidos, Australia y otros países. Así, Enfopol intenta imponer sus normas a todos los operadores europeos de telefonía fija y móvil para que la policía secreta europea tenga acceso total a las comunicaciones de sus clientes, así como a la información sobre los números marcados y los números desde los que se llama. En el caso de Internet, “los proveedores deben facilitar ‘una puerta trasera’ para que puedan penetrar a sus anchas por los sistemas privados. Además, están obligados a informar sobre los datos personales de sus clientes (datos de correo electrónico y claves privadas). Todo sin que sea necesaria una orden judicial”7. Pero todavía es más exigente para la criptografía. Se pide que sólo se permitan

este tipo de servicios siempre que estén regulados desde un “tercero de confianza”, y deberán entregar automáticamente cuando le sea solicitado: la identificación completa del usuario de una clave, los servicios que usa y los parámetros técnicos del método usado para implementar el servicio criptográfico. El “Carnivore”8 es la tercera generación de los sistemas de espionaje de redes del FBI9. Un sistema que ha sido diseñado por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) para capturar aquellos mensajes de correo electrónico que sean sospechosos de contener información útil para la agencia. Se especula incluso que sea capaz de espiar el disco duro del usuario que considere sospechoso y, todo ello, sin dejar rastro de su actividad. Para ello, se coloca un chip en los equipos de los proveedores de servicios de Internet para controlar todas las comunicaciones electrónicas que tienen lugar a través de ellos, así cuando encuentra una palabra clave, eso sí, con el visto bueno de un juez, revisa todos los datos del correo electrónico que circulan por el ordenador de esa persona, rastrea las visitas que hace a sitios de la red y las sesiones de chat en las que participa. Esto junto con el control de las direcciones de IP y de

12 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

guerra

los teléfonos de conexión, permite la detección de lo que consideran “movimientos sospechosos” en la red. No obstante, ésta aplicación forma parte de un programa más complejo y amplio de vigilancia, llamado Cyber Knight (Caballero cibernético), el cuál incluye diversas bases de datos que permiten al FBI cruzar información proveniente de e-mails, salas de chat, messenger y las llamadas telefónicas realizadas a través de Internet, y un sistema llamado “Magic Lantern” que permite acceder y apropiarse de las contraseñas de los sospechosos que usen correo electrónico encriptado en sus comunicaciones. Aunque el Carnivore ha sido abandonado por el FBI para pasar a emplear un software comercial que revise el tráfico informático en el marco de sus investigaciones. En esta misma línea está el programa “Dark Web”, pero en este caso se centra principalmente en las actividades terroristas. Este proyecto desarrollado por el Laboratorio de Inteligencia Artificial de la Universidad de Arizona utiliza técnicas como el uso de “arañas” y análisis de enlaces, contenidos, autoría, opiniones y multimedia para poder encontrar, catalogar y analizar actividades de extremistas en la red. Una de sus herramientas es el Writeprint, que extrae automáticamente miles de características multilingües, estructurales y semánticas para determinar quién está creando contenido “anónimos” on-line. Hasta el punto de que puede examinar un comentario colocado en un foro de Internet y compararlo con escritos encontrados en cualquier otro lugar de la red y, además, analizando esas características, puede determinar con más del 95% de precisión si el autor ha producido otros en el pasado. Por tanto, el sistema puede alertar a los analistas cuando el mismo autor produce nuevos contenidos, así como el lugar donde están siendo copiados, enlazados o discutidos. Pero el Dark Web también utiliza un complejo software de seguimiento de páginas, para lo que emplea los spiders de los hilos de discusión de búsqueda y otros contenidos con el objetivo de encontrar las esquinas de Internet, en los que las actividades terroristas se están llevando a cabo. Pero estos no son los únicos sistemas de control, además existen otros. Por ejemplo, el Ministerio de Defensa español, junto con Italia y Francia, han puesto en marcha el proyecto Infraestructura Semántica Operacional (OSEMINTI). Se trata de que los Servicios de Inteligencia, por medio de ordenadores, no sólo puedan identificar frases o palabras concretas en cintas de grabación o en textos

escritos, sino que sean capaces de entenderlas. Es un sistema inteligente programado para aprender a medida que interactúa con las personas, de modo que no serán necesarios medios humanos para cotejar esa información que se genera. Sintel es otro sistema integrado de intercepción legal de telecomunicaciones que también gestiona el Ministerio de Interior español. Un sistema informático que permite interceptar las comunicaciones y otra serie de datos como la localización geográfica de los interlocutores, el tráfico de llamadas, los mensajes SMS, los accesos a Internet, etc, es decir, un sistema capaz de rastrear, interceptar y almacenar cualquier conversación llevada a cabo vía electrónica. El Congreso de EEUU creó el Foreign Intelligence Surveillance Court (FISC) como un tribunal “top-secret” para enterarse de las aplicaciones de vigilancia electrónica que realizaban el FBI y la NSA, y para chequear las actividades domésticas de estas agencias, con el único fin de velar por los derechos constitucionales del pueblo americano. Y así, podríamos continuar enumerando los distintos sistemas de control existentes, lo que nos indica lo generalizado de esta práctica. c) Ejércitos de cibersoldados Sin lugar a dudas, se deben estar desarrollando sofisticadas herramientas informáticas capaces de desmantelar las defensas enemigas, de sembrar el caos en las comunicaciones o de falsificar los datos sobre las posiciones de las tropas10. Por este motivo, un gran número de Estados están creando ejércitos de cibersoldados que puedan hacer frente a esta nueva amenaza y lanzar la suya propia. EEUU ha reunido un grupo de hackers de elite que se estaría preparado para luchar en caso de que se desencadenase una ciberguerra. Es lo que se conoce como Joint Functional Component Command for Network Warfare (JFCCNW), una unidad que se cree que está integrada por

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 13

guerra

personal de la CIA, la agencia nacional de seguridad, el FBI, las cuatro ramas militares, algunos civiles expertos y representantes militares de naciones aliadas, y que tiene la responsabilidad total de defender la red de computadoras del Departamento de Defensa, destruir redes, entrar en los servidores de posibles enemigos para robar o manipular información y dañar las comunicaciones rivales hasta inutilizarlas. Un comando que tiene como contraparte el Grupo Especial de Tareas para la Libertad de la Internet Global (Global Internet Freedom Task Force, GIFTF, por sus siglas en inglés), una organización multiagencias11 subordinada al Departamento de Estado. En Alemania, la Unidad Estratégica de Reconocimiento del Ejército Alemán se ha desplegado para coordinar un equipo de soldados que estén involucrados en el ensayo de nuevos métodos de infiltración, manipulación y explotación –e incluso la destrucción– de las redes informáticas. Por ello, este equipo está aprendiendo a instalar softwares maliciosos en ordenadores sin el conocimiento de los usuarios, a robar contraseñas y datos confidenciales, etc. En España, el Ejército de Ciberdefensa (ECD09) de las Fuerzas Armadas Españolas está compuesto por militares especialistas en telecomunicaciones e informática, que han hecho cursos avanzados, militares y civiles, en seguridad de las TIC, así como ingenieros superiores civiles de ISDEFE, especializados también en seguridad. Su entrenamiento consiste en asaltar los ordenadores enemigos, mientras que defienden los propios, dentro de una

red creada expresamente para ello. Pero tal vez el ejemplo por antonomasia sea China y su ejército cibernético de reservistas. En el pasado, el papel previsto para las fuerzas de reserva era el de apoyar al Ejército de Liberación Popular (ELP) en la defensa contra cualquier intervención extranjera. En cambio, hoy en día tienen la capacidad para emplear armas electrónicas y de información para alcanzar a un adversario en otro continente. Por ello, entre sus funciones se encuentran: interrumpir el sistema de información, sabotear la estructura para la conducción de operaciones, debilitar la capacidad para contrarrestar una ofensiva, dispersar las fuerzas, armas y fuego del enemigo, logrando al mismo tiempo la concentración de las fuerzas, armas y fuego de las unidades propias, confundir al contrario y lanzar simultáneamente una ataque sorpresivo de información para que tome una decisión errónea o bien realizar una acción equivoca. Además, el ELP ha incorporado tácticas de guerra cibernética en ejercicios militares y ha creado escuelas que se especializan en la guerra informática. También está contratando a graduados en informática para desarrollar sus capacidades en la guerra-información y, así, crear un ejército de hackers civiles. Todo, tal vez porque los chinos se han dando cuenta que, de momento, no pueden ganar a EEUU en una guerra convencional y, por tanto, están buscando nuevos campos de batalla donde puedan ser superiores, como el ciberespacio12. Ataques cibernéticos, que no ciberguerra. Hoy en día todavía no ha habido ningún ataque que nos permita hablar de ciberguerra propiamente dicha13, ya que no se ha registrado ninguno que haya afectado a las instalaciones u organismos públicos, centrales nucleares, sistemas de transporte, infraestructuras nacionales, etc, de algún país causando daños y pérdidas incalculables. Es cierto, que diariamente se producen ataques a sistemas operativos de diferentes órganos o instituciones, pero se tratan más bien de acciones de hackers, que tienden normalmente a interrumpir servicios no esenciales, ocasionar algún desperfecto en los sistemas operativos de empresas, organismos, etc, o robar algún tipo de información secreta. Pero sin generar los efectos que se atribuyen a cualquier tipo de guerra, como se puede comprobar en los siguientes ejemplos que a continuación presentamos sobre algunos de los miles de ataques cibernéticos que se han producido en los últimos años:

14 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

guerra

DÉCADA DE 1980 La National Security Agency (NSA) intercepta mensajes encriptados de Libia, Irán y de decenas de países, gracias a sus tratos con la empresa Suiza Crypto AG, que vende programas de criptología con puertas traseras sólo conocidas por la agencia norteamericana. La NSA pone en marcha la red Echelon (con precursoras conocidas desde 1952), destinada a espiar las comunicaciones telefónicas, por satélite e Internet. En plena guerra fría, cinco hackers alemanes robaron información de sitios militares norteamericanos y franceses y la vendieron a la KGB. Un grupo terrorista conocido como “Middle Core Faction” atacó el sistema que controlaba los ferrocarriles de alta velocidad japoneses. Para ello, en primer lugar, cortaron el suministro eléctrico y los cables de control informatizados del ferrocarril, y posteriormente, interceptaron y perturbaron las radiocomunicaciones de la policía para anticipar y ralentizar la capacidad de respuesta de las autoridades. Aunque nadie resultó herido con la acción, ésta afectó a 6,5 millones de usuarios del ferrocarril japonés y le costó a la compañía aproximadamente 6 millones de dólares. DÉCADA DE 1990 La Guerra del Golfo es considerada tradicionalmente como el inicio de la era de la infoguerra. En ella, aviones armados con municiones de precisión atacaron la red de telecomunicaciones y energía eléctrica de Bagdad, con especial saña contra los centros informáticos de la policía secreta iraquí. Además, según el Pentágono, un grupo de hackers holandeses se ofreció a Saddam para romper el sistema militar norteamericano en Oriente Medio. Según los medios de comunicación, alguien penetró en los servidores militares estadounidenses y alteró los archivos médicos de los soldados. Entre otras cosas, cambiaron los tipos de sangre, información crucial para una transfusión durante una batalla. El grupo guerrillero tamil, los Tigres, fue el primer grupo terrorista en atacar, a través de Internet, objetivos estadounidenses lanzando un “mailbombing” contra ordenadores gubernamentales. La Whale and Dolphin Conservation Society, una organización británica para la preservación de los mamíferos marinos, detectó intentos de entrada en sus ordenadores provenientes de la Marina de los Estados Unidos. El objetivo era robar un informe sobre delfines adiestrados para fines militares en el Mar Negro.

El grupo Masters of Downloading aseguraba haber robado programas militares para submarinos, satélites GPS y redes informáticas del Pentágono. El presunto terrorista Khalid Ibrahim, del grupo separatista indio Harkat-ul-Ansar, intentó contactar con uno de ellos por IRC para cobrar una recompensa a cambio de algunos programas. Guerra Serbia-Croacia en la red. El grupo de hackers serbios Black Hand atacó el Centro de Informática de Kosovo, universidades y la versión en línea del periódico Vjesnik. La respuesta croata fue entrar en el sitio web de la Biblioteca Serbia. La reacción del Black Hand fue robar el fichero de contraseñas del Rudjer Boskovic Institute, incluso se rumoreó que consiguieron entrar en el proveedor de acceso más importante de Croacia. Por el contrario, los hackers croatas se introdujeron en dos servidores serbios. La guerra de Kosovo también se produjo en la red. Hackers rusos, yugoslavos, norteamericanos, llenaron páginas de graffitis a favor y en contra de Milosevic o la OTAN. La red se utilizó para poner en contacto a los de dentro y los de fuera del territorio. Nacieron nuevos foros de discusión, la información de la guerra voló por las listas, discutiéndose en ellos todos los sucesos acontecidos. La red se llenó de propaganda. DÉCADA DE 2000 La ciudad de New York quedó sumida en el caos como consecuencia del mayor apagón en la historia de Estados Unidos, que afectó a casi toda la región noreste del país además de Canadá. Un apagón de 34 minutos en el sur de Londres trastornó la red del metro de la ciudad y el sistema de trenes en el sur de Inglaterra, afectando a medio millón de personas y la mayoría de los servicios en el centro de la capital británica. El 60 por ciento de las estaciones del metro tuvo que cerrar, sobre todo en el sur de la ciudad. La Policía dijo que alrededor de 270 semáforos se apagaron, y aunque esta falla se remedió con rapidez, no dejó de añadir su dosis de estrés en las calles afectadas. Guerra de Gaza. En el portal de Youtube el ejército israelí colgó vídeos en los que se insistía que Hamas era una organización terrorista que usaba a los civiles como escudos humanos y a las mezquitas para esconder armas. Su vídeo más visto fue, con más de 600.000 visitas, un ataque israelí contra un centro de almacén de misiles palestinos “destinados a civiles inocentes”. Los palestinos contraatacaron subiendo al portal PalTube vídeos donde se denunciaba la masacre que estaba cometiendo el ejército israelí en Gaza.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 15

guerra

En Estonia las páginas oficiales de varios departamentos estonios, las del Gobierno y las del gobernante Partido de las Reformas quedaron paralizadas por ataques informáticos provenientes del exterior. Al mismo tiempo que los sistemas de algunos bancos y periódicos resultaron bloqueados durante varias horas por una serie de ataques distribuidos de denegación de servicio (DDoS). Hecho que se produjo justo después de que Rusia presionara a Estonia por la retirada de las calles de Tallin de un monumento de la época soviética. De ahí que Estonia acusará al gobierno ruso de estar detrás de estos ataques, aunque el Kremlin siempre negó su implicación en el asunto. Una red informática del Pentágono sufrió un ataque lanzado por hackers desde China que se convirtió en uno de los ciberataques de más éxito al Departamento de Defensa de los Estados Unidos. Aunque es cuestionable la cantidad de información confidencial que se robó, el incidente aumentó el nivel de preocupación, al poner de relieve cómo se podían interrumpir sistemas en momentos críticos. El prestigioso semanario alemán Der Spiegel indicó que se pensaba que China había atacado sistemas informáticos de la Cancillería alemana, así como sistemas de tres ministerios, e infectaron las redes con programas espía. Los supuestos ataques se dirigieron a los ordenadores de la Cancillería y de los Ministerios de Asuntos Exteriores, Economía e Investigación. En India, el Centro Nacional de Informática (NIC) sufrió ataques desde conexiones telefónicas a Internet en China. Destacados miembros del servicio de inteligencia afirmaron que los hackers accedieron a las cuentas de correo electrónico de 200 ministros, burócratas y funcionarios de defensa, y continuaron atacando servidores indios al ritmo de tres o cuatro al día. China ha negado todas las acusaciones de estar detrás de los ataques. Asia Pacific News informó que unos hackers chinos habían intentado supuestamente acceder a las redes infor máticas estatales de alto secreto de Australia y Nueva Ze landa, como parte de una operación internacional más amplia para conocer secretos militares de países occidentales. Google denunció el 12 de enero de 2010 que había sido blanco de ciberataques, probablemente procedentes de China, para acceder a la correspondencia de disidentes y robarle a la empresa códigos y secretos comerciales. Un experto en informática “hackeó” temporalmente el sitio de microblogs Twitter.com, redireccionando a los usuarios a una página en Internet y señalando que representaba a un grupo que se hace llamar Ejército Cibernético de Irán.
Fuente: Elaboración propia

Por tanto, se puede decir que hasta el momento se está haciendo un uso pasivo de la red que se limita en la mayoría de los casos al espionaje, a dañar sistemas de comunicación, generar confusión y desinformación, bloquear páginas web, es decir, pequeñas acciones si las comparamos con las acciones que podría generar una verdadera guerra cibernética. Incluso el último ataque a las instalaciones nucleares de Irán no puede ser considerado, por lo menos de momento, como el inicio de una ciberguerra. Es cierto, que Stuxnet ha sido el primer gusano informático que ha atacado a una planta industrial, llegado a afectar al menos a unos 30.000 ordenadores. Pero cuidado, esta acción ha supuesto el primer movimiento contra una instalación nuclear, a partir de ahora la cosa podría ir a más. Medidas de prevención a ciberataques. No hay mejor medida para evitar un ciberataque que apagar el ordenador. Pero dado que hoy en día eso parece algo imposible se están activando otras acciones que pueden ayudar a contribuir a frenar este tipo de ataques y sus consecuencias.

16 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

guerra

Medidas tales como dotarse de medios de seguridad especializados en ciberdefensa para reducir las amenazas y las vulnerabilidades de los mismos, aunque siempre considerando que existe la posibilidad de que sean vulnerados. En este sentido, el intercambio de información entre los actores víctimas de ataques puede ser fundamental, aunque eso siempre es difícil por el miedo que existe a que se filtren datos confidenciales, se conozcan las vulnerabilidades, etc. Otra posible operación es establecer planes de asistencia mutua entre los diferentes componentes de las infraestructuras críticas, de modo que se reduzcan los efectos en cascada debido a su interrelación. Eso sí, todos estos planes han de ser coordinados por un órgano superior a nivel nacional, que debe depender directamente del Departamento Gubernamental encargado de la seguridad del ciberespacio14. Otra es identificar las vulnerabilidades e individualizar los peligros existentes y potenciales que dichas debilidades permiten. Esto

sólo se puede conseguir con la ciberinteligencia15. El problema que se plantea es que Internet carece de fronteras y el contenido ilícito circula de un país a otro en milésimas de segundos, además existe una escasa o nula regulación de los cibercafés, locutorios, salas de informática públicas, bibliotecas, centros educativos, máquinas populares de acceso a Internet y otras donde de forma anónima las personas puede conectarse y realizar actividades ilícitas. Lo mismo ocurre con las redes inalámbricas libres al alcance de equipos con conexiones capaces de conectarse a esas redes con el anonimato de la no pertenencia al grupo autorizado. Otra posible solución es empezar a endurecer la legislación que hace referencia a los delitos informáticos para paliar las posibles deficiencias jurídicas que existen en algunos países. Y otra, como algunos investigadores consideran, es crear una segunda red extraordinariamente controlada y separada del Internet comercial16 I

Notas
1. Raymond Colle, “Internet: un cuerpo enfermo y un campo de batalla”, en Revista Latina de Comunicación Social, nº 30 (junio, 2000). En: http://www.ull.es/publicaciones/latina/aa2000qjn/91colle.htm 2. Timothy L Thomas, “Las estrategias electrónicas de China”, en Military Review, (julio-agosto, 2001), pp. 72-79. 3. Gema Sánchez Medero, “Las dos nuevas perspectivas del siglo XXI: Ciberterrorismo y Ciberguerra”, en Nómadas. Mediterranean Perspectives, nº 1 (marzo de 2009), pp. 683/700. 4. Germán Pachón Ovalle, “La red Echelon: Privacidad, Libertad y Criptografía”, en Virtualidad Real. En: http://www.virtualidadreal. com/Red%20Echelon.pdf 5. Carlos Rodríguez Pérez, Tecnologías de vigilancia e investigación: El caso Echelon. Informe: Tecnologías de vigilancia e investigación. En: http://www.ub.es/prometheus21/articulos/obsprometheus/crodr_e chelon.pdf 6. El programa fue acordado, el 17 de enero de 1995, mediante un “procedimiento escrito” consistente en notas de télex entre los ministros comunitarios de la Unión Europea. No hubo debate público sobre el mismo, ni siquiera se realizaron consultas a los parlamentos nacionales ni europeo. Es más, la resolución no fue aprobada por el Parlamento Europeo hasta el 7 de mayo de 1999, justo un año después de que la revista Telepolis destapara el asunto. 7. Julián Añover, “Echelon y Enfopol nos espían”, en Internacional, el 16 de noviembre de 2001. En http://www.nodo50.org/altavoz/echelon.htm 8. Después el FBI modificó el nombre, denominándole “DCS1000”. 9. El primero fue Etherpeek, actualmente un programa comercial. El segundo, Omnivore, fue usado entre 1997 y 1999. Y el tercero, el DragonWare estaba compuesto por otros tres: Carnivore, que capturaba la información; Packeteer, que convertía los paquetes interceptados en textos coherentes, y Coolminer, que los analizaba. 10. Gema Sánchez Medero, “Ciberguerra y Ciberterrorismo ¿realidad

o ficción? Una nueva forma de guerra asimétrica”, en Amérigo Cuervo-Argango, F. y De Peñaranda Algar, J. (Comp.) Dos décadas de Posguerra Fría. Actas de I Jornadas de Estudios de Seguridad. Instituto Universitario General Gutiérrez Mellado-UNED, Madrid, 2009, pp. 215/241. 11. Participan agencias del gobierno, universidades e investigadores privados que se mantienen operativos las 24 horas del día. 12. Peter Brookes, “Contrarrestando el arte de la guerra informática”, en Grupo de Estudios Estratégicos, nº 2011 (octubre, 2007). En: http:// www.gees.org/articulo/4637/ 13. James Lewis, Director del programa de tecnología del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales, no cree que hayamos asistido a una ciberguerra por el momento, aunque piensa que el riesgo de un conflicto de estas características es cada vez mayor. En: Informe sobre criminología virtual. La era de la ciberguerra, casi una realidad. McAfee, 2009. 14. Juan Puime Maroto. “El ciberespionaje y la ciberseguridad”, en CESEDEN, La violencia del Siglo XXI. Nuevas dimensiones de la guerra. Monografías del CESEDEN, nº 112 (octubre de 2009), p. 42/70. (p. 57). 15. El fin prioritario de la ciberinteligencia es el cúmulo de la información necesaria para entender el funcionamiento actual y futuro de la red, lo que lleva a que la inteligencia debe crecer continuamente con la misma velocidad que el desarrollo de las nuevas tecnologías, debe transformarse con ella para mantener la capacidad de identificar las amenazas y las contraamenazas, vulnerabilidades y respuestas frente a éstas, así como los factores desencadenantes de las distintas actuaciones maliciosas. En Juan Carlos Ruiloba Castilla, “La actuación policial frente a los déficits de seguridad de Internet”, en Revista de los Estudios de Derecho y Ciencia Política de la UOC, nº 2 (2006), p. 53. 16. Steve Waston, “Científicos usamericanos quieren desembarazarse de la red de Internet”, en Rebelión, (2007). En http://www.rebelion. org/noticia.php?id=49932.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 17

crisis

18 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

crisis

La peor pesadilla
Entrevista a

Alberto Montero Soler
por Salvador López Arnal

L

a peor de las pesadillas, dice Alberto Montero (profesor de Economía Política en la Universidad de Málaga e investigador del Consejo Latinoamericano de Ciencias Sociales (CLACSO), refiriéndose a la situación de los trabajadores, decididamente abandonados por un gobierno sumiso ante las exigencias de los mercados. Y la cosa va, por desgracia, para largo, porque la crisis, tal como nos cuenta Montero, está más cerca de profundizarse que de resolverse. .

—Podíamos empezar si te parece por trazar una breve descripción de la crisis en su fase actual. ¿Puedes intentarlo? —La verdad es que no es demasiado fácil caracterizar el estado actual de la crisis porque nos encontramos en un período de impasse tras la angustia que se instaló en los mercados financieros después de la crisis griega y que situó a algunas economías europeas –entre ellas, la española– al borde de una crisis de la deuda soberana. Una expresión de la crisis que, por otra parte y dicho sea de paso, tampoco estaba justificado que revistiera esa naturaleza por cuanto los fundamentos económicos de los Estados que parecían abocados a la misma eran más preocupantes por el lado del endeudamiento del sector privado que del sector público. En cualquier caso, esa angustia tuvo un resultado tangible y que, de alguna manera, nos permite caracterizar la situación actual: el diseño precipitado y respondiendo a patrones convencionales y ortodoxos al más puro estilo del Fondo Mone tario Internacional –esto es, sin atención a la situación concreta en la que se encontraba cada economía– de planes de ajus-

te económico de una virulencia inusitada y que se asemejan, en gran medida, a los que sacudieron América Latina durante la década de los noventa del siglo pasado. Yo creo que, precisamente, es la opción por esos planes de ajustes la que marca el estado actual de la crisis. Y lo marca en un doble sentido. En primer lugar, porque han puesto sobre la mesa la enorme contradicción en la que operan los mercados financieros. Por un lado, esos mercados sancionan a los países que, ante la crisis, han articulado planes de rescate del sistema financiero y, en menor medida, de la economía real y que, en consecuencia, han visto cómo sus déficit públicos y el ratio deuda pública/PIB aumentaba. Y por otro lado, penalizan a esos mismos países porque las medidas que han articulado en respuesta a sus presiones constituyen un freno al crecimiento económico y, por lo tanto, a las expectativas de beneficio de las mismas empresas cuyos títulos poseen en sus carteras junto a los bonos públicos. La situación es, por tanto, paradójica: las propias recetas que son demandadas desde los mercados financieros acaban siendo penalizadas, cuando son aplicadas,

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 19

crisis

por esos mismos mercados financieros. Y, en segundo lugar, y aquí sí que creo que se encuentra el elemento clave que caracteriza la fase actual de la crisis, la crisis económica ha transmutado, definitivamente, en una crisis social.

—Crisis social dices. ¿Por qué una crisis social? —No puede ser de otra forma si tenemos en cuenta la desatención que están mostrando los gobiernos a los efectos reales de la crisis financiera y monetaria, esto es, al desempleo, la contracción de la actividad económica, la pobreza o el riesgo de exclusión social hacia el que se ven abocados muchos ciuda—¿Desapalancamiento? danos. —Quiero decir, a reducir sus niveles de endeudamiento increY no sólo se trata de la desproporcionalidad entre los recurmentando el porcentaje de su renta que destinan al ahorro, lo sos destinados al rescate de bancos e instituciones financieras que frena toda una maquinaria económica que, para avanzar, frente a los destinados a reanimar la actividad se sustenta sobre el consumo. económica sino que también hay que valorar Por otro lado, el elevado endeudamiento de las que los planes de ajuste articulados por muinstituciones financieras y las dudas sobre sus pochos países y destinados a contener el déficit siciones de solvencia (especialmente como consepúblico están orientados, mayoritariamente, a cuencia de la caída del precio de los activos vincuresponsabilidad recortar prestaciones y derechos sociales conlados al sector inmobiliario) han dificultado que de los bancos solidados en el marco institucional de los Espudieran financiarse en los mercados monetarios. en la crisis se tados de bienestar. Ante esta situación, lo que ha ocurrido es que han Aunque nuevamente pudiera parecer paraacaparado gran parte de las ayudas recibidas desde extiende mucho dójico, nos encontramos con que las medidas el sector público y de la financiación privilegiada más allá de instrumentadas para hacer frente a la crisis otorgada por el BCE y no la han canalizado hacia el haber contribuido sector privado vía préstamos y créditos. Dicho en económica provocada por el neoliberalismo han sido, precisamente, medidas de naturaleroman paladino, han dejado de cumplir su función a su aparición. za neoliberal. Es decir, se está planteando una esencial de intermediación entre ahorradores y salida a la crisis del neoliberalismo que no es prestatarios y han antepuesto sus propias necesimás que una profundización en el neoliberalismo. Veremos si dades de capital a la función que deben desempeñar en una el capitalismo es capaz de asimilar esa nueva dosis de una droeconomía capitalista sustentada sobre el crédito y la deuda. En ga tan dura. consecuencia, el aceite que permitía engrasar la máquina del consumo ha desaparecido y eso ralentiza, aún más, las posibi—Tú has señalado en numerosas ocasiones que, a estas alturas lidades de recuperación de la economía. del proceso, a nadie se le escapa que la situación de la economía Pero si, además, esa función se utiliza para que desde el sisespañola es muy grave. ¿Cuáles son los aspectos que te parecen tema bancario se chantajee al gobierno como ha hecho Alfredo más peligrosos? Sáenz, vicepresidente del Banco Santander, al afirmar que el —En primer lugar, evidentemente, el desempleo, por cuanto establecimiento de una tasa sobre la actividad bancaria en la de tragedia social y económica implica. El hecho de que en este línea planteada por Alemania podría provocar una contracción Estado existan más de cuatro millones de personas desempleay un encarecimiento del crédito, la conclusión es casi de Pe das, que la tasa de desempleo –que se sitúa en estos momentos rogrullo: la responsabilidad de los bancos en la crisis se extienen el 20% de la población activa–, duplique la de la media de mucho más allá de haber contribuido a su aparición, tamcomunitaria y triplique, por ejemplo, la alemana, es un lastre bién les corresponde una cuota importante por la duración del que la economía española va a tardar muchos años en recuque está teniendo la misma y el uso que de ella están haciendo perarse ya que, tradicionalmente, ésta necesita crecer por encien favor de sus intereses. ma del 2,5% para crear empleo neto. Y, en segundo lugar, destacaría el elevado endeudamiento privado, tanto de las empre—¿Por qué crees que este Gobierno sigue empeñado en no desve-

sas, financieras y no financieras, como de los hogares. Y es un elemento grave por dos motivos de naturaleza diferente y que inciden sobre la economía de forma distinta pero íntimamente relacionadas. Así, el elevado endeudamiento de los hogares y empresas no financieras ha sido el que ha permitido mantener al consumo privado como el motor del crecimiento económico de los últimos años. Desde el momento en que el acceso al crédito se restringe y el flujo de ingresos derivados de la actividad económica se contrae e, incluso, se corta, la tendencia de estos agentes es al desapalancamiento…

La

20 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

crisis

lar las verdaderas dimensiones y causas de la crisis? ¿Por qué esta absoluta falta de transparencia? Tú has resaltado una aparente paradoja: se nos ha contado que estábamos ante la versión nacional de una crisis financiera internacional y, al mismo tiempo, en este país no ha quebrado ni un solo banco frente, te cito, “a los 239 bancos que han quebrado en EEUU desde 2008”. ¿Qué explicación das a esta, digamos, contradicción? —Esa falta de transparencia es, en parte, producto de la asimetría en el tratamiento de los problemas por parte del gobierno y, consiguientemente, de la desigual distribución de los recursos que se está haciendo para enfrentar esos problemas. En un revelador informe de la OIT de mayo de 2009 nos enterábamos de que el esfuerzo financiero que España estaba realizando en los paquetes de medidas para el rescate del sistema financiero se elevaba hasta el 14,3% del PIB mientras que en medidas de estímulo fiscal, es decir, las dedicadas a la economía real, el esfuerzo apenas llegaba al 0,8% del PIB. Esto significa, evidentemente, que la tasa de desempleo de la economía española no es el fruto de una casualidad sino el producto de políticas que han apostado directamente por entregar los recursos a los bancos pensando que ellos los canalizarían hacia la economía, lo cual no ha ocurrido. Esto es lo que no se explica y a esto obedece, en alguna medida, esa falta de transparencia. Porque si se explicara, si se hablara abiertaa, mente de ello, si se pusieran los números sobre la me s alguien tendría que asumir algún tipo de responsabilidad en la gestión tan interesada hacia el sector financiero que se ha hecho y se está haciendo de esta crisis y la desatención e, incluso, el acoso hacia los trabajadores. Creo que de esta forma también se responde a la segunda pregunta: ¿por qué no ha quebrado ningún banco? Pues porque no se han dejado que quiebren mientras sí se está permitiendo que ocurra con el resto de empresas del tejido productivo. —Otra versión de la crisis sitúa en el déficit del Estado la causa de la presión de los mercados sobre la deuda pública española. De ahí la receta: tenemos que lanzar el mensaje contundente a los mercados de que se toman las medidas para retornar a una senda de estabilidad fiscal. Pero los mercados, según todos los indicios, no se convencen. ¿Por qué? —Porque esos mercados viven en una realidad casi esquizofrénica dominada por unas perspectivas tan cortoplacistas que difícilmente sus demandas y sus comportamientos al respecto pueden calificarse de racionales. Así, desde esos mercados se le exige al sector público austeridad fiscal para enfrentar una crisis caracterizada por la brusca contracción y el estancamiento del consumo y de la inversión privada. Sabemos que esa contracción demandaría del

gobierno reacciones tanto de carácter discrecional como las derivadas de la activación de los estabilizadores automáticos, que necesariamente implicarían una elevación del déficit público y del ratio deuda/PIB. Es por ello que los mercados, tenedores de esa deuda, demandan contención fiscal para evitar que el Estado pueda llegar a posiciones de insolvencia. Sin embargo, esa austeridad dificulta que el consumo o la inversión privadas puedan ser sustituidas por sus contrapartes públicas. Esto no hace sino minar las posibilidades de recuperación económica de una economía como la española que carece de control sobre los tipos de cambio y que, por lo tanto, se encuentra imposibilitada para optar por una devaluación de su moneda que impulse el crecimiento por la vía de la demanda externa. Ante esa situación, inmediatamente después de haber impulsado los planes de ajuste, los mercados pasan a cuestioo nar l s porque dichos planes no hacen sino retrasar el crecimiento. Y, por lo tanto, el riesgo de insolvencia no aparece ya en su horizonte como producto del incremento exponencial del gasto público comprometido en el pago de intereses y devolución del principal de una deuda pública creciente, sino como consecuencia de la merma en los ingresos públicos derivados de la contracción de la actividad económica. —Por lo demás, cuándo hablamos de mercados, ¿de qué estamos hablando exactamente? —Pues estamos hablando de una metáfora que, si bien se utiliza para simplificar, en muchos casos lo que hace es enturbiar la comprensión de las dinámicas a las que responden esos mercados y hace aparecer como homogéneos en su conjunto lo que no son sino intereses muy heterogéneos y que responden a la composición de las carteras de los agentes que intervienen en esos mercados De entrada, los mercados financieros en sí mismo no son nada más que ámbitos en los que se producen interrelaciones entre agentes financieros de diversa naturaleza que ofertan y demandan, venden y compran determinados activos financieros. Ni esos agentes están presentes en un único mercado ni en sus carteras existe un único tipo de activo, sino que las interrelaciones son múltiples. Incluso en muchos casos trascienden la esfera de los mercados financieros para llegar hasta la economía real, como cuando, por ejemplo, los fondos de inversión adquieren porcentajes significativos del capital de una empresa y acceden, así, a sus consejos de administración. Los mercados financieros no son más que la suma de comportamientos individuales de agentes muy heterogéneos que conforman una red cruzada de intereses que no necesariamente tienen por qué ser armónicos entre sí más allá,

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 21

crisis

insisto, de la consecución cortoplacista de beneficios.

—También has argumentado que el aspecto sobre el que se han enfocado las medidas gubernamentales no hace sino agravar las posibilidades de solucionar el verdadero problema de la economía española: el endeudamiento privado y la necesidad que tienen los deudores de que se recupere la actividad económica. —Sí, básicamente, el proceso de desapalancamiento requiere —Al contrario de la crisis norteamericana de 2008, algunos afirla estabilidad de un flujo de ingresos que permita mantener la man que la crisis europea de 2010 no es sólo financiera ni se actividad económica al tiempo que se genera el ahorro sufilimita a la insolvencia de algunos Estados de menor importanciente como para atender los diferentes vencimientos de la cia económica dentro de la comunidad. Se trata, dicen, de una deuda pendiente de amortizar. Pero nos encontramos con que crisis monetaria, de insolvencia del euro, una moneda que es en la medida en que los fondos públicos destinados a las instiemitida por un Banco Central que no pertenece a ningún Estado tuciones financieras no se han condicionado a un mantenini administra la deuda de ningún Tesoro Nacional. ¿Qué opimiento de la actividad crediticia, muchas empresas se ennión te merece este diagnóstico? ¿Qué funciones debería tener el cuentran con que no pueden refinanciar esas Banco Central Europeo? ¿Quién debería ejercer su deudas porque el banco se niega a prestarle recontrol? cursos que acapara para sí y, por lo tanto, acaban —Más que una crisis monetaria o de insolvencia en quiebra. del euro creo que lo que está ocurriendo en Eumedidas Además, el problema se agrava porque el ropa tiene como uno de sus elementos desencagobierno ha desenfocado completamente el tradenantes fundamentales el deficiente diseño insdedicadas a tamiento de la crisis y, angustiado por las reactitucional de la Unión Monetaria, producto de la la economía ciones de los mercados financieros internaciológica neoliberal que dominó todo el proceso de real apenas nales, se ha olvidado de atender la economía integración, como ha analizado, por ejemplo, alcanzan nacional y ha centrado su objetivo en el control Pedro Montes en sus trabajos. el 0,8% del del déficit público. Un déficit que, precisamente, La falta de sincronía entre los ciclos económise originó como consecuencia de las enormes cos de los distintos Estados miembros y la exisPIB. sumas de recursos comprometidas para el rescatencia de una política monetaria única ha permite del sistema bancario. De esta forma, ahora el tido que determinados países que requerían de gobierno carga el esfuerzo de contención del déficit restrinuna política monetaria más restrictiva en determinados giendo el consumo y la inversión públicas, lo que afecta al momentos, como era el caso de España, se “beneficiaran” de mantenimiento de una actividad económica que ya se encuenunos tipos de interés demasiado bajos que facilitaron el endeutra asfixiada por la restricción crediticia impuesta desde el sisdamiento masivo. Al mismo tiempo, también la cesión de tema bancario. La resultante no es otra que la quiebra de emsoberanía en materia de política cambiaria ha contribuido a presas, las elevadas tasas de desempleo, las altas tasas de moque el déficit exterior de la economía española sea otro elerosidad, los desahucios hipotecarios… En definitiva, el detemento de agravamiento de la crisis. Un tipo de cambio sobrerioro de las condiciones económicas generales tanto para el valorado que ha deteriorado la ya de por sí débil capacidad sector privado como para los hogares. Por eso afirmo que las competitiva de nuestra economía y que ha llevado el déficit políticas de este gobierno para hacer frente a la crisis no hacen comercial a niveles que los mercados no toleraron, por ejemsino profundizarla. plo, a principios de los noventa, cuando los ataques especulativos contra la peseta provocaron varias devaluaciones. —¿Por qué los mercados sancionan la deuda pública y, en camPor eso, también por ese lado nos encontramos entrampabio, parece que no penalicen a los emisores privados? dos en un bucle que sólo puede empeorar y cuya única salida —Sí, claro que los penalizan. No olvidemos que durante los ortodoxa, dadas estas restricciones (austeridad fiscal impuesta tres años, aproximadamente, que viene durando esta crisis el desde fuera y carencia de control sobre la política monetaria y Ibex 35 acumula una caída de más del 30% (cotiza actualmencambiaria), es una deflación de precios y salarios que, de forma te en torno a los 10.700 puntos cuando estuvo cerca de los espuria, vuelva a hacerla más competitiva e impulse el creci16.000 puntos). Esa evolución es comparable a la de la mayor miento por la vía de la demanda externa.

parte de los índices bursátiles de los mercados de todo el mundo. En todos ellos se acumulan descensos importantes, de mayor o menor intensidad, desde el inicio de la crisis. Además, no debemos olvidar que los sectores más penalizados han sido, precisamente, los más involucrados en la burbuja inmobiliaria: el sector financiero, el de la construcción y el inmobiliario.

Las

22 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

crisis

Si este retrato lo completamos con la carencia de una Hacienda Pública europea, esto es, con la convivencia de dieciséis políticas fiscales nacionales y una sola política monetaria, el panorama solo viene a confirmar lo que muchos economistas, ni siquiera críticos, ya advertían cuando se estaba diseñando el proceso de creación de la Unión Monetaria: que las tensiones que surgirían en su seno acabarían por hacerla inviable o, como vemos en la actualidad, que para preservar la viabilidad del proyecto estamos casi abocados a una Europa a dos velocidades, prueba evidente que comenzar un proceso de integración por la moneda es como comenzar una casa por el tejado: garantía casi segura de que se acabará desmoronando. —En 2007, el recientemente fallecido Giovanni Arrighi señalaba en su Adam Smith en Pekín que la crisis significaba fundamentalmente una crisis de hegemonía. Para Arrighi, “los intentos estadounidenses de revertir el aumento del poder del sur [con el proyecto neoconservador de un nuevo siglo americano] han tenido un efecto bumerán. Han precipitado lo que [denomina] la “crisis terminal” de la hegemonía estadounidense.” ¿Qué opinión te merece este juicio de Arrighi? —Lo comparto plenamente. Creo que nos encontramos ante una pérdida de poder hegemónico evidente por parte de Estados Unidos que tiene, a mi modo de ver, dos expresiones fundamentales. Una primera sería la incapacidad para controlar la liberalización financiera que con tanto ímpetu impulsó durante la década de los noventa. Hasta tal punto es así que, por primera vez, el origen de la crisis aparece en el propio corazón de la bestia y, lo que es más grave para el poder hegemónico de Estados Unidos, las necesidades de financiación de sus déficit comercial y público (disparados con las guerras de Irak y Afganistán) han otorgado a los tenedores de sus bonos la capacidad de condicionar sus políticas y de resistir a sus presiones. Y la otra sería el fracaso del recurso al uso de la fuerza, el “hard-power”, y que tiene sus expresiones más evidentes en la retirada de Irak y en el empantanamiento de la situación en Afganistán. De hecho, el cuestionamiento de la presencia de las fuerzas de ocupación occidentales en el país que se están haciendo muchos Estados constituye la expresión evidente de

que Estados Unidos ya no puede imponer sus propios intereses como intereses comunes. Estamos abocados, por tanto, a un mundo multipolar en donde, como apunta Jacques Sapir, el retorno de la importancia de la soberanía nacional volverá a marcar las dinámicas geopolíticas de las próximas décadas. —Por su parte, Ismael Hossein-Zadehi, de la Drake University de Iowa, califica la crisis económica actual como una guerra de clases: lo que hoy se factura como deuda pública empezó como deuda privada de especuladores financieros que han acabado traspasando sus cargas a los trabajadores. ¿Es así? ¿Es tan evidente la dirección de este frente de la lucha de clases?

—Nuevamente coincido con el planteamiento que me trasladas. De hecho, como señalaba antes, el detonante de la crisis no ha sido financiero como fue, por ejemplo, el caso de la crisis provocada por la caída del fondo de inversiones LTCM. En la crisis actual nos encontramos con que el detonante ha sido social y económico. Es el deterioro de las condiciones económicas en los Estados Unidos y su incidencia sobre las condiciones sociales y laborales tan precarias de un amplio sector de la población que, ante el deterioro de sus ingresos salariales, se han visto compelidos masivamente a recurrir al endeudamiento, lo que hace estallar la mecha del polvorín de las finanzas.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 23

crisis

Y en el caso europeo la situación si bien no tiene un detonante social tan definido y directo como en Estados Unidos lo que sí presenta es un resultado de deterioro social constatado y en aumento: todos los planes de ajuste aplicados se centran en ataques a las estructuras del Estado de bienestar. Los trabajadores viven, en estos momentos, la peor de las pesadillas: crecientemente explotados en el trabajo, salvajemente expropiados por el capital financiero y angustiosamente abandonados por los Estados de bienestar.

—En 2008, el Bank for Internacional Settlements presentó un informe en el que describía que el valor total de las actividades económicas con derivados financieros ascendía a 1,14 trillones de dólares. Un gravamen del 1% sobre intercambios financieros —Antoni Castells i Duran ha hablado, una vez más, del fin del valorados en 1 trillón de dólares generaría 10 billones de dólares capitalismo. Sin poner fecha, ha señalado que su fin sólo es cuesanuales en fondos públicos. ¿Eres partidario de la tasa Tobin? tión de tiempo. No es tanto, apunta, por la crisis actual sino por la ¿Es la panacea para todos nuestros males? crisis de los valores de la civilización del capital —En principio, soy partidario de cualquier figuque, en su opinión, es el verdadero origen de todos ra impositiva que grave los movimientos de capilos padeceres de la Humanidad. ¿Es ese un juicio tales no vinculados a intercambios comerciales. razonable en tu opinión? Sin embargo, creo que la propia pregunta que —Yo no creo que sea tanto por la crisis de los mercados me haces pone de relieve el problema subyacenvalores de la civilización del capital. A mi modo financieros no te a la Tasa Tobin y mi rechazo a la misma como de ver esos valores se encuentran actualmente son más que la solución a los problemas que estamos padecienen su momento de mayor esplendor: el egoísmo, suma de do y que seguiremos padeciendo de no soluciola codicia, la avaricia, el individualismo… Si algo comportamientos ha conseguido el neoliberalismo es acabar con narse en la dirección que apuntaré después. Y es que en tu pregunta, como en la mayor los valores sociales vinculados a la solidaridad y individuales parte de los planteamientos en defensa de la el respeto por los demás y por el entorno; ha de agentes Tasa Tobin, el argumento a su favor es la canticonseguido fabricar sujetos que no se reconomuy dad de recursos que permitiría allegar al sector cen en sus semejantes, que son capaces de atriheterogéneos. público, es decir, se trata de una defensa basabuirse la responsabilidad de problemas que les da en los efectos recaudatorios de la tasa. Lo vienen impuestos por el sistema capitalista, que cual puede ser muy perverso, ya que podría llevarnos a defenreniegan de la solidaridad; sujetos egoístas y, lo que es peor, der el incremento de los flujos de capitales y una mayor volaalienados con respecto a su condición de explotados y exprotilidad financiera porque de esa manera aumentaríamos los piados. Si tuviéramos que valorar desde esa perspectiva al neoingresos. liberalismo sólo podríamos concluir que su éxito ha sido roPor otro lado, teniendo en cuenta la elevada rentabilidad tundo. derivada de ese tipo de operaciones financieras, una tasa de Pero, precisamente, esa salud de los valores sobre los que se esa naturaleza no podríamos esperar que tuviera efectos desin sustenta el capitalismo es la que está generando de forma acecentivadores que, en gran medida, es una de las funciones que lerada las condiciones objetivas para, no sólo la desaparición deben cumplir los impuestos con aquellas actividades que gedel capitalismo sino también de la propia especie: el cambio neran efectos externos sobre terceros y cuyos costes, por lo climático, el agotamiento de los recursos, la desforestación, tanto y como hemos podido comprobar, no son internalizados son expresiones en grado exacerbado del dominio de esos por los agentes financieros sino que son socializados y pagados valores. Las resistencias son cada vez menores y en un mundo por el conjunto de la sociedad. en donde cada vez se percibe menos lo ajeno como propio, en En definitiva sí podemos gravar las transacciones financieras donde no se comparte el sentimiento de comunidad sino que si queremos incrementar los recursos públicos, pero lo que no rige la lógica de la supervivencia, están sentadas las bases para vamos a conseguir es eliminarlas, ni reducir su volatilidad ni su desapariciónI

evitar el riesgo sistémico que implican. En ese sentido, la panacea no puede venir por esa vía o, al menos, no si se plantea en unos términos tan modestos como un gravamen de un 1%. Solo nos queda, entonces, enfrentarnos abiertamente al problema y plantearnos la utilidad económica (no digamos ya social) de este tipo de activos financieros y de este tipo de transacciones especulativas. Si como los hechos recientes prueban llegamos a la conclusión de que no han servido para su objetivo fundamental –que es proteger a los agentes frente al riesgo–, sino que son, en sí mismos, productos arriesgados capaces de generar una crisis sistémica, no nos queda otra opción que apostar por su erradicación. No veo otra solución.

Los

24 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

humor

El humor de Aroca
Breverismos
En común Tenían tanto en común que, de puro aburrimiento, decidieron separarse. Invocación Harto de invocar a Dios invocó al Diablo... y tampoco acudió. Patria o muerte El fascista que lucía orgulloso y provocador una camiseta negra con el lema Patria o Muerte sobre una calavera con dos tibias cruzadas, cayó desplomado víctima de un ataque de patriotismo. Al recuperarse, con seis billones menos de neuronas, ingresó en el Servicio de Inteligencia. Guerra terminada Al enterarse de que la guerra había terminado todos corrieron a esconderse. A bien con Dios La mejor manera de llevarse con Dios es pasar desapercibido, por eso yo no rezo, para que no me oiga. Olvido –Soy viejo y por lo tanto diré lo que pienso –aseguró, dando un puñetazo en la mesa... pero se olvidó de lo que iba a decir Game Over El helicóptero americano, al caer derribado en Irak, grito: ¡Game over!
29 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

crisis

II Marxa en la Plaza San Jaume, Barcelona

26 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

crisis

Se hace camino al andar
Una charla con la Marcha contra el paro
por Miguel Riera

P

or segunda vez, un grupo de desempleados se echa a la carretera para emplazar a las autoridades a tomar medidas contra el paro. Sucedió en Cataluña, del 4 a 9 de Octubre. Los caminantes anduvieron más de cien kilómetros, y fueron recibidos en 16 ayuntamientos del cinturón industrial. Para conocer los objetivos de la Marcha, y sus resultados, El Viejo Topo conversó con Jaime del Álamo (plataforma “Los lunes al sol”), Jesús Plaza (Intersindical Alternativa de Catalunya), Jordi Torelló, María Soliña Barreiros y Diosdado Toledano (Asamblea de parados de Barcelona).

Cuando el paro rondaba en España el 23%, se llevó a cabo la primera Marcha contra el paro. Ahora, catorce años después, con un paro que está ya por encima del 20%, diversos colectivos de parados han organizado a través de un proceso unitario y autoconvocado una segunda Marcha. Motivos, desde luego, no les faltan. La idea surgió en el desarrollo del Foro Social de Catalunya, y fue presentada y aprobada en la Asamblea final de Movimientos sociales; a partir de ahí, nos cuenta Diosdado Toledano, uno de los organizadores de la Marcha, empezó un trabajo de constitución de comités de apoyo en distintas localidades, y la redacción de un documento de propuestas concebido como una moción con la intención de que fuera sometida a votación en los distintos ayuntamientos por los que transitó la Marcha. Un documento que pretende que los ayuntamientos impulsen medidas como: 1. Comprometerse en la defensa de la ocupación estable y la preservación de los derechos sociales. Condenar la política de las empresas que utilicen la coyuntura actual para precarizar, despedir innecesariamente o incluso proceder al cierre con fines especulativos. 2. Poner en marcha una bolsa de trabajo municipal, a la

que accederían preferentemente, y en forma rotatoria, las personas sin empleo y que acreditaran su estado de necesidad. Además, el ayuntamiento en cuestión se comprometería a una reducción de jornada (35 horas) sin menoscabo salarial. 3. En los casos de desahucio, el ayuntamiento propiciará una moratoria a fin de impedir que las familias den con sus huesos en la calle. 4. El ayuntamiento facilitará recursos para solventar los cortes de agua, gas y electricidad para familias en las que se haya agotado el subsidio de desempleo o se encuentren en situación de extrema necesidad. 5. El ayuntamiento organizará la distribución de alimentos a familias en las que se haya agotado el subsidio de desempleo o se encuentren en situación de extrema necesidad. Se creará un comedor municipal con la participación de las organizaciones sociales de la localidad. 6. Trasporte público gratuito para los parados. 7. Entrada gratuita, para los desempleados, en museos y otros centros de interés público. 8. Que el ayuntamiento solicite a la Generalitat y al gobierno de España una ley de Reparto de trabajo, estableciendo la jornada de 35 horas.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 27

crisis

9. Ídem, ley de salario mínimo de 1.000 eu ros netos. 10. Ídem, elevar el subsidio de desempleo a 1.000 euros netos. Y al menos diez medidas más, entre ellas que se dote a los ayuntamientos de los recursos necesarios para proceder al cumplimiento de las acciones reivindicadas en torno al desempleo. ¿Medidas polémicas? Digamos que algunas son de difícil aplicación (sobre todo las que implican a los gobiernos autonómico y español, acostumbrados a hacer oídos sordos), pero bastante razonables. Otras, son de fácil realización y de puro sentido común. La Marcha no formula propuestas inalBarreiro, Torelló, Toledano, Plaza y Del Álamo canzables; otra cosa es que afecten en algún entre discurso y praxis. Una cosa son las bases, entre las que caso los intereses de los poderosos, pero se supone que elegihay bastante gente que apoya propuestas de la Marcha, como mos gobiernos para que, entre otras cosas, actúen con justicia el reparto del trabajo, y otra cómo se comportan estos partidos y verdad, y por favor, que nadie se ría al leer estas palabras. a nivel institucional. Se traspasó el decreto del Estado al de la Sino, ¿para qué los escogemos? ¿Para que defiendan a la banca Generalitat sin cambiar una coma, dice Barreiro mientras se desahucia a miles y miles de familias? entre los asentimientos de los demás andariegos. Si es para eso, que los escoja Rita, que los demás Necesitamos menos Y hay indignación en la voz de Jaime del Álamo tenemos otras cosas que hacer. burocracia y más cuando se pregunta “¿Cómo puede ser que la Toledano explica cómo, en general, los consisconciencia obrera. Entesa de Progrés [16 senadores: 10 del PSC, 4 de torios (en su mayoría formados por fuerzas proERC, 1 de ICV y 1 de EUiA] haya votado unánimemente la reforgresistas) reconocían su impotencia para afrontar los problema laboral en Madrid? Cómo pueden los senadores de ICV y mas. Con las arcas vacías, sólo quedaba recurrir al pañuelo EUiA haber votado eso?” Ninguno de los presentes tenemos la para enjugar las lágrimas. Lágrimas amargas, sobre todo las de respuesta. los desempleados, cuyo horizonte se sigue ennegreciendo sin que asomen esperanzas. Caminante, no hay camino Toledano insiste en que es necesario un urgente cambio de Y en sí, ¿cómo fue la Marcha? Jordi Torelló explica cómo salió políticas. Son las políticas neoliberales, dice, las que nos han de Hospitalet hacia Cornellá. El camino lo iniciaron unas sesenmetido en el hoyo, y el gobierno no va a sacarnos de él con más ta personas, una cantidad que iba variando a medida que tocamedidas de corte neoliberal. “Proponemos rectificaciones ban las poblaciones, dónde los recibían los comités de apoyo y urgentes”, insiste, y “sugerimos a los ayuntamientos que vayase les unía gente de la zona, por lo que la Marcha engordaba o mos todos juntos, corporaciones y asociaciones, a exigir una adelgazaba en función del territorio que recorría. De promedio, solución”. Algo a lo que los ayuntamientos no parecen muy un centenar. De paso hacia Martorell, la Marcha recaló en la predispuestos, después de todo manda quien manda. Seat, una empresa castigada a nivel laboral en los últimos años. De ahí a Abrera (“las bases de EUiA nos trataron es En casa del herrero…. tupendamente”, dice Torelló), Rubí, Terrassa, Sabadell, Badia y Llama la atención la lista de entidades que apoyan la marCerdanyola. Muchos de los que nos recibían estaban afiliados a cha: Entre ellas ICV, EUiA, PSUC-VIU, CCOO, alguna sección de los sindicatos, comenta Torelló. “Queríamos implicar a las bases UGT… Sindicatos aparte, son partidos que están en el gobiersindicales, porque no puede ser que los sindicatos consientan no. Pregunto: ¿Cómo puede apoyarse la Marcha y desde el lo que sucede. Necesitamos menos burocracia y más conciengobierno votar medidas que están en una línea diametralmencia obrera”. te opuesta? Para Barreiro, en ICV y EUiA no hay coincidencia

28 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

crisis

En Vía Layetana, Barcelona

sión del año pasado ha pesado. Y también que muchos tienen en la cabeza acabar e irse”. Fuga de cerebros, como en otros tiempos. Aquí no ven salida. Los contratos que hace la universidad, son ridículos: investigadores que cobran entre 400 y 900 euros. Y encima les han recortado el 5%, incluso a los que ni siquiera tiene contrato. Jaime del Álamo habla de Montcada, donde existía una fábrica mítica, Aismalibar, que ahora ha cerrado. En sus buenos tiempos, por los sesenta, la fábrica apadrinaba un equipo de baloncesto de primera división, el “Aismalibar”, que competía con el Madrid, la Peña y el Barça por el campeonato. Después de 75 años, la globalización acabó con ella. Del Álamo cuenta que “como no tuvimos suficiente apoyo sindical, organizamos la plataforma Los lunes al sol, abierta a todas las empresas de la zona”. Una plataforma que ha contribuido de manera destacada al éxito de la Marcha. La plataforma consiguió que el ayuntamiento aprobara una moción para que los terrenos de la fábrica no fueran pasto de la especulación en el futuro, que quedaran calificados de “suelo industrial”.

Para acabar Todos coinciden en que los trabajadores están desmovilizados. Y las fuerzas progresistas y los sindicatos son los principales responsables de esa desmovilización. Ahora es imprescindible cambiar de estrategia, insiste Plaza. “Hemos entrado en una dinámica que se limita a negociar las migajas que nos deja el sistema. Y romper con ella implica regresar a la lucha y la Pasando por las calles de Ripollet movilización”, añade Del Álamo. “El sistema está hecho para favorecer a otros, no a la clase trabajadora”, dice. Y sólo se pueJesús Plaza interviene: “Los sindicatos han de cambiar de esde luchar contra el sistema a través de una gran movilización. trategia, porque han practicado un sindicalismo defensivo que Y la Marcha, ¿servirá para algo? Contesta Toledano: “La Marnos ha llevado a la actual situación. Hay que pasar a un sindicha es una acción simbólica, que quiere ayucalismo ofensivo”. Plaza coincide en que las dar a organizar y movilizarse contra el paro, la medidas que está tomando el gobierno no Lágrimas amargas, sobre todo precariedad, los desahucios, sensibilizar la sólo no van a resolver el paro, sino que lo agulas de los desempleados, cuyo dizará. Y que los partidos de la izquierda pro- horizonte se sigue ennegreciendo conciencia ciudadana y trabajadora a través de su repercusión mediática. Hemos podido gresista, ICV y EUiA, están comprometidos sin que asomen esperanzas. plantear nuestras reivindicaciones ante mucon los niveles de poder, y eso los maniata. cha gente. Nuestro trabajo es ayudar a resistir, a organizarse de Así, en algunas poblaciones en las que se ha detenido la manera paciente y sin desfallecimientos ”. Comenta lo que se Marcha ha habido una excelente recepción por las bases de sabe de la próxima reunión del Ecofin, a celebrar en la próxima esos partidos y algunas secciones sindicales, se ha trabajado primavera: se pretende aprobar una batería de medidas que localmente, pero que en otras poblaciones el apoyo ha sido constituyen un nuevo paso en la ofensiva antisocial generalilimitado, a pesar de figurar como “patrocinadores”. zada. Al parecer, a los sindicatos europeos se les han puesto los Una de las paradas se hizo en la Universidad Autónoma, en pelos de punta y hablan de promover una movilización general Bellaterra. Allí el año pasado los estudiantes fueron duramente europea…. reprimidos tras manifestarse en contra del Plan Bolonia. Resistir. No desfallecer. Movilizar. Luchar. Esas son las palaBarreiro, investigadora en paro, despedida de esa Universidad, bras que la Marcha ha soltado a los cuatro vientos. Palabras fue quien tomó en ella la palabra. “La asistencia de estudiantes necesarias que hay que saber escuchar I fue menor de lo que esperábamos”, dice. ¿Por qué? “La repre-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 29

futuro

30 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

futuro

¡Que se vayan todos!
por Jorge Verstrynge

L

o que dice Jean Luc Melenchon lo suscribirían fácilmente muchos “antisistema” de esos a los que las autoridades bienpensantes les gustaría prohibir que se expresasen. Pero resulta que Melenchon es exministro, exmiembro del partido socialista, y conoce los entresijos del poder. Y si dice lo mismo que un “antisistema”, es que algo está empezando a cambiar.

Dedico estas líneas a Izquierda Unida. A ver si se enteran.

Jean Luc Melenchon, nacido en Tánger en 1951, ex ministro para la Formación Profesional en el gobierno de Lionel Jospin desde el 2000 hasta el 2002, miembro del Partido Socialista hasta el 2008, eurodiputado desde el 2009 por el Partido de la Izquierda [Parti de Gauche] (fundado por él), integrado en el “Frente de la Izquierda” (que incluye también el Partido Comunista Francés y a la “Izquierda Unitaria”… está siendo un auténtico revulsivo de la izquierda francesa, amén de seguramente un futuro candidato a la presidencia de la República. Su último bombazo, un ensayo/programa político titulado: Que se vayan, todos ¡que venga pronto la Revolución Ciudadana! constituye un giro, de 180º, en el pensamiento y las propuestas de la izquierda “no de gobierno” francesa. Siempre se ha dicho que en materia de iniciativas renovadoras –y de revoluciones– el vecino del Norte llevaba mucha ventaja sobre los demás. Lea, lea la izquierda española este libro ¡a ver si se enteran de algo y aprenden! Por de pronto, el inicio del libro: “¡Que se vayan, todos! puede ser, mañana, el eslogan de millones de gentes. Y van a estirar por los pelos a los importantes, porque están hasta las narices de verles saquear y destrozar nuestro país, despilfarrar los esfuerzos de los trabajadores, dilapidar los saber-hacer, malvender nuestras innovaciones y condenar a una miseria creciente y al retroceso de todos los avances sociales arrancados

en un siglo y medio de historia a la quinta potencia económica del mundo. Lo harán asqueados ante los comportamientos arrogantes de los amigos del dinero, asqueados por el modo de vida egoísta que imponen, indignados por los engaña-bobos del tipo “trabajar más para ganar más” ó “moralizar el capitalismo”, y otras chorradas mejores. ¿Está claro? Los guapis, los satisfechos, sus bufones y todos los Que-todo-lo-saben, y que pontifican, pueden indignarse hasta la médula. Pueden alzar su irrisoria tarjeta roja: ‘¡Populismo!, ¡derrapaje!’ Lo asumo”.

Detengámonos aquí un momento: por vez primera, un dirigente de la izquierda asume un populismo, y en positivo. Así, en varias entrevistas de Melenchón podemos leer: “Populismo: eso significa detestar las elites. ¡Lo asumo!” (Le Monde, 25-102010); “Lo que condeno es que hayamos pasado desde un sistema imperfecto, el de las élites meritocráticas, a una oligarquía, es decir, el sistema de un puñado de gentes que viven entre ellos, que acaparan todos los medios de expresión y de dinero. Estos han decidido que el pueblo es odiable y yo los combato. Ese es mi populismo”. Y enlaza con el romano Tribuno del Pueblo, con la llamada (por el politólogo Guy Hermes) “Función Tribúnica”: “Defiendo una causa. Soy el Tribuno del pueblo, y esa dignidad me basta” (Le Monde 22-10-2010).

Volvamos al libro:
“Hay en estos momentos un deplorable ambiente de noche
El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 31

futuro

del 4 de Agosto [el 4 de Agosto de 1789 la Asamblea Nacional no vista como una excepcionalidad y despreciada como es el caConstituyente votó el decreto que abolía los privilegios del Anso hoy… [consiste] en una inversión del poder. Arrancándolo a tiguo Régimen, y sin indemnización], teme el Presidente del la oligarquía, al monarca presidencial y al dinero rey. ExpulPartido UMP, del Gobierno… Ya se acerca mi señor! Me agrada sándolos. Cambiando las instituciones (para empezar, mediante ver cómo las sucesivas tiradas del adhesivo: ‘pírate, pobre giliuna constituyente) para alcanzar dichos objetivos. pollas’ (lo que Sarkozy le espetó a un francés que se negó a dar”La Revolución Ciudadana derriba la primacía de las finanle la mano, hace meses), editado por el Partizas, el dogma de la ‘competencia libre y no faldo de la Izquierda, se agotan en el acto. Deseada’, reorganiza la producción y el reparto duzco que, en fase activa, un adhesivo que dide las riquezas. Decide también acerca de lo ¡Aire! ¡Fuera! ga ‘¡Que se vayan todos’ provocaría un fuego que quiere decir ‘riqueza’. ¡Escobazo! de artificio mil veces mayor. ¡Porque esta con”¡Primero lo humano! Así, la Revolución CiuEl país rebosa de signa no apuntará tan sólo hacia ese Predadana es una revolución de las instituciones, talentos bloqueados sidente, rey de los acoquinamientos, y hacia de las relaciones sociales y de la cultura domipor el muro del dinero. sus ministros, ese Consejo de Administración nante. Luego, esta Revolución es ciudadana Gubernamental de la pandilla del (selectísiporque se trata de hacer no lo que es bueno mo restaurante) Fouquet’s! Apuntará también para unos u otros, sino lo que es bueno para hacia toda la oligarquía, beneficiaria del todos en tanto que seres humanos. En ese senactual desaguisado. ‘¡Que se vayan todos!’: los patronos con tido, la Revolución Ciudadana es republicana. Debe definir cuál sueldos desmesurados, los brujos del dinero que transforman es el interés general y debe imponérselo a los intereses particutodo lo humano en mercancía, los emigrantes fiscales, los filares por ley, y, cada vez que sea necesario, por la fuerza”. nancieros cuyas exigencias cancerizan a las empresas. Que se ero qué es aquello que es bueno para todos? “No existe lo vayan también los bufones del pretendido ‘declive francés’, con absoluto en la materia. Todo debe quedar, necesariamente, en sus sucios refranes que inyectan el veneno de la resignación”. lo relativo y en lo reversible. Habrá que remitirse a la deliberaAquí nuevo dato: la referencia, casi constante a Francia, y a ción colectiva. Para que sea eficaz, debe ser libre y llevado bajo su grandeza… el único imperativo de argumentar” (págs.16-17-18). “Y de paso, ‘que se vayan todos’ y también esos anti-héroes La Revolución Ciudadana, se nos dice, está cercana a los del deporte, atragantados de dinero, huidos del fisco, blindados planteamientos alemanes de Die Linke, pero Melenchón halla de ingratitud. ¡Aire! ¡Fuera! ¡Escobazo! El país rebosa de talentos su otra inspiración en las recientes revoluciobloqueados por el muro del dinero. Los que se nes suramericanas: Venezuela, Bolivia, Ecuavayan serán sustituidos en veinticuatro horas dor. De hecho el término fue acuñado por por otros mejores que ellos, más preocupados La Revolución Rafael Correa con ocasión de las elecciones por los demás, más creativos, menos adictos a Ciudadana es una presidenciales del 2006. la pasta, más leales con su patria republicana. revolución de las En Melenchón, adquiere tintes incluso naAllá por donde he ido, talleres, despachos, alta instituciones, cional-comunistas: administración, establecimientos bancarios, de las relaciones “La Revolución Ciudadana es… la acción del grandes medios y tutti quanti, he percibido el sociales y de pueblo que procede de la recuperación total de entusiasmo del posible relevo, desbordante de la cultura dominante. su soberanía, y ello en todos los sectores de la vitalidad: Que nadie tema, no se echará a ninvida en sociedad. Todos. Sin excepción ... guno de aquellos en falta” (pag.13). El pueblo debe recuperar su soberanía y, ué se necesita? Una Revolución Ciu por ende su ciudadanía en todo lugar. Y en dadana “que se enraíza en el movimiento social y es llevada a todo punto”. Y así vemos a Melenchón rechazar ese tabú de la cabo mediante las papeletas de votos y las elecciones. Cierto es izquierda cual es el federalismo europeo: “¡Ya basta! Le digo que tendremos que votar mucho y con frecuencia, habida cuenadiós a mi federalismo, ya que no tiene objeto lo aparto… ya no ta de todo lo que hay que realizar”. Y no hay poder por encima me comprometo más que con objetivos concretos, inmediatos, del pueblo: “En la Revolución Ciudadana, la fuente del poder y ligados a la refundación republicana y social de un pais”. Y en reside en el pueblo. Su voluntad es la única norma que se imporelación con la Europa del Tratado de Lisboa, “la Revolución ne a todos. Debe ser permanentemente activada y obedecida. Y Ciudadana, en esta cuestión, consistirá en proponer, por refe-

¿P

¿Q

32 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

futuro

trata de una burbuja comercial cuya utilidad real jamás ha sido puesta en entredicho. Y además, ello se ha acentuado aún más por las deslocalización industrial. Se produce cada vez menos donde sin embargo sí que se consume. Y los productos están obligados a recorrer miles de kilómetros… Vuestros pantalones vaqueros recorren casi 40.000 kilómetros como media antes de llegar a vuestra tienda, y a vuestro trasero. ¿Para qué ventaja comparativa? ¡Ninguna! Los trabajadores turcos y filipinos son explotados como bestias. Miles de toneladas de petróleo son quemadas para transportar los vaqueros en barcos y en camiones, y el precio del vaquero no dismiMelenchon con Marie-George Buffet, Secretaria Nacional del PCF, en un acto del Frente de la Izquierda nuye por eso para el consumidor. O bien, réndum, no aplicar los artículos del Tratado europeo que sean cuando baja es al precio de los empleos de aquellos que los contrarios al interés general de los franceses”. Porque ésta adquieren. Los únicos que se benefician son los accionistas Europa es expresión de “un nuevo totalitarismo”, “liberal, y que que han aumentado sus márgenes a costa de los trabajadores y destruye un nuevo modelo económico” y social. del entorno. El libre-cambio constituye una triNo sólo eso, sino que hay que replantear la relaple impostura: un espejismo económico, una ción con los USA, prioritariamente, y acercarnos plaga social, y un desastre ecológico. ¡Stop! Se ¡Stop! a Rusia (como antaño los Nacional Comunistas) puede decir Stop, y hacerlo. Una buena política, Se puede y a China: no sólo “debemos negarnos a increhoy, en todos los ámbitos, debe obsesionarse decir Stop, mentar nuestra relación económica y política por la relocalización de las actividades. y hacerlo. con el Imperio declinante que son los USA” , Por ello “construir circuitos cortos debe conssino que “la independencia cara a los USA debe tituir un leitmotiv general de reorganización de ser global. Debe recubrir todos los campos de la la economía del país. Toma tiempo, es complicado, pero es soberanía ciudadana de los franceses… Tenemos mejores medible, observable, empresa tras empresa, producción tras cosas que hacer que ladrarle a Rusia, despreciar a China, ignoproducción… (y) para relocalizar, no deberemos temer imporar a América Latina y a los países de la fachada del magreb”. ner tasas en las fronteras a determinados bienes en función de las condiciones económicas y sociales de su producción. Pero icho multilateralismo y la soberanía del pueblo deben, en lo también de la distancia total recorrida hasta nuestras fronteeconómico, reivindicar (aún cuando no se atreva a utilizar el ras… Relocalizar constituye una decisión del ámbito de la termino) un determinado nivel de un eco-proteccionismo eusoberanía nacional. Algunos se alarman por los seres humanos ropeo: “Hay que agarrar el libre cambio por el cuello y sacarlo que cruzan las fronteras sin derecho de entrada. Yo lo que quiehasta la puerta de casa… Se trata de un modelo económico que ro bloquear son las mercancías. ¡Los comerciantes que quieran hay impedir que siga funcionando. El dogma del libre-cambio seguir entrando tendrán que enseñar pata verde! ¿Y los demás? es una idea nacida en un cerebro del siglo XVIII, cuando el ¡que se vayan todos!” mundo era esencialmente agrícola… ¿qué queda de las hablaY dinero para hacer esta Revolución Ciudadana, y una sociedurías sobre la ‘ventaja comparativa’ por intercambiar de un dad más justa, igualitaria y racional, lo hay, y a espuertas… si se punto al otro del planeta cuando la ventaja en cuestión es extiene el valor de arrancárselo a quienes se lo han apropiado clusivamente antisocial y reposa sobre la capacidad de sobredespiadadamente. explotar asalariados, a hacer trabajar a niños y a prisioneros?... Como se puede ver, nos hallamos aquí muy lejos del “bueDesde hace 30 años los intercambios internacionales de nismo” de gran parte de la “izquierda real”, y mucho más lejos bienes progresan mucho más deprisa que su producción… Se de los planteamientos de la “izquierda caviar” I

D

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 33

alemania

34 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

alemania

¿Tan disparatado parece?
por Klaus Ernst
i la coalición entre conservadores y liberales se mantiene en el gobierno es debido a la incapacidad de la oposición. Para cambiar eso, Klaus Ernst, co-presidente de DIE LINKE desde el 15 de mayo de 2010, propone un trabajo estratégico realista con las fuerzas de oposición para defender las conquistas del Estado social.

S

La coalición negrigualda [conservadores y liberales] en el gobierno federal ha confirmado con su entrada en funciones lo que todos sospechaban. Tanto por la prolongación de la energía nuclear, como por el pago individual en sanidad (Kopfpauschal), los recortes sociales o las rebajas impositivas a su clientela política, la coalición negrigualda se ha postulado como representante de los intereses de los capitalistas y de los acaudalados. Si la norma es el dogma de Kohl, según el cual lo importante son los resultados, entonces los conservadores y los liberales actúan de manera asombrosamente efectiva. Por desgracia no puede decirse lo mismo de la oposición. En ella dominan las peleas y los deslindes. En ella se ha roto tanta porcelana, que muchos se preguntan si quedará alguna pieza para pegar en las próximas elecciones. No puede parecerle nada bueno a quienes pertenecen a los que van a pagar los platos rotos de la política de los ajenos a lo social: trabajadores, de sempleados, pensionistas, estudiantes, escolares, becarios y estudiantes de formación profesional en prácticas, y las familias de todos ellos. Es en verdad la señora Merkel una reina sin reino. En su propio campo está rodeada de enemigos. Sus amigos callan de manera tan llamativa, que uno no puede más que preguntarse si le queda alguno. Ha perdido la mayoría en el Senado de tal modo que, si la retiene aún en el parlamento, sólo es de mane-

ra frágil. Me arriesgo a sostener la tesis de que si la coalición negrigualda se mantiene en pie es solamente por la incapacidad de la oposición para desarrollar una agenda común. A la oposición le falta una dirección. No se puede medir este vacío solamente a partir del viejo argumento de que el el partido socialista, el SPD, es el partido históricamente más fuerte de la oposición. La dirección del SPD vive en la ilusión de que puede seguir ignorando el sistema de cinco partidos que se ha establecido en Alemania. Mantiene más o menos abiertamente la esperanza de que el indeseado partido a la izquierda del SPD [Die Linke] se escinda y desaparezca. Es sintomático que nada menos que el fracaso electoral en Hessen de Thorsten Schäfer-Gumbel, a comienzos de 2009, fuese el preludio de una serie de derrotas del SPD, mientras en una entrevista personal fantaseaba con la posibilidad de que Die Linke involucionara nuevamente hacia un partido regional de la antigua Alemania oriental. Estar cautivo de ilusiones impide que el SPD satisfaga el papel de partido más fuerte de la oposición. El debate con su pasado como partido de gobierno es vacilante y poco creíble si no tiene consecuencias en su práctica política. Un espectáculo digno de mención lo proporciona Sigmar Gabriel como secretario general del SPD. No se cansa de presentar a nuestro partido [Die Linke] como dividido entre “reformistas” y “comunistas de cemento” ni de denunciar nuestro programa como

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 35

alemania

“esencialmente antiparlamentario”. Del mismo modo, deja pasar la oportunidad de poner en marcha una acción pragmática conjunta, por ejemplo en la elección de presidente de la República, donde con toda seguridad un candidato conjunto de la oposición y con carisma hubiera conseguido imponerse al campo conservador, simplemente si así se hubiera deseado.

para eludir la búsqueda de una agenda común. Las bruscas reacciones a nuestra llamada abierta a un trabajo conjunto en la oposición pueden parcialmente explicarse por ello. Pero por lo menos para Die Linke vale lo siguiente: nuestra existencia no es una finalidad en sí misma. Un jubilado de 75 años puede que esté por el Socialismo, pero no es muy seguro que vaya a vivir para verlo. Por eso, por de pronto Motivos insignificantes... está por una pensión digna, por un buen No hay que olvidar que el Hartz IV [resistema sanitario y porque sus nietos reforma laboral aprobada en 2004 que casciban una buena educación. También los tiga el subsidio de desempleo], el copago trabajadores, que cada vez se muestran en sanidad, la guerra de más críticos con el capitaAfganistán y el permiso lismo, se postulan a favor Por un salario mínimo. concedido a las armas de una mejora de sus conContra la pensión a financieras de destrucdiciones laborales tanto los 67 años. ción masiva, así como como por el salario míniFuera el ejército la dramática rebaja de mo [en Alemania no existe de Afganistán. impuestos para las emningún salario mínimo fipresas y rentas más elevadas, fueron una jado por ley], por el mismo salario por el parte central del gobierno rojiverde [SPD mismo trabajo y por la desaparición del y Verdes]. La prueba de que hayan aprennefasto Hartz IV. La articulación de estos dido de la derrota, hasta día de hoy, no la intereses fue el detonante decisivo para encuentra uno en ninguna parte. El folnuestro nacimiento y nuestra existencia. klore rojiverde solamente puede tomarse Tuvimos éxito, porque el viento de la en serio si la oposición se encaminase a historia soplaba a favor de nuestras velas. estar contra el gobierno y el propio planLa metáfora hay que entenderla en el senteamiento político se dejase momentátido que le dio Walter Benjamin. Por un neamente a un lado. Un SPD que se desalario mínimo. Contra la pensión a los 67 cantase por sus raíces como fuerza social años. Fuera el ejército de Afganistán. Ésemancipatoria, sería quizás también para tos son los puntos clave que recogen la los Verdes –que se llevan de momento la voluntad de millones de personas. El palma por su actuación– el impulso deciviento de la historia sigue soplando a sivo para una orientación en dirección nuestro favor, puesto que esta profunda centro-izquierda. Mientras prevalezca la crisis económica y financiera a nivel situación contraria, seguirá siendo válido mundial es incluso más intensa, pero el siguiente corolario: Merkel es una reina también incalculable. Cada vez más persin reino, Gabriel es un emperador que va sonas buscan una respuesta adecuada a desnudo. esta pregunta a los gigantescos errores La protesta contra la actuación del SPD humanos del mercado y la codicia sin frey los Verdes como partido de gobierno fue no de directivos y banqueros. La sensibiuna de las razones para el reforzamiento lidad de las personas hacia el reparto de de Die Linke. Por eso hay tantas barreras, las cargas de la crisis, de los salarios y de heridas y profundas diferencias políticas poder aumenta. La justicia es el tema de y programáticas. En otras palabras, se nuestro siglo. Este tema necesita de nuedan algo más que motivos insignificantes vos pilares sobre los que sostenerse. El

36 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

alemania

núcleo político capaz de movilizar hacia una alianza como la que se plantea. Propongo por ello la siguiente propuesta: los tres partidos de oposición deben izar la misma vela. El objetivo del viaje es la resurrección del bien común y la democracia. Propongo una iniciativa común para una mayor justicia impositiva, que se puede resumir en cuatro puntos. El tope impositivo para el tramo de rentas más elevadas debe aumentarse en primer lugar a un 53%. Las tasas impositivas para los salarios deben en segundo lugar mitigarse tanto que el tope impositivo para el tramo de rentas más elevadas comprenda unos ingresos de alrededor de 65.000 euros anuales e ingresos mensuales de hasta alrededor de 1.000 euros libres de impuestos. El impuesto progresivo para los salarios debe entonces valer lo mismo para todos los salarios, con ello los receptores de ingresos en capital y riqueza dejarán de estar favorecidos. En tercer lugar debe existir un impuesto para las rentas de más de un millón de euros de un 5% y en cuarto lugar aprobarse un impuesto a las ventas y transacciones financieras del 0’05%. El resultado sería que los acaudalados, acomodados y especuladores financieros pagarían más impuestos de los que pagan hoy. Quienes ganan menos tendrían más dinero neto en su bolsillo. El estado podría sin embargo registrar una entrada adicional de ingresos duradera y significativa. Este intento debería ir acompañado de una iniciativa a nivel federal del Senado equivalente, en la cual SPD, Linke y los Verdes solos o en diferentes coaliciones gobernasen juntos. Berlín, Brandenburgo, Renania del Norte-Westfalia, Renania-PalaKlaus Ernest. Ilustración de Antonio Navas tinado y Bremen movilizan en este momento 21 de los 69 votos en el Senado. En las elecciones regionales de 2011 podrían ser dramatismo de la situación exige un amplio movimiento con13 más si en Renania-Palatinado no se forma ningún gobierno junto, que luche por los cambios. encabezado por la CDU. Entonces se contaría en el Senado con 34 votos una mayoría prácticamente tangible. Y se olvida fácilmente: en Hamburgo, Turingia y el Sarre ha habido hasta hoy ...y una misma vela otras mayorías posibles. ¿Tan descabellado suena que espere Cierto, hay algunas buenas redes y hilos de conversación buenas intenciones de todos los que participan? tendidos, especialmente entre los políticos jóvenes de los tres Un resultado sería mayor justicia impositiva. Un partidos de la oposición. El círculo de Oslo se distinsegundo resultado sería parcialmente la restaurague a través la construcción (urgente) de medidas de El viento ción de la capacidad financiera de los estados fedeconfianza y la búsqueda de una intersección política de la historia rados. Con ella sería posible con toda seriedad una común. El “Institut Solidarische Moderne” persigue sigue soplando contienda democrática para la dirección de nueslos honorables objetivos de crear una factoría de a nuestro tro viaje. Nadie debe de tener miedo. SPD, Linke y ideas de izquierdas. Estos acercamientos adolecen, favor. Verdes deberían también, tras implementar este empero, de que las direcciones de los tres partidos se programa, mantener los suficientes puntos de fricencuentran separadas por un largo trecho. Esto ción para que los tres partidos fuesen distintivos. En ocasiones puede cambiar, tiene que cambiar. Más complicado es el seson las diferencias lo que nos hacen fuertes I gundo problema que se presenta a todos aquellos que aspiran a una política creíble alternativa, capaz de articular una mayoTraducción: Àngel Ferrero ría. Falta, antes como ahora, mayoría en términos sociales y un

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 37

mundo

Pekín, Teatro Nacional

38 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

mundo

Disputas geopolíticas en Asia
por Higinio Polo

E

l declive de la hegemonía estadounidense abre nuevas expectativas pero también plantea numerosos interrogantes y ofrece serios peligros. En un mundo en el que los países emergentes quieren dejar oír su voz, EEUU no descarta la guerra para intentar mantener su liderazgo.

A principios del pasado mes de octubre, el ex presidente norteamericano Bill Clinton afirmaba en Yalta (en el foro Yalta European Strategy, o Estrategia Europea de Yalta) que su país debe prepararse para perder su condición de país dominante en la escena internacional. Por ello, Clinton reflexionó en voz alta sobre la conveniencia de que Estados Unidos renunciase a algunos privilegios para prepararse para un mundo nuevo, en el que citó a China y la India como dos potencias en ascenso. Las palabras de Clinton son reveladoras del dilema al que se enfrenta el poder norteamericano: es consciente de su pérdida relativa de influencia, pero mientras algunos sectores (hoy, minoritarios) la consideran inevitable y juzgan conveniente prepararse para ese momento con una política exterior menos agresiva que haga posible una convivencia futura, otros apuestan por la continuidad de una acción imperial que impida, o cuando menos retrase, el temido momento de verse superados por China. Más allá de la duración de la administración Obama, que puede llegar, a lo sumo, hasta el 2016, Estados Unidos está impulsando hoy una política exterior que pretende, en lo sustancial, limitar los daños de las aventuras exteriores de George W. Bush y preparar la retirada de tropas de Oriente Medio, cuyo elevado presupuesto no puede ya sostener su economía declinante; y, junto a ello, desarrollar su plan de “contención

de China”, con la intención de mantener la hegemonía norteamericana en el siglo XXI. Washington sabe que no le va a resultar fácil conseguirlo. Globalmente, Estados Unidos busca, a medio plazo, seguir manteniendo la dependencia de la Unión Europea con respecto a su estrategia global; recuperar áreas de influencia en América Latina (por lo que no hay que descartar planes de desestabilización más agresivos que los desarrollados hasta ahora por Estados Unidos en algunos países del continente, e incluso la vuelta a los golpes de Estado); reforzar sus bazas en la disputa por la influencia en África, donde China está consolidando sus alianzas (y soportando las constantes campañas de descrédito lanzadas por los países occidentales, quienes, con consumada hipocresía, le acusan de “colonialismo”); y dificultar el fortalecimiento chino en Asia. Examinaremos aquí con más detalle la situación en Asia, donde, en buena parte, se juega el futuro de la humanidad. * * * China, Japón, India, la ASEAN (Thailandia, Indonesia, Malaisia, Singapur, Filipinas, Vietnam, Laos, Camboya, Brunei y Myanmar), y las dos potencias exteriores, Estados Unidos y Rusia, son los protagonistas de las disputas geopolíticas en el continente que configurarán el nuevo papel de Asia en el mundo, y entre esos cinco países y el bloque del sudeste se es-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 39

mundo

tá perfilando, en abierta competencia, un nuevo equilibrio noamericanos, el fortalecimiento asiático ha roto ese mosaico, asiático. El conjunto de la Unión Europea está fuera de juego haciendo que las relaciones con China, y, en menor medida, en ese escenario (también las viejas potencias coloniales, con la India, pasen a ser prioritarias para Washington, pero Gran Bretaña, Francia y Alemania), donde el tradicional poder también para Moscú y Bruselas. Buena parte de la evolución económico japonés, la emergencia china y la creación del área mundial de los próximos años dependerá de hacia qué lado se de libre comercio entre China y la ASEAN, y los acuerdos desaincline Moscú que, pese la disminución de su papel estratégirrollados por el llamado grupo 10+3 (que reúne a los diez paíco, puede fortalecer tanto a la Unión Europea (si se establecieses de la ASEAN, más chinos, japoneses y surcoreanos) han se un eje París-Berlín-Moscú), como a Washington o Pekín. De situado a la región oriental de Asia en el centro del desarrollo hecho, pese al desconcierto y la parálisis en que se encuentra mundial. la diplomacia europea, la única posibilidad para la Unión En Asia, Estados Unidos busca mantener su hegemonía Europea de crear un polo político y económico que pueda blanda entre sus mejores aliados asiáticos: Japón, Corea del hablar en condiciones de igualdad con Washington, Pekín y Sur, Taiwán, Thailandia, Indonesia y Filipinas, donde, en todos Delhi pasa por la alianza con Moscú, pero esa es una cuestión ellos, tiene bases militares. También, pretende conservar el que escapa de los límites de este artículo. control de Oriente Medio, reduciendo tropas en Iraq y Afganistán, manteniendo la presión sobre Irán, asegurándose el * * * control del armamento nuclear pakistaní e intentando resolDentro de dos años se celebrarán elecciones presidenciales ver la “cuestión palestina”, que dificulta su diplomacia en el en Estados Unidos y también en Rusia, y es probable que Mosmundo árabe, para aumentar así su influencia sobre el mundo cú haya definido más sus opciones. En muchas cancillerías islámico y seguir disputando el “gran juego” con Moscú y occidentales se sigue especulando con las diferencias entre Pekín sobre el Asia central y el Caspio. Además, quiere reforzar Putin y Medvédev, donde, en los círculos del poder ruso, éste su posición en el sudeste asiático, donde en la última década último representaría el sector más proclive al entendimiento ha perdido influencia. Y, por último, quiere atraerse a la India con Occidente. Es un hecho que pese a la ambivalencia que ha en su esfuerzo por contener a China. presidido los últimos años de la política exterior rusa, ora Es obvio que entre las prioridades internacionales de Wasatraída por Occidente, ora mostrando interés por Oriente, hington está, en primer lugar, su relación con China, que ha Moscú no deja de constatar que el poder económico mundial sido definida por el Departamento de Estado norteamericano está basculando hacia el área del Pacífico asiático, y eso le como “la más importante para el siglo XXI”. En segundo lugar, hace reconsiderar muchas cosas. Moscú, además, está intereel control de la situación en Oriente Medio, donde la expansado en desarrollar sus territorios asiáticos, y eso puede hacersionista política de Bush inició dos guerras, Afganistán e Iraq, lo en asociación con China y otras potencias asiáticas… opy desestabilizó toda la zona, acompañada con el acoso a Irán, ción que desagrada en Washington. En los últimos años, la el desinterés o impotencia ante Israel para insistencia de la prensa occidental, y tamresolver la cuestión palestina, y el indeseabién de una buena parte de la rusa, en la La opción estratégica do agravamiento de la crisis en Pakistán, no supuesta llegada masiva de millones de norteamericana de favorecer le ha dado los resultados esperados. Des chinos a Siberia y en la hipotética pérdida la desintegración de Rusia ha pués de esas dos áreas, ocupan los siguiende los territorios orientales a favor de perdido importancia, pero no tes focos de interés de Estados Unidos la China tenía unos claros objetivos: dificulse ha descartado relación con Rusia; y, tras ella, con la Unión tar la colaboración entre Moscú y Pekín, Europea y, finalmente, la atención hacia por la vía de sembrar la desconfianza enAmérica Latina. Al igual que Estados Unidos, también Rusia y tre ambos y de estimular los sentimientos nacionalistas rusos la Unión Europea consideran que sus relaciones con China ante el supuesto peligro chino. Ese peligro, que se ha revelado han pasado a formar parte del núcleo central de su estrategia falso, ha dejado de asustar a Rusia, pero ha tenido algunos mundial. Si hasta hoy las relaciones entre ambos lados del efectos: el gobierno de Medvédev y Putin quiere que el desaocéano Atlántico eran la cuestión primordial para el predomirrollo de Siberia se produzca en cooperación con China y tamnio mundial de las potencias capitalistas occidentales dirigibién con Estados Unidos, Japón y otros países. das por Estados Unidos, que contaba además con una corona Tras las serias tensiones de finales de 2008, debidas a la guede potencias periféricas clientes que iba desde Japón hasta rra en Osetia y al proyecto de escudo antisimisiles estadouniAustralia, pasando por Israel y por los principales países latidense, cuando se inició el mandato del actual presidente nor-

40 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

mundo

Tokyo

Singapur

teamericano, Medvédev y Obama apostaron por un nuevo rumbo en las relaciones entre Moscú y Washington, ilustrado con el gesto de Hillary Clinton entregando en Moscú un simbólico botón de “reinicio” de las relaciones mutuas, deterioradas durante la presidencia de Bush, y que se revelaron frías durante la primera entrevista entre Medvédev y Obama, en Londres, en abril de 2009. La firma del nuevo START (todavía pendiente de ratificación en el Senado norteamericano) pareció inaugurar una nueva etapa, y, además, Medvédev ha insistido en impulsar la colaboración con Estados Unidos y la Unión Europea para modernizar la economía rusa, y bajo su presidencia se han firmado acuerdos de colaboración con

Washington en la energía nuclear para usos civiles, para la persecución del tráfico de drogas y para la continuidad de las facilidades logísticas que ofrece Moscú para el ejército nor teamericano en Afganistán. A finales de 2010, las principales diferencias siguen centrándose en la vinculación entre armamento nuclear ofensivo y defensivo, con la cuestión del escudo antimisiles norteamericano en Europa, en el futuro de la política de desarme nuclear (la propia ratificación del nuevo Tratado START no es segura), y en las actividades ofensivas que Estados Unidos sigue impulsando en la periferia soviética, desde Georgia y Azerbeiján, y el propio Cáucaso ruso, hasta el Asia central. Además, Washington busca sustituir a Moscú en la relación preferente con Delhi, y limitar en lo posible su acción en Asia, tanto en las antiguas repúblicas soviéticas de Asia central, como en Irán y en las relaciones con países del sudeste asiático como Vietnam, aunque esta última posibilidad se le presenta muy difícil de alcanzar por la política del gobierno vietnamita. La opción estratégica norteamericana de favorecer la desintegración de Rusia ha perdido importancia, pero no se ha descartado. La inercia de las relaciones históricas entre ambas potencias hará que sigan siendo enemigos vigilantes, pese a la propuesta de Medvédev para asociar a Washington y Bruselas al programa ruso de modernización económica. También la relación rusa con China es importante, y puede ser determinante en Asia. En febrero de 2009, las compañías petrolíferas rusas Transneft y Rosneft suscribieron un acuerdo con la CNPC (Corporación Nacional del Petróleo de China) por el que Rusia recibió un crédito de veinticinco mil millones de dólares para construir el “ramal chino” del oleoducto que unirá Siberia oriental con el océano Pacífico, y que permitirá suministrar a China quince millones de toneladas de petróleo anuales hasta el año 2030. La parte del oleoducto que transcurre por territorio ruso para llevar el petróleo a China se concluyó el verano de 2010 y fue motivo de un nuevo encuentro de Medvédev con Hu Jintao y Wen Jiabao, en Pekín a finales de septiembre, donde Wen definió a Rusia como “el socio estratégico más importante” para China. Hay que recordar que lo que podemos denominar el “partido prooccidental” de los círculos del poder ruso había criticado y

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 41

mundo

puesto numerosas dificultades a la conclusión del proyecto del oleoducto Skovorodino-Daqing. Si se produce un aumento de los intercambios, por el que apuestan Hu Jintao y Medvédev, las posibilidades son enormes: China y Rusia apenas superan los 50.000 millones de dólares anuales en intercambios comerciales, mientras que el saldo entre China y Estados Unidos es de 300.000 millones. De hecho, en las importaciones petrolíferas, China todavía importa más petróleo de Arabia, Irán, Angola y Omán que de Rusia. * * * La búsqueda de la paz y la estabilidad concentra muchos esfuerzos de las potencias asiáticas. Además de las guerras abiertas en Iraq y Afganistán, existen enfrentamientos armados y situaciones de inestabilidad de diversa envergadura en Indonesia, Filipinas, Pakistán, Myanmar, Nepal, India y Sri Lanka. Por ello, Washington quiere asegurarse un papel de intermediario y de guardián de la seguridad asiática, lo que le otorgaría una gran influencia en el futuro del continente. No hay que olvidar que los mecanismos de seguridad en Asia son parciales e incompletos, y muchos de ellos feudatarios de los acuerdos entre Estados Unidos y sus Estados cliente forjados durante la guerra fría o la ocupación de la posguerra mundial, como en Japón y Corea del Sur. China ha desarrollado con éxito, en asociación con Rusia, la OCS, Organización de Cooperación de Shanghai, aunque su objetivo está sobre todo centrado en Asia central para impedir la ampliación de la presencia norteamericana en las cinco repúblicas soviéticas situadas entre el mar Caspio y China. Al mismo tiempo, en un complicado equilibrio, Moscú, que sabe que no le conviene ingresar en ninguna alianza hostil a China (como la del hipotético escudo antimisiles conjunto ruso-norteamericano, o incluso en la aún más hipotética integración en la OTAN, especie lanzada desde el otro lado del Atlántico), y que se opone a la presencia norteamericana en Europa, en especial cerca de sus fronteras, considera, en cambio, que la presencia estadounidense en algunas zonas de Asia puede contribuir a la estabilidad del continente. Mientras China prosigue la larga marcha hacia su desarrollo y se ha configurado ya como una potencia mundial, Japón jue ga un papel secundario, importante en el plano económico, por sus intercambios con Corea y China, pero insignificante en las cuestiones políticas, donde su diplomacia sigue siendo de bajo perfil y feudataria de la estrategia norteamericana. Las recientes disputas entre China y Japón (siempre alentadas por Estados Unidos, que pretende mantener ese foco de crisis en el flanco oriental chino, centrado en la cuestión del supuesto peligro norcoreano y en sus lazos históricos con Seúl y Tokio), fueron objeto de la reciente reunión entre los ministros de

Hanoi, proyecto

Asuntos exteriores chino y japonés, Yang Jiechi y Seiji Maehara, después del incidente por la detención del barco pesquero chino y las diferencias sobre las islas Diaoyu. El canciller japonés pidió a China volver a abrir la explotación de gas conjunta en el mar de la China oriental (cuyas negociaciones Pe kín suspendió tras la detención del barco pesquero), y que el gobierno chino reanudara la venta a Japón de metales raros que son imprescindibles para las empresas niponas de tecnología sofisticada. China, pese a la severidad de su respuesta a Japón y a la dureza mostrada por su ministro de Asuntos exteriores, pretende rebajar las diferencias e impulsar la cooperación entre ambos, que es vista con desconfianza por Washington. Mientras tanto, Estados Unidos ha conseguido paralizar el propósito del anterior gobierno nipón de desmantelar la base militar norteamericana de Okinawa. * * * El sudeste asiático es una de las zonas de mayor interés para las grandes potencias. En septiembre de 2010, se celebró en Nueva York (con la significativa ausencia del presidente de In-

42 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

mundo

donesia) la cumbre entre Estados Unidos y la ASEAN, la asopapel del sudeste asiático. De todos ellos, Indonesia –el giganciación de países del sudeste asiático, un área de enorme imte del área–, Thailandia y Vietnam son los países más dinámiportancia estratégica: baste decir que por el estrecho de Macos y con un mayor potencial de crecimiento. Thailandia e laca –entre la isla de Sumatra y Malasia– circulan las dos terIndonesia, aliados de Washington, basculan entre la fidelidad ceras partes del petróleo mundial, triplicando el volumen del tradicional hacia Estados Unidos y las oportunidades que abre crudo que pasa por el canal de Suez y multiplicando por quinsu creciente relación económica con China. Vietnam, con un ce el que atraviesa el canal de Panamá. rápido crecimiento económico, está siendo tentada por En esa cumbre, Obama insistió en arrancar una declaración Washington para atraerlo hacia su campo, aunque es muy duque pusiese de manifiesto la necesidad de “fortalecer la segudoso que Hanoi, más allá de su interés en mantener buenas ridad marítima”, asegurar el “comercio relaciones con Estados Unidos, acepte libre” y mantener la “libertad de navegaparticipar en una estrategia de contenEn muchas cancillerías ción” en los mares de Asia oriental, añación antichina. Pero un rasgo de la nueoccidentales se sigue especulando diendo que su país pretende desempeva situación es el propósito norteamericon las diferencias entre ñar una función dirigente en la zona. La cano de estimular en el sudeste asiático Putin y Medvédev declaración era un mensaje dirigido a los recelos contra China, e incluso de Pekín, y suponía la continuación del crear peligrosos focos de conflicto, viaje realizado por Hillary Clinton a la zona, donde dedicó como en Myanmar, aunque también allí está elaborando una especial atención a Vietnam, con el propósito de crear nuevas nueva estrategia. Es decir, en su regreso a Asia, Washington, en alianzas para Washington en Asia con la vista puesta en China, lugar de apostar por una política de cooperación en la zona, a quien Estados Unidos califica de peligro para el sudeste asiáestimula los conflictos, seguro de que la desconfianza y el entico. Como si Obama no hubiera aprendido de sus antecesores frentamiento entre los países del sudeste asiático y entre estos los riesgos que comporta una obsesiva apuesta por la hegey China son la llave para mantener su hegemonía. Más allá, monía, insistió en la cumbre en que su país debe desempeñar Washington pretende “internacionalizar” las diferencias entre una función de “liderazgo” en el sudeste asiático. Dificulta su los países del sudeste asiático en el Mar de la China meripolítica el hecho de que el pacto de libre comercio que desean dional, para convertirse así en partícipe de las decisiones. No configurar los países de la ASEAN con Estados Unidos es en vano, Obama proclamó, en 2009, su deseo de ser “un presirechazado por Washington por los problemas que crearía en su propia economía, y también la entorpece el hecho de que China se ha convertido de facto en el principal socio económico de esos países. De manera que el intento de Obama de preparar una salida del infierno iraquí y afgano (con la retirada parcial de Iraq y el inicio de negociaciones secretas con los talibán, opciones que continúan teniendo una difícil concreción), y el “regreso a Asia” de Estados Unidos, tal y como fue verbalizado por Hillary Clinton, revelan la intención de recuperar parte de sus recursos para, sin perder el control de Oriente Medio, contener en lo posible el fortalecimiento de China. Los países de la ASEAN tienen intereses diversos, pero todos están interesados en el desarrollo económico, y China ofrece una oportunidad única para ellos, puesto que los crecientes intercambios con el coloBangkok so chino están fortaleciendo con rapidez el

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 43

mundo

dente procedente del océano Pacífico”. tión que agrupa los intereses de los cuatro países, más allá de La reciente celebración en Hanoi de la Conferencia de midiferencias históricas como las protagonizadas por China e nistros de Defensa de la ASEAN Ampliada (la llamada ADMMIndia. El papel de China en la dinámica del BRIC ha sido el de Plus, que cuenta con los socios de la ASEAN más ocho países motor de sus nuevas iniciativas en la escena internacional: en “de diálogo”: Australia, China, India, Japón, Corea del Sur, vísperas de la cumbre anterior, celebrada en Brasil, se habían Nueva Zelanda, Rusia y Estados Unidos), propició la reunión convocado cuatro reuniones de los ministros de Finanzas, los entre los ministros de Defensa chino y gobernadores de los Bancos Cennorteamericano, Liang Guanglie y trales y de los Bancos del Desarrollo, En su regreso a Asia, Washington, en Robert Gates, tras muchos meses de y se entrevistaron también responsalugar de apostar por una política de desencuentro debido a la venta de arbles de los Consejos de Seguridad y mas norteamericanas a Taiwán por los ministros de Agricultura, entre cooperación en la zona, estimula valor de seis mil cuatrocientos millootros. los conflictos nes de dólares, que Pekín consideró una provocación. Liang insistió en la apuesta china por la es* * * tabilidad de la zona Asia-Pacífico y por la cooperación con Tanto Moscú como Pekín trabajan por un nuevo orden Estados Unidos, planteamiento que Gates no podía sino susmundial que sustituya a la declinante hegemonía norteamericribir. Al mismo tiempo, dada la preocupación de Pekín por el cana, y ese objetivo conviene al conjunto del planeta porque intento de acercamiento norteamericano a Hanoi, hurgando redundará en una democratización de las relaciones internaen las diferencias históricas entre los dos países asiáticos y su cionales, que van mucho más allá de los acuerdos y debates en propósito de alejarlo de la órbita china, Liang se reunió tamel Consejo de Seguridad de la ONU, y porque, pese a la insisbién con Nong Duc Manh, secretario general del Partido Cotencia de los laboratorios de pensamiento neoliberales en munista vietnamita, y con Nguyen Tan Dung, primer ministro vender la bondad de un mundo dirigido por Washington (“Esde Vietnam. tados Unidos tiene vocación de líder planetario”, ha afirmado Las relaciones chinas con la India han mejorado mucho. Obama), el resto de países de la Tierra reclaman tener voz en Desde la firma de la Declaración de principios conjunta de el futuro que se avecina. ¿Por qué iban a aceptar Pekín, Moscú, 2003, la apuesta por la colaboración para el desarrollo ha sido Delhi o Brasilia que el mundo se dirija desde Washington? Una el punto de encuentro entre ambos países, aunque las potenpotencia, Estados Unidos, que no dudó, con Bush, en mantecias occidentales intentan dificultar el acercamiento. De maner un Comando Conjunto de Operaciones Especiales (JSOC, nera singular, Estados Unidos intenta atraerse a la India a su en inglés), una unidad de élite clandestina del Pentágono a las plan para contener a China, y, a su vez, los acuerdos nucleares órdenes de Cheney, que, según ha revelado Seymour Hersh, norteamericanos con la India son una viajaba por muchos países para asesifuente de preocupación para Moscú; Thailandia e Indonesia basculan entre nar a personas previamente selecciopor ello, esa cuestión fue una de las nadas. En decenas de países de difela fidelidad tradicional hacia EEUU y abordadas durante la visita de Vladi rentes zonas del mundo ejecutaron no las oportunidades que se abren mir Putin a Delhi, durante el pasado sabemos aún a cuántas víctimas, con China mes de marzo. La India, una potencia como tampoco sabemos si esa unidad en ascenso, está también interesada clandestina continúa existiendo con en la definición de los nuevos equilibrios estratégicos en Asia, otro nombre. Ninguna otra potencia mundial ha hecho algo donde desempeña un papel creciente aunque secundario. semejante. El llamado BRIC, un concepto que surgió en 2001 en un in Las disputas geopolíticas en Asia cobran así una importanforme de Goldman & Sachs que analizaba las potencias del cia decisiva en el nuevo equilibrio que está naciendo en el futuro, se ha ido consolidando desde los primeros y titubeanmundo, con graves riesgos porque hay diferencias sustanciates contactos de las cuatro potencias (Brasil, Rusia, India y les entre las grandes potencias: mientras, no sin daños, EstaChina) hasta las reuniones que congregan a ministros de difedos Unidos ha hecho de la economía de guerra (Iraq, Afgarentes áreas, articulando una colaboración que se concreta ya nistán, Pakistán) y de la expansión militar uno de los ejes de su en una coordinación ante las reuniones del G-20, en la posibipolítica exterior, Pekín y Moscú, así como Delhi y Brasilia, lidad de incorporar a Sudáfrica (creando un BRICS) y, sobre apuestan por un entorno pacífico para apuntalar su desarrollo todo, en el impulso a la cooperación para el desarrollo, cueseconómico. De manera que mientras estos consolidan la paz,

44 / El Viejo Topo 275 / diciembre 2010

mundo

sobre las verdaderas intenciones de China. Así, Foreign Policy, la revista de política internacional que fundó Huntington, afirmaba recientemente que Pekín había dejado atrás la estrategia del “auge pacífico” para internarse en la senda de la dominación de otros países; y el inefable Robert Kaplan escribía en Foreign Affairs, antes del verano, sobre “la geografía del poder chino” sembrando la inquietud sobre el fortalecimiento de Pekín y afirmando que el arco de países formado por Corea del Sur, Japón, Taiwán, Filipinas, Indonesia y Australia contienen la expansión china, y que Taiwán es la clave para contener a Pekín. Otros portavoces de esa línea conservadora de pensamiento, que se resisten a renunciar a la visión de un mundo unipolar, insisten en que Estados Unidos venció en la guerra fría pero que, sin embargo, la nueva distensión no les ha beneficiado, mientras que China sí que ha aprovechado el nuevo clima internacional para su fortalecimiento; incluso llegan a afirmar que el Seúl “esfuerzo” y “sacrificio” norteamericanos en Iraq Estados Unidos no descarta la guerra, y esa evidencia plantea y Afganistán no le han reportado más que dificultades polítimuchos peligros y serios interrogantes para el futuro. La cas y gastos cuantiosos, mientras que China está empezando naciente asociación estratégica entre Moscú y Pekín refuerza a hacer negocios en esos países sin haber arriesgado nada, los vectores pacíficos, y, precisamente por ello, son vistos con añadiendo que su expansión marítima es un riesgo para la tanta preocupación por China tanto las dudas rusas como los estabilidad mundial. En cambio, esas tesis que postulan la intentos de aproximación norteamericana a Moscú, conscien“amenaza china” apenas encuentran defensores entre los círtes como son, además, de la oscilación de la política exterior culos de poder y pensamiento rusos. rusa de los últimos años, con etapas En los años de la guerra de Corea, de atracción hacia oriente y otras Emmet John Hughes, el autor de los Washington quiere asegurarse hacia occidente. discursos de Eisenhower, recordó La globalización económica, que un papel de intermediario ante el presidente norteamericano, fue vista como una oportunidad para utilizando las palabras de John Foster y de guardián de la que Estados Unidos y las viejas potenDulles, que Estados Unidos no podía seguridad asiática. cias coloniales europeas se apoderaalcanzar un acuerdo que pusiera fin a sen de los mercados y de las econo la guerra “hasta que hayamos demosmías del resto del planeta, debe ser una oportunidad para to trado –ante toda Asia– nuestra aplastante superioridad dando dos los países, y los beneficios deben alcanzar a todos. Incluso una buena lección a China”. Ese continúa siendo uno de los los tradicionales aliados de Estados Unidos, como Japón o la riesgos y de las tentaciones del gobierno de Washington, priUnión Europea están interesados en esa democratización de sionero de la visión del papel providencial de Estados Unidos las relaciones internacionales, por mucho que su diplomacia en el mundo y receloso ante los vertiginosos cambios de estos continúe la inercia de la vieja sumisión a Washington que últimos años. Pero cada época tiene su afán. El Diario del nació con la guerra fría. Pueblo, órgano central del Partido Comunista Chino, contestaba a esas tentaciones norteamericanas con la publicación, * * * hace unas semanas, de un artículo de Li Hongmei con un En ese difícil equilibrio asiático, la diplomacia y los centros revelador título: “El Tío Sam ya está muy viejo para ser líder de análisis y pensamientos norteamericanos siembran dudas en Asia”I

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 45

américalatina

46 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

américalatina

Cuba en altamar
Entrevista a Ron
por Salvador López Arnal

Ridenour

R

on Ridenour nació en 1939 en, según sus propias palabras, “la tierra del propio diablo”. Es hijo de una familia trabajadora “víctima del sueño americano”. Confrontado con el brutal racismo del Ejército USA cuando formaba parte de sus fuerzas áreas en Japón, rechazó desde entonces el sistema, la cultura y los valores usamericanos. Eso lo hizo profundamente solidario.

Ron ha recordado que en la primera manifestación a la que asistió se protestaba contra el imperialismo norteamericano, contra la agresión a Cuba (Playa Girón), enfrente del Edificio Federal de EEUU en Los Ángeles. Fue el 19 de abril de 1961. Desde entonces, Ron Ridenour he sido un activista revolucionario en EEUU, Nicaragua, El Salvador, Cuba y Dinamarca. También ha sido periodista en estos y en otros países. Ha trabajado ocho años en Cuba, y ha escrito numerosos artículos para periódicos y revistas, y ha publicado hasta el momento seis libros. Su último libro, Cuba at Sea (Cuba en altamar), editado en inglés por la editorial londinense Socialist Resistance, no ha sido publicado en español hasta el momento. **** —Usted se ha definido en alguna ocasión como “yankee sandinista”. ¿Qué es un yankee sandinista? —Es una persona nacida en Estados Unidos que se identifica con los oprimidos y con los que luchaban y luchan por su libertad y por la soberanía en Nicaragua. Es decir, los sandinistas. Son los activistas que, como señalo en el libro que escribí sobre la revolución sandinista, trabajaban con y por la revolu-

ción, en la misma Nicaragua, ayudando a que irrumpiera el “hombre nuevo”. —¿Cómo surgió su interés por Cuba y su revolución? —Llevo en mis huesos el odio hacia algo tan enormemente destructivo para toda vida humana como es el racismo, la brutalidad, la arrogancia arraigada en la cultura yankee y que tanto influye en la mayoría de sus habitantes. Después de haber estado cuatro años en las Fuerzas Aéreas de EEUU, donde aprendí lo horrible que es la mentalidad imperialista que vi en los ocupantes yankees en Japón, y antes, en mi juventud en Brasil, cuando estuve allí con mi padre, soldado del Ejército USA, decidí unirme a los oprimidos. Sentí la responsabilidad y necesidad de ser, simplemente, un ser humano que quiso y quiere ser honesto. Allí se inició mi camino hacia la solidaridad con todos los que sufren por un sistema, el capitalismo, y su mano armada militar-imperialista, que necesita, insaciablemente, conquistar toda la riquezas global. Comprendí también que, como nací en el Imperio, tenía aún mayor responsabilidad de combatir este Imperio tan voraz. Cuando dejé las Fuerzas Aéreas me enteré de que la revolución cubana había eliminado todo tipo de racismo; que esta-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 47

américalatina

ban distribuyendo las tierras, que querían acabar con el sistema económico de enriquecidos y empobrecidos, que todos tenían acceso gratuito a la educación y a la sanidad pública y sin pago. ¡Magnifico! Todos los seres humanos, todos sin excepción, deberíamos gozar de esas condiciones. Fue ya entonces cuando me enamoré de Cuba. —¿Ha vivido usted en Cuba?, ¿qué años?, ¿en qué condiciones? —Llegué a Cuba por primera vez en 1987, desde Dinamarca, donde entonces vivía. En el aeropuerto vi un cartel enorme que me sedujo para siempre. Decía así: “Ser internacionalista es saldar nuestra propia deuda con la humanidad.” Explica muy bien lo que yo sentía en mi interior. Pasé un tiempo en La Habana, conociendo a muchos de los 27 “agentes dobles” cubanos que se habían infiltrado en la CIA para proteger a su propio país contra sus ataques, y contra los innumerables intentos de asesinar su presidente. Para mi sorpresa, la Editorial José Martí, que imprime libros en diferentes idiomas, me pidió trabajar con ellos como consejero editorial, y para escribir libros. Acepté con gusto y, no lo oculto, con orgullo. Viví ocho años como un ciudadano cubano, con la tarjeta de racionamiento, con un sueldo cubano que he recibido en su propia moneda, y en un apartamento agradable pero en absoluto de lujo. —¿Sobre qué iba el primer libro que escribió? —Sobre las actividades subversivas de la CIA contra Cuba. —Usted es autor de Backfire: The CIA´s Biggest Burn (“El tiro por la culata”) una historia, si no ando muy errado, de dobles agentes. ¿Puede hacernos un breve resumen de lo que usted cuenta en este ensayo? —Mi libro trata de 26 cubanos y un italiano residente en Cuba que se infiltraron en la CIA. La información que consiguieron evitó muchos daños y muertos en Cuba. Se impidieron también centenares de intentos de asesinar a Fidel. El libro es la historia de varios de estos doble agentes: cómo fueron reclutados, qué hicieron, cómo vivieron una vida doble, el precio que pagaron en tanto que seres humanos. —¿Ha escrito usted más libros sobre Cuba? —Sí, he escrito cinco en total. Además de Cuba en Altamar, y de El tiro por la culata, he escrito tres más que tienen que ver con la economía política, en diferentes períodos desde la caída de la URSS. —En alguna ocasión usted ha escrito o hablado sobre lo sucedido con el general Arnaldo Ochoa, con el también general

Patricio de la Guardia y con su hermano, el coronel Antonio de la Guardia Font. ¿Creyó, sigue creyendo razonable la forma en que actuó el gobierno cubano y su condena a muerte? —Es necesario tener en cuenta que las cuatro personas condenadas en 1989 eran militares que traicionaron a Cuba y que pusieron al país en peligro. Eso sí, yo creo que Cuba no debería condenar a nadie a la pena de muerte. No debería hacerlo nunca más. —En su opinión, si no ando errado, Gorbachov no era santo de devoción de la ciudadanía políticamente consciente de Cuba. Se llegó incluso a pensar que era un agente de la CIA y que estaba llevando a la Unión Soviética al desastre. ¿Debo entender con ello que usted no vio ningún elemento positivo en la experiencia de la perestroika? ¿No hubo aquí inicialmente un intento de reforma democrática de orientación socialista, sumado a un intento de mejorar el sistema económico de la URSS que contenía ya en su seno cánceres nada benignos de muy diverso signo? —En mi opinión, los cambios que Gorbachov inició llegaban demasiado tarde para tener un efecto positivo. La perestroika estaba equivocada también porque no puso el poder en ningún momento en manos de los trabajadores. Quiso, además, usar métodos del mercado. La glásnost, que era transparencia, pero también apertura y franqueza, tenía posibilidades de abrir una puerta hacia la democracia. Pero, insisto, llegó demasiado tarde, y con todo aquello irrumpió en un camino que conducía abiertamente al capitalismo. —Déjeme situarme ahora en Cuba en Altamar. Uno de esos dobles agentes de los que antes hablábamos es Antonio García Urquiola, al que usted entrevistó para Backfire. Usted viajó en su navío, el Shark. ¿Qué navío es ese, qué función realiza? —Navegación de cabotaje, alrededor de toda la isla, entregando petróleo en diferentes puertos. Shark es un tanquero, pero cuando yo estuve en él no funcionaba bien del todo. Durante mi experiencia, pasé el tiempo hablando con el capitán y la tripulación, y limpiando, raspando óxido y pintando. —¿Por qué emprendió ese viaje? ¿Fue usted marino de profesión en su país, en Estados Unidos? —Nunca fui marino, casi nunca navegué, solo en algunos ferrys y a poca distancia. Después de que terminé Backfire, los directores de la Editorial José Martí me propusieron escribir un libro sobre Cuba, vista ésta con mi propia mirada. Se me ocurrió entonces la idea de ver a Cuba tanto desde tierra como desde el mar. Navegaría alrededor de la isla, trabajando y viendo Cuba desde el punto de vista de los hombres de mar, de los

48 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

américalatina

marinos. Yo quería navegar, sin ningún género de dudas, con el Capitán Antonio García Urquiola. Pensé que sería interesante un libro así, que esa perspectiva era única, que nunca se había escrito un libro sobre Cuba desde esa atalaya.

Quise ver Cuba desde el punto de vista de los hombres de mar, de los marinos.

la, un mundo en sí mismo. “Debes amar tu barco y el mar. El barco es tu casa, el capitán tu padre, la tripulación tu familia, el mar tu mundo”. Y es cierto. Nunca tuve antes o he tenido después una familia tan íntima, de tanta confianza. Nos cuidamos mucho mutuamente. Aunque en los barcos, desde luego, hay mucha disciplina, mucho respeto a los capitanes. Todos, los cinco capitanes que he conocido, merecían ese respeto. Aunque los marinos cu banos, como los marineros de todos los países, tienen mentalidad crítica. No les gustan nada los burócratas, las holgazanes, y, en mi opinión, hay demasiados de ambos en Cuba. En general, las tripulaciones apoyaban el proceso revolucionario pero veían los problemas y deseaban cambios. Que rían más democracia, más poder para tomar decisiones, más flexibilidad, y más y mejor producción, sobre todo comida.

—¿Fue el único buque en el que viajó? ¿Cuánto tiempo en total? —Navegué con tres tanqueros unas 1.450 millas náuticas. Luego navegué en dos cargueros, hacia Europa y luego regresando a Cuba. En total, navegué seis meses durante dos años. —¿Cuántos puertos visitó? ¿Había estado ya en esos lugares? —Alrededor de diez puertos en Cuba y tres en Europa. No había visitado la mayoría de estas ciudades antes. Era fantástico estar andando por las calles en Cienfuegos o Santiago de Cuba con marinos cubanos buscando, si se me permite la expresión, mujeres vigorosas y ron fuerte, si lo había. La gente aprecia a los marinos, saben que hacen un trabajo vital para la nación. Ganan más que la mayoría de trabajadores y tienen más para gastar. —Así, pues, usted trabajó, no viajó simplemente, en la marina mercante cubana. —Como me dijo un contramaestre: un barco es una ciudade-

—¿Qué opinan los marineros cubanos de Europa? —Les gusta la eficiencia de los trabajadores en los puertos, que hace falta en Cuba. Les encantan la diversidad de productos, pero no, cambio, el estilo consumista. Sin embargo, desean poder adquirir más cosas agradables y que los centros de trabajo y transporte funcionen mejor en Cuba de lo que funcionan. No están de acuerdo con muchos aspectos del sistema capitalista pero se preguntan y preguntan por qué el socialismo en Cuba está más atrasado económicamente que el capitalismo europeo. No había muchos, hoy aún menos, que creyeran que el boicot americano fuera la causa principal de su atraso económico. Pero, sobre todo, no dejaban de insistir en sus propios defectos. Es algo que los responsables cubanos están admitiendo actualmente. Muchos saben que la riqueza de muchos de estos países proviene de la explotación y opresión de los países del tercer mundo. Fue lo que pasaba con Cuba antes de la revolución. Aunque muchos también saben que la vida en Cu-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 49

américalatina

En Valencia, en la última huelga general

ba les da más seguridad personal, más solidaridad, más apoyos para la familia y verdaderas amistades que el capitalismo, a pesar de que son más pobres en objetos y dinero. A muchos les gustaría que hubiera menos censura y más libertad de opinión. Algunos, pocos, se quedarían en el occidente rico. —¿Tuvieron contacto con ciudadanos europeos en ese viaje? En su opinión, ¿cómo se ve a Cuba con mirada europea? —Muchos europeos ven Cuba como un paraíso de sol, salsa y sexo, pero no como un paraíso desde el punto de vista político. Muchas personas quieren viajar a Cuba, quieren hacer turismo, pero no quieren vivir allá. Casi todos quieren amantes cubanos. En parte, es comprensible.

—Creo que ustedes llegaron a capturar un tiburón gigante. ¿Qué pasó? No sería nada fácil. —Esta experiencia, precisamente, fue una de las más extraordinarias. Estaba entonces en el carguero “Rose Islands”, regresando a Cuba. Un día nos detuvimos en medio del Atlántico mientras yo estaba en cubierta junto a media docena de marineros. Teníamos problemas con la máquina. Manso, un compañero, me preguntó si quería pescar. Cogimos carretes y fuimos hasta popa. Lanzamos los anzuelos sobre la barandilla. Los marineros tenían un modo muy hábil de sujetar los grandes carretes entre la barandilla y la traca. Conseguían que se mantuvieran firmes si un pez mordía el anzuelo y salía nadando. Dejamos los carretes y regresamos a pintar, a lo que estábamos haciendo. De vez en cuando alguno de nosotros iba a

50 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

américalatina

popa a revisar los sedales. Una vez fui yo y… ¡caramba!, vi a un animal gigante, lejos, con mi anzuelo en su boca. Con mucho sudor y no menos tiempo logré traerle cerca. Pude ver que era un tiburón, el más grande que mis compañeros habían visto hasta entonces. No voy a revelar todo que pasó. Dejó aquí el relato, para abrir el apetito, para que a los lectores de la entrevista deseen leer mi libro. —Finaliza usted su libro con estas palabras: “[…] Me hallo entonces refiriéndome a Cuba como ‘nuestro’ país, y a la revolución como ‘mía’. Ni me siento en esto en contradicción con aquellos cubanos que apoyan la revolución. No hablo de las críticas; ellas son con frecuencia saludables, incluyendo, desde luego, las mías. Pero, en un análisis conclusivo, lo que cuenta es la gran pregunta: ¿De qué lado estás?”. ¿De qué lado esta usted? ¿Por qué? —Yo estoy con Cuba, incluso con el gobierno que, en mi opinión, está equivocado en varios temas de gran importancia. Estoy al lado de todos pueblos que estén invadidos u oprimidos, especialmente si lo están por el país donde yo nací. Es la esencia de un ser humano, ser solidario. Sin solidaridad, no puede existir justicia o paz ni amor verdadero.

lucha”. Y esto está relacionado con el problema más grave de todos los intentos de hacer una revolución socialista durante un siglo: que los líderes no tienen confianza en la clase obrera para que se pueda autodirigir. —¿Cuba podrá seguir siendo una isla socialista al lado del nada afable Imperio americano? —Bueno, yo no creo que la isla sea tan socialista, aunque des de luego lo es mucho más que los países asiáticos que todavía dicen ser socialistas. Para los yankees, no importa si Cuba es socialista a ojos de Ron Ridenour. Lo que es importante para estos capitalistas criminales de guerra es que Cuba no obedece el Imperio. Este es el pecado más grave, como los iraquíes saben muy bien y ellos, desde luego, no eran socialistas. Lo saben también los dominicanos o los nicaragüenses... y tantos otros pueblos.

—¿Hay libertad en Cuba? —Libertad es una palabra vaga. ¿Estamos hablando de libertad de expresión, de prensa, o la libertad personal de escoger la vida que uno quiere, o libertad simplemente de sobrevivir? Al hablar de Cuba, siempre tienes que distinguir entre libertades en el sentido de derechos humanos –el derecho de existir con suficiente comida, un techo, acceso a salud y educación, y —¿Qué opinión le merece Fidel Castro como dirigente político? de esos derechos hay mucho– y la libertad de expresarse, de —¡Un gran hombre, sin duda, un gran dirigente! Tiene mucho tomar decisiones en el trabajo, en las escuelas, en la política talento, es muy sabio. Yo le admiro. Y como le admiro, tengo y interna y exterior –de lo cual hay muy poco. formulo críticas, como todos hacemos con las personas que Como ha señalado Frank Josué Solar, un historiador cubano queremos. Una persona solidaria con Cuba, que no es cubana que es profesor de la Universidad de Oriente: “No se trata de pero sí internacionalista, está obligada a decir lo que ve, lo que un lujo, de una alternativa que podemos elegir o descartar: la cree. Cuando hay problemas o errores, si democracia de los trabajadores es condide verdad ama a una persona o un pueblo, ción sine qua non para el desarrollo nortiene que confrontarlos con la verdad y mal de una economía socialista. Sin ella, Una persona solidaria con veracidad. Si no, se vive con ilusiones el proceso se deforma y acaba por su con Cuba está obligada o mentiras, en tu interior y en la organizacumbir.” a decir lo que ve, ción en la que estás. Cito esto porque los dirigentes comunistas de Cuba, incluso Fidel Castro, lo que cree. —Dígame, brevemente, lo que más le gusta siempre han afirmado que un amplio de la Cuba actual. ejercicio de la libertad de expresión pue—El sueño idealista que todavía existe, un de poner en peligro la misma soberanía sueño mezcla de Don Quijote y de marxismo. Y también de de la nación cubana y su revolución por las amenazas de los internacionalismo, como dice el cartel: “Ser internacionalista yankees. Es un dilema complicado. Yo trabajé como periodises saldar nuestra propia deuda con la humanidad.” ta, escritor y traductor para medios cubanos (Prensa Latina, por ejemplo) y conozco el problema y, directamente, la fuerte –Dígame, ahora lo que menos le gusta de la Cuba actual. censura. En los últimos cinco años, debo reconocerlo, ha habi–La mentira epidémica, relacionada con la mentalidad opordo un poco de apertura. Pero, en mi opinión, no es suficiente. tunista de “resolver”. Los cubanos “resuelven” sus problemas, a veces de modo no muy ético. Y la mentalidad de “no coger —¿Puedes dar algún ejemplo de esto que señalas?

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 51

américalatina

—No hace demasiado tiempo el partido comunista, el único proceso revolucionario, puede perder influencia, incluso su partido permitido, expulsó de por vida al académico Ernesto trabajo. Morales. ¿Por qué? Simplemente por haber escrito la verdad sobre la enorme corrupción que existe —¿Necesita reformas el socialismo cu dentro del aparato del estado. Su artíbano? Si su respuesta fuera positiva, culo, que ha tenido que publicar fuera ¿cuáles serían urgentes en su opinión? Yo no creo que la isla sea tan del país, en un periódico progresista —Sí, se necesitan muchas reformas, y la socialista, aunque lo es mucho amigo de Cuba –porque no se publide la libertad es una muy esencial. Pero más que los países asiáticos que can opiniones de este tipo en el intemás que “reformas” lo que se necesita dicen ser socialistas. rior de Cuba–, describe la corrupción es cumplir con las finalidades (y con la como un asunto contrarrevolucionapropia definición) de lo que debe ser rio. La decisión final de quien tiene verdaderamente una revolución socialibertad de expresión y quien no la tiene es tomada por la máxilista. Es un asunto que requeriría un libro entero, o quizás más ma dirección del Partido. Los demás deben ir con cuidado. de uno, para poder ser explicado. Pero empezando ya con Pero no nos equivoquemos. Nunca nadie ha sido torturado Marx podemos afirmar que el saber político que tenemos o asesinado por tener discrepancias con el aparato del sobre cómo se puede o no desarrollar una revolución socialisPartido. No pasa lo que sucedió en algunas etapas en la URSS ta hacia el comunismo, requiere, exige, que la clase trabajadoo en otros países. No se encarcela a la gente por sus opiniora sea la clase dirigente. Y no de palabra, sino con hechos. Son nes. Pero un ciudadano crítico, que se mantenga dentro del los trabajadores los que tienen que tomar las decisiones claves

EL VIEJO TOPO
LA
REVOLUCIÓN CUBANA

PROPUESTAS, ESCENARIOS Y ALTERNATIVAS

Francisco López Segrera
El objetivo de este libro es dar una visión sintética de la realidad actual de la Revolución cubana. En él, López Segrera analiza las raíces históricas de la Revolución y explica por qué Cuba no colapsó al desintegrase la URSS y derrumbarse el campo socialista. Después, ofrece un itinerario del proceso revolucionario en lo económico, político, social, internacional y cultural, para, finalmente, plantear en el capítulo Propuestas de Cambio, Escenarios y Alternativas una serie de proposiciones dirigidas a llevar a cabo cambios en lo económico, político, social, cultural e internacional. López Segrera enumera posibles escenarios que harán más viables estas propuestas y sugiere alternativas de política por parte del gobierno cubano en todas las áreas mencionadas, que propiciarán las propuestas de cambio formuladas en el libro.

52 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

américalatina

y es su gobierno quien debe cumplirlas junto, y en la realidad social, con los trabajadores de la producción y de los servicios y los técnicos y académicos, y demás sectores populares. Esto nunca ha sucedido en ningún país llamado socialista. O en cualquier otro sistema “civilizado”, por supuesto.

—Pero Cuba ha sobrevivido a las iras del Imperio. —El hecho de que Cuba haya sobrevivido a la ira del imperialismo, mientras ningún otro país que haya intentado la vía —¿Y todo esto es posible? socialista lo haya logrado, es un milagro político y una razón —No es fácil. Por desgracia, desde mi lectura personal de los esencial para que la gente solidaria del mundo no se desilutiempos actuales, la mayoría de los trabajadores no están presione con el proceso cubano. El éxito de parados. La situación es tan dura y comuna revolución exige un desarrollo permaplicada que incluso podría suceder que nente que permita resolver las necesidades para resolver sus problemas más inmeSon los trabajadores los que básicas de vivienda digna, alimentación, diatos las gentes trabajadoras acabaran tienen que tomar las ropa y transporte. Si no se consigue, la pasándose a la derecha, incluso al fascisdecisiones claves y es su gente busca soluciones en otra parte, co mo. La cultura del miedo, con sus guerras gobierno quien debe mo lo demuestra el hecho de que tantos terroristas y su racismo en alza en las inscubanos estén emigrando por motivos tituciones y entre gobiernos de Europa, cumplirlas. económicos. Los que permanecen en Cuba Usamérica y otros lugares, podrían llevar están contentos de tener familiares que al mundo a una nueva era fascista. trabajen en el extranjero, en tierra enemiga, porque les envían Yo creo que las recientes alianzas en América Latina son la parte de los ahorros que, con mucho esfuerzo, logran alcanzar esperanza de un futuro de independencia y de un renacien la economía explotadora del capitalismo. No es la mejor miento y de un socialismo mejor en Cuba. Pero, para ello, en manera de enseñar a la gente que el socialismo tiene más virlos países que forman parte del ALBA, los gobiernos, con la tudes que el capitalismo. La gente se pregunta, ¿por qué los clase obrera al frente, tienen que quitar a los capitalistas su mejores servicios y la mejor producción provienen de los que poder económico y ponerlo directamente en manos de cooganan mucho dinero en moneda convertible? ¿No es esa una perativas y colectivos obreros y populares. Si no ocurre eso, demostración de que la privatización de la economía, el capiestaremos ante otra ilusión, ante un paso dado a medias I

talismo, es más eficaz? Para responder correctamente a estas preguntas, hay que depositar la confianza en los trabajadores, para que sean ellos quienes controlen granjas y fábricas. También, desde luego, eliminar la odiada, corrupta e incompetente burocracia, e impulsar un auténtico debate y un proceso de decisión democrático. La verdadera democracia es imposible sin que las masas lleven ellas mismas la batuta. Tal como algunas personas interpretan las ideas de Marx, esto no podrá llevarse a cabo antes de que el capitalismo mundial sea derrotado y eliminado para que, entonces, pueda iniciarse la construcción del socialismo por parte de la clase obrera. La crisis económica globalizada que tenemos encima podría ser una excelente oportunidad para que los trabajadores del mundo se olviden de cualquier solución capitalista e inicien el proceso de transformación socialista. Eso requiere sacrificio y lucha y quienes se impliquen correrán el riesgo de prisión, o incluso de muerte, en manos de la policía de las clases pudientes y de soldados traidores a su clase. También se necesitarán fuerzas revolucionarias preparadas.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 53

pensamiento

¿Una terrible amenaza?. Foto de Jordi Espel (Creative Commons)

54 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

pensamiento

El racismo
Una pasión que viene de arriba
por Jacques Rancière

S

egún explicaba el filósofo Jacques Rancière el pasado 11 de septiembre en Montreuil, cerca de París, en el simposio Los romaníes, ¿y quién más?, “racismo de Estado” y “racismo intelectual ‘de izquierda’” se combinan dando lugar a “la amalgama entre migrante, inmigrante, atrasado, islamista, machista y terrorista”. Esta es su intervención.

Me gustaría proponer algunas reflexiones en torno a la noción de “racismo de Estado”, que figura en el orden del día de nuestra reunión. Estas reflexiones se oponen a una interpretación muy extendida de las medidas adoptadas recientemente por nuestro gobierno, desde la ley sobre el velo integral hasta las expulsiones de romaníes. Dicha interpretación ve en estas medidas una actitud oportunista que busca explotar los temas racistas y xenófobos con fines electoralistas. Esta pretendida crítica lleva implícita la presuposición que hace del racismo una pasión popular, la reacción temerosa e irracional de las capas más retrógadas de la población, incapaces de adaptarse al nuevo mundo móvil y cosmopolita. El Estado es acusado de faltar a sus principios al mostrase complaciente de cara a estos sectores. Pero al mismo tiempo se ve reafirmado y confortado en su posición de representante de la racionalidad frente a la irracionalidad popular. Ahora bien, esta disposición del terreno de juego, adoptada por la crítica “de izquierdas”, es exactamente la misma que aquella en cuyo nombre la derecha lleva promulgando desde hace ya veinte años toda una serie de leyes y decretos racistas. Todas esta medidas se han tomado en nombre del mismo razonamiento: hay problemas de delincuencia y diversas

molestias causadas por los inmigrantes y clandestinos, que pueden desencadenar reacciones racistas si no ponemos orden. Por lo tanto, hay que someter estos delitos y molestias a la universalidad de la ley para que no provoquen disturbios raciales. Se trata de un juego que se juega, tanto en la izquierda como en la derecha, desde las leyes Pasqua-Méhaignerie de 1993. Consiste en oponer a las pasiones populares la lógica universalista del Estado racional, es decir, en dar a las políticas racistas de Estado una coartada antirracista. Va siendo hora de dar la vuelta al argumento, para poner de relieve la solidaridad que existe entre la “racionalidad” estatal que ordena estas medidas y esa otra –ese adversario cómplice– en la que tan cómodamente se apoya, la pasión popular. Porque en realidad no es que el gobierno actúe bajo la presión del racismo popular y en reacción a las pasiones llamadas populistas de la extrema derecha, sino que es la razón de Estado lo que alimenta al racismo, confiándole la gestión imaginaria de su legislación real. Hace unos quince años propuse el término racismo frío para designar este proceso. El racismo que hoy nos ocupa es, en efecto, un racismo frío, una construcción intelectual. Es,

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 55

pensamiento

antes que nada, una creación del Estado. Hemos discutido aquí sobre la relación entre Estado de derecho y Estado policial. Pero la naturaleza misma del Estado es la de ser un Estado policial, una institución que fija y controla las identidades, los lugares y los desplazamientos, una institución en lucha permanente contra todo excedente del recuento de las identidades que gestiona, es decir, también contra ese exceso sobre las lógicas identitarias que representa la acción de los sujetos políticos. Este proceso se ha intensificado por el orden económico mundial. Nuestros Estados son cada vez menos capaces de contrarrestar los efectos destructores de la libre circulación de capitales para las comunidades que tienen a su cargo. Y son tanto más incapaces cuanto que no tienen el más mínimo deseo de hacerlo. Así las cosas, se rebajan y se concentran en aquello sobre lo que sí ejercen un poder, como es el caso de la circulación de personas. Toman como objetivo específico el control de esa otra circulación y como meta general la seguridad de los nacionales amenazados por estos migrantes, es decir, más precisamente, la producción y la gestión del sentimiento de inseguridad. Esta es la tarea que va siendo cada vez más su razón de ser y su forma de legitimación.

Philippe Leroyer (Creative Commons)

Es la razón de Estado lo que alimenta el racismo
De ahí se deriva un uso de la ley que cumple dos funciones esenciales: una función ideológica, que consiste en dar constantemente un cuerpo al sujeto que amenaza la seguridad; y una función práctica, que consiste en reordenar continuamente la frontera entre lo de dentro y lo de fuera, creando sin cesar identidades flotantes, susceptibles de hacer caer fuera a aquellos que estaban dentro. Legislar sobre la inmigración ha significado antes que nada crear una categoría de infra-franceses, hacer caer en la categoría flotante de inmigrantes a gente que

La Policia roba, el contrato de inmigración (ANAEMI), deporta. Foto de Philippe Leroyer (Creative Commons)

56 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

pensamiento

ha nacido en Francia de padres nacidos franceses. Legislar gar a los individuos a ser en todo momento identificables, a sobre la inmigración clandestina ha significado hacer caer en mantenerse en un espacio de visibilidad integral frente al la categoría de clandestinos a “inmigrantes” legales. Es la Estado. Vale la pena, desde este punto de vista, volver sobre la misma lógica la que ha ordenado el uso resolución que el gobierno ha dado al probleciente de la noción de “franceses de origen ma jurídico planteado por la prohibición Las últimas campañas extranjero”. Y es esta misma lógica la que del burka. Como hemos visto, era difícil apunta hoy contra los romaníes, creando, hacer una ley que apuntara específicamenracistas han sido contra el principio mismo de libre circulate a algunos centenares de personas de una organizadas por una ción en el espacio europeo, una categoría de religión determinada, así que el gobierno intelligentsia que se europeos que no son verdaderamente eurodio con una solución: hacer una ley que reivindica como peos, de la misma manera que hay franceses prohíba en general cubrirse el rostro en un de izquierdas, que no son verdaderamente franceses. Para espacio público, una ley que apunte al crear estas identidades en suspenso el mismo tiempo a la mujer portadora de un republicana y laica Estado no se sonroja ante sus propias convelo integral y al manifestante que se cubra tradicciones, tal y como hemos visto con rescon una máscara o pañuelo. El pañuelo se pecto a las medidas sobre los “inmigrantes”. convierte así en el emblema común del Por un lado, crea leyes discriminatorias y formas de estigmusulmán retrógado y el agitador terrorista. Para esta solumatización basadas en la idea de la universalidad ciudadana y ción, adoptada (como muchas otras medidas sobre la inmigrade la igualdad ante la ley. Por esa vía se sanciona o estigmatiza a ción) con la benevolente abstención de la “izquierda”, es tamaquellos cuyas prácticas se oponen a la igualdad y a la univerbién el pensamiento “republicano” el que ha dado la fórmula. salidad ciudadana. Pero por otro lado, crea en el seno de esta Acordémonos, si no, de las diatribas furiosas de noviembre de ciudadanía igual para todos, discriminaciones como la que dis2005 contra esos jóvenes enmascarados y encapuchados que tingue a los franceses “de origen extranjero”. Así que por un lado actuaban con nocturnidad. Acordémonos también del cotodos los franceses son iguales, y ojo con los que no lo son, y por mienzo del asunto Redeker, el profesor de filosofía amenazado el otro no son todos iguales, y ay de aquellos que lo olviden. por una fatwa islámica. El punto de partida de la furiosa diatriPor lo tanto, el racismo de hoy es ante todo una lógica estaba antimusulmana de Robert Redeker era... ¡la prohibición del tal y no una pasión popular. Y esta lógica estatal es sostenida en tanga en la playita de París! En esta prohibición dictada por la primer lugar, no por quién sabe qué grupos sociales retrógaalcaldía de París él discernía una medida de complacencia dos, sino por una buena parte de la élite intelectual. Las últihacia el islamismo, hacia una religión cuyo potencial de odio y mas campañas racistas no llevan en absoluto la impronta de la de violencia se había sido ya puesto de manifiesto en la prohiextrema derecha llamada “populista”. Han sido organizadas bición de desnudarse en público. Los bellos discursos sobre la por una intelligentsia que se reivindica como de izquierdas, laicidad y la universalidad republicana vuelven, en definitiva, a republicana y laica. La discriminación no se basa ya en argueste principio según el cual uno debe estar enteramente visible mentos sobre razas superiores e inferiores. Antes bien, se arguen el espacio público, ya sea el de adoquines o la playa. menta en nombre de la lucha contra el “comunitarismo”, de la Concluyo: mucha energía se ha gastado contra una cierta universalidad de la ley, de la igualdad de todos los ciudadanos figura del racismo –la que ha encarnado el Frente Nacional– y ante la ley y de la igualdad de género. Dicho sea de paso, estos una cierta idea de este racismo como expresión de los “white argumentos son a menudo esgrimidos por gente que ha hecho trash”, blancos xenófobos de las capas sociales atrasadas. Una bien poco por la igualdad o el feminismo, pero esa contradicbuena parte de esa energía ha sido recuperada para construir ción no les preocupa. De hecho, con esta forma de argumentar la legitimidad de una nueva forma de racismo: un racismo de se pretende sobre todo crear la amalgama requerida para idenEstado y un racismo intelectual “de izquierdas”. Quizás sea el tificar al indeseable: así la amalgama entre migrante, inmimomento de reorientar el pensamiento y el combate contra grante, retrógado, islamista, machista y terrorista. En realidad, una teoría y una práctica de estigmatización, de precarización el recurso a la universalidad opera en beneficio de su contrario: y de exclusión que constituyen hoy un racismo desde arriba: para establecer un poder estatal discrecional a la hora de deciuna lógica de Estado y una pasión de la intelligentsia I dir quién pertenece y quién no a la clase de aquellos que tienen Traducción de Álvaro García-Ormaechea derecho a estar aquí –el poder, en breve, de conferir o suprimir Fuente: http://www.mediapart.fr/node/92825 identidades–. Ese poder tiene su correlato en el poder de obli-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 57

historia

58 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

historia

De complots y sinarquía
Entrevista a Annie

Lacroix-Riz

por José Luis Martín Ramos y Alejandro Andreassi

L

a investigadora Annie Lacroix-Riz es profesora de Historia Contemporánea en la Universidad Paris VIIDenis Diderot y especialista en Relaciones Internacionales en el siglo XX. Sus publicaciones pueden consultarse en http://www.historiographie.info/. Aprovechando su paso por Barcelona, los historiadores José Luis Martín Ramos y Alejandro Andreassi la han entrevistado.

—En 2009 se conmemoró el 70º aniversario de la IIª Guerra Mundial. ¿Qué valoración histórica merece el pacto entre la URSS y Alemania? —Con diversos matices, somos al menos tres los historiadores que en estos últimos tiempos hemos establecido –basándonos en los materiales de archivo– que los “Pacificadores” franceses y británicos sólo dejaron a los soviéticos la solución de un compromiso provisional con el Reich1. Al negarle una alianza defensiva automática y recíproca como la que se produjo en 1914, los “Pacificadores” ya sabían desde 1933 –sus embajadores y agregados militares los habían informado regularmente desde entonces– que a falta de una alianza de ese tipo, Moscú, obligado a combatir solo contra el Reich, buscaría un arreglo en ese sentido para retrasar la fecha de vencimiento. Churchill, tan bien informado como todos sus pares, soltó una gran mentira cuando escribió en sus memorias (de la Guerra Fría) que “la siniestra noticia [había] estallado en el mundo como una bomba”. El 1º de octubre de 1939 fue más sincero cuando en un discurso transmitido por los medios de radiodifusión confesó sentirse satisfecho por la presencia de las “fuerzas rusas […] en Polonia para bloquear cualquier avance nazi hacia el Este”2. Se han dicho tantas tonterías sobre este asunto que lo más sencillo es leernos, a mis colegas y a mí: el estudio serio de la situación entre 1933 y 1939 autoriza un juicio definitivo.

—¿Qué repercusión tuvo esto en la izquierda francesa? —En apariencia, considerable; en realidad, insignificante: el anticomunismo de la izquierda no-comunista era tan viejo como el comunismo, al igual que en la derecha, y en ese escenario político el barullo sobre los “traidores” comunistas brinda un pretexto simple (y valioso) para la represión anticomunista. El gobierno del radical Édouard Daladier (líder de la “izquierda de gobierno”) que tomó posesión en abril de 1938, rico en ministros radicales y socialistas, y apoyado hasta marzo de 1940 por la derecha que preparaba el putsch contra la República, había organizado esa represión desde hacía mucho tiempo. Su ministro de Relaciones Exteriores, el radical Georges Bonnet, le había anunciado el 1º de julio de 1939 al embajador von Welczeck (que lo calificaba legítimamente de “favorito” de la gran banca), que “las elecciones serían suspendidas” (tal como ocurrió el 31 de julio), que “se prohibirían las reuniones públicas” y que “los comunistas” serían rápidamente “puestos en razón”: es decir, que el encarcelamiento de los dirigentes comunistas, a partir de septiembre de 1939, se debe a la firma del pacto germano-soviético… Espero con interés la refutación de lo que mi obra De Munich à Vichy demuestra en ese sentido. —¿Qué política sigue la élite económica francesa con respecto al fascismo? —En el período de entreguerras (y más aún en la etapa de la

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 59

historia

crisis de los años 1930), la élite económica francesa tenía los objetivos siguientes: 1° hacer negocios con su homóloga alemana, socio económico decisivo; 2° obtener, sobre la base del modelo dado por Italia y después y sobre todo por Alemania, el bloqueo de los salarios y la sumisión total de los asalariados y de las capas populares, eliminando todas sus instituciones de defensa (sindicatos, partidos, parlamento, y la propia república; 3° hacer que el Reich ajustara cuentas con la URSS (tras haber fracasado en hacerlo ella misma, conjuntamente con Londres, Washington, etc., de 1918 a 1939). Todo esto dio a las clases dirigentes francesas (como a muchas otras, por cierto) las mejores razones para seguir el modelo fascista en todos los campos. El excelente periodista inglés Alexander Werth, calificó esta disposición al alineamiento como Gleichshaltung (seguir los pasos). Esta nazificación le pareció tan perfecta y extendida que, en la época de los Acuerdos de Munich (29 de septiembre de 1938), él habló de una prensa francesa “gleichshaltée”. Los escritores y periodistas contemporáneos competentes y honestos han entendido, tan bien como los archivos, las evidencias que hoy impugna la historiografía dominante. En Le choix de la défaite y De Munich à Vichy doy numerosos ejemplos, que el lector puede fácilmente consultar. —Quizás la cuestión más polémica de sus estudios sea la sinarquía, ya que hace referencia a una interpretación conspirativa. ¿Hay suficientes pruebas documentales de su existencia y de su acción? han hecho alusión de forma documentada a mis eventuales —Hablar de la sinarquía como un mito sólo pueden hacerlo los errores y el plúmbeo silencio que guardan acerca de mis trabaque se niegan a consultar los archivos, desde el artículo de 1970 3, un artículo jos constituye un tema de debate. Debo aclarar además que yo del historiador norteamericano Richard Kuisel no sostengo ninguna “teoría del combastante inspirado. No obstante, las plot”, sino que me limito a estudiar los fuentes policíacas y administrativas León Blum hechos. La caída de Allende en Chile en demuestran formalmente no sólo la fue un falso 1973 fue resultado del triunfo de un existencia de esa “sinarquía” destinada hombre de izquierda complot interno y externo; también la desde los inicios de los años 1920 a caída de la Tercera República, que inclu“reformar el Estado” (a controlarlo de yó la organización de una ignominiosa manera absoluta, ignorando a la Repúderrota externa. blica), sino también su conservación después de la Liberación, con un poder que se mantuvo intacto. En lo que a mí respecta, —Se profesa en España un gran respeto hacia la figura de León pasé casi cinco años examinando los fondos F1 y F7 de los Blum en lo que respecta a su comportamiento antes de la guerra Archivos nacionales y de las Informaciones generales de la Precivil española. fectura de policía BA y GA4. Hasta el día de hoy, los que divagan —Si los españoles respetan la figura de León Blum, es porque sobre la “ridícula teoría del complot” preparatorio en Vichy, no

60 /El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

historia

desconocen, al igual que los franceses, la verdadera historia de da gubernamental” que mencioné antes. la izquierda gubernamental francesa. Remito a vuestros lectoLa depuración fue en extremo limitada, ya que el gran capires a las dos obras antes mencionadas y, en particular, al catal, que controlaba el conjunto del aparato estatal, incluidas pítulo 7, Choix de la défaite, sobre la guerra de España. Los arlas fuerzas políticas, se vio apenas afectado por la depurachivos prueban que: 1° el abandono francés con respecto a Esción. Y salvo en los dos casos importantes de muerte premapaña no se debió en absoluto a las tura (Jean Bichelonne, accidental, presiones inglesas; 2° León Blum en diciembre de 1944, y Pierre El abandono francés con respecto fue uno de esos hombres que la Pucheu, castigo único infligido en a España gran patronal instala o mantiene marzo de 1944 por De Gaulle a esno se debió en absoluto a las con frecuencia en la jefatura de los te agente del Reich convertido en partidos de la izquierda aparentanagente de los Estados Unidos), represiones inglesas do “cambiarlo todo para que nada cuperó sus posiciones en los placambie” –como lo dice Tancredo en zos más breves posibles, dentro y El gatopardo de Lampedusa. Esa parte de la izquierda es hoy fuera del Estado. De Gaulle, cordialmente odiado por esos mayoritaria. A León Blum, falso hombre de izquierda, dediqué medios de 1940 a 1944, se unió al compromiso con ellos, un informe que aparece en mi sitio web y que usted puede bajo el ala del nuevo protector, el imperialismo norteameriponer a disposición de sus lectores (“Léon Blum et la pratique cano, tutor de la esfera de influencia europea de la cual du pouvoir, 1936, 1946”). Francia formaba parte. Muestras de esta farsa depurativa se encuentran en las dos conclusiones-epílogos de mis obras —La izquierda ha constituido la Resistencia de forma hegemósobre los años 1930 y en otros trabajos5. nica en Francia y en Italia, ¿por qué no ocurrió lo mismo en la —La historiografía no ha estado al margen de la hegemonía posguerra? ¿Por qué la depuración fue tan limitada? neoliberal, pero ¿cómo se explica la marcha atrás de historiado—La izquierda comunista desempeñó un papel decisivo en res tales como Furet, Kriegel o Stéphane Courtois? la Resistencia, pero no toda la izquierda, radical y socialista, —Dado que la cuestión es demasiado amplia para ser trataque se dividió entre la franca colaboración y una política de da en este marco, me permito remitirlo a un opúsculo que espera. La izquierda comunista, ciertamente, desempeñó en escribí en 2004 y que merecería actualizarse en función de la la posguerra un papel político importante, pero mínimo con coyuntura reciente y futura, L’histoire contemporaine sous respecto a las fuerzas conservadoras del statu quo, a las cuainfluence6 I les pertenecía (y pertenece hoy más que nunca) la “izquier-

Notas 1. Michael Jabara Carley, 1939, the alliance that never was and the coming of World War 2, Chicago, Ivan R. Dee, 1999; Geoffrey, The unholy alliance: Stalin’s pact with Hitler, Londres, Tauris, 1989; The Soviet Union and the origins of the Second World War. Russo-German relations and the road to war, 1933-1941, New York, Saint Martin’s Press, 1995; Stalin’s Wars : From World War to Cold War, 1939-1953, New Haven & London: Yale University Press, 2006; y de Annie Lacroix-Riz, Le Choix de la défaite: les élites françaises dans les années 1930, Paris, Armand Colin, 2e édition complétée et révisée, 2010; De Munich à Vichy, l’assassinat de la 3e République, 1938-1940, Paris, Armand Colin, 2008. 2. Comunicado 771 de Corbin, 28 de octubre de 1939, URSS 1930-1940, 962, archivos del Ministerio de Relaciones Exteriores francés. 3. (“The legend for Vichy synarchy , French historical Studies, vol. VI-3, printemps 1970, p. 365-398). 4. Renseignements généraux de la Préfecture de police, BA et GA. 5. “Les grandes banques françaises de la collaboration à l’épuration, 1940-195”, revue d’histoire de la deuxième guerre mondiale, “I. La collaboration bancaire”, n° 141, 1986, p. 3-44 ; “II. La non-épuration bancaire 1944-1950”, n° 142, 1986, p. 81-101; Industriels et banquiers français sous l’Occupation : la collaboration économique avec le Reich et Vichy, Paris, Armand Colin, 1999, tirage 2007; “Quand les Américains voulaient gouverner la France”, Le Monde diplomatique, mai 2003. 6. L’histoire contemporaine sous influence, Paris, Le Temps des Cerises, 2004, tirage 2010.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 61

marxismo

62 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

marxismo

Marx, heredero de la Ilustración
Entrevista a
por Salvador López Arnal

César Rendueles

R

endueles ha publicado numerosos trabajos relacionados con la filosofía de las ciencias sociales y la crítica cultural. Ahora, en Alianza Editorial ha publicado una antología de El capital que él mismo ha presentado y anotado. Buena ocasión para regresar a un pensador imprescindible para entender la modernidad.

—¿Por qué una antología de El capital? ¿No tenemos ya, por ejemplo, la edición de Gabriel Deville que creo fue discutida con el propio Marx en 1882 durante su viaje a París? —Diría que es una pregunta a la que, en realidad, debería responder la editorial que me encargó el trabajo. En todo caso, puedo explicar por qué lo acepté. Verás, hace años, cuando empecé a estudiar a Marx, pasé por varios cursos y seminarios donde se proponía una lectura exhaustiva de El capital que a mí más bien me resultó extenuante. Me parecía que pasar días desentrañando línea a línea fragmentos aislados, como si fueran a revelar un secreto cabalístico, me alejaba de la lectura comprensiva que me hacía falta, es decir, del cartografiado de la problemática de largo alcance que planteaba Marx. Fue Car los Fernández Liria el que me rescató de ese limbo hermenéutico con un curso buenísimo sobre El capital en el que, curiosamente, apenas leímos textos originales. Más en serio, he tratado de ofrecer el tipo de herramienta que, en su momento, a mí me hubiese sido de utilidad para tener una visión amplia de la teoría de Marx. Que quede claro que no desprecio la crítica filológica paciente y rigurosa, todo lo contrario, la considero crucial y la agradezco, pero no es mi negocio. Por otro lado, como bien señalas, existen ya numerosas antologías y resúmenes de esta obra. El capital es un “ensayo-

río”. Se puede acceder a él desde muchas perspectivas enriquecedoras que a menudo confluyen. Cada antología es un itinerario teórico. —De las varias traducciones castellana del clásico de Marx usas la versión de Manuel Sacristán. ¿Por qué esa elección? —Era una buena oportunidad para rescatar una traducción de alguien a quien admiro mucho y que en los últimos tiempos había quedado un poco arrinconada frente a otras versiones, igualmente solventes, como la de Pedro Scaron, la de Vicente Romano o la clásica de Wenceslao Roces. Además, hemos podido presentar por primera vez la parte del Libro III de El capital que Sacristán tradujo pero no llegó a publicar. Dicho sea de paso, me resultan particularmente antipáticas las puyas a las distintas traducciones castellanas con las que algunos marxólogos tratan de poner de manifiesto sus propios méritos. —El capital está compuesto por tres libros. Sólo el primero fue editado por Marx; los otros dos, sabido es, fueron compuestos por Engels. ¿Qué opinión tienes del trabajo de este último? —Hay muchos estudiosos de Marx que consideran de buen tono criticar a Engels. Yo mismo lo he hecho en alguna ocasión. En realidad, es muy injusto. Creo que es importante recordar

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 63

marxismo

que los primeros estudios empíricos de Engels ejercieron una influencia decisiva en Marx. Para mí, La situación de la clase obrera en Inglaterra sigue siendo un trabajo ejemplar. Respecto a la labor de Engels como editor de El capital, creo que se vio en una situación imposible. Se enfrentó a la responsabilidad de manejar en solitario una monstruosa cantidad de papeles que se ha convertido en un rompecabezas para varias generaciones de investigadores expertos. Algo así como hacerle el equipaje a alguien con síndrome de Diógenes. Por ejemplo, cuando tras la muerte de Marx, Engels empezó a inspeccionar sus escritos, se topó alarmado con un montón de un metro de alto de estadísticas sobre agricultura rusa (en ruso). Posiblemente, la única solución razonable hubiese no publicar los libros II y III de El capital, pero Engels era antes un amigo que un editor y cumplió con la tarea que se le había encomendado. —¿Podrías resumir brevemente el contenido de El capital? —El capital es una etnología de la sociedad capitalista. Marx quiere explicar cómo el tejido de costumbres más característico de la civilización moderna –la mercantilización generalizada– engrana con su supervivencia material y genera un brutal sistema de estratificación social capaz de convivir con cierto nivel de emancipación política. Muestra, además, la naturaleza expansiva de esa sociedad y su inestabilidad sistémica. Por si esto fuera poco difícil, trata de hacerlo sin situarse en una posición de exterioridad teórica, es decir, propone una estrategia inferencial que toma como punto de partida el discurso de los propios agentes implicados (de ahí la palabra “Crítica” en el título de muchas de sus obras). Marx asume, y en realidad es mucho asumir, el peculiar tipo de equidad que se da en las relaciones de mercado –el hecho de que no entrañen estafa o mala fe– y muestra cómo puede generar un sistema ineficaz, desigual, alienante y en crisis permanente. Este modo de exposición es muy importante porque permite no sólo denunciar una situación inicua sino apreciar también su congruencia con otro posible sistema eficaz, igualitario, liberador y estable. Toda la retórica revolucionaria no debería despistarnos: la transición al socialismo es un proceso tranquilo y sencillo, nada que ver con el cataclismo fáustico que fue el nacimiento del capitalismo. —Señalas en la presentación de la antología que los especialistas se muestran casi unánimes a la hora de rechazar cualquier relación entre la obra de Marx y los actos y las doctrinas de buena parte de quienes se declararon sus herederos. El “buena parte” permite un amplio juego, así que déjame preguntarte: ¿la obra de Marx tiene algo que ver con la revolución soviética, con la china, con la cubana o el primer sandinismo, por ejemplo? —Bueno, sencillamente pretendía subrayar la diversidad de

recepciones que ha tenido la obra de Marx y su carácter excepcional en la historia del pensamiento. Es decir, el modo en que las lecturas académicas de la obra de Marx han tenido que convivir con usos pragmáticos muy intensos. Me da la sensación de que se han lastrado mutuamente. El estudio de la obra de Marx a menudo ha estado supeditado a urgencias políticas. Y la praxis política con frecuencia ha asimilado especulaciones teoréticas poco fructíferas. Esa dialéctica forma parte ya de lo que es Marx y tenemos que contar con ella. Quienes han tratado de eludirla, pienso en los marxistas analíticos, se han encontrado con un camino cegado. Por otro lado, la recepción tiene mucho de proceso performativo: desde el momento en que alguien cree que la obra de Marx tiene que ver con él, esta tiene que ver con él. No hay mucho que añadir al respecto, salvo cuestionar las lecturas más delirantes, que no son pocas. De todos modos, como decía antes, soy de los que piensa que el cambio social en el que estaba pensando Marx era razonablemente sosegado e institucional. La épica socialista del siglo veinte es, en realidad, la historia de un fracaso o, mejor dicho, de una derrota. El socialismo se vio obligado a jugar en un terreno, la guerra permanente, que ciega sus posibilidades de desarrollo más auténticas y en el que, por el contrario, el capitalismo se mueve muy a gusto. El sandinismo es uno de los mejores ejemplos de esto.

Lo que hizo Engels fue así como hacerle el equipaje a alguien con síndrome de Diógenes
—Hablas muy críticamente del “socialismo real”. Afirmas en la presentación de la antología que fue una “excrecencia cultural freudianamente siniestra desde su nacimiento”. ¿Excrecencia sólo cultural? ¿Desde su nacimiento? —Cuando escribí esa frase pensaba en el socialismo real como figura del espíritu, si me perdonas la pedantería. Es decir, en esa imagen de un sistema grisáceo, monolítico, autoritario… Con independencia de que ese régimen haya existido históricamente o más bien sea una fantasía de los acólitos de Ronald Reagan, Marx no tenía nada que ver con él. Quería mitigar los prejuicios de aquellos lectores que piensen encontrar en Marx, el amigo de Heine, a un defensor de Lysenco o a un lector de Sholojov. De algún modo, la imagen que hemos construido de los países soviéticos es un reflejo distorsionado del sistema en el que vivimos: el estajanovismo parece una parodia de nuestras exigencias laborales, los planes quinquenales una versión ingenua del caos planificado al que llamamos economía… Así que tampoco querría hacer un juicio general de lo que pasó

64 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

marxismo

durante el corto siglo veinte en todos esos países en los que, hay que recordar, también vivieron Lissitzky, Brecht, Ehrenburg o Lukács. En realidad, no me gustan nada esa clase de generalizaciones. Por así decirlo, no acepto que el reconocimiento y la condena del terror estalinista me obligue automáticamente a rechazar el sistema electoral cubano. —En la presentación hablas de Marx como uno de los fundadores de las ciencias sociales e imprescindible para comprender la modernidad. ¿De qué ciencias sociales es fundador? ¿Qué otros autores son fundadores de esas disciplinas? —Suelo hablar de las ciencias sociales, en general, porque desconfío de su división académica. No porque, según una tesis ya bastante convencional, las ciencias sociales sean un continuo que van de lo micro a lo macro, del pasado al futuro. Más bien me parecen una amalgama. A menudo aporta más a la comprensión de la subjetividad humana un estudio sobre Proust de un historiador de la literatura que un experimento con ratas enloquecidas que viven en condiciones de cautividad extrema. En El capital se observa esto con mucha claridad. Marx pasa a toda velocidad de la economía a la historia, de la filosofía a la crítica política, de la psicología a la hermenéutica. A veces se dice que llegó tarde a la revolución marginalista. Menos mal, porque si no tendríamos que vérnoslas también con unos cuantos capítulos sobre los microfundamentos de la conducta mercantil. Las ciencias sociales son uno de los modos, tal vez el principal, en que las sociedades modernas se comprenden a sí mismas. Así que, en rigor, la fundadora de las ciencias sociales es la sociedad moderna. Muy literalmente. Los materiales empíricos sobre los que se erigieron las teorías sociales más interesantes son fruto de desafíos prácticos demográficos, mercantiles, políticos, policiales, urbanos coloniales… Julia Varela y Fernando Álvarez-Uría han expuesto este asunto de manera brillante. Respecto a las elaboraciones teóricas fundamentales, tengo una perspectiva bastante ecuménica y poco heterodoxa. En todo caso, puedo decir que me atraen especialmente los

autores que se han esforzado por proponer dispositivos explicativos poco abstractos: Smith, Tocqueville, Durkheim, Hobson, Sombart, Polanyi… —Siguiendo el hilo de la anterior pregunta, ¿por qué crees que Marx es un autor crucial para entender la modernidad? —No creo que ningún otro autor haya trazado con tanta precisión como Marx la geología profunda de nuestro tiempo. El modo en que vivimos una tensión entre dos proyectos de liberación únicos en la historia de la humanidad: la revolución industrial y la emancipación política. Cada uno de ellos tiene

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 65

marxismo

enormes, y a veces terribles, potencialidades, pero se han combinado de tal manera que se cierran a sí mismos constantemente las posibilidades que ofrecen. Marx entendió que, en realidad, los grandes dramas del capitalismo –la desigualdad material y social, la alienación laboral…– son cuestiones sencillas de resolver con unos pequeños ajustes: apenas un cambio en la propiedad de los medios de producción. —Señalas también que lo característicamente marxista no es el evolucionismo historicista que se suele subrayar sino la idea de que existe un futuro que proyectar, “que hay grandes transformaciones sociales que afectan a dimensiones cardinales de la vida social que merece la pena emprender”. Pero esto ¿es realmente signo distintivo de Marx? ¿No sería atribuible también a muchos autores, anteriores o posteriores a él? —Bueno, tampoco el evolucionismo historicista es exclusivo de Marx, más bien al contrario, es nuestro contexto ideológico cotidiano. Lo que pretendía indicar es que la conclusión que cabe extraer del corpus teórico distintivamente marxista (la teoría de la explotación, etc.) no es alguna clase de profecía histórica o algo por el estilo, sino un conjunto de desafíos políticos y morales: oportunidades de transformación social que están materialmente a nuestro alcance y que son coherentes con la realidad actual. Esto marca una diferencia inmensa respecto a aquellos proyectos políticos que plantean un hiato utópico radical, pero también frente a quienes consideran la transformación social como un puro ideal normativo cuya consistencia con nuestro presente es puramente tendencial.

para que el bien y el mal tengan que ver con nuestras decisiones, virtuosas o malvadas, antes que con condicionantes sistémicos incontrolables. Es una propuesta realizable o no, pero está enunciada en términos comprensibles desde nuestro presente: no exige una nueva raza de personas justas y bondadosas. Por eso también me parece repugnante la posición contraria, muy extendida, que resta cualquier importancia a los elementos subjetivos del cambio social, a la transformación personal. En el socialismo hay, por supuesto, espacio para la tragedia, el crimen y el conflicto, al igual que para la bondad y la caridad. —Y un punto más: ¿qué sería, en tu opinión, un uso inteligente del desarrollo tecnológico? —Respecto al desarrollo tecnológico, me temo que soy bastante conservador. Creo que un uso inteligente de las tecnologías es el que nos libra de aquellas actividades con una utilidad marginal decreciente y nos ayuda a fomentar aquellas con una utilidad marginal creciente. Hoy las cosas son exactamente al revés. Por un lado, se nos impide usar la tecnología para, por ejemplo, difundir de forma masiva las artes y las ciencias. Por otro, en vez de servir para generar tiempo libre, los avances tecnológicos son una fuente de esa exoticidad metafísica que llamamos desempleo. Eso por no hablar de nuestro sometimiento lacayuno al fetichismo tecnológico. —Hablas también en tu presentación de la conquista de la igualdad política. ¿Qué noción tenía Marx de igualdad política? —Es una pregunta extremadamente compleja porque creo que la respuesta tiene que ver con su concepción de la relación entre el individuo y la comunidad. Marx no era un comunitarista ni un romántico ni un liberal, aunque tiene un poco de todo ello. Cuando tengo que dar una respuesta rápida, recuerdo que Marx era, para bien y para mal, un heredero de la Ilustración. Yo diría que se sentía razonablemente cómodo con los mecanismos políticos que forman parte de nuestro universo conceptual: separación de poderes, libertad de prensa, estado de derecho, democracia representativa… A veces los critica como meramente formales, pero no creo que eso signifique que creyera que son poco importantes. Al contrario, son tan importantes que tenemos que asegurarnos de que disponen de todas las condiciones materiales para su completo desarrollo. Es decir, no sólo libertad de prensa, sino la garantía de poder ejercerla en igualdad de condiciones y no según hayan dispuesto los azares del mercado. —El capital, dices, es como una gigantomaquia teórica que permite multitud de lecturas, algunas de ellas, apuntas, ensayos de

El estudio de la obra de Marx a menudo ha estado supeditado a urgencias políticas
—Marx, afirmas, no fue ningún moralista: la mera voluntad moral no puede dar pie a un mundo justo. La mejora de las condiciones materiales, a través de un uso inteligente del desarrollo tecnológico, es una condición de posibilidad de una igualdad política no heroica. ¿Por qué no heroica? —No heroica en la medida en que no se fundamenta en una comunidad de santos o, de nuevo, en una ruptura absoluta con el pasado. La igualdad no puede basarse en la esperanza de que los millonarios quemen sus bienes en una pira, los trabajadores prefiramos morirnos de hambre antes que recurrir al trabajo asalariado y la gente honesta vaya desnuda para no ser cómplice del trabajo infantil en la industria textil. Los socialistas proponen eliminar algunas fuentes estructurales de injusticia

66 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

marxismo

que seguro que no tenemos es un marco general alternativo que las integre todas a la vez. Así que yo reformularía la pregunta: de lo que se trata es de saber si un marco tal tiene alguna utilidad. A mí me parece que, en la práctica diaria de las ciencias sociales, esa clase de paradigmas no son muy interesantes, porque apenas son de ayuda a la hora de resolver problemas concretos. No es que sea imposible emplear la teoría del valor para explicar, por ejemplo, la evolución de las políticas fiscales en los últimos treinta años, pero no creo que sea ni de lejos lo más importante en una investigación como esa. En cambio, la teoría del valor y, sobre todo, la teoría del plusvalor, es mucho más útil como guía para relacionar fenómenos aparentemente alejados entre sí: la expropiación de las tierras comunales en algunos países africanos, el papel de los fondos de pensiones privados en la hipertrofia especulativa, la corrosión de la personalidad en el capitalismo avanzado, los cambios en la legislación laboral en España... En ese sentido, la teoría de Marx tiene funcionalidades políticas importantes y creo que por el momento insustituibles.

La transición al socialismo es un proceso tranquilo y sencillo
—Para finalizar, intenta convencerme e intenta convencer a los lectores. ¿Por qué crees que es conveniente o incluso necesario leer hoy El capital? —A riesgo de tirar piedras contra mi propio tejado, yo diría que es más necesario conocer con algún rigor las tesis de Marx y sus herederos que enfrentarse a la literalidad de El capital. A mucha gente le puede ser de mucha más utilidad recurrir a alguna de las excelentes exposiciones que existen de la doctrina de Marx que pelearse con un texto fascinante pero nada amigable. Resulta difícil explicar la alquimia mental que se produce entre quienes necesitamos volver una y otra vez a El capital. Con los Pasajes, Walter Benjamin quería hacer simultáneamente una historia oculta del capitalismo del siglo XIX y un “cuento de hadas dialéctico”. Algo de eso hay en el modo en que El capital nos interpela, sacando a la luz cómo cada vez somos más lo que ya éramos. Dicho de un modo menos oscuro, Marx teoriza con un léxico decimonónico una realidad que en su tiempo era marginal y que sólo hoy, en la era de la globalización, ha llegado a consolidarse. Hoy es cuando, finalmente, todo lo sólido se ha disuelto en el aire. Así que se da la paradoja de que a medida que la descripción marxista del capitalismo histórico se va volviendo más inexacta, su teoría resulta cada vez más explicativa. Esta tensión irreconciliable a algunos nos resulta muy fructífera I

metafísica o análisis literarios. ¿Ensayos metafísicos sobre una obra que no parece abonar ninguna metafísica? —Usaba metafísica en sentido precrítico: si lo prefieres, puedes decir “ontología” o, más en general, filosofía. Piensa, por ejemplo, en la interpretación aristotélica de Meikle, o en la lectura neohegeliana de Zizek… —En tu opinión, ¿puede seguir defendiéndose “la teoría del valor”? ¿Crees que es una conjetura fructífera? —En alguna ocasión Manuel Sacristán escribió lo siguiente: “La tarea de Marx era irresoluble: consistía en resolver en ‘economía pura’ problemas no económicos puros”. Estoy totalmente de acuerdo. A partir de la teoría del valor Marx intentaba explicar simultáneamente los procesos de estratificación, las raíces históricas de la modernidad, la alienación laboral, la autocomprensión de la sociedad moderna, el cambio tecnológico, el paso de la comunidad a la asociación, la disciplina la boral, la supervivencia material de la sociedad capitalista… Creo que hoy disponemos de explicaciones alternativas más elegantes y eficaces para la mayor parte de esas cuestiones. Lo

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 67

centenario

Tolstoy arando el campo. Óleo de Ilia Repin (1887)

68 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

centenario

León Tolstoy Un siglo después
por Pepe Gutiérrez-Álvarez

E

ste noviembre se cumplió un siglo del fallecimiento de León Tolstoy, el más amado de los grandes escritores rusos y cuyo entierro llevó a ser la mayor manifestación del rechazo al zarismo jamás vista.

Desde luego, León Tolstoy no se parecía en lo más mínimo a Vargas Llosa. Cuando en 1901, le llegó el rumor de que le iban a conceder el Nobel, su reacción fue de indignación y declaró que entregaría el dinero a los viejos creyentes insumisos y perseguidos por el zarismo. Hacía tiempo que el viejo conde había renunciado a sus derechos de autor para desesperación de su esposa y el resto de la familia, que temía perder sus prebendas. También había escrito al zar pidiéndole que conmutara la sentencia de muerte dictada contra los asesinos de su padre, citando el sermón de la Montaña, donde Cristo, un hombre de carne y hueso, establece un nuevo mandato moral: “Amad a vuestros enemigos, haced el bien a los que os odian”. Conse cuente con su ideario, Tolstoy se convirtió en la conciencia moral de Rusia, en un patriarca de las letras que se desdobló en agitador, hereje y anarquista cristiano. Defendió a los campesinos y a los trabajadores, desdeñó la industrialización, y como un campesino más, segaba, cuidaba personalmente sus manzanos y se avergonzaba de su patrimonio, pues opinaba que la riqueza material es de por sí injusta y siempre acarrea podredumbre moral. Aunque ya desde sus primeras letras había mostrado una intensa inquietud y un potente respeto por los campesinos, Tolstoy tomó sus ideas de la resistencia pasiva y la desobediencia civil –que recogió en parte de Thoreau–, y que influyeron en Gandhi y después de éste en toda la tradición pacifista

que pasa por el ANC sudafricano de Nelson Mandela, o los movimientos civiles liderados por Martin Luther King, entre otros. Tolstoy estuvo influenciado por Proudhom, al que leyó en 1857 y al que visitó en 1862, y con el que mantuvo una relación abierta, no exenta naturalmente de discrepancias (sobre todo en relación a la violencia revolucionaria); con Kropotkin, con cuya biografía no deja de tener paralelismo (así lo han hecho notar autores como Woodcock). A igual que Kropotkin, Tolstoy fue un joven aristócrata, adscrito como voluntario en el ejército ruso del Cáucaso. Ulteriormente sufrió, durante la guerra de Crimea, una profunda crisis moral que Ie llevará a escribir: “El Estado moderno no es más que una conspiración para explotar a los ciudadanos, pero sobre todo para desmoralizarlos (…) Comprendo las leyes morales y religiosas, que no son coercitivas para nadie pero que nos llevan adelante y prometen un futuro más armonioso; siento las leyes del arte, que siempre dan felicidad. Pero las leyes políticas me parecen unas mentiras tan prodigiosas que no comprendo cómo una sola de ellas puede ser mejor o peor que cualquiera de las demás (…) En adelante no serviré jamás a gobierno alguno”. Este hombre, al que algunos lo calificaron como “el otro Zar” (un Zar que era recibido con flores y guirnaldas por las calles de las ciudades rusas que visitaba), conoció una profun da depresión después de escribir Ana Karenina (la novela más feminista jamás escrita por un misógino integral), tras la cual

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 69

centenario

le sobrevino una crisis de conciencia que le llevó a volver la es para él sino parcialmente maligna, porque nace de la ignomirada hacia el hombre natural que había conocido en el Cáurancia. La violencia puede ser combatida tan sólo por el amor, caso, a devorar las obras de Rousseau, y a buscar una nueva no por el amor egoísta que, efímero y perecedero, desaparece vida y una nueva alternativa social. Estaba en la cumbre de su con nosotros y no podría dar un valor absoluto a la vida, sino fama literaria cuando volvió las espaldas al mundo académipor el amor altruista que es el motor de toda la vida y cuya co, convirtió sus propiedades en Yasnaia Poliana en una coacción se prolonga hasta la muerte. Inspirado en un cristianismuna de trabajo –se avergonzaba mo renovado, ceñido a la estricta obde pertenecer a una familia que servación de la ley del amor, Tolstoy Estaba nunca había tenido callos en las se atiene a los cinco mandamientos manos– y de educación, intentandel Sermón de la montaña, que ordeen la cumbre de su fama literaria do desarrollar un sistema educatinan a los hombres no dejarse arrebacuando volvió las espaldas al mundo académico tar por la ira, no cometer adulterio, vo natural y abierto, muy en la línea de William Goodwin. Redesno hacer juramentos, no resistir al cubrió de nuevo los Evangelios, a los que despojó de su parte mal mediante el mal y no ser enemigo de nadie. La “no resismás milagrosa para alcanzar lo que consideraba una ley de tencia al mal a través de la violencia” es la que Tolstoy consioro para la conducta. En torno a sus principios de desobedera ley fundamental de la vida humana. Jesús ha dicho: “No diencia civil y no violencia, se desarrollará un debate dentro resistas al malvado.” Tolstoy comenta: “No resistas al malvado del movimiento libertario, en el que Tolstoy era profundasignifica no resistas jamás, es decir, no opongas jamás la viomente admirado incluso por aquellos que veían en su pacifismo un peligroso obstáculo para una revolución inevitablemente violenta. De hecho, ya durante la guerra de Crimea, en la que Tolstoy tomó parte en su calidad de oficial en un regimiento de artillería, lamenta –en especial durante el sitio de Sebastopol– los horrores de una violencia que, en última instancia, es desencadenada por el poder político. Pero lo que le impresiona mucho más aún, demostrándole hasta qué punto el Estado reposa sobre el empleo de una violencia tanto más inadmisible cuanto que se manifiesta en frío, es una ejecución pública a la que asiste en París, en 1857; en adelante, la guillotina le parece ser el símbolo del Estado. Especialmente durante la segunda parte de su vida, que se inicia en 1874 con una crisis de conciencia cuyas distintas fases él mismo ha descrito en Mi confesión, Tolstoy no deja de acusar al Estado y a todas las formas de que se reviste el poder estatal. Hacia el fin de su vida declara: “Considero a todos los gobiernos, y no sólo al gobierno ruso, como unas instituciones complicadas, santificadas por la tradición y la costumbre para que puedan cometer por la fuerza y de modo impune los crímenes más indignantes. Y pienso que los esfuerzos de quienes desean mejorar nuestra vida social deberían consistir en libertarse ellos mismos de los gobiernos nacionales, cuya malignidad y en particular su futilidad se vuelven cada vez más visibles en la hora actual” Desde su cristianismo laico, Tolstoy condena la violencia, provenga de donde provenga. Sin embargo, establece una di ferencia entre la violencia ejercida por el Estado, a la que estima enteramente maligna porque es deliberada y porque tienTolstoy en 1908 de a pervertir la razón, y la violencia del furor popular que no

70 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

centenario

lencia o, dicho de otro modo, no hagas jamás algo que sea contrario al amor.” No es ésta una actitud pasiva que consistiría en sufrir el mal sin reaccionar; por el contrario, según Tolstoy, es la única manera de poner fin al encadenamiento fatal de la violencia. El ejercicio de la “no violencia”, por lo demás, es menos recomendado a los oprimidos que a sus amos, “a cualquier hombre –precisa Tolstoy– y por consecuencia a aquellos que detentan el poder, e incluso a éstos muy en particular”. Se puede hablar de un anarquismo cristiano de León Tolstoy. Es decir, de un anarquismo que resulta de la incompatibilidad profunda entre el amor cristiano y la violencia estatal, formulado de la manera más luminosa en el ensayo de título significativo El reino de Dios está en nosotros (1893). Así como el cristianismo se apoderó del Imperio Romano ignorando su poder político, todo hombre que interroga a su conciencia y sigue la ley del amor, por este hecho se aparta de los apremios humillantes y degradantes del Estado; la acción moral y el perfeccionamiento de sí mismo se revelan, a fin de cuentas, más eficaces contra la amenaza permanente del poder político que toda contraviolencia, toda revolución política o social. “Los socialistas, los comunistas y los anarquistas con sus bombas, sus motines y sus revoluciones no son tan temidos por los gobiernos como esos individuos dispersos en distintos países que, todos, justifican sus rechazos remitiéndose a Tolstoy con Gorki, 1900 una sola y misma doctrina familiar. Cada interesó por sus diferencias, aunque también es cierto que los gobierno sabe de qué manera y con qué medios defenderse de describe con precisión y respeto en Resurrección) dicen: “La los revolucionarios y dispone de lo necesario para hacerlo; por organización gubernamental es mala en lo que se refiere a esende, no teme a esos enemigos ex to y a aquello.” Pero el cristiano dice: teriores. ¿Pero qué pueden hacer los “Yo ignoro todo acerca de la organigobiernos contra aquellos que Tolstoy zación gubernamental, o en qué muestran la inutilidad, el carácter medida es buena o mala, y por esta no deja de acusar al Estado y a todas superfluo y la nocividad de todos los causa no deseo derribarla, pero, por gobiernos y que, en lugar de entrar las formas de que se reviste el poder estatal esa misma razón, no deseo soporen conflicto con ellos, se contentan tarla. Y no sólo no lo deseo, sino que con mostrar que no tienen necesino puedo, porque lo que ella me pide va en contra de mi condad de ellos, que pueden prescindir de los gobiernos y que, ciencia”. Y añade: “… todas las obligaciones impuestas por el por este motivo, no están dispuestos a entrar en su juego? Estado están en contra de la conciencia de un cristiano: el En su opinión, los revolucionarios (en general, nunca se

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 71

centenario

juramento de fidelidad, los impuestos, los procedimientos leparticular por su pacifismo integral e instalarse en Canadá. gales y el servicio militar. Y el poder entero del gobierno repoLos anarquistas objetores de conciencia, cuyo número era sa sobre esas mismas obligaciones.” bastante considerable en los países anglosajones, invocan a La no violencia predicada por Tolstoy, cuyos distintos rechaTolstoy; durante la segunda guerra mundial, unos pacifistas zos, en especial el de no vestir el ingleses se reagrupan así en las couniforme militar, no constituyen lonias neotolstoyanas. La no vio Ana Karenina sino el envés negativo de un modo lencia recobra por fin una nueva de vida que él cree conforme a las juventud gracias al movimiento es la novela más feminista jamás escrita por enseñanzas del cristianismo priecologista activo, bajo formas no un misógino integral mitivo, ha dado nacimiento, a coviolentas variadas, con el Estado mienzos del siglo XX, a un cierto nuclear cuya violencia tradicional número de colonias tolstoyanas, se encuentra multiplicada hasta el dispersadas a través del mundo. En cuanto a la “secta” de los infinito por el inmenso poder de destrucción de la que disdujobors, por entero entregados a la práctica del amor cristiapone en el presente en razón de sus enemigos exteriores no, y a formas de vida natural conforme a la interpretación pero con vistas a emplearlo asimismo contra sus propios ciuque Tolstoy había dado de él, pudo, gracias a la ayuda finandadanos. ciera de este último, huir de las persecuciones motivadas en Aunque se ha tratado de diferenciar entre el Tolstoy novelis-

­

RAMÓN J. SENDER

Bizancio
Casi doscientos años antes de la caída de Constantinopla, el emperador Andrónico II, ante el peligro de una invasión turca, llamó en su ayuda a los almogávares, comandados por Roger de Flor. Fue éste un caballero singular; de padre alemán y madre italiana, ingresó en la orden de los templarios, participando heroicamente en la defensa de Acre. Acusado de haberse enriquecido ilícitamente, tuvo que abandonar la orden, tras lo cual se dedicó a la piratería, entrando finalmente al servicio de Federico II de Sicilia. Para conseguir su ayuda, Andrónico II tuvo que nombrarle megaduque y prometerle en matrimonio a su sobrina María, hija del zar de Bulgaria. Con una brillantez inusitada, Ramón J. Sender novela estos hechos de un modo que el lector no olvidará fácilmente: batallas cruentas, ajusticiamientos sumarios, intrigas palaciegas, el correr de los corceles y los gritos de los moribundos se suceden en unas páginas trepidantes que reúnen el añejo sabor de la crónica con el estilo y la penetración de la literatura contemporánea.

M o n t e s i n o s

72 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

centenario

ta y el “predicador”, lo cierto es que sigue siendo tan admirado desde un ángulo como desde el otro. Aunque con muchos problemas y contradicciones, se puede decir que el pacifismo que proponía no ha permanecido como un fenómeno marginal; ha obtenido triunfos brillantes gracias a la acción emancipadora de Mahatma Gandhi y de Martin Luther King, discípulos ambos a la vez de Henry David Thoreau y de Leon Tolstoy. Sus propias muertes dan testimonio de la victoria final de la no violencia sobre el terror; asesinados por unos fanáticos, no han dejado de obrar, merced a la veneración de que son objeto, en favor de la liberación de sus respectivos pueblos. Con la no cooperación con los ingleses, Mahatma Gandhi contribuyó poderosamente a liberar a la India del yugo colonial; mediante el hecho de no respetar las leyes y costumbres raciales, Martin Luther King condujo a los negros de los Estados Unidos hacia un reconocimiento de sus derechos cívicos. En lo que concierne muy particularmente a Tolstoy, cuya inmensa autoridad moral fue respetada incluso por la Rusia zarista, hasta el punto de que jamás fue inquietado aunque su pacifismo integral y su defensa incondicional de la objeción de conciencia podrían haberle valido persecuciones judiciales… Cien años después de su muerte, la obra “grande” de Tolstoy sigue siendo reeditada (además en nuevas traducciones y en versiones completas, algo que antes raramente se hizo), en tanto que su obra “pequeña” fue admirada por autores como Maupassant, Chejov y Hemingway, que sabían de estas cosas. Pero también se está revalidando su aporte de anarquista cristiano o de cristiano anarquista, ya que en ambos ismos fue igualmente herético. Como cristiano fue excomulgado por la Iglesia ortodoxa, y como anarquista fue reconocido por Kropotkin, casi su alma gemela, pero acabó siendo repudiado por aquellos que creían que los grandes ideales solamente podrían imponerse por la acción liberadora de las masas. De

todo ello se ha discutido y se discutirá, pero de lo que no hay duda es que la vigencia del profeta es perceptible en muchas cuestiones presentes: el rechazo del capitalismo y del militarismo, en el aprecio de la “buena vida” y del amor a las cosas, en la defensa del trabajo honesto y bien hecho, la defensa de los animales, y un largo etcétera de cuestiones sobre las que Tolstoy dejó una cascada de escritos que merecen ser recuperados y leídos a la luz de nuestro tiempoI
Pepe Gutiérrez-Álvarez es autor del libro León Tolstoy: aristócrata, cristiano, anarquista, que comprende una extensa introducción biográfica y una extensa selección de textos “sociales”, y cuya edición está prevista en Libros de la Frontera para estos días.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 73

Oficina Soviética
DV D ’ S
El conformista (1970) Bernardo Bertolucci Avalón, Madrid, 2010.

Bernardo Bertolucci rodó El conformista en 1970. Pero, claro está, aquí no llegó. Antes tuvo que morir Franco. Llegó pasado el verano de 1976, a la sala Maryland de Barcelona (que ya no existe). No recuerdo qué excusa di en casa, pero a las cuatro estaba allí con mi entrada en la mano, dispuesta para entrar. Entré. La vi y se me quedó dentro. Y me da como que no ha salido aún. Se me quedó dentro el aliento estético, y además el desaliento, digamos, ético. Han pasado cuarenta años desde el momento en que el ingenio de Bertolucci vio la luz. Se dice pronto, pero es un

Bernardo Bertolucci

porrón de años, que son capaces de enmohecer cualquier cosa que se ponga por delante. Sin embargo, parece que fue ayer. Los méritos de la película –que los tiene, y muchos– se conservan inmarcesibles. ¿Que no? ¡Cómo que no! Anoten, anoten: la figura impávida (pero algo risueña, como un niño) de Jean-Louis Trintignant; las labores lesbianas de Dominique Sanda trabajándose a Stefania Sandrelli (en el hotel, en el baile o donde mejor convenga); los personajes que parecen todos salidos de un sueño –o mejor, de una pesadilla–, agudizados por unos escenarios que les aplastan con su prepotencia; el tema principal compuesto por Georges Delerue, elegante y pegadizo, que parece hacer volar las imágenes que acompaña; la forma de estructurar el relato (que permite contar sólo lo que tiene que contar); y, para postre, la despampanante fotografía de Vittorio Storaro que hace que la imagen acompase y equilibre (o desequilibre) la marcha del relato. Aquí no vale «contar» lo qué pasa en la película. El tema entra por los ojos: sin más. Por ejemplo, en la conversación con el profesor en su despacho oscurecido, se ve la sombra de Trintingnan. Pero cuando el profesor abre una ventana (fuera de campo), la sombra se diluye en la nada. Ese plano es toda la película: narra la búsqueda obsesiva de la normalidad por parte de un fulano, hasta el punto que acaba por no existir. La novela de Alberto Moravia –en la que se inspira la película... aunque con serios desvíos: la parte final, por ejemplo– trata de esto: de alguien que intenta a toda costa ser normal... ¡como si supiéramos qué demonios es eso! La censura nos mantuvo hambrientos de esta obra unos seis años y a mí me da por preguntarme porqué. Por supuesto, está la secuencia central del confesionario, en que el párroco –al enterarse de que está confesando a una jerarca fascista– le endilga el perdón más de prisa que corriendo. O la recurrente tonadilla de que nadie cree en el fascismo –o la sacrosanta madre iglesia, tanto da– más que para medrar. Esto, los sotanas de la comisión de censura seguro que no lo

74 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

para el Cine

cine

La normalidad

digerían na da bien. Que los exteriores de un nosocomio parezcan el exterior de los despachos fascistas, tampoco les debía gustar a los del régimen, y menos aún que toda la trama girara en torno al asesinato político de un antifascista. Pero yo creo que los motivos de los censores era un intento de desviar nuestra mirada, como diciendo: «no mires». Desviar la mirada del final, fijo. Dice Rafael Sánchez Ferlosio –que de esto sabe un montón– que el orden de las secuencias toma, por sí mismo, la fuerza de un argumento. Y la última secuencia es el primer plano de la mirada a un homosexual. Porque resulta que el fulano quiere ser normal para expiar una culpa infantil (de ahí la vaga sensación de que no ha crecido): haber matado a un sodomita. Y, como la sangre lava la sangre, la normalidad se substancia en volver a asesinar, esta vez a las ordenes de los fascistas. Pero, la noche que cae Mussolini, descubre que el pederasta sigue vivo, y –ya sin motivo para alcanzar la normalidad– se pregun-

ta quién es y gira la cabeza hacia otro homosexual. La de Bertolucci era una pequeña pregunta (y sus grandes consecuencias, claro), a saber: si no sería un hecho violento –como el «juego» que le hacen de sus compañeros de colegio– lo que turba a algunos jovenzuelos y les llevaba a ser normales (en vez de sanos y rijosos homosexuales). Bertolucci lo deja caer, como quien no quiere la cosa. Para mí que los censores se horrorizaron y clamaron al unísono: «¡no mires!». Ahora no hay censores: podéis mirar, pensar y escoger.

La Puri
La Oficina está en Facebook: o.sovietica.cine@gmail.com

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 75

cine

Cuscús

76 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

cine

IV Muestra de Cine Árabe y Mediterráneo

El cine que nos falta
por Josep Torrell
os días 16 al 19 de diciembre tendrá lugar la cuarta edición de la Muestra de Cine Árabe y Mediterráneo, organizado conjuntamente por la Asociación Cinebaix y SODEPAU. La muestra se desarrollará en Sant Feliu de Llobregat, en el primer cine autogestionado que existe en este país. La programación de este año cumple los requisitos que se pueden pedir a una muestra de este tipo: son películas comprensibles, necesarias, interesantes, emocionantes y audaces (tanto en el tema como en la forma).

L

La multiplicación de los espectadores La tarea de una muestra de cine es la multiplicación de los espectadores. Directamente: procurando que los más vean las películas en el seno de la muestra. Pero también indirectamente: haciendo que las vean también gentes que puedan efectuar un efecto multiplicador. Es decir: distribuidores, programadores de otras muestras, de cinematecas, etcétera. Por ejemplo, el año pasado, el programador de la Filmoteca de Catalunya aprovechó que estaba en el Cinebaix para ver El cumpleaños de Laila (Eid milad Laila, 2008) del director palestino Rashid Masharawi. Le interesó y la programó luego en la Filmoteca, obteniendo un aplauso espontáneo. Pero para ir a Sant Feliu de Llobregat hay que salir de Barcelona. Son sólo doce kilómetros, y además hay compatibilidad con los horarios de RENFE (que está allí mismo). Tú decides. Acostarte algún día más tarde de lo normal y poder ver películas como Granadas y Mirra, Carta a mi hermana, Frantz Fanon, memoria de asilo, Francesa, Los jóvenes quemados, El último maquis o El tiempo que queda. O bien pasar una noche como las otras. Tú decides. Por una calle de Marrakech La muestra dedica una sesión a recuperar una película que

estuvo estrenada, pero que en opinión de los organizadores no se le hizo justicia. Este año es la multipremiada Cuscús (La graine et le mulet, 2007) de Abdelatif Kachiche, una increíblemente bien orquestada carrera contra el destino y la desgracia. Todos los miembros de una familia de inmigrantes marroquíes echan el bofe para sacar adelante la cena de prueba en un barco restaurante, mientras la administración, ciega a sus esfuerzos, decide denegar el permiso. Kachiche hace un encaje de bolillos en la escritura del guión, entremezclando las diversas desventuras para que todas vengan a coincidir en un final teñido por la tragedia. La actriz –premio a la mejor interpretación novel en el festival de Venecia y Cesar francés por Cuscús– Hafsia Herzi es también la interprete principal de Francesa (Française, 2008), de la joven realizadora Souad El Bouahti. Francesa es una película que lo fía todo al último plano, jugando malévolamente con su titulo. En su desarrollo, perfectamente comprensible para el espectador, éste es inducido al error, percibiendo la película como una dialéctica entre el padre y la hija: el resquemor y la rabia del emigrante que tuvo que volver, y la hija que quiere el pasaporte francés (presumiblemente para irse a Francia). El problema es que ser «francesa» no significa lo mismo para nosotros que para Souad El Bouahti. Un pasaporte

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 77

cine

Francesa

francés en Marruecos no sólo sirve para cruzar fronteras. Cuando se termina la película, la decepción de nuestras expectativas cede paso a la comprensión del verdadero mensaje de la película: un discurso osado y vinculado estrechamente a la situación sobre la inmigración pero también, y sobre todo, a la reivindicación de la liberación de la mujer. Las avanzadillas de la historia Hay películas que cambian con el paso del tiempo. Películas que mañana se verán como los primeros jalones que abordaron una situación, que ayer –es decir, hoy– aún se callaba. En Palestina, la situación de las mujeres jóvenes con su marido encarcelado y condenado a largas condenas, que conocen otros hombres, y están divididas entre lo que se siente por este hombre y, al mismo tiempo, por lo que siente por el que está encarcelado. Y viceversa: el demonio de los celos carcomiendo a quien está encarcelado. Esta situación está en la base de la película libanesa Granadas y Mirra (Al-mor wa al rumman, 2009) de la joven realizadora Natjwa Najjar, que narra la historia de una detención arbitraria, y cómo su mujer le sustituye en el trabajo en la granja, intenta liberarle y, al mismo tiempo, sigue con su dedicación a la danza tradicional. En Argelia, la tragedía de las pateras y, vinculado al fracaso en el intento de escapar a Europa, un mal social mayor: el suicidio de los jóvenes ante la falta de salidas de todo tipo. Esto está terminantemente prohibido mencionarlo en prensa, ra dio o televisión, por la visión alarmante que daría del país. Los

dos temas tabú aparecen juntos en Los jóvenes quemados (Harragás, 2009) de Merzak Allouache, cineasta famoso, que ha planteado la dimensión del problema. Quizás mañana habrá películas mucho más explícitas (y críticas), pero sin lugar a duda, Los jóvenes quemados quedará como la primera en abordar el tema con valentía y claridad. La claridad que empieza con las piernas de un ahorcado que se ha suicidado y prosigue con la historia de un grupo de jóvenes que van en una patera rumbo a las prometidas tierras de España. Merzak Allouache trata de ser comprendido por todos. Por ello, no hay nada incongruente ni ninguna floritura de estilo: está despojada de cualquier rasgo que remita a algo más que al mero desarrollo del relato. Para un espectador avisado sonará extraño ver una película tan pegada a lo que cuenta, pero esta es la forma de interpelar a sus conciudadanos y poner ante sus ojos dos situaciones lacerantes que pudren la sociedad argelina. La etiqueta de la muerte Los documentales tienen que ver con la historia, aunque de otra forma. Jean Vigo definió el documental como «un punto de vista documentado», aceptando cierto grado de subjetividad en la realización de películas de no ficción. En el documental que Habiba Djahnine ha dedicado a la jovencísima activista del movimiento de mujeres asesinada el 15 de febrero de 1995, hay mucho de esa mirada propia, puesto que era su hermana: Nabila Djahnine. Han pasado diez años. En el pueblo de su última conferencia, la sala de exposiciones y conferencias se ha convertido en una mezquita. Las parabólicas cubren todas las fachadas y las mujeres que vieron a Nabila por última vez, lamentan amargamente el desprecio que el gobierno argelino muestra hacia las mujeres. Con el tiempo transcurrido, hay sobrados motivos para preguntarse quién promovió el brutal asesinato, pues Nabila no sólo pertenecía al movimiento de mujeres, sino al sindicato de maestras, al movimiento berebere y era miembro del Partido Socialista de los Trabajadores (trotskista) y recientemente había sido elegido miembro de la dirección. Carta a mi hermana (Lettre à ma soeur, 2006) de Habiba Djahnine es un intento de restituir la figura de su hermana,

78 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

cine

Carta a mi hermana

aunque también es una tentativa de retratar a sus compañeras de militancia en el movimiento de mujeres, tratando de explicar lo que supuso la muerte de Nabila. O mejor dicho: no explicar nada, sino hacerlo visible. Es harto representativa la confesión de una feminista que cuenta que durante tres años no pudo salir de casa: el pánico la paralizaba. Lo que pasó fue la desbandada absoluta del incipiente movimiento de mujeres: el descalabro total. Nadie había pensado que la militancia feminista pudiera implicar la muerte. El brutal asesinato de Nabila –en plena oleada de asesinatos por parte de los servicios secretos y los grupos islamistas– fue un mazazo en las conciencias y se convirtió en pánico y en abandono masivo de esa militancia que llevaba pegada la etiqueta de muerte. En el lejano tercer mundo La victoria militar de las tropas anticolonialistas vietnamitas en Dien Bien Phu en 1953, marcó un hito en todo el mundo. El fin de la colonización parecía no estar lejos. En unos países, la descolonización se consiguió por medios más o menos pacíficos; en otros, la resistencia del colonialista generó un fuerte movimiento de liberación nacional, como en Argelia. Entre los hombres más conocidos de la revolución argelina había un escritor de color, psiquiatra y revolucionario: Frantz Fanon (1925-1962). La biografía de Fanon es conocida: voluntario en las fuerzas de la Francia libre en 1943, asiste a un desgarramiento de su conciencia al ver que los campesinos franceses sienten más repulsión hacia sus propios soldados «negros» que ante las tropas alemanas. Escribe a su hermano: «Me he equivocado. Aquí no hay nada que avale mi súbita decisión de convertirme en defensor de los intereses del granjero, cuando él mismo se ríe de ellos». En 1947 vuelve a Francia, y va a Lyon para ingresar en la facultad de medicina, licenciándose en psiquiatría en 1951. Salido de la universidad, empezó a ejercer en el hospital de Saint Alban en Lozère junto al médico catalán Francesc Tosquelles –exiliado por Franco–, de quien aprendió la importancia de lo cultural en la psiquiatría. Tuvo problemas para hacer la tesis, porque el subtítulo era «Ensayo para la desalienación del Negro». Salió sólo como Piel negra, máscaras blancas (1951).1 En 1953 recibe el nombramiento de Médico en Jefe del Servicio de Psiquiatría del hospital mental de Blida-Joinville, en Argel. Estará breve tiempo allí, puesto que en 1954 estalla la lucha del Frente de Liberación Nacional, al que Fanon se pone a militar inmediatamente. A finales de 1956 abandona Argelia,

Frantz Fanon

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 79

cine

pasando a Túnez dónde se incorpora a la redacción de El Moudjahid (órgano central del F.L.N.) y pasa a ser una especie de embajador itinerante de la revolución argelina. Sin embargo, en 1960 le diagnosticaron una leucemia. Entre mayo y octubre de 1961 escribió Los condenados de la tierra, que saldrá póstumamente. Murió el 6 de diciembre de 1961 en el hospital de Bethesda en Maryland (Estados Unidos), a los 36 años. Al año siguiente, Argelia obtuvo la independencia. En esta breve noticia biográfica, el espacio concedido a su práctica psiquiátrica es mas bien breve. Bien es verdad que quienes leíamos este tipo de textos estábamos más interesados en lo otro: en la vida de este revolucionario que murió joven. Pero con el nuevo siglo es perceptible que ha cambiado la perspectiva de acercamiento a la figura de Fanon. Frantz Fanon, memoria de asilo (Frantz Fanon, mémoire d’asile, 2002) de Abdenour Zahzah y Bachir Ridouh es un documental que aporta un acercamiento a Fanon centrado en la llegada a Blida-Joinville en los primeros años cincuenta, entrevistando a enfermeros y enfermos que le conocieron y que cuentan el empeño en cambiar el funcionamiento del hospital. Los enfermeros argelinos no diplomados fueron asimilados al personal médico; desaparecieron los electroshock; se introdujo el trabajo y la música como terapias; se rehabilitó una gran sala para cafetería; se hizo un periódico hecho por enfermos; se incentivó el deporte; etcétera. Era poco... pero nunca nadie lo había hecho. Para entender la radical novedad de Frantz Fanon hay que pensar que ni él –ni su maestro– suelen estudiarse en la historia de la psiquiatría. Como recuerda muy bien François Maspero, la mayor parte de los autores que hoy se citan como críticos de la psiquiatría vinieron en realidad diez o quince años después. Michel Foucault tardaría diez en aparecer y la antipsiquiatría no aparecería como movimiento hasta bien entrados los años setenta. En 1953 no había nada: salvo Fanon y su nueva perspectiva de acercarse a los enfermos mentales argelinos, que se detalla en el documental.

El último combatiente

The Time That Remains

Mezquitas contra sindicatos Hay pocas películas que susciten el interés al primer minuto de proyección por cómo está hecho lo que ves, antes incluso de saber qué estás viendo. Sin embargo, esto es exactamente lo que ocurre con El último combatiente (Dernièr Maquis, 2008) de Rabah Ameur-Zaïmeche. Tal vez sea esta extraña construcción de paletillas (o palés) de madera que construye un muro hasta los límites del encuadre, o tal vez sea ese travelín por los montones de paletas hasta alcanzar un lugar libre de pilas, donde un obrero magrebí se dedica a pintarlas. O quizá sea, simplemente, ese color rojizo que se apodera de la pantalla (las paletillas, la pintura, los monos de trabajo, etcétera) y se convierte en el color predominante de la película. En cualquier caso, la forma se adueña de las percepciones del es-

80 / El Viejo Topo 275 / diciembre / 2010

cine

pectador, antes incluso de ser conscientes de ello. El último combatiente es un cuento para adultos. Un cuento social –lo que no es muy frecuente– y aleccionador. Un cuento que hace honor al color de las paletas de madera: rojo resplandeciente como el color de las banderas del primero de mayo. En la película no hay nada más que esto: un discurso político sobre Argelia, sobre el uso de la religión para fines políticos, aunque también es un discurso social acerca de que la liberación de la clase obrera debe ser obra de los obreros mismos. Un cuento que trata de una fábrica en un polígono industrial, dedicada a la reparación y pintura de paletas de madera al aire libre, y en la que sólo trabajan inmigrantes, siendo el patrón uno de ellos. El patrón construye una mezquita para sus empleados, para evitar tensiones sociales en el seno de la fábrica. Pero el día de la inauguración empieza una áspera discusión sobre quién tiene que ser el imán que guíe la oración. El patrón despide a dos de los disidentes, y empieza entonces la lucha contra el despido, que se encrespa inmediatamente. Aunque lo que se ve –y el tiempo en que tarda en verse– no coincide con el sentido que se desprende de las imágenes que cuentan la anécdota. Lo que vemos es sustancialmente el mundo del trabajo en la fábrica, las relaciones de unos con otros, sus pactos, sus connivencias, sus alianzas y, por supuesto, lo que otros no saben. También sus bromas, que pueden tornarse sangrientas. El sarcasmo que nos queda La coproducción franco-belga-italiana The Time That Remains (El tiempo que queda, 2009) del palestino Elia Suleiman, es a la vez la única película sarcástica y la película más «difícil» para el espectador medio. El problema estriba en que el punto de vista no es evidente para un espectador no avisado. Entonces, todo se desbarata. El argumento –como siempre, la propia familia de Elia Suleiman y él mismo– parece hueco y carente de entidad. Cuando aparezca el tanque y el palestino que va de un lado al otro de la calle seguido por el cañón del tanque uno puede tener dudas fundadas de estar viendo una sátira cruel, pero está ya en el tramo final de la pe lícula. Y el problema es que –por lo menos aquí– no habrá segunda vez para comprobarlo. El sarcasmo literario corre el riesgo de no ser entendido, a diferencia de la ironía o la befa, más fáciles de distinguir. En cuanto al sarcasmo cinematográfico, no queda constancia en los libros de qué cosa sea ésta: quizá el español Luis Buñuel, tal vez el sueco Roy Andersson. Por ejemplo, es fácil reconocer el tono sarcástico de alguien que, con el colmillo retorcido, cuenta que cuando, en 1948, fueron a asesinar a Anis Suleiman

resultó que era tan alto que el renacuajo del judío no podía ponerle la venda, y tuvo que acercar una piedra para subirse a ella para cumplir su tarea. En cine, por el contrario, se ve la diferencia de estatura, los esfuerzos por vendarle, y la solución de la piedra. Empero, esto no deja de ser una brutal ejecución. Ver el sarcasmo es una cuestión de desfase: de algo que no va como es debido. De ver que la rendición ante los israelitas tiene mucho de humillación y recochineo. Pero no es fácil. Por lo demás, El tiempo que queda tiene un punto de tragedia. El relato se divide en un prólogo y cuatro partes, situadas en 1948, 1970, 1980 y 2009. La primera termina con el asesinato de Anis Suleiman; la segunda termina con la detención del Fuad Suleiman, acusado de contrabando de armas; la tercera cuando aquél muere casualmente... al salir de alta del hospital; y la cuarta cuando Elia Suleiman, interpretándose a sí mismo, lanza su mirada aguda sobre el país ocupado, donde no se ve solución ninguna, más allá de la repetición idéntica por las dos partes, como si tratara de un juego (en el que, sin embargo, siguen cayendo más de un bando que del otro). Sin embargo, la sensación de juego es relativamente nueva. En 1980, Elia asiste desde el balcón a un tiroteo en plena calle entre soldados israelitas y simples manifestantes. En 2009 asiste desde el balcón de su hotel en Ramallah a otro tiroteo. Pero esta vez se interrumpe para que pase una joven con un coche de niño, y después prosiguen el tiroteo. El discurso de Elia Suleiman tiene que ver con este sentimiento de absurdo, de desarraigo y de soledad. La pujante necesidad de poner punto final, de saltar al otro lado del muro (completamente real, por lo demás), de acabar con la dominación israelí pero también con los defectillos que los palestinos esconden bajo la fachada de su resistencia al opresor. Es este desarraigo el que se expresa con el uso del sarcasmo, con una mirada distante –que la fotografía traduce increíblemente bien–, con un estatismo que obliga a ver lo que él mira, con la repetición cómica que es un desesperante volver a empezar o bien que nada ha terminado todavía: los personajes de Elia Soleiman viven descontando el tiempo que les queda. Desplazados del centro de su vida, asistiendo como espectadores de una vida que no parece tener fin. Sin duda, el conjunto de estás películas componen una programación que compensa desplazarse para verlasI
Nota 1. Hay traducción castellana de los textos clásicos de Frantz Fanon: Piel Negra Máscaras Blancas, Akal, Madrid, 2009; Sociología de una revolución, Era, México, 1968; Los condenados de la tierra, Fondo de Cultura Económica, México, 13ª, 2007; y Para una revolución africana, Fondo de Cultura Económica, México, 1965 (hay ediciones más recientes).

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 81

Libros
OCASO DEL FILÓSOFO,
RETORNO DEL MILITANTE
TERRORISMO Y COMUNISMO
León Trotsky
Presentación de Slavoj Žižek Akal, 2010. 218 págs.

En su demoledora crítica al marxismo estructuralista, el historiador británico E.P. Thompson comparaba la filosofía de Louis Althusser con el billete de entrada a un espectáculo cuya única condición es la de abandonar una parcela de nuestra razón en la puerta. «Y una vez dentro de la sala de teatro», proseguía Thompson, «nos damos cuenta de que no hay salidas.» Althusser murió, los discípulos perdieron la fe, la Teoría se dividió en subalthusserianos, postalthusserianos y otros derivados freudomarxistoides, pero el espectáculo continúa. Y a fe que ha mejorado. Slavoj Žižek es, con toda probabilidad, la quintaesencia del mismo: en Europa continental –pero sobre todo más para acá– y en algunos países latinoamericanos, es celebrado en determinados cenáculos académicos por su capacidad para llevar de la mano a sus lectores de paseo por la filosofía, la historia, la semiótica, la crítica cinematográfica y hasta la anécdota y el chiste de humor grueso, y ello a pesar de la visible falta de coherencia de su obra y aún en un mismo texto. Aunque en países filosóficamente serios como Alemania Toni Negri, Alain Badiou o el propio Žižek co sechan titulares como “Philosophendämmerung” (Tageszeitung, 29 de junio de 2010), en el resto de Europa mantienen un núcleo de seguidores hardcore –del profesorzuelo provinciano al lector inocentón– que los acompañarán hasta que aquéllos se cansen y cedan el báculo

Un jovencísimo León Trotsky

obispal a la siguiente generación de filósofos prêt a penser. Y así in saecula seculorum. Fíjense hasta qué punto ha cedido la filosofía continental a la lógica del star system que esta reedición de Terrorismo y comunismo de León Trotsky se titula, en realidad, Slavoj Žižek presenta a Trotsky. Terrorismo y comunismo, muy probablemente un private joke con la serie de televisión de Alfred Hitchcock. Žižek comienza su prólogo diferenciando dos figuras de Trotsky: por una parte, «la aburguesada imagen de Trots ky, el libertario antiburocrático del Termidor estalinista», por la otra, «el “judío errante” de la “revolución permanente” que no podía encontrar paz en el rutina-

rio proceso posrevolucionario de la (re)construcción de un nuevo orden.» (p. 6) A estas dos figuras contrapone Žižek una tercera: «Trotsky el precursor de Stalin» (p. 7). Tal y como lo leen. Aunque inmediatamente matiza muy ligeramente esta afirmación de zascandil, Žižek monta esta mesa sobre tres patas: la defensa de «un régimen de partido único», «la militarización del trabajo» y que Stalin tenía en su biblioteca «un ejemplar muy leído de Terrorismo y comunismo, lleno de notas manuscritas que revelan la aprobación entusiasta de Stalin: ¿qué más se necesita como prueba?» (p. 7) Lo que sabemos de este episodio es en realidad que junto al fragmento en que

82 / El Viejo Topo 275 / diciembre /2010

Libros
Trotsky escribe «la revolución exige que la clase revolucionaria haga uso de todos los medios posibles para alcanzar sus fines… el terrorismo si es preciso», Stalin agregó la siguiente nota: «¡Correcto! Bien dicho, así es». Esto prueba, efectivamente, poca cosa. Si acaso, que el entusiasmo de Žižek por Stalin proviene seguramente por el empleo compartido por ambos del mismo riguroso método: el de tomar una cita, descontextualizarla y utilizarla para justificar los fines propios en arreglo a criterios de oportunidad política. Y ahí no termina la cosa: «Trotsky –escribe Žižek– llega a presagiar la infame tesis estalinista según la cual, en la transición del capitalismo al socialismo, el Estado “se extingue” con el fortalecimiento de sus órganos, específicamente de sus órganos de coerción.» (p. 12) Pero lo que dice realmente Trotsky es que así «como la lámpara, antes de extinguirse, brilla con una luz más viva, el Estado, antes de desaparecer, reviste la forma de dictadura del proletariado; es decir, del más despiadado gobierno, de un gobierno que abraza imperiosamente la vida de todos los ciudadanos.» (p. 292) Aquí todo se confunde: no se toma al estalinismo por lo que fue (la osificación de unas estructuras creadas como transitorias) sino por lo que dijo que era (la desaparición del Estado con el fortalecimiento de sus órganos). Lo que sigue es más o menos igual durante cuarenta páginas en las que lo único con sentido de esta macedonia parece ser el siguiente párrafo: «Trotsky es aquel para el que no hay lugar ni en el socialismo realmente existente anterior a 1990 ni en el capitalismo realmente existente posterior a 1990, en el que ni siquiera los nostálgicos del comunismo saben qué hacer con la revolución permanente de Trotsky: tal vez el significante “Trotsky” sea la designación más apropiada para lo que vale la pena redimir del legado leninista.» (p. 25) Con todo, conviene saludar la reedición de este libro, escrito como respuesta a Terrorismo y comunismo (1919) de Karl Kautsky, y que lidia, no siempre afortunadamente, con algunos de los mayores puntos de fricción de la tradición marxista. El primer capítulo, titulado “correlación de fuerzas” se ocupa someramente de un debate histórico clave en la tradición comunista –¿puede una sociedad alcanzar el comunismo sin atravesar las penurias del capitalismo?– pero que para los bolcheviques –quienes, por em plear la famosa formulación de Gramsci, habían llevado a cabo una revolución contra El capital– era apremiante, pues si por una parte criticaban, correctamente, la representación mecánica del desarrollo de las relaciones sociales, presente en la cabeza de muchos socialdemócratas de la época, no se hacían demasiadas ilusiones con respecto al futuro de una Rusia revolucionaria que era poco menos que un archipiélago industrial en medio de “un océano de campesinos” (Bujarin) si fracasaba la revolución alemana que habría de acudir en su ayuda. Otros temas igualmente importantes tratados en el libro por Trotsky son la naturaleza y función de las alianzas políticas de los comunistas con otros grupos, la relación de los sindicatos con el nuevo Estado socialista, la cuestión campesina, la organización del trabajo y su división técnica y social según criterios socialistas, el papel de los intelectuales o la política internacional con respecto a los países imperialistas y las colonias. Por desgracia, nada de esto parece interesar demasiado a Žižek, quien, en su ofuscamiento teórico –no exclusivo de este prólogo– por la violencia, minimiza, hasta su práctica desaparición, el contexto histórico en que se redactó el libro, a saber: el de una socialdemocracia que atravesaba la peor crisis de su historia tras la votación a favor de los créditos de guerra y a la que «una educación exclusivamente literaria y estética ha arruinado para la acción», tal y como escribe el periodista H.N. Brailsford para el prefacio a la edición original; el de una Unión Soviética aislada internacionalmente y en cruenta guerra civil. El carácter contingente de las instituciones de emergencia puestas en pie por los bolcheviques nunca escapó a la atención de sus creadores, ni su carácter y evolución dejaron de ser una fuente de preocupaciones: «Si nuestra Revolución de Octubre hubiere ocurrido algunos meses o siquiera algunas semanas después de la conquista del poder por el proletariado en Alemania, Francia e Inglaterra, sin duda de ningún género, nuestra revolución hubiera sido la más pacífica, la menos “sangrienta” de las revoluciones posibles en el mundo. Pero este orden histórico –a primera vista el más natural y en todo caso el más ventajoso para la clase revolucionaria rusa– no ha sido infringido por culpa nuestra, sino por culpa de los acontecimientos: en lugar de ser el último, el proletariado ruso ha sido el primero. Precisamente esta circunstancia ha sido la que ha dado, después del primer período de confusión, un carácter encarnizadísimo a la resistencia de las antiguas clases dominantes en Rusia y ha obligado al proletariado ruso, en el momento de los mayores peligros, de las agresiones del exterior y los complots y alzamientos en el interior, a recurrir a las crueles medidas de terror gubernamental. Nadie puede sostener actualmente que estas medidas hayan sido ineficaces. Pero acaso se pretenda considerarlas como “inadmisibles”». (p. 150) Y más adelante: «En Rusia, la elite dirigente de la clase obrera es demasiado reducida. Esta elite ha practicado la acción política ilegal. Durante mucho tiempo ha sostenido una lucha revolucionaria. Ha vivido en países extranjeros. Ha leído mucho en las cárceles y en el destierro, ha adquirido una considera-

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 83

Libros

ble experiencia política y una gran amplitud de criterio. Representa lo mejor de la clase obrera. Detrás de ella viene la generación más joven, que participa conscientemente en la revolución desde 1917. Es una parte muy valiosa de la clase obrera. Dondequiera que dirijamos la mirada: a la organización soviética de los sindicatos, a la acción del partido frente a la guerra civil... el papel director lo desempeña esta élite del proletariado. La principal acción gubernamental del poder soviético en estos años y medio consistía en maniobrar con esa elite de trabajadores, que enviaba ora a un frente ora a otro. Las capas más bajas de la clase obrera, de origen campesino, aunque de espíritu revolucionario, aún son muy pobres en iniciativa. ¿Qué padece el mujik ruso? Un mal gregario: la ausencia de personalidad, es decir, lo que ha sido cantado por nuestros narodnikis reaccionarios, lo glorificado por Lev Tolstoi, en la persona de Platón Karatáyev: el campesino se disuelve en la comunidad y se somete a la tierra. Está claro que la economía socialista no se funda en los Platón Karatáyev, sino en los trabajadores que piensan, dotados de espíritu de iniciativa y conscientes de su responsa-

bilidad. Es preciso a toda costa desarrollar en el obrero el espíritu de iniciativa. […] La solidaridad socialista no puede basarse en la falta de individualidad y en la inconsciencia animal. Y es esta ausencia de individualidad precisamente la que se oculta en el sistema de los burós o comités, en la administración colectiva.» (pp. 286-287) Consideremos, por dar un ejemplo más, el rechazo a lo que Trotsky denomina “fetichismo del parlamentarismo”. Éste ha de tomarse nuevamente en su contexto histórico y no a la tremenda y pretendiendo ver en él un juicio atemporal, como hace Žižek, y ello cuando la(s) izquierda(s), especialmente en Latinoamérica, demuestran poder conquistar, aupadas por los movimientos sociales y organizaciones ciudadanas, amplias mayorías parlamentarias sin abandonar su compromiso con la justicia social e implementando sus programas de reforma sin necesidad de recurrir a la coerción estatal despiadada. Para ir terminando, no está de más recordar que, como ha comentado en más de una ocasión Daniel Raventós, una cosa es Trotsky y otra muy diferente los trotskistas, y que incluso la opinión de Trotsky no

siempre fue la misma, ni antes ni después de la redacción de Terrorismo y comunismo, en el cual por cierto no rechaza la vía parlamentaria, como da a entender el prólogo de Žižek: «Las elecciones parlamentarias no fueron nunca para los socialdemócratas, al menos en principio», escribe, «un sustitutivo de la lucha de clases, de sus choques, de sus ofensivas, de sus insurrecciones; fueron tan sólo un medio auxiliar empleado en esta lucha –desempeñando un papel de más o menos importancia, según las ocasiones– que había de abolirse por completo en la época de la dictadura del proletariado.» (p. 107) Al calor de la ola de protestas sindicales que está recorriendo Europa, permítanme recuperar otro fragmento, en esta ocasión de un artículo escrito en 1911: «Una huelga, incluso de poca importancia, tiene consecuencias sociales: aumento de la confianza en sí mismos de los trabajadores, fortalecimiento de los sindicatos e incluso, a menudo, mejoras de la tecnología de producción.» Ustedes deciden qué Trotsky es el que vale la pena recuperar: si el del filósofo o el del militante.

Àngel Ferrero

84 / El Viejo Topo 275 / diciembre /2010

Libros

LA FILOSOFÍA COMO ARTE DE VIDA
LA FELICIDAD. TODO LO QUE DEBE
SABER AL RESPECTO Y POR QUÉ NO ES LO MÁS IMPORTANTE DE LA VIDA

Wilhelm Schmid
Trad. de Carmen Plaza y Ana R.Calero. Pre-textos, Valencia, 2010, 65 págs.

Editorial Pre-textos nos ofrece, en su línea habitual, un libro de formato austero y elegante y de contenido interesante. Se trata de un breve ensayo de Wihelm Schmidt, profesor alemán de filosofía, nacido en 1953; anteriormente la misma editorial nos ofreció un trabajo muy profundo sobre la búsqueda de un nuevo arte de vivir a partir de la obra de Michel Foucault. Schmid, no tan conocido como el anterior o como Pierre Hadot, pertenece cómo ellos a una corriente potente en el seno de la tradición filosófica contemporánea que quiere recuperar el sentido originario de la filosofía como forma de vida. Este pequeño ensayo es un trabajo conceptual sobre la noción de felicidad. No es una debate retórico, ya que detrás de la discusión terminológica hay un problema ontológico. Se trata de saber de qué estamos hablando, ya que aunque no se trate de una realidad física y concreta sino de la construcción de un ideal, hay que entender lo que éste re presenta como proceso real. Schmid se acerca al término dando un inteligente rodeo que pasa por las nociones afines de suerte, bienestar y plenitud. Continúa después por el elemento paradójico que puede contener el concepto y que nos permite hablar, como aquí hace, de la felicidad de la infelicidad. Pero lo que es más interesante es la vinculación

entre felicidad y sentido, ya que la primera sólo la podemos entender en el horizonte abierto por el segundo. La pregunta por el sentido es recogida de una manera muy precisa por el filósofo. Resulta igualmente sugerente la relación que hace entre la felicidad y la conexión en sus diferentes formas. El recorrido es brillante, sobre todo teniendo en cuenta su carácter sintético y la poca reflexión filosófica actual sobre el tema. Dicho esto pasemos a una crítica explícita, que es la de que no podemos separar totalmente la ética de la política. En este sentido me parece que hay que recuperar la tradición aristotélica que vincula necesariamente la primera a la segunda. Podemos hablar de ética específicamente, por supuesto, pero la manera de vivir no puede separar de la sociedad en la que se vive, que está condicionada por el sistema en que está enmarcada. El tardocapitalismo globalizador en que vivimos, y también su posible transformación, tiene mucho que ver con la manera cómo entendemos la felicidad y la manera cómo podemos acceder a ella. Si no reflexionamos las propuestas sobre esta base, la crítica que

presenta y las alternativas quedan como frases esperanzadoras que parecen más bien una declaración de buenas intenciones que una propuesta real y posible. Pero el libro me hace ver también un peligro, que tiene que ver con la posibilidad de que la filosofía se convierta en una terapia más que nos continúa encadenando a un Otro que nos dice lo que hay que hacer. Cuando Kant propuso el sapere aude, es decir el pensar por uno mismo como mayoría de edad del hombre, rechazó cualquier forma de tutorización de un adulto sobre otro. Smidt se defiende de esta acusación planteando que lo que separa la filosofía de los libros de autoayuda es el escepticismo de los filósofos, que nunca dan fórmulas ni certezas. Parece una buena respuesta que permite cuestionar la validez ética de la llamada consultoría filosófica. ¿Es aceptable que el filósofo, más allá de lo que muestra con una forma de vida que podemos llamar filosófica, quiera, pueda y cobre por asesorar al otro? ¿Es justificable la filosofía como una terapia ?

Luis Roca Jusmet

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 85

Libros

APROXIMACIÓN A LA HISTORIA
SOCIAL DE LA LÓGICA “CATALANA”
HISTÒRIA SOCIAL DE LA FILOSOFIA CATALANA. LA LÓGICA (1900-1980)
Xavier Serra
Afers, Barcelona, 2010, 267 págs.

La páginas 157-163 –“Más lógica”– de esta Història social de la filosofia catalana (HSFC) están dedicadas a comentar una de las principales aportaciones lógicas del gran lógico y filósofo republicano Josep Ferrater Mora. Un libro, una introducción básica a la disciplina de la lógica elemental, que escribió al alimón con Hugues Leblanc, y que fue publicado en 1955 por FCE con el título Lógica matemática. Contienen una sorpresa: al leerlas es imposible saber algo del contenido del ensayo, de su enfoque, de su perspectiva lógica o didáctica. Serra hace referencia a la introducción del ensayo de Ferrater, a sus habilidades literarias, a sus cartas de 1952 y 1953, a la época en que fue escrito, al opúsculo “Qué es la lógica”, pero no hay información sobre el contenido del libro comentado. Probablemente sea una consecuencia, más o menos ineludible, de su aproximación histórico-social a la lógica. Ignoro qué categoría de filosofía catalana alimenta las páginas de esta singular historia social de la lógica entre 1900 y 1980. No es, desde luego, la escrita en catalán porque una parte sustantiva de los autores comentados no escribieron (no pudieron escribir en algunos casos) en ese idioma. Tampoco parece remitir a personas nacidas en Catalunya o en el área de habla catalana porque algunos de los autores estudiados tampoco nacieron en esos lugares. En algunos casos, tampoco ejercieron su magisterio durante décadas en un país que contó con un presi-

dent republicano-catalanista, pero no anti-español, de la altura de miras de Lluís Companys. El concepto filosofía catalana parece remitir, en este caso, a autores que, escribieran o no en catalán, hubieran nacido o no en Catalunya, estuvieran o no ejerciendo magisterio o investigación en las tierras de Espriu y Fuster, estuvieron vinculados de algún modo a los Países Catalanes. Ciertamente, Eugeni d’Ors, Joan Crexells, David Garcia (escribo como escribe el autor para referirse a Juan David García Bacca), Josep Ferrater Mora, Manuel Sacristán, Manuel Garrido y sus compañeros del departamento de lógica y filosofía de la Universidad de Valencia, lo estuvieron. En ese supuesto, cabe apuntar de pasada que un autor como Jesús Mosterín, es sólo un ejemplo entre otros, que publicó su primer libro de lógica en 1970, hubiera merecido un lugar de mayor relieve en la panorámica expuesta. Quizá sea por eso, o por razones muy otras, que el autor toma decisiones filológicas muy extrañas. Por ejemplo, “Sacristán” siempre es escrito sin acento, como se escribiría si el apellido fuera catalán. Lo mismo ocurre con García Borrón o en otros casos. ¿Pasa algo? No pasa nada o casi nada. Ni a Sacristán ni a García Borrón les hubiera importado seguramente un grano de sal la catalanización escrita de sus apellidos. Pero ellos nunca lo hicieron a pesar de haber combatido por los derechos nacionales de Catalunya (y, en el caso de Sacristán, abogando además por el ejercicio práctico, real, efectivo, del derecho de autodeterminación, al mismo tiempo que vindicaba en paralelo una República federal de todos los pueblos ibéricos voluntariamente construida). Digamos, pues, que la decisión del autor es tan extraña como si escribiéramos Raimón, con acento castellano, para hacer referencia al autor de “Al vent”, un cantante, por cierto, que se carteó con Sacristán y sobre el que éste escribió un

texto de presentación de “Poemas y canciones” que sigue siendo una de las mejores aproximaciones a su obra (Antoni Batista bebió de ese escrito largamente en su reconocido ensayo sobre el artista valenciano). A Sacristán dedica el autor gran parte del capítulo V del libro. No se sabe por qué incluye en ese mismo apartado unas páginas a Jorge, Jordi para Serra, Pérez Ballestar (páginas 198-206), el autor de una disparatada refutación del teorema de incompletud de Gödel y colega de Sacristán, junto con Manuel Garrido, en las oposiciones a la cátedra de Valencia que se celebraron en Madrid en 1962, asunto de importancia política sobre el que el autor sugiere una interesante, y muy discutible, conjetura explicativa que desgraciadamente no podemos discutir aquí con calma. El capítulo tiene cosas sorprendentes. Por ejemplo, la traducción al catalán de dos páginas (¡dos!) de una conferencia de Sacristán de 1954, texto que le permite al autor justificar una sugerencia suya, sin duda arriesgada pero que vale la pena tener en cuenta, sobre las motivaciones que tuvo Sacristán para estudiar lógica y no otra disciplinas en las que entonces estaba más versado, en la Universidad de Münster, en el Instituto de lógica que fundara el teólogo, filósofo y lógico Heinrich Scholz. (Los semestres fueron decisivos en la biografía de Sacristán: en el instituto de Westfalia no sólo fue alumno de Hermes y Hasenjaeger, y recibió la influencia de la filosofía de la lógica de Scholz, sino que fue allí donde conoció al lógico pisano Ettore Casari, esencial en su forma de aproximarse al marxismo, en su conocimiento de la obra de Gramsci y en su militancia en el PSUC-PCE). Siguiendo con las sorpresas: en contra de lo que afirma Serra, la necrológica de Scholz no fue el primer texto que publicó Sacristán. Tampoco se sabe por qué Serra no cita el nombre de un dirigente del Par-

86 / El Viejo Topo 275 / diciembre /2010

Libros

tido comunista alemán –que designa como “jefe”–, Hans Schweins, para hablar de los primeros contactos políticos comunistas de Sacristán. Curiosamente también, Serra escribe en nota que, un artículo excelente del joven matemático Martín Rubio sobre las oposiciones a la cátedra de 1962 se basa en documentos, cosa que efectivamente ocurre, “a diferencia de todos los otros que hacen alusión al tema”, cosa inexacta, por una parte, porque algunos de ellos sí hacen uso de documentos en sus aproximaciones, e injusta, por otra, porque parece razonable que gentes como Mosterín, Muguerza o Rubert de Ventós apelen a sus recuerdos para hablar de lo sucedido. El autor del ensayo, que tampoco usa documentación nueva, afirma que los argumentos que se han elaborado para dar cuenta del resultado de estas oposiciones son “extraordinariamente débiles” y eso le lleva a escribir que “es probable” –¡sólo probable!– que los miembros del tribunal tuvieran información sobre la militancia política comunista de Sacristán. De hecho, la conjetura que Serra establece, y que cree original y distinta al resto de las explicaciones, y que en su opinión supera la insuficiente explicación política en términos de comunismo-anticomunismo, no parece falsar ni superar ninguna de las cosas ya sabidas: el centralismo universitario, la voluntad de Eulogio Palacios de imponer sus preferencias (era entonces el único catedrático de lógica en España) y los posibles consejos para la oposición que pudo dar a su preferido, su discípulo Manuel Garrido, no son notas que refuten o amplíen mucho o nada de lo dicho. El Opus Dei, o mejor, el opusdeísta Eulogio Palacios impuso su voluntad, aunque también Pérez Ballestar bebiera de esas aguas fanático-religiosas, y desde luego no le importó un higo la preparación lógica de Sacristán, el único de los opositores que en aquel entonces era competente en asuntos de lógica, por ser comunista

(curiosamente esta característica es tenida cuenta por Serra en páginas posteriores), porque no era del Opus Dei, claro está, y porque en aquella oposición uno podía ser catedrático de lógica sin saber realizar una deducción elemental en lógica de primer orden. Seguramente, el propio Eulogio Palacios desconocía ese saber que probablemente despreciara. La referencia al clásico de Kuhn que Serra realiza en su argumentación es innecesaria y un poco ingenua, pueril incluso. Su afirmación posterior de que Sacristán creía en la independencia de la lógica, del artefacto lógico, respecto a la filosofía es, cuanto menos, depende de como quiera leerse la afirmación, inexacta: Sacristán entendió desde siempre que la problemática filosófica, vía semántica, acompañaba a la aventura lógica. Algunas afirmaciones marginales de Serra –“Sacristán desencantado del comunismo ortodoxo de partido se interesó por este líder indio [Gerónimo]”, “[…] Y naturalmente, el consejo de rectores postfranquista se da el gusto de rechazar la propuesta. Se volverá a poner de moda hablar de Sacristán. Sí, pobre Sacristán (sic!)”, “…porque Sacristán, después de su muerte, ha conservado en el área de Barcelona un grupo de admiradores incondicionales (marxistas, naturalmente)”– no están entre los momentos más afortunados de la aproximación a la obra y al legado del autor de Introducción a la lógica y al análisis formal. No son sólo las únicas afirmaciones sorprendentes. Al hablar de Ferrater Mo ra, por ejemplo, el autor escribe: “[…] Vendió todo lo que escribió. Incluso en lógica. En ocasiones, para vender, sólo necesitó cambiar el título y escribir una nueva introducción”, sin que crea necesario argumentar o justificar con detalle su nada cortés afirmación. De todo lo anterior no debería inferir el lector de esta nota que el libro no ofrezca nudos de interés. Los tiene. No soy sufi-

cientemente competente en la obra de “David Garcia”, con quien por cierto Sacristán también se carteó, pero las cuarenta páginas que Serra le dedica están llenas de buenas informaciones e ideas interesantes. Lo mismo puede afirmarse de sus aproximaciones a Joan Crexells o al departamento de lógica y filosofía de la ciencia de la Universidad de Valencia, especialmente al papel de Manuel Garrido y de Josep LL. Blasco, autor que Serra conoce profundamente. Eso sí, sorprende en la bibliografía que al citar los documentales de “Integral Sacristán” no hable de su autor, de Xavier Juncosa; que repita algún libro (el de Hilbert y Ackermann por ejemplo); que cite libros en los apartados en los que ha estructurado la bibliografía que apenas tienen que ver con el autor que las encabeza y que, en cambio, olvide textos del autor analizado y algunos de los ensayos más reconocidos sobre su obra. En el caso de Sacristán, por ejemplo, no cita, además de sus apuntes editados de 1956 y 1957 de “Fundamentos de Filosofía” y de sus documentos de trabajo (cartas, cursos de doctorado, programas,…) depositados en Reserva de la Biblioteca Central de la UB, dos de sus trabajos lógicos, uno de ellos una excelente reseña escrita en 1956, su primer texto de lógica, de la Lógica matemática de Ferrater Mora y Leblanc, ni tampoco hace referencia a los que seguramente son, junto con el excelente artículo de Luis Vega Reñón, que sí cita, las dos mejores aproximaciones que hasta ahora se han publicado sobre la obra del discípulo de Scholz, del traductor de Quine: Paula Olmos y Luis Vega, “La recepción de Gödel en España”, Éndoxa, nº 17 (2003), pp. 379-415, y Albert Domingo Curto, “Manuel Sacristán y el estudio de los escritos lógicos de Leibniz”, en: AA. VV. El valor de la ciencia, Barcelona, El Viejo Topo, 2001, pp. 213-248.

Salvador López Arnal

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 87

Libros

TODA DOCTRINA ES UNA
INTERPRETACIÓN
SIGNATURA RERUM. SOBRE EL MÉTODO
Giorgio Agamben
Trad. de F. Costa y M. Ruvituso. Anagrama, Barcelona, 2010, 150 págs.

Giorgio Agamben (1942) es discípulo de Heidegger, traductor de Benjamin al italiano y está también influenciado por Michel Foucault, que es el punto de partida del presente libro. De entrada ya hay que advertir que este escrito, uno de los últimos del filósofo, pertenece a su obra menor. Su obra clave continúa siendo la serie de Homo sacer, tan polémica como fecunda. Pero Agamben tiene la virtud de no estancarse en la temática que le ha dado más reconocimiento y producir siempre nuevos y variados trabajos filosóficos. En esta ocasión utiliza la filosofía de Foucault, como éste mismo recomendaba, como caja de herramientas. No se centra en la problemática habitual de las relaciones de poder o del cuidado de sí, que son los temas que ocupan el interés actual sobre Foucault, sino sobre su primera temática, la de la arqueología del saber. El título del libro parece algo equívoco, ya que hace alusión a lo que plantea exclusivamente en el segundo capítulo. Porque de lo que trata globalmente Agamben es de lo que dice el subtítulo, del método. No para plantear una fórmula, una vía, sino más bien para poner de manifiesto la imposibilidad de un Método, con mayúsculas. No se trata de negar que hay un camino posible para el conocimiento, sino de plantear una complejidad necesaria que nunca podemos resolver del todo, que siempre deja

un resto no resuelto. En la introducción ya nos avisa Agamben que en toda doctrina hay siempre interpretación, que nunca es pura y que además siempre hay un punto oscuro, algo no dicho que hay que asumir porque no puede ser explicitado. Precisamente la noción de signatura rerum señala muy bien, en el pensamiento renacentista, la manera en como estructuramos lo significativo. ¿Qué es lo que hace que delimitemos las cosas de una determinada manera? Porque ya sabemos que conceptualizar es delimitar y siempre hay una función implícita que posibilita hacerlo de una manera y no de otra. En el segundo capítulo, el ti tulado Signatura rerum lo ejemplifica en el contexto medieval-renacentista-ba rroco, que se disuelve en la Ilustración. Pero lo que resulta algo desconcertante del libro es pasar del planteamiento crítico del primer capítulo (que continuará en el último) a analizar los presupuestos de la astrología o de la cábala, como ha ce en el segundo. Éste es, en buena medida, una prueba de fuego para el lector, que por un momento duda de que el li bro tenga un hilo conductor consistente

y no se disperse en elucubraciones puramente retóricas. Pero hay que superar éste obstáculo porque con paciencia captamos, ya en el último capítulo, la lógica global del ensayo. Así la noción de arqueología filosófica que aparece al final del libro enlaza muy bien con las nociones de paradigma y episteme de la primera parte. Arqueología filosófica que, como bien nos recuerda. fue inventada por Kant y plantea siempre la paradoja de querer ser una historia empírica y la vez también racional, ya que le atribuimos el desarrollo de la lógica interna de la propia filosofía. Resulta muy interesante la reflexión sobre la noción de paradigma, inicialmente muy renovadora pero hoy convertida en tópico. Sobre todo la precisión con que diferencia el aspecto de matriz disciplinar del aspecto de ejemplo significativo, que no es otra cosa que una relación analógica, no lógica, con lo que representa. Es interesante la pregunta sobre la relación de esta noción con la de episteme, que es la que utiliza Foucault. También lo es la reflexión sobre lo que posibilita que un enunciado tenga sentido, lo cual sin saber exactamente lo que

88 / El Viejo Topo 275 / diciembre /2010

Libros

es, no puede reducirse ni a las pautas de la percepción ni a las reglas del lenguaje. Lo mejor que tiene toda la reflexión epistemológica de Agamben es mostrar cómo siempre hay un resto, algo que se nos escapa pero que no podemos ni debemos negar. El tema es espinoso, el análisis es conceptualmente muy denso y siempre estamos en el eterno problema que plantean este tipo de filósofos, que es el de dudar sobre si realmente lo que dicen tiene un sentido real, es decir que lo po demos entender de manera concreta, o

se pierde en galimatías retóricos. Finalmente creo que hay que darle el voto de confianza de considerar que, aunque a veces nos perdemos por la propia densidad conceptual y hemos de volver pacientemente sobre lo dicho, el libro tiene una coherencia y un interés. Pero sólo lo puedo recomendar con una doble condición. Por una parte la de tener una cierta familiaridad con la problemática epistemológica de la que habla (sobre todo las nociones de paradigma, episteme y arqueología filosófica). Y por otra parte la de tener una afinidad con este

grupo de filósofos que, como Foucault y Agamben, tienen un aire de familia muy peculiar, que despierta en algunos entusiasmo y en otros rechazo. En este sentido, ni lo uno ni lo otro me parecen aceptables, ya que hay que mantener este sentido crítico pero a la vez receptivo que, yendo más allá del sistema de filias y fobias a las que tan acostumbrados nos tiene el sectarismo de las escuelas filosóficas, recoja lo mejor de cada una sin dejarse fascinar por ellas.

Luis Roca Jusmet

ESTA IMPOSIBILIDAD QUE
FUERZA LO POSIBLE
LACAN, LA POLÍTICA EN CUESTIÓN
Jorge Alemán
Grama, Buenos Aires, 2010.

Si Freud nos recordó que la guerra borraba los síntomas externos de la neurosis, ¿podría ocurrir que con el espectáculo del “choque de las culturas”, vivido al minuto en nuestra urbanidad multimedia, desaparezca el inconsciente, la división interior que nos hace sujetos e impide nuestra conversión en material disponible para el mercado? Contra esta temible posibilidad trabaja desde hace treinta años la labor incansable que Jorge Alemán retoma en este libro. Para ello no tiene reparo en sumar a la rabia de izquierda las especulaciones de Lacan sobre el Discurso Capitalista y las de Heidegger sobre el poder de “emplazamiento” de la Técnica. También las reflexiones de Badiou sobre el acontecimiento que es origen de la ética de la verdad y las de Rancière o Laclau sobre la necesidad de “la parte de los sin parte”, un pueblo cuya

irrupción rompería las hegemonías instaladas. En este punto Alemán no reprime sus ironías sobre la incomodidad que en nuestro enfoque eurocéntrico crea el aire populista que inevitablemente toma cualquier invención política que no esté diseñada en los despachos impolutos que nos gobiernan, sean empresariales o universitarios. Así pues, Alemán continúa su tarea de pensar en castellano. Corroe la actualidad con una exterioridad bifronte: de un lado, esa “piedra en el za pato” de la cultura europea llamada Lacan; de otro, el volcánico continente suramericano, que los españoles con frecuencia abordamos armados de clichés europeístas. Por el contrario, a caballo de Argentina y España, con un conocimiento profundo de la cultura francesa, Alemán se empeña en pensar lejos del narcisismo europeo. En el mejor sentido de la palabra, este libro que hoy comentamos es bizarro, navega ágilmente entre nuestros lugares comunes con la quilla de esa doble exterioridad.

La escritura de Alemán opera a oleadas, a golpe de encuentro. En consonancia con un inconsciente que irrumpe en nosotros sin metalenguaje que lo abarque, se trata de un interminable trabajo de duelo que respira a ráfagas, empujado por una constante intervención personal y pública. Que la oralidad, su silencio o su precipitación incontenible, sea el motor de esta escritura dice algo de su naturaleza. Sobre la marcha, en “el camino que se hace al andar”, lleva décadas agujereando nuestra malla cultural y política.

El Viejo Topo 275 / diciembre 2010 / 89

Libros

No es de descartar, sin embargo, que esta continua labor de zapa no sea más que la cara externa de una primera y discreta atención analítica al sufrimiento del hombre de carne y hueso. Bajo su semblante permisivo nuestra cultura alberga exigencias de hierro, y es ahí donde Alemán opera lo más duro de su labor de corte. Conocemos después los despliegues “exotéricos” de esa intervención, su efecto en los significantes-amo que nos atrapan. A contrapelo de la tradición homogeneizadora de izquierda, para Alemán no se trata ya de progresismo. Las políticas emancipatorias deben abandonar esa metafísica de una solución final a la división que atormenta al cuerpo social, que hiende para siempre al sujeto. Sólo es posible la resurrección de lo político si prescindimos de los horizontes totalizantes, si retomamos el descaro de una lógica

femenina, no fálica, donde la incomple tud sea el punto de partida y de llegada. Desde ahí se puede concebir el capitalismo como una contingencia histórica que tendrá su fin, que incluso tiene ya un límite en el presente. Un término que, aquí y ahora, da comienzo a la auténtica diferencia, a la tragedia humana de vivir, reunidos por lo que nos separa. El poder ya no se ejerce desde arriba, sino que ha conseguido una abyecta colaboración de la intimidad. Infinitud y clausura, pluralismo y uniformización, miseria y goce brutal trenzan hoy nuestro tejido colectivo. Estruendo espectacular y soledad, control consensual y exhibición obscena de las patologías se dan la mano. Se ha producido así una metamorfosis perversa de lo que llamábamos pobreza. Ya no se trata solamente de la escasez de recursos básicos para subsistir. Por el contrario, la miseria apa-

rece hoy hermanada con una multicolor posibilidad de equipamientos que puede ir de las armas y la comunicación a las drogas. Este dato antropológico es el que ha usado a fondo el neoliberalismo, a veces ayudado por la socialdemocracia, para conseguir una profunda cooperación de las antiguas víctimas, convertidas a la vez en verdugos del biopoder. El afuera parece haber pasado adentro en esta gestión global del miedo y el entretenimiento que elimina una angustia cuyo afrontamiento nos hizo libres en otro tiempo. En este panorama inquietante, el problema ético y político de la decisión, de un acto sin Otro protector, hecho sin garantía, cobra plena vigencia. Que la izquierda afronte de una vez lo trágico es la condición de una jovialidad que hemos perdido.

Ignacio Castro Rey

­

WENCESLAO J. GONZÁLEZ

La predicción científica
La predicción figura entre los temas más representativos de la Filosofía y Metodología de la Ciencia. Como indagación acerca del conocimiento del futuro o investigación sobre “hechos nuevos”, ocupa un lugar destacado en pensadores influyentes. Es el caso de los filósofos analizados en este volumen: Reichenbach, Popper, Toulmin, Kuhn, Lakatos, Salmon, Kitcher y Rescher. Porque la predicción incide en la Ciencia Básica, orientada a la ampliación del conocimiento, y en la Ciencia Aplicada, encaminada a la resolución de problemas concretos planteados.

M o n t e s i n o s
90 / El Viejo Topo 275 / diciembre/2010

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful