You are on page 1of 3

AYUDANTÍAS

El espacio de las ayudantías tiene distintas realidades de acuerdo a cada carrera. Así,
en Matemática existe un sistema que regula desde la postulación hasta el pago por
trabajo realizado, mientras que los ayudantes en la mayoría de las carreras trabajan
informalmente, dependiendo su formación docente de la buena voluntad del profesor o
sencillamente de la proactividad del ayudante. Hay casos como en Ciencia Política donde
se plantea que hay ayudantes que más bien son mano de obra barata para profesores.
Todo lo anterior lleva a una conclusión: es necesario repensar y enriquecer el sistema
actual de ayudantías. Éstas no son sólo una instancia de apoyo para que el profesor pueda
entregar contenidos a los estudiantes, sino que también son altamente formativas para
los ayudantes, quienes entran en contacto con áreas de interés y con la academia en
general. Desde esta perspectiva, tenemos el convencimiento que es posible generar
propuestas que ayuden a fomentar que el espacio de ayudantías se transforme de un
espacio de desarrollo personal y profesional.
Evidentemente cada carrera posee sus particularidades, por lo que la estandarización
de los procedimientos no puede ser absoluta. Tenemos que contemplar espacios para las
particularidades y no asfixiar el buen funcionamiento de las unidades académicas.
De cualquier forma, nuestro compromiso es con una UC de excelencia, donde la
transparencia y la innovación son claves para lograr este objetivo.

De manera general, los problemas que detectamos son:

1) La falta rigurosidad en la selección de los postulantes.


2) La concepción de la ayudantía como una instancia de apoyo al profesor, sin considerar
el potencial formativo que estas poseen para el ayudante.
3) Problemas de definición respecto al rol del ayudante al interior de los cursos
4) Falta de una adecuada evaluación a la labor desempeñada por los ayudantes

1
5) Poco desarrollo de instancias de formación para aquellos que desean ser ayudantes o
que ya lo son.

Desde esta perspectiva si bien no es posible generar una propuesta especifica, sin
entorpecer el desarrollo de estas instancias en relación con las necesidades de cada
carrera, se pueden generar algunos lineamientos básicos:

1) Levantar información respecto a las ayudantías, indagando en el impacto que estas


han tenido en la formación de los alumnos, las criticas positivas o negativas al respecto
y las necesidades surgidas a lo largo del proceso que podrían llegar a ser abordadas a
nivel de universidad

2) Generar ciertos parámetros básicos para la elección del ayudante, los que más allá de
estar basados en el rendimiento académico general de este, se basen en las
competencias, las habilidades y el conocimiento que éste tenga y que se encuentren
relacionados con el curso o materia en cuestión. Algunos serían:
o Determinación de ramos afines que cooperan con un mejor manejo de los
contenidos del curso.
o Crear un sistema de evaluación de ayudantes que pueda acreditar a los mejores.
o Definir un promedio mínimo para poder postular a un ramo.
o Diseñar un sistema que pondere adecuadamente los diferentes atributos de un
buen ayudante.
Como también somos férreos defensores de la libertad de cátedra, creemos que cada
docente debe definir él mismo los parámetros antes mencionados con el objetivo de
que pueda seleccionar ayudantes afines a su estilo, sin caer en excesos de
discrecionalidad.

3) Buscar que en la relación docente – ayudante se desarrollen las habilidades


pedagógicas básicas para llevar a cabo este rol, siendo algo tan importante como el

2
nivel de conocimiento y manejo de los temas tratados al interior del curso. Respecto a
este punto, es necesario potenciar la relación que se crea entre el ayudante y el
profesor, de modo que este último asuma un rol mas activo en su formación, junto
generar instancias de apoyo y capacitación enfocadas a generar las habilidades y
competencias necesarias para obtener un buen desempeño.

4) Evaluar incentivos posibles que sean acordes con el trabajo invertido en la


realización de la ayudantía, considerando la cantidad de tiempo y planificación
necesario para llevarlas a cabo.

Las propuestas en general implican un cambio en el discurso e imagen que se tiene de


las ayudantías como instancia de apoyo a los cursos. Significa reposicionar el rol de las
mismas dentro de las distintas facultades, orientándolas a la formación docente. Creemos
que estos cambios contribuirán a que todas las partes involucradas en el proceso
pedagógico se vean beneficiadas.

NUEVA ACCIÓN UNIVERSITARIA


Así quiero a la UC
www.naupuc.cl